Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Qué Debes Saber sobre la Prótesis de Rodilla
Artículo especializado

Qué Debes Saber sobre la Prótesis de Rodilla

¿Sabías que el recambio articular de la rodilla es la cirugía traumatológica más frecuente en personas de más de 60 años? ¿Sabías que entre tú y yo es muy probable que uno de los dos acabemos con una prótesis de rodilla en nuestra vejez? Pero… ¿sólo en la vejez está indicada la prótesis de rodilla? No, ni mucho menos. Los adultos de cualquier edad pueden ser candidatos a una prótesis de rodilla , aunque es mucho más frecuente entre los 60 y los 80 años. Como curiosidad… La articulación de la rodilla es la más grande del cuerpo y está formada por estructuras complejas con la finalidad de soportar la mayor parte del peso corporal cuando estamos en bipedestación (de pie). La rodilla está compuesta por tres huesos (fémur, tibia y rótula), dos meniscos (externo e interno) y varios ligamentos estabilizadores (externo, interno, cruzado anterior y cruzado posterior). Cualquiera de estas estructuras puede lesionarse y a cualquier edad . Por ello, la patología de rodilla es tan frecuente en la consulta del traumatólogo. ¿En qué consiste una prótesis de rodilla? La prótesis de rodilla es la articulación artificial que sustituye a la articulación dañada o desgastada . El nombre técnico sería: artroplastia, pero también se puede llamar prótesis de rodilla y recambio de rodilla. Es una intervención irreversible, es decir, en caso de que la cirugía no evolucione favorablemente deberá colocarse otra prótesis, pero nunca más se colocará un hueso. Existen diferentes tipos de artroplastias , pudiendo ser parcial o monocompartimental (sólo se recambia una parte de la articulación) o total o tricompartimental (cuando se realiza un recambio de todas las estructuras óseas de la rodilla). La prótesis de rodilla está formada por dos componentes metálicos (normalmente sellados al hueso con cemento). Uno se ancla en la parte inferior del fémur y el otro en la parte superior de la tibia. Entre ambos se interpone una pieza de polietileno que haría las funciones meniscales. De todas las posibles lesiones ¿cuáles de ellas suelen acabar con un recambio articular? Las causas más frecuentes que ocasionan un recambio articular son la gonartrosis (artrosis de rodilla), la artritis reumatoide, el tumor o la displasia y un traumatismo grave. La gonartrosis es más frecuente en mujeres que en varones y suele aparecer a partir de los 50 años. Produce un dolor de intensidad creciente a lo largo de los años y de carácter mecánico (aumenta al caminar y mejora con el reposo). Progresivamente aparecerá incapacidad funcional y deformidad articular que conllevará al uso de muletas o bastón para hacer posible la deambulación. A pesar de que los síntomas y la exploración son muy característicos nos ayudamos de una prueba de imagen ( radiografía) para confirmar el diagnóstico y clasificar la artrosis según su severidad (grado I sería leve y grado IV sería severa). El tratamiento es conservador o médico en las primeras etapas de la enfermedad. Consiste en rehabilitación, tratamiento antiinflamatorio y/o infiltración local. Sin embargo, aquellos casos de artrosis evolucionada y radiológicamente severa (grados III y IV) que cursan con dolor incontrolable, progresiva limitación de las actividades habitual y deformidades importantes deben ser abordados quirúrgicamente. Es muy importante valorar el perfil del paciente antes de la cirugía . Existen situaciones que pudieran contraindicar la cirugía: edades extremas, pacientes encamados irreversiblemente, pacientes con demencia o enfermedades terminales... ¿Cuáles son los candidatos más frecuentes? Los pacientes de edad avanzada, con obesidad, profesión desfavorable para las rodillas y con lesiones previas (ya sean deportivas o degenerativas: condropatías, lesiones meniscales, rupturas ligamentosas, artrosis…) ¿Todas las artrosis de rodilla acaban con un reemplazo articular? En absoluto. La colocación de una artroplastia en la rodilla implica un acto quirúrgico complejo y, por tanto, sólo se contempla como alternativa terapéutica cuando las otras opciones han fracasado, por ejemplo, en pacientes con dolor intenso, impotencia funcional o una calidad de vida mermada. Si la opción adecuada es la prótesis de rodilla, ¿cuál es el procedimiento? Esta intervención es considerada una cirugía mayor por lo que el paciente debe ser sometido a unas pruebas preoperatorias (analítica de sangre, radiografía de tórax y electrocardiograma) para valorar el riesgo anestésico y quirúrgico. Posteriormente, se programa la fecha de intervención y se revisa la medicación crónica del paciente, ya que alguna debe ser interrumpida temporalmente con motivo de la cirugía. Nos recomendarán perder peso (si tenemos sobrepeso) y un buen control metabólico (diabetes, hipertensión) para asegurarnos el éxito quirúrgico. El fortalecimiento de los músculos de la rodilla será de ayuda para la recuperación funcional posterior. Sobre la intervención… La cirugía , propiamente dicha, dura aproximadamente dos horas, pero el paciente permanece más tiempo en quirófano pues se requiere un tiempo para inducir la anestesia y otro para recuperarse de la misma. Suele utilizarse anestesia general. La elección del tipo de prótesis es competencia del traumatólogo. El ingreso hospitalario suele ser de cuatro días, aproximadamente. Durante los mismos se controla el dolor postoperatorio y el paciente comienza a deambular con su nueva articulación, antes de volver a casa. Una vez sale del hospital tendrá que utilizar un andador o muletas , al inicio. Un fisioterapeuta le adiestrará sobre los ejercicios recomendados para fortalecer la masa muscular de su rodilla. Si la evolución es favorable el paciente caminará sin ayuda a las seis semanas. La recuperación total puede prolongarse de cuatro a seis meses (pero el paciente hace vida prácticamente normal a partir de los tres meses). ¿Cuánto dura una prótesis de rodilla? Puede durar 20 años, pero ello va a depender del cuidado y el perfil del paciente. Algunos de los factores que parecen influir en su longevidad serían: Edad : cuanto más joven es el paciente, más fácil es que deba recambiarse. Actividad: cuanta más actividad exijamos, habrá más desgaste y más precoz será su recambio. Peso: cuanto más pese el paciente, mayor carga sobre la prótesis. Complicaciones : infección, mala alineación, osteoporosis... Medicación : existe alguna medicación que puede producir desestructuración ósea, como los corticoides. La sustitución de una prótesis por otra es un proceso muy complejo , por ello se tiende a esperar el máximo de tiempo posible para la colocación de la primera prótesis. Así, si tienes pensado vivir hasta los 80 años lo ideal sería colocarte la prótesis sobre los 60 y evitar así su recambio. No te preocupes, si necesitas otra prótesis, es una intervención complicada pero no imposible.
Pruebas de Esfuerzo
Artículo especializado

Pruebas de Esfuerzo

Aunque nos cuidemos y hagamos mucho deporte, los años pasan para todos y nuestro cuerpo, que está formado por una serie de mecanismos, sistemas, órganos… que funcionan de manera coordinada para conseguir adaptarse a las necesidades de cada circunstancia y momento vital, cambian. Estudios como la prueba de esfuerzo nos ayudarán a entender estos cambios y adaptaciones. Cómo cambiamos Cuando somos pequeños las reacciones fisiológicas, nuestro metabolismo… trabaja con unos parámetros determinados. Los objetivos en esta etapa son crecer y desarrollarse y, por tanto, las adaptaciones, aunque son en esencia las mismas que en la etapa adulta, varían para conseguir esos objetivos. Con el paso de los años , nuestro organismo experimenta cambios y no reacciona con la misma “solvencia” ante situaciones que previamente nos podían suponer un menor esfuerzo. Esas adaptaciones ocurren también cuando hacemos deporte, cuando nos exigimos más. En muchas ocasiones, somos nosotros mismos los que no somos conscientes de que los años pasan y de que esos cambios requieren de atención, de una valoración real para poder  ejercitarnos, no sólo para obtener el mayor numero de beneficios para la salud, sino para hacerlo en la mejor de las condiciones y con la máxima seguridad. Ello sólo se podrá conseguir si tenemos la información necesaria y actualizada, porque cuando pasan los años, en general, la capacidad de adaptación ante esfuerzos varía y suele hacerlo a la baja. Desde hace años la ergometría o la prueba de esfuerzo es la prueba principal para poder obtener los datos más precisos relativos a las reacciones fisiológicas agudas al hacer ejercicio. Con este tipo de pruebas lo que se busca es obtener la máxima cantidad de información relacionada con el esfuerzo en un ambiente controlado y de manera personalizada. Cuando una persona, tenga la edad que tenga y sea del género que sea, se somete a una ergometría los parámetros que se pueden controlar son , entre otros: Actividad cardiaca (electrocardiograma y frecuencia cardíaca) Frecuencia respiratoria Ventilación y consumo de oxígeno Actividad cardíaca Poder monitorizar al paciente mediante electrodos pegados a su pecho mientras camina, corre o pedalea nos dará una idea muy concreta de cuál será su respuesta ante una situación de exigencia física como puede ser la práctica deportiva. El electrocardiograma (ECG) de una persona en esfuerzo puede variar mucho del que puede tener en reposo . No sólo aumenta la frecuencia cardiaca, reacción lógica por el hecho de que el corazón debe bombear mayor cantidad de sangre a los tejidos, sino que pueden existir alteraciones en el ECG que en reposo no aparecen, pero sí en esfuerzo. De hecho, la ergometría es también una prueba diagnóstica utilizada en los servicios de cardiología por los especialistas. Las reacciones del sistema cardiovascular son las mismas ante un esfuerzo para alguien enfermo que para alguien sano pero la diferencia radica en que quien sufre una patología no parte de un órgano o sistema sano, sino que éste presenta un problema que va a obligar al corazón a adaptarse al esfuerzo con dificultades. Para alguien enfermo subir unas escaleras puede suponer el mismo o mayor esfuerzo que para una persona sana realizar un sprint. Con una prueba de esfuerzo esta adaptación puede estudiarse y valorarse. Es el mismo estudio, pero con individuos que presentan características diferentes. Volviendo a las alteraciones del ECG, en éste se pueden encontrar algunas que pueden requerir de estudios más completos y rigurosos, pero que sin haber realizado previamente esta prueba hubieran pasado desapercibidos y quizá “dar la cara” más adelante de manera negativa. Estudios respiratorios En cuanto a la valoración de los estudios respiratorios, conocer cuál es el consumo de oxígeno en una situación de exigencia es muy útil, sobre todo para aquellos deportistas que quieren aplicar los resultados de la prueba para mejorar su rendimiento. La ventilación durante el ejercicio aumenta en función de las necesidades del organismo, suele ser un aumento proporcional hasta que se llega a un punto máximo en el que esta proporcionalidad se pierde, y no se es capaz de oxigenar adecuadamente. Este efecto metabólico puede estudiarse cuando a la prueba de esfuerzo se le añade el análisis de gases. El deportista en este caso, además de estar monitorizado a nivel cardiaco, lleva una mascarilla que se conecta mediante una serie de tubos a un analizador. El deportista respira de manera normal, aunque hasta cierto punto incómodo, por la mascarilla, y de este modo se pueden estudiar cuáles son sus niveles de oxigeno, dióxido de carbono y el intercambio que existe entre ambos para obtener diferentes coeficientes y variables, que podrán a posteriori ser útiles para su rutina de entrenamiento. ¿SABÍAS QUE… Además de estos parámetros, e xisten otros como la determinación de lactato, que pueden añadirse a este tipo de pruebas . Esta determinación es importante en el caso de deportes de resistencia ya que permite conocer el nivel de rendimiento y controlar, así, las cargas de entrenamiento. Para la obtención del lactato y la posterior realización de la curva de lactato, se necesitan pequeñas muestras que se obtiene de pequeños pinchazos en el lóbulo de la oreja o del pulpejo de los dedos del deportista. Con un equipamiento especial, se miden los niveles de lactato a lo largo de la prueba. Cómo se realiza la prueba de esfuerzo Todos estos resultados se pueden obtener tras la realización de una prueba de esfuerzo. Estas han evolucionado mucho y en la actualidad son mucho más modernas y específicas , pero las más habituales siguen basándose en el ejercicio realizado encima de un tapiz rodante o en una bicicleta. En general, al ser la bicicleta un equipamiento más pequeño y asequible suele ser el tipo de prueba de esfuerzo que más se utiliza, pero en principio el tipo de prueba debería adaptarse a las características técnicas del deporte que practica quien se somete a la prueba. Un ciclista no va a tener la misma capacidad de adaptación sobre una cinta que sobre una bicicleta que es su “modus vivendi” y lo mismo ocurre con aquel profesional que corre más que pedalea. En cualquier caso, realizarse una prueba de esfuerzo se tenga el nivel que se tenga es una recomendación básica para todo aquel que quiere “sumar salud” haciendo deporte.      
Primeros Auxilios en Caso de Lipotimia
Artículo especializado

Primeros Auxilios en Caso de Lipotimia

¿Te has visto en alguna ocasión en la situación en la que una persona de tu entorno ha padecido una lipotimia y has tenido dudas sobre lo que se puede hacer?  He aquí unas pautas. ¿A qué llamamos lipotimias? Son pérdidas transitorias del conocimiento y del tono muscular . Se deben a una disminución del riego sanguíneo de todo el cerebro, de inicio rápido (repentinos), de duración corta (pasajeros) y recuperación espontánea completa, generalmente rápida. A veces pueden quedar síntomas residuales como sensación de cansancio o fatiga, dolor de cabeza o malestar general durante unas horas. En la lipotimia o desmayo la persona nota que se va a desvanecer con anterioridad a que suceda (los denominados pródromos) y se recupera rápidamente (a los pocos segundos o escasos minutos). En el síncope la caída al suelo es brusca, sin pródromos y puede tardar algunos minutos en recuperarse. Este tipo de lipotimia puede deberse a problemas cardiacos o nerviosos. Dentro del primer grupo, las patologías más habituales son las arritmias, sobre todo los bloqueos y las taquicardias graves (ritmos demasiado rápidos) que hacen que el corazón no tenga tiempo de llenarse del todo en cada latido y que no pueda, por tanto, proporcionar sangre suficiente al cerebro. Un problema de funcionamiento por estrechamiento en la válvula que existe a la salida de la arteria más importante del organismo, la arteria aorta (causando el cuadro clínico denominado estenosis aórtica ) puede comprometer la llegada de sangre a todos los órganos y ser causa también de síncope. Causas de la lipotimia Los motivos de desmayo son diversos , por ejemplo: Ejercicio y/o esfuerzos físicos intensos. Deshidratación por esfuerzo o por calor/insolación. Cambios posturales bruscos (como ponerse de pie de forma muy rápida). Dolor brusco por traumatismo o por otras causas. Tos intensa y persistente. Llanto en niños pequeños. Susto o sobresalto emocional. Ayuno prolongado. Falta de sueño. Inicio de proceso infeccioso… DÉCALOGO DE ACTUACIÓN ANTE UN DESMAYO Evitar situaciones favorecedoras (acordarse de levantarse lentamente, hidratarse de forma abundante durante el ejercicio, etc). Cuando una persona avisa de que se está mareando debe sentarse o, mejor dicho, debe tumbarse enseguida , para evitar las consecuencias de la caída. Una vez en posición yacente, debe respirar lenta y profundamente . Las ropas deben ser aflojadas y se debe facilitar la ventilación en la sala. Poner a la persona a la sombra si está en el exterior. La persona afectada no debe levantarse inmediatamente . Debe dejar transcurrir aproximadamente 15 minutos (o lo que necesite para no volverse a marear). Se pueden elevar las piernas unos 30º para facilitar el retorno de sangre al corazón. Si el afectado tiene náuseas, se debe adoptar la postura de seguridad lateral izquierda (ladear el cuerpo y apoyarlo sobre el costado izquierdo) por si finalmente vomita y evitar, así, padecer problemas de broncoaspiración del vómito. Se debe intentar mantener la calma en todo momento en las personas que ayudan y en el propio afectado. Cuando se ha vuelto en sí y se sienten recuperados, se deben levantar poco a poco , primero sentándose y volviendo a esperar y, finalmente, levantarse y andar. Este proceso puede durar entre 15-20 minutos. Cuando la persona ya está completamente incorporada y no muestre síntomas podemos ofrecer bebidas azucaradas para mayor confort. ¿Qué hacer si la persona no se recupera de inmediato del desmayo? Habremos de actuar como en una parada cardiorrespiratoria , valorando si se mantienen activas las funciones de respiración y circulación, llamando al Servicio de Emergencias Médicas (112) para solicitar ayuda urgente y practicando maniobras de resucitación cardiopulmonar, si fuera preciso. Cuándo conviene ir a urgencias Si se sospecha un origen o causa cardiaca (en niños en general menores de seis años, en niños con cardiopatías ya conocidas, en casos ocurridos durante el ejercicio, en casos con antecedentes familiares de muerte súbita…). Niños con otras enfermedades. Si se ha tardado más de cinco minutos en recuperar la conciencia. Si se ha visto claramente que el paciente convulsionaba (crisis epiléptica) o se aprecia que se ha orinado/defecado encima tras el episodio. Aquellos casos de pérdida de conciencia que no sean considerados simples desmayos (salvo en el caso de las rabietas): existencia de antecedentes de traumatismo craneal, hipoglicemias en diabéticos, etc. ¿Una lipotimia tiene consecuencias? Los desmayos dan lugar a una situación en la que debemos tener en cuenta, de una forma muy presente, el historial de vida de cualquier persona. No son un síntoma del que no haya que preocuparse. En principio, pueden llegar a ser peligrosos por lo que la caída en sí misma representa, y la situación puede estar agravada por la forma en que ha caído la persona que sufrió el desmayo. Las consecuencias pueden ir desde un simple chichón o hematoma a cuadros mucho más graves, llegando incluso a la muerte. ¿Se puede prevenir? No te deshidrates : bebe lo suficiente, sobre todo cuando tu cuerpo pierda mucha agua debido al sudor y/o al calor. Mantén la sangre circulando : si tienes que permanecer de pie o sentado mucho rato seguido, tensa periódicamente los músculos de las piernas o crúzalas para favorecer el flujo sanguíneo con la finalidad de que la sangre te pueda llegar bien al corazón y al cerebro. Mantén los parámetros de azúcar y sal en tu sangre en nivel óptimo . Parece un poco contrario a la intuición que tu cuerpo necesite sal para mantenerse hidratado, pero es así. El agua va a donde la sal está; si no tienes nada de sal en la sangre, el líquido no se quedará en tus vasos sanguíneos y se distribuirá en otros compartimentos corporales, provocando con ello que tu tensión arterial se encuentre demasiado baja. Por otro lado, el cerebro necesita el azúcar como fuente primera de obtención de energía. Avánzate a los acontecimientos. Mantente en un lugar fresco e intenta evitar los ambientes demasiado calurosos, atiborrados de gente o mal ventilados. Considera los posibles efectos secundarios de tus medicamentos, porque algunos incluyen desmayos y mareos. Si acabas de empezar a usar un nuevo medicamento y experimentas sensaciones de desmayo, habla con tu médico para que te recete otro. Es probable que sea el culpable. Vigila las emociones. El miedo y la ansiedad pueden cambiar la respiración y causar una baja en la presión arterial, entre otros efectos negativos que pueden provocar un desmayo. Accede a un chequeo o reconocimiento médico que detecte posibles patologías antes de que puedan ser peligrosas. Con los mejores profesionales, sin esperas y a un precio competitivo.
Cómo Afecta la Progesterona a las Mujeres
Artículo especializado

Cómo Afecta la Progesterona a las Mujeres

La progesterona es una hormona sexual liberada por los ovarios y, en caso de embarazo, por la placenta a partir de la semana 10. Su acción fundamental es la preparación del endometrio para una gestación y para su mantenimiento. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Cuáles son sus niveles Los niveles normales fisiológicos en sangre de progesterona son bajos hasta momentos antes de la ovulación, que es cuando se elevan . Su pico máximo se encuentra en torno al día 21 y 23 del ciclo. Si sabemos cuáles son los niveles sanguíneos podremos confirmar si se ha producido la ovulación o no a lo largo del ciclo menstrual. En mujeres con ciclos regulares se determina el nivel de progesterona el día 21 a 23 y si éste es >30 nmol/l significa que ha habido ovulación. Por el contrario, en mujeres con ciclos irregulares es mejor hacer dos determinaciones, una el día 21 y otra el 26, y si la hormona aumenta >16 nmol/l también significa ovulación. Por tanto, la progesterona se considera como un buen indicador del correcto funcionamiento del ciclo menstrual. Cómo actúa La progesterona actúa en diversos órganos y a diferentes niveles : Endometrio: lo transforma en secretor, volviéndolo receptivo para albergar y mantener un embrión. Cérvix y vagina: espesa el moco e impide que pasen los espermatozoides. Inmunidad: disminuye la inmunidad para que se mantenga el embarazo. Glándula mamaria: inhibe la lactancia durante el embarazo. Sistema Nervioso Central: tiene un efecto hipnótico y depresor. Útero: efecto miorrelajante. Efecto antiinflamatorio y regulador de la respuesta inmune. Incremento de la temperatura central tras la ovulación. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Cuándo se utiliza Por todas estas acciones se utiliza en muchas patologías de la salud femenina . Entre ellas: Se administra en los casos de amenaza de aborto , ya que ayuda a relajar el útero y, además, en caso de insuficiencia luteínica afianza los niveles de progesterona en sangre a la hora de mantener el embarazo. Por otra parte, gracias a su acción relajante del músculo liso uterino se emplea en los casos de riesgo de parto prematuro disminuyendo las contracciones que provocan el acortamiento cervical. Otra utilidad de la progesterona es el llamado test de los gestágenos , que se emplea en los casos de amenorrea (falta de regla) para intentar localizar el origen de dicho problema. Este test consiste en administrar 200 mg de progesterona natural diaria durante una semana y ver si pasados unos días se produce el llamado sangrado por deprivación. Si es así se confirma la integridad del aparato genital y que el origen de la amenorrea es otro, en este caso el motivo suele ser la falta de luteinización del endometrio por no producirse la ovulación; esto es lo que le ocurre en el síndrome de ovario poliquístico. La progesterona tiene un especial uso en los tratamientos de reproducción asistida. El primer papel es en los ciclos de Fecundación In Vitro, en los que se emplea como soporte de fase lútea, es decir como apoyo en el momento de transferir los embriones para asegurar un aporte suficiente al endometrio. En los tratamientos de donación, tanto de embriones como de ovocitos, ya que en estos los ovarios se dejan en reposo, sin actividad hormonal y es preciso un aporte externo que transforme y haga receptivo al endometrio. El empleo de la progesterona a lo largo del ciclo de la mujer es ampliamente conocido, se utiliza tanto para provocar la bajada de la regla como para regular la cantidad de sangrado. Esta hormona administrada de forma cíclica consigue que el endometrio se haga cada vez menos grueso causando una disminución en el patrón de sangrado y con ello las molestias del síndrome premenstruales. Cómo se toma La forma de administración de la progesterona artificial es múltiple : se puede en forma de cápsulas blandas, tanto vía oral como vaginal. También existe la posibilidad de una inyección diaria intramuscular o incluso en forma de gel vaginal. La dosificación y la duración varían en función de cual sea el motivo de su administración. Como cualquier fármaco la progesterona, aunque no son muchos ni importantes, cuenta con efectos secundarios . De ellos, el más llamativo probablemente sea la somnolencia, a veces asociada a sensación de vértigo, retención de líquidos, hinchazón y a veces dolor en las mamas por este aumento de líquido, dolor de cabeza... ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.  
Comprende tu Proceso de Ovulación
Artículo especializado

Comprende tu Proceso de Ovulación

Constituye uno de los pasos más importantes del ciclo menstrual de la mujer , puesto que es a partir de la ovulación cuando hay posibilidades de quedarse embarazada. Es el proceso fisiológico que consiste en la expulsión del ovulo maduro (gameto femenino) del ovario de la mujer. Está regulado por una serie de cambios a nivel de las hormonas que regulan todo el funcionamiento del ciclo. ¿Cómo ocurre la ovulación? A lo largo del ciclo menstrual van cambiando las hormonas . Al inicio del ciclo (los primeros días de regla) actúa sobre todo la hormona FSH (hormona folículo estimulante) y, como su nombre indica, hace que el folículo (que es donde se “aloja” el óvulo), vaya creciendo y llenándose de líquido. Cuando este folículo alcanza un tamaño adecuado recibe una señal de otra hormona, LH o lúteo estimulante, que hace que se rompa y salga el ovocito hacia la trompa. Cuando el óvulo es expulsado del ovario se queda en la trompa de Falopio, esperando a que llegue un espermatozoide y pueda ser fecundado por éste. Por tanto, la ovulación marca el periodo más fértil de la mujer. El ovocito es capaz de sobrevivir alrededor de 24 horas en la trompa y, si pasado este tiempo, no ha sido fecundado, caerá hacia el útero donde unos días más tarde será expulsado en forma de regla. En esta segunda parte del ciclo menstrual, llamada fase lútea, el folículo ovárico roto se convierte en un cuerpo lúteo o cuerpo amarillo. ¿Cuándo tiene lugar la ovulación? La ovulación se produce en la mitad del ciclo menstrual , pero siempre que la mujer tenga ciclos regulares. Es decir, si tu ciclo es de 28 días, se produce en el día 14, contando como el día 1 el primer día de sangrado. Si consideramos que la vida media del espermatozoide es de 72 horas y la del óvulo de 24 horas, calculamos que los días fértiles de la mujer abarcan el mismo en que ocurre la ovulación y dos días antes y dos días después de ésta. Síntomas La ovulación, además de por los días que dura el ciclo menstrual, da señales de que se está produciendo a través de una serie de signos y síntomas en la mujer : Elevación de la temperatura corporal de 0,2 a 0,5ºC en el momento en que se produce la ovulación. Esto se debe al aumento de la progesterona tras la liberación del óvulo. Aumenta la cantidad y textura del moco cervical . Éste se vuelve más elástico y resbaladizo para permitir el paso de los espermatozoides por el cuello uterino, causado por el aumento de estrógenos en el organismo. También se producen cambios en el cuello del útero , que se sitúa más arriba, con consistencia blanda y un orificio más abierto para que puedan entrar los espermatozoides. No todas las mujeres, pero sí muchas, notan durante la ovulación una sensación de pinchazos en la parte baja del abdomen . Esto ocurre cuando se rompe el folículo ovárico. ¿Para qué sirve saber el día de la ovulación? Tanto las mujeres que están buscando un embarazo como las que desean evitarlo deben conocer cuando es la época mas fértil y el día aproximado de ovulación . Las que desean el embarazo, porque durante esos cinco días fértiles las probabilidades son mayores y conviene mantener relaciones sexuales. Y las que no lo desean, para evitar tenerlas o bien para utilizar protección. Aparte de los signos de ovulación, que no siempre son muy evidentes, para saber cuando estás ovulando, puedes utilizar los test de ovulación. Consisten en unas tiras reactivas en las que se detecta la presencia de la hormona luteinizante o LH en orina. Esta hormona empieza a aumentar en sangre alrededor de unas 36-24 horas antes de la ovulación, y es entonces cuando llega a su concentración máxima, para volver a disminuir a partir de ahí. El mecanismo es sencillo: hay que impregnar de orina las tiras con el reactivo y si aparecen marcadas dos líneas significa que es positivo, es decir, que ha habido aumento de LH. Por el contrario, si solo aparece una significa que es negativo. Haciendo estas tiras durante varios meses puedes elaborarte un calendario de ovulación y marcar los días fértiles en caso de estar buscando un embarazo.  
Tipos, Diagnóstico y Preparación de la Resonancia Magnética Nuclear
Artículo especializado

Tipos, Diagnóstico y Preparación de la Resonancia Magnética Nuclear

Para obtener imágenes de las estructuras internas del cuerpo humano se utiliza la resonancia magnética nuclear (RMN). Este procedimiento diagnóstico médico utiliza ondas de radio que pasan a través de la zona del cuerpo que se quiere estudiar y que está sometida al efecto de un campo magnético durante la exploración. Permite obtener imágenes de gran calidad y detalle , lo cual ayuda al médico a detectar las variaciones en la forma, consistencia y tamaño de los órganos, y ello puede facilitar mucho el diagnóstico. Hazte una resonancia magnética sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómpralo ahora aquí ¿En qué consiste? La RMN emplea un campo magnético potente, ondas de radiofrecuencia y un programa informático que permite transformar las señales captadas en una serie de imágenes muy detalladas de los órganos, tejidos blandos, huesos, y prácticamente el resto de las estructuras internas del cuerpo. La RMN, a diferencia del TAC, no utiliza radiaciones ionizantes, es decir, rayos X. Las ondas de radiofrecuencia realinean los átomos hidrógeno del cuerpo, sin causar ningún cambio químico en los tejidos. A medida que los átomos de hidrógeno regresan a su posición habitual, emiten diferentes cantidades de energía que varía en función del tipo de tejido del cuerpo del que provienen. Dicha energía se capta y crea, mediante un programa informático, una imagen de los tejidos explorados. ¿Cómo se realiza? La realización de una resonancia magnética nuclear puede estar indicada cuando otras pruebas diagnósticas más sencillas, como una radiografía o una ecografía, no han permitido hacer un diagnóstico de certeza . La RMN es muy útil para estudiar: Masas tumorales y quistes. Hemorragias. Roturas de tejidos blandos. Infartos. Aneurismas. Lesiones intracraneales o cardíacas. Grandes vasos arteriales. Columna vertebral. Glándulas (páncreas, tiroides, suprarrenales). Órganos abdominales (hígado, vías biliares, bazo, riñones). Estructuras blandas de las articulaciones y de los músculos (tendones, ligamentos). Para llevar a cabo una resonancia magnética nuclear, el paciente debe de quitarse las joyas y objetos metálicos o que tengan bandas magnéticas como las tarjetas de crédito o los teléfonos. La realización de la prueba supone someter al paciente a un campo magnético, por lo tanto, cualquier objeto metálico puede provocar alteraciones en la captación de las imágenes. El paciente deberá permanecer durante todo el tiempo relajado y sin moverse . La realización de la resonancia magnética conlleva más tiempo que la de un TAC. La exploración supone entre tres cuartos de hora y algo más de una hora, en función de la estructura anatómica estudiada. En ocasiones puede que sea preciso sedar al paciente para mejorar la relajación. Durante la prueba se oyen ruidos fuertes, como golpes y sonidos metálicos. Al paciente se le facilitan unas protecciones auditivas para amortiguar el sonido de la exploración. Hazte una resonancia magnética sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómpralo ahora aquí ¿Y si sufro claustrofobia o me angustia estar encerrado? Es importante que si se sufre claustrofobia se informe previamente al equipo médico, dado que el paciente debe estar inmóvil durante un largo tiempo dentro de la máquina de la resonancia, que es una estructura cerrada. Hoy en día, sin embargo, existen aparatos de resonancia abiertos que hacen que la realización de la prueba sea menos agobiante. De todos modos, el paciente siempre tiene a mano un pulsador que puede apretar para detener la prueba temporalmente si es preciso. ¿CUÁNDO SE INYECTA CONTRASTE? En ocasiones, es necesario inyectar contraste para mejorar las imágenes . El material de contraste más comúnmente utilizado para un examen de RMN contiene un metal llamado gadolinio, que se puede usar en pacientes con alergias al contraste yodado. Es mucho menos común que un paciente tenga una alergia al material de contraste a base de gadolinio usado para la resonancia magnética que al contraste yodado empelado en el TAC. No obstante, incluso si el paciente tuviese alergia al contraste con gadolinio, se podría utilizar dicho contraste tras la administración de una medicación adecuada. En el caso de la mujer… Las mujeres deben informar siempre de la posibilidad de estar embarazadas . La resonancia magnética se ha empleado desde los años 80 sin que haya habido ningún informe sobre un efecto nocivo en las mujeres embarazadas o en sus bebés. Sin embargo, debido a que el feto estará en un fuerte campo magnético, las mujeres embarazadas no deben hacerse este examen durante los primeros tres a cuatro meses de embarazo, a menos que se asuma que el potencial beneficio de llevar a cabo la resonancia magnética supera con creces los posibles riesgos. El uso del contraste con gadolinio, sin embargo, está contraindicado en las mujeres embarazadas, a menos que sea absolutamente necesario para el tratamiento médico. ¿Es un procedimiento seguro? En la mayoría de los casos el examen de RMN es seguro para los pacientes que tienen implantes de metal, a excepción de algunos tipos. No se puede realizar una resonancia magnética si se es portador de: Implante coclear (del oído). Algunos tipos de clips que se utilizan para los aneurismas cerebrales. Algunos tipos de bobinas colocadas dentro de los vasos sanguíneos. Casi todos los desfibriladores y marcapasos cardíacos. Algunos implantes pueden interferir con el examen o suponer un riesgo potencial al ser sometido al potente imán de la resonancia. Algunos aparatos implantados requieren de un período corto de tiempo después de su colocación (unas seis semanas) antes de poder realizar una resonancia magnética de manera segura. Algunos de estos implantes son: Válvulas cardíacas artificiales. Vías de acceso implantables para administrar medicamentos (port-a-cath). Extremidades artificiales o prótesis metálicas para las articulaciones. Estimuladores nerviosos implantables. Broches metálicos, tornillos, placas, stents o grapas quirúrgicas. La resonancia magnética es, pues, una prueba segura y que permite obtener mucha información. Sin embargo, como siempre, debe ser el médico quien decida si es la prueba más adecuada para el problema que se quiere estudiar. Asimismo, la RMN no es una prueba que se haga nunca de urgencias, salvo en el caso de que se crea que existe una compresión aguda de la médula espinal. Hazte una resonancia magnética sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómpralo ahora aquí
Técnicas Actuales de Reproducción Asistida
Artículo especializado

Técnicas Actuales de Reproducción Asistida

Factores como el planteamiento de la maternidad a edades cada vez más avanzadas, el estrés, los hábitos tóxicos y la mala alimentación junto al sedentarismo, que van unidos al sobrepeso y la obesidad, tienen una incidencia muy negativa en la fertilidad de la mujer. Paralelamente, los avances en el conocimiento de la biología y la genética, unidos a la tecnología, hacen que cada vez haya más recursos y opciones que ofrecer a esas parejas que desean un embarazo y no lo consiguen . Cuándo iniciar el proceso Cuando una pareja consulta porque tras un año de relaciones sin protección en búsqueda de gestación no han tenido éxito se pone en marcha una batería de pruebas diagnósticas con la finalidad de detectar si existe una causa que lo justifique y poder corregirla o etiquetar a la pareja de “esterilidad de causa desconocida”.  Una vez tengamos los resultados un especialista podrá aconsejar un tratamiento de reproducción asistida que será de un tipo u otro en función del perfil de cada pareja. Existen distintas opciones de tratamiento y será el profesional que se dedica a esta especialidad el que tendrá el criterio para escoger la más adecuada en ese caso. Esas opciones van de más sencillo a más complejo:  Inducción de la ovulación, Inseminación artificial y Fertilización in vitro. Inducción de la ovulación Es el tratamiento más básico , que resultará adecuado a parejas en las que el único factor que se ha identificado como posible causante de la esterilidad son fallos en la ovulación femenina, que se manifiestan con ciclos menstruales irregulares o ausentes, y el factor masculino se ha descartado. Consistirá en administrar un tratamiento oral que, tras cinco días de tratamiento, puede conseguir una ovulación forzada cinco días más tarde, y programar en ese momento las relaciones sexuales. Los resultados no son muy espectaculares, pero se trata de un tratamiento sencillo y bastante inocuo que puede ser muy útil en casos muy concretos. Otra opción de inducir la ovulación, mucho más eficaz, pero ya aumentando la sofisticación del tratamiento, es una inyección subcutánea de un fármaco que estimulará la maduración y crecimiento de un óvulo que tendremos que ir supervisando ecográficamente cada dos o tres días hasta observar que está completamente maduro y en ese momento administrar otra medicación que hará que en 36 horas pueda ser fertilizado nuevamente con relaciones sexuales programadas. Inseminación artificial Tratamiento adecuado para casos en que existe un factor masculino leve probablemente responsable de la esterilidad , o cuando no hay pareja o no hay pareja masculina, en estos casos recurriendo a semen de banco. También se escogerá una muestra de banco en casos de parejas en que el seminograma muestra ausencia completa de espermatozoides o si el hombre es portador de alguna enfermedad genética que haya que evitar transmitir a la siguiente generación. Cuando hay alteraciones leves en el resultado del seminograma se recoge la muestra y se potencia en el laboratorio para escoger una selección de los espermatozoides más saludables y depositarlos en el interior del útero, con lo que facilitamos parte del proceso y salvamos el cuello del útero en el caso de que una anomalía anatómica del cuello o sus secreciones sean responsables de frenar el ascenso de los espermatozoides. Tanto si usamos semen de la pareja como de banco se administra un tratamiento de inducción de la ovulación según se ha descrito en el párrafo anterior, con la diferencia de que, en el momento adecuado, cuando se produce la ovulación, en lugar de programar relaciones se deposita la muestra de semen seleccionada en el interior del útero acercando así a los espermatozoides a su destino, la trompa, donde se producirá la fecundación del óvulo de forma natural. Fertilización in vitro Es el tratamiento más complejo , consiste en extraer un óvulo y en el laboratorio fertilizarlo con un espermatozoide para depositario en el útero cuando ya es un embrión de tres a cinco días.  Estará indicado en casos de trompas obstruidas, alteraciones severas del seminograma, o parejas con esterilidad de causa desconocida en las que al controlar el máximo de pasos del proceso aumentamos la tasa de éxito. Incluye distintas etapas : primero hay que estimular los ovarios de forma similar a la inducción de la ovulación, con la diferencia de que el tratamiento pretende conseguir tantos óvulos como sea posible, no sólo uno. Se sigue igualmente su crecimiento con ecografías cada dos o tres días hasta el momento que están maduros y en ese momento se procede a la punción por vía vaginal de los ovarios, con la paciente sedada en quirófano y se aspiran los distintos óvulos que pasan al laboratorio. Es una intervención ambulatoria habitualmente sin complicaciones, pero tiene el riesgo eventual de que se produzca un sangrado por la punción. Una vez en el laboratorio se unen los óvulos con una selección de los mejores espermatozoides (de la pareja o de banco) para ser fecundados del mismo modo que harían al encontrarse en la trompa. Existen casos en los que debido a una ausencia prácticamente completa de espermatozoides hay que recurrir a una biopsia testicular, e inyectar uno solo de ellos al óvulo para fertilizarlo. Esta técnica se llama ICSI (siglas inglesas de la inyección espermática intracitoplasmática). FIV con óvulos de donante En casos de mujeres de edad avanzada o menopausia precoz, o con ovarios que no responden al tratamiento se puede hacer la fertilización in vitro con óvulos de donante. En ese caso es la donante joven y sana la que se somete al tratamiento y a la punción y posteriormente se fertilizaran con la muestra de semen de la pareja para transferir finalmente los embriones a la paciente. Qué pasa cuando el óvulo es fertilizado Un óvulo fertilizado se empieza a dividir y ya lo consideramos un embrión . Durante unos días se observa su crecimiento en el laboratorio en unas especiales condiciones de temperatura, medio, pH, y según su aspecto y velocidad de división podemos estimar su calidad, y a los 2-3 o 5 días se escoge el mejor embrión y se deposita con una cánula muy fina en el fondo del útero. Los embriones sobrantes, si los hay, se criopreservan (congelan) para poderse transferir en ciclos posteriores si no se ha conseguido embarazo o para gestaciones posteriores. Todos estos tratamientos tienen la duración aproximada de un ciclo menstrual normal, habitualmente dos semanas, no están exentos de riesgos pues tanto los tratamientos hormonales como los tratamientos quirúrgicos pueden tener sus efectos secundarios , pero actualmente son mucho más seguros que en décadas anteriores, y los riesgos son asumibles por las parejas que desean un embarazo. Consulta a un especialista si ese es tu deseo pues prácticamente todos los casos tienen una u otra solución.
Qué Debes Saber Sobre el Quiste Ovárico
Artículo especializado

Qué Debes Saber Sobre el Quiste Ovárico

Los quistes de ovario son una de las patologías más frecuentes en la consulta de ginecología, que afectan a mujeres de todas las edades. Debemos desmentir el prejuicio que frecuentemente los asocia a una patología peligrosa ya que casi en su totalidad son benignos . Además, muchos de ellos desaparecen solos sin ningún tratamiento y no dan síntomas. De hecho, suelen diagnosticarse casualmente en una exploración ginecológica o ecografía. ¿Qué es un quiste de ovario? La palabra quiste deriva de una palabra griega que significa saco o bolsa cerrada. Y contiene diferente material dependiendo del tipo de quiste. Los más frecuentes son llamados quistes funcionales del ovario, que quiere decir que surgen del propio funcionamiento del ovario y se eliminan espontáneamente. Este tipo de quistes se dan en mujeres en edad fértil mientras tienen periodo menstrual. Para entender esto hace falta una pequeña lección de fisiología y anatomía:  toda mujer durante los años que tiene reglas prepara en su ovario un óvulo que crece en el interior de una pequeña bolsa de líquido llamada folículo. Cuando tiene el tamaño y madurez suficiente se abre para dejar salir al óvulo y ser recogido y conducido por la trompa en lo que se denomina “ovulación”. Esto ocurre una vez al mes en condiciones normales. Cuando se da un pequeño error en este proceso nos encontramos con la aparición de los quistes funcionales: Si el folículo no se rompe para dejar salir al óvulo continúa llenándose de líquido y nos hallamos ante un quiste folicular. En las siguientes semanas se reabsorberá el líquido y desaparecerá. Si, por el contrario, el proceso de ovulación se produce, pero al romperse el folículo o desprenderse el óvulo accidentalmente sangra el ovario se forma un hematoma en el interior del ovario que se llama quiste hemorrágico o quiste lúteo, que contiene sangre y que también el cuerpo hará desaparecer en unas semanas como cualquier hematoma. Estos son, pues, los quistes más frecuentes, se dan en mujeres entre su primera regla y la menopausia y son absolutamente benignos . Quistes orgánicos El otro gran grupo se llama quistes orgánicos. La diferencia es que no van a desaparecer solos , se trata de algún tipo de células del ovario que crecen y forman una bolsa de contenido distinto según el tipo de células que han proliferado: Cistoadenomas serosos: líquido transparente, suero. Cistoadenomas mucinosos: líquido denso, mucoso. Teratomas o quistes dermoides: contienen diferentes tipos de tejidos como grasa, pelo, dientes, hueso, cartílago… Endometriomas: contienen restos de sangre envejecida, antigua que adquiere consistencia de “chocolate fundido”. Todos ellos también son benignos , los teratomas son más frecuentes en mujeres jóvenes, y los endometriomas también aparecen en la edad fértil, pero los cistoadenomas pueden darse a cualquier edad, incluso después de la menopausia. La diferencia significativa con los funcionales es que habitualmente no desaparecen por lo que en muchas ocasiones se propone tratamiento quirúrgico. Desgraciadamente, en el ovario también crecen tumores malignos (carcinomas o cistoadenocarcinomas) o tumores de bajo potencial de malignidad (borderline), aunque son mucho menos frecuentes. Estos a menudo tienen un componente quístico, pero mezclado con parte sólida y no se les suele confundir con un “quiste simple” de ovario. ¿Qué síntomas provocan? Pues la mayoría de veces ninguno , suelen ser un hallazgo casual durante una exploración o ecografía ginecológica, lo cual cual significa que pasan desapercibidos sin diagnóstico y que la mayoría de mujeres habrán tenido alguno a lo largo de su vida. Si dan síntomas es según su tamaño por el espacio que ocupan: sensación de peso en el bajo vientre, molestia o dolor leve de forma espontánea o durante las relaciones sexuales, sensación de ganas de orinar o defecar si comprimen vejiga o recto… En otras ocasiones pueden alterar el patrón menstrual pues interfieren con la función ovárica de secreción de hormonas. Rara vez dan síntomas graves , sólo en los casos en que se accidentan: si se rompen, torsionan o sangran pueden dar un cuadro de abdomen agudo con náuseas y vómitos o hemorragia importante que requiera intervención urgente, pero son complicaciones muy infrecuentes. ¿Cómo se diagnostican? El diagnóstico se basa en las pruebas de imagen , principalmente la ecografía transvaginal. En casos dudosos nos puede aportar alguna información extra un TAC o Resonancia Magnética. Para distinguirlos de los tumores malignos de ovario se pueden solicitar marcadores tumorales en sangre, que están elevados en casos de malignidad pero también en ocasiones en otras patologías ginecológicas benignas. ¿Cuál es el tratamiento? Ya hemos comentado que con los quistes funcionales no hacen falta tratamientos pues desaparecen espontáneamente. De todas maneras, en ocasiones se pueden prescribir anticonceptivos hormonales para acelerar su resolución. Los quistes orgánicos no desaparecen espontáneamente y habitualmente se requiere su extirpación quirúrgica. En esos casos la técnica de elección es la laparoscopia (cirugía mínimamente invasiva en la que no es necesario abrir el abdomen y se hace a través de unas pequeñas incisiones). La cirugía puede incluir la extracción completa del ovario o solamente el quiste y dejar el tejido sano. El criterio para hacer una u otra cosa es médico, y se valorará el tipo de quiste, la edad de la paciente y su deseo reproductivo.
Riesgos de las Dietas Milagro
Artículo especializado

Riesgos de las Dietas Milagro

De la piña, de la alcachofa, del grupo sanguíneo, alcalina, de la sonda…. ¿te suenan? Estas son sólo algunas de las muchísimas dietas de adelgazamiento de “moda” que se publicitan tanto en medios de comunicación como en centros o clínicas privadas, llegando incluso a ser portada de revistas y libros al alcance de cualquier persona, pero… ¿sabemos realmente si se trata de dietas con base científica ?, ¿ son realmente eficaces ?, ¿tienen algún efecto secundario que pueda comprometer nuestra salud? A continuación, vamos a esclarecer estas y otras dudas para conocer qué hay detrás de estas dietas y cómo reconocerlas a primera vista. Claves para detectar dietas milagros Aunque todas las dietas milagro tienen un objetivo común (prometer una pérdida de peso eficaz), sus metodologías difieren entre ellas, ya sea porque unas teorizan sobre la importancia de ingerir un mínimo de calorías y otras se focalizan en la ingesta de un determinado nutriente al que atribuyen propiedades milagrosas (véase la famosa “dieta de la alcachofa”). No obstante, a continuación, mostramos algunas de las claves para identificar dietas o métodos fraudulentos para la pérdida de peso : Prometen resultados rápidos y milagrosos que se consiguen “sin esfuerzo”. Se basan en permitir la ingesta de un grupo concreto de alimentos, limitando o prohibiendo la ingesta de otros. En esta “lista negra”, suelen aparecer los carbohidratos como el pan, arroz, pasta o patata y las grasas (aunque sean grasas saludables), como el aguacate y los frutos secos. Contienen afirmaciones que contradicen las recomendaciones basadas en evidencia científica. Incluyen testimonios y documentos fotográficos que comparan el antes y el después del tratamiento para aportar credibilidad. De hecho, la legislación española prohíbe utilizar los testimonios de personas famosas o influyentes o de pacientes reales o supuestos como medio de publicidad de cualquier método o producto para la pérdida de peso. No tienen en cuenta el asesoramiento de un dietista-nutricionista (algunas de estas dietas se pueden llevar a cabo con la simple lectura de un libro) y, en caso de ofrecer un asesoramiento, éste no viene de un profesional debidamente cualificado. Atribuyen efectos milagrosos a un nutriente o alimento concreto, exagerando sus propiedades. A menudo, sus tratamientos implican la toma de ciertos productos o suplementos dietéticos comercializados por la misma empresa que promueve el método o la dieta, cuya publicidad es fraudulenta o engañosa Sus recomendaciones están avaladas por estudios sin suficiente validez: estudios realizados con insuficientes casos, sin suficiente revisión o testados sólo en animales o en modelos celulares (in vitro). No tienen en cuenta un plan de alimentación personalizado basado en la historia clínica y necesidades de cada persona, por lo que no individualizan su tratamiento según diferentes situaciones y grupos de edad: adolescentes, menopausia, personas con patologías relevantes (cáncer, diabetes) etc. ¿Son perjudiciales para la salud? Una de las principales dudas antes de llevar a cabo un tratamiento para la pérdida de peso es conocer los riesgos y efectos secundarios que las denominadas “dietas milagro” nos puede acarrear a corto y largo plazo, a destacar: Producen un “efecto rebote” a largo plazo ya que, en la mayoría de ellas, el metabolismo entra en un estado de “ahorro energético” que conlleva una resistencia a la pérdida de peso en sucesivas dietas. Además, al no promover una correcta educación alimentaria, el individuo puede volver a retomar los hábitos de alimentación anteriores a la dieta y recuperar el peso perdido en poco tiempo. El peso perdido no conlleva una preservación de la masa muscular. Es decir, se puede perder peso sin perder grasa corporal, con lo que se induce una disminución del metabolismo basal y, en consecuencia, una disminución de la energía que gastamos en reposo. Pueden desencadenar déficits vitamínicos y efectos secundarios como descompensación de electrolitos, alteración de la glucosa o de parámetros plasmáticos en personas con necesidades especiales como adolescentes, deportistas, embarazadas o diabéticos. Algunas de las manifestaciones de dichas alteraciones pueden ser: fatiga, mareos o dolores de cabeza.   Pueden producir efectos adversos no deseados debido a la interacción de un alimento con un medicamento concreto: es el caso de la dieta del pomelo, cuya ingesta puede interaccionar negativamente con fármacos antihipertensivos o antihistamínicos. Pueden favorecer el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria al transmitir conceptos erróneos sobre alimentación y promover una obsesión para la pérdida de peso a cualquier precio y sin tener en cuenta la salud física y psicológica del paciente. Entonces, ¿cuál es la mejor alternativa a este tipo de dietas? Cuando se trata de perder peso, no hay que buscar atajos rápidos para lograr un objetivo a corto plazo ya que, probablemente, si utilizamos las directrices que promueven este tipo de dietas “milagrosas”, el resultado será un aumento progresivo del peso una vez hayamos abandonado el tratamiento. Es más, hay que tener en cuenta que la pérdida de peso debe ser el reflejo de un cambio de hábitos constante y duradero en el tiempo que permita también lograr un estado de salud óptimo y mejorar otros aspectos como el cansancio, el estrés, malas digestiones o incluso nuestro estado de ánimo. Para ello, es imprescindible hacer un chequeo médico y, posteriormente, ponerse en manos de un profesional de la salud cualificado para abordar problemas de sobrepeso, como es el caso de los dietistas-nutricionistas.  Además, en la pérdida de peso no hay una sola fórmula que sea efectiva y universal: el sobrepeso y la obesidad son situaciones complejas que hay que tratar de manera individualizada y, si fuera necesario, con la ayuda de un equipo multidisciplinar (psicológos, entrenadores, etc.)
PLANES Savia

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver planes Savia

Regístrate y elige el plan Savia que prefieres para empezar

Puedes probar nuestros servicios gratis con el Plan Basic o suscribirte a directamente al plan Premium. Además, si eres Premium tendrás un 10% de descuento en todas tus compras de pruebas, consultas o tratamientos en los mejores centros médicos.

Registrarte gratis
Comparar todos los planes