Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Manejo del Tapón de Cera en el Oído
Artículo especializado

Manejo del Tapón de Cera en el Oído

Nuestra intención no es que te saques el tapón de cerumen en tu casa mientras lees el artículo sino, justamente, que conozcas lo que no debes hacer. ¿Qué es un tapón de cera exactamente? En el conducto auditivo externo (CAE) se produce una secreción (el cerumen) de consistencia y color similar a la resina y cuyas funciones son la limpieza, lubricación y protección del oído medio. Al analizar su contenido podríamos observar células descamadas, secreción sebácea y gérmenes contenidos en la flora habitual, entre otros. En condiciones normales, este material no se deposita en el CAE, sino que se elimina de forma fisiológica al exterior, por arrastre. Ahora bien, puede ocurrir que se adhiera en la pared del CAE de forma que su tamaño aumente progresivamente, además de endurecerse hasta el punto de ocluir absolutamente la luz del CAE, formando un tapón . Su diagnóstico puede ser casual (en una exploración convencional) o por los síntomas que ocasiona. Pueden afectar a un porcentaje representativo de la población, aunque es muchísimo más frecuente en la tercera edad. ¿Qué síntomas produce el tapón¿ ¿Cómo sabemos que tenemos un tapón de cerumen? Aunque te parezca una patología poco relevante puede preocupar mucho a la persona que, de repente, aprecia que no oye igual por un oído que por el otro. Otros síntomas que puede ocasionar son: picor, dolor, acúfenos (o ruidos), mareo e incluso tos irritativa. Como es evidente, ante una sordera súbita lo primero que debemos hacer es acudir a visita médica presencial. Nos tranquilizará mucho la confirmación de un tapón de cerumen tras la realización de una otoscopia (visualización directa del CAE mediante un aparato provisto de luz llamado otoscopio). El diagnóstico no requiere más que una exploración física específica y es inmediato. Tengo que decirte que la presencia de un tapón puede acarrear problemas secundarios como puede ser acúmulo de secreción detrás del mismo y sobreinfección , así como dolor por aumento de la tensión en el CAE. Entonces, ¿es peligroso tener un tapón de cerumen? No es peligroso, pero si ocasiona síntomas (hipoacusia, picor, dificultad para la higiene, retención de agua tras la ducha…) debe extraerse. Cuando se aconseja su extracción, es preferible que se realice de forma programada y, normalmente, en la consulta del Otorrinolaringólogo . ¿Cómo se realiza la extracción? Si es posible se recomienda una preparación previa muy simple que facilitará la extracción en la consulta. Consiste en la instilación de unas gotas óticas (cerumenolíticas) cuya finalidad es ablandar el tapón y desimpactarlo de sus paredes de forma que la extracción sea mucho más rápida y menos agresiva. Para extraerlo instilamos agua a presión por detrás del tapón para que se separe y salga despedido hacia el exterior. Suele salir arrastrado por la propia agua instilada. En ocasiones, debe repetirse la maniobra para conseguir su desimpactación (especialmente cuando no se han aplicado las gotas, durante los días previos).   ¿Tiene contraindicaciones? ¡Cuidado! A pesar de ser un método sencillo e incruento puede tener contraindicaciones. Por ejemplo, la aplicación del cerumenolítico estaría contraindicada en personas con antecedentes de cirugía previa de oído (incluida la colocación de drenajes) o con perforación timpánica. Asimismo, la instilación de agua para arrastrar el tapón no está libre de efectos indeseables como pueden ser: dolor, acúfenos, sensación vertiginosa , erosiones en la piel del CAE, otitis externa e incluso la perforación del tímpano. Algunos otorrinolaringólogos optan por la extracción manual del tapón, consistente en su arrastre mediante un material específico (curetas, cucharillas, fórceps o succión). Para entendernos, sería como pinchar el tapón con estos artilugios y retirarlo hacia afuera del CAE. Por supuesto, requiere habilidad para realizarla. ¿Se puede prevenir la formación de nuevos tapones de cerumen? Por descontado, debemos extremar la higiene para evitar el acúmulo de secreción en el CAE. Respecto al uso de bastoncillos decirte que existe una gran controversia dado que es difícil calcular la presión exacta a ejercer para evitar lesiones indeseables. Unas medidas consensuadas serían la instilación periódica de gotas de aceite de oliva y la irrigación del CAE con irrigadores de oído. Sólo en algunos casos se recomendará la aplicación periódica de gotas ablandadoras y siempre bajo supervisión médica.
¿Qué Hacer Para No Roncar?
Artículo especializado

¿Qué Hacer Para No Roncar?

¿Te desesperas porque tu acompañante de cama no para de roncar y eres incapaz de dormir? ¡No te desanimes! Puede solucionarse. Y mejorar tu calidad de vida pero, sobre todo, la de tu acompañante. El ronquido esencial es un síntoma nocturno muy frecuente, producido por una dificultad del paso del aire por la orofaringe (parte alta de las vías respiratorias) . La elevación de la resistencia de las vías aéreas superiores y su vibración durante el sueño son las que producen el tan molesto, antisocial y desesperante sonido del ronquido en todo el trayecto de la vía aérea superior. Éste puede dar lugar a despertares que conllevan una fragmentación de la arquitectura del sueño, provocándose con ello secundariamente, por ejemplo, una somnolencia diurna importante en el paciente. Principales causas del ronquido El sobrepeso y la obesidad. La edad avanzada (con el aumento de edad hay pérdida de tonicidad muscular). Cualquier otra razón de pérdida de tonicidad muscular (por ejemplo, las enfermedades neuromusculares). Las alteraciones anatómicas de la vía respiratoria: la existencia de pólipos nasales, rinitis (inflamación), infecciones catarrales simples, hipertrofia (exuberancia) del tejido adenoideo (también llamadas vegetaciones) y amigdalar, la dismorfia septal (o desviación del tabique nasal), la retro o micrognatia (mentón pequeño o retraído), la macroglosia (lengua demasiado grande). Ingesta de alcohol. Fumar. Ingesta de medicamentos tipo hipnóticos (pastillas para dormir) o antihistamínicos, a la hora de acostarse. El estrés y el cansancio. Apnea obstructiva El ronquido es el precursor del denominado Síndrome de las Apneas Obstructivas del Sueño (SAOS). Es la pausa respiratoria causada por la obstrucción o colapso de la vía aérea superior a nivel de la nasofaringe u orofaringe. Tiene como característica que cuando la persona se duerme y pierde el tono muscular, los músculos y las estructuras que rodean la vía aérea superior (entre las cuales están el velo del paladar, la úvula o  “campanilla“, los pilares de la faringe, las amígdalas, las adenoides o “vegetaciones” y la lengua) se relajan, bloquean totalmente la vía aérea y limitan o, más bien, evitan el paso del aire y, consecuentemente, con ello se impide la respiración. Esta suspensión respiratoria involuntaria es por lapsos de por lo menos 10 segundos , pero a veces llegan hasta casi los dos minutos. La hipopnea se describe cuando la faringe no se cierra del todo, pero, aun así, se produce en ella una constricción parcial lo suficientemente importante como para provocar una desaturación (bajada) del nivel de oxígeno en sangre, de tal forma que provoca despertares en el paciente y, por consiguiente, alteraciones en la arquitectura normal del sueño. CURIOSIDAD Se aceptan como normales en el ser humano hasta cuatro suspensiones (apneas/hipopneas) de más de 10 segundos de duración, por hora de sueño. Decálogo de síntomas para reconocer y diagnosticar un SAOS Roncar habitual y pesadamente más de 5 noches por semana. Dejar de respirar al dormir , y cuando se vuelve a respirar, hacerlo entre jadeos y ruidos, a veces hasta con movimientos musculares. Tener excesiva somnolencia diurna (porque no se duerme bien de noche), por lo que el paciente “cabecea” o dormita en todas partes. Despertar con cefalea (dolor de cabeza), con la garganta reseca o dolorida. Dormirse por las noches antes de que pasen 5 minutos después de poner la cabeza  sobre la almohada. Dificultad de levantarse por las mañanas y hacerlo muy cansado/a. Tener problemas de concentración en las tareas a realizar. Tener problemas de memoria. Bajada del rendimiento en el trabajo. Disminución de la libido en ambos sexos y, en los varones, presentar problemas de disfunción eréctil. El SAOS se diagnostica mediante la polisomnografía y es una enfermedad potencialmente mortal, cuando no se controla. Los casos con resultado de muerte suelen ser, generalmente, por isquemias cardiacas o cerebro-vasculares (infartos de corazón o ictus). ¿Cómo se trata? El tratamiento del ronquido se basa en el tratamiento de la causa que lo provoca. Por ejemplo: Perder peso. Realizar actividades físicas que aumenten el tono muscular. Evitar alcohol y tranquilizantes. Establecer una rutina de sueño. Dormir de costado en lugar de en posición supina (boca arriba). Dormir con uno o varios cojines extra que eleven la altura de la cabeza, por lo menos 10 centímetros. Un ejemplo de tratamiento del SAOS sería un aparato o equipo denominado CPAP (consiste en un dispositivo que emite aire a presión positiva continua, evitando así el colapso de la vía aérea superior, a través de una mascarilla que se encaja en la cara del paciente). Los especialistas del sueño concuerdan, en general, en que el tratamiento del ronquido, y en especial del SAOS, debe tratarse de manera multidisciplinaria (varias especialidades médicas integradas y coordinadas), siendo muchas veces necesario combinar distintos tipos de tratamiento en un solo paciente para lograr los resultados adecuados.
Vitamina E
Artículo especializado

Vitamina E

Dado que la vitamina E no puede ser producida por el organismo, debe ser suministrada a través de la alimentación. Su absorción por el aparato digestivo es relativamente pobre y va unida a los lípidos de la dieta. De toda la vitamina E que se toma a lo largo del día, únicamente se absorbe y atraviesa la barrera intestinal, entre el 20 y el 40%. Te explicamos más sobre ella… ¿Qué es? La vitamina E es una vitamina liposoluble (soluble en grasas) y se encuentra en ocho formas distintas, aunque el ?-tocoferol es la única forma activa para el organismo. Esta vitamina actúa como antioxidante al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres (compuestos que se forman cuando el cuerpo transforma los alimentos consumidos en energía). Funciones de la vitamina E La vitamina E, también conocida como alfa-tocoferol , es uno de los antioxidantes más importantes, y sus principales funciones son: Ayudar al cuerpo a utilizar la vitamina K , que es anticoagulante, y previene la formación de trombos. Además, participa en la formación de glóbulos rojos y fomenta la dilatación de los vasos sanguíneos. Antioxidante y de protección celular, al reducir el daño oxidativo. Protectora de la vitamina A, evitando su oxidación en el intestino. Prevenir la arteriosclerosis , protegiendo las grasas LDL (partículas que transportan colesterol) frente a la oxidación. Las LDL oxidadas están implicadas en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Evitar la degeneración muscular , por su función estabilizadora y reparadora de la membrana celular. Participar en el proceso de reproducción mejorando la fertilidad debido a que tiene un papel importante en la producción hormonal. Mejorar el sistema inmunitario , con el fin de que éste pueda combatir las bacterias y los virus que lo invaden. ¿Cuánta vitamina E es necesario tomar? La cantidad diaria recomendada (CDR) actual es de 15 mg/día de ?-tocoferol en adultos. Aunque la cantidad dependerá de la edad, el sexo y la etapa de la vida en la que uno se encuentra. Las cantidades promedio diarias de vitamina E, expresadas en miligramos (mg) y en unidades internacionales (UI), que se recomiendan son las siguientes:   Etapa de la vida Cantidad recomendada   Bebés hasta los 6 meses de edad   4 mg (6 UI) Bebés de 7 a 12 meses de edad 5 mg (7.5 UI) Niños de 1 a 3 años de edad 6 mg (9 UI) Niños de 4 a 8 años de edad 7 mg (10.4 UI) Niños de 9 a 13 años de edad 11 mg (16.4 UI) Adolescentes de 14 a 18 años de edad 15 mg (22.4 UI) Adultos 15 mg (22.4 UI) Mujeres y adolescentes embarazadas 15 mg (22.4 UI) Mujeres y adolescentes en período de lactancia 19 mg (28.4 UI) ¿Qué ocurre si no se consume suficiente vitamina E? La deficiencia de vitamina E es muy poco común en las personas sanas. Casi siempre está relacionada con ciertas enfermedades que causan una mala absorción o digestión de las grasas como, por ejemplo, la enfermedad de Crohn, la fibrosis quística y ciertas enfermedades genéticas poco frecuentes. Como ya se ha mencionado anteriormente, el sistema digestivo necesita grasa para absorber la vitamina E. La deficiencia de vitamina E puede causar daños a los nervios y los músculos con pérdida de sensibilidad en los brazos y las piernas, pérdida de control del movimiento corporal, debilidad muscular y problemas de la visión. Otro signo de deficiencia es el debilitamiento del sistema inmunitario. ¿Y si hay un exceso de consumo de vitamina E? La vitamina E es una de las vitaminas menos tóxicas, por lo que los casos de hipervitaminosis son poco frecuentes. Cuando existen, no suelen producirse mediante el consumo de alimentos sino por el exceso de consumo de suplementos vitamínicos comerciales. En forma de suplemento, sin embargo, las dosis elevadas de vitamina E podrían aumentar el riesgo de sangrado (menor capacidad de coagulación tras un corte o una herida) y de hemorragia grave en el cerebro (derrame cerebral hemorrágico). Por ello, el límite para los adultos es de 1000 mg/día. En los niños es mucho más bajo. ¿Dónde se encuentra la vitamina E? Por su función antioxidante de lípidos, la vitamina E se encuentra en alimentos vegetales ricos en grasa s, especialmente insaturadas, como las oleaginosas (vegetales de cuya semilla o fruto puede extraerse aceite) y en menor grado en granos de cereales . Su concentración en estos alimentos es muy variable y su estabilidad, por su acción antioxidante, es muy baja. También es sensible, pero en menor grado, al calor y a la luz. Se encuentra naturalmente presente en los alimentos y en ciertos alimentos fortificados con vitamina E añadida. Es importante destacar que, al ser insoluble en agua, no hay pérdidas por la cocción. Las fuentes más importantes donde encontramos esta vitamina son: Aceites vegetales , tales como el de oliva, girasol, o cártamo Cereales integrales , como la cebada, germen de trigo, o avena Yema de huevo Frutas como el aguacate y papaya Leche y mantequilla Legumbres , como los cacahuetes, frijoles, o garbanzos Frutos secos , sobre todo en avellanas, almendras y nueces Semillas , como las de girasol o chía Verduras de hoja verde , como espinacas, kale, o acelgas. También en espárragos Pescados (azules) como el pez espada o la trucha y el arenque
Carillas Dentales
Artículo especializado

Carillas Dentales

Las carillas dentales son una alternativa terapéutica muy socorrida en el tratamiento estético del llamado “frente anterior de la boca” (que es la zona que queda expuesta ante una sonrisa). Clásicamente, ha prevalecido el criterio médico-dental sobre el estético. Sin embargo, en el momento actual, no nos conformamos sólo con curar las afecciones de la boca, sino que buscamos la forma de conseguir la mejor sonrisa. En el campo de la estética dental es muy importante contar con el apoyo de la Ortodoncia pues su movimiento dental nos permite corregir rotaciones y malposiciones, de gran perjuicio estético en el paciente. Otras afectaciones como la tinción del esmalte, unos bordes dentales irregulares, una fractura del borde del diente, unas encías enfermas o una caries pueden inducir una baja autoestima en el paciente y, en ocasiones, su aislamiento social. Como es natural, todo puede relativizarse, pero no podemos olvidar que nuestra boca es una de nuestras principales cartas de presentación, que no la única.  Es evidente que preferimos tener enfermos los dientes posteriores que los anteriores, pero no es nuestra elección… Asimismo, el impacto positivo que recibe el paciente al someterse a un tratamiento estético compensa, con creces, el esfuerzo económico que le ha representado. ¿En qué consiste una carilla? Se trata de una capa realizada normalmente en material acrílico o porcelana que se coloca en la cara anterior del diente (idénticamente a una uña postiza colocada sobre la uña original). Se adhiere a la cara externa del diente de forma que cubre los defectos estéticos y confiere un aumento de dureza o resistencia a la pieza. Los dos materiales más comúnmente empleados son la porcelana y el composite (es el mismo material acrílico blanco que se emplea para las obturaciones o empastes). Las realizadas en porcelana tienen un coste superior por precisar la intervención de un laboratorio protésico para su fabricación. Ello implica la toma de impresiones o moldes en la consulta dental y su envío al laboratorio dental (trámite que encarece el coste e implica varias visitas médicas). Las carillas de composite son algo menos resistentes pudiendo pigmentarse o perder el brillo con el paso del tiempo y requerir su recambio. Sin embargo, su colocación es rápida, requiriendo una sola visita en la consulta dental. Implica una mínima preparación del diente que la va a albergar para garantizar su adhesión. ¿Cuáles son las principales indicaciones de carillas dentales? Suelen indicarse para corregir pequeñas alteraciones de forma y tamaño de los dientes , separaciones entre ellos (diastema), alteración del color y pigmentaciones en la superficie dental. Cuando sólo un diente precisa tratamiento estético suele recomendarse la carilla de composite ya que sólo requiere una visita en consulta. No precisa la intervención del laboratorio protésico, y el coste es inferior. Si el paciente requiere tratamiento en varias piezas dentales debe contemplarse la posibilidad de colocar carillas de porcelana (si el paciente puede permitírselo económicamente) dado que le conferirán más resistencia y durabilidad . Asimismo, al estar realizadas en el laboratorio el acabado será más nítido, natural y homogéneo que el manual. ¿Existe alguna contraindicación? En caso de malposición dental (rotación, apiñamiento...) puede verse dificultada la colocación de la carilla por falta de espacio por lo que optaremos por corregir inicialmente el problema ortodóntico y, posteriormente, el estético. Del mismo modo, en caso de que el paciente sea bruxista y su motivo de consulta sea el desgaste dental debemos recomendarle abordar el problema de bruxismo mediante una férula de descarga pues también las carillas dentales se desgastarían si el rechinar de dientes persiste. Como ves, a pesar de ser un tratamiento estético, no siempre está indicado realizarlo. Es importante la valoración del profesional. ¿Qué podríamos concluir? Que si estás contento con tu sonrisa no la cambies bajo ningún concepto, es el principal motivo para dejarla tal y como está. Si no lo estás, puedes consultarlo con tu odontólogo en tu siguiente visita. El tratamiento estético dental no sólo satisface al paciente, sino también al profesional que lo realiza. Nuestra mayor recompensa/satisfacción es brindarle un espejo tras finalizar el tratamiento estético, ya que, en ese momento, su primera sonrisa nos la dedica a nosotros.
Incontinencia Urinaria
Artículo especializado

Incontinencia Urinaria

La incontinencia urinaria es un problema frecuente en mujeres , sobre todo que han tenido hijos y con más incidencia después de la menopausia . Aunque se trate de una patología habitual, no por ello debemos normalizarla, pues tiene tratamiento, y debemos rechazar la idea que transmiten los anuncios de compresas femeninas para orina de que es algo normal. En la mujer… Es un problema básicamente femenino por la distinta anatomía entre hombres y mujeres. La muy inferior longitud de la uretra femenina respecto a la masculina, y el hecho de que las mujeres presentan un hiato en el suelo pélvico, por el que pasa la vagina, y los hombres no, hacen que esta patología sea prácticamente un problema del género femenino. Tipos de incontinencia Resumiendo mucho, podemos hablar de dos tipos de incontinencia urinaria: La incontinencia urinaria de esfuerzo se manifiesta cuando actúa una fuerza sobre el suelo pélvico, que se halla debilitado, por lo que ante un esfuerzo como puede ser un golpe de tos, estornudo, al saltar, correr , subir escaleras o levantar un peso se produce un escape de orina, de pocas gotas o un chorro, según la gravedad del defecto. Traduce una debilidad del suelo pélvico que, aparte de tener un componente genético, suele estar relacionado con el traumatismo sobre los tejidos que conllevan los embarazos y los partos por vía vaginal. En condiciones normales, cuando una mujer tiene sus tejidos en buenas condiciones, a la hora de afrontar un esfuerzo, la uretra se encuentra apoyada sobre un suelo pélvico firme que impide el flujo de orina por la misma cuando es empujada hacia abajo por esa fuerza. Haremos un símil para que sea más fácil de entender: Si la uretra es una especie de manguera por la que pasa agua, y ejercemos una fuerza sobre ella (la pisamos) tendremos un resultado distinto si lo hacemos sobre un suelo firme (cemento) o no firme (tierra blanda). En el primer caso podremos impedir el flujo de agua, y en el segundo caso la manguera se hundirá y continuará pasando agua. El tratamiento de este tipo de incontinencia es fortalecer el suelo pélvico . Cuando se trata de defectos leves se puede corregir con fisioterapia de los músculos involucrados devolviendo fuerza y tonicidad a ese suelo. Cuando se trata de defectos más importantes, en ocasiones hay que recurrir a la cirugía , colocando una especie de “cinta” de material sintético por debajo de la uretra, y anclándola a los ligamentos de la pelvis para que ejerza de suelo firme cuando haya un esfuerzo. La incontinencia urinaria de urgencia no tiene nada que ver. Puede asociarse a una incontinencia de esfuerzo, la llamamos en ese caso incontinencia mixta, pero puede darse en mujeres con integridad anatómica completa, con un suelo pélvico firme. ¿Qué es lo que falla entonces? En condiciones normales, para que tenga lugar una micción voluntaria, se pone en marcha un complejo mecanismo que por un lado desbloquea las fuerzas que hacen de “ esfínter ” y tienen la labor de impedir un escape de orina si no es el momento adecuado, y por otro lado se contraen las paredes vesicales empujando la orina al exterior con más o menos presión según la fuerza ejercida.  Y esos mecanismos los ponemos en marcha de forma voluntaria cuando conscientemente es el momento de orinar. Pues a las mujeres con incontinencia urinaria de urgencia lo que les sucede es que de forma involuntaria se contrae la vejiga intensamente y se produce un escape de orina. Muy probablemente en alguna ocasión todas hemos notado ciertas ganas de orinar cuando oímos el sonido del agua, o al tocar agua fría, o al llegar a casa necesitamos salir corriendo al baño cuando segundos antes ni tan solo éramos conscientes de que la vejiga estaba llena. En estas pacientes la necesidad es tan imperiosa que se escapa la orina antes de llegar al WC ante estos estímulos, o incluso sin ellos. Este tipo de incontinencia se puede tratar con medicación para evitar las contracciones vesicales involuntarias. La fisioterapia también puede ser de ayuda pues cuanto más tonificada esté la musculatura, más efectiva será para contrarrestar la fuerza de las contracciones no inhibidas de la vejiga. Es muy importante diagnosticar bien de qué tipo se trata, mediante un interrogatorio dirigido y profundo y las pruebas complementarias adecuadas, pues el tratamiento es muy distinto, y si no se ha hecho un buen diagnóstico las posibilidades de un fallo de tratamiento son altas. Si es necesario afrontar el tratamiento quirúrgico, éste resulta poco agresivo y da muy buenos resultados. Así que, ante un problema de incontinencia, ¡consulta y no te resignes a vivir con ella ni a limitar tus actividades por su causa!
Ortodoncias: Qué es y tipos de tratamientos
Artículo especializado

Ortodoncias: Qué es y tipos de tratamientos

La ortodoncia es una especialidad odontológica encargada del diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación, función y estética de las estructuras dentales. Hasta hace pocos años era un tratamiento exclusivo de la edad pediátrica . En la actualidad puede realizarse a cualquier edad, consiguiendo excelentes resultados tanto estéticos como funcionales. Ante la sospecha de la necesidad de tratamiento ortodóntico debe realizarse un estudio completo para llegar al diagnóstico y propuesta de tratamiento. Este estudio conlleva la realización de diferentes pruebas diagnósticas que mencionamos a continuación: Toma de registros para proceder al análisis de los mismos .  Se toman impresiones con alginato (conocidas coloquialmente como moldes) que luego se convierten en modelos de escayola que traducen exactamente la boca del paciente a tratar. Permite el estudio de los dientes de forma individualizada y de la relación entre la arcada superior y la arcada inferior. Realización de un estudio radiográfico (radiografía de cráneo en posición de perfil): permite realizar una cefalometría o mediciones de posiciones dentarias y óseas. Existen diferentes métodos de estudio, los más usados son el de Ricketts y el de Steiner. Consisten en la medición y estudio de unas distancias y ángulos específicos que nos ayudan a identificar si el problema es óseo o dental o ambos. Radiografía panorámica u ortopantomografía : necesaria para el estudio dental integral (comprobamos el estado dental y detectamos posibles anormalidades). Fotografías faciales en proyección de frente y perfil para detectar posibles asimetrías de la línea media, desviaciones, asimetría en las diferentes partes faciales, etc. Es importante realizar nuevas fotografías al finalizar el tratamiento. El impacto del tratamiento en la estética facial del paciente se plasma a la perfección. Pueden requerirse, además, un estudio mediante un TAC dental (en algún caso específico) pero no estaría dentro de la batería de estudio convencional. Todas las pruebas realizadas deben ser estudiadas en su conjunto para llegar al diagnóstico y a la propuesta terapéutica o plan de tratamiento definitivos. En ocasiones, el problema no es sólo la malposición dental sino que existe un problema óseo asociado en el que debe intervenir el cirujano maxilofacial para su corrección. UN DATO Entre un 8 y un 12% de la población mundial presenta algún tipo de malposición ósea y dental que le ocasiona una alteración de la armonía dentofacial. 5 tipos de aparatos En el abordaje del tratamiento ortodóntico debemos considerar dos grandes tipos de aparatología: removible o fija . Los aparatos removibles son aquellos que se pueden extraer en cualquier momento, y los fijos son aquellos que van adheridos a la superficie dental mediante resinas y quedan tensados entre ellos gracias a un arco metálico, no se extraen. Desde el punto de vista funcional contamos con cinco tipos de aparatos en ortodoncia: removibles, funcionales, elásticos, fijos y extraorales. Cada uno de ellos proporciona una serie de ventajas que se adaptan a las necesidades específicas del paciente. Removibles: son utilizados básicamente en odontopediatría ya que pueden ser retirados de la boca por el propio niño. Ello permite una correcta higiene oral ( pueden limpiarse con la ayuda de comprimidos limpiadores efervescentes) y una cómoda ingesta . Su acción es intermitente (sólo actúan cuando están colocados en la boca). Precisan una alta colaboración y adherencia por parte del paciente.  Estos aparatos de ortodoncia tienen un coste económico inferior al resto de aparatología. Se utilizan, sobre todo, en el tratamiento de la dentición temporal para corregir malposiciones dentales no complicadas. Funcionales: suelen ser aparatos removibles. Actúan sobre músculo y hueso , aunque también producen movimiento dental. Se utilizan en pacientes en crecimiento. Se utilizan en maloclusiones dentales con implicación ósea. Elásticos: más conocidos como ortodoncia invisible o transparente . Son aparatos removibles hechos con material plástico transparente o silicona y, a medida, para adaptarse perfectamente a la dentadura. Este tipo de ortodoncia se puede utilizar para el tratamiento y para el mantenimiento posterior (tras la corrección). Debido a que producen movimiento activo dental debe recambiarse la férula plástica con cierta perioricidad adaptándose a los cambios de la nueva mordida. Sus principales ventajas son la estética (por ser transparente) y la funcional (por ser removible). Fijos: los aparatos fijos de ortodoncia están adheridos a los dientes de forma permanente por lo que no pueden retirarse durante todo el tratamiento.  Son, pues, fuerzas continuas . Se pueden utilizar en combinación con otros aparatos. Es muy importante la implicación del paciente sobre todo en el mantenimiento de una buena higiene oral. En estos pacientes suele recomendarse el uso de cepillo interproximal para acceder a todas las superficies dentales. Dentro de este tipo de aparatos, los más utilizados serían: los separadores, las bandas, los brackets (metálicos o de zafiro), los alambres (de níquel o titanio), las ligaduras elásticas y metálicas, los muelles y los botones linguales. Extraorales: los aparatos extraorales son aquellos que se colocan fuera de la boca , y actúan sobre los dientes y las mandíbulas a la vez. Por su inconveniente estético (sobre todo en la edad pediátrica) sólo se utilizan cuando no hay otra posibilidad terapéutica. En considerables ocasiones es preciso realizar un tratamiento ortodóntico en dos fases. En una primera fase se emplea aparatología removible (en edad pediátrica) mientras que en la segunda fase se emplea ortodoncia fija (normalmente durante la adolescencia cuando el recambio dentario es casi completo). Una vez iniciado el tratamiento con ortodoncia… Es importante que el paciente sea controlado periódicamente, y ya en la primera visita (a los pocos días de colocada la ortodoncia) se le deben hacer recomendaciones dietéticas : no comer alimentos duros (como frutos secos o pan tostado), no comer alimentos de consistencia semielástica (por quedar fácilmente adheridos), no comer golosinas (chicles, gominolas o caramelos), etc. Al inicio del tratamiento puede haber dolor y/o molestias por la presión producida durante la masticación o al apretar los dientes. También pueden aparecer pequeñas úlceras en la mucosa por el roce del material. La dificultad en el habla suele vencerse durante la primera semana. ¿Cuánto suele durar el tratamiento? Debemos tener en cuenta que el tratamiento ortodóntico completo puede requerir entre seis y treinta meses para finalizar. El tiempo del tratamiento dependerá en gran parte del tipo de maloclusión , del tipo de ortodoncia indicado y de la adherencia del paciente . Por otro lado, es esencial visitar al ortodoncista periódicamente en los intervalos señalados y consultar ante cualquier eventualidad como rotura o deterioro del dispositivo. Al finalizar el tratamiento puede estar indicada la llamada fase de la retención. Cuando los dientes se han alineado correctamente la aparatología debe ser retirada pero debemos asegurarnos de que los dientes no intenten volver a su posición original. En este momento entrarían en juego los llamados mantenedores de espacio o detenedores que deben ser usados para estabilizar por completo la correcta alineación conseguida con la ortodoncia. Dra. Ana García Especialista en Odontología Integral Médico consultor de Advance Medical  
¿Cómo Controlar la Glucemia?
Artículo especializado

¿Cómo Controlar la Glucemia?

Cuando hablamos del correcto control metabólico de la glucemia hacemos referencia, sobre todo, al control de las cifras elevadas. Sin embargo, tenemos que saber identificar y manejar perfectamente una bajada brusca del nivel de glucemia por suponer una urgencia de riesgo vital para el paciente. ¿Qué es la diabetes? La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica crónica caracterizada por niveles elevados de glucemia (glucosa en sangre) mantenidos. Si los niveles de glucosa se mantienen elevados persistentemente ocasionan daños en los órganos periféricos (ojos, riñón, corazón…) que se traducirán en complicaciones , agudas o crónicas (a largo plazo). En estados avanzados de la enfermedad o en casos mal controlados observaremos, además de la hiperglucemia, la presencia de glucosa, incluso en la orina, llamada glucosuria (normalmente inexistente) y se explica por una afectación renal. Diagnóstico Ante el debut de una diabetes es muy importante realizar diferentes mediciones de glucosa en diferentes momentos del día (en ayunas, tras dos horas de ingesta, antes de las comidas…). Debemos tener catalogado el perfil glucémico del paciente para indicarle la conducta más adecuada a seguir y prescribir la familia de fármacos más recomendada (en caso de que sea preciso medicar). En aquellos pacientes con valores límite de glucemia y antecedentes personales o familiares relevantes debemos realizar un seguimiento exquisito. Hablaremos de prediabetes ante aquellos valores persistentes de glucosa plasmática entre 110 y 125. Hablaremos de diabetes ante valores mantenidos superiores a 126 mg/dl o nivel de glucemia al azar mayor de 200 mg/dl. Desde el punto de vista de seguimiento médico nos guiaremos por este parámetro y otros específicos que solicitamos en la analítica de control: la hemoglobina glicosilada, la presencia o no de glucosuria y los valores aportados por el paciente y medidos en domicilio antes y después de las ingestas. La importancia de la dieta y el ejercicio Tras la confirmación diagnóstica tenemos que emplear todo el tiempo necesario en concienciar al paciente en cuanto a la dieta que debe seguir, pues va a ser fundamental en el control de los valores en las fases iniciales de la enfermedad y en el enlentecimiento de la progresión de la misma. El objetivo será también la prevención de sus complicaciones. Para ello, nuestras áreas de acción son la dieta y el ejercicio. En cuanto a la prevención y detección precoz de las posibles complicaciones de la enfermedad actuamos derivando al paciente a otros especialistas como son el nefrólogo y el oftalmólogo. Centrándonos en la dieta recomendaremos al paciente una valoración por la enfermera experta en diabetes o por la nutricionista. Estos expertos analizan los hábitos dietéticos del paciente para realizar un plan personalizado y le adiestran en el manejo de los grupos de alimentos y su contenido en azúcares. Indican la distribución horaria de las ingestas (se recomiendan 5 comidas al día). Al final de esta entrevista el paciente debe estar familiarizado con el consumo calórico y saber identificar los alimentos que más le perjudican (los azúcares simples): a zúcar, miel, bollería industrial, mermelada, caramelos, chocolate, frutas en conserva , determinadas frutas frescas, cerveza y vino. Le recordaremos la importancia de comer mucha fibra por su propiedad de disminuir la absorción de hidratos de carbono. Advertiremos del consumo controlado de grasa (idealmente 70% de grasas vegetales y 30% de animales). Estos consejos dietéticos los conjugaremos con la potenciación de la actividad deportiva pues no solamente le ayudará a mantener las cifras de glucemia, sino también a controlar el peso. Tratamiento farmacológico Cuando, a pesar de nuestro plan de actuación, las cifras no consiguen controlarse debemos optar por iniciar un tratamiento farmacológico y para ello consideraremos varias características del paciente: peso, niveles de glucemia, otras patologías que presente, otros tratamientos que realice, si es fumador y su capacidad de adherencia (cumplimiento) al tratamiento. Inicialmente pautaremos una familia de fármacos y una dosis mínima que iremos aumentando según su tolerancia y eficacia. A largo plazo puede precisarse la combinación de varios fármacos orales o de varios tipos de insulina e incluso, de fármacos orales e insulina a la vez. Por si no lo sabías, en caso de embarazo optamos directamente por tratamiento insulínico . Tras la instauración del tratamiento monitorizaremos al paciente en cuanto a la posible aparición de efectos adversos y valores glicémicos conseguidos. Por supuesto, entre los efectos adversos no podemos dejar de mencionar la hipoglucemia, por su gran trascendencia y frecuencia (tanto con algunos fármacos orales como con insulina). Qué hacer en la hipoglucemia Hablaremos de hipoglucemia ante cifras de glucemia menores a 60 mg/dl. Sus síntomas son: sudor frío, temblores, nerviosismo, hambre, debilidad, palpitaciones , hormigueos, alteración de la visión, respuestas o conductas incoherentes, cefalea, convulsiones e, incluso, pérdida de conocimiento o coma. Lo más importante ante esta situación es identificarla y actuar rápidamente. Si nos resulta posible mediremos la glucemia, pero igualmente actuaremos ante la sospecha, aunque no podamos medirla. En tal caso daremos una bebida azucarada si el paciente está consciente y puede tragar. Si la persona está inconsciente (no podrá ingerir correctamente) lo correcto será inyectarle Glucagón®, que es un antagonista de la insulina (estará guardado en la nevera) que sube inmediatamente los niveles de glucemia. Si no tenemos Glucagón® a nuestra disposición podemos poner miel o azúcar bajo la lengua para garantizar su absorción rápidamente.
Pubertad Normal y Patológica
Artículo especializado

Pubertad Normal y Patológica

Todos hemos pasado por ella. La pubertad es un periodo crítico del desarrollo de transición desde la niñez a la vida adulta, donde suceden una gran cantidad de cambios físicos, funcionales y psicológicos : por ejemplo, la velocidad de crecimiento se acelera, se alcanza gran parte de la masa ósea definitiva, se desarrollan los caracteres sexuales secundarios y también se alcanza la capacidad de fertilidad (o capacidad reproductiva). Ocurre en un tiempo y a un ritmo e intensidad determinados, presentándose una variabilidad normal entre las distintas personas, por la influencia de unos factores genéticos y medioambientales concretos en cada una. En el proceso puberal participan múltiples factores y puede verse alterado y afectado a distintos niveles. Pubertad normal femenina La edad de comienzo puberal en las niñas es variable. Los cambios físicos que acontecen se definen con los denominados “ estadios de Tanner”. La aparición del “ botón mamario” (telarquia) es el primer signo de pubertad en las mujeres y el intervalo desde ese momento hasta la aparición de la primera menstruación (menarquia) suele ser de dos a dos años y medio. Con la aparición de la menarquia (suele ser entre los 11 y los 16 años, por término medio a los 13 años) culmina y finaliza el proceso puberal en las niñas. El pico máximo de velocidad de crecimiento de la talla se produce en el “ estadio mamario II-III de Tanner”. Pubertad normal masculina Los cambios físicos que acontecen se definen igualmente con los denominados “estadios de Tanner”. El crecimiento testicular (hasta 4 ml de volumen) es el primer signo de inicio de la pubertad en el varón y se presenta hacia los 11,5-12 años. El volumen testicular se puede medir con un aparato de la consulta médica denominado “ orquidómetro de Prader ”. Éste se basa en la pigmentación progresiva de la piel del escroto (bolsa cutánea que contiene los testículos) y del crecimiento del pene. Posteriormente, aparece el vello pubiano (pubarquia). La aparición del vello axilar suele producirse hacia la mitad del periodo puberal. El brote de crecimiento es, de media, dos años más tardío que en las niñas, alcanzando su máximo en el “ estadio genital IV-V de Tanner ” (con 10-15 ml de volumen testicular, normalmente a los 13-14 años). Pubertad precoz Se considera pubertad precoz la aparición de caracteres sexuales secundarios en niñas menores de ocho años o en niños menores de nueve. Es una entidad rara y de claro predominio femenino (10:1 =10 casos de niñas por cada niño). Puede deberse a causas denominadas: Centrales (o verdaderas), por activación del eje hormonal hipotálamo-hipofisario (hipotálamo e hipófisis son dos glándulas endocrinas cerebrales). Periféricas’ (o pseudopubertad) por, por ejemplo, existencia de tumores o quistes ováricos, tumores suprarrenales, hiperplasia suprarrenal congénita, etc. Si la aparición de los caracteres sexuales ocurre en etapas precoces, como se ha indicado anteriormente, y de una forma progresiva, acompañándose de un aumento en la velocidad de crecimiento evidente en el paciente, se refuerza el diagnóstico de pubertad precoz verdadera o central. Diagnóstico Incluirá los siguientes apartados: Anamnesis completa : interrogando acerca de la edad de aparición de telarquia/volumen testicular; edad de aparición de la pubarquia, existencia de antecedentes familiares de pubertad precoz, historial de ingesta de medicamentos o exposición a productos considerados disruptores hormonales, etc. Exploración física (del paciente): valoración de peso, talla, IMC (índice de masa corporal), dibujo de curva de velocidad de crecimiento… También, determinación del “estadio puberal de Tanner” en el que se encuentra el niño/a, apreciación de manchas cutáneas, palpación de masas abdominales, signos neurológicos acompañantes… Pruebas de laboratorio: estudios analíticos hormonales (hormonas LHRH, testosterona, estradiol, progesterona, DHEA, hormonas tiroideas, etc.). Pruebas de imagen: determinación de edad ósea (Rx), ecografía pélvica, ecografía testicular, ecografía abdominal, resonancia magnética craneal, etc. Tratamiento El uso de “análogos de GnRH” (tratamiento hormonal) en la pubertad precoz central debe ser individualizado en cada caso. En la periférica, se basará en el tratamiento de la causa subyacente (extirpación de quistes, corticoterapia en la hiperplasia suprarrenal congénita…). Pubertad retrasada La pubertad retrasada es la ausencia de cambios puberales en una edad considerablemente superior a la media en la que se inician en la población general. Por lo tanto, se considera pubertad retrasada cuando el niño no ha adquirido el volumen testicular de 4 ml a los 14 años y la niña no presenta desarrollo mamario a los 13 años. También se considera una variante del retraso puberal la “pubertad detenida”: pubertad que se ha iniciado, pero no progresa y en cinco años no ha completado el desarrollo. El denominado “retraso constitucional del crecimiento y la pubertad” es una variante del crecimiento y desarrollo normal que constituye la causa más frecuente de pubertad retrasada. Presenta un patrón de crecimiento característico en el que se observa una escasa ganancia de talla en edades prepuberales (coincidiendo con el pico puberal de la mayoría de los compañeros) y un pico de crecimiento tardío cuando la mayor parte de la población está llegando a la talla definitiva. La anamnesis o entrevista detallada y la exploración física minuciosa del paciente son claves para orientar el tipo de pubertad retrasada y permiten ahorrar exploraciones diagnósticas complementarias innecesarias.
Tratamientos Para la Caída del Cabello
Artículo especializado

Tratamientos Para la Caída del Cabello

El cabello forma una parte importante del ideal estético en ambos sexos. Todos queremos tener y conservar un cabello bonito y abundante, ya que es un signo de juventud, bienestar y salud. Sin embargo, el pelo es uno de los órganos que más sufre alteraciones, ya sea por factores externos o por el propio paso del tiempo. La caída del pelo se llama alopecia , y puede clasificarse de diferentes maneras. Como existen tratamientos para conservar y regenerar el cabello, vamos a hacer un repaso de los más empleados. Minoxidil El minoxidil es un medicamento que originariamente se utilizaba para el control de la hipertensión arterial. Es un vasodilatador, es decir, abre o dilata los vasos sanguíneos y aumenta la circulación en la zona donde se aplica. Además, tiene efectos directos sobre el crecimiento del pelo. Se aplica en forma de lociones a concentraciones que oscilan entre el 2% y el 5%. Se emplea con éxito para tratar muchos tipos de alopecia. Su inicio de acción es lento, pero tiene un efecto duradero sobre la densidad y la fortaleza del pelo. Como efectos secundarios, puede provocar cierta irritación local en el cuero cabelludo y, en ocasiones, hipertricosis (aparición de vello no deseado) en la frente o las sienes. Se emplea como tratamiento de elección en las alopecias androgenéticas asociadas a la edad, tanto en hombres como mujeres. Espironolactona, ciproterona y otros antiandrógenos En las alopecias androgenéticas, es posible bloquear los andrógenos para evitar su acción sobre el cabello, que provoca su miniaturización y su pérdida definitiva. Los antiandrógenos en la mujer pueden administrarse asociados con un anticonceptivo oral , como la ciproterona. Otros, como la espironolactona o la flutamida, también son efectivos por vía oral, pero pueden tener efectos secundarios como alteraciones de la presión arterial. Se emplean cada vez menos debido a estos inconvenientes. Finasteride Se trata del inhibidor de la 5-alfa-reductasa que ha revolucionado el tratamiento de la alopecia. Finasteride es un medicamento que originariamente se empleaba para el tratamiento del crecimiento de la próstata. Se descubrió que en las personas que lo usaban el cabello volvía a crecer, y por eso se investigó para el tratamiento de la alopecia masculina. Es capaz de bloquear la conversión de la testosterona a dihidrotestosterona en el pelo, y conseguir reforzarlo al evitar la influencia de los andrógenos sobre su caída. Sólo está indicado para tratar a hombres , a dosis de sólo 1 mg al día en una pastilla. El tratamiento obtiene efectos óptimos a partir de los seis meses, y debe tomarse de forma indefinida o el pelo volverá a debilitarse. Es muy raro que provoque efectos sobre la libido o la fertilidad, pero en general se aconseja que los hombres que deseen tener hijos abandonen temporalmente el tratamiento. El trasplante de cabello El trasplante de unidades foliculares es un abordaje muy efectivo para muchos tipos de alopecia. Es una técnica laboriosa y cara, pero muy eficaz. Se toma como zona donante el área occipital y la nuca , que suelen conservar el cabello mejor que las zonas frontales y parietales. En la actualidad, se trasplantan unidades foliculares de pocos cabellos muy bien distribuidas por la zona receptora, con un efecto estético óptimo. Además, ese cabello trasplantado no cae al ser trasladado a la zona donante, sino que persiste en el tiempo. El principal inconveniente del trasplante es su precio , y no es recomendable acudir a centros o países que no realizan a bajo coste, ya que puede tener complicaciones graves como infecciones o cicatrices. Es preferible que lo realice un profesional titulado, especialmente un dermatólogo especializado en tricología.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes