Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

¿Qué es la intolerancia a la histamina? Causas y síntomas
Artículo especializado

¿Qué es la intolerancia a la histamina? Causas y síntomas

¿Qué es la intolerancia a la histamina? La histamina es una sustancia natural que produce el organismo que se encuentra en los órganos y tejidos. También es ingerida a través de los alimentos. Su fabricación, liberación y control de la cantidad de histamina necesaria es fundamental para que el organismo funcione correctamente, por tener muchas funciones en el mismo. Cuando la histamina ingerida por los alimentos no se descompone de manera correcta, produce una serie de síntomas y consecuencias que afectan principalmente al tracto digestivo y que se conoce como intolerancia a la histamina y puede afectar al 2% de las personas. Causas de la intolerancia a la histamina La causa principal de intolerancia a la histamina es debido a un déficit en una enzima llamada Diaminooxidasa (DAO) que se encuentra en muchos tejidos, entre ellos, en el tubo digestivo (intestino delgado y colon ascendente). La DAO (diaminooxidasa) precisa la presencia de vitamina B6 y C y de cobre para que cumpla su función, es decir, se sintetiza y es secretada a la luz del intestino para que descomponga la histamina que hay en los alimentos ingeridos y, de esta manera, regular su nivel en sangre.  También puede haber una liberación excesiva de histamina en las células del sistema inflamatorio como mastocitos y basófilos ante diferentes estímulos. Otra de las causas de la intolerancia a la histamina puede ser la ingesta elevada de alimentos liberadores de histamina endógena. Síntomas de la intolerancia a la histamina Los síntomas no suelen darse de manera inmediata , sino que pueden aparecer a los pocos días. Nunca son síntomas aislados, sino que van asociados varios juntos. Estos afectan a diferentes órganos y partes del cuerpo y pueden ser, entre otros: Alteraciones intestinales: Dolor de estómago Colon irritable Diarrea Reflujo gástrico y pirosis Estreñimiento Flatulencias Náuseas  Sensación de saciedad Hinchazón de estómago Astenia (falta de apetito) Alteraciones respiratorias: Tos y estornudos Dificultad para respirar, asma Aumento de la mucosidad nasal  En casos más graves puede haber edema de lengua o de glotis Alteraciones en la piel: Piel seca Picor Dermatitis Edemas Psoriasis Urticaria Alteraciones generales: Dolor crónico, fibromialgia y dolor muscular Dolor de huesos, sobre todo, en espalda y columna Dolor en tejidos blandos Migraña Mareos Desajustes hormonales como amenorrea, síndrome premenstrual, ovarios poliquísticos e incluso infertilidad Cansancio injustificado Ansiedad Depresión  Alteraciones del sueño Diagnóstico de la intolerancia a la histamina No hay una prueba específica para hacer un diagnóstico de intolerancia a la histamina. Se puede hacer un análisis para detectar los niveles de actividad de la DAO (diaminooxidasa) en el organismo. También es importante asociarlo a la clínica que presenta la persona, para determinar el diagnóstico . Tratamiento y prevención de la intolerancia a la histamina El tratamiento y, especialmente, la prevención para la intolerancia a la histamina, está enfocado a la dieta y a un aporte añadido de vitaminas. La dieta debe consistir en: Alimentos frescos, por ser pobres en histamina Vigilar el estado de los alimentos, ya que cualquier pequeña alteración durante su almacenamiento o deterioro, puede producir un aumento de histamina, como es el caso del pescado y marisco Guardar correctamente los alimentos y mantener medidas higiénicas durante su preparación Aumentar la ingesta de Vitaminas, sobre todo vitamina B6, vitamina C y de ácido fólico, magnesio, cobre y zinc Tomar suplementos de DAO (diaminooxidasa) antes de las comidas  Evitar consumir bebidas alcohólicas Disminuir la ingesta de alimentos ricos en histamina como son chocolate, frutos secos, fresas, algunos colorantes, glutamato, clara de huevo, crustáceos, etc. Evitar la toma de medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos, contrastes yodados, algunos antibióticos e, incluso, algunos antihistamínicos
10 Leyendas sobre la Gripe
Artículo especializado

10 Leyendas sobre la Gripe

La Organización Mundial de la salud define gripe como una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. La infección dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis. Muchas personas dan consejos sobre cómo prevenir o tratar la gripe pero, ¿todos estos mitos o consejos son ciertos? Sigue leyendo y conoce toda la verdad sobre las leyendas o mitos de la gripe. 1. No debes exponerte al frío ya que causa la gripe. La gripe es una dolencia causada por un virus . La enfermedad de la gripe es la más frecuente en invierno pero, esto no quiere decir que exponerte al frío o no abrigarte pueda causar la gripe. La realidad es que, si tus defensas son bajas y tu cuerpo no combate con la misma efectividad ante el virus, induce a la gripe. 2. La gripe solo se produce durante el invierno. Esta dolencia es más frecuente en los meses de invierno , pero no es un virus único de esta época del año. Científicos de EEUU descubrieron hace años que ciertos virus son más resistentes al frío . Esto se debe a que los virus están cubiertos por un elemento graso que se endurece como un gel resguardándolo en el frío. Este recubrimiento brinda la protección necesaria para que el virus se contagie de persona en persona, por lo que la posibilidad de contagio incrementa según más frío haga. Como se puede observar en el siguiente gráfico , vemos que las semanas de mayor incidencia de la gripe coinciden con los meses de invierno y, en el resto de meses, los niveles de gripe son muy inferiores a los meses invernales. Esto certifica que no solo en los meses de invierno se produce el virus de la gripe. Fuente: Sistema de vigilancia de la gripe en España (Instituto de Salud Carlos III). 3. Si tomas vitamina C evitarás la gripe. Siempre se ha dicho que la vitamina C tiene propiedades que mejoran el sistema inmunológico en defensa contra el virus de la gripe. Pese a esta u otras características antivirales , no existe ninguna evidencia científica que demuestre que tomar vitamina C evite contraer la gripe. 4. Si tomas antigripales naturales como el  jengibre y propóleo te sentirás mejor durante la gripe. Actualmente, no existe ninguna prueba científica que demuestre que el jengibre y el propóleo ayuden, a las personas con el virus de la gripe, a sentirse mejor. Lo más probable, es que, con o sin antigripales naturales , se note una mejoría según avancen los días. 5. El ajo y la cebolla alivian los síntomas de la enfermedad. Estos dos alimentos siempre han sido muy usados para aliviar la congestión nasal y los síntomas gripales pero, una vez más, no hay ninguna prueba científica que avale estos hechos. Además, para no contagiarse de la gripe hay que evitar entrar en contacto con otras personas que estén afectados por esta enfermedad y no, como dice, colocar una cebolla cruda en el interior de una habitación. De hecho, lo más importante es lavarse las manos de manera frecuentemente y de manera correcta  para evitar el contagio. 6. Los antibióticos combaten la gripe. Los antibióticos son medicamentos que no están pautados para curar la gripe. Son fármacos que se prescriben contra las infecciones bacterianas, por lo que, como la gripe está originada por un virus, los antibióticos no incitan a una mejoría. La gripe es una dolencia sintomática , por lo tanto, las personas con esta enfermedad deberán hacer reposo, estar bien hidratadas y tomar analgésicos y antitérmicos si tienen dolor o fiebre para notar, poco a poco, una mejoría. 7. No contraerás la gripe si te vacunas. La vacuna de la gripe sirve para prevenir y proteger pero, aun así, puedes contraer la gripe ya que puedes haberte contagiado con el virus antes de ponerte la vacuna. Asimismo, la vacuna no cubre todos los tipos de virus de la gripe, porque puede el virus de la gripe experimenta múltiples mutaciones , así que, aunque te vacunes, hay riesgo de que puedas contraer la enfermedad. 8. Los niños y los ancianos son los únicos que deben vacunarse. Los grupos de riesgo son los únicos que deben vacunarse año tras año . Según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, los grupos de riesgo que deben vacunarse según las recomendaciones de la Comisión Nacional de Salud Pública son: Personas mayores a partir de 65 años de edad. Niños/as mayores de 6 meses y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma. Niños/as mayores de 6 meses y adultos con: Enfermedades metabólicas, incluida diabetes mellitus. Obesidad mórbida. Insuficiencia renal. Hemoglobinopatías y anemias. Asplenia. Enfermedad hepática crónica. Enfermedades neuromusculares graves. Inmunosupresión, incluida la originada por la infección de VIH o por fármacos o en los receptores de trasplantes. Implante coclear o en espera del mismo. Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras. Residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de 6 meses, que padezcan procesos crónicos. Niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe. Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación. Trabajadores de los centros sanitarios. Personas que por su ocupación trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos. Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o ancianos. Personas que conviven en el hogar, incluidos niños/as, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo. Personas que trabajan en servicios públicos esenciales como  los policías, bomberos, servicios de protección civil, personas que trabajan en los servicios de emergencia sanitarias y trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial. Personas que, por su ocupación, pueden estar en contacto con aves con sospecha o confirmación de infección por virus de gripe aviar. Vacunarse de la gripe reduce la posibilidad de contraer el virus en estos grupos de riesgo. Por lo tanto, también contribuye a evitar sus complicaciones y la mortalidad provenida de este virus, sobre todo en grupo de riesgos. 9. La gripe no es lo mismo que un resfriado. Un resfriado es una enfermedad vírica o bacteriana del aparato respiratorio que produce cansancio, mucosidad y dolor de garganta. La primera diferencia es que la gripe es una enfermedad únicamente vírica. Además, los síntomas más relevantes del virus de la gripe son: La fiebre alta. Tos. Dolores musculares. Dolor de cabeza. En cambio, los síntomas más comunes del resfriado son: Los estornudos. Mucosidad nasal. Dolor de garganta. 10. Abrigarse y sudar, o darse una ducha helada sirve para bajar la fiebre alta. Estas dos medidas no son adecuadas para bajar la fiebre alta de una persona con el virus de la gripe, y pueden causar hipotermia. En estos casos, es aconsejable : Beber mucho líquido para evitar la deshidratación. Utilizar ropa transpirable. Usar una toalla empapada con agua fría y colocarla en la frente, si eso nos alivia. Darse un baño con agua templada, aproximadamente, a unos 37º.
Cómo Funciona el Método Ropa
Artículo especializado

Cómo Funciona el Método Ropa

El método ROPA es el acrónimo de Receptora de Óvulos de la Pareja. Se refiere a las parejas de mujeres homosexuales que desean un embarazo en común y una de ellas actúa como donante de óvulos para su pareja (madre genética) y la otra gesta el embarazo en su útero (madre biológica).   Tiene un requisito legal: según la legislación española, para poder realizar esta técnica la pareja debe estar casada legalmente, no sirve ser pareja de hecho. Este detalle es importante y puede llamar la atención, pero simplemente es una formalidad pues en nuestro país hay una norma muy estricta según la cual cualquier donación de órganos, semen u óvulos, ha de ser anónima, y la única excepción es esta técnica, que lo permite. Asimismo, legalmente al hacer este tipo de tratamientos ambos miembros de la pareja se hacen responsables del hijo/a y así deberán inscribirlo como común en el libro de familia.   Cuándo se indica este método Las indicaciones son múltiples, simplemente para implicarse ambos miembros de la pareja y compartir los roles por elección personal . O por motivos médicos, en caso de que la receptora presente baja reserva ovárica o alteraciones en la calidad ovárica o cualquier tipo de enfermedad hereditaria o alteración genética o cromosómica o que sea portadora de alguna mutación que pueda ser heredada a la descendencia. O simplemente cuando han fallado previamente otros ciclos de tratamiento de fertilidad. O porque la donante presente alguna patología médica u obstétrica que contraindique embarazo o que condicione que el embarazo sea de riesgo. Debe cumplirse, simplemente por sentido común, que la que dona sus óvulos tenga un buen perfil de donante, es decir, a nivel genético no tenga problemas y a nivel ginecológico tenga buena edad y buena reserva ovárica. Y que la receptora no tenga problemas de salud que puedan verse comprometidos con un embarazo y que su útero no presente patología que contraindique la gestación.   Fases del método Desde el punto de vista técnico hay que recurrir a una fertilización in vitro en varias fases:         La paciente que actúa como donante de óvulos se ha de someter a un tratamiento de estimulación ovárica con una medicación que lo que pretende es que en el ovario durante la primera parte de un ciclo se desarrollen cuantos más óvulos mejor. Se realiza un control ecográfico regularmente, cada 48-72 horas de los ovarios para ir haciendo seguimiento de su evolución. En el momento óptimo de madurez de los óvulos se administra otra medicación que nos asegura que estén aptos para ser extraídos en el momento en que se programe su extracción. Esta se realiza en un quirófano, habitualmente bajo sedación y mediante la punción de los ovarios por vía vaginal guiándonos por ecografía, puncionando cada uno de los folículos, que son las bolsitas de líquido del ovario en el interior de las cuales flota el óvulo. Se aspira su contenido, con el óvulo incluido y se le entrega al laboratorio, donde se conservarán para su fecundación.         En el laboratorio se incorpora a los óvulos una muestra de semen de donante anónimo para que un espermatozoide fertilice cada uno de ellos, a partir de ese momento se conservaran los embriones en medios de cultivo y bajo unas estrictas condiciones de humedad y temperatura. Se va supervisando su evolución durante los primeros días. Los embriones sanos se van dividiendo de forma uniforme y a una velocidad concreta, y a los tres o cinco días podremos escoger los que han tenido mejor evolución y aspecto para transferir el o los mejores. Cada vez es más común transferir un solo embrión porque cada vez los resultados de los tratamientos son mejores, sobre todo en este tipo de pacientes, las cuales no tienen por qué tener ninguna dificultad en gestar y en general tienen mejores resultados que las parejas heterosexuales que cuando recurren a tratamientos de fertilidad es cuando sí que han presentado problemas. De esta manera se ha reducido mucho la tasa de embarazos múltiples que eran tan frecuentes hace unos años motivados por la transferencia de múltiples embriones para aumentar la tasa de éxitos.         Paralelamente, el otro miembro de la pareja, la receptora, tiene que recibir un tratamiento con estrógenos orales o transdérmicos (parche cutáneo) para madurar el endometrio y que esté condiciones idóneas en el momento de la transferencia. Seguramente será necesario hacer algún control ecográfico para asegurarnos de que evoluciona correctamente. En el momento en que el embrión esté listo para ser transferido se introducirá suavemente mediante una cánula en el interior del útero de la receptora en un procedimiento ambulatorio que no requiere de anestesia. Las primeras semanas se deberá administrar una medicación para mejorar la implantación y mantenimiento del embarazo.   Si todo funciona habremos obtenido un embarazo en el cual ambos miembros de la pareja tienen un importante papel.
Qué es y Cómo se hace una Ecografía Transvaginal
Artículo especializado

Qué es y Cómo se hace una Ecografía Transvaginal

El término ecografía se refiere a un “gráfico” dibujado gracias a los ultrasonidos, es decir, usando ultrasonidos podremos confeccionar una imagen de la persona explorada. Los ultrasonidos son unas ondas sonoras de alta frecuencia, que se difunden por los órganos blandos. En cambio, no se transmiten por el aire ni por los órganos que no contienen agua, como los huesos. Hazte una ecografía transvaginal sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómprala ahora aquí   Cómo funciona El ultrasonido atraviesa el tejido del territorio que abarca y se va encontrando con diferentes órganos de distinta consistencia, en función de su densidad las ondas de ultrasonidos rebotarán sobre ellos en una frecuencia u otra. El mismo transductor recoge las ondas que le vienen devueltas y con esa información el software del ecógrafo confecciona una imagen que se representa en una pantalla. La imagen obtenida será un plano anatómico en dos dimensiones a modo de sección del espacio explorado.  Es el mismo principio que usan los murciélagos para orientarse, o los radares de los aviones.  El dispositivo que emite y recibe los ultrasonidos se llama transductor , que se apoya sobre el paciente en la zona próxima al órgano a estudiar, a la que se la ha aplicado previamente un gel acuoso que permitirá que se transmita por ella la onda, pues como hemos comentado no habría una buena difusión de esa energía sobre una zona seca, pues el ultrasonido requiere la presencia de agua para propagarse.    Cómo es esta prueba Se trata de una prueba inocua, indolora, que no tiene ningún efecto sobre los tejidos a estudiar, que se interpreta “en directo” mientras el ecografista va explorando los distintos planos anatómicos de los órganos objeto de diagnóstico.    Según el tejido que interese estudiar se han diseñado distintos transductores con formas diversas y que usan longitudes de onda distintas según la profundidad que deseemos explorar. Por ejemplo, los estudios abdominales clásicos usan unos transductores convexos, de cierta amplitud, para poder abarcar el máximo de órganos posibles, pero para explorar zonas más cercanas a la piel podemos usar un transductor más pequeño y de superficie plana que no profundice pero que nos ofrezca imágenes más detalladas de la zona cercana al transductor, por ejemplo, para realizar una ecografía del tiroides o de la mama. Del mismo modo se han desarrollado transductores de forma alargada y estrecha, para poder introducirse en espacios anatómicos estrechos y acercarnos lo más posible al órgano a explorar. Este es el caso de los transductores transvaginales o transrectales, para explorar los genitales internos de la mujer o la musculatura del esfínter rectal o la próstata.    La ecografía transvaginal se realiza con un transductor alargado de poco grosor con bordes anatómicos y extremo convexo que se introduce unos 10 cm en el interior de la vagina hasta entrar en contacto con el fondo de la misma y por tanto en contacto directo con el útero. Las imágenes que así obtenemos del útero y los ovarios tienen muchísima más resolución que cuando las exploramos por encima de la piel del abdomen. Hazte una ecografía transvaginal sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómprala ahora aquí   Qué se requiere para realizarla Este tipo de exploración el único requisito que requiere es que la vagina sea explorable, es decir, que la paciente haya iniciado relaciones sexuales o que el himen no ofrezca resistencia y permita la entrada del transductor. En ese caso la exploración se realiza cómodamente provocando mínima o ninguna molestia a la paciente. El transductor lo podemos mover lateralmente haciendo un barrido derecha-izquierda y anterior-posterior, explorando todo el espacio que ocupan el útero y ambos ovarios y trompas permitiendo diagnosticar patologías de esos órganos con mucha precisión y embarazos desde etapas muy tempranas.  Es obvio que para poder realizar esta exploración de forma segura hay que cubrir el transductor con un preservativo desechable con cada paciente para evitar el riesgo de transmisión de enfermedades.    La alternativa ecografía ginecológica desde la superficie de la pared abdominal de la paciente para obviar la introducción del transductor en la vagina requiere que la vejiga urinaria esté completamente llena de orina pues sin ella el aire que contienen los intestinos interfiere en la difusión de los ultrasonidos impidiendo su difusión y por tanto la obtención de buenas imágenes. Si por el contrario l a vejiga está llena ocupa todo el espacio a explorar desplazando más arriba los intestinos y actuando a modo de pantalla sobre el útero y los ovarios permitiendo que sean explorados con precisión.   Este requerimiento de vejiga completamente llena no está exento de molestias para la paciente, que tiene que beber aproximadamente un litro de líquido una hora antes de la exploración lo cual hace que la paciente misma prefiera la vía transvaginal.   El abordaje vaginal nos permite ser mucho más precisos y explorar con mayor fidelidad órganos profundos acercándonos a ellos sin ocasionar graves molestias a la paciente. Es una exploración ampliamente difundida y usual actualmente en cualquier consulta ginecológica. Hazte una ecografía transvaginal sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómprala ahora aquí
Qué se Puede Ver en una Ecografía 4D
Artículo especializado

Qué se Puede Ver en una Ecografía 4D

La ecografía es un método de diagnóstico por la imagen muy útil en medicina y veterinaria.   Está basado en la emisión y recepción de ondas de baja frecuencia que se llaman ultrasonidos, por eso también se le llama ultrasonografía. Hazte una ecografía 4D sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómpralo ahora aquí   Cómo funciona Estas ondas son emitidas por un dispositivo llamado transductor que se apoya sobre el paciente, atraviesa sus tejidos, y según la densidad de los órganos que va encontrando en su avance rebotan y vuelven al punto de partida con información que el ordenador del ecógrafo compondrá para emitir una imagen en una pantalla, que será el gráfico anatómico del espacio estudiado. El ultrasonido se propaga por medios acuosos, no obtiene imágenes de calidad si atraviesa aire o hueso. Por ello es necesario cubrir la piel del paciente con un gel acuoso que hará de medio para la propagación de las ondas. Y por este motivo es un método más adecuado para ciertos órganos que otros. Nos ofrece buenas imágenes de músculos, vísceras sólidas, y el ejemplo más claro, el feto, que al estar sumergido en la bolsa de las aguas es el sujeto ideal para ser explorado.   De la 2D a la 4D Este es el principio de la ecografía clásica, que podemos llamar 2D, es decir, que la imagen obtenida es un plano de 2 dimensiones. Desde los primeros ecógrafos se ha evolucionado infinitamente, obteniendo de los aparatos de última generación imágenes de altísima resolución. A partir de este mismo principio físico y modificando la fuente emisora de los ultrasonidos, para enviar en lugar de un plano de ultrasonidos un bloque de los mismos y también modificando el software que lo convierte en imagen podemos obtener imágenes en 3 dimensiones, 3D, dando sensación de profundidad. Un paso más allá fue poder explorar en movimiento esas imágenes 3D que inicialmente eran fijas, con lo que añadiendo la dimensión temporal se pudo empezar a hablar de imágenes 4D, que actualmente ya se han sustituido por las 5D, con ecógrafos de última generación que construyen una imagen en profundidad, movimiento y textura que da la impresión de ser real. Cualquiera de las exploraciones 2D, 3D, 4D o 5D usan el mismo principio físico, que no tiene ningún efecto sobre los tejidos que explora, así pues, es una prueba segura e inocua tanto para el ecografista como para los/las pacientes y fetos. Hazte una ecografía 4D sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómpralo ahora aquí   Qué se obtiene Esta posibilidad de componer las imágenes con efecto tridimensional y su inocuidad la han hecho ideal para explorar la anatomía fetal. Con la ecografía 4D-5D se obtienen imágenes de gran resolución de la superficie anatómica del feto, de su cara, manos, pies, genitales… en movimiento, permitiendo al público no entrenado identificar claramente sus rasgos y gestos, si abre la boca, bosteza, sonríe, etc. Esto la ha popularizado para hacer ecografía de carácter “lúdico” durante el tercer trimestre de embarazo simplemente para disfrutar de la visión del feto. Actualmente con el perfeccionamiento del procesamiento de las imágenes es impresionante la verosimilitud y el aspecto real que nos ofrece del feto. Pero para ello hace falta una mínima “colaboración” del bebé… es sumamente sensible a factores externos: una mala posición fetal mostrándonos la espalda, la escasez de líquido amniótico en la zona que queremos mirar o su proximidad a la placenta, o simplemente que coloque sus extremidades por delante pueden arruinarnos la experiencia. Por este motivo no siempre se consigue a la primera, y son frecuentes los casos en que se recita a la paciente para otra ocasión esperando tener mejor suerte.   Posibilidades médicas Pero dejando de lado este aspecto festivo de la ecografía 4/5D existe otro mundo de infinitas posibilidades desde el punto de vista médico. Obviamente la convierte en la exploración ideal para comprobar malformaciones de la superficie de la anatomía como pueda ser un labio leporino (malformación facial del feto en que el labio superior, y en ocasiones también el paladar está partido). Actualmente el rastreo anatómico se realiza en 2D, pero el apoyo del 4D en estas ocasiones puede ser de ayuda, y sin duda ilustrativo para mostrar a los futuros padres el alcance de la lesión. La ecografía 4D también permite el almacenaje de volúmenes, es decir grabar esos datos para una vez finalizado el estudio y en ausencia ya de la paciente volver a ellos y poderlos reproducir desde otros ángulos de visión y perspectivas diferentes que nos permitan aumentar las posibilidades diagnósticas, tanto en la exploración de un feto como de un órgano concreto.   Es decir que la aplicación de la ecografía 4/5D para disfrutar de imágenes muy reales del feto está en auge, pero en realidad constituye la punta del iceberg de las posibilidades que nos ofrece tanto en obstetricia como en muchas otras especialidades. Haz nuestro test de embarazo y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas. Hazte una ecografía 4D sin esperas. En Savia contamos con los mejores centros y especialistas. Cómpralo ahora aquí
Beneficios y Peligros de Correr por la Orilla de la Playa
Artículo especializado

Beneficios y Peligros de Correr por la Orilla de la Playa

  La orilla del mar se convierte en el gimnasio provisional durante el verano coincidiendo con nuestros desplazamientos durante las vacaciones. Si bien no cuidamos tanto la dieta ni somos tan estrictos con los horarios nuestro cuerpo nos pide actividad deportiva si lo tenemos entrenado durante el resto del año. La práctica de running es una muy buena alternativa durante las vacaciones, pero debemos tener presentes varios aspectos: ¿correr por la orilla del mar o por la carretera?, ¿a primera hora de la mañana o cuando el sol se pone?, ¿en ayunas o tras la ingesta?, ¿calzado de verano, descalzo o zapatillas de correr? Qué conviene tener en cuenta al correr Vamos a marcar algunas pautas que deberían respetarse: Idealmente el suelo debe ser lo más regular posible evitando desniveles; en el caso de la arena de la playa no siempre es así. La hora idónea sería la más parecida a la hora habitual en la que practicamos deporte durante el año. Si has decidido comenzar a correr durante las vacaciones sin entrenamiento previo, lo recomendable es a primera hora de la mañana, cuando el sol aún no quema demasiado. La duración debe ser igual o inferior a la de siempre (es decir, algo más relajados). Si empezamos de cero debe ser de duración e intensidad progresiva para evitar lesiones deportivas por sobrecarga. Por supuesto, no olvidemos el calentamiento y los ejercicios previos de elongación muscular. Es recomendable comer algo, pero no en exceso. No saldremos en ayunas, el riesgo de sufrir una lipotimia o una hipoglucemia incrementa en verano. La ingesta hídrica debe aumentarse (más ingesta que durante el deporte convencional del resto de año).  La ropa deportiva siempre puesta sin exposición solar directa. El calzado debe ser el adecuado para correr, con cordones y bien ajustado. Por supuesto emplearemos calcetines de algodón. Si queremos correr durante las vacaciones debemos, pues, llevarnos en la maleta la ropa y el calzado que usamos habitualmente. Cualquier alteración de la normalidad puede convertirse en la causa perfecta para lesionarnos. Consecuencias de correr por la arena sin tomar las medidas adecuadas Vamos a analizar las diferentes posibilidades de sufrir una incidencia. Para empezar, si no empleamos protección solar y gorra corremos un riesgo altísimo de insolación por la intensificación del efecto solar reflejado en el agua de mar. Recordemos que la brisa del mar nos aporta una sensación de frescor que nos hace atenuar el efecto de la radiación ultravioleta que estamos recibiendo. Si no calentamos la musculatura nos arriesgamos a sufrir una ruptura fibrilar o incluso una ruptura muscular que puede llevarnos, en el mejor de los casos, a una inmovilización durante todas las vacaciones. Si no nos ponemos calzado deportivo y optamos por ir descalzos podemos encontrarnos un pequeño desnivel o piedra que podría provocarnos un esguince de tobillo o una fascitis plantar o una herida por fricción con una piedra. No olvidemos que un espolón calcáneo puede vengarse de nosotros si caminamos descalzos por la playa. La carrera sobre la arena nos va a requerir más energía que sobre asfalto por tener mayor resistencia a nuestra pisada. Nos cansaremos más. Con todo lo expuesto, realmente apetece poco salir a correr en verano. Sin embargo, vamos a abordar el lado opuesto. Nos levantamos tempranito, nos vestimos y calzamos adecuadamente, nos protegemos del sol y hacemos unos kilómetros junto a la orilla del mar y escuchando nuestra música preferida mientras admiramos el color azul del mar. La sensación es indescriptible. Y la sensación de bienestar tras la ducha es insuperable. Notaremos las piernas ligeras y deshinchadas. Psicológicamente, sabemos que hemos quemado las calorías que tomamos en exceso el día anterior. Nuestro humor mejora por la satisfacción personal que comporta el ejercicio. Y, si somos previsores, habremos guardado un billete en la funda del móvil que nos permitirá llegar a casa con el desayuno recién hecho mientras nuestra familia duerme plácidamente. Personalmente pienso que no se le puede pedir más a la práctica de running durante las vacaciones.
Cuándo se Recomienda el Diagnóstico Genético Preimplantacional
Artículo especializado

Cuándo se Recomienda el Diagnóstico Genético Preimplantacional

El diagnóstico genético preimplantacional o DGP es una técnica diagnóstica que permite detectar alteraciones en la estructura o número de cromosomas o enfermedades genéticas en células embrionarias de embriones que se han conseguido mediante un ciclo de fecundación in vitro.   En qué consiste Necesariamente, para poder realizar esta técnica diagnóstica debemos recurrir a un ciclo de fecundación in vitro. A grandes rasgos, este tratamiento consiste en someter a la mujer a un tratamiento para inducir el desarrollo del máximo de óvulos en su ovario y, cuando estén en el momento óptimo de maduración, extraerlos y conservarlos en el laboratorio. El proceso de extracción es una punción guiada por ecografía de los ovarios por vía vaginal, aspirando el contenido de las distintas bolsitas de líquido que habrán crecido y en el interior de las cuales flota un óvulo. Este procedimiento se realiza habitualmente en el quirófano y con la paciente sedada. Una vez nos hemos hecho con los óvulos los pondremos en contacto con una muestra de semen de la pareja, o de banco si es el caso, para fertilizarlos. A partir de este momento consideramos que ya se trata de un embrión que va dividiéndose y multiplicando su número de células mientras se mantiene en cultivo en el laboratorio hasta el quinto o sexto día en que es ya un buen amasijo de células, todas iguales de momento, llamado blastocisto.   Si es necesario un DGP, se toman unas cuantas células representativas del embrión para realizar la biopsia, y el blastocisto se congela (vitrifica) para dar tiempo a obtener el resultado y transferirlo diferidamente si se comprueba que es sano. El hecho de extraer cierto número de células del embrión no lo daña ni compromete su evolución, pues en este estadio de crecimiento todas las células todavía son iguales. Eventualmente se puede realizar la biopsia de una parte muy concreta del óvulo (corpúsculo polar) en lugar de células embrionarias si el caso lo requiere, pero con peores resultados.   Las células extraídas son sometidas a distintas técnicas de laboratorio según lo que necesitemos detectar y una vez obtenido el resultado se descartan los embriones que no eran sanos y se seleccionan los que no presentan anomalías para una vez preparado el endometrio de la paciente en un ciclo posterior transferirlo al interior del útero para t ener las máximas posibilidades de embarazo y llegar a término de un recién nacido sano.   La fiabilidad de la técnica es prácticamente del 100%.   Cuándo se indica Hay unos contextos muy concretos en los que puede estar indicado realizar un DGP: Por un lado, cuando tenemos motivos para pensar que el embrión pueda presentar alteraciones genéticas: En casos en que conocemos que uno de los progenitores es portador de una alteración en su fórmula cromosómica , o en casos de que uno o ambos progenitores son portadores de una mutación responsable de una enfermedad genética en el feto, como la hemofilia, la fibrosis quística o cualquier enfermedad genética diagnosticada en la familia que planifica el embarazo. En pacientes a las que se han realizado ciclos previos de fertilización in vitro aparentemente con buenas expectativas y que han sufrido abortos de repetición o fallos de implantación de los que se desconoce la causa. En pacientes de edad avanzada, pues a mayor edad más riesgo de alteraciones numéricas en los cromosomas de los óvulos. En casos de esterilidad masculina de origen genético. En parejas que en gestación anterior han presentado una anomalía genética.   Existe otro supuesto en que legalmente se puede realizar un DGP más delicado: en casos de familias con un hijo con una enfermedad grave que pueda beneficiarse del tratamiento con células madre de cordón umb ilical de un hermano histocompatible. Se puede realizar un DGP y seleccionar los embriones que presentan compatibilidad de tejidos con el hermano enfermo, con la finalidad terapéutica de que en el momento del parto se pueda recoger sangre del cordón umbilical rica en células madre que en este caso servirán para hacerle tratamiento al hermano mayor.   El poder realizar un DGP es un procedimiento que está regulado por ley. En España existen unos requisitos que se han de cumplir de forma indispensable para autorizar un DGP y son: Que el embrión tenga probabilidades de tener una enfermedad de aparición temprana. Que esta enfermedad no sea curable en la actualidad. Que esta enfermedad sea potencialmente mortal. Fuera de estos tres supuestos el caso ha de ser presentado ante un Comité de Bioética y ser estudiado y aprobado por éste antes de ser autorizado el DGP.   El DGP no corrige ningún problema ni tiene ninguna capacidad de modificar el resultado, se trata simplemente de seleccionar los embriones que no presentan anomalías para evitar el nacimiento de niños con enfermedades que se pueden diagnosticar a priori, nada más alejado de tener hijos a la carta. Haz nuestro test de embarazo y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas.
En qué Consiste el Tratamiento con Embriones Congelados
Artículo especializado

En qué Consiste el Tratamiento con Embriones Congelados

En el marco de los tratamientos de reproducción asistida, hay ocasiones en que es necesario conservar embriones en el laboratorio. El proceso que se usa para ello es la vitrificación, que ha supuesto un avance respecto al método clásico de congelación lenta que se empezó a emplear en los años 80 y que ofrecía peores resultados.   Actualmente, para la criopreservación tanto de óvulos como de embriones se utiliza la congelación ultrarrápida. Para ello, después de la obtención de la muestra a congelar, se trata con una sustancia para evitar la formación de cristales durante la congelación, que dañarían al óvulo o embrión, y se introducen en los recipientes donde permanecerán congelados en un tanque de nitrógeno líquido a -196º. Este proceso se llama vitrificación, y permite mantener en buenas condiciones embriones y óvulos durante tiempo indefinido con una altísima tasa de viabilidad cuando se descongelan. Los buenos resultados de esta técnica han hecho cambiar algunos de los planteamientos de la reproducción asistida, pues los resultados con estos embriones son prácticamente equiparables a cuando se transfieren los embriones en fresco.   ¿Qué ventajas nos aporta la posibilidad de criopreservar los embriones? Cuando se realiza una fertilización in vitro la paciente es sometida a un tratamiento en el que pretendemos forzar al ovario a producir cuantos más óvulos mejor para “rentabilizar” ese ciclo al máximo. Después de que adquieran su ideal estado de madurez se procederá a su extracción mediante una punción guiada por ecografía de los ovarios, bajo sedación, aspirando cada uno de los óvulos producidos, que pueden ser según la edad y perfil de la mujer desde unos pocos hasta ¡algunas decenas! Estos ovarios que han sido estimulados en algunos casos pueden darnos complicaciones si la mujer queda gestante en este mismo ciclo. En algunos casos es más prudente esperar a que los ovarios vuelvan a la normalidad y transferir los embriones en un ciclo posterior. Esto es posible gracias a la criopreservación.         Hay veces en las que hay que realizar un estudio a los embriones antes de transferirlos, por ejemplo, cuando haya que descartar anomalías cromosómicas o enfermedades genéticas. Estos estudios necesitan tiempo, y en estos casos el poder criopreservar los embriones, y transferirlos cuando ya tenemos resultados, lo hace posible.         En un tratamiento de fertilización in vitro se obtienen múltiples embriones, se transferirá el de mejor calidad y el resto se criopreservan. Si no ha habido éxito y la mujer no queda gestante se prepara un nuevo ciclo en el que no hay que estimular los ovarios de nuevo, sino que se prepara simplemente el endometrio y se transfiere uno de estos embriones criopreservados. Este segundo tratamiento es mucho menos complejo y de esta manera se reduce en gran medida la tasa de embarazos múltiples que era tan común en tratamientos de fertilización in vitro pues sin la criopreservación de los embriones restantes se forzaba más la transferencia de varios embriones para aumentar las probabilidades de embarazo.         De igual manera, la pareja que ya se sometió a un tratamiento con éxito y se plantea un nuevo embarazo puede rescatar uno de estos embriones sin necesidad de volver a empezar.         En ocasiones, el tratamiento ha dado buenos embriones, pero las condiciones del endometrio no parecen las óptimas para tener éxito. En este caso podemos criopreservar y transferir en otro ciclo con una mejor preparación.   Qué hacer con los embriones sobrantes Cuando se realiza un tratamiento de fertilización in vitro los embriones sobrantes se criopreservan. La pareja en ese caso decide si los conserva para sí, y se hacen responsables de los gastos del mantenimiento de los mismos o, alternativamente, si no desean utilizarlos en el futuro para su proyecto reproductivo común, pueden escoger entre tres opciones:         Donación a otras parejas o mujer que lo requieran: parejas que tienen problemas de fertilidad de causa tanto femenina como masculina requieren de una donante de óvulos y un donante de semen, o bien han de adoptar un embrión. O una mujer que decida gestación en solitario y que con óvulos propios no sea posible. Esta opción sólo es viable si la mujer que dona los óvulos es menor de 35 años en el momento de la criopreservación. Estas receptoras de embriones simplemente tendrán que preparar su endometrio sin que tengan que estimular sus ovarios, por lo que el tratamiento se simplifica, y como se trata de óvulos jóvenes los resultados son muy buenos.         Donación con finalidad científica para investigación.         Cesar su conservación sin que se utilicen para ninguna otra finalidad en el momento en que la receptora ya no reúna los requisitos clínicos para un nuevo embarazo.   Como siempre, los avances tecnológicos nos abren opciones que previamente no se podían plantear ampliando el abanico de posibilidades y permitiendo tratamientos más seguros y exitosos.
Intolerancia a la Fructosa
Artículo especializado

Intolerancia a la Fructosa

Cada vez se diagnostican más casos en los que los alimentos provocan reacciones adversas, ya sea en forma de alergias o intolerancias alimentarias. Los problemas digestivos causados por la ingesta de fructosa aumentan y habitualmente no suele ser el alimento considerado sospechoso. Aun así, se estima que puede afectar a una de cada cinco personas.   Cuando hablamos de la intolerancia a la fructosa, nos referimos a que la persona que la padece, c uando toma un alimento con fructosa, no absorbe bien la fructosa contenida en el alimento o no la metaboliza provocándole síntomas. Por ello, para tener un buen control es muy importante saber qué alimentos contienen fructosa.   ¿Qué es la fructosa? L a fructosa es un azúcar simple presente de forma natural en las frutas, en la miel y, en menos proporción, en las verduras. Es el responsable de su sabor dulce y para poder ser absorbido en el intestino delgado utiliza un transportador específico (Glut5). Incluso así, la fructosa que consumimos se ingiere principalmente en forma de sacarosa. Este azúcar es un disacárido más conocido como azúcar común y está compuesto por dos azúcares simples (glucosa y fructosa) que nuestro intestino delgado separa para después poder ser absorbidos. La sacarosa se encuentra en algunas frutas y verduras, aunque hay que tener en cuenta que el contenido, tanto de sacarosa como de fructosa, puede variar dependiendo de las condiciones de crecimiento de las plantas. Cabe destacar que la industria alimentaria también utiliza la sacarosa en la elaboración de múltiples productos manufacturados como galletas, cereales de desayuno, pastelería, bollería, postres y elaboración de algunos medicamentos. Por ello es importante leer la etiqueta de cualquier alimento procesado y fijarnos en el listado de ingredientes para detectar si contienen sacarosa o azúcar y en caso de intolerancia a la fructosa, es necesario disminuir la ingesta de estos azúcares hasta un nivel que no provoque sintomatología. Otro azúcar relacionado con la fructosa es el sorbitol. Se encuentra de forma natural en los frutos de las plantas de la familia rosáceas como son las peras, manzanas, ciruelas, membrillos, melocotones y albaricoques. Actualmente el sorbitol también se obtiene de manera industrial por modificación química de la glucosa y se utiliza en muchos alimentos elaborados como edulcorante y aditivo . Resaltar que el sorbitol interfiere en la absorción de la fructosa, de manera que, si se ingieren juntos, la malabsorción de estos azúcares es mayor que cuando se administran por separado. Esto es debido a que los dos azúcares compiten por el mismo transportador para ser absorbidos (GLUT 5).   ¿Qué es la intolerancia a la fructosa? Debemos diferenciar y no confundir la intolerancia hereditaria a la fructosa y la malabsorción a la fructosa. La intolerancia a la fructosa (IHF) es menos frecuente y está causada por un error genético del metabolismo de la fructosa, es decir que la persona nace con este error congénito y cuando toma un alimento con fructosa su intestino la absorbe, pero el organismo no es capaz de metabolizarla debido a la falta de una enzima hepática (fructosa-fosfato-aldolasa). Esta deficiencia provoca que se acumule en el organismo produciéndole síntomas como vómitos, náuseas, deshidratación, hipoglicemia, ictericia y problemas hepáticos. En estos casos se diagnostica la intolerancia mediante un test genético y el tratamiento a seguir es una dieta estricta sin fructosa, en la que no se consuma más de 1-2 g al día y se debe realizar bajo supervisión por posibles deficiencias.  La malabsorción a la fructosa es más frecuente y afecta a más población. En este caso cuando una persona ingiere un alimento con fructosa su intestino no es capaz de absorber de forma total o parcial la fructosa contenida en el alimento, debido a que la proteína transportadora específica de la fructosa, o bien no está presente, o se ha vuelto inactiva. La fructosa no asimilada pasa al intestino grueso, donde las bacterias intestinales la fermentan provocándole síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea, náusea y flatulencia. Estos síntomas aparecen según el nivel de tolerancia de cada persona y dependen de la cantidad de fructosa ingerida. Ante la sospecha, este trastorno se puede diagnosticar mediante un test de hidrógeno espirado donde se detecta el gas liberado por las bacterias colónicas al fermentar la fructosa. ¿Tiene tratamiento? El tratamiento de la malabsorción a la fructosa dependerá de la tolerancia individual, ya que es bueno conocer el límite de fructosa que se tolera e implica la realización de una dieta con una cantidad variable de fructosa , pero con la menor restricción posible para evitar problemas carenciales nutricionales. Para valorar el grado de absorción individual de fructosa, debe hacerse poco a poco, por separado y en una pequeña cantidad, es decir, se debe reducir al mínimo la ingesta de fructosa e ir incrementándola gradualmente.   ¿Cómo incorporar la fructosa? Se han de comer los alimentos seguros, aquellos que no producen ninguna molestia, junto al alimento “prueba”.  De este modo, si se produce alguna molestia se podrá detectar si el alimento es seguro o no. En el caso de que se tolere bien el alimento se debe anotar en una libreta la cantidad que se ha tomado y el alimento, para llevar un buen control . Esta valoración se recomienda siempre realizarla en un día en que la persona se sienta tranquila ya que los nervios aceleran el ritmo intestinal dificultando la absorción, sin cambios de horarios habituales y con el único cambio en la dieta del alimento que quiere “poner a prueba”. Si no le provoca síntomas puede ir aumentando la cantidad hasta que sienta molestias y así le indicará su tolerancia individual Estos consejos pueden ayudar a evitar las molestias: No mezclar en una misma toma dos alimentos con elevado contenido en fructosa (por ejemplo, berenjena + kiwi de postre) sino que es mejor tomar la fruta en pequeñas cantidades y aislada de las comidas principales. Es importante tener en cuenta que lo que más intolerancia genera es el exceso de fructosa en alimentos determinados (manzana, frutas pasas, pera, ciruela, cereza, melocotón y albaricoque) y sobre todo la combinación con sorbitol, ya que dificulta su absorción. En cuanto a los alimentos con bajo contenido en fructosa encontramos las bayas (fresas, frambuesas, etc.), vegetales y legumbres. Mediante la cocción las verduras pierden fructosa (se pierde en el caldo de cocción, debemos desecharlo), lo que mejora su tolerancia En general se deben evitar bebidas comerciales de frutas (zumos y refrescos) y todas aquellas edulcoradas con fructosa y sorbitol. Las frutas menos maduras se suelen tolerar mejor, dado a su inferior contenido en azúcares.   Por último, para evitar errores se recomienda leer siempre las etiquetas y fijarnos en que no contenga fructosa o sorbitol o sacarosa.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes