Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Causas y efectos de la hipertensión arterial
Artículo especializado

Causas y efectos de la hipertensión arterial

Síntomas de hipertensión arterial La hipertensión o presión arterial alta es una enfermedad muy común que está producida por la presión o fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias y la cantidad de sangre que bombea el corazón, sin embargo, los síntomas pueden aparecer mucho tiempo después, incluso años, y pueden ser: Dolor de cabeza Sangrado nasal Dificultad para respirar Causas de hipertensión arterial Las principales causas que provocan una hipertensión arterial son: Arteriosclerosis: acúmulo de grasa en las paredes de las arterias Apnea del sueño Enfermedades de la glándula suprarrenal Enfermedad del tiroides Medicación como los descongestivos nasales, anticonceptivos orales, antigripales o analgésicos, entre otros Anfetaminas, cocaína u otras drogas no legales Factores de riesgo  Hay que distinguir dos tipos de hipertensión arterial para diferenciar los diferentes factores de riesgos de ambas: HTA primaria o esencial: el 95% de los diagnosticados sufren una y se desconocen las causas. Existe un mayor factor de riesgo a padecerla en función de factores como pueden ser: Antecedentes familiares Raza: las personas negras tienen mayor incidencia de ser hipertensas y, además, es más grave y con un comienzo en edades más tempranas frente a la raza blanca Sexo: en los hombres hay mayor incidencia  Edad: hay mayor incidencia a partir de los 60 años, por la pérdida de elasticidad de las paredes de las arterias y, en las mujeres, a partir de los 55 años Predisposición de algunas personas ante el estrés y situaciones hostiles Obesidad o sobrepeso Tabaco y alcohol Malos hábitos alimenticios con exceso de sal y grasa Sedentarismo Enfermedades como diabetes Anticonceptivos orales unidos al hábito del tabaco HTA secundaria, que sufren el 5% de las personas con tensión alta, cuyo factor de riesgo puede ser: Enfermedades como las que afectan al riñón Alteración de las glándulas paratiroides Exceso de producción de hormona de crecimiento (acromegalia) Tumores en las glándulas suprarrenales o glándula pituitaria Embarazo Efecto secundario a medicamentos Peligro de la presión arterial La presión alta afecta a las paredes de los vasos sanguíneos provocando una presión constante sobre ellas. La hipertensión arterial elevada es una enfermedad silenciosa y puede estar sin diagnosticar muchos años antes de aparecer los primeros síntomas pero, sin embargo, el daño ha podido ser grave y de consecuencias fatales. Es importante un diagnóstico temprano para poner un tratamiento rápido. Los principales peligros son: Daño arterial: Aneurisma: la presión de la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos termina por debilitarlas y termina por romperse provocando una hemorragia. Estenosis de las arterias: debido al estrechamiento del revestimiento interno de sus paredes, lo que implica que el flujo sanguíneo disminuye y, por lo tanto, llega menos sangre a algunas zonas del organismo ocasionando daños irreversibles. Daño al corazón: Enfermedad coronaria: que causa arritmia o ataque cardiaco debido a la falta de riego sanguíneo por el estrechamiento de las paredes de las arterias coronarias. Insuficiencia cardiaca: disminuye la función cardiaca por el engrosamiento de las paredes del corazón, debido al sobreesfuerzo que tiene que hacer, para bombear la sangre, al tener mayor resistencia las paredes de los vasos sanguíneos. Dilatación ventricular: una dilatación del ventrículo derecho debido al sobreesfuerzo para bombear la sangre puede causar fallo y deja de bombear sangre, causando un ataque cardiaco o muerte cardiaca súbita. Daño cerebral: Problemas de memoria, de entendimiento o deterioro cognitivo leve: causado por la disminución o falta de riego cerebral. Demencia: causado por una interrupción del flujo sanguíneo o bloqueo del riego arterial. Accidente isquémico transitorio: causado por una interrupción breve y temporal de un vaso sanguíneo cerebral por ausencia de flujo o por un coágulo. Accidente cerebrovascular: debido a una interrupción, en una zona del cerebro, del flujo sanguíneo o por la rotura de vasos sanguíneos provocando hemorragias.  Otros daños: Renal: provoca insuficiencia renal por la arterioesclerosis que causa aumento peligroso en los niveles de líquido de desecho. También puede haber hemorragias por rotura de vasos sanguíneos. Ocular: con hemorragias, retención de líquido bajo la retina o también daños al nervio óptico. Disfunción sexual Disminución de masa ósea Insomnio Complicaciones en el embarazo causando preeclampsia o eclampsia Diagnóstico de la hipertensión arterial  El diagnóstico de la HTA se realiza con la medición de la presión arterial.  Para medir la TA se coloca un brazalete, llamado esfigmomanómetro, en la parte superior del brazo, sobre la flexura del codo, se insufla aire y, cuando se va deshinchando, un medidor de presión registra las cifras en mm de Hg (milímetros de mercurio). La presión arterial sistólica o “la alta”, se registra al escuchar el primer latido. La presión arterial diastólica o “la baja”, se registra al escuchar el último latido. Un registro de TA normal es de 120/80 mm de Hg. Se realizan varios registros (normalmente 3 registros, “triple toma”), separados en tiempo, en condiciones basales especiales y hora del día. Si las cifras registradas son mayores de 140/90 mm/Hg se puede diagnosticar una hipertensión arterial.
¿Cómo se contagia la gripe?
Artículo especializado

¿Cómo se contagia la gripe?

Consejos para prevenir el contagio La vacuna de la grip e es una forma eficaz de prevención. El uso de las vacunas, con virus inactivos, debe ser anual, debido a la mutación que sufren los virus y al estudio de las cepas que aparecen cada año.  Es muy importante prevenir el contagio siguiendo, también, una serie de recomendaciones como:    Lavarse las manos de manera frecuente, sobre todo, después de tocar objetos susceptibles de estar infectados como son los pomos de puertas, barras de sujeción de transportes públicos, después de estornudar o toser, antes de comer o manipular alimentos, etc. Toser o estornudar cubriéndose con el brazo o con un pañuelo desechable. En caso de estar infectado o creer estarlo, debemos aislarnos del resto de las personas para no contagiarlas. Evitar tocarse la nariz, ojos y boca en zonas públicas masificadas y ambientes cargados y cálidos. Evitar estar en contacto con personas con gripe. Ventilar a diario las habitaciones. Llevar una vida sana, equilibrada y hacer ejercicio físico. Extremar las medidas de higiene en el hogar. Evitar el estrés.  Hacer un descanso adecuado. Evitar cambios bruscos de temperatura. La aparición de la gripe La aparición de la gripe tiene mayor incidencia entre finales del otoño y comienzo del invierno . Los mecanismos de contagio son por las vías respiratorias, nariz, garganta, tráquea y bronquios, o por contacto de las manos con objetos contaminados con el virus a través de la mucosa bucal y la vía conjuntival. El virus de la gripe o virus influenza se expulsa en la tos y estornudos de las personas enfermas de gripe que entran en contacto con la mucosa de las vías respiratorias, de ahí pasa a las células y comienzan a reproducirse llegando a su punto máximo de concentración a los 2 o 3 días del contagio hasta que aparecen los primeros síntomas, es el llamado periodo de incubación. Los mecanismos de transmisión más habituales son: Contacto directo con la persona enferma al tocarle con las manos. Vía aérea por la tos, estornudos o simplemente con el habla, por esta vía son expulsadas las gotículas infectadas de virus, hasta 1 metro de distancia, que se propagan por el aire, siendo fácilmente inspiradas por las personas próximas o contaminando objetos cercanos que luego tocan los demás.   Síntomas de la gripe Los síntomas de la gripe aparecen a los 2 o 3 días del contagio y son: Fiebre elevada de 39º y 40º C, suele ser el primer síntoma Malestar general, decaimiento y fatiga Dolor muscular y articular Escalofríos Mareo Dolor de cabeza Rubefacción de la cara  Náuseas y vómitos Tos seca, estornudos y rinorrea Dolor de garganta  A partir del 4º o 5º día , los síntomas comienzan a desaparecer, aunque el cansancio y decaimiento pueden tardar más tiempo en desaparecer. Medicamentos para el tratamiento de la gripe Los medicamentos para la gripe son los que sirven para aliviar los síntomas, como son el paracetamol y el ibuprofeno, que están indicados para el dolor, la fiebre y, en el caso del ibuprofeno, la inflamación. La diferencia que presentan es que el ibuprofeno tiene una efectividad más rápida y más duradera. El uso de antibióticos no está indicado debido a que se trata de una enfermedad vírica y no bacteriana, por lo que su uso es exclusivamente en determinados casos que debe determinar el médico.  Como medida profiláctica se administra la vacuna de la gripe. Es importante beber abundantes líquidos, guardar reposo y evitar el tabaco y el alcohol. ¿En qué periodo se puede contagiar el virus? El virus de la gripe suele aparecer en el periodo de tiempo que transcurre desde finales de otoño y principios del invierno, y se transmite durante los 3 primeros días desde el inicio de los síntomas y, en ocasiones, se pueden alargar hasta 7 días después. Consejos para combatir la gripe Es importante seguir una serie de consejos para combatir la gripe como:  Aumentar la ingesta de líquidos Descansar todo lo posible  No acudir al trabajo hasta la desaparición de los síntomas para evitar contagios Evitar estar muy arropado  Lavarse las manos con frecuencia Seguir una dieta rica en vitaminas y minerales No fumar, ni beber alcohol Evitar ambientes cargados y calurosos Dormir un poco incorporado para evitar la congestión nasal Aplicar suero fisiológico en la nariz para aliviar la congestión  Hacer gárgaras para disminuir el dolor de garganta y la tos En caso de empeoramiento o no remisión de los síntomas, se debe acudir al médico No automedicarse con antibióticos ni antiinflamatorios por no ser necesarios y tener efectos secundarios innecesarios. Solo es recomendable tomar paracetamol e ibuprofeno
Cómo mejorar las defensas y estar fuerte frente a un resfriado
Artículo especializado

Cómo mejorar las defensas y estar fuerte frente a un resfriado

Evolución de un resfriado Un resfriado o catarro común es una infección vírica de las vías respiratorias altas . Los síntomas del resfriado comienzan a los primeros 2 o 3 días de entrar en contacto con el virus, pudiendo presentar, la persona enferma, los siguientes: Primero aparecen; picor, sequedad y dolor de garganta, estornudos, lagrimeo y obstrucción nasal. Después, suele presentarse secreción nasa l, estornudos, dolor de cabeza y dolor muscular. Posteriormente, tos con expectoración, congestión nasal y secreción de moco espeso (el moco, a medida que pasan los días, se vuelve más espeso y amarillento ). Normalmente no se presenta fiebre , salvo en niños pequeños. También puede aparecer pérdida del apetito. Al cabo de 7 o 10 días , se suelen dejar de sentir estos síntomas. La tos podría mantenerse hasta 2 o 3 semanas. En caso de no mejorar o empeorar durante este tiempo, se debe acudir al médico. Duración de un resfriado Tras la primera semana , ya no es contagioso el resfriado y, a los 7-10 días, ya no se suele presentar la sintomatología y remite el resfriado. Causas de un resfriado Un resfriado común puede ser causado por diferentes virus respiratorios , siendo el más común el rinovirus. El virus entra en el cuerpo a través de boca, ojos o nariz, propagado a través de las gotas de aire expulsadas por alguien enfermo al toser, estornudar o hablar. También puede contraerse con el contacto directo con alguien que ha estado enfermo de resfriado o al compartir objetos contaminados como toallas, juegues, cubiertos, etc. Cómo tener un sistema inmunitario fuerte El sistema inmunitario es el encargado de defender de modo natural al organismo contra infecciones, bacterias y virus dañinos. Cuando se siente invadido por uno de estos organismos, reacciona segregando anticuerpos. Se puede conseguir un sistema inmunitario fuerte siguiendo una dieta equilibrada, incluyendo especialmente alimentos ricos en vitaminas A, C y E, frutas, verduras, aceite de oliva, cereales integrales y ajo (en caso de no aportar los nutrientes necesarios, se deben tomar suplementos nutricionales), manteniendo un peso saludable, realizando ejercicio físico de forma habitual y moderada , evitando malos hábitos como el tabaco y el consumo de alcohol, no tomando antibióticos cuando no se necesitan, bebiendo abundantes líquidos, durmiendo adecuadamente y el tiempo suficiente, tomando probióticos (microorganismos vivos presentes en algunos alimentos que aportan beneficios a la salud, se suelen encontrar principalmente en los yogures o puedes aportarlos mediante suplementos), evitando el estrés, y manteniendo una higiene diaria correcta. Cómo prevenir infecciones Prevención de las infecciones víricas Para prevenir las infecciones víricas hay que seguir una serie de medidas recomendadas y avaladas científicamente  como: lavarse a menudo las manos con agua y jabón, sobre todo, antes de preparar la comida y comer y después de sonarse la nariz o toser y tener contacto con otras personas enfermas, desinfectar o limpiar los objetos utilizados como juguetes y toallas, taparse con pañuelos desechables al toser o estornudar y tirarlos inmediatamente, no compartir utensilios como toallas o vajilla, evitar el contacto con personas resfriadas, no fumar, evitar lugares cerrados y aglomerados, cuidarse comiendo bien, practicando ejercicio y durmiendo suficiente. Prevención de las infecciones bacterianas Para prevenir las infecciones bacterianas es recomendable seguir estas pautas: lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, sobre todo antes de comer, al tocar carne pescado o huevos, cuando se cambia un pañal, después de usar el baño, al tratar a un enfermo, tras sonarse la nariz o estornudar, después de tocar la basura o excrementos de animales. También, hay que limpiar bien las verduras que se consumen crudas, limpiar los objetos que puedan estar infectados como pomos de puertas, juguetes, el teléfono o los lavabos, alejarse de personas enfermas, preservar la seguridad de los alimentos tanto al cocinar como al comer y, no se deben consumir productos lácteos no pasteurizados, huevos o carnes crudas, ni alimentos en mal estado.
Suplementos alimenticios
Artículo especializado

Suplementos alimenticios

Tipos de suplementos alimenticios Existen diversos tipos de suplementos alimenticios: botánicos o derivados de plantas, vitaminas, minerales y ácidos grasos, entre otros. Según su presentación pueden ser en formato cápsulas, líquidos, perlas, polvos, etc. Cómo funcionan los suplementos alimenticios Los suplementos nutricionales complementan la dieta habitual de una persona aportando nutrientes y vitaminas cuando estos no se están consumiendo en cantidades suficientes, esto puede ser debido a alguna enfermedad o a alguna circunstancia puntual. Estos productos contienen ingredientes como minerales, vitaminas, ácidos grasos, aminoácidos y enzimas. Es importante destacar que estos productos no deben sustituir una dieta equilibrada y sana, ni a los medicamentos prescritos por el médico, y conviene informar previamente al médico de su consumo para que apruebe su consumo en cada persona y llevar un buen control. Los beneficios de los suplementos alimenticios Algunos suplementos alimenticios ayudan a garantizar un consumo adecuado de nutrientes esenciales, que ayudan a que el cuerpo funcione correctamente o que contribuyen a reducir el riesgo de contraer enfermedades. Otros, ayudan a la recuperación y reconstrucción del tejido muscular, sobre todo para deportistas, a facilitar la digestión de las comidas, etc. Pero, otros muchos suplementos que prometen ciertos beneficios, en realidad no poseen estudios concluyentes que lo prueben. Es una ciencia todavía en constante evolución. Riesgos de los suplementos alimenticios Los suplementos alimenticios son seguros si se respetan las instrucciones pautadas en el envase o por el médico. No obstante, no se deben consumir en exceso, ni tomar demasiados al mismo tiempo, ni mezclar con medicamentos, ni superar las cantidades indicadas en el envase, en tales casos, podría afectar negativamente a la salud de quien lo consume. Además, si estos productos se utilizan en sustitución de los medicamentos o de una dieta equilibrada, puede derivar en consecuencias nocivas para el organismo. Y, si la persona se tiene que someter a una cirugía, debe avisar de qué suplementos está tomando. L os suplementos nutricionales son especialmente importantes para cubrir necesidades específicas en mujeres embarazadas y lactantes, personas vegetarianas o veganas y personas mayores de 50 años o ancianos. Suplementos alimenticios para embarazadas Los suplementos para embarazadas tratan de ofrecer a la futura mamá un aporte extra de elementos necesarios tanto para su bienestar físico como anímico, y también para el correcto desarrollo embrionario del bebé. Algunos suplementos alimenticios indicados para embarazadas son: Ácido fólico o vitamina B9: es el complemento más importante que se indica a las mujeres embarazadas. Para evitar un déficit que provoque problemas de desarrollo del feto o anomalías del tubo neural. Se recomienda tomar desde que se planifica el embarazo. Vitamina B12: a veces se administra junto con el ácido fólico para aumentar su captación. Hierro: para prevenir la anemia ferropénica de la madre, la sepsis puerperal, el parto prematuro y el bajo peso del bebé al nacer. Yodo: durante el embarazo y lactancia, para un correcto desarrollo cerebral del bebé. Ácidos Grasos Omega 3: también durante el embarazo y lactancia, para el correcto desarrollo del sistema nervioso del feto, Aunque si toma suficiente pescado y pescado azul, no es necesario. Suplementos alimenticios para vegetarianos Dado que las personas vegetarianas y veganas no consumen alimentos de origen animal, deben garantizar el aporte suficiente de determinados nutrientes mediante otros alimentos de origen vegetal o mediante suplementación para no tener deficiencias. Algunos suplementos adecuados son, por ejemplo: Vitamina B12: ayuda a producir glóbulos rojos y a prevenir la anemia. Esta solo se encuentra en alimentos de origen animal y los vegetarianos no la consumen. Vitamina D: para el mantenimiento de la salud ósea contribuyendo a fijar el calcio en los huesos. Especialmente si no se consumen lácteos. Calcio: para fortalecer los huesos. Consumir, sobre todo, en caso de no tomar lácteos. Suplementos alimenticios para ancianos   Debido a que absorben menos vitaminas y nutrientes y, por la posible falta de apetito, se pueden aportar suplementos nutricionales como, por ejemplo: Vitamina B12: para prevenir la demencia. Vitamina D: especialmente para ancianos que no salen de casa y no les da el sol. Se suplementa para contribuir a que el calcio se adhiera a los huesos y prevenir la osteoporosis. Calcio: para el fortalecimiento de los huesos. Además, es útil para la efectividad del suplemento de vitamina D, si se está tomando. Magnesio: asociado al control de la tensión arterial y prevención de arritmias.
Alimentos altos en histamina
Artículo especializado

Alimentos altos en histamina

Tabla de alimentos altos en histamina Los alimentos sometidos a fermentación o que hayan estado expuestos a contaminación microbiológica, pueden contener histamina, como es el caso de la carne, pescado, verduras, frutas o bebidas, entre otros. Es importante saber cuáles son las personas que deben reducir el consumo de alimentos con alto contenido en histamina, que serán aquellas que presenten intolerancia a la histamina o tengan síntomas como dolor de cabeza, problemas gastrointestinales o  dermatológicos.  ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Derivados lácteos: Leche pasteurizada Leche cruda Yogur Quesos: roquefort, rallado envasado, azul, fresco,  emmental, curado y de cabra, gruyere, brie ... Verduras y frutas: Berenjenas Setas y champiñón Acelgas Calabaza  Aguacate Espinacas Col estilo xucrut Zumo de fruta Vegetales fermentados derivados de la soja como el Ketchup Tomate Albaricoque, fresas, uvas, naranja, dátiles, melocotón, papaya, arándanos, piña, pasas ... Carnes: Carne cruda como jamón serrano Carne fresca Carne cocida como el jamón york Salchichas Embutidos tipo fuet, salchichón, salami, bacon, sobrasada Pescado: Pescado en conservas como anchoa o arenque Pescado fresco  Pescado azul como el atún, caballa, sardina o boquerón Pescado blanco congelado como bacalao y merluza Pescado congelado Marisco Legumbres:  Lentejas  Garbanzos  Judías Bebidas: Vino tinto, blanco y espumoso Cerveza embotellada Champagne Otros alimentos:  Vinagre balsámico Vinagre de sidra Chocolate Clara cruda de huevo Harina de trigo y arroz Salsas preparadas con huevo crudo Pastelería y bollería industrial Colorantes, conservantes y levaduras artificiales Especias como la canela, clavo, nuez moscada, curry Alimentos cocinados que se dejan de un día para otro ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. ¿Cómo se pueden ingerir estos alimentos? Estos alimentos ricos en histamina se ingieren en la comida, crudos o elaborados, en las bebidas y, también, a través de los aderezos en la elaboración de los alimentos como son las especias, los edulcorantes o los aditivos. En las comidas precocinadas o en las elaboradas en casa y que se dejan de un día para otro, por haber empezado su degradación microbiológica.  ¿Cómo se puede controlar la histamina? Una manera de controlar la ingesta de histamina, es eliminando de la dieta aquellos alimentos donde esté presente. Se debe mantener la cadena de frío durante la compra, transporte y conservación de los alimentos para evitar su degradación, que conlleva a un aumento de histamina. Eliminar de la dieta los aditivos y conservantes. Es importante estar bien hidratado , con una ingesta de agua de al menos 1,5 litros al día, para favorecer la eliminación natural del exceso de histamina acumulado en los tejidos corporales. Además, se debe llevar una vida saludable con ejercicio físico y evitar el sobrepeso. ¿Qué puede producir un exceso de histamina? El exceso de histamina puede ser debido a: Exceso de liberación interna de histamina, como sucede en las enfermedades alérgicas o en los tumores de células intestinales, por ejemplo. Exceso de histamina externa, como sucede en las intoxicaciones alimenticias como, por ejemplo, de los pescados en conserva. Déficit de enzima DAO diaminooxidasa, que es la encargada de degradar la histamina, principalmente la externa. Inhibición de la DAO, por la ingesta de algunos fármacos o enfermedades intestinales. Déficit de la función de la enzima DAO, por el efecto del alcohol. Causas y diagnóstico de la histaminosis El diagnóstico de la histaminosis se realiza a través del llamado test de medición histamínica, consiste en poner en contacto una muestra de sangre extraída con  los distintos alimentos a estudiar y ver la reacción que provoca. Es importante, además, hacer una evaluación clínica de los síntomas que presenta la persona y un análisis de sangre, que indicará si los niveles de homocisteína (un aminoácido que se usa para evaluar los déficits de vitamina B6, B12 y ácido fólico). Las causas de la histaminosis son: Exógenas: por un exceso de aporte de histamina a través de los alimentos ingeridos, que unido a un déficit de la enzima DAO (diaminooxidasa) conlleva que no se puede degradar la histamina ingresada. Endógenas: aumento de la producción de histamina por una respuesta inmunológica ante un agente alérgeno. Se ha detectado una histaminosis causada por el estrés o por la exposición excesiva al sol, aunque la ingesta de alimentos ricos en histamina sea baja. También hay ciertos alimentos que aumentan la producción, como son algunos antibióticos, diuréticos, antiinflamatorios, etc. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Cómo prevenir y aliviar los síntomas de la gripe
Artículo especializado

Cómo prevenir y aliviar los síntomas de la gripe

Primeros síntomas de la gripe Los primeros síntomas de la gripe aparecen de manera brusca y suelen ser escalofríos y fiebre elevada, a los que se añade dolor de cabeza, dolor de garganta, tos y malestar general con dolor muscular y articular. También pueden aparecer náuseas, vómitos y falta de apetito . Cómo aliviar los síntomas de la gripe La gripe no tiene tratamiento y sólo está indicado tomar medicación para aliviar los efectos de los síntomas, como puede ser administrar los medicamentos:  Paracetamol : medicamento con efecto antipirético por su actuación para bajar la fiebre y analgésico para dolores leves y moderados y, por estos motivos, aparece como componente de los principales medicamentos antigripales.  Las dosis más empleadas son 500 mg, 650 mg y 1g, que se pueden administrar en forma de comprimido, polvo granulado para beber, comprimidos efervescentes, solución oral o en supositorio. No daña al estómago , pero hay que tener cuidado por sus efectos dañinos sobre el hígado cuando hay un consumo excesivo. Ibuprofeno : medicamento que actúa como antipirético, analgésico y antiinflamatorio de manera más rápida y la duración sobre los síntomas es mayor. Las dosis más utilizadas son 400 mg y 600 mg, pero es dañino para el estómago, por lo que es recomendable tomarlo con las comidas o con un protector del estómago. Se puede administrar en comprimidos , soluciones orales o soluciones granuladas que se disuelven en agua.  Remedios para la gripe Se pueden aplicar remedios caseros para la gripe como pueden ser:  Beber abundantes líquidos Descansar lo máximo posible No fumar, ni beber alcohol Hacer lavados de suero fisiológico por la nariz para descongestionar Dormir con la cabeza un poco elevada para evitar la congestión nasal Airear las habitaciones  Diagnóstico de la gripe La gripe es una enfermedad causada por el virus influenza , que afecta al aparato respiratorio y produce una serie de síntomas generales muy característicos. Aparece en brotes u oleadas durante los meses de invierno. Es una afectación a nivel mundial. Es importante diferenciarla de un resfriado común , con la que comparte los mismos síntomas. La gripe es una enfermedad infecciosa de aparición brusca, mucho más intensa, debilitante, con fiebre elevada y cuyos síntomas pueden durar una o dos semanas. El resfriado tiene una aparición gradual, de más corta duración y apenas cursa con fiebre. Tratamiento de la gripe No existe tratamiento para la gripe, solo se puede actuar para tratar los síntomas . Explicado en el apartado “Cómo quitar los síntomas de la gripe” Prevención de la gripe (o consejos para prevenir la gripe) Es recomendable seguir una serie de consejos para prevenir la gripe como son: Evitar estar en contacto con las personas afectadas durante los primeros días de la enfermedad Lavado frecuente de manos, sobre todo al llegar a casa, antes y después de las comidas, en los sitios públicos o si ha estado con personas enfermas de gripe Usar pañuelos desechables No compartir platos, vasos u otros objetos con las demás personas que puedan padecer gripe Evitar zonas con mucha aglomeración y lugares cerrados No fumar Evitar cambios bruscos de temperatura Llevar una dieta sana y equilibrada Hacer ejercicio físico y evitar el sedentarismo Descansar de manera adecuada Ponerse la vacuna antigripal antes de comenzar la temporada de gripe, es decir, al comienzo del mes de octubre
Alimentos que suben el colesterol y hay que evitar
Artículo especializado

Alimentos que suben el colesterol y hay que evitar

Los principales alimentos perjudiciales para el colesterol Los alimentos que favorecen el aumento de colestero l, son los alimentos con grasas saturadas como la leche, queso, mantequilla, nata, carne roja, salchichas, hamburguesas, pizzas, bollería, pasteles, fiambres y embutidos, casquerías y vísceras, huevos y marisco. ¿Qué alimentos pueden ayudarte a controlarlo? Los alimentos que ayudan a regular el colesterol pueden ser:    Ricos en fibra como la avena, salvado, cebada, legumbres, entre otros Pescado y ácidos grasos ricos en omega-3 como la caballa, arenque, atún, salmón y trucha Frutos secos como las almendras, nueces o cacahuetes Frutas como manzana, uvas, fresas o cítricos Aceite de oliva Soja  Alimentos ricos en esteroles o estanoles, sustancias que se encuentra en muchas frutas, hortalizas o verduras que absorben el colesterol  Aguacate, por contener ácido graso monoinsaturado Proteína de suero de los lácteos Dieta para reducir el colesterol   Una dieta para reducir el colesterol puede ser:   Rica en fruta y verdura 4-5 raciones al día Pescado blanco 4 días a la semana y azul 2 días Carne blanca 3 días en semana Carne roja máximo 1 día por semana Reducir o eliminar los embutidos  Huevos, menos de 4 a la semana Eliminar bollería Reducir alimentos dulces y azucarados Consumo de legumbres al menos 2 días a la semana Cereales todos los días Eliminar fritos y grasas  Acompañar la dieta de la realización de ejercicio físico  Eliminar hábitos tóxicos como el consumo de alcohol y tabaco  ¿Cuáles son las principales causas del colesterol alto? Las principales causas de tener unos niveles altos de colesterol o hipercolesterolemia pueden ser: Alimentación: principalmente los que tienen grasa animal, los quesos curados, repostería y bollería, vísceras y huevos. Malos hábitos alimenticios principalmente por el abuso de las llamadas comidas rápidas o “fast food” y los productos procesados. Enfermedades: la diabetes, el hipertiroidismo, la obesidad, trastornos del hígado o renales son causantes de una elevación en los niveles de colesterol.   Sedentarismo y falta de ejercicio físico de forma regular. Menopausia: debido a las alteraciones hormonales. Fármacos: algunos medicamentos pueden provocar una elevación de colesterol, como son los diuréticos o los betabloqueantes usados para enfermedades cardiacas. Genética: es importante una detección precoz en caso de ser hipercolesterolemia familiar para prevenir enfermedades cardiacas y sus complicaciones. Edad: hay que controlar los niveles de colesterol en cualquier edad, pero principalmente en niños obesos y con antecedentes familiares . Diagnóstico del colesterol   El colesterol es una sustancia natural similar a la grasa que se encuentra en las células, siendo el hígado el mayor productor de colesterol, pero también se encuentra en algunos alimentos como la carne o productos lácteos.  Nuestro organismo necesita unos niveles adecuados de colesterol para su correcto funcionamiento, pero si hay un exceso de colesterol en sangre, puede aparecer enfermedad arterial coronaria o infarto agudo de miocardio, debido a que las placas de grasa se acumula en las paredes de las arterias disminuyendo su calibre. Para medir los niveles de colesterol, es preciso hacer un análisis de sangre con la determinación lipoproteica.   Para un correcto análisis de colesterol , la persona debe estar en ayunas de 8 a 12 horas.   Unos r esultados con niveles óptimos de colesterol, dependiendo de la edad, serán los que indiquen: Colesterol total: entre 170-200 mg/dl dependiendo de la edad. Colesterol HDL (llamado colesterol bueno): es el que ayuda a eliminar el exceso de colesterol acumulado en las arterias. Su nivel óptimo es superior a 40- 50 mg/dl. Colesterol LDL (llamado colesterol malo): es el causante de la obstrucción de las arterias y no debe ser superior a 100 mg/dl. Triglicéridos: es una grasa que está presente en la sangre y se obtiene en la digestión de los alimentos. Cuando hay exceso de triglicéridos en sangre puede provocar placas de ateroma que también obstruyen las paredes de las arterias. Un nivel óptimo no debe superar los 150 mg/dl. Tratamiento de colesterol alto Para el tratamiento del colesterol alto existe: Tratamiento dietético: hay que modificar los hábitos alimenticios para que la ingesta de alimentos tenga un aporte de colesterol inferior a 300 mg diarios. Se deben hacer dietas individualizadas a cada paciente. Ejercicio físico: para evitar el sobrepeso y la obesidad. Ya que, también aumentan los niveles de colesterol bueno o HDL y disminuye el malo o LDL y, por tanto, protege ante enfermedades cardiovasculares. Buen control de enfermedades como la diabetes: los niveles de colesterol en estas personas deben ser inferiores a la media, ya que se unen dos factores de riesgo cardiovascular importantes. Evitar el tabaco y alcohol. Tratamiento farmacológico: Actuando directamente sobre el hígado, principal productor: los fármacos como las Estatinas que reducen el colesterol dentro del hígado y captando el que circula por la sangre, disminuyendo los niveles circulantes. Disminuyendo la absorción en los alimentos: como la ezetimiba o las resinas que actúan a nivel del intestino favoreciendo su absorción y eliminación.
¿Qué es la intolerancia a la histamina? Causas y síntomas
Artículo especializado

¿Qué es la intolerancia a la histamina? Causas y síntomas

¿Qué es la intolerancia a la histamina? La histamina es una sustancia natural que produce el organismo que se encuentra en los órganos y tejidos. También es ingerida a través de los alimentos. Su fabricación, liberación y control de la cantidad de histamina necesaria es fundamental para que el organismo funcione correctamente, por tener muchas funciones en el mismo. Cuando la histamina ingerida por los alimentos no se descompone de manera correcta, produce una serie de síntomas y consecuencias que afectan principalmente al tracto digestivo y que se conoce como intolerancia a la histamina y puede afectar al 2% de las personas. Causas de la intolerancia a la histamina La causa principal de intolerancia a la histamina es debido a un déficit en una enzima llamada Diaminooxidasa (DAO) que se encuentra en muchos tejidos, entre ellos, en el tubo digestivo (intestino delgado y colon ascendente). La DAO (diaminooxidasa) precisa la presencia de vitamina B6 y C y de cobre para que cumpla su función, es decir, se sintetiza y es secretada a la luz del intestino para que descomponga la histamina que hay en los alimentos ingeridos y, de esta manera, regular su nivel en sangre.  También puede haber una liberación excesiva de histamina en las células del sistema inflamatorio como mastocitos y basófilos ante diferentes estímulos. Otra de las causas de la intolerancia a la histamina puede ser la ingesta elevada de alimentos liberadores de histamina endógena. Síntomas de la intolerancia a la histamina Los síntomas no suelen darse de manera inmediata , sino que pueden aparecer a los pocos días. Nunca son síntomas aislados, sino que van asociados varios juntos. Estos afectan a diferentes órganos y partes del cuerpo y pueden ser, entre otros: Alteraciones intestinales: Dolor de estómago Colon irritable Diarrea Reflujo gástrico y pirosis Estreñimiento Flatulencias Náuseas  Sensación de saciedad Hinchazón de estómago Astenia (falta de apetito) Alteraciones respiratorias: Tos y estornudos Dificultad para respirar, asma Aumento de la mucosidad nasal  En casos más graves puede haber edema de lengua o de glotis Alteraciones en la piel: Piel seca Picor Dermatitis Edemas Psoriasis Urticaria Alteraciones generales: Dolor crónico, fibromialgia y dolor muscular Dolor de huesos, sobre todo, en espalda y columna Dolor en tejidos blandos Migraña Mareos Desajustes hormonales como amenorrea, síndrome premenstrual, ovarios poliquísticos e incluso infertilidad Cansancio injustificado Ansiedad Depresión  Alteraciones del sueño Diagnóstico de la intolerancia a la histamina No hay una prueba específica para hacer un diagnóstico de intolerancia a la histamina. Se puede hacer un análisis para detectar los niveles de actividad de la DAO (diaminooxidasa) en el organismo. También es importante asociarlo a la clínica que presenta la persona, para determinar el diagnóstico . Tratamiento y prevención de la intolerancia a la histamina El tratamiento y, especialmente, la prevención para la intolerancia a la histamina, está enfocado a la dieta y a un aporte añadido de vitaminas. La dieta debe consistir en: Alimentos frescos, por ser pobres en histamina Vigilar el estado de los alimentos, ya que cualquier pequeña alteración durante su almacenamiento o deterioro, puede producir un aumento de histamina, como es el caso del pescado y marisco Guardar correctamente los alimentos y mantener medidas higiénicas durante su preparación Aumentar la ingesta de Vitaminas, sobre todo vitamina B6, vitamina C y de ácido fólico, magnesio, cobre y zinc Tomar suplementos de DAO (diaminooxidasa) antes de las comidas  Evitar consumir bebidas alcohólicas Disminuir la ingesta de alimentos ricos en histamina como son chocolate, frutos secos, fresas, algunos colorantes, glutamato, clara de huevo, crustáceos, etc. Evitar la toma de medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos, contrastes yodados, algunos antibióticos e, incluso, algunos antihistamínicos
10 Leyendas sobre la Gripe
Artículo especializado

10 Leyendas sobre la Gripe

La Organización Mundial de la salud define gripe como una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. La infección dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis. Muchas personas dan consejos sobre cómo prevenir o tratar la gripe pero, ¿todos estos mitos o consejos son ciertos? Sigue leyendo y conoce toda la verdad sobre las leyendas o mitos de la gripe. 1. No debes exponerte al frío ya que causa la gripe. La gripe es una dolencia causada por un virus . La enfermedad de la gripe es la más frecuente en invierno pero, esto no quiere decir que exponerte al frío o no abrigarte pueda causar la gripe. La realidad es que, si tus defensas son bajas y tu cuerpo no combate con la misma efectividad ante el virus, induce a la gripe. 2. La gripe solo se produce durante el invierno. Esta dolencia es más frecuente en los meses de invierno , pero no es un virus único de esta época del año. Científicos de EEUU descubrieron hace años que ciertos virus son más resistentes al frío . Esto se debe a que los virus están cubiertos por un elemento graso que se endurece como un gel resguardándolo en el frío. Este recubrimiento brinda la protección necesaria para que el virus se contagie de persona en persona, por lo que la posibilidad de contagio incrementa según más frío haga. Como se puede observar en el siguiente gráfico , vemos que las semanas de mayor incidencia de la gripe coinciden con los meses de invierno y, en el resto de meses, los niveles de gripe son muy inferiores a los meses invernales. Esto certifica que no solo en los meses de invierno se produce el virus de la gripe. Fuente: Sistema de vigilancia de la gripe en España (Instituto de Salud Carlos III). 3. Si tomas vitamina C evitarás la gripe. Siempre se ha dicho que la vitamina C tiene propiedades que mejoran el sistema inmunológico en defensa contra el virus de la gripe. Pese a esta u otras características antivirales , no existe ninguna evidencia científica que demuestre que tomar vitamina C evite contraer la gripe. 4. Si tomas antigripales naturales como el  jengibre y propóleo te sentirás mejor durante la gripe. Actualmente, no existe ninguna prueba científica que demuestre que el jengibre y el propóleo ayuden, a las personas con el virus de la gripe, a sentirse mejor. Lo más probable, es que, con o sin antigripales naturales , se note una mejoría según avancen los días. 5. El ajo y la cebolla alivian los síntomas de la enfermedad. Estos dos alimentos siempre han sido muy usados para aliviar la congestión nasal y los síntomas gripales pero, una vez más, no hay ninguna prueba científica que avale estos hechos. Además, para no contagiarse de la gripe hay que evitar entrar en contacto con otras personas que estén afectados por esta enfermedad y no, como dice, colocar una cebolla cruda en el interior de una habitación. De hecho, lo más importante es lavarse las manos de manera frecuentemente y de manera correcta  para evitar el contagio. 6. Los antibióticos combaten la gripe. Los antibióticos son medicamentos que no están pautados para curar la gripe. Son fármacos que se prescriben contra las infecciones bacterianas, por lo que, como la gripe está originada por un virus, los antibióticos no incitan a una mejoría. La gripe es una dolencia sintomática , por lo tanto, las personas con esta enfermedad deberán hacer reposo, estar bien hidratadas y tomar analgésicos y antitérmicos si tienen dolor o fiebre para notar, poco a poco, una mejoría. 7. No contraerás la gripe si te vacunas. La vacuna de la gripe sirve para prevenir y proteger pero, aun así, puedes contraer la gripe ya que puedes haberte contagiado con el virus antes de ponerte la vacuna. Asimismo, la vacuna no cubre todos los tipos de virus de la gripe, porque puede el virus de la gripe experimenta múltiples mutaciones , así que, aunque te vacunes, hay riesgo de que puedas contraer la enfermedad. 8. Los niños y los ancianos son los únicos que deben vacunarse. Los grupos de riesgo son los únicos que deben vacunarse año tras año . Según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, los grupos de riesgo que deben vacunarse según las recomendaciones de la Comisión Nacional de Salud Pública son: Personas mayores a partir de 65 años de edad. Niños/as mayores de 6 meses y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma. Niños/as mayores de 6 meses y adultos con: Enfermedades metabólicas, incluida diabetes mellitus. Obesidad mórbida. Insuficiencia renal. Hemoglobinopatías y anemias. Asplenia. Enfermedad hepática crónica. Enfermedades neuromusculares graves. Inmunosupresión, incluida la originada por la infección de VIH o por fármacos o en los receptores de trasplantes. Implante coclear o en espera del mismo. Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras. Residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de 6 meses, que padezcan procesos crónicos. Niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe. Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación. Trabajadores de los centros sanitarios. Personas que por su ocupación trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos. Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o ancianos. Personas que conviven en el hogar, incluidos niños/as, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo. Personas que trabajan en servicios públicos esenciales como  los policías, bomberos, servicios de protección civil, personas que trabajan en los servicios de emergencia sanitarias y trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial. Personas que, por su ocupación, pueden estar en contacto con aves con sospecha o confirmación de infección por virus de gripe aviar. Vacunarse de la gripe reduce la posibilidad de contraer el virus en estos grupos de riesgo. Por lo tanto, también contribuye a evitar sus complicaciones y la mortalidad provenida de este virus, sobre todo en grupo de riesgos. 9. La gripe no es lo mismo que un resfriado. Un resfriado es una enfermedad vírica o bacteriana del aparato respiratorio que produce cansancio, mucosidad y dolor de garganta. La primera diferencia es que la gripe es una enfermedad únicamente vírica. Además, los síntomas más relevantes del virus de la gripe son: La fiebre alta. Tos. Dolores musculares. Dolor de cabeza. En cambio, los síntomas más comunes del resfriado son: Los estornudos. Mucosidad nasal. Dolor de garganta. 10. Abrigarse y sudar, o darse una ducha helada sirve para bajar la fiebre alta. Estas dos medidas no son adecuadas para bajar la fiebre alta de una persona con el virus de la gripe, y pueden causar hipotermia. En estos casos, es aconsejable : Beber mucho líquido para evitar la deshidratación. Utilizar ropa transpirable. Usar una toalla empapada con agua fría y colocarla en la frente, si eso nos alivia. Darse un baño con agua templada, aproximadamente, a unos 37º.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes