Entrar
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Consejos para quitar el pañal con suavidad
Artículo especializado

Consejos para quitar el pañal con suavidad

Un momento emblemático en el desarrollo psicomotor y evolutivo del niño es cuando deja el pañal y es capaz de controlar esfínteres. Como muchos otros aspectos del desarrollo infantil, debería contemplarse como un logro natural, por lo que el niño debe estar preparado tanto física como psicológicamente. ¿Cuándo puedo empezar? Escoger el momento adecuado para el aprendizaje y entrenamiento de la retirada del pañal es fundamental. Debería suceder cuando no haya nada que obstaculice la calma y tranquilidad del bebé. Generalmente el proceso comienza a los 2 años, pero no es regla general, puede tardar más o adelantarse a esta edad. Existen varias señales que pueden servir de ayuda para saber si el niño está preparado, como por ejemplo, cuando expresa que está haciendo pis o caca o que está sucio, que le molesta el pañal, cuando adopta posiciones que indiquen que lo está haciendo, o cuando amanece varios días seguidos con el pañal seco, lo que indica que es capaz de controlar los esfínteres de noche. Consejos para quitar el pañal Ir con el niño a comprar un orinal, que él sea quien lo elija y que se familiarice con él. Dejar que acompañe a los adultos al baño, que vea como lo hacen ellos. Enseñarle su orinal, explicarle qué es y para qué sirve e intentar que se siente sin pañal en él. En una fase de transición, puede ser útil utilizar bragapañales para que él mismo pueda subirlos y bajarlos sin ayuda. Iniciar el proceso en época de buen tiempo, para evitar mojarse con frío o el cambio continuo de ropa. Colocar el orinal en una zona accesible, cercana a donde se encuentre el niño habitualmente. Mantener horarios regulares; sentarlo a la misma hora diariamente puede ser una buena forma de crear hábito. El enfoque debe ser siempre positivo, con palabras de refuerzo, abrazos y caricias. Estimular cuando se esfuerza en hacerlo bien. Si se produce algún accidente y se hace pis o caca encima, no hay que enfadarse ni regañar; se le explicará con calma que se debe utilizar el orinal y se le animará para que lo consiga la próxima vez. En cuanto a la noche, no se debe tener prisa en quitar el pañal. ¿Cuánto tiempo lleva quitar el pañal? No todos los niños son iguales ni su maduración y desarrollo se produce de la misma manera. Tampoco el control de los esfínteres es homogéneo. Suele ser normal que estén preparados a partir de los dos años de edad. Tampoco hay un plazo de aprendizaje universal. Una vez se empieza con el proceso pueden pasar entre 3 meses y un año hasta que el niño adquiera independencia para ir solo al lavabo durante el día. Lo más importante en todo este proceso es tener PACIENCIA, celebrar todos y cada uno de los pequeños avances que haga, y nunca castigarles o avergonzarles por los pequeños accidentes que, sin duda, tendrá. ¿Qué hago si mi hijo no quiere dejar los pañales? Si tu hijo todavía no está preparado para dejar los pañales, no debemos agobiarnos ni agobiarle, se debe dejar de intentar y esperar más adelante. Cuando se niega a sentarse en el orinal, no se debe insistir para que no se convierta en una situación propicia para el enfado. Se le puede volver a sugerir más tarde. Los padres también deben tener en cuenta el carácter y comportamiento de sus hijos y estar pendientes de cómo reaccionan ante diferentes situaciones. En cualquier caso, hay que adaptarse a las circunstancias específicas de cada uno, porque no hay un método universal que funcione con todos los niños; que tu bebé esté preparado será solo una cuestión de tiempo. Si tienes dudas, Savia pone a tu disposición a los mejores especialistas en pediatría .
Alimentación BLW: método complementario a demanda
Artículo especializado

Alimentación BLW: método complementario a demanda

Existe una nueva tendencia de alimentación complementaria para bebés a partir de los 6 meses. Consiste en un método de alimentación, donde se le ofrece al bebe el alimento en su presentación adecuada para que él mismo pueda cogerlo con sus manos, llevarlo a la boca y aprender a comer sin que un adulto lo alimente con purés, triturados o cuchara, incorporando directamente los sólidos sin pasar por las clásicas papillas. Este método posee riesgos y beneficios, pero con una correcta utilización, el BLW puede ser positivo a la hora de promover una buena adquisición de hábitos alimenticios durante la infancia. ¿Qué es el método BLW? El BLW ( baby led weaning ) se refiere a “destete dirigido por el bebé”, el detalle weaning responde a la acepción británica de la palabra: ¨lntroducción de sólidos¨, no a la norteamericana: ¨Dejar de amamantar¨. Describe el método de alimentación infantil autorregulada por el propio bebé, consistente en que el niño tenga acceso a alimentos del menú familiar, con pequeñas adaptaciones, renunciando a las papillas y los purés convencionales; respetando siempre las señales de hambre y saciedad del bebe. El método es una manera de incorporar alimentos sólidos de acceso libre para que el bebé utilice las manos y pueda reconocer formas, olores, colores, texturas y sabores, y poder establecer así una mejor relación con la comida, con independencia y fomentando la coordinación, la autorregulación y poniendo en marcha de forma temprana el proceso de masticación. No existe consenso entre los pediatras y todavía no se dispone de evidencia científica suficiente para llegar a una conclusión definitiva. Se trata de un método que puede resultar positivo si es puesto en práctica adecuadamente. Bien empleado puede mejorar la alimentación infantil . ¿Cuándo y cómo empezar con el BLW? Hasta los 6 meses se recomienda la lactancia materna exclusiva. Pasada esta edad, la lactancia no ofrece todos los nutrientes que el niño necesita para su desarrollo y según este método, es la etapa ideal para introducir una dieta variada y nutritiva que incluya alimentos de todos los grupos en su formato original. Se debe incluir la trona del bebé y compartir con él el menú familiar. Con esta forma de alimentación el bebé irá desarrollando la habilidad de masticar, participando e integrándose en el entorno familiar. En este contexto, la opción BLW contempla la introducción de alimentos blandos en trozos grandes, para que el bebé pueda coger con las manos, frente a la opción tradicional de introducir papillas y alimentos triturados. Beneficios del método BLW lndependencia y autonomía a la hora de comer. Desarrollo de la alimentación basada en las señales de hambre y saciedad. Participación en las comidas familiares. Acceso a mayor variedad de alimentos. Fomento de la integración. Estimulación de los sentidos, desarrollando el descubrimiento de sabores, texturas, colores y olores. Adquisición de buenos hábitos alimenticios y mayor calidad nutricional de la dieta. Evita los principales problemas de la alimentación infantil convencional: exceso de azúcares añadidos, sal y alimentos procesados. Prevención de casos de sobrepeso y obesidad . ¿Qué puede comer un bebé de 6 meses BLW? Antes de los 6 meses, la alimentación se basa exclusivamente en leche materna o artificial, pasada esta edad el bebé debe tener una dieta diversificada. Entre los 6 y los 8 meses la energía procedente de la alimentación complementaria (introducción de alimentos al margen de la leche) debe estar cerca del 20% y a los 9 meses este aporte se acerca más al 50%. La introducción de nuevos alimentos debe ser progresiva, si bien no debe seguir un orden estricto, las cantidades deben ser pequeñas y se les debe prestar especial atención a los alimentos potencialmente alergénicos (fresas, huevo, pescado, etc.) dándoles un tiempo de margen hasta los 8 meses para su introducción. En cualquier caso, la lactancia materna o artificial debe seguir estando presente, constituyendo la principal fuente de energía. Los alimentos que se pueden ofrecer incluyen: Fruta (consumo diario de al menos 1 pieza tras las comidas principales). Verduras (Ricas en fibra y vitaminas A, C, E y ácido fólico) Cereales: Fuentes de hidratos de carbono complejos, fibra vegetal y vitaminas (trigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz, tapioca, etc.) preparados con cereales (pastas, harinas, pan, maltas, etc.). Legumbres (lentejas, garbanzos, judías blancas y guisantes) ricas en hierro y zinc. Carne y pescado (no más de 50-70 g por comida). Huevo entero (de 1 a 3 por semana). Grasa vegetal, preferiblemente (aceite de oliva, soja, girasol y maíz), evitando grasas sólidas saturadas de origen animal. Evitar alimentos como frutos secos enteros, trozos pequeños y crudos de manzana y zanahoria, uvas, palomitas, etc., para prevenir atragantamientos. Conforme los niños crecen, adquieren destrezas psicomotoras que les permiten coger alimentos con las manos y beber de una taza, por lo que pueden participar de la misma comida que la familia. Solo será necesario realizar pequeñas adaptaciones, como presentar los alimentos en pequeñas porciones a una temperatura adecuada para que puedan cogerlos con las manos. Condiciones para poner en marcha el baby led weaning Los requisitos para iniciar este tipo de método de alimentación complementaria incluyen el reflejo de extrusión abolido (una vez que se le ofrece algo en la boca al bebe, ejerce movimientos con su lengua tratando de empujar hacia afuera lo que se le ha introducido, bien sea sólido o líquido). También precisa de un desarrollo psicomotor adecuado teniendo la capacidad de mantenerse sentado con apoyo, coger los alimentos y llevarlos a la boca. Finalmente, es importante que los niños tengan interés activo por la comida (que sean buenos comedores). Estos requisitos no son una regla general, por lo cual no todos los bebés serían capaces de adoptar este método de alimentación. Riesgos e inconvenientes del método Entre los posibles riesgos del BLW está la deficiencia de energía y de algunos nutrientes como el hierro y el zinc. Para evitarlo, en las comidas deben aparecer alimentos de todos los grupos un alimento proteico, un derivado de cereal, verdura, fruta y aceite de origen vegetal, preferentemente oliva). Por otro lado, existe un riesgo de atragantamiento y asfixia, siendo evitable estando pendiente del bebé, no dejándole solo y teniendo conocimiento de cómo actuar frente a este tipo de riesgo. En cualquier caso, este método está pensado para participar de la comida familiar, por lo que siempre estarán acompañados. Si tienes cualquier duda Savia pone a tu disposición los mejores especialistas en pediatría .
Consejos para el cuidado de la piel de los deportistas
Artículo especializado

Consejos para el cuidado de la piel de los deportistas

La práctica regular de una actividad deportiva en la mayoría de los casos es saludable, pero requiere de preparación y de cuidados específicos, en función de la disciplina deportiva y de las condiciones de su práctica, para evitar riesgos innecesarios. La piel es uno de los órganos que se pueden ver afectados por las condiciones en las que se desarrolla la práctica deportiva, por lo que muchos deportistas pueden experimentar afecciones dermatológicas que en la mayoría de los casos son leves y se pueden prevenir. No en vano la piel es el órgano más extenso del organismo y el más expuesto a agentes externos. Sus funciones son múltiples, incluyendo la de barrera de protección frente a las agresiones externas y microorganismos, impermeabilización, termorregulación, percepción de estímulos sensoriales, síntesis de vitamina D, etc. Entre los principales problemas que pueden afectar a la piel de las personas que practican actividad física se cuentan las infecciones fúngicas, víricas y bacterianas, reacciones alérgicas e irritativas, alteraciones derivadas de agresiones medioambientales y traumatismos. ¿Quieres saber cuál es tu estado de salud para realizar una práctica deportiva? Savia pone a tu disposición los mejores chequeos deportivos . Afecciones dermatológicas comunes en deportista Las principales afecciones dermatológicas que afectan a los deportistas y también a las personas que se inician en la práctica deportiva incluyen: Quemaduras y efectos del sol Las actividades deportivas al aire libre implican una inevitable exposición al sol, que se ve incrementada en deportes como el esquí o en espacios marinos. La radiación solar en deportistas, por efecto de los rayos ultravioleta en la piel, puede causar manchas, envejecimiento prematuro y un mayor riesgo de melanoma y cáncer de piel, entre otros. Para evitarlo, es fundamental utilizar protección antisolar con un factor de protección elevado (superior a 30). También se pueden utilizar gorras y otros utensilios protectores. Finalmente, si es posible, se deben evitar las horas centrales del día para la práctica deportiva. No obstante, es necesario recordar en ese apartado que cierto grado de insolación diaria de nuestra piel es necesario para una adecuada síntesis de vitamina D. Deshidratación y xerosis de la piel Condiciones como el frío y el agua, especialmente la salada, también pueden afectar a la piel, alterando su equilibrio, provocando xerosis o sequedad y facilitando la aparición de fisuras por las que pueden acceder microorganismos y causar sobreinfecciones. Es recomendable llevar un atuendo adecuado, así como una hidratación oral y cutánea con cremas emolientes de uso continuado. Ampollas Suelen aparecer por la fricción de la piel con el material o equipamiento deportivo, siendo frecuentes en las manos o los pies, en este caso por un calzado inadecuado. El calor y la humedad son dos factores que propician la aparición de ampollas. Es recomendable utilizar un calzado adecuado y calcetines protectores de tejidos no abrasivos. Cuando ya han aparecido pueden drenarse, aunque es conveniente que esta maniobra sea realizada por personal especializado y bajo condiciones de rigurosa asepsia. Infecciones bacterianas Cuando la epidermis pierde su capacidad para protegerse del exterior o los microorganismos externos consiguen alterar el equilibrio defensivo de la piel, se produce la infección. Entre las principales infecciones por bacterias se encuentra el impétigo , una infección superficial de la piel causada por Streptococcus betahemolíticos y Staphylococcus aureus . Las lesiones son muy contagiosas y clásicamente se extienden entre niños y adolescentes que comparten espacios comunes. Las lesiones iniciales son vesículas o ampollas de contenido claro que evolucionan rápidamente a pústulas y posteriormente forman costras amarillentas. La foliculitis , es una inflamación del folículo piloso en zonas cubiertas con tejidos no transpirables. Por otro lado, los furúnculos son infecciones en el folículo piloso en profundidad y se presenta principalmente en las zonas del cuerpo donde hay más sudor con oclusión, como las axilas, las ingles y la cara interna de los muslos. En todos esos casos una adecuada higiene y un tratamiento antibiótico adecuado son imprescindibles para la resolución de estas infecciones. Infección por hongos Las infecciones por hongos suelen ser comunes entre las afecciones dermatológicas del deportista. Son más habituales en los pies, transmitiéndose en duchas y espacios compartidos. Una de las más frecuentes es el pie de atleta , caracterizado por la descamación de la piel en la planta y entre los dedos del pie, con enrojecimiento y picor a ese nivel. Infecciones víricas Los deportistas también pueden infectarse con diferentes virus. La sudoración excesiva, las ropas ajustadas y el contacto con otros deportistas aumentan el riesgo de desarrollar este tipo de infecciones. Las infecciones más frecuentes son debidas a herpes simple, molusco contagioso y verrugas vulgares. Reacciones alérgicas La dermatitis por contacto es una reacción inflamatoria de la piel por contacto con un agente irritante. También se pueden dar casos de urticaria y angioedema. Durezas Las callosidades o endurecimientos de la piel aparecen como respuesta a la fricción crónica y prolongada. Suelen aparecer en diferentes zonas del pie. En determinados casos pueden estar relacionadas con alteraciones biomecánicas de la marcha o la carrera, en estos casos un estudio biomecánico adecuado, mediante la adaptación de correcciones ortésicas, podría evitar la reaparición de las callosidades. ¿Cómo cuidarte la piel si eres deportista? Es importante para el deportista tener unos hábitos que incluyan los cuidados rutinarios de la piel. Entre ellos se deben encontrar: Higiene . Es fundamental que se cuide la piel, incluyendo una buena limpieza. En la ducha, es importante utilizar geles de baño y champús no agresivos. Cuando se utilizan duchas o vestuarios compartidos, vigilar siempre las zonas de contacto comunes y evitar el uso compartido de toallas y otros utensilios. También es aconsejable utilizar siempre chanclas para proteger los pies. Prevención y protección . Tanto en invierno como en verano es importante proteger la piel. Aunque las temperaturas sean bajas o esté nublado es necesario utilizar cremas protectoras con un factor superior a 30. Por otro lado, es importante que la indumentaria sea adecuada, transpirable y no oprima la piel. El calzado y los calcetines deben minimizar las rozaduras y opresiones. Hidratación . El consumo adecuado y regular de agua y líquidos es fundamental para la práctica deportiva y para la piel. También el uso de cremas hidratantes y emolientes de forma regular ayudará a mantener la piel en un buen estado. Tips para el cuidado de la piel en el deporte Existen varias recomendaciones esenciales para el cuidado de la piel de los deportistas: Usar protección solar en exteriores. Hidratación interior y exterior (agua y líquidos + cremas emolientes). Intentar evitar las horas centrales del día. Utilizar calzado y ropa adecuados. Alimentación adecuada rica en antioxidantes. Higiene y protección en zonas compartidas. Acudir al dermatólogo ante cualquier problema.
Ácido láctico en deporte: ¿Qué es y cómo te afecta?
Artículo especializado

Ácido láctico en deporte: ¿Qué es y cómo te afecta?

El ácido láctico es una sustancia natural producida por el organismo, descubierta por Scheele en 1780, en muestras de leche agria y de ahí su nombre. El ácido láctico tiene un papel fundamental en la fisiología del ejercicio y, aunque antes se relacionaba con la acidosis láctica y, erróneamente, con la fatiga muscular o con el dolor muscular postejercicio, el conocimiento actual de sus verdaderas funciones fisiológicas, deben hacernos pensar en él como una sustancia beneficiosa durante la realización de ejercicio. Dado que su aumento en sangre durante la actividad física es un indicador de un cambio metabólico, conocer sus niveles durante diferentes intensidades de ejercicio puede ser útil para planificar mejor los entrenamientos y valorar el estado de forma de un deportista. ¿Qué es el ácido láctico? El ácido láctico −o lactato en su forma de ion soluble− es la molécula que se forma en las células musculares como producto final del metabolismo de la glucosa para la obtención de energía durante el esfuerzo físico de alta intensidad. El ácido láctico ha pasado de ser considerado una sustancia nociva de desecho a conocerse como un combustible de gran protagonismo en el metabolismo energético y fisiológicamente beneficioso por diversas razones. Es una fuente energética decisiva en la preservación de los depósitos de glucógeno y en los procesos de formación de glucosa (gluconeogénesis) en el músculo y en el hígado. Además, se ha relacionado con la protección de la célula en situaciones de estrés metabólico (hipoxia cerebral), cicatrización de heridas y regeneración del tejido muscular tras ejercicios intensos. De este modo, en un deportista es de gran utilidad saber cuál es el nivel de lactato que se produce con una determinada intensidad del esfuerzo, para de esta manera poder ajustar la carga de los entrenamientos. Como se trata de un producto fisiológico del metabolismo de la glucosa, el objetivo es mejorar la eficiencia de este mecanismo para obtener energía en situación de alta intensidad de ejercicio. ¿Qué pasa con el ácido láctico en los músculos? El aumento en la concentración de ácido láctico tiene lugar cuando la demanda de energía del músculo es muy alta, es decir en ejercicios muy intensos. El aumento de ácido láctico en estas circunstancias pone en marcha diversos procesos fisiológicos que permiten al músculo obtener energía de una forma rápida y eficiente. El entrenamiento adecuado puede optimizar estos procesos. De este modo, conociendo los niveles de ácido láctico que induce cada ejercicio, podemos programar las cargas de entrenamiento para que el deportista tenga la energía necesaria para realizar esos ejercicios intensos y mejore su rendimiento. ¿Cómo eliminar el ácido láctico rápidamente? La manera óptima para que el ácido láctico se eleve durante una actividad física de alta intensidad y se pongan en marcha los procesos de generación rápida de energía, es mediante una adecuada programación de las cargas de entrenamiento. Para planificar un entrenamiento que tenga como objetivo mejorar el cambio metabólico que produce el ácido láctico es importante conocer los umbrales aeróbico y anaeróbico que se pueden obtener en una prueba de esfuerzo. En ellos se señala el momento en el que se empieza a elevar el ácido láctico hasta los niveles más altos que afectarán al rendimiento. La adecuada hidratación antes, durante y después del ejercicio y una recuperación activa (realización de ejercicio aeróbico suave tras ejercicios intensos), son unas buenas estrategias para la optimización del papel del ácido láctico en el rendimiento y recuperación deportivas. ¿Qué ejercicios generan ácido láctico? El ácido láctico se produce por la obtención de energía a partir de la glucosa por una vía rápida, es decir, cuando se realiza un ejercicio de alta intensidad y corta duración, como puede ser el levantamiento de pesas o una carrera de velocidad. En definitiva, en los deportes más habituales se produce una combinación de las alternativas metabólicas para la obtención de energía. De este modo, cuando jugamos al fútbol o al tenis, se producirá ácido láctico a partir de la glucosa cuando haya que esprintar para llegar a un balón o una bola, mientras que para otras acciones más pausadas se obtendrá la energía a partir de las grasas. Conocer los niveles de ácido láctico A través de un análisis de sangre durante una prueba de esfuerzo se puede determinar el nivel de ácido láctico y conocer con exactitud cuáles son los umbrales aeróbico y anaeróbico. El conocimiento de dichos umbrales permite ajustar el entrenamiento según el nivel de lactato y medir la evolución de la respuesta fisiológica y el rendimiento durante la actividad deportiva. De este modo, se puede planificar de manera adecuada el entrenamiento en función de los objetivos del deportista. El incremento de ácido láctico en sangre estará directamente relacionado con la intensidad y duración de la actividad. Además, la liberación neta de lactato del músculo a la sangre estará determinada por la masa muscular activa y la intensidad de la activación de los músculos. Habrá diferentes variaciones dependiendo de los tipos de fibra, capacidad de transporte del lactato, flujo de sangre y su distribución, influido especialmente por el nivel de entrenamiento del deportista. En definitiva, el conocimiento de los niveles de ácido láctico aporta información relevante para la planificación del entrenamiento de forma individualizada, ya sea en términos generales, según la frecuencia cardíaca, o a nivel más específico según potencia (ácido láctico ciclismo) o velocidad (ácido láctico atletismo). Savia pone a tu disposición los mejores especialistas en medicina del deporte.
La radiografía lateral de cavum: ¿para qué sirve?
Artículo especializado

La radiografía lateral de cavum: ¿para qué sirve?

Las amígdalas faríngeas, tonsilas faríngeas, adenoideas o vegetaciones son un tejido linfoide que fabrica sustancias inmunitarias contra las infecciones. Se encuentra situado en la parte posterior de la nariz. Nos defiende de los patógenos que entran en nuestro organismo por las fosas nasales y por la boca. Los catarros y las infecciones respiratorias hacen que aumenten de tamaño, siendo más frecuente en edad escolar (3-6 años). En algunos casos, esa hipertrofia origina obstrucción del paso del aire por la cavidad nasal produciendo síntomas como ronquidos, moqueo persistente, pausas de respiración durante el sueño, falta de concentración e infección de oídos. Cuando esto sucede es necesario consultar con el pediatra para su estudio. ¿Qué es una radiografía lateral de cavum? Es una prueba de imagen con rayos X que permite estudiar diferentes zonas de la anatomía de la nariz y boca (adenoides y amígdalas palatinas) y así detectar si existen problemas de permeabilidad y funcionalidad en la vía aérea. ¿Cómo se realiza una radiografía lateral de cavum? Es una prueba no invasiva y que no requiere ningún contraste. Consiste en la realización de una radiografía con una proyección lateral del cráneo y cuello. Para ello el paciente se coloca con la boca cerrada para respirar por la nariz y con el cuello extendido. Como en cualquier radiografía, se deben retirar todos los objetos metálicos que puedan alterar la imagen y comprometer la eficacia diagnóstica. El nivel de radiación que se aplica es muy bajo. Las mujeres embarazadas deben advertir de su estado antes de que les realicen una radiografía simple de cabeza para valorar el riesgo para el feto. ¿Qué ocurre si tengo los adenoides inflamados? En etapa escolar es frecuentes padecer infecciones respiratorias que hacen que el tejido linfoide de las adenoides crezca y se hipertrofie, ya que está trabajando para acabar con los patógenos y por eso crece. Cuando este crecimiento produce obstrucción de la vía área pueden existir problemas de salud como rinorrea, otitis de repetición, apneas nocturnas, ronquidos, voz gangosa, irritabilidad y falta de concentración. Diagnóstico de hipertrofia adenoidea Tras una historia clínica detallada y ante la sospecha de una hipertrofia adenoidea es necesario realizar exploraciones complementarias. Las adenoides no se observan a simple vista, por lo que se puede utilizar: Rinoscopia anterior. Consiste en introducir un pequeño tubo a través de la nariz y se observa el interior de las fosas nasales. Se observa la cavidad oral y la garganta desde fuera, ayudado por luz y depresor lingual. La nasofibroscopia, consiste en introducir una cámara muy fina a través de uno o ambos orificios nasales. Sirve para observar directamente el tejido adenoideo. Si no es posible esta prueba por falta de colaboración se puede solicitar radiografía lateral cavum . Estudio del sueño o polisomnografía. Extracción quirúrgica La extracción quirúrgica de las adenoides hay que valorarla como tratamiento cuando existe hipertrofia adenoidea con otros síntomas: Obstrucción nasal crónica. Otitis media aguda recurrente. Rinitis y sinusitis aguda recurrente o crónica. Otitis media con supuración crónica. Síndrome de apnea del sueño. Las decisiones sobre el tratamiento quirúrgico deben individualizarse de acuerdo con los posibles beneficios y riesgos, el curso natural de la enfermedad y los valores y preferencias de la familia y el niño. ¿Para qué sirve una radiografía lateral de cavum? La radiografía lateral de cavum era una prueba muy solicitada para descartar la hipertrofia adenoidea. Actualmente y según una revisión reciente (Preevid 19) se concluye que “en niños con sospecha de hipertrofia adenoidea el examen endoscópico de la nasofaringe parece ser el método más preciso y el que mejor se correlaciona con la gravedad de la enfermedad en lo que respecta a la estimación del tamaño adenoideo”. “Respecto al papel de la radiografía lateral de “cavum” en niños con sospecha de hipertrofia adenoidea, se indica que no sería necesaria su realización y que para la confirmación diagnóstica lo mejor sería la visualización directa de las adenoides”. “No obstante consideran que se podría utilizar como estrategia diagnóstica en la evaluación de los niños con sospecha de hipertrofia adenoidea, fundamentalmente cuando no cooperan para la endoscopia o en los que no es posible su realización”. Por lo que con los métodos diagnósticos actuales y según la últimas revisiones estaría indicada la radiografía lateral de cavum en sospecha de hipertrofia adenoidea en niños no colaboradores. Preguntas frecuentes ¿Qué son las adenoides? Las amígdalas faríngeas, tonsilas faríngeas, adenoideas o vegetaciones son un tejido linfoide que se encuentra en la nasofaringe. Junto con las amígdalas palatinas y linguales forman el anillo linfático de Waldeyer. En su superficie se produce una gran cantidad de sustancias inmunitarias, constituyendo una importante barrera frente a las infecciones. Aumentan muy rápidamente durante los primeros años y se atrofia en la adolescencia. ¿Qué es una adenoidectomía? Es la extirpación o extracción quirúrgica de las glándulas adenoides. Esta cirugía se realiza bajo anestesia general y de forma ambulatoria, por lo que la gran mayoría de los pacientes pueden volver a su domicilio en unas horas.
Ecografía ocular: ¿qué detecta?
Artículo especializado

Ecografía ocular: ¿qué detecta?

La ecografía ocular o ecografía oftalmológica es una exploración inocua, rápida, indolora y segura. Permite obtener datos y mediciones de la estructura del globo ocular y es de gran utilidad para el seguimiento y diagnóstico de patología oculares. La ecografía ocular es un método diagnóstico que utiliza ultrasonidos para producir imágenes de las estructuras internas del ojo de forma segura y evitando el riesgo de otras pruebas basadas en la radiación. ¿Qué es una ecografía ocular? La ecografía ocular u oftalmológica es una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza ultrasonidos que se emiten a través del globo ocular y se transforman en imagen en una pantalla. De esta forma, podemos estudiar la anatomía del ojo y detectar anomalías de forma no invasiva. La ecografía ocular es una técnica cómoda, rápida, indolora y segura para el paciente que nos da información en tiempo real. Tipos de ecografías oculares La ecografía ocular permite realizar 3 tipos de evaluaciones distintas en función del tipo de lesión a examinar: La ecografía B, B-Scan o ecografía bidimensional es la más común y permite la obtención de imágenes y vídeos del interior del ojo y de la órbita. Nos da información sobre la localización, forma, crecimiento y consistencia de las lesiones en el interior de ojo. La ecografía A, A-Scan o ecografía unidimensional estudia la estructura, consistencia y medidas exactas de una lesión. Se utiliza para conocer el valor dióptrico de la lente intraocular en la cirugía de catarata y en la órbita estudia el espesor de los músculos oculares y el nervio óptico. La ultrabiomicroscopía, biomicroscopía ultrasónica o UBM utiliza ultrasonidos de alta frecuencia. Es un método diagnóstico para el estudio de estructuras de la parte anterior del ojo, incluyendo iris, el ángulo iridocorneal, el cristalino y la córnea. ¿Cómo es el procedimiento de una ecografía ocular? El procedimiento para realizar una ecografía ocular es muy sencillo y no requiere preparación previa. El paciente se coloca generalmente en sedestación y con los párpados cerrados. Se aplica gel en la sonda del ecógrafo y se apoya suavemente sobre los párpados. Se pide al paciente que mueva los ojos en diferentes posiciones para hacer un estudio completo de la estructura ocular. En la UBM la prueba se realiza con los ojos abiertos. Se administran gotas de anestésico para evitar las molestias de un separador que se coloca entre los párpados para mantenerlos abiertos. ¿Es peligroso realizarse una ecografía ocular? La exploración es indolora para el paciente y absolutamente inocua. ¿Requiere de alguna preparación previa? La ecografía oftalmológica no requiere ningún tipo de preparación previa. Se recomienda no aplicar maquillaje en la zona cercana a los ojos. La prueba dura aproximadamente 10 minutos. ¿Qué lesiones se pueden diagnosticar con una ecografía oftálmica? Lesiones de la cámara anterior del ojo. Lesiones del iris. Valoración de los músculos oculomotores que permiten el movimiento a los globos oculares. Alteraciones en la morfología y tamaño del globo ocular (cuerpos extraños, roturas). Traumatismos oculares. Lesiones del cristalino como cataratas, luxación o subluxación del cristalino y ausencia de cristalino. Patologías del vítreo (hemorragias, desprendimiento, infección). Desprendimiento de retina. Diámetro del nervio óptico. Tumores intraoculares.
Radiografía de rodilla: ¿por qué se hace?
Artículo especializado

Radiografía de rodilla: ¿por qué se hace?

La rodilla es una articulación bisagra con gran movilidad, que contiene estructuras  óseas, musculares, tendinosas  y ligamentosas. El dolor y los traumatismos en rodilla suelen ser frecuentes a cualquier edad, por lo que es habitual que el médico solicite una radiografía rodilla para estudiar posibles lesiones. Suele ser la primera prueba solicitada para estudiar la rodilla tras una exploración física detallada. ¿Qué es una radiografía de rodilla? Una radiografía de rodilla es una prueba radiológica de diagnóstico por imagen no invasiva, indolora, que no requiere anestesia ni el uso de contrastes. Se trata de una de las formas más prácticas y rápidas para que los especialistas evalúen el estado de las estructuras internas de la rodilla a través de imágenes, especialmente los huesos y la articulación. Esta prueba la pueden solicitarla médicos de familia, internistas, traumatólogos, reumatólogos, rehabilitadores u otros especialistas. ¿Cómo se hace una radiografía de rodilla? Para poder obtener las imágenes por medio de una radiografía, un técnico en radiología situará la rodilla a evaluar en la máquina de rayos X. Esta trabaja con haces de rayos X a dosis controladas que son absorbidos en diferente grado en función de la densidad de las estructuras sobre las que son aplicados. De este modo, se obtienen unas imágenes en blanco y negro en las que los huesos, más densos, son blancos, y el resto de tejidos aparecen en una escala de grises. Este contraste permite la valoración de la morfología normal y el diagnóstico de las patologías. No requiere de preparación previa. El examen radiológico se lleva a cabo en la sala de radiología del hospital o en el consultorio del médico. Antes de hacer el estudio se deben retirar la ropa y los objetos metálicos de la zona a explorar que pueden impedir la correcta realización del estudio. El examen radiológico de rutina de la rodilla consiste en proyección anteroposterior (rodilla completamente extendida) y lateral (rodilla flexionada 30 grados y tendido sobre la rodilla afectada). Cuándo pedir una radiografía de rodilla La radiografía será solicitada por un facultativo para estudio complementario de: Dolor de rodilla. Inflamación articular. Limitación de movilidad. Inestabilidad de la articulación. Estudio antes y después de cirugía de rodilla. Sospecha de infección ósea. Seguimiento de fracturas. De este modo, la radiografía de rodilla permite detectar fracturas, defectos osteocondrales, lesiones óseas, derrames articulares, estrechamiento del espacio articular y alteraciones en la alineación de los huesos. ¿Qué diagnostica una radiografía de rodilla? La radiografía de rodilla puede ser útil en diferentes situaciones. Las más comunes son: Enfermedad articular degenerativa (artrosis, artritis). Derrame articular. Alteraciones de la mineralización ósea. Problemas crónicos en la articulación. Riesgos y limitaciones de una radiografía de rodilla El nivel de radiación de una radiografía simple de extremidades, gracias a los avances de la tecnología, es muy bajo y no entraña de manera aislada ningún riesgo para la salud del paciente. Las mujeres embarazadas deben advertir su estado al médico por el riesgo para el feto. En cualquier caso, el médico valorará los riesgos de radiaciones innecesarias. Dependiendo de las circunstancias específicas del paciente, se pueden indicar otras pruebas diagnósticas que pueden ofrecer resultados similares, como la resonancia magnética o la ecografía, técnicas no invasivas, indoloras y que no utilizan radiación ionizante. Por otro lado, la limitación fundamental de la radiología convencional es que las imágenes obtenidas solo muestran dos dimensiones, por lo que en ocasiones es difícil delimitar bien algunos aspectos anatómicos. En algunos a casos es necesario completar el estudio con ecografía o resonancia magnética.
Urea alta en análisis: ¿qué significa y cómo tratarla?
Artículo especializado

Urea alta en análisis: ¿qué significa y cómo tratarla?

La urea es una sustancia natural que se forma por la degradación de las proteínas. Es la forma en la que el organismo transforma el nitrógeno residual en una sustancia soluble para poder excretarlo por la orina. Cuando está elevado en sangre puede ser debido a una patología renal o a enfermedades que promueven una excesiva degradación de las proteínas musculares. ¿Qué es la urea en sangre? La urea es el principal residuo que se produce con la degradación de las proteínas. Se relaciona directamente con la cantidad de proteínas presentes en la dieta y con las que se descomponen del propio cuerpo, principalmente de la masa muscular. La urea es producida fundamentalmente en el hígado, mientras que los riñones son los encargados de eliminar la urea de la sangre a través de la orina. Cuando existe algún problema renal puede verse comprometida la eliminación de la urea y su concentración aumenta en la sangre. Valores normales de la urea Pueden considerarse valores normales de urea en sangre los siguientes: Hombres: 18 - 55 mg/dl. Mujeres: 17 - 43 mg/dl. Niños de 1-13 años: 11-36 mg/dl; de 14-19 años: 18-45 mg/dl. Nitrógeno ureico en sangre (BUN, por sus siglas en inglés): 12 - 20 mg/d. Urea alta: causas y síntomas Como sucede con los productos del metabolismo, la acumulación de la urea puede ser indicativa de diversas enfermedades. Su nivel aumentado se debe, principalmente a una disminución de su eliminación, aunque también puede ser debido a un aumento de su producción. Las causas de elevación de la uremia o urea en sangre incluyen: Deshidratación. Insuficiencia renal. Dieta alta en proteínas. Enfermedad de Addison. Actividad física muy intensa. Fallo cardíaco. Fármacos. La principal causa de elevación de la urea es la insuficiencia renal. Esta puede tener lugar por patología renal, deshidratación, infección, etc. Una insuficiencia renal grave produce la acumulación de toxinas que puede dar lugar al conoció como síndrome urémico. Este se caracterizaría por la afectación de múltiples funciones fisiológicas en el sistema nervioso central, produciendo temblores, letargia y deterioro cognitivo. En el sistema cardiovascular produce pericarditis urémica fibrosante, hipertensión, aterosclerosis y calcificación, entre otros síntomas. En el sistema endocrino provoca hiperparatiroidismo y baja absorción de calcio, entre otras consecuencias. En el sistema hematológico, pueden provocar anemia y alteraciones de la coagulación. También puede afectar a otros sistemas del organismo como el inmunológico. Factores que influyen en los niveles de urea en sangre La concentración de urea en sangre puede variar en función de la dieta. De este modo, los valores de urea pueden incrementarse con la ingesta de proteínas. Por otro lado, la urea se relaciona inversamente con el grado de hidratación. Otros factores que pueden influir elevando los valores de urea en sangre son el estrés, los glucocorticoides y las hormonas tiroideas. Por el contrario, las causas que pueden llevar a presentar valores bajos de urea incluyen situaciones como el embarazo, los andrógenos, la hormona de crecimiento, una alimentación muy deficiente y patologías como la acromegalia. También puede encontrarse más elevada la urea en sangre por una mayor producción. Principalmente, esta se producen por patologías que causan la destrucción de células, como sangrados digestivos, anemias hemolíticas o quemaduras extensas. Tratamiento para la urea alta El tratamiento para los casos de urea alta debe estar enfocado a resolver la causa que la provoca en cada caso. Si hay un deterioro de la función renal grave, la hemodiálisis puede permitir el filtrando de los productos tóxicos acumulados en la sangre, incluyendo la urea. ¿Cuándo se solicita el examen de urea en sangre? En el laboratorio, el análisis de la urea sanguínea es una petición rutinaria de la bioquímica en sangre. Puede expresarse en forma de urea o de nitrógeno ureico en sangre (BUN). Específicamente, la determinación de urea en sangre se realiza para valorar el funcionamiento de los riñones e indagar sobre la presencia o evolución de las enfermedades renales. La prueba se realiza a partir de una muestra de sangre obtenida por extracción. Para realizar este análisis no se necesita estar en ayunas. En Savia ponemos a tu disposición las mejores pruebas analíticas cuando las necesites. Preguntas frecuentes ¿Qué enfermedad se puede detectar con la urea? La prueba de la urea en sangre se utiliza, principalmente, junto a la creatinina para evaluar la función renal y para el seguimiento de pacientes con disfunción o fallo renal. El sangrado digestivo alto también puede producir esta condición, aunque la mayoría de las veces se acompañará de anemia. ¿Qué síntomas puede provocar la urea alta? Los niveles de urea elevados en sangre pueden provocar síntomas como temblores, letargia, sabor metálico y amargo en la boca, pericarditis, hipotermia e hipotensión. Estos síntomas se pueden producir cuando los niveles de urea aumentan de manera brusca. ¿Qué alimentos pueden aumentar la uremia? Para una correcta disminución de los niveles de urea es necesario mantener una hidratación adecuada para reducir los niveles en sangre. Además, las dietas bajas en proteínas (principalmente las de origen animal), pueden ayudar a bajar estos niveles. Los alimentos con alto contenido en proteínas pueden aumentar los niveles de urea en sangre. Estos incluyen la carne, pescado, huevos, lácteos y legumbres.
Ferritina alta en sangre: ¿cómo detectarla y bajarla?
Artículo especializado

Ferritina alta en sangre: ¿cómo detectarla y bajarla?

La ferritina es una proteína que está implicada en el transporte, almacenamiento y liberación del hierro, por lo que su determinación es elemental para estudiar el metabolismo del hierro. A parte de aportar información sobre el estado del hierro, es un parámetro que se ve alterado de manera aguda en otras situaciones, denominándose “reactante de fase aguda”. La elevación de la ferritina en análisis de sangre es muy inespecífica y pueden indicar un abanico amplio de enfermedades genéticas, infecciosas, hepáticas, metabólicas e inflamatorias. ¿Qué es la ferritina? La ferritina es una proteína cuya principal función es la de almacenar hierro en el organismo. La mayor parte de las células del organismo contienen ferritina y es especialmente abundante en las células relacionadas con la síntesis de hemoglobina (encargada de oxigenar los tejidos del organismo). También aparece en las células relacionadas con su degradación, o con su reserva. De este modo, está presente principalmente en las células del hígado (hepatocitos), aunque también la podemos encontrar en otros órganos como bazo, médula ósea y pulmón. La mayoría de las células del organismo producen ferritina y secretan una proporción al plasma, por lo que una pequeña cantidad circula libre en la sangre. Esta permite estimar a nivel clínico las reservas de hierro del organismo y por tanto los depósitos de hierro en ausencia de inflamación o de enfermedades genéticas. Valores normales de ferritina La concentración plasmática de ferritina se correlaciona estrechamente con los depósitos de hierro del organismo: 1ng/ml de ferritina sérica corresponde a 8-10mg de hierro almacenado en un adulto sano. Los niveles de ferritina en sangre considerados óptimos se sitúan en: Entre 12 y 300 ng/ml en hombres. Entre 12 y 150 ng/ml en mujeres de edad fértil. Las mujeres tras la menopausia toman las mismas referencias que los hombres. Estos resultados pueden variar discretamente según cada laboratorio. De este modo, se consideran valores de ferritina alta en sangre o hiperferritinemia los niveles de ferritina sérica por encima de 200 ng/ml en mujeres y por encima de 300 en hombres. Causas de la ferritina alta Si bien los niveles disminuidos de ferritina son un marcador fiable de la carencia de hierro, la ferritina alta o hiperferritinemia puede expresar un exceso de hierro, pero también otras situaciones clínicas. De este modo, la ferritina se puede ver aumentada debido a trastornos en el metabolismo férrico de causa genética como la hemocromatosis hereditaria o por causas adquiridas, como las transfusiones repetidas o la hemodiálisis. Otras causas pueden ser el abuso de alcohol, la presencia de enfermedades hepáticas, patologías crónicas como la artritis reumatoide y determinados tipos de cáncer. El síndrome metabólico (un trastorno relacionado con el sobrepeso en el que coexisten alteraciones metabólicas como diabetes, elevación del colesterol en sangre e hipertensión) también se relaciona con niveles aumentados de ferritina. La corrección de los parámetros metabólicos alterados conduce a una reducción en los niveles de ferritina. Las enfermedades inflamatorias también pueden conllevar la elevación de la ferritina. De este modo, una consecuencia de las enfermedades reumatológicas o infecciosas que cursan con inflamación puede ser el ascenso de los niveles de ferritina. La mayoría de estas causas son potencialmente reversibles, mejorando una vez revierte la causa subyacente sin requerir ninguna intervención suplementaria. Ferritina alta: cómo bajarla La disminución de los niveles de ferritina cuando están elevados depende principalmente de la causa. En casos leves se pueden utilizar fármacos por vía oral para bloquear la absorción de hierro de la dieta y reducir los alimentos ricos en este mineral. Estos fármacos se utilizan principalmente para prevenir el aumento de ferritina en pacientes que van a recibir muchas transfusiones en determinadas enfermedades. En casos más severos se puede realizar una flebotomía, consistente en realizar una extracción de sangre para reducir los niveles de hierro y ferritina. Examen de ferritina en la sangre El examen de los niveles de ferritina en sangre es una prueba sencilla que se lleva a cabo a partir de una muestra de sangre. Esta se realiza para conocer el estado de las reservas de hierro del organismo y suele solicitarse junto con la determinación del hierro sérico y la capacidad total de fijación del mismo, para detectar deficiencias o sobrecargas del mineral y evaluar su gravedad. La extracción de la muestra de sangre se realiza por la mañana, tras 12 horas de ayuno. Preguntas frecuentes Diferencia entre hierro y ferritina El hierro es un mineral fundamental para procesos metabólicos y de transporte de oxígenos a los tejidos. Forma parte fundamental de la hemoglobina de los glóbulos rojos. Las reservas de hierro en el organismo se realizan gracias a la proteína de depósito ferritina. Dado que el organismo no dispone de mecanismos para eliminar el exceso de hierro, este se acumula junto con la ferritina, principalmente en el hígado. Cuando los niveles de ferritina están disminuidos, es probable que se deba a una deficiencia de hierro que puede dar lugar a anemia, pero no en todos los casos, ya que los niveles bajos de hierro producen disminución de los depósitos, es decir ferritina, y esta condición mantenida en el tiempo produce anemia. Por el contrario, un nivel elevado de ferritina puede ser la primera señal de sobrecarga férrica. Qué es la hemocromatosis La hemocromatosis incluye un grupo de patologías causadas por el exceso de hierro en el organismo. Al almacenarse el mineral en exceso se puede provocar el daño en diferentes órganos como el hígado, el corazón o el páncreas. Las causas pueden ser genéticas o adquiridas, como cuando se producen numerosas transfusiones de sangre en un mismo paciente. Las causas hereditarias son más infrecuentes que las adquiridas. Detectada a tiempo e instaurando un tratamiento de manera precoz, tiene un buen pronóstico. A día de hoy, las técnicas diagnósticas como la biopsia hepática no son necesarias para confirmar la presencia de la enfermedad, gracias al avance de las pruebas genéticas. Qué es el índice de saturación de la transferrina La transferrina es la proteína encargada de transportar el hierro en el organismo. El índice se expresa en un porcentaje. Cuando el índice de saturación de transferrina está elevado (por encima del 50%) debe sospecharse que existe hemocromatosis. Los valores mínimos difieren entre hombres y mujeres, siendo de 20 y 15%, respectivamente. En Savia ponemos a tu disposición las mejores analíticas cerca de ti.
PLANES SAVIA

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver planes Savia

Regístrate y elige el plan Savia que prefieres para empezar

Puedes probar nuestros servicios gratis con el Plan Basic o suscribirte a directamente al plan Premium.

Registrarte gratis
Comparar todos los planes