1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

¿Qué es la psicoterapia y qué beneficios aporta?
Artículo especializado

¿Qué es la psicoterapia y qué beneficios aporta?

La psicoterapia es el proceso terapéutico que usan los profesionales de la salud mental, para ayudarnos a superar aquellas situaciones que suponen un riesgo para nuestro desarrollo vital, salud emocional y bienestar general (ansiedad, estrés, depresión, duelo, etc.). El psicoterapeuta es el profesional de la salud −principalmente, psicólogo y psiquiatra− especializado en abordar los diferentes trastornos psicopatológicos y abordar sus síntomas. Su formación le permite mediante el uso de distintas técnicas modificar conductas indeseadas, ayudar a mejorar procesos cognitivos y enseñar a gestionar las emociones. Dependiendo de nuestras necesidades y la de nuestro entorno, el psicoterapeuta puede intervenir a nivel individual para permitirnos superar traumas y problemas personales, ayudar a nuestros pequeños y adolescentes, así como apoyar a familias y a parejas en la gestión de su día a día de pendiendo de su área de trabajo. ¿Qué es la psicoterapia? La psicoterapia, es el tratamiento que tiene como objetivo modificar los pensamientos, las creencias y las conductas que son desadaptativas para el desarrollo del individuo. Establece pautas y objetivos para mejorar o mantener la salud mental. No es necesario tener un trastorno para empezar tu terapia. Cualquier problema de nuestra vida cotidiana en la que necesitemos apoyo y no veamos una salida clara o no sepamos qué hacer, pueden ser abordados en consulta. Desde luego, tener ansiedad, estado de ánimo bajo, miedos irracionales, problemas alimenticios, autoestima o una adicción suelen ser factores determinantes para emprender un proceso terapéutico. Pero existen muchos otros motivos que te pueden impulsar a buscar una intervención psicológica. Entre ellos, la superación de hechos traumáticos, la muerte de un ser querido o un divorcio. O simplemente aprender a gestionar el estrés cotidiano. Beneficios de la psicoterapia Cada vez somos más conscientes que los problemas psicológicos pueden afectar a nuestra salud física. Lo que ha permitido romper el tabú que suponía ir al psicólogo o psiquiatra. Las técnicas de intervención que se usan en psicoterapia han demostrado científicamente mejorar la calidad de vida de las personas. Algunos de los beneficios más destacables de la psicoterapia son: Mejor manejo de las emociones. Desarrollando nuestra inteligencia emocional logramos ser más empáticos y resilientes. Gestión del estrés y resolución de conflictos . Mediante la incorporación de técnicas para el control del estrés, somos capaces de mejorar nuestra tolerancia ante la frustración y optimizar el trabajo bajo presión. Motivación para conseguir los objetivos . El psicoterapeuta, nos ayuda a mejorar nuestra motivación de logro. Enfocándonos y comprometiéndonos con nuestros objetivos. Acceder a un mayor autoconocimiento . El ritmo de vida actual nos impide profundizar en nosotros mismos, en el “porqué” de nuestro comportamiento e intereses. La psicoterapia nos da acceso a nuestro inconsciente, y nos permite conocer nuestras fortalezas, creencias y valores personales. Desarrollo de habilidades sociales . Mejorar nuestra capacidad de comunicación asertiva, incrementa nuestra habilidad para desenvolvernos en nuestro entorno y hacer valer nuestras necesidades en frente de los demás. Aumentar la calidad de vida . La resolución de los problemas psicológicos y la mejora de nuestra relación con nuestro entorno y con los demás determinará una mayor calidad de vida y una vida más plena. Tipos de psicoterapia Hay un amplio abanico de abordajes psicoterapéuticos, todos ellos, con sus respectivas técnicas de intervención. Cada enfoque se aproxima a la problemática de una manera distinta. El psicoterapeuta se debe adaptar a las características y necesidades de cada paciente a la hora de elegir entre ellas. Dentro de todas las opciones de psicoterapia, las más habituales incluyen: Psicoterapia cognitiva-conductual Se centra en la intervención en aquellos síntomas que generan malestar en el individuo o grupo mediante técnicas de modificación de conducta y pensamiento. Usa técnicas de reestructuración cognitiva, para trabajar los pensamientos y creencias disfuncionales. Establece pautas y técnicas de relajación para reducir la ansiedad y propone planes de activación conductual para facilitar el cambio. Psicoterapia contextual Se centra en establecer direcciones vitales con las que comprometernos. Usa técnicas de atención plena y mindfulness para centrarnos en el momento presente y distanciarnos de nuestros problemas. Lo que permite empoderar a la persona para que disfrute del día a día, trabajando en aquellas áreas vitales para su crecimiento. Terapia psicoanalítica El psicoanálisis trabaja con el contenido verbal como medio para acceder al inconsciente, haciendo conscientes nuestros pensamientos y emociones mas profundos. Nos permite conocer el “porqué” de nuestro contenido interior a través de la interpretación de nuestro lenguaje como “símbolo” de nuestro “yo” interno. Terapia familiar sistémica Este enfoque considera a cada individuo como un componente del “sistema” familiar, donde cada miembro cumple una función y tiene relevancia.  Analizando la función de cada persona dentro de su entorno y como se vincula con él, se logra reestructurar los lazos familiares disfuncionales y se alcanza una consciencia de familia y apoyo más enriquecedor para las personas que la componen.
Artrosis de cadera: síntomas y tratamiento
Artículo especializado

Artrosis de cadera: síntomas y tratamiento

La osteoartritis o artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta al cartílago de las articulaciones. Cuando tienen lugar en las articulaciones de la cadera se produce la artrosis coxofemoral o artrosis de cadera. ¿Qué es la artrosis de cadera y cuáles son sus causas? La articulación de la cadera está formada por los huesos de la pelvis y el fémur. La cabeza del fémur encaja dentro del hueco de la pelvis, permitiendo gran variedad y amplitud de movimientos que habilitan, para caminar, agacharse, sentarse, etc. Con el paso de los años, como en el resto de las articulaciones, se produce desgaste del cartílago articular y con ella la posible aparición de los síntomas. Es importante recalcar que la aparición de sintomatología no siempre es proporcional al daño tisular. A pesar de que desde el punto de vista fisiológico agregar carga de trabajo a nuestras articulaciones es necesario para mantener la homeostasis (equilibrio) del tejido, cuando existen factores que modifican el funcionamiento o la biomecánica de la cadera, esta carga de trabajo puede generar cambios osteoartríticos. Estos factores podrían dividirse en dos grupos: Factores intrínsecos de la persona :  Edad. Sexo. Peso. Factores genéticos. Etnia. Ocupación. Dieta. Factores propios de la articulación : Morfología y forma de la articulación. Función muscular. También es posible que la osteoartritis pueda aparecer de forma secundaria a otra patología. Síntomas de la artrosis de cadera La artrosis de cadera es una enfermedad crónica, por lo que suele evolucionar muy lentamente con el transcurso de los años. Como sucede en los casos de artrosis que se producen en otras articulaciones, los síntomas principales que pueden acompañar a la artrosis de cadera son el dolor y la pérdida de función. Este dolor se localiza fundamentalmente en la región de la ingle o la cadera, aunque puede extenderse por la cara anterior y lateral del muslo y la nalga, llegando incluso hasta la rodilla. Otros síntomas incluyen la rigidez matutina en la articulación, déficit de rotación interna y flexión de cadera y aumento de dolor al realizar flexión pasiva de cadera. En términos generales, se trata de una patología que puede afectar a la calidad de vida del paciente. Grados de artrosis de cadera Gracias a la clasificación Kellgren-Lawrence, se puede dividir la osteoatritis en 4 estadios según los diversos signos radiológicos que aparezcan en radiografía: Grado 1 : espacio articular prácticamente intacto con posible formación de osteofitos. Grado 2 : posible reducción del espacio articular con formación de osteofitos. Grado 3 : reducción del espacio articular, formación moderada de osteofitos y posible deformación de las superficies articulares. Grado 4: gran formación de osteofitos, reducción importante del espacio articular y clara deformidad de las superficies articulares. A pesar de esta clasificación, es importante conocer la correlación entre el estado de los tejidos y la aparición de los síntomas. Es posible estar en un estadio avanzado de degeneración y no presentar sintomatología, así como no mostrar degeneración avanzada pero sí sintomatología. Tratamiento de la artrosis de cadera En el caso de pacientes con sobrepeso es recomendable que se sometan a una dieta para la pérdida de peso, con el fin de evitar la sobrecarga de la articulación. De igual modo, el uso de un bastón para caminar puede resultar beneficioso para el alivio del dolor cuando existen problemas graves durante la deambulación. El tratamiento quirúrgico está indicado en pacientes con artrosis muy avanzada, en los que existe una limitación muy importante para caminar o realizar las actividades cotidianas. La intervención consiste en sustituir la articulación por una prótesis. Tras un programa de rehabilitación después de la intervención, los pacientes suelen recuperar la capacidad de retomar su vida cotidiana, aunque puede haber excepciones. Cuando el desgaste de la articulación no aconseja la intervención quirúrgica, se puede establecer un protocolo de tratamiento fisioterapéutico adaptado para disminuir los síntomas. El tratamiento incluiría: Técnicas de terapia manual. Recuperar la fuerza, resistencia muscular, así como la flexibilidad . Reeducación funcional de la marcha y el equilibrio. En función de la actividad cotidiana del paciente se realiza un programa para ejercitar la musculatura implicada, de manera que cuando se realice sea más fácil. Educación del paciente combinada con ejercicio. Otras modalidades de tratamiento que contemplen el tratamiento y manejo del dolor crónico. El control y evaluación del paciente mediante escalas validadas será importante para objetivar el progreso. En definitiva, el objetivo del tratamiento es que el paciente se incorpore a sus actividades cotidianas con la menor limitación posible. Bibliografía y referencias Murphy, Nicholas J et al. “Hip Osteoarthritis: Etiopathogenesis and Implications for ” Advances in therapy vol. 33,11 (2016): 1921-1946. doi:10.1007/s12325-016-0409-3 . Cibulka, Michael T et “Hip Pain and Mobility Deficits-Hip Osteoarthritis: Revision 2017.” The Journal of orthopaedic and sports physical therapy vol. 47,6 (2017): A1-A37. doi:10.2519/jospt.2017.0301 . Kohn, Mark D et al. “Classifications in Brief: Kellgren-Lawrence Classification of ” Clinical orthopaedics and related research vol. 474,8 (2016): 1886-93. doi:10.1007/s11999-016-4732-4 . Kolasinski, Sharon L et al. “2019 American College of Rheumatology/Arthritis Foundation Guideline for the Management of Osteoarthritis of the Hand, Hip, and ” Arthritis care & research vol. 72,2 (2020): 149-162. doi:10.1002/acr.24131 . Gay, C et al. “Educating patients about the benefits of physical activity and exercise for their hip and knee  Systematic   literature review.” Annals of physical and rehabilitation medicine vol. 59,3 (2016): 174- 183. doi:10.1016/j.rehab.2016.02.005 .
Personas altamente sensibles: tipos y características
Artículo especializado

Personas altamente sensibles: tipos y características

En la actualidad, se da gran relevancia a cómo manejamos las emociones. Es importante valorar como nos sentimos y la importancia de ello para nuestra vida. Además, es evidente que cada persona tiene un grado distinto de emocionalidad y una capacidad distinta para gestionar sus emociones. Hay personas que debido a su capacidad empática y a sus experiencias vitales son personas altamente sensibles, lo que por un lado se puede considerar una virtud. Y aunque les permite una mayor vinculación, también supone que los acontecimientos del día a día les afecten con mayor intensidad. Las personas altamente sensibles, suelen ser personas inteligentes y presentan una serie de características que las convierten en especiales y peculiares. Características de las personas altamente sensibles o PAS El término ‘Persona Altamente Sensible’ (PAS) hace referencia a la persona que es más susceptible frente a los estímulos con gran carga emotiva o que generan mucho estrés. Son personas “esponja” pues se imbuyen de todo lo que les rodea, debido a una capacidad empática extraordinaria. Esto a veces puede sobrecargar su sistema cognitivo por la cantidad de información que tratan de procesar. Esto puede suponer que se saturen o se cansen emocionalmente de forma más rápida que otras personas. Así mismo, presentan una mayor capacidad de respuesta emocional. Son capaces de apoyar y comprender a su entorno de una manera más precisa. En definitiva, son el mejor amigo que alguien puede tener. Esta forma de vivir las emociones se traduce en una empatía muy desarrollada hacía las personas, pero también hacia los animales y la naturaleza en general. Ser una persona altamente sensible es una característica personal y no implica padecer un trastorno psicopatológico. Sin embargo, si nos sucede a nosotros es importante saber por qué, para poder gestionarlo de la mejor manera. Algunas estimaciones sitúan este rasgo de personalidad en el 20% de la población. ¿Cómo puede la psicología ayudar a una persona altamente sensible? Con personas PAS puede ser necesario aprender técnicas de gestión emocional, que nos permitan desarrollar la inteligencia emocional. Les pueden ayudar a comprender mejor sus diferencias con los demás y de qué manera valorar sus virtudes. De la misma manera, se trata de personas que necesitan sentirse escuchadas y desahogarse para procesar toda esa carga emocional que recogen en su “mochila”. Por esto, un acompañamiento por parte de un profesional de la psicología puede ser de gran valor para este tipo de personas, sin que eso suponga estar “enfermo”. Rasgos de personalidad PAS Las personas altamente sensibles poseen ciertos rasgos que las distinguen fácilmente: Las personas altamente sensibles necesitan más tiempo para adaptarse a los cambios. Pues necesitan detenerse a procesar toda la información que les llega. Presentan una alta sensibilidad al dolor, físico y emocional. Lo que a veces puede llevar a tener sensaciones de no poder con todo. Tienen dificultad para soportar olores, sonidos o luces intensas, que les puede provocar sensaciones desagradables y malestar físico. Necesitan momentos de soledad para reencontrarse con ellas mismas y alejarse de los estímulos excesivos del mundo exterior. Les cuesta gestionar una carga de trabajo elevada. Por lo que es recomendable establecer prioridades y centrarse en dar pequeños pasos para llegar a una solución. Presentan una tendencia excesiva a empatizar con los problemas emocionales de los demás. A asumir en su mochila emocional cargas que no son suyas. Suelen tener una especial sensibilidad hacia el arte y la creatividad, apreciando especialmente la belleza en todos los ámbitos y disfrutando de manera mas viva de este tipo de experiencias. Tienen un gran compromiso con sus valores personales y les es difícil no respetarlos sin llegar a sentirse mal por ello. Se sienten más cómodos en grupos pequeños o entorno donde no reciben muchas peticiones. Presentan una gran dificultad para gestionar las críticas, ya que terminan sintiéndose culpables. Suelen tener una gran capacidad intuitiva. Presentan una tendencia a somatizar el estrés a nivel muscular, e incluso con otro tipo de somatizaciones como migrañas o problemas gastrointestinales. Cómo identificar a una persona altamente sensible Suele ser bastante sencillo identificar una PAS, como consecuencia de su especial modo de comportarse. Algunos rasgos que te pueden servir para identificarlas y poder comprenderlas incluyen: Se sienten superadas si tienen muchas tareas pendientes. Los ambientes con gran carga sensorial (ruidos y olores) les resultan poco tolerables. No llevan bien que las observen, las critiquen ni sentirse bajo presión. Se sienten profundamente conmovidas por las artes. Reconocen el malestar de los demás y son capaces de ponerse en el lugar del otro. Necesitan parar para recuperarse cuando se sienten abrumadas o exhaustas. Tienen una vida interior rica y compleja que a veces necesitan compartir con los demás. Las personas altamente sensibles aprecian con facilidad las sutilezas que para otros pasan desapercibidas. Esta capacidad extraordinaria para experimentar sensaciones y emociones las convierte en personas con una vida interior a menudo poco comprendida. Si conoces a alguien que coincida con estos criterios, te invitamos a que te sientes y los escuches, ellos te lo agradecerán enormemente y tu podrás aprender una forma distinta de valorar tu entorno.
Coccigodinia: qué es, síntomas y tratamiento
Artículo especializado

Coccigodinia: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la coccigodinia? Se conoce por coccigodinia la presencia de dolor en la región del cóccix, (la parte  final de nuestra columna vertebral) es decir, entre el sacro y el ano. Se trata de una dolencia más habitual en mujeres que en hombres, siendo 5 veces más frecuente entre la población femenina. Otros de los factores predisponentes, podría ser la obesidad, así como las pérdidas repentinas de peso, aunque generalmente, el dolor aparece tras sufrir un golpe fuerte o traumatismos de repetición. Causa más habituales de coccigodinia Golpe en la zona glútea . Aparte de sufrir el impacto, el coxis puede desplazarse hacia la zona Durante el parto todas las estructuras de la pelvis se vuelven más móviles para facilitar la salida del bebé. El uso de fórceps durante el proceso puede aumentar la probabilidad de sufrir coccigodinia. Obesidad . Morfología del cóccix: existen ciertas formas del cóccix que predisponen a sufrir Problemas articulares entre el sacro y el cóccix. Otros factores que pueden dar lugar a la aparición de coccigodinia pueden ser: Últimos meses del embarazo Microtraumatismos de repetición Síntomas de coccigodinia El síntoma principal es dolor en la región del coxis que puede empeorar en las siguientes situaciones: Pasar largos periodos sentado. Reclinarse al estar sentado. Levantarse tras estar sentado. Durante las relaciones sexuales o la defecación. Será importante realizar un buen diagnóstico diferencial para no confundirlo con otras problemáticas o patologías que pueden generar dolor en la misma zona como por ejemplo: Espasmos musculares en la zona pélvica. Procesos Neuropatías. Para ello el especialista, aparte de realizar la valoración en consulta, podría aconsejarle someterse a pruebas de imagen como una radiografía o resonancia magnética y así poder realizar un diagnóstico completo. Tratamiento de fisioterapia en casos de coccigodinia El tratamiento conservador suele tener éxito en un 90% de los casos y muchos de ellos terminar por resolverse sin necesidad de tratamiento. En cuanto a la actividad física, puede ser recomendable cesar o disminuir actividades y deportes que produzcan un impacto en la zona o conlleven largos periodos de sedestación, como ir en moto, bicicleta o deportes a caballo, para no acentuar la sintomatología. Por otro lado, es importante saber si el paciente padece de otras patologías que puedan alterar la articulación sacrococcígea. Las técnicas fisioterápicas como estiramientos, manipulaciones y las ondas de choque extracorpóreas parecen ser de utilidad a la hora de tratar la coccigodinia. En la siguiente fase, en la que el paciente ha experimentado una clara mejoría, se puede comenzar a ejercitar el suelo pélvico. Gradualmente, se puede aumentar la dificultad de los ejercicios según la tolerancia del paciente, hasta que sea capaz de llevar a cabo todas las actividades que realizaba con anterioridad a la lesión. Excepcionalmente, cuando el tratamiento conservador no da buenos resultados, se puede recurrir a la cirugía. En este caso se realiza una endoscopia de columna mínimamente invasiva.
Síndrome del impostor: ¿qué es y cuáles son sus causas?
Artículo especializado

Síndrome del impostor: ¿qué es y cuáles son sus causas?

Todos tenemos un comentarista dentro de nosotros, una voz que comenta cada “jugada” que realizamos. Ese comentarista suele ser muy crítico con nuestro desempeño, más incluso que algunas personas que nos encontramos afuera. Cuando nos dejamos llevar por ese cúmulo de pensamientos, a veces nos impiden desempeñar nuestro trabajo adecuadamente, teniendo lugar lo que se conoce coloquialmente como el síndrome del impostor. Este síndrome, puede influenciar nuestras decisiones, repercutir en nuestro trabajo y afectar a la concepción que tenemos de nosotros mismos. ¿Qué es el síndrome del impostor? Es el conjunto de sensaciones que tenemos todos, independientemente de si acabamos de finalizar los estudios, hemos comenzado en un nuevo puesto laboral, o si llevamos años en el mismo. En todas esas situaciones podemos sentir que no sabemos nada. El síndrome del impostor o síndrome del farsante viene definido como el miedo irracional que una persona sufre al temer “ser un fraude”. Da igual, lo bien que hagamos nuestro trabajo, o lo mucho que sepamos sobre un tema, nuestra emoción predominante es la falta de valía. Este síndrome puede darse en todas las personas, pero es más frecuente en personas con gran autoexigencia y perfeccionismo o en personas que están dando sus primeros pasos en un sector determinado. Es muy común en estos casos que, aunque haya un 99% de éxito en nuestro trabajo, nuestro “comentarista” solo nos permita ver ese 1% que no hemos podido conseguir. Ese ínfimo porcentaje de error es el que realmente creemos que va a determinar nuestra valía. Las personas que padecen el síndrome del impostor rechazan todas las pruebas que justifican sus éxitos. Normalmente se atribuyen a la suerte o se normalizan como si no fueran gran cosa. Consecuencias de padecer el síndrome del impostor Las consecuencias de dejarnos llevar por ese 1% es que, poco a poco, empezaremos a dejar de valorar nuestro trabajo, pues no somos capaces de ver los aspectos positivos. Esta situación afecta negativamente a largo plazo a nuestra autoestima y, por su puesto, a nuestra carrera profesional. A veces tendremos pensamientos de no estar a la altura del cargo, pendiente de los posibles errores que podamos cometer. Ocurrirá lo que en psicología denominamos profecía autocumplida, es decir, si partimos pensando que no somos capaces, nos acabaremos autosaboteando para confirmar nuestra carencia de habilidad. Causas del síndrome del impostor Las causas que pueden llevar a padecer el síndrome del impostor son diversas y muchas de ellas se relacionan con la personalidad de cada individuo. Entre ellas, caben destacar: Compararnos con otros . A veces, tratamos de valorar nuestro rendimiento fijándonos en otras personas, que tienen situaciones personales y profesionales distintas. Realmente no es justo intentar compararnos con otros cuando puede que incluso no tengamos los mismos objetivos dentro de la profesión. Autoexigencia y perfeccionismo . Muchas veces, dar el máximo no será suficiente. Siempre habrá algo mejorable y que nos haga sentir incómodos. Si nos centramos en esos detalles es difícil llegar a realizar criticas constructivas y analizar mejoras. Miedo al fracaso . Muchas veces tendemos a magnificar las consecuencias de fracasar, lo que termina siendo más preocupante que el propio fracaso en sí. En otras culturas, el fracaso se valora positivamente pues implica una oportunidad de ganar experiencia y mejorar. Baja autoestima . Si valoramos negativamente nuestro trabajo, estamos valorándonos negativamente a nosotros mismos, lo que puede terminar derivando en un problema para nuestra salud mental. Altas exigencias del entorno . Es común que en sectores donde hay que enfocarse en las ventas o en cumplir objetivos se genere este síndrome, pues es el propio entorno el que te “sanciona” cuando no logras unos resultados determinados. ¿Cómo puede ayudarnos la psicología a entender el síndrome del impostor? En psicología, dependiendo del marco teórico que utilice el psicoterapeuta, el síndrome se puede enfocar de distintas formas. En cualquier caso, la primera pregunta que hay que formularse es: ¿cuánto tiempo y energía vas a dedicar a discutir con este comentarista indeseado? Los psicólogos −a través de la psicoeducación, las técnicas para reducir la ansiedad, el trabajo en la autoestima y el estudio de los sesgos cognitivos, entre otros− luchamos contra estos sentimientos, ofreciendo pruebas de nuestra propia valía, permitiendo empoderar a la persona. La mejor prueba de tu valía son tus actos, no tus pensamientos. No permitas que tus pensamientos tomen las riendas de tu vida. Los pensamientos no deciden, no actúan, los pensamientos solo son capaces de opinar. Tu eres el que decide si te vas a quedar discutiendo con ellos o si vas a tratar de hacer cosas que te permitan tener una vida plena. Si necesitas ayuda para “combatir” este síndrome contacta con un profesional, mientras tanto te dejamos algunos consejos: En primer lugar, es importante identificar aquellas sensaciones desagradables y en qué circunstancias se originan. Hay que estar atento para identificar los pensamientos irracionales relacionados con las propias habilidades o aptitudes profesionales. Acepta tus defectos y reafirma tus virtudes. Todos tenemos fortalezas y virtudes que necesitamos desarrollar y debilidades que necesitamos modificar. Vigila tu dialogo interior. Suficiente tenemos con tratar de lidiar con el día a día, como para andar criticándonos a nosotros mismos. Cambia tus “no soy capaz” o tus “no valgo” por frases que te permitan tener puntos de mejora. Por ejemplo, −No he sido capaz de sacar este proyecto adelante, por “X” motivo. En el futuro puedo hacer “Y” para mejorar. Valora y recompensa tus éxitos. De la misma manera que nos podemos sentir mal cuando erramos, tenemos que premiarnos cuando hacemos las cosas bien. En definitiva, en el mundo tan competitivo en el que vivimos es muy habitual que en alguna ocasión aparezcan sentimientos relacionados con el síndrome del impostor. Cuando esto sucede, nunca está demás realizar una consulta y recibir ayuda de un profesional cualificado para superarlo.
Calambres musculares: causas y tratamiento
Artículo especializado

Calambres musculares: causas y tratamiento

¿Qué son los calambres musculares? Un calambre muscular, se podría definir como una contracción brusca, involuntaria y dolorosa de un grupo de fibras musculares, un músculo completo o incluso un grupo muscular que se mantiene durante unos segundos o minutos. Son comunes entre población joven deportista, mujeres embarazadas y población adulta mayor de 65 años. La aparición de estos calambres musculares se podría resumir en 3 escenarios: A causa de otra patología, como trastornos metabólicos, diabetes, neuropatías,… Durante o después de actividad deportiva de alta En las horas de sueño. Comúnmente, estos calambres nocturnos en las piernas suelen aparecer en los gemelos. Cualquier músculo puede sufrir un calambre, aunque suelen tener lugar con mayor frecuencia en los músculos de muslos, pantorrillas, pies, brazos y abdomen. Posibles causas de los calambres musculares Actualmente se trata de un fenómeno cuya causa fisiológica es desconocida, aunque se sabe que existen ciertos factores predisponentes a padecer estos calambres musculares. Entre las posibles causas más comunes de los calambres musculares destacan: Forzar o ejercitar un músculo o grupo muscular en Falta de calentamiento al realizar Falta de preparación a la intensidad de Compresión de estructuras nerviosas (por ejemplo, estenosis vertebral). Trastornos neurológicos o metabólicos. Otras patologías como la enfermedad arterial periférica, enfermedad de la glándula tiroides, esclerosis lateral amiotrófica o síndrome de las piernas Problemas de circulación sanguínea en el músculo en cuestión. El tratamiento con ciertos Tratamiento con diálisis. Causa Calambres musculares en reposo Los calambres musculares en reposo y más durante la noche suelen ser habituales, incluso llegando a afectar a un 60% de la población y sus causas incluyen las citadas anteriormente. Suelen ser más habituales entre las personas adultas, ya que es más probable que estén sometidos a algún tipo de tratamiento que pueda dar lugar a este suceso. Tras haber sometido al cuerpo a una excesiva carga de trabajo y encontrarse fatigada la musculatura, es probable también que aparezcan calambres durante las horas de sueño. Tratamiento de los calambres musculares idiopáticos Por lo general, los calambres musculares espontáneos no necesitan ningún tratamiento. En la actualidad ninguna medicación, así como la suplementación con magnesio ha mostrado resultados claramente positivos. El uso de quinina ha sido totalmente desaconsejado debido su alta probabilidad de producir efectos adversos. En cualquier caso, cuando acontecen es posible encontrar cierto alivio al poner en movimiento, estirar o masajear el músculo afectado, aunque nuevamente son actuaciones sin mucho respaldo científico. Por ejemplo, para aliviar un calambre en el gemelo, se puede llevar hacia arriba la punta del pie, estirando así los músculos de la pantorrilla. Si los calambres musculares aparecen por causa de otro problema de salud, es probable que tratar el problema específico ayude a aliviarlos. Prevención de los calambres musculares Nuevamente, no se conoce ningún método para prevenir aquellos calambres musculares de causa benigna, es decir que no son causados por otra patología, aunque siempre es recomendable llevar hábitos de vida saludables. La hipótesis de la deshidratación o del “agotamiento” electrolítico ha perdido validez en los últimos años, por lo que mantenerse hidratado no parece ser la solución a este problema. Realizar ejercicios de calentamiento y no someterse a cargas ni intensidades de trabajo para los que no se esté preparado, podría favorecer a la no aparición de estos calambres, por lo que saber administrar las cargas de entrenamiento será un factor importante de cara a manejar el problema. Bibliografía y referencias Swash, M et al. “Muscular cramp: causes and management.” European journal of neurology 26,2 (2019): 214-221. doi:10.1111/ene.13799 . Drouet, “Comment optimiser la prise en charge des crampes musculaires?” [Management of muscle cramp: what's to be done?]. La Revue du praticien vol. 63,5 (2013): 619-23 . Giuriato, Gaia et “Muscle cramps: A comparison of the two-leading hypothesis.” Journal of electromyography and kinesiology : official journal of the International Society of Electrophysiological Kinesiology vol. 41 (2018): 89-95. doi:10.1016/j.jelekin.2018.05.006 . Chatrath, Hemant et “Prevalence and morbidity associated with muscle cramps in patients with cirrhosis.” The American journal of medicine vol. 125,10 (2012): 1019-25. doi:10.1016/j.amjmed.2012.03.012 . Riley, J D, and S J “Leg cramps: differential diagnosis and management.” American family physician vol. 52,6 (1995): 1794-8. Chiò, Adriano et “Pain in amyotrophic lateral sclerosis.” The Lancet. Neurology vol. 16,2 (2017): 144-157. doi:10.1016/S1474-4422(16)30358-1 . Ohtori, Seiji et al. “Incidence of nocturnal leg cramps in patients with lumbar spinal stenosis before and after conservative and surgical treatment.” Yonsei medical journal 55,3 (2014): 779-84. doi:10.3349/ymj.2014.55.3.779 . Patel, Nilang et  “Dialysis   disequilibrium   syndrome:   a   narrative review.” Seminars in dialysis vol. 21,5 (2008): 493-8. doi:10.1111/j.1525- 139X.2008.00474.x . Allen, Richard E, and Karl A Kirby. “Nocturnal leg cramps.” American family physician 86,4 (2012): 350-5 . Maughan, Ronald J, and Susan M Shirreffs. “Muscle Cramping During Exercise: Causes, Solutions, and Questions ” Sports medicine (Auckland, N.Z.) vol. 49,Suppl 2 (2019): 115-124. doi:10.1007/s40279-019-01162-1 . Garrison, Scott R et al. “Magnesium for skeletal muscle cramps.” The Cochrane database of systematic reviews vol. 9,9 CD009402. 21 Sep. 2020, doi:10.1002/14651858.CD009402.pub3 .
Problemas psicológicos en el entorno laboral
Artículo especializado

Problemas psicológicos en el entorno laboral

La proliferación de los riesgos psicológicos en el entorno laboral es una de las mayores fuentes relacionadas con el deterioro de la salud de los trabajadores. En este sentido, el estrés que se puede derivar de unas condiciones laborales no adecuadas ha sido identificado como uno de los riesgos emergentes más importantes en el ámbito laboral. Entre otros factores, la precariedad del empleo, junto con unas condiciones demasiado exigentes son factores que incrementan la aparición de estrés. Sin embargo, la prevención, detección y tratamiento de los problemas de salud psicológica en el ámbito laboral no es tarea sencilla debido a su carácter multidimensional en el que intervienen factores relacionados con la empresa, la sociedad y con las características individuales del trabajador afectado. Problemas habituales en el ámbito laboral El estrés en el trabajo se ha convertido en una de las principales causas de incapacidad laboral en los países desarrollados. De este modo, el estrés afecta a casi uno de cada tres trabajadores en la Unión Europea, incluyendo nuestro país. Las experiencias estresantes en el entorno laboral, incluyendo unas exigencias excesivas o situaciones de precariedad pueden afectar a los trabajadores de diferente manera, propiciando mayoritariamente un peor desempeño laboral y un empeoramiento de su estado de salud. Reacciones y síntomas del estrés laboral Las malas condiciones de trabajo, el agotamiento emocional y la falta de realización personal puede culminar con situaciones de estrés crónico en el ámbito laboral. En esos casos la salud de los trabajadores puede verse alterada de forma significativa. Las reacciones y cambios fisiológicos que se producen en el organismo motivadas por el estrés están enfocadas a mantener el estado de alerta ante una supuesta amenaza: Secreción de adrenalina y cortisol, lo que acelera el ritmo cardiaco y espesa la sangre para facilitar la cicatrización de eventuales heridas. La respiración se vuelve rápida y profunda para incrementar la provisión de oxígeno. Aumenta la tensión arterial. Se potencia el riego sanguíneo en los músculos para aumentar su fuerza y agilidad. Se segregan endorfinas con efecto calmante que reducen la percepción del dolor. Se moviliza glucosa y grasa. Las pupilas se contraen para agudizar la vista. Todas estas reacciones mantenidas excesivamente en el tiempo −por ejemplo, por causa de un problema laboral− pueden perturbar a quien las experimenta y perder su efecto beneficioso originario. En esta situación pueden aparecer palpitaciones, sensación de presión en el tórax, pérdida de apetito, flatulencia, calambres, diarrea, impotencia, desarreglos del ciclo menstrual, tensión muscular, dolor de cabeza y erupciones cutáneas. El equilibrio emocional también se ve afectado, lo que puede derivar en cambios de humor repentinos, incapacidad de expresar las propias emociones y de mostrar empatía por los demás, fatiga, problemas de concentración, irritabilidad, insomnio, entre otros síntomas. Igualmente, la exposición a estados de estrés durante periodos prolongados provoca un deterioro de la salud. Se debilita el sistema inmunitario predisponiendo a las infecciones y favoreciendo la aparición de enfermedades. Precariedad laboral La precariedad laboral se relaciona con la aparición de problemas psicológicos y de salud mental. Algunos de ellos se relacionan con episodios de ansiedad, miedo recurrente y afectación del estado de ánimo y cuadros depresivos. Por otro lado, los empleos precarios o los casos de desempleo no determinan solamente la escasez de recursos económicos. También provocan que las personas afectadas vean mermada su autoestima y experimenten sentimientos intensos de inseguridad y frustración. Teletrabajo El teletrabajo surgió como forma de flexibilización de la jornada laboral y como complemento al trabajo presencial. El teletrabajo puede incidir positivamente en el bienestar laboral a través de un aumento de la autonomía y una mejora en la conciliación con la vida familiar. Sin embargo, el teletrabajo impuesto como consecuencia de la pandemia de la COVID-19 pudo producir algunos efectos contrarios, reduciendo la autonomía con repercusiones negativas por la incertidumbre de la situación. En este contexto, el teletrabajo también puede determinar una autopercepción de aislamiento y soledad. Como principal consecuencia, puede percibirse un estado de ánimo bajo, con un mayor riesgo de episodios de estrés y ansiedad. Algunas recomendaciones que pueden ser eficaces para un mejor teletrabajo incluyen: Disponer de un espacio adecuado y bien acondicionado. Establecer un horario estable, dentro de la flexibilidad. Establecer pequeños descansos de forma periódica. Mantener un contacto constante con compañeros y supervisores. Utilizar técnicas de relajación. Usar técnicas encaminadas a regular la respuesta emocional, de afrontamiento y de solución de problemas. Prevención y soluciones en el ámbito laboral Las empresas y organizaciones deben establecer los sistemas de control y supervisión adecuados encaminados a detectar los potenciales casos de riesgo laboral psicológico y ponerles solución. Desde la perspectiva del trabajador, es importante establecer un canal de comunicación fluido y sincero con los responsables de la empresa para poder ajustar adecuadamente las expectativas profesionales y tener acceso a elementos motivadores, incluyendo la formación continuada y otros incentivos como un desarrollo de la carrera profesional según criterios objetivos y evaluables. Actuaciones a nivel individual Cuando un trabajador se ve afectado por un trastorno psicológico de origen laboral se pueden establecer medidas a nivel individual. En este sentido, la psicoterapia cognitivo-conductual puede ofrecer las estrategias adecuadas que ayuden al trabajador a neutralizar las consecuencias negativas de esa experiencia. Las técnicas que han mostrado ser especialmente útiles a este nivel incluyen: Regulación de la respuesta emocional mediante estrategias cognitivo-conductuales. Herramientas de afrontamiento. Estrategias de solución de problemas. Entrenamiento en asertividad y habilidades sociales. Programas de entrenamiento en gestión eficaz del tiempo. Técnicas de relajación. Aumento del apoyo social dentro y fuera del trabajo. Tratamiento especializado en caso de  mobbing tanto para la víctima como para el acosador. En Savia ponemos a tu disposición las Videoconsultas de Psicología con acceso sencillo e inmediato para todos los pacientes. Bibliografía Mingote JC, et al. El trabajador con problemas de salud mental. Pautas generales de detección, intervención y prevención. Med Segur Trab 2011; 57(supl 1): 188-205. Doi: 10.4321/S0465-546X2011000500012 . Ley 31/1995 de 8 de noviembre de 1995 de prevención de Riesgos Laborales . Carolan S, Harris PR, Cavanagh K. Improving Employee Well-Being and Effectiveness: Systematic Review and Meta-Analysis of Web-Based Psychological Interventions Delivered in the Workplace. J Med Internet Res 2017 Jul 26; 19(7): e271. Doi: 10.2196/jmir.7583 . Rugulies R, Aust B. Work and mental health: what do we know and how can we intervene? Scand J Work Environ Health 2019; 45(6): 529-532. Doi: 10.5271/sjweh.3856 . Oficina Internacional del Trabajo. Riesgos psicosociales, estrés y violencia en el mundo del trabajo. Ginebra, 2016; Volumen 8, Nº 1-2. ISSN 2076-9865
Diarrea en el embarazo: causas y soluciones
Artículo especializado

Diarrea en el embarazo: causas y soluciones

La diarrea es un problema habitual en las mujeres embarazadas. Suele ser común durante el primer trimestre de embarazo, aunque también tiende a aparecer conforme se acerca la fecha del parto. La diarrea durante el embarazo no suele ser consecuencia de una afección grave, aunque siempre es recomendable consultar con el médico, especialmente si es persistente. Diarrea en el embarazo: causas y síntomas Es importante cuidar de la salud de la mujer en todas las etapas, también durante el embarazo. De este modo, además de las pruebas periódicas a las que debe someterse desde que sabe que va a ser madre hasta el momento del nacimiento , también es importante estar atentos ante la aparición de cualquier síntoma como la diarrea. La diarrea se define por la evacuación de 3 o más deposiciones diarias de características líquidas o pastosas. La diarrea aguda es normalmente leve y autolimitada; en la mayoría de las ocasiones no persiste más de 1 semana. Si el trastorno dura más de 4 semanas se considera diarrea crónica. La diarrea puede acompañarse de fiebre, especialmente si es de causa infecciosas, dolor y distensión abdominal, náuseas y vómitos. La diarrea durante el embarazo puede aparecer por diferentes motivos. Entre ellos, cabe destacar: Cambios hormonales . Durante el embarazo se producen modificaciones en los niveles hormonales que tienen multitud de implicaciones. Una de ellas es que se puede ver afectado el funcionamiento del sistema gastrointestinal, pudiendo llevar a la aparición de náuseas, vómitos y también diarrea. Problemas en la digestión . Las alteraciones en la digestión pueden provocar que los alimentos no se digieran adecuadamente, lo que puede llevar a la aparición de diarrea. Cambios en la alimentación . En el embarazo se recomienda modificar algunos aspectos de la dieta. Por ejemplo, una recomendación habitual es aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento. El aumento excesivo en la ingesta de alimentos vegetales puede ocasionar la aparición de gases, flatulencia y diarrea. Por otro lado, también se suele aumentar el consumo de lácteos por su alto contenido en calcio, por lo que el exceso de lactosa de la leche puede propiciar la aparición de diarrea. Intoxicaciones alimentarias . Como en el resto de las personas, las mujeres embarazadas no están exentas de poder padecer toxiinfecciones alimentarias. De este modo, es importante prestar atención a la higiene de los alimentos. Se deben limitar los riesgos, evitando el consumo de alimentos crudos o poco cocinados de origen animal, o alimentos vegetales con una higiene defectuosa o de procedencia desconocida. También se debe evitar el consumo de lácteos no pasteurizados y el empleo de utensilios de cocina de madera (es un material poroso que dificulta una desinfección adecuada). Una vez que la diarrea se ha producido, la presencia de sangre en las heces puede alertar de un posible origen bacteriano de la diarrea. Otra causa de diarrea en el embarazo son las causadas por infecciones sin relación con la ingesta alimentaria, tales como virus respiratorios que ocasionalmente pueden afectar al intestino, como los adenovirus. Presión en el aparato digestivo . Conforme el feto crece, aumenta la presión en la cavidad abdominal sobre las estructuras internas, incluyendo el estómago y el resto del aparato digestivo. Esto puede provocar dificultades en la digestión y absorción de los nutrientes de los alimentos, aumentando el riesgo de padecer algún episodio diarreico. Medicamentos y suplementos . El tratamiento con determinados medicamentos o suplementos de vitaminas y minerales durante la gestación podrían ocasionar cambios en los hábitos en las deposiciones, incluyendo la aparición de diarrea. En esos casos habría que ponerlo en conocimiento del médico para que sustituya el tratamiento. Nerviosismo . El nerviosismo por el propio embarazo puede ser causa de la aparición de trastornos gastrointestinales y diarrea. Proximidad del parto . Es habitual que aparezcan síntomas como náuseas, indigestión o diarrea en los días próximos al parto. Retortijones en el embarazo Los retortijones y diarrea en el embarazo se pueden producir de forma común. De este modo, las molestias gastrointestinales y la diarrea pueden formar parte de los síntomas asociados al embarazo, si bien son las náuseas y los vómitos los más habituales. Los retortijones son accesos de dolor abdominal intermitente y agudo que acompaña a los cólicos intestinales causados por la contracción de la musculatura lisa del intestino. ¿Cómo tratar la diarrea en embarazadas? El tratamiento en la mayoría de los casos de diarrea en embarazadas permite una actitud expectante, ya que se suele tratar de procesos autolimitados que solo requieren de rehidratación y reposo intestinal. Por ello, cuando aparece la diarrea y esta persiste la pauta a seguir incluye: Dieta sin alimentos sólidos en las primeras 24 horas, con suero o limonada alcalina. Posteriormente pasar a dieta astringente (arroz hervido con zanahorias y pollo, manzana, preferiblemente asada, y plátano). Las comidas deben ser poco abundantes y frecuentes. Evitar los alimentos grasos, las verduras, legumbres, bebidas con gas, alcohol, excitantes y los lácteos. En general no se deben utilizar fármacos astringentes, a no ser que los haya prescrito el médico. Cuando existe sospecha de diarrea de causa bacteriana el médico puede establecer un tratamiento antibiótico a la espera del resultado del análisis de las heces. En casos extremos se puede considerar el ingreso hospitalario cuando se precisen rehidratación endovenosa o endoscopia por duda diagnóstica entre enfermedad inflamatoria intestinal y diarrea infecciosa. Si tienes cualquier duda ponemos a tu disposición las mejores consultas de ginecología y obstetricia .
¿Cómo se calcula la fecha probable de parto?
Artículo especializado

¿Cómo se calcula la fecha probable de parto?

Una de las fechas clave que se establecen cuando se produce el conocimiento del embarazo es la fecha probable de parto. A partir de aquí, se establece el resto de fechas importantes que determinarán el momento de realizar los controles y pruebas necesarias para seguir la evolución del desarrollo fetal y su estado de salud, junto con el de la madre. Para calcular la fecha probable de parto se puede utilizar la fecha de la última regla. A partir de esta fecha, normalmente, el parto tendrá lugar entre la semana 37 y la 42. También se puede estimar la fecha de parto a partir del volumen uterino, o a lo largo de la gestación, según los parámetros de desarrollo fetal que se pueden observar por medio de ecografía. Calcular la fecha probable de parto El principal síntoma de que se ha producido  el embarazo es la falta de menstruación. Para saber la fecha probable de parto, se puede calcular en un 90% de los casos a partir de la fecha en la que se produce esa primera ausencia de menstruación (amenorrea). Sin embargo, en el 10% restante de las gestantes esto no es posible, debido a posibles trastornos menstruales. En estos casos, se puede utilizar la ecografía realizada en el primer trimestre. Con la medida exacta del embrión en la ecografía de las 12 semanas, se puede estimar con gran exactitud el tiempo de gestación. Cálculo mediante la regla Cuando la mujer presenta una menstruación regular (el tiempo entre un ciclo y otro es de 28 días, aproximadamente), se considera que la ovulación tiene lugar con un margen de ±5 días tras llegar a la mitad del ciclo. Existen diferentes fórmulas utilizadas para calcular la fecha de alumbramiento probable: La fórmula de Pinard consiste en sumar 10 días desde que terminó la última menstruación, además de sumarle 9 meses. La regla de Wahl determina que hay que sumar 10 días al primer día de la última menstruación, además de sumarle 9 meses. La regla de Naegele −la más común− señala que se deben añadir 7 días al primer día de la última regla y sumarle 9 meses. Etapas de desarrollo embrionario y fetal La fecha de gestación −que determina la fecha probable de nacimiento− es clave para seguir la evolución del embarazo y del feto en la fase embrionaria y fetal. Período embrionario Se trata de una etapa delicada en la cual pueden ocurrir alteraciones en la formación y desarrollo del embrión. Período fetal El período comprende desde la semana 9 hasta el nacimiento. Se caracteriza por el desarrollo del organismo y la diferenciación de los tejidos y órganos formados en el período embrionario. Al final de la semana 12 se diferencian los genitales externos. En el primer embarazo se pueden empezar a notar los movimientos del feto a partir de la semana 20. En los siguientes embarazos se pueden empezar a percibir a partir de la semana 16. El feto sigue creciendo y ganando peso hasta el momento del nacimiento. ¿Cómo saber la fecha exacta de la concepción siendo irregular? Se considera como regular o normal un ciclo menstrual que tiene lugar cada 21-35 días, con una hemorragia de entre 20 y 60 mililitros, con una duración aproximada de 2-5 días. Sin embargo, las alteraciones en la menstruación son frecuentes, tratándose de uno de los motivos más habituales de consulta al ginecólogo. Los trastornos menstruales más habituales incluyen: Ciclos irregulares . Estos tienen lugar cuando la duración de la menstruación difiere mucho de un ciclo a otro. Ciclos cortos o largos . También se considera fuera de la normalidad las menstruaciones regulares que duran poco (21 días o menos) o demasiado (más de 35 días). Hemorragias anormales . Algunas mujeres pueden tener menstruaciones con hemorragias excesivas, con una duración mayor a cinco días (menorragia) o, por el contrario, una menstruación con un sangrado muy débil (hipomenorrea). Otras con ciclos y sangrados normales pueden sufrir también una hemorragia intermenstrual o spotting intermenstrual, un pequeño sangrado entre los ciclos normales. Amenorrea . Ausencia de menstruación en un periodo superior a tres meses sin causa justificada (lactancia o embarazo). En el caso de ciclos irregulares, la manera de calcular con exactitud el momento de la fecundación y la fecha de parto más probable es a partir de una ecografía, utilizando como parámetro para ello la longitud cráneo-caudal (CRL). ¿Qué es un gestograma? Un gestograma es una calculadora que incluye información sobre el embarazo, sus etapas y la posible fecha de parto. También se conoce como rueda de embarazo o disco gestacional por su forma circular. Además, el gestograma permite seguir los progresos del embarazo, conociendo el estado del desarrollo del bebé. El gestograma es muy sencillo de utilizar. Conociendo la fecha de la última menstruación, permite calcular información de interés, incluyendo: La fecha probable del parto. La semana de gestación actual. El peso fetal estimado en esa semana. El tamaño fetal estimado para esa semana. Otros parámetros fetales como el diámetro de la cabeza, la longitud del fémur, etc. Savia pone a tu disposición los mejores especialistas en ginecología y obstetricia .
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes