Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

¿Cómo Bajar los Triglicéridos?
Artículo especializado

¿Cómo Bajar los Triglicéridos?

Los triglicéridos se pueden bajar llevando una dieta y un estilo de vida saludable. La dieta saludable debe ser una alimentación pobre en grasas, siendo importante controlar las grasas saturadas y consumir grasas vegetales, como el aceite de oliva y el de girasol. En cuanto al consumo de proteínas, siempre que se pueda, deberán ser legumbres y las proteínas animales serán, preferentemente, pescados y, dentro de estos, pescados azules. En una dieta saludable lo ideal es dividir el plato en cuatro cuartos; una cuarta parte debe corresponder a las proteínas, una cuarta parte a los hidratos de carbono (arroz, trigo, pasta o legumbres) y dos cuartas partes deben corresponder a verduras . Si conseguimos convertir esta forma de alimentarnos en una costumbre, nuestra dieta será más equilibrada y será más fácil controlar la ingesta de calorías. La vida saludable lleva implícita la realización de ejercicio físico. Las recomendaciones de la OMS son 30 minutos de ejercicio físico diario vigoroso. Las personas que por dificultades físicas no puedan hacer este tipo de ejercicio, pueden andar diariamente una hora a paso vivo. Es importante introducir el ejercicio en nuestros hábitos, evitando el ascensor siempre que sea posible y caminar sin usar medios de transporte siempre que las distancias lo permitan. Evitar el alcohol es importante, es una de las sustancias que eleva con facilidad los triglicéridos, al igual que las sustancias con azúcares refinados, que también se acumulan en forma de triglicéridos. Dieta baja en grasas saturadas   Una dieta baja en grasa saturadas es importante para disminuir los triglicéridos, por lo que se ha de tomar la menor grasa posible de origen animal, las carnes serán mejor de pollo, pavo o conejo que de ternera, cerdo o cordero, evitaremos los embutidos como parte de nuestra dieta y la leche y derivados lácteos serán desnatados siempre que se pueda. Consumiremos una mayor cantidad de pescado , siendo el pescado azul más saludable para bajar los triglicéridos, sardinas, jureles, boquerones, salmón y atún pueden formar parte de nuestra dieta. Evitaremos alimentos fritos, se harán asados, cocidos o a la plancha, evitando también los guisos. Las legumbres se cocinan sin grasas, evitando chorizo, panceta o tocino. El consumo de aceite será principalmente de oliva o de girasol, procurando no consumir margarinas, mantequilla ni manteca de cerdo. No se debe tomar bollería industrial , ya que suele tener en su producción grasas no saludables. Evitar los azúcares simples   Los azúcares refinados aportan una gran cantidad de calorías, que se transforma en triglicéridos, por ello, hay que evitar ingerir bebidas azucaradas, ya sean refrescos o zumos industriales. No tomar bollería y otros productos que puedan contener azúcar en su producción, para ello, es recomendable leer de forma detenida las etiquetas de los alimentos elaborados. No añada, en la medida de lo posible, azúcar a los alimentos en su elaboración y disminuya el azúcar en café, té u otras infusiones.   Disminuya o elimine el consumo de alcohol No beba alcohol de forma habitual, las bebidas alcohólicas dan lugar a un aporte muy importante de calorías que se transforman de forma rápida en un aumento de los triglicéridos. Además, muchas de las bebidas parten de hidratos carbonos y productos con fructosa, esto da lugar a un aumento aún mayor de las calorías en la dieta. No hay una cantidad de alcohol que se pueda decir que es recomendable para consumir a diario. Siempre que pueda beba agua, es la bebida que mejor se adapta a nuestro organismo. Disminuya el consumo de alimentos elaborados con harinas refinadas Los alimentos elaborados con harinas refinadas deben ser algo esporádico en la alimentación. Las harinas refinadas tienen una gran carga de energía por gramo de peso, este exceso de energía se traduce en acúmulo de grasa para el organismo en forma de triglicéridos, que el organismo reserva para situaciones carenciales. Al no tener estas situaciones carenciales, la energía se acumula de forma poco saludable. Si se usan alimentos elaborados con harinas integrales, se aporta una parte de fibra, está fibras ayuda a regular nuestro organismo a nivel intestinal, al no ser absorbida, no aporta energía a nuestro organismo, además de darnos una sensación de plenitud mayor, evitando consumo excesivo de calorías. En los desayunos siempre que se pueda, hay que introducir pan como alimento y fruta, evitando cualquier tipo de bollería, incluidas las galletas.   Consuma alimentos ricos en fibra dietética Los alimentos ricos en fibra tienen como ventaja principal la falta de absorción de la fibra por nuestro organismo, esto se traduce en un mejor control de nuestro hábito intestinal, en una sensación de plenitud mayor de la que conseguimos con el mismo peso de alimentos sin fibra, y en una ingesta menor de calorías. Aunque no sea una explicación muy científica, podemos decir que la fibra tiene una ingesta calórica cero. El consumo de harinas integrales ayuda a regular nuestros triglicéridos enlenteciendo la absorción de azúcares, y nuestro intestino, evitando problemas como el estreñimiento.
Dieta Hipocalórica Para Adelgazar
Artículo especializado

Dieta Hipocalórica Para Adelgazar

Las dietas hipocalóricas son aquellas dietas en las cuales ingerimos menor cantidad de calorías que las que utilizamos durante todo el día. Esta reducción calórica se consigue limitando la ingesta de alimentos de gran densidad calórica, según la tasa de metabolismo basal de cada persona, para producir un balance calórico negativo consumiendo calorías del tejido adiposo, perdiendo peso y reduciendo volumen. Los menús de este tipo de dieta están constituidos por alimentos bajos en calorías como vegetales, frutas, proteínas y grasas, sin eliminar ningún tipo de nutriente, pero sí restringiéndolos a la cantidad mínima necesaria con el objetivo de comer bien, sano y equilibrado. No existe una dieta hipocalórica fija, ya que debe ser personalizada según edad, altura, sexo y actividad diaria, se debe acudir a un especialista que nos realice un plan de alimentación adaptado a nuestros objetivos. Al iniciar de forma planificada un déficit calórico, lo que se pretende es aportar una cantidad insuficiente de energía para el organismo, con el objetivo de permitir una correcta actividad funcional y que el sistema de control de equilibrio energético detecte ese déficit de energía y actúe empleando las reservas de glucógeno, grasas y, por último, de proteínas. Se reduce el gasto energético y la termogénesis inducida por la dieta, con la consecuente disminución de la actividad física, lo que implica una rebaja del gasto energético con enlentecimiento de todas las actividades metabólicas de manera progresiva, lo que conlleva a que, en algún momento de este régimen hipocalórico, la pérdida de peso sea cada vez menor. La duración de la dieta hipocalórica debe ser limitada en el tiempo, con un periodo de mantenimiento y recuperación relativa . No se aconseja su uso por tiempo indefinido, ya que el organismo puede adaptarse a funcionar con baja entrada de energías y ocasionar un enlentecimiento del metabolismo con gran dificultad para pérdidas posteriores de peso. Los objetivos de este tipo de alimentación son: Disminuir el consumo calórico, pero manteniendo los nutrientes necesarios. Para ello, se deben consumir los alimentos en proporciones y cantidades adecuadas. Modificar definitivamente los hábitos alimenticios para garantizar el mantenimiento del peso conseguido, para que, al dejar de consumir la dieta hipocalórica, el consumo de calorías habitual no produzca un incremento en el peso. Con el fin de lograr estos objetivos, debemos apoyarnos en una correcta hidratación, entre 1,5 a 2 litros de agua al día, y la realización de actividad física que facilite el gasto de energía y contribuya a mantener la masa muscular. Valores nutricionales para una buena dieta hipocalórica Este tipo de dieta restrictiva en calorías debe tener una buena distribución en carbohidratos, proteínas y grasas, así como de micronutrientes (vitaminas y minerales) para evitar desnutrición. La dieta hipocalórica debe tener en promedio los siguientes valores: Hidratos de carbono: 45 – 55%, fundamentalmente complejos, como cereales, legumbres, patatas, batatas y arroz. Proteínas: 15 – 25%, repartidas en pescado y carnes magras. Grasas: 25 – 35%, repartidas 10% de origen animal, 10% poliinsaturadas y 10% aceites monoinsaturados. Fibra: 20 – 40 gramos. Para realizar este tipo de dieta, el especialista debe crear un déficit calórico comprendido entre 500 a 1000 cal/día, sobre la estimación del gasto energético total , sin alterar de forma significativa la distribución de los macro y micronutrientes recomendados para la población general. Adaptándose a las características clínicas y preferencias de cada paciente e incorporando recomendaciones sobre el control del tamaño de las raciones, disminución de la ingesta de alimentos de elevada densidad energética y distribución de los alimentos durante el día, con el fin de facilitar la adherencia a este plan a largo plazo. Es importante disminuir o eliminar el consumo de alimentos procesados, aumentar el consumo de frutas y verduras y cocinar los platos preferiblemente asados, hervidos o a la parrilla.  EJEMPLOS DE DIETAS HIPOCALÓRICAS DIETA HIPOCALÓRICA 1500 CALORÍAS/DÍA Desayuno: 2 rebanadas de pan integral + queso fresco + naranja 200 ml leche desnatada Merienda : Infusión sin azúcar + puñado de frutos secos + yogur desnatado Comida: 150 gr de carne o pescado al horno + 250 verduras variadas al vapor aliñadas con aceite de oliva virgen extra + 50 gramos arroz integral + fruta al gusto Merienda: Manzana + café Cena: 1 huevo con taquitos de jamón + puré de calabacín con aceite de oliva virgen extra + yogur desnatado y fruta Ejemplos de dietas hipocalóricas Desayuno: 1 tostada de pan integral con dos huevos revueltos, leche desnatada, infusión de té rojo, manzana y agua. Merienda : una cucharada de frutos secos. Mezcla de almendras, nueces, castañas, anacardos, etc. y un yogur desnatado. Comida: Sopa de fideos, ensalada de lechuga, pepino, tomate y una cucharada de aceite de oliva. Agua. Merienda: 1 plátano. Cena: Crema de calabaza sin mantequilla, pechuga a la plancha y agua.
¿Qué Hay que Comer en una Dieta Blanda?
Artículo especializado

¿Qué Hay que Comer en una Dieta Blanda?

La dieta blanda es un régimen alimentario y terapéutico de fácil seguimiento que contiene alimentos fáciles de digerir y masticar, no incluye grasas ni condimentos o alimentos que estimulan la producción de jugos gástricos y puedan irritar la mucosa gastrointestinal . Este tipo de alimentación puede variar según sea la enfermedad de cada paciente, y puede tener diferentes consistencias dependiendo de si el paciente presenta dificultad para tragar, o más bien, que favorezcan la consistencia de las heces si presenta diarrea. Este tipo de dieta puede utilizarse como tratamiento para una gastroenteritis con diarrea y vómitos, recuperación de una cirugía gastrointestinal, pacientes con enfermedades como colitis, gastritis y úlceras en el aparato digestivo, enfermedades neurodegenerativas que se acompañan con trastornos de deglución y masticación, enfermedades hepáticas – renales y pacientes con cáncer que son sometidos a radio y quimioterapia. La dieta blanda puede dividirse en tres tipos: Dieta blanda astringente : útil en la resolución de problemas digestivos como gastroenteritis, diarreas y vómitos. Dieta blanda no astringente : útil en la resolución de enfermedades relacionadas con la boca, encías y dientes. Dieta blanda para patologías gástricas : útil como prevención y tratamiento de los síntomas gástricos. Los principios generales de este tipo de alimentación son los siguientes:   Este tipo de alimentación puede mantenerse de dos a tres días para después, poco a poco, ir introduciendo alimentos hacia una dieta normal; existen casos, sobre todo, en enfermedades neurodegenerativas, en los que la dieta blanda lidera en últimas etapas de la vida.   Las comidas se realizan frecuentemente y en poca cantidad.   Se debe tener especial cuidado con la hidratación del paciente fuera de las comidas.   A pesar de ser estricta en cuanto a los alimentos, debe ser variada.   Eliminar de la dieta aquellos alimentos ricos en fibra que aumenten el volumen de las heces.   Los alimentos deben consumirse preferiblemente temperatura ambiente.   Eliminar frituras, embutidos y, en general, alimentos muy condimentados que irriten la mucosa.   Eliminar la lactosa, ya que promueve la digestión prolongada.   En la medida de lo posible, introducir nuevos alimentos de menor a mayor consistencia.   Masticar bien y reposar después de las comidas para evitar flatulencias.   Deben emplearse formas sencillas de preparación de los alimentos como cocción, asado, hervido o a la parrilla.   Mientras dure la dieta, no se debe realizar ejercicio físico fuerte.   No se deben consumir bebidas gaseosas, café, licor o tabaco. Es importante entender que esta dieta no es para perder peso, solo pretende ayudar a facilitar la digestión por medio de alimentos aptos, tanto en la población adulta como en la infantil. Alimentos que se incluyen y los que se excluyen ? Entre los alimentos permitidos encontramos los siguientes: CEREALES/PAN: no deben ser cereales o pan integral, deben ser féculas hechas puré como la batata o patata. Si se va a tomar pan, hay que tratar de que el mismo sea lo más blando posible y sin corteza. También se puede servir arroz blanco cocido, pasta y galletas tipo María. CARNES Y PESCADO: deben ser carnes suaves como pollo, pavo o conejo cocinados al vapor o hervidos; y tratar de evitar en la medida de lo posible las carnes rojas. En relación al pescado, preferiblemente se tomará pescado blanco y se evitarán los azules, mariscos, conservas y ahumados. HUEVOS: se pueden tomar pasados por agua, escalfados, en tortilla o huevos duros. FRUTAS Y VERDURAS: se pueden ingerir todas las frutas a excepción de aquellas ricas en fibra como la ciruela. Las frutas más ampliamente recomendadas son la manzana en compota, puré o asadas y el plátano. Los vegetales se evitarán crudos y aquellos que son formadores de gases como coliflor, brócoli, cebolla y tomate. LEGUMBRES: no se ingieren enteras ni en guisos complicados, deben tomarse en pequeñas porciones en forma de puré y eliminando la piel. GRASAS: preferiblemente utilizar aceite de oliva que es bien tolerado. LÁCTEOS: idealmente, leches y yogures desnatados sin azúcar y queso fresco. SOPAS: muy beneficiosas las sopas de pollo o pescado con fideos o arroz, también las cremas de verduras con pollo o pescado. POSTRES: flanes, gelatinas y yogures son las bases de los postres de la dieta blanda. BEBIDAS: agua e infusiones que no contengan xantinas. ? Entre los alimentos que debemos evitar nos encontramos los siguientes:   Cereales enteros   Bebidas gaseosas   Cafeína   Picantes o condimentados   Frituras y grasas procesadas   Cafeína   Alcohol   Bollería y productos refinados   Productos integrales   Cítricos   Salsas   Tomate   Pescado azules y mariscos   Jamón ahumado    Chocolate   Encurtidos   Alimentos azucarados   Vinagre   Tabaco   Lácteos y sus derivados completos   Embutidos en general   Quesos muy madurados   Verduras como brócoli, coliflor, acelgas, espinacas, coles, cebollas, repollo.
¿Cómo puedo bajar el colesterol con dieta?
Artículo especializado

¿Cómo puedo bajar el colesterol con dieta?

¿Cuáles son los síntomas del colesterol alto? El colesterol alto no tiene por qué dar síntomas. En la mayoría de las ocasiones, el colesterol alto se descubre en una analítica ocasional que se realiza al paciente, que incluya  bioquímica sanguínea. El colesterol alto no es una enfermedad , se considera un factor de riesgo, esto quiere decir que puede producir enfermedades relacionadas con el aparato cardiovascular, como producir angina de pecho, infarto de miocardio, isquemia en diferentes órganos y claudicación intermitente; estas enfermedades son las que sí dan síntomas y no el colesterol alto. El hecho de que sea un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares es lo que hace que tengamos que prevenir su elevación, por ello, es necesario realizar analíticas aun cuando no presentemos sintomatología. Se debe realizar un primer control en la infancia, entre los 19 y 40 años repetir el control cada 5 y, a partir de esta edad, cada 2 años, siempre y cuando los niveles sean normales. Elija grasas más saludables Las grasas más saludables son las grasas insaturadas, como el aceite de oliva y el aceite de girasol. Dentro de las carnes, las carnes más grasas son menos recomendables, la carne de aves y de conejo tiene menor cantidad de gramos de grasa que la carne de animales como ternera o cerdo. Evite alimentos como el tocino de cerdo o la manteca del mismo animal . No consuma aceite de palma o de cacahuete. La mantequilla y la margarina son también grasas saturadas , por lo que se debe evitar su consumo. El consumo de pescado azul también favorece el descenso del colesterol.   Limite los alimentos con colesterol Los alimentos como embutidos ricos en grasa, carne de ternera, buey o cordero, deben estar limitados a una vez por semana. Los lácteos mejor tomarlos desnatados y solo 2 raciones al día. Los quesos deben ser poco grasos, limitando la toma a una vez a la semana los quesos más grasos. Evite o elimine de su dieta la mantequilla, margarina y los aceites de palma y cacahuete. Si consume alimentos procesados, lea atentamente la etiqueta y evite aquellos que no estén cocinados con aceites vegetales como oliva o girasol. Evite los fritos en la dieta, los alimentos hervidos, asados o realizados a la plancha son muchos menos ricos en colesterol.    Coma mucha fibra soluble   La fibra soluble es la que se encuentra en la avena, las leguminosas, las frutas cítricas, la zanahoria, la avena y, el consumo de este tipo de fibra, favorece que haya un menor pico glucémico tras la alimentación y da lugar a una absorción más lenta de los azúcares.  La fibra insoluble es la que se une al colesterol y favorece que se produzca una eliminación del mismo; se encuentra en el trigo integral, salvado de trigo y los cereales integrales en general, en semillas, lechuga, espinacas, acelgas, repollo, brócoli, uvas y frutos secos. Si aumenta la cantidad de fibra insoluble, mejorará su colesterol. Consuma muchas frutas y verduras Las frutas y verduras son ricas en fibras, solubles e insolubles, y esto beneficia el control glucémico y de colesterol. La fruta es preferible comerla entera que, en forma de zumos, ya que la cantidad de fibra en la fruta entera es mayor. Consuma verduras en las principales comidas, hasta un 50 % de las calorías que obtiene en una comida deben proceder de las verduras. Es necesario consumir al menos 2 piezas de fruta al día . Coma pescado rico en ácidos grasos omega-3 Para controlar el colesterol , es mejor consumir pescados ricos en omega-3. Estos pescados son los conocidos como pescados azules, entre ellos, boquerones, sardinas, salmón, trucha, arenque, atún y bonito. Aumentar el consumo de estos alimentos favorece que los niveles de HDL se eleven . Los pescados de este grupo de mayor tamaño deben controlarse en su consumo, por el mercurio que pueden contener. No ocurre esto en boquerones y sardinas. Limite la sal El consumo de sal debe estar limitado a 5 gramos al día en personas sanas, sería como una cucharadita de postre diario, en los pacientes hipertensos esto se debe de reducir a la mitad, es importante acostumbrarse a no añadir sal a las comidas en la mesa. Limite el alcohol El alcohol no es un alimento ni una bebida que se pueda considerar saludable, por ello, es importante limitar lo máximo su consumo. Un vaso de vino al día es el límite que se debe establecer. Esta misma cantidad se puede beber de cerveza, si se prefiere al vino.
Triglicéridos
Artículo especializado

Triglicéridos

¿Qué son y para qué sirven los triglicéridos? Los triglicéridos son grasa del organismo que se obtienen de ciertos alimentos, pero también es un producto que el organismo usa para guardar el exceso de energía que se adquiere por la alimentación. Cuando se comen muchos hidratos de carbono, estos se transforman en triglicéridos y esta grasa se almacena en el organismo para que, en situaciones de carencia alimentaria, se extraiga para transformala en la energía necesaria para continuar con las funciones del organismo. Es un mecanismo natural para mantener la vida en situaciones de carencia alimentaria, es por ello que se debe controlar la ingesta calórica que realizamos. ¿De dónde obtenemos los triglicéridos? Los triglicéridos se obtienen principalmente de las grasas saturadas , en especial, lácteos grasos, mantequilla, margarina, carnes con mucha grasa, embutidos y aceites saturados como el de palma o cacahuete. También se obtiene de la transformación en el organismo del exceso de calorías , es un método que usa el organismo para guardar energía, especialmente se obtiene del consumo excesivo de azúcares refinados e hidratos de carbono. ¿Por qué es importante mantener un nivel adecuado de triglicéridos? Los triglicéridos , al ser una grasa, aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, en especial infarto de miocardio, anginas de pecho, claudicación intermitente y accidentes isquémicos cerebrales. Si desciende su nivel de triglicéridos, se reduce de forma significativa su riesgo cardiovascular , esto es especialmente importante si tiene además otros factores de riesgo como diabetes mellitus o hipertensión arterial. Niveles muy altos de triglicéridos, por encima de 500 miligramos por decilitro pueden dar lugar también a pancreatitis. Y la inflamación del páncreas es una enfermedad potencialmente grave . ¿Cuál es el nivel de triglicéridos adecuado? Se considera un nivel normal de triglicéridos hasta un valor de 150 miligramos por decilitro , niveles de entre 150 y 199, se considera en el límite alto, por encima de 200 y hasta 499 se considera elevado-alto y, por encima de 500 mg/dl, muy alto. Hasta niveles de 199 miligramos por decilitro se suelen recomendar cambios en los hábitos de vida como parte del tratamiento, en niveles por encima de esta cifra puede ser necesario el tratamiento con fármacos para tratar de que desciendan y conseguir una mejora en el perfil lipídico y, por tanto, una disminución del riesgo cardiovascular. En pacientes con enfermedades concomitantes como la diabetes o las alteraciones de tiroides, la mejoría en el control de estas enfermedades se puede traducir en u na mejoría en el nivel de triglicéridos. ¿Qué podemos hacer si tenemos altos los triglicéridos? Para descender los triglicéridos es necesario establecer unos hábitos de vida y alimentación saludables. Realizar ejercicio físico de forma regular, vigoroso y al menos durante 30 minutos unas 5 veces a la semana. La incorporación del ejercicio como parte de nuestra vida es importante, procure subir y bajar las escaleras en vez de usar el ascensor, si va a su trabajo o se mueve normalmente en transporte público, baje una parada antes de la que corresponde para caminar, y procure caminar a paso vivo siempre que sea posible. Los triglicéridos aumentan por el exceso de consumo de calorías. Una persona normal debe consumir entre 1500 y 2000 calorías diarias, dependiendo de su actividad física . El exceso en el consumo de calorías hace aumentar los triglicéridos. El consumo de calorías debe ser solo una cuarta parte de hidratos de carbono y, de estos, la cantidad de azúcares y harinas refinadas debe estar controlada. Si tiene sobrepeso , trate de bajar de peso, eso le ayudará a reducir los triglicéridos. Consuma más pescado y menos carne, dentro de los pescados, los llamados pescados azules son ricos en omega 3 y ayudan a mantener el nivel de triglicéridos bajo control. Las grasas para cocinar deben ser insaturadas , como el aceite de oliva o el de girasol, evite las grasas animales como la manteca de cerdo o la mantequilla. No tome alimentos ultraprocesados, lea cuidadosamente las etiquetas de los alimentos que compre y evite aquellos que llevan grasas insaturadas. No consuma alcohol, el alcohol es una fuente importante de calorías e hidratos de carbono, lo que contribuye de forma muy especial a elevar el nivel de triglicéridos en la sangre. No consuma bebidas azucaradas, tipo refrescos ni zumos, ya que la concentración de azúcares es más elevada que en una pieza de fruta entera. Los complementos alimenticios con omega-3 pueden mejorar también el nivel de colesterol. Por último, si su nivel es muy elevado, el médico puede recomendarle ciertos medicamentos como los fibratos o las estatinas. No consuma estos fármacos sin una recomendación médic a, los cambios en sus hábitos de vida van a ser necesarios aun cuando usted esté recibiendo medicamentos para normalizar su nivel de triglicéridos.
Tensión arterial
Artículo especializado

Tensión arterial

¿Qué puede provocar la tensión arterial alta? La tensión arterial elevada puede presentarse durante el envejecimiento , se produce por un endurecimiento de las paredes arteriales, esto se traduce en que el corazón tiene que realizar una mayor fuerza para conseguir que la sangre progrese de forma adecuada. También se puede producir la hipertensión arterial secundaria al consumo de ciertos fármacos como los esteroides y en alteraciones endocrinas a nivel de la suprarrenales.  Las situaciones de estrés dan lugar a un aumento de la tensión, este mecanismo que es fisiológico y natural puede ocasionar una hipertensión mantenida en aquellas personas que presenten una situación de estrés constante. La hipertensión arterial es un factor de riesgo cardiovascular que puede causar enfermedades como la angina de pecho, el infarto o las trombosis cerebrales. ¿Cuándo es conveniente medir la tensión? La tensión se debe medir desde la infancia , en los niños es conveniente medirla entre los 5 y los 14 años al menos una vez. En los adultos es conveniente controlar la tensión al menos una vez al año desde los 40 años de edad , para establecer un tratamiento cuando se empieza a elevar. También se toma la tensión a todas las embarazadas a lo largo de la gestación, para prevenir posibles alteraciones de la misma durante el embarazo . ¿En qué consiste la prueba para medir la tensión? La prueba para controlar la presión arterial es una prueba sencilla, en ella se le indicará que, en la medida de lo posible, se acuda unos 20 minutos antes de la citación a consulta, esto se debe a que la tensión se debe de tomar en reposo. Después, se procede a poner un manguito encima de la flexura de su codo, dicho manguito se infla con aire que produce una presión sobre la arteria del brazo, posteriormente, se va vaciando hasta escuchar el latido, en ese momento se detecta la presión sistólica, y sigue descendiendo la presión de aire hasta que desaparece el latido, y obteniendo la presión sistólica. Es importante permanecer tranquilo , no fumar en la hora previa a la toma de la tensión, ni consumir excitantes como café o té previamente. Es recomendable acudir un poco antes y permanecer sentado para que la tensión arterial no de más elevada de lo que en realidad el individuo la tiene. ¿Cuáles son los valores normales de presión arterial? Los valores normales de presión arterial se pueden establecer hasta un valor máximo de 140/90, por encima de este valor presenta una tensión elevada que precisa tratamiento. Estos valores no son iguales a lo largo del día, varían con la actividad física. Las mujeres hasta la menopausia suelen tener valores inferiores a estas cifras, pudiendo registrar valores hasta de 100/60 considerándose normales. Los niños tienen presiones arteriales inferiores a los adultos , pero se debe tener en cuenta la altura, y es necesario comparar con tablas, para conocer si la tensión es normal o está elevada en relación al resto de niños. Aunque se considera normal hasta 140/90, los pacientes que tienen otros factores de riesgo cardiovascular , deben mantener tensiones por debajo de 120/80. ¿Cuándo debe recomendar el especialista la automedición de la presión arterial? La automedición de tensión arterial se recomienda especialmente en pacientes que se ponen muy nerviosos cuando acuden a la consulta del médico , también se puede recomendar para comprobar las diferentes tensiones a diferentes horas del día, que pueden hacer recomendable variar las horas de toma de la medicación. La tensión arterial basal que se toma nada más levantarse , es la que mejor permite controlar un buen nivel de tensión arterial. ¿Cómo medir la tensión arterial? Para medir la tensión arterial se usan los esfigmomanómetros , aparatos de aire que pueden ser electrónicos o de pared. Si el paciente se toma la tensión de forma habitual en su domicilio, los aparatos digitales son recomendables, ya que van a permitir un control óptimo por parte del paciente, con un sistema sencillo. Son más recomendables los de brazo que los de muñeca, ya que, estos últimos pueden dar lecturas más altas de lo que realmente tiene el paciente. En las consultas médicas y de enfermería se controla la tensión arterial por medio de aparatos de aire de pared. Tras hinchar el manguito situado en el brazo , se va bajando la presión hasta localizar, mediante un fonendoscopio, el latido en la arteria del brazo, esto marca la presión sistólica y, posteriormente, se sigue reduciendo hasta que vuelve a desaparecer para conocer la presión diastólica.
Colesterol malo (LDL)
Artículo especializado

Colesterol malo (LDL)

¿Qué es el colesterol LDL? El colesterol malo o colesterol LDL es una fracción del colesterol total, se conoce como colesterol malo porque es el que se fija en las arterias, dando lugar a las placas de ateroma que ocasionan un estrechamiento de las arterias, conocido como arteriosclerosis, produciendo una disminución del aporte de oxígeno a una determinada zona, y provocando angina de pecho o infartos de miocardio y procesos como la claudicación intermitente . Estas placas de ateroma pueden desprenderse de las arterias donde se han formado y ocasionar trombosis arteriales, como es el caso de las trombosis cerebrales, mesentéricas, etc. El nombre de LDL proviene de las siglas en inglés de lipoproteína de baja densidad.   ¿Cómo sé cuál es mi nivel de colesterol LDL? Para conocer el nivel de colesterol LDL de un paciente se le extrae sangre venosa , tras ello, se envía la sangre a un laboratorio de análisis clínico, en el cual, se procede a estudiar el nivel de colesterol en el laboratorio de bioquímica, dando el nivel de colesterol total o colesterolemia y de las dos fracciones de colesterol; el HDL o colesterol bueno y el LDL o colesterol malo. Los niveles de LDL se expresan en miligramos/decilitro. ¿Cuál debería ser mi nivel de colesterol malo (LDL)? En términos generales, podemos decir que cuanto más bajo sea el nivel de LDL, menor riesgo cardiovascular tiene una persona. Pero se clasifican en diferentes niveles : niveles de LDL inferiores a 100 mg/dl se consideran óptimos, entre 100 y 129 mg/dl se consideran buenos, entre 130 y 159 mg/dl se considera un nivel alto pero aceptable, entre 160 y 189 mg/dl se considera alto y, por encima de 189, se considera un nivel muy alto. ¿Cómo puedo elevar mi nivel de colesterol malo (LDL)? En primer lugar y como primordial para mejorar los niveles de LDL, es importante establecer cambios en los hábitos de vida y alimentación, hasta lograr una vida y alimentación saludable.  En la alimentación , evitar las grasas saturadas presentes en la leche entera, los embutidos, los quesos muy grasos y las carnes ricas en grasas. También los alimentos como mantequilla, manteca de cerdo, tocino, margarinas y alimentos ultraprocesados. Evite el consumo de bollería industrial que es rica en grasa y puede contener aceites de palma o cacahuete, y también el consumo de la manteca de cacahuete . Consuma grasas insaturadas como aceite de oliva o girasol, no consumas alimentos fritos y no reutilices el aceite ya usado, esto hace que pierda su beneficio para mejorar el LDL. No ingiera zumos industriales , ni refrescos, por la gran cantidad de azúcares que contienen, que elevan la cantidad de LDL del organismo. Aumente la cantidad de frutas y verduras frescas en su dieta, así como las legumbres y los frutos secos , es importante para mantener una dieta equilibrada pobre en grasas. Respecto al ejercicio físico , se debe realizar al menos 30 minutos de ejercicio vigoroso al día, algunos hábitos del día a día también ayudan, como; usar las escaleras en vez del ascensor y, si se acude al trabajo en transporte público, bajarse una parada antes de su destino y hacer el resto del recorrido a pie, ya que andar refuerza la actividad física en nuestra vida diaria. En segundo lugar, tras la vida sana y la alimentación saludable, el consumo de fármacos se debe de realizar siempre bajo la supervisión de un médico . La estatina es el medicamento que se suele usar en estos casos, pero las diferentes dosis e incluso el uso de una u otra necesita un consejo especializado antes de usarlas. Por último, hay que tener en cuenta que ciertos medicamentos como los esteroides o los usados para el tratamiento del VIH, pueden dar lugar a un aumento de los niveles de LDL, por lo que, en pacientes que se encuentran sometidos a estos tratamientos, se debe realizar un estudio y control riguroso de los niveles de LDL. ¿Cuándo me debo hacer controles de LDL? El control de LDL se realiza una vez antes de los 14 años y, si es normal, se repetirá cada 5 años, hasta cumplir 40 años los hombres y 50 las mujeres, por encima de esta edad se debe repetir cada 2 años si es normal. No está claro a qué edad se puede dejar de hacer un control, pero parece que personas de más de 80 años que han tenido un LDL normal, no se benefician de continuar con este control. En los casos con hipercolesterolemia familiar , se debe realizar un control en los niños antes de los 9 años, ya que un inicio precoz del tratamiento mejora el riesgo cardiovascular en estos pacientes.
Dieta astringente
Artículo especializado

Dieta astringente

¿En qué casos está indicada la dieta astringente? Las dietas astringentes tienen como objetivo fundamental enlentecer los movimientos intestinales y disminuir el volumen y la frecuencia de las deposiciones en caso de diarrea de cualquier origen, tanto agudas de causas infecciosas o tóxicas, como crónicas, debidas a enfermedades intestinales, intolerancias, secuelas de intervenciones quirúrgicas, efectos secundarios de radioterapia o quimioterapia, entre otras. Facilita el trabajo del tubo digestivo en su proceso de digestión y absorción de nutrientes, ya que presenta ausencia de fibra alimentaria y lactosa, evita alimentos que estimulen el tránsito intestinal y disminuye el aporte de grasas o de alimentos de digestión más compleja. Además de recuperar los minerales y líquidos perdidos en el proceso diarreico.  En general, esta dieta facilita la rápida recuperación en los procesos agudos y, en los crónicos, ayuda al control sintomático. Fases de la dieta astringente  FASE 1: Es la fase inicial en la que no se consumen alimentos sólidos. Puede durar entre 4 a 12 horas, dependiendo si eres niño o adulto. Debido a la pérdida de minerales, electrolitos y líquidos que resulta de esta fase, es importante la reposición hídrica con suero oral, infusiones, agua de arroz, agua de zanahoria o algún preparado como el siguiente: 1 litro de agua hervida, zumo de tres limones, media cucharada de bicarbonato, media cucharada de sal y 2 cucharadas de azúcar. FASE 2: Se inicia con la incorporación de alimentos como arroz, patata, zanahoria hervida, pescado hervido, pollo o manzana al horno. Nuestro cuerpo se está acostumbrando a la incorporación de nuevos alimentos y los mismos deben ser lo menos aliñados posibles. FASE 3: Al encontrarnos mucho mejor, ya podemos incorporar otros alimentos como el puré de verduras, zumo de frutas, verduras, legumbres y pan blanco. FASE 4: Consiste en introducir progresivamente los alimentos complejos hasta tener nuevamente una alimentación normal. Dieta astringente Alimentos Como norma general , se deben utilizar métodos de cocción sencillos con escasos condimentos no irritantes. CARNES: carnes magras y bien cocinadas como el pollo, pavo, conejo, ternera, lomo de cerdo, jamón cocido o serrano desgrasado. PESCADOS: todo tipo de pescados blancos preparados cocidos o a la plancha. HUEVOS: cocidos o pasados por agua o en tortilla con poco aceite. LÁCTEOS: yogur con bífidus. PASTA Y CEREALES: arroz, pasta, tapioca, pan blanco, tostadas y galletas tipo María. FRUTAS Y FRUTOS SECOS: manzana cocida o asada sin piel, plátano maduro, melocotón y pera en almíbar, mermelada de melocotón y albaricoque, membrillo y zumos sin pulpa. VERDURAS HORTALIZAS Y LEGUMBRES: patata cocida, zanahorias, espárragos, calabacín, tomate, remolacha, calabaza y caldo vegetal. Alimentos que debes evitar en una dieta astringente Los alimentos que deben evitarse en una dieta astringente son los ricos en fibra no fermentable, así como los de difícil digestión como carnes fibrosas, mariscos, legumbres o alimentos con mucha grasa. Otros alimentos a evitar : CARNES: piezas de cordero o cerdo con abundante grasa, carne de vaca o buey y carnes de caza, embutidos con grasa como chorizo, salami, salchichón y patés. PESCADO: pescados azules, pescado frito, mariscos y pescado ahumado. HUEVOS: huevos fritos o con alioli. LÁCTEOS: leche y derivados, yogures que contengan fruta o cereales, flan, natillas, nata, crema de leche y quesos grasos. PASTA Y CEREALES: panes o cereales integrales y aquellos que contengan frutas y frutos secos. FRUTAS Y FRUTOS SECOS: frutas deshidratadas, frutos secos, cualquier otra fruta que no sea manzana, plátano maduro y membrillo. BEBIDAS: bebidas con gas, alcohólicas, café y zumo de frutas con pulpa. ALIMENTOS GRASOS: mantequilla, margarina y mayonesa. DULCES Y BOLLERÍA: chocolate, repostería industrial y galletas integrales. Ejemplo de dieta astringente Es muy importante saber llevar una dieta astringente para poder facilitar el proceso de digestión y que se pueda tener una recuperación rápida. A continuación, presentamos un ejemplo de dieta astringente: FASE 1 Mantenerse con la fórmula de rehidratación vía oral con: 1 litro de agua 2 cucharadas de azúcar Una cucharada pequeña de sal Media cucharada de bicarbonato El zumo de 3 limones Ayuda a evitar la deshidratación por la pérdida de agua y electrolitos. FASE 2 Se inicia con la incorporación de estos otros líquidos , en poca cantidad pero frecuentemente: Agua de arroz Sémola Sopa de cereales FASE 3 Menú desayuno: 2 rebanadas de pan blanco tostado con jamón de york y una manzanilla con edulcorante stevia. Menú almuerzo: 1 rebanada de pan tostado con jamón de pavo fiambre. Menú comida: Plato de arroz con pollo hervido sin piel ni aceite. Menú merienda: 1 manzanilla con edulcorante stevia . Menú cena: Pescado hervido con un plato de sémola y arroz , sin aceite. FASE 4 Menú desayuno: 2 rebanadas de pan tostado con jamón de york y 1 café descafeinado de sobre con leche desnatada Menú almuerzo: 1 yogur 0% con 1 rebanada de pan tostado con jamón de pavo fiambre. Menú comida: Plato de arroz y zanahoria con pollo a la plancha sin piel y verduras hervidas. Menú merienda: 1 manzana asada como pieza de fruta y té . Menú cena: Pescado a la plancha con puré de patatas y verduras hervidas.
Colesterol bueno (HDL)
Artículo especializado

Colesterol bueno (HDL)

¿Qué es el colesterol HDL? EL HDL, también conocido como colesterol bueno, corresponde a las siglas en inglés de lipoproteínas de alta densidad , y se califica como colesterol bueno porque no se deposita en las arterias sanguíneas. Estas lipoproteínas son un conjunto de una partícula de colesterol que se une a una proteína para su transporte, estas lipoproteínas de alta densidad son enviadas desde todo el organismo hacia el hígado, que será el encargado de eliminarlas. El HDL es una parte del colesterol total que está formado por el HDL y por el LDL, o vulgarmente conocido como colesterol malo. ¿Cómo sé cuál es mi nivel de colesterol HDL? El colesterol bueno o HDL se puede conocer a través de una analítica de sangre, para ello, se procede a hacer una extracción de sangre venosa al paciente y se envía a un laboratorio de análisis clínicos para realizar un estudio de bioquímica sanguínea, detectando así tanto el nivel de colesterol total o colesterolemia, como sus fracciones de HDL o colesterol bueno y LDL o colesterol malo. En términos generales, cuanto más alto sea el nivel de HDL y menor el de LDL, para un mismo valor de colesterol total, el riesgo cardiovascular del individuo será menor. Los niveles de HDL se expresan en miligramos/decilitro. ¿Cuál debería ser mi nivel de colesterol bueno (HDL)? Se dice que el colesterol bueno o HDL se encuentra en niveles adecuados cuando está por encima de 45 mg/dl en menores de 19 años . En hombres mayores de esta edad, se debe encontrar por encima de 40 mg/dl y, en las mujeres, por encima de 50 mg/dl. Los pacientes que presentan diabetes mellitus o hipertensión arterial o tabaquismo, es importante que tengan unos niveles superiores de HDL, esto se debe a que su riesgo cardiovascular se ve incrementado por la presencia de otros factores de riesgo . Niveles de HDL inferiores a 35 mg/dl incrementan de forma importante el riesgo cardiovascular , en estos casos es especialmente importante someterse a tratamiento y hacer cambios en el estilo de vida para mejorar los niveles de HDL. ¿Cómo puedo elevar mi nivel de colesterol bueno (HDL)? Para elevar los niveles de HDL se debe realizar una dieta saludable y hacer cambios en el estilo de vida. En cuanto a la dieta , es importante evitar las grasas saturadas, estas se encuentran en la leche entera, carnes, embutidos, quesos grasos o curados, mantequilla, margarinas, manteca de cerdo, y tocino, así como se debe disminuir el consumo de alimentos ultraprocesados, alimentos fritos y de bollería industrial, y evitar el consumo de aceite de palma y de manteca de cacahuete. Es importante mantener el consumo de grasas insaturadas, entre ellas, el consumo de aceite de oliva o de aceite de girasol, evitando la reutilización porque hace perder sus propiedades. El consumo de frutos secos , especialmente de nueces, es recomendable. Se debe limitar la ingesta de azúcares en la dieta, las bebidas como zumos industriales o refrescos , presentan una gran cantidad de azúcar. Por último , enriquece la dieta con fibra consumiendo frutas frescas con piel y verduras naturales, así como el consumo de legumbres como las lentejas, los garbanzos o las judías. La pérdida de peso hasta llegar a un peso normal puede ayudar a mantener el HDL en buenos niveles. El ejercicio físico vigoroso de 30 minutos todos los días, ayuda a mantener un nivel bajo de LDL y un nivel alto de HDL. Niveles altos de consumo de alcohol te harán engordar y provocarán una disminución del HDL. Elimina el consumo de tabaco, ya que también hace disminuir el HDL y, además, el tabaquismo incrementa el riesgo de tener un evento cardiovascular. Fármacos como las estatinas pueden ayudar a elevar el HDL y disminuir el LDL, pero estos fármacos no deben ser consumidos sin la recomendación de un médico. El consumo de sustancias con omega 3 como complemento alimenticio, puede ayudar a controlar el colesterol total y elevar los niveles de HDL. ¿Cada cuánto tiempo debo hacerme controles para conocer mi nivel de HDL? Los niveles de HDL se deben realizar al menos una vez antes de los 14 años. En niños menores de 9 años se debe hacer en los casos que se presente una hipercolesterolemia familiar . Si los niveles son normales se deben repetir cada 5 años. Los adultos hombres menores de 45 años y mujeres menores de 55, deben realizarse la prueba cada 5 años. Mientras que los mayores de esta edad, cada 2 años, siempre y cuando los niveles sean óptimos. Las personas que presentan nivel de HDL por debajo de lo recomendado deben realizarse un control anual para mantenerlo controlado .
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes