Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus
Artículo especializado

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus

Problemas en la piel relacionados con el nuevo coronavirus   Como tantos otros virus, el nuevo coronavirus conocido como SARS-CoV-2 puede tener distintas manifestaciones en la piel . Además, el confinamiento prolongado, y el uso de medidas de protección, como los geles desinfectantes o las mascarillas, también pueden ser el origen de problemas cutáneos.  A continuación repasamos algunos problemas asociados directa o indirectamente al coronavirus, algunos de los cuales pueden requerir la consulta con un dermatólogo . Probablemente, el problema más acuciante al que se están enfrentando los dermatólogos tras el confinamiento es el retraso en el diagnóstico de lesiones cutáneas potencialmente graves, ya que muchos pacientes no han acudido al médico por temor a infectarse por coronavirus. Tras la primera oleada de infecciones por coronavirus, en las consultas de dermatología se están empezando a recibir pacientes con lesiones con un tamaño superior al que veían antes de la pandemia, lo que conlleva un peor pronóstico para el paciente. Esto es especialmente grave en casos del melanoma , probablemente el tumor cutáneo mas agresivo. ialmente grave en casos del melanoma, probablemente el tumor cuttás agresivo. En este tipo de tumor de la piel, se sabe que el retraso de solamente de un mes en el diagnóstico supone una disminución de la supervivencia a los 5 años del 85% al 79%. Por ello, los dermatólogos recomiendan fomentar la autoexploración y consultar al dermatólogo en caso de duda. Estas consultas pueden ser presenciales o pueden ser más seguras para los pacientes si se hacen a distancia a través de servicios de teleconsulta . ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo? Encuentra un dermatólogo cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Otras patologías cutáneas relacionadas indirectamente con el coronavirus y que están generando preocupación son los problemas derivados del uso de geles desinfectantes y las mascarillas . Los geles desinfectantes son soluciones hidroalcohólicas con un contenido en alcohol del 60 al 85%. El uso frecuente de estos geles puede llevar a irritaciones de la piel. Algunas personas con problemas previos como psoriasis o dermatitis atópica pueden ser especialmente propensas a presentar esta irritación cutánea. Desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomiendan que después del lavado, se asegure un correcto secado de las manos y de los espacios entre los dedos, y se utilicen con frecuencia cremas emolientes (cremas hidratantes que permitan reparar la función barrera de la piel) para prevenir la aparición o el agravamiento de problemas cutáneos. Es especialmente importante el uso de estas cremas durante el descanso nocturno . Si además se va a estar expuesto a la luz solar, puede ser necesario el uso de protectores solares libres de alcohol. En cualquier caso, es fundamental un tratamiento correcto de los problemas cutáneos previos por parte del dermatólogo. En el caso de las mascarillas , su uso prolongado, especialmente en días con altas temperaturas, puede causar dermatitis en las zonas de más fricción como la nariz, orejas o mejillas. También es frecuente que el uso prolongado de la mascarilla empeore problemas dermatológicos previos como el acné , la dermatitis atópica , la dermatitis seborreica , la rosácea , etc. Para minimizar estos problemas los dermatólogos recomiendan: evitar el uso de maquillaje, lavar la cara con agua templada y limpiadores suaves no jabonosos y sin fragancias, usar cremas hidratantes adecuadas para cada tipo de piel y según la edad del paciente, y usar por el tipo de mascarilla mas adecuado para cada entorno y circunstancia. ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo? Encuentra un dermatólogo cerca de ti.   Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Por otra parte, tras el confinamiento es necesario y saludable una exposición adecuada al sol. Los dermatólogos recuerdan la importancia de establecer unos hábitos adecuados frente a la radiación solar para poder aprovechar los beneficios del sol minimizando los posibles riesgos. Gracias a la radiación solar el cuerpo humano sintetiza la vitamina D , la cual es una sustancia esencial para numerosas funciones del organismo, incluyendo la lucha contra las infecciones . Sin embargo, la radiación ultravioleta del sol puede causar no solo un envejecimiento prematuro de la piel sino que puede asociarse al desarrollo de cáncer de piel. Por ello, se recomienda llevar a cabo una exposición progresiva a la luz solar, de menos a más. Se puede empezar por 5 minutos e ir incrementando el tiempo progresivamente. La exposición no debería ser superior a los 15-20 minutos sobre todo en la franja horaria de más riesgo que es entre las 12 y las 16 horas . Además hay que utilizar cremas fotoprotectoras u otras vías de protección para prevenir las quemaduras, y consumir líquidos suficientes para mantenerse siempre bien hidratado. Además, conviene revisar la piel cada mes durante unos minutos y consultar al dermatólogo sin demora en caso de que se vean lesiones que despierten alguna sospecha. Finalmente, aunque el coronavirus es un patógeno eminentemente respiratorio la infección se puede asociar a manifestaciones cutáneas muy diversas . En los pacientes con infección por coronavirus pueden aparecer erupciones con pápulas o pequeñas manchas rojas por el cuerpo; en ocasiones se dan lesiones cutáneas como habones o ronchas, similares a los que se dan en las urticarias; hay casos en los que aparecen vesículas con cierto parecido a las lesiones de la varicela; también pueden aparecer lesiones violácea, con vesículas y pústulas , especialmente en los dedos de las manos y los pies, parecido a los sabañones; y en casos más graves se han descrito lesiones violáceas e incluso necrosis asociadas a obstrucciones vasculares. En definitiva, la COVID-19 causada por el coronavirus, además de los síntomas característicos que conocemos, como fiebre, tos, o falta de aire, puede manifestarse con una amplia variedad de síntomas cutáneos que los dermatólogos están empezando a reconocer, y que en algunos casos se relacionan con la gravedad de la infección. En resumen, como tantos otros virus, el nuevo coronavirus puede asociarse a numerosas manifestaciones cutáneas . Además, el coronavirus también puede causar problema cutáneos de manera indirecta. El confinamiento y los nuevos hábitos higiénicos que estamos adquiriendo puede producir problemas relacionados con la piel como el retraso en el diagnóstico de lesiones cutáneas , problemas por el uso excesivo de geles desinfectantes y mascarillas , o riesgos por la exposición prolongada al sol . Muchas de las dudas que pueden surgir en estos tiempos de coronavirus se pueden solucionar fácilmente a través de una teleconsulta o una consulta presencial con un dermatólogo de confianza . ¿Necesitas una consulta presencial con un dermatólogo?  Encuentra un dermatólogo cerca de ti.   Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros dermatólogos. Para más información Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. El efecto del confinamiento por COVID-19 en el tamaño y pronóstico de los tumores cutáneos: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Efectos-del-confinamiento-en-desarrollo-del-c%C3%A1ncer-de-piel.pdf Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea (GEIDAC), AEVD. recomendaciones para minimizar el daño cutáneo derivado del uso de equipos de protección individual frente el SARS-CoV-2: https://aedv.es/el-geidac-ofrece-recomendaciones-para-minimizar-el-dano-cutaneo-derivado-del-uso-de-equipos-de-proteccion-individual-frente-el-sars-cov-2/ Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Piel sana sin quemaduras: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Exponte-al-sol-con-sensatez.pdf Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Los cinco patrones cutáneos de la COVID-19: https://aedv.es/wp-content/uploads/2020/05/NP-Los-Cinco-Patrones-Cut%C3%A1neos-de-la-COVID-19.pdf
Revisión ginecológica
Artículo especializado

Revisión ginecológica

Tras el confinamiento, ahora puede ser un buen momento para poner en orden las revisiones de salud, entre ellas, la revisión ginecológica . Por qué es importante la revisión ginecológica Las revisiones ginecológicas periódicas son importantes para la salud de la mujer, ya que están enfocadas a la prevención y detección de cáncer ginecológico, cáncer de mama y enfermedades de transmisión sexual. Desde la primera revisión, que tiene lugar cuando la mujer comienza a mantener relaciones sexuales, su objetivo es explorar el aparato reproductor femenino con el fin de detectar a tiempo las alteraciones que puedan derivar en el desarrollo de patologías. Desde ese momento, además de la identificación de alteraciones, las revisiones ginecológicas tienen una finalidad preventiva, detectando factores de riesgo que deban corregirse. Forman parte de esta estrategia las revisiones para descartar el cáncer de cérvix con una citología cada 3 años (desde los 25 a los 65 años), si bien se pueden realizar con una periodicidad menor. También se realizan revisiones para identificar posibles casos de cáncer de mama cada 2 años a partir de los 50. En este caso, se deben tener en cuenta los efectos adversos derivados de la exposición a la radiación de forma acumulativa, por lo que se puede incluir de manera alterna a las mamografías la realización de ecografías mamarias , situando el inicio a los 40 años. ¿Necesitas hacerte una revisión ginecológica? Encuentra un ginecólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros ginecólogos. Qué incluye una revisión ginecológica La revisión ginecológica en nuestro país suele incluir, además de la correspondiente entrevista , una exploración mediante ecografía vaginal para explorar los ovarios y el útero y, sobre todo, una citología . Además, según la edad, las características personales y los factores de riesgo, el ginecólogo podrá solicitar el correspondiente examen mamario , con el fin de detectar de manera precoz un posible cáncer de mama. Entrevista clínica En la entrevista se lleva a cabo una historia clínica detallada, con la revisión de los antecedentes personales , incluyendo las patologías padecidas, intervenciones, alergias a medicamentos, etc. También se incluye un apartado sobre antecedentes familiares (los hechos más destacables de salud en la familia). Seguidamente, se incluye un apartado sobre la historia menstrual , en la que se recoge la edad de aparición de la menarquia y sus características. Si es el caso, también se incluirán los antecedentes obstétricos , con el número de gestaciones y su curso, tipo de lactancia, abortos, etc. Finalmente, se repasarán los aspectos sexuales más destacables, incluyendo la edad de las primeras relaciones sexuales, frecuencia, utilización de métodos anticonceptivos, número de compañeros sexuales, etc. Exploración física La exploración física consiste en un reconocimiento general y una exploración genital y mamaria. En la exploración genital se incluye la inspección de los genitales externos , incluyendo los labios mayores y menores, las características del clítoris, de la desembocadura del meato uretral y del himen. Por último, se realiza la inspección de la vagina y el cuello uterino . La exploración mamaria tiene como objetivo detectar cualquier anormalidad. La exploración se complementa con un tacto de las áreas ganglionares de la axila y la zona clavicular, así como una exploración de los pezones. Pruebas complementarias Las pruebas rutinarias en la revisión ginecológica son la citología y la colposcopia . La citología en la revisión ginecológica La prueba consistente en la obtención de una muestra celular del cuello uterino (o cérvix) y su posterior examen en busca de alteraciones precancerosas que podrían evolucionar a cáncer de cérvix . El cérvix es la parte final del útero que se comunica con la vagina. Para obtener la muestra celular del cérvix, el especialista en ginecología utiliza un instrumento denominado espéculo. No se trata de una prueba dolorosa para la paciente. Resultados de la citología ginecológica El objetivo de la citología es hallar señales de alteración celular. Dado que el cáncer de cérvix progresa muy lentamente ?desde las primeras alteraciones celulares hasta la aparición del cáncer de cérvix pueden pasar 10-15 años? localizar las células alteradas de forma temprana permite tomar medidas para evitar el desarrollo de la enfermedad. En este sentido, cuando se aprecian alteraciones en la citología, se puede llevar a cabo el test de detección del virus del papiloma humano (VPH) , el principal causante del cáncer de cérvix. Mediante esta prueba se puede detectar la presencia de genotipos de riesgo alto e intermedio. También se puede llevar a cabo la citología y el test del VPH de manera conjunta, lo que recibe el nombre de cotest . Cada cuánto hay que hacerse una citología En España se recomienda realizar una primera citología a los 25 años de edad. Si bien no existe un consenso en cuanto a la periodicidad, en mujeres inmunocompetentes se recomienda repetir la citología cada 3 años. En el caso de mujeres inmunocomprometidas, se recomienda hacer la citología de forma anual. Si se han seguido las revisiones regularmente sin haber detectado ninguna alteración, se recomienda no continuar con las citologías a partir de los 65 años. Colposcopia La colposcopia también forma parte de las pruebas rutinarias de la revisión ginecológica. Consiste en realizar un examen visual detallado del cuello uterino, la vagina y la vulva. Para la exploración se utiliza el colposcopio, un sistema de lentes ópticas con un foco luminoso que permite examinar el cérvix con precisión. La colposcopia suele realizarse cuando se han detectado alteraciones a partir de una exploración preliminar del cuello del útero, o cuando aparecen alteraciones en los resultados de la citología. ¿Necesitas hacerte una revisión ginecológica? Encuentra un ginecólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros ginecólogos. Otras pruebas Además de las citadas, pueden estar indicadas otras pruebas y exploraciones complementarias de prescripción facultativa en función de la edad y los antecedentes clínicos de las pacientes. Entre ellas destacan las biopsias de diferentes tejidos, la ecografía ginecológica , la histeroscopia, la mamografía, la ecografía mamaria y las pruebas para el estudio de la fertilidad. Cáncer de cérvix: virus del papiloma humano y factores de riesgo El objetivo de las revisiones ginecológicas es ? además de impedir el cáncer ginecológico y de mama ? la prevención y detección de enfermedades de transmisión sexual, entre otras, la gonorrea, la sífilis y la clamidiasis, todas ellas con pruebas de diagnóstico específicas. De igual modo, el principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de cérvix es la infección por el VPH , cuyo contagio también se produce por transmisión sexual. De este modo, se estima que a los 50 años el 80% de las mujeres sexualmente activas estarán o habrán estado infectadas en algún momento con el virus. No obstante, en la mayoría de mujeres la infección es transitoria, de manera que en unos pocos meses el virus desaparecerá o quedará inactivo.  En cualquier caso, para el desarrollo de cáncer de cérvix además de la infección por VPH es necesaria la presencia de otros factores de riesgo, entre los que se encuentran: Ser fumadora. Tomar anticonceptivos orales. Estar inmunocomprometida. Haber tenido más de un hijo. El VPH incluye una amplia familia de 100 tipos de virus diferentes. De estos, cerca de 40 afectan de manera específica a la zona ano-genital. Los subtipos VPH-16 y 18 son los de mayor capacidad cancerígena, y se relacionan con el 70% de los cánceres de cérvix. Prevención del cáncer de cérvix La prevención del cáncer de cérvix incluye diferentes estrategias: El uso del preservativo, aunque su protección frente a la infección del VPH es parcial. La vacunación frente a las cepas más frecuentes de VPH. En primer lugar, de las niñas. Además, se recomienda que sean vacunadas todas las mujeres sexualmente activas que no hayan sido vacunadas previamente. La citología periódica. ¿Necesitas hacerte una revisión ginecológica? Encuentra un ginecólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros ginecólogos. Descargar infografía Revisión Ginecológica
Embarazo gemelar
Artículo especializado

Embarazo gemelar

¿Cómo ocurren los embarazos gemelares o múltiples? El embarazos gemelar o  múltiple en los que se produce la gestación simultánea de 2 o más fetos puede desarrollarse de las siguientes formas: Embarazo producido por la fecundación de dos o más óvulos diferentes en la misma ovulación por otros tantos espermatozoides distintos. Los óvulos pueden proceder de un solo ovario o de los dos ovarios. De forma fisiológica, se acepta que son fecundados en el mismo coito. Cuando se producen por reproducción asistida, pueden desarrollarse por la estimulación de varios óvulos con tratamientos hormonales o por las transferencias dentro del útero de varios embriones ya fecundados de diferentes óvulos y espermatozoides. Se trata de la coincidencia de la formación de 2 o más embriones diferentes en el tiempo . Es los que, en términos médicos, se denomina gestación bicigótica, bicorial y biamniótica. Embarazo producido por la gestación de un solo embrión o huevo (un óvulo fecundado por un espermatozoide), que precozmente se divide de forma única o múltiple. Se denomina gestación monocigótica . Embarazo producido por la asociación de los procesos anteriores. Este tipo de embarazos, actualmente, ha incrementado su frecuencia debido al uso de técnicas de reproducción asistida .  ¿Cómo se forman los gemelos? En el caso de los embarazos producidos por la fecundación de dos o más óvulos a la vez, cada embrión se desarrolla de forma independiente. Son niños genéticamente diferentes , que pueden ser del mismo o distinto sexo y no tienen por qué parecerse físicamente más de lo que se pueden parecer dos hermanos. En el desarrollo de este tipo de embarazos se observa, según progresa el embarazo, dos cavidades amnióticas ( biamnióticos ) y dos placentas ( bicoriales ).    En el caso de gemelos producidos por la división de un embrión (gestación monocigótica), da lugar a niños genéticamente iguales, con el mismo sexo, grupo sanguíneo, etc. Son niños con rasgos físicos y psíquicos casi idénticos . Este tipo de gestaciones, según el momento en la que el embrión se divida, pueden desarrollarse como: Gestación bicorial-biamniótica: con dos placentas y dos cavidades amnióticas. En este caso la división de produce muy precozmente, durante los 3 primeros días después de la fecundación. Gestación monocorial-biamniótica: con dos placentas y una cavidad amniótica. Se produce cuando la división tiene lugar entre el 4º y el 8º día tras la fecundación. Gestación monocorial-monoamniótica: con una sola placenta y cavidad amniótica. Habitualmente tienen dos cordones umbilicales y, de forma más rara, aparece un solo cordón que se divide en dos. Son mucho menos frecuentes y se producen cuando la división del embrión se desarrolla entre los días 9º y 13º después de la fecundación. Por último, pueden aparecer las gemelos siameses o unidos, gestación que se desarrolla así cuando la división del embrión se produce entre los días 13º y 15º después de la fecundación. Tiene una incidencia muchísimo menor y va asociado habitualmente a alteraciones congénitas. ¿Cómo es el seguimiento de un embarazo gemelar? El seguimiento de este tipo de embarazos es similar al de una gestación única, aunque se ajustan las revisiones para reforzar el seguimiento y descartar la aparición de posibles complicaciones y alteraciones fetales que, al poder ser frecuentes, hacen que este tipo de embarazos se consideren de riesgo. El diagnóstico ecográfico del embarazo gemelar o múltiple en el primer trimestre es fundamental y, en ocasiones, sobre todo si la primera ecografía transvaginal se realiza muy precozmente, puede haber dudas sobre la presencia real de una gestación múltiple. El diagnóstico ecográfico de cuál es el tipo de embarazo múltiple que presenta la gestante puede aumentar las visitas para realizar controles ecográficos, tanto en ese periodo, como posteriormente para el seguimiento del resto del embarazo, pudiendo ser bisemanales o semanales. El control materno en cuanto al aumento de peso y la evolución de su tensión arterial también se realiza de forma estrecha. ¿Cómo se realiza el parto en este tipo de embarazos? De forma general, los partos de este tipo de embarazos son precoces , lo que determina en muchos de los casos el nacimiento de fetos prematuros (inmaduros y con bajo peso).  En el proceso del parto, el control del posible sufrimiento fetal y de la salud de la madre es fundamental. Se controla mucho el tiempo de evolución del parto, ya que, es normal que pueda alargarse tanto la fase de dilatación como el periodo expulsivo, debido a la gran distensión uterina que favorece que las contracciones puedan ser irregulares y no muy intensas . Por este motivo, en muchas ocasiones y según la prematuridad del parto y la presentación de los fetos (si están con la cabeza hacia abajo o con los pies), así como la aparición de otros posibles riesgos que lo aconsejen, el ginecólogo realizará si es preciso la indicación de llevar a cabo una cesárea. El embarazo gemelar, ¿tiene otros síntomas? Los síntomas que presenta la embarazada en este tipo de gestaciones se puede decir que son similares al reto de embarazos, pero, con una intensidad a veces aumentada y en ocasiones más precoces. Las gestantes de embarazos múltiples, durante los primeros meses de embarazo , pueden presentar episodios más intensos de vómitos y náuseas que en una gestación de un solo embrión, por el aumento hormonal que se produce ( gonadotropina coriónica ). Según avanza el embarazo, la distensión abdominal para albergar un útero con mayor aumento de volumen produce en la madre una sobrecarga de peso que repercute en su capacidad de movimiento, aparición de dolores de espalda y dolores abdominales de una forma más precoz. Es más frecuente también la aparición de hemorroides, estreñimiento, aumento de la frecuencia miccional, aparición de edemas en las piernas o varices. La aparición de anemia en la madre puede ser también más frecuente que en un embarazo único. Por último, la aparición en el último trimestre de preeclampsia con aumento de la tensión arterial y los edemas puede estar favorecido por el incremento de peso y la dificultad del retorno venoso en estas gestantes. El embarazo gemelar, ¿puede generar mayores complicaciones? Sí, este tipo de embarazos pueden estar asociados de forma frecuente a mayor posibilidad de abortos , rotura prematura de la membrana amniótica, placenta previa, desprendimiento prematuro de la placenta, torsión umbilical, etc. Además, en cuanto al desarrollo de los fetos, también se pueden dar complicaciones, con una incidencia mayor de malformaciones congénitas. Asimismo, pueden aparecer otro tipo de complicaciones graves en los fetos como muerte de uno de ellos, gemelos discordantes con una diferencia de tamaño importante entre ellos, aparición del síndrome de transfusión feto-fetal, etc.
Anquilosis
Artículo especializado

Anquilosis

¿Qué es la anquilosis? La articulación es una estructura que permite la unión de dos huesos mediante una cápsula articular , ligamentos y cartílagos recubiertas por una membrana sinovial que los protege. Al existir cambios en esta estructura perdiendo su capacidad de protección, se pierde igualmente su capacidad de movilidad de forma parcial o total. A esta limitación funcional ocasionada por diferentes causas, entre las cuales resaltan los procesos traumáticos e inflamatorios, se le llama anquilosis. Tipos de anquilosis La anquilosis se puede clasificar según la región que se encuentre afectada: Columna vertebral Articulación temporomandibular  Rodillas Caderas De acuerdo a su evolución : Permanente: daño articular progresivo e irreversible. Transitoria: el daño se produce a nivel extraarticular y, de ahí, su potencial para ser reversible como la mucositis y tendinitis. De acuerdo a las estructuras comprometidas : Anquilosis ósea: fusión de dos huesos dentro de la articulación. Anquilosis fibrosis: inflamación de partes blandas de tejidos articulares. Síntomas de anquilosis Los principales síntomas de la anquilosis son: Pérdida de movilidad de la articulación comprometida de forma gradual y dolorosa: cuando la articulación queda inmovilizada completamente, desaparece la sensación de dolor y el paciente ve comprometida su movilidad. Inflamación: procesos intra articulares progresivos que destruyen la unión articular deformándola y se cree que es causa y consecuencia de la anquilosis. Dolor: depende del umbral del mismo de cada paciente. En promedio, conforme avanza la anquilosis, es más fuerte el dolor hasta que existe fusión completa y desaparece. Síntomas asociados: van a depender de la enfermedad que cause la anquilosis, entre los que podemos encontrar la presencia de fiebre, depresión, trastornos digestivos y cardiovasculares. Causas de anquilosis   Existen causas congénitas y causas adquiridas de anquilosis.  Congénitas: defectos fetales en la formación de las estructuras articulares, normalmente incapacitantes e imposibles de resolver quirúrgicamente. Traumatismos: debido a traumatismo directo o cuerpos extraños en la articulación no resueltos completamente que producen incapacidad. Inflamación: mecanismos inmunológicos que destruyen la articulación, afectando progresivamente su movilidad. Degeneración articular: desgaste por sobreuso de la articulación, ya sea por extra de peso o por la realización de movimientos repetitivos con mala higiene postural. Infecciones: infecciones intra articulares producen fibrosis secundaria de la articulación con pérdida de la movilidad y, en algunos casos, como la osteomielitis, destrucción del hueso. Tratamiento de anquilosis El tratamiento consiste en: Analgésicos antiinflamatorios no esteroideos que deben ser recetados por el médico para disminuir el dolor y la inflamación. Corticoides, biológicos y diacereina para la inflamación, según sea el caso. Fisioterapia con el objetivo de mejorar la movilidad articular. Cirugía en aquellos casos en los que otras intervenciones terapéuticas fallan y sirve para reparar estructuras dañadas. Se pueden realizar las siguientes pruebas complementarias : Radiografía de la articulación. Ecografía de partes blandas. Resonancia magnética de la articulación, técnica en demanda creciente actualmente, ya que, permite observar en detalle la articulación, así como los pequeños cambios y el tejido perilesional. Factores desencadenantes de anquilosis El principal factor desencadenante de la anquilosis es la presencia de una articulación previamente desgastada o lesionada , a la cual se le agrega un daño progresivo o una articulación con daño crónico que se le suma un daño agudo. Complicaciones de la anquilosis La anquilosis es una complicación ella misma, en la cual se pierde la movilidad absoluta de la articulación con la pérdida de la motilidad del área del cuerpo, disminuyendo drásticamente la calidad de vida del paciente . Por ejemplo, si se anquilosa la articulación de cadera, el paciente ya no puede levantarse de la cama y se ve condicionado a la aparición de escaras con el tiempo. Prevención de la anquilosis En la prevención de la anquilosis lo fundamental es el tratamiento farmacológico oportuno y la fisioterapia supervisada que deberá contar con terapia manual, electroterapia, ejercicios terapéuticos activos, que se puedan realizar en cabina o en piscina, ejercicios de reeducación postural y de movilidad y flexibilidad general. También existen unas pautas cotidianas como los baños de vapor, que ayudan a mejorar el dolor y la rigidez de la zona afectada. Preguntas frecuentes ¿Qué relación existe entre la anquilosis y la rigidez articular? La anquilosis no es lo mismo que la rigidez articular , ya que, esta última, suele estar asociada a enfermedades de tipo inflamatorio, temporal y no impide el movimiento. ¿ Qué ejercicios se recomienda realizar en caso de anquilosis Los ejercicios que se recomiendan son principalmente ejercicios de reeducación postural, movilidad articular y flexibilidad general.
Cifosis
Artículo especializado

Cifosis

¿Qué es la cifosis? La cifosis es una deformidad exagerada de cualquiera de las curvaturas fisiológicas de la columna vertebral, en la cual, además, puede existir compresión nerviosa por la pérdida de alineamiento vertebral. Síntomas de la cifosis En el caso de la cifosis leve o moderada, no se suelen presentar síntomas notorios , sin embargo, se podría presentar:  Dolor en la espalda Rigidez de la espalda Deformidad en el área  En los casos severos de la cifosis , se pueden presentar los siguientes síntomas:  Apariencia redondeada de la espalda  Curvatura anormal de la columna  Dificultad para respirar  Dolor agudo en la espalda  Sensibilidad y rigidez en la columna  Fatiga Causas de la cifosis Existen múltiples causas de la cifosis, entre las cuales destacan: Osteoporosis: descalcificación ósea que debilita las vértebras haciéndolas más susceptibles de fracturas y deformidad. Degeneración discal: los discos son superficies suaves de amortiguación entre vértebras que pueden ir perdiendo consistencia o deshidratándose, lo que hace que las vértebras prácticamente se deformen y contacten entre sí.  Anomalías congénitas: no existe normal desarrollo vertebral produciéndose cifosis. Oncológicos: cáncer primario o metastático que debilita la vértebra, la fractura y origina compresión. Lesiones traumáticas directas. Deslizamiento de una vértebra adelante sobre otra, llamado espondilolistesis.  Tratamiento de la cifosis Si el arqueamiento de la espalda no parece que va a causar ningún problema, lo más probable es que no se necesite ningún tipo de tratamiento .  Se deberán hacer controles regulares hasta que se deje de crecer, para asegurar que la espalda se ha dejado de arquear. Cuando se detiene el proceso de crecimiento , la cifosis suele dejar de avanzar.  El médico especialista, tras la evaluación, indicará analgésicos si su síntoma principal es el dolor, también algún fármaco para tratar la enfermedad de base como los medicamentos para la osteoporosis. Otro tipo de tratamiento para la cifosis son las sesiones de fisioterapia y ejercicios de fortalecimiento de la espalda. Unos músculos fuertes ayudan a sostener mejor la columna.   En ocasiones, se indica la utilización de un corsé ortopédico para evitar que la cifosis empeore y sostener la espalda de la persona mientras atraviesa la etapa de crecimiento, pero, no se puede arreglar la cifosis de forma permanente.   En los casos más graves donde la cifosis causa dolor o problemas a la calidad de vida del paciente, se recomienda la cirugía de fusión vertebral, la cual consiste en introducir piezas óseas entre las vértebras y luego sujetarlas con barras y tornillos de metal hasta que la columna vertebral cicatrice en una posición corregida.  Pruebas complementarias usadas en casos de cifosis   Entre las pruebas utilizadas para el diagnóstico y tratamiento de la cifosis, se pueden incluir:  Examen físico completo: el cual consiste en flexionar el tronco hacia adelante. La cifosis es más fácil de detectar cuando la espalda se coloca de esta forma. Radiografías o tomografías: las cuales ayudan a determinar el grado de la curvatura y detectar deformidades en las vértebras. Prueba de densidad ósea: permite cuantificar la mineralización del hueso para emplear el tratamiento adecuado. Pruebas neurológicas: para comprobar los reflejos y la fuerza muscular. Factores desencadenantes de cifosis   Los factores desencadenantes de cifosis pueden ser: Osteoporosis: este trastorno adelgaza los huesos, lo que puede desencadenar la curvatura de la columna.  Anomalías congénitas: los huesos de la columna que no se desarrollan de la manera correcta antes del nacimiento pueden ocasionar cifosis. Fracturas: las fracturas por compresión de las vértebras pueden ocasionar la curvatura de la columna vertebral. Alteraciones en la postura vertebral por largos periodos. Complicaciones de la cifosis   La cifosis puede tener complicaciones como:  Problemas de respiración: la curvatura de la columna puede producir comprensión en los pulmones.  Problemas digestivos: la cifosis grave puede comprimir el sistema digestivo y causar problemas como el reflujo ácido y la dificultad para tragar. Baja autoestima o problema con la imagen corporal: esto suele suceder con mayor frecuencia en adolescentes.  Prevención de la cifosis No hay maneras de prevenir esta enfermedad . El diagnóstico y tratamiento adecuado de la osteoporosis puede evitar que se genere la cifosis. Así como el diagnóstico temprano de la cifosis puede evitar que la enfermedad empeore y la necesidad de una cirugía.  Preguntas Frecuentes   ¿Qué ejercicios se recomiendan para la cifosis?   Es importante acudir a un fisioterapeuta para que indique los ejercicios que mejor se adapten a la necesidad de cada paciente . Algunos ejercicios pueden incluir estiramiento de la musculatura anterior del pecho y estiramiento del pectoral.  ¿ En qué se diferencia la lordosis de la cifosis?  La lordosis es una curvatura que se presenta en cervicales y lumbares, mientras que la cifosis es una curvatura que se presenta en dorsales y sacro.  ¿ Qué zonas del cuerpo puede afectar la cifosis?  La cifosis afecta a la columna vertebral, produciendo dolor de espalda y rigidez de la columna . En ocasiones, puede afectar a los pulmones cuando se produce una compresión por la curvatura de la columna. Se puede producir también, una compresión en el sistema digestivo.
Parto en agua
Artículo especializado

Parto en agua

¿Qué es el parto en agua?  El parto en el agua es una alternativa al parto tradicional que, en muchos países, ha ido aumentando en frecuencia para muchas embarazadas como alternativa a la hora de dar a luz a sus bebés, con inmersión de la gestante en una piscina o bañera con agua caliente.   ¿Qué condiciones se dan para realizar el parto en agua?  Las mujeres que pueden someterse a este tipo de parto deben haber llevado un embarazo normal, sin complicaciones y sin presentar enfermedades añadidas o sobrevenidas durante la gestación . En este sentido, solo pueden elegir este tipo de técnicas las mujeres cuyo embarazo se clasifique como:  Gestación de bajo – medio riesgo.  Mujeres que presenten signos de trabajo de parto activo, con contracciones uterinas regulares y una dilatación en torno a los 4 cm.  Se debe tener un registro cardiotocográfico normal del feto al menos durante la media hora anterior al inicio de la técnica.  Habitualmente, se debe poner una vía venosa periférica por si fuera necesario administrar suero o cualquier otro fármaco.  La paciente, antes de someterse a esta técnica, debe firmar un documento de consentimiento informado.  El desarrollo del parto se da en un ambiente cómodo, con una temperatura ambiental controlada de aproximadamente 24ºC y una temperatura del agua en torno a los 37ºC. Se debe mantener el agua limpia y clara, renovándola adecuadamente. Durante el parto, se realizan los controles maternos y fetales estipulados para detectar sufrimiento fetal o riesgo materno (registro cardiotocográfico intermitente mediante telemetría sumergible, etc.). Además, se procura que la mujer realice ingesta de líquidos de manera frecuente. Beneficios del parto en agua  Se ha demostrado el beneficio para la gestante con un embarazo sin complicaciones, en cuanto al alivio del dolor durante la primera fase del parto cuando las contracciones uterinas son ya dolorosas. Disminuye así el uso de anestesia farmacológica (epidural, raquídea...) y se puede, además, reducir el tiempo del trabajo de parto en esta fase.   La mamá se encuentra más relajada y con mayor posibilidad de movimiento y sobrelleva mejor las molestias típicas de esta fase que se van intensificando según avanza el parto. Se ha observado la menor necesidad de instaurar tratamiento con oxitocina en los partos bajo el agua, ya que, de manera fisiológica, esta hormona puede aumentar su producción en la mujer con esta técnica, produciéndose también una liberación de serotonina.  Con este tipo de partos se busca humanizar más el proceso y reducir la medicación a la mínima imprescindible para que el parto se produzca de forma lo más fisiológica posible.  Durante su desarrollo, se ha descrito una mejor dilatación del suelo pélvico con esta técnica, además de una disminución del número de episiotomías realizadas a las pacientes y el sufrimiento de desgarros en el periné . También, se ha descrito un aumento de la satisfacción materna en cuanto a su experiencia al dar a luz con esta modalidad.  Asimismo, se ha objetivado una disminución de la tensión arterial de la mujer si esta es sumergida hasta los hombros.  Riesgos del parto en agua  Dentro de los riesgos de esta técnica se están estableciendo muchos estudios para evaluar la seguridad y eficacia para la gestante y el bebé.   No se han descrito grandes complicaciones o riesgos para la gestante por el hecho de que se desarrolle el parto en el agua.  Por el contrario, no está del todo claro el hecho de que, en la segunda fase del parto o expulsivo , esta técnica aporte mayores beneficios que el parto convencional para el bebé.  Aunque es infrecuente, sí se han descrito casos de complicaciones graves, como infecciones o sepsis del feto, aspiración de agua en el recién nacido y producción de neumonía, rotura del cordón umbilical, encefalopatía hipóxico-isquémica del recién nacido, intoxicación hídrica con hiponatremia, muerte del bebé o persistencia de complicaciones neurológicas a largo plazo, etc... por lo que las recomendaciones de los expertos por ese motivo se pueden ceñir a su uso sólo en la primera fase del parto.   Precauciones durante el parto en agua   Habitualmente, se utiliza esta técnica con el fin de aliviar y mejorar la asistencia a la embarazada en la primera fase del parto, no siendo el fin último el que el periodo expulsivo del parto cuando nace finalmente el bebé se realice dentro del agua. Para ese momento, los profesionales suelen preferir vaciar la bañera y así evitar que surja cualquier complicación asociada a la técnica y que, como se han descrito en la literatura científica, pueden llegar a ser muy graves.  En la última fase del parto, el alumbramiento, cuando se expulsa la placenta, hay que extremar la precaución , no existiendo evidencia científica que avale un beneficio en este sentido, relacionándose sin embargo el mantener a la mujer en el agua con un aumento del tiempo preciso para que se produzca esta expulsión.  Recomendaciones tras el parto  Las recomendaciones tras el parto de forma fisiológica y sin complicaciones usando esta técnica son similares a las de los partos semejantes por vía vaginal fuera del ambiente hídrico.  Se deben extremar las precauciones y vigilancia del feto si la fase expulsiva del parto, cuando tiene fin el nacimiento del bebé, se precipita antes de haber retirado el agua, por las posibles complicaciones que puedan desencadenarse en el bebé que, aunque infrecuentes, siempre han de tenerse en cuenta. Medidas de higiene y cuidado del bebé y la madre, actividad física, alimentación sana y equilibrada, el desarrollo de la lactancia materna si es posible, etc., son los aspectos tratados por el médico y la matrona a la hora de dar el alta a la paciente.
Flujo en el embarazo
Artículo especializado

Flujo en el embarazo

¿Cómo varía el flujo vaginal en el embarazo? El embarazo se caracteriza por cambios hormonales y estos traen consigo modificaciones en la secreción vaginal de la embarazada. Es importante conocer qué flujo vaginal es normal según el trimestre del embarazo que se encuentre y cual es objeto de revisión médica por ser patológico. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. En general, la secreción vaginal durante el embarazo es clara y transparente o blanquecina con discreto olor. Su volumen se incrementa conforme evoluciona el embarazo para reducir el riesgo de infecciones vaginales y uterinas, se produce a partir de las hormonas placentarias y por la producción del tapón mucoso.  En el segundo trimestre, puede aparecer un flujo asalmonado después de mantener relaciones sexuales o tras un examen ginecológico por encontrarse la zona sensible sin que esto sea patológico. Aunque es importante tener en cuenta que todo flujo rosado o asalmonado durante más de 24 horas debe ser evaluado por el especialista.  A partir de las últimas semanas de embarazo, este se transforma en más pegajoso, igualmente con un olor discreto que puede ser de color asalmonado o con hilos de sangre . Se debe principalmente a la pérdida progresiva del tapón mucoso cuando el cuello uterino comienza el proceso de dilatación para el parto. ¿Qué puedo hacer en caso de aumento del flujo? En caso de que aumente el flujo vaginal, es importante estar pendiente de sus características, como son consistencia y color , para así poder descartar ciertas enfermedades. Algunos ejemplos de tipos de flujo vaginal: Aumento de la secreción transparente: podemos estar ante la presencia de escape de líquido amniótico, por lo cual, debemos acudir inmediatamente a urgencias. Blanco y grumoso: con escozor en el área genital, está fuertemente asociado a Cándidas. Esto puede ser común durante el embarazo, el médico indicará tratamiento sin afectar al feto. Verde o amarillo: sugiere una infección por Clamidia o Tricomomas y esto puede ir asociado a eritema y escozor de genitales. Este flujo vaginal tiene un típico olor fétido. Es importante acudir al médico de forma oportuna, ya que, de no ser tratado, pueden aparecer complicaciones en el bebé años después de su nacimiento a nivel del sistema nervioso central y del desarrollo, así como trastornos de fertilidad en la mujer. Gris: este tipo de coloración asociada con olor a pescado que aumenta después de las relaciones sexuales, nos hacen sospechar que la paciente presenta vaginosis bacteriana, producido por un desequilibrio bacteriano en la vagina. Aunque es común que se presente, es importante su tratamiento para evitar complicaciones posteriores. Color café: secreción que se observa a inicios del embarazo debido a la implantación. No debe ser motivo de preocupación excepto si aparece después de los primeros meses. Rosado: este tipo de secreción vaginal puede aparecer el primer mes o al finalizar el embarazo de manera normal, pero, ante la duda, es preferible que todo flujo vaginal rosado o asalmonado que persista más de 24 horas sea evaluado por el médico tratante, para descartar la enfermedad en el mismo. Roja: es una urgencia, sobre todo si viene acompañado de dolor abdominal o coágulos en cualquier momento del embarazo. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. De manera general, podemos evitar la incomodidad del aumento del flujo con las siguientes medidas: Mantener la zona genital limpia y seca. Aumentar las medidas de higiene, utilizando jabones con pH neutro. Emplear protectores o compresas de algodón diario y cambiarlas durante el día las veces que sea necesario. Limpiarse correctamente al ir al sanitario, de adelante hacia atrás. Utilizar ropa interior de algodón. No realizar lavados o duchas vaginales. No utilizar perfumes vaginales. No usar óvulos, pomadas o cremas sin antes consultar al médico.  ¿En qué casos debería consultar con un especialista? Se debe acudir al médico si se presentan algunos de los siguientes síntomas : Flujo líquido transparente parecido a la orina Ardor o picor por el flujo Irritación vaginal Escozor al orinar Mal olor del flujo Flujo espumoso o con sangre Flujo vaginal acompañado de dolor abdomino-pélvico y fiebre ¿Necesitas atención presencial con un especialista en ginecología? En Savia reserva una consulta con los mejores profesionales sin esperas.
Hemartrosis
Artículo especializado

Hemartrosis

¿Qué es la hemartrosis? La hemartrosis o hemartros hace referencia a la presencia de sangre dentro de una cavidad articular producida por una hemorragia o derrame, que suele aparecer en grandes articulaciones como la rodilla. Síntomas de hemartrosis La hemartrosis produce un aumento de líquido dentro de la articulación y, con ello, un aumento de la presión intraarticular, lo que conlleva la aparición de dolor, inflamación, enrojecimiento, deformidad y disminución de la movilidad de la articulación afectada. Esta movilidad reducida, si persiste a largo plazo, puede desencadenar alteraciones musculares de aquellos músculos que movilizan la articulación. Causas de hemartrosis Una de las causas más frecuentes de la aparición de una hemartrosis es el padecimiento de hemofilia, ya que, debido a las alteraciones en la coagulación de la sangre que sufren estos pacientes, tienen mayor predisposición a alteraciones con sangrado espontáneo. Igualmente, puede aparecer en otras alteraciones o déficit de la coagulación de la sangre, así como en aquellos pacientes que deben tomar anticoagulantes orales.  Otra de las posibles causas es que el paciente deba ser sometido a un tratamiento trombolítico , por ejemplo, tras padecer un infarto, que precipite una hemorragia intraarticular. Enfermedades graves como neoplasias del aparato locomotor que puedan afectar a estructuras articulares (condrosarcomas, osteosarcomas, etc) u otro tipo de enfermedades que pueden producir hemartros son la sinovitis vellonodular pigmentada. Traumatismos que afecten a las estructura de la articulación también pueden producir una hemartrosis, por ejemplo, aquellos que puedan producir lesiones de algunos ligamentos, fracturas óseas, lesión de la membrana sinovial o de los meniscos en la articulación de la rodilla, etc. También pueden desencadenarlo aquellas enfermedades que producen inflamación articular ya sea por infecciones como la artritis séptica o por afecciones reumáticas o vasculares, como la osteocondritis disecante. Además, se puede producir una hemartrosis en aquellos procesos quirúrgicos o exploratorios de cualquier articulación como en las artroscopias o tras cirugías abiertas. Tratamiento de la hemartrosis Como tratamiento no farmacológico inicial para la disminución de la inflamación se puede aplicar frío local, además de la inmovilización transitoria de la articulación para que permanezca en reposo con vendaje compresivo. Además, debe controlarse el dolor con fármacos analgésicos y antiinflamatorios. En pacientes hemofílicos también suele ser preciso la administración de factores de la coagulación.  Si el derrame es severo, puede ser necesaria la evacuación del líquido acumulado en la articulación mediante una artrocentesis. En pacientes que padecen hemofilia, en ocasiones se precisa un tratamiento diferente para eliminar el sangrado de la membrana sinovia l de la articulación mediante la acción de una sustancia radioactiva , técnica llamada sinoviortesis, con lo que se consigue su destrucción. Otra alternativa es proceder a la eliminación quirúrgica de la membrana sinovial mediante una sinovectomía. En el proceso de recuperación tardía, la fisioterapia y rehabilitación es una terapia fundamental para poder recuperar de forma progresiva la movilidad de la articulación con la estimulación de la función muscular que moviliza la misma. Pruebas complementarias realizadas en caso de hemartrosis Para el diagnóstico de la hemartrosis, el médico realiza un interrogatorio al paciente sobre sus antecedentes personales, si padece una patología de la sangre, si toma algún medicamento que interfiere en la coagulación sanguínea, si ha tenido algún traumatismo, etc. Tras ello, procede a la exploración física de la articulación para objetivar los signos inflamatorios y la disminución de la capacidad funcional de la articulación. Después, se pueden realizar pruebas de imagen como una radiografía o una resonancia magnética nuclear. Pero, habitualmente, lo que determina el diagnóstico es la punción con aspiración intrarticular del líquido que ha derivado en la tumefacción de la articulación. Con ello, se analiza en el laboratorio el líquido extraído corroborando el diagnóstico con la detección de sangre dentro del líquido intraarticular, algo que puede observarse en la mayoría de las ocasiones a nivel macroscópico cuando se realiza la extracción del líquido. Factores desencadenantes de la hemartrosis El factor desencadenante es la rotura de un vaso sanguíneo con producción de una hemorragia a nivel intraarticular, provocado por un traumatismo, enfermedad inflamatoria o hematológica, o por una técnica diagnóstica o quirúrgica en la articulación. Complicaciones de la hemartrosis Dependiendo de la evolución de la hemartrosis y el tiempo de inmovilización de la articulación, así como de si los episodios se repiten o son causados por enfermedades graves de base, pueden aparecer complicaciones como la pérdida de masa muscular y fuerza de la musculatura que moviliza esa articulación, alteraciones de la estructura de la articulación (cartílago articular, etc.), deformidad de la articulación y dolor crónico de la misma, entre las complicaciones más frecuentes.  Prevención de la hemartrosis La prevención puede basarse, sobre todo, en los pacientes que padecen hemofilia, en evitar el estrés de actividades deportivas que impliquen impactos de alta energía como la carrera, fútbol, etc. Así como evitar situaciones en las que sea más fácil poder sufrir un accidente espontáneo (tropiezos, resbalones, caídas en escaleras, etc.). Además, estos pacientes, por las características de su patología, deben evitar determinados fármacos que favorecen el sangrado como el ácido acetilsalicílico, por ejemplo. Igualmente, deben tener precauciones de estas características aquellos pacientes que tomen fármacos anticoagulantes.  Preguntas frecuentes ¿Qué es la hemartrosis post artroscopia? Se trata de la presencia de una hemorragia intraarticular producida tras la realización de una artroscopia (técnica utilizada para la realización de un diagnóstico o un tratamiento en una articulación mediante la cual se introduce una cámara pequeña dentro de la articulación por medio de pequeñas punciones). Puede ser uno de los riesgos que se produzcan al realizar la técnica debido a la lesión de alguna estructura que sangre hacia la articulación. ¿Qué relación existe entre la hemartrosis y la hidrartrosis? Ambos términos determinan un aumento de líquido dentro de la articulación. En el caso de la hemartrosis, el aumento de líquido viene provocado mayoritariamente por un sagrado y, en la hidrartrosis, se establece un aumento de líquido sinovial, el líquido que encontramos de forma fisiológica en las articulaciones.
Espondiloartritis
Artículo especializado

Espondiloartritis

¿Qué es la espondiloartritis? Las espondiloartritis o espondiloartropatías seronegativas son un grupo de enfermedades crónicas inflamatorias que afectan a distintas articulaciones y que comparten características en cuanto a síntomas, alteraciones en las pruebas de imagen y origen, con una predisposición genética definida. En algunas ocasiones, relacionada con expresión del antígeno HLA B- 27 (una proteína presente en los glóbulos blancos). Síntomas de espondiloartritis De manera general, se puede decir que las espondiloartritis producen afectación inflamatoria de varias articulaciones de forma asimétrica, sobre todo en las piernas y en la parte baja de la columna vertebral , siendo frecuentes los dolores en las nalgas o la columna lumbar que despiertan al paciente por la noche. A largo plazo, puede aparecer rigidez en las articulaciones afectadas con la disminución de su movilidad. Además, pueden estar acompañadas de otras manifestaciones en otros órganos del cuerpo como a nivel genitourinario, intestinal, ocular o en mucosas y piel. Pero, existen diferentes tipos de espondiloartritis con peculiaridades en cuanto a su manifestación sintomática, como son: La espondilitis anquilosante, con un claro predominio en su afectación de dolor en la columna, sobre todo, a nivel lumbosacro, pudiéndose asociar a manifestaciones extraarticulares en los ojos (uveítis), pulmonares (fibrosis), intestinales, etc. La artritis reactiva, con afectación inflamatoria de una o pocas articulaciones de forma asimétrica, especialmente en los miembros inferiores, y puede estar precedida de una infección previa (genitourinaria, gastrointestinal, ...). También puede ir asociada a otras manifestaciones distintas a las articulaciones (conjuntivitis, úlceras orales, alteraciones de las uñas, etc.). La artritis psoriásica, que puede manifestarse con distintos patrones de presentación, afectación de múltiples articulaciones de forma simétrica (poliartritis), algunas articulaciones de forma asimétrica (oligoartritis), con inflamación solo de las articulaciones interfalángicas distales (dactilitis), o alteración de la columna inferior (espondilitis o sacroileítis). Esta forma de espondiloartritis está asociada frecuentemente a la manifestación cutánea previa de la psoriasis. Artritis en la enfermedad inflamatoria intestinal, que manifiesta hasta en un 20% de los casos alteraciones inflamatorias articulares en estos enfermos.  Causas de espondiloartritis La causa última de este tipo de enfermedades se desconoce, pero sí hay una relación estrecha con factores genéticos heredados (presencia del antígeno HLA B27 y de otros factores genéticos), así como la posible influencia de otros factores exógenos como algunas infecciones. Además, existe la presencia de una respuesta inflamatoria del sistema inmunológico específica. Tratamiento de la espondiloartritis El tratamiento clásico de las espondiloartropatías es mediante fármacos antiinflamatorios en los periodos de máxima actividad inflamatoria y de dolor. Como tratamiento de base de la enfermedad, cuyo fin de uso inicialmente se ha programado como fármacos que puedan modificar la evolución de la enfermedad, se utilizan fármacos inmunosupresores .  En los últimos años, se utilizan también los llamados fármacos biológicos , que bloquean la actividad de una proteína del sistema inmune (TNF?) directamente relacionada con la actividad inflamatoria que existe en la enfermedad.  Asociado siempre al tratamiento farmacológico debe ir el tratamiento rehabilitador con fisioterapia, para preservar la movilidad de las articulaciones en el mejor estado que la enfermedad permita. Pruebas complementarias realizadas en caso de espondiloartritis El diagnóstico de las espondiloartritis debe basarse en gran parte en el interrogatorio clínico y la exploración física detallada que realice el médico. También, este puede solicitar la realización de un análisis de sangre que ayude a determinar el diagnóstico, aunque no existe ninguna determinación específica que lo confirme (por ejemplo, presencia de antígeno HLA-B27, negatividad del Factor Reumatoide, elevación de los llamados reactantes de fase aguda como la VSG o la PCR, etc.) Dentro de las pruebas de imagen donde se pueden observar las alteraciones dentro de las estructuras de la articulación se realizan radiografías y resonancias magnéticas.  Factores desencadenantes de la espondiloartritis Son factores desencadenantes de la espondiloartritis : Antecedentes familiares de espondiloartritis. Padecimiento de enfermedades infecciosas bacterianas genitourinarias, digestivas, etc. Padecimiento de afecciones inflamatorias articulares no infecciosas. Padecimiento de enfermedades autoinmunes, como la psoriasis o la enfermedad inflamatoria intestinal. Complicaciones de la espondiloartritis Dependiendo de la evolución de la enfermedad, puede aparecer una deformidad progresiva de las articulaciones afectadas, limitación de su movilidad permanente y, con ello, de la capacidad funcional del paciente . En definitiva, la calidad de vida puede verse afectada a largo plazo, lo que puede ir asociado a la presencia de otras alteraciones a nivel psíquico como depresión, alteraciones del sueño, etc.  Prevención de la espondiloartritis La asociación genética del padecimiento de esta enfermedad no es posible prevenirla, si bien, se pueden disminuir los efectos que pueden tener el padecimiento de enfermedades infecciosas bacterianas con medidas generales de salud pública (lavado de manos, uso de preservativos en las relaciones sexuales, etc.). Una vez establecido el diagnóstico, los esfuerzos deben centrarse en evitar la deformidad de las articulaciones y la limitación del movimiento, manteniendo unas pautas de ejercicio y fisioterapia claras. Preguntas frecuentes ¿Qué es la espondiloartritis psoriásica? Se trata de una espondiloartropatía, una enfermedad autoinmune en la que se produce una artritis seronegativa, con afectación inflamatoria crónica y progresiva de las articulaciones que puede afectar a todas o algunas articulaciones, sobre todo, a nivel de los miembros superiores. Habitualmente, viene precedida de la afectación por psoriasis a nivel cutáneo durante algunos años previos. ¿Qué relación existe entre la espondiloartritis axial y la fibromialgia? Se trata de dos enfermedades reumatológicas crónicas cuya afectación a nivel de dolor y limitación funcional del paciente por el mismo puede ser el punto en común que comparten ambas enfermedades. ¿Padecer espondiloartritis puede ser causa de baja laboral? Sí, las limitaciones que puede producir la espondiloartritis por dolor e inmovilidad pueden requerir un periodo de reposo e incapacidad laboral para la recuperación y mejora del paciente . En ocasiones, la presencia de rigidez articular puede provocar una situación invalidante del paciente, limitando su actividad laboral o debiendo adaptar su desarrollo laboral a su situación evolutiva.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes