Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Dieta astringente
Artículo especializado

Dieta astringente

¿En qué casos está indicada la dieta astringente? Las dietas astringentes tienen como objetivo fundamental enlentecer los movimientos intestinales y disminuir el volumen y la frecuencia de las deposiciones en caso de diarrea de cualquier origen, tanto agudas de causas infecciosas o tóxicas, como crónicas, debidas a enfermedades intestinales, intolerancias, secuelas de intervenciones quirúrgicas, efectos secundarios de radioterapia o quimioterapia, entre otras. Facilita el trabajo del tubo digestivo en su proceso de digestión y absorción de nutrientes, ya que presenta ausencia de fibra alimentaria y lactosa, evita alimentos que estimulen el tránsito intestinal y disminuye el aporte de grasas o de alimentos de digestión más compleja. Además de recuperar los minerales y líquidos perdidos en el proceso diarreico.  En general, esta dieta facilita la rápida recuperación en los procesos agudos y, en los crónicos, ayuda al control sintomático. Fases de la dieta astringente  FASE 1: Es la fase inicial en la que no se consumen alimentos sólidos. Puede durar entre 4 a 12 horas, dependiendo si eres niño o adulto. Debido a la pérdida de minerales, electrolitos y líquidos que resulta de esta fase, es importante la reposición hídrica con suero oral, infusiones, agua de arroz, agua de zanahoria o algún preparado como el siguiente: 1 litro de agua hervida, zumo de tres limones, media cucharada de bicarbonato, media cucharada de sal y 2 cucharadas de azúcar. FASE 2: Se inicia con la incorporación de alimentos como arroz, patata, zanahoria hervida, pescado hervido, pollo o manzana al horno. Nuestro cuerpo se está acostumbrando a la incorporación de nuevos alimentos y los mismos deben ser lo menos aliñados posibles. FASE 3: Al encontrarnos mucho mejor, ya podemos incorporar otros alimentos como el puré de verduras, zumo de frutas, verduras, legumbres y pan blanco. FASE 4: Consiste en introducir progresivamente los alimentos complejos hasta tener nuevamente una alimentación normal. Dieta astringente Alimentos Como norma general , se deben utilizar métodos de cocción sencillos con escasos condimentos no irritantes. CARNES: carnes magras y bien cocinadas como el pollo, pavo, conejo, ternera, lomo de cerdo, jamón cocido o serrano desgrasado. PESCADOS: todo tipo de pescados blancos preparados cocidos o a la plancha. HUEVOS: cocidos o pasados por agua o en tortilla con poco aceite. LÁCTEOS: yogur con bífidus. PASTA Y CEREALES: arroz, pasta, tapioca, pan blanco, tostadas y galletas tipo María. FRUTAS Y FRUTOS SECOS: manzana cocida o asada sin piel, plátano maduro, melocotón y pera en almíbar, mermelada de melocotón y albaricoque, membrillo y zumos sin pulpa. VERDURAS HORTALIZAS Y LEGUMBRES: patata cocida, zanahorias, espárragos, calabacín, tomate, remolacha, calabaza y caldo vegetal. Alimentos que debes evitar en una dieta astringente Los alimentos que deben evitarse en una dieta astringente son los ricos en fibra no fermentable, así como los de difícil digestión como carnes fibrosas, mariscos, legumbres o alimentos con mucha grasa. Otros alimentos a evitar : CARNES: piezas de cordero o cerdo con abundante grasa, carne de vaca o buey y carnes de caza, embutidos con grasa como chorizo, salami, salchichón y patés. PESCADO: pescados azules, pescado frito, mariscos y pescado ahumado. HUEVOS: huevos fritos o con alioli. LÁCTEOS: leche y derivados, yogures que contengan fruta o cereales, flan, natillas, nata, crema de leche y quesos grasos. PASTA Y CEREALES: panes o cereales integrales y aquellos que contengan frutas y frutos secos. FRUTAS Y FRUTOS SECOS: frutas deshidratadas, frutos secos, cualquier otra fruta que no sea manzana, plátano maduro y membrillo. BEBIDAS: bebidas con gas, alcohólicas, café y zumo de frutas con pulpa. ALIMENTOS GRASOS: mantequilla, margarina y mayonesa. DULCES Y BOLLERÍA: chocolate, repostería industrial y galletas integrales. Ejemplo de dieta astringente Es muy importante saber llevar una dieta astringente para poder facilitar el proceso de digestión y que se pueda tener una recuperación rápida. A continuación, presentamos un ejemplo de dieta astringente: FASE 1 Mantenerse con la fórmula de rehidratación vía oral con: 1 litro de agua 2 cucharadas de azúcar Una cucharada pequeña de sal Media cucharada de bicarbonato El zumo de 3 limones Ayuda a evitar la deshidratación por la pérdida de agua y electrolitos. FASE 2 Se inicia con la incorporación de estos otros líquidos , en poca cantidad pero frecuentemente: Agua de arroz Sémola Sopa de cereales FASE 3 Menú desayuno: 2 rebanadas de pan blanco tostado con jamón de york y una manzanilla con edulcorante stevia. Menú almuerzo: 1 rebanada de pan tostado con jamón de pavo fiambre. Menú comida: Plato de arroz con pollo hervido sin piel ni aceite. Menú merienda: 1 manzanilla con edulcorante stevia . Menú cena: Pescado hervido con un plato de sémola y arroz , sin aceite. FASE 4 Menú desayuno: 2 rebanadas de pan tostado con jamón de york y 1 café descafeinado de sobre con leche desnatada Menú almuerzo: 1 yogur 0% con 1 rebanada de pan tostado con jamón de pavo fiambre. Menú comida: Plato de arroz y zanahoria con pollo a la plancha sin piel y verduras hervidas. Menú merienda: 1 manzana asada como pieza de fruta y té . Menú cena: Pescado a la plancha con puré de patatas y verduras hervidas.
Colesterol bueno (HDL)
Artículo especializado

Colesterol bueno (HDL)

¿Qué es el colesterol HDL? EL HDL, también conocido como colesterol bueno, corresponde a las siglas en inglés de lipoproteínas de alta densidad , y se califica como colesterol bueno porque no se deposita en las arterias sanguíneas. Estas lipoproteínas son un conjunto de una partícula de colesterol que se une a una proteína para su transporte, estas lipoproteínas de alta densidad son enviadas desde todo el organismo hacia el hígado, que será el encargado de eliminarlas. El HDL es una parte del colesterol total que está formado por el HDL y por el LDL, o vulgarmente conocido como colesterol malo. ¿Cómo sé cuál es mi nivel de colesterol HDL? El colesterol bueno o HDL se puede conocer a través de una analítica de sangre, para ello, se procede a hacer una extracción de sangre venosa al paciente y se envía a un laboratorio de análisis clínicos para realizar un estudio de bioquímica sanguínea, detectando así tanto el nivel de colesterol total o colesterolemia, como sus fracciones de HDL o colesterol bueno y LDL o colesterol malo. En términos generales, cuanto más alto sea el nivel de HDL y menor el de LDL, para un mismo valor de colesterol total, el riesgo cardiovascular del individuo será menor. Los niveles de HDL se expresan en miligramos/decilitro. ¿Cuál debería ser mi nivel de colesterol bueno (HDL)? Se dice que el colesterol bueno o HDL se encuentra en niveles adecuados cuando está por encima de 45 mg/dl en menores de 19 años . En hombres mayores de esta edad, se debe encontrar por encima de 40 mg/dl y, en las mujeres, por encima de 50 mg/dl. Los pacientes que presentan diabetes mellitus o hipertensión arterial o tabaquismo, es importante que tengan unos niveles superiores de HDL, esto se debe a que su riesgo cardiovascular se ve incrementado por la presencia de otros factores de riesgo . Niveles de HDL inferiores a 35 mg/dl incrementan de forma importante el riesgo cardiovascular , en estos casos es especialmente importante someterse a tratamiento y hacer cambios en el estilo de vida para mejorar los niveles de HDL. ¿Cómo puedo elevar mi nivel de colesterol bueno (HDL)? Para elevar los niveles de HDL se debe realizar una dieta saludable y hacer cambios en el estilo de vida. En cuanto a la dieta , es importante evitar las grasas saturadas, estas se encuentran en la leche entera, carnes, embutidos, quesos grasos o curados, mantequilla, margarinas, manteca de cerdo, y tocino, así como se debe disminuir el consumo de alimentos ultraprocesados, alimentos fritos y de bollería industrial, y evitar el consumo de aceite de palma y de manteca de cacahuete. Es importante mantener el consumo de grasas insaturadas, entre ellas, el consumo de aceite de oliva o de aceite de girasol, evitando la reutilización porque hace perder sus propiedades. El consumo de frutos secos , especialmente de nueces, es recomendable. Se debe limitar la ingesta de azúcares en la dieta, las bebidas como zumos industriales o refrescos , presentan una gran cantidad de azúcar. Por último , enriquece la dieta con fibra consumiendo frutas frescas con piel y verduras naturales, así como el consumo de legumbres como las lentejas, los garbanzos o las judías. La pérdida de peso hasta llegar a un peso normal puede ayudar a mantener el HDL en buenos niveles. El ejercicio físico vigoroso de 30 minutos todos los días, ayuda a mantener un nivel bajo de LDL y un nivel alto de HDL. Niveles altos de consumo de alcohol te harán engordar y provocarán una disminución del HDL. Elimina el consumo de tabaco, ya que también hace disminuir el HDL y, además, el tabaquismo incrementa el riesgo de tener un evento cardiovascular. Fármacos como las estatinas pueden ayudar a elevar el HDL y disminuir el LDL, pero estos fármacos no deben ser consumidos sin la recomendación de un médico. El consumo de sustancias con omega 3 como complemento alimenticio, puede ayudar a controlar el colesterol total y elevar los niveles de HDL. ¿Cada cuánto tiempo debo hacerme controles para conocer mi nivel de HDL? Los niveles de HDL se deben realizar al menos una vez antes de los 14 años. En niños menores de 9 años se debe hacer en los casos que se presente una hipercolesterolemia familiar . Si los niveles son normales se deben repetir cada 5 años. Los adultos hombres menores de 45 años y mujeres menores de 55, deben realizarse la prueba cada 5 años. Mientras que los mayores de esta edad, cada 2 años, siempre y cuando los niveles sean óptimos. Las personas que presentan nivel de HDL por debajo de lo recomendado deben realizarse un control anual para mantenerlo controlado .
Los niños y los medicamentos antivirales contra la gripe.
Artículo especializado

Los niños y los medicamentos antivirales contra la gripe.

Beneficios de los medicamentos antivirales en el tratamiento de la gripe Los medicamentos antivirales pueden aliviar los síntomas provocados por el virus influenza que causa la gripe y acortar el periodo de duración de la enfermedad. Es importante para que haga efecto el antiviral que se inicie dentro de los primeros dos días de aparición de los síntomas. También es importante destacar que el tratamiento oportuno con los antivirales reduce las complicaciones relacionadas con el virus influenza como otitis y neumonías, disminuye el número de hospitalizaciones y la necesidad de administrar antibióticos, así como las tasas de insuficiencias respiratorias y hospitalizaciones. ¿Cómo afectan estos medicamentos a los niños?   En la actualidad existen cuatro medicamentos antivirales aprobados para niños durante la temporada de gripe 2019-2020: Oseltamivir: se puede utilizar a partir de las dos semanas de vida. Su presentación es vía oral en forma de píldoras y líquido. Zanamivir: se utiliza a partir de los 7 años de edad, no se recomienda su uso en niños con enfermedades respiratorias como asma u otro tipo de enfermedades pulmonares crónicas. Su administración es a través de la vía inhalatoria. Peramivir: se administra de forma intravenosa a partir de los dos años. Baloxavir: se administra a partir de los 12 años una sola toma vía oral. Si el niño presenta algún síntoma que incluya fiebre , cansancio extremo, dolor de cabeza, tos seca, dolor de garganta, secreción, mucosidad o congestión nasal y fiebre, deben acudir al médico para realizar examen físico y analítica pertinente para descartar  la enfermedad y, si es positivo, aplicar el tratamiento de manera temprana y oportuna. Si los medicamentos son usados de manera precisa, no afectan la salud de los niños, pueden prevenir complicaciones y acortan el tiempo de duración de la enfermedad. ¿Tienen efectos secundarios? Como todos los medicamentos tienen efectos secundarios , por eso es importante prevenir esta enfermedad con la aplicación de la vacuna estacional administrada oportunamente. Posibles efectos secundarios: Oseltamivir: náuseas, vómitos, dolores de estómago, problemas de sueño, pesadillas, incapacidad de concentración, insomnio, mareos y confusión. Zanamivir: mareos, irritación de la nariz, dolor articular, dificultad para respirar, dificultad para tragar, ronquera, inflamación de la cara, urticaria, falta de aire (disnea). Peramivir: reacción alérgica severa, confusión, alucinaciones, diarrea, insomnio. Baloxavir: reacción alérgica severa, disnea, tos, mucosidad, náuseas, diarrea, dolor de cabeza. ¿Qué medicamentos son los más utilizados en estos casos? Ante la sospecha de contagio por el virus influenza, debemos acudir al médico, quien realizará las pruebas pertinentes para descartar la enfermedad , si estas pruebas resultan positivas, se debe iniciar tratamiento, en la medida de lo posible, en los dos primeros días de iniciados los síntomas.  A nivel mundial , se utiliza sobre todo Oseltamivir, más conocido como Tamiflu, que se puede indicar en niños a partir de las 2 semanas de vida. Si solo tiene cápsulas, las podemos abrir y mezclarlas con alguna bebida dulce espesa y darle el medicamento de esa manera.  Los medicamentos antivirales no reemplazan a la vacunación , que es la mejor manera de prevención de la enfermedad en sí y de las complicaciones graves. Los antivirales son una segunda línea de defensa que trata la enfermedad. ¿Existe un tratamiento antiviral específico para la gripe? Lo ideal sería prevenir la gripe con la colocación de la vacuna estacional a la población de riesgo antes del inicio de la temporada de la enfermedad. En casos de brotes de gripes en entornos donde las personas tienen riesgo de complicaciones , los antivirales ayudan a reducir el riesgo de complicaciones y hospitalizaciones, en estos casos incluso se deben tomar, aunque se hayan vacunado con la antigripal.
Zinc en la dieta
Artículo especializado

Zinc en la dieta

Funciones del zinc El zinc es uno de los elementos más abundantes en el cuerpo humano. Las concentraciones más elevadas se encuentran en hígado, páncreas, riñón, huesos, músculos, ojo, próstata, espermatozoides, piel, pelo y uñas. En general, el zinc ayuda al sistema inmunitario a combatir bacterias y virus, fabrica proteínas, ADN y el material genético presente en todas las células, además, colabora en la cicatrización de heridas , en el funcionamiento normal del sentido del gusto y olfato, y en el desarrollo y crecimiento durante todas las etapas de la vida. Las funciones de este mineral son las siguientes: Función cerebral y neuromodulador en la sinapsis: el zinc tiene un papel importante en las funciones transmisoras del sistema nervioso y, su carencia, puede condicionar estados depresivos y trastornos obsesivos compulsivos, así como trastornos alimentarios. También las funciones de memoria y aprendizaje dependen de la concentración adecuada de este elemento. Crecimiento e integridad celular: colabora en la fabricación de todo el material genético, regeneración de los tejidos celulares y el correcto desarrollo de todas las células del cuerpo, preservándola joven por más tiempo para así prevenir el envejecimiento precoz. Propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y de fortalecimiento del sistema inmunitario a través de la regulación de citoquinas inflamatorias. Metabolismo del hueso: ya que es un constituyente de la matriz, además de incrementar los parámetros de formación del hueso. Mantenimiento de la función ocular normal y visión nocturna. Función cardiorrespiratoria y promoción de la fuerza en personas: los suplementos con zinc tienen efectos hematológicos positivos en los atletas. Interviene en la regulación de la presión sanguínea. Participa en la función del sentido del gusto y apetito, por lo que es utilizado como parte del tratamiento de recuperación en pacientes con trastornos alimentarios. Ejerce participación en la producción de hormonas relacionadas con la fertilidad y con los espermatozoides. Tiene una función primordial en la síntesis de vitamina A. En conjunto con la vitamina C, realiza labores de detoxificación de metales pesados. Participa en la síntesis de proteínas y en el metabolismo de carbohidratos y lípidos. Ayuda a la cicatrización de las heridas. Principales alimentos fuentes de zinc La absorción de zinc a partir de la dieta es muy pobre comparada con otros minerales , ya que se absorbe solamente el 20% del contenido total de los alimentos. Los productos de origen animal, las aves de corral y los mariscos, contienen grandes cantidades de zinc, en segundo lugar; las semillas de calabaza, girasol, mostaza, nueces, almendras y cacahuetes. Las legumbres y cereales integrales contienen grandes cantidades de zinc, pero al contener fibra y oxalato, dificulta su absorción. Las frutas tienen poco contenido.  Listado de los alimentos con mayor contenido de este oligoelemento: Ostras: es el top en la lista por su alto contenido de zinc, sus distintas variedades pueden proporcionar hasta 182 mg de zinc por cada 100 mg. Carne de cerdo: 100 g de esta carne contiene 6.72 mg de zinc. Chocolate negro: 30 gr de chocolate negro contienen 3 mg de zinc, es importante destacar que también tiene alto contenido de grasa saturada, por lo que hay que ingerirlo con moderación. Arroz integral: 100 g contienen 2 mg de zinc rico además en fibra, antioxidantes y nutrientes. Huevos: 100 g contienen 4.9 mg de zinc, su contenido es mayor en la yema. Cangrejo: 100 g contienen 7.6 mg de zinc, es un alimento rico en proteínas, y bajo en grasas y calorías. Carnes de res: la carne magra puede contener en 100 gramos 10 mg de zinc, que representa el 10% de la dosis recomendada de zinc diaria. Semillas de calabaza: alternativa de zinc para pacientes veganos, ya que 100 g aportan 10 mg. Cacahuetes: se pueden consumir de forma natural o en forma de mantequilla de maní, por cada 100 mg encontramos 3 mg de zinc. Consecuencia de la carencia de zinc en la dieta Existen algunos factores de riesgo a la hora de presentar deficiencias de zinc, como puede ser: Aportes insuficientes en la dieta Embarazo Cáncer Psoriasis y otras enfermedades de la piel Hipertensión Alcoholismo Exceso en la dieta de hierro y fibra Enfermedad celiaca Insuficiencia renal o pancreática Quemaduras Diabetes Laxantes o diuréticos Diarreas, traumatismos o sudoración excesiva También existen diferentes elementos que debemos tener en cuenta, ya que dificultan la absorción del zinc: El cobre y el cadmio El hierro Los oxalatos, la fibra y los taninos El uso de laxantes El alcohol Altos niveles de calcio El ácido fólico Los anticonceptivos orales El cuerpo humano no tiene la capacidad de sintetizar Zinc, por lo que es necesario adquirirlo a través de la dieta. Se estima que, de todo el Zinc ingerido, el cuerpo solamente utiliza el 20%. Al existir déficit de zinc, diferentes procesos vitales se ven alterados, entre los cuales se pueden destacar: Alteraciones en el sistema inmune con mayor vulnerabilidad a virus y bacterias Alteraciones en el sistema nervioso con mayor predisposición a trastornos emocionales como depresión y ansiedad Alteraciones en la calidad y cantidad de espermatozoides Alteraciones en el crecimiento y desarrollo, sobre todo en la etapa intrauterina Erupciones cutáneas Deterioro celular avanzado por la falta de antioxidantes de calidad Debilidad de uñas y cabello Alteraciones en la visión Problemas de memoria y falta de concentración Pérdida del sentido de gusto y olfato Trastornos en la cicatrización de heridas Diarreas frecuentes Dosis diaria recomendada   Las necesidades diarias de zinc en personas sanas son: Lactantes: 5 miligramos al día Niños y adolescentes: 10 miligramos al día Mujeres: 12 miligramos al día Hombres: 15 miligramos al día
¿Los alimentos light ayudan a perder peso?
Artículo especializado

¿Los alimentos light ayudan a perder peso?

¿En qué se basan los productos light? En general, cuando hablamos de productos light, nos referimos a ellos como productos bajos en calorías. La legislación indica que para declarar un alimento con contenido light o reducido en calorías o nutrientes, debe haber sufrido un proceso de reducción de grasas o azúcares sustituyéndolos por otras sustancias que aporten una disminución del 30% del contenido energético declarado del producto. En algunos alimentos se puede sustituir el azúcar por manitol, sacarina, fructosa o aspartamo y, en otros casos, solo reducen el contenido de grasas, proteínas, hidratos de carbono o, por último, se reduce la ración de consumo en relación al producto de referencia. Existe un acuerdo elaborado en 1990 por la Comisión Interministerial para la Ordenación Alimentaria (CIOA) que considera que para que un producto sea light, tiene que tener una reducción de al menos el 30% de valor energético respecto al producto de referencia. Sin embargo, no existe un marco legal que obligue a cumplir estos requisitos, sino que se trata de una serie de recomendaciones únicamente. Esto ha llevado a que muchas empresas hagan falsas interpretaciones u omisiones de este acuerdo, por lo que es conveniente leer el etiquetado de todos los productos light para conocer la relación cantidad – precio, la ración de consumo, los nutrientes y aditivos en relación al producto de referencia. ¿Qué nutrientes nos aportan este tipo de productos? Los nutrientes que aportan estos productos deben ser cuidadosamente revisados en el apartado nutricional de cada uno de ellos, para verificar la reducción del mismo con respecto al producto de referencia. En la mayoría de los países, la industria de la alimentación ha logrado crear productos con agradable sabor y sustitutos calóricos que ofrecen garantías de calidad a los usuarios. Los productos light contribuyen a llevar una alimentación más variada, sobre todo, a aquellas personas que tienen limitados ciertos alimentos como pueden ser personas con diabetes o problemas de colesterol; aunque si evaluamos con atención las etiquetas de los productos , podemos aprender a reducir la cantidad de los mismos cocinando de manera adecuada para reducir grasas y azúcares y crear nuestros propios productos light. Este tipo de productos, al tener una reducción de sus macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), en su mayoría también tienen reducción de vitaminas y minerales, punto importante a tener en cuenta, ya que si la dieta es basada en productos light , a largo plazo se puede crear una deficiencia nutricional . Por ello, es recomendable que la cuota diaria de productos light no sobrepase las calorías de la ración diaria del alimento natural. Los principales sustitutos que podemos encontrar son: CARBOHIDRATOS, ALMIDONES Y AZÚCARES: más frecuentemente reducidos en bollería, refrescos, chucherías, chocolates y caramelos. El azúcar es sustituido por maltodextrina, aspartame, polidextrosa o sacarina. Algunos de ellos producen intolerancia alimentaria y flatulencia y debe ser utilizado con moderación . GRASAS Y PROTEÍNAS: la mayoría de los productos bajos en grasas contienen una modificación de su estructura química para suministrar un menor contenido calórico, en otras ocasiones se sustituyen las grasas por los carbohidratos espesantes y estabilizantes, por lo cual, el alimento no puede ser usado en frituras y, por último, en algunos casos se utilizan proteínas, sobre todo, en sopas, cremas, alimentos horneados y productos pasteurizados. Al eliminar la grasa de nuestra dieta podemos disminuir la absorción de algunas vitaminas y reducir la presencia de ácidos grasos esenciales como el omega y vitaminas liposolubles como vitamina A, D, E y K y, a largo plazo, podemos ocasionar enfermedades como osteoporosis y deficiencias visuales por vitamina A. ¿Cómo funcionan los productos light o bajos en azúcares? La mayoría de los alimentos light no reducen su a porte calórico significativamente como esperamos y son más costosos que sus referentes convencionales. No se debe abusar de los mismos ya que se puede consumir el doble o triple de calorías. Es importante tener en cuenta, a la hora del funcionamiento de estos productos, las siguientes recomendaciones : Leer el etiquetado nutricional, especialmente, el valor energético, grasas y azúcares y su comparación con el referente convencional, para comprobar si se ha realizado correctamente la reducción calórica. Tener en cuenta que light no significa menor contenido energético, por lo que podemos doblar la ración. En ocasiones, solamente comiendo una menor ración del producto convencional, es suficiente y no necesitamos la versión light. Valorar si los sustitutos de las reducciones son saludables, ya que algunos pueden causar efectos adversos a nuestro organismo como dolor abdominal, intolerancias alimentarias o flatulencias. ¿Son recomendables o saludables los productos light? Son recomendados en cantidades moderadas en aquellos pacientes con regímenes especiales nutricionales como diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia o en aquellos que quieren darse un capricho dentro de una dieta hipocalórica. Pero es importante no crear el falso mito de que estos productos son sanos o que ayudan a disminuir de peso, porque la mayoría no lo son, y se debe enseñar a los pacientes a leer correctamente el etiquetado del producto para no dejarse engañar por la industria del marketing.
Dieta de la piña
Artículo especializado

Dieta de la piña

¿Qué es la dieta de la piña? La dieta de la piña se basa en las propiedades depurativas, laxantes y saciantes por el alto contenido de fibra de esta fruta tropical. Es una dieta desintoxicante o depurativa, de pocos días de duración, y excelente para después de días de exceso o cuando se necesita bajar de peso rápidamente . Es importante tener en cuenta que puede originar desórdenes alimentarios si se prolonga en el tiempo y no es recomendada para pérdida de peso saludable, ya que no ayuda a reducir la grasa, sino que favorece la pérdida de líquido y músculo. Es una dieta hipocalórica, baja en carbohidratos complejos, que, si no es acompañada de un correcto periodo de mantenimiento, puede ocasionar un efecto rebote. ¿Como hacer la dieta de la piña para bajar de peso rápido? Es importante tener presente que se deben realizar 5 comidas al día, ingerir 2 litros de agua diarios, evitar bebidas alcohólicas o azucaradas y, en la medida de lo posible, los alimentos deben cocinarse a la plancha. Durante 3 días se seguirá la siguiente dieta: DESAYUNO: 2 rodajas de piña, 1 yogur desnatado y café con leche desnatado. COMIDA: 2 rodajas de piña, 2 filetes de pechuga de pollo a la plancha y 1 yogurt desnatado. CENA: 2 rodajas de piña, 1 huevo duro y un yogurt desnatado. Existe una variante de 7 días: DÍA 1   DESAYUNO: 2 rodajas de piñas y 1 yogur desnatado. A MEDIA MAÑANA: Zumo de piña. ALMUERZO: Crema de verduras con ensalada variada y 2 rodajas de piña. MERIENDA: 1 yogur desnatado. CENA: Filete ternera con judías salteadas. 2 rodajas de piña. DÍA 2 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 yogur desnatado. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur desnatado. ALMUERZO: Pechuga de pollo a la plancha con ensalada de endivias y 2 rodajas de piña. MERIENDA: Zumo de piña. CENA: Ensalada de lechuga con piña troceada y zumo de piña. DÍA 3 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 tostada integral con aceite de oliva. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Ternera al horno con ensalada de puerros y 2 rodajas de piña. MERIENDA: Zumo de piña. CENA: Ensalada de endivias, zumo de piña y 2 rodajas de piña. DÍA 4 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 yogur desnatado. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Merluza a la plancha con ensalada variada y 3 rodajas de piña. MERIENDA: 1 rodaja de piña. CENA: Ensalada de puerros y 2 rodajas de piña.   DÍA 5 DESAYUNO: 2 rodajas de piña y 1 yogur de piña. A MEDIA MAÑANA: Zumo de piña. ALMUERZO: Emperador a la plancha con ensalada variada y 2 rodajas de piña. MERIENDA: 1 yogur desnatado. CENA: Ensalada de puerros, zumo de piña y 3 rodajas de piña. DÍA 6 DESAYUNO: Té y 2 rodajas de piña. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Pollo al horno con ensalada de endivias y 3 rodajas de piña. MERIENDA: 1 yogur desnatado. CENA: Ensalada de lechuga con piña troceada y zumo de piña.  DÍA 7 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 tostada integral con aceite de oliva. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Merluza al horno con ensalada variada y 2 rodajas de piña MERIENDA: Zumo de piña. CENA: Ensalada de endivias, zumo de piña y 2 rodajas de piña. ¿Cuántas piñas necesito para hacer la dieta rápida de la piña? Si vamos a realizar la dieta rápida de los 3 días, se necesitan aproximadamente 2 piñas y, si realizas la dieta semanal, aproximadamente 4 piñas, aunque esto dependerá del tamaño de cada piña. ¿Puedo hacer la dieta de la piña con cualquier tipo de piña? La piña, en general, es una fruta tropical con alto contenido en vitaminas, sobre todo B1, que ayuda al metabolismo de los hidratos de carbono y vitamina C, con función antioxidante, también proporciona potasio, calcio, magnesio, yodo, fósforo, hierro y azufre; tiene alto contenido en fibra y es considerada depurativa. Cualquier tipo de piña con todas estas propiedades será suficiente para realizar esta dieta por el corto periodo de tiempo que se puede realizar. Algunos consejos antes de comenzar la dieta de la piña: Antes de iniciar cualquier tipo de dieta es importante consultar con su médico de familia si tiene alguna enfermedad que le contraindique realizar este tipo de dieta de choque o dieta rápida. No debería realizar ejercicios de alto impacto durante los días que se encuentre con esta dieta, solo caminar. No se deben exceder los días recomendados para la dieta, ya que pueden originar trastornos alimentarios o estados de desnutrición. Si durante el inicio de la dieta siente malestar, dolor de cabeza o mareos, debe suspender la dieta y acudir a su médico de cabecera. Deben suspenderse las bebidas azucaradas y el alcohol. Ingerir abundante cantidad de agua, por lo menos entre 1.5 y 2 litros al día. Una vez finalizada esta dieta de choque, la alimentación debe ser lo más equilibrada posible para evitar recuperar el peso perdido. En caso de alergia a la piña no debe realizar esta dieta.
Dietas para engordar
Artículo especializado

Dietas para engordar

¿Cuándo se necesita una dieta para engordar? Se necesita una dieta para engordar cuando una persona se encuentra en situación de bajo peso o desnutrición, en la que esté comprometida su calidad de vida y que necesiten aumentar de peso de una manera saludable. En general, toda persona c uyo índice de masa corporal (IMC) sea inferior a 18.5, debe acudir a un especialista que primero estudie la causa de su bajo peso y luego diseñe un plan personalizado, en función de su metabolismo, que le permita el aumento de peso de una manera equilibrada y constante, reeducando alimentariamente al paciente. ¿Cómo puedo saber si me encuentro por debajo de mi peso ideal? La mejor manera de saber si nos encontramos por debajo por debajo del peso ideal es a través del cálculo del índice de masa corporal (IMC), el cual relaciona el peso en función de la altura en situaciones normales (excluyendo embarazos, enfermedades o deportistas de alta competición). Para poder calcular este índice utilizamos la siguiente fórmula: IMC: Peso/Altura 2   Si después de realizar este cálculo, el resultado es inferior a 18,5, significa que está por debajo del peso normal y se debe consultar con un especialista. ¿Qué alimentos son los más recomendables en dietas de engorde? Una dieta para engordar tiene que ser hipercalórica, con mayor cantidad de calorías que ingerimos que las que utilizamos, variada y equilibrada, sin eliminar ningún grupo de alimentos, solo incorporando aquellos más densos calóricamente pero de alta calidad nutricional.  La mayoría de las personas que deben subir de peso tienen la falsa creencia que debe ser a partir de azúcares refinados y grasas hidrogenadas, sin embargo, esto es poco beneficioso para la salud. Las grasas no deben potenciarse , se deben incluir los carbohidratos en todas las comidas principales como el arroz blanco, quinoa, pasta blanca, avena, legumbres y pan, así como en ocasiones se puede complementar con algunos batidos hipercalóricos para ajustar la ingesta calórica en torno a 500 calorías extras diarias mayor que el gasto, por lo que tenemos que tener en cuenta también la actividad física y, en función de esta, ajustar la ingesta.  Por último, es importante mantener la ingesta de agua entre 1,5 a 2 litros diarios para mantener las funciones metabólicas y cardiovasculares. Algunos productos que se recomiendan que se incluyan en la dieta, por tener un alto valor calórico y nutricional, son: Productos lácteos: su alto contenido en proteínas y grasas contribuyen a la ganancia de peso, también son utilizadas como complementos en forma de proteína de suero de leche. Grasas: se utilizan, preferentemente, grasas saludables como el aguacate, coco y aceite de oliva. No se deben utilizar grasas hidrogenadas presentes en alimentos fritos o comidas rápidas. Frutos secos: las nueces, almendras, maní, anacardos y frutas deshidratadas son excelentes por su alto contenido en proteínas y grasas saludables, además de su alto contenido calórico; pueden ser comidos en meriendas, batidos, mantequillas o como parte de preparaciones en comidas. Chocolate negro: alimento con alta densidad calórica, grasas buenas y abundantes hidratos de carbono. Proteínas: a pesar de que las proteínas no son fuentes de alta densidad calórica, permiten la ganancia de peso al construir masa muscular.  Cereales: como el arroz, quinoa, pan, arroz y maíz aportan buena cantidad de carbohidratos, pero además aportan nutrientes y grasa saludable. Legumbres: ricas en carbohidratos, proteínas y grasas saludables, las más conocidas son las lentejas, garbanzos, habas, soja, arvejas, judías y yeros. Frutas: aportan calorías adicionales y azúcares por la fructosa, las de mayor aporte son el coco, higo, dátiles, uvas y chirimoyas. Vegetales: el maíz, zanahoria, remolacha, rábanos y aceitunas son ricos en calorías, carbohidratos y azúcares, que colaboran en el aumento de peso. Almidones: patatas, batatas, calabaza, apio y otros tubérculos aportan grandes cantidades de carbohidratos. Dulces: la miel y fructosa están permitidas de manera saludable. ¿Cuántas veces al día se debe comer en estas dietas? Lo ideal es realizar 5 o 6 comidas al día con el fin de mantener el aporte calórico, el periodo transcurrido entre cada comida no debe ser mayor a 4 horas. Se deben respetar los horarios de comida y no comer grandes porciones, ya que solo lograremos desajustes digestivos y malestar. Si es necesario, se puede realizar mayor cantidad de comida o mayor densidad calórica de las comidas con menor número de porciones. Ejemplo de dieta hipercalórica DESAYUNO: Bol de yogur con cereales, chocolate negro y una pieza de manzana y plátano. Zumo de naranja /café con leche. MEDIA MAÑANA: Dos tostadas de pan con tomate , aceite y jamón ibérico. Café con leche. MEDIA TARDE: Bocadillo de embutidos y queso. Batido de fruta de temporada. COMIDA: Crema de champiñones. Arroz blanco, pollo asado, ensalada caprese, cuajada con miel y frutos secos, pan y zumo. CENA: Sopa de fideos, tortilla de patatas, pan . Yogur, fruta y agua. RECENA: Batido hipercalórico hiperproteico.
¿Que alimentos se recomienda consumir si sufres estreñimiento crónico?
Artículo especializado

¿Que alimentos se recomienda consumir si sufres estreñimiento crónico?

¿Qué es el estreñimiento crónico? Se considera estreñimiento crónico al síntoma caracterizado por la disminución en el número de las deposiciones, con existencia de esfuerzo o dificultad excesiva para expulsar las heces, que puede venir acompañado de número de deposiciones menor a 3 a la semana con heces duras, sensación de evacuación incompleta y necesidad, en ocasiones, de ayuda externa como supositorios, laxantes y enemas para lograr la deposición durante un periodo mayor a 3 meses consecutivamente. El estreñimiento crónico es una patología digestiva frecuente en mujeres que va en aumento proporcional con la edad. Afecta al 30% de la población en general y está muy relacionada con el embarazo y cambios hormonales . Puede producirse por alguna de las siguientes alteraciones:   Déficit de fibra en la dieta y malos hábitos dietéticos.   Alteraciones de la motilidad del colon.   Alteraciones neurológicas que alteran la sensibilidad de evacuar.   Disminución en la presión abdominal afectando los músculos del abdomen.   Alteraciones en la correcta apertura del año en el acto de defecación.   Secundario a enfermedades metabólicas como diabetes o hipotiroidismo.   Secundario a enfermedades neurológicas como lesiones medulares, ictus, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson.   Secundario al uso crónico de medicamentos como hierro, antidepresivos y opioides.   Secundarios a enfermedades de colon. ¿Cuáles son los síntomas del estreñimiento crónico? Los síntomas del estreñimiento crónico son:   Tener menos de 3 evacuaciones por semana   Heces duras    Realizar grandes esfuerzos para evacuar   Sensación de vaciado incompleto del recto por obstrucción   Necesitar ayuda para vaciar el recto ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico del estreñimiento se realiza en base a:   Historia clínica, realizando hincapié en hábitos nutricionales, contenido en fruta, verdura y fibra integral en la dieta, ejercicio, tipo de trabajo, presencia de estrés, pérdida de peso, número de deposiciones a la semana, esfuerzo que requiere en la defecación, consistencia de las heces, dolor anal con la deposición, uso crónico de medicamentos, enfermedades crónicas, uso de laxantes y, sobre todo, estreñimiento que no mejora con el uso de estos últimos. También es importante, en los antecedentes familiares, la historia familiar de cáncer de colon.   Examen de recto y sigmoidoscopia: colocación de un pequeño tubo flexible iluminado con el que se puede evaluar en consultorio el recto y sigmoides.   Analítica de sangre: se toma muestra de sangre para medir marcadores tumorales, así como algunos marcadores de enfermedades sistémicas, para descartar enfermedades crónicas como, por ejemplo, glucosa y pruebas tiroideas.   Colonoscopia: método invasivo que requiere preparación previa para su correcta visualización y que, además de ver, posibilita tomar biopsias del interior del colon; con ella se pueden descartar procesos benignos como divertículos o estrecheces (estenosis) o malignos, como cáncer, que causan estreñimiento.   Tomografía abdominal: se realiza cuando se sospecha que la obstrucción se encuentra por fuera del colon.   Manometría ano-rectal: es una prueba que se utiliza para medir la funcionalidad del colon, se coloca una sonda fina que contiene una pequeña pelota en un extremo que se infla con aire y que se introduce en el recto unos 10 centímetros.  Posteriormente, se extrae a través del esfínter, preguntando al paciente si nota la sensación de evacuar y si realiza correctamente la maniobra de defecación que indicaría una correcta coordinación de los músculos.   Evaluación del tránsito colónico: el paciente ingiere una cápsula que contiene marcador radiopaco y/o dispositivo de grabación inalámbrico que registra el progreso de la cápsula a través del colon, se hacen radiografías para saber su localización en colon o se espera a que se expulse y se revisa el dispositivo de grabación en busca de lesiones. La elección del método diagnóstico está a cargo del médico especialista, después de realizar la historia clínica y examen físico . Tratamiento para el estreñimiento crónico El tratamiento para el estreñimiento crónico consiste en: 1.- Hábitos saludables alimentarios: se debe consumir, en promedio, 14 gramos de fibra por cada 1000 calorías en la dieta, en base a verduras crudas o cocinadas, legumbres, frutas frescas, frutos secos, cereales, pan y harinas integrales. 2.- Realizar ejercicio físico : para aumentar la actividad muscular de los intestinos de manera regular. 3.- Hábito intestinal: es importante tomarse tiempo a la hora de defecar, llevar un hábito de manera tranquila, sin apuros ni distracciones . 4.- Uso de laxantes: existen diferentes tipos de laxantes que actúan de manera distinta para facilitar la evacuación intestinal , estos deben ser siempre indicados por el médico por un tiempo prudencial: Laxantes formadores de masa: fibra tipo plantago o metilcelulosa que debe ingerirse con abundante líquido, su función es aumentar el volumen de las heces, ya que absorben agua y disminuyen su consistencia. Su efecto no es inmediato. Laxantes osmóticos: son laxantes salinos y azúcares no absorbibles que tienen la capacidad de atraer agua en el colon, por lo que disminuyen la consistencia de las heces, resultando más fácil su expulsión. Laxantes lubricantes: son aceites no absorbibles, como la parafina, que lubrican las heces para facilitar su salida. Pueden ser usadas de forma crónica bajo supervisión médica, ya que son seguras. Laxantes estimulantes: son los laxantes más potentes, ya que promueven movimientos procinéticos del intestino. Solo deben ser usados de manera muy puntual. 5.- Enemas y supositorios : enemas de fosfato sódico, enemas de espuma de jabón, de agua o de glicerina, son útiles para ablandar las heces. 6.- Entrenamiento de músculos pélvicos: se realiza con un fisioterapeuta, en cada sesión se aprende a contraer y relajar la pelvis durante el proceso de defecación. 7.- Cirugía: es un método correctivo de estreñimiento , solo si la causa del estreñimiento crónico es un bloqueo, rectocele, fisura anal o constricción. Dieta y alimentación aconsejada para el estreñimiento crónico La correcta alimentación es la clave para el tratamiento del estreñimiento. Se debe consumir una dieta rica en fibra acompañada de agua. Los alimentos ricos en fibras son las verduras crudas o cocinadas, legumbres, frutas frescas, frutos secos, cereales, pan y harinas integrales. La fibra vegetal no es digerida ni absorbida en el intestino delgado, por lo que llega al colon y constituye la parte del volumen de las heces absorbiendo, además, el agua del intestino. Es importante destacar que el mayor aporte de fibra se encuentra en la piel de las frutas, por lo que se sugiere comer la fruta con piel y no en zumos o licuados, ya que disminuye el aporte en fibra. Se debe consumir en promedio 14 gramos de fibra por cada 1000 calorías de dieta diariamente, unos 35 gramos en promedio diario con 1,5 a 2 litros de agua. Existen también numerosos estudios que implican a los lactobacilos en el tratamiento del estreñimiento crónico, ya que, al favorecer una flora intestinal sana, favorece la correcta absorción de nutrientes y la normalización del tránsito intestinal. También es importante ingerir alimentos que potencian la secreción de bilis por el hígado , que ayudan a realizar la digestión y tienen propiedades laxantes, un ejemplo es el uso diario de aceite de oliva. ¿Qué alimentos se deben evitar en esta situación? Se deben evitar los siguientes alimentos : Alimentos irritantes del intestino que producen un efecto laxante no deseado, tales como café y tabaco. Alimentos astringentes como arroz, membrillo y té. Grasas saturadas y, especialmente, las hidrogenadas relacionadas con dolor abdominal y flatulencias. Quesos secos y harinas no integrales. Alcohol, ya que deshidrata las mucosas. Bebidas azucaradas con abundantes carbonatados.
Beneficios de correr
Artículo especializado

Beneficios de correr

Listado de beneficios de correr Correr aporta múltiples beneficios al organismo desde el punto de vista físico hasta el cognitivo , aunque nos iniciemos con leve intensidad, es una actividad sumamente sencilla y divertida que además no requiere una gran inversión de dinero (solo un buen calzado deportivo), ni locales costosos o aparatos para poder realizar este tipo de ejercicio. A continuación, se resumen algunos de los beneficios para nuestro organismo : Correr tres veces a la semana a intensidad baja durante 30 minutos reduce los niveles de tensión arterial hasta un 40%. Es uno de los mejores métodos para perder peso de manera duradera acompañado de una dieta equilibrada. Calma la fatiga causada por estrés. Ayuda a reducir la tensión muscular con mayor relajación y conciliación del sueño. Colabora en la disminución de los niveles de lípidos en la sangre LDL y aumenta el colesterol bueno HDL. Ayuda a construir músculos en las muñecas y antebrazos, reduciendo el estrés en brazos. Refuerza los tendones, permitiendo tomar una mayor carga sin daño aparente. Colabora en reforzar los músculos de la pared abdominal y parte baja de la espalda. Incrementa la eficiencia del corazón y de los pulmones. Ayuda en el balance hormonal. Acelera el metabolismo y libera más oxígeno hacia el cerebro, por lo que tiende a mejorar los estados anímicos y la depresión leve y media. Mejora el tránsito intestinal. Aumentan los niveles de serotonina y reduce los niveles de ansiedad. Refuerza los movimientos de la unión esquelética, mejorando la fabricación de fluido sinovial. Colabora en mantener bajos los niveles de glucosa en sangre. Reduce el riesgo de osteoporosis. Incrementa los niveles de testosterona y, con ello, el deseo sexual en hombres y mujeres. Ejerce beneficios sobre el cerebro, promoviendo la función del hipocampo, estimulando la neuroplasticidad y sirviendo como neuroprotector del declive cognitivo. ¿Cómo puedo incorporar esta actividad en mi rutina diaria? Si quieres mejorar tus hábitos y decides que el ejercicio deseado es correr, lo primero que debes hacer es acudir al médico, para que realice una revisión médica deportiva y descarte cualquier lesión músculo-esquelética que pudiese limitar tu objetivo.  El objetivo es incorporar progresivamente el ejercicio hasta convertirlo en un hábito, para luego ir ampliando el tiempo de entrenamiento y la intensidad de la carrera. Una vez el cuerpo se acostumbra al ejercicio, los músculos aumentan su rendimiento y mejoran su resistencia aeróbica y se incrementa la motivación personal para practicar ejercicio. Se puede comenzar con ejercicios de estiramiento durante 10 minutos e iniciar caminatas entre 20 a 45 minutos 3 o 4 veces por semana, que pueden ir aumentando en frecuencia, intensidad de la carrera y kilómetros, según el paciente se sienta cómodo y no presente lesiones. Realmente, al principio, no hay que ocuparse de la técnica perfecta al correr, lo importante es mantener la cadencia y que el paso se sienta natural, cuanto más se practique el paso, este se irá perfeccionando poco a poco. Las rutinas de correr deben ir acompañadas de ejercicios de fuerza , esto permite mejorar la resistencia, ayudar a construir más músculo, lograr un ejercicio más completo y evitar la monotonía. Este tipo de ejercicio podemos intercalarlos durante la carrera o a días alternos o, en corredores avanzados, incluso se puede llegar a interrumpir la carrera para realizar sentadillas o flexiones. Si nos encontramos en nuestro sitio de trabajo , existen pequeños tips que nos ayudan a combatir el sedentarismo y nos permiten realizar un pequeño acondicionamiento físico como: Evitar el ascensor: al subir escaleras trabajamos cuádriceps y glúteos, mejoramos nuestra resistencia aeróbica y la movilidad del tren inferior. Realizar ejercicios de movilidad: realizar pausas o paseos cortos por la oficina, si es posible, por ejemplo, ir a por agua cada dos horas. Realizar sentadillas en nuestro puesto de trabajo cada dos horas para entrenar piernas, glúteos y abdomen. Realizar abdominales contrayendo el abdomen lo máximo posible durante unos segundos. Después de estos ejercicios, se debe realizar estiramiento, tiene un efecto analgésico descontracturante, sobre todo, de espalda y cuello. En relación al horario, cada persona es diferente , ya que a algunas personas les viene bien durante la mañana y a otras por la noche; lo importante es que la persona se sienta cómoda con el horario y libre de presiones. Por último, en cuanto a la ropa y calzado, a pesar que actualmente existe tendencia a la moda personalizada del running , lo importante es que el paciente se sienta sin presiones ni molestias en la ropa ni calzado, este no debe resbalar y debe agarrarse bien al suelo.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes