Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Ejercicio para personas diabéticas
Artículo especializado

Ejercicio para personas diabéticas

Beneficios de la actividad física en el control de la diabetes La actividad física ayuda a que las células se vuelvan más sensibles a la insulina y funcionen de forma más eficiente. Por tanto, practicar ejercicio regular contribuye a reducir el nivel de glucosa y a mejorar el nivel de hemoglobina A1C (mide la evolución del azúcar en sangre) y, consecuentemente, puede hacer que el paciente diabético tenga la necesidad de tomar menos pastillas para el control de la diabetes y usar menos insulina. Además, el ejercicio es imprescindible para el bienestar general y la salud de cualquier persona. No obstante, para un diabético, es importante hacerlo de forma controlada. El ejercicio ideal para personas diabéticas El ejercicio ideal para personas diabéticas es aquel con el que, sobre todo, se encuentre cómodo . La mejor opción es realizar ejercicio aeróbico combinado con ejercicio de resistencia. Qué precauciones tomar Para evitar que la glucosa suba o baje demasiado, hay que planificar con tiempo el ejercicio y adaptarlo a las comidas , y conocer cómo suele responder la glucosa al ejercicio físico. Para ello, se debe medir con frecuencia el nivel de glucosa en sangre tanto antes, como durante y después de cada sesión de entrenamiento. Si la tendencia es que el nivel de glucosa baje antes del ejercicio , es recomendable comer un bocadillo antes o llevar algún alimento o bebida rica en carbohidratos para que suba rápidamente. Si la tendencia es que baje durante o después del ejercicio, se debe acudir al médico para ajustar tratamiento y actividad. Hay que verificar la glucemia antes de practicar el ejercicio: Si esta es menor a 100 mg/dl, hay que tomar antes de la práctica deportiva un suplemento como un bocadillo, fruta, galletas o una bebida energética. Si se encuentra entre 100 y 150, no hay riesgo. Si supera los 250 mg/dl, se debe terminar con la sesión. La persona diabética, al practicar ejercicio, debe llevar siempre encima caramelos , sobres de azúcar, geles de glucosa o zumos. Por tanto, hay que administrarse una cantidad extra de hidratos de carbono antes o durante el ejercicio, o reducir la dosis de insulina. Especialmente si se presenta algún síntoma de hipoglucemia.   Al inyectarse la insulina , debe hacerlo en grupos musculares que no se movilicen durante el ejercicio.   Se tiene que evitar realizar el ejercicio en condiciones climatológicas extremas y en periodos de descontrol metabólico. Hay que mantenerse correctamente hidratado durante todo el día. Preparación para el ejercicio Conviene que un médico realice una evaluación previa antes de iniciar la práctica deportiva, evaluando el estado cardiovascular, así como posibles complicaciones de la diabetes que puedan verse afectadas por el ejercicio que se va a realizar, e informarse sobre el efecto previsto de cada ejercicio sobre los niveles de glucosa.   El ejercicio debe ser de carácter progresivo y adaptado al nivel de cada persona. Es recomendable llevar un registro de los entrenamientos con las modificaciones realizadas en la insulina y en el consumo de hidratos. Selección del tipo de ejercicio   Si nunca se ha realizado ejercicio , se recomienda comenzar con tan solo 10 minutos al día e ir aumentando y, preferiblemente, empezar caminando. Ejercicios aeróbicos como caminar, correr, ciclismo o natación son hipoglucemiantes, mientras que los de corta duración y alta intensidad como saltar, sprint, combates o entrenamientos de fuerza, son ligeramente hiperglucemiantes. Adaptación de la diabetes La adaptación de la diabetes en la práctica de ejercicio consiste en programar un plan de actuación con cambios en las pautas de insulina y del consumo de hidratos de carbono.   Al practicar ejercicio físico, se debe compensar el consumo de glucosa aumentando el aporte de hidratos de carbono y/o reduciendo la dosis de insulina. (A más intensidad y mayor duración del ejercicio, mayor consumo de glucosa.) Atención a los retos Marcarse retos deportivos está bien para mantener la motivación y no abandonar el ejercicio, pero la progresión debe ser más lenta de lo habitual para poder adaptar el tratamiento de la diabetes. Diabetes y ejercicio intenso Si se realiza ejercicio intenso , se debe disminuir la dosis de insulina e ingerir hidratos durante la práctica deportiva. Cada 30-45 minutos hay que consumir de 10 a 20 g de HC.   Diabetes y ejercicio físico   Si el ejercicio es breve o moderado , hay que controlar la glucemia antes, durante y después y, si además, es de mediana duración (de 60-90 min.) ingerir de 15 a 20 g de Hidratos de Carbono si la glucemia es baja, sin necesidad de modificar la dosis de insulina.   Tabla de ejercicios para diabéticos Cada sesión de ejercicio para diabéticos puede constar de 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado durante 5 días a la semana. Entre el ejercicio aeróbico destacan prácticas como caminar rápido, ir en bici, nadar, bailar, subir escaleras, etc. Y, ejercicio con pesas o bandas de resistencia durante al menos 2 o 3 días a la semana. 
Cambios en tu día a día para vivir con la hipertensión
Artículo especializado

Cambios en tu día a día para vivir con la hipertensión

Causas y tipos de hipertensión La hipertensión arteria l (HTA) ocurre cuando la sangre fluye por las arterias a una presión más alta de lo normal de manera crónica (valores iguales o mayores a 140 mm de HG de presión sistólica y 90 mm de Hg de presión diastólica). Este problema puede ser debido a diferentes causas como un inadecuado estilo de vida, mala alimentación, la edad avanzada, la genética o el consumo de ciertos medicamentos. Por ejemplo, afectan factores como una dieta rica en sal o grasas, problemas renales crónicos, diabetes, colesterol alto, obesidad, estrés, algunos medicamentos anticonceptivos, fumar, etc. Existen dos tipos de hipertensión arterial: Hipertensión primaria o esencial: es la más común y se denomina así cuando no existe causa conocida. Hipertensión secundaria: cuando sucede por un problema de salud o a consecuencia de la ingesta de un medicamento determinado. Síntomas y consecuencias La mayoría de personas no presentan síntomas, otras pueden sentir dolor de cabeza, sangrado nasal y dificultad para respirar, especialmente cuando el trastorno está ya en una etapa grave. La hipertensión arterial prolongada puede afectar a la salud con consecuencias como retinopatía o derrames oculares, daño renal, estrechamiento y pérdida de elasticidad de las arterias, hipertrofia y dilatación del corazón.   Recomendaciones nutricionales Algunas recomendaciones nutricionales para reducir la hipertensión arterial son disminuir el consumo en sal y limitarlo a menos de 2300 mg/día, bajar de peso, aumentar la ingesta de alimentos ricos en potasio como frutas y verduras, comer menos grasas saturadas , embutidos y fritos, consumir lácteos semidesnatados o desnatados, escoger alimentos de proteína magra como pescado, pavo, conejo y pollo sin piel, realizar 5 comidas al día, seguir una dieta equilibrada y sana, beber agua embotellada baja en sodio, y reducir el consumo de cafeína y de bebidas estimulantes, entre otras.   Para potenciar el sabor de los alimentos sin el uso de sal se puede cocinar al vapor para conservar mejor el sabor de cada alimento, utilizar aceites con sabor potente como el aceite de oliva virgen y usar condimentos como especias (azafrán, clavo, canela, nuez moscada o pimienta) o hierbas aromáticas (albahaca, eneldo, perejil, orégano, romero, tomillo, laurel, hinojo, vainilla, etc.). También es importante leer bien el etiquetado nutricional de los productos para elegir los que tengan menor cantidad de sodio y de grasas saturadas. Dieta para la hipertensión Una dieta adecuada para personas con hipertensión consiste en realizar 5 comidas al día variadas y equilibradas que incluyan: Desayuno: infusión/leche desnatada/café/yogur con cereales/galletas/pan con aceite o mermelada/ y una pieza de fruta. Media mañana: yogur de frutas desnatado/queso desnatado o fresco/infusión con barrita de cereales/zumo/biscotes de pan. Comida: legumbres/verduras/pasta/arroz con carne magra/pescado y fruta. Merienda: café/infusión/yogur desnatado/queso desnatado con biscotes de pan/galletas/barrita de cereales. Cena: verduras a la plancha/patatas guisadas/sopa/menestra con pescado a la plancha o al horno/huevo revuelto/carne a la plancha y fruta. Ejemplo específico de una dieta para un día completo: Desayuno : infusión con leche desnatada, pan con aceite y una pieza de fruta. Media mañana: yogur desnatado con una barrita de cereales. Comida: Espinacas con setas, pollo a la naranja, pan y fruta. Merienda: yogur desnatado de frutas y 3 galletas. Cen a: patatas guisadas con puerros, lenguado a la plancha, pan y fruta. Cómo mantener un estilo de vida cardiosaludable  Para mantener un estilo de vida cardiosaludable se debe mantener un control adecuado y estable del peso corporal, practicar ejercicio físico moderado de forma regular, evitar fumar y el consumo de bebidas alcohólicas, seguir una dieta saludable y equilibrada, saber manejar el estrés mediante técnicas de relajación y llevando una vida tranquila, y controlar de forma periódica los niveles de colesterol, la tensión arterial y la glucosa. 
Gripe en niños: síntomas y tratamientos
Artículo especializado

Gripe en niños: síntomas y tratamientos

Síntomas de gripe en niños La gripe es una infección vírica aguda que produce, de manera general, una inflamación del aparato respiratorio con síntomas en la nariz, garganta y pulmones y, a veces, se pueden confundir con procesos respiratorios de vías altas de origen vírico o bacteriano. Los síntomas de la gripe varían desde leves a otros más graves e, incluso, en algunos casos, puede provocar la muerte. Estos pueden ser: En recién nacidos y lactantes , los síntomas son poco característicos y difícil de reconocer a simple vista como son: Irritabilidad  Alteración en la respiración  Inapetencia  Vómitos  Diarrea y dolor abdominal Poca elevación de la temperatura En niños de 1 a 5 años , los síntomas suelen ser: Fiebre alta Ojos irritados o enrojecidos Falta de apetito  Somnolencia     Otros síntomas generales son: Fiebre Rinitis o congestión nasal Faringitis y dolor de garganta Dolor abdominal, diarrea y vómitos Dolor muscular Dolor de cabeza  Escalofríos Fatiga                                                                                          Tratamiento de gripe en niños El tratamiento para la gripe es, de manera general, para aliviar los síntomas . Los fármacos más empleados son el paracetamol y el ibuprofeno para bajar la fiebre cuando esta supera los 38ºC.  No administrar antibióticos , salvo indicación médica, debido a que la gripe es una enfermedad vírica y no bacteriana.  No se debe dar ácido acetil salicílico (Aspirina) en los procesos gripales por su relación con el Síndrome de Reye (síndrome cerebral agudo súbito y alteración en la función hepática).  Tampoco se deben dar antitusivos o antiinflamatorios por los efectos colaterales que tienen, salvo en casos concretos.  Otras medidas a tomar son: Aumentar la ingesta de líquidos, aunque el niño no lo pida. Se recomienda la administración de manera más frecuente y en menor cantidad para evitar los vómitos y la deshidratación.  Humidificar el ambiente para evitar que se reseque la nariz y garganta Airear la habitación y evitar un ambiente caliente que pueda favorecer el paso de virus y bacterias. Aumentar los alimentos ricos en vitaminas para reforzar el sistema inmune.  Hacer lavados de nariz con suero fisiológico, para favorecer la expulsión de moco y destapar la nariz. Mantener al niño en una posición un poco incorporada durante el sueño para evitar que el moco tapone la nariz y dificulte la respiración. No tener al niño con demasiada ropa de abrigo. Evitar los cambios bruscos de temperatura. Administrar la vacuna antigripal a partir de los 6 meses en caso de padecer enfermedades crónicas como asma, diabetes, afecciones renales o del sistema inmune. En caso de niños menores de 6 meses, se administra la vacuna a los demás miembros de la familia. Prevención de gripe en niños La gripe es una enfermedad muy contagiosa que se transmite de persona a persona a través del aire por la tos, los estornudos o simplemente al hablar. Las partículas que se expulsan pueden alcanzar el sistema respiratorio, llegando incluso a los alvéolos pulmonares. También quedan impregnadas en las manos, ropa, juguetes u otros objetos favoreciendo la transmisión y contagio de la enfermedad.  Mientras duren la tos y los estornudos , existe riesgo de contagio, por lo que es muy importante tomar medidas de prevención como, por ejemplo:  Lavado de manos, tanto de los mayores como de los bebés, con agua y jabón de manera frecuente Lavar con frecuencia los juguetes u otro objetos que pueda chupar el niño Ventilar la habitación al menos 10 minutos para evitar la proliferación de virus  Enseñar a los niños a taparse la nariz y la boca al toser o estornudar con un pañuelo o  el brazo Evitar que los niños estén en sitios cerrados y con mucha aglomeración de personas No fumar en casa Evitar que compartan juguetes, chupetes u otros objetos que han podido estar en contacto con saliva (muy difícil en el caso de ir a escuela infantil) Evitar llevarle a la guardería o colegio si está enfermo Ofrecerle una alimentación rica en vitaminas A, C y E (frutas y verduras) Mantener una buena hidratación, se aconseja una media de 50-60 ml de agua por kg de peso. Un niño de 10 Kg debería beber medio litro de agua al día. Favorecer las actividades físicas al aire libre, aunque haga frío, ya que los virus no se encuentran en el aire fresco y limpio Diagnóstico de gripe en niños Se puede diagnosticar un caso de gripe en el niño cuando los síntomas que tiene coincide con la presencia de un brote o epidemia en ese momento en la población donde resida. Es importante hacer un diagnóstico diferencial con un resfriado común, ya que comparte los síntomas como afectación más leve de garganta, faringe e irritación de ojos y que puede cursar con o sin fiebre, pero con una duración de convalecencia de tan solo de 3-4 días.  El cuadro gripal causa una afectación más agudizada del estado general del niño, mayor temperatura y con una duración de 7-10 días. Una de las pruebas de laboratorio utilizadas para el diagnóstico de  la gripe es el aislamiento y cultivo de una muestra de la mucosidad nasal o faríngea expectorada, pero se trata de un proceso lento porque tarda varios días en obtenerse los resultados. 
Gripe en embarazadas síntomas y tratamientos
Artículo especializado

Gripe en embarazadas síntomas y tratamientos

Síntomas de la gripe en el embarazo Los síntomas de la gripe en embarazadas son los mismos que para cualquier otra persona. Estos pueden ser:  Fiebre elevada de 39º y 40º C  Malestar general Decaimiento o fatiga Dolor muscular y articular Escalofríos Mareo Dolor de cabeza Náuseas y vómitos Tos seca, estornudos y rinorrea Dolor de garganta  Cómo prevenir la gripe en el embarazo Es importante seguir una serie de consejos para prevenir la gripe, sobre todo en la mujer embarazada como, por ejemplo: Evitar estar en contacto con las personas afectadas durante los primeros días de la enfermedad Realizar un lavado frecuente de manos, sobre todo al llegar a casa, antes y después de las comidas, en los sitios públicos o si se ha estado con personas enfermas de gripe No tocarse la nariz, ojos y boca en lugares públicos donde se han podido tocar objetos que anteriormente han tocado personas con gripe No compartir platos, vasos u otros objetos con las demás personas que puedan padecer gripe No acudir a zonas con mucha aglomeración y lugares cerrados Evitar cambios bruscos de temperatura Llevar una dieta sana y equilibrada Descansar de manera adecuada Ponerse la vacuna antigripal antes de comenzar la temporada de gripe, es decir, al comienzo del mes de octubre Medicamentos para la gripe en el embarazo El fármaco que se puede tomar para aliviar los síntomas de la gripe durante el embarazo es  el paracetamol , por ser inocuo tanto para la madre como para el feto, sobre todo para bajar la fiebre y aliviar los dolores. Complicaciones de la gripe en el embarazo Las mujeres embarazadas son más propensas a contraer la gripe , debido a que el sistema inmunitario está más disminuido y combate peor las infecciones durante el periodo de gestación. Por ello, forman parte del grupo de personas de riesgo ante la gripe. La complicación más frecuente puede ser la neumonía , que disminuye la función respiratoria y, por tanto, disminuye la cantidad de oxígeno en sangre.  Otras complicaciones que pueden aparecer son malformaciones cardiacas, labio leporino o afectaciones neuronales durante el primer trimestre de embarazo. Durante el segundo y tercer trimestre de gestación, puede haber partos prematuros, abortos o niños con bajo peso al nacer. La vacuna antigripal durante el embarazo La mujer embarazada entra a formar parte del grupo de personas de riesgo durante el periodo de gripe. Por ello, la vacunación de la gripe durante el embarazo está recomendada, independientemente del mes de gestación en el que se encuentre.  La vacuna de la gripe para las mujeres embarazadas debe ser elaborada a partir de virus inactivos , por lo que es segura tanto para la madre como para el feto. Además, la vacuna de la gripe puede ayudar a prevenir y evitar posibles defectos congénitos en el feto y evitar posibles ingresos hospitalarios que podría tener la madre en caso de contraer la gripe.  La efectividad de la vacuna en la embarazada tiene la función de proteger no solo a la madre sino también al feto y al recién nacido hasta los 6 meses de vida, ya que, en caso de amamantarlo, los anticuerpos pasan a través de la placenta y leche materna. Los efectos secundarios tras la administración de la vacuna son leves y duran 1 o 2 días para luego desaparecer. Estos pueden ser: Dolor, inflamación o enrojecimiento en la zona de inyección Dolor de cabeza Fiebre Dolor muscular Náuseas Cansancio
Alimentación antes y después del ejercicio
Artículo especializado

Alimentación antes y después del ejercicio

Las normas básicas de la alimentación para el entrenamiento   La dieta de un deportista se debe personalizar en función de la intensidad del entrenamiento, del tipo de deporte y del peso del deportista. No obstante, independientemente de estos factores, existen unas normas básicas generales de alimentación para optimizar el entrenamiento físico y evitar un déficit nutricional: Mantener un peso adecuado Desayunar siempre, y hacerlo al menos 30 minutos antes del ejercicio No pasar más de 4 horas sin comer Hacer, al menos, 5 comidas al día Consumir a menudo carbohidratos como cereales y granos integrales. Los de alto índice glucémico dejarlos para después del ejercicio y comerlos con algo de proteína Consumir proteína baja en grasa como carnes magras, pavo, pollo, pescado y claras de huevo Consumir grasas saludables como aceites vegetales y frutos secos Comer mucha fruta y verdura Tomar lácteos para conseguir calcio Beber líquidos antes, durante y después del ejercicio Añadir vitaminas y minerales a la dieta No experimentar con alimentos o comidas nuevas el día de una competición   Alimentación antes del entrenamiento La alimentación previa al entrenamiento, cumple el objetivo de optimizar la disponibilidad de hidratos de carbono y aumentar la reserva hídrica. Esta comida anterior al entrenamiento , debe contener alimentos con un bajo índice glucémico y excluir los que tengan un alto índice glucémico , de esta forma, se favorece la oxidación de los ácidos grasos para poder utilizarlos como fuentes de energía durante la práctica de ejercicio físico. Al utilizar esta grasa, se ahorrará glucógeno para poder disponer de este durante todo el ejercicio. El día de la competición , se debe comer 2 o 3 horas antes y, esta comida debe ser rica en hidratos de carbono y pobre en proteínas, grasas y fibras. Si se come un snack previo, hay que hacerlo entre 5 y 60 minutos antes de la prueba. La ingesta de agua o de bebidas deportivas hay que hacerla durante 1 o 2 horas previas al ejercicio y debe ser de unos 400-600 ml. Alimentos adecuados para antes de entrenar son: arroz, avena, plátanos, fideos y batata. La alimentación al realizar ejercicio La alimentación durante el ejercicio , proporciona energía para prolongar la autonomía y reducir la fatiga del deportista. Se deben consumir hidratos de carbono de asimilación rápida y gradual, fructosa y maltodextrina que proporcionan energía de forma rápida y constante, y sales minerales con carbohidratos y electrolitos para reponer las pérdidas por la sudoración. Alimentos adecuados durante el entrenamiento son: plátanos, barritas de cereales, bebida deportiva, etc. y agua. Durante todo el ejercicio, se debe beber líquido en intervalos regulares para reponer el agua y los electrolitos perdidos por la sudoración y mantener la glucosa en sangre. Alimentación después del entrenamiento La alimentación posterior al entrenamiento , tiene como función la recuperación óptima del deportista, tanto a nivel de recuperación de las reservas de energía e hidrosalinas, como de la eficiencia muscular, en los 30 minutos posteriores al finalizar la actividad deportiva intensa. Esta comida debe ser rica en hidratos con índice glucémico alto. Alimentos adecuados después del entrenamiento son: yogur, barritas deportivas, puñado de frutos secos, batidos energéticos, etc.   La reposición de líquidos debe iniciarse tan pronto sea posible, una vez finalizado el entrenamiento.   Temporización de los nutrientes La temporización de los nutrientes se basa en cómo el cuerpo maneja diferentes alimentos en distintos momentos. Se trata de una estrategia de ingesta de macronutrientes en la que se debe conocer qué alimentos son más recomendables tomar en cada ocasión, para mejorar la composición corporal , el rendimiento deportivo y la recuperación post entrenamiento. Se deben comer carbohidratos almidonados como avena, arroz, batata, etc. y frutas por la mañana, durante el entrenamiento y justo después del mismo. Durante la cena, es preferible comer carbohidratos fibrosos como las verduras. Desayunar nada más despertarse, nunca se debe esperar más de 1 hora. No deben pasar más de 4 horas sin comer algo. En todas las comidas se debe aportar algo de proteína. Comer algún alimento durante los 45 minutos posteriores al ejercicio. La última comida grande, hay que hacerla 3 horas antes de dormir.
Alimentación para bajar la tensión arterial
Artículo especializado

Alimentación para bajar la tensión arterial

Alimentos para bajar la presión arterial Cuando se diagnostica hipertensión arterial , es importante seguir una dieta adecuada en la que la cantidad de sal sea reducida. Un exceso de sal provoca en el organismo una retención de líquidos que puede provocar un aumento de presión arterial. El sodio o la sal es necesaria en nuestro organismo, pero sin sobrepasar los 6 gr al día. Hay alimentos que contienen sodio y es difícil de eliminar , pero sí se puede eliminar la sal que añadimos a la comida. Los alimentos que nos ayudan a mantener niveles normales de tensión pueden ser: Vegetales: sobre todo los de hoja verde y la zanahoria por sus nitratos. Remolacha: por su efecto dilatador debido a los nitratos que contiene. Alcachofa: por su efecto diurético y favorecedor de la eliminación de líquido y sodio. Ajo: por su efecto vasodilatador, además de purificar la sangre y limpiar el intestino. Legumbres: por contener, entre otros, calcio, magnesio, vitaminas y ser antioxidantes y bajas en grasa. Patatas asadas por su contenido rico en potasio y magnesio. Cereales: por contener entre otros, potasio, magnesio y ayudar a mantener las paredes de los vasos sanguíneos. Fruta. Limón, por su acción antioxidante y depurativa, además de su contenido vitamínico. Plátano, por su alto contenido en potasio. Frutos rojos, por su acción antioxidante que protege a las paredes de las arterias. Lácteos bajos en grasa. Pescado. Aceite de oliva, 3 o 4 cucharadas al día. Alimentos ricos en Vitamina A y C como naranja, limón, Kiwi, espinacas, tomate, mango pimiento, etc., que por su efecto antioxidante protege las paredes de los vasos sanguíneos.  Alimentos ricos en minerales como el potasio que ayudan a regular la eliminación de líquidos y, por tanto, baja la tensión. Alimentos ricos en calcio que ayudan a reforzar las paredes de las arterias. Soja rica en potasio y magnesio. Yogur desnatado, por ser rico en potasio, magnesio y bajo en grasas. Chocolate negro, por ser rico en flavonoides y por tanto dilatan los vasos sanguíneos. Qué es la hipertensión La hipertensión arterial (HTA), es una enfermedad crónica que se manifiesta por un aumento de la presión arterial, es decir, la presión que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias.  La tensión arterial tiene 2 componentes : Tensión sistólica o “alta”, que es la presión que ejerce la sangre sobre las paredes del corazón al ser bombeada al resto del cuerpo. Tensión diastólica o “baja”, que es la presión que ejerce la sangre sobre los vasos sanguíneos entre latido y latido. Una cifra superior o que esté mantenida en el tiempo de 140/85 mmHg, se considera hipertensión. Se trata de una enfermedad silenciosa , asintomática y fácil de diagnosticar, pero los síntomas tardan en aparecer, muchas veces las complicaciones son graves y, en ocasiones, las consecuencias pueden ser fatales como infartos o hemorragias cerebrales, entre otras. Alimentos que pueden ayudar a la hipertensión La mayoría de los alimentos que ingerimos durante el día contienen sal, aunque sean dulces, y juegan un papel fundamental en el aumento de tensión arterial.  Algunos alimentos que favorecen la hipertensión y por tanto, hay que tomar con moderación son: Quesos como el manchego, bola, azul o salados, entre otros Embutidos  Mantequillas y margarinas Alimentos fritos Bacalao tanto seco como en remojo Carnes curadas Carnes rojas Pescados ahumados Conservas Anchoas en aceite o salazón Pan Toda la comida procesada como tortillas, bocadillos, sándwiches, pizzas Frutos secos Salsas de tomate y mayonesas Snacks como patatas fritas y cortezas  Sopas de sobre, en brik o pastillas concentradas de caldo Evitar las bebidas con cafeína como el café y el té Otros factores que pueden favorecer la hipertensión Además de la dieta , existen una serie de factores que favorecen el aumento de presión arterial como:  Obesidad o sobrepeso Sedentarismo Consumo alto de alcohol Tabaco Estrés Enfermedades como la diabetes o las enfermedades renales Edad: a partir de 60 años y de los 55 en mujeres, después de la menopausia  Sexo: siendo los varones los más susceptibles  Raza: los afroamericanos y los de ascendencia mejicana tienen más probabilidades de tener HTA Predisposición por herencia: los antecedentes familiares juegan un papel importante en la HTA Embarazo Apnea del sueño   ¿Cómo se puede controlar la tensión arterial? Una vez hecho el diagnóstico de hipertensión arterial, es importante seguir una serie de consejos para cambiar el estilo de vida y ayudar a controlar la tensión como, por ejemplo: Retirar el salero de la cocina y la mesa intentando que el consumo diario de sal no supere los 5-6 gr. Consumo moderado de alcohol, su abuso favorece que suba la tensión. Dieta equilibrada sin grasa y sin sal. Evitar la obesidad o sobrepeso y mantener el peso ideal con un índice de masa corporal entre 20 y 25 Kg/m2 en las personas mayores de 60 años. Mantener una actividad física de manera regular. No fumar. Lectura del etiquetado, debido a la cantidad de alimentos, aunque sean dulces que contienen en su composición sodio. Vigilar los medicamentos que se toman. debido a que muchos utilizan sodio en su composición.
Causas y efectos de la hipertensión arterial
Artículo especializado

Causas y efectos de la hipertensión arterial

Síntomas de hipertensión arterial La hipertensión o presión arterial alta es una enfermedad muy común que está producida por la presión o fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias y la cantidad de sangre que bombea el corazón, sin embargo, los síntomas pueden aparecer mucho tiempo después, incluso años, y pueden ser: Dolor de cabeza Sangrado nasal Dificultad para respirar Causas de hipertensión arterial Las principales causas que provocan una hipertensión arterial son: Arteriosclerosis: acúmulo de grasa en las paredes de las arterias Apnea del sueño Enfermedades de la glándula suprarrenal Enfermedad del tiroides Medicación como los descongestivos nasales, anticonceptivos orales, antigripales o analgésicos, entre otros Anfetaminas, cocaína u otras drogas no legales Factores de riesgo  Hay que distinguir dos tipos de hipertensión arterial para diferenciar los diferentes factores de riesgos de ambas: HTA primaria o esencial: el 95% de los diagnosticados sufren una y se desconocen las causas. Existe un mayor factor de riesgo a padecerla en función de factores como pueden ser: Antecedentes familiares Raza: las personas negras tienen mayor incidencia de ser hipertensas y, además, es más grave y con un comienzo en edades más tempranas frente a la raza blanca Sexo: en los hombres hay mayor incidencia  Edad: hay mayor incidencia a partir de los 60 años, por la pérdida de elasticidad de las paredes de las arterias y, en las mujeres, a partir de los 55 años Predisposición de algunas personas ante el estrés y situaciones hostiles Obesidad o sobrepeso Tabaco y alcohol Malos hábitos alimenticios con exceso de sal y grasa Sedentarismo Enfermedades como diabetes Anticonceptivos orales unidos al hábito del tabaco HTA secundaria, que sufren el 5% de las personas con tensión alta, cuyo factor de riesgo puede ser: Enfermedades como las que afectan al riñón Alteración de las glándulas paratiroides Exceso de producción de hormona de crecimiento (acromegalia) Tumores en las glándulas suprarrenales o glándula pituitaria Embarazo Efecto secundario a medicamentos Peligro de la presión arterial La presión alta afecta a las paredes de los vasos sanguíneos provocando una presión constante sobre ellas. La hipertensión arterial elevada es una enfermedad silenciosa y puede estar sin diagnosticar muchos años antes de aparecer los primeros síntomas pero, sin embargo, el daño ha podido ser grave y de consecuencias fatales. Es importante un diagnóstico temprano para poner un tratamiento rápido. Los principales peligros son: Daño arterial: Aneurisma: la presión de la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos termina por debilitarlas y termina por romperse provocando una hemorragia. Estenosis de las arterias: debido al estrechamiento del revestimiento interno de sus paredes, lo que implica que el flujo sanguíneo disminuye y, por lo tanto, llega menos sangre a algunas zonas del organismo ocasionando daños irreversibles. Daño al corazón: Enfermedad coronaria: que causa arritmia o ataque cardiaco debido a la falta de riego sanguíneo por el estrechamiento de las paredes de las arterias coronarias. Insuficiencia cardiaca: disminuye la función cardiaca por el engrosamiento de las paredes del corazón, debido al sobreesfuerzo que tiene que hacer, para bombear la sangre, al tener mayor resistencia las paredes de los vasos sanguíneos. Dilatación ventricular: una dilatación del ventrículo derecho debido al sobreesfuerzo para bombear la sangre puede causar fallo y deja de bombear sangre, causando un ataque cardiaco o muerte cardiaca súbita. Daño cerebral: Problemas de memoria, de entendimiento o deterioro cognitivo leve: causado por la disminución o falta de riego cerebral. Demencia: causado por una interrupción del flujo sanguíneo o bloqueo del riego arterial. Accidente isquémico transitorio: causado por una interrupción breve y temporal de un vaso sanguíneo cerebral por ausencia de flujo o por un coágulo. Accidente cerebrovascular: debido a una interrupción, en una zona del cerebro, del flujo sanguíneo o por la rotura de vasos sanguíneos provocando hemorragias.  Otros daños: Renal: provoca insuficiencia renal por la arterioesclerosis que causa aumento peligroso en los niveles de líquido de desecho. También puede haber hemorragias por rotura de vasos sanguíneos. Ocular: con hemorragias, retención de líquido bajo la retina o también daños al nervio óptico. Disfunción sexual Disminución de masa ósea Insomnio Complicaciones en el embarazo causando preeclampsia o eclampsia Diagnóstico de la hipertensión arterial  El diagnóstico de la HTA se realiza con la medición de la presión arterial.  Para medir la TA se coloca un brazalete, llamado esfigmomanómetro, en la parte superior del brazo, sobre la flexura del codo, se insufla aire y, cuando se va deshinchando, un medidor de presión registra las cifras en mm de Hg (milímetros de mercurio). La presión arterial sistólica o “la alta”, se registra al escuchar el primer latido. La presión arterial diastólica o “la baja”, se registra al escuchar el último latido. Un registro de TA normal es de 120/80 mm de Hg. Se realizan varios registros (normalmente 3 registros, “triple toma”), separados en tiempo, en condiciones basales especiales y hora del día. Si las cifras registradas son mayores de 140/90 mm/Hg se puede diagnosticar una hipertensión arterial.
¿Cómo se contagia la gripe?
Artículo especializado

¿Cómo se contagia la gripe?

Consejos para prevenir el contagio La vacuna de la grip e es una forma eficaz de prevención. El uso de las vacunas, con virus inactivos, debe ser anual, debido a la mutación que sufren los virus y al estudio de las cepas que aparecen cada año.  Es muy importante prevenir el contagio siguiendo, también, una serie de recomendaciones como:    Lavarse las manos de manera frecuente, sobre todo, después de tocar objetos susceptibles de estar infectados como son los pomos de puertas, barras de sujeción de transportes públicos, después de estornudar o toser, antes de comer o manipular alimentos, etc. Toser o estornudar cubriéndose con el brazo o con un pañuelo desechable. En caso de estar infectado o creer estarlo, debemos aislarnos del resto de las personas para no contagiarlas. Evitar tocarse la nariz, ojos y boca en zonas públicas masificadas y ambientes cargados y cálidos. Evitar estar en contacto con personas con gripe. Ventilar a diario las habitaciones. Llevar una vida sana, equilibrada y hacer ejercicio físico. Extremar las medidas de higiene en el hogar. Evitar el estrés.  Hacer un descanso adecuado. Evitar cambios bruscos de temperatura. La aparición de la gripe La aparición de la gripe tiene mayor incidencia entre finales del otoño y comienzo del invierno . Los mecanismos de contagio son por las vías respiratorias, nariz, garganta, tráquea y bronquios, o por contacto de las manos con objetos contaminados con el virus a través de la mucosa bucal y la vía conjuntival. El virus de la gripe o virus influenza se expulsa en la tos y estornudos de las personas enfermas de gripe que entran en contacto con la mucosa de las vías respiratorias, de ahí pasa a las células y comienzan a reproducirse llegando a su punto máximo de concentración a los 2 o 3 días del contagio hasta que aparecen los primeros síntomas, es el llamado periodo de incubación. Los mecanismos de transmisión más habituales son: Contacto directo con la persona enferma al tocarle con las manos. Vía aérea por la tos, estornudos o simplemente con el habla, por esta vía son expulsadas las gotículas infectadas de virus, hasta 1 metro de distancia, que se propagan por el aire, siendo fácilmente inspiradas por las personas próximas o contaminando objetos cercanos que luego tocan los demás.   Síntomas de la gripe Los síntomas de la gripe aparecen a los 2 o 3 días del contagio y son: Fiebre elevada de 39º y 40º C, suele ser el primer síntoma Malestar general, decaimiento y fatiga Dolor muscular y articular Escalofríos Mareo Dolor de cabeza Rubefacción de la cara  Náuseas y vómitos Tos seca, estornudos y rinorrea Dolor de garganta  A partir del 4º o 5º día , los síntomas comienzan a desaparecer, aunque el cansancio y decaimiento pueden tardar más tiempo en desaparecer. Medicamentos para el tratamiento de la gripe Los medicamentos para la gripe son los que sirven para aliviar los síntomas, como son el paracetamol y el ibuprofeno, que están indicados para el dolor, la fiebre y, en el caso del ibuprofeno, la inflamación. La diferencia que presentan es que el ibuprofeno tiene una efectividad más rápida y más duradera. El uso de antibióticos no está indicado debido a que se trata de una enfermedad vírica y no bacteriana, por lo que su uso es exclusivamente en determinados casos que debe determinar el médico.  Como medida profiláctica se administra la vacuna de la gripe. Es importante beber abundantes líquidos, guardar reposo y evitar el tabaco y el alcohol. ¿En qué periodo se puede contagiar el virus? El virus de la gripe suele aparecer en el periodo de tiempo que transcurre desde finales de otoño y principios del invierno, y se transmite durante los 3 primeros días desde el inicio de los síntomas y, en ocasiones, se pueden alargar hasta 7 días después. Consejos para combatir la gripe Es importante seguir una serie de consejos para combatir la gripe como:  Aumentar la ingesta de líquidos Descansar todo lo posible  No acudir al trabajo hasta la desaparición de los síntomas para evitar contagios Evitar estar muy arropado  Lavarse las manos con frecuencia Seguir una dieta rica en vitaminas y minerales No fumar, ni beber alcohol Evitar ambientes cargados y calurosos Dormir un poco incorporado para evitar la congestión nasal Aplicar suero fisiológico en la nariz para aliviar la congestión  Hacer gárgaras para disminuir el dolor de garganta y la tos En caso de empeoramiento o no remisión de los síntomas, se debe acudir al médico No automedicarse con antibióticos ni antiinflamatorios por no ser necesarios y tener efectos secundarios innecesarios. Solo es recomendable tomar paracetamol e ibuprofeno
Cómo mejorar las defensas y estar fuerte frente a un resfriado
Artículo especializado

Cómo mejorar las defensas y estar fuerte frente a un resfriado

Evolución de un resfriado Un resfriado o catarro común es una infección vírica de las vías respiratorias altas . Los síntomas del resfriado comienzan a los primeros 2 o 3 días de entrar en contacto con el virus, pudiendo presentar, la persona enferma, los siguientes: Primero aparecen; picor, sequedad y dolor de garganta, estornudos, lagrimeo y obstrucción nasal. Después, suele presentarse secreción nasa l, estornudos, dolor de cabeza y dolor muscular. Posteriormente, tos con expectoración, congestión nasal y secreción de moco espeso (el moco, a medida que pasan los días, se vuelve más espeso y amarillento ). Normalmente no se presenta fiebre , salvo en niños pequeños. También puede aparecer pérdida del apetito. Al cabo de 7 o 10 días , se suelen dejar de sentir estos síntomas. La tos podría mantenerse hasta 2 o 3 semanas. En caso de no mejorar o empeorar durante este tiempo, se debe acudir al médico. Duración de un resfriado Tras la primera semana , ya no es contagioso el resfriado y, a los 7-10 días, ya no se suele presentar la sintomatología y remite el resfriado. Causas de un resfriado Un resfriado común puede ser causado por diferentes virus respiratorios , siendo el más común el rinovirus. El virus entra en el cuerpo a través de boca, ojos o nariz, propagado a través de las gotas de aire expulsadas por alguien enfermo al toser, estornudar o hablar. También puede contraerse con el contacto directo con alguien que ha estado enfermo de resfriado o al compartir objetos contaminados como toallas, juegues, cubiertos, etc. Cómo tener un sistema inmunitario fuerte El sistema inmunitario es el encargado de defender de modo natural al organismo contra infecciones, bacterias y virus dañinos. Cuando se siente invadido por uno de estos organismos, reacciona segregando anticuerpos. Se puede conseguir un sistema inmunitario fuerte siguiendo una dieta equilibrada, incluyendo especialmente alimentos ricos en vitaminas A, C y E, frutas, verduras, aceite de oliva, cereales integrales y ajo (en caso de no aportar los nutrientes necesarios, se deben tomar suplementos nutricionales), manteniendo un peso saludable, realizando ejercicio físico de forma habitual y moderada , evitando malos hábitos como el tabaco y el consumo de alcohol, no tomando antibióticos cuando no se necesitan, bebiendo abundantes líquidos, durmiendo adecuadamente y el tiempo suficiente, tomando probióticos (microorganismos vivos presentes en algunos alimentos que aportan beneficios a la salud, se suelen encontrar principalmente en los yogures o puedes aportarlos mediante suplementos), evitando el estrés, y manteniendo una higiene diaria correcta. Cómo prevenir infecciones Prevención de las infecciones víricas Para prevenir las infecciones víricas hay que seguir una serie de medidas recomendadas y avaladas científicamente  como: lavarse a menudo las manos con agua y jabón, sobre todo, antes de preparar la comida y comer y después de sonarse la nariz o toser y tener contacto con otras personas enfermas, desinfectar o limpiar los objetos utilizados como juguetes y toallas, taparse con pañuelos desechables al toser o estornudar y tirarlos inmediatamente, no compartir utensilios como toallas o vajilla, evitar el contacto con personas resfriadas, no fumar, evitar lugares cerrados y aglomerados, cuidarse comiendo bien, practicando ejercicio y durmiendo suficiente. Prevención de las infecciones bacterianas Para prevenir las infecciones bacterianas es recomendable seguir estas pautas: lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, sobre todo antes de comer, al tocar carne pescado o huevos, cuando se cambia un pañal, después de usar el baño, al tratar a un enfermo, tras sonarse la nariz o estornudar, después de tocar la basura o excrementos de animales. También, hay que limpiar bien las verduras que se consumen crudas, limpiar los objetos que puedan estar infectados como pomos de puertas, juguetes, el teléfono o los lavabos, alejarse de personas enfermas, preservar la seguridad de los alimentos tanto al cocinar como al comer y, no se deben consumir productos lácteos no pasteurizados, huevos o carnes crudas, ni alimentos en mal estado.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes