Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Qué Debo Saber Sobre la Epidural
Artículo especializado

Qué Debo Saber Sobre la Epidural

Desde que se empezó a usar a mediados del siglo pasado la epidural ha sido el consuelo y ayuda de infinidad de mujeres durante la dilatación y el parto en el primer mundo. Es posible dar a luz sin epidural, es cierto, pero hay que reconocer que sin ella el dolor es importante, y además nos proporciona el ambiente tranquilo y cómodo para que la experiencia del parto sea más llevadera. Hay muchas opiniones controvertidas sobre su uso, y para no tener falsos prejuicios lo mejor es tener conocimiento de las cosas y poder juzgar. ¿En qué consiste? La anestesia epidural o peridural (significan la misma cosa) consiste en administrar un fármaco anestésico local en un lugar estratégico que permitirá anular la sensación de dolor en un territorio corporal. Es el espacio peridural, es decir, por fuera de una membrana llamada duramadre , que es el envoltorio que recubre los nervios de la médula espinal por el interior del canal de la columna vertebral.  Se accede a este espacio pinchando con una aguja el espacio entre dos vértebras del final de la columna (generalmente entre la tercera y la cuarta vértebras lumbares). El anestesiólogo va percibiendo durante la punción, por la resistencia que nota en los tejidos que atraviesa, cuándo llega exactamente a ese punto, justo antes de atravesar la duramadre. Es ahí donde se debe administrar el anestésico local, que se difundirá de forma suave a través de la duramadre “durmiendo” los nervios que nos transmiten la sensación de dolor desde la altura de la punción aproximadamente hasta los pies. Su efecto completo se obtendrá a los 15-20 minutos de la administración, y perdurará durante una o dos horas. Se colocará un fino catéter en este lugar a través del cual podremos ir readministrando las dosis necesarias en el caso de que el parto se alargue y se pase el efecto de la primera administración. El efecto El efecto conseguido variará según la dosis administrada. Con esta técnica, y a dosis bajas, conseguimos anular la sensación de dolor , pero no la sensibilidad ni la función motora. A dosis más altas se anula por completo la sensación de tacto y la posibilidad de mover las extremidades , consiguiendo una anestesia completa del territorio afectado, haciendo posible de este modo realizar intervenciones quirúrgicas de órganos de la pelvis (incluida, por supuesto, la cesárea o operaciones en las extremidades inferiores). No es infrecuente que tras la colocación de la anestesia epidural se produzca una leve disminución de la presión arteria l. Por este motivo, se administra previamente un cierto volumen de suero por vía endovenosa. ¿Cuándo se administra? El único requisito para poderla administrar es que el parto esté francamente establecido, y haya presencia de contracciones uterinas regulares y efectivas . No debería existir un criterio basado en los centímetros de dilatación ni mínimo ni máximo. El máximo vendría marcado por el sentido común. Si la dilatación se ha completado, y el parto está próximo y se prevé espontáneo no se indica la anestesia pues tardaría más en hacer efecto que el propio parto. Pero aún así en caso de necesidad, aunque el parto esté inminente se puede recurrir a una variante de esta técnica, llamada intradura l, que consiste en acceder al interior del espacio dural, atravesando la duramadre y administrando allí el anestésico. A diferencia de la epidural, el bloqueo sensitivo y motor es prácticamente total, aunque el anestesiólogo también puede “jugar” con la dosis. Tiene la ventaja sobre la epidural de que se consigue un efecto inmediato , y la desventaja es que no se puede dejar catéter, con lo cual sólo se elige esta opción cuando estamos seguros de resolver la intervención en un plazo de tiempo máximo de una o dos horas. Es la técnica usada a menudo en cesáreas programadas. ¿Es segura? Es un procedimiento muy rutinario y seguro, pero, como todo, puede tener sus complicaciones. Una de las más frecuentes, todo y que rara, es la punción accidental de esa membrana, la duramadre, con la aguja de epidural, que es mucho más gruesa que la de la intradural (para permitir la inserción del catéter), con lo cual se practica un orificio en la membrana suficientemente grueso como para permitir una pequeña fuga de líquido cefalorraquídeo y disminución de la presión intracraneal del mismo en las horas posteriores a la punción, y esto ocasiona cefalea . Estas cefaleas ceden espontáneamente en el plazo de unos días cuando se normaliza la tensión del líquido cefalorraquídeo, pero para contribuir a su desaparición conviene que la paciente se mantenga estirada y evite ponerse en pie, se administran antiálgicos y según la severidad se realiza un “ parche hemático ”, que consiste en practicar una nueva epidural y administrar en ese espacio una pequeña cantidad de sangre de la propia paciente que se encargará de “taponar” ese pequeño orificio de la membrana. Para poder realizar una buena punción necesitaremos la colaboración de la paciente, le pediremos que, o bien sentada, o bien tumbada lateralmente, arquee la espalda tanto como le sea posible para que se separen al máximo las espinas de las vértebras para poder pinchar en el espacio que hay entre ellas. No en todos los casos resulta igual de fácil esta técnica. Factores como la obesidad, las anomalías anatómicas o desviaciones de la espalda dificultan su realización, incluso haciendo que sea imposible en casos de pacientes con cirugías previas en esa zona. ¿Los partos son más complicados y largos? Otro tema que preocupa a las gestantes es la opinión generalizada de que los partos con epidural duran y se complican más que sin ella. En mi opinión es completamente falso. El estado de relajación que provoca la ausencia de dolor hace que la dilatación sea más rápida y sin duda más confortable. También nos permite actuar con rapidez en caso de urgencia y poder realizar maniobras para facilitar el parto que a veces son imprescindibles y sin anestesia no se podrían hacer. A veces, tras la anestesia, pueden frenarse ligeramente las contracciones espontáneas, eso no debe ser un contratiempo importante pues las podemos estimular fácilmente con medicación. Sí que tiene su parte de veracidad la creencia de que aumenta el porcentaje de partos instrumentados en las pacientes con epidural, pero esto es debido a dos factores: La paciente anestesiada pierde el reflejo espontáneo de apretar con lo cual sus empujes son menos efectivos, pero con una buena instrucción y colaboración se suple. Sin anestesia no se pueden aplicar según qué instrumentos para facilitar la salida del feto, pero la contrapartida es que los periodos de expulsivo se alargan más y a veces los recién nacidos llegan al mundo más fatigados… así que una cosa por la otra. Otro factor a tener en cuenta, y más con el auge de los tatuajes cutáneos , es que la punción a través de la piel tatuada puede arrastrar los pigmentos metálicos del tatuaje hasta el líquido cefalorraquídeo pudiendo eventualmente producir una encefalitis química. Todo y que es un tema controvertido y no hay un consenso uniforme al respecto, lo que sí es cierto es que la inmensa mayoría de anestesiólogos evitaran en la medida de lo posible acceder por la zona tatuada, abordando por zonas de piel libres de pigmento, limitando en algunos casos las posibilidades de éxito. Mi opinión profesional y como madre de tres hijos que ha tenido la experiencia de tres partos, es que, generalizando, la epidural como conducción del parto es el mejor de los inventos y tiene con creces muchas más ventajas que inconvenientes. Haz nuestro test de embarazo y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas.
Escarlatina en la Infancia
Artículo especializado

Escarlatina en la Infancia

La escarlatina en una enfermedad causada por toxinas (cepas del estreptococo beta hemolítico del grupo A (EBHGA), productoras de toxina eritrogénica) que causan la colonización transitoria y asintomática del tracto respiratorio superior y de la piel . La escarlatina es frecuente en niños de tres a seis años, hasta los 14. Es excepcional en menores de tres años, y se da con mayor frecuencia en los meses más fríos. Se localiza a nivel faringoamigdalar, y con menos frecuencia a nivel cutáneo afectando a heridas, quemaduras, impétigo (infección cutánea). Desde donde se encuentre el germen libera la toxina eritrogénica que actúa a nivel cutáneo, originando la erupción. El periodo de incubación es de uno a siete días. ¿Qué síntomas produce? Fase inicial (12-48 horas), antes de la fase de la erupción o exantemática: Fiebre alta. Vómitos. Cefalea. Faringoamigdalitis a veces con pus (que no se produce cuando la infección es en la piel). Enantema puntiforme en el velo del paladar (puntos rojos) y en los pilares faríngeos. Lengua muy saburral y pueden apreciarse adenopatías (ganglios) debajo de la mandíbula. Escalofríos. Dolor abdominal. A las 12-24 horas: Exantema maculopapuloso , rojo, punteado (en piel de gallina) que palidece al presionar con los dedos. Se inicia en el cuello y parte proximal de las extremidades y después va al tronco y parte distal de las extremidades. Suele ser más marcado a nivel de los pliegues (codos, ingles…) donde pueden aparecer pequeños puntitos rojos como manchitas. Palidez peribucal: se forma una mancha en forma de triángulo alrededor de la boca en el surco nasogeniano signo de Filatov, en contraste con el enrojecimiento de las dos mejillas. A las 48 horas: Exantema generalizado confluente, que se extiende del cuello hasta las piernas. Pliegues profundos de la piel en su interior hay hiperpigmentación que no blanquea, y se llama signo de Pastia. Lengua aframbuesada con las papilas gustativas muy marcadas blancas o rojas. Al final de la primera semana: El exantema suele durar de tres a siete días y va seguido de una descamación fina más o menos intensa que suele iniciar en la cara y va hacia abajo. Otra presentación característica del exantema escarlatiforme es “en esclavina” (en cuello, hombros y parte superior del tórax y axilas, casi siempre sin descamación). ¿Cómo se diagnostica Clínico. Frotis faríngeo: detección rápida del antígeno estreptococo pyogenes . Si es positiva se aconseja tratamiento antibiótico. Se utiliza cuando el diagnóstico clínico no es suficiente. Cultivo: el más fiable, pero no se suele usar. ¿Cómo se trata? Hidratación de la piel. Penicilina oral: 25-50 mg/kg/día cada 8 horas, durante 10 días. Amoxicilina: 40 mg/kg día en tres dosis. En alérgicos a penicilina: macrólidos o clindamicina. ¿Puede complicarse? Sin tratamiento pueden darse las siguientes patologías: Glomerulonefritis primaria : es una inflamación del riñón. Fiebre reumática , con tratamiento es muy poco frecuente. Neumonía o infección del parénquima pulmonar. Otitis. Forúnculos de baja gravedad o alguna infestación de la piel. CONSEJOS PARA LOS PADRES En general esta enfermedad es frecuente en la edad infantil de tres a seis años, y se contagia en la escuela entre los niños, y en casa si hay niños en edad infantil. No es grave, sino que es un proceso amigdalar unido a una afectación de la piel. Por ello, como cualquier otro tipo de infección en la edad pediátrica es mejor que el niño se quede en casa haciendo reposo de actividad física y siguiendo el tratamiento indicado por su médico. No deben ir a la escuela al menos hasta un día después de iniciado el tratamiento antibiótico. No olvidar el lavado de manos , y no compartir vasos ni botellas. Siempre hidrataremos a nuestros niños y fraccionaremos más las comidas, ya que tendrán menos apetito. Como puede cursar con fiebre, no olvidarse de dar los antitémicos de manera adecuada. Como recomendación general, no olvidéis visitar a vuestro pediatra para el control de los síntomas, pues siempre el estado general de nuestros pacientes será el indicador de cómo están.
Espolón Calcáneo Plantar ¿Qué Es?, ¿En Qué Consiste El Tratamiento?
Artículo especializado

Espolón Calcáneo Plantar ¿Qué Es?, ¿En Qué Consiste El Tratamiento?

¿Cuántas veces hemos oído hablar del espolón? Realmente es una patología traumatológica muy frecuente que debuta, en la mayoría de los casos, con un dolor espontáneo en el talón que se agrava durante el apoyo. Pero también es muy habitual hallarlo de forma casual al hacer una radiografía por otro motivo. Vamos a definirlo y a explicar las alternativas terapéuticas de las que disponemos en la actualidad. Aclarando conceptos Antes de abordar el tema debemos definir unos términos médicos para entender el texto: Calcáneo: también llamado hueso del talón. Es un hueso grande que forma la base de apoyo del talón o tarso. Se articula con el astrágalo por arriba y con el cuboides por delante. Constituye el primer punto de apoyo del pie durante la deambulación. En su parte posterior se inserta el tendón de Aquiles. En su parte inferior se inserta el músculo flexor corto de los dedos. Es un hueso cuya cortical es muy dura pero su interior muy esponjoso por ello se fractura muy frecuentemente al caer de pie desde una cierta altura. Exóstosis: nueva formación ósea en la superficie del hueso. Llamada coloquialmente calcificación, protuberancia ósea o espolón. En una radiografía suele apreciarse como una espícula en la superficie ósea. Espolón calcáneo plantar: es una exóstosis ósea situada concretamente en la base del calcáneo. Como su nombre indica tiene una forma puntiaguda que provoca la inflamación del tejido contiguo, sobre todo al apoyar el pie (momento en que provoca síntomas). ¿Espolón calcáneo inferior o plantar o espolón calcáneo superior o de Haglund? El calcáneo puede tener espolones en dos áreas anatómicas diferentes y ambas muy típicas. La ubicación más frecuente es en la base del pie, justo en la parte plantar del talón (llamado espolón calcáneo inferior o espolón calcáneo plantar). Suele ocasionar un cuadro llamado fascitis plantar. La otra ubicación (menos frecuente) sería en la parte posterior del tobillo, a nivel de la inserción del tendón de Aquiles (llamado espolón calcáneo superior o deformidad de Haglund o exostosis de Haglund) y suele ocasionar un cuadro llamado bursitis aquílea. En este artículo vamos a abordar el espolón calcáneo plantar o espícula ósea que ocasiona la inflamación de los tejidos circundantes dificultando el apoyo del talón durante la marcha. Ocasiona la inflamación del tejido plantar del pie o fascia plantar, dando lugar a una fascitis plantar, típicamente dolorosa al apoyar el pie sobre una superficie dura. ¿Por qué se forma un espolón? No existe una causa determinada, pero sí algunos factores predisponentes: sobrepeso, apoyo podal alterado, bipedestación prolongada, calzado inadecuado … Es mucho más frecuente en mujeres y en edades comprendidas entre los 40 y los 60 años. ¿Qué síntomas da un espolón calcáneo plantar? El espolón calcáneo inferior o plantar ocasionará un dolor muy característico en el talón , en la zona de apoyo, que se agudiza o empeora al apoyar el talón en el suelo. Es muy típico el dolor agudo por las mañanas, al levantarnos, cuando apoyamos el talón en el suelo tras haber estado en reposo toda la noche. Si imaginamos que un espolón tiene forma de aguja y que al ponernos de pie esta aguja se clava en la planta del pie entenderemos, rápidamente, por qué al no apoyar no nos duele. Este dolor puede ser muy limitante, hasta el punto de dificultarnos la actividad cotidiana. Como es lógico, debemos realizar una exploración exhaustiva del talón y descartar otras posibles causas de dolor como podrían ser una fascitis plantar (sin espolón), una tendinitis calcificante, un cuerpo extraño enclavado en el talón, un síndrome del túnel del tarso o un proceso inflamatorio (artritis) o degenerativo (artrosis). ¿Qué pruebas hacemos para confirmar el diagnóstico? El diagnóstico del espolón calcáneo suele confirmarse mediante la realización de un estudio radiológico , concretamente lo veremos perfectamente en una radiografía de tobillo en la proyección de perfil. Allí se verá una protuberancia puntiforme en forma de espícula puntiaguda con una longitud variable (1-5mm). ¿Cómo abordaremos el tratamiento? Dado que el principal síntoma será el dolor al apoyar el talón, lo primero a recomendar será un tratamiento analgésico o antiinflamatorio para mitigar las molestias y una descarga del pie (es decir, evitar el apoyo o deambular con ayuda de muletas). En aquellos dolores de intensidad media podemos recomendar el uso de taloneras específicas de silicona caracterizadas por presentar un orificio en el centro donde presuntamente recaerá el punto de dolor del espolón. Se pueden encontrar en ortopedias y farmacias. Se utilizarán a modo de cojín cuando no es posible el reposo. Es un tratamiento sintomático que funciona en espolones pequeños. Cuando hemos agotado el tratamiento conservador inicial y persisten las molestias deben buscarse otras alternativas terapéuticas: Infiltración local : consiste en una punción local (con corticoide y anestésico) en el talón, donde el paciente ubica el dolor. En ocasiones, debe hacerse otra infiltración pasados unos días cuando la primera no ha erradicado los síntomas. Tratamiento con ondas de choque : las ondas de ultrasonidos de alta energía (llamadas ondas de choque) persiguen la disolución de la espícula ósea causante de la inflamación. Intentan fragmentar el espolón (es un procedimiento empleado también en la litiasis renal con la misma finalidad). Láser de baja potencia: tratamiento sintomático para combatir el dolor y la inflamación asociados al espolón calcáneo. ¿Qué ocurre si ninguno de estos tratamientos consigue erradicar los síntomas? En tal caso debemos recurrir al tratamiento quirúrgico consistente en la extirpación del espolón. Antes se realizaba mediante una incisión quirúrgica con abordaje directo, pero en la actualidad se realiza de forma percutánea, siendo mucho menos invasivo y sin requerir el ingreso hospitalario. ¿Cuáles son los resultados? El tratamiento conservador conseguirá una evolución favorable en un 90% de los casos . Sin embargo, el 5-10% de los pacientes puede precisar cirugía, no exenta de complicaciones y cuya recuperación precisa la máxima colaboración por parte del paciente. ¿Hay alguna manera de prevenir la aparición de espolón calcáneo? Quizás podríamos hacer hincapié en evitar aquellos factores que favorecen su aparición: Intentar estirar los tejidos blandos antes de iniciar una actividad deportiva. Utilizar calzado deportivo sólo para practicar deporte. Evitar el sobrepeso. Corregir los defectos de la marcha mediante plantillas. Todos podemos ser candidatos a sufrir un espolón, pero seguro que después de esta lectura sabrás hacer un diagnóstico precoz en cuanto te levantes y notes una aguja en tu talón.
Cómo Evitar la Osteoporosis con el Paso de los Años
Artículo especializado

Cómo Evitar la Osteoporosis con el Paso de los Años

Es una de las llamadas enfermedades silenciosas, pues no da síntomas hasta que debuta con una fractura. Por eso es una enfermedad posiblemente infradiagnosticada. Pero la osteoporosis es una enfermedad que conviene conocer para detectarla y poderla controlar pues afecta al hueso de forma sistémica y progresiva y se caracteriza por una disminución de la masa ósea que ocasiona una mayor fragilidad y un mayor riesgo de fracturas. Causas de la osteoporosis Es más frecuente en mujeres después de la menopausia (por la disminución de estrógenos), sobre todo si ésta ha sido precoz (antes de los 40 años), y en ancianos. Ocasiona el 80% de las fracturas en mujeres menopáusicas de más de 50 años (en varones es menos frecuente pero su riesgo de mortalidad es el doble que en mujeres). El descenso de la densidad ósea es un proceso fisiológico desencadenado a partir de los 40 años. Existen factores favorecedores de la osteoporosis: Edad superior a 65 años Antecedentes personales o familiares de fracturas óseas en huesos diana Ingesta excesiva de alcohol, cafeína o tabaco Consumo insuficiente de alimentos con calcio y vitamina D. Bajo peso Sedentarismo e inmovilización prolongada Tratamientos crónicos con corticoides, anticonvulsivantes, anticoagulantes, algunos antidiabéticos o antidepresivos... ¿Cómo afecta la osteoporosis? La posibilidad de desarrollar una fractura en un hueso con osteoporosis es infinitamente superior. Son muy frecuentes las fracturas espontáneas (sin traumatismo desencadenante). Las áreas anatómicas mayormente afectadas por osteoporosis son: cadera, vértebras, muñeca, hombro, pelvis, costillas y tobillo . Por ello debe realizarse una búsqueda activa de posibles fracturas en pacientes con un dolor espontáneo o en ancianos con pérdida de altura de más de 2 cm en un año (debe sospecharse una fractura vertebral). Diagnóstico de la osteoporosis Es una enfermedad posiblemente infradiagnosticada, dado que no suele generar síntomas hasta el momento de debutar con una fractura. En muchas ocasiones, la osteoporosis es sospechada al realizar una radiografía convencional , caracterizándose por una disminución de densidad ósea (en la radiografía aparece un hueso más blanco y transparente, con mayor porosidad).   La sospecha diagnóstica debe confirmarse mediante una densitometría (DXA o DEXA en inglés) que cuantifica la densidad mineral ósea en algunos huesos diana. Los datos obtenidos con esta máquina son convertidos en dos valores estadísticos: T y Z. El estadístico T mide la cantidad de hueso del individuo comparando con la población normal y estima el riesgo de sufrir una fractura en la persona estudiada. El valor estadístico Z mide la cantidad de hueso que tiene el individuo, en comparación con otras personas de su misma edad. Este dato indica que existe la necesidad de realizar más exámenes médicos e iniciar un tratamiento específico. Otros procedimientos implicados en el estudio de una osteoporosis son una analítica general que incluye la determinación de niveles de calcio y vitamina D. El TAC (tomografía computarizada) o la RMN (resonancia magnética) no se incluyen dentro del protocolo de estudio. ¿Está indicado el estudio de despistaje de una osteoporosis? En el momento actual no existe acuerdo en cuanto al momento de iniciar el cribado de osteoporosis en la población general, aunque existe consenso en que no estaría indicado en adultos menores de 50 años, a menos que existan factores de alto riesgo como uso de glucorticoides, menopausia precoz o antecedente de fractura por fragilidad ósea. Tratamiento de la osteoporosis El abordaje terapéutico se realiza en función del riesgo de fractura. Si el riesgo es bajo son suficientes las medidas higiénicas y de prevención de caídas, manteniendo una ingesta adecuada de calcio y vitamina D.  En caso de riesgo moderado-alto de fractura se debe valorar el inicio de tratamiento farmacológico. Como herramientas terapéuticas debemos hacer énfasis en los siguientes aspectos: Medidas higiénico-dietéticas: Una ingesta adecuada de calcio (1.000-1.200 mg/día) en adultos y ancianos disminuye el riesgo de fractura. La leche y los productos lácteos (queso, yogur y derivados) son las mejores fuentes de calcio. También son ricos en calcio los cereales, las verduras, los frutos secos o el pescado (el boquerón con espina supone un excelente aporte de calcio). Algunos ejemplos de aporte diario de calcio recomendado serían: 2 vasos de leche, 1 yogur, 50 g de queso, 1 plato de legumbres o acelgas o un puñado frutos secos. A pesar de los comentarios difundidos ni el té ni el café tienen efecto negativo sobre la densidad ósea a menos que exista un consumo excesivo. En lo que se referente a la vitamina D , ésta se encuentra en alimentos como los pescados grasos (arenque, salmón, caballa…), aceite de pescado, la yema de huevo o el queso.  Por otro lado, también podemos obtener la cantidad diaria recomendada exponiéndonos 15 minutos al sol (bastaría en rostro y manos). Cuando la piel es expuesta a la radiación ultravioleta B proveniente del sol se sintetiza vitamina D3 a partir de un derivado del colesterol. Recordemos que la vitamina D es la encargada de regular el paso de calcio al interior del hueso, haciéndolo más resistente y disminuyendo el riesgo de fracturas. Sin embargo, no está indicado un aporte externo de vitamina D cuando el nivel sanguíneo está dentro de la normalidad. Realizar ejercicio físico de forma regular es importante: caminar, subir y bajar escaleras, nadar, gimnasia de mantenimiento, danza. En caso de huesos osteoporóticos los ejercicios deben ser supervisado debiéndose evitar los ejercicios que impliquen saltos o movimientos que podrían causar una fractura vertebral. Asimismo, es importante abandonar el hábito tabáquico y moderar el consumo de bebidas alcohólicas, té y café . El tratamiento farmacológico Este se contempla en casos de osteoporosis de intensidad moderada-grave. Destacan los bifosfonatos , cuya principal indicación recae en mujeres postmenopáusicas. Sin embargo, como el resto de fármacos, no están exentos de efectos secundarios. Otras alternativas pueden ser los suplementos con isoflavonas de soja que han demostrado un incremento significativo en la densidad ósea pero no en la prevención de fracturas. Dado que no existe un tratamiento específico para la osteoporosis es muy importante su prevención asegurándonos una ingesta adecuada de calcio a diario, una correcta síntesis de vitamina D mediante una exposición solar de 15 minutos al día y un hábito deportivo frecuente evitando el sedentarismo.  
Qué sabemos de la Dislexia
Artículo especializado

Qué sabemos de la Dislexia

Posiblemente habrás oído hablar de la dislexia en alguna conversación entre padres del colegio, amigos o familiares y te ha picado la curiosidad por saber más acerca del tema y, estar atento de paso a la evolución y desarrollo de tus propios hijos. Es una buena idea, ya que muchas veces el único referente de sospecha para el pediatra es la indicación de la familia. En la reciente publicación de la edición actualizada del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), la dislexia se incluye dentro del grupo de Trastornos del Aprendizaje definidos como un “ desorden en uno o más de los procesos básicos que involucran la comprensión oral y escrita del lenguaje”.   Se da en personas con un desarrollo cognitivo o un nivel de inteligencia normal o alto, que no padecen alteraciones sensoriales perceptibles y que han recibido una instrucción adecuada. No se debe confundir la dislexia con la tartamudez o disfemia . Este último es un trastorno de la comunicación (no un trastorno del lenguaje), que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés, debido a la interacción de determinados factores orgánicos, psicológicos y sociales. ¿Afecta a mucha gente? Las personas con dislexia constituyen el 80% de los diagnósticos de trastorno del aprendizaje , y corresponden a un 2-8% de los niños escolarizados. Si alguno de los padres ha sufrido este trastorno, la probabilidad de padecerlo los hijos es mayor que en la población general (ocurre en el 60% de los casos). Hay mayor porcentaje de niños afectados que de niñas. ¿Por qué se produce? Existen factores hereditarios que predisponen a padecer dislexia. Sin embargo, aún no están claros todos los factores que podrían estar implicados en el curso del trastorno. Sí se ha podido comprobar que los disléxicos no utilizan las mismas partes cerebrales que los no disléxicos.  El fallo cognitivo que condiciona la dislexia es una alteración de las capacidades fonológicas (la conciencia fonológica es el conocimiento que tenemos las personas para dividir el habla y la escritura en estructuras cada vez más pequeñas). Signos y síntomas de la dislexia La dislexia se da en niños con buena capacidad para aprender, siempre que se encuentren en un entorno bien estimulado. No obstante, es un importante factor de desinterés por el estudio, de calificaciones bajas y/o fracaso escola r, falta de asistencia a la escuela y, en definitiva, de abandono escolar. Los signos de la dislexia pueden variar a medida que el niño crece. En general, estos trastornos se observan por primera vez cuando el niño está aprendiendo a leer , aunque pueden estar latentes desde mucho antes. Al mismo tiempo, puede ocurrir que la dislexia no se diagnostique hasta muchos años después. Por ejemplo, es común que los niños que tienen un alto cociente intelectual compensen la patología y ésta pase desapercibida hasta que las exigencias de comprensión de la escuela aumentan. Existen ciertas características clínicas que se presentan siempre y que es necesario observar especialmente: Dificultades en el lenguaje escrito. Dificultades en la escritura. Serias dificultades con la ortografía. Lento aprendizaje de la lectura. Dificultades para aprender y escribir segundas lenguas. Otros síntomas pueden ser: Dificultades para seguir instrucciones y secuencias complejas de tareas Problemas de comprensión de textos escritos Dificultades en el lenguaje hablado Confusión entre derecha e izquierda Problemas con el ritmo y los lenguajes musicales, etc. Es frecuente que los niños que padecen dislexia tengan antecedentes de trastornos de desarrollo del habla (dislalia…), acompañados de problemas de adaptación social , así como problemas emocionales y de conducta. Con bastante frecuencia, la tendencia familiar y de muchos profesores, es la de considerar que el niño padece un mero retraso evolutivo (o intelectual en casos graves), o bien, más frecuentemente, tienden a considerarlo un ‘ vago ’ y ello se le reprocha continuamente. Esta conducta tiene consecuencias funestas para la personalidad del niño, que se rebela frente a la calificación con conductas disruptivas para llamar la atención o, por el contrario, se hunde en una inhibición y pesimismo cercanos o inmersos en la depresión. OTROS TRASTORNOS EN LAS DIFICULTADES ESPECÍFICAS DE APRENDIZAJE (DEA) ASOCIADAS A LA DISLEXIA Disgrafía: dificultad específica para aprender a escribir correctamente. Disfasia: falta de coordinación de las palabras. Dispraxia : falta de coordinación en los movimientos. Discalculia: trastorno relacionado con las habilidades aritméticas. Dismapia: dificultad para leer los mapas y encontrar lugares, relacionado con la confusión de los puntos cardinales o con la orientación espacial. TDAH: trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Trastornos emocionales y conductuales. Las investigaciones de los últimos años hablan de dislexia como un síndrome que se manifiesta de múltiples formas o tipos diferentes, en función de muy diversos factores. ¿Cómo se diagnostica? Aunque la sospecha inicial pueda tenerla la familia o el profesorado, debe ser un profesional escolar (psicólogo, pedagogo o psicopedagogo) quien haga el diagnóstico. La evaluación se realiza por medio de pruebas estandarizadas (test) que verifiquen la existencia de dicho trastorno (por ejemplo, Test fonológico, Test de vocabulario de Boston , Batería de Evaluación de los procesos lectores en Educación Primaria, Test para la detección de Dislexia en niños, etc). Cabe destacar que el diagnóstico es una tarea compleja. El proceso incluye, de una forma íntimamente relacionada, la exploración médica (cuya finalidad es descubrir los posibles trastornos neurológicos y/o sensoriales que podrían incidir en el problema), la exploración psicológica (que pretende analizar el nivel aptitudinal y la dinámica de la personalidad) y la exploración pedagógica (que persigue detectar la madurez lecto-escritora y el grado de instrucción). Los test lingüísticos deben acompañarse de un test de inteligencia general. Tratamiento Aunque la dislexia tiene su origen en una disfunción cerebral , la reeducación permite mejorar y corregir muchos de estos errores. Aunque deben ser los especialistas los que apliquen las medidas terapéuticas orientadas a reeducar (logopedas, profesorado especializado en apoyo escolar, psicólogos, psicopedagogos…), los padres y la familia cercana también juegan un papel importante en el hogar. En cuanto al pronóstico, hay acuerdo en que, cuanto antes se empiece el trabajo rehabilitador, menores van a ser las consecuencias. ¿CÓMO PUEDO AYUDAR EN CASA? Dado que estos niños tienen dificultades escolares es necesario potenciar su autoestima , haciéndoles partícipes de sus avances y logros, sin enfados ni presiones. A estos niños no les motivarán los sobornos, amenazas o súplicas “para que haga un esfuerzo”. Con frecuencia sienten rechazo por los deberes y las tareas de lectura y escritura, por lo que es aconsejable buscar juegos o métodos interactivos de ordenador.  En la Red existen gran cantidad de páginas web y blogs que trabajan la reeducación. Compartir con ellos juegos que ayudan a adquirir una buena conciencia fonológica y a mejorar los errores. Algunos ejemplos pueden ser: Jugar a hacer Sopas de letras. El juego del Veo, veo, ¿qué ves?: un objeto que lleva dos letras “a”... Adivinanza de palabras:  p.ej. p____a (pelota). Dar palmas por cada palabra hablada. Dar palmas por cada sílaba de una palabra. El juego de “De la Habana ha venido un barco cargado de…“palabras que empiecen por R” A nivel escolar, el profesor cualificado debe adaptar el programa de estudios a las necesidades educativas específicas del niño, lo que permitirá desarrollar su confianza en sí mismo, su motivación y las estrategias de asimilación necesarias para que pueda aprender.
Ojo Vago: Tratamiento y Cirugía
Artículo especializado

Ojo Vago: Tratamiento y Cirugía

Ojo vago o perezoso, así es como llamamos coloquialmente a la ambliopía, ya que se produce cuando uno de los dos ojos se utiliza menos que el otro por una falta de desarrollo visual que provoca pérdida de visión. Se trata de la causa más frecuente de déficit visual entre los niños y jóvenes de los países desarrollados, con una prevalencia de hasta un 2-3% en menores de seis años. Cómo se produce La función visual experimenta un rápido desarrollo en los primeros años de vida. La agudeza visual, que en el momento del nacimiento es prácticamente nula, adquiere el 100% de su potencial entre los cinco y seis años de edad. El desarrollo de la visión, por su parte, se produce de forma progresiva desde el nacimiento hasta alcanzar los ocho a nueve años. Además, durante este periodo de “plasticidad”, la función visual es reversible y puede volver atrás. Por esta razón, cualquier anomalía ocular que, en este periodo inicial de la vida, dificulte el estímulo visual de la retina provocará una detención del desarrollo visual, e, incluso, una regresión de la función existente en el momento de la aparición de la anomalía.  A este proceso de paro o recesión de la función visual, se le conoce como ambliopía (coloquialmente “ojo vago” u “ojo perezoso”). ¿SABES QUÉ ES LA VISIÓN BINOCULAR? Esta fina función nos permite ver como única la imagen que perciben por separado cada uno de los dos ojos.  Para que la visión binocular se establezca es necesario que se cumplan tres condiciones sucesivas: Que cada ojo perciba una imagen nítida. Que las dos imágenes puedan ser superpuestas. Que las dos imágenes sean vistas con sensación de relieve , es decir, lo que denominamos “visión estereoscópica”, algo normal a los seis meses de edad. Para que todos ellos se produzcan es necesario que tanto los factores anatómicos como los funcionales que intervienen en el aparato ocular alcancen un grado de desarrollo aceptable. Por qué se produce Para que el complejo proceso de desarrollo visual se produzca de forma correcta, es necesario que el ojo reciba una imagen nítida y enfocada . Si durante este período aparece algún proceso de enfermedad que impide la llegada del estímulo visual en buenas condiciones, se interrumpirá el proceso de maduración natural y, cuanto más precozmente se produzca esta interrupción, más graves o peores serán las consecuencias. Se ha demostrado que un defecto visual congénito (presente ya en el momento del nacimiento) provoca cambios en la anatomía y en la funcionalidad a lo largo de toda la vía visual (ojo, nervio óptico, sistema nervioso central). Por eso, si la causa está presente ya en el momento del nacimiento, el niño no ha iniciado a tiempo el desarrollo de la visión. Cuando el defecto se instaura pasado el período crítico de los 3-4 meses de vida, se producirá una detención en la maduración del sistema visual, pero sin producirse cambios celulares o estructurales, por lo que las posibilidades de revertir la situación son claramente mejores. Factores de riesgo Los mecanismos patológicos capaces de interrumpir el desarrollo de la visión son:   Ausencia del estímulo visual por falta de transparencia de las estructuras oculares (p.ej. las cataratas infantiles, que afectan al cristalino, o también las opacidades de la córnea) o por ptosis palpebral (caída del párpado sobre el eje de visión).   Defectos de refracción no corregidos (miopía, hipermetropía, astigmatismo) en los que la imagen alcanza la retina pero desenfocada, con dos situaciones posibles: Anisometropía (diferencia de graduación significativa en ambos ojos)  con posibilidad de aparición de una ambliopía unilateral. Ametropía bilateral elevada (defecto de agudeza visual de ambos ojos a la vez), pudiendo provocar una ambliopía bilateral.   Estrabismo: cuando se instaura una desviación ocular, se produce una diplopía o visión doble que el niño es capaz de solucionar suprimiendo uno de los dos ojos, de forma que éste deja de utilizarse para ver. Diagnóstico En la mayoría de los casos de ojo vago unilateral (un solo ojo) el niño no tendrá ningún otro síntoma, por lo que el pediatra debe descartar, en todas las exploraciones, las posibles anomalías oculares que puedan suponer un factor de riesgo para la aparición del mismo. Igualmente, las revisiones pediátricas y escolares deben incluir pruebas de agudeza visual adecuadas a la edad para detectar defectos de visión y diferencias de visión entre ambos ojos. Tratamiento Si el déficit está presente desde el momento del nacimiento, se debería iniciar el tratamiento antes de los cuatro meses de vida, para intentar conseguir un cierto grado de visión. Si es de causa más tardía, aunque dependerá de la edad de inicio de tratamiento, hasta los dos años el resultado es muy bueno, de los dos a los cuatro años es bueno y de los cuatro a los ocho años es difícil conseguir una buena visión si el defecto era importante. A partir de los ocho o nueve años es prácticamente imposible. Por tanto, es fundamental aplicarlo lo más tarde a los cuatro años de edad. El tratamiento consta de: El tratamiento de las causas que lo pueden provocar (la aplicación de lentes correctoras en las miopías-hipermetropías-astigmatismos; tr atamiento quirúrgico del estrabismo o de la ptosis palpebra l, etc.). El tratamiento de la ambliopía propiamente dicho, aplicando gafas correctoras con una graduación adecuada y consiguiendo que el ojo amblíope se estimule convenientemente mediante la penalización del ojo sano. Solamente dos métodos de penalización han demostrado ser eficaces: la oclusión con parche (el más utilizado) y la nebulización con colirio de atropina, dilatando así la pupila del ojo bueno. ¿Qué pronóstico tiene? Las posibilidades de recuperación serán menores: Cuanto más baja sea la agudeza visual del ojo afecto. Cuanto más precozmente se instaure el déficit. Cuanto más tiempo transcurra entre la instauración del déficit y el inicio de tratamiento. Por el contrario, si el tratamiento se aplica en el momento correcto, la recuperación de la visión suele ser total en la gran mayoría de los casos. Los pacientes tratados de ambliopía suelen recuperar la visión totalmente y desarrollan su vida con normalidad.    
Onicólisis: Aspecto, Causas y Tratamiento
Artículo especializado

Onicólisis: Aspecto, Causas y Tratamiento

Onicólisis significa “ rotura de la uña”, y ésta puede venir provocada por traumatismos, infecciones u otras enfermedades. Repasaremos los diferentes tipos de onicólisis y su tratamiento en una práctica guía. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. ¿Cómo se produce? La uña es una estructura diseñada como un escudo para proteger los dedos . Nace en su base, en un área llamada matriz, en la que hay células que producen la queratina, que va formando la lámina (la uña propiamente dicha). Bajo la lámina hay una base que la separa de los tendones y los huesos que se llama lecho. Las enfermedades de la uña pueden venir dadas por una alteración en alguno o varios de estos componentes del aparato ungueal: matriz, lámina o lecho . Una agresión en alguno de ellos, y muy especialmente en la matriz, puede provocar una rotura del crecimiento y con ello una onicólisis. Onicólisis por traumatismos: además de poder ser la consecuencia de un golpe (como un martillazo o un aplastamiento), en ocasiones ocurre por traumatismos menos evidentes y dolorosos, como por ejemplo una manicura mal hecha o la colocación mediante acrilatos de uñas postizas. En estos casos el tratamiento consiste en dejar reposar la uña, drenar acúmulos de sangre o hematomas su existen, y evitar la infección. En la mayoría de casos una uña nueva irá reemplazando a la lesionada, aunque si la afectación de la matriz ha sido grave, la nueva uña puede crecer con imperfecciones o fisuras. Onicólisis por infección : las infecciones de la zona, tanto por bacterias como por hongos, pueden ocasionar afectación de la uña, de la piel de alrededor, e incluso del hueso. En el caso de haber mucha inflamación y pus se les llama panadizos o perionixis. En las formas más aparatosas, puede producirse rotura y pérdida de la uña, que en la mayor parte de los casos se regenera con el tiempo. Onicólisis por tumores : bajo la uña se sitúa un hueso llamado falange, que puede tener crecimientos en forma de “callos” o “exostosis”, en general benignos pero que pueden presionar la uña al crecer, rompiéndola. El diagnóstico correcto requiere de una radiografía. Otro tumor benigno que puede crecer bajo la uña es el llamado “tumor glómico ”, que está formado por células similares a las de los vasos de la sangre, puede verse con un aspecto rojizo azulado, y provocar un intenso dolor. Si crece puede llegar a deformar y romper la uña. Otros tumores, ya malignos, están representados principalmente por el carcinoma escamoso . El tratamiento de todos estos tumores malignos o benignos pasa por la cirugía, intentando en lo posible preservar o reconstruir la uña afectada. Onicólisis por enfermedades de la piel: determinadas enfermedades de la piel, como la psoriasis, el liquen plano o los pénfigos, pueden afectar de diferente manera a la uña, produciendo su rotura. Onicólisis por otras enfermedades: c ualquier enfermedad lo suficientemente grave, como una sepsis, o un estado de coma, puede detener el crecimiento de la uña causando depresiones o canales transversales llamados “líneas de Beau”. Lo mismo puede ocurrir con la quimioterapia del cáncer. Si el efecto es lo suficientemente intenso, la uña puede desprenderse completamente. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. ¿Quién debe encargarse de tratar una onicólisis? En principio, el mejor especialista para valorar una alteración de este tipo es el dermatólog o, ya que podemos conocer mejor la causa y el remedio. En el caso de que la onicólisis precise de una actuación con cirugía, nosotros mismos podemos acometerla, o solicitar la ayuda de un traumatólogo o un cirujano general. ¿Cuáles son las bases del tratamiento? El mejor tratamiento incluye eliminar la causa, dejar que la uña descanse y se regenere . Aunque existen vitaminas para reforzar la uña y aumentar su ritmo de crecimiento, su utilidad no está bien demostrada. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta
Ovarios Poliquísticos: ¿Te Puedes Quedar Embarazada?
Artículo especializado

Ovarios Poliquísticos: ¿Te Puedes Quedar Embarazada?

Este desequilibrio hormonal en muchas ocasiones puede afectar seriamente el bienestar emocional de quien lo sufre. Y es que algunos de los síntomas del síndrome de ovario poliquístico (SOP), como el acné y el vello abundante, son causa frecuente de complejos y baja autoestima. ¿Cómo puedo saber si padezco un SOP? Este síndrome se inicia en la adolescencia y afecta a una de cada 10 mujeres jóvenes. Su intensidad es muy variable y se caracteriza porque la presencia de ciclos irregulares, vello corporal abundante, aumento de peso y acné. Antes se llamaba "síndrome de Stein-Leventhal" y se identificó, por primera vez, en la década de los años treinta. Los síntomas del SOP también pueden darse en otros trastornos hormonales, por lo que es importante que, si presentas alguno de los que recogemos a continuación, acudas a tu médico o ginecólogo: Períodos irregulares: la regla no viene regular. Pueden pasar meses sin tener la menstruación o bien, tener ciclos muy cortos y períodos muy frecuentes. Períodos muy abundantes. Hirsutismo: es la aparición de exceso de vello en el cuerpo y en zonas donde no es habitual que aparezca: cara, zona lumbar, abdomen, espalda, área del pezón y zona esternal. Pérdida de cabello en la cabeza (alopecia). Aumento de peso , obesidad y muchas dificultades para perderlo. La acumulación de grasa suele producirse alrededor de la cintura. Acné. Acantosis nigricans : aparición de manchas oscuras en la piel de la nuca, debajo de los brazos y en las ingles. Hipertensión, colesterol alto o diabetes. Las niñas que presentan de forma precoz algunos signos de la pubertad, como el desarrollo del vello púbico o axilar antes de los ocho años, tienen un riesgo incrementado de padecer un síndrome de ovario poliquístico más adelante. En la adolescencia es difícil diagnosticar este síndrome si no presenta una clínica muy evidente, ya que una chica puede tardar hasta dos años en presentar períodos menstruales regulares desde su primera menstruación. ¿Por qué aparece el SOP? Existe un desequilibrio hormonal que afecta a la función ovárica.  Esta disfunción puede ser debida a un aumento de la hormona LH (Hormona Luteinizante) o bien a unos niveles muy altos de insulina (hormona fabricada por el páncreas que participa en el metabolismo de la glucosa). Como consecuencia, los ovarios producen un exceso de testosterona que provoca toda la sintomatología. Las últimas investigaciones sugieren que puede estar relacionado con un aumento de la producción de insulina (hiperinsulinismo). Esto estimula a los ovarios a liberar un exceso de hormonas masculinas. El síndrome de ovario poliquístico tiene un peso genético importante, por lo que mujeres de la misma familia pueden padecerlo. El mal funcionamiento de los ovarios y el exceso de producción de testosterona son los responsables de toda la clínica que más preocupa a las mujeres que lo padecen: el hirsutismo, sobrepeso y acné. Las células de la piel y los folículos pilosos son extremadamente sensibles a los pequeños incrementos de testosterona. Muchas adolescentes con SOP tienen niveles elevados de insulina en la sangre y estos son los responsables de la aparición de acantosis nigricans (coloración oscura en la piel). ¿Cómo se diagnostica? Tras la sospecha clínica el médico realizará una analítica de sangre para hacer una determinación hormonal, una prueba de azúcar y perfil lipídico (colesterol y triglicéridos). También se debe realizar una ecografía para revisar los órganos reproductores internos: ovarios y útero. En las mujeres que padecen SOP se pueden observar unos ovarios aumentados de tamaño y con pequeños quistes en su interior. Esta imagen es la que da nombre a este síndrome. A pesar de presentar estos quistes estos son benignos y muy pequeños, por lo que no es necesario extirparlos. Debido a que la posibilidad de desarrollar diabetes es alta, se debe realizar un test de tolerancia a la glucosa . Es importante diagnosticar estados de resistencia insulínia o diabetes para tratar el SOP adecuadamente. ¿PODRÉ QUEDARME EMBARAZADA? Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico tienen unos óvulos y un útero saludables. La fertilidad no tiene por qué verse comprometida, aunque algunas mujeres pueden presentar dificultades para quedarse embarazadas. Tratamiento El tratamiento de primera línea y más común son las pastillas anticonceptivas . Actualmente también hay otras opciones de terapia hormonal como el anillo vaginal o los parches hormonales.  Este tipo de tratamientos liberan hormonas que la mujer con SOP necesita para normalizar sus ciclos y tienen como función: Corregir el desequilibrio hormonal : de esta manera se puede iniciar la ovulación y la menstruación. Disminuir los niveles de testosterona : para eliminar el hirsutismo y el acné. Regular los ciclos menstruales Disminuir el riesgo de cáncer de endometrio (las mujeres jóvenes que no ovulan regularmente tiene mayor riesgo de desarrollarlo) Si la mujer padece hiperinsulinismo (aumento de la producción de insulina) se pueden dar fármacos que bajen los niveles de esta hormona y así mejorar el metabolismo de la glucosa. Algunos tratamientos estéticos para acompañar el tratamiento del acné y la eliminación del vello pueden ser de gran ayuda, sobre todo, para verse mejor y alimentar la autoestima y la seguridad en las mujeres jóvenes. Mantener unos hábitos saludables forma parte también del éxito del tratamiento. Comer de manera saludable y hacer ejercicio físico regular, ayudará a bajar el peso y mejorar el metabolismo del glucosa.  
Disnea: Aguda o Crónica
Artículo especializado

Disnea: Aguda o Crónica

¿Cómo podemos definir la disnea? Es una sensación subjetiva de malestar respiratorio en la que uno nota que su respiración es cualitativa y cuantitativamente insuficiente. Hacemos referencia a disnea aguda si se instaura en minutos, horas o unos pocos días. Puede deberse a patologías de nueva aparición o a patologías crónicas reagudizadas como puede ser una crisis asmática o una descompensación en un paciente crónico respiratorio. ¿Qué sospecharemos ante una disnea de inicio brusco? Debemos descartar entidades relevantes como neumotórax espontáneo, neumonía, embolismo pulmonar, angioedema, arritmia cardiaca, infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardíaca, crisis de pánico…. Una apreciación respecto a la disnea psicógena (de causa no orgánica), que será diagnosticada como tal sólo tras descartar todas las otras posibles causas. Como curiosidad, las principales causas de disnea en la infancia serían la bronquiolitis, la epiglotitis, la laringitis, la aspiración de un cuerpo extraño , etc. ¿Cómo se clasifica? Existen diferentes clasificaciones que se manejan en función de la patología de base que tenga el paciente. Las dos clasificaciones más empleadas son: Clasificación de la New York Heart Association (NYHA ): recomienda su escala para medir la disnea y definir la capacidad funcional en pacientes con insuficiencia cardiaca de base. Cuantifica cuatro clases: Clase I: ausencia de síntomas que impidan su actividad ordinaria. Clase I I: presencia de síntomas con su actividad ordinaria. Clase III : presencia de síntomas que le impiden su actividad ordinaria. Clase IV: síntomas ante mínimos esfuerzos o en reposo. Es la más grave. La escala de disnea del Medical Research Council es la recomendada por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) cuando hay una enfermedad pulmonar obstructiva de base. Hablaríamos de: Clase 0: no sensación de falta de aire al correr en llano o subir cuestas. Clase 1 : sensación de falta de aire al correr en llano o subir cuestas. Clase2 : anda más despacio que las personas de su edad en llano por falta de aire o tiene que parar para respirar cuando anda a su propio paso en llano. Clase 3 : para para respirar después de andar unos 100 metros o tras pocos minutos en llano. Clase 4 : la falta de aire le impide salir de casa o se presenta al vestirse o desnudarse. ¿Cómo actuar en la disnea aguda? Centrándonos en la disnea aguda de cualquier causa debemos remarcar que es siempre una situación potencialmente grave que requiere una actuación médica urgente. El manejo es complicado, siendo necesario administrar, de forma inmediata, fármacos vía parenteral (endovenosa o intramuscular) así como otras medidas de apoyo como oxígeno en forma de mascarilla a alto flujo con medicación broncodilatadora. No podemos dudar. Debemos acudir inmediatamente a urgencias donde, si es factible, se hará un interrogatorio dirigido (en ocasiones el estado del paciente no nos lo permite y debemos interrogar a los acompañantes o, actuar directamente), una exploración (fundamental es la auscultación y la monitorización de la saturación de oxígeno o pulsioximetría) y administraremos medicación parenteral y, muy probablemente, una nebulización.  Por supuesto, si se trata de un paciente con antecedentes respiratorios y dispone de un aerosol broncodilatador en casa puede administrárselo hasta ser visitado médicamente. Cuando la causa es una anafilaxia Sin duda, la causa de disnea que más angustia a cualquier edad es la debida a una anafilaxia que suele instaurarse en pocos minutos y acompañarse de s ensación de ausencia de entrada de aire y de muerte inminente. Es debida a una reacción de hipersensibilidad sistémica. Es grave y puede ser mortal. Se trata de una reacción aguda , con presentaciones clínicas variadas. Puede progresar rápidamente hacia la obstrucción de la vía aérea o una situación de shock. Por ello, en urgencias, ante un caso de disnea aguda grave por anafilaxia actuaremos de forma muy dirigida y sospechando las principales causas : farmacológica (sobre todo por alergia a antibióticos y contrastes radiológicos), alimentaria (alergia a frutas, frutos secos, marisco, pescado, huevo o leche, fundamentalmente) o picaduras de insecto. ¿Cuáles son los principales síntomas de gravedad? Especial alarma nos creará el paciente que esté obnubilado o adormecido , con mucosas azuladas o cianosis (indicativas de poca o insuficiente oxigenación tisular), una frecuencia cardíaca o respiratoria elevadas (sugieren esfuerzo compensatorio), h ipotensión , tiraje intercostal (o sobrecarga de musculatura respiratoria), ruido al inspirar o saturación de oxígeno baja. Cuando el paciente está estabilizado, en caso de disnea leve-moderada (estando el paciente bien ventilado) realizamos una batería de pruebas (radiografía de tórax, electrocardiograma, analítica, gasometría…) ¿Qué sospecharemos ante una disnea subaguda? Cuando la disnea es progresiva en su evolución sospecharemos una afectación cardiaca, una enfermedad pulmonar o una anemia . Es este caso la instauración será lenta y a su vez progresiva. En cuanto al tiempo de duración, hablaremos de disnea crónica para referirnos a aquella de más de un mes de evolución. Asimismo, es importante hacer mención de determinadas situaciones que pueden agravar la disnea y le confieren un nombre específico. Para tu conocimiento te nombraré las más comúnmente empleadas entre el colectivo médico: Trepopnea es la disnea que se produce en decúbito lateral (con el paciente estirado y de lado). Es característica del derrame pleural y de algunas cardiopatías. Ortopnea es la que se produce en decúbito supino (con el paciente estirado y mirando hacia arriba): Es característica de la insuficiencia cardiaca y de enfermedades respiratorias. Disnea paroxística nocturna es aquella que despierta al paciente por la noche obligándole a permanecer sentado y se asocia a tos y en ocasiones a sibilancias o pitidos al respirar. Característica de la insuficiencia cardiaca, obesidad y enfermedades crónicas respiratorias. Disnea de esfuerzo es aquella que aparece ante un aumento de solicitud, normalmente al realizar una actividad física. Debe descartarse una patología isquémica como la angina de pecho. ¿Cómo se diagnostica? La mayoría de los pacientes con disnea crónica tiene uno de estos diagnósticos de base: asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad intersticial pulmonar, disfunción miocárdica u obesidad/sedentarismo. Todo paciente con disnea debe ser valorado de forma integral. Asimismo, es importante la valoración de otros posibles síntomas que describa como dolor torácico, palpitaciones, tos, dolor al tragar, fiebre, etc. En el momento del estudio es muy importante descartar las dos principales causas: respiratoria y cardíaca. La secuencia óptima de las pruebas diagnósticas a utilizar en la disnea crónica no está establecida. Se solicitan pruebas diagnósticas de forma secuencial, en función de las características clínicas del paciente, por ejemplo, en un paciente con sospecha de patología respiratoria la primera prueba sería una espirometría para evidenciar su capacidad pulmonar mientras que ante la sospecha de insuficiencia cardiaca empezaríamos con un electrocardiograma y una radiografía de tórax . Existe una prueba específica que empleamos en urgencias cuando una persona sufre una crisis de disnea y sospechamos una insuficiencia cardíaca. Se trata del llamado Péptido natriurético y nos permite saber con rapidez si se trata de una insuficiencia cardíaca o no. Valores elevados sugieren cierto grado de insuficiencia cardíaca y se asocia a peor pronóstico. Sus concentraciones en sangre están relacionadas con la gravedad de la insuficiencia cardíaca.  Si los resultados son normales debe pensarse en otra posible causa de los síntomas, distinta de la insuficiencia cardíaca. Esta determinación sanguínea la utilizamos con frecuencia. El estudio posterior del paciente dependerá de la orientación diagnóstica (respiratoria, cardíaca, ansiedad…). El tratamiento dependerá, obviamente, de la causa que los ha llevado a la disnea. En ocasiones, existe más de una causa que contribuye a la presencia de disnea, y ello debe ser tenido en cuenta a la hora de prescribir el tratamiento. No obstante, no podemos dudar en la conducta a seguir ante un caso de disnea aguda o crónica descompensada: ¡debemos acudir a urgencias!
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes