Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

Cenas Saludables en Familia
Artículo especializado

Cenas Saludables en Familia

Compromisos, reuniones, la escuela, el gimnasio… todos los miembros de la familia tenemos mil gestiones durante el día y, cuando llega la hora de cenar la pereza suele apoderarse de nosotros propiciando cenas rápidas a base de pan con embutido y productos procesados que tenemos en nevera o congelador. ¿No os suena? Aprovechar la última comida del día para conectar con la familia y hacer una cena saludable, libre de distracciones, es fundamental para nuestra salud tanto física como emocional ya que ayuda a prevenir el sobrepeso y otros trastornos de la conducta alimentaria, sobre todo en adolescentes. Por eso, es muy importante recuperar y transmitir a los hijos la importancia de una cena saludable, sin presión y sin agobios, haciéndoles partícipes del proceso de elaboración de los platos (batir huevos, hacer una vinagreta para la ensalada, etc.) para que aprecien mejor el resultado final y disfruten de una comida saludable y real, lejos de pizzas, frankfurts y hamburguesas. ¿Qué alimentos debe contener una cena saludable? Según la guía que representa el “plato de Harvard”, creado por expertos en nutrición de la escuela de salud pública de Harvard, una comida saludable debe contener los siguientes alimentos, ya sea combinados en un mismo plato o en 2 platos (primer plato +  segundo plato) Vegetales : ensaladas, verduras al horno, cocidas, purés de verduras, conservas de verduras… deben representar casi el 50 % de nuestra cena ya que son una gran fuente de minerales y vitaminas antioxidantes y fibra que resultan indispensables para el buen funcionamiento de nuestra microbiota intestinal. Además, podemos complementar estas verduras con tubérculos (patatas, chirivía o boniato) ya sea añadidos al puré, asados al horno o hervidos. Proteínas saludables : representando el 25% de nuestro plato, entre las proteínas más saludables encontramos las legumbres (¡sí! se pueden comer en la cena sin problemas), carne magra de aves (pollo, pavo), pescados blancos (merluza, bacalao, rape…), pescados azules (salmón, atún, caballa... incluso en conserva y en aceite de oliva) y huevos (en forma de tortilla o huevo duro). Las carnes rojas se deberían consumir en menor frecuencia (1 vez a la semana) y, por último, se recomienda evitar al máximo el consumo de carnes procesadas (salchichón, chorizo, mortadela, Frankfurt, fiambres, bacon, etc.) Cereales integrales: arroz, quinoa, trigo sarraceno, pan, pasta… son cereales que deberíamos consumir en su forma integral ya que nos aportarán un plus de fibra que puede ayudar a mejorar nuestro tránsito intestinal. Además, al ser alimentos ricos en hidratos de carbono, nos pueden ayudar a complementar las necesidades energéticas de nuestro día a día, sobre todo si realizamos actividad física. La cantidad de cereales representada en la cena dependerá mucho de nuestra edad, peso, y nivel de actividad física, aunque se recomienda, en líneas generales, que este grupo de alimentos ocupe ¼ de nuestro plato ya sea como acompañamiento de carnes, pescado, huevos, legumbres o mezclándolos con vegetales (por ejemplo, una ensalada de arroz con pollo).   Grasas saludables: al cocinar o aliñar nuestros platos, es importante utilizar aceite de oliva y evitar las grasas saturadas presentes en pizzas, panecillos de hamburguesa u otros platos precocinados. Además, una buena forma de incluir grasas saludables a nuestra cena es añadiendo frutos secos, semillas o incluso aguacate en las ensaladas. Frutas o lácteos: estos alimentos son de libre elección en el postre ya que dependerá de cuántas raciones de frutas o lácteos hayamos consumido a lo largo del día. Por lo general se recomienda un consumo de unas tres raciones de fruta diarias y no hay un consenso sobre el consumo ideal de lácteos, aunque puede variar entre unas dos a cuatro raciones de lácteos (yogur, leche o queso).  En definitiva, el postre de la cena puede ser el “comodín” que te permita llegar a estas ingestas recomendadas ¿Cómo organizar cenas saludables en familia? El principal problema que nos encontramos a la hora de realizar una cena familiar equilibrada es la falta de planificación. Sin ella, el tiempo juega en nuestra contra y será más probable recurrir a la opción fácil que no siempre es la opción más sana.  Por ello, mis dos recomendaciones principales son: Hacer un plan semanal de cenas para poder mantener una alimentación equilibrada Teniendo en cuenta que ya hemos mencionado qué grupos de alimentos deben formar parte de un plato saludable, el siguiente paso es planificar las cenas en base a lo que hayamos comido ese día, ya que se recomienda variar la alimentación e intentar no repetir el mismo grupo de alimentos que hemos tomado al mediodía. Por ejemplo, si hemos comido paella con pescado y ensalada, sería interesante no repetir paella y decantarnos por algún plato que contenga huevo o pescado o carne y un acompañamiento de vegetales a los que podemos añadir patata. A grandes rasgos, un ejemplo de esquema semanal de cenas podría ser el siguiente: LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO Ensalada de tomate Tortilla de patatas Crema de calabacín, patata y puerros Filetes de merluza al horno Caldo de verduras con pasta Pollo a la plancha con ensalada Salteado de verduras con arroz integral Salmón al horno Ensalada verde con huevo duro Pizza casera con tomate y mozarela Ensalada con pollo, picatostes de pan y pasas Humus de garbanzos con palitos de zanahoria Wok de verduras variadas (pimiento, calabacín, cebolla, etc.) con gambas y fideos de arroz Disponer de alimentos básicos que nos permitirán ahorrar tiempo y energía a la hora de elaborar nuestras cenas semanales. Hay ciertos alimentos que deberíamos tener siempre presentes en la nevera o en nuestra despensa que nos pueden facilitar la tarea de “ponerse a cocinar” cuando llegamos cansados a casa: Bolsas de ensalada preparadas y tomates cherry : imprescindibles en todas las comidas ya que además de aportar vitaminas minerales y fibra, son un recurso muy fácil para acompañar carnes o pescados. Además, añadiéndole huevo duro o una lata de atún tendremos un plato único completo. Verduras en conserva, congeladas o preparadas para microondas: ideales para complementar la ensalada. Verduras y hortalizas frescas : se pueden tener preparadas en forma de pisto (calabacín, cebolla, zanahorias, berenjenas), hervidas (menestra) o al horno el día anterior. En todo caso también podemos optar por consumir verduras en forma de purés que podemos congelar en raciones individuales. Legumbres cocidas o tofu : se pueden añadir a la ensalada o hacer cremas tipo humus para acompañar verduras, obteniendo así un plato completo. Estas opciones son ideales si hay algún miembro de la familia que sea vegetariano Arroz, quinoa o pasta integrales : se pueden comprar en raciones individuales y preparadas para cocer al microondas o se pueden cocer el día anterior y guardarlas en la nevera Conservas de pescados en aceite de oliva : el atún, la ventresca o las sardinas son una fuente de proteínas y ácidos grasos omega 3 y un recurso muy fácil para completar una ensalada. No obstante, el atún en lata puede contener pequeñas cantidades de mercurio así que se recomienda no superar un consumo de 10 latas pequeñas (52 gramos) semanales Huevos cocidos : son un comodín ideal para potenciar la proteína en las ensaladas. Para optimizar el tiempo, se pueden cocer varios huevos a la vez, marcar la cáscara con un rotulador para identificar que están cocidos y guardarlos en la nevera. Hay que tener en cuenta que deben ser refrigerados no más tarde de dos horas después de su cocción y que los podemos conservar en la nevera una semana como máximo. Pescado y marisco : lo ideal es tener este grupo de alimentos congelados y descongelarlos en la nevera de un día para otro. Además, en los supermercados podemos encontrar mariscos precocidos como gambas que se pueden descongelar al momento o añadir directamente a la sartén para mezclar con verduras o añadir a las ensaladas. Carnes : el pollo y el pavo a la pancha se pueden incluir en las ensaladas o cocinarlos al horno con verduras obteniendo así un plato completo Fruta y yogures : además de utilizarlos como postre, se pueden incluir en ensaladas. Si no sabes qué tomar de postre, recuerda que hay que consumir al menos tres piezas de fruta al día, así que, partiendo de esta recomendación, haz un repaso mental y si te falta añadir una ración de fruta ¡lo puedes hacer en el momento de la cena sin problemas!
La Dentición de tu Bebé
Artículo especializado

La Dentición de tu Bebé

Llamamos dentición al proceso de salida de los dientes de leche en el bebé . Es un gran momento, tanto para los niños, ya que pueden empezar a masticar, como para los padres, que viven con ilusión otro hito en el crecimiento de su hijo. El proceso de dentición Su inicio en muy variable. La salida de los dientes puede empezar entre los tres y los 12 meses de vida, aunque lo más habitual es que se inicie alrededor de los seis meses . Los primeros dientes que aparecen son los incisivos inferiores (dientes localizados en la parte central e inferior de la encía). En uno o dos meses más, erupcionan los incisivos superiores y les siguen los cuatro incisivos laterales, dos superiores y dos inferiores. A partir del año salen los molares de leche, imprescindibles para triturar los alimentos. Los últimos dientes en salir son los colmillos o caninos y los segundos molares , a partir del año y medio y dos años. El total de dientes de leche que han de salir son 20 y la mayoría de los niños los tienen todos al cumplir los tres años . Son dientes que acabarán cayendo durante la infancia y serán reemplazados por los dientes definitivos. Tabla de dentición bebé: cuándo salen y cuándo se caen los dientes Estos datos son sólo una media de edad. Hay bebés que empiezan el proceso antes. Dientes superiores PIEZAS SALEN CAEN Incisivo central 8-12 meses 6-7 años Incisivo lateral 9-13 meses 7-8 años Canino o colmillo 16-22 meses 10-12 años Primer molar 13-19 meses 9-11 años Segundo molar 25-33 meses 10-12 años Dientes inferiores PIEZAS SALEN CAEN Incisivo central 6-10 meses 6-7años Incisivo lateral 10-16 meses 7-8 años Canino o colmillo 17-23 meses 9-12 años Primer molar 14-18 meses 9-11 años Segundo molar 23-31 meses 10-12 años ¿Un bebé puede nacer con dientes? Algunos bebés, en muy pocas ocasiones, pueden nacer con alguna pieza dental o les puede salir en las primeras semanas de vida. La mayoría de veces no se hace nada y sólo se extraen si interfieren con la alimentación o están muy sueltos y pueden suponer un riesgo de asfixia para el bebé. ¿Existen las molestias de dentición? Este tema preocupa mucho a los padres, ya que muchos observan que el bebé suele babear más o tiende a morder objetos. La máxima preocupación es si la salida de los dientes causa dolor. Pero, en general, la erupción dental no debe causar demasiadas molestias al bebé . Quizás, la sensación extraña que puede acompañar a dicho proceso puede ocasionar un ligero malestar o irritabilidad en los niños. Debido a esto, pueden verse afectados los patrones de sueño. Evidentemente, si el bebé muestra s ignos de dolor importantes, se debe acudir al pediatra para valorar qué es lo que está provocando este malestar tan intenso. Otro de los mitos es que la dentición ocasiona fiebre y diarrea. Esto no es del todo cierto. Las encías, durante la salida de los dientes, están más sensibles y ligeramente hinchadas y esto, por sí solo, no puede justificar la presencia de febrícula (temperatura menor de 37,9ºC). Si observas que, durante la erupción dental, el bebé presenta fiebre de más de 38ºC, conviene que acudas al pediatra porque se debe diagnosticar el foco infeccioso. Lo más lógico es que tengamos, al mismo tiempo, una infección y la erupción dental. ¿Qué podemos hacer durante la salida de los dientes? El tiempo lo cura todo y la salida de los dientes acabará en un momento u otro, pero podemos ayudar al bebé de las siguientes maneras: Si el bebé presenta mucho babeo : limpiar y mantener seca la cara y el cuello para evitar irritaciones. Si ya se han producido, aplicar una crema adecuada para tratarlas. Tu pediatra puede aconsejarle. Si las encías se ven muy enrojecidas e inflamadas : podemos frotarlas con el dedo limpio, aplicando un suave masaje u ofrecer un objeto para morder (mordedor de silicona). Lo podemos tener en la nevera, ya que el frío ayudará a calmar las molestias. Debe ser lo suficientemente grande para que el bebé no se lo pueda tragar ni asfixiarse. Hay que lavarlo con agua y jabón después de cada uso. Se pueden comprar aros de dentición específicamente diseñados para este fin, pero se desaconseja que estén rellenos de líquido. Este tipo de aros se enfrían siempre en la nevera, nunca en el congelador. Tampoco se deben hervir ni esterilizar, ya que los cambios extremos de temperatura podrían dañar el plástico y provocar pérdidas de sustancias químicas perjudiciales para el bebé. Lavarlos con agua y jabón es más que suficiente. Si el bebé está irritable : consulta con tu pediatra si puedes ofrecer algún analgésico para aliviar las molestias si éstas son excesivas y se ha descartado otra causa de las mismas. No se aconseja aplicar fármacos sobre las encías, ni cremas anestésicas, ni geles de dentición, así como tampoco frotarlas con alcohol.
Cómo Detectar y Tratar la Bulimia
Artículo especializado

Cómo Detectar y Tratar la Bulimia

Podemos afirmar que el acto nutricional no es sólo una experiencia de gratificación fisiológica , sino que también es, en su origen, una experiencia emocional de sosiego y conexión con el otro. Ser nutrido es ser cuidado y, en última instancia, querido. A medida que vamos creciendo aprendemos a establecer una relación autónoma con la alimentación y pasamos a ser nosotros quienes nos auto-nutrimos, comprando, preparando e ingiriendo la comida que consideramos apropiada. El acto de nutrirse tiene una función relacional, hetero y auto reguladora de las emociones , por lo tanto, es susceptible de verse alterado y desorganizado cuando aparecen conflictos emocionales y psicológicos. Vamos a hablar a continuación de uno de los trastornos de la alimentación más conocido, la bulimia nerviosa. ¿Qué es la bulimia? El síndrome bulímico es un trastorno que se caracteriza por un modelo de alimentación anormal , con episodios de ingesta voraz seguidos de la puesta en marcha de maniobras que buscan eliminar las calorías ingeridas, acto seguido la persona que padece dicho síndrome se siente malhumorada, triste y eventualmente con sentimientos de autocompasión . El trastorno presenta su máxima incidencia entre mujeres de 19 a 25 años. Podemos diferenciar dos tipos de bulimia: El purgativo : la persona se provoca regularmente el vómito o usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso. El tipo no purgativo: se utilizan otras conductas compensatorias inadecuadas, como el ayuno o el ejercicio intenso. ¿Cómo lo detectamos? Hay una serie de rasgos característicos de este síndrome que pueden ayudarnos mucho si sospechamos que algún familiar o amigo puede padecerlo. Nos centraremos en tres grandes criterios: Preocupación continua por la comida acompañada de un deseo irrefrenable por comer, finalmente, la persona acaba por sucumbir a este deseo presentando periodos de gran ingesta en poco tiempo. Intentos por contrarrestar el aumento de peso mediante métodos purgativos y no purgativos tal y como hemos explicado anteriormente. La persona que padece el trastorno se fija como objetivo el alcanzar un peso por debajo del adecuado para su masa corporal y/o del que tenía antes de padecer el síndrome, por la misma naturaleza de la patología, dicho objetivo no se consigue mientras dure la misma. A diferencia de la anorexia nerviosa, la persona que padece bulimia presenta una conducta desordenada en relación a la alimentación, más adelante también en otros aspectos de la vida. La frecuencia y duración de los atracones varían en función del estado de ánimo. Tratamiento Dimensión física : lo que buscamos con el tratamiento es mejorar el estado físico del paciente, lo que incluye la estabilización del peso, rehidratación y normalización electrolítica, corrección de anomalías físicas (erosión de la mucosa digestiva, dilatación gástrica, etc.). Dimensión psicológica : tratar eventuales trastornos de la personalidad concomitantes, evitar abusos de sustancias y/o conductas auto-líticas, así como la facilitación de la toma de conciencia y resolución de los conflictos emocionales que causan la inestabilidad del estado de ánimo. ¿Qué podemos hacer para ayudar a la persona que lo padece? Comprensión, compasión, vinculación, escucha, apoyo… son algunas de las actitudes que debemos tener hacía la persona que padece dicho trastorno. Si verdaderamente queremos ayudarle, es importante que nos sienta capaces de recoger y contener su angustia sin juicio . Hemos de tener en cuenta que, aunque las causas que producen el trastorno son variadas, éste no es más que una disfuncional manera de lidiar con algún tipo de sufrimiento mental y emocional. Por ello, hemos ser capaces de apoyar a la persona e insistir en la importancia de la búsqueda de ayuda externa para que se lleve a cabo un adecuado tratamiento. Consideraciones Es muy importante tener en cuenta que la persona que sufre dicho trastorno necesita una ayuda que aborde su forma de vivir, de sentir, de relacionarse y que incida en cambiar los aspectos de la vida y de su mundo interno que se le hacen más dolorosos e inaceptables. Por ello, si tenemos un caso cercano debemos asegurarnos de que el profesional que lo abordará está capacitado para tratar dicho trastorno.
Qué es la Celulitis y Cómo Eliminarla
Artículo especializado

Qué es la Celulitis y Cómo Eliminarla

Ni siquiera las delgadas se libran, y es que l a celulitis afecta al 85% de las mujeres , sobre todo a partir de los 30 años, aunque puede aparecer desde la pubertad. La llamada “piel de naranja” trae de cabeza a muchas féminas, que sólo esperan dar con la solución que la elimine para siempre. Pero, ¿es posible? ¿SABÍAS QUE…? Este artículo trata sobre la celulitis estética que tanto nos preocupa a las mujeres, pero también existe el concepto de celulitis en el entorno de las enfermedades infecciosas (en este caso hace referencia a un proceso inflamatorio agudo de origen infeccioso que suele manifestarse con signos inflamatorios externos:  eritema, inflamación y calor local). La celulitis “estética”, en términos médicos, recibe el nombre de lipodistrofia ginecoide, lipoesclerosis nodular o paniculopatía edematofibroesclerótica. ¿Dónde se localiza? Es un trastorno local del tejido subcutáneo (por depósitos circunscritos de grasa) predominantemente en caderas, glúteos, muslos y abdomen. Se caracteriza por un aspecto típico de la piel que llamamos “piel de naranja”. Puede afectar tanto a mujeres delgadas como con sobrepeso , y aparecer desde la pubertad, pero es mucho más frecuente a partir de los 30 años. Se debe a un crecimiento de las células grasas por un incremento en los depósitos de lípidos (en forma de nódulos adiposos) entre el tejido conjuntivo. La aparición en el hombre es escasa: sólo alcanza el 5%. ¿Cuál es la principal causa de la celulitis? La celulitis se considera un trastorno multifactorial , en el que están implicados, por tanto, varios factores. Sin duda, la dieta hipercalórica favorece la síntesis y el almacenamiento de grasas en el tejido adiposo, pero habría otros factores implicados: La vida sedentaria (la falta de ejercicio físico ocasiona una disminución de la masa muscular por lo que se hace más evidente la masa grasa). Posiciones mantenidas: las posiciones mantenidas en sedestación (sentados) dificultan el retorno venoso y facilitan el depósito graso. Empeora si, además, cruzamos las piernas. Hábito tabáquico produce alteraciones de la microcirculación. Abuso de alcohol: favorece la lipogénesis. Estrés y ansiedad: conllevan a un incremento de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que favorecen la formación de grasa. L os estrógenos femeninos : incrementan la actividad de los adipocitos, que favorece la formación de nódulos celulíticos. Así, existe un empeoramiento de la celulitis en el embarazo, la menopausia y en los tratamientos con estrógenos. ¿Cuántos tipos de celulitis hay? Existen tres formas clínicas diferentes: limitada, difusa y edematosa. Lipodistrofia dura o limitada : de márgenes bien delimitados con la piel engrosada y compacta. Frecuente en mujeres jóvenes que practican ejercicio físico regularmente. No cambia con las modificaciones posturales (estar de pie o sentada). Se localiza generalmente en rodillas y muslos. Lipodistrofia blanda o difusa : es la forma más frecuente. Suele presentarse a partir de los 40 años y es típica de mujeres sedentarias y en aquellas que han perdido mucho peso de forma brusca (tras cirugía bariátrica o régimen muy restrictivo). Encontramos una piel gruesa (espesor 5-8 cm), flácida, móvil con poca masa muscular. Muy frecuente en caderas. A la palpación se notan pequeños nódulos duros. Cambia de forma al modificar la postura o al presionar con los dedos. Puede ocasionar alteración de la esfera social y psicoafectiva y disminución de la autoestima. Lipodistrofia edematosa : es la forma más grave, pero la menos frecuente. Se asocia a obesidad y linfedema (excesiva retención de líquidos). Afecta a extremidades inferiores con un incremento del volumen total. A la exploración observaremos un signo de Godet positivo (depresión de la piel al presionar con el dedo que se mantiene cuando se retira). Se asocia a otros síntomas como pesadez de piernas, edema, varices y calambres. Recordemos que la misma persona puede presentar diferentes tipos de celulitis en diferentes áreas anatómicas. ¿Cómo se confirma el diagnóstico? El diagnóstico es clínico y basado en la inspección de la piel y en la palpación . Encontraremos una piel con superficie irregular, con aspecto reticulado (típico aspecto de piel de cáscara de naranja). Pueden aparecer otros signos como: estrías (por ruptura de fibras elásticas de la dermis), equimosis (por fragilidad capilar) y varículas. Al palpar apreciamos una piel con aumento de grosor y consistencia. Al pellizcar evidenciaremos el aspecto de piel de naranja. Se puede recurrir a exploraciones complementarias no utilizadas de forma rutinaria. Entre ellas destacan la ecografía, la termografía, la xerorradiografía y la impedanciometría bioeléctrica. ¿Existe un tratamiento eficaz contra la celulitis? Existen múltiples terapias para el tratamiento de la celulitis con el fin de reducir las células grasas, mejorar la microcirculación y reducir el edema. Mencionaremos las diferentes alternativas terapéuticas: físicas o mecánicas, quirúrgicas y dermocosméticas. Tratamientos físicos y mecánicos : Iontoforesis: uso de corriente galvánica de alta frecuencia para que el fármaco tópico penetre mejor en la dermis, catabolice los lípidos y aumente la eliminación del líquido retenido. Ultrasonidos: ondas de alta frecuencia que tienen efecto vasodilatador y mejoran la penetración de los preparados tópicos en la dermis . Electrolipoforesis: agujas conectadas a un generador de baja frecuencia. Se crea un campo electromagnético que favorece el drenaje linfático y la lipólisis. Termoterapia: utiliza calor y frío para obtener vasodilatación y facilitar la penetración de los productos. Presoterapia y drenaje linfático: favorecen el retorno venoso, activan la microcirculación y reducen el edema. Endermología o lipomasaje: masaje con dos rodillos que mejora la apariencia de la pie l actuando a nivel del sistema linfático y circulatorio. Tratamientos quirúrgicos : Cirugía estética: por ejemplo, la abdominoplastia, para eliminar el exceso de piel y grasa abdominal. Liposucción: mediante la destrucción de los acúmulos de grasa localizados. Se introduce una cánula en la hipodermis y se desestructura y aspira el material graso. Liposhifting: técnica que moviliza el tejido graso y remodela las irregularidades de la piel. Se utiliza con mucha frecuencia para corregir irregularidades secundarias tras una liposucción. Tratamiento dermocosmético: Mediante preparados tópicos (de aplicación local). Son más eficaces en las primeras fases de la enfermedad. De uso diario. Existen varios preparados tópicos: Mucopolisacáridos (ejemplo la mucopolisacaridasa): Actúan al inicio del proceso y permiten recuperar la permeabilidad y fluidez del tejido conjuntivo. Fibrinolíticos: evitan la desestructuración de las fibras de colágeno, elastina y fibrina por acúmulo de los nódulos celulíticos. Destacan las colagenasas, elastasas, hidrolasas, oligoelementos (manganeso, cinc, cobalto) y derivados del yodo. Vitaminas: E, A. B y C con propiedades anticelulíticas. Lipolíticos: efecto destructor sobre el tejido graso.  Se emplean en mesoterapia administrados de forma intradérmica o subcutánea con agujas de pequeño calibre. Se utiliza, sobre todo: pentoxifilina, hialuronidasa, l-carnitina, aminofilina y cafeína. Muc has cremas anticelulíticas contienen cafeína en un porcentaje nada despreciable, ya que activa las enzimas que rompen las moléculas de grasa. Rubefacientes: activan la circulación periférica. Producen aumento de temperatura en la zona tratada. Por ejemplo, el nicotinato de metilo, el mentol, el alcanfor y aceites esenciales. Plantas de efecto venotónico (centella asiática, Ginkgo biloba, castaño de Indias, rusco, ciprés y naranja amarga) y antiedematoso (centella asiática, hiedra, pilosella o algas marinas como Fucus vesiculosus o Palmaria palmata ). Persiguen activar la circulación sanguínea y mejorar la retención de líquidos. ¿Se puede prevenir la aparición de la celulitis? Justamente el mejor tratamiento contra la celulitis es su prevención . Como medidas generales se recomienda la realización de ejercicio físico regular, el seguimiento de una dieta equilibrada y el control de la ansiedad y el estrés. Debemos promover una forma de vida sana, potenciando las normas higiénico-dietéticas que todos conocemos: Evitar el sedentarismo (realizando ejercicio físico con frecuencia regular). Evitar el tabaquismo y el exceso de alcohol. Uso de prendas y calzado cómodos (no excesivamente ajustados). Gestionar el estrés. Mantener el peso ideal. Ingesta abundante de agua. Realizarse algún masaje venoso y drenaje linfático de vez en cuando para activar la microcirculación. Con todas estas medidas conseguiremos retrasar la aparición de la celulitis o mejorar el resultado de los tratamientos cuando ya está instaurada.
Hábitos Saludables para Combatir la Cefalea
Artículo especializado

Hábitos Saludables para Combatir la Cefalea

La cefalea (dolor de cabeza) es una de las dolencias más frecuentes en la sociedad . ¿Quién no ha sufrido alguna vez un dolor de cabeza? Pero no por ello hay que dejar que nos atormente. Existen recomendaciones que te ayudarán a mitigarla. En efecto, entre el 85 y 90% de la población ha vivido un episodio de cefalea en el último año, según estima la Sociedad Española de Neurología (SEN). Además, es el principal motivo de consulta en esta especialidad y afecta en mayor medida a las mujeres (en concreto, al 92% de la población femenina frente al 73% de la masculina). Además, padecen migraña o jaqueca, sobre todo, personas de entre 20 y 30 años, en plena edad laboral. Y si la padecen aproximadamente 3’5 millones de españoles, de éstos, más de 1 millón la sufren de forma crónica, es decir, tienen dolor de cabeza durante más de 15 días al mes. ¿Cuántos dolores de cabeza hay? Existen numerosos tipos distintos de cefalea que conviene diferenciar. Las más destacables son: Migraña. Es una enfermedad crónica de causa no claramente conocida, atribuida clásicamente a procesos de alteración de los vasos sanguíneos cerebrales, que se manifiesta por crisis o ataques repetitivos de cefalea, que suelen tener unas ciertas características en cuanto a su duración (entre 4 y 72 horas), tipo de dolor (pulsátil o “palpitante”) o existencia de molestias con la luz (fotofobia) o el ruido (sonofobia), entre otros aspectos. Suele tener una localización frontal o temporal (a ambos costados del cráneo), o retro-ocular (detrás de los ojos) y puede acompañarse de náuseas, vómitos, mareos de tipo vertiginoso… Las migrañas a su vez se subdividen en: Migraña sin aura (80% de los casos). Migraña con aura : el aura es un “aviso” que puede ocurrir desde varias horas a dos días antes del inicio del dolor de cabeza y dura menos de 60 minutos, dejando paso a la aparición del propio dolor de cabeza. Un ejemplo de “aura” sería la visión de una luz en forma de zig-zag que se va abriendo a medida que migra del centro del campo visual a la periferia del mismo para, finalmente, desaparecer. Destacar que el aura puede ser muy escandalosa, pero en la gran mayoría de las veces se trata de procesos de disfunción neural y vascular benignos. Cefalea tensional. Este tipo de dolor de cabeza es causado por tensión muscular en los hombros, el cuello, el cuero cabelludo y la mandíbula. Puede estar relacionado con el estrés, la depresión, la ansiedad, un traumatismo craneal o por tener la cabeza y el cuello en una posición mantenida y poco adecuada. Tiende a darse en ambos lados de la cabeza, pero a menudo comienza en la parte posterior y se propaga hacia adelante, hacia la zona frontal. El dolor puede ser sordo u opresivo, como una banda apretada y es posible que vaya acompañado de dolor y rigidez en los hombros, cuello y/o mandíbula, con hipersensibilidad a la palpación en la exploración física. Cefalea en racimos. Se caracteriza por dolores muy severos estrictamente unilaterales (sólo un costado facial) en región frontal y alrededor del ojo, con una duración de 15 minutos a tres horas, asociados a enrojecimiento ocular o cutáneo-facial, lagrimeo, congestión nasal, sensación de taponamiento de oídos, sudoración frontal o facial, inquietud o agitación… Cefalea numular . Es un dolor continuo de leve a moderada intensidad, presente en una zona bien delimitada, de pequeño tamaño y forma circular o elíptica de la cabeza. El patrón temporal es variable, y se han descrito remisiones espontáneas y exacerbaciones dolorosas. Otros. Puede ser una cefalea atribuida a traumatismos cráneoencefálicos, a trastornos intracraneales vasculares y no vasculares, cefaleas atribuidas a infección sinusal, a administración/supresión de una sustancia, cefalea secundaria a trastorno psiquiátrico… entre otros múltiples ejemplos. ¿Cuál es su causa? No por su elevada frecuencia de aparición está más clara su causa. En la actualidad, el d iagnóstico correcto y el adecuado tratamiento es uno de los desafíos más severos a los que se enfrenta la medicina. En muchas ocasiones, el dolor de cabeza tiene una causa bastante simple , como por ejemplo el hecho de haber trasnochado demasiado, haber ingerido más cantidad de alcohol de la deseable, haber pasado excesivo tiempo expuesto al sol o el estrés ante un examen importante, pero en otras ocasiones es un problema más complejo. Conocer los factores que se considera que predisponen a sufrir una cefalea puede ayudar a evitarla: Genética : muchas personas que sufren migraña cuentan con antecedentes familiares que también la padecen. Los niños también la pueden sufrir. Cambios hormonales : esto explica que, en determinadas etapas de la vida, la migraña sea más común, como es el caso de la etapa de pubertad-adolescencia o durante el periodo menstrual. También puede estar influenciado por la toma de medicación anticonceptiva. Determinados alimentos : alimentos excitantes como el chocolate; alimentos con tiramina como el vino tinto, quesos curados, pescados ahumados o ciertas legumbres; carnes con nitratos o lácteos son algunos ejemplos. Cambios en el ciclo del sueño . Estrés : se pueden producir dolores de cabeza durante la crisis de estrés o, incluso, cuando éste ya ha pasado, apareciendo dolores de cabeza post-estrés. Otros factores: cambios de altitud, de clima, oscilaciones bruscas de temperatura, exposición a luces u olores intensos, deshidratación corporal… Decálogo de estrategias de vida saludable para combatir la cefalea Óptimo descanso . las cefaleas pueden ser la consecuencia de un trastorno del sueño, que puede tratarse. Se trata de dormir las horas suficientes durante la noche (si es posible, ocho horas al día), pero también de garantizar que ese tiempo se invierta en un sueño de calidad. Descansa en una habitación tranquila y oscura y adopta hábitos para descansar bien. Alimentación saludable. Suficiente hidratación corporal , lo que implica beber agua frecuentemente a lo largo del día. Practicar ejercicio físico regularmente . Es el mejor remedio contra el dolor. No sólo atenúa el estrés, sino que rebaja tensiones posturales y mejora la circulación. Además, las endorfinas que se liberan durante el ejercicio físico actúan como una anestesia natural, con un efecto similar al de la morfina. Evadirse . Uno de los objetivos principales para dar carpetazo a la jaqueca es reducir el estrés, aunque sean 10 minutos tan sólo al día. Es posible buscar un momento para ti, meditar o realizar alguna actividad que te guste. Aprender a gestionar el tiempo te ayudará a elevar tu nivel de satisfacción personal. Masajes y aceites esenciales . En las cefaleas provocadas por tensiones musculares o vasculares, los masajes pueden ser útiles para aliviar tensiones en una zona concreta. Los aceites esenciales de menta, albahaca o romero también ayudan a combatir el dolor, y esta propiedad los convierte en un complemento ideal tanto para un masaje como para una actividad de relajación. Práctica de yoga. Algunas posturas de esta modalidad han sido descritas como beneficiosas para el tratamiento del dolor de cabeza. Cabe destacar también el taichí o el mindfulness. Acupuntura e hipnosis. De entre las terapias alternativas, estas dos son las más utilizadas para combatir las cefaleas. No obstante, la SEN advierte de la dificultad para determinar la efectividad real de estas técnicas. Uso del jenjibre . Este producto, al cual se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, puede ser útil en el tratamiento de las cefaleas causadas por el estrés. Se puede tomar en forma de infusión, a la que puedes añadirle miel y/o limón. Fármacos. Analgésicos como el paracetamol, el ibuprofeno o el metamizol se usan de forma recurrente para calmar el dolor de cabeza. No obstante, se aconseja que se consulte al médico para que indique la opción más adecuada en cada caso, pues la automedicación puede comportar problemas sobreañadidos.  Existen otros grupos específicos de medicamentos para el tratamiento de la migraña (siempre bajo supervisión médica) como son los “triptantes”, los antidepresivos, los anticonvulsivos o los antihipertensivos, entre otros. Una medida no farmacológica que puede ayudarte, puede ser, por ejemplo, la aplicación de paños fríos sobre la cabeza durante las crisis.
Conoce Todos los Tipos de Leucemia
Artículo especializado

Conoce Todos los Tipos de Leucemia

¿Qué sucedería si existe una reproducción sin control de las células encargadas de producir los leucocitos?. La respuesta: pues que se originaría una leucemia. Y lo que sucedería no es otra cosa que una gran cantidad de glóbulos blancos, en diferentes grados de maduración, accedería a la sangre. Te explicamos qué es una leucemia y los diferentes tipos que existen . ¿Qué son los leucocitos? Los leucocitos son las células comúnmente llamadas “glóbulos blancos” y forman parte fundamental de las defensas del organismo frente a infecciones externas. Los leucocitos se originan en la médula ósea, que es un tejido esponjoso que se encuentra en el interior de la mayoría de los huesos. En esa zona se originan unas células inmaduras llamadas blastos . Estos blastos sufren un proceso de maduración mediante el cual se acaban transformando en un tipo concreto de leucocitos, como son por ejemplo los linfocitos, o los neutrófilos o los monocitos. Cada uno de ellos tendrá una función particular dentro de la defensa del organismo frente a infecciones. Tipos de leucemia Como ya hemos comentado, dentro de los glóbulos blancos o leucocitos, podemos diferenciar varios tipos. Si la proliferación de células afecta a las células que producirán los linfocitos, hablamos de una leucemia linfática y, por el contrario, si afecta a las células que madurarán a otros tipos de glóbulos blancos (neutrófilos, basófilos, etc.) hablamos de leucemia mieloide. Por otro lado, es muy importante conocer el grado de madurez que tienen las células mutadas que se reproducen sin control. Debemos saber que las células inmaduras (blastos) no tienen poder efectivo frente a las infecciones. En un individuo sano, la gran mayoría de células que circulan por su torrente sanguíneo son células maduras, que están listas para luchar contra las infecciones. En el caso de un individuo con una leucemia, las células que se reproducen sin control van sustituyendo paulatinamente a las células normales que circulan por la sangre. Así pues, si la leucemia va sustituyendo células normales por células inmaduras, el individuo no tendrá capacidad de luchar contra las infecciones y aparecerá una leucemia aguda. Si, por el contrario, la leucemia va originando células maduras, se tratará de una leucemia crónica, en la que el individuo no será tan frágil frente a las infecciones. Así pues, en función del tipo de células que está proliferando y de su grado de madurez, podremos diferenciar 4 tipos de leucemias Leucemia mieloide crónica Qué es Este tipo de leucemia se presenta en personas de mediana edad (habitualmente entre 30-70 años) y está relacionada en el 95% de las ocasiones con una mutación en un cromosoma llamado Cromosoma Philadelphia. Diagnóstico En la mayoría de ocasiones, solemos detectar la existencia de este tipo de leucemia de forma accidental en una analítica de control, puesto que suele ser asintomática hasta que ya se encuentra muy evolucionada. Lo que observamos en la analítica es una elevación muy acusada del número de leucocitos (si un individuo normal no suele tener más de 11.000 leucocitos, un paciente con leucemia frecuentemente sobrepasará los 20.000). Síntomas Cuando la leucemia produce sintomatología, ésta suele ser muy inespecífica, como cansancio, debilidad, pérdida de peso, falta de apetito o sudoración profusa. En algunas ocasiones también se puede detectar una esplenomegalia (aumento del tamaño del bazo). Si no se realiza el diagnóstico en esta fase, en algunas ocasiones la leucemia crónica puede ir progresando hasta desarrollar una leucemia aguda. Esta evolución de la enfermedad no se produce en todos los pacientes y, en caso de producirse, lo hace en un tiempo muy variable, en algunas ocasiones incluso al cabo de varios años tras iniciarse la enfermedad. Una vez existe sospecha de una posible leucemia, se realizan una serie de pruebas que confirmarán el diagnóstico: Hemograma y frotis de sangre periférica: en el que se aprecia un aumento de los glóbulos blancos, con presencia de células inmaduras que no suelen aparecer en individuos sanos, y con disminución de glóbulos rojos. Biopsia de médula ósea: nos dará el diagnóstico definitivo. Se detectará una médula ósea hipercelular, con un incremento de células mieloides muy superior al número de células eritroides (precursores de los glóbulos rojos, que también se producen en la médula ósea). Tratamiento El tratamiento de estos pacientes ha evolucionado mucho en los últimos años. En la actualidad, el primer tratamiento que se ofrece a los pacientes con leucemia mieloide crónica es mediante el uso de fármacos. En gran parte de los casos, estos fármacos consiguen controlar la enfermedad, si bien no consiguen erradicarla por completo y considerar al paciente completamente curado. El único tratamiento curativo es el trasplante de médula ósea, pero dado que se trata de un procedimiento no exento de riesgos, suele considerarse como tratamiento de segunda elección y utilizarse sólo en aquellos casos que no respondan al tratamiento farmacológico. Leucemia mieloide aguda Qué es Es uno de los tipos de leucemia más frecuente, afectando principalmente a personas entre 60-75 años. Se detectan entre 1.000-1.500 nuevos casos en España anualmente. En este caso suele provocar una clínica similar al de la leucemia mieloide crónica, pero dada su rápida evolución, en poco tiempo comienza a presentar síntomas como dolores óseos, hemorragias o problemas de coagulación, esplenomegalia, o aparición de adenopatías, entre otros. Diagnóstico, tratamiento y pronóstico El diagnóstico es similar al de la leucemia mieloide crónica y su tratamiento puede ir desde el uso de quimioterapia a la necesidad de un trasplante medular. El pronóstico es muy variable en función del subtipo de células que estén involucradas. Leucemia linfática crónica Qué es Se produce en personas de edad avanzada, siendo la media de edad en el momento del diagnóstico de 60-70 años. Afecta a alrededor de 1.400 nuevas personas cada año en España. Síntomas En gran parte de los pacientes (75%) no suele producir sintomatología y únicamente provoca un aumento de la susceptibilidad a padecer infecciones. Diagnóstico, tratamiento y pronóstico El diagnóstico es similar al del resto de leucemias y su pronóstico muy variable según el caso, yendo desde casos indolentes que no necesitan ni siquiera tratamiento y que no afectan a la esperanza de vida del paciente, hasta casos agresivos que precisan de tratamiento médico, quimioterapia o incluso trasplante de médula ósea. Leucemia linfática aguda Qué es La leucemia linfática aguda es una enfermedad que suele afectar a los niños, siendo el tipo de cáncer más común entre las personas menores de 20 años. Síntomas La sintomatología es común al resto de leucemias, igual que su diagnóstico. Tratamiento El tratamiento se basa en el uso de quimioterapia y en algunos casos puede precisar de la realización de un trasplante de médula ósea. Pronóstico El pronóstico es muy variable en función del subtipo de leucemia linfática, pero en líneas generales, la supervivencia en niños se sitúa en torno a un 70% comparado con una supervivencia del 30-40% en los adultos.
Bruxismo y su Relación con el Estrés
Artículo especializado

Bruxismo y su Relación con el Estrés

Todos apretamos alguna vez los dientes o hacemos movimientos con ellos como forma de dar salida alguna tensión interna, sin embargo, solo podemos hablar de bruxismo cuando esto ocurre de manera regular e inconsciente o semi-inconscientemente, con riesgo de producir eventual daño a nuestra salud dental . Muchas causas El bruxismo es un frotamiento o tensión excesiva de los dientes sin ninguna función aparente, a diferencia de, por ejemplo, la masticación o los movimientos articulares que se producen para emitir sonidos y/o palabras. Las causas del bruxismo no están claras, pues hay estudios que lo relacionan con trastornos de la ansiedad y que achacan su aparición a episodios depresivos continuados o a la exposición continuada a situaciones de estrés. Sin embargo, también son numerosos los estudios que demuestran que puede haber una predominancia de factores fisiológicos tales como una mala masticación o un trastorno del sueño. Es por ello que se considera que tiene múltiples causas . Tipos de bruxismo Existen básicamente dos modalidades de bruxismo: el diurno y el nocturno.   El bruxismo diurno (BD) es una actividad normalmente semi-voluntaria que la literatura científica asocia al estrés vital que puede ser producido por causas de responsabilidad familiar o de trabajo, es decir, por causas psicosociales. El bruxismo diurno lo padece un 20% por ciento de la población adulta. El bruxismo nocturno (BN), sin embargo, es un comportamiento mandibular definido como estereotipado y repetitivo caracterizado por, como decíamos al principio, tensión y frotamiento dental cuya causa más común es la de un trastorno del sueño, relacionado o no con causas psicosociales.  Este tipo de bruxismo lo sufre entre el 8 y el 16%. ¿Cómo prevenirlo? En primer lugar, es importante que hagamos un chequeo de nuestras vidas : ¿tiene mi forma de vivir algo que ver con esto? ¿Hay algo que pueda hacer para vivir con menos estrés u hostilidad? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa cabe hacer balance y preguntarse ¿el qué? No es una cuestión menor, pues en el momento en que la aparición de un síntoma irrumpe en nuestra vida las alarmas saltan y esto nos pone en la tesitura de tener que buscar respuestas a medida, no hay fórmulas estándar y cuanto más conscientes seamos de nuestra manera de funcionar y de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo, más capacidad desarrollaremos para la armonía y el orden interno. Y esto no es tarea fácil. Dicho esto, vamos a introducir unos elementos prácticos que esperamos sean de utilidad.  Por supuesto, es conveniente también acudir a un especialista en salud buco-dental y/o a uno en trastornos del sueño para confirmar o descartar causa orgánica . El primero puede prescribirnos la utilización de una férula de descarga, en el caso de que se trate de bruxismo nocturno. Revisemos nuestro hábito de sueño Vamos a intentar proveeros de algunos e lementos que te sirvan para iniciar este autochequeo .  Dado que el bruxismo se relaciona en parte con posibles trastornos del sueño revisemos pues nuestros propios hábitos. A continuación, enumeramos algunos elementos para sanear nuestra forma de relacionarnos con el dormir : Acostarse a la misma hora cada día. Hacer la misma rutina antes de ponerse en la cama y apagar la luz. Haber hecho la digestión antes de acostarse, pudiendo así irse a la cama con las necesidades fisiológicas de evacuación realizadas. No haber tomado estimulantes (café, tabaco o alcohol) en las horas previas al momento de acostarse. Haber realizado una actividad sosegada antes de acostarse (lectura, escuchar música relajada, una conversación amable, etc. es conveniente evitar las pantallas (móvil, televisión) por la noche ya que la excesiva exposición nocturna a elementos audiovisuales ha demostrado ser un factor que dificulta el descanso y facilita la aparición de trastornos del sueño. Convendría irse a dormir siempre con la cama hecha y las sabanas limpias, asimismo, es importante utilizar la cama para el descanso o los momentos de intimidad con la pareja, pero conviene abstenerse de otras actividades como pueden ser trabajar, comer, etc. Estas pautas básicas de higiene del sueño deberían ayudarnos autorregular mejor el descanso . Como todos sabemos, hay veces en la vida en la que menos es más y este principio aplica para el acto del buen descansar.   En este párrafo final queremos reiterar la multi-factorialidad causante del bruxismo y la importancia de acudir tanto a especialistas dentales como a especialistas en sueño . En caso de identificar causas psicológicas como la aparición constante de emociones desbordantes o de pensamientos aflictivos es recomendable acudir a un psicoterapeuta para una evaluación y posible tratamiento psicoterapéutico para combinarlo, si es necesario, con los tratamientos médicos.
Tratamiento, Beneficios y Contraindicaciones de la Carboxiterapia
Artículo especializado

Tratamiento, Beneficios y Contraindicaciones de la Carboxiterapia

¿Qué problema estético es uno de los que más preocupan a las mujeres? Sin duda, muchas contestarían que la celulitis . Pues bien, para obtener buenos resultados en este “dolor de cabeza” de tantas mujeres, la carboxiterapia ha demostrado su eficacia. Y la celulitis no es la única aplicación que tiene esta técnica. En qué consiste Se trata de un procedimiento cosmético no quirúrgico , que consiste en la inyección a nivel subcutáneo e intradérmico de dióxido de carbono de uso medicinal. Este procedimiento ha demostrado resultados estéticos favorables en el tratamiento de estrías, reducción de celulitis y mejora de cicatrices hipertróficas y de coloración de ojeras, así como de la flaccidez corporal y facial, rejuvenecimiento de piel de manos y tratamiento de psoriasis. Los pocos efectos adversos, contrastados con los buenos resultados del procedimiento, otorgan un gran grado de satisfacción en los pacientes. Puede aplicarse en tratamientos conjuntos con uso de botox, mesoterapia, tratamientos láser o radiofrecuencia; o para mejora posterior del aspecto corporal luego de una liposucción. Debe aplicarse en pacientes con buena salud, y está contraindicado, a nivel general, realizarse en pacientes con fobia a las agujas, apnea del sueño, enfermedades del tejido conectivo, insuficiencia hepática, respiratoria, renal y cardíaca, diabetes, cáncer, infecciones de la piel, trastornos de circulación, epilepsia, asma activa, estados gripales con fiebre y tos, así como embarazo, o mujeres estando en ciclo menstrual. ¿Cómo funciona? Al inyectarse el dióxido de carbono en forma intradérmica con agujas, se produce una vasodilatación importante e incremento del flujo sanguíneo en la zona de la aplicación, lo cual incrementa localmente la presión de oxígeno. Esta actividad, sumada al descenso del pH del tejido, genera una mayor liberación de hemoglobina. En consecuencia, se eliminan los radicales libres tóxicos que favorecen el envejecimiento del tejido. Todo ello permite obtener tejidos más firmes y sanos, eliminándose células grasas y produciéndose un mayor efecto lipolítico (movilización de grasas). ¿Cuándo dura? La duración del tratamiento se adecúa al morfotipo corporal de cada paciente . Las sesiones se pueden realizar una por día, o por semana, con una duración de dos a 15 minutos, según las zonas a tratar. Se requieren de 10 a 20 sesiones. Aunque no son necesarios ningún tipo de cuidados después, es importante que el paciente se comprometa a llevar una vida sana, acompañada de dieta y ejercicio, para lograr un resultado óptimo.   ¿Qué pasa después? Los efectos secundarios que pueden aparecer en la zona, como hinchazón, pesadez, calor o dolor pueden mejorar tras un masaje local , posterior a la aplicación del tratamiento. Durante las primeras sesiones, el dolor puede ser más intenso, e irá disminuyendo con el paso del tiempo. Si éste continua, deben espaciarse las sesiones de aplicación, así como si aparecen infecciones locales o hematomas. El tratamiento permite obtener efectos de forma inmediata , aunque puede apreciarse un estancamiento del mismo tras la segunda sesión. No hay que preocuparse por este detalle, ya que el mayor efecto se apreciará a partir de la mitad del tratamiento, culminándose en la última. Tras un año de haber finalizado el tratamiento se podrán realizar retoques si fuera necesario. Carboxiterapia y estrías La carboxiterapia tiene mayor efecto durante la primera fase de la producción de estrias (las llamadas estrías violetas), aunque también mejora el aspecto de las estrías viejas (estrías blancas). Produce un aumento de la neovascularización a nivel de las mismas, y estimula una mayor concentración de melanocitos, los cuales repigmentan la estría, y le otorgan un color más rosáceo natural. Asimismo, estimula la producción de colágeno , que mejora el aspecto de las marcas. No obstante, se debe recordar que cada tratamiento depende del estado de la piel individual de cada paciente.  Puede utilizarse en cualquier lugar donde exista una aparición de estrías: pecho, caderas, nalgas, brazos, piernas y muslos. Aunque no requiere cuidados posteriores, puede generarse dolor local, que cede tras la aplicación de masajes. Carboxiterapia facial La carboxiterapia se convierte en un tratamiento efectivo para las pieles envejecidas por el paso de los años y la continua exposición solar . Los efectos que produce son: Estimula la producción de nuevo colágeno, mejorando la elasticidad de la piel. Aumenta de la oxigenación del tejido y el intercambio de gases, junto con la neovascularizacion de los tejidos, y la eliminación de radicales libres tóxicos que potencian el envejecimiento. Reduce el nivel de células grasas, gracias a su efecto lipolítico. Este conjunto de acciones otorga más luminosidad natural a la piel, y pueden realizarse sesiones cada semana, de 10- 15 minutos cada una. El aumento de la vascularización de la piel, a nivel de la decoloración que presentan las ojeras azules, mejora visiblemente la piel de las mismas, desplazando la sangre saturada de toxinas. Debe realizarse una sesión por mes, y las inyecciones deben aplicarse tanto en el plano subcutáneo como intradérmico. Carboxiterapia y celulitis La celulitis consiste en la aparición de pequeños hoyuelos en la piel ocasionados por los depósitos de grasa que existen debajo de ella. Se clasifica en tres grados, donde el tercero implica la aparición de la piel de naranja. El tratamiento con carboxiterapia estimula los receptores asociados a la lipólisis corporal, mejorando la elasticidad y el estado de la piel de naranja característica. Debe realizarse una sesión por día, o por semana, hasta completar las 20 sesiones.   Debe advertirse a la paciente de que no tome baños prolongados durante las primeras 24 horas posteriores, que evite las actividades deportivas y los golpes en la piel. Puede realizarse un retoque al año, y puede combinarse con otros tratamientos, como la mesoterapia.
Qué Debes Saber sobre la Miopía
Artículo especializado

Qué Debes Saber sobre la Miopía

A medida que has cumplido años, has ido sumando dioptrías, ¿por qué? Eres miope y quieres saber si tus hijos también pueden serlo… Son preguntas habituales que intentaremos resolver en este artículo y que interesarán a muchos, pues la prevalencia de miopía en la población es de hasta el 25%. Las ametropías El desarrollo de la visión se produce de forma progresiva desde el nacimiento hasta alcanzar los 8-9 años de edad y, durante este periodo de “plasticidad”, la función visual se caracteriza por ser reversible, es decir, puede volver atrás o regresar. Por esta razón, cualquier anomalía ocular que en el periodo inicial de la vida dificulte el estímulo visual de la retina provocará una detención del desarrollo visual, e, incluso, una regresión de la función existente en el momento de la aparición de la misma.  A este proceso de paro o recesión de la función visual, se le conoce como ambliopía . En el ojo normal, también llamado emétrope, el foco de la imagen se forma en un punto que coincide exactamente sobre la retina, produciéndose una imagen nítida sin necesidad de usar mecanismos de acomodación ocular.  En el ojo con defecto de refracción (ojo amétrope) el foco de la imagen de un objeto del exterior no coincide con la retina, dando lugar a una imagen poco nítida y hace necesaria la aparición de fenómenos de acomodación ocular para conseguir que esa imagen se vuelva nítida. Las ametropías pueden ser la hipermetropía, la miopía o el astigmatismo. ¿Qué pasa en el ojo miope? Por el mayor tamaño del globo ocular del que sería deseable, los rayos luminosos que inciden en el ojo miope, procedentes de un objeto situado en el infinito, se enfocan por delante de la retina y, por tanto, formando una imagen borrosa . Contrariamente a lo que ocurre en el ojo hipermétrope, en el miope el mecanismo de acomodación no compensa el defecto de visión y, al no disponer de ningún otro mecanismo compensatorio que contrarreste el defecto de refracción, la agudeza visual del ojo disminuye claramente en la visión de lejos. El niño ve mal aunque los defectos sean leves (-0,5 a 1 dioptría). Tipos de miopía Existen distintos tipos diferenciados de miopía: La miopía benigna o simple : afecta al 10% de la población y suele aparecer en edad escolar. Va aumentando gradualmente para detenerse al terminar la etapa de crecimiento.  Su evolución es benigna y no suele superar las 5-6 dioptrías. La miopía maligna o degenerativa : representa entre un 1% y un 4% de los miopes. Suele iniciarse muy precozmente y aumentar a lo largo de toda la vida. Generalmente es superior a 6 dioptrías. Se trata de una enfermedad degenerativa de la retina. La miopía transitoria del lactante : es poco frecuente y se debe a una excesiva curvatura natural, propia de los primeros años de vida, en la córnea y el cristalino, que se va aplanado de forma espontánea a medida que uno crece. Con ello, se consigue que el defecto llegue a corregirse parcial o completamente. La miopía secundaria : se produce como consecuencia de otra enfermedad (un glaucoma congénito, por ejemplo). Causas En general, las ametropías tienen un origen hereditario multifactorial , aunque se expresa de forma muy diferente en cada persona. Por lo tanto, debe descartarse, siempre, que existan antecedentes familiares de este tipo de patologías. La causa más frecuente de miopía es la debida a una longitud axial del globo ocular (una longitud antero-posterior del ojo) más grande de lo normal. Con menos frecuencia, se produce por la existencia de mayores curvaturas de las que serían deseables en la córnea o el cristalino, entre otros motivos. Síntomas Se produce una disminución de la agudeza visual lejana (“de lejos”), con buena visión próxima (“de cerca”). Los miopes suelen hacer guiños de párpados para mejorar la agudeza visual, lo cual puede ocasionar dolores de cabeza. También es muy frecuente el enrojecimiento ocular y la blefaritis crónica (inflamación de los párpados). En la miopía maligna se pueden hallar alteraciones en la prueba del fondo de ojo, como lesiones degenerativas en la retina más periférica predisponentes al desprendimiento de retina, o bien hemorragias. La escuela es donde los defectos visuales se manifiestan de forma evidente, ocasionando un bajo rendimiento escolar. Cómo se diagnostica El diagnóstico de los defectos de refracción deberá ser realizado por el oftalmólogo . Desde la consulta del pediatra se deberá derivar al niño al especialista ante la sospecha de la existencia de alguno de estos defectos oculares. La determinación de la agudeza visual mediante métodos subjetivos es posible a partir de los tres años de edad. Son pruebas o métodos subjetivos , los llamados “ optotipos ” (objetos/dibujos/letras) que deben situarse a cinco metros de distancia del niño y, a ser posible, en un ambiente con condiciones de buena iluminación y con el niño lo más tranquilo posible. Algunos de ellos son los “optotipos de Allen” o los “optotipos de Pigassou”, que se explorarán primero haciendo que el niño mire con ambos ojos y posteriormente con cada ojo por separado.  También puede ser utilizada a partir de los cuatro años de edad la clásica prueba de la “E de Snellen”: se presentan diversas letras “E” en diferentes posiciones y de distintos tamaños y el niño debe identificar su posición señalando con los dedos o colocando una “E” grande a su lado en la misma posición. Con esta exploración simple se pueden diagnosticar fácilmente todas las miopías , ya que éstas cursan con una clara disminución de la agudeza visual, siendo claramente necesaria la colaboración del paciente. Además de todo lo especificado, el oftalmólogo, previa administración de colirios que tienen la finalidad de provocar la parálisis medicamentosa del sistema de acomodación ocular, puede realizar pruebas como la llamada “esquiascopía”, sin precisar respuestas del paciente a pruebas subjetivas. Es muy importante tener presente que la agudeza visual del niño pequeño no está completamente desarrollada y que los resultados, por tanto, podrán variar con el paso del tiempo . Tratamiento La corrección óptica de las ametropías se realizará con lentes esféricas o cilíndricas , que pueden ser positivas (convexas) o negativas (cóncavas), dependiendo del defecto de refracción a tratar. En el caso concreto de la miopía, el tratamiento se basa en la aplicación de cristales correctores negativos (divergentes, cóncavos). En los niños más pequeños y en defectos importantes se recomienda el uso de las gafas todo el día para asegurar el buen desarrollo visual. Los niños más mayores y con miopías leves pueden utilizar las gafas solamente para la visión lejana. En la miopía maligna deben realizarse controles periódicos de fondo de ojo. Qué pronóstico tiene Respecto a la evolución de los defectos de refracción (ametropías) en general, aunque no siempre se cumple, se puede admitir que el ojo del niño es hipermétrope en el momento del nacimiento y tiende hacia la normalidad (la emetropía) durante la etapa del crecimiento y desarrollo , sin acabar de conseguirla con plenitud, ya que el patrón refractivo del ser humano es ligeramente hipermétrope.  Partiendo de este esquema evolutivo, las hipermetropías tienden a mejorar con el paso del tiempo, las miopías empeoran y los astigmatismos se mantienen relativamente estables. Conforme el niño crece, la miopía tiene a crecer por el aumento de tamaño del globo ocular, generalmente hasta pasados los 20 años. En la miopía maligna, puede ir aumentando durante toda la vida. En general, se dice que la ambliopía es recuperable hasta los cinco años, difícilmente se recupera a partir de esta edad y es prácticamente irrecuperable a partir de los 9-11 años. Por esta razón tiene tanta importancia llevar a cabo la detección y tratamiento precoz de las anomalías que pueden causar ambliopía (defectos de refracción, opacidades, estrabismos, etc.). En la época de aprendizaje escolar, si mejora el rendimiento visual, paralelamente mejora el rendimiento escolar . El porcentaje de defectos de refracción que se detectan entre los niños más avanzados y los más atrasados en la adquisición de contenidos dentro de una misma aula, evidencian que entre los que presentan más dificultades hay un tanto por ciento más elevado de defectos de refracción que en el grupo de los más avanzados.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes