Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Artículos Especializados

Artículos Especializados

La Salud y los Alimentos Transgénicos
Artículo especializado

La Salud y los Alimentos Transgénicos

Ya hace más de 30 años que los alimentos transgénicos conviven junto con otros alimentos provenientes de la agricultura convencional y, en todo este tiempo, los organismos modificados genéticamente (OMG) han sido motivo de controversia por cuestiones relativas a la alimentación y la agricultura o por cuestiones de salud . Por ello, científicos, sanitarios y grupos ecologistas han mostrado posicionamientos contrapuestos . Consecuentemente, a día de hoy, todavía muchos dudamos acerca de la inocuidad de este tipo de alimentos ya que su aparición en la industria alimentaria está rodeada de mitos y argumentos que no suelen tener en cuenta evidencias científicas unánimes. En este contexto, es necesario tener claro qué son realmente los OMG’s y sus repercusiones en nuestro organismo. ¿Qué es un alimento transgénico? Los alimentos modificados genéticamente (AMG) o lo que, comúnmente conocemos como alimentos transgénicos, son aquellos que contienen o están compuestos por organismos modificados genéticamente (OMG) o han sido producidos a partir de ellos . Asimismo, podríamos definir un OMG como aquel organismo que posee uno o más genes diferentes de su gen originario, es decir, un organismo con una combinación de material genético obtenido mediante la aplicación de la biotecnología. El propósito de este tipo de modificaciones genéticas va desde aumentar la productividad de los cultivos , haciéndolos más resistentes a plagas, bacterias, virus o condiciones ambientales agresivas (sequías, vientos, etc.) hasta conseguir una composición nutricional incorporando a su estructura genética micronutrientes determinados como en el caso del arroz dorado , enriquecido con vitamina A. No obstante, ante estas novedades, el consumidor final se plantea cuestiones vinculadas a la presencia de OMG’s, tanto de tipo ambiental, ético o de seguridad alimentaria, aspecto que trataremos a continuación. ¿Son los alimentos transgénicos seguros para la salud? Tras revisar y analizar todos los estudios disponibles sobre el impacto de los OMG en la salud, no se ha encontrado ni un solo caso reportado en la literatura médica internacional que pruebe que el consumo de alimentos modificados genéticamente dañe la salud de alguna manera. De hecho, para garantizar la inocuidad de dichos alimentos, los países examinan normas y medios para evaluar los riesgos de los OMG’s, basándose en el concepto de equivalencia sustancial , la cual reconoce que el objetivo de la evaluación no es establecer una inocuidad absoluta sino determinar si el alimento modificado genéticamente es tan inocuo como su homólogo tradicional.  Si se estima que el alimento derivado de un OMG es sustancialmente equivalente a su homólogo , significa que es tan inofensivo como éste. Si no es así, deberán realizarse nuevos ensayos antes de su salida al mercado. De esta forma, sólo pueden comercializarse este tipo de alimentos si han pasado estrictos controles, aún más rigurosos que los de los productos convencionales sin OMG’s. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encarga de evaluar los principales riesgos de los alimentos que contienen OMG’s: que no sean tóxicos , que no originen alergias , que el gen insertado sea estable (evitando el desplazamiento de genes de vegetales genéticamente modificados a cultivos convencionales), los efectos nutricionales y cualquier posible efecto no deseado . ¿Cómo reconocer la presencia de OMG’s en el etiquetado de productos? Entre los alimentos transgénicos más comunes se encuentran la soja, carne, maíz, patata, trigo, arroz, café y tomate, aunque la mayoría de los OGM que entran en Europa o se producen en España (como el maíz BT), se destinan a alimentación animal.  De hecho, la mayor parte del pienso con el que se alimentan las vacas y los cerdos que nos comemos procede de soja y maíz genéticamente modificados. En cualquier caso, el criterio de la Unión Europea con respecto al etiquetado de productos obtenidos por métodos biotecnológicos recoge la obligación de mencionar la presencia de OMG’s en un alimento cuando su presencia es igual o superior al 0,9% de su composición, y especificando en la etiqueta las siguientes expresiones: “ modificado genéticamente” o “producido a partir de [nombre del ingrediente] modificado genéticamente ”. ¿Entonces, pueden aportar los OMG’s algunas ventajas para la salud? La modificación genética ofrece la oportunidad de: Aumentar la tolerancia a herbicidas , como es el caso de la soja resistente al glifosato. Reducir las intoxicaciones con pesticidas ya que los OMG’s son resistentes a plagas. Por ejemplo, el maíz modificado genéticamente con BT, que es resistente a los ataques de hongos productores de toxinas, se ha asociado con una disminución de la contaminación con micotoxinas (sustancias carcinógenas). Disminuir o eliminar los alérgenos proteínicos que están presentes en determinados alimentos, como por ejemplo, la leche humanizada hipoalergénica (útil en neonatos sensibles a las proteínas de la leche de vaca) o el trigo transgénico sin gluten (apto para celíacos). Introducir nutrientes en un cultivo para obtener un alimento que ayude a minimizar déficits vitamínicos de regiones concretas, por ejemplo, el arroz dorado tipo II. Este tipo de arroz modificado genéticamente para que contenga elevados niveles de betacarotenos (precursores de vitamina A) ha permitido que su cultivo evite millones de casos de ceguera en zonas donde predominaba la xeroftalmia por un déficit de vitamina A. Más allá de la salud: ¿qué consecuencias tienen los OMG a nivel socioeconómico? Aunque los argumentos de los OMG’s en cuanto a sus posibles beneficios sobre la salud hayan sido respaldados por sociedades científicas , existen motivos políticos y éticos que pueden justificar el hecho de evitar su consumo. Esto se debe a que, como los cultivos de OMG sólo dependen de los suministradores de las semillas transgénicas (grandes grupos empresariales), ello conlleva también una dependencia absoluta de los campesinos que están a merced de estos productores de semillas. Esto supone una pérdida de la soberanía alimentaria y un modelo de producción que anula la autonomía del pequeño agricultor .
Consecuencias de Tener Piedras en la Vesícula
Artículo especializado

Consecuencias de Tener Piedras en la Vesícula

Podemos tener piedras en la vesícula y no sufrir síntomas evidentes por lo que seguimos haciendo vida normal sin plantearnos que algo puede ir mal. En ocasiones, sin embargo, si esas piedras no se disuelven pueden ser la causa de fuertes ataques dolorosos, que médicamente se conocen como cólicos biliares. Pero, ¿qué es la vesícula y por qué se forman estas piedras? ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. La vesícula biliar es un pequeño órgano , con forma de pera, ubicado justo debajo del hígado, que almacena y concentra la bilis, secretada por el hígado. Al ingerir alimentos, ésta es expulsada a través de los conductos biliares hacia el intestino delgado facilitando la digestión de las grasas. Cuando se acumulan sustancias dentro de la vesícula biliar debido a que la bilis no las puede disolver, se forman depósitos sólidos o cálculos conocidos como “piedras”. Por lo general, son inofensivos, pero pueden llegar a provocar molestias como dolor o cólico, náuseas e incluso inflamación, llegando a veces a ser necesaria la extirpación o colecistetomía. Prestar atención a la dieta es muy conveniente en estos casos para evitar estos síntomas y aliviar las molestias digestivas que se puedan derivar. Los cálculos se clasifican según su composición. Destacan dos tipos principalmente: Cálculos compuestos de colesterol : se forman por anomalías en el metabolismo de las sales biliares y del colesterol. Son los más frecuentes y suponen el 75% de los casos en los países occidentales. Estos cálculos son de color amarillo y su aparición está relacionada con la cantidad de grasa ingerida a través de la alimentación. Entre los factores de riesgo que se relacionan con su aparición destacan principalmente los que se denominan, en EEUU, como las 4 efes (The Four F): obesidad o sobrepeso (FAT), edad entorno a los 40 años (Forty), sexo femenino (Female) y edad fértil (Fertility).  También favorecen la aparición de cálculos, la toma de anticonceptivos orales, la terapia hormonal con estrógenos, la herencia hereditaria, seguir dietas pobres en fibra y ricas en grasas o la pérdida brusca de peso. Además, algunas enfermedades están relacionadas con la aparición de cálculos (dislipemia por exceso de triglicéridos o bajo nivel de HDL” colesterol bueno”, diabetes mellitus o enfermedad de chron). Cálculos compuestos de bilirrubina : se denominan pigmentarios y se forman por anomalías en el metabolismo de la bilirrubina (pigmento presente en la bilis). Se presentan cuando los glóbulos rojos se están destruyendo y hay demasiada bilirrubina en la bilis. Suponen el 25% restante de los casos en países occidentales. Los factores de riesgo que se relacionan con su aparición son aún desconocidos por su complejidad, a menudo están relacionados con sobreinfecciones en la vesícula biliar y en los conductos biliares. Los cálculos pigmentarios no están relacionados con los hábitos alimentarios. El papel de la dieta en caso de piedras en la vesícula En ambos casos, las recomendaciones dietéticas que hacemos en consulta van dirigidas a favorecer el reposo del órgano y con ello evitar los síntomas agudos del cólico biliar y aliviar las molestias digestivas . Por tanto, la alimentación a seguir debe ser variada, pobre en grasas y colesterol, y fraccionada en cinco tomas diarias, de manera que se eviten las comidas copiosas ya que influyen en el desarrollo del episodio biliar. También se recomienda comer pausadamente y reposar después de las comidas para facilitar la digestión. Además, se aconseja: Reducir la ingesta de grasa , teniendo en cuenta que las grasas vegetales crudas (aceite de oliva, y semillas como girasol, maíz y soja) se toleran mejor que las fritas y que las de origen animal (es muy importante limitar el aporte de colesterol). Para cocinar mejor optar por cocciones que añaden poca grasa y mejoran la digestibilidad de los alimentos (vapor, horno, plancha, salteado y rehogado con poco aceite) Los hidratos de carbono deben ser fundamentalmente complejos (pan, pasta, arroz, maíz, avena) evitando al máximo los azúcares simples (azúcar de mesa, mermelada, miel) ya que se asocian a un mayor riesgo de cálculos biliares. Leer el etiquetado de los alimentos para evitar el azúcar oculto. La dieta debe aportar una cantidad adecuada de fibra insoluble (salvado de trigo, arroz integral, pasta integral, pan integral) para evitar el estreñimiento y fibra soluble (fruta, legumbres y verduras) por su efecto hipocolesterolemiante (disminuyen la absorción de colesterol a nivel intestinal) Reducir al máximo aquellos alimentos y bebidas que estimulan la contracción de la vesícula como los alimentos flatulentos o productores de gas (col, coliflor, coles de Bruselas, repollo, alcachofa, cebolla, pimiento crudo) y las bebidas con gas o carbonatadas. También se aconseja evitar aquellos que estimulan las secreciones digestivas (café, té, mate, cacao), las bebidas alcohólicas y el zumo de naranja en ayunas porque provoca un vaciamiento brusco de la vesícula biliar. En caso de estar en sobrepeso u obesidad se debe corregir la ingesta calórica de forma gradual para conseguir un peso saludable evitando el ayuno, por estar relacionado con una mayor incidencia de litiasis biliar. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Alimentos aconsejados y desaconsejados en caso de piedras en la vesícula Para concretar las recomendaciones anteriores, recogemos en una tabla los alimentos que si están permitidos y aconsejados en caso de piedras en la vesícula porque suelen tolerarse bien y los que, por el contrario conviene consumir con moderación o evitar. ALIMENTOS QUE SUELEN TOLERARSE BIEN LECHE Y DERIVADOS Leche descremada en pequeñas cantidades y aumentando progresivamente o sino bebidas vegetales (soja, almendra, avena o arroz) Quesos frescos desgrasados (0% MG) Yogur natural (sin azúcar añadido) PURÉS y SOPAS Puré de patatas, patatas cocidas, al horno… Puré de legumbres Sopa de caldo vegetal, de tapioca, arroz blando, fideos o pasta Papillas de harina de avena, de maíz, etc. PASTA ALIMENTICIA Tallarines, macarrones, fideos etc…refinados alternando con integrales CARNES Carnes no grasas: ternera, pollo sin piel, pavo sin piel, caballo, conejo,.. Jamón magro, poco salado o cocido, fiambre de pollo y pavo PESCADOS Pescado blanco: lenguado, merluza, pescadilla, rape, lubina etc., cocidos en agua, sazonados con un poco de aceite o limón, a la parrilla sin tostar en exceso o ligeramente rebozados con una capa de pasta FRUTAS Frutas maduras, asadas, cocidas o en forma de compota VERDURAS Y HORTALIZAS Todas en general. Se suelen tolerar mejor cocidas y en forma de puré. Evitar las más flatulentas (col, coliflor, repollo, coles de brusela, alcachofas, cebollas y pimiento en crudo) PAN Y GALLETAS Pan blanco, pan integral. Evitar recién horneado porque fermenta en el estómago y sienta mal TIPOS DE COCCIÓN Con poca grasa incorporada Sin freír Crudos, parrilla, hervidos, plancha sin tostar en exceso, vapor, papillote, salteado con poco aceite… ESPECIAS Siempre que no sean irritantes o picantes no hay problema ALIMENTOS GRASOS QUE DEBEN TOMARSE CON MODERACIÓN CARNES Y DERIVADOS Se debe eliminar la grasa visible Carnes grasas: cordero, cerdo, sesos… PESCADOS El pescado azul o pescado graso: debe vigilarse la cantidad HUEVOS La grasa está únicamente en la yema, se puede iniciar tomando tortilla de dos claras y una yema y observar tolerancia. GRUPO DE ALIMENTOS GRASOS El aceite crudo se tolera mucho mejor que el aceite de fritura que es desaconsejable. El aceite crudo debe repartirlo a lo largo de todo el día y no mucho a la vez. Se aconseja añadirlo una vez cocinado el alimento. Los frutos secos grasos deben consumirse con moderación, 3-4 unidades pueden tomarse con ensaladas, como merienda… se desaconseja mucho de golpe. El aguacate y las aceitunas también deben consumirse con moderación ALIMENTOS GRASOS A EVITAR Cacao (chocolate). La leche entera y sus derivados. Todos los quesos, excepto los desgrasados (0%MG)  contienen grasas y colesterol, por tanto están desaconsejados. Embutidos grasos y preparados cárnicos Marisco: el marisco es bajo en grasa pero está desaconsejado en un inicio por el nivel de colesterol. Se aconseja probar tolerancia individual porque suelen tolerarse bien. Los crustáceos (gambas, langostinos, cigalas, bogavantes y langosta) son los que tienen mayor cantidad de colesterol y se recomienda no aprovechar la cabeza porque es donde se encuentra la mayor parte del colesterol. Las margarinas vegetales y las mantequillas están desaconsejadas. Y también: Alcohol: vinos fuertes y licores o destilados Tabaco Salsas, especias y picantes. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Causas y Soluciones del Pie Zambo, Cavo y Plano
Artículo especializado

Causas y Soluciones del Pie Zambo, Cavo y Plano

Tres de las deformidades más frecuentes del pie infantil son el pie zambo, el pie plano y el pie cavo . La más común en adultos es el pie plano, con una incidencia aproximada del 20% de la población. Por ello se recomienda una revisión por el podólogo. ¿Te habías fijado alguna vez en tu bóveda plantar? Dedícale cinco minutos, por favor. Sobre el pie… El pie es el encargado de soportar todo el peso del cuerpo y ayuda a la propulsión y a la amortiguación durante la marcha y la carrera. Además de los movimientos hacia arriba y abajo (flexión dorsal y plantar, respectivamente) puede tener movimientos laterales, hacia adentro o hacia afuera (supinación y pronación respectivamente). En el pie recae el peso del esqueleto, concretamente en la parte posterior del calcáneo, por ello el pie humano y el tobillo son una fuerte y compleja estructura. Hay tres edades claves durante la vida en las que se pueden desarrollar con más frecuencia, deformidades del pie: Desde el nacimiento hasta los dos años. Durante la adolescencia . En la edad senil. Cualquier parte anatómica del pie puede sufrir malformaciones o deformidades. Las causas de las deformidades pueden ser congénitas (presentes en el nacimiento) o adquiridas (por diferentes causas como lesiones neuromusculares, traumatismos, malos hábitos, calzado incorrecto, enfermedades reumáticas, sobrepeso…). Una de las deformidades adquiridas más común es el juanete. La mayor parte de las deformidades son congénitas, debidas a factores hereditarios o ambientales, estas deformidades afectan al desarrollo en el momento del nacimiento, por ejemplo, el pie zambo. Las tres deformidades más frecuentes El pie zambo es una deformidad del pie en posición invertida (mirando la planta hacia dentro, a semejanza del extremo de un palo de golf ); el pie plano es un pie con aplanamiento de la bóveda plantar, mientras que el pie cavo es un pie con elevación de la bóveda plantar (como una garra). Vamos a profundizar un poco en cada uno de ellos. Pie zambo (también llamado Equinovaro) Es la deformidad del pie más común y es el doble de frecuente en varones. Se trata de una lesión bilateral en 50% de los casos, y puede acompañarse de otras malformaciones como displasia congénita de cadera, alteraciones neurológicas o alteraciones viscerales. Si la deformidad se presenta en ambos pies y es muy marcada , las plantas de los pies quedan enfrentadas la una contra la otra. Si esta deformidad no se corrige antes de iniciar la marcha el niño aprenderá a caminar apoyando el borde externo del pie.  Por ello, requiere un tratamiento muy precoz, casi podría decirse urgente para evitar posibles secuelas. Lo ideal sería tratarlo en las primeras 48 horas de vida. El diagnóstico es fundamentalmente clínico ya que es una deformidad muy característica. Deberemos valorar la reductibilidad (si pasivamente podemos alinear el pie en su posición anatómica), dado que ello implica mejor pronóstico. La radiografía aporta poca información. En estos casos la ecografía será más útil. Es fundamental una corrección precoz (el 90% son reducibles), tras la cual se procede a la inmovilización con yeso o vendaje. Tras la corrección precoz (dos o tres meses) se sustituye el yeso por aparatología ortopédica externa. En caso de tratarse de un caso irreductible deberá optarse por el tratamiento quirúrgico, recomendado a partir de los seis meses de vida. Durante el crecimiento se realizarán radiografías de control para el seguimiento evolutivo Pie plano Es característica la disminución de la altura de la bóveda , que se traducirá en una deformidad y/o una alteración de la marcha (apoyan toda la planta del pie al caminar). La bóveda plantar es demasiado baja o está desaparecida, creando un área de máximo contacto de la planta del pie con el suelo. En niños de tres a 10 años es muy frecuente el pie plano laxo infantil . Esta alteración se debe a la laxitud ligamentosa y suele corregirse pidiéndole que se ponga de puntillas o elevando pasivamente el dedo gordo. El tratamiento es conservador en la mayoría de casos. Menos del 5% de los niños requieren tratamiento quirúrgico. Hasta los tres o cuatro años, todos los niños tienen aparente pie plano, esto se debe a la grasa existente a nivel de la bóveda plantar, pero realmente no es un pie plano. La ejercitación del pie mediante ejercicios específicos, como andar de puntitas y andar descalzo en terreno irregular o arena puede facilitar la formación de los arcos durante la niñez, proceso que generalmente se manifiesta entre los cuatro y seis años de edad. Niños con arcos planos muchas veces desarrollan arcos normales durante su crecimiento. Debemos explorar con un podoscopio , para valorar la bóveda y las zonas de apoyo. También es muy útil el fotopodograma (sobre una placa velada, se apoya el pie impregnado en líquido de revelado), donde puedo ver las huellas de la planta del pie y así saber cuánto del mismo apoya. Es muy grave si se marca toda la planta, y aún más si los bordes del pie están muy marcados. La radiografía lateral valora muy bien el grado de aplanamiento de la bóveda. Nunca debe hacerse contención con botas rígidas que inmovilicen el tobillo . Lo recomendable es usar un zapato flexible, de punta ancha (para que los dedos se puedan mover) y talón rígido (corrige la desviación de talón). Como mucho, a veces hay que recurrir a las plantillas u órtesis pero nunca antes de los cuatro años. Pie cavo ¡Ojo! Siempre que veamos un pie cavo hay que ver si hay una alteración neurológica (se asocian con mucha frecuencia a espina bífida no detectada) aún en sus formas más leves. Este pie se caracteriza por una elevación de la bóveda plantar que ocasiona alteraciones de la marcha, que estará invertida: primero se apoya la parte anterior (en lugar del talón). Los dedos pueden quedarse en forma de garra o flexionados hacia adentro, lo que disminuye el tamaño del pie. El talón estará desviado hacia dentro (talón en varo) Estos niños suelen tener problemas con el calzado , desgastado irregularmente y mucho más por delante. La corrección de este pie pasa por la cirugía en la mayoría de casos . Pero algunos casos, poco pronunciados, son tratados de forma conservadora recomendando zapatos holgados (para evitar el roce lo máximo posible) y ejercicios de estiramiento. Es muy importante la valoración de este tipo de pie mediante el test de Coleman que determina si el retropié de estos pacientes es flexible o fijo. Puedes visualizar esta maniobra con un tutorial. Ahora te lo detallo : estando el paciente de pie, se coloca un bloque de madera de unos 2’5-4 cm. de espesor en el suelo y se le indica que suba un pie encima dejando el talón y el borde lateral del antepié apoyados sobre el bloque y quedando el borde interno del antepié fuera del bloque.  Entonces observamos la posición que adopta el retropié respecto al antepié. Si al realizar la maniobra, el retropié (que en estos pacientes está en posición de varo) adopta una posición compensatoria diremos que es un retropié flexible. Por el contrario, si la posición del retropié en varo es primaria, no se modificará tras la realización de la maniobra, siendo un retropié rígido (de más difícil corrección). Nos marcará la conducta terapéutica a seguir. ¿Qué otras deformidades de pie son relativamente frecuentes? Pie varo: están en rotación interna y normalmente en supinación (inversión). Orientan la planta del pie hacia dentro, apoyando el borde externo y los últimos dedos para caminar. Pie valgo : en rotación externa y en pronación o eversión. El talón mira hacia afuera y se orienta hacia afuera Apoyo en el borde interno. Pie equino : Los pies se encuentran en flexión plantar (recuerdan la forma de pie de un caballo). Cuando camina apoya la región anterior del pie o metatarso (marcha de puntillas) y el talón no entra en contacto con el suelo. Pie talo : Deformidad del pie en la que se produce una flexión dorsal, de forma que, al apoyar el pie en el suelo, únicamente contacta el talón, permaneciendo levantado el antepié (como si anduviera de talones).
Qué Es la Paniculitis
Artículo especializado

Qué Es la Paniculitis

Las paniculitis son diferentes procesos que se caracterizan por inflamar la grasa que hay debajo de la piel . Son más frecuentes en las mujeres que en los hombres (seguramente por la diferente distribución de la grasa). En general, producen enrojecimiento, dolor y bultos que suelen afectar sobre todo a las piernas. Existen diferentes tipos según la forma de producirse la inflamación, y algunos pueden asociarse con enfermedades que pueden producir inflamación en otros órganos. ¿Cuál es la paniculitis más frecuente? La paniculitis más frecuente se llama eritema nudoso. Es una enfermedad que se manifiesta en forma de bultos en las espinillas (la cara anterior de las piernas), muy dolorosos, que parecen golpes o hematomas. En la mitad de los casos, el eritema nudoso es una enfermedad sin una causa conocida. En el resto de los casos, se puede ver asociado a enfermedades internas (amigdalitis, sarcoidosis o tuberculosis, por ejemplo), o al consumo de algunos medicamentos, como los anticonceptivos orales. En algunos casos puede aparecer en mujeres embarazadas. ¿Qué otras paniculitis existen? Otra forma de paniculitis algo menos frecuente es el eritema indurado de Bazin , que se manifiesta en la cara posterior de las piernas con bultos dolorosos que acaban abriéndose, formando llagas y costras, a diferencia del eritema nudoso. Suele aparecer en personas que han estado en contacto con tuberculosis. Para estudiarla es necesario una biopsia profunda de la piel, radiografías de pulmón, y otras pruebas para descartar tuberculosis presente o pasada. Otras paniculitis más raras pueden tener que ver con enfermedades internas de otros órganos , como la pancreatitis (paniculitis pancreática), la mala circulación venosa o la tromboflebitis (paniculitis esclerosante, que acaba deformando y endureciendo las piernas en las personas mayores), o algunas infecciones, como ciertas micosis profundas. El lupus puede provocar una paniculitis llamada “lúpica” que ocasiona bultos en la grasa de las mamas o el abdomen. Característicamente, cuando baja la inflamación quedan zonas hundidas como agujeros donde la grasa se ha destruido y atrofiado. Esta forma de paniculitis no suele asociarse con los lupus graves, sino con los que no tienen afectación de otros órganos. ¿Existen paniculitis asociadas a cánceres? Existe un tipo de linfoma (cáncer de las células de la sangre) que puede simular una paniculitis , en forma de bultos en las piernas, y es importantísimo diagnosticarlo para instaurar un buen tratamiento y prevenir la extensión del linfoma. ¿Cómo se diagnostican? Algunas paniculitis pueden diagnosticarse con la simple exploración clínica , pero en otras es necesario realizar una biopsia profunda , obteniendo un poco de piel y grasa para analizarla en el microscopio. Una alternativa o un complemento a la biopsia puede ser una exploración mediante ecografía, que no necesita de anestesia ni de curar una herida en la piel con puntos de sutura. Además, puede ser necesario descartar las infecciones mediante cultivos en el laboratorio, u otras pruebas. Si cabe descartar enfermedades como la tuberculosis o la sarcoidosis, el médico puede necesitar una radiografía del tórax u otros tests. En el caso de paniculitis asociadas a tromboflebitis o mala circulación venosa (varices) puede ser necesaria una consulta al cirujano vascular para practicar pruebas como el Doppler y valorar el grado de afectación de las venas de las piernas. ¿Cómo se tratan? En la mayoría de las paniculitis será de ayuda el reposo en domicilio, con las piernas elevadas. Una paniculitis no cura si no se realiza el reposo adecuado. Su médico le recetará medicamentos que controlen la inflamación de la grasa, en función de cada tipo de paniculitis. En algunos casos, antiinflamatorios simples como el ibuprofeno o el naproxeno pueden ser suficientes. En otros casos, un medicamento muy empleado es el yoduro potásico. En las paniculitis esclerosantes asociadas a la mala circulación venosa y a las tromboflebitis puede ser necesario emplear medicamentos anticoagulantes para evitar la formación de trombos o coágulos. Además, cada tipo de paniculitis tendrá un tratamiento específico y en función de si constituye una parte de otra enfermedad, como la sarcoidosis o la tuberculosis.
Qué Debes Saber sobre las Paperas
Artículo especializado

Qué Debes Saber sobre las Paperas

Muchos identificamos las paperas con la inflamación de la zona próxima a las mandíbulas. Y es que el virus que provoca las paperas puede infectar muchas partes del cuerpo pero lo hace especialmente en las glándulas salivares parótidas , que son las que se encuentran en la parte posterior de ambos pómulos, en las áreas comprendidas entre las orejas y la mandíbulas, cuya misión es la producción de saliva. Cuando una persona tiene paperas, estas glándulas se inflaman y se vuelven dolorosas . Incubación y contagio Las paperas o parotiditis es una enfermedad infecciosa producida por un virus del grupo Paramixovirus, que predomina en invierno y primavera. Su periodo de incubación es de 14 a 24 días y el contagio abarca desde 24 horas antes del inicio de la tumefacción o inflamación de la glándula parótida hasta tres días después de su desaparición. La transmisión se produce a través de partículas de saliva llamadas Pflügge. Ayer y hoy Esta enfermedad se identificó hace ya varios siglos y fue muy extendida hasta la aparición en 1967 de la vacuna antiviral XRP que contiene virus vivos atenuados de sarampión, rubeola y paperas. Desde su aparición, el número de casos se ha reducido en menos de 1000 al año y las  epidemias son prácticamente inexistentes. En la actualidad, la enfermedad se más frecuentemente entre los 5 y 14 años . Los casos de adultos jóvenes infectados han ido en aumento progresivo durante los últimos 20 años. El primer año de vida del bebé es prácticamente indetectable. Una vez se contrae la enfermedad la probabilidad de reinfección es prácticamente nula aunque existen otras causas de inflamación de la glándula parótida que puede hacernos pensar que el paciente ha pasado la enfermedad más de una vez. ¿Qué síntomas da? Fase inicial o prodrómica : rara en niños. Cursa con fiebre superior a 39ºC, dolor de cabeza, dolor muscular, mal estado general y pérdida del apetito. Fase de estado : empieza con dolor y tumefacción en una o ambas regiones parotidias ya descritas. Pueden verse afectadas ambas, inflamándose una durante varios días antes que la otra o inflamarse solo una. Esta fase dura de uno a tres días y es poco frecuente la afectación de otras glándulas salivares. La inflamación se aprecia mejor mirando que palpando al paciente ya que incluso llega a borrar el ángulo mandibular. La zona inflamada es sensible y dolorosa al tacto, y es un dolor que aumenta con la ingesta de líquidos ácidos. La inflamación de la laringe y el paladar blando, así como la tumefacción de las glándulas submandibulares y sublinguales pueden acompañar a esta enfermedad infecciosa. Fase de curación : a partir del tercer-séptimo día va disminuyendo paulatinamente la inflamación. Complicaciones Las paperas pueden provocar: Meningitis (inflamación de las meninges) y encefalitis (inflamación del cerebro). Orquitis o inflamación de los testículos . Esta complicación se produce en casos de adolescentes o adultos varones. Un testículo se inflama y es muy doloroso entre siete y 10 días después de la inflamación de las parótidas. Al mismo tiempo, encontraremos que el paciente tiene fiebre elevada, escalofríos, dolor de cabeza y dolor abdominal fácilmente relacionado con una posible apendicitis si el afectado es el testículo derecho. A pesar de su resolución, una complicación (poco frecuente) es la esterilidad del paciente. Ooforitis o afectación de los ovarios en las mujeres : causa dolor y sensibilidad al tacto. Pancreatitis : dolor y sensibilidad epigástrica. Riesgo de hiperglucemia. Artritis : dolor articular una o dos semanas después de la curación del proceso de las paperas. Abortos espontáneos : algunos estudios han demostrado que las paperas en el primer  trimestre del embarazo se asocian a una tasa más alta de abortos espontáneos, pero no hay evidencias de que pueda causar malformaciones fetales. Contagio de las paperas El virus de las paperas es muy contagioso y las gotitas de saliva de la boca o la nariz son su trasmisor al estornudad, toser o reír. Será imprescindible el aislamiento en casa del paciente durante cinco días desde el inicio de la inflamación de la glándula. El virus se contagia también por contacto directo mediante pañuelos o vasos ya usados por el enfermo. Una vez más, una buena higiene será imprescindible para controlar su contagio. ¿Cómo se diagnostican? Su diagnóstico es principalmente clínico . Son poco útiles los análisis de sangre en los casos no complicados. En la actualidad es una enfermedad de declaración obligatoria por lo que debemos acudir al médico ante la sospecha de enfermedad. La principal prueba diagnóstica es el aislamiento del virus en saliva desde una semana antes de la tumefacción hasta 5 días después. El profesional realizará la recolección de saliva en un bote estéril que se enviará al laboratorio para su análisis. ¿En qué consiste el tratamiento? Si se sospecha que el paciente ha contraído las paperas realizaremos un tratamiento sintomático consistente en: dieta blanda en la que se eviten los ácidos, cuidados locales de la boca, ibuprofeno, e ingestión de abundante líquido. No debe administrase ácido acetil salicílico. En caso de complicaciones ya descritas acudiremos al servicio de urgencias o a un especialista como urólogo o ginecólogo. La vacuna triple viral es nuestro mejor aliado para combatir las paperas , así que vacúnate.
Pilates para Embarazadas, la Revolución del Mundo Premamá
Artículo especializado

Pilates para Embarazadas, la Revolución del Mundo Premamá

Durante años la práctica del ejercicio físico en el embarazo ha sembrado dudas sobre el tipo, intensidad y duración del ejercicio, o si existe riesgo para la gestante o el feto. Es cierto que, para garantizar una práctica segura, se deben respetar unos parámetros debido a los cambios que experimenta el cuerpo durante dicho periodo. La práctica del método Pilates durante el embarazo , se ha implantado durante los últimos años como un ejercicio físico ideal para las gestantes ya que se adapta a sus necesidades y cumple con los beneficios necesarios durante esta etapa. Durante el embarazo se producen muchas modificaciones anatómicas y físicas, y el cuerpo de la embarazada se encuentra en una adaptación continua. La pelvis y el útero se agrandan y la musculatura del suelo pélvico y del abdomen se elongan a causa de las hormonas del embarazo (relaxina) para poder albergar al feto. El método Pilates fortalece la musculatura del abdomen, columna y suelo pélvico sin riesgo de comprometer las articulaciones con una carga excesiva, razón por la cual se ha convertido en un método revolucionario dentro del mundo premamá. ¿Qué es el método Pilates? Se trata de un sistema de acondicionamiento físico en el cual se trabaja el cuerpo de forma global. Se pretende fortalecer la musculatura, desde la más profunda a la más periférica, a través de la conciencia corporal y la postura, realizando movimientos lentos y controlados acompañados por la respiración. Es un ejercicio anaeróbico , lo que quiere decir que es una actividad de fuerza en tiempos cortos con el objetivo de reforzar la musculatura y aumentar el equilibrio y la flexibilidad. ¿Cuál es su origen? Joseph Hubertus Pilates fue su creador a comienzos del siglo XX en EEUU, desarrolló esta disciplina influenciado por sus conocimientos en yoga, artes marciales, fisioculturismo y la anatomía del cuerpo humano. Se hizo popular dentro del mundo de la danza, por lo que era y sigue siendo una práctica muy común entre los bailarines. No obstante, a pesar de que el método tiene más de 70 años, su práctica y reconocimiento en Europa es reciente. ¿Cómo se practica y cuáles son sus beneficios para las embarazadas? El método se practica en el suelo sobre colchonetas, bajo supervisión de un profesional que puede ser un instructor o fisioterapeuta especializado, que dirige el movimiento y corrige la postura. Las clases se imparten en grupos reducidos o de forma individual a fin de conseguir mejores resultados y evitar posibles lesiones derivadas de una mala ejecución. Con los ejercicios se pretende conseguir un equilibrio muscular, reforzando la musculatura debilitada, en este caso la del abdomen, espalda y suelo pélvico que será uno de los motores durante el parto y flexibilizando la musculatura acortada sin sobrecargas de las articulaciones, lo que permite que la práctica sea agradable y sin riesgos. Beneficios del método Pilates en el embarazo Reeducación postural durante y después del embarazo: Los cambios estructurales del cuerpo hacen que el centro de gravedad se desplace a causa del aumento del abdomen. Estabilidad lumbopélvica: disminuye la incidencia de lumbalgias debidas al aumento de la curvatura lumbar. Activación de la circulación: reduce la aparición de edema en las piernas. Favorece el parto natural: se reduce la incidencia de partos por cesárea o aplicación de anestesia. Prevención de disfunciones ginecológicas. Prevención de la diástasis abdominal. Gracias al trabajo muscular existe menor riesgo de que el tejido conectivo que une los dos rectos abdominales se dañe. Prevención de diabetes gestacional y control de peso gracias al aumento del trabajo cardiovascular. Control de la respiración: aumenta la expansión de la caja torácica, que puede verse reducida por el volumen del feto y, además, favorecerá la respiración durante el parto. Recuperación más rápido durante el post-parto ¿Cuándo se puede empezar a practicar? El inicio de la práctica variará según la condición física de la mujer . Si ya se practicaba de forma habitual y el embarazo se desarrolla normalmente es posible continuar ya que los ejercicios se irán adaptando en función de la evolución del embarazo. No obstante, para mujeres primerizas en el método, se recomienda comenzar a final del primer trimestre cuando las molestias de los primeros meses de embarazo desaparezcan. Recomendaciones para su práctica Controlar las pulsaciones por minuto. Si se superan las 140 pulsaciones por minuto puede ser peligroso para el feto. El ejercicio debe realizarse a baja intensidad, suave y controlando cada movimiento. Saber detectar dolores o molestias durante la práctica y bajar la intensidad o parar el ejercicio si es necesario. Estar bien hidratada, antes y después del ejercicio. No realizar el ejercicio después de comer, para evitar molestias en el abdomen o vómitos. No realizar los cambios de posiciones de forma rápida. Se deben hacer de forma lenta para evitar sobrecargas, malos gestos o mareos. Durante el segundo y tercer trimestre, es importante evitar posturas que impliquen estar tumbada boca arriba más de cinco minutos, ya que se puede sufrir una hipotensión. A partir de la mitad del embarazo se deben evitar posiciones como tumbada boca abajo o sobre el estómago o la espalda. No forzar demasiado las articulaciones, ya que la relaxina (una de las hormonas del embarazo) afloja los ligamentos y pueden provocar una pérdida de estabilidad si estamos cargando el peso sobre una extremidad, como por ejemplo apoyarse con un solo pie. El apoyo sobre las muñecas puede ser molesto, si es así el instructor deberá modificar la postura. Cualquier duda o molestia deberá ser transmitida siempre al instructor o al fisioterapeuta para intentar encontrar una alternativa a la postura o rebajar la intensidad del ejercicio. La práctica del método Pilates estaría contraindicada en gestantes con hipertensión o con afecciones cardiacas, abortos habituales, placenta previa, hiper o hipotiroidismo, fatiga extrema, obesidad excesiva. En todo caso, la práctica del ejercicio en el embarazo siempre debería estar indicada por un médico y supervisada por un profesional especializado. Haz nuestro test de embarazo y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas.
Cómo se Trata la Periodontitis
Artículo especializado

Cómo se Trata la Periodontitis

¿Por qué los odontólogos insistimos tanto en el cuidado del periodonto si en realidad es lo que hay alrededor del diente y no el diente en sí? Pues porque la p eriodontitis es la causa más frecuente de pérdida dental en adultos mayores de 35 años . ¿Te parece banal? La mayoría de extracciones que realizamos en consulta tiene una etiología periodontal (hasta el 80%). La enfermedad periodontal tiene su inicio en una causa infecciosa (por sobreinfección de la placa bacteriana acumulada bajo la encía en la mayoría de casos) dando lugar a un proceso inflamatorio con alta capacidad destructiva local. ¿Qué es el periodonto? Es muy importante tener claro el concepto de periodonto para captar el mensaje de este texto. Llamamos periodonto al conjunto de tejidos (e ncía , ligamento periodontal , cemento radicular y hueso alveolar ) que rodea al diente y que le confiere una base de sustentación necesaria para llevar a cabo sus funciones masticatorias. La encía le confiere protección mientras que el resto de tejidos mencionados le confiere un correcto anclaje y estabilidad. Cualquiera de los tejidos que conforman el periodonto puede sufrir un proceso inflamatorio o infeccioso . Sin embargo, son mucho más frecuentes las lesiones gingivales. No olvidemos que una enfermedad gingival no tratada deriva en la afectación del resto de tejidos vecinos dando lugar a una periodontitis. ¿Cuáles son las principales causas de la periodontitis? Son varios los factores implicados en el proceso periodontal . Te voy a citar los más frecuentes: Agentes irritantes locales (bien sean químicos o mecánicos) Sobreinfección de la placa bacteriana (formación de sarro y cálculos dentales) Prótesis deterioradas Malos hábitos de ingesta, de higiene y tóxicos (tabaco y alcohol) Problemas dentales (apiñamiento, maloclusión, disfunciones, bruxismo…) ¿Cómo puedo detectar un problema periodontal precoz? Atención a estos síntomas, por favor, si tus encías sangran al cepillarte, están rojas o inflamadas, tienes hipersensibilidad dental, se te mueven algunos dientes, te duele al masticar, has notado que la encía está más baja con más diente expuesto o, simplemente, te notas halitosis (mal aliento), por favor ven a la consulta. Debemos valorar el estado de tu periodonto. Recuerda que es mucho más fácil tratar una gingivitis que una periodontitis.  El pronóstico es mucho más comprometido en la periodontitis. Consecuencias de una periodontitis Cuando la periodontitis evoluciona, además de observarse cambios macroscópicos en la encía (retracción gingival, cambio de coloración y sangrado) se evidencia una movilidad ósea irreversible (por afectación del ligamento periodontal, del cemento de la raíz y del hueso que aloja al diente). Llegado este momento el diente no podrá sanarse y está destinado a la extracción. Pero, ¿se acaba aquí el drama? Lamentablemente no. El proceso infeccioso-inflamatorio se extiende hacia los dientes contiguos por lo que el proceso deriva hacia una boca sin dientes. Ante esta evolución podríamos pensar que tenemos la gran solución con una cirugía de implantes y la colocación de una dentadura fija sobre ellos. Pero, ¿sabes cuál es el gran problema? El problema radica en que el hueso enfermo no tiene la suficiente base de sujeción como para alojar implantes y, por tanto, en caso de pérdida dental por problema periodontal ¿te vas a conformar con una “dentadura de quita y pon” como hacíamos en el siglo pasado? Me temo que es momento de reflexionar y decidirnos por sanearnos la boca, si aún estamos a tiempo. ¿No crees? Entonces, ¿cuáles son las alternativas terapéuticas que tengo cuando la periodontitis ya está instaurada? Tratamiento El tratamiento de elección va a depender de la gravedad de la periodontitis . Vamos a enunciar los diferentes tratamientos existentes y la indicación de cada uno de ellos. Podréis observar que cada nueva propuesta de tratamiento es más agresiva que la anterior dado que implica que la enfermedad está más avanzada. Primero se realiza una tartrectomía, que consiste en una higiene dental básica llevada a cabo por el higienista mediante el aparato de ultrasonidos y con la finalidad de desincrustar la placa bacteriana acumulada y acceder posteriormente al tratamiento periodontal propiamente dicho. Es el momento ahora de valorar la magnitud y gravedad de la enfermedad periodontal pues la higiene nos permitirá realizar un sondaje o procedimiento que consiste en la evaluación de los tejidos periodontales y en la detección y medición de las bolsas periodontales. Tras el diagnóstico de certeza y conociendo el grado de afectación de le enfermedad periodontal (leve, moderada o grave) planificaremos el tratamiento específico más adecuado de entre los existentes : Raspaje y alisado de la raíz del diente o curetaje . Este tratamiento se realiza por cuadrantes y bajo anestesia de los mismos. Consiste en la limpieza del fondo de bolsa y de la raíz del diente. Persigue la eliminación del cálculo, de la placa bacteriana y de la tinción y depósitos sobre las coronas dentarias y las superficies radiculares de los mismos. El alisado es la eliminación del cemento y la superficie dentaria que está contaminada con placa bacteriana, cálculos de sarro y productos bacterianos dañinos para el periodonto y el diente. Puede ser llevado a cabo por el odontólogo general pero los casos graves son tratados por el periodoncista. Cirugía periodontal: destinada a corregir los defectos gingivales por retracción, fundamentalmente. También nos permite acceder al ápice de la raíz para erradicar un foco infeccioso. Tratamientos complementarios : irrigación bucal (consiste en la acción directa de un chorro pulsátil de agua con efecto mecánico sobre las incrustaciones de la superficie dental, borde de encías y los lugares de difícil acceso como las bolsas periodontales, ortodoncia y prótesis fijas), cepillo interproximal, hilo dental, pasta dentífrica para encías sensibles y antisépticos. Tras el tratamiento definitivo se exige una frecuencia regular de visitas para controlar la evolución . Es importante conseguir una adherencia absoluta al tratamiento por parte del paciente pues su implicación es fundamental en la evolución de la enfermedad. Recapitulando, tan sólo quiero concienciarte de que pequeños problemas periodontales tienen buena respuesta al tratamiento . Sin embargo, ante enfermedades periodontales avanzadas no sólo el tratamiento puede fracasar sino la inversión de dinero y tiempo que implica puede no ser compensada con los resultados obtenidos. Búscate otra excusa para no venir, los motivos ya te los he expuesto.
Qué Debes Saber sobre la Prótesis Dental
Artículo especializado

Qué Debes Saber sobre la Prótesis Dental

El objetivo de una prótesis dental es restaurar una o varias piezas dentarias , haciéndolo compatible con una dentadura de aspecto estético, pero a la vez lo más natural posible. Y ello teniendo en cuenta la edad, la morfología facial y la propia dentadura. Los dientes deberán ser lo más parecido posible a sus piezas naturales (si conserva alguna). Una prótesis dental es un elemento intrabucal hecho a medida que tiene la finalidad de restaurar una o varias piezas dentarias , teniendo en cuenta la función estética, masticatoria y oclusal. Una vez el odontólogo propone la rehabilitación de la boca se cita al paciente para tomar unas impresiones de alginato (pasta normalmente de color verde que se coloca sobre unas cubetas que tras colocarse en el interior de la boca endurece y nos facilita una réplica exacta de la anatomía de la boca). Estas impresiones son trabajadas en el laboratorio protésico donde se elabora la prótesis que será ajustada en la boca por el odontólogo, posteriormente. Definamos, inicialmente, los tipos de prótesis existentes. En función de su tamaño : Prótesis parcial: se usan para sustituir una o algunas piezas dentales. Si es sólo una la llamaremos corona unitaria. Si son varias piezas la llamaremos coloquialmente “puente” o esquelético. Prótesis completa: se usan para rehabilitar toda la arcada completa (puede ser la superior o la inferior). En función de su anclaje : Prótesis fijas: son aquellas que, una vez colocadas en boca, son cementadas o atornilladas para no ser extraídas.  Son de porcelana con o sin una base de metal. Podría ser, por ejemplo, una corona sobre un implante, un puente cementado por los extremos a dientes fijos o una arcada completa anclada con implantes. Prótesis removibles: son aquellas que pueden extraerse fácilmente de la boca. Son conocidas como prótesis de “quita y pon”. Tienen una gran parte de resina con posibles refuerzos metálicos o ganchos. Puede ser una arcada completa con una base de resina rosa (la típica dentadura completa de ancianos) o un puente de unos dientes anclados con ganchos (se le llama coloquialmente un esquelético o “puente”). El portador se la puede quitar para limpiarla o para dormir. Las combinaciones posibles son varias: prótesis parcial fija o removible y prótesis completa fija o removible. Asimismo, pueden estar fabricadas de muy diferentes materiales que dependerán, sobre todo, del tipo de prótesis. Sin embargo, el precio puede variar sustancialmente. Por ejemplo, una prótesis completa removible de una arcada hecha en resina tiene un precio infinitamente inferior a una prótesis completa fija de una arcada fijada con implantes. En ambos casos hablamos de una arcada completa pero las diferencias estético-funcionales son abismales. Cuando hacemos una propuesta de tratamiento nos ajustaremos a cada paciente (a sus necesidades y a sus posibilidades, fundamentalmente), pero siempre debemos mostrarle diferentes alternativas de tratamiento e indicarle las ventajas e inconvenientes de cada una para que tome la decisión definitiva. El odontólogo debe ponerse en la situación del paciente para aconsejarle en este momento. Éticamente, hemos de tener presente las expectativas del paciente, su edad, el número de dientes a restituir y su posibilidad económica. Una vez tomada la decisión de rehabilitar una boca se tiene que hacer un estudio completo y una valoración de la oclusión . Actualmente tiene un importante peso específico la estética del paciente. Si tenemos que rehabilitar un diente anterior lo pondremos de cerámica, aunque sea menos resistente pero estéticamente impecable. Si tenemos que rehabilitar un molar optaremos por una corona metálica con cobertura de cerámica para asegurarnos una correcta función masticatoria. Con ello quiero decir que, en las zonas estéticamente comprometidas será de nuestra elección un material más estético a pesar de ser menos resistente mientras que en la zona posterior optaremos por materiales más resistentes a pesar de ser menos estéticos (ya que reciben una fuerza muy superior). ¿Cuál es la prótesis más indicada? Un buen estudio previo hará que el tratamiento rehabilitador sea todo un éxito. Perseguimos recuperar la funcionalidad de una boca sin renunciar a la recuperación de la estética , por tanto debemos asegurarnos de que el paciente pueda masticar, deglutir, hablar y respirar. Para asegurarnos una correcta funcionalidad de la prótesis valoramos cuatro características: Retención : toda prótesis debe mantenerse sujeta y firme en la boca de forma invariable. Como es obvio, serán más retentivas las prótesis fijas (ancladas con tornillos o cemento) que las removibles (ancladas con ganchos o resina, por ejemplo). Soporte : la estabilidad estará condicionada por un buen soporte. Cuanto más amplio es el soporte mejor base de sustentación y más estabilidad. Una prótesis puede tener diferentes soportes: Dentosoportadas: es un grupo de dientes postizos que se anclan por delante y por detrás a dientes sanos mediante anclajes metálicos. Mucosoportadas: son las típicas dentaduras postizas de base de resina de color rosa de quita y pon. Es la dentadura completa para pacientes sin dientes y se apoya exclusivamente en las mucosas y el paladar. El problema de estas prótesis radica en su inestabilidad a la hora de comer o hablar, por lo que el paciente al final recurre a fijarlas con unos “pegamentos” indicados para este tipo de casos, con el inconveniente que todo esto supone. Dentomucosoportadas: ancladas en dientes, pero con soporte de resina rosa. Implantosoportadas: son soportadas por implantes. Suelen colocarse sobre una boca sin dientes. Este tipo de prótesis se fija sobre dichos implantes por lo que no tiene ningún tipo de movimiento dentro de la boca. Estabilidad : para evitar el balanceo al morder. Fijación : depende de la base donde se apoya el soporte de la prótesis Además de estas características mecánicas debemos asegurarnos de que la prótesis sea funcional (que permita al paciente hacer vida normal) y estética (que permita al paciente hacer vida social (hablar, besar, reír…). El objetivo protésico será conseguir una dentadura de aspecto estético, pero a la vez lo más natural posible, teniendo en cuenta la edad, la morfología facial y la propia dentadura del paciente. Los dientes deberán ser lo más parecidos posible a sus piezas naturales (si conserva alguna). ¿Cómo debo cuidar una prótesis? Las prótesis dentales necesitan ser limpiadas frecuentemente por lo que el paciente debe ser instruido. Convienen revisarlas en la consulta anualmente. Recordar que las prótesis dentales necesitan un c uidado similar al que reciben nuestras piezas naturales . Interesa que las prótesis duren el máximo tiempo posible en perfectas condiciones. Si en algún momento notas que está más suelta de lo habitual o no muerdes como siempre no dudes en acudir a visita.      
Qué Es y Qué Síntomas Da la Prostatitis
Artículo especializado

Qué Es y Qué Síntomas Da la Prostatitis

Las infecciones de orina en el hombre no son tan habituales como en las mujeres, pero cuando se producen son más severas y requieren tratamiento antibiótico por más tiempo. Además, no se manifiestan como la clásica cistitis, sino que se dan en los testículos o en la próstata, y en este caso hablamos de prostatitis aguda. Por qué se produce La gran mayoría de las prostatitis las causan las bacterias. Una bacteria llamada Escherichia coli es la más habitual, siendo la causante de prácticamente el 80% de los casos de prostatitis. Otras bacterias menos habituales pero que en ocasiones se observan en los cultivos de orina o de la secreción prostática de los pacientes con prostatitis son Staphylococcus saprophyticus , Klebsiella pneumonia y Proteus mirabilis . La prostatitis puede darse en personas de cualquier edad, aunque lo más habitual es que sea en hombres adultos y ancianos . Rara vez se aprecia una prostatitis en niños o adolescentes, en los cuales es más común la infección testicular u orquitis. Cómo se produce La prostatitis no es una infección tan fácilmente transmisible como otras. Para que se produzca el paciente debe entrar en contacto con estas bacterias y se deben dar una serie de factores que posibiliten que las bacterias migren hacia la próstata y la colonicen. Uno de estos factores es la existencia de un reflujo de orina que esté colonizada por bacterias (en principio la orina es un líquido estéril) que vaya a través de los canales de la eyaculación hacia la próstata. El otro mecanismo más habitual mediante el cual se puede producir una prostatitis es que la bacteria avance a lo largo de la uretra desde el meato urinario (el orificio en el extremo del pene en el que desemboca la uretra y por donde se expulsa la orina y el esperma) hasta alcanzar la próstata. Este tipo de mecanismo es el más habitual cuando el contagio tiene lugar mientras se mantienen relaciones sexuales. Factores que pueden complicar una prostatitis Existen una serie de factores que hacen que la prostatitis, que de por sí ya es una infección urinaria compleja, como todas las del varón, pueda ser más peligrosa y conllevar un mayor riesgo para la salud del paciente: Alteraciones de la función renal o insuficiencia renal Cirrosis hepática Litiasis (piedras renales) Diabetes Enfermedad oncológica Déficits del sistema inmunitario Reflujo vesicoureteral (reflujo de la orina desde la vejiga hacia los riñones a través de los uréteres) Qué síntomas provoca La prostatitis aguda es fácilmente reconocible . Lo que vemos habitualmente en la consulta o en urgencias es un hombre que acude por fiebre, malestar general, dolor en la zona del periné (entre los testículos y el ano) y molestias a la hora de orinar. Suelen explicar que les cuesta orinar, que tienen ganas hacerlo constantemente y que entonces salen pocas gotas y se quedan con sensación de no haber vaciado del todo. Igualmente pueden explicar una sensación de ardor o dolor al orinar, la orina puede ser algo más turbia y tener un olor más penetrante. Es también muy frecuente que se levanten más por la noche para orinar y que se quejen de que la potencia del chorro parece haber disminuido e incluso que se les escapen unas gotas tras haber acabado. En algunas ocasiones, refieren haber tenido sangre en la orina o en el esperma. Dado que es una infección seria, los pacientes con prostatitis tienen un mal estado general, fiebre elevada, escalofríos, sudoración, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares y a veces se pueden dar náuseas y vómitos. Diagnóstico La exploración esencial para valorar una prostatitis es el tacto rectal. Consiste en introducir el dedo por el ano y palpar la próstata, que solamente es accesible a la exploración a través del ano. Cuando hay una prostatitis los pacientes refieren un dolor muy intenso al tocarla, dado que la glándula está inflamada y dilatada y al presionarla se produce un dolor muy intenso. Además de esta exploración, el diagnóstico se debe confirmar mediante una analítica de orina y en ocasiones de sangre . Si existen dudas se puede realizar un cultivo de la secreción prostática, pero no se espera nunca al resultado del cultivo para comenzar cuanto antes el tratamiento antibiótico y sintomático de las prostatitis. Cómo se trata El tratamiento de la prostatitis aguda se basará en el uso de antibióticos dirigidos a cubrir la mayoría de gérmenes que causan infecciones de orina . Generalmente se utilizan unos antibióticos llamados quinolonas (ciprofloxacino o norfloxacino), pero debido a que se usan con frecuencia estamos viendo desde hace un tiempo bacterias resistentes a estos fármacos, por lo que entonces se opta por otras pautas de antibióticos como el cotrimoxazol. Los síntomas generales y urinarios se pueden aliviar con analgésicos y antiinflamatorios. Es esencial una ingesta de agua abundante (unos dos litros al día), para que los riñones produzcan orina y ésta, por mero arrastre, ayude a limpiar la próstata. Estas infecciones requieren que el tratamiento se mantenga durante dos o tres semanas para asegurarnos de que se eliminan todas las bacterias de la próstata y así evitar recaídas. Si tras varios días de tratamiento antibiótico los síntomas no mejoran en absoluto es aconsejable volver al servicio de urgencias. ¿Se puede prevenir? La prostatitis se puede prevenir si nos aseguramos una ingesta adecuada de agua cada día y mantenemos relaciones sexuales con métodos barrera para prevenir el contacto con la flora bacteriana que puede causar esta infección.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes