1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Cirugía del Dedo en Martillo

Cirugía del Dedo en Martillo

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

Es la cirugía traumatológica destinada a tratar el dedo en martillo. Esta es una deformación congénita o adquirida, habitualmente del segundo dedo del pie, aunque otras veces puede ser otro dedo, que desarrolla una deformidad fija en forma de Z, replegando el dedo sobre sí mismo: la falange proximal (la más cercana) se queda extendida y las falanges mediales (la del medio) y distal (la más alejada) se quedan flexionadas, lo que, además, puede producir la aparición de callosidades dolorosas.

La intervención puede ser realizada mediante cirugía abierta con cortes longitudinales o mediante cirugía poco invasiva, a través de pequeños cortes.

Esta deformidad puede ser por causa genética o por otras alteraciones biomecánicas del pie (frecuentemente por la aparición de hallux valgus o juanete en el primer dedo del pie) favorecidas por la utilización de un calzado corto, de tacón alto o de punta estrecha. Otras causas pueden ser traumatismos anteriores, enfermedades inflamatorias (como la artritis reumatoidea), o alteraciones neurológicas (como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth).

¿Cómo es la cirugía de dedo martillo?

La intervención puede ser realizada mediante cirugía abierta con cortes longitudinales o mediante cirugía poco invasiva, a través de pequeños cortes.

Antes de iniciar la intervención se administrará la anestesia al paciente. Esta puede ser de dos tipos, anestesia general, o de la extremidad que se va a intervenir. E incluso en ciertos casos es posible realizar la intervención bajo anestesia local.

Los tipos de intervención quirúrgica que se pueden realizar para la corrección del dedo en martillo son:

  • Corrección por artroplastia: consiste en resecar los extremos de las articulaciones interfalángicas afectadas y dejar que el espacio entre ellos se llene de tejido fibroso para reducir el dolor, modificar la desviación anatómica del dedo y mantener cierto grado de movilidad. Este suele ser el procedimiento más habitual para la corrección de los dedos en martillo.
  • Corrección por artrodesis:  se fusionan las articulaciones afectadas por la deformidad en una posición funcional, eliminando el dolor, pero también la movilidad de la articulación. Puede ser necesaria la utilización de un dispositivo de fijación para mantener en la posición normal el dedo mientras el hueso se va regenerando.
  • Corrección con artrodesis o artroplastia asociada a modificaciones en la estructura tendinosa del dedo: se puede requerir modificación en las inserciones tendinosas. 

Habitualmente esta intervención va asociada con la corrección del hallux valgus o juanete. Será el traumatólogo quien determine la realización de una u otra técnica, dependiendo de la situación personal de cada paciente.

¿Para quién está indicada?

Para pacientes en los que el tratamiento ortopédico y la modificación del calzado no consigue la corrección de la deformidad ni la mejora de los síntomas, o en caso de lesiones fijas (dedo totalmente rígido) y muy dolorosas.

¿Por qué se realiza?

Se realiza porque con la intervención quirúrgica se recurre al último escalón del tratamiento cuando otros tratamientos han sido ineficaces. El objetivo principal de la operación es aliviar el dolor, corregir la deformidad del dedo y mejorar la marcha, así como prevenir el dolor en la planta del pie y la aparición de otras deformidades.

Riesgos de la cirugía de dedo martillo

Las complicaciones posibles derivadas de la cirugía pueden ser:

    • Dolor o molestias en las zonas cercanas que se hagan continuas.
    • La persistencia de edema o hinchazón del dedo durante unos meses. Este problema habitualmente se mejora con el tiempo.
    • La recidiva o nueva deformidad del dedo en martillo. En el caso de cirugías poco agresivas puede pasar que la deformidad vuelva otra vez. Es necesario realizar nuevamente una cirugía de la deformidad del dedo.
    • El dedo flotante. En el caso de deformidades muy severas o cirugías muy agresivas, puede suceder que el dedo pierda la tensión de los tendones flexores y extensores, y quede como "flotante".
    • Pérdida de movilidad de las articulaciones cercanas y atrofia de los músculos próximos.
    • Retraso en la consolidación (los fragmentos del hueso operado tardan más tiempo en lograr una unión satisfactoria).
    • Cicatriz dolorosa o poco estética.
    • Pseudoartrosis (los fragmentos del hueso operado no consiguen unirse, y esto suele requerir una nueva intervención).
    • Anemia postoperatoria.
  • Necrosis cutánea (pérdida del riego sanguíneo de la piel próxima a la herida puede hacer necesaria la extirpación de zonas de piel muerta y su cobertura con injertos).
  • Fractura del hueso que se manipule en la intervención.
  • Infección de la herida quirúrgica.
  • Hemorragia.
  • Formación de trombos en la pierna con sus consecuentes complicaciones.
  • Lesión de nervios de la extremidad que puede provocar distintos grados de pérdida de sensibilidad o parálisis.
  • Lesión de un vaso sanguíneo principal de algún dedo. Si la lesión es irreparable puede requerir la amputación del dedo.
  • Riesgos derivados de la anestesia.
  • Riesgos derivados de las patologías de base que padecen los pacientes.

Preparación

Aunque el diagnóstico del dedo en martillo es clínico, cuando se decide la indicación de realización de cirugía, se realizará una radiografía del pie para la valoración por parte del traumatólogo de la técnica de la cirugía en la anatomía alterada del paciente.

Se realizará un estudio preanestésico con analítica de sangre, electrocardiograma y radiografía de tórax. En la consulta, al anestesista determinará qué tipo de anestesia está indicada para cada paciente.

Dependiendo del tipo de operación, de la necesidad de reposo y del estado de salud previo del paciente, este puede precisar medicación para disminuir el riesgo de infección o de trombosis.

Se debe informar al médico previamente a la cirugía, de la toma de cualquier medicación y el padecimiento de cualquier enfermedad o alergia.

Cómo es la recuperación de la cirugía de dedo martillo

La mayoría de los pacientes son dados de alta el mismo día. En los primeros días, dependiendo del tipo de operación y de anestesia utilizada, el paciente puede necesitar una sonda de orina.

Durante los primeros días tras la intervención se precisará mantener en reposo el pie intervenido en alto.

Se puede precisar un vendaje corrector o férula de inmovilización durante las primeras semanas.

En las primeras semanas se pueden tener molestias debidas a la cirugía y al proceso de cicatrización y requerir tratamiento analgésico.

Al principio el paciente puede tener una sensación de pérdida de fuerza que recuperará a medida que vaya ejercitando la extremidad.

Habitualmente se recomiendan ejercicios de rehabilitación para la recuperación del movimiento del pie.

Es fundamental resaltar que una causa importante de la aparición de estas deformidades de los pies es el uso habitual de calzado inadecuado (tacones excesivos, puntas muy estrechas). Si después de la intervención se utiliza calzado de este tipo es más probable que las deformidades reaparezcan.

Resultados

En general los resultados son buenos y se consigue el objetivo fundamental, que es la disminución del dolor. Al inicio el pie puede permanecer durante unos meses algo hinchado, pero progresivamente esa hinchazón desaparece y el paciente puede iniciar una deambulación completamente normal, mejorando su calidad de vida con ello ya que desaparece la limitación de dolor en el pie que tan incómodo resulta.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la cirugía de hallux valgus?

El “juanete” o hallux valgus es una deformidad del pie en la cual el dedo gordo se desvía hacia los otros dedos, deformándolos secundariamente. La corrección quirúrgica tiene varias opciones, a elegir en función de la gravedad del diagnóstico. Todas las técnicas quirúrgicas consisten en la corrección de la desviación del hueso, para evitar que se produzcan los dedos martillo, además de eliminar las molestias causadas por el propio juanete. El procedimiento más frecuentemente utilizado es la osteotomía mediante el que se realizan uno o varios cortes en el hueso de forma controlada y se cambia su alineamiento, fijando los fragmentos del hueso en la posición deseada con tornillos.

¿Qué es el hallux valgus bilateral?

El hallux valgus o juanete es la desviación lateral del primer dedo del pie. Se dice que es bilateral cuando afecta a ambos dedos gordos de los pies.

¿Qué es el dedo en gatillo?

El dedo en gatillo o dedo en resorte consiste en el bloqueo del movimiento de la flexo-extensión de la segunda falange de un dedo sobre la primera debido a una desproporción entre el grosor del tendón flexor, en un punto determinado, y el calibre de la vaina (estructura que cubre al tendón) por donde se desliza. Se suele localizar en los dedos 2º, 3º y 4º de la mano a nivel de la articulación metacarpofalángica.

¿Qué es el pie varo?

Se produce en deformidades del pie en las que se desvía hacia adentro, orientando la planta hacia la parte medial del cuerpo y apoyando el extremo externo del pie.

¿Qué es el pie talo?

Es una deformidad en la que el pie mantiene una postura flexionada hacia la parte delantera de la pierna (dorsiflexión) de forma constante. A veces, además, el pie también está desviado hacia afuera eversión (pie talo valgo).