1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Sarcoma de Kaposi

Sarcoma de Kaposi

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿Qué es el sarcoma de Kaposi?

El sarcoma de Kaposi es un tipo de cáncer que se forma en el recubrimiento de los vasos sanguíneos y linfáticos. Suele manifestarse como puntos violáceos indoloros en las piernas, los pies o el rostro. También pueden aparecer lesiones en la zona genital, la boca o los ganglios linfáticos. En el caso del sarcoma de Kaposi grave, pueden darse lesiones en el tubo digestivo y los pulmones. Antes de la epidemia del VIH/sida, el sarcoma de Kaposi se presentaba principalmente en hombres mayores, y rara vez, en mujeres mayores. Es más frecuente en personas judías y de ascendencia mediterránea. Entre este grupo, los tumores se desarrollaban lentamente. En las personas con VIH/sida, el cáncer se puede desarrollar rápidamente. Es una enfermedad poco común pero grave, ya que puede ocasionar la muerte de la persona que la padece.

El sarcoma de Kaposi es un tipo de cáncer que se forma en el recubrimiento de los vasos sanguíneos y linfáticos.

Tipos de sarcomas

Existen más de 50 tipos de sarcoma. Los tipos más frecuentes son:

  • Fibrosarcoma: es un tumor de origen mesenquimatoso (las células mesenquimatosas se sitúan normalmente alrededor de los vasos sanguíneos y el tejido conjuntivo), de alta malignidad, infiltrante, metastásico, y que aparece en los tejidos blandos, en los huesos y en la musculatura estriada.
  • Histiocitoma fibroso maligno: es un tumor poco frecuente y que aparece principalmente en la vida adulta, entre los 50 y los 70 años. Este tipo de tumor puede estar relacionado en algunos casos con el empleo de radioterapia.
  • Dermatofibrosarcoma: es un tumor raro originado en la dermis. En muchos aspectos esta enfermedad es clasificada como tumor benigno, sin embargo, del 2% al 5% de los casos pueden originar metástasis, y por eso debe considerarse potencialmente maligno.
  • Liposarcoma: es un tipo de tumor que se presenta en los tejidos profundos de las extremidades y en el retroperitoneo. Es el sarcoma de partes blandas más frecuente y corresponde al 20% del total de los casos.
  • Rabdomiosarcoma: es el tipo de sarcoma más frecuente en niños y adolescentes. Se desarrolla en la musculatura esquelética o en los tejidos fibrosos y puede afectar a cualquier región del cuerpo. Es un tumor agresivo e invasivo con recidivas y con metástasis.
  • Leiomiosarcoma: es un tumor caracterizado por la presencia de grandes células fusiformes de músculo liso. Ataca más comúnmente al útero, a la región retroperitoneal y a las extremidades superiores e inferiores.
  • Linfangiosarcoma: es un tumor maligno que se origina en las células endoteliales de los vasos linfáticos. La mayoría de los linfosarcomas se desarrollan en regiones donde hay linfedema crónica y después de una mastectomía radical seguida de radioterapia, en el miembro superior del lado de la cirugía.
  • Neurofibrosarcoma: es un tumor maligno que se desarrolla en las células que están alrededor de los nervios periféricos. Estos son nervios que reciben mensajes del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), y cuya función es estimular el movimiento voluntario. El neurofibrosarcoma es también conocido como tumor de vaina nerviosa, Schwannoma maligno y sarcoma neurogénico.
  • Osteosarcoma: es el cáncer primario de hueso más común. Se presenta frecuentemente en adolescentes, en los sitios de mayor crecimiento del hueso. Cualquier hueso puede ser afectado, sin embargo, se desarrolla más comúnmente en brazos y piernas, particularmente en las zonas próximas a las rodillas.
  • Sarcoma de Ewing: es el segundo tumor maligno más frecuente en niños. Es un tumor que se puede desarrollar en cualquier parte del cuerpo, pero donde suele iniciarse es en los huesos. Cualquier hueso puede desarrollar este tumor, pero los de la pelvis, el fémur y la tibia son los más comúnmente afectados.

Causas del sarcoma de Kaposi

La causa fundamental del sarcoma de Kaposi es una infección con un virus llamado virus del herpes humano 8 (VHH-8). Por lo general, en las personas sanas, la infección por el VHH-8 no suele provocar síntomas porque el sistema inmunitario lo mantiene controlado. Sin embargo, en las personas con el sistema inmunitario débil, el VHH-8 puede desencadenar el sarcoma de Kaposi.

Síntomas del sarcoma de Kaposi

Los síntomas del sarcoma de Kaposi pueden incluir:

  • Erupciones cutáneas, lesión en la piel, bultos, hinchazón, protuberancias pequeña o úlceras.
  • Dificultad para respirar y tos.
  • Fiebre, ganglios linfáticos inflamados, placas en la garganta y úlcera bucal, entre otros síntomas.

Los tumores aparecen con mayor frecuencia como protuberancias en la piel de color rojo azulado o púrpura. Son de color rojo púrpura debido a que son abundantes en vasos sanguíneos.

Tratamiento para el sarcoma de Kaposi

Las opciones de tratamiento para el sarcoma de Kaposi pueden incluir: terapia antiviral contra el VIH, dado que no hay una terapia específica para el HHV-8, quimioterapia de combinación, congelamiento de las lesiones, radioterapia, resección quirúrgica, crioterapia, electrocoagulación o posiblemente imiquimod para las lesiones superficiales, radioterapia local para lesiones múltiples o enfermedad ganglionar y terapia antirretroviral, entre otras opciones de tratamiento.

En cuanto al sarcoma de Kaposi relacionado con el sida, el primer paso del tratamiento es comenzar o cambiar a una combinación de medicamentos antivirales para reducir la cantidad del virus que causa el VIH/sida y aumentar la cantidad de ciertas células inmunitarias en el organismo. A veces, este es el único tratamiento necesario.

Cuando es posible, las personas con sarcoma de Kaposi relacionado con trasplantes pueden suspender el consumo de medicamentos que inhiben el sistema inmunitario. Esto permite que, en algunos casos, el sistema inmunitario elimine el cáncer. También es posible que el paciente mejore por cambiar a diferentes medicamentos inmunodepresores.

Pruebas complementarias del tratamiento del sarcoma de Kaposi

Para el diagnóstico y tratamiento del sarcoma de Kaposi las pruebas que se realizan son: análisis de sangre oculta en heces, broncoscopia, radiografía de tórax, endoscopia superior y colonoscopia, entre otras pruebas.

Factores desencadenantes del sarcoma de Kaposi

El factor desencadenante principal es el virus del herpes denominado virus del herpes humano tipo 8 (VHH-8).

Factores de riesgo del sarcoma de Kaposi

Las personas infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el virus que causa el sida, son las que corren mayor riesgo de padecer sarcoma de Kaposi. El daño al sistema inmunitario que provoca el VIH permite que las células que contienen el VHH-8 se multipliquen. A través de mecanismos desconocidos, se forman las lesiones características.

Existen también otros factores que podrían actuar en el desarrollo del sarcoma de kaposi. Entre los posibles cofactores, se incluye la hiperactividad del sistema inmunitario con niveles elevados de citoquinas que estimulan el crecimiento de células precoces de sarcoma de Kaposi, que con el tiempo podrían llegar a ser cancerosas.

Los receptores de trasplantes de órganos que toman inmunosupresores para prevenir el rechazo del órgano trasplantado también corren riesgo de padecer sarcoma de Kaposi.

Complicaciones del sarcoma de Kaposi

Las complicaciones pueden ser:

  • Tos persistente, en su mayoría con sangre.
  • Dificultad para respirar.
  • Hinchazón de las piernas que puede doler.
  • Los tumores pueden reaparecer incluso después de tratamiento.
  • El sarcoma de Kaposi puede ser mortal para una persona con sida.

Prevención del sarcoma de Kaposi

Las prácticas sexuales con precaución pueden prevenir la infección por el VIH. Esto previene el SIDA y sus complicaciones, incluyendo el sarcoma de Kaposi.

Especialidades a las que pertenece el sarcoma de Kaposi

El sarcoma de Kaposi pertenece a las especialidades de oncología y dermatología. La oncología es la parte de la medicina que se encarga del estudio de los tumores y su tratamiento, y la dermatología es la parte de la medicina que se encarga del estudio de la piel y sus enfermedades.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el cáncer de linfoma no Hodgkin?

El linfoma no Hodgkin es un tipo de cáncer que se origina en el sistema linfático, la red que combate las enfermedades y que se extiende por todo el cuerpo. En el linfoma no hodgkiniano, los tumores se forman a partir de linfocitos, un tipo de glóbulos blancos.

¿Qué es un sarcoma de partes blandas?

El sarcoma de tejido blando es un tipo de cáncer poco frecuente que comienza en los tejidos que conectan, sostienen y recubren otras estructuras del cuerpo. Esto comprende los músculos, la grasa, los vasos sanguíneos, los nervios, los tendones y el revestimiento de las articulaciones.

¿Cuáles son los tejidos blandos?

Los tejidos blandos del cuerpo son los músculos, los tendones (bandas de fibras que conectan los músculos con los huesos), la grasa, los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos, los nervios y los tejidos que rodean las articulaciones.

¿Qué es el liposarcoma?

El liposarcoma es un tipo de cáncer poco frecuente que comienza en las células grasas. Se considera que el liposarcoma es un tipo de sarcoma del tejido blando. Puede producirse en las células grasas de cualquier parte del cuerpo, pero, en la mayoría de los casos, se producen en los músculos de las extremidades o del abdomen.

¿Qué es un lipoma?

Un lipoma es un bulto de grasa de crecimiento lento que, la mayoría de las veces se sitúa entre la piel y la capa muscular oculta. Un lipoma, que se siente pastoso y, por lo general, no duele, se mueve con facilidad al presionarlo ligeramente con los dedos.
Artículos relacionados Ver todos
Terapia Fotodinámica
Contenido de salud

Terapia Fotodinámica

Definición La terapia fotodinámica es una tratamiento dermatológico basado en la fotooxidación de las células , inducida por un fotosensibilizante, el cual se sitúa de forma preferente en ciertas células o tejidos tumorales. ¿Cómo es la terapia fotodinámica? La terapia fotodinámica requiere el uso de una sustancia fotosensibilizante que puede ser administrada de forma intravenosa pero también en algunos casos a nivel tópico y oral. Esta sustancia se va a acumular en principio en todas las células, pero mientras las células normales la eliminan rápidamente, las células tumorales mantiene la sustancia más tiempo permitiendo que, al someterlas a luz de una determinada longitud de onda, la sustancia fotosensibilizante libere oxígeno, que es el que daña las células tumorales. Se puede usar no solo en tumores si no también en estética para tratar el acné, la rosácea y en el envejecimiento de la piel. ¿Para quién está indicada? La terapia fotosensibilizante es usada en diversas patologías : Entre las patologías tumorales destacan los tumores de pulmon, de esofago obstructivo, melanomas, sarcoma de Kaposi, tumores de vejiga y tumores basocelulares. En las patologías oftalmológicas se puede usar para el tratamiento de la degeneración macular por edad. En medicina estética es usada para el acné, la rosácea, la psoriasis y para el envejecimiento de la piel. ¿Por qué se realiza? L a terapia fotosensibilizante se realiza en casos de tumores , porque la sustancia fotosensibilizante se acumula en las células tumorales, y al someterlas a una luz con longitud de onda capaz de penetrar, da lugar a una liberación de oxígeno de la sustancia usada, que provoca la destrucción celular y también evita el aporte sanguíneo al dañar los vasos tumorales. En la terapia antiacné , el fotosensibilizante al activarse por la luz actúa destruyendo las células bacterianas que producen el acné. En el efecto de rejuvenecimiento de la piel , el fotosensibilizador reacciona dando lugar a una producción de oxígeno que va a ser el que produzca la mejora en el tejido conjuntivo y en la piel. Riesgos de la terapia fotodinámica El riesgo de la terapia fotodinámica está en los productos fotosensibilizadores, ya que estos productos que se acumulan en las células normales y tumorales, pueden dar lugar a una estimulación por luz de los mismos, dañando células sanas. Es conveniente protegerse de la luz solar en ojos y piel, hasta 6 semanas después del uso de estos productos, para evitar daños celulares indeseados. También aparecen efecto indeseados según la zona a tratar como son disfagia (dificultad para tragar), dificultad respiratoria o dolor de estómago cuyos efectos suelen ser temporales. Preparación No será necesaria una preparación previa para la terapia fotodinámica, pero sí deberá informar al médico de los medicamentos que esté usando, ya que algunos medicamentos pueden ser fitotóxicos (provocan toxicidad con la luz), como es el caso de algunos antibióticos y ciertos tratamientos para enfermedades de la piel. Cómo es la recuperación de la terapia fotodinámica La recuperación de la terapia fotodinámica es rápida, ya que carece de los efectos secundarios de otras terapias del cáncer. En algunas lesiones de piel se puede notar inflamación o quemadura que se mejorará en dos o tres días tras el tratamiento. En las primeras 48 horas puede tener algo de dolor que remitirá con tratamientos analgésicos adecuados. Resultados Los resultados de la terapia fotodinámica son satisfactorios . Es muy útil en el tratamiento de enfermedades de la piel y de tumores malignos como el melanoma, el carcinoma basocelular y el espinocelular, también actúa en enfermedades como la psoriasis y el acné. Parece ser eficaz en el tratamiento del cáncer de pulmón de células pequeñas y en carcinomas de esofago obstructivos. Se está experimentando su utilización en cánceres de vejiga. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el precio de la terapia fotodinámica? La sesión de terapia fotodinámica para el tratamiento de lesiones en la piel es de unos 600 euros aproximadamente dependiendo de la zona a tratar . En la mayoría de los casos es suficiente con una sesión para eliminar la lesión. ¿Cuánto dura una sesión de terapia fotodinámica? La sesión de aplicación de la luz suele durar unos diez  minutos aproximadamente , pero hay que tener en cuenta que primero le pondrán la sustancia fotosensibilizante, y como tras ello hay que dejar transcurrir un tiempo, para que la sustancia se elimine de las células normales, el tiempo total será de unas tres a cuatro horas. ¿Es dolorosa la terapia fotodinámica? La terapia fotodinámica no produce un dolor intenso pero sí puede producir molestias, ya que es una terapia que actúa produciendo una cierta quemadura, dando lugar a enrojecimiento e inflamación de la zona tratada. ¿Para qué se usa la terapia fotodinámica en medicina? La terapia fotodinámica se usa en medicina para el tratamiento de tumores . Los primeros tumores que se empezaron a tratar con este tipo de terapia fueron los melanomas. Se están tratando en la actualidad otros tumores de la piel, como el linfoma cutaneo de celulas T, el sarcoma de Kaposi, la enfermedad de Bowen y el carcinoma basocelular. También se usa en cáncer de pulmón de células pequeñas, en cánceres de vejiga y en cáncer obstructivo de esofago. En dermatología se puede usar en enfermedades de la piel como psoriasis, rosácea y acné. ¿Para qué se usa la terapia fotodinámica en estética? La terapia fotodinámica se usa en estética como tratamiento antienvejecimiento. En este tipo de tratamiento las sustancias fotosensibilizantes se usan a nivel tópico sobre la zona a tratar y después se expone a la luz, esto se traduce en la liberación de oxígeno que da lugar al crecimiento de fibroblastos y a la tonificación de la piel.
Quiste Epidermoide
Enfermedad

Quiste Epidermoide

¿Qué es un quiste epidermoide? El quiste epidermoide es una tumoración (que presenta una cápsula con contenido pastoso o líquido en su interior) que está formada por tejido ectodérmico. Se conoce también como quiste infundibular y quiste de queratina. Su situación principal se presenta en cara, tórax o cuello , y está formado por epitelio escamoso. Se da en todas las edades, siendo más frecuente entre los 15 y 32 años, su crecimiento es lento y, hasta un 7% de los casos se da en la cabeza, puede infectarse y es una enfermedad leve. Tipos de quistes epidermoides Los tipos de quistes epidermoides se pueden clasificar en función de su número en: Quistes aislados en que aparece un único quiste, aparecen, en mayor medida, en la zona de la cabeza. Quistes múltiples como los que se desarrollan en el síndrome de Gardner. Causas de un quiste epidermoide Las causas de un quiste epidermoide serán el traumatismo, la inflamación y la proliferación epitelial. Síntomas de un quiste epidermoide Los síntomas de un quiste epidermoide son la presencia de un abultamiento en la piel, que presenta una apertura hacia el exterior puntiforme, con un tapón de color negro, similar a una espinilla. Desde su interior puede drenar material amarillento y maloliente, y cuando el quiste epidermoide se infecta, se produce una inflamación local con dolor y enrojecimiento. Tratamiento de un quiste epidermoide Los quistes epidermoides son lesiones benignas que no siempre necesitan tratamiento, puede ser necesario retirarlos, cuando producen un problema estético o infecciones de repetición. El tratamiento será quirúrgico pudiendo realizarse sólo la apertura del quiste , drenando la sustancia que tiene en su interior, en estos casos el quiste puede volver a reproducirse. El tratamiento definitivo es la exéresis del quiste, es una intervención de cirugía menor en la cual se procede a inyectar anestesia local en la zona, posteriormente se procede a realizar una incisión que abarca toda la extensión del quiste, procediendo a su extracción con la cápsula que lo recubre , tras esto se procede a coser la incisión realizada, retirando los puntos en unos siete días. En los casos en que los quistes están infectados, puede ser necesario el tratamiento con antibiótico vía oral para resolver la infección previamente a realizar la exéresis del quiste. Pruebas complementarias de un quiste epidermoide No suele ser necesario realizar pruebas complementarias para el diagnóstico del quiste, se realiza su análisis anatomopatológico tras la extracción del mismo, para confirmar el diagnóstico clínico . En caso de dudas, puede realizarse una resonancia magnética para su diagnóstico. Factores desencadenantes de un quiste epidermoide Los factores desencadenantes del quiste dermoide serán los traumatismos en la piel. Factores de riesgo de un quiste epidermoide Son factores de riesgo para los quistes epidermoides el haber pasado la pubertad, ser varón y síndromes genéticos como el síndrome de Gardner. Complicaciones de un quiste epidermoide Tamaño del quiste. Problemas estéticos. Número de quistes. Infecciones recurrentes. Cicatrices antiestéticas tras su exéresis. Rotura del quiste. Prevención de un quiste epidermoide No existe medio de prevenir los quistes epidermoides, salvo evitar los traumatismos . Especialidades a las que pertenece El quiste epidermoide debe de ser tratado o bien por el dermatólogo, o bien por el cirujano general, o por los especialistas en cirugía estética, estas tres especialidades pueden realizar la exéresis del quiste epidermoide. Preguntas frecuentes ¿Qué es el epidídimo? El epidídimo es un conducto que se encuentra en la parte posterior del testículo, es un conducto estrecho que conecta los conductos deferentes, está constituido por la unión de los conductos seminales, tiene unos cinco centímetros de longitud, es el lugar donde se produce la maduración de los gametos masculinos. ¿Qué es un quiste triquilemal? El quiste triquilemal es una tumoración redondeada que crece lentamente, se localiza sobre la superficie de la piel y puede ir desde unos milímetros a varios centímetros. Suele aparecer en la cabeza, en especial en el cuero cabelludo. Este tipo de tumor se forma desde las capas más externas del folículo piloso, la piel que cubre estos quistes es fina y brillante, cuando se ejerce mucha presión en ellos, el contenido, de aspecto graso y con mal olor, sale al exterior. ¿Qué es un quiste en la cara? Un quiste en la cara es una masa abultada de un tamaño variable, desde unos milímetros a uno o dos centímetros que puede ser de diverso origen. Así puede ser un lipoma, en cuyo caso el interior del quiste es material graso, un quiste epidermoide en el cual el interior es material celular epidérmico, un quiste triquilemal en el cual el interior del quiste es un material de origen piloso, o un quiste sebáceo que está formado por material graso. En algunos casos, el acné puede dar lugar al llamado acné quístico. La característica primordial de cualquier quiste es una cápsula externa en cuyo interior se encuentra un material que puede ser líquido o pastoso. ¿Qué diferencia un quiste de un tumor? La diferencia principal entre un quiste y un tumor es que el tumor suele ser una masa sólida y el quiste suele tener un interior pastoso o líquido. El quiste se encuentra recubierto de una cápsula que será necesaria extraer para evitar que se reproduzca la lesión, y el tumor carece de esta cápsula que lo recubre.
Quiste Sebáceo
Enfermedad

Quiste Sebáceo

¿Qué es un quiste sebáceo? El quiste sebáceo, también denominado quiste epidérmico, epidermoide o epitelial, es una tumoración benigna localizada a nivel subcutáneo o intradérmico, que aparece más frecuentemente en el cuero cabelludo, cara, cuello y tronco . Afecta a personas adultas, es muy común y constituye el 80% de los quistes cutáneos. No es una patología grave, aunque en ocasiones puede producir molestias, sobre todo por aparición de una sobreinfección del quiste. Tipos de quistes sebáceos Quiste epidérmico (sebáceo) congénito (se nace con él) Quiste epidérmico (sebáceo) adquirido (aparece a lo largo de la vida). Causas de un quiste sebáceo Existen tres mecanismos conocidos por los que se puede producir un quiste epidérmico: Por obstrucción de un orificio de un folículo piloso. Por la inflamación de un folículo piloso. Desarrollado a partir de restos embrionarios del epitelio de la piel. Por inclusión de la epidermis tras un traumatismo. Síntomas de un quiste sebáceo El quiste es una tumoración benigna en forma nodular y redondeada que aparece bajo la piel , en cuyo interior se acumula queratina (proteína que forma parte de pelo y uñas, y que se desprende hacia el interior por descamación de la pared del quiste). Tienen una superficie lisa, una coloración normal o pueden tener la aparición de una tinción amarillenta o ligeramente rojiza en la piel que lo recubre. Tiene un crecimiento lento de entre 0.5 - 5 centímetros como máximo. La tumoración puede movilizarse y desplazarse de forma ligera a la palpación y tiene una textura firme. No producen dolor, pero en ocasiones pueden complicarse produciendo una infección sobreañadida en el quiste, con aparición de dolor e incluso dando lugar a su ruptura espontánea con supuración de materia orgánica (pus). Habitualmente son lesiones únicas, pero en algunos pacientes aparecen de forma múltiple denominándose en este caso síndrome de Gardner. Tratamiento de un quiste sebáceo El tratamiento indicado en caso de molestias por compresión de alguna estructura vecina, por haber sufrido una ruptura espontánea o por sobreinfecciones de repetición, es la extirpación quirúrgica. Es una intervención menor de cirugía ambulatoria, con uso de anestesia local. Mediante la realización de una pequeña incisión, se procede a la extracción del quiste con su cápsula íntegra (recubrimiento). Después se efectúa el cierre de la herida con puntos de sutura. Cuando los quistes sebáceos se sobreinfectan, se realiza un drenaje del quiste para la extracción del pus que se acumula en su interior y se pauta al paciente la toma de un tratamiento antibiótico (amoxicilina- ácido clavulánico) Pruebas complementarias para el diagnóstico / tratamiento de un quiste sebáceo Para realizar el diagnóstico de un quiste sebáceo no hace falta realizar ninguna prueba complementaria específica, ya que con la exploración física habitualmente los médicos pueden establecer el diagnóstico. Cuando se realiza el tratamiento quirúrgico de extirpación del quiste, se remite al servicio de anatomía patológica para su estudio y confirmación del diagnóstico clínico. Factores desencadenantes de un quiste sebáceo El factor desencadenante de un quiste sebáceo adquirido es la oclusión del orificio folicular y su dilatación posterior, que muchas veces se ve favorecido por microtraumatismos. En el caso de los quistes congénitos, se produce por una alteración en la formación de la epidermis . Factores de riesgo de un quiste sebáceo Antecedentes familiares de quiste sebáceo. Complicaciones de un quiste sebáceo  Rotura del quiste ocasionada por un traumatismo o por una presión voluntaria. Infección por la entrada de un germen al interior del quiste a través del orificio del folículo. En caso de padecimiento de síndrome de Gardner, puede existir el riesgo de degeneración cancerosa. Prevención de los quistes sebáceos Realizar una adecuada higiene de la piel. Realizar una dieta sana rica en fibras y verduras con pocas grasas. Especialidades a las que pertenece el quiste sebáceo El quiste sebáceo es una alteración que puede ser diagnosticada por el médico de atención primaria y el dermatólogo. Cuando se precisa su extracción, ésta puede llevarse a cabo por el especialista en dermatología o, si el centro de atención primaria tiene los requisitos necesarios, mediante la realización de una cirugía menor. Preguntas frecuentes ¿Qué es un lipoma de grasa? Un lipoma es un tumor cutáneo benigno de origen adiposo (graso), localizado en el tejido celular subcutáneo (capa profunda de la piel). ¿Qué es un quiste Triquilemal? Se trata de un nódulo de consistencia elástica , con un orificio pequeño central y con un contenido pastoso amarillento, que expulsa un característico olor a rancio que aparece de forma más frecuente en el cuero cabelludo y en menor medida, en el escroto. Aparece en mujeres de edad media. ¿En qué se diferencia un quiste de un tumor? Un quiste es una cavidad circunscrita constituida por una cavidad llena de una sustancia líquida o semilíquida, producida habitualmente por las células de la propia cápsula o recubrimiento del quiste, que se detecta como nódulos redondeados de consistencia elástica. Un tumor es una lesión producida por un acúmulo celular originado por el crecimiento descontrolado de las mismas. ¿Qué es la lipomatosis? La lipomatosis es una alteración en la que existe un crecimiento excesivo y difuso del tejido adiposo o graso, que se infiltra hacia las estructuras adyacentes. ¿Qué es un lipoma de espalda? En lipoma de espalda es la aparición de un tumor benigno de contenido graso y crecimiento lento en cualquier región de la espalda.  
Qué Es la Epigenética
Artículo especializado

Qué Es la Epigenética

El sistema que se encarga de la regulación de la expresión de los genes sin que se afecte la composición de los genes en sí mismo es lo que se denomina epigenética . La epigenética estudia, por lo tanto, el conjunto de elementos funcionales que regulan la expresión de los diferentes genes de una célula sin alterar su composición. Mediante estos mecanismos epigenéticos, que no modifican la secuencia de ADN, las células tienen la capacidad de marcar qué genes deben expresarse, en qué grado y en qué momento, para cumplir mejor con las funciones celulares que les son propias. Por ejemplo, dos gemelos idénticos tendrán exactamente el mismo genoma, pero su epigenoma puede variar en función de su alimentación, hábitos tóxicos, vida social y estrés. Todas las células somáticas del organismo contienen el mismo material genético en lo que se refiere a la secuencia de su ADN. Sin embargo, cada tipo celular (neuronas, células del miocardio, linfocitos, etc.) tiene un programa de expresión de genes distinto; es decir, cada tipo especializado de célula expresa solamente los genes que precisa para llevar a cabo su función en un momento determinado. Así pues, algunos genes se expresan solamente en unos momentos concretos y solamente lo hacen en unos tipos celulares concretos y no en otros, a pesar de que, potencialmente, todas las células compartan la misma información genética. Reversible A diferencia de la información almacenada en la secuencia de ADN del genoma, los cambios que se dan a nivel epigenético no son estáticos e invariables , sino que pueden modificarse a lo largo de la vida de la célula. Así pues, una de las principales características de las modificaciones epigenéticas es que son reversibles , no son definitivas, dado que no afectan al ADN propiamente, sino a su expresión. Asimismo, el epigenoma, que consiste en el conjunto de todos los elementos epigenéticos que pueden modificar la expresión de los genes, puede resultar influenciado por factores ambientales , especialmente durante el periodo del desarrollo embrionario, y puede hacer que estas alteraciones, aunque reversibles, se hereden de una célula a sus células hijas. Por consiguiente, el epigenoma puede variar entre los diferentes tipos de células del organismo, así como en función del momento del desarrollo o del estado de salud de la persona. Los principales factores ambientales que afectan al epigenoma son: Dieta. Actividad física. Estrés. Socialización. Tabaco y otras sustancias tóxicas. Infecciones. Inflamaciones crónicas. Exposición a sustancias carcinógenas. Son varios los mecanismos moleculares y microcelulares mediante los cuales la epigenética se encarga de modificar la expresión del genoma de las células, como la metilación, la modificación de unas proteínas llamadas histonas (alrededor de las cuales se ovilla el ADN) o la participación de microARN, que silencia la expresión de ciertos genes. Las modificaciones epigenéticas cumplen un papel de intermediarias entre el ambiente y los genes, por lo cual tienen un rol influyente en diferentes aspectos de la biología celular, de manera que la alteración de estos mecanismos puede derivar en la alteración de la proliferación celular y, por consiguiente, favorecer la aparición de un cáncer u otras enfermedades , así como el envejecimiento prematuro, tanto celular como de la persona. Su papel en el cáncer En el desarrollo de un cáncer se ven involucrados tanto cambios genéticos, que afectan a la secuencia del ADN celular, como cambios del epigenoma. Las células de un cáncer presentan una alteración de su estado epigenético, de manera que se expresan ciertos genes y se silencia otros de manera irregular, lo cual permite la proliferación celular desmedida y la no destrucción por parte del sistema inmunitario del organismo de las células con errores genéticos. Dado que las modificaciones epigenéticas son de carácter reversible, muchas líneas de investigación contra el cáncer actuales se centran con un futuro esperanzador sobre el estudio del epigenoma y comienzan a producirse fármacos que actúan sobre las enzimas que regulan los factores epigenéticos, con tal de revertir estas alteraciones que permiten la proliferación de las células cancerosas. En otras enfermedades Del mismo modo, los estudios de la epigenética permiten desarrollar fármacos basados en el uso de moléculas pequeñas que permitirán personalizar el tratamiento de otras patologías como las enfermedades inflamatorias, las metabólicas o las neurodegenerativas . Asimismo, se ha comprobado que las modificaciones del epigenoma tienen un papel relevante en el envejecimiento celular . Al comparar los epigenomas de recién nacidos, adultos y personas de edad avanzada se ha observado que, a medida que la persona envejece se van perdiendo una serie de grupos metilo (una molécula formada por un átomo de carbono y tres de hidrógeno), lo cual puede implicar la expresión inadecuada de ciertos genes. ¿Predecir la esperanza de vida? El epigenoma puede, por lo tanto, proporcionar una estimación de la edad biológica y contribuir a la predicción de la esperanza de vida del individuo . Un caso extremo de alteraciones epigenéticas de esta índole son las que se dan en las enfermedades de envejecimiento prematuro, como la progeria o el síndrome de Werner, en las cuales los pacientes, pese a tener pocos años de vida, presentan un epigenoma propio de personas de una edad muy avanzada. El epigenoma afecta también a los mecanismos de la memoria y el aprendizaje , al deterioro cognitivo asociado a la edad y a los trastornos del comportamiento. No está en nuestra mano modificar el genoma, pero en parte podemos intentar que nuestro epigenoma esté “lo más sano posible” con una serie de medidas que, como siempre, son las que nos permiten llevar una vida sana: Tener un dieta equilibrada y comedida. Realizar una actividad física apropiada a nuestra edad. Evitar el estrés y mantener una vida social activa. Dormir lo suficiente y asegurando un sueño de calidad. Mantenerse también activo intelectualmente. Evitar el tabaco y otras sustancias tóxicas y cancerígenas.
Verrugas
Enfermedad

Verrugas

¿Qué son las verrugas? Las verrugas son pequeñas protuberancias que aparecen en la piel debidas a una infección por el virus del papiloma humano (VPH). También se les denomina mezquinos o cadillos. Las verrugas afectan con más frecuencia a niños, jóvenes, mujeres, y a personas con el sistema inmunitario débil. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque son más comunes en manos, pies y genitales. Es una infección muy común, pero en la mayoría de los casos es leve. Tipos de verrugas El virus del papiloma humano (VPH) puede causar más de 100 tipos de verrugas. El VPH de bajo riesgo más habitual es el subtipo 6 y 11, relacionados con verrugas genitales y, los tipos 16 y 18 de VPH son los más peligrosos. Entre las verrugas más comunes cabe destacar: Vulgares : son las más frecuentes, suelen formarse en manos y pies y existen diferentes subtipos. Planas : sobresalen muy poco y son más comunes en niños y adolescentes y la mayoría de veces se forman en la cara y manos. Plantares : aparecen en las plantas de los pies y son dolorosas al caminar. Subungueales y periungueales : se originan debajo o alrededor de las uñas. Filiformes : cuelgan de la piel y muestran un aspecto alargado y blando. Suelen formarse en la cara, cuello y párpados. Genitales : localizados en la vulva o el pene, área perianal y entre los muslos. Son muy contagiosas a través de relaciones sexuales. Causas de las verrugas Las verrugas son infecciones producidas por el virus del papiloma humano, se contagian por contacto directo o a través del uso de objetos utilizados por personas infectadas (como, por ejemplo, toallas). Síntomas de las verrugas Generalmente las verrugas son indoloras y suelen presentarse en los dedos de las manos y de los pies, sus síntomas son la aparición de bultos pequeños y rugosos del color de la piel, tostados, rosados o blancos y, en ocasiones, cubiertos de puntos negros por la coagulación de los vasos sanguíneos. Tratamiento para las verrugas Con el tiempo, las verrugas suelen desaparecer por sí solas, pero si se desean eliminar por estética o por molestias, su tratamiento consiste en su eliminación, bajo anestesia local generalmente, por medio de diferentes técnicas, según considere el especialista: Aplicación de cremas tópicas a base de ácido salicílico u otros ácidos y posteriormente, raspado de la verruga con una lima o piedra pómez. Este tratamiento lo puede realizar uno mismo en casa, pero sin aplicarlo en la cara ni en los genitales. Crioterapia, congelación utilizando nitrógeno líquido, pero debe evitarse en niños y en la cara o genitales. Cirugía para extirpar la verruga con un bisturí. Tratamiento con láser para tratar de quemarla. Pruebas complementarias del tratamiento de verrugas Para el tratamiento de las verrugas no suelen realizarse pruebas complementarias, con una exploración física es suficiente. Pero si hay dudas, se recurre a una biopsia o a una extirpación de la verruga. En el caso de mujeres, se puede realizar una citología vaginal o la prueba del Papanicolaou para detectar la infección por el virus y, si los resultados obtenidos son anormales, puede realizar el test del VPH para verificar la presencia de cáncer cervicouterino. Factores desencadenantes de las verrugas Las verrugas suelen desencadenarse usando algún objeto de alguien infectado o directamente tocando a alguien ya contagiado si se tiene el sistema inmunológico debilitado, y las verrugas genitales son más fáciles de contraer manteniendo activamente relaciones sexuales sin protección. Factores de riesgo de las verrugas Entre los factores de riesgo para la infección de VPH se encuentran: la cantidad de relaciones sexuales y número de parejas distintas (cuanto mayor es, más probabilidad de contraerla hay), la edad (puesto que es más frecuente en niños y en jóvenes), personas con sistemas inmunitarios debilitados, tener pieles quebradas o dañadas y el contacto con personas afectadas. Complicaciones de las verrugas Las verrugas pueden ocasionar algunas complicaciones: Irritación en la piel que rodea a la verruga. Cambio de color o de tamaño. Dolor al caminar, en el caso de tener verrugas plantares. Baja autoestima, sobre todo si aparecen muchas verrugas en la cara. Lesiones en la boca y vías respiratorias. Cáncer, en el caso de los tipos de VPH de alto riesgo. Complicación del parto, al obstruir el canal e incluso se puede infectar la laringe del bebé. Prevención de las verrugas Para prevenir la aparición de verrugas se pueden seguir los siguientes consejos: Evitar el contacto directo e indirecto con las verrugas (no rascar ni tocar para no propagar a otras zonas del cuerpo o infectar otras personas). No morderse las uñas, las verrugas son más propensas en pieles con grietas. Lavarse las manos después de tocarse la verruga. No caminar descalzo en zonas públicas. Evitar rasurarse el vello púbico. Especialidades a las que pertenecen las verrugas Las verrugas pertenecen a la especialidad médica de dermatología que se ocupa de los trastornos de la piel. Preguntas frecuentes: ¿Por qué salen las verrugas? Las verrugas aparecen cuando el virus del papiloma humano entra en contacto con la piel y se infecta. ¿Qué son las verrugas en el cuello? Las verrugas del cuello son las que aparecen en la zona del cuello y suelen ser bastante antiestéticas y de un tamaño más engrosado que el resto. ¿Qué es bueno para quitar las verrugas? Lo más seguro es acudir al dermatólogo para que aconseje qué hacer o las elimine mediante la aplicación de geles con ácidos o con el método más adecuado: congelación, láser o cirugía. Algunas verrugas se las puede quitar uno mismo en casa aplicando durante varios días una pomada especial para eliminar verrugas; se venden en farmacias y normalmente llevan ácido salicílico en su composición. Hay algunos remedios que también pueden funcionar como: aplicar vinagre de manzana con un algodón durante horas y varios días, y posteriormente se caerá sola la verruga. También se puede dejar actuar unos minutos una mascarilla a base de una mezcla de dos cucharadas de bicarbonato en zumo de limón o, pasar un ajo varias veces por la verruga para debilitarla y que se desprenda. ¿Qué es el papiloma humano? El papiloma humano es un virus que produce verrugas en la piel o en las mucosas. La mayoría de las infecciones por este virus no provocan cáncer. Pueden contagiarse y aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque las más frecuentes aparecen en manos, pies y genitales. ¿Cómo puedes saber si tienes el virus del papiloma humano? El virus del papiloma humano no presenta síntomas, salvo la aparición de verrugas en la piel. El virus suele desaparecer de forma espontánea, pero existe una prueba para detectar células anormales causadas por el VPH en mujeres, la prueba se llama citología vaginal o test de Papanicolaou , si el resultado da positivo significa que tienes uno de los virus VPH y hay que hacer seguimiento para asegurarse que no se desarrolla cáncer en el futuro. También se puede hacer el test o prueba del VPH si la citología presenta anomalías, se realiza para detectar cáncer cervicouterino mediante la presencia de ciertos tipos de VPH.  
Queilitis
Enfermedad

Queilitis

¿Qué es la queilitis? La queilitis, también conocida como boqueras, es una lesión que se produce en los labios y que genera grietas en las comisuras labiales , que pueden llegar a ser molestas y dolorosas, producen quemazón en la zona afectada e inflamación, y son muy localizadas. Se caracterizan por la alteración de color, tamaño y consistencia que afecta la mucosa, submucosa y revestimiento cutáneo de la boca . La incidencia de la queilitis va a depender del tipo de la misma, suele ser más frecuente en mujeres que en hombres, pero también se puede dar en niños y personas mayores. Es una enfermedad común y es leve, pero si no se trata adecuadamente puede tener complicaciones importantes. Tipos de queilitis Los tipos de queilitis son: Queilitis angular : es una inflamación de la zona de la comisuras o extremos de los labios. Puede producir grietas o laceraciones en la piel de esta zona de la boca. Se produce por falta de higiene y por la acumulacion de saliva en las comisuras, también lo puede producir una sequedad excesiva. Queilitis alérgica : es también conocida como queilitis de contacto. Es una inflamación que se produce como reacción alérgica a algún agente de contacto, como pintura de labios o maquillaje, o pintura para la piel. Queilitis actínica : este tipo de queilitis se produce por una exposición continuada a los rayos del sol y afecta especialmente al labio inferior. Puede ser peligrosa, ya que puede ocasionar una afección cancerígena si la exposición al sol es muy seguida y si no se trata con protector solar. Queilitis descamativa o exfoliativas : se produce una descamación de los labios que afecta especialmente al labio inferior y que es muy visible, ya que se desprenden partes importantes de la piel. Afecta principalmente a personas jóvenes, menores de 30 años y se da más en mujeres que en hombres. Queilitis granulomatosa : se caracteriza por una inflamación o tumefacción recurrente. Es una hinchazón aguda y simétrica del labio superior. Puede acompañarse de eritema, escamas y erosiones. Es una de las queilitis menos frecuentes. Causas de la queilitis Las causas de las queilitis van a depender de los tipos que existen: La queilitis angular se relaciona con una infección micótica (hongos) producida por candida Albicans (candidiasis), y también de carácter bacteriano por Staphylococcus aureus . Está relacionado con deficiencias nutricionales como vitamina B12, anemia por déficit de hierro y deficiencia de zinc, que puede ser evidencia de una mala alimentación. La causa de las queilitis alérgica es química, ya que el cuerpo reacciona ante un elemento externo , como la pintura de labios, cremas o maquillajes. En la queilitis actínica la causa es física, la piel se expone mucho a los rayos solares y estos acaban quemando los labios. La queilitis exfoliativa también es de origen bacteriano, algún trastorno hormonal y por carencias alimentarias. Síntomas de queilitis Los síntomas de la queilitis son: Inflamación de los labios. Enrojecimiento, descamación y agrietamiento de la comisura labial. Úlceras. Dolor al tacto. Tratamiento para la queilitis El tratamiento para la queilitis va depender de las causas que originan la enfermedad. Para tratar la infección por hongos de candida Albicans se deben usar antimicóticos como Ketoconazol y Fluconazol . También pomadas con Nistatina y Miconazol . Por infección bacteriana por Estafilococos: se suelen emplear antibióticos y usar pomadas de ácido fusídico o Mupirocina . Si la queilitis se produce por una falta de nutrientes, el tratamiento es corregir esas deficiencias con suplementos vitamínicos o suplementos de hierro. Si es alérgica, se debe tratar con antihistamínicos para mitigar el efecto de la alergia y localizar qué está produciendo dicha afección. También se puede utilizar cremas con corticoides para la picazón y el escozor. Pruebas complementarias del tratamiento de queilitis La principal prueba diagnóstica para el tratamiento de la queilitis es un frotis directo de la zona afectada. De forma complementaria se puede realizar análisis de sangre para encontrar la causa de la queilitis. Si existe sospecha de una reacción hipersensible, es aconsejable realizar una prueba de alergia para el diagnóstico. También se puede realizar una biopsia para evaluar signos de cáncer. Factores de riesgo de queilitis Los factores de riesgo de la queilitis son: Es más frecuente en adultos jóvenes y ancianos con excepción de la queilitis exfoliante que es más frecuente en niños. En cuanto al sexo, es más común en mujeres que en hombres. El consumo de tabaco y alcohol. Implantes dentales. Enfermedades inmunodeprimidas HIV. Déficit nutricionales. Complicaciones de la queilitis Las complicaciones de la queilitis pueden ser: Carcinoma escamoso de labio. Hiperpigmentación. Formación de quistes y úlceras. Prevención de la queilitis La prevención de la queilitis incluye: Mantener la comisura labial seca y limpia. Evitar el contacto con sustancias irritantes. Tener una alimentación equilibrada, rica en vitaminas y hierro Evitar colocar objetos en la boca. Especialidades a las que pertenece la queilitis La especialidad médica a la que pertenece la queilitis es dermatología, que trata las enfermedades de la piel. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la queilosis? La queilitis es una lesión de los labios y de la boca que se caracteriza por la formación de escamas y fisuras debido a una dieta deficiente en riboflavina (vitamina B12). ¿Qué es la queilitis descamativa? La queilitis descamativa o exfoliativa es una enfermedad que se caracteriza por una continua descamación de los labios y comisuras labiales. ¿Existe algún tratamiento natural para la queilitis? Pueden existir remedios naturales para aliviar el dolor y molestias que causan la queilitis, como el uso de la miel, el aloe vera, el limón, la manteca de cacao , salvia de castilla, manzanilla crema y propóleo. Es importante acudir al médico para valorar cuál es el tratamiento adecuado. ¿Qué es la queilitis granulomatosa La queilitis granulomatosa es un trastorno crónico poco frecuente dentro de las granulomatosis orofaciales, como lesión única o como parte de una enfermedad sistémica, que se caracteriza por una inflamación idiopática de la mucosa labial , que cursa en forma de brotes episódicos y progresivos. ¿Qué es la queilitis angular? La queilitis angular es una inflamación de la zona de las comisuras o extremos de los labios. Puede producir grietas o laceraciones en la piel de esta zona de la boca. Se produce por falta de higiene y por la acumulacion de saliva en las comisuras, también lo puede producir una sequedad excesiva.
Seborrea
Enfermedad

Seborrea

¿Qué es la seborrea? La seborrea o seborragia hace referencia a la secreción grasa (sebo) que producen las glándulas sebáceas y que actúa como barrera de lubricación y protección en la piel y el cuero cabelludo. Todas las personas tienen en mayor o menor medida seborrea, ya que las glándulas sebáceas están presentes en toda la piel excepto en palmas de las manos y plantas de los pies, abundado en el cuero cabelludo, en la cara, el tórax y la espalda, asociadas o no a un folículo piloso (poro donde existe un pelo). Existen determinadas enfermedades frecuentes que producen un aumento de la producción del sebo, no constituyendo en la mayoría de los casos patologías graves. Tipos de seborrea Seborrea adiposa o fluente : secreción oleosa (aceitosa) que se observa principalmente en la nariz y en la frente. Seborrea capitis : la que aparece en el cuero cabelludo , generalmente de forma seca y acompañada o precursora de calvicie. Seborrea cérea: secreción sebácea similar a la cera. Seborrea concreta o costrosa: aquella que produce costras y que se observa generalmente en los niños en forma de postillas de leche o en los ancianos en forma de verrugas planas . Seborrea congestiva: seborrea que aparece en la cara en el primer grado del lupus eritematoso acompañada de enrojecimiento de la cara . Seborrea seca: forma común caracterizada por la formación de escamas o costras . Seborrea nigrans o nigricans: seborrea costrosa con coloración oscura. Seborrea eccematosa: aquella asociada con aparición de eccemas . Seborrea del recién nacido : prominencias próximas a los folículos pilosos que se pueden exprimir. Causas de la seborrea La secreción sebácea depende directamente de la estimulación de la glándula por hormonas (andrógenos) producidas a nivel suprarrenal, testicular y ovárico. Aquellas alteraciones que pueden producir un aumento de esta influencia (por ejemplo, el acné), van a hacer que se produzca un aumento de su producción. Existen otros factores que pueden influir en la producción sebácea de las glándulas, como el estrés, determinados fármacos, el alcohol, el tabaco, la influencia genética o la edad (es más frecuente niños y ancianos) . Síntomas de la seborrea Aparición en la piel de un tacto untuoso , apariencia de brillo o “grasa” en la piel o el pelo. Puede ser un síntoma o signo acompañante de otros síntomas asociados según la patología donde aparece mayor producción de seborrea: acné, alopecia, foliculitis, rosácea, dermatitis seborreica...etc. Tratamiento para la seborrea Pautas generales como el uso de productos de higiene que contengan selenio y zinc (secantes), evitar cremas o productos de maquillajes oleosos que aporten más grasa. Cuando el aumento de la seborrea va asociado a alteraciones como el acné o la dermatitis seborreica, por ejemplo, el tratamiento va encaminado al uso de fármacos que controlan todos los factores que intervienen en la producción de la enfermedad específica. Pruebas complementarias del tratamiento de la seborrea El diagnóstico es básicamente clínico. No existe una prueba de diagnóstico específica para diagnosticar la seborrea . En el caso de aparecer seborrea asociada al diagnóstico de otra patología, en ocasiones se deben realizar biopsias del tejido (toma de muestras de tejido), o cultivos. Factores desencadenantes de la seborrea El factor desencadenante es la estimulación de las glándulas sebáceas que realizan una sobreproducción de sebo. Factores de riesgo de la seborrea Factores endocrinos : como por ejemplo aumento de la actividad de las hormonas androgénicas en la pubertad. Padecimiento de trastornos emocionales . Mala alimentación hipercalórica . Abuso de los lavados del cuero cabelludo con champús irritantes . Complicaciones de la seborrea Adquisición de un aspecto sucio y descuidado de la piel y el pelo. Irritación dérmica . Influencias psicológicas negativas por el aspecto físico. Irritación, inflamación y descamación en algunas forma de presentación . Prevención de la seborrea Realizar una adecuada higiene . Utilizar productos de higiene adecuados para un tipo de piel grasa o mixta. Seguir las recomendaciones específicas para prevención de las enfermedades que se asocian a un aumento de seborrea. Realizar una dieta equilibrada. Evitar las situaciones de estrés. Especialidades a las que pertenece la seborrea Habitualmente todos los trastornos en los que aparece un aumento de seborrea son tratados y diagnosticados por el dermatólogo . Preguntas frecuentes ¿Existe la seborrea infantil? Sí, el aumento de producción de seborrea puede aparecer a cualquier edad y asociarse al padecimiento de enfermedades como la dermatitis seborreica, que también afectan a los niños. ¿En qué zonas es más frecuente que se desarrolle la seborrea? Las zonas del cuerpo más propensas a la seborrea son las áreas donde existe un mayor número de glándulas sebáceas : la cara, cuero cabelludo, zona central del tórax y parte alta de la espalda . ¿Hay champús especiales para la seborrea en la cabeza? Se suelen utilizar champús no agresivos y asociarse con champús que contienen fármacos antimicóticos en el caso de la dermatitis seborreica del cuero cabelludo. ¿Afecta el tener caspa a la seborrea? La caspa y la seborrea s on dos procesos que pueden ir asociados manifestándose a la vez , aunque no son dos procesos vinculados necesariamente .
Qué es la Celulitis y Cómo Eliminarla
Artículo especializado

Qué es la Celulitis y Cómo Eliminarla

Ni siquiera las delgadas se libran, y es que l a celulitis afecta al 85% de las mujeres , sobre todo a partir de los 30 años, aunque puede aparecer desde la pubertad. La llamada “piel de naranja” trae de cabeza a muchas féminas, que sólo esperan dar con la solución que la elimine para siempre. Pero, ¿es posible? ¿SABÍAS QUE…? Este artículo trata sobre la celulitis estética que tanto nos preocupa a las mujeres, pero también existe el concepto de celulitis en el entorno de las enfermedades infecciosas (en este caso hace referencia a un proceso inflamatorio agudo de origen infeccioso que suele manifestarse con signos inflamatorios externos:  eritema, inflamación y calor local). La celulitis “estética”, en términos médicos, recibe el nombre de lipodistrofia ginecoide, lipoesclerosis nodular o paniculopatía edematofibroesclerótica. ¿Dónde se localiza? Es un trastorno local del tejido subcutáneo (por depósitos circunscritos de grasa) predominantemente en caderas, glúteos, muslos y abdomen. Se caracteriza por un aspecto típico de la piel que llamamos “piel de naranja”. Puede afectar tanto a mujeres delgadas como con sobrepeso , y aparecer desde la pubertad, pero es mucho más frecuente a partir de los 30 años. Se debe a un crecimiento de las células grasas por un incremento en los depósitos de lípidos (en forma de nódulos adiposos) entre el tejido conjuntivo. La aparición en el hombre es escasa: sólo alcanza el 5%. ¿Cuál es la principal causa de la celulitis? La celulitis se considera un trastorno multifactorial , en el que están implicados, por tanto, varios factores. Sin duda, la dieta hipercalórica favorece la síntesis y el almacenamiento de grasas en el tejido adiposo, pero habría otros factores implicados: La vida sedentaria (la falta de ejercicio físico ocasiona una disminución de la masa muscular por lo que se hace más evidente la masa grasa). Posiciones mantenidas: las posiciones mantenidas en sedestación (sentados) dificultan el retorno venoso y facilitan el depósito graso. Empeora si, además, cruzamos las piernas. Hábito tabáquico produce alteraciones de la microcirculación. Abuso de alcohol: favorece la lipogénesis. Estrés y ansiedad: conllevan a un incremento de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que favorecen la formación de grasa. L os estrógenos femeninos : incrementan la actividad de los adipocitos, que favorece la formación de nódulos celulíticos. Así, existe un empeoramiento de la celulitis en el embarazo, la menopausia y en los tratamientos con estrógenos. ¿Cuántos tipos de celulitis hay? Existen tres formas clínicas diferentes: limitada, difusa y edematosa. Lipodistrofia dura o limitada : de márgenes bien delimitados con la piel engrosada y compacta. Frecuente en mujeres jóvenes que practican ejercicio físico regularmente. No cambia con las modificaciones posturales (estar de pie o sentada). Se localiza generalmente en rodillas y muslos. Lipodistrofia blanda o difusa : es la forma más frecuente. Suele presentarse a partir de los 40 años y es típica de mujeres sedentarias y en aquellas que han perdido mucho peso de forma brusca (tras cirugía bariátrica o régimen muy restrictivo). Encontramos una piel gruesa (espesor 5-8 cm), flácida, móvil con poca masa muscular. Muy frecuente en caderas. A la palpación se notan pequeños nódulos duros. Cambia de forma al modificar la postura o al presionar con los dedos. Puede ocasionar alteración de la esfera social y psicoafectiva y disminución de la autoestima. Lipodistrofia edematosa : es la forma más grave, pero la menos frecuente. Se asocia a obesidad y linfedema (excesiva retención de líquidos). Afecta a extremidades inferiores con un incremento del volumen total. A la exploración observaremos un signo de Godet positivo (depresión de la piel al presionar con el dedo que se mantiene cuando se retira). Se asocia a otros síntomas como pesadez de piernas, edema, varices y calambres. Recordemos que la misma persona puede presentar diferentes tipos de celulitis en diferentes áreas anatómicas. ¿Cómo se confirma el diagnóstico? El diagnóstico es clínico y basado en la inspección de la piel y en la palpación . Encontraremos una piel con superficie irregular, con aspecto reticulado (típico aspecto de piel de cáscara de naranja). Pueden aparecer otros signos como: estrías (por ruptura de fibras elásticas de la dermis), equimosis (por fragilidad capilar) y varículas. Al palpar apreciamos una piel con aumento de grosor y consistencia. Al pellizcar evidenciaremos el aspecto de piel de naranja. Se puede recurrir a exploraciones complementarias no utilizadas de forma rutinaria. Entre ellas destacan la ecografía, la termografía, la xerorradiografía y la impedanciometría bioeléctrica. ¿Existe un tratamiento eficaz contra la celulitis? Existen múltiples terapias para el tratamiento de la celulitis con el fin de reducir las células grasas, mejorar la microcirculación y reducir el edema. Mencionaremos las diferentes alternativas terapéuticas: físicas o mecánicas, quirúrgicas y dermocosméticas. Tratamientos físicos y mecánicos : Iontoforesis: uso de corriente galvánica de alta frecuencia para que el fármaco tópico penetre mejor en la dermis, catabolice los lípidos y aumente la eliminación del líquido retenido. Ultrasonidos: ondas de alta frecuencia que tienen efecto vasodilatador y mejoran la penetración de los preparados tópicos en la dermis . Electrolipoforesis: agujas conectadas a un generador de baja frecuencia. Se crea un campo electromagnético que favorece el drenaje linfático y la lipólisis. Termoterapia: utiliza calor y frío para obtener vasodilatación y facilitar la penetración de los productos. Presoterapia y drenaje linfático: favorecen el retorno venoso, activan la microcirculación y reducen el edema. Endermología o lipomasaje: masaje con dos rodillos que mejora la apariencia de la pie l actuando a nivel del sistema linfático y circulatorio. Tratamientos quirúrgicos : Cirugía estética: por ejemplo, la abdominoplastia, para eliminar el exceso de piel y grasa abdominal. Liposucción: mediante la destrucción de los acúmulos de grasa localizados. Se introduce una cánula en la hipodermis y se desestructura y aspira el material graso. Liposhifting: técnica que moviliza el tejido graso y remodela las irregularidades de la piel. Se utiliza con mucha frecuencia para corregir irregularidades secundarias tras una liposucción. Tratamiento dermocosmético: Mediante preparados tópicos (de aplicación local). Son más eficaces en las primeras fases de la enfermedad. De uso diario. Existen varios preparados tópicos: Mucopolisacáridos (ejemplo la mucopolisacaridasa): Actúan al inicio del proceso y permiten recuperar la permeabilidad y fluidez del tejido conjuntivo. Fibrinolíticos: evitan la desestructuración de las fibras de colágeno, elastina y fibrina por acúmulo de los nódulos celulíticos. Destacan las colagenasas, elastasas, hidrolasas, oligoelementos (manganeso, cinc, cobalto) y derivados del yodo. Vitaminas: E, A. B y C con propiedades anticelulíticas. Lipolíticos: efecto destructor sobre el tejido graso.  Se emplean en mesoterapia administrados de forma intradérmica o subcutánea con agujas de pequeño calibre. Se utiliza, sobre todo: pentoxifilina, hialuronidasa, l-carnitina, aminofilina y cafeína. Muc has cremas anticelulíticas contienen cafeína en un porcentaje nada despreciable, ya que activa las enzimas que rompen las moléculas de grasa. Rubefacientes: activan la circulación periférica. Producen aumento de temperatura en la zona tratada. Por ejemplo, el nicotinato de metilo, el mentol, el alcanfor y aceites esenciales. Plantas de efecto venotónico (centella asiática, Ginkgo biloba, castaño de Indias, rusco, ciprés y naranja amarga) y antiedematoso (centella asiática, hiedra, pilosella o algas marinas como Fucus vesiculosus o Palmaria palmata ). Persiguen activar la circulación sanguínea y mejorar la retención de líquidos. ¿Se puede prevenir la aparición de la celulitis? Justamente el mejor tratamiento contra la celulitis es su prevención . Como medidas generales se recomienda la realización de ejercicio físico regular, el seguimiento de una dieta equilibrada y el control de la ansiedad y el estrés. Debemos promover una forma de vida sana, potenciando las normas higiénico-dietéticas que todos conocemos: Evitar el sedentarismo (realizando ejercicio físico con frecuencia regular). Evitar el tabaquismo y el exceso de alcohol. Uso de prendas y calzado cómodos (no excesivamente ajustados). Gestionar el estrés. Mantener el peso ideal. Ingesta abundante de agua. Realizarse algún masaje venoso y drenaje linfático de vez en cuando para activar la microcirculación. Con todas estas medidas conseguiremos retrasar la aparición de la celulitis o mejorar el resultado de los tratamientos cuando ya está instaurada.
Causas y Tratamientos de la Psoriasis
Artículo especializado

Causas y Tratamientos de la Psoriasis

Placas rojas y descamación, acompañadas de picor y molestias, en cualquier zona del cuerpo. Es así como se presenta la psoriasis. Una enfermedad inflamatoria de la piel , que no es contagiosa y que tiene una base genética. Afecta sobre todo a los codos, las rodillas y el cuero cabelludo. Es una enfermedad más frecuente de lo que pensamos, pues aparece hasta en un 3 % de la población. Además, hasta una tercera parte de los pacientes pueden desarrollar con el tiempo una forma de reumatismo llamada artritis o artropatía psoriática, que es una manifestación de la misma inflamación en las articulaciones o los tendones. ¿SABÍAS QUE… Aunque se conocen los mecanismos que producen la inflamación, y se han desarrollado medicamentos muy eficaces para controlarla, no se han podido identificar todavía todos los desencadenantes de la psoriasis. ¿Cómo se produce la psoriasis? Hoy en día sabemos que la psoriasis es una enfermedad provocada por un mal funcionamiento del sistema inmunológico , es decir, el conjunto de mecanismos que en circunstancias normales nos defienden de la infección y de las agresiones externas. Este sistema está formado por células que, en el caso de la psoriasis, producen inflamación en la piel. Se ha realizado mucha investigación sobre la enfermedad en los últimos años. Sabemos que las personas con psoriasis tienen una forma de ser, determinada por la genética, que los predispone a desarrollarla. Los brotes de psoriasis pueden venir provocados por agentes externos como infecciones, o estímulos internos como el estrés emocional. También sabemos que las personas con psoriasis tienden a la obesidad, la hipertensión, la diabetes y el aumento de grasas en la sangre, padeciendo con mayor frecuencia el llamado “síndrome metabólico”, que a la larga provoca más riesgo de infarto o ictus. Síntomas de la psoriasis La psoriasis produce placas rojas, cubiertas de costra o descamación, en ocasiones acompañadas de picor y molestias. Puede afectar a cualquier zona de la piel, o incluso a todo el cuerpo. Las zonas más habituales donde aparece son los codos, las rodillas, y la cabeza. También existen tipos especiales de psoriasis, como la pustulosa (que produce granos de pus o pústulas), o la palmoplantar, que se caracteriza por placas en las palmas y las plantas que pueden agrietarse produciendo fisuras con mucho dolor. Asimismo, algunos pacientes pueden llegar a tener una psoriasis generalizada que puede ser grave e incluso mortal. Como hemos dicho, hasta un tercio de los pacientes pueden desarrollar artritis o artropatía psoriática , que se manifiesta con dolor e hinchazón de las articulaciones de las manos o los pies, dolor de espalda o dolores en los tendones. Este “reuma” puede ser invalidante y conducir a la destrucción de las articulaciones de forma irreparable. Por suerte, si es detectada y controlada a tiempo por un reumatólogo o un dermatólogo, existen tratamientos muy eficaces para evitar la progresión y la invalidez. Diagnóstico de la psoriasis Los dermatólogos reconocemos la psoriasis fácilmente sólo por el aspecto de las lesiones de la piel . Sin embargo, en casos de duda puede ser necesaria una pequeña biopsia para diferenciarla de otros trastornos de la piel. Cuando se diagnostica, se realizan diferentes mediciones de la superficie afectada, el grado de enrojecimiento, grosor y descamación de las placas, para estimar la gravedad y decidir el tratamiento más adecuado. Además, podemos hacer hacer determinadas preguntas o pedir algunas pruebas al paciente (análisis en sangre) para descartar que no haya artropatía psoriásica o alteraciones sugestivas del síndrome metabólico (hipertensión, colesterol alto, obesidad, diabetes, etc). Por otro lado, casi siempre se necesita una analítica de sangre para decidir si el paciente puede seguir ciertos tratamientos. Tratamiento, ¿cuáles son las expectativas de la psoriasis? La psoriasis sigue siendo una enfermedad incurable, pero que podemos controlar de forma muy eficaz , incluso haciéndola desaparecer por completo, con los medicamentos disponibles en la actualidad. Existen psoriasis de curso clínico intermitente, con épocas de más y menos aparición de lesiones, que pueden controlarse realizando los tratamientos en algunas épocas del año, y psoriasis de curso continuo, que deben realizar el tratamiento de forma continuada. Es muy importante que el paciente entienda la enfermedad, que tenga consciencia de la misma, y que participe de su tratamiento colaborando con el dermatólogo. ¿Qué tratamientos existen? Podemos clasificar los tratamientos en tópicos (cremas, pomadas, etc), fototerapia (tratamiento con diferentes modalidades de rayos ultravioleta), medicamentos sistémicos (administrados en pastillas o inyecciones), y medicamentos biológicos (siempre administrados en inyección, y reservados para los casos más graves o en el caso de fracaso de otros tratamientos. Medicamentos tópicos Las cremas, geles, champús o pomadas sirven para el tratamiento de las formas leves de la psoriasis. Puede ser suficiente con aplicarlos por la noche en la zona afectada. En el caso de la psoriasis del cuero cabelludo, hay que dejarlos actuar durante horas y después lavar la cabeza con un champú adecuado. Los medicamentos tópicos exigen paciencia y buen cumplimiento por parte del paciente. En los últimos años se han desarrollado preparados mucho más cosméticos, que no manchan la ropa ni huelen mal, y facilitan mucho su aplicación. La ventaja de un tratamiento tópico es que sólo estamos tratando la piel afectada, sin exponer a todo el organismo a un medicamento sistémico que pueden conllevar efectos secundarios. Sin embargo, sólo se emplean ya para psoriasis muy leves que afectan a pocas zonas y poca superficie de la piel. Fototerapia La fototerapia se basa en reducir la inflamación y eliminar la psoriasis con diferentes aparatos con rayos ultravioleta. Son tratamientos que sólo se realizan en los hospitales, y se debe acudir dos o tres días por semana. Las cabinas de bronceado a las que la gente acude para “ponerse moreno” no son útiles para la psoriasis, y pueden conllevar un riesgo de padecer cáncer de piel, por lo que están desaconsejadas. Esta modalidad de tratamiento está indicada para psoriasis más extensas, y tiene la ventaja de que no se necesita tomar medicación (pastillas). Tiene el inconveniente de que no sirve para tratar la artritis psoriásica, y de que el paciente debe desplazarse al hospital para realizarlo. Medicamentos sistémicos tradicionales Desde hace años se emplean con éxito tratamientos en pastillas como la ciclosporina, el apremilast o el acitretino, y en pastillas o en una inyección semanal en el caso del metotrexato. El dermatólogo debe indicar cuál es el mejor para cada paciente, y controlar sus posibles efectos secundarios sobre el riñón, el hígado o la sangre. Son medicamentos muy seguros y avalados por muchos años de experiencia. Algunos de ellos se emplean para el control eficaz de la artritis psoriásica. Medicamentos biológicos Los biológicos se administran siempre en inyección, están indicados para las psoriasis más extensas, o cuando ha fallado la fototerapia o los sistémicos tradicionales. Son moléculas grandes, diseñadas para bloquear de forma muy específica la inflamación que existe en la psoriasis, y tienen un perfil de efectos secundarios mejor que el de los sistémicos tradicionales, aunque existe el riesgo que favorezcan la reactivación de algunas infecciones. Algunos de los más empleados son infliximab, adalimumab, ustekinumab o secukinumab. Su precio elevado hace que habitualmente tenga que ser cubiertos por el sistema nacional de salud. Por ello, es muy probable que no puedan ser prescritos en clínicas privadas, sino en los hospitales públicos.
Absceso
Enfermedad

Absceso

¿Qué es un absceso? Un absceso es una infección que se caracteriza por causar inflamación o acumulación de pus en un área de tejido cutáneo o subcutáneo . También puede darse en los órganos internos o entre sus cavidades. Estos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y los más peligrosos son los que se forman internamente, ya que no son perceptibles a simple vista. Generalmente son producidos por bacterias. Los abscesos pueden aparecer a cualquier edad, son muy comunes, especialmente los cutáneos. Generalmente son leves, aunque la gravedad va a depender del tipo de absceso y su localización. Tipos de abscesos Existen dos tipos de abscesos principales, aunque también existen otros que van a depender de su morfología y su localización, estos son: Absceso superficial o externo : estos se forman debajo de la piel, se distinguen porque son una masa firme, que está por romperse. Casi siempre duele, pero solo al contacto con la piel y inflamada. Esta masa está rodeada por un color rojo , a veces con una apariencia blanca amarillenta debido a la presencia de pus por debajo de ella (con el aspecto de un punto), y algunas veces exudan líquidos y pueden aumentar de tamaño. Cuando están en la superficie de la piel se ve como un grano y si está debajo de la misma se ve como un bulto. Los lugares en que estos aparecen con frecuencia, están la ingle, cerca del coxis, alrededor del ano, en el área de la vagina, en las encías o en las axilas principalmente. Absceso profundo o interno : estos se forman en los órganos internos o en los espacios que hay entre ellos y producen dolor local y al tacto. Aparecen cuando hay problemas en el estado de salud del paciente y puede indicar que un órgano está funcionando mal. Por ejemplo, una infección hepática puede causar un absceso hepático, o una infección pulmonar puede causar un absceso pulmonar... etc. Los tipos más comunes de abscesos según su localización son: absceso cutáneo y subcutáneo, dental, amebiano hepático, batholiniano, cerebral, anorectal, glúteo, epidural, mamario, pulmonares, forúnculo, orzuelo, antrax, chalazión, paroniquia, periamigdalino, retrofaríngeo, garganta y panadizo. Causas de los abscesos La causa principal de los abscesos es una infección por bacterias como la Staphylococcus aureus y la Streptococcus pyogenes, y otros gérmenes que entran en el cuerpo y forman la infección. Para combatirla, el sistema inmunitario envía glóbulos blancos y estos junto con otras sustancias de desechos, se acumulan en la herida y forman el pus, es decir, un absceso, el cual en ocasiones es posible que no drene y que empiece a doler. También es común que los abscesos se asocien a dificultades con el sistema inmune. Además, puede que se contagien por exponerse a un ambiente sucio y también por tener mala circulación. Síntomas de un absceso Los síntomas de un absceso van a depender si son superficiales o profundos. Los principales que podemos mencionar son: dolor, calor, hinchazón , dolor a la palpación y enrojecimiento, presencia de pus, fiebre, escalofríos, cansancio y malestar general. Tratamiento de un absceso El tratamiento fundamental para un absceso es el drenaje quirúrgico , que a veces puede ir acompañado de antibióticos. Los abscesos externos o superficiales pueden resolverse con aplicación de calor y antibioterapia vía oral , sin embargo, su desaparición total suele requerir un drenaje. En ocasiones si son menores sólo requieren una incisión y un drenaje en la zona del absceso. Debe retirarse todo el pus, el tejido necrótico y los restos. Puede ser necesaria la eliminación del espacio abierto (muerto) con un empaquetamiento con gasas o colocación de un drenaje para prevenir la reaparición del mismo. Los abscesos profundos a veces pueden drenarse con la aspiración percutánea con una aguja (guiada por ecografía o tomografía computarizada), que puede evitar realizar un drenaje quirúrgico abierto. Los fármacos antimicrobianos son generalmente ineficaces sin drenaje, se utilizan cuando la infección invade otras partes del cuerpo y para evitar que vuelvan aparecer. La indicación depende del patógeno probable que causa la infección y siempre debe ser guiada por un cultivo de antibiograma y las pruebas de sensibilidad microbianas , para saber cuál es el antibiótico adecuado para el absceso a tratar. Pruebas complementarias en el tratamiento de un absceso El diagnóstico de un absceso externo o superficial se hace con una evaluación clínica, un examen físico que realice el médico puede ser suficiente, pero en ocasiones se puede realizar una muestra de fluido para determinar qué tipo de microorganismo está causando el problema. Para un absceso interno o profundo, además, se realizan pruebas especializadas. Las más comunes son: la ecografía , que no es invasiva y detecta muchos abscesos de los tejidos blandos, la tomografía computarizada , que es precisa en la mayoría de los casos, y la resonancia magnética que suele ser más sensible. Factores de riesgo de un absceso Los factores de riesgo que predisponen a un absceso van a depender del tipo de absceso y su localización. De forma general podemos mencionar: dieta desequilibrada , sistema inmunológico deficiente, la presencia de cuerpos extraños, necrosis tisular (gangrena), hematoma o acumulación de líquido en el tejido, traumatismos... etc. Complicaciones del tratamiento de un absceso Las complicaciones de los abscesos van a depender del tipo del mismo, los más comunes son: Diseminación bacteriana. Sangrado de los vasos erosionado por la inflamación. Alteración de la función de un órgano vital. Aumento de las necesidades metabólicas. Diseminación de la infección en la misma zona, a la sangre, y por todo el cuerpo. Muerte tisular (gangrena). Prevención de abscesos La prevención de los abscesos va a depender de la localización y la causa: Mantener una buena higiene personal. Los cortes y heridas deben estar limpios y secos. Alimentación sana y equilibrada para mantener el sistema inmunológico fuerte y así combatir mejor las infecciones. Control de las enfermedades asociadas. Especialidades a las que pertenecen los abscesos Los abscesos pertenecen a varias especialidades que los pueden tratar y que van depender del tipo y de su localización, es decir, un médico general puede tratar un absceso cutáneo superficial que no tenga ninguna complicación. Pero si hay que drenar o realizar cirugía lo debe tratar el dermatólogo, un cirujano general y en algunos casos, especialistas en infecciones. Preguntas frecuentes: ¿Qué es un absceso interno? Un absceso interno es el que se forma en los órganos internos o en los espacios que hay entre ellos, y produce dolor local y al tacto. Aparece cuando hay problemas en el  estado de salud del paciente e indica que un órgano está funcionando mal. Por ejemplo, una infección hepática puede causar un absceso hepático, o una infección pulmonar puede causar un absceso pulmonar... etc. ¿Qué es un absceso cutáneo? Un absceso cutáneo es una acumulación de pus localizada en la piel como resultado de una infección bacteriana. Puede aparecer en cualquier superficie cutánea y en cualquier parte del cuerpo. ¿Qué es un absceso en el glúteo? Un absceso en el glúteo es una acumulacion de pus y de material infectado en la piel que se localiza en la región glútea o zonas adyacentes, es un tipo de absceso cutáneo y es bastante común. ¿Qué es un absceso en la garganta? Un absceso en la garganta, también llamado periamigdalino porque se forman en las amígdalas, es un acumulación de pus detrás de las mismas o en lo lados de la garganta. En algunas ocasiones, las bacterias como Streptococcus y Staphilococcus que infectan la garganta proliferan y penetran profundamente en los tejidos circundantes, a lo que se le llama celulitis. ¿Cuál es el absceso más común? Los abscesos más comunes son los cutáneos , ya que pueden aparecer en todas partes del cuerpo.