Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Dishidrosis en las manos: ¿Por qué aparece?

Dishidrosis en las manos: ¿Por qué aparece?

Consulta de dermatología

Los especialistas en Dermatología pueden ayudarte a solucionar todos los problemas de la piel.

Pide cita ya

La dermatitis o lesiones eccematosas en las manos son afecciones bastante frecuentes. Se han descrito varios subtipos de dermatitis de manos, uno de ellos es la dishidrosis.





¿Qué es la dishidrosis?

La dishidrosis palmo-plantar, eczema dishidrótico o dermatitis eccematosa dishidrótica es un tipo especial de dermatitis no contagiosa que afecta a las zonas laterales de dedos de manos, palmas y plantas. En la literatura anglosajona se denomina a esta entidad pompholyx.

La inflamación que se produce en la piel de pies y manos se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollas llenas de líquido que se acompañan de picor intenso.

Suele presentar episodios de exacerbación y otros de remisión de carácter estacional, con una mayor frecuencia en primavera y verano.

Los pacientes con dishidrosis sudan más y presentan una mayor sensibilidad a ciertos metales como el níquel, cobalto y cromo.

Normalmente, la dermatitis desaparece espontáneamente al cabo de 2 a 3 semanas. El intervalo entre brotes puede de ser de semanas a meses.

En algunos casos, pueden aparecer complicaciones con la aparición de pústulas y enrojecimiento de la piel que puede ser indicativo de una infección.

El dermatólogo deberá diferenciar la dishidrosis de otras afecciones de la piel como la dermatitis de contacto alérgica y la dermatitis irritativa por contacto.



¿Qué causa la dishidrosis en las manos?

Las causas de la dishidrosis no son del todo conocidas, aunque se sabe que no se trata de una afección contagiosa.

Por otro lado, existen ciertos factores que se relacionan con la aparición de la enfermedad, incluyendo:

  • La dermatitis atópica y otras patologías alérgicas.

  • La alergia a sustancias, medicamentos y metales.

  • El estrés.

  • El calor y la sudoración.

  • Las infecciones de la piel causadas por bacterias u hongos. Por ejemplo, los pacientes con tinea pedis tienen 3 veces mayor riesgo de presentar dishidrosis.

  • Los cambios hormonales del embarazo.

La dishidrosis suele aparecer sobre todo en menores de 40 años y es algo más prevalente en mujeres.



Tratamiento de la dishidrosis

No existe una cura definitiva para la dishidrosis, ya que su causa es desconocida, pero sí existen tratamientos que permiten controlar los brotes.

El principal tratamiento para la dishidrosis palmar consiste en la aplicación tópica de corticoides de alta potencia durante 1-2 semanas. En algunos casos se pueden aplicar apósitos húmedos para secar las ampollas.

Cuando la afectación de la piel es intensa se pueden prescribir corticoides orales y cuando concurre una infección bacteriana, se pueden prescribir antibióticos.

También puede ayudar a controlar la enfermedad la evitación del contacto con sustancias irritantes. En algunos casos se puede recomendar la utilización de guantes (mejor de vinilo que de látex). Otra opción sería utilizar guantes de algodón por dentro de los guantes habituales sobre todo en la cocina para evitar el contacto directo con detergentes y vegetales o cítricos que pueden agravar la enfermedad.

Para ayudar a paliar la sequedad de la piel pueden ser útiles las cremas emolientes y las cremas hidratantes entre los brotes.

Otros tratamientos pueden incluir:

  • Los antihistamínicos orales para calmar el picor de las ampollas.

  • La fototerapia (PUVA y UVB).

  • En casos muy graves pueden ser necesarios tratamientos inmunosupresores por vía oral.

  • Si existe una tinea pedis concomitante (hongos interdigitales) será necesario añadirle al tratamiento antifúngicos.

El dermatólogo valorará en cada caso el tratamiento más adecuado.



Síntomas de la dishidrosis en las manos

Suele ser habitual la aparición brusca de vesículas pequeñas con contenido líquido, aunque en ocasiones pueden aparecer ampollas grandes. Las lesiones pueden ocasionar picor.

Cuando la enfermedad se cronifica, la piel de las palmas de las manos y las plantas de los pies se descaman y se agrietan. Además, la piel adquiere una textura gruesa.

La enfermedad suele empezar entre los dedos y luego extenderse a las palmas. También puede aparecer en la planta y los laterales de los pies, si bien no es normal que afecte a la vez a las manos y los pies.

En definitiva, los síntomas más característicos de la dishidrosis incluyen:

  • Aparición de pequeñas vesículas con líquido que van acompañadas de picor intenso. En ocasiones las vesículas confluyen.

  • Descamación de la piel.

  • Erosiones y fisuras en la piel que pueden ser dolorosas.

  • Irritación y engrosamiento de la piel.

  • Cuando existe rascado por el picor puede producirse una infección de la piel con supuración, formación de costras e inflamación.


Recomendaciones en casos de dishidrosis

Cuando se tiene un brote de dishidrosis existe una serie de consejos que pueden ser útiles para controlar su manifestación:

  • Acudir al dermatólogo para que establezca el tratamiento más adecuado.

  • Llevar a cabo una higiene cuidadosa de las manos, evitando jabones agresivos y temperaturas extremas. Secar con cuidado.

  • Hidratar las manos de manera frecuente con cremas hidratantes o emolientes sin perfume.

  • Intentar no rascarse.

  • Utilizar guantes y evitar el contacto con sustancias irritantes y metales.

  • En el caso de que se vean afectados los pies, vigilar su higiene e hidratación y utilizar calcetines de algodón.

  • Realizar actividades anti estresantes.