Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Fístula Anal

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es una fístula anal?

Es una comunicación anormal bajo la piel entre el recto y el ano y es producida por la infección de la glándula anal. Es más frecuente en hombres que en mujeres. Es una enfermedad leve grave, si no se trata.

El médico que lo trata es el cirujano general o cirujano proctólogo y el urólogo.
La fístula anal se suele desarrollar al haber alguna herida o lesión en la cavidad del ano. Puede deberse a una inflamación, estreñimiento, sexo anal, infección o cirugía, entre otros.

Tipos de fístulas

Las fístulas se desencadenan por una obstrucción en las glándulas del canal anal, lo que provoca un absceso y fístula.

Dependiendo de la localización, la fístula será el anal o perianal.

Causas de una fístula anal

La fístula anal se suele desarrollar al haber alguna herida o lesión en la cavidad del ano. Puede deberse a una inflamación, estreñimiento, sexo anal, infección o cirugía, entre otros.

Síntomas de una fístula anal

Los principales síntomas que puede presentar un paciente que padezca una fístula anal son:

  • Dolor en el ano, sobre todo al defecar.
  • Rojez e inflamación del ano y la piel.
  • Fiebre.
  • Fatiga.
  • Sangrado o pus en la zona de apertura de el ano.
  • Malestar general.

Tratamiento para la fístula anal

El principal tratamiento ante una fístula anal y el más eficaz es la intervención quirúrgica. Esta se puede realizar mediante tres técnicas diferentes:

  • Fistulotomía: Intervención por la cual se abre la zona de la fístula para vaciarla y conseguir su cicatrización.
  • Fisulectomía: En este caso se abre todo el trayecto hasta la fístula para que cicatrice desde dentro. Es más tardío el proceso de cicatrización que en el anterior caso.
  • Seton: Este tipo de intervención varía según su fin en tres formas: cortante para eliminar la fístula mediante seda quirúrgica, de drenaje para drenar y detener la infección y guía para drenar y detener la infección pero de manera temporal hasta que se pueda operar definitivamente.

Pruebas complementarias del tratamiento de fístula anal

Para diagnosticar una fístula anal el médico procederá a una exploración física del ano, tanto de la parte interna como externa mediante un tacto rectal, observando el color y los fluidos.

Para finalizar la exploración al paciente el médico puede solicitar una serie de pruebas complementarias como:

  • Anoscopia: se emplea el anoscopio un instrumento médico basado en un tubo de poca longitud y rígido que lleva una luz en el extremo con una cámara para observar el interior del ano y el recto, así como tomar muestras.
  • Sonda: mediante la introducción de una sonda en el ano se comprueba si en la cavidad existen perforaciones para asegurar la existencia de una fístula.

Factores desencadenantes de una fístula anal

Los factores más frecuentes desencadenantes de una fístula anal son:

  • Práctica de sexo anal.
  • Estreñimiento.
  • Diabetes.
  • Diverticulitis.
  • Radioterapia.
  • Sistema inmune debilitado.

Factores de riesgo de una fístula anal

Existen una serie de factores que aumentan el riesgo de que un paciente sufra una fístula anal relacionado con sus antecedentes clínicos. Algunas de las enfermedades crónicas que pueden provocar una fístula anal son la Enfermedad de Crohn, Diverticulitis, Colitis Ulcerosa y VIH, entre otras a consultar con su médico.

Complicaciones de una fístula anal

  • Abscesos.
  • Infección
  • Daños en el tubo digestivo.
  • Problemas alimenticios.

Prevención de la fístula anal

  • Tras las defecaciones limpiar con elementos suaves el ano.
  • Practicar deporte.
  • Buena limpieza anal.
  • Usar protección en las relaciones sexuales.
  • No realizar esfuerzos ante el estreñimiento.
  • Mantener una dieta equilibrada.

Especialidades a las que pertenece la fístula anal

La especialidad médica encargada de tratar la fístula anal es la proctología y urología.

Preguntas frecuentes:

¿Cómo es la recuperación de una fístula anal?

El principal tratamiento ante una fístula anal es la cirugía, cuya recuperación varía en función de la dimensión de la fístula.

Tras una o dos semanas el paciente podrá retomar su vida normal bajo las indicaciones médicas y entre cuatro y siete semanas la herida habrá cicatrizado por completo.

¿Qué es una fistulotomía?

Es una intervención quirúrgica por la cual el médico rompe la piel y el músculo de la zona donde se encuentra la fístula de manera que se fuerza la cicatrización desde dentro hacia fuera y no haya problemas en el proceso cicatrizante.

¿Qué es un absceso perianal?

Un absceso perianal se produce cuando se obstruyen las glándulas del interior del ano, infectándose y provocando la acumulación de pus.

¿A quién afecta la fistula anal?

Puede sucederle a cualquier persona en cualquier momento de su vida, teniendo mayor tendencia a padecerla aquellos cuyo historial clínico tenga enfermedades crónicas.

¿Qué es un seton?

El seton es un tipo de intervención quirúrgica ante una fístula anal, pudiendo ser:

Cortante (mediante una seda quirúrgica se cierra la fístula de manera que poco a poco vaya cicatrizando), de drenaje (para drenar el pus producida en la fístula anal, de manera que se evita el absceso y se libera de la infección) o guía (se realiza al igual que el de drenaje, pero de manera provisional hasta que el paciente pueda ser intervenido).