Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Ácido Úrico: ¿Qué significa su alta o baja presencia en sangre?

Ácido Úrico: ¿Qué significa su alta o baja presencia en sangre?

Consulta Urología

Para valorar la presencia de niveles elevados de uratos amorfos en orina y otros parámetros es necesario acudir al especialista en Urología.

Pide cita ya

El ácido úrico o urato, dependiendo de sus niveles en la sangre, puede producir determinadas patologías como la gota.





¿Qué es el urato?

El urato o ácido úrico es el producto de la degradación de las purinas, compuestos que forman parte del ADN de las células. Una concentración elevada de ácido úrico en la sangre puede provocar el depósito de cristales de urato sódico en las articulaciones, provocando su inflamación y dando lugar a la aparición de gota (podagra). En esta patología las articulaciones sufren inflamación y dolor.

El ácido úrico es sinónimo de urato. Debido al pH fisiológico, la casi totalidad de moléculas del organismo están en forma de urato (la sal del ácido úrico). Por lo tanto, urato y ácido úrico es lo mismo.

Los niveles séricos de urato vienen determinados por el balance entre sus tasas de producción y eliminación. Aproximadamente, el 70 % del urato producido diariamente es excretado por el riñón a través de la orina. El resto es eliminado en el tracto biliar, vía intestinal. De este modo, una disminución de la eliminación de urato o un aumento en su producción pueden causar hiperuricemia.


Valores normales de ácido úrico

Los valores normales de urato en sangre son:

  • Hombres: de 3,4 a 7 mg/dl.

  • Mujeres: de 2,4 a 6 mg/dl.


Urato alto en sangre

El motivo de la gran mayoría de los casos de hiperuricemia es un defecto en su eliminación renal.

La existencia de un nivel elevado de urato en sangre es un escenario propicio para que se produzca la gota, con un aumento del riesgo a medida que lo hace la uricemia.

La hiperuricemia y la gota han ido aumentando sus tasas de prevalencia de forma significativa en las últimas décadas en las sociedades desarrolladas, debido principalmente a los cambios en la dieta, a través de alimentos especialmente ricos en proteínas (con elevado contenido en purinas).

Además de los factores dietéticos, otros factores pueden influir en el aumento del urato en sangre, incluyendo:

  • La edad.

  • Algunos medicamentos (diuréticos y bajas dosis de aspirina).

  • La enfermedad renal crónica.

  • Síndrome metabólico y obesidad.

  • Alteraciones genéticas en la síntesis y excreción renal del ácido úrico.

Además, la hiperuricemia y la gota aparecen relacionadas con otras patologías, incluyendo:

  • Litiasis renal o piedras en el riñón.

  • Hipertensión arterial.

  • Diabetes mellitus.

  • Hiperlipidemia y aumento del riesgo cardiovascular.

Alimentos y ácido úrico en sangre

Existe diversidad de alimentos que se relacionan con los niveles de ácido úrico en sangre. En unos casos para aumentarlos y en otros para contribuir a su reducción.

Entre los alimentos que aumentan los niveles de urato en sangre se encuentran:

  • Alimentos ricos en purinas. Destacan las carnes (incluyendo vísceras, procesados y extractos), los pescados y mariscos y algunos vegetales (legumbres, espinacas, espárragos y setas).

  • Alcohol. El consumo de bebidas alcohólicas (especialmente la cerveza), tanto en hombres como en mujeres, se asocia con niveles más altos de uricemia.

Entre los alimentos que pueden contribuir a reducir los niveles de ácido úrico en sangre se encuentran:

  • Los lácteos (especialmente desnatados).

  • Las verduras.

  • Alimentos ricos en vitamina C (fresas, cítricos, pimientos, etc.).

  • El café.

  • La fibra dietética (alimentos vegetales en general).

  • Las cerezas.

Finalmente, son bajos en purinas, por lo que tendrían un efecto neutro:

  • Los productos lácteos (leche, queso, yogur, helados).

  • Los huevos

  • Los cereales y sus derivados (pan, pasta, etc.).

  • Las verduras (salvo espinacas y espárragos).

  • Las frutas.

  • Los frutos secos.

  • Azúcares y dulces.


Urato bajo en sangre

Los niveles reducidos de urato en sangre o hipouricemia tiene lugar cuando los niveles en sangre de ácido úrico están por debajo de 2 mg/dl. Suele acontecer cuando se produce una eliminación excesiva de ácido úrico en la orina.

La hipouricemia no provoca sintomatología y, por lo tanto, no requiere tratamiento.

Una patología que puede causar niveles disminuidos de urato en sangre es la hipouricemia renal hereditaria, un trastorno genético que afecta al riñón caracterizado por la pérdida de urato en la orina. Puede determinar una mayor predisposición a la litiasis y puede causar insuficiencia renal aguda inducida por el ejercicio.

Otras patologías renales que pueden cursar con hipouricemia incluyen:

  • El síndrome de Toni-Debré-Fanconi.

  • El síndrome de Lowe.

  • La intoxicación por metales pesados.

  • La nutrición parenteral.

  • La enfermedad de Hodgkin y otras neoplasias.

  • La enfermedad de Wilson y otras causas de cirrosis.

  • La diabetes mellitus.

  • El síndrome de secreción inadecuada de ADH.

  • Hiperparatiroidismo.

  • La hiponatremia inducida por tiazidas (tipo de diurético).

  • La hiperbilirrubinemia.

Finalmente, algunos medicamentos que pueden aumentar la excreción urinaria de ácido úrico incluyen los estrógenos, el losartán (hipotensor), los contrastes radiológicos intravenosos, el dicumarol, los salicilatos a altas dosis y la trimetoprima-sulfametoxazol, entre otros.

Los niveles de ácido úrico o urato en sangre se pueden conocer gracias a una analítica clínica básica.



Uratos amorfos en orina

El urato amorfo o la presencia de cristales de uratos amorfos en orina es un parámetro del análisis de orina que puede significar una predisposición a la formación de cálculos renales.

Los cristales de uratos amorfos no causan síntomas, por lo que se suelen identificar cuando se realiza de forma rutinaria un análisis de orina.

Los uratos amorfos son visualizados mediante un microscopio y se relacionan con un pH ácido de la orina. Además, otras situaciones que pueden provocar la formación de urato amorfo y otros cristales en la orina son:

  • Un alto consumo de proteínas en la dieta.

  • Deshidratación o bajo consumo de agua.

  • Hiperuricemia y gota.

  • Algunas patologías renales.

  • Litiasis renal.

  • Ciertas patologías hepáticas.

  • Dieta rica en calcio o vitamina C.

No debe establecerse un tratamiento para la presencia de urato amorfo en orina, sino para la causa que la provoca.