Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Dieta Proteica: fases y mantenimiento

Dieta Proteica: fases y mantenimiento

Planes de dieta proteica

En Savia ponemos a tu disposición diferentes planes de dieta proteica.

Elige tu plan

Dieta Proteica ¿cómo funciona?

La dieta proteica es un programa dietético cuyo objetivo primario es la pérdida de peso de forma eficaz y segura. En el proceso de pérdida de peso hay dos aspectos importantes. El primero es imprescindible la actitud y el convencimiento de la persona que desea la pérdida de peso y el segundo el acompañamiento del profesional que le ayudará a conseguir sus objetivos con una supervisión de todo el proceso. 

La pérdida de peso debe ser de forma progresiva y segura, con un programa dietético fácil de realizar. La dieta proteica es un método sencillo de pérdida de peso y avalado con numerosas publicaciones científicas. Como sabemos, adelgazar es la pérdida de peso a expensas de pérdida de grasa, si la pérdida de peso es por pérdida de músculo o de agua se considera, desnutrición o deshidratación, situaciones que vemos en consulta con pacientes que han realizado algún tipo de dieta inadecuada o sin control de un profesional. El plan de dieta proteica debe ir acompañada de un plan de ejercicio para conseguir hábitos saludables. 



Las dietas hiperproteicas son útiles para mejorar los niveles de colesterol total y triglicéridos y como tratamiento de la obesidad.

Características de la dieta proteica

La dieta proteica se caracteriza por una serie de aspectos que le diferencia de cualquier otra dieta.

  1. Es una dieta cuyo valor calórico es muy bajo. La dieta proteica es una dieta muy baja en calorías (VLC, las siglas en inglés), aportando unas 800 Kcal. Este aspecto ya le confiere una eficacia en si misma por tener un balance energético negativo.
  2. Es una dieta en el que se disminuye la ingesta de hidratos de carbono y grasa, pero mantenemos las necesidades nutricionales con respecto a las proteínas. De esta manera conseguimos mantener la masa muscular. 
  3. La disminución de ingesta de los hidratos de carbono y de grasas condiciona a que el organismo entre en una cetosis metabólica leve controlada. De esta manera el organismo obtiene la energía que necesita en el día a día de los propios depósitos, que es la grasa. Por ello, aumentan los niveles de cuerpos cetónicos siendo la fuente de energía fundamental, en vez de la glucosa. Esto conlleva dos consecuencias. Primero se potencia la pérdida de peso y segundo por el aumento de los cuerpos cetónicos existe un mecanismo que condiciona una sensación de bienestar y de saciedad, es decir de no tener hambre. 

Por todo ello, la dieta proteica es un método eficaz de pérdida de peso de forma saludable y controlada. 

Existe otro beneficio de la dieta proteica es que en un segundo periodo se realiza una reeducación alimentaria que, junto con la recomendación de ejercicio físico, se consiguen hábitos saludables y mantener en el tiempo esa pérdida de peso conseguida. 



Fases de la dieta proteica

La dieta proteica se estructura en unas fases de pérdida de peso. Hay un primer periodo denominada Fase Activa donde se da la mayor pérdida de peso y un segundo periodo que es la Fase de Reeducación Alimentaria. En todo el periodo se mantienen 5 comidas al día. 

  1. Fase activa: Son las Fases 1 y 2. Aproximadamente en estas dos fases se consigue una pérdida aproximada del 80% del peso que se debe perder o se quiere perder. Son las fases en la que se da mayor restricción calórica, por ello se consigue una rápida pérdida de peso al “consumir los depósitos grasos del organismo”. Durante este periodo se usa unos productos para asegurar la ingesta adecuada de proteínas, así como la disminución de grasa y de los hidratos de carbono, y se acompaña de unas verduras a elegir para cubrir las necesidades de fibra. Ya en la Fase-2, que se subdivide en 2.1 y 2.2; se introducen proteínas naturales (carnes, pescados, huevos) junto con las verduras.
  2. Fase de reeducación alimentaria: Esta fase se subdividen en otras cuatro (3.1, 3.2, 3.3, 3.4) en la que en cada fase se introduce un grupo alimentario (frutas, cereales, legumbres,…) para conseguir realizar una reeducación alimentaria y así que junto con el ejercicio prescrito, se consiga hacer consciente de la importancia de instaurar en nuestra vida, en el día a día hábitos saludables. 
  3. Fase de mantenimiento: Es el momento del alta del programa, donde una vez conseguidos los objetivos de pérdida de peso y la instauración de hábitos saludables en nuestra vida, lo deseable es el mantenimiento de nuestro peso saludable. En este momento, se entrega una documentación con lo aprendido en la fase anterior (reeducación alimentaria) junto con otras pautas para mantener nuestro peso y así evitar el temido “efecto yoyo”. Así conseguimos que la pérdida de peso sea eficaz y mantenida en el tiempo, para que nuestra salud e imagen personal positiva, se mantenga en el tiempo. 


Control para hacer una dieta proteica

Como en toda dieta es preciso un control de salud, por ello realizamos un control analítico al inicio y en muchas ocasiones al final. Además se recomiendan una serie de suplementos como vitaminas, y otros como Omega-3 que ayudan al mantenimiento de la salud.