Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Dieta cetogénica o dieta keto

Dieta cetogénica o dieta keto

Consulta con Nutricionista

Si te interesa mejorar tu alimentación, realizar alguna dieta concreta o tener seguimiento de un profesional para llevar a cabo una dieta, te puede interesar la consulta online con nuestra nutricionista.

Comprar videoconsulta

La dieta cetogénica, en inglés “keto diet”, es un tipo de alimentación caracterizada por  una ingesta elevada de grasas y reducida de carbohidratos, lo que lleva al cuerpo a  obtener energía de las grasas mediante la síntesis de cuerpos cetónicos. Inicialmente se diseñó para el tratamiento de la epilepsia (Dr. Russel, 1921), pero hoy  en día ha sido planteada para otros objetivos de salud como la pérdida de masa grasa. Puede conllevar riesgos, por lo que siempre se debe acudir primero a un dietista nutricionista que aconseje si realizarla o no y que guíe en el proceso.





¿Qué alimentos forman la dieta keto?

Como en cualquier otro tipo de dieta, los alimentos de base siempre deben ser  saludables. La dieta cetogénica está formada por:

  • 65-75% grasas saludables: pescado azul, frutos secos, aguacate, aceite de oliva virgen extra.
  • 15-25% proteínas: aves, huevos, semillas, pescado blanco. Legumbres muy reducidas por su contenido en carbohidratos. Carne roja limitada.
  • 5-10% carbohidratos: frutas y verduras de bajo índice glucémico.

Un error habitual es aumentar demasiado las proteínas que se ingieren, cuando en una  dieta keto debe mantenerse un porcentaje proteico normal.

Se trata de una dieta compuesta por alimentos de un alto coste económico, algo que  debe considerarse antes de comenzarla. Además, existe mucha controversia al respecto  por el hecho de limitar frutas y verduras. Sumado a que un consumo tan alto de grasas está asociado a un aumento de colesterol LDL (colesterol perjudicial), no está claro si  los beneficios superan a los perjuicios en todos los casos.

¿Cómo se obtiene energía de las grasas?

El nutriente de preferencia para la obtención de energía es el carbohidrato, a partir del  que se obtiene fácilmente la glucosa. Cuando se lleva a cabo la dieta keto, el hígado se encarga de obtener energía de las grasas. Lo hace mediante la síntesis de cuerpos  cetónicos, a los que también se les llama “cetonas” (ketogenic bodies). De estos  compuestos surge el nombre de dieta “cetogénica” o “keto(genic)”; que significa  “génesis de cetonas”.

Por lo tanto, los cuerpos cetónicos serían una fuente de energía alternativa de origen  graso a los carbohidratos.

No sólo hay cetogénesis en la dieta keto, sino también cuando se ayuna. Al no ingerir alimentos, el cuerpo usa la energía de las grasas acumuladas para el correcto  funcionamiento de los órganos. Sin embargo, es importante destacar que esto puede  conllevar riesgos y no ayuda a adelgazar. El ayuno tiene beneficios, pero el  adelgazamiento no es uno de ellos.



Mal aliento y dieta cetogénica

Los cuerpos cetónicos son los responsables del mal aliento cuando llevamos un tiempo  sin comer. Se trata de un olor muy característico que recuerda al quitaesmalte. Esto es  porque uno de los cuerpos cetónicos que se forman es la acetona, componente principal  del quitaesmalte. Es un síntoma que disminuye con el tiempo y se puede mejorar con  una buena higiene bucal.



¿Los carbohidratos son tan malos?

Los carbohidratos son nutrientes esenciales y los hay de muchos tipos. Incluso en una  dieta keto no se eliminan por completo. Es necesario recordar que las frutas y verduras  son carbohidratos y, nutricionalmente, no tienen nada que ver con la pasta o el pan. Las  frutas y verduras aportan compuestos bioactivos antioxidantes que ayudan a prevenir  enfermedades y el envejecimiento. En cuanto al azúcar que contienen, al tener también  fibra, no afecta de la misma manera. Es un azúcar que se absorbe lento y no provoca  picos grandes de glucosa en sangre.



Dieta cetogénica y salud


  1. Pérdida de peso

Una dieta keto isocalórica (mismas kcal que una dieta con porcentajes de  macronutrientes habituales) aislada no se ha visto asociada a pérdida de peso.

Además, puede dificultar la ganancia de masa muscular. Sí podría estar indicada en  personas que no hayan respondido favorablemente a otros tipos de alimentación.  En este caso sería una dieta keto hipocalórica que incluya un porcentaje de frutas y  verduras no demasiado disminuido.


  1. Epilepsia farmacorresistente

El estado de cetosis que provoca esta dieta se ha visto asociado a la mejora de  enfermedades neurológicas como la epilepsia. Esto se debe a que hay determinados  cuerpos cetónicos que son anticonvulsionantes. Antiguamente, cuando no existían  fármacos para tratar la epilepsia, se utilizaban dietas cetogénicas. Hoy en día, se usa  habitualmente en personas que no responden a los fármacos, pues se ha visto que  puede disminuir hasta un 90% los ataques epilépticos.

Si crees que puede resultar beneficiosa en tu caso, recuerda que la dieta cetogénica  debe estar siempre monitorizada por un dietista-nutricionista para evitar  complicaciones de salud a corto y largo plazo.

Bibliografía: