Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Comer saludable en Navidad

Comer saludable en Navidad

Videoconsulta de Nutrición

Si te planteas mejorar tus hábitos alimentarios después de las copiosas comidas navideñas, te puede interesar una consulta de Nutrición.

Comprar videoconsulta

En Navidad surge la preocupación por el riesgo de que las comidas copiosas y los dulces  navideños tengan un impacto en la salud digestiva y en la composición corporal. Sin  embargo, la realidad es que cuando la dieta es saludable todo el año, cuatro días siguiendo unos hábitos algo diferentes no deberían afectar a la salud.

Una Navidad saludable es compatible con las celebraciones en familia y, para ello, se  recomienda mantener una serie de hábitos los días antes, durante y después de la  Navidad.





¿Qué comer los días que rodean a la Navidad?

Los días anteriores y posteriores se debe evitar tanto caer en compensaciones como  dejarse llevar y convertir 4 días de malos hábitos en 2 meses. Para un buen equilibrio  intestinal y buena salud general:

  • Llevar una dieta equilibrada: rica en verduras, frutas, cereales integrales, frutos secos, semillas y legumbres. Priorizar éstas a otros grupos de alimentos.
  • Incluir alimentos y especias antiinflamatorias como la cúrcuma y los pescados grasos pequeños.
  • Mantener una buena hidratación para ayudar al tránsito intestinal.
  • No saltarse comidas con el objetivo de no engordar si se tiene hambre.
  • Aprovechar los días de vacaciones para disminuir la cantidad de cafeína que se toma al día.
  • Experimentar con nuevas recetas y platos saludables que poder incluir el día de Navidad.
  • Limitar la compra de dulces navideños a los días de celebración y contar con alternativas caseras más saludables.


¿Qué comer en días de celebración?

Durante las comidas y cenas familiares es normal excederse en cantidades y tipos de  alimentos que no corresponden con una dieta saludable. Al reunirse varias personas con distintas formas de comer, no siempre se van a poder elegir todos los platos que se van a servir. Es un momento del año en el que los alimentos adquieren un significado que va más allá de la salud, y por ello se debe ser compresivo y disfrutar de la compañía y  de la comida sin colocar el foco en su valor nutricional.

Sin embargo, sí hay varios puntos a tener en cuenta para mejorar las digestiones y  proteger al organismo del impacto que puedan tener estas comidas:

  • Continuar con una buena hidratación. Si se va a consumir alcohol, beber primero agua y asegurar su ingesta. Priorizar bebidas de bajo grado alcohólico y evitar destilados.
  • Incorporar infusiones que ayuden a la digestión: cúrcuma, jengibre, manzanilla, anís, hinojo.
  • Plantear incluir algún plato saludable en el menú de Navidad: caldos, legumbres, pescados, carnes magras, verduras asadas, ensaladas, etc.
  • Incorporar fruta como una alternativa o además de los tradicionales dulces navideños.
  • Ser consciente de la repercusión que una comida copiosa pueda tener en la digestión y de cómo va a interferir en la manera de disfrutar de las celebraciones.


¿Qué otros hábitos no dietéticos son recomendables?

La salud y el bienestar no sólo dependen de la dieta, aunque ésta sea un factor muy  importante. Otros hábitos que debemos tener presentes en estas fechas son:

  • Mantenerse activo para conservar un buen estado de salud. Aprovechar el tiempo libre para hacer deporte y caminar más.
  • Cuidar los niveles de estrés. Aunque esta época es muy ilusionante para muchos, también es muy estresante para otros. Es crucial prestar atención a la salud mental y no dejar de reservar momentos de tranquilidad y calma los días de  vacaciones.
  • Dormir más. En ocasiones los horarios de trabajo y otros factores afectan a la cantidad y calidad del sueño. Es recomendable aprovechar las vacaciones para asegurar un descanso de mínimo 8 horas para ayudar a la salud física y mental.

En conclusión, los pilares para una Navidad saludable son incorporar alimentos ricos en  macro y micronutrientes tanto en Navidad como los días que la rodean (vegetales,  semillas, legumbres, etc), mantenerse activo, manejar el estrés, hidratarse y no dejar de  disfrutar de las reuniones con amigos y familiares.