Hemangioma

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

¿Qué es un hemangioma?

Un hemangioma es una tumoración o neoplasia vascular benigna formada por una acumulación normal de vasos sanguíneos. Los hemangiomas aparecen desde el nacimiento o durante las primeras semanas de vida, pueden seguir creciendo hasta el primer año de vida y desaparecer con el tiempo en un periodo de entre 3 a 10 años aproximadamente. Los hemangiomas pueden surgir en cualquier parte del cuerpo, pero se presentan con mayor frecuencia en el rostro, cabeza, cuello, pecho o espalda. Es más frecuente en niñas que en niños, en prematuros y nacimientos múltiples (gemelos, mellizos, etc.). Es una condición común y no es grave.

En la mayoría de casos, el hemangioma no suele presentar síntomas adicionales a la marca visible en la piel.

Tipos de hemangioma

Existen dos tipos de hemangiomas:

  • Hemangioma capilar: suele producirse en las capas más externas y superiores de la piel. Presentan una marca de color rojizo parecida a la fresa y que, en ocasiones, aumenta de tamaño, estos vasos sanguíneos se encuentran muy juntos.
  • Hemangioma cavernoso: este tipo de hemangioma suele producirse en las capas más profundas de la piel. Su color suele ser más azulado.

Causas de un hemangioma

No está claro por qué los vasos sanguíneos, normalmente densos, se agrupan en un área determinada causando un hemangioma. Se estima que puede haber un componente hereditario en la formación de estos tumores benignos. Algunos estudios sugieren que ciertas proteínas en la placenta pueden contribuir al desarrollo de hemangiomas durante el embarazo.

Síntomas de un hemangioma

En la mayoría de casos, el hemangioma no suele presentar síntomas adicionales a la marca visible en la piel. Entre los síntomas de un hemangioma se pueden encontrar:

  • Una lesión poco elevada en la piel de color rojizo o morado.
  • Un pequeño tumor de masa sólida, sin huecos, en la piel.
  • Si el hemangioma se lesiona, puede causar sangrado.

Tratamiento de un hemangioma

La mayoría de los hemangiomas no necesitan tratamiento, debido a que las marcas y tumores desaparecen por sí mismos. Se pueden presentar casos en que los hemangiomas crezcan en lugares que puedan causar problemas en la salud del niño, por ejemplo, cercano al ojo. En caso de tumores pequeños y superficiales se pueden aplicar medicamentos betabloqueantes en forma de gel sobre la lesión. Para los niños que no responden a los tratamientos con betabloqueantes o no los pueden usar, los corticosteroides pueden ser una opción. Se pueden inyectar en el nódulo, administrar por la boca o aplicar sobre la piel. También se puede utilizar la cirugía láser para eliminar estas lesiones.

Pruebas complementarias de un hemangioma

Para el diagnóstico y tratamiento de un hemangioma se suele empezar con un simple chequeo físico, debido a que un hemangioma se diagnostica según su aspecto y color, pruebas adicionales, en la mayoría de los casos, no son necesarias. En algunos casos donde se presente un hemangioma cavernoso, es decir, que se encuentren en las capas más profundas de la piel, sí son necesarias algunas pruebas como una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Factores desencadenantes de un hemangioma

Aún no se conoce un factor específico que pueda desencadenar un hemangioma.

Factores de riesgo de un hemangioma

Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de tener un hemangioma se pueden encontrar:

  • Ser del sexo femenino, los hemangiomas son más frecuentes en niñas que en niños.
  • Los bebés prematuros son más propensos a desarrollar esta afección, que los niños que nacen a término.
  • Niños de raza blanca.
  • Niños de nacimiento múltiple (gemelos, trillizos, etc.).

Complicaciones de un hemangioma

Los hemangiomas suelen crecer sin producir reacciones o complicaciones alternas a la salud del niño, es decir, no presentan un riesgo mayor a la salud. Según dónde se encuentre el hemangioma, puede afectar la visión, la respiración, o la audición, aunque esto es muy raro. Las complicaciones de esta afección pueden incluir:

  • Rotura del hemangioma, formando una llaga o sangrado.
  • Dolor, en el caso de la rotura.
  • Cicatrices o manchas.
  • Problemas psicológicos a causa de la apariencia de la piel.

Prevención de un hemangioma

No se conocen formas efectivas de evitar esta afección, debido a que no se conocen causas exactas que puedan desarrollarlo.

Especialidades a las que pertenece

Un hemangioma pertenece a las especialidades de medicina vascular y dermatología. La medicina vascular es la especialidad médica que se ocupa de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de los pacientes que sufren patologías vasculares, arteriales, venosas, linfáticas o de la microcirculación. La dermatología es la especialidad médica encargada de estudiar la estructura y funciones de la piel, así como los trastornos que la afectan y su prevención.

Preguntas frecuentes

¿Qué es un hemangioma vertebral?

Es un tumor benigno de tipo cavernoso o capilar que reemplaza a la médula ósea. Los hemangiomas vertebrales no suelen ocasionar síntomas, salvo en algunas situaciones como en el embarazo, que por causas hormonales puede estimular el crecimiento.

¿Qué es un hemangioma en la piel?

Un hemangioma de la piel es una proliferación vascular, es decir, está formado por un conjunto de vasos sanguíneos que crecen de forma anómala en la piel.

¿Qué es un adenoma hepático?

El adenoma hepático es una proliferación benigna de hepatocitos, que suele presentarse en mujeres con antecedentes de toma prolongada de anticonceptivos orales. Es muy infrecuente en varones.

¿Qué es un hemangioma óseo?

Un hemangioma óseo es una proliferación vascular, está formado por un conjunto de vasos sanguíneos que crecen de forma anómala en las estructuras óseas.

¿Qué es un hemangioma en niños?

Un hemangioma en niños es una tumoración benigna formada por una acumulación normal de vasos sanguíneos. Los hemangiomas aparecen durante el primer año de vida y desaparecen con el tiempo, o simplemente permanecen como marcas de nacimiento.