Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Ginecología y Obstetricia

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Parto inducido
Artículo especializado

Parto inducido

¿Qué es el parto inducido? El trabajo de parto inducido es la estimulación de las contracciones uterinas durante el embarazo, antes de que se inicie de forma natural el trabajo de parto de forma vaginal, mediante la utilización de medicamentos. Esto se realiza cuando existe alguna preocupación por la salud de la madre o del bebé, y después de evaluar el estado del cuello uterino materno para la realización de este procedimiento. Consta de dos fases : Maduración cervical: se consigue la dilatación del cuello uterino por donde pasará el feto, se realiza con la colocación de prostaglandinas en el hospital por parte del equipo sanitario. Inducción al parto: cuando ya el canal del parto se encuentra a punto, se procede a administrar oxitocina, lo que aumenta las contracciones uterinas. En esta fase, debe estar monitorizada tanto la madre como el bebé su frecuencia cardiaca y la realización de la amniótica, que consiste en la rotura de la bolsa amniótica de forma artificial para propiciar el periodo expulsivo. ¿En qué situaciones se realiza el parto inducido? El médico especialista evaluará cada caso tomando en cuenta algunos factores de riesgos maternos como edad, presencia de enfermedades previas, edad gestacional y estado del cuello uterino, así como factores de riesgo del feto como posición, tamaño y peso para decidir la inducción. Algunos motivos comunes de inducción son: Embarazo prolongado: después de dos semanas de la fecha prevista de parto sin la aparición de contracciones uterinas efectivas. Rotura prematura de membranas: paciente que ingresa con rotura de las membranas sin contracciones uterinas eficientes y no existe ninguna complicación fetal o materna que impida la inducción que puede tardar hasta 24 horas. Corioamnionitis: infección del líquido amniótico en casos de fisura o rotura de la bolsa. Retraso del crecimiento fetal: si el peso estimado del feto es menor al 10% de lo considerado para la edad gestacional, el médico puede indicar la inducción del parto previa realización de estudios ecosonográficos. Oligoamnios: presencia de menor cantidad de líquido amniótico de la esperada para el final del embarazo, por lo cual, se puede poner en riesgo al bebé. Diabetes gestacional: presencia de diabetes durante el embarazo. Hipertensión arterial inducida por el embarazo: la cual se encuentre controlada al momento de la inducción. Desprendimientos de placenta leves de la pared interna del útero: ya sea de forma parcial o completa. Muerte fetal: en estos casos se induce para extraer el óbito. Inducción de parto por motivos sociales: son causas consensuadas entre médico y paciente como partos muy rápidos, mal acceso a un centro hospitalario, vivir en zonas muy alejadas en las cuales es preferible el beneficio de la inducción al riesgo del parto. ¿Cuánto tiempo se espera antes de proceder a inducir el parto? El médico debe cerciorarse mediante ecografía de que la edad gestacional del feto sea al menos de 39 semanas o más antes de la inducción, para reducir riesgos de complicaciones para él bebe. Beneficios del parto inducido Los beneficios del parto inducido son: Garantizar la seguridad y bienestar del feto. Garantizar la supervivencia del bebé en aquellos casos donde existen factores de riesgo maternos. Minimizar la ansiedad y angustia. Seguridad, en caso de localizaciones lejanas o de difícil acceso. Riesgos del parto inducido Los riesgos de la inducción del parto son los siguientes: Baja frecuencia cardiaca fetal: el uso de medicamentos para inducir el trabajo de parto como la oxitocina y la prostaglandina, al producir contracciones uterinas, puede disminuir el aporte de oxígeno al bebé y disminuir su frecuencia cardiaca. Infección: la presencia de rotura prolongada de membrana amniótica tiene mayor riesgo de producir infección. Rotura uterina: sucede en pacientes con cesáreas anteriores o cirugías previas de útero en donde puede ocurrir un desgarro en esa cicatriz previa en el momento del trabajo de parto, siendo necesario una cesárea de emergencia con posterior extirpación del útero. Fracaso de inducción: existe una probabilidad en la que, iniciada la inducción, el trabajo de parto no se lleve a cabo sobre todo en pacientes primerizas y sea necesario una cesárea de emergencia. Aumenta la probabilidad de requerir ayuda instrumental como fórceps.  Precauciones durante el parto inducido No todas las pacientes se encuentran aptas para la inducción del parto , el médico debe indicarlo tras evaluarla y, normalmente, están exentas aquellas pacientes con: Antecedentes de cesáreas anteriores en menos de 5 años o cirugías mayores de útero. Diagnóstico de placenta previa en este embarazo. Feto en posición vertical. Prolapso de cordón umbilical. Infección activa por herpes genital. Antecedentes en el embarazo de bajo crecimiento fetal. Antecedentes en el embarazo de patología cardiaca fetal. Desproporción pélvico-cefálica.  Carcinoma cervical uterino invasor. Condilomatosis importante del canal vaginal. Recomendaciones tras el parto Después del parto, si este fue exitoso por inducción, las recomendaciones son las mismas que en un parto vaginal natural; con la revisión de sangrado vaginal, aseo del área y evitar las infecciones intrauterinas con respecto a la madre. En relación al bebé, verificar si existe sufrimiento fetal agudo o traumatismo fetal por parto precipitado o infección por paso del canal vaginal.
Acidez en el embarazo
Artículo especializado

Acidez en el embarazo

¿Qué es la acidez?   La acidez o pirosis hace referencia a la sensación de quemazón y dolor detrás del esternón, que puede provocar la regurgitación del contenido de ácido del estómago hacia el esófago. Este reflujo viene determinado por la existencia de una incompetencia del esfínter esofágico inferior, “puerta” de separación entre el esófago y el estómago , que favorece la aparición de ese reflujo gastroesofágico. También puede provocar que esa sensación de molestia ascienda hasta la faringe, llegando a notarse un sabor agrio en la boca.  ¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestro médico especialista en Ginecología. ¿Es normal padecer acidez en el embarazo?  Sí, dentro de los síntomas frecuentes en el embarazo y según progresa la evolución de este, que la mujer embarazada presente acidez es normal, apareciendo hasta en un 70% de las pacientes. Esto es debido a la mayor presión intraabdominal que se produce según crece el feto y que favorece la aparición de este síntoma.  Si la mujer empieza a notar esa sensación de quemazón frecuente según avanza el embarazo, debe consultar este síntoma a su médico de familia o a su ginecólogo para que evalúen la indicación de iniciar algún tratamiento que alivie los síntomas y prevenga las posibles complicaciones que pueda producir en la embarazada.  ¿Qué síntomas presenta la acidez en el embarazo?  Durante el primer trimestre del embarazo y debido a la posible aparición de otros de los síntomas más frecuentes en la gestación, que son las náuseas y los vómitos, habituales en los primeros meses (hiperémesis gravídica), puede aparecer esa sensación de quemazón y molestia retroesternal.   Según avanza la gestación y aumenta el tamaño del bebé, en el segundo y, sobre todo, el tercer trimestre del embarazo, aparece de forma más frecuente e intermitente la sensación de quemazón y/o dolor retroesternal que aumenta, sobre todo, tras las comidas y más aún si estas son copiosas o si se tumba nada más comer. Además, en ocasiones, puede acompañarse de disfagia (sensación de dificultad para la deglución) o sensación de regurgitación de alimentos.  Causas de acidez en el embarazo  En una paciente sana, sin ninguna patología gastrointestinal previa, el mero hecho del embarazo puede provocar esta sintomatología como una de las causas más frecuentes de consulta durante la gestación.   Esto es así por la combinación de varios factores: la propia mecánica del desplazamiento de los órganos abdominales que van siendo relegados y recolocados en el abdomen según el feto aumenta su tamaño y, consecuentemente, el aumento de la presión dentro del abdomen. Esto puede provocar que el tono del esfínter esofágico inferior sea menor , favoreciendo el paso del jugo gástrico hacia el esófago. Además, puede existir una disminución de la actividad propulsora del propio esófago inferior (efecto que hace que progrese el bolo alimenticio) que favorece el reflujo. Además, se combina el aumento de la presión intragástrica con una disminución de la presión intraesofágica que favorece ese ascenso.  El dolor y la sensación de quemazón se producen por el efecto dañino que pueden producir los ácidos gástricos sobre la mucosa o revestimiento del esófago, ya que, la misma no está preparada para soportar esa acidez del contenido gástrico y puede producir inflamación de la misa o esofagitis por reflujo.  Por otra parte, en ocasiones, la paciente tiene antecedentes de pirosis o reflujo previo que puede verse intensificado por el embarazo. Además, la paciente puede padecer patologías que lo favorezcan como una hernia hiatal.  ¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestro médico especialista en Ginecología. ¿Cómo puedo evitar la acidez en el embarazo?  De forma completa no se puede evitar siempre la aparición de la acidez, porque según progresa el embarazo, va a existir un aumento de la presión intraabdominal por el crecimiento del bebé. Lo que siempre se pueden tomar son medidas que disminuyan su aparición:  No realizar comidas copiosas.  Evitar comer en tiempos cercanos al descanso, procurando realizar sobre todo la cena, al menos dos horas antes de acostarse.  Elevar la posición del cabecero de la cama (se pueden poner mantas o cojines debajo del colchón para ello).  Evitar las comidas picantes y fuertes, así como alimentos como el chocolate, el café, el té, comidas muy grasas, etc.  No utilizar prendas ajustadas que aumenten la presión en el abdomen.  Tratamiento de la acidez en el embarazo  El médico hace las indicaciones terapéuticas en cada caso y según la evolución de la sintomatología que presente la paciente.   Habitualmente, si tras tomar las medidas de prevención indicadas, los síntomas no mejoran, se prescriben fármacos antiácidos que no se absorben, preferiblemente en presentación líquida , para neutralizar la composición ácida y dañina del jugo gástrico para la mucosa esofágica. Estos fármacos actúan como una película protectora de la misma y presentan un bajo riesgo para el feto, siendo los de primera elección.  Si existe riesgo para la madre por la intensidad de los síntomas y el posible daño que pueda sufrir la paciente, el médico puede pautar otros fármacos que sí se absorben y cuya función es disminuir la secreción ácida gástrica , como son los antiulcerosos antihistamínicos H2, como la Famotidina , cuyo uso es aceptado en el embarazo. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestro médico especialista en Ginecología.
Parto natural
Artículo especializado

Parto natural

¿Qué diferencia al parto natural de otros tipos? El parto natural es un proceso fisiológico en el cual la mujer culmina su gestación a término de forma espontánea e inicia un proceso de dilatación del cérvix que, con la atención y apoyo adecuados agregado a mínimos procedimientos invasivos médicos, puede dar a luz al bebé sin poner en riesgo su vida o la del niño sin ningún tipo de medicación.  Se diferencia del parto normal, en el que en este se pueden administrar agentes anestésicos para evitar el dolor a la madre o inductores de las contracciones para acelerar el proceso; o de la cesárea que es un procedimiento quirúrgico y, como tal, invasivo, programado para la extracción del bebé sin producirse dilatación del cérvix materno de forma espontánea. ¿Cómo y dónde se realiza un parto natural? Los centros hospitalarios, en su mayoría, cuentan con sala de parto natural que se asemejan a habitaciones de casas con zonas de movimiento, descanso, bañera, luz natural y artificial regulable, material de apoyo como pelotas, lianas, aromaterapia, musicoterapia y sillas, entre otras. No obstante, existe personal cualificado para este tipo de parto, en este caso, las matronas, que acompañan a la paciente en todo el proceso, aunque siempre hay un equipo multidisciplinar que participa en el proyecto, sobre todo, si llegase a presentar una emergencia obstétrica. Pacientes de bajo riesgo obstétrico que no presenten las siguientes patologías son candidatas al parto natural: hipertensión, diabetes, enfermedades cardiacas, enfermedades vasculares y renales, hipertiroidismo, anemia severa y antecedente de cesárea anterior. Además de haber alcanzado las contracciones uterinas regulares y dolorosas y una dilatación cervical de al menos 5 centímetros son los criterios para el ingreso a estos “cuartos de parto” donde las comadronas guiarán todo el proceso a través del cual la madre, respetando sus tiempos fisiológicos con técnicas de relajación, respiración controlada, uso de pelotas, cuerdas o hidroterapia, realizará su trabajo de parto. Si existiese alguna complicación, actuaría rápidamente el equipo multidisciplinar. ¿Cuánto tiempo llevará un parto natural? Cada parto es diferente y su duración está asociada a numerosos factores como experiencia anterior de la madre, umbral del dolor y anatomía del cérvix. En general, podemos colocar una duración media por etapa: Fase de dilatación: en mujeres primerizas puede ser hasta 20 horas y en multíparas 12 horas. Fase de parto: desde los  20 minutos para multíparas hasta las 4 horas para primerizas. Fase de alumbramiento: entre 10 y 60 minutos. Hay que destacar que estos números son un promedio, cada parto es único y lo más importante es seguir las recomendaciones de la matrona que estará monitorizando a la madre y al bebé . ¿Cómo puedo manejar el dolor en el parto natural? Existen diferentes técnicas de manejo del dolor, no farmacológico , que durante el embarazo nuestra matrona nos puede ir enseñando, como son: Agua: tomar baños y duchas con agua caliente que no superen los 37 grados centígrados son un excelente método para disminuir el dolor, ya que reduce la ansiedad, aumenta la sensación de control del dolor y acorta el periodo de dilatación disminuyendo la producción de adrenalina que cuando está en altas concentraciones endurece el cuello del útero y retrasa la dilatación. Además, no se produce compresión externa de la cava inferior que se traduce en una mayor oxigenación del feto. El momento para iniciar los baños de agua caliente no está determinado, se aconseja a partir de los 4 centímetros de dilatación y no más de 2 horas. Ejercicios de respiración y relajación: son técnicas que previamente deben ser aprendidas en clases de educaciones maternales y puestas en práctica al inicio de trabajo de parto sin necesidad de ningún instrumental especial para disminuir la tensión muscular y ansiedad psicológica. Aunque no hay una reducción objetiva del dolor con estas técnicas, al existir una disminución de la ansiedad, se reduce la percepción de dolor. Masajes: los masajes relajantes durante el parto estimulan la producción de endorfinas, disminuyen el estrés, relajan la musculatura, mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos. Para un buen ejercicio se precisa entrenamiento, aunque el simple contacto físico ya ha demostrado efecto beneficioso. Libertad de movimientos: esta sencilla medida facilita el afrontar el progreso natural del parto, pudiendo conseguir que se acorte el trabajo de dilatación hasta en un 50%, reduciendo la intensidad de las contracciones si se coloca en posición de espalda, a  la vez que ayuda a que el parto progrese. Es importante que la paciente elija la mejor postura en la cual se encuentre más cómoda y se produzcan menos alteraciones de la frecuencia cardiaca fetal. Pelotas de parto: las pelotas de fitball relajan la musculatura de la pelvis proporcionando apoyo y facilitando el descenso del bebé y la corriente sanguínea hacia la placenta. Uso de TENS: el método de estimulación nerviosa eléctrica transcutáneo es un método de analgesia utilizado en varias patologías con el objetivo de inhibir la transmisión de impulsos nociceptivos a nivel medular e inhibir la información dolorosa. Su efecto analgésico es limitado, puede ser manejado por la propia paciente mientras deambula y no conlleva riesgo para el feto. Beneficios del parto natural Entre los beneficios del parto natural se encuentran: Recuperación temprana para la madre Fortalecimiento vínculo madre-hijo, ya que el contacto es inmediato Escaso riesgo de padecer endometritis Favorecimiento de la liberación de oxitocina, por lo cual, se estimula la liberación de la leche materna Mejor oxigenación cerebral para el bebé  Escaso riesgo de hemorragia o complicaciones gastrointestinales maternas producto de la cirugía Riesgos del parto natural Contracciones uterinas con poca intensidad que no permiten la dilatación completa del cérvix Parto múltiple Anomalías de cordón umbilical o líquido amniótico Pelvis estrecha Distocia de hombros y, en general, alteraciones en cuanto a la presentación del bebé  Presencia de líquido meconial Parto prematuro Precauciones durante el parto natural Durante el parto pueden aparecer situaciones que nos hagan derivar a la madre a un parto normal o cesárea como puede ser: Sangrado vaginal Contracciones uterinas excesivas Alteraciones en el latido fetal Presencia de líquido meconial Recomendaciones tras el parto Las recomendaciones después del parto son mantener una alimentación sana , realizar ejercicios pélvicos para evitar la incontinencia urinaria y recuperación del tono muscular y vigilar el sangrado vaginal.
Lactancia artificial
Artículo especializado

Lactancia artificial

¿Qué es la lactancia artificial? La lactancia artificial es la alimentación del lactante con una fórmula láctea . Se puede producir esta situación cuando la madre, por distintas causas, no puede suministrar la lactancia natural, es decir, no puede darle de mamar, ya sea por la falta de producción de leche o por enfermedades que impidan la normal alimentación del bebé. En el caso de bebés que quedan en ingreso tras su nacimiento, se suele indicar a la madre que si es posible se extraiga la leche y alimente a su bebé con esta leche ya que  por muy buenas que sean las fórmulas de lactancia, el mejor alimento del bebé es la leche materna, que varía según el momento y las necesidades del lactante . La mejor forma de alimentar a un bebé será siempre con leche materna, que proporciona los nutrientes necesarios, además de anticuerpos que le defienden de distintas enfermedades a lo largo de sus primeros meses de vida. Tipos de leche de fórmula - Inicio y continuación Las fórmulas de leche artificial deben seguir las normas de obligado cumplimiento que se han dictado por la Comunidad Económica Europea, siguiendo las pautas dadas por la sociedad de gastroenterología, hepatología y nutrición infantil a través del Comité de Nutrición Infantil. Las fórmulas lácteas se enriquecen también con hidrolizados de almidón y deben ser suplementadas con calcio, fósforo, hierro y zinc. Las leches de iniciación son las adecuadas para dar a un lactante hasta los seis meses de vida. Las necesidades nutricionales se hacen por comparación con la leche materna, que indica las necesidades nutricionales exactas del niño. Estas deben tener entre unas 60-70 kilocalorías por 100 mililitros, así como las cantidades necesarias de vitaminas y otros oligoelementos. Las fórmulas de continuación se dan a partir de los seis meses de vida . Estas deben tener una mayor carga calórica, mayor proporción de principios nutricionales y deben estar suplementadas con hierro, calcio y fósforo. En las fórmulas europeas se recomienda una menor cantidad de proteínas, ya que se considera que con el resto de la dieta variada el niño ingiere suficiente cantidad de las mismas. Hay que tener en cuenta que en las fórmulas de proteína de soja que se dan a los niños que presentan alergias a las proteínas de la leche de vaca, presente en las fórmulas de alimentación estándar, las proteínas de la soja dan suficiente valor nutritivo para el bebé. Estas fórmulas están enriquecidas con metionina y carnitina que deben estar en una proporción similar a la que se encuentra en la leche materna.   La siguiente tabla muestra qué debe contener una leche de fórmula y en qué proporción: ¿Cuándo se utiliza la lactancia artificial?   La lactancia artificial se utiliza diluyendo la fórmula en polvo en agua, que puede ser en España en agua del grifo, no necesitando que sea agua embotellada. Las proporciones son un cazo enrasado de polvo en una medida de 30 mililitros de agua . La fórmula se adapta a las necesidades del niño y no debe ser inferior a las calorías que el bebé consume, esto permite conocer que está bien alimentado . Se suministra a través de un biberón con tetina adecuada a la edad del bebé. ¿Puede juntarse la lactancia materna con la artificial? Sí, se puede juntar la lactancia artificial con la lactancia materna. Esto es lo que se conoce como lactancia mixta , en casos que la madre no produce suficiente leche para conseguir una ganancia ponderal adecuada del bebé, puede ser necesario proporcionarle una cierta cantidad de lactancia artificial. En estos casos es mejor poner a mamar al niño primero y solo cuando ha mamado, ofrecerle la lactancia artificial, para que el niño obtenga sustancias que le protegen de ciertas infecciones que a través de la lactancia artificial no recibe. Mantener la lactancia natural, aunque sea en pequeña proporción es positivo para el niño. ¿Cómo se prepara la leche de fórmula? La leche de fórmula se prepara diluyendo la leche en polvo en agua. No es necesario que el agua sea embotellada, el agua del grifo es apta para el consumo del niño y, en el momento actual, se considera que no hace falta hervirla para dársela al bebé. Es necesario comprobar la temperatura de la leche antes de dársela al niño, ya que hay riesgo de quemarle si estuviera muy caliente. Para ello, se tienen que dejar caer unas gotas de leche sobre la cara dorsal de nuestro antebrazo, y no deberemos sentir que la leche está caliente ni fría, sino a una temperatura adecuada para suministrar al bebé. ¿Qué cantidad es la adecuada para mi bebé? La pauta orientativa para el consumo de leche artificial por parte de los lactantes es la siguiente. No obstante, son indicaciones orientativas, la dosis más adecuada para cada bebé deben consultarse con su pediatra : Semana primera: 10 ml/día por ocho tomas. El consumo será unos 80 ml en total. Semana segunda: de 70 a 80 ml por ocho tomas. Semana tercera y cuarta: de 90 a 120 ml por ocho tomas. Segundo mes: 120 a 150 ml por siete tomas. Tercer mes: de 150 a 180 ml por seis tomas. Cuarto mes: 180 a 210 ml por cuatro o cinco tomas al día.  Quinto mes: de 210 a 250 ml entre 4 o 5 tomas. Sexto al 12 mes: 500 ml al día de preparado de continuación.
Lactancia prolongada
Artículo especializado

Lactancia prolongada

¿Qué es la lactancia prolongada? Se entiende como lactancia prolongada aquella que se extiende más allá de lo común socialmente . Es, por tanto, diferente dependiendo de la sociedad en la cual nos encontremos. En España, se considera una lactancia prolongada la que se extiende más allá del año de vida del bebé. En este momento el bebé suele alimentarse con una gran variedad de alimentos , no siendo necesario el complementarlo con la lactancia materna. En muchos casos la lactancia se prolonga hasta los 4 años de vida sin que esto suponga ningún problema para el niño. En los tiempos pasados, aún en nuestra cultura, era muy normal mantener la lactancia por períodos más largos. La OMS considera que la lactancia natural debe de ser única hasta los seis meses de edad y que es bueno mantenerla hasta los dos años, acompañando a la ingesta de otros alimentos , pero recomienda que se mantenga tanto tiempo como la madre y el niño quieran. Beneficios de la lactancia prolongada Los beneficios para el niño de una lactancia prolongada son: Disminuye la obesidad infantil y la probabilidad de sufrir diabetes tipo 1. Los niños que se amamantan más allá de los 23 meses van a tener menos enfermedades infecciosas y estas serán de menor duración que en niños no amamantados por largo tiempo. Mejor rendimiento escolar. Menor ansiedad y se calman más fácilmente.  Los beneficios para la madre son: Reduce el riesgo de cáncer de ovario, mama y útero. Disminuye las necesidades de insulina en madres diabéticas. Ayuda al descenso de peso de la madre. Reduce el riesgo de hipertensión arterial y de infarto de miocardio. Posibles riesgos de la lactancia prolongada No se han demostrado riesgos ni para la madre , ni para el niño por mantener la lactancia, tampoco se ha demostrado relación con desnutrición en la madre, ni que produzca caries infantil. No se ha demostrado tampoco mayor riesgo para la madre por continuar con la lactancia ante un nuevo embarazo e, incluso, se puede continuar con la lactancia del hijo mayor a pesar de amamantar al pequeño , si bien, esto puede suponer una sobrecarga para la madre y crearla sentimientos de duda por continuar amamantando al hijo mayor. Las madres que continúan con la lactancia de forma prolongada pueden sufrir un rechazo social por parte de su entorno, es por ello que siempre debe contar con el apoyo de los profesionales , que les darán pautas a seguir. Mantenerse en contacto con grupos de madres que continúan la lactancia hacen más fácil continuar con ella y sentirse apoyada en sus deseos. En los casos de amenaza de parto prematuro sí puede ser necesario interrumpir la lactancia. Falsos mitos sobre la lactancia prolongada Existen múltiples mitos sobre la lactancia prolongada, entre ellos que las madres que lactan no se quedan embarazadas. Esto es falso. Si una madre que lacta no quiere quedarse embarazada , debe poner medidas anticonceptivas ya sea por medio de progestágenos o con métodos de barrera, aun cuando no se tenga la regla, la madre puede quedarse embarazada. Otro mito se refiere a que los niños que se amamantan más largo tiempo son más dependientes . Esto es falso. Ningún niño se hace más dependiente por este motivo.  También se habla de que puede afectar a la salud de la madre, todo lo contrario, las madres que amamantan más largo tiempo, tienen menor probabilidad de tener cáncer de mama o genitales y menos probabilidad de desarrollar hipertensión o diabetes mellitus, tampoco supone un detrimento de la nutrición del niño que completa su dieta alimentaria con la leche de su madre en vez de la leche de vaca que se le daría. ¿Qué efectos puede tener la lactancia prolongada sobre la madre? La lactancia prolongada otorga una serie de beneficios a largo plazo a la madre, tales como que disminuye la incidencia de cáncer de mama, de ovario o de endometrio . Esta disminución es mayor cuanto más se prolonga la lactancia. Reduce el riesgo de diabetes mellitus tipo 2 cuando la lactancia se prolonga más allá de los seis meses , se cree que está mediado por las hormonas de lactancia y su influencia sobre el páncreas. Aunque dar de mamar disminuye ligeramente los niveles de calcio circulante , esto no se traduce en un aumento de la pérdida de calcio, ni de osteoporosis, ya que se produce un aumento de la calcitonina que fija el calcio en los huesos durante la lactancia. Ayuda a disminuir el peso, ya que la madre precisa unas 500 calorías para producir un 500 mililitros de leche , que es lo que consume un niño de más de dos años. Además, minimiza hasta el 52 % la posibilidad de desarrollar hígado graso, un 53 % el riesgo de sufrir esclerosis múltiple y hasta un 25 % el riesgo de tener un ictus.
Contracciones en el embarazo
Artículo especializado

Contracciones en el embarazo

¿Qué son las contracciones? Las contracciones del embarazo es la activación de la parte muscular del útero que tiene como fin lograr la progresión del parto y la salida del feto hacia el exterior. Previo a esta situación hay una serie de contracciones más pequeñas, que la mujer percibe en los días anteriores al parto, estas contracciones tienen como fin conseguir una preparación del útero para el momento del parto. Las contracciones son percibidas como un endurecimiento de la zona abdominal por parte de la mujer, estas contracciones pueden también ocasionar dolor en la zona lumbar. Las contracciones no son continuas siempre, tras un periodo de contracción , hay un periodo de relajación del útero. Tipos de contracciones Según el momento en que se producen y donde se sitúan hablamos de contracciones focales , generalizadas, de Braxton Hicks, de preparto y, por último, de parto. Focales : son contracciones localizadas en un punto. Suelen estar relacionadas con los movimientos del bebé, se producen en un lugar determinado al empujar una zona del útero dando una contracción en esta zona y no se extienden al resto del útero. Generalizadas : comienzan siendo una contracción focal, que luego se extiende al resto del útero. Braxton Hicks : suelen aparecer pasadas las 20 semanas de embarazo, son más fuertes que las focales o generalizadas y no suelen durar más de 60 segundos. En ellas, la mujer percibe cómo su abdomen se pone duro, no son dolorosas y son la preparación del útero para el trabajo de parto. Preparto : son más intensas que las contracciones de Braxton Hicks, se dan en los días previos al parto. Su función es proceder a borrar el cuello del útero, marcan que el parto está cerca. Parto : son contracciones que se vuelven más intensas según avanzan, se vuelven más dolorosas y su característica principal es que son rítmicas y persistentes. ¿Cómo se diferencian los tipos de contracciones? Los tipos de contracciones se diferencian por cómo se inician, por la intensidad del dolor o molestia que se sufre y por si son rítmicas o, por el contrario, esporádicas. Las que se producen por movimientos del feto claramente se relacionan con ello, las madres describen cómo el bebé da patadas o bien notan un pie o incluso la cabeza del bebé. Las contracciones de Braxton Hicks no son rítmicas ni dolorosas, se perciben como un endurecimiento del abdomen no doloroso. Por último, las contracciones, según se aproxima el parto, se vuelven más rítmicas y dolorosas . ¿Cuándo debo acudir a un especialista? Se debe acudir al especialista cuando las contracciones se vuelven rítmicas y muy constantes. Unas contracciones que transcurren cada cinco minutos durante más de una hora y que se perciben como dolorosas, deben ser consultadas con el médico o incluso ser motivo para acudir a urgencias. Cuando se producen antes del momento en que el parto está programado , pueden ser señal de un parto prematuro. Cuando las contracciones se producen antes de las 32 semanas y dependiendo del momento madurativo del bebé, puede ser necesario frenar el parto y esto requiere un ingreso hospitalario. Si las contracciones son rítmicas , si se detienen al tumbarse o no son dolorosas, se puede estar tranquila. No obstante, si se tiene alguna duda, es preferible preguntar al especialista en obstetricia, quien le indicará qué tiempo esperar y si es normal lo que se siente. ¿Necesitas atención presencial con un especialista en ginecología? En Savia reserva una consulta con los mejores profesionales sin esperas
Ejercicios para embarazadas
Artículo especializado

Ejercicios para embarazadas

¿Cómo puedo hacer ejercicio durante el embarazo? Durante el embarazo, no solo se puede hacer ejercicio si no que es saludable realizarlo, tanto a nivel de ejercicio cardiovascular como a nivel muscular. Se recomienda practicar ejercicio diario de unos 30 minutos, siempre y cuando no se presenten problemas en embarazo. El ejercicio físico favorece una menor ganancia de peso de la mujer frente a los estados de sedentarismo y puede prevenir la diabetes gestacional y la eclampsia. Es importante mantener una buena hidratación durante el ejercicio, evitando las sobrecargas en la zona lumbar y las abdominales, sobre todo, a partir del segundo trimestre del embarazo. Las mujeres que realizan deportes de raqueta, como tenis o pádel , pueden seguir desarrollando los mismos, pero deben controlar de especial manera la hidratación y no realizar un ejercicio que resulte agotador. Ejercicios para el primer trimestre Los ejercicios para el primer trimestre están basados en ejercicios cardiovasculares, con paseos a paso vivo de hasta 30 minutos. También se puede montar en bicicleta estática sin hacer sobreesfuerzos y nadar durante unos 30 minutos. El trabajo muscular se realiza con peso como máximo de hasta 5 kilos, procurando no sobrecargar la espalda en ningún caso. También conviene realizar ejercicios de Kegel, ya que ayudan a contraer el suelo pélvico y fortalecen el mismo , así como favorecen con posterioridad su recuperación de forma rápida. Para ello, es suficiente contraer la zona de esfínteres, mantenerla así unos segundos y volver a relajar. También se puede realizar este ejercicio al orinar cortando la micción dos o tres veces. Hacer rotaciones de la pelvis ayudándose de una pelota de Pilates son ejercicios fáciles de realizar y produce una relajación de esta zona. Las sentadillas también se pueden realizar durante este trimestre embarazo . Ejercicios para el segundo trimestre Los ejercicios cardiovasculares recomendados del segundo trimestre son la natación y andar. Mantener una rutina de andar al menos 30 minutos al día es muy importante. Para mejorar la sobrecarga que tiene la espalda es muy positivo realizar movimientos desde una situación de apoyo en rodillas y en manos; desde una posición neutra de espalda recta pasar a poner la espada como si fuera una joroba , esto ayuda a relajar la espalda. Los ejercicios de Kegel siguen estando recomendados en el segundo trimestre del embarazo. Practicar Pilates puede ser también de gran ayuda en este momento de la gestación. Y levantar peso con brazos de hasta 1 kilo ayuda a fortalecer las extremidades. Ejercicios para el tercer trimestre La rutina cardiovascular de 30 minutos, como andar o nadar, sigue siendo positiva en este trimestre de embarazo. En el último mes de embarazo puede que el médico recomiende no nadar, para prevenir posibles infecciones a nivel vaginal que puedan afectar al feto. Los ejercicios con apoyo de rodillas y manos elevando la espalda son buenos para la espalda. Y, ejercicios en los cuales se aprieta una pelota entre las piernas al tiempo que se contraen los esfínteres , ayudan a fortalecer el suelo pélvico, al igual que con los ejercicios de Kegel.   ¿Qué cualidades es importante trabajar durante el embarazo? Durante el embarazo, es muy importante trabajar tanto el suelo pélvico como la relajación a nivel de las zonas lumbares y dorsales de la espalda. Al mismo tiempo, el entrenamiento cardiovascular suave mejora el estado de la madre y el feto y favorece la salud de ambos.  Tonificar músculos de brazos y piernas puede ser positivo durante el embarazo y en cualquier momento de la vida. La realización de ejercicio mantenido evita el aumento excesivo de peso durante la gestación y disminuye la probabilidad de sufrir eclampsia o diabetes gestacional. ¿Tengo que evitar algún ejercicio durante el embarazo?  En este estado, se deben evitar los deportes de riesgo. Está totalmente prohibido realizar submarinismo y no está recomendado realizar alpinismo, ya que la mujer tiene alterado su centro de gravedad y esto la predispone a caídas. Se deben evitar practicar también los deportes de contacto , como las artes marciales, fútbol o baloncesto, y aquellos en los que se producen gran esfuerzo abdominal como puede ser el levantamiento de pesos.  Tampoco se deben realizar ejercicios que hagan necesaria una gran elasticidad tendinosa .
Estrías en el embarazo
Artículo especializado

Estrías en el embarazo

¿Qué son las estrías? Las estrías en el embarazo son lesiones en la piel que tienen un aspecto violáceo y alargado y que se producen por la influencia de las hormonas, pero, también, por el aumento de peso que se produce durante el embarazo, que da lugar a la rotura de las fibras de colágeno de la piel en las zonas que más se distienden. Se producen con mayor frecuencia en la zona de las mamas y en la zona abdominal. Su aspecto es antiestético y es un motivo frecuente de consulta durante el embarazo.   Las estrías, en un inicio, son de aspecto rosado o violáceo, más tarde suelen evolucionar a un aspecto más blanco como nacarado. Su amplitud suele ser de unos 5 centímetros y tener un grosor de entre 3 y 5 milímetros. No producen dolor. ¿Por qué aparecen las estrías? Se producen porque al haber un aumento de volumen sobre la piel, provoca la rotura de las fibras de colágeno y elastina de esta en su parte interna, conocida como dermis, esta rotura da lugar a pequeñas cicatrices internas conocidas como estrías. Las estrías en el embarazo tienen también un componente hormonal, ya que las hormonas producen una alteración de la elasticidad de la piel, lo que se traduce en una menor elasticidad y una mayor facilidad para la producción de las estrías. Por otra parte, hay otro componente que es genético, las personas de piel clara y con piel seca tienen mayor probabilidad de sufrir este trastorno. ¿Cómo puedo prevenir la aparición de estrías en el embarazo? La prevención de las estrías se debe establecer desde el inicio del embarazo. No se puede prevenir el cambio de volumen que se produce durante el mismo, pero sí controlar la ganancia ponderal de peso manteniendo la misma en los parámetros de entre 9 y 12 kilos , al evitar coger peso rápidamente también se evitará en parte este proceso. Por tanto, seguir una dieta saludable durante el embarazo y “no comer por dos” evita las estrías . Por otra parte, mantener una constante hidratación de la piel también evita la aparición de estrías. Es necesario hidratar la piel del cuerpo al menos 3 veces días, para ello existen cremas antiestrías ; las que contienen aloe vera, aceite de argán o la centella asiática son especialmente recomendables para este proceso. Al aplicarse la crema es recomendable realizar un masaje sobre la zona , esto ayuda a penetrar mejor la sustancia y favorece un mejor riego sanguíneo de la zona. Además de la aplicación de cremas, es necesaria la hidratación de la mujer ; bebiendo al menos 2 litros de agua diarios, evitando la exposición solar durante el embarazo y, si se expone al sol, realizarlo con protección solar y no fumando, no solo por el embrión sino también por el cuidado de la piel. Si ya han aparecido, ¿cómo puedo tratarlas? Si las estrías han aparecido, debemos tratar de mejorar su aspecto. Cuanto más superficiales son las estrías, más fácil es su tratamiento y, cuanto más profundas, más se dificulta su desaparición , pero siempre podemos intentar que se disimulen y sean menos llamativas. El aspecto de las estrías es importante para su tratamiento, cuando están violáceas o rosadas presenta una vascularización mayor, son de menor evolución y su tratamiento es más fácil . Cuando su aspecto es nacarado, se puede decir que son cicatriciales y llevan más tiempo y son más difíciles de tratar. Es por tanto importante comenzar el tratamiento tan pronto como se percibe la aparición de las mismas. Tratamientos como la dermoabrasión, la radiofrecuencia, la mesoterapia o la carboxiterapia son eficaces para su tratamiento.  Las microdermoabrasiones es un método mecánico que elimina las capas superficiales de la piel, dando lugar a una generación de colágeno y elastina. Es uno de los métodos más empleados, pero se debe aplicar al terminar el embarazo.   La radiofrecuencia aumenta la producción de colágeno y elastina mediante corriente de alta frecuencia que elevan la temperatura de la piel, estimulando los fibroblastos . También se debe emplear tras terminar el embarazo. La mesoterapia inyecta sustancias bajo la piel que estimulan el crecimiento de los fibroblastos. Esta sustancia se pone en pequeña cantidad y, como las anteriores, se realiza al término del embarazo. La carboxiterapia es la inyección de gas carbónico la piel, esto se traduce en un aumento de la oxigenación y como resultado se produce una mayor elasticidad en la misma. Además de estos procedimientos , debemos seguir manteniendo una correcta hidratación de la piel para conseguir una mayor elasticidad.
Embarazo psicológico
Artículo especializado

Embarazo psicológico

¿Qué es el embarazo psicológico? El embarazo psicológico es la situación en la cual, sin tener un embrión real, la mujer presenta síntomas similares a un embarazo, tales como náuseas, vómitos, mareos e incluso aumento del perímetro abdominal. Es una situación que se suele producir por situaciones de estrés relacionadas con el deseo o el miedo a tener hijos. No está relacionado con la edad de la paciente ni con alteraciones hormonales o ginecológicas, es una enfermedad de origen mental. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestro médico especialista en Ginecología. ¿Por qué se produce el embarazo psicológico? Esta patología se produce en mujeres que tienen una s ituación psicológica de gran estrés en relación con el embarazo, ya sea por no conseguir un embarazo por medios naturales, o bien, en mujeres adolescentes con un gran miedo a quedarse embarazadas. Eso da lugar a una situación en el organismo en el que se produce una amenorrea (falta de regla) y, asociada a ella, un aumento del perímetro abdominal como si de un embarazo real se tratara. ¿Cómo se puede diferenciar un embarazo psicológico de un embarazo normal? En un embarazo psicológico las pruebas de embarazo son negativas; además, si se realiza una ecografía no presenta aumento del tamaño uterino ni presencia de embrión en el mismo. Al mismo tiempo se conoce la situación de estrés por la cual la mujer pasa. A nivel de síntomas, no es posible diferenciarlo , ya que la mujer presenta los típicos síntomas de embarazo con amenorrea, vómitos, náuseas, aumento del perímetro abdominal e, incluso, turgencia mamaria. Síntomas del embarazo psicológico Los síntomas del embarazo psicológico son amenorrea, aumento del perímetro abdominal, turgencia mamaria, náuseas y vómitos matutinos. Estos síntomas de embarazo se asocian con situaciones de estrés por el temor o deseo del embarazo y puede ir acompañado de una situación de depresión de base. Causas del embarazo psicológico Las causas del embarazo psicológico están relacionadas con situaciones de miedo y ansiedad ante un embarazo, ya sea por deseo del mismo sin conseguirlo o, por el contrario, por un miedo intenso a quedarse embarazada . Tiene como base también situaciones de depresión y ansiedad, y puede asociarse a otros trastornos mentales más graves. Tratamiento del embarazo psicológico El tratamiento del embarazo psicológico consta de una primera parte en la que se trata de demostrar a la paciente que no está embarazada. Tras ello, va a necesitar un tratamiento psicológico adecuado, que le permita aceptar la situación y, en muchos casos, tratamiento farmacológico antidepresivo que puede ser el fundamento sobre el cual se de el embarazo psicológico. Es necesario la comprensión del entorno de esta situación, no culpabilizando a la paciente de la misma para lograr una mejoría tanto del momento agudo, como del estado a largo plazo. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestro médico especialista en Ginecología. Pruebas para detectar el embarazo psicológico Las pruebas para detectar un embarazo psicológico son de negatividad, esto es, se trata de demostrar que, a pesar de los síntomas, la paciente no se encuentra embarazada. En primer lugar, es necesario hacer una prueba de embarazo, que dará negativa, pudiendo ser necesaria su realización en sangre . Posteriormente, se puede realizar una prueba de imagen, como una ecografía, que demostrará que no existe feto en el útero. Esta prueba puede ser necesaria repetirla si la mujer acude diciendo que está de pocas semanas, para confirmar que efectivamente no se encuentra embarazada. Preguntas frecuentes ¿A qué edad es más frecuente un embarazo psicológico? Un embarazo psicológico se puede da a cualquier edad, incluso se describen casos en mujeres que han sufrido una histerectomía (operación en la que se extirpa el útero). Depende de la situación de ansiedad de la paciente en lo relativo a un posible embarazo o la dificultad para conseguir el mismo, y esto se puede dar en cualquier momento de la edad fértil de la mujer. ¿Tener un embarazo psicológico hace más difícil tener un embarazo normal? No, tener un embarazo psicológico no dificulta tener con posterioridad otros embarazos absolutamente normales. Lo único que indica es que hay una gran ansiedad en relación a la gestación , que es mejor tratar de forma adecuada antes de pensar en tener un embarazo normal. ¿Es muy frecuente el embarazo psicológico? El embarazo psicológico es una patología muy poco frecuente , no llega a uno de cada 22.000 nacidos. Es, por tanto, una situación que se produce en muy pocas ocasiones. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestro médico especialista en Ginecología.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Ovarios Poliquísticos
Enfermedad

Ovarios Poliquísticos

Actualizado el día 15/09/2021 El síndrome del ovario poliquístico es la patología endocrina más frecuente en mujeres en edad fértil, aunque permanece infradiagnosticado. Se trata de un síndrome complejo y heterogéneo en cuanto a su presentación, evolución y consecuencias a corto y largo plazo. ¿Qué es el síndrome de ovarios poliquísticos? El síndrome de ovarios poliquísticos determina la aparición de quistes (pequeñas cavidades llenas de líquido) en los ovarios, debido a una producción excesiva de hormonas masculinas. El síndrome de ovarios poliquísticos agrupa una colección de signos y síntomas que incluye, además de la producción de hormonas masculinas por encima de lo normal, disfunción ovulatoria con prolongación, disminución de la frecuencia o ausencia de los períodos menstruales con escasa liberación de óvulos y aparición de quistes en los ovarios . El signo clínico más característico determinado por el hiperandrogenismo es el hirsutismo o exceso de vello siguiendo un patrón masculino. También puede aparecer acné y alopecia. Esta alteración endocrina afecta aproximadamente a 1 de cada 10 mujeres en edad reproductiva y está relacionado directamente con la disminución de la fertilidad. Causas del síndrome de ovarios poliquísticos Como en la mayoría de los síndromes, no existe una única causa para los ovarios poliquísticos. Sí existe una disfunción neuroendocrina con un exceso de hormona luteinizante, que es la encargada de regular la secreción de testosterona, impidiendo a los óvulos madurar lo suficiente y que, en lugar de ser expulsados de los ovarios durante la ovulación, permanezcan en el interior formando los quistes. También existe un trastorno metabólico con resistencia a la insulina e hiperinsulinemia, lo que también estimula la producción de andrógenos. Otros factores que se relacionan con la enfermedad y que pueden influir en el desarreglo hormonal son la obesidad , una alimentación deficiente y una vida sedentaria, entre otros. Finalmente, el síndrome de ovario poliquístico puede tener causas genéticas, por alteración o mutación de genes, lo que determina que sea una patología altamente hereditaria. Síntomas Los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos pueden incluir: Menstruaciones irregulares . Es común la oligomenorrea (disminución hasta 6-8 reglas anuales) o amenorrea (ausencia de regla durante varios periodos menstruales seguidos). Estos ciclos menstruales irregulares se asocian con una disminución en la ovulación y mayores tasas de infertilidad. Hirsutismo y síntomas virilizantes . El exceso de hormonas masculinas (hiperandrogenismo) determina la aparición de síntomas virilizantes, como el aumento de vello en diferentes zonas como la cara, muslos, abdomen, espalda y antebrazos. Otros síntomas incluyen clitoromegalia, alopecia, voz grave, hipotrofia mamaria y aumento de la masa muscular. Acné y piel grasa. La resistencia a la insulina puede conducir a la aparición de diabetes, hipertensión arterial, aumento del colesterol y obesidad, entre otros. Aumento de peso . Dolor pélvico . Manchas de color marrón oscuro en la piel. Pruebas y exámenes para el diagnóstico del síndrome de ovarios poliquísticos En un tercio de las mujeres pasan más de 2 años hasta que se les diagnostica la enfermedad. De ahí que se deba poner el foco en dos cuestiones específicas para identificar a los pacientes con mayor riesgo: mujeres con exceso de vello corporal o facial con un patrón masculino y mujeres con un historial de irregularidad menstrual u oligoamenorrea. Las pruebas complementarias y exámenes para el diagnóstico del síndrome de ovarios poliquísticos deben incluir: Examen físico. Examen pélvico. Análisis de sangre completo que incluya determinaciones hormonales, en especial, las hormonas masculinas. Ecografía ginecológica de alta resolución. Tratamiento del síndrome de ovario poliquístico El síndrome de ovario poliquístico no tiene cura, pero sí se pueden establecer metas terapéuticas para diferentes aspectos de la enfermedad. Tratamiento no farmacológico Los cambios en el estilo de vida pueden suponer una mejora considerable de los diferentes parámetros alterados por la enfermedad. La pérdida de peso, una alimentación sana y realizar ejercicio físico de manera regular puede favorecer la regulación hormonal, mejorar la sensibilidad a la insulina, aumentar la fertilidad y hacer que mejoren todos los síntomas. Tratamiento farmacológico Los anticonceptivos hormonales pueden ser adecuados para regular la producción de hormonas y de esta manera normalizar el ciclo menstrual. También pueden incidir positivamente sobre el acné y el crecimiento del vello corporal. El tratamiento hormonal como los antiandrógenos que regulan el nivel de las hormonas masculinas mejoran el acné y el vello corporal. Por otro lado, el uso de antidiabéticos orales como la metformina puede ayudar a regular los niveles de insulina y, por tanto, a regular los ciclos menstruales. Por último, se pueden utilizar inductores de la ovulación en el caso de pacientes que deseen quedarse embarazadas. Factores desencadenantes del síndrome del ovario poliquístico Como en la mayoría de síndromes, no existe un único desencadenante del síndrome del ovario poliquístico. Por el contrario, existen diversos factores que pueden determinar un mayor riesgo de que aparezca la patología. Factores de riesgo de los ovarios poliquísticos Los factores de riesgo del síndrome de ovarios poliquísticos pueden incluir una alimentación deficiente, el exceso de peso y la obesidad y una vida sedentaria. También puede haber factores genéticos que hacen que la enfermedad sea hereditaria en base a determinados cambios o mutaciones genéticas. Complicaciones Las mujeres que padecen el síndrome de ovario poliquístico pueden presentar una serie de complicaciones asociadas, entre ellas: Síndrome metabólico. Diabetes tipo 2 y obesidad. Hipertensión arterial. Enfermedades cardiovasculares. Trastornos menstruales, infertilidad y abortos. Crecimiento excesivo de vello. Apnea obstructiva del sueño. Cáncer de endometrio. Depresión y ansiedad. Prevención Existe una serie de recomendaciones que pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer la enfermedad y, en todo caso, atenuar los síntomas y regular los ciclos menstruales. Además del tratamiento médico, es importante conseguir una buena calidad de vida eliminando el estrés, realizar ejercicio físico de manera regular, mantener una dieta saludable y evitar el exceso de peso y la obesidad. Especialidades para el síndrome del ovario poliquístico El síndrome de ovarios poliquísticos es tratado por los médicos especialistas en Endocrinología y en Ginecología. ¿Necesitas atención presencial con un especialista en ginecología? En Savia reserva una consulta con los mejores profesionales sin esperas. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los síntomas de quistes en los ovarios? Los síntomas de quistes en los ovarios son dolor en la parte baja del abdomen, hinchazón y sensación de plenitud abdominal, dolor durante las relaciones sexuales o dolor durante la defecación, entre otros. ¿Qué riesgos implica el ovario poliquístico? El síndrome de ovario poliquístico aumenta el riesgo de infertilidad, cáncer de endometrio, metabolismo anormal de la glucosa y dislipidemia. ¿Qué produce quistes en los ovarios? Los quistes de ovarios suelen tener un componente genético, pero también se producen por una alteración hormonal, endometriosis, embarazo, infecciones pélvicas o el síndrome de ovarios poliquísticos. ¿Cuál es el tamaño normal de un quiste de ovario? Un quiste de ovario suele medir menos de 5 cm. En el síndrome de ovarios poliquísticos suelen aparecer al menos 12 folículos que suelen medir de 2 a 10 mm. ¿Qué son los folículos de los ovarios? Los folículos son estructuras anatómico-funcionales que forman parte del ovario y que albergan en sus paredes internas al ovocito y a otras células productoras de estrógenos. ¿Qué es un quiste funcional? En los ovarios se producen folículos que son estructuras funcionales que producen hormonas y liberan el óvulo durante la ovulación. Cuando un folículo normal continúa creciendo, se denomina quiste funcional. No suelen causar síntomas y desaparecen por sí solos. ¿Cuánto tiempo tarda en quitarse un quiste de ovario? Por norma general, un quiste de ovario se rompe en el momento de la ovulación, pero algunos resisten y pueden tardar hasta 3 meses en desaparecer. Bibliografía Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Estudio y tratamiento de la anovulación en el síndrome de ovarios poliquísticos. Prog Obstet Ginecol 2017; 60(5): 505-516 . Azziz R. Polycystic Ovary Syndrome. Obstet Gynecol 2018; 132(2): 321-336. doi: 10.1097/AOG.0000000000002698 . McCartney CR, Marshall JC. Polycystic Ovary Syndrome. N Engl J Med. 2016 Jul 7;375(1):54-64. doi: 10.1056/NEJMcp1514916 .
Síndrome premenstrual
Enfermedad

Síndrome premenstrual

¿Qué es el síndrome premenstrual? El síndrome premenstrual (SPM) es un conjunto de síntomas y cambios físicos y psíquicos, bien definidos, que experimentan las mujeres días antes de la menstruación (entre el día 14 y 28). Esto sucede mes tras mes y puede afectar al 90 % de las mujeres, y con mayor frecuencia entre los 20 y 30 años de edad. La intensidad de los síntomas puede variar de unas mujeres a otras y pueden ser simples molestias o ser tan agudos que el malestar que ocasionan pueden interferir e incluso incapacitar en las actividades diarias o laborales. El síndrome premenstrual termina cuando empieza la regla . Tipos de síndrome premenstrual No existen tipos de síndrome premenstrual. Causas de un síndrome premenstrual No se sabe con exactitud cuales son las causas del síndrome premenstrual , pero podría estar relacionado con un desequilibrio hormonal de estrógenos y progesterona. Esto produce una retención de líquidos y sodio que provocaría un aumento de peso y edema generalizado dando lugar a los síntomas premenstruales. También se desconocen las causas por las que unas mujeres son más sensibles que otras a estos cambios hormonales. Síntomas de un síndrome premenstrual Los síntomas del síndrome premenstrual pueden ser: Síntomas físicos:    Hinchazón de abdomen    Edemas generalizados por retención de líquidos    Tensión e inflamación de las mamas    Diarrea o estreñimiento    Calambres    Dolor de cabeza y espalda    Intolerancia a la luz y al ruido    Acné Síntomas psicológicos o emocionales:    Cambios repentinos del estado de ánimo    Irritabilidad    Cansancio    Ansiedad    Tristeza o depresión    Cambios de apetito como la necesidad de comer dulce    Trastornos del sueño    Pérdida de interés en el sexo    Pérdida de concentración Tratamiento de un síndrome premenstrual El tratamiento del síndrome premenstrual puede ser: Tratamiento médico: para aliviar los síntomas como los antiinflamatorios, analgésicos, diuréticos, antidepresivos o anticonceptivos hormonales, entre otros. Remedios caseros: ayudan a paliar los síntomas como la actividad física diaria, evitar la sal, cafeína, alcohol y azúcar los días previos al ciclo, no fumar, controlar el estrés, descansar y dormir más horas, o llevar una dieta saludable con más vitaminas y minerales durante esos días previos. Pruebas complementarias de un síndrome premenstrual No hay pruebas específicas para diagnosticar el síndrome premenstrual , basta con la descripción de los síntomas, en qué momento aparecen y si se repiten durante al menos tres ciclos menstruales para poder diagnosticar el síndrome premenstrual.   Factores desencadenantes de un síndrome premenstrual El factor desencadenante se debe a la disminución de los niveles de estrógeno y progesterona después de la ovulación. Cuando comienza la menstruación, los niveles de estas hormonas comienzan a subir de nuevo. S e desconoce porqué unas mujeres son más sensibles que a otras . Factores de riesgo de un síndrome premenstrual No hay factores de riesgo. Complicaciones de un síndrome premenstrual Las posibles complicaciones de un síndrome premenstrual pueden ser la incapacidad del desarrollo de las actividades diarias y laborales, pensamientos suicidas e incluso suicidio en las mujeres con depresión, por eso es importante ajustar el tratamiento esos días puntuales . Prevención de un síndrome premenstrual No existe prevención para evitar el síndrome premenstrual. Especialidades a las que pertenece El síndrome premenstrual es tratado por el médico de Atención Primaria , que trata los síntomas y recomienda pautas para aliviarlos, pero cuando el síndrome premenstrual afecta de manera más intensa o incapacita el ritmo de vida diario es el Ginecólogo (médico del aparato reproductor femenino) quien hace un seguimiento y tratamiento del síndrome premenstrual. Preguntas frecuentes ¿Cuándo aparecen los primeros síntomas del embarazo? Los primeros síntomas de embarazo es la ausencia de regla, senos hinchados, cansancio y somnolencia, orinar más a menudo, náuseas y vómitos, hinchazón abdominal y dolor pélvico, entre otros. ¿Cuándo se presenta el síndrome premenstrual? El síndrome premenstrual se presenta cuando aparecen una serie de síntomas concretos días antes de la regla, durante al menos 3 meses. ¿Cuánto es lo máximo que dura el periodo menstrual? El periodo menstrual puede durar entre 25 y 30 días, incluso alargarse a 35 días. ¿Cuáles son los trastornos menstruales? Los trastornos menstruales pueden ser náuseas, vómitos, dolor abdominal tipo retortijón, dismenorrea (dolor menstrual), dolor de espalda, diarrea o dolor de cabeza, entre otros. ¿Cuánto tiempo pueden durar los síntomas premenstruales? Los síntomas pre menstruales duran unos días antes de la aparición de la regla. Suelen estar presentes en los años entre la adolescencia y la vida adulta, es decir, entre los 20 y 30 años.
Mioma Uterino
Enfermedad

Mioma Uterino

¿Qué es el mioma uterino? El mioma o fibroma uterino, es un tipo de tumoración benigna en las paredes del útero y está formado por un incremento en forma de nódulo de las fibras musculares del útero . Los miomas varían en número, tamaño y localización. Afecta a mujeres en edad fértil y su origen es desconocido , pero su crecimiento está muy influenciado por las hormonas femeninas. Tipos de mioma uterino Los miomas uterinos pueden ser: Mioma subseroso: tiene una afectación en mujeres del 40% de miomas. No produce síntomas, pero si alcanza un tamaño grande puede producir molestias y dolor por compresión en órganos próximos. Miomas intramusculares: debido a que pueden alcanzar gran tamaño, puede aumentar, también, el tamaño del útero. Constituye el 55% de los miomas y se suelen localizar en la porción central del miometrio (capa muscular intermedia). Mioma submucoso: son menos frecuentes, dan más sintomatología al producir mucho sangrado menstrual provocando, en muchos casos, que la mujer padezca anemia ferropénica (falta de hierro). Tiene una elevada probabilidad de malignizar. Causas de un mioma uterino No se conocen las causas del mioma de útero, pero se ha detectado una relación directa con las hormonas femeninas , condicionando el desarrollo y crecimiento de los miomas, por eso se da en mujeres en edad fértil (desde la pubertad hasta la menopausia). Transcurrido este tiempo, el tamaño disminuye debido a que los niveles de hormonas en sangre son menores. Síntomas de un mioma uterino Aproximadamente el 30% de las mujeres no tienen ningún síntoma y solo se descubre su presencia de un mioma uterino en las revisiones rutinarias con el ginecólogo . La aparición de los síntomas depende de su tamaño, número de miomas y localización, siendo los más sintomáticos los que se localizan en la cavidad interna del útero. Los síntomas pueden ser: Cambios menstruales en su duración, frecuencia y cantidad de sangrado. Dolor. Anemia ferropénica debido al exceso de sangrado. Aumento del perímetro del abdomen en caso de miomas grandes. Aumento de peso. Complicaciones en embarazo y parto. Compresión de vejiga y recto en el caso de miomas de gran tamaño. Necesidad de orinar con mayor frecuencia. Lumbalgia y dolor en pelvis. Infertilidad. Aumento de probabilidades de aborto o parto prematuro. Molestias en las relaciones sexuales.   Tratamiento de un mioma uterino La mayoría de los miomas no requieren tratamiento por ser asintomáticos, y se tiende a tener una actitud conservadora. En caso de presentar sintomatología, el tratamiento puede ser: Tratamiento médico:    Fármacos (agonistas de la GnRH) que disminuyen el nivel de estrógenos en sangre y, con ello, el tamaño de los miomas, pero tiene efectos secundarios con sintomatología similar a una menopausia (sofocos, sudoración, sequedad vaginal, etc.) y, además, cuando se termina el tratamiento, el mioma vuelve a crecer.    Analgésicos para paliar el dolor.    Anticonceptivos, progestágenos y dispositivos uterinos para disminuir la hemorragia.    Hierro para tratar la anemia. Tratamiento quirúrgico: Se emplea dependiendo de tamaño y localización del mioma. Se puede realizar por vía vaginal o laparoscópica (tubo flexible con una cámara e instrumentos quirúrgicos, que se introduce por unas incisiones realizadas en el abdomen). Pueden ser:    Miomectomía, en la que se extirpa sólo el mioma, se conserva el útero y se preserva la fertilidad.    Histerectomía, en la que se extirpa una parte o la totalidad del útero, dependiendo de la localización y tamaño del mioma. Se preserva la función hormonal por conservar los ovarios, pero no hay posibilidad de embarazo. Radiología intervencionista: técnica guiada por rayos usada para embolizar los miomas, es decir, suspender el riego sanguíneo del mioma. Pruebas complementarias de un mioma uterino Algunas pruebas complementarias para el diagnóstico de un mioma uterino son: Exploración física: para detectar el tamaño del útero, presencia de miomas y dolor a la palpación. Ecografía: para localizar, medir y determinar cuántos miomas hay. Es la prueba diagnóstica más efectiva y fiable. Histeroscopia: se introduce un tubo por la vagina para ver el interior del útero. TAC pélvico: para observar la repercusión de los órganos vecinos. Resonancia magnética: para visualizar posibles tumores. Factores desencadenantes de un mioma uterino Los factores desencadenantes de los miomas uterinos están causados por el aumento de estrógenos en sangre . Factores de riesgo de un mioma uterino Los factores de riesgo de un mioma pueden ser: Mujeres de entre 35 y 45 años. Mayor incidencia en la raza afroamericana. Obesidad, hipertensión o diabetes. Mujeres nulíparas (no han dado a luz). Desarreglo hormonal (aumento de estrógenos). Factor hereditario. Complicaciones de un mioma uterino Las complicaciones del mioma uterino pueden ser: Compresión de vejiga y retención urinaria. Edemas, varices y trombosis en las piernas, por compresión de venas pélvicas dificultando la circulación de retorno de las piernas. Hemorragias abundantes. Malignización del mioma, suele ocurrir en un 0,5 % de los miomas. Prevención de los miomas Los miomas no se pueden prevenir debido a que no se sabe con exactitud la causa . Se pueden hacer unas recomendaciones como son las revisiones ordinarias con el ginecólogo, controlar el peso y llevar una dieta saludable junto con la práctica regular de ejercicio físico. Especialidades a las que pertenece La especialidad médica que trata los miomas es Ginecología y Obstetricia. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el tamaño de un mioma uterino? Los miomas varían en tamaño, siendo los más pequeños de hasta 2 cm. y los grandes a partir de 6 cm . ¿Cuál es la diferencia entre un mioma y un fibroma? Es lo mismo un mioma que un fibroma. También se pueden llamar leiomiomas . ¿Qué son miomas tipo 4? Los miomas tipo 4 son miomas que ocupan un 50% del volumen del interior del útero .   ¿Qué es un mioma en el endometrio? Un mioma en el endometrio es aquel que crece hacia la cavidad uterina, es decir, hacia la mucosa que recubre la pared del útero . ¿Cuándo una mujer tiene miomas puede quedar embarazada? Los miomas son compatibles con el embarazo, pero, en ocasiones, pueden aparecer complicaciones durante la gestación (abortos, partos prematuros o alteración en el desarrollo fetal), en el parto (hemorragias, mala presentación del feto o dificultad en las contracciones), y en el postparto (hemorragias).
Vaginosis Bacteriana
Enfermedad

Vaginosis Bacteriana

¿Qué es la vaginosis bacteriana? La vaginosis bacteriana es una infección vaginal por una bacteria , se produce por el desequilibrio entre la diferente flora bacteriana de la vagina, en la cual se produce un descenso de los lactobacilos y un aumento de la gardnerella (bacilo de la región genital). Es la infección bacteriana más frecuente entre los 14 y 40 años, y es una enfermedad leve. Tipos de vaginosis Los tipos de vaginosis serán diferentes según el germen que lo produce, así tenemos: Vaginosis bacteriana : se produce por el germen conocido como Gardnerella vaginalis. Vaginitis candidiasica o candidiasis vaginal : se debe a la infección por hongo Candida albicans , produce un flujo blanco y espeso. Vaginitis tricomoniasis : se produce por el protozoo Trichomona vaginalis. Vaginitis por clamidia : producida por la Chlamydia trachomatis Causas de la vaginosis bacteriana La causa de la vaginosis bacteriana es la infección por parte de la Gardnerella vaginalis. Síntomas de vaginosis bacteriana La vaginosis bacteriana en la mayoría de los casos es asintomática , o presenta síntomas muy leves. Cuando aparecen síntomas, estos son, la presencia de flujo delgado y abundante con olor a pescado , de un color que puede ser blancuzco, gris apagado o incluso verdoso, las pacientes también pueden presentar ciertas molestias como ardor al orinar o ligero picor, en algunos casos poco frecuentes puede dar dolor suprapúbico. Tratamiento para la vaginosis bacteriana El tratamiento de la vaginosis bacteriana va a ser tratamiento antibiótico , que puede ser de uso oral, en forma de óvulos vaginales, o geles. Los antibióticos que se suelen usar son el Metronidazol o Clindamicina . Pruebas complementarias del tratamiento de vaginosis bacteriana La prueba complementaria será un exudado vaginal , aunque también se puede encontrar mediante citología en aquellas personas que no presentan sintomatología y por tanto no consultan por este problema. Factores desencadenantes de la vaginosis bacteriana No se conocen las causas que desencadenan las vaginosis bacterianas, si bien se conoce que las personas con relaciones sexuales con múltiples parejas pueden sufrir esta infección. No se encuentran casos de vaginosis bacteriana en personas que no tienen relaciones sexuales. Factores de riesgo de la vaginosis bacteriana Son factores de riesgo las duchas vaginales, el uso de productos de higiene femenina muy perfumados o que puedan ser irritantes, y el uso de ropa ajustada y que no transpire. Complicaciones de la vaginosis bacteriana La vaginosis bacteriana es una infección local que no presenta complicaciones. Prevención de la vaginosis bacteriana Evitar las duchas vaginales. Evitar el uso de jabones abrasivos. Usar preservativo para evitar contagios. Ropa interior de algodón. Especialidades a las que pertenece la vaginosis bacteriana La vaginosis bacteriana será tratada en primer lugar por el médico de familia, solo en casos que sean recidivantes puede ser necesario el tratamiento por parte del ginecólogo. Preguntas frecuentes ¿Qué es la candidiasis bacteriana? No existe la candidiasis bacteriana. La candidiasis es un infección producida por un hongo conocido como Cándida albicans , que, al reproducirse por alteraciones locales en mayor cuantía de lo normal, da lugar a una infección que se caracteriza por picor intenso , asociado a producción de flujo blanquecino y espeso. Las bacterias son un tipo de células diferentes que producen otras infecciones como la vaginosis bacteriana. ¿Qué es la vulvovaginitis? La vulvovaginitis es la inflamación tanto de la vulva como de la vagina, la paciente presenta síntomas internos de molestias vaginales, asociados a picor externo y, en muchos casos, ardor al orinar, ya que el paso de la orina da lugar a un irritación local de la vulva. Precisará tratamiento interno de la vagina y externo de la vulva para mejorar los síntomas. Puede ser producida por bacterias y hongos. ¿Hay algún remedio casero para aligerar los síntomas de la vaginosis bacteriana? Para tratar la vaginosis bacteriana son necesarias medidas que cambien el PH vaginal, haciéndolo más ácido. Así, al añadir vinagre de manzana al agua de lavarse puede ser eficaz, el consumo y aplicación de yogur natural puede ser otro  tratamiento, añadir al agua de lavarse el aceite del árbol de té puede ser también cambiar el PH vaginal, impidiendo las infecciones de repetición. Evitar el uso exagerado de productos de higiene femenina que pueden ser irritantes y cambiar el PH por sí mismo. ¿Qué es la enfermedad Gardnerella? La Gardnerella es una bacteria conocida como Gardnerella vaginalis , que produce una infección en la vagina conocida como vaginosis bacteriana, que se debe a una alteración de la flora vaginal donde disminuyen los Lactobacillus y prolifera la Gardnerella , es la principal causa de alteración vaginal aunque hasta el 50 de las personas que la presentan no tiene síntomas. ¿Qué es una célula clave? La célula clave es una célula pavimentosa de la vagina, que se encuentra rodeada de bacterias, en general Gardenella vaginaleis , las baterias se hayan pegadas a la pared celular y son típicas de la infección por esta bacteria.