Ginecología y Obstetricia

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Diarrea en el embarazo: causas y soluciones
Artículo especializado

Diarrea en el embarazo: causas y soluciones

La diarrea es un problema habitual en las mujeres embarazadas. Suele ser común durante el primer trimestre de embarazo, aunque también tiende a aparecer conforme se acerca la fecha del parto. La diarrea durante el embarazo no suele ser consecuencia de una afección grave, aunque siempre es recomendable consultar con el médico, especialmente si es persistente. Diarrea en el embarazo: causas y síntomas Es importante cuidar de la salud de la mujer en todas las etapas, también durante el embarazo. De este modo, además de las pruebas periódicas a las que debe someterse desde que sabe que va a ser madre hasta el momento del nacimiento , también es importante estar atentos ante la aparición de cualquier síntoma como la diarrea. La diarrea se define por la evacuación de 3 o más deposiciones diarias de características líquidas o pastosas. La diarrea aguda es normalmente leve y autolimitada; en la mayoría de las ocasiones no persiste más de 1 semana. Si el trastorno dura más de 4 semanas se considera diarrea crónica. La diarrea puede acompañarse de fiebre, especialmente si es de causa infecciosas, dolor y distensión abdominal, náuseas y vómitos. La diarrea durante el embarazo puede aparecer por diferentes motivos. Entre ellos, cabe destacar: Cambios hormonales . Durante el embarazo se producen modificaciones en los niveles hormonales que tienen multitud de implicaciones. Una de ellas es que se puede ver afectado el funcionamiento del sistema gastrointestinal, pudiendo llevar a la aparición de náuseas, vómitos y también diarrea. Problemas en la digestión . Las alteraciones en la digestión pueden provocar que los alimentos no se digieran adecuadamente, lo que puede llevar a la aparición de diarrea. Cambios en la alimentación . En el embarazo se recomienda modificar algunos aspectos de la dieta. Por ejemplo, una recomendación habitual es aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento. El aumento excesivo en la ingesta de alimentos vegetales puede ocasionar la aparición de gases, flatulencia y diarrea. Por otro lado, también se suele aumentar el consumo de lácteos por su alto contenido en calcio, por lo que el exceso de lactosa de la leche puede propiciar la aparición de diarrea. Intoxicaciones alimentarias . Como en el resto de las personas, las mujeres embarazadas no están exentas de poder padecer toxiinfecciones alimentarias. De este modo, es importante prestar atención a la higiene de los alimentos. Se deben limitar los riesgos, evitando el consumo de alimentos crudos o poco cocinados de origen animal, o alimentos vegetales con una higiene defectuosa o de procedencia desconocida. También se debe evitar el consumo de lácteos no pasteurizados y el empleo de utensilios de cocina de madera (es un material poroso que dificulta una desinfección adecuada). Una vez que la diarrea se ha producido, la presencia de sangre en las heces puede alertar de un posible origen bacteriano de la diarrea. Otra causa de diarrea en el embarazo son las causadas por infecciones sin relación con la ingesta alimentaria, tales como virus respiratorios que ocasionalmente pueden afectar al intestino, como los adenovirus. Presión en el aparato digestivo . Conforme el feto crece, aumenta la presión en la cavidad abdominal sobre las estructuras internas, incluyendo el estómago y el resto del aparato digestivo. Esto puede provocar dificultades en la digestión y absorción de los nutrientes de los alimentos, aumentando el riesgo de padecer algún episodio diarreico. Medicamentos y suplementos . El tratamiento con determinados medicamentos o suplementos de vitaminas y minerales durante la gestación podrían ocasionar cambios en los hábitos en las deposiciones, incluyendo la aparición de diarrea. En esos casos habría que ponerlo en conocimiento del médico para que sustituya el tratamiento. Nerviosismo . El nerviosismo por el propio embarazo puede ser causa de la aparición de trastornos gastrointestinales y diarrea. Proximidad del parto . Es habitual que aparezcan síntomas como náuseas, indigestión o diarrea en los días próximos al parto. Retortijones en el embarazo Los retortijones y diarrea en el embarazo se pueden producir de forma común. De este modo, las molestias gastrointestinales y la diarrea pueden formar parte de los síntomas asociados al embarazo, si bien son las náuseas y los vómitos los más habituales. Los retortijones son accesos de dolor abdominal intermitente y agudo que acompaña a los cólicos intestinales causados por la contracción de la musculatura lisa del intestino. ¿Cómo tratar la diarrea en embarazadas? El tratamiento en la mayoría de los casos de diarrea en embarazadas permite una actitud expectante, ya que se suele tratar de procesos autolimitados que solo requieren de rehidratación y reposo intestinal. Por ello, cuando aparece la diarrea y esta persiste la pauta a seguir incluye: Dieta sin alimentos sólidos en las primeras 24 horas, con suero o limonada alcalina. Posteriormente pasar a dieta astringente (arroz hervido con zanahorias y pollo, manzana, preferiblemente asada, y plátano). Las comidas deben ser poco abundantes y frecuentes. Evitar los alimentos grasos, las verduras, legumbres, bebidas con gas, alcohol, excitantes y los lácteos. En general no se deben utilizar fármacos astringentes, a no ser que los haya prescrito el médico. Cuando existe sospecha de diarrea de causa bacteriana el médico puede establecer un tratamiento antibiótico a la espera del resultado del análisis de las heces. En casos extremos se puede considerar el ingreso hospitalario cuando se precisen rehidratación endovenosa o endoscopia por duda diagnóstica entre enfermedad inflamatoria intestinal y diarrea infecciosa. Si tienes cualquier duda ponemos a tu disposición las mejores consultas de ginecología y obstetricia .
¿Cómo se calcula la fecha probable de parto?
Artículo especializado

¿Cómo se calcula la fecha probable de parto?

Una de las fechas clave que se establecen cuando se produce el conocimiento del embarazo es la fecha probable de parto. A partir de aquí, se establece el resto de fechas importantes que determinarán el momento de realizar los controles y pruebas necesarias para seguir la evolución del desarrollo fetal y su estado de salud, junto con el de la madre. Para calcular la fecha probable de parto se puede utilizar la fecha de la última regla. A partir de esta fecha, normalmente, el parto tendrá lugar entre la semana 37 y la 42. También se puede estimar la fecha de parto a partir del volumen uterino, o a lo largo de la gestación, según los parámetros de desarrollo fetal que se pueden observar por medio de ecografía. Calcular la fecha probable de parto El principal síntoma de que se ha producido  el embarazo es la falta de menstruación. Para saber la fecha probable de parto, se puede calcular en un 90% de los casos a partir de la fecha en la que se produce esa primera ausencia de menstruación (amenorrea). Sin embargo, en el 10% restante de las gestantes esto no es posible, debido a posibles trastornos menstruales. En estos casos, se puede utilizar la ecografía realizada en el primer trimestre. Con la medida exacta del embrión en la ecografía de las 12 semanas, se puede estimar con gran exactitud el tiempo de gestación. Cálculo mediante la regla Cuando la mujer presenta una menstruación regular (el tiempo entre un ciclo y otro es de 28 días, aproximadamente), se considera que la ovulación tiene lugar con un margen de ±5 días tras llegar a la mitad del ciclo. Existen diferentes fórmulas utilizadas para calcular la fecha de alumbramiento probable: La fórmula de Pinard consiste en sumar 10 días desde que terminó la última menstruación, además de sumarle 9 meses. La regla de Wahl determina que hay que sumar 10 días al primer día de la última menstruación, además de sumarle 9 meses. La regla de Naegele −la más común− señala que se deben añadir 7 días al primer día de la última regla y sumarle 9 meses. Etapas de desarrollo embrionario y fetal La fecha de gestación −que determina la fecha probable de nacimiento− es clave para seguir la evolución del embarazo y del feto en la fase embrionaria y fetal. Período embrionario Se trata de una etapa delicada en la cual pueden ocurrir alteraciones en la formación y desarrollo del embrión. Período fetal El período comprende desde la semana 9 hasta el nacimiento. Se caracteriza por el desarrollo del organismo y la diferenciación de los tejidos y órganos formados en el período embrionario. Al final de la semana 12 se diferencian los genitales externos. En el primer embarazo se pueden empezar a notar los movimientos del feto a partir de la semana 20. En los siguientes embarazos se pueden empezar a percibir a partir de la semana 16. El feto sigue creciendo y ganando peso hasta el momento del nacimiento. ¿Cómo saber la fecha exacta de la concepción siendo irregular? Se considera como regular o normal un ciclo menstrual que tiene lugar cada 21-35 días, con una hemorragia de entre 20 y 60 mililitros, con una duración aproximada de 2-5 días. Sin embargo, las alteraciones en la menstruación son frecuentes, tratándose de uno de los motivos más habituales de consulta al ginecólogo. Los trastornos menstruales más habituales incluyen: Ciclos irregulares . Estos tienen lugar cuando la duración de la menstruación difiere mucho de un ciclo a otro. Ciclos cortos o largos . También se considera fuera de la normalidad las menstruaciones regulares que duran poco (21 días o menos) o demasiado (más de 35 días). Hemorragias anormales . Algunas mujeres pueden tener menstruaciones con hemorragias excesivas, con una duración mayor a cinco días (menorragia) o, por el contrario, una menstruación con un sangrado muy débil (hipomenorrea). Otras con ciclos y sangrados normales pueden sufrir también una hemorragia intermenstrual o spotting intermenstrual, un pequeño sangrado entre los ciclos normales. Amenorrea . Ausencia de menstruación en un periodo superior a tres meses sin causa justificada (lactancia o embarazo). En el caso de ciclos irregulares, la manera de calcular con exactitud el momento de la fecundación y la fecha de parto más probable es a partir de una ecografía, utilizando como parámetro para ello la longitud cráneo-caudal (CRL). ¿Qué es un gestograma? Un gestograma es una calculadora que incluye información sobre el embarazo, sus etapas y la posible fecha de parto. También se conoce como rueda de embarazo o disco gestacional por su forma circular. Además, el gestograma permite seguir los progresos del embarazo, conociendo el estado del desarrollo del bebé. El gestograma es muy sencillo de utilizar. Conociendo la fecha de la última menstruación, permite calcular información de interés, incluyendo: La fecha probable del parto. La semana de gestación actual. El peso fetal estimado en esa semana. El tamaño fetal estimado para esa semana. Otros parámetros fetales como el diámetro de la cabeza, la longitud del fémur, etc. Savia pone a tu disposición los mejores especialistas en ginecología y obstetricia .
Test estreptococo en el embarazo: qué es y cuándo es necesario
Artículo especializado

Test estreptococo en el embarazo: qué es y cuándo es necesario

Los Streptococcus agalactiae o estreptococos del grupo B (EGB), son bacterias que están presentes de forma habitual en el tracto digestivo, urinario y en la vagina de una alta proporción de adultos. La colonización puede ser transitoria, intermitente o persistente y raramente causan síntomas o problemas en los adultos sanos, pero pueden causar problemas graves en recién nacidos si se infectan durante el parto. Aproximadamente el 50% de los recién nacidos de madres portadoras son colonizados por EGB. De este modo, es importante identificar a las embarazadas portadoras de la bacteria para evitar una infección del bebé mediante un sencillo test. Qué es el test del estreptococo en el embarazo Se trata de una prueba sencilla e indolora que consiste en recoger una muestra por medio de una torunda de algodón en la vagina y el ano. A partir de aquí, se puede realizar un cultivo a partir de la muestra con el exudado vaginorrectal en el laboratorio para la identificación de la presencia de EGB. Por otro lado, se han hecho importantes progresos en el desarrollo de pruebas rápidas de detección de EGB basadas en la amplificación de ácidos nucleicos y detección de antígenos de la bacteria. La presencia de la bacteria en adultos es muy variable. En Europa se han señalado tasas próximas al 20%. En España se han estimado una tasa de colonización en embarazadas entre el 12 y el 20%, aunque puede ser mayor. Para qué sirve la prueba Identificar la presencia de la EGB en la madre es el primer paso para prevenir la infección del recién nacido. La prueba sencilla e indolora debe realizarse al final del embarazo y sirve para disminuir el riesgo de una infección del bebé cuando se rompe la bolsa amniótica o a través del canal del parto. La infección por EGB es una las causas más frecuentes de sepsis neonatal de etiología bacteriana. En ausencia de medidas de prevención, un 1-2% de los recién nacidos colonizados durante el parto desarrollan una infección en los primeros 7 días de vida. La infección cursa con sepsis, neumonía o meningitis y en la gran mayoría de casos se presenta en el primer día de vida. La mortalidad por esta causa se ha reducido notablemente como resultado de los avances en la asistencia neonatal. Sin embargo, como consecuencia de la infección, el 25-30% de los recién nacidos afectados pueden padecer importantes secuelas neurológicas. La infección por EGB es también causa importante de infección durante el embarazo (corioamnionitis) y en el posparto (endometritis). En madres portadoras de la bacteria, la administración de un tratamiento antibiótico en el parto determina que el riesgo de que el neonato sufra una infección debida al Estreptococo B disminuye considerablemente. Cuándo se recomienda hacer la prueba Habitualmente, se sugiere ofrecer un cribado universal para la colonización por estreptococo B entre la semana 35 y 37 de gestación para disminuir el riesgo de sepsis neonatal. Si se realiza con mucha antelación al momento del parto, se podría producir la infección a posteriori y dejar la prueba sin utilidad. En caso de que exista riesgo de parto prematuro, el ginecólogo podría indicar la realización de la prueba con anterioridad. Cómo se realiza y qué resultados puede dar La realización de la prueba y la toma de muestras es muy sencilla. Aunque lo habitual es que sea un profesional de la salud quien la realice, se puede llevar a cabo por el propio paciente sin que se vea distorsionado en resultado. En el caso del test rápido de detección del estreptococo B, se recoge la muestra y se introduce el hisopo en el cubilete y se mezcla la solución, dejando reposar durante 1 minuto. Finalmente, se vierte el contenido en el pocillo del kit rápido. Se podrá leer el resultado en cuestión de minutos. Los test rápidos presentan una precisión diagnóstica muy próxima a la prueba de cultivo tradicional. El ginecólogo puede determinar la necesidad de confirmar el resultado con otro tipo de prueba. En caso de resultado positivo se deberá administrar la profilaxis antibiótica en el momento del parto. De este modo, la profilaxis antibiótica intraparto está indicada en los siguientes casos: Todas las mujeres portadoras vaginales o rectales de EGB al final del embarazo. El momento óptimo para la toma del cultivo es en la semana 35-37 de gestación. Todas las mujeres en que se detecta EGB en orina durante la gestación, independientemente del resultado del cultivo vaginorrectal. Todas las gestantes que previamente han tenido un hijo con infección neonatal por EGB, con independencia del resultado del cultivo vaginorrectal. Todos los partos con menos de 37 semanas de gestación en que no se disponga del resultado del cultivo. Todos los partos en que exista rotura de membranas superior a 18h cuando no se disponga del resultado del cultivo. Todos los partos en que exista fiebre intraparto (38 °C o más) cuando no se disponga del resultado del cultivo. Mujeres a las que se les ha realizado una prueba molecular (PCR) intraparto de detección de colonización por EGB y el resultado es positivo. Por el contrario, la profilaxis antibiótica intraparto no está indicada si: El cultivo vaginorrectal es negativo en la presente gestación, aunque hayan sido positivas en un embarazo anterior. El parto se lleva a cabo por cesárea programada sin comienzo del parto y membranas íntegras, aunque el cultivo a EGB haya sido positivo. Partos en embarazo de más de 37 semanas de duración con estado de colonización por EGB desconocido y sin factores de riesgo. En Savia disponemos de test rápido para la identificación del estreptococo . Bibliografía Ministerio de Sanidad. Guía de práctica clínica de atención en el embarazo y puerperio. 2014 . Alós JI et al. Prevención de la infección perinatal por estreptococo del grupo B. Recomendaciones españolas. Actualización 2012. Documento de consenso SEIMC/SEGO/SEN/SEQ/SEMFYC. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2013; 31(3): 159-172. DOI: 10.1016/j.eimc.2012.03.013 . Verani JR, McGee L, Schrag SJ; Division of Bacterial Diseases, National Center for Immunization and Respiratory Diseases, Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Prevention of perinatal group B streptococcal disease--revised guidelines from CDC, 2010. MMWR Recomm Rep 2010; 59(RR-10): 1-36. PMID: 21088663 . Carrillo-Ávila JA et al. Comparison of qPCR and culture methods for group B Streptococcus colonization detection in pregnant women: evaluation of a new qPCR assay. BMC Infect Dis 2018; 18(1): 305. doi: 10.1186/s12879-018-3208-4 .
Análisis de sangre recomendados durante el embarazo
Artículo especializado

Análisis de sangre recomendados durante el embarazo

A lo largo del embarazo se recomienda la realización de diferentes pruebas para seguir la evolución de la gestación y descartar cualquier problema de salud tanto en el feto como en la madre. Entre esas pruebas se incluyen varios análisis de sangre, cuyos parámetros analíticos variarán en función del momento del embarazo y de las circunstancias específicas de la madre y el feto. Análisis de sangre antes del embarazo Es recomendable que las mujeres que deseen quedarse embarazadas se hagan un análisis de sangre preconcepcional para valorar su estado de salud, detectar posibles alteraciones y poder abordarlas y corregirlas con anterioridad a que se produzca el embarazo. Análisis de sangre del primer trimestre de embarazo Las pruebas que se realizan durante el embarazo incluyen diferentes análisis de sangre. Primer análisis de sangre en el embarazo Suele ser habitual una analítica completa para comprobar el estado de salud general de la madre en cuanto sabe que está embarazada. Para ello, en la primera analítica del embarazo se suele incluir: Hemograma completo. En él se realiza el recuento de glóbulos rojos, leucocitos y plaquetas. También los niveles de hemoglobina y el hematocrito. Bioquímica (glucemia, perfil lipídico, electrolitos, etc.). Hormona tiroestimulante (TSH). Determinación del grupo sanguíneo y Rh. Cribado de anticuerpos irregulares o test de Coombs indirecto. Serología para la detección de anticuerpos contra microorganismos causantes de enfermedades infecciosas (rubeola, toxoplasmosis, VIH, sífilis, hepatitis, etc.). Dentro del primer trimestre de embarazo también se puede realizar el test de O’Sullivan para el cribado de la diabetes gestacional si se trata de mujeres mayores de 35 años, o con obesidad, o diabetes gestacional previa o antecedentes de diabetes familiar. Consiste en suministrar una bebida que contiene 50 g de glucosa y analizar la glucosa en sangre antes y después. Si es positiva (más de 140 mg/dl) se realizará la confirmación diagnóstica con la prueba de sobrecarga oral con 100 g de glucosa. En Savia disponemos de todos los análisis clínicos que necesites desde 25 €. Análisis de sangre para el cribado combinado del primer trimestre El objetivo de esta prueba es la identificación de gestantes con riesgo de anomalía cromosómica fetal (la más común es la trisomía 21 o síndrome de Down ). Dentro de la prueba se incluye un análisis de sangre para cuantificar diferentes marcadores bioquímicos presentes en la sangre materna, como la proteína plasmática A asociada al embarazo (PAPP-A) y la fracción libre de la gonadotropina coriónica humana (fb-hCG). Esta información, combinada con la edad materna, los marcadores ecográficos (como la translucencia nucal del feto, esto es, el engrosamiento del pliegue nucal) permite estimar el riesgo de anomalías cromosómicas. Análisis de sangre para el test de la preeclamsia El test para la preeclamsia consiste en calcular el riesgo de preeclamsia en función de los niveles hormonales en sangre (análisis de sangre), los valores de tensión arterial y determinados datos recogidos en la primera ecografía fetal. La preeclamsia es un cuadro asociado al embarazo que puede llegar a ser grave y que se suele desarrollar en el tercer trimestre. Afecta a distintos órganos maternos siendo sus síntomas más frecuentes la elevación de la tensión arterial y la retención de líquidos. El test se puede realizar en todos los trimestres. Puedes acceder al test de preeclamsia del primer trimestre y al test de preeclamsia del segundo/tercer trimestre . Análisis de sangre del segundo trimestre Análisis de sangre rutinario del segundo trimestre En el segundo trimestre se recomienda realizar una nueva analítica rutinaria del embarazo. En ella se incluye: Test de O’Sullivan para el cribado de la diabetes gestacional. En mujeres sin factores de riesgo se lleva a cabo entre las semanas 24 y 28 de embarazo. Se suministra una bebida que contiene 50 g de glucosa y se analiza la glucosa en sangre antes y después. Anticuerpos contra Rh si este salió Test de diagnóstico prenatal no invasivo en sangre materna Se trata de una prueba que a partir de una muestra de sangre de la mujer embarazada permite estimar el riesgo de alteraciones genéticas o cromosómicas del feto sin someterlo a ningún riesgo. Se puede realizar a partir de la semana 10 de embarazo, momento en el que existe suficiente material fetal circulante en la sangre materna. En Savia puedes acceder a un test prenatal no invasivo en sangre materna . Análisis de sangre del tercer trimestre Analítica rutinaria del tercer trimestre En la analítica sanguínea rutinaria del tercer trimestre se incluye: Bioquímica. Serología de hepatitis y toxoplasmosis. Algún otro parámetro que el especialista estime oportuno. ¿Los análisis de sangre en mujeres embarazadas deben ser en ayunas? Los análisis de sangre en mujeres embarazadas, al igual que los del resto de la población, se deben llevar a cabo en ayunas para evitar que la ingesta de alimentos interfiera en los resultados analíticos. Se recomienda realizarlos siempre a primera hora de la mañana para no alargar el ayuno excesivamente. En Savia disponemos de todos los análisis clínicos que necesites desde 25 €. Bibliografía Organización Mundial de la Salud. Recomendaciones de la OMS sobre atención prenatal para una experiencia positiva del embarazo. 2018. Consultado: 13/10/2021 . Ministerio de Sanidad. Guía Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal. 2010. Consultado: 23/07/2021 . Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Embarazo. Consultado: 13/10/2021 . Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Control prenatal del embarazo normal. Progresos de Obstetricia y Ginecología 2018; 61(5): 510-527.
Embarazo: pruebas y cuidados en las diferentes etapas
Artículo especializado

Embarazo: pruebas y cuidados en las diferentes etapas

El embarazo es un momento vital, casi mágico, que se inicia con la fecundación del óvulo por parte de un espermatozoide y continúa con el posterior desarrollo de una nueva vida. Conlleva una serie de cambios en la madre, tanto fisiológicos como emocionales, que merece la pena conocer con antelación. El embarazo tiene una duración de nueve meses, pero se suele hablar de él en semanas para contabilizar como un embarazo a término el de 40 semanas. Se toma como referencia de inicio la fecha de la última regla de la mujer embarazada. La duración del embarazo es variable y depende de muchos factores. Lo habitual es que el nacimiento del bebé tenga lugar entre la semana 38 y la 42 de embarazo. Etapas del embarazo La forma más popular de dividir el embarazo en distintas etapas es hablando de trimestres. El primer trimestre se inicia con la concepción y dura hasta la semana 13 de gestación. El segundo trimestre va de semana 14 a la 27 y el tercero se considera que empieza en la semana 28 y concluye con el parto. Primer trimestre Es cuando el cuerpo del bebé y los órganos comienzan a desarrollarse. Se trata del periodo en el que se producen más anormalidades y defectos de nacimiento. En este periodo la mujer embarazada experimenta mareos , fatiga y otros síntomas relacionados con el embarazo. Al finalizar el primer trimestre el feto alcanza los 8 centímetros de longitud y los 30 g de peso. Segundo trimestre Durante el segundo trimestre el feto desarrolla la piel y el pelo y también le aparecen las huellas dactilares. Ya se puede percibir el latido del corazón con un estetoscopio. Para la madre, el malestar matutino tiende a desaparecer y mejora el sueño. Sin embargo, pueden aparecer otros trastornos como dolor de espalda , tirones musculares en las piernas y acidez de estómago. El primer movimiento del bebé se suele notar durante el segundo trimestre. Al finalizar este, el feto mide en torno a 35 centímetros y pesa unos 900 gramos. Los bebés nacidos al final del segundo trimestre deben ser capaces de sobrevivir con la ayuda de la tecnología médica. Tercer trimestre Es un periodo de rápida maduración y crecimiento por parte del feto. Hacia el final del tercer trimestre el bebé va situándose con la cabeza hacia abajo para el nacimiento. A partir de las 38 semanas, el bebé se considera ‘a término’ y puede nacer en cualquier momento. Dado que el bebé ya ha alcanzado un tamaño notable, la madre puede experimentar otra serie de trastornos que incluyen los problemas respiratorios, hemorroides y problemas del sueño. En el final del trimestre, el bebé mide unos 50 cm y pesa de 2 a 4 kg. Asistencia sanitaria durante el embarazo La salud de la mujer durante el embarazo depende en gran medida de su estado de salud antes de la concepción. El periodo de mayor vulnerabilidad para el embrión son las 10 primeras semanas de gestación. En este sentido, es importante proporcionar por parte de los diferentes profesionales que conforman la asistencia sanitaria una comunicación efectiva al respecto de todas las cuestiones relacionadas. Se incluyen aquí los aspectos fisiológicos, biomédicos, socioculturales o de comportamiento y un apoyo efectivo que contemple las circunstancias sociales, culturales, emocionales y psicológicas de las mujeres durante la etapa del embarazo (incluyendo el periodo de tiempo inmediatamente anterior). Todo ello redundará en el buen estado de salud de la madre y el recién nacido y una experiencia positiva de embarazo. Este concepto, según la Organización Mundial de la Salud, viene determinado por aquellas circunstancias que permiten mantener la normalidad física y social, asegurando un buen estado de salud para la madre y el bebé (incluyendo la disminución de los riesgos para la salud y la prevención y tratamiento de enfermedades). El proceso hasta el nacimiento del bebé se deberá alcanzar a través de una maternidad positiva, lo que requiere fomentar un alto grado de autoestima, competencia y autonomía por parte de la madre, así como del acceso a unos servicios sanitarios de calidad. Con Savia, accede a todas las pruebas y controles necesarios durante el embarazo con los mejores profesionales Visitas, pruebas y seguimiento sanitario Primera visita La primera visita está indicada en el transcurso de las 8 primeras semanas de gestación. En ella, se llevará a cabo por parte del médico la historia clínica y una exploración física para valorar el estado de la gestante y la necesidad de intervenciones y cuidados adicionales. Cribado combinado del primer trimestre El objetivo de esta prueba es la identificación de gestantes con riesgo de anomalía cromosómica fetal (la más común es la trisomía 21 o síndrome de Down ). El cribado de anomalías cromosómicas combina varios elementos para determinar un riesgo estimado: la edad materna, los marcadores ecográficos (como la translucencia nucal del feto, esto es, el engrosamiento del pliegue nucal) y los marcadores bioquímicos presentes en la sangre materna, como la proteína plasmática A asociada al embarazo (PAPP-A) y la fracción libre de la gonadotropina coriónica humana (fb-hCG). Se trata de un método que ha demostrado su efectividad a la hora de determinar qué gestantes presentan riesgo de anomalía cromosómica fetal y especialmente de la trisomía 21. Todas las pacientes, independientemente de la edad, pueden optar por este cribado y obtener una información individualizada del riesgo de anomalía cromosómica fetal. En Savia puedes acceder a un test prenatal no invasivo en sangre materna . Amniocentesis Si el resultado de la prueba combinada del primer trimestre señala un riesgo elevado, se planteará la opción de llevar a cabo una amniocentesis, prueba invasiva no exenta de riesgo consistente en la extracción de líquido amniótico para confirmar con certeza las anomalías cromosómicas apuntadas. Ecografías durante el embarazo Primera . Tiene lugar entre las semanas 11 y 13 de embarazo. Permite identificar el número de fetos, analizar la situación de la placenta y estimar la edad o semana gestacional con precisión. También forma parte del cribado combinado para la detección de anomalías cromosómicas, así como detectar otras posibles malformaciones congénitas. En el transcurso de esta primera ecografía es posible identificar el sexo del feto. Segunda . Tiene lugar entre las semanas 18 y 21. Permite analizar la formación de los órganos del feto y detectar posibles malformaciones congénitas. Tercera .  Tiene lugar entre las semanas 33 y 34. Permite valorar el crecimiento fetal y la identificación de posibles malformaciones. En Savia puedes acceder a las ecografías obstétricas con los mejores profesionales de la salud. También puedes acceder a las ecografías 4D . Test para la preeclamsia La preeclamsia es un cuadro asociado al embarazo que puede llegar a ser grave y que se suele desarrollar en el tercer trimestre. Afecta a distintos órganos maternos siendo sus síntomas más frecuentes la elevación de la tensión arterial y la retención de líquidos. El test para la preeclamsia consiste en calcular el riesgo de preeclamsia en función de los niveles hormonales en sangre, los valores de tensión arterial y determinados datos recogidos en la primera ecografía fetal. Puedes acceder al test de preeclamsia del primer trimestre y al test de preeclamsia del segundo/tercer trimestre . “Vacuna” para el Rh La incompatibilidad de Rh se produce cuando la embarazada tiene sangre con factor Rh negativo y el bebé tiene Rh positivo. La incompatibilidad Rh tiene lugar en el 10 % de los embarazos y puede ocasionar una isoinmunización hasta en el 2 % de las mujeres en el periodo prenatal. De este modo, si la madre es Rh negativo, su sistema inmunitario tratará a las células sanguíneas del feto Rh positivo como un agente extraño. El cuerpo de la madre creará anticuerpos contra dichas células, que serán capaces de atravesar la placenta hacia el feto y destruirán los glóbulos rojos circulantes del bebé. Para evitarlo, se deberá administrar durante el embarazo, a modo de vacuna, profilaxis con 300 µg (1.500 UI) de gammaglobulina anti-D para reducir el riesgo de sensibilización en las gestantes Rh negativo no sensibilizadas. Recomendaciones para un embarazo saludable La vida de la mujer durante el embarazo no deberá variar en exceso con respecto a su vida cotidiana, salvo en aquellos aspectos en los que los cambios fisiológicos así lo aconsejen, especialmente conforme se vaya acercando la fecha del nacimiento. Recomendaciones en la alimentación La alimentación de una mujer durante la etapa de embarazo no debería diferir mucho de la alimentación en cualquier otra etapa .  De este modo, los menús para embarazadas deberán ser variados, equilibrados y abundantes. En cualquier caso, existen algunos aspectos de la alimentación que deben estar controlados a lo largo del embarazo, entre ellos: hacer un seguimiento del peso corporal, vigilar los niveles de ciertos nutrientes (especialmente hierro, ácido fólico y yodo), mantener una correcta higiene alimentaria y no correr riesgos. Hierro Es conveniente incrementar las reservas de hierro para hacer frente a las necesidades del feto y a las pérdidas que se producirán durante el parto. Con la alimentación no siempre se cubre el aporte requerido, por lo que el médico puede recomendar el uso de suplementos. Ácido fólico Está demostrado el papel protector del ácido fólico (vitamina B9) frente a las malformaciones congénitas del tubo neural. Si se planifica el embarazo se iniciará la suplementación un mes antes del mismo. Si no, se tomarán 400 µg de ácido fólico al día durante las 12 primeras semanas de gestación. Yodo Su deficiencia puede provocar importantes alteraciones neurológicas en el feto. Si no se consume suficiente pescado o no se consume sal yodada, el médico puede recomendar su suplementación. Higiene y riesgos alimentarios Para empezar, desde el punto de vista de la higiene y la prevención, en el momento que hay conocimiento del embarazo, se debería evitar el consumo de sustancias perjudiciales para el feto. Entre estas sustancias hay que incluir el alcohol, la cafeína (café, té y bebidas de cola) y ciertos medicamentos, por lo que su médico deberá estar al corriente de los tratamientos farmacológicos en curso. Por otro lado, durante el embarazo será necesario extremar las precauciones higiénicas en lo relativo a la alimentación para evitar diversos problemas de salud y disminuir el riesgo de aparición de determinadas patologías. De este modo, hay que lavar bien los alimentos vegetales que se consuman en crudo (verduras, hortalizas y frutas); se deben cocinar bien los alimentos, especialmente la carne y evitar el consumo de carnes y embutidos crudos, pescado crudo, lácteos sin pasteurizar y agua de origen incierto. De este modo se evitarán patologías como listeriosis, toxoplasmosis , hepatitis E, salmonelosis, colitis hemorrágica y gastroenteritis bacteriana. Estas patologías en condiciones normales no deberían afectar de manera importante a la salud, pero sí pueden suponer un grave riesgo para el feto. Mercurio en el pescado Para compatibilizar el beneficio del consumo de pescado con una exposición al mercurio adecuada, se recomienda que las embarazadas, mujeres en fase de lactancia y niños menores de tres años eviten el consumo de especies de pescado con contenidos de mercurio más altos, especialmente pez espada, tiburón, atún rojo y lucio. Actividad física Al igual que una alimentación saludable, se recomienda permanecer físicamente activas durante el embarazo para estar sanas y prevenir un excesivo aumento de peso. De este modo, durante el embarazo se recomienda practicar ejercicio moderado, acorde con la preparación previa al embarazo, evitando las actividades violentas y esfuerzos excesivos. Preparación al parto Existe la posibilidad de asistir a sesiones de preparación al parto. Estas tienen lugar durante la segunda mitad del embarazo. La participación en las clases de preparación al parto es recomendable para la futura madre por la adquisición de conocimientos y habilidades sobre el embarazo, el parto, la lactancia y otros cuidados básicos del bebé. Hasta ahora, lo habitual era la realización de clases de preparación al parto de manera presencial. Ahora también existe la posibilidad de realizar el curso de preparación al parto on-line . Esto permite tener acceso a los contenidos en cualquier horario, desde cualquier dispositivo, sin necesidad de desplazamientos y con la posibilidad de acceder cuantas veces se quiera a cada clase. Accede con Savia al curso de preparación al parto on line . Bibliografía Organización Mundial de la Salud. Recomendaciones de la OMS sobre atención prenatal para una experiencia positiva del embarazo. 2018. Consultado: 23/07/2021 . Ministerio de Sanidad. Recomendaciones de consumo de pescado (Pez Espada, Tiburón, Atún Rojo y Lucio) debido a la presencia de mercurio. Consultado: 23/07/2021 . Ministerio de Sanidad. Guía Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal. 2010. Consultado: 23/07/2021 . Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Embarazo. Consultado: 23/07/2021 .
Preparación al parto
Artículo especializado

Preparación al parto

El embarazo se inicia cuando se produce la fecundación del óvulo por un espermatozoide y da lugar al desarrollo de una nueva vida que culminará a los 9 meses con el parto. La planificación y preparación para el parto son elementos fundamentales para conseguir que el bebé llegue al mundo en un estado óptimo de salud y que la madre pueda participar de esa experiencia de forma plena. En este sentido, uno de los objetivos relacionados con la planificación del embarazo incluye la naturalización y humanización del momento del parto, así como la atención neonatal precoz, involucrando y haciendo partícipes a la madre y a su pareja, evitando cualquier intervencionismo innecesario y preservando su intimidad y libertad de decisión. Clases de preparación al parto Las sesiones de preparación al parto tienen lugar durante la segunda mitad del embarazo y su objetivo es la adquisición por parte de la madre de conocimientos y habilidades sobre el embarazo, el parto, la lactancia y otros cuidados básicos del bebé y de la propia madre. Cuando el nacimiento de la nueva vida se acerca, es importante disponer de la información necesaria sobre todo lo relacionado con el momento de dar a luz. Es importante que la madre esté preparada tanto física como psicológicamente para afrontar ese momento, vencer los miedos y el desconocimiento sobre lo que puede suceder. Las clases de preparación al parto abordan todos esos temas de manera ordenada, ofreciendo una perspectiva tanto teórica como práctica para que el embarazo , el parto y los primeros meses de vida del bebé se desarrollen de la mejor manera posible. Escuchar a la madre La importancia de respetar los procesos fisiológicos, así como de una atención al parto menos intervencionista y más personalizada, cercana e íntima han llevado a las instituciones sanitarias y a los profesionales de la salud a promover procedimientos y prácticas basados en la evidencia científica, respetando las decisiones de las mujeres sustentadas en una información actualizada y de calidad. En este contexto juega un papel relevante la matrona , que la propia Organización Mundial de la Salud señala como la profesional de referencia en la atención del embarazo, el parto y el puerperio. El parto El objetivo de cualquier embarazo es que culmine en un " parto normal ". Este es entendido como el alumbramiento de una gestante sin factores de riesgo durante la gestación, que se inicia de forma espontánea entre la semana 37ª y la 42ª, presenta una evolución fisiológica de la dilatación y el parto y finaliza con el nacimiento de un bebé normal que se adapta de forma adecuada a la vida extrauterina. El alumbramiento y el puerperio inmediato deben, igualmente, evolucionar de forma fisiológica. Se estima que entre un 70 y un 80% de los partos son de bajo riesgo al comienzo del mismo. Fases del parto Las contracciones comienzan espaciadas en el tiempo y se van acelerando, aceptándose que se ha iniciado el parto cuando se lleva una hora con un ritmo de una contracción cada cinco minutos, aproximadamente. En un primer parto, desde el inicio hasta el nacimiento, pueden pasar de media unas ocho horas. Durante la fase de dilatación el cuello del útero se va abriendo hasta que permite el paso de la cabeza del bebé (dilatación completa) y corresponde a unos 10 cm. De forma paralela, la cabeza del bebé va descendiendo a lo largo del canal del parto. La siguiente fase o expulsivo tiene lugar desde que la dilatación es completa hasta el nacimiento del bebé. Suele durar cerca de una hora, ya que la cabeza se debe adaptar a la forma de la pelvis, mientras desciende y va rotando. Una vez que la cabeza ya está afuera, vuelve a girar para alinear los hombros con el diámetro máximo de la pelvis, facilitando así la salida. A partir de los hombros, el resto del cuerpo sale con facilidad. Cuando el bebé ya está afuera, es el momento de seccionar el cordón y de extraer la placenta. Finalmente, es un procedimiento habitual la práctica del contacto "piel con piel" inmediatamente después del nacimiento. También es común la participación de la pareja durante la dilatación y el parto, incluso cuando es preciso llevar a cabo una cesárea. Tipos de parto El parto vaginal normal es la manera más habitual y simple de parto. La vagina destaca por su elasticidad, por lo que, habitualmente, permite el paso del feto sin problemas. Sin embargo, la parte más externa que limita con la piel de la vulva y el periné no son tan elásticos, por lo que pueden desgarrarse con facilidad durante el expulsivo. Para proteger el periné se puede realizar una episiotomía o corte preventivo que habrá que curar durante el posparto. El parto provocado tiene lugar cuando el parto no se pone en marcha de forma espontánea teniendo en cuenta la fecha probable del parto o existen motivos que lo aconsejen. Para ello se administran sustancias que sustituye a las hormonas naturales del parto, como las prostaglandinas y la oxitocina. En ocasiones, si el parto no evoluciona adecuadamente puede acabar en una cesárea . Esta tiene lugar cuando no es posible o seguro dar a luz a través de la vagina. Para ella se suele utilizar anestesia epidural y consiste en la realización de una incisión a través del abdomen justo por encima del área púbica, procediendo a abrir el útero y la placenta por donde se extrae al bebé. Con Savia, accede a todas las pruebas y controles necesarios durante el embarazo con los mejores profesionales El dolor durante el parto Uno de los temas relevantes que también se abordan en la preparación al parto es el dolor y las distintas opciones para mitigarlo. La tolerancia individual al dolor es variable, sin embargo, el dolor ocasionado por las contracciones se puede considerar de alta intensidad. Anestesia para el parto En nuestro entorno es habitual administrar anestesia epidural durante la fase de dilatación. La anestesia epidural consiste en infiltrar un fármaco por medio de una punción en la parte baja de la espalda con el fin de insensibilizar la parte del cuerpo desde la zona de punción hasta las extremidades inferiores. Esta técnica permite que la embarazada esté tranquila y sin dolor, sin que se vean afectados el bebé ni el ritmo de las contracciones. La analgesia neuroaxial (que incluye la epidural e intradural) ha superado a otras técnicas analgésicas como los opioides por vía parenteral, el óxido nitroso o las medidas no farmacológicas. Sin embargo, también presenta efectos adversos para la madre y el feto que es preciso tener presentes. En la madre puede producir hipotensión, retención urinaria, hipertermia y puede alargar la segunda etapa del parto, incrementando el riesgo de parto instrumental y el uso de oxitocina. En cualquier caso, la epidural no se relaciona con una mayor incidencia de cesáreas y dolores de espalda de larga duración. Ninguno de los métodos disponibles constituye el analgésico ideal para el parto y su elección debe basarse en las preferencias de la madre, los antecedentes médicos, la evolución del parto y los recursos disponibles. De este modo, se recomienda informar a la mujer de los riesgos, beneficios e implicaciones sobre el parto con analgesia neuroaxial tanto de manera verbal como por escrito. En cuanto a las distintas técnicas neuroaxiales, parecen no existir diferencias significativas entre la anestesia intradural y la epidural. Preparación al parto online Las clases de preparación al parto están indicadas para las futuras madres que quieran participar de una manera activa en su parto y en la maternidad. Dentro de las posibilidades para realizar las clases de preparación al parto, existe la opción de realizar el curso online, lo que permite planificar y adecuar la realización del curso según la disponibilidad y necesidades de la madre. En cualquier caso, los beneficios de hacer una buena preparación al parto incluyen: Afrontar el parto con la tranquilidad y la serenidad proporcionada por la información recibida en las clases, lo que resulta fundamental para el buen desarrollo del parto. Conocer las técnicas que podrán utilizarse en cada momento del parto (respiración, relajación, etc.). Conseguir una buena preparación física, gracias a los ejercicios de gimnasia prenatal y suelo pélvico, necesaria para los esfuerzos del parto. Entender las necesidades del bebé en los primeros meses de vida, gracias a las clases de puericultura. El curso de preparación al parto on-line permite tener acceso a los contenidos en cualquier horario, desde cualquier dispositivo, sin necesidad de desplazamientos y con la posibilidad de acceder cuantas veces se quiera a cada clase. Las clases son impartidas por especialistas en cada materia: psicólogos, ginecólogos, pediatras, fisioterapeutas y matronas. Cualquier duda que pueda surgir durante el curso, podrá ser resuelta en las sesiones en directo con los profesionales del centro. Contenido del curso de preparación al parto online El curso consta de 17 clases (14 clases online): 4 clases de teoría de 2 horas de duración (Técnica de relajación, respiración y contacto afectivo, educación infantil y proceso del parto). 5 clases de puericultura de 1 hora de duración (el nacimiento, los cuidados del recién nacido, la alimentación del bebé, prevención de accidentes en la infancia y desarrollo psicomotor). Clases prácticas de gimnasia prenatal, masaje perineal y expulsivo. 4 técnicas de relajación. 1 clase de posparto (gimnasia para la recuperación después del parto. 3 clases en directo (streaming) para resolver dudas y hacer consultas sobre el embarazo, el parto, el posparto, los cuidados del bebé, etc. Accede con Savia al curso de preparación al parto on line . Bibliografía Organización Mundial de la Salud. Recomendaciones de la OMS sobre atención prenatal para una experiencia positiva del embarazo. 2018. Consultado: 26/07/2021 . Recomendaciones de la OMS sobre atención prenatal para una experiencia positiva del embarazo. Consultado: 26/07/2021 . Federación de Asociaciones de Matronas de España. Iniciativa parto normal. Consultado: 26/07/2021 . Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (SEDAR). Actualización de los protocolos asistenciales de la sección de anestesia obstétrica de la SEDAR. 2º Edición, 2016. Consultado: 26/07/2021. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los periodos del parto? El período de dilatación comprende desde que se inicia la dilatación del cuello del útero hasta que se dilata totalmente. El periodo de expulsivo se inicia cuando el cuello del útero está totalmente dilatado y dura hasta el nacimiento. El alumbramiento transcurre desde el nacimiento hasta la salida de la placenta y sus membranas. ¿Qué es el periné? Es la zona situada en la base de la pelvis y tiene una doble función: sirve para sujetar el útero, la vejiga y el recto y además es el lugar que debe atravesar la criatura al nacer. Se trata de una zona que sufre una fuerte presión durante el embarazo y el parto. Los daños en esta zona pueden provocar dolor y, posteriormente, escapes de orina y molestias en las relaciones sexuales. ¿Qué es el contacto piel con piel? Tras el nacimiento, si todo ha ido bien, colocarán al recién nacido encima del abdomen de la madre, piel con piel. Mientras le secan con un paño precalentado y le limpian las secreciones de la boca y la nariz con una gasa, la matrona realizará una valoración inicial para comprobar si la criatura respira o llora, presenta buen tono muscular y su color es sonrosado.
Relaciones sexuales y precauciones en la nueva normalidad
Artículo especializado

Relaciones sexuales y precauciones en la nueva normalidad

Las relaciones sexuales se vinculan de diferentes formas con la salud. En primer lugar, las relaciones sexuales constituyen un elemento importante de la calidad de vida de las personas y de la salud física y psicológica. En segundo lugar, los problemas de salud pueden afectar a la sexualidad. De este modo, afecciones como la diabetes, el dolor crónico, la depresión, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, entre otras, pueden afectar al funcionamiento sexual. Finalmente, las relaciones sexuales pueden ser una vía de propagación de infecciones, las enfermedades de transmisión sexual (ETS). La nueva pandemia de la COVID-19 plantea nuevos retos en las relaciones humanas, incluyendo las relaciones sexuales, ya que son una posible vía de contagio. ¿Tienes dudas? Re gístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Salud sexual durante la pandemia En tiempos de pandemia, las intervenciones que incluyen períodos prolongados de cuarentena, el distanciamiento social y el confinamiento en el hogar tienen efectos en las relaciones personales. La salud sexual también se puede ver afectada, con la influencia que ello supone sobre la calidad de vida en el corto y largo plazo. Las investigaciones en el campo de la sexualidad muestran una asociación entre el sexo y una mayor satisfacción, mayores niveles de confianza, intimidad y amor en las relaciones. De igual modo, las relaciones sexuales determinan una capacidad mejorada para percibir, identificar y expresar emociones y un mayor grado de madurez en el funcionamiento psicológico. En muchos aspectos, las relaciones sexuales, junto a muchos otros elementos, se están viendo afectados por la pandemia de la COVID-19, con la repercusión que esto puede tener para las relaciones de pareja y la salud. Relaciones sexuales y COVID-19 Hasta la fecha se sabía que los coronavirus no se transmiten a través del contacto sexual, si bien sí se pueden identificar en las heces y secreciones intestinales. En el caso del SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19, no existen evidencias de que pueda ser transmitido a través de relaciones sexuales vaginales o anales, si bien no es descartable que estas puedan producirse, ya que, por ejemplo, el nuevo coronavirus ha podido ser detectado en el semen de pacientes convalecientes de COVID-19. De este modo, el virus podría estar presente y proliferar en el tracto reproductor masculino, especialmente en presencia de inflamación sistémica. Incluso, aunque el virus no se replicase dentro del sistema reproductor masculino, sí podría persistir. En este sentido, si pudiera probarse en futuros estudio que el SARS-CoV-2 se transmite sexualmente, la transmisión sexual podría ser una parte crítica de la prevención de la expansión de la enfermedad. La abstinencia, las prácticas sexuales seguras y el uso de preservativo podrían considerarse medios preventivos necesarios. Por otro lado, sí se han encontrado evidencias de transmisión oro-fecal de la COVID-19 y eso implica que las prácticas oro-anales pueden representar un riesgo de infección. En mujeres embarazadas con la infección que dieron a luz mediante parto vaginal no se ha observado transmisión al feto de forma generalizada, por lo que la transmisión transvaginal no parece ser una vía clara de contagio. Si necesitas un ginecólogo aquí puedes encontrar uno cercano. Encuentra aquí dónde te puedes hacer el test de la COVID-19 o un test de ETS . Relaciones sexuales con parejas estables y ocasionales En el caso de las parejas estables, no es necesario establecer precauciones con el coronavirus, si ninguna de las dos personas presenta síntomas. Tampoco si ya han pasado la enfermedad y no están en periodo de incubación o de cuarentena o tienen anticuerpos, y si no han tenido relaciones recientes con otras personas. En el caso de relaciones con parejas ocasionales, al igual que estornudar y toser sin la distancia de uno o dos metros, supone un riesgo, besarse lo supone todavía mayor. En términos de riesgo de transmisión de SARS-CoV-2, durante la práctica de relaciones sexuales, algunos estudios han mostrado que la mayor cantidad de virus están presentes en la saliva y, por lo tanto, besarse se convierte en una práctica arriesgada. De este modo, los encuentros sexuales con parejas ocasionales requerirán de ciertas medidas para prevenir el coronavirus. Estas serán similares si la relación es con una pareja estable si alguno de los miembros de la pareja presenta síntomas o ha dado positivo de COVID-19 [link contenido COVID-19] . En estos casos lo más conveniente es llevar a cabo prácticas sexuales seguras. En cualquier caso, es preciso tener presente que la incubación de la enfermedad es larga (hasta 14 días) y que hay personas que no presentan síntomas, pero sí pueden contagiar. En definitiva, cada pareja puede realizar la práctica sexual que más le guste, manteniendo medidas preventivas que eviten el contagio. La primera recomendación es evitar los besos e incluso el uso de la mascarilla durante la práctica sexual. Si necesitas un ginecólogo aquí puedes encontrar uno cercano. Encuentra aquí dónde te puedes hacer el test de la COVID-19 o un test de ETS . Consejos para prevenir el contagio del SARS-CoV-2 Evitar los besos con parejas desconocidas. El coronavirus se transmite a través de la saliva, por lo que hay que extremar la precaución. Evitar el sexo anal. Al igual que en la saliva, el virus también ha sido encontrado en las deposiciones de personas infectadas. Tratar de limitar las relaciones sexuales a aquellas con la pareja habitual. Seguir una correcta higiene general y de las manos, antes de la práctica sexual y después. Lavar y desinfectar los juguetes sexuales, si es el caso. Utilizar preservativos y otras medidas preventivas para disfrutar de una buena salud sexual. Las relaciones a distancia son opciones seguras que se practican cada vez con más frecuencia. Ser responsables y prudentes en estos tiempos es siempre recomendable. En definitiva, mantener relaciones sexuales con una nueva pareja es una práctica arriesgada. La única forma segura es tener relaciones sexuales con la pareja habitual o poner en práctica relaciones sexuales seguras como el sexo virtual, una práctica que muchas parejas pueden haber descubierto o haber puesto en valor durante el confinamiento.   ¿Tienes dudas? Re gístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Sobre la revisión ginecológica
Artículo especializado

Sobre la revisión ginecológica

Tras el confinamiento, ahora puede ser un buen momento para poner en orden las revisiones de salud, entre ellas, la revisión ginecológica . Por qué es importante la revisión ginecológica Las revisiones ginecológicas periódicas son importantes para la salud de la mujer, ya que están enfocadas a la prevención y detección de cáncer ginecológico, cáncer de mama y enfermedades de transmisión sexual. Desde la primera revisión, que tiene lugar cuando la mujer comienza a mantener relaciones sexuales, su objetivo es explorar el aparato reproductor femenino con el fin de detectar a tiempo las alteraciones que puedan derivar en el desarrollo de patologías. Desde ese momento, además de la identificación de alteraciones, las revisiones ginecológicas tienen una finalidad preventiva, detectando factores de riesgo que deban corregirse. Forman parte de esta estrategia las revisiones para descartar el cáncer de cérvix con una citología cada 3 años (desde los 25 a los 65 años), si bien se pueden realizar con una periodicidad menor. También se realizan revisiones para identificar posibles casos de cáncer de mama cada 2 años a partir de los 50. En este caso, se deben tener en cuenta los efectos adversos derivados de la exposición a la radiación de forma acumulativa, por lo que se puede incluir de manera alterna a las mamografías la realización de ecografías mamarias , situando el inicio a los 40 años. ¿Necesitas hacerte una revisión ginecológica? Encuentra un ginecólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros ginecólogos. Qué incluye una revisión ginecológica La revisión ginecológica en nuestro país suele incluir, además de la correspondiente entrevista , una exploración mediante ecografía vaginal para explorar los ovarios y el útero y, sobre todo, una citología . Además, según la edad, las características personales y los factores de riesgo, el ginecólogo podrá solicitar el correspondiente examen mamario , con el fin de detectar de manera precoz un posible cáncer de mama. Entrevista clínica En la entrevista se lleva a cabo una historia clínica detallada, con la revisión de los antecedentes personales , incluyendo las patologías padecidas, intervenciones, alergias a medicamentos, etc. También se incluye un apartado sobre antecedentes familiares (los hechos más destacables de salud en la familia). Seguidamente, se incluye un apartado sobre la historia menstrual , en la que se recoge la edad de aparición de la menarquia y sus características. Si es el caso, también se incluirán los antecedentes obstétricos , con el número de gestaciones y su curso, tipo de lactancia, abortos, etc. Finalmente, se repasarán los aspectos sexuales más destacables, incluyendo la edad de las primeras relaciones sexuales, frecuencia, utilización de métodos anticonceptivos, número de compañeros sexuales, etc. Exploración física La exploración física consiste en un reconocimiento general y una exploración genital y mamaria. En la exploración genital se incluye la inspección de los genitales externos , incluyendo los labios mayores y menores, las características del clítoris, de la desembocadura del meato uretral y del himen. Por último, se realiza la inspección de la vagina y el cuello uterino . La exploración mamaria tiene como objetivo detectar cualquier anormalidad. La exploración se complementa con un tacto de las áreas ganglionares de la axila y la zona clavicular, así como una exploración de los pezones. Pruebas complementarias Las pruebas rutinarias en la revisión ginecológica son la citología y la colposcopia . La citología en la revisión ginecológica La prueba consistente en la obtención de una muestra celular del cuello uterino (o cérvix) y su posterior examen en busca de alteraciones precancerosas que podrían evolucionar a cáncer de cérvix . El cérvix es la parte final del útero que se comunica con la vagina. Para obtener la muestra celular del cérvix, el especialista en ginecología utiliza un instrumento denominado espéculo. No se trata de una prueba dolorosa para la paciente. Resultados de la citología ginecológica El objetivo de la citología es hallar señales de alteración celular. Dado que el cáncer de cérvix progresa muy lentamente −desde las primeras alteraciones celulares hasta la aparición del cáncer de cérvix pueden pasar 10-15 años− localizar las células alteradas de forma temprana permite tomar medidas para evitar el desarrollo de la enfermedad. En este sentido, cuando se aprecian alteraciones en la citología, se puede llevar a cabo el test de detección del virus del papiloma humano (VPH) , el principal causante del cáncer de cérvix. Mediante esta prueba se puede detectar la presencia de genotipos de riesgo alto e intermedio. También se puede llevar a cabo la citología y el test del VPH de manera conjunta, lo que recibe el nombre de cotest . Cada cuánto hay que hacerse una citología En España se recomienda realizar una primera citología a los 25 años de edad. Si bien no existe un consenso en cuanto a la periodicidad, en mujeres inmunocompetentes se recomienda repetir la citología cada 3 años. En el caso de mujeres inmunocomprometidas, se recomienda hacer la citología de forma anual. Si se han seguido las revisiones regularmente sin haber detectado ninguna alteración, se recomienda no continuar con las citologías a partir de los 65 años. Colposcopia La colposcopia también forma parte de las pruebas rutinarias de la revisión ginecológica. Consiste en realizar un examen visual detallado del cuello uterino, la vagina y la vulva. Para la exploración se utiliza el colposcopio, un sistema de lentes ópticas con un foco luminoso que permite examinar el cérvix con precisión. La colposcopia suele realizarse cuando se han detectado alteraciones a partir de una exploración preliminar del cuello del útero, o cuando aparecen alteraciones en los resultados de la citología. ¿Necesitas hacerte una revisión ginecológica? Encuentra un ginecólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros ginecólogos. Otras pruebas Además de las citadas, pueden estar indicadas otras pruebas y exploraciones complementarias de prescripción facultativa en función de la edad y los antecedentes clínicos de las pacientes. Entre ellas destacan las biopsias de diferentes tejidos, la ecografía ginecológica , la histeroscopia, la mamografía, la ecografía mamaria y las pruebas para el estudio de la fertilidad. Cáncer de cérvix: virus del papiloma humano y factores de riesgo El objetivo de las revisiones ginecológicas es − además de impedir el cáncer ginecológico y de mama − la prevención y detección de enfermedades de transmisión sexual, entre otras, la gonorrea, la sífilis y la clamidiasis, todas ellas con pruebas de diagnóstico específicas. De igual modo, el principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de cérvix es la infección por el VPH , cuyo contagio también se produce por transmisión sexual. De este modo, se estima que a los 50 años el 80% de las mujeres sexualmente activas estarán o habrán estado infectadas en algún momento con el virus. No obstante, en la mayoría de mujeres la infección es transitoria, de manera que en unos pocos meses el virus desaparecerá o quedará inactivo.  En cualquier caso, para el desarrollo de cáncer de cérvix además de la infección por VPH es necesaria la presencia de otros factores de riesgo, entre los que se encuentran: Ser fumadora. Tomar anticonceptivos orales. Estar inmunocomprometida. Haber tenido más de un hijo. El VPH incluye una amplia familia de 100 tipos de virus diferentes. De estos, cerca de 40 afectan de manera específica a la zona ano-genital. Los subtipos VPH-16 y 18 son los de mayor capacidad cancerígena, y se relacionan con el 70% de los cánceres de cérvix. Prevención del cáncer de cérvix La prevención del cáncer de cérvix incluye diferentes estrategias: El uso del preservativo, aunque su protección frente a la infección del VPH es parcial. La vacunación frente a las cepas más frecuentes de VPH. En primer lugar, de las niñas. Además, se recomienda que sean vacunadas todas las mujeres sexualmente activas que no hayan sido vacunadas previamente. La citología periódica. ¿Necesitas hacerte una revisión ginecológica? Encuentra un ginecólogo cerca de ti . Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros ginecólogos.
Embarazo gemelar
Artículo especializado

Embarazo gemelar

¿Cómo ocurren los embarazos gemelares o múltiples? El embarazos gemelar o  múltiple en los que se produce la gestación simultánea de 2 o más fetos puede desarrollarse de las siguientes formas: Embarazo producido por la fecundación de dos o más óvulos diferentes en la misma ovulación por otros tantos espermatozoides distintos. Los óvulos pueden proceder de un solo ovario o de los dos ovarios. De forma fisiológica, se acepta que son fecundados en el mismo coito. Cuando se producen por reproducción asistida, pueden desarrollarse por la estimulación de varios óvulos con tratamientos hormonales o por las transferencias dentro del útero de varios embriones ya fecundados de diferentes óvulos y espermatozoides. Se trata de la coincidencia de la formación de 2 o más embriones diferentes en el tiempo . Es los que, en términos médicos, se denomina gestación bicigótica, bicorial y biamniótica. Embarazo producido por la gestación de un solo embrión o huevo (un óvulo fecundado por un espermatozoide), que precozmente se divide de forma única o múltiple. Se denomina gestación monocigótica . Embarazo producido por la asociación de los procesos anteriores. Este tipo de embarazos, actualmente, ha incrementado su frecuencia debido al uso de técnicas de reproducción asistida .  ¿Cómo se forman los gemelos? En el caso de los embarazos producidos por la fecundación de dos o más óvulos a la vez, cada embrión se desarrolla de forma independiente. Son niños genéticamente diferentes , que pueden ser del mismo o distinto sexo y no tienen por qué parecerse físicamente más de lo que se pueden parecer dos hermanos. En el desarrollo de este tipo de embarazos se observa, según progresa el embarazo, dos cavidades amnióticas ( biamnióticos ) y dos placentas ( bicoriales ).    En el caso de gemelos producidos por la división de un embrión (gestación monocigótica), da lugar a niños genéticamente iguales, con el mismo sexo, grupo sanguíneo, etc. Son niños con rasgos físicos y psíquicos casi idénticos . Este tipo de gestaciones, según el momento en la que el embrión se divida, pueden desarrollarse como: Gestación bicorial-biamniótica: con dos placentas y dos cavidades amnióticas. En este caso la división de produce muy precozmente, durante los 3 primeros días después de la fecundación. Gestación monocorial-biamniótica: con dos placentas y una cavidad amniótica. Se produce cuando la división tiene lugar entre el 4º y el 8º día tras la fecundación. Gestación monocorial-monoamniótica: con una sola placenta y cavidad amniótica. Habitualmente tienen dos cordones umbilicales y, de forma más rara, aparece un solo cordón que se divide en dos. Son mucho menos frecuentes y se producen cuando la división del embrión se desarrolla entre los días 9º y 13º después de la fecundación. Por último, pueden aparecer las gemelos siameses o unidos, gestación que se desarrolla así cuando la división del embrión se produce entre los días 13º y 15º después de la fecundación. Tiene una incidencia muchísimo menor y va asociado habitualmente a alteraciones congénitas. ¿Cómo es el seguimiento de un embarazo gemelar? El seguimiento de este tipo de embarazos es similar al de una gestación única, aunque se ajustan las revisiones para reforzar el seguimiento y descartar la aparición de posibles complicaciones y alteraciones fetales que, al poder ser frecuentes, hacen que este tipo de embarazos se consideren de riesgo. El diagnóstico ecográfico del embarazo gemelar o múltiple en el primer trimestre es fundamental y, en ocasiones, sobre todo si la primera ecografía transvaginal se realiza muy precozmente, puede haber dudas sobre la presencia real de una gestación múltiple. El diagnóstico ecográfico de cuál es el tipo de embarazo múltiple que presenta la gestante puede aumentar las visitas para realizar controles ecográficos, tanto en ese periodo, como posteriormente para el seguimiento del resto del embarazo, pudiendo ser bisemanales o semanales. El control materno en cuanto al aumento de peso y la evolución de su tensión arterial también se realiza de forma estrecha. ¿Cómo se realiza el parto en este tipo de embarazos? De forma general, los partos de este tipo de embarazos son precoces , lo que determina en muchos de los casos el nacimiento de fetos prematuros (inmaduros y con bajo peso).  En el proceso del parto, el control del posible sufrimiento fetal y de la salud de la madre es fundamental. Se controla mucho el tiempo de evolución del parto, ya que, es normal que pueda alargarse tanto la fase de dilatación como el periodo expulsivo, debido a la gran distensión uterina que favorece que las contracciones puedan ser irregulares y no muy intensas . Por este motivo, en muchas ocasiones y según la prematuridad del parto y la presentación de los fetos (si están con la cabeza hacia abajo o con los pies), así como la aparición de otros posibles riesgos que lo aconsejen, el ginecólogo realizará si es preciso la indicación de llevar a cabo una cesárea. El embarazo gemelar, ¿tiene otros síntomas? Los síntomas que presenta la embarazada en este tipo de gestaciones se puede decir que son similares al reto de embarazos, pero, con una intensidad a veces aumentada y en ocasiones más precoces. Las gestantes de embarazos múltiples, durante los primeros meses de embarazo , pueden presentar episodios más intensos de vómitos y náuseas que en una gestación de un solo embrión, por el aumento hormonal que se produce ( gonadotropina coriónica ). Según avanza el embarazo, la distensión abdominal para albergar un útero con mayor aumento de volumen produce en la madre una sobrecarga de peso que repercute en su capacidad de movimiento, aparición de dolores de espalda y dolores abdominales de una forma más precoz. Es más frecuente también la aparición de hemorroides, estreñimiento, aumento de la frecuencia miccional, aparición de edemas en las piernas o varices. La aparición de anemia en la madre puede ser también más frecuente que en un embarazo único. Por último, la aparición en el último trimestre de preeclampsia con aumento de la tensión arterial y los edemas puede estar favorecido por el incremento de peso y la dificultad del retorno venoso en estas gestantes. El embarazo gemelar, ¿puede generar mayores complicaciones? Sí, este tipo de embarazos pueden estar asociados de forma frecuente a mayor posibilidad de abortos , rotura prematura de la membrana amniótica, placenta previa, desprendimiento prematuro de la placenta, torsión umbilical, etc. Además, en cuanto al desarrollo de los fetos, también se pueden dar complicaciones, con una incidencia mayor de malformaciones congénitas. Asimismo, pueden aparecer otro tipo de complicaciones graves en los fetos como muerte de uno de ellos, gemelos discordantes con una diferencia de tamaño importante entre ellos, aparición del síndrome de transfusión feto-fetal, etc.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Ovarios Poliquísticos
Enfermedad

Ovarios Poliquísticos

Actualizado el día 15/09/2021 El síndrome del ovario poliquístico es la patología endocrina más frecuente en mujeres en edad fértil, aunque permanece infradiagnosticado. Se trata de un síndrome complejo y heterogéneo en cuanto a su presentación, evolución y consecuencias a corto y largo plazo. ¿Qué es el síndrome de ovarios poliquísticos? El síndrome de ovarios poliquísticos determina la aparición de quistes (pequeñas cavidades llenas de líquido) en los ovarios, debido a una producción excesiva de hormonas masculinas. El síndrome de ovarios poliquísticos agrupa una colección de signos y síntomas que incluye, además de la producción de hormonas masculinas por encima de lo normal, disfunción ovulatoria con prolongación, disminución de la frecuencia o ausencia de los períodos menstruales con escasa liberación de óvulos y aparición de quistes en los ovarios . El signo clínico más característico determinado por el hiperandrogenismo es el hirsutismo o exceso de vello siguiendo un patrón masculino. También puede aparecer acné y alopecia. Esta alteración endocrina afecta aproximadamente a 1 de cada 10 mujeres en edad reproductiva y está relacionado directamente con la disminución de la fertilidad. Causas del síndrome de ovarios poliquísticos Como en la mayoría de los síndromes, no existe una única causa para los ovarios poliquísticos. Sí existe una disfunción neuroendocrina con un exceso de hormona luteinizante, que es la encargada de regular la secreción de testosterona, impidiendo a los óvulos madurar lo suficiente y que, en lugar de ser expulsados de los ovarios durante la ovulación, permanezcan en el interior formando los quistes. También existe un trastorno metabólico con resistencia a la insulina e hiperinsulinemia, lo que también estimula la producción de andrógenos. Otros factores que se relacionan con la enfermedad y que pueden influir en el desarreglo hormonal son la obesidad , una alimentación deficiente y una vida sedentaria, entre otros. Finalmente, el síndrome de ovario poliquístico puede tener causas genéticas, por alteración o mutación de genes, lo que determina que sea una patología altamente hereditaria. Síntomas Los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos pueden incluir: Menstruaciones irregulares . Es común la oligomenorrea (disminución hasta 6-8 reglas anuales) o amenorrea (ausencia de regla durante varios periodos menstruales seguidos). Estos ciclos menstruales irregulares se asocian con una disminución en la ovulación y mayores tasas de infertilidad. Hirsutismo y síntomas virilizantes . El exceso de hormonas masculinas (hiperandrogenismo) determina la aparición de síntomas virilizantes, como el aumento de vello en diferentes zonas como la cara, muslos, abdomen, espalda y antebrazos. Otros síntomas incluyen clitoromegalia, alopecia, voz grave, hipotrofia mamaria y aumento de la masa muscular. Acné y piel grasa. La resistencia a la insulina puede conducir a la aparición de diabetes, hipertensión arterial, aumento del colesterol y obesidad, entre otros. Aumento de peso . Dolor pélvico . Manchas de color marrón oscuro en la piel. Pruebas y exámenes para el diagnóstico del síndrome de ovarios poliquísticos En un tercio de las mujeres pasan más de 2 años hasta que se les diagnostica la enfermedad. De ahí que se deba poner el foco en dos cuestiones específicas para identificar a los pacientes con mayor riesgo: mujeres con exceso de vello corporal o facial con un patrón masculino y mujeres con un historial de irregularidad menstrual u oligoamenorrea. Las pruebas complementarias y exámenes para el diagnóstico del síndrome de ovarios poliquísticos deben incluir: Examen físico. Examen pélvico. Análisis de sangre completo que incluya determinaciones hormonales, en especial, las hormonas masculinas. Ecografía ginecológica de alta resolución. Tratamiento del síndrome de ovario poliquístico El síndrome de ovario poliquístico no tiene cura, pero sí se pueden establecer metas terapéuticas para diferentes aspectos de la enfermedad. Tratamiento no farmacológico Los cambios en el estilo de vida pueden suponer una mejora considerable de los diferentes parámetros alterados por la enfermedad. La pérdida de peso, una alimentación sana y realizar ejercicio físico de manera regular puede favorecer la regulación hormonal, mejorar la sensibilidad a la insulina, aumentar la fertilidad y hacer que mejoren todos los síntomas. Tratamiento farmacológico Los anticonceptivos hormonales pueden ser adecuados para regular la producción de hormonas y de esta manera normalizar el ciclo menstrual. También pueden incidir positivamente sobre el acné y el crecimiento del vello corporal. El tratamiento hormonal como los antiandrógenos que regulan el nivel de las hormonas masculinas mejoran el acné y el vello corporal. Por otro lado, el uso de antidiabéticos orales como la metformina puede ayudar a regular los niveles de insulina y, por tanto, a regular los ciclos menstruales. Por último, se pueden utilizar inductores de la ovulación en el caso de pacientes que deseen quedarse embarazadas. Factores desencadenantes del síndrome del ovario poliquístico Como en la mayoría de síndromes, no existe un único desencadenante del síndrome del ovario poliquístico. Por el contrario, existen diversos factores que pueden determinar un mayor riesgo de que aparezca la patología. Factores de riesgo de los ovarios poliquísticos Los factores de riesgo del síndrome de ovarios poliquísticos pueden incluir una alimentación deficiente, el exceso de peso y la obesidad y una vida sedentaria. También puede haber factores genéticos que hacen que la enfermedad sea hereditaria en base a determinados cambios o mutaciones genéticas. Complicaciones Las mujeres que padecen el síndrome de ovario poliquístico pueden presentar una serie de complicaciones asociadas, entre ellas: Síndrome metabólico. Diabetes tipo 2 y obesidad. Hipertensión arterial. Enfermedades cardiovasculares. Trastornos menstruales, infertilidad y abortos. Crecimiento excesivo de vello. Apnea obstructiva del sueño. Cáncer de endometrio. Depresión y ansiedad. Prevención Existe una serie de recomendaciones que pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer la enfermedad y, en todo caso, atenuar los síntomas y regular los ciclos menstruales. Además del tratamiento médico, es importante conseguir una buena calidad de vida eliminando el estrés, realizar ejercicio físico de manera regular, mantener una dieta saludable y evitar el exceso de peso y la obesidad. Especialidades para el síndrome del ovario poliquístico El síndrome de ovarios poliquísticos es tratado por los médicos especialistas en Endocrinología y en Ginecología. ¿Necesitas atención presencial con un especialista en ginecología? En Savia reserva una consulta con los mejores profesionales sin esperas. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los síntomas de quistes en los ovarios? Los síntomas de quistes en los ovarios son dolor en la parte baja del abdomen, hinchazón y sensación de plenitud abdominal, dolor durante las relaciones sexuales o dolor durante la defecación, entre otros. ¿Qué riesgos implica el ovario poliquístico? El síndrome de ovario poliquístico aumenta el riesgo de infertilidad, cáncer de endometrio, metabolismo anormal de la glucosa y dislipidemia. ¿Qué produce quistes en los ovarios? Los quistes de ovarios suelen tener un componente genético, pero también se producen por una alteración hormonal, endometriosis, embarazo, infecciones pélvicas o el síndrome de ovarios poliquísticos. ¿Cuál es el tamaño normal de un quiste de ovario? Un quiste de ovario suele medir menos de 5 cm. En el síndrome de ovarios poliquísticos suelen aparecer al menos 12 folículos que suelen medir de 2 a 10 mm. ¿Qué son los folículos de los ovarios? Los folículos son estructuras anatómico-funcionales que forman parte del ovario y que albergan en sus paredes internas al ovocito y a otras células productoras de estrógenos. ¿Qué es un quiste funcional? En los ovarios se producen folículos que son estructuras funcionales que producen hormonas y liberan el óvulo durante la ovulación. Cuando un folículo normal continúa creciendo, se denomina quiste funcional. No suelen causar síntomas y desaparecen por sí solos. ¿Cuánto tiempo tarda en quitarse un quiste de ovario? Por norma general, un quiste de ovario se rompe en el momento de la ovulación, pero algunos resisten y pueden tardar hasta 3 meses en desaparecer. Bibliografía Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Estudio y tratamiento de la anovulación en el síndrome de ovarios poliquísticos. Prog Obstet Ginecol 2017; 60(5): 505-516 . Azziz R. Polycystic Ovary Syndrome. Obstet Gynecol 2018; 132(2): 321-336. doi: 10.1097/AOG.0000000000002698 . McCartney CR, Marshall JC. Polycystic Ovary Syndrome. N Engl J Med. 2016 Jul 7;375(1):54-64. doi: 10.1056/NEJMcp1514916 .
Síndrome premenstrual
Enfermedad

Síndrome premenstrual

¿Qué es el síndrome premenstrual? El síndrome premenstrual (SPM) es un conjunto de síntomas y cambios físicos y psíquicos, bien definidos, que experimentan las mujeres días antes de la menstruación (entre el día 14 y 28). Esto sucede mes tras mes y puede afectar al 90 % de las mujeres, y con mayor frecuencia entre los 20 y 30 años de edad. La intensidad de los síntomas puede variar de unas mujeres a otras y pueden ser simples molestias o ser tan agudos que el malestar que ocasionan pueden interferir e incluso incapacitar en las actividades diarias o laborales. El síndrome premenstrual termina cuando empieza la regla . Tipos de síndrome premenstrual No existen tipos de síndrome premenstrual. Causas de un síndrome premenstrual No se sabe con exactitud cuales son las causas del síndrome premenstrual , pero podría estar relacionado con un desequilibrio hormonal de estrógenos y progesterona. Esto produce una retención de líquidos y sodio que provocaría un aumento de peso y edema generalizado dando lugar a los síntomas premenstruales. También se desconocen las causas por las que unas mujeres son más sensibles que otras a estos cambios hormonales. Síntomas de un síndrome premenstrual Los síntomas del síndrome premenstrual pueden ser: Síntomas físicos:    Hinchazón de abdomen    Edemas generalizados por retención de líquidos    Tensión e inflamación de las mamas    Diarrea o estreñimiento    Calambres    Dolor de cabeza y espalda    Intolerancia a la luz y al ruido    Acné Síntomas psicológicos o emocionales:    Cambios repentinos del estado de ánimo    Irritabilidad    Cansancio    Ansiedad    Tristeza o depresión    Cambios de apetito como la necesidad de comer dulce    Trastornos del sueño    Pérdida de interés en el sexo    Pérdida de concentración Tratamiento de un síndrome premenstrual El tratamiento del síndrome premenstrual puede ser: Tratamiento médico: para aliviar los síntomas como los antiinflamatorios, analgésicos, diuréticos, antidepresivos o anticonceptivos hormonales, entre otros. Remedios caseros: ayudan a paliar los síntomas como la actividad física diaria, evitar la sal, cafeína, alcohol y azúcar los días previos al ciclo, no fumar, controlar el estrés, descansar y dormir más horas, o llevar una dieta saludable con más vitaminas y minerales durante esos días previos. Pruebas complementarias de un síndrome premenstrual No hay pruebas específicas para diagnosticar el síndrome premenstrual , basta con la descripción de los síntomas, en qué momento aparecen y si se repiten durante al menos tres ciclos menstruales para poder diagnosticar el síndrome premenstrual.   Factores desencadenantes de un síndrome premenstrual El factor desencadenante se debe a la disminución de los niveles de estrógeno y progesterona después de la ovulación. Cuando comienza la menstruación, los niveles de estas hormonas comienzan a subir de nuevo. S e desconoce porqué unas mujeres son más sensibles que a otras . Factores de riesgo de un síndrome premenstrual No hay factores de riesgo. Complicaciones de un síndrome premenstrual Las posibles complicaciones de un síndrome premenstrual pueden ser la incapacidad del desarrollo de las actividades diarias y laborales, pensamientos suicidas e incluso suicidio en las mujeres con depresión, por eso es importante ajustar el tratamiento esos días puntuales . Prevención de un síndrome premenstrual No existe prevención para evitar el síndrome premenstrual. Especialidades a las que pertenece El síndrome premenstrual es tratado por el médico de Atención Primaria , que trata los síntomas y recomienda pautas para aliviarlos, pero cuando el síndrome premenstrual afecta de manera más intensa o incapacita el ritmo de vida diario es el Ginecólogo (médico del aparato reproductor femenino) quien hace un seguimiento y tratamiento del síndrome premenstrual. Preguntas frecuentes ¿Cuándo aparecen los primeros síntomas del embarazo? Los primeros síntomas de embarazo es la ausencia de regla, senos hinchados, cansancio y somnolencia, orinar más a menudo, náuseas y vómitos, hinchazón abdominal y dolor pélvico, entre otros. ¿Cuándo se presenta el síndrome premenstrual? El síndrome premenstrual se presenta cuando aparecen una serie de síntomas concretos días antes de la regla, durante al menos 3 meses. ¿Cuánto es lo máximo que dura el periodo menstrual? El periodo menstrual puede durar entre 25 y 30 días, incluso alargarse a 35 días. ¿Cuáles son los trastornos menstruales? Los trastornos menstruales pueden ser náuseas, vómitos, dolor abdominal tipo retortijón, dismenorrea (dolor menstrual), dolor de espalda, diarrea o dolor de cabeza, entre otros. ¿Cuánto tiempo pueden durar los síntomas premenstruales? Los síntomas pre menstruales duran unos días antes de la aparición de la regla. Suelen estar presentes en los años entre la adolescencia y la vida adulta, es decir, entre los 20 y 30 años.
Mioma Uterino
Enfermedad

Mioma Uterino

¿Qué es el mioma uterino? El mioma o fibroma uterino, es un tipo de tumoración benigna en las paredes del útero y está formado por un incremento en forma de nódulo de las fibras musculares del útero . Los miomas varían en número, tamaño y localización. Afecta a mujeres en edad fértil y su origen es desconocido , pero su crecimiento está muy influenciado por las hormonas femeninas. Tipos de mioma uterino Los miomas uterinos pueden ser: Mioma subseroso: tiene una afectación en mujeres del 40% de miomas. No produce síntomas, pero si alcanza un tamaño grande puede producir molestias y dolor por compresión en órganos próximos. Miomas intramusculares: debido a que pueden alcanzar gran tamaño, puede aumentar, también, el tamaño del útero. Constituye el 55% de los miomas y se suelen localizar en la porción central del miometrio (capa muscular intermedia). Mioma submucoso: son menos frecuentes, dan más sintomatología al producir mucho sangrado menstrual provocando, en muchos casos, que la mujer padezca anemia ferropénica (falta de hierro). Tiene una elevada probabilidad de malignizar. Causas de un mioma uterino No se conocen las causas del mioma de útero, pero se ha detectado una relación directa con las hormonas femeninas , condicionando el desarrollo y crecimiento de los miomas, por eso se da en mujeres en edad fértil (desde la pubertad hasta la menopausia). Transcurrido este tiempo, el tamaño disminuye debido a que los niveles de hormonas en sangre son menores. Síntomas de un mioma uterino Aproximadamente el 30% de las mujeres no tienen ningún síntoma y solo se descubre su presencia de un mioma uterino en las revisiones rutinarias con el ginecólogo . La aparición de los síntomas depende de su tamaño, número de miomas y localización, siendo los más sintomáticos los que se localizan en la cavidad interna del útero. Los síntomas pueden ser: Cambios menstruales en su duración, frecuencia y cantidad de sangrado. Dolor. Anemia ferropénica debido al exceso de sangrado. Aumento del perímetro del abdomen en caso de miomas grandes. Aumento de peso. Complicaciones en embarazo y parto. Compresión de vejiga y recto en el caso de miomas de gran tamaño. Necesidad de orinar con mayor frecuencia. Lumbalgia y dolor en pelvis. Infertilidad. Aumento de probabilidades de aborto o parto prematuro. Molestias en las relaciones sexuales.   Tratamiento de un mioma uterino La mayoría de los miomas no requieren tratamiento por ser asintomáticos, y se tiende a tener una actitud conservadora. En caso de presentar sintomatología, el tratamiento puede ser: Tratamiento médico:    Fármacos (agonistas de la GnRH) que disminuyen el nivel de estrógenos en sangre y, con ello, el tamaño de los miomas, pero tiene efectos secundarios con sintomatología similar a una menopausia (sofocos, sudoración, sequedad vaginal, etc.) y, además, cuando se termina el tratamiento, el mioma vuelve a crecer.    Analgésicos para paliar el dolor.    Anticonceptivos, progestágenos y dispositivos uterinos para disminuir la hemorragia.    Hierro para tratar la anemia. Tratamiento quirúrgico: Se emplea dependiendo de tamaño y localización del mioma. Se puede realizar por vía vaginal o laparoscópica (tubo flexible con una cámara e instrumentos quirúrgicos, que se introduce por unas incisiones realizadas en el abdomen). Pueden ser:    Miomectomía, en la que se extirpa sólo el mioma, se conserva el útero y se preserva la fertilidad.    Histerectomía, en la que se extirpa una parte o la totalidad del útero, dependiendo de la localización y tamaño del mioma. Se preserva la función hormonal por conservar los ovarios, pero no hay posibilidad de embarazo. Radiología intervencionista: técnica guiada por rayos usada para embolizar los miomas, es decir, suspender el riego sanguíneo del mioma. Pruebas complementarias de un mioma uterino Algunas pruebas complementarias para el diagnóstico de un mioma uterino son: Exploración física: para detectar el tamaño del útero, presencia de miomas y dolor a la palpación. Ecografía: para localizar, medir y determinar cuántos miomas hay. Es la prueba diagnóstica más efectiva y fiable. Histeroscopia: se introduce un tubo por la vagina para ver el interior del útero. TAC pélvico: para observar la repercusión de los órganos vecinos. Resonancia magnética: para visualizar posibles tumores. Factores desencadenantes de un mioma uterino Los factores desencadenantes de los miomas uterinos están causados por el aumento de estrógenos en sangre . Factores de riesgo de un mioma uterino Los factores de riesgo de un mioma pueden ser: Mujeres de entre 35 y 45 años. Mayor incidencia en la raza afroamericana. Obesidad, hipertensión o diabetes. Mujeres nulíparas (no han dado a luz). Desarreglo hormonal (aumento de estrógenos). Factor hereditario. Complicaciones de un mioma uterino Las complicaciones del mioma uterino pueden ser: Compresión de vejiga y retención urinaria. Edemas, varices y trombosis en las piernas, por compresión de venas pélvicas dificultando la circulación de retorno de las piernas. Hemorragias abundantes. Malignización del mioma, suele ocurrir en un 0,5 % de los miomas. Prevención de los miomas Los miomas no se pueden prevenir debido a que no se sabe con exactitud la causa . Se pueden hacer unas recomendaciones como son las revisiones ordinarias con el ginecólogo, controlar el peso y llevar una dieta saludable junto con la práctica regular de ejercicio físico. Especialidades a las que pertenece La especialidad médica que trata los miomas es Ginecología y Obstetricia. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el tamaño de un mioma uterino? Los miomas varían en tamaño, siendo los más pequeños de hasta 2 cm. y los grandes a partir de 6 cm . ¿Cuál es la diferencia entre un mioma y un fibroma? Es lo mismo un mioma que un fibroma. También se pueden llamar leiomiomas . ¿Qué son miomas tipo 4? Los miomas tipo 4 son miomas que ocupan un 50% del volumen del interior del útero .   ¿Qué es un mioma en el endometrio? Un mioma en el endometrio es aquel que crece hacia la cavidad uterina, es decir, hacia la mucosa que recubre la pared del útero . ¿Cuándo una mujer tiene miomas puede quedar embarazada? Los miomas son compatibles con el embarazo, pero, en ocasiones, pueden aparecer complicaciones durante la gestación (abortos, partos prematuros o alteración en el desarrollo fetal), en el parto (hemorragias, mala presentación del feto o dificultad en las contracciones), y en el postparto (hemorragias).
Vaginosis Bacteriana
Enfermedad

Vaginosis Bacteriana

¿Qué es la vaginosis bacteriana? La vaginosis bacteriana es una infección vaginal por una bacteria , se produce por el desequilibrio entre la diferente flora bacteriana de la vagina, en la cual se produce un descenso de los lactobacilos y un aumento de la gardnerella (bacilo de la región genital). Es la infección bacteriana más frecuente entre los 14 y 40 años, y es una enfermedad leve. Tipos de vaginosis Los tipos de vaginosis serán diferentes según el germen que lo produce, así tenemos: Vaginosis bacteriana : se produce por el germen conocido como Gardnerella vaginalis. Vaginitis candidiasica o candidiasis vaginal : se debe a la infección por hongo Candida albicans , produce un flujo blanco y espeso. Vaginitis tricomoniasis : se produce por el protozoo Trichomona vaginalis. Vaginitis por clamidia : producida por la Chlamydia trachomatis Causas de la vaginosis bacteriana La causa de la vaginosis bacteriana es la infección por parte de la Gardnerella vaginalis. Síntomas de vaginosis bacteriana La vaginosis bacteriana en la mayoría de los casos es asintomática , o presenta síntomas muy leves. Cuando aparecen síntomas, estos son, la presencia de flujo delgado y abundante con olor a pescado , de un color que puede ser blancuzco, gris apagado o incluso verdoso, las pacientes también pueden presentar ciertas molestias como ardor al orinar o ligero picor, en algunos casos poco frecuentes puede dar dolor suprapúbico. Tratamiento para la vaginosis bacteriana El tratamiento de la vaginosis bacteriana va a ser tratamiento antibiótico , que puede ser de uso oral, en forma de óvulos vaginales, o geles. Los antibióticos que se suelen usar son el Metronidazol o Clindamicina . Pruebas complementarias del tratamiento de vaginosis bacteriana La prueba complementaria será un exudado vaginal , aunque también se puede encontrar mediante citología en aquellas personas que no presentan sintomatología y por tanto no consultan por este problema. Factores desencadenantes de la vaginosis bacteriana No se conocen las causas que desencadenan las vaginosis bacterianas, si bien se conoce que las personas con relaciones sexuales con múltiples parejas pueden sufrir esta infección. No se encuentran casos de vaginosis bacteriana en personas que no tienen relaciones sexuales. Factores de riesgo de la vaginosis bacteriana Son factores de riesgo las duchas vaginales, el uso de productos de higiene femenina muy perfumados o que puedan ser irritantes, y el uso de ropa ajustada y que no transpire. Complicaciones de la vaginosis bacteriana La vaginosis bacteriana es una infección local que no presenta complicaciones. Prevención de la vaginosis bacteriana Evitar las duchas vaginales. Evitar el uso de jabones abrasivos. Usar preservativo para evitar contagios. Ropa interior de algodón. Especialidades a las que pertenece la vaginosis bacteriana La vaginosis bacteriana será tratada en primer lugar por el médico de familia, solo en casos que sean recidivantes puede ser necesario el tratamiento por parte del ginecólogo. Preguntas frecuentes ¿Qué es la candidiasis bacteriana? No existe la candidiasis bacteriana. La candidiasis es un infección producida por un hongo conocido como Cándida albicans , que, al reproducirse por alteraciones locales en mayor cuantía de lo normal, da lugar a una infección que se caracteriza por picor intenso , asociado a producción de flujo blanquecino y espeso. Las bacterias son un tipo de células diferentes que producen otras infecciones como la vaginosis bacteriana. ¿Qué es la vulvovaginitis? La vulvovaginitis es la inflamación tanto de la vulva como de la vagina, la paciente presenta síntomas internos de molestias vaginales, asociados a picor externo y, en muchos casos, ardor al orinar, ya que el paso de la orina da lugar a un irritación local de la vulva. Precisará tratamiento interno de la vagina y externo de la vulva para mejorar los síntomas. Puede ser producida por bacterias y hongos. ¿Hay algún remedio casero para aligerar los síntomas de la vaginosis bacteriana? Para tratar la vaginosis bacteriana son necesarias medidas que cambien el PH vaginal, haciéndolo más ácido. Así, al añadir vinagre de manzana al agua de lavarse puede ser eficaz, el consumo y aplicación de yogur natural puede ser otro  tratamiento, añadir al agua de lavarse el aceite del árbol de té puede ser también cambiar el PH vaginal, impidiendo las infecciones de repetición. Evitar el uso exagerado de productos de higiene femenina que pueden ser irritantes y cambiar el PH por sí mismo. ¿Qué es la enfermedad Gardnerella? La Gardnerella es una bacteria conocida como Gardnerella vaginalis , que produce una infección en la vagina conocida como vaginosis bacteriana, que se debe a una alteración de la flora vaginal donde disminuyen los Lactobacillus y prolifera la Gardnerella , es la principal causa de alteración vaginal aunque hasta el 50 de las personas que la presentan no tiene síntomas. ¿Qué es una célula clave? La célula clave es una célula pavimentosa de la vagina, que se encuentra rodeada de bacterias, en general Gardenella vaginaleis , las baterias se hayan pegadas a la pared celular y son típicas de la infección por esta bacteria.