Medicina General

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Diferencias entre el coronavirus, la gripe y el resfriado común: ¿qué síntomas tiene cada uno?
Artículo especializado

Diferencias entre el coronavirus, la gripe y el resfriado común: ¿qué síntomas tiene cada uno?

La COVID-19 , enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2, la gripe y el resfriado común son enfermedades eminentemente respiratorias, aunque son provocadas por diferentes tipos de virus . Las tres enfermedades pueden tener algunas características clínicas comunes por lo que puede ser difícil o incluso imposible diferenciarlas. Sin embargo, cada enfermedad tiene algunos síntomas más característicos , lo que en ocasiones puede orientar el diagnóstico. ¿Tienes algún síntoma? Regístrate en Savia  y habla gratis por videoconsulta o chat con uno de nuestros médicos. También puedes realizarte un Test para el diagnóstico del Covid 19. Reserva cita en los mejores centros. Los virus que causan estas tres enfermedades se propagan principalmente a través de las gotitas que la persona infectada despide al hablar, toser o estornudar. En menor medida, las personas también se pueden infectar al tocar superficies u objetos infectados y después tocarse los ojos, la nariz o la boca. El periodo de incubación , es decir el periodo que pasa desde que se contrae la infección hasta que aparecen los síntomas, en general no ayuda mucho a diferenciar las tres enfermedades. Los síntomas de COVID-19 se desarrollan entre 1 y 14 días tras el contacto con el virus , aunque en la mayoría de los pacientes los síntomas aparecen aproximadamente a los 5 días. Las personas que tienen gripe generalmente experimentarán síntomas entre 1 y 4 días tras el contacto con el virus , y las personas con resfriado común entre 1 y 3 días después. De las tres infecciones, el cuadro más leve generalmente es el resfriado común . Los primeros signos de un resfriado habitualmente son dolor de garganta y secreción nasal , seguidos por tos y estornudos . Puede aparecer fiebre pero suele ser generalmente muy leve. La mayoría de las personas se recuperan en unos 7 a 10 días sin necesidad de tratamiento, aunque la tos puede persistir más tiempo. Por lo general, los resfriados no derivan en problemas graves de salud. Por el contrario, la gripe es un cuadro más agudo y potencialmente más grave que el resfriado. Los síntomas de gripe, empiezan de manera brusca y suelen incluir fiebre alta , en ocasiones con escalofríos , tos y dolor de garganta, dolores musculares o corporales , dolores de cabeza y fatiga (cansancio) . La secreción o la congestión nasal son síntomas menos frecuentes que en el resfriado común. Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea , aunque esto es más común en los niños que en los adultos . La mayoría de las personas con gripe se recuperan en un periodo que va desde unos pocos días hasta menos de dos semanas . En raras ocasiones algunas personas sufren una infección pulmonar por el virus de la gripe, originando una pulmonía (lo que los médicos llamamos neumonía ). Esta complicación requiere el ingreso hospitalario y puede ser potencialmente grave. ¿Tienes algún síntoma? Regístrate en Savia  y habla gratis por videoconsulta o chat con uno de nuestros médicos. También puedes realizarte un Test para el diagnóstico del Covid 19. Reserva cita en los mejores centros. Respecto al coronavirus , tras el inicio de la pandemia hemos aprendido que los síntomas notificados por personas con COVID-19 pueden variar mucho, desde aquellos que presentan síntomas leves o estar asintomáticos hasta quienes tienen síntomas muy severos y requieren hospitalización. Los síntomas más característicos de la infección por coronavirus son la fiebre, la tos y la dificultad para respirar. Sin embargo, con frecuencia aparecen otros síntomas como escalofríos, cansancio, dolores musculares y corporales, dolor de cabeza, dolor de garganta, congestión o secreción nasal, náuseas o vómitos y diarrea. Todos estos síntomas hacen que pueda ser difícil diferenciar la COVID-19 de la gripe. Un signo muy característico de la infección por coronavirus es la pérdida reciente del olfato o del gusto . Estas manifestaciones no se suelen dar en la gripe . En el resfriado común sí que se puede dar pérdida del olfato pero se asocia a la congestión nasal mientras que en la COVID-19 se da incluso con la nariz despejada. Por otra parte, el coronavirus puede producir alteraciones cutáneas muy diversas como pápulas o pequeñas manchas rojas por el cuerpo, habones o ronchas , similares a los que se dan en las urticarias, vesículas , pústulas, etc. Estas manifestaciones cutáneas no se dan en la gripe ni el resfriado común. Además, el coronavirus puede causar infecciones pulmonares graves (neumonías), lo cual es excepcional en el resfriado común. En los niños con COVID-19 la sintomatología puede ser similar a la de los adultos , aunque en general tienen mejor pronóstico . Muchos niños pasan la enfermedad con síntomas leves, sin apenas fiebre, o completamente asintomáticos. Los casos leves se recuperan en 1-2 semanas después del inicio de la enfermedad. En cualquier caso, al tratarse de infecciones virales, ninguna de las tres infecciones responde al tratamiento con antibióticos , pues los antibióticos solo sirven para infecciones por bacterias. La gripe es la única enfermedad que en la actualidad puede prevenirse por medio de una vacuna . Es muy recomendable recibir esta vacunación siguiendo las recomendaciones de los médicos o las autoridades sanitarias. Finalmente, aunque existe síntomas más característicos que otros, en caso de fiebre o síntomas respiratorios conviene consultar al personal sanitario para orientar el diagnóstico y tomar las medidas más adecuadas en cada caso. ¿Tienes algún síntoma? Regístrate en Savia  y habla gratis por videoconsulta o chat con uno de nuestros médicos. También puedes realizarte un Test para el diagnóstico del Covid 19. Reserva cita en los mejores centros.
Pruebas y test para el diagnóstico de la COVID-19
Artículo especializado

Pruebas y test para el diagnóstico de la COVID-19

El diagnóstico microbiológico del SARS-CoV-2 −el virus causante de la COVID-19− es fundamental para el manejo de la enfermedad individual, así como para su transmisión en un contexto de pandemia. Las directrices sanitarias señalan que a todos aquellos casos sospechosos de infección por el SARS-CoV-2 se les realizará una PCR (u otra técnica de diagnóstico molecular que se considere adecuada) en las primeras 24 horas. Sin embargo, también es necesario disponer de pruebas rápidas, simples e idealmente con alta sensibilidad y precisión que se puedan realizar a gran escala. El objetivo es un diagnóstico precoz para el mejor manejo y monitorización de pacientes, así como la aplicación de medidas de prevención y vigilancia epidemiológica. Se considera caso sospechoso de infección por SARS-CoV-2 a cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que curse con fiebre, tos o sensación de falta de aire. También deben considerarse pacientes con enfermedad grave del tracto respiratorio inferior sin ninguna causa clara. Otros síntomas sospechosos incluyen mialgias, diarrea y aberraciones olfativas o gustativas. ¿Necesitas hacerte un Test de diagnóstico para detectar Covid-19?  Puedes reservar cita ya en los mejores centros. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. RT-PCR La RT-PCR o PCR − reacción en cadena de la polimerasa (por sus siglas en inglés) − es la técnica de referencia y de elección en la actualidad para el diagnóstico de COVID-19. Es la prueba más sensible y fiable de los métodos disponibles. Tarda entre 2 y 4 horas en dar un resultado. Este puede ser positivo (presencia del virus en la muestra) o negativo (ausencia del virus). En qué consiste Este procedimiento de laboratorio permite copiar una pequeña cantidad de ADN millones de veces, de modo que haya suficiente cantidad para ser detectado. Sin embargo, el virus SARS-CoV-2 no contiene ADN de doble cadena como material genético, sino ARN de una sola cadena. Como las pruebas de PCR solo pueden hacer copias de ADN, primero hay que convertir el ARN en ADN. Esta acción se lleva a cabo por medio de una enzima llamada transcriptasa inversa (RT, por sus siglas en inglés) que convierte el ARN de una sola cadena en ADN de doble cadena. El ADN vírico se añade a un tubo de ensayo junto con los reactivos necesarios como cebadores (secciones cortas de ADN diseñadas para unirse al virus), y nucleótidos (moléculas que componen el material genético) y una enzima constructora del ADN. Finalmente, los colorantes fluorescentes añadidos al tubo de ensayo se unen al ADN copiado, aumentando su fluorescencia, lo que permite confirmar la presencia del virus en la muestra y, por tanto, que la persona está infectada. Cuando el virus no está presente en la muestra, los colorantes no aumentan su fluorescencia y la prueba será negativa. Muestras biológicas para la prueba Las muestras más utilizadas para el diagnóstico de COVID-19 son las nasofaríngeas −que ofrecen un mayor rendimiento− y orofaríngeas. La toma de la muestra, en forma de frotis o exudado, se lleva a cabo con un hisopo. Sin embargo, también ha sido posible obtener resultados positivos para SARS-CoV-2 en muestras no respiratorias: orina, heces y sangre. Limitaciones de la prueba Si bien las pruebas de PCR son la forma más fiable de comprobar la presencia del virus SARS-CoV-2, también tienen limitaciones. En primer lugar, la RT-PCR se realiza en laboratorios de Microbiología Clínica y necesita personal experto en Microbiología Molecular y medidas de Bioseguridad. Por otro lado, se necesitan unas horas para obtener resultados. Esto implica un límite en la cantidad de pruebas que un laboratorio puede llevar a cabo. Por ello, se están poniendo en marcha test rápidos de PCR que permiten realizar hasta 1.200 pruebas al día con un procedimiento automatizado. Otra limitación es la disponibilidad de los reactivos necesarios, especialmente en estos momentos en los que la demanda a nivel mundial de estas pruebas ha provocado escasez. La contaminación o la degradación también pueden causar problemas por falsos positivos (cuando no se tiene el virus, pero la prueba da positivo) o falsos negativos (cuando se tiene el virus, pero la prueba da negativo). Otra gran limitación de este tipo de pruebas es que sólo pueden indicar la presencia del virus en el momento de la prueba. No señala si se ha tenido el virus y ya se está recuperado, ni lo contagioso que pueda ser un paciente. Finalmente, el resultado negativo de la prueba no excluye la posibilidad de infección por SARS-CoV-2. ¿Necesitas hacerte un Test de diagnóstico para detectar Covid-19?  Puedes reservar cita ya en los mejores centros. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Test basados en la reacción antígeno-anticuerpo Actualmente se dispone de diversos test basados en la reacción antígeno-anticuerpo. Principalmente, se distinguen dos tipos: los que detectan antígenos o proteínas del virus ( test antigénicos ) y los que detectan anticuerpos −como la inmunoglobulina IgM o IgG− en la persona ( test serológicos ). En general, se trata de pruebas cualitativas que solo ofrecen resultado positivo o negativo. Las principales técnicas en las que se basa la detección de antígenos y anticuerpos son: Técnicas de aglutinación indirecta Inmunofluorescencia. Enzimoinmunoanálisis. Contrainmunoelectroforesis. Métodos luminométricos. Inmunocromatografía. De éstas, las más comunes en el diagnóstico del virus SARS-CoV-2 son la inmunocromatografía (para los test rápidos) y, los enzimoinmunoanálisis (ELISA, por sus siglas en inglés) para multianálisis de laboratorio. Test antigénicos En qué consiste La prueba consiste en la detección de las proteínas (antígenos) de la superficie del virus. En las pruebas antigénicas un resultado positivo significa, como en la PCR, que el virus está presente en la muestra. Tanto la PCR como el test antigénico proporcionan un diagnóstico específico en la fase inicial del brote. Muestras biológicas para la prueba A partir de una muestra de exudado del tracto respiratorio (nariz o boca). Limitaciones de la prueba Se trata de pruebas cualitativas cuyo resultado depende en gran medida de la calidad de la muestra (presencia suficiente del virus o sus proteínas). Test serológicos En qué consiste Consiste en la detección de los anticuerpos que producen las defensas del organismo. La inmunoglobulina M (IgM) es la primera en aparecer en cualquier infección. Se producen aproximadamente a los siete días, por lo que este tipo de diagnóstico no es tan efectivo al principio de la infección. Además de la IgM, también se detecta la presencia de otro anticuerpo, la IgG frente al SARS-CoV-2 en una muestra de sangre, suero o plasma. En el caso del ELISA (acrónimo en inglés de ensayo de inmunoabsorción ligado a enzimas) detecta anticuerpos producidos en la sangre del paciente debido a la infección con SARS-CoV-2. Para llevar a cabo la prueba, se deposita la muestra biológica junto con los reactivos (anticuerpos, antígenos y enzimas) que a partir de la reacción producida cambia de color. El tiempo de este tipo de pruebas suele llevar entre 1 y 3 horas. Normalmente, este tipo de pruebas se recomiendan de manera complementaria a la PCR, pero en situaciones en las que se hace necesaria la distribución masiva de pruebas, son de gran ayuda para detectar casos asintomáticos o leves. Muestras biológicas para la prueba La prueba se realiza a partir de una muestra de sangre. Limitaciones de la prueba Al principio de la infección todavía no se han producido anticuerpos, por lo que no es una prueba efectiva en esta fase. ¿Necesitas hacerte un Test de diagnóstico para detectar Covid-19?  Puedes reservar cita ya en los mejores centros. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Test rápidos Los kits rápidos que están disponibles presentan un funcionamiento similar a los test de embarazo y ofrecen un resultado en 10-15 minutos. En qué consiste Consiste en una pequeña superficie que contiene o bien anticuerpos que reconocen las proteínas del virus, en el caso de los antigénicos, o bien moléculas del virus que reconocen los anticuerpos generados por nuestro organismo para defenderse, en el caso de los serológicos. Los más comunes son los inmunoensayos de flujo lateral con tiras de papel inmunocromatográficas que funcionan mediante el reconocimiento de anticuerpos. Para ello, se toma una gota de sangre del paciente mediante punción en un dedo y se coloca en la abertura del dispositivo. Los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 que están presentes en la muestra quedarán capturados. Esto provoca un cambio de color en varias líneas, dependiendo del tipo de anticuerpos presentes (IgM, IgG, o ambos). Muestras biológicas para la prueba Una gota de sangre. Limitaciones de la prueba A pesar de su rapidez, este tipo de pruebas son menos fiables que la PCR, por lo que se complementan con esta técnica si el resultado es negativo o dudoso. Bibliografía Mandell, Douglas y Bennett. Enfermedades infecciosas. Infecciones respiratorias y cardiovasculares. Elsevier, 2015. Estrategia de diagnóstico, vigilancia y control en la fase de transición de la pandemia de COVID-19. Indicadores de seguimiento. Instituto de Salud Carlos III. Ministerio de Sanidad. Actualizado 12 de mayo de 2020. Interpretación de las pruebas diagnósticas frente a SARS-CoV-2. Instituto de Salud Carlos III. Ministerio de Sanidad. 24 de abril de 2020. versión 2. Grupo de expertos SEIMC para el análisis del diagnóstico microbiológico del COVID-19. Documento de posicionamiento de la SEIMC sobre el diagnóstico microbiológico de CIVID-19. Carter LC et al. Assay Techniques and Test Development for COVID-19 Diagnosis. ACS Central Science Article ASAP. DOI: 10.1021/acscentsci.0c00501. World Health Organization. Laboratory testing for cornavirus disease (COVID-19) insupected human cases. Interim guidance 19 March 2020. Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria. COVID-19: Tipos de test para el diagnóstico y el cribado. https://www.fenin.es/. Visitado el 15/05/2020 ¿Necesitas hacerte un Test de diagnóstico para detectar Covid-19?  Puedes reservar cita ya en los mejores centros. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Descargar infografia Test Covid-19 Descargar infografia Resultados y recomendaciones Test Covid-19 Test Covid Test Coronavirus Test serológico Covid Test PCR Covid
Deporte en familia: iníciate en el yoga
Artículo especializado

Deporte en familia: iníciate en el yoga

El yoga es un tipo de actividad que combina el control del cuerpo y de la mente. Esta disciplina tiene su origen en una tradición de la India y que cada vez es más popular en nuestro entorno. Su objetivo es alcanzar el bienestar físico y mental a través de una serie de posturas corporales − las asanas − que fortalecen y dan flexibilidad, además de incluir ejercicios de respiración, meditación y concentración mental. ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal. No hay una edad ideal para la práctica del yoga: pueden disfrutarlo desde los niños hasta las personas mayores. Tampoco es necesario encontrarse en buena forma física para practicarlo. Hay modalidades de yoga que se adaptan a prácticamente todas las circunstancias. Una forma de practicarlo es junto a toda la familia. En este caso, la actividad corporal no solo permite dar fuerza y flexibilidad al cuerpo, sino que puede ayudar a fortalecer el vínculo afectivo y la comunicación con la pareja, los hijos, los abuelos, etc. De este modo, se favorece la armonía, el equilibrio y la unión familiar. No hay un solo tipo de yoga El yoga engloba diferentes tradiciones, unas con mayor exigencia física y mental que otras. Entre quienes lo practican, es posible encontrar muy distintas motivaciones. Los hay que aprecian sobre todo su faceta espiritual, mientras que otros buscan la mejora del estado físico derivada de su práctica habitual y poder sentirse mejor con su cuerpo. El yoga es una actividad milenaria que ha ido evolucionando con el tiempo y se ha ido adaptando a las diferentes necesidades de comunidades e individuos. Por ello, se pueden encontrar multitud de variantes o tipos de yoga. Algunos ejemplos de ello son: El hatha yoga , que incorpora diferentes posturas corporales para incrementar la flexibilidad y fortaleza del cuerpo. Es ideal como introducción al yoga y presenta un gran valor preventivo y de rehabilitación de lesiones. El bharata yoga se centra en la movilidad de la columna vertebral. El yoga ayurvédico combina de forma individualizada las posturas, la respiración, la relajación y la meditación para alcanzar un buen estado de salud y bienestar. Yoga en casa Lo ideal para empezar a practicar el yoga es contar con un entrenador personal cualificado que pueda darnos indicaciones y asesorarnos en función nuestros objetivos y que pueda guiarnos para conseguir que realicemos las posturas y ejercicios de manera correcta. ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal. Existen asanas para todos los niveles, en las que siempre es importante observar las reacciones del cuerpo. Otro elemento fundamental dentro de la práctica del yoga es la respiración −el objetivo es poder respirar lenta y profundamente − que habrá que acompasar con las posturas. Algunas de las posturas básicas son: El loto o padmasana . Sentado con las piernas entrelazadas y dejando los brazos paralelos a las piernas. Se trata de la imagen más típica del yoga, en la que la relajación mental y la meditación se pueden desarrollar con facilidad. La cobra . Tendido boca abajo, levantar el tronco apoyando las palmas de las manos en el suelo, dejando las piernas extendidas en el suelo. La sumisión . Situarse de rodillas dejando caer el peso del cuerpo sobre los talones, a la vez que inclinamos el tronco hacia adelante. Tocar con la cabeza en el suelo. Sesión de Yoga en familia En una sesión familiar de yoga se debe dar prioridad a fortalecer el vínculo y la comunicación entre padres e hijos, por lo que las asanas se adaptarán a las diferentes edades y niveles. Se deben incluir tanto asanas en pareja como grupales. Gracias a la práctica de yoga en familia, se comparten momentos de juego y relajación en casa, mezclando asanas, el acroyoga (mezcla de acrobacia y asanas en las que participa toda la familia), el control de la respiración ( pranayama ) y elementos de meditación . Comenzar es muy sencillo y solo se necesita un espacio despejado, unas cuantas esterillas en el suelo y vestirse con ropa cómoda que permita amplios movimientos. Beneficios del yoga en familia El yoga en familia, además de los beneficios derivados de la práctica del yoga, puede determinar beneficios como: Fomentar la creatividad y espontaneidad. Entretener, siendo una forma de juego que ayuda a trabaja la paciencia y la atención, especialmente, en los más pequeños. Fomentar la comunicación emocional. Potenciar la armonía familiar y ayudar a enfrentarse a situaciones de estrés. Trabajar la coordinación y la sincronización. Trabajar la respiración, la concentración y la memoria. Trabajar la fuerza, la flexibilidad, la agilidad y el equilibrio. ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal. El yoga y sus beneficios para la salud La Organización Mundial de la Salud define el yoga como una herramienta valiosa para aumentar la actividad física y prevenir enfermedades. Una de las ventajas del yoga es que se trata de una disciplina que se puede practicar tanto en casa, como en gimnasios o en centros sanitarios. En este último caso, para ayudar en la recuperación de diferentes procesos y enfermedades. En cualquier caso, el yoga es una disciplina que puede practicar tanto gente sana como personas aquejadas de diversas patologías. No se trata de una forma de terapia, ni su práctica por sí sola va a determinar la curación de patologías físicas o mentales. Sin embargo, multitud de estudios científicos observan beneficios de su práctica regular en determinadas condiciones. En algunos casos, se trata de estudios de calidad cuestionable o con escasa potencia estadística, pero incluso seleccionando solo los más rigurosos, hay evidencia suficiente para recomendar la práctica del yoga en numerosas situaciones. Los datos confirman que la práctica regular del yoga mejora la forma física, tanto la fuerza como la flexibilidad y el equilibrio, y tiene un efecto beneficioso sobre el dolor osteomuscular, como por ejemplo en la lumbalgia . La práctica del yoga también ha mostrado efectos positivos sobre la depresión y el estrés , y se recomienda en personas mayores con un riesgo aumentado de sufrir caídas y fracturas por la mejora que produce en aspectos como el equilibrio y la coordinación. Existe además cierta evidencia sobre su utilidad en personas que desean dejar de fumar, para el control de la tensión arterial, para el alivio de la fibromialgia e incluso para el manejo del asma. En diversos estudios llevados a cabo con mujeres que padecían cáncer de mama, la recomendación de yoga como intervención de apoyo, mejoró la calidad de vida relacionada con la salud, la reducción del cansancio y los problemas de sueño. De igual modo, la práctica de yoga redujo la depresión, la ansiedad y el cansancio en comparación con intervenciones psicosociales o educacionales. Contraindicaciones y efectos adversos del yoga No existen contraindicaciones absolutas del yoga, además de que sus diferentes variedades permiten la elección de aquella que más se adapte a las características, expectativas y condiciones del yogui o practicante. En cualquier caso, nunca está de más atender a una serie de precauciones. Como se ha dicho, el yoga puede ser útil para aliviar dolores de tipo osteomuscular, pero cuando el dolor está causado por un problema orgánico identificado, como por ejemplo una hernia discal o la artrosis en una articulación, pueden existir movimientos que resulten contraproducentes. De ahí la necesidad de adecuar la práctica del yoga a las circunstancias concretas de cada cual, y si es posible, consultar con un monitor de yoga, un médico o un fisioterapeuta que defina bien los límites posturales, de movimiento, etc. Finalmente, es recomendable huir de las posturas dolorosas. Si bien alguna postura de yoga, especialmente al principio, puede resultar incómoda, nunca debería ser dolorosa. Las lesiones asociadas a la práctica del yoga son infrecuentes, pero es importante contar con el asesoramiento de un entrenador cualificado , y comenzar en un nivel y estilo ajustado a las capacidades y circunstancias de cada uno. ¡No lo dudes, ponte a practicar yoga en familia! No hay edad para comenzar a practicar el yoga: pueden disfrutarlo los más pequeños y las personas mayores (los abuelos se pueden apuntar también). Tampoco es necesario tener una gran condición física para practicarlo. Así que, si te apetece, ¡ponte a practicar yoga en familia! ¿Quieres que te ayudemos? Regístrate en Savia y podrás hablar gratis por chat con un entrenador personal.
Efectos sobre la salud del uso de mascarillas y gel hidroalcohólico
Artículo especializado

Efectos sobre la salud del uso de mascarillas y gel hidroalcohólico

El uso de mascarillas, de gel hidroalcohólico, guantes y lavado frecuente de manos ya son hábitos que forman parte de nuestras nuevas rutinas motivadas por la pandemia de la COVID-19. Se trata de medidas de protección que es probable que tengan que acompañarnos durante una larga temporada.  Una de las principales consecuencias de estos nuevos hábitos es el aumento de las afecciones de la piel, incluyendo la dermatitis irritativa de contacto y el empeoramiento de situaciones preexistentes como en el caso del acné, la rosácea, la dermatitis seborreica y la dermatitis atópica, entre otras. Estos problemas están localizados, específicamente, en la cara y las manos. Por otro lado, la temperatura y la humedad del verano pueden contribuir al agravamiento de este tipo de afecciones. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Uso de mascarillas La utilización continuada de mascarillas puede propiciar la aparición de síntomas cutáneos, como enrojecimiento en zonas de contacto con la mascarilla como consecuencia de la dermatitis irritativa que se produce. De igual modo, puede producirse la aparición de acné localizado en el contorno de la boca y en la barbilla. Por otro lado, el riesgo de complicaciones cutáneas por el uso de mascarillas es mayor en personas con pieles delicadas y aquellas que padecen rosácea, una afección inflamatoria de la piel caracterizada por una piel intolerante a los cambios de temperatura, los rayos ultravioleta del sol o el uso de cosméticos. Posibles tratamientos Ante la obligatoriedad de llevar mascarilla, se deben encontrar tratamientos o métodos que permitan aliviar estas afecciones cutáneas. Se incluirían aquí cremas hidratantes, cremas con corticoides, jabones y tratamientos con principios activos específicos como el peróxido de benzoílo y los retinoides tópicos, entre otros, en los casos de acné. Habría que analizar cada caso de forma individualizada. En cualquier caso, se recomienda una correcta limpieza e hidratación de la piel. También es importante minimizar las agresiones que pueden provocar, por ejemplo, cierto tipo de maquillajes. De este modo, la transpirabilidad natural de la piel, junto con una buena hidratación y reparación, son elementos esenciales para mantener la piel en unas condiciones óptimas. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Los sanitarios también padecen las consecuencias del uso de mascarillas Seguramente, los profesionales sanitarios son los que padecen las mayores consecuencias derivadas del uso continuado de las mascarillas y elementos de protección frente al coronavirus. Entre las lesiones cutáneas que afectan a las personas que utilizan mascarillas de protección del tipo FFP3, se incluyen erosiones en el puente nasal y en las mejillas. En este sentido, una encuesta reciente con más de 500 profesionales sanitarios de primera línea encargados de tratar a pacientes con COVID-19 en China, identificó síntomas idénticos relacionados con las mascarillas, con dermatitis en la cara o en las manos en el 97% de los profesionales. De este modo, el eritema nasal y las erosiones son frecuentes en los trabajadores que utilizan las mascarillas FFP3. Los efectos de la presión parecen ser la causa principal de las lesiones faciales, y el tiempo de uso de las mascarillas es el factor de riesgo más importante identificado hasta ahora. Las guías publicadas hasta la fecha recomiendan limitar el tiempo de uso de las mascarillas tipo FFP3 a dos horas. Sin embargo, los datos disponibles indican que el personal, en promedio, utiliza las mascarillas durante mucho más tiempo. Algunos sanitarios han sugerido la utilización de una tira de apósito hidrocoloide en el puente nasal debajo de la máscara. Esto podría ayudar a reducir los efectos de la presión cutánea, pero hay que tener presente un posible deterioro del sellado de la máscara. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Uso correcto de la mascarilla El principal problema derivado de un uso excesivo de las mascarillas puede ser la acumulación de bacterias y microorganismos. La mascarilla cubre la cara y se apoya en la nariz y la barbilla. Hablar, respirar, incluso cuando se hace deporte, son actividades que se llevan a cabo con la mascarilla puesta. La acumulación de bacterias en la mascarilla se va multiplicando con el tiempo, por lo que, si no se respetan los tiempos de utilización de las mascarillas − por ejemplo, las 4 horas de vida útil de una mascarilla higiénica − las bacterias se pueden convertir en un problema añadido para la salud. En algunos casos, la inhalación continuada de los microbios acumulados en las mascarillas puede predisponer a padecer infecciones del tracto respiratorio, incluyendo una neumonía bacteriana o vírica. En este sentido, gran parte de las bacterias presentes en la boca o en las vías respiratorias superiores que, en condiciones normales no causarían ningún problema, pueden acabar produciendo infecciones en las vías respiratorias inferiores. Existen otros riesgos asociados a la reutilización excesiva de la mascarilla, como favorecer la aparición de crisis asmáticas. De este modo, los pacientes que padecen asma estarán menos protegidos cuando sus mascarillas hayan perdido su eficacia. Por otro lado, en algunas personas pueden aparecer irritaciones en las orejas derivados del roce producido por las gomas de las mascarillas. En este caso se recomienda la utilización de las tiras especiales que se colocan sobre la nuca y que permiten la colocación de la mascarilla sin afectar a la zona auricular. Finalmente, un uso incorrecto en la colocación de la mascarilla también puede acarrear riesgos para la salud. Si la mascarilla no cubre la nariz y la boca, ésta puede dejar de ser eficaz. De igual modo, la utilización de mascarillas no homologadas puede determinar que la mascarilla no sea eficaz y no cumpla la finalidad para la que se está utilizando. Limpieza de manos y uso de gel hidroalcohólico El lavado constante de manos es otra de las medidas higiénicas más recomendadas para contener la propagación de la epidemia, por lo que, si seguimos esas indicaciones acabaremos el día habiéndonos lavado las manos un número importante de veces. En este sentido, hay que tener en cuenta que los detergentes presentes en los jabones y el alcohol de los geles hidroalcohólicos pueden eliminar la barrera ácido-grasa de la piel, creando rojeces, picor o grietas en las manos. Por ello, se recomienda la utilización de geles sin jabón, que pueden eliminar los virus sin dañar la piel. Otras recomendaciones para preservar la piel en condiciones óptimas pueden ser secar la piel con papel absorbente, evitando frotar las manos con toallas agresivas u otros materiales irritativos, aplicar una crema de manos adecuada después de la limpieza y, respetando siempre la recomendación higiénica, no volver a lavarse las manos si no es necesario. Todas estas medidas pueden contribuir a una buena salud de la piel de las manos. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
COVID-19: Asintomáticos y falsos negativos
Artículo especializado

COVID-19: Asintomáticos y falsos negativos

Dia a día el esfuerzo de muchos científicos es develar las incógnitas sin resolver; el SARS-CoV-2 es un virus que nos ha obligado a sumar todos los esfuerzos para minimizar las perdidas. Hoy seguimos conociéndolo. Su transmisión es sin duda algo que necesitamos controlar. Desde el inicio se han tomado medidas como la cuarentena y la implementación de la PCR como prueba diagnostica junto con la serología. Se trata de herramientas que hoy en día nos ayudan a salvar vidas, identificando los pacientes infectados para aplicar las medidas de control necesarias. Actualmente, uno de los temas de mayor interés es el papel de las personas asintomáticas y su capacidad de transmitir el virus. Se han realizado múltiples investigaciones en este sentido con información contradictoria. Un meta-análisis publicado en junio de este año evalúa todas las publicaciones relacionada con este tema. Aunque parece haber cierto consenso en que su capacidad de contagio es menor que en los pacientes con síntomas, esta es suficiente para necesitar tenerlos controlados. Por otro lado, los falsos negativos, es decir, las personas que se han realizado una PCR y han dado negativo, pero en realidad sí tienen la infección, también puede ser elementos importantes en la transmisión.  Si necesitas hacer un test para el diagnóstico de la COVID-19, puedes reservar cita en los mejores centros Pacientes asintomáticos con COVID-19 Las personas con infección por SARS-CoV-2 que han permanecido asintomáticas parecen presentar una carga viral similar a la de los pacientes que sí presentan síntomas. De este modo, el aislamiento de las personas infectadas debe realizarse independientemente de los síntomas. Los pacientes asintomáticos mantienen una tasa de transmisión inferior a los pacientes sintomáticos, pero ambos representan un riesgo de contagio que debemos mitigar para controlar la pandemia. Los estudios han mostrado que entre un 40 y un 50% de las personas con el virus son asintomáticas o presintomáticas en el momento de propagar el virus, siendo la transmisión más probable justo antes del desarrollo de síntomas. De este modo, las personas asintomáticas pueden encontrarse bien y a las 24 o 48 horas comenzar a sentir síntomas como tos, fiebre, fatiga, etc. En este punto es probable que hayan propagado el virus entre las personas que han estado en contacto, por lo que es imprescindible realizar un buen rastreo de los contactos de pacientes COVID positivos. En un estudio llevado a cabo en la población italiana de Vó, que fue confinada por la pandemia, se recopiló información sobre la demografía, la presentación clínica, la hospitalización, la red de contactos y la presencia de infección por SARS-CoV-2 en casi toda la población. Para ello se analizaron amplios sectores de la población en dos periodos consecutivos de tiempo. En la primera fase del estudio, que se realizó alrededor del momento en que comenzó el cierre de la ciudad, se observó una prevalencia del 2,6% de la población. En la segunda fase que se realizó al final del confinamiento, se encontró una prevalencia del 1,2%. Al igual que han señalado otros estudios similares, el 42,5% de las infecciones confirmadas por SARS-CoV-2 fueron asintomáticas (es decir, no tenían síntomas en el momento de la prueba y no desarrollaron síntomas de forma posterior). Los investigadores no encontraron diferencias en la carga viral de las infecciones sintomáticas con respecto a las infecciones asintomáticas. Muchas variables influyen en la sintomatología que desarrolla cada paciente, datos relativos al sistema inmunológico, la predisposición genética y los antecedentes de enfermedades son algunos de los factores que podrían influir en la presentación clínica y el desarrollo de síntomas graves, leves o apenas perceptible. Si necesitas hacer un test para el diagnóstico de la COVID-19, puedes reservar cita en los mejores centros Falsos negativos de la COVID-19 Las pruebas diagnósticas para detectar la presencia del SARS-CoV-2 son altamente sensibles y fiables. Sin embargo, siempre hay un pequeño margen para que se den falsos negativos y falsos positivos. De este modo, los falsos negativos (cuando la prueba da negativo y sí se tiene la infección por coronavirus) suelen estar relacionados principalmente con problemas en la toma de la muestra o la manipulación inadecuada de la misma. También se puede observar en pacientes con una carga viral muy baja, lo que supone una tasa baja de eliminación del virus. El análisis de los falsos negativos es de suma importancia por sus implicaciones epidemiológicas. Un falso negativo implica la disminución de las medidas de seguridad recomendadas, pudiendo dar a lugar focos de transmisión. El test PCR es la prueba más sensible de los métodos disponibles. Se trata de la técnica de referencia para el diagnóstico de COVID-19, cuya sensibilidad y especificidad es cercana al 100%. La alta especificidad determina que se pueda diferenciar entre dos microorganismos muy parecidos entre ellos, mientras que la alta sensibilidad de la prueba implica que se puedan detectar cantidades muy reducidas de material genético del coronavirus (menos de 10 copias del virus por mililitro de muestra). Sin embargo, toda su eficiencia depende en gran medida del personal sanitario que realice la toma de la muestra y el cumplimiento de los protocolos para dicha prueba. Por esta razón, se complementa el diagnostico mediante serología de anticuerpos frente a la COVID-19, una prueba menos especifica y sensible pero de gran aporte diagnostico. En este ámbito, es fundamental comprender que el resultado de la prueba varía con el tiempo desde la exposición hasta el inicio de los síntomas. Una forma para minimizar el numero de falsos negativos es siempre tener una correlación entre la clínica del paciente y los resultados tanto de la PCR como de la serología. Esto permitiría evitar los resultados negativos de las pruebas realizadas de manera temprana con respecto al curso de la infección, evitando determinar una tranquilidad ficticia en cuanto al riesgo de contagio. Algunos estudios han pretendido estimar la tasa de falsos negativos de las pruebas PCR en función de los días transcurridos desde la infección por SARS-CoV-2. De este modo, se ha observado que durante los 4 días anteriores al momento típico de aparición de síntomas (día 5), la probabilidad de un resultado falso negativo en una persona infectada disminuyó del 100% en el día 1 al 67% en el día 4. En el día del inicio de los síntomas, la tasa media de falsos negativos observada fue del 38%, mientras que la tasa disminuyó al 20% en el día 8 (3 días después del inicio de los síntomas). De este modo, se debe tener cuidado al interpretar las pruebas de PCR para la infección por SARS-CoV-2, particularmente al comienzo de la infección, cuando se utilizan estos resultados como base para eliminar las precauciones destinadas a posteriores transmisiones. Si la sospecha clínica es alta, la infección no debe descartarse basándose solo en los resultados de la prueba PCR, debiéndose considerar cuidadosamente la situación clínica y epidemiológica. Si necesitas hacer un test para el diagnóstico de la COVID-19, puedes reservar cita en los mejores centros
Test rápido de coronavirus para detección de antígenos: una alternativa a la PCR
Artículo especializado

Test rápido de coronavirus para detección de antígenos: una alternativa a la PCR

La prueba estándar para el diagnóstico de infección activa por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es la PCR , siglas en inglés de Reacción en Cadena de la Polimerasa ( Polymerase Chain Reaction ). La PCR es una prueba que permite detectar y amplifica fragmentos del material genético del virus. La muestra se obtiene habitualmente tomando con una pequeña torunda una muestra de las secreciones de la parte de atrás de las fosas nasales (que se denomina la nasofaringe) o también, a través de la boca, tomando una muestra en la faringe . En Savia ya tenemos disponibles Test PCR,  Serológicos y Test rápidos en todo el territorio nacional. Busca un centro cercano y compra el tuyo. Sin embargo, el problema de la PCR es que su resultados tardan en estar disponibles varias horas, por lo que no es útil para un diagnóstico rápido de la enfermedad . Actualmente ya se han comercializado test rápidos que detectan antígenos del virus , es decir detectan partes del coronavirus específicas del mismo. Estas pruebas pueden sustituir o al menos complementar el uso de  la PCR en muchas situaciones. Al igual que la PCR, la muestra que se necesita para realizar un test de detección de antígenos es una muestra de exudado nasofaríngeo , la cual se obtiene introduciendo una pequeña torunda por las fosas nasales . El resultado es más fiable si la muestra se toma en los primeros 7 días desde el inicio de los síntomas. La principal ventaja de estas pruebas es que los resultados están disponibles en unos 15 minutos .  El procedimiento de la prueba es muy sencillo. Se toma la muestra de la nasofaringe. Posteriormente, la torunda con secreciones se introduce en un tubo con un líquido especial donde se disuelven estas secreciones potencialmente infectadas. Después, una gota de ese líquido con secreciones se deposita en un pequeño dispositivo de plástico, parecido a los test que se utilizan para realizar las pruebas rápidas de embarazo. El líquido corre por unas bandas por el interior del dispositivo. En el caso de que el paciente tenga la infección se observa una línea coloreada, que significa que la prueba es positiva. Además, siempre que se usa el test correctamente, aparece una segunda línea que corresponde a un control. Significa que el test ha funcionado bien y el dispositivo estaba en buenas condiciones. Esta línea control se debe colorear tanto en test positivos como negativos. Por lo tanto, en los test positivos aparecerán dos líneas coloreadas : una significa que la prueba es positiva y la otra que el test se ha realizado correctamente. Las pruebas rápidas de detección de antígenos son muy específicas . Esto significa que si la prueba es positiva indican con bastante seguridad que el paciente de verdad tiene la infección (hay muy pocos “falsos positivos”). Los test diagnósticos más recientes han conseguido además una muy aceptable sensibilidad .  Es decir, detectan a una alta proporción de enfermos. Si el resultado es negativo es probable que el paciente no tenga la infección (los “falsos negativos” son escasos). En Savia ya tenemos disponibles Test PCR, Serológicos y test rápidos en todo el territorio nacional. Busca un centro cercano y compra el tuyo. Como todos los test diagnósticos, los resultados de estas pruebas, aunque muy fiables , no son definitivos al 100%. Será el sanitario el que, valorando todas las circunstancias del paciente, sus síntomas, etc. determine si se puede confirmar o excluir el diagnóstico, o es necesario realizar una PCR u otra prueba en caso de duda. Por otra parte, los test rápidos de detección de antígenos son muy distintos a los test rápidos de detección de anticuerpos . Los anticuerpos son las defensas que crea el organismo para defendernos del coronavirus. Dependiendo del tipo de anticuerpo que se detecte, los test de anticuerpos pueden ayudar a diagnosticar una infección en curso, aunque habitualmente pasados 7 días del inicio de los síntomas , o una infección ya pasada . Por ello, los test de anticuerpos, ya sean test rápidos o no, no son útiles para diagnosticar la infección aguda al poco de producirse. Además, la muestra que se usa en los test de anticuerpos es sangre y no secreciones respiratorias . Por ello, en para realizar pruebas de detección de anticuerpos se toma una muestra de una vena o se realiza una pequeña punción en el dedo para obtener una gota de sangre. En definitiva, los test de detección de antígenos permiten una diagnóstico rápido de la infección por coronavirus con la toma de una muestra de secreciones de la nasofaringe . Son especialmente fiables si se hacen dentro de los 7 días del inicio de los síntomas . Pueden resultar en muchos casos una alternativa a otros test más sofisticados aunque más lentos como la PCR. En Savia ya tenemos disponibles Test PCR, Serológicos y test rápidos en todo el territorio nacional. Busca un centro cercano y compra el tuyo. Para saber más Fundación IO. Panbio™ COVID-19 Ag Rapid Test Device. https://fundacionio.com/2020/09/08/panbio-covid-19-ag-rapid-test-device/
Cómo está afectando la “nueva normalidad” a nuestra salud
Artículo especializado

Cómo está afectando la “nueva normalidad” a nuestra salud

La pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 , causante de la COVID-19 , ha cambiado nuestras vidas en pocos meses. En nuestro medio nos creíamos a salvo de plagas y epidemias, pero el virus nos ha recordado la fragilidad humana y del sistema en el que vivimos. Además del impacto directo que puede tener  la infección en la salud, la pandemia puede afectar nuestra salud física o emocional de manera indirecta de múltiples formas. Así nuestra salud se puede ver afectada por las dificultades para establecer relaciones o encontrar apoyos sociales, un menor acceso a los recursos sanitarios, posibles dificultades laborales y económicas, problemas derivados del confinamiento y de las limitaciones para salir de casa, incluyendo problemas de pareja, o por la pérdida de buenos hábitos saludables como la alimentación sana o el ejercicio físico regular. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. En la “nueva normalidad” , que ha llegado tras la primera oleada de la pandemia, se están dando patologías que afectan nuestra salud física y emocional que pueden requerir la ayuda de algún profesional sanitario. Respecto a la salud emocional , cuando se produce un hecho traumático o un acontecimiento vital impactante , como puede ser la infección por coronavirus o la pérdida de algún ser querido, habitualmente la respuesta psicológica al acontecimiento sucede en tres etapas: Una primera fase de ‘respuesta inmediata’ , que se caracteriza por la presencia de emociones intensas y cierta sensación de pérdida de control. En una segunda fase , todavía aguda, se intenta asimilar la experiencia traumática pero predomina una atención centrada en el suceso y sus consecuencias . Se presentan emociones “intrusivas” como la rabia , el miedo o la culpa , e ideas anticipatorias y de indefensión. Se puede producir una desorganización del estilo de vida anterior en mayor o menor medida. Esta fase puede durar varios meses. Finalmente, tras el paso del tiempo se entra en tercera fase de integración y normalización del curso de la vida , sin que esta quede marcada o limitada por la experiencia acontecida. Con más o menos dificultades, la mayoría de las personas alcanzará la tercera fase y logrará superar el problema. Sin embargo,  algunas personas pueden afrontar la situación de una manera inadecuad a y acabar desarrollando un comportamiento disfuncional, que se puede prolongar mucho en el tiempo, por lo que es recomendable que encuentren ayuda profesional de manera temprana. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Los psicólogos nos indican que hay determinados factores de cada persona que pueden hacer que sean especialmente vulnerables a las situaciones traumáticas. La vulnerabilidad será mayor si se acumulan algunas de las siguientes circunstancias: Acumulación de varias fuentes de estrés al mismo tiempo (enfermedad, cuidado de otras personas, pérdida de la fuente de ingresos, incertidumbre sobre el futuro, etc.). Pérdida de personas allegadas , con pérdida de relaciones sociales significativas. Otras experiencias o fuentes de estrés anteriores que se acumulan a la actual. Inestabilidad o fragilidad emocional Escaso apoyo social en el entorno próximo. Recursos económicos Preexistencia de un déficit en las habilidades que permiten el afrontamiento de la situación , como las habilidades para la relación social, o la habilidad para resolver problemas. El comportamiento disfuncional asociado a un hecho traumático puede asociarse  a un empobrecimiento de la experiencia vital , una pérdida de autoestima , una visión negativa de uno mismo, de los demás o del futuro, depresión , aislamiento social , consumo de sustancias , etc. Todas estos sentimientos y situaciones tiende a autoperpetuarse y pueden interfiere de forma muy significativa en los planos social, familiar o laboral. La ayuda profesional por parte de un psicólogo puede normalizar la reacción al evento vital . El psicólogo cuenta con numerosas estrategias que pueden ayudar a superar el problema de manera satisfactoria, y afrontar situaciones futuras con más herramientas para que no se vuelva a producir. Por otra parte, la “nueva normalidad” también se asocia a problemas inesperados desde el punto de vista físico . Las personas que han superado la enfermedad pueden sufrir secuelas físicas en diversos órganos y sistemas secundarias a la infección. Preocupan principalmente las secuelas a nivel del pulmón , por la posibilidad de desarrollar una fibrosis pulmonar tras una neumonía grave. Esta complicación, afortunadamente no muy frecuente, el tejido pulmonar se sustituye por un tejido cicatricial que dificulta la respiración.  Además se ha descrito un riesgo incrementado de trombosis y de problemas de coagulación tras la infección, y de malnutrición tras una enfermedad prolongada. Los pacientes que ha sufrido un ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) también sufren complicaciones concretas por esta circunstancia destacando la debilidad muscular tras la inmovilidad prologada. Otros problemas que estamos viendo con frecuencia son problemas cutáneos derivados del uso prolongado de las mascarillas o del uso frecuente de gel hidroalcohólico, el cual puede llegar a irritar la piel, especialmente si existen patologías cutáneas preexistentes. Finalmente, el confinamiento y las limitaciones en la movilidad pueden hacer que se pierda hábitos de vida saludables como la práctica de ejercicio físico moderado de manera regular o el seguimiento de una dieta saludable, además de un incremento en el número de personas con sobrepeso , o que consumen sustancias dañinas como el tabaco o el alcohol . En definitiva, la “nueva normalidad” puede asociarse a numerosos problemas  tanto físicos como emocionales . Profesionales como los psicólogos ,   nutricionistas , entrenadores personales o médicos generales pueden ser un gran apoyo durante la pandemia. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Para saber más: Madrid Salud. Programa de promoción de la Salud Mental. El impacto Emocional de la Pandemia por COVID-19. Una guía de consejo psicológico. http://madridsalud.es/wp-content/uploads/2020/06/GuiaImpactopsicologico.pdf Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Web de Estilos de Vida Saludable: https://estilosdevidasaludable.sanidad.gob.es/
Secuelas de la COVID-19 en órganos y sistemas
Artículo especializado

Secuelas de la COVID-19 en órganos y sistemas

A medida que avanza la pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 vamos conociendo las posibles secuelas que puede dejar la enfermedad. Además, los sistemas sanitarios van adquiriendo experiencia en la atención de la oleada de pacientes que afortunadamente ha superado la COVID-19. Las secuelas que puede dejar la infección depende mucho de su gravedad y de si ha habido necesidad de un ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) . Los principales problemas que pueden aparecer tras superar la fase aguda de la infección se pueden dividir en cuatro categorías : Secuelas físicas en diversos órganos y sistemas secundarias a la infección. Se trata principalmente de secuelas en el pulmón , que es el principal órgano diana de la infección, y de la posibilidad de desarrollar una trombosis con consecuencias potencialmente graves. Secuelas secundarias a un ingreso en la UCI , especialmente la debilidad muscular , que puede ser muy importante si el ingreso ha sido prolongado. Malnutrición asociada a la enfermedad o al ingreso hospitalario. Secuelas psicológicas debidas a la situación vivida y a todo el sufrimiento que ha acompañado a la enfermedad. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Respecto a las secuelas físicas , preocupa la posible afectación de los pulmones después de una neumonía o infección grave de los pulmones por coronavirus. Por fortuna, la mayoría de los pacientes parece no presentar ninguna secuela pero algunos pueden desarrollar ciertos signos compatibles con fibrosis pulmonar . La fibrosis pulmonar se debe a que el tejido pulmonar normal se sustituye por un tejido cicatricial (similar a las cicatrices de la piel cuando nos hacemos una herida) lo que impide que el pulmón funciones con normalidad. Esto puede producir sensación de falta de aire o cansancio fácil con pequeños esfuerzos. Se cree que la posibilidad de esta complicación es inferior al 5% de las infecciones. Sin embargo, tras una neumonía de cierta importancia por coronavirus los médicos pueden recomendar la realización de algunas pruebas de imagen como una radiografía o un TAC y algunas pruebas de función respiratoria para evaluar la posibilidad de algún grado de fibrosis pulmonar residual tras la infección. Además del pulmón, la infección por coronavirus puede afectar otros órganos o sistemas como el corazón , los riñones , el hígado , y el cerebro . Por ello, los médicos revisan cuidadosamente las analíticas de los pacientes al alta y pueden indicar la repetición de algunos análisis de sangre , principalmente para controlar posibles alteraciones en la función del riñón y del hígado. También puede estar indicado la realización de un electrocardiograma , especialmente si se ha estado en tratamiento con fármacos como hidroxicloroquina o azitromicina , los cuales en raras ocasiones pueden originar algún trastorno en la conducción eléctrica del corazón. La infección por coronavirus también se asocia a un aumento de la coagulabilidad de la sangre, que puede persistir un cierto tiempo tras la fase aguda. Por ello, se ha visto que se pueden formar trombos , principalmente en las venas profundas de los miembros inferiores , dando lugar a lo que se conoce como trombosis venosa profunda. Estos trombos pueden movilizarse dentro de los vasos y acabar obstruyendo algún vaso sanguíneo del pulmón, dando un problema potencialmente muy grave llamado tromboembolismo pulmonar .  ¿Tienes dudas? Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. La trombosis en las piernas se produce especialmente si tras la infección se mantienen inmovilizados los miembros inferiores durante periodos de tiempo prolongado. Tras la fase aguda de la enfermedad, los médicos pueden recomendar algún tratamiento anticoagulante a los pacientes, como la heparina , junto con otras recomendaciones como la movilización frecuente de las piernas y evitar el sedentarismo . Por otra parte, un ingreso en la UCI puede asociarse a complicaciones posteriores, entre las que destacan los problemas derivados a la inmovilidad prolongada. La debilidad muscular por inmovilidad tras una estancia en la UCI es el factor que más afecta la calidad de vida de los pacientes, y el que tarda más en recuperarse . Los síntomas dependen de la duración del ingreso en la UCI, de la gravedad del proceso, o de otras enfermedades asociadas que puede presentar el paciente, pero en cualquier caso puede ser necesario un proceso de rehabilitación que puede prolongarse varios meses. Además, tras la enfermedad se ha detectado que muchos pacientes presentan cierto grado de malnutrición . Los trastornos del estado nutricional tienen un origen multifactorial . La infección puede producir pérdida del apetito , además de pérdida del gusto y el olfato , o asociarse a dificultad para tragar o problemas intestinales . También puede existir debilidad tras una estancia en la UVI. Todos estos factores pueden llevar a una menor ingesta y a cierto grado de malnutrición en un breve espacio de tiempo, lo cual tiene un impacto negativo en la recuperación de la enfermedad. Por ello, puede ser necesario un estudio del estado nutricional y ponerse en manos de profesionales para seguir recomendaciones dietéticas y evaluar si hacen falta suplementos alimentarios . Finalmente, por desgracia esta epidemia está provocando mucho sufrimiento emocional , tanto en los pacientes como en los familiares y personas cercanas . La enfermedad , la soledad con la que la han vivido muchas personas, o la imposibilidad de despedirse de los seres querido en caso de fallecimiento pueden tener un profundo impacto psicológico. La atención y el apoyo psicológico puede ser imprescindible para poder expresar las emociones y superar las secuelas psicológicas. En resumen, tras la fase aguda de la infección por coronavirus pueden quedar numerosas secuelas físicas y psicológicas que pueden tener un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes. La consulta con un profesional de la medicina general que tenga una visión global de todos los posibles problemas puede ser de mucha ayuda para superar la enfermedad de manera satisfactoria. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Cómo reforzar el sistema inmunitario para enfrentarse mejor al coronavirus
Artículo especializado

Cómo reforzar el sistema inmunitario para enfrentarse mejor al coronavirus

El sistema inmunitario es un sistema muy complejo de células y sustancias químicas que sirven principalmente para defendernos de agresiones externas, como patógenos o toxinas. También nos protege de riesgos provenientes de dentro del propio organismo como los tumores . Una duda común en estos tiempos de coronavirus es si hay alguna manera de reforzar el sistema inmunitario para evitar la infección por este virus o para disminuir la gravedad de la infección en caso de que se contraiga. La respuesta es que sí: nuestra sistema inmunitario se ve afectado por numerosos factores internos o externos al organismo y podemos intervenir para controlar algunos de estos factores, aunque otros no dependen de nosotros. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Circunstancias como la edad avanzada , patologías como la diabetes , el consumo de fármacos que debilitan el sistema inmunológico como los esteroides o los inmunosupresores , o diversos factores genéticos , pueden hacer que el sistema inmune esté debilitado y la persona sea más susceptible a contraer infecciones. Además, existen factores psicológicos que también debilitan el sistema inmunitario. Así el estrés o la ansiedad hace que se liberen hormonas como el cortisol que tiene un efecto inmunosupresor. Igualmente, patologías del estado del ánimo como la depresión puede debilitar el sistema inmunitario de manera importante y prolongada en el tiempo. Por el contrario, hay hormonas que potencian la función del sistema inmunitario como las endorfinas . Estas hormonas se liberan en situaciones que generan satisfacción al organismo, tales como la práctica de deporte con una intensidad moderada o tras la actividad sexual . Igualmente, llevar una vida relajada y tener buenas relaciones sociales con la familia, los amigos, en el trabajo, etc. ejerce un efecto muy positivo sobre el sistema inmunitario. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Finalmente, existen numerosos factores relacionados con nuestro estilo de vida en los cuales podemos intervenir y que pueden potenciar en gran medida nuestro sistema inmunitario: Realizar ejercicio físico moderado de manera regular y evitar el sedentarismo , además de ayudar a prevenir numerosas patologías, como la diabetes mellitus tipo 2 o la obesidad, ayuda a reforzar el sistema inmunitario. El ejercicio muy intenso por el contrario puede ser contraproducente pues se asocia a inmunosupresión. La exposición solar moderada y prudente puede potenciar el sistema inmunitario y además favorece la síntesis de vitamina D , la cual es esencial en la lucha contra las infecciones virales incluyendo el coronavirus. Disfrutar de un sueño de calidad para tener un correcto ritmo circadiano también ejerce una influencia positiva en el sistema inmunitario. Son necesarias al menos 7-8 horas de sueño al día. Evitar el consumo de tabaco, alcohol o drogas es esencial para mantener el sistema inmunitario en óptimas condiciones. El consumo de tabaco además de asociarse a cáncer de pulmón, y a un largo número de enfermedades, altera toda la línea defensiva de la mucosa respiratoria la cual es la encargada de evitar la infección por coronavirus. Igualmente, el consumo de alcohol o drogas puede tener un efecto inmunosupresor, con unos mecanismos muy parecidos a los que se producen en situación de depresión o estrés. Seguir una alimentación equilibrada también es fundamental. El déficit de algunos macro y micro nutrientes , como el zinc, el selenio, las vitaminas C o E, entre otros, puede debilitar el sistema inmunitario. Asimismo, la malnutrición que se produce en nuestro medio por el seguimiento de dietas inadecuadas o por enfermedades como la anorexia nerviosa , también se asocia a una inmunosupresión y a una mayor susceptibilidad a infecciones. Una buena noticia es que los cambios en el estilo de vida y la adquisición de hábitos de vida saludables (ejercicio físico moderado, nutrición adecuada, sueño de calidad, etc.) se asocia a mejoras en el sistema inmunológico en un breve plazo de tiempo de apenas días o semanas. Nunca es mal momento para seguir estos hábitos saludables pero las personas de más edad y la infancia son las poblaciones más susceptibles a infecciones y que más se pueden beneficiar de un estado inmunitario óptimo. ¿Tienes dudas? Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Otra duda que surge con frecuencia es si son necesarios suplementos vitamínicos u otros productos de farmacia o parafarmacia para reforzar el sistema inmunitario. Si se sigue una dieta rica y variada no son necesario suplementos, a menos que exista alguna patología concreta que así lo indique. Se recomienda tener una alimentación rica en legumbres, verduras (que aportan la fibra es el mejor prebiótico), cereales, frutas frescas, carne, huevos, pescado y lácteos (incluido yogures, que tienen probióticos como lactobacillus ) para tener todos los nutrientes adecuados para un correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Además, es necesario evitar dietas inadecuadas que puedan excluir nutrientes esenciales de nuestra alimentación diaria. También hay que tener en cuenta que algunos suplementos pueden llegar a ser perjudiciales si se toman de una manera inadecuada. Para seguir las recomendaciones para llevar un estilo de vida saludable, especialmente en todo lo relacionado con el ejercicio físico y la alimentación , puede ser muy útil contar con el consejo de entrenadores personales o nutricionistas que  pueden adaptar las recomendaciones a la edad y a las circunstancias de cada persona. Además el contacto con estos profesionales aportar un extra de motivación muy necesario cuando se emprende un cambio en el estilo de vida. Finalmente, aunque tomemos medidas para potenciar el sistema inmunitario, no hay que olvidar seguir las recomendaciones higiénicas habituales (distancia interpersonal de seguridad, lavado de manos, etc.) para minimizar una posible exposición al coronavirus.  En resumen, aunque la función del sistema inmunitario depende en parte de factores que no podemos controlar, hay numerosas medidas que sí podemos tomar y que pueden potenciar nuestro sistema inmunitario en un corto plazo de tiempo. Estas medidas incluyen llevar una vida social activa, evitando el estrés, seguir una dieta equilibrada y practicar ejercicio físico moderado de manera regular. La ayuda de especialistas puede ser útil para lograr un cambio en el estilo de vida de una forma rápida y agradable.   ¿Tienes dudas? Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Para más información Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad . Web de Estilos de Vida Saludable: https://estilosdevidasaludable.sanidad.gob.es/ Sociedad Española de Inmunología. Sistema inmunitario-Estilo de vida.  https://www.inmunologia.org/Upload/Documents/1/5/1/1510.pdf

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos un mes de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Periodontitis
Enfermedad

Periodontitis

¿Qué es la periodontitis? Una enfermedad también conocida como piorrea y enfermedad periodontal , que pertenece a la especialidad de odontología y es considerada una dolencia de tipo grave. Tipos de periodontitis La periodontitis se puede dividir en tres tipos: Crónica : este tipo de periodontitis surge por malos hábitos como el consumo de tabaco, sumados a una gran acumulación de placa bacteriana y sarro debido a una mala higiene bucodental. Aguda : en este caso la periodontitis aparece de manera brusca, dañando el tejido blando, sin necesidad que haya un exceso de placa bacteriana o sarro. Es frecuente en adolescentes. Úlcero necrosante : es la periodontitis más grave. Es muy dolorosa y además de sangrado e inflamación de las encías puede desarrollar más síntomas, como úlceras en la boca, fiebre y malestar general. Causas de la periodontitis La periodontitis surge a causa de que se acumula placa bacteriana entre los dientes y encías. Esto se debe a que la placa, principalmente formada por bacterias , se adhiere al diente y a la encía debido a la acumulación de restos de comida. Esta placa bacteriana si no se retira, se acumula y endurece formando el sarro, el cual solo se puede retirar mediante el instrumental del dentista. El sarro, si no es retirado, provoca la gingivitis, que es la inflamación de las encías, y si esta no se trata, las bacterias llegan al tejido blando y al hueso de la mandíbula , debilitando el agarre de los dientes, lo que provoca la periodontitis. Síntomas de periodontitis Los signos y síntomas de la periodontitis son: Inflamación de las encías. Aumento de la sensibilidad de las encías. Retracción de las encías. Color brillante de las encías. Aparición de pus en los dientes y encías. Mal aliento. Los dientes se mueven y duelen al comer. Tratamiento para la periodontitis El tratamiento aplicado para la periodontitis varía según la gravedad y/o lo avanzada que esté la enfermedad. Si aún no ha profundizado mucho el tratamiento puede consistir en el raspado y alisado radicular , dos técnicas empleadas para la eliminación de sarro, además de la toma de antibióticos para la infección bacteriana. Sin embargo, si la enfermedad está muy avanzada se debe recurrir a la cirugía. La intervención quirúrgica variará según la necesidad de cada paciente. Puede ser una cirugía para realizar un raspado y alisado radicular más profundo, realizar un injerto óseo o del tejido blando , regenerar los tejidos, o estimular su regeneración. Pruebas complementarias del tratamiento de periodontitis Lo primero que llevará a cabo el médico será una evaluación física de la boca del paciente para ver la presencia de sarro , sangrado y/o debilidad de los dientes. Esto, sumado a los síntomas que le comunique el paciente, le permitirá elaborar un diagnóstico. No obstante, para cerciorarse y ver hasta qué profundidad ha llegado la infección , el médico pedirá pruebas de diagnóstico por imagen, como una radiografía dental. Factores desencadenantes de periodontitis La periodontitis es la infección de la encías que llega hasta el tejido blando y el hueso donde se soportan los dientes, siendo el principal factor desencadenante de esta enfermedad una gingivitis no tratada, puesto que la gingivitis es la enfermedad previa a la periodontitis y sus síntomas son la inflamación de las encías debido a la acumulación de sarro entre estas y los dientes. Factores de riesgo de periodontitis Los principales factores de riesgo que pueden aumentar que el paciente desarrolle periodontitis son: Edad :  cuanto mayor es la edad del paciente más probabilidad hay de padecer la enfermedad. Genética : esta enfermedad muchas veces está relacionada con los antecedentes familiares. Historial médico del paciente : la periodontitis puede ser causada por otras enfermedades que tenga el paciente que dañen el sistema inmunitario o que sean crónicas, como la diabetes. Si el paciente padece gingivitis y no se ha puesto en tratamiento. Hábitos de vida : el consumo de tabaco y otras sustancias sumado a una mala higiene bucal puede aumentar el riesgo de esta enfermedad. También una mala alimentación. Complicaciones de la periodontitis Pérdida de los dientes por su caída. Infección bacteriana. Anomalías en el corazón y los pulmones si las bacterias se van al torrente sanguíneo. Prevención de la periodontitis Tener una correcta higiene bucal. Cepillarse los dientes tras cada comida. Hacer uso del hilo dental y el enjuague bucal. Realizar revisiones dentales periódicas. Acudir al dentista a eliminar el sarro y la placa bacteriana. Especialidades a las que pertenece la periodontitis El especialista médico encargado de tratar la periodontitis es el odontólogo. Preguntas frecuentes ¿Qué precio tiene un curetaje dental? El curetaje dental se realiza dividiendo la boca en 4 cuadrantes, siendo el precio de cada cuadrante entre 60 € y 80 € . ¿Qué es la periodontitis agresiva? Es un tipo de periodontitis similar a la crónica , pero cuya aparición es brusca y ataca de manera muy rápida al tejido blando de la mandíbula sin haber excesiva presencia de sarro y/o placa bacteriana. ¿Qué es la profilaxis dental? La profilaxis dental se emplea tanto para mantener una buena higiene dental mediante la práctica periódica como para evitar el avance de la gingivitis y la periodontitis mediante la eliminación de las bacterias, el sarro y la placa en profundidad. ¿Qué es un especialista en endodoncias? El especialista en endodoncias es el endodoncista y es el médico encargado de mantener y/o recuperar el estado óptimo de salud de la parte perirradicular (alrededor de la raíz) del diente. ¿Qué diferencia hay entre un empaste y una endodoncia? El empaste se realiza tras la eliminación de una caries en la parte superficial del diente, mientras que la endodoncia se realiza en la zona del nervio del diente, extrayendo la pulpa dental.
Rinitis
Enfermedad

Rinitis

¿Qué es la rinitis? La rinitis es una inflamación de la mucosa nasal (su revestimiento interno), que produce síntomas característicos como congestión nasal, moqueo (rinorrea), estornudos y picor (prurito). Cuando esta inflamación se extiende a la mucosa de los senos paranasales (estructuras en forma de cavidad que se encuentran en el macizo facial), se denomina rinosinusitis. La rinitis más frecuente es la de origen alérgico afectando hasta a un 30% de las personas adultas. Este tipo de rinitis se asocia muy frecuentemente como síntoma acompañante en los pacientes diagnosticados de asma . Se puede considerar esta patología como de gravedad moderada, ya que supone una alteración en la calidad de vida del paciente muy importante, interfiriendo en su desarrollo laboral, personal, etc. Tipos y causas de la rinitis Hay distintas clasificaciones de la rinitis. Se pueden dividir los tipos de rinitis en : Rinitis alérgica : producida por una reacción exagerada del sistema de defensa a nivel de la mucosa de la nariz en respuesta a la toma de contacto con sustancias que producen esta reacción al inhalarlas (epitelios de animales, ácaros, inhalantes domésticos, pólenes, etc..). Dependiendo del tipo de sustancia que produce la alergia podrá presentarse de forma estacional o perenne. Rinitis no alérgicas : se producen por distintas causas. En este grupo podemos encontrar: Rinitis infecciosas producidas por un microorganismo como virus o bacterias. Rinitis vasomotoras: se producen por una hiperfunción del sistema nervioso (parasimpático). Rinitis ocupacionales: son debidas a una respuesta en la mucosa nasal ante agentes presentes en el trabajo (animales, graneros, maderas, látex, agentes químicos...etc.). Pueden ser debidas a una reacción alérgica o no. Rinitis producidas por alteraciones hormonales (durante el embarazo, la menopausia, toma de anticonceptivos, en los pacientes que presentan alteraciones tiroideas, etc.) Rinitis desencadenadas por la toma de fármacos como antiinflamatorios, reserpina, metildopa, inhibidores de la ECA, betabloqueantes, anticonceptivos orales, vasoconstrictores, clorpromazina, etc. Rinitis emocionales: desencadenadas principalmente por el estrés y la estimulación sexual. Rinitis seca anterior: la inflamación de la mucosa se produce en los ? anteriores de la fosa nasal y se desencadena por factores ambientales de sequedad, contaminación, aire acondicionado, etc. Rinitis crónica atrófica: también denominada ocena. Es un estado más avanzado de una rinitis seca en el que se ha producido una alteración de la mucosa nasal persistente. Rinitis no alérgica con eosinofilia (NARES): en esta hay un aumento de eosinófilos en la mucosa nasal (un tipo de células de defensa) de forma perenne. Síntomas de la rinitis Los síntomas principales de las rinitis son congestión nasal, moqueo (rinorrea), estornudos, picor (prurito), sangrado nasal (epistaxis) y dolor de cabeza (cefalea). Puede ser uní o bilateral Dentro de cada una de las rinitis, pueden presentarse ligeras diferencias entre los síntomas que presentan. Así en algunas predomina la congestión nasal y dificultad para la respiración por la nariz, esto se da por ejemplo en la rinitis producida por una infección vírica en el catarro común, en el que aparece un moqueo (rinorrea) inicialmente acuosa y después más viscosa con disminución del olfato, con enrojecimiento en la zona nasal, acompañado de fiebre y malestar general. En la rinitis alérgica la congestión es el síntoma predominante acompañado de estornudo en salvas, picor nasal y/o ocular y rinorrea acuosa, apareciendo más frecuentemente en personas jóvenes. Así mismo, la rinitis vasomotora también establece como su síntoma principal la obstrucción nasal acompañada de crisis de moqueo o rinorrea clara con episodios de estornudos, apareciendo en pacientes de edades medias. En la rinorrea crónica no alérgico con eosinofilia (NARES), se presenta la obstrucción nasal con principal síntoma, sin picor ni estornudos. Esta enfermedad se asocia frecuentemente a la presencia de pólipos nasales (crecimiento de tejido anormal en la mucosa de la nariz) y asma. En la rinitis crónica hipertrófica aparece obstrucción nasal alternante, “habla” nasal y moqueo denso. En otras rinitis el síntoma más predominante es la sequedad nasal. Así pasa, por ejemplo, en la rinitis seca anterior en la que pueden aparecer costras nasales y sangrado (epistaxis) frecuente). En la rinitis crónica atrófica (ocena) además es característico que se produzca mal olor, aparecen costras en la mucosa y dificultad para oler. Tratamiento para la rinitis La consideración inicial fundamental es el evitar los desencadenantes que puedan estar asociados. Además, se aconseja lavados nasales con suero fisiológico. El tratamiento farmacológico puede basarse en antihistamínicos orales, para alivio de los estornudos el picor y la rinorrea. Además, pueden indicarse en ocasiones antihistamínicos tópicos, que mejoran los síntomas excepto la sensación de obstrucción nasal. Otra alternativa a nivel tópico son los descongestionantes tópicos (oximetazolina, fenilefrina, etc.), cuya principal desventaja es que no se pueden utilizar durante más de 7 días ya que pueden producir un efecto rebote. El tratamiento de primera línea en la rinitis alérgica son los corticoides tópicos (por ejemplo, mometasona, fluticasona, etc), empleados mientras duren los síntomas aunque sin cronificar su uso ya que pueden alterar la mucosa y además absorberse de forma sistémica . Los corticoides orales en ciclos cortos se utilizan en casos muy severos de rinitis alérgica. Otros tipos de fármacos son el bromuro de ipratropio, la inmunoterapia específica subcutánea, etc. El cromoglicato disódico está indicado en mujeres embarazadas y niños. La cirugía está indicada en aquellos casos que se precise la corrección de deformidades anatómicas, extirpación de pólipos , etc. Pruebas complementarias del tratamiento de la rinitis Rinoscopia anterior . Se trata de la visualización del aspecto de la mucosa nasal en la mitad anterior de las fosas nasales, con objetivación del moco, detección de pólipos, cuerpos extraños que se hayan podido meter, etc. Analítica de sangre y junto con las características de presentación y manifestación de la rinitis, se valora el aumento de eosinófilos. Pruebas cutáneas alérgicas (Prick-test) que confirman el diagnóstico por posible origen alérgico Estudio microbiológico de las secreciones nasales para detectar los microorganismos que pueden estar produciendo la infección y síntomas de rinitis. Pruebas de imagen como radiografías de cavum para descartar al aumento de las adenoides (vegetaciones) en los niños. En caso de sospechar patologías primarias que, de forma secundaria, produzcan la rinitis, se realizan otras pruebas de imagen como TAC o Resonancia Magnética, descartando así la presencia de tumores, pólipos, etc. Endoscopia nasal , con la introducción de un pequeño tubo flexible con una cámara en su extremo y una luz permite una visión directa del trayecto nasal Rinomanometría (estudio del flujo de aire que pasa a través de las fosas nasales a diferentes presiones durante la inspiración y la espiración), rinometría acústica (prueba que valora la geometría de las fosas nasales basándose en la reflexión de una onda acústica), que se realizan en casos seleccionados. Factores desencadenantes de la rinitis Los factores desencadenantes pueden ser la toma de ciertos medicamentos (IECAs, AINEs, anticonceptivos u otros tratamientos hormonales, beta-bloqueantes, inhibidores de la 5-fosfodiesterasa…), traumatismos o cirugía en la nariz, alteraciones hormonales, exposiciones ambientales o laborales a sustancias (cambios de temperatura, exposición al humo del tabaco, a fuertes olores, etc.) Factores de riesgo de la rinitis Factores genéticos predisponentes (tener familiares de primer grado con rinitis). Padecer otras enfermedades que se asocian a la aparición de rinitis (asma, dermatitis atópica, etc.). Exposición a sustancias que provocan la reacción anómala del sistema inmune y la aparición de los síntomas (polvo de semillas, madera o textiles, productos químicos, epitelio de los animales, ácaros, alimentos etc.) Complicaciones de la rinitis Pueden aparecer por la obstrucción y aumento de secreciones son: Desarrollo de infecciones como otitis, sinusitis, etc. Aparición de pólipos nasales . Hipertrofia de cornetes. Deformación de la boca con paladar ojival . Alteración de la calidad de vida (interferencia en la vida laboral, escolar, actividades de ocio, etc.) Insomnio. Aparición de halitosis (mal olor del aliento) Irritación de la piel de las aletas nasales (sus lados), al hacer fricción y roce de forma continua con pañuelos Irritación ocular con aparición de conjuntivitis asociada . Prevención de la rinitis Evitar la exposición a todas aquellas sustancias que actúan como alérgenos y desencadenan la sintomatología de la rinitis (polen, epitelio de perros...etc.) Uso de vacunas (inmunoterapia) destinadas a disminuir la reacción exagerada del sistema inmune en las alergias. Adecuada higiene de manos para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas de vías altas que producen rinitis (catarros, sinusitis, etc). Especialidades a las que pertenece la rinitis La rinitis es una patología cuyo diagnóstico inicial y tratamiento puede realizarlo el médico de atención primaria. Si él detecta alguna alteración grave, será remitido al médico especialista en otorrinolaringología. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la alergia? La alergia es una alteración en el sistema inmune que puede detectar si una sustancia de anómala es un agente lesivo para el organismo, reaccionando de forma exagerada y activando una cascada de procesos inflamatorios dispares en el organismo que se convierte en algo lesivo para el propio cuerpo. ¿Es la rinitis un síntoma de la alergia? Dentro de las manifestaciones de alergias a sustancias que se inhalan puede manifestarse la rinitis de forma frecuente como síntoma de una alergia. ¿Puedo desarrollar alergia en cualquier momento de mi vida? Sí, en cualquier momento de la vida se puede producir una respuesta anómala del sistema de defensa ante cualquier agente (alimentos, químicos, pólenes…) aunque suele ser una alteración que se presenta de forma más frecuente desde la edad infantil. No se sabe con certeza por qué hay alergias que se originan cuando la persona tiene más edad, pero se ha asociado a posibles alteraciones hormonales o por disfunciones del sistema inmunológico . ¿Qué es la rinoconjuntivitis? Es la asociación de rinitis y conjuntivitis (inflamación de la mucosa nasal y la conjuntiva ocular “el blanco de los ojos”) que aparecen frecuentemente asociados cuando el paciente presenta alergia a una determinada sustancia (polvo, pólenes, etc.). Aparece congestión nasal, moqueo persistente acuoso, lagrimeo, ojo rojo, picor nasal y ocular. ¿Qué es la rinitis crónica? Es la aparición de los síntomas de rinitis de forma persistente debido a la repetición sucesiva de episodios de rinitis aguda que generan fenómenos inflamatorios que no desaparecen de la mucosa de la nariz. Aparece obstrucción nasal intermitente/persistente , disminución del olfato y moqueo.
Paperas
Enfermedad

Paperas

¿Qué son las paperas ? Las paperas o parotiditis es una enfermedad infecciosa producida por un virus (virus de la parotiditis) del grupo de los llamados Paramixovirus. Antes de que existiera la vacuna frente a este virus en el calendario vacunal infantil, la infección predominada sobre todo en invierno y primavera, con aparición de epidemias cada 2 - 5 años. Era una enfermedad habitual que aparecía en los niños. En la actualidad, más del 50%  de los casos se dan en adultos jóvenes. Salvo que existan complicaciones, no es una enfermedad grave. Tipos de paperas Primaria por infección vírica o secundaria por sobreinfección por bacterias en pacientes con las defensas bajas (inmunodeprimidos). Causas de las paperas La causa de las paperas o parotiditis es el desarrollo de una infección producida por un virus  de la familia de los Paramixovirus. La transmisión de la infección se realiza entre una persona enferma y una sana por medio del contagio al contacto con pequeñas gotitas de saliva o moco que contiene el virus. Síntomas de las paperas Tras un periodo de incubación de entre 15 - 25 días , puede existir una fase llamada prodrómica en la que existen síntomas como malestar general, fiebre y dolores musculares. Después pueden aparecer los síntomas más característicos con afectación de las glándulas parótidas (situadas en cada lado de la cara justo antes de las orejas) que se presentan inflamadas (una o las dos a la vez) y otras glándulas salivares, con dolor que aumenta al tomar líquidos ácidos y sensación de tumefacción y fiebre . Tratamiento para paperas No existe un tratamiento específico para las paperas. Los fármacos que se pautan van destinados al control de los síntomas. Se indica llevar una dieta blanda, evitando alimentos ácidos que provocan mayor salivación. Se pautan fármacos antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, etc.) y aplicación de compresas frías en la región parotídea (por delante de la oreja). En el caso de complicaciones también se trata de forma sintomática según el tipo de complicación. Pruebas complementarias del diagnóstico tratamiento de paperas El diagnóstico de la parotiditis se basa mayoritariamente en la exploración física y la entrevista clínica por parte del médico . Pueden realizarse pruebas complementarias como analítica de sangre con la realización de una serología para detectar los anticuerpos específicos contra el virus (pequeñas proteínas del sistema de defensa que se producen para luchar contra el virus). También se puede detectar la presencia de pequeñas partes del virus (antígenos) o realizar un cultivo de células para detectar la presencia del virus en ellas. Factores desencadenantes de las paperas El principal factor de riesgo para padecer paperas es no estar vacunado de la triple vírica. S e trata de una vacuna incluida en el Sistema Nacional de Salud para niños . Factores de riesgo de las paperas No estar vacunado frente al virus que produce la parotiditis, incluida en la vacuna triple vírica. Estar en contacto con una persona que padece la enfermedad. Estar en centros cerrados como colegios, etc. Época del año: invierno. Complicaciones de las paperas Las complicaciones más frecuentes son: Meningitis: afectación del sistema nervioso central con inflamación e infección en las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal.Es la complicación más frecuente. Raramente deja secuelas, siendo la más frecuente la sordera. Orquitis y/o epididimitis : infección e inflamación de los testículos y el epidídimo (estructura que hay sobre los testículos). Puede causar infertilidad en los varones. Pancreatitis: aparición de dolor abdominal por presencia de inflamación de la glándula pancreática por la infección. Prevención de las paperas La prevención fundamental es la vacunación con la vacuna de la triple vírica que contiene la vacuna frente al virus de la parotiditis. Cuando se tiene contacto con un paciente diagnosticado de parotiditis se precisa siempre extremar las medidas de higiene, siendo algo fundamental el lavado de las manos. Especialidades a las que pertenecen las paperas La parotiditis o paperas es una enfermedad que habitualmente es diagnosticada y tratada por el pediatra de atención primaria o el médico de familia. Si existen complicaciones puede ser preciso la derivación del paciente a revisión hospitalaria o a consulta de especialistas de urología, neurología, etc., según la complicación que se dé . Preguntas frecuentes ¿Cuánto tiempo duran las paperas? Tras el periodo de incubación la inflamación de las glándulas parótidas tardan entorno a 3 días, generalmente primero una parótida y la otra 1 - 2 días después. Los síntomas ceden lentamente en 3 - 7 días. ¿Cuál es la vacuna contra las paperas? La vacuna contra las paperas o parotiditis está incluida en la vacuna llamada triple vírica en la que , además de producirse la inmunización contra este virus, también se vacuna al paciente contra el virus de la rubéola y el virus del sarampión, incluidas en la misma vacuna. Esta vacuna forma parte del calendario de vacunación infantil del Sistema Nacional de Salud español. ¿Cuál es el periodo de contagio de las paperas? El periodo de transmisión se da desde 7 días antes hasta 9 días después del inicio de los síntomas. ¿Cómo se contagian las paperas? El contagio se produce por el contacto con pequeñas gotitas de saliva o moco que contienen el virus de un paciente que tiene la enfermedad (al estornudar, toser, etc.) ¿Cuál es el efecto de la vacunación? La vacuna contra las paperas incluida en la triple vírica está compuesta por virus atenuados , es decir, virus a los que se les ha modificado para que no produzcan la enfermedad pero cuya estructura sí pueda ser detectada por el sistema inmunológico del organismo. Esto provoca en él una reacción de defensa en la que se producen anticuerpos (pequeñas proteínas capaces de reconocer la estructura del virus y “presentarselas” a las células de defensa del cuerpo para que actúen contra él). Así, en el organismo queda la memoria de esos anticuerpos y si en un momento futuro tras la vacunación el cuerpo toma contacto con el virus real, el sistema de defensa del organismo está preparado para reconocerlo, atacar y destruir antes de que produzca la infección.
Pediculosis
Enfermedad

Pediculosis

¿Qué es la pediculosis? La pediculosis, también conocidos como piojos, es un tipo de ectoparásito (parásitos externos), muy contagioso, producida por una infestación del piojo. Afecta las partes del cuerpo con vello o pelo del cuerpo o de la ropa, infectados con huevos o larvas de piojos (liendres) o piojos adultos. Las etapas larvarias de este insecto se alimentan con sangre humana, provocando gran picazón. La pediculosis se contagia fácilmente de persona a persona durante el contacto directo. Tiene distribución mundial y puede afectar a todos los niveles sociales y razas. Es más frecuente en niños de 5-15 años en edad escolar y suele ser más común en el sexo femenino. Es una enfermedad común y es leve, ya que responde muy bien al tratamiento y sobre todo no pone en riesgo la vida de la persona que la padece. Tipos de pediculosis La pediculosis se clasifica según el lugar donde se manifieste, esta puede ser: Pediculus humanus capitis : son los piojos de la cabeza, están normalmente localizados sobre el cuero cabelludo. Producen picazón intensa sobre todo parte posterior de la cabeza y detrás de las orejas y afectan mayormente a niños de edad escolar. Está infestacion no tiene que ver con la falta de higiene, aunque en lugares de hacinamiento y escasas condiciones higiénicas son más frecuentes. Pediculus humanus pubis : el piojo del pubis se conoce con el nombre científico Phthirus pubis , y se conoce comúnmente como ladilla. Son criaturas pequeñas de seis extremidades que invaden el vello de la región púbica y la infestan con sus huevos. Estos piojos también pueden infestar el vello axilar y las cejas, pero son arrastrados a la región púbica. Son frecuentes entre personas sexualmente activas. Pediculosis del cuerpo : los piojos se encuentran o viven en las prendas de ropa y depositan sus huevos. Solo salen  del cuerpo y se dirigen a la piel para alimentarse con la sangre del huésped y luego regresan a la ropa. Se pueden ver en personas que rara vez se quitan la ropa y viven en situaciones de hacinamiento donde las personas viven muy juntas y sin higiene. Se transmiten por el contacto corporal o por compartir vestimenta. Presentan pápulas pruriginosas, excoriaciones y áreas de pigmentación. Causas de la pediculosis La causas de la pediculosis, es principalmente la deposición de los huevos pequeños sobre el cuero cabelludo que lucen como escamas, pero en lugar de desprenderse del cuero cabelludo, permanecen firmemente adheridos. Estos pueden sobrevivir en la ropa, tapetes y en la cama hasta 10 días y sus huevos pueden vivir por más de dos semanas. También se diseminan fácilmente y se pueden pegar cuando se entra en contacto cercano con una persona infestada o toca sus ropas. Tanto los piojos de cabeza como los corporales, pueden transmitirse mediante el contacto directo con una persona infestada. El compartir ropa, peines o cepillos también puede facilitar la transmisión de estos insectos. Mientras que otros medios son posibles, los piojos púbicos son transmitidos con mayor frecuencia a través del contacto sexual. Síntomas de la pediculosis Los síntomas de la pediculosis incluyen: sentir prurito intenso en el cuero cabelludo, picazón o rascarse en el área del cuerpo de la que los piojos se alimentan. Huevos de piojo o liendres en el pelo y pequeños bultitos rojos o llagas provocadas por el rascado, entre otros síntomas. Tratamiento para la pediculosis El tratamiento para la pediculosis consiste en matar las liendres, ninfas y piojos. Existen tratamientos con pediculicidas tópicos que suelen ser muy eficaces, como son Permetrina, Lindano, Malation, Benzoato de bencilo y medicamentos orales utilizados en caso de resistencia como son la Ivermectina , suprimen la conducción de los impulsos nerviosos de los insectos y Trimetropim sulfa . Para el prurito o picazón también se pueden administrar antihistamínicos orales o de personas con piojos en la cabeza. El uso de Lindano no se recomienda en bebés, niños pequeños y mujeres embarazadas o que estén lactando. Se recomienda repetir el tratamiento entre 7-10 días después para asegurar que no hayan sobrevivido liendres. Hay peines especiales llamados liendreras, disponibles para retirar las liendres del cabello. Se deben seguir al pie de la letra las instrucciones del medicamento utilizado  con relación a la dosis y duración del tratamiento. Pruebas complementarias del tratamiento de la pediculosis Las pruebas diagnósticas para el tratamiento de la pediculosis, es principalmente la exploración y observación directa del piojo y las liendres en el cuero cabelludo. Frecuentemente se detecta la infestación por la visualización de liendres. También existen otras formas como son: el peine de dientes finos llamado liendrera, más más rápido y útil para encontrar los piojos y liendres principalmente en región occipital y retroauricular. Lupa con luz o lámpara de cuello de ganso, o lámpara de luz ultravioleta o de wood . Factores desencadenantes de la pediculosis El factor desencadenante principal de la pediculosis es tener contacto con una persona infestada de piojos . Factores de riesgo de la pediculosis Los factores que aumentan el riesgo de tener pediculosis incluyen: Los niños de edad escolar primaria tienen mayor riesgo de tener pediculosis. Los piojos de la cabeza suelen migrar de un cabello a otro, independientemente de la higiene de la persona. Las personas que tienen relaciones sexuales sin protección y sin conocer a su pareja sexual tienen más riesgo de tener pediculosis púbica. La personas que viven muy juntas o hacinamientos, como albergues, campos de refugiados o que vivan en la calle, que no se cambien la ropa y con poca higiene para el aseo son propensos a la pediculosis corporal. Complicaciones de la pediculosis La pediculosis es un tipo de enfermedad que no presenta riesgos para la vida de las personas . Se puede producir una dermatitis por el rascado continuo sobre la piel donde pica el piojo. Prevención de la pediculosis Para prevenir la pediculosis se debe : Evitar el contacto físico con personas infestadas y sus pertenencias, especialmente ropa, accesorios para la cabeza y ropa de cama. Es muy valiosa la educación de la salud con relación al ciclo vital de los piojos, el tratamiento apropiado y la importancia de lavar la ropa y la ropa de cama con agua caliente o lavarla en seco, para destruir los piojos y liendres. Hacer una inspección directa periódica de la cabeza de los niños y, cuando sea indicado, del cuerpo y de la ropa, especialmente en colegios, instituciones, asilos y campamentos de verano. Revisar frecuentemente la cabeza de los niños usando el peine. Especialidades a las que pertenece la pediculosis Las especialidades a las que pertenece la pediculosis son dermatología, medicina de familia o general y en casos de niños, pediatría. Preguntas frecuentes ¿Qué es una liendre? Las liendres son los huevos depositados por los piojos hembras en el pelo de las personas, donde permanecen hasta que se abren de 8-10 días aproximadamente. Tienen una forma de cápsula ovalada, de color blanco cuando son visibles y amarillentas cuando están vacías o muertas (secas), se pueden confundir muy fácilmente con la caspa. Poseen una membrana que las rodea y hace que se fijen al pelo por medio de una sustancia gomosa similar a la de un pegamento. ¿Qué es un piojo? Los piojos, también llamados Pediculus humanos capitis , son insectos parasitarios que se encuentran en el pelo de las personas. El piojo adulto tiene un tamaño de 2 a 4 mm. de largo, tiene 6 patas y su color es de marrón a grisáceo. Las hembras son las que depositan las liendres y por lo general son más grandes que los machos, y pueden vivir hasta 30 días en la cabeza de la persona. Para sobrevivir, el piojo adulto necesita alimentarse de sangre. ¿Por qué se usa vinagre con los piojos? El vinagre se usa para los piojos porque contiene ácido acético, que permite disolver el cemento que mantiene a las liendres pegadas al cabello. También es un antiséptico y el olor fuerte que tiene no le gusta a los piojos. El uso del vinagre puede facilitar su extracción pasando un peine fino de la raíz a la punta. Es uno de los remedios caseros más antiguos que se utiliza para tratar los piojos. Aunque en ocasiones  no suele ser efectivo en todos lo casos y se debe acudir a otros tratamientos. ¿Qué son las ladillas? La ladillas son llamadas pthirus pubis, y son piojos púbicos, los cuales son pequeños insectos parasitarios que se adhieren a la piel y el vello del área genital. Se transmiten durante el contacto sexual y sobreviven alimentándose de la sangre de la persona que lo tiene. ¿Es verdad que los piojos se hacen resistentes a los productos de erradicación? Los piojos pueden hacerse resistentes a los productos de erradicación, sólo cuando se usan en las personas que no tienen piojos, es decir, si lo utilizan de manera preventiva, puede que algunos tratamientos ya no sean efectivos para erradicarlos porque le crean resistencia.