Nutrición y Dietética

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Dieta Proteica: fases y mantenimiento
Artículo especializado

Dieta Proteica: fases y mantenimiento

Dieta Proteica ¿cómo funciona? La dieta proteica es un programa dietético cuyo objetivo primario es la pérdida de peso de forma eficaz y segura. En el proceso de pérdida de peso hay dos aspectos importantes. El primero es imprescindible la actitud y el convencimiento de la persona que desea la pérdida de peso y el segundo el acompañamiento del profesional que le ayudará a conseguir sus objetivos con una supervisión de todo el proceso.  La pérdida de peso debe ser de forma progresiva y segura, con un programa dietético fácil de realizar. La dieta proteica es un método sencillo de pérdida de peso y avalado con numerosas publicaciones científicas. Como sabemos, adelgazar es la pérdida de peso a expensas de pérdida de grasa, si la pérdida de peso es por pérdida de músculo o de agua se considera, desnutrición o deshidratación, situaciones que vemos en consulta con pacientes que han realizado algún tipo de dieta inadecuada o sin control de un profesional. El plan de dieta proteica debe ir acompañada de un plan de ejercicio para conseguir hábitos saludables.  Características de la dieta proteica La dieta proteica se caracteriza por una serie de aspectos que le diferencia de cualquier otra dieta. Es una dieta cuyo valor calórico es muy bajo. La dieta proteica es una dieta muy baja en calorías (VLC, las siglas en inglés), aportando unas 800 Kcal. Este aspecto ya le confiere una eficacia en si misma por tener un balance energético negativo. Es una dieta en el que se disminuye la ingesta de hidratos de carbono y grasa, pero mantenemos las necesidades nutricionales con respecto a las proteínas. De esta manera conseguimos mantener la masa muscular.  La disminución de ingesta de los hidratos de carbono y de grasas condiciona a que el organismo entre en una cetosis metabólica leve controlada. De esta manera el organismo obtiene la energía que necesita en el día a día de los propios depósitos, que es la grasa. Por ello, aumentan los niveles de cuerpos cetónicos siendo la fuente de energía fundamental, en vez de la glucosa. Esto conlleva dos consecuencias. Primero se potencia la pérdida de peso y segundo por el aumento de los cuerpos cetónicos existe un mecanismo que condiciona una sensación de bienestar y de saciedad, es decir de no tener hambre.  Por todo ello, la dieta proteica es un método eficaz de pérdida de peso de forma saludable y controlada.  Existe otro beneficio de la dieta proteica es que en un segundo periodo se realiza una reeducación alimentaria que, junto con la recomendación de ejercicio físico, se consiguen hábitos saludables y mantener en el tiempo esa pérdida de peso conseguida.  Fases de la dieta proteica La dieta proteica se estructura en unas fases de pérdida de peso. Hay un primer periodo denominada Fase Activa donde se da la mayor pérdida de peso y un segundo periodo que es la Fase de Reeducación Alimentaria. En todo el periodo se mantienen 5 comidas al día.  Fase activa: Son las Fases 1 y 2. Aproximadamente en estas dos fases se consigue una pérdida aproximada del 80% del peso que se debe perder o se quiere perder. Son las fases en la que se da mayor restricción calórica, por ello se consigue una rápida pérdida de peso al “consumir los depósitos grasos del organismo”. Durante este periodo se usa unos productos para asegurar la ingesta adecuada de proteínas, así como la disminución de grasa y de los hidratos de carbono, y se acompaña de unas verduras a elegir para cubrir las necesidades de fibra. Ya en la Fase-2, que se subdivide en 2.1 y 2.2; se introducen proteínas naturales (carnes, pescados, huevos) junto con las verduras. Fase de reeducación alimentaria: Esta fase se subdividen en otras cuatro (3.1, 3.2, 3.3, 3.4) en la que en cada fase se introduce un grupo alimentario (frutas, cereales, legumbres,…) para conseguir realizar una reeducación alimentaria y así que junto con el ejercicio prescrito, se consiga hacer consciente de la importancia de instaurar en nuestra vida, en el día a día hábitos saludables.  Fase de mantenimiento: Es el momento del alta del programa, donde una vez conseguidos los objetivos de pérdida de peso y la instauración de hábitos saludables en nuestra vida, lo deseable es el mantenimiento de nuestro peso saludable. En este momento, se entrega una documentación con lo aprendido en la fase anterior (reeducación alimentaria) junto con otras pautas para mantener nuestro peso y así evitar el temido “efecto yoyo”. Así conseguimos que la pérdida de peso sea eficaz y mantenida en el tiempo, para que nuestra salud e imagen personal positiva, se mantenga en el tiempo.  Control para hacer una dieta proteica Como en toda dieta es preciso un control de salud, por ello realizamos un control analítico al inicio y en muchas ocasiones al final. Además se recomiendan una serie de suplementos como vitaminas, y otros como Omega-3 que ayudan al mantenimiento de la salud.
Comer saludable en Navidad
Artículo especializado

Comer saludable en Navidad

En Navidad surge la preocupación por el riesgo de que las comidas copiosas y los dulces  navideños tengan un impacto en la salud digestiva y en la composición corporal. Sin  embargo, la realidad es que cuando la dieta es saludable todo el año, cuatro días siguiendo unos hábitos algo diferentes no deberían afectar a la salud. Una Navidad saludable es compatible con las celebraciones en familia y, para ello, se  recomienda mantener una serie de hábitos los días antes, durante y después de la  Navidad. ¿Qué comer los días que rodean a la Navidad? Los días anteriores y posteriores se debe evitar tanto caer en compensaciones como  dejarse llevar y convertir 4 días de malos hábitos en 2 meses. Para un buen equilibrio  intestinal y buena salud general: Llevar una dieta equilibrada: rica en verduras, frutas, cereales integrales, frutos secos, semillas y legumbres. Priorizar éstas a otros grupos de alimentos. Incluir alimentos y especias antiinflamatorias como la cúrcuma y los pescados grasos pequeños. Mantener una buena hidratación para ayudar al tránsito intestinal. No saltarse comidas con el objetivo de no engordar si se tiene hambre. Aprovechar los días de vacaciones para disminuir la cantidad de cafeína que se toma al día. Experimentar con nuevas recetas y platos saludables que poder incluir el día de Navidad. Limitar la compra de dulces navideños a los días de celebración y contar con alternativas caseras más saludables. ¿Qué comer en días de celebración? Durante las comidas y cenas familiares es normal excederse en cantidades y tipos de  alimentos que no corresponden con una dieta saludable. Al reunirse varias personas con distintas formas de comer, no siempre se van a poder elegir todos los platos que se van a servir. Es un momento del año en el que los alimentos adquieren un significado que va más allá de la salud , y por ello se debe ser compresivo y disfrutar de la compañía y  de la comida sin colocar el foco en su valor nutricional. Sin embargo, sí hay varios puntos a tener en cuenta para mejorar las digestiones y  proteger al organismo del impacto que puedan tener estas comidas: Continuar con una buena hidratación. Si se va a consumir alcohol, beber primero agua y asegurar su ingesta. Priorizar bebidas de bajo grado alcohólico y evitar destilados. Incorporar infusiones que ayuden a la digestión: cúrcuma, jengibre, manzanilla, anís, hinojo. Plantear incluir algún plato saludable en el menú de Navidad: caldos, legumbres, pescados, carnes magras, verduras asadas, ensaladas, etc. Incorporar fruta como una alternativa o además de los tradicionales dulces navideños. Ser consciente de la repercusión que una comida copiosa pueda tener en la digestión y de cómo va a interferir en la manera de disfrutar de las celebraciones. ¿Qué otros hábitos no dietéticos son recomendables? La salud y el bienestar no sólo dependen de la dieta, aunque ésta sea un factor muy  importante. Otros hábitos que debemos tener presentes en estas fechas son: Mantenerse activo para conservar un buen estado de salud. Aprovechar el tiempo libre para hacer deporte y caminar más. Cuidar los niveles de estrés. Aunque esta época es muy ilusionante para muchos, también es muy estresante para otros. Es crucial prestar atención a la salud mental y no dejar de reservar momentos de tranquilidad y calma los días de  vacaciones. Dormir más. En ocasiones los horarios de trabajo y otros factores afectan a la cantidad y calidad del sueño. Es recomendable aprovechar las vacaciones para asegurar un descanso de mínimo 8 horas para ayudar a la salud física y mental. En conclusión, los pilares para una Navidad saludable son incorporar alimentos ricos en  macro y micronutrientes tanto en Navidad como los días que la rodean (vegetales,  semillas, legumbres, etc), mantenerse activo, manejar el estrés, hidratarse y no dejar de  disfrutar de las reuniones con amigos y familiares.
Comer vegetariano en Navidad
Artículo especializado

Comer vegetariano en Navidad

Se acercan Nochebuena y Navidad, fechas en las que la familia se reúne alrededor de la  mesa para disfrutar juntos de comidas y cenas. Diseñar un menú navideño para varias personas puede ser complicado cuando entre los comensales hay tanto personas vegetarianas/veganas como otras que no lo son. Por  ello, a continuación propongo una idea de menú vegetariano navideño muy nutritivo y  apetitoso para todos. La cantidad de los ingredientes dependerá del número de  comensales. Entrantes A. Opción ovolacteovegetariana: canapés de queso de cabra con cebolla caramelizada Ingredientes: Tostaditas de pan integral. Rulo de queso de cabra. Cebolla. Aceite de oliva virgen extra. Preparación de la cebolla caramelizada: Cortar la cebolla en juliana. Con el fuego bajo, pochar la cebolla hasta que se torne  marrón. Como es un proceso largo, se puede añadir una cucharadita de bicarbonato  para acelerar el proceso. Tardará aproximadamente media hora en cocinarse. B. Opción vegana: canapés de hummus con granada Ingredientes: Tostadas de pan de centeno. Hummus. Especia: Ras El Hanout para decorar. Granada. Aceite de oliva virgen extra. Preparación: máximo 30 minutos antes de la comida, untar las tostadas con 1-2  cucharaditas de hummus. Espolvorear Ras El Hanout. Rociar ligeramente con aceite y  colocar 5-6 semillas de granada por tostada. Primer plato: vichysoisse Ingredientes: Puerro Patata Cebolla Sal Nata de soja para cocinar. Perejil. Aceite de oliva virgen extra. Croûtons/picatostes Preparación: Cortar y saltear el puerro y la cebolla en una sartén con aceite de oliva virgen extra. Hervir el puerro, la cebolla y la patata hasta que se ablanden. Añadir la nata de soja y triturar. Servir y decorar con perejil picado y croûtons. Segundo plato: lasaña de soja texturizada Ingredientes: Soja texturizada (trozos pequeños-medianos). Albahaca. Orégano. Sal. Ajo. Zanahoria. Tomate natural triturado. Cebolla. Pasta de lasaña sin huevo. Queso vegano rallado. Proceso: Relleno: Colocar la soja texturizada en remojo con el doble de agua fría 15-20 minutos. 2. Picar la cebolla y la zanahoria y rehogar. Cuando estén a medio hacer, añadir la soja texturizada y el ajo picado. 4. Cuando todo esté cocinado, añadir el tomate triturado, la albahaca y el orégano (al gusto) y bajar el fuego a medio-bajo. Dejar cocinar 20 minutos o hasta que caramelice el tomate (sabor ligeramente dulce). Preparación: Humedecer la pasta de lasaña según las instrucciones del envoltorio y colocar sobre un trapo de cocina limpio para que absorba el exceso de agua. 2. Montar la lasaña alternando una capa de pasta con otra de carne. 3. Añadir queso vegano por encima y gratinar. Postre: crema de coco y mango Ingredientes: Crema de coco. Coco rallado. Mango fresco. Preparación: Cortar el mango en pedazos y juntar con la crema de coco en un recipiente. 2. Batir hasta que quede una mezcla suave, sin trocitos. Colocar en copas, taparlas y dejar enfriar en la nevera. A la hora de servir, decorar por encima con coco rallado.
Nutrición para runners principiantes
Artículo especializado

Nutrición para runners principiantes

Para un corredor, es tan importante la preparación física y mental como cuidar la  alimentación para mejorar el rendimiento y prevenir lesiones. La dieta debe ser  equilibrada en macro y micronutrientes durante todo el año, haciendo hincapié en lo  que se ingiere antes, durante y después de correr. Los carbohidratos, la principal fuente  de energía, adquieren una especial importancia para los corredores. Éstos deberán ser de un tipo u otro dependiendo de en qué momento se ingieran. Dieta y estilo de vida saludables todo el año Los cambios en la dieta al hacer ejercicio no consisten en comer más de lo que sea, sino  en comer mejor y de forma más eficiente. A menudo, cuando se habla de estilo de vida  saludable del corredor, sólo se tienen en cuenta los macronutrientes (aumentar  proteína, grasa y carbohidratos). Sin embargo, hay otros 3 pilares fundamentales: Micronutrientes: vitaminas B, C y D; hierro, sodio, calcio, fósforo, etc. Permiten que el rendimiento físico, la inmunidad y producción de colágeno del deportista sean las adecuadas. Hidratación: esencial para el rendimiento y prevención de lesiones y otras complicaciones al hacer ejercicio (mareos, calambres). Sueño: fundamental para el rendimiento físico porque ayuda a conservar la función mitocondrial. Nutrición antes de correr Los consejos comunes a todos los tipos de corredores para antes de la práctica deportiva  son: Evitar alimentos difíciles de digerir : cereales integrales (pasta integral, arroz integral), frutas y verduras crudas , grasas. En la comida principal anterior, optar por alimentos ricos en carbohidratos complejos de fácil digestión: cereales (pasta, pan, arroz), patatas, batata. Estos deben ocupar aproximadamente el 50% de la comida. Esperar 2 horas después de ingerir una comida principal antes de salir a correr. Hacia el momento de la práctica deportiva, se puede tomar un snack saludable pero ligero del que se pueda obtener energía rápidamente (alto índice glucémico): plátano, fruta desecada. Hidratarse bien previamente . Evitar bebidas alcohólicas y diuréticas : para prevenir la deshidratación. Nutrición durante la sesión deportiva Normalmente, si se sale a correr entre una media hora y una hora, no es necesario tomar nada durante el ejercicio. Para ejercicios de larga duración (más de 60 minutos) : Tomar bebidas isotónicas alternadas con agua. También importante si la temperatura es muy elevada aunque la duración del ejercicio sea menor. Ingerir algún snack que contenga carbohidratos simples ( de absorción rápida) para mantener un nivel estable de glucosa en sangre. Éste puede ser casero para evitar la sobrecarga de químicos que contienen algunos procesados. Nutrición después de correr Durante la primera hora tras la práctica deportiva, los puntos importantes serán: Rehidratarse. Incorporar carbohidratos complejos de fácil digestión con proteína . Deberán ser en poca cantidad para una mejor digestión tras la actividad. Esto mejora la recuperación del músculo y la repleción glucogénica tras  el ejercicio. No tomar suplementación a ciegas ; dejarse aconsejar por un profesional de la nutrición. Tomar proteínas o algunos micronutrientes en exceso puede tener un impacto muy negativo en la salud. Consejos adicionales si se trata de una competición. Existen recomendaciones especiales cuando se trata de una competición. El objetivo en  estos casos será optimizar al máximo el rendimiento. Además de seguir los anteriores  consejos, los días previos y el mismo día de la competición: Planificar bien el horario de comidas y qué alimentos se van a tomar ese día. Nunca competir en ayunas. No probar alimentos nuevos para evitar digestiones complicadas o reacciones alimentarias, tanto el mismo día como el día anterior. Contar con snacks para reponer azúcares y mejorar el rendimiento deportivo. Deben ser alimentos ricos en carbohidratos simples de rápida absorción: fruta deshidratada, geles, plátano, potitos o papillas de fruta,  bebidas de carbohidratos. Hacer especial hincapié en la hidratación antes de la carrera. Reponer electrolitos (minerales) y agua durante la carrera. Un suplemento muy interesante para aumentar el rendimiento es la cafeína . Para aumentar su eficacia, se debe evitar tomar cafeína en otros momentos del día o incluso en el resto del año. Se recomienda tomarla  una hora antes de la competición o de cuando se desee que se obtenga su máximo efecto. Algunos geles contienen cafeína, pero ésta suele ser  en una cantidad baja. Se debe consultar con un dietista-nutricionista para  determinar qué cantidad exacta tomar. Entrenar la tolerancia de cualquier snack o suplemento deportivo que vayas a utilizar. No probar algo por primera vez el día de la carrera. Bibliografía de interés Vondra, K., Brodan, V., Bass, A., Kuhn, E., Teisinger, J., Andĕl, M., & Veselková, A.  (1981). Effects of sleep deprivation on the activity of selected metabolic enzymes in  skeletal muscle. European journal of applied physiology and occupational  physiology , 47 (1), 41–46.  Williamson E. (2016). Nutritional implications for ultra-endurance walking and running  events. Extreme physiology & medicine, 5, 13.  Tiller, N. B., Roberts, J. D., Beasley, L., Chapman, S., Pinto, J. M., Smith, L., Wiffin, M.,  Russell, M., Sparks, S. A., Duckworth, L., O'Hara, J., Sutton, L., Antonio, J., Willoughby, D.  S., Tarpey, M. D., Smith-Ryan, A. E., Ormsbee, M. J., Astorino, T. A., Kreider, R. B.,McGinnis, G. R., … Bannock, L. (2019). International Society of Sports Nutrition Position  Stand: nutritional considerations for single-stage ultra-marathon training and  racing. Journal of the International Society of Sports Nutrition , 16 (1), 50. 
Dieta cetogénica o dieta keto
Artículo especializado

Dieta cetogénica o dieta keto

La dieta cetogénica, en inglés “ keto diet ”, es un tipo de alimentación caracterizada por  una ingesta elevada de grasas y reducida de carbohidratos , lo que lleva al cuerpo a  obtener energía de las grasas mediante la síntesis de cuerpos cetónicos . Inicialmente se diseñó para el tratamiento de la epilepsia (Dr. Russel, 1921), pero hoy  en día ha sido planteada para otros objetivos de salud como la pérdida de masa grasa. Puede conllevar riesgos , por lo que siempre se debe acudir primero a un dietista nutricionista que aconseje si realizarla o no y que guíe en el proceso. ¿Qué alimentos forman la dieta keto? Como en cualquier otro tipo de dieta, los alimentos de base siempre deben ser  saludables. La dieta cetogénica está formada por: 65-75% grasas saludables: pescado azul, frutos secos, aguacate, aceite de oliva virgen extra. 15-25% proteínas: aves, huevos, semillas, pescado blanco. Legumbres muy reducidas por su contenido en carbohidratos. Carne roja limitada. 5-10% carbohidratos: frutas y verduras de bajo índice glucémico. Un error habitual es aumentar demasiado las proteínas que se ingieren, cuando en una  dieta keto debe mantenerse un porcentaje proteico normal . Se trata de una dieta compuesta por alimentos de un alto coste económico , algo que  debe considerarse antes de comenzarla. Además, existe mucha controversia al respecto  por el hecho de limitar frutas y verduras. Sumado a que un consumo tan alto de grasas está asociado a un aumento de colesterol LDL (colesterol perjudicial), no está claro si  los beneficios superan a los perjuicios en todos los casos. ¿Cómo se obtiene energía de las grasas? El nutriente de preferencia para la obtención de energía es el carbohidrato, a partir del  que se obtiene fácilmente la glucosa. Cuando se lleva a cabo la dieta keto, el hígado se encarga de obtener energía de las grasas . Lo hace mediante la síntesis de cuerpos  cetónicos, a los que también se les llama “cetonas” ( ketogenic bodies ). De estos  compuestos surge el nombre de dieta “cetogénica” o “keto(genic)”; que significa  “génesis de cetonas”. Por lo tanto, los cuerpos cetónicos serían una fuente de energía alternativa de origen  graso a los carbohidratos . No sólo hay cetogénesis en la dieta keto, sino también cuando se ayuna. Al no ingerir alimentos, el cuerpo usa la energía de las grasas acumuladas para el correcto  funcionamiento de los órganos. Sin embargo, es importante destacar que esto puede  conllevar riesgos y no ayuda a adelgazar. El ayuno tiene beneficios, pero el  adelgazamiento no es uno de ellos. Mal aliento y dieta cetogénica Los cuerpos cetónicos son los responsables del mal aliento cuando llevamos un tiempo  sin comer. Se trata de un olor muy característico que recuerda al quitaesmalte . Esto es  porque uno de los cuerpos cetónicos que se forman es la acetona , componente principal  del quitaesmalte. Es un síntoma que disminuye con el tiempo y se puede mejorar con  una buena higiene bucal. ¿Los carbohidratos son tan malos? Los carbohidratos son nutrientes esenciales y los hay de muchos tipos. Incluso en una  dieta keto no se eliminan por completo. Es necesario recordar que las frutas y verduras  son carbohidratos y, nutricionalmente, no tienen nada que ver con la pasta o el pan. Las  frutas y verduras aportan compuestos bioactivos antioxidantes que ayudan a prevenir  enfermedades y el envejecimiento. En cuanto al azúcar que contienen, al tener también  fibra, no afecta de la misma manera. Es un azúcar que se absorbe lento y no provoca  picos grandes de glucosa en sangre. Dieta cetogénica y salud Pérdida de peso Una dieta keto isocalórica (mismas kcal que una dieta con porcentajes de  macronutrientes habituales) aislada no se ha visto asociada a pérdida de peso . Además, puede dificultar la ganancia de masa muscular. Sí podría estar indicada en  personas que no hayan respondido favorablemente a otros tipos de alimentación.  En este caso sería una dieta keto hipocalórica que incluya un porcentaje de frutas y  verduras no demasiado disminuido. Epilepsia farmacorresistente El estado de cetosis que provoca esta dieta se ha visto asociado a la mejora de  enfermedades neurológicas como la epilepsia. Esto se debe a que hay determinados  cuerpos cetónicos que son anticonvulsionantes . Antiguamente, cuando no existían  fármacos para tratar la epilepsia, se utilizaban dietas cetogénicas. Hoy en día, se usa  habitualmente en personas que no responden a los fármacos, pues se ha visto que  puede disminuir hasta un 90% los ataques epilépticos. Si crees que puede resultar beneficiosa en tu caso, recuerda que la dieta cetogénica  debe estar siempre monitorizada por un dietista-nutricionista para evitar  complicaciones de salud a corto y largo plazo. Bibliografía:  Hall, K. D., Chen, K. Y., Guo, J., Lam, Y. Y., Leibel, R. L., Mayer, L. E., Reitman, M. L.,  Rosenbaum, M., Smith, S. R., Walsh, B. T., & Ravussin, E. (2016). Energy expenditure and  body composition changes after an isocaloric ketogenic diet in overweight and obese  men. The American journal of clinical nutrition, 104 (2), 324–333. Crosby, L., Davis, B., Joshi, S., Jardine, M., Paul, J., Neola, M., & Barnard, N. D. (2021).  Ketogenic Diets and Chronic Disease: Weighing the Benefits Against the Risks. Frontiers  in nutrition, 8, 702802. Weiyuan Ma, Jim Berg, Gary Yellen (2007). Ketogenic Diet Metabolites Reduce Firing in  Central Neurons by Opening KATP Channels. Journal of Neuroscience, 27 (14) 3618- 3625. Santiago Vásquez-Builes1,2, Paulina Jaramillo-Echeverri1,2, Laura Montoya-Quinchia1,2  y Laura Apraez-Henao (2019). Dieta cetogénica como tratamiento de la epilepsia  refractaria durante la infancia: revisión práctica de la literatura. Rev Mex Neuroci.; 20(1):14-20.
Tipos de trastornos alimentarios
Artículo especializado

Tipos de trastornos alimentarios

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son un conjunto de afecciones psicológicas que conllevan alteraciones en el comportamiento hacia la alimentación. Los factores de riesgo son muchos, entre los que se incluyen la genética, hábitos, situaciones traumáticas, contexto social y familiar. Tipos de trastornos alimentarios más comunes Existen muchos tipos de TCA, pero los más comunes son: Anorexia nerviosa: caracterizada fundamentalmente por la restricción excesiva de la ingesta. Bulimia nerviosa: diferenciada por atracones en cortos periodos de tiempo a los que les suceden actos para compensar la ingesta como el ejercicio compulsivo, toma de laxantes y/o vómitos. En los atracones, el paciente siente pérdida de control. Trastorno por atracón: similar a la bulimia en cuanto a la ingesta sin control de grandes cantidades de comida en periodos cortos de tiempo, pero sin conducta compensatoria. Estos son algunos TCA que se han definido con unas características específicas, pero muchas personas pueden presentar un patrón mixto y transicionar de uno a otro si no reciben el correcto tratamiento. Todos los TCA conllevan complicaciones de salud muy severas e incluso la muerte. Por eso, identificarlos a tiempo y comenzar un tratamiento multidisciplinar es muy importante. Cómo identificarlos a tu alrededor ¿Por un tipo de cuerpo concreto? No, es importante destacar que los TCA no están asociados a un tipo de cuerpo (bajo peso o sobrepeso) concreto. Es una enfermedad mental que tiene repercusiones en la salud física y que en algunos casos lleva a un bajo peso o sobrepeso. ¿Hace falta acudir a un profesional para saber si padezco o una persona cercana a mí lo padece? Únicamente un profesional de la salud mental puede diagnosticar un Trastorno de la Conducta Alimentaria.   Sin embargo, hay señales que pueden indicar una mala relación con la comida y que pueden estar relacionadas con la aparición de estos trastornos. Estas señales, aunque no haya diagnóstico, sí pueden ayudarnos a detectar una conducta alimentaria que no es saludable y en la que debemos trabajar . Son: Obsesión con controlar de forma muy estricta la alimentación en cuanto a cantidad o nutrientes concretos (grasas, azúcares). Saltarse comidas frecuentemente con el objetivo de compensar ingestas abundantes o bajar de peso. Sensación de pérdida de control con la comida. Cambio de humor (irritabilidad, agresividad) sumado a conductas restrictivas en la alimentación. Atracones abundantes frecuentes en los que se sienta que se pierde el control. Eliminar los aderezos, incluidas grasas saludables, en ensaladas y cualquier otro plato. Realizar comentarios constantes acerca de la comida o del propio cuerpo. Consumir ultraprocesados de forma compulsiva entre horas. Encerrarse en el baño justo después de cada comida. Desvelarse por la noche para comer. Miedo a la ganancia de peso. Consumo diario de bebidas energéticas, diuréticos y/olaxantes. Reducción de la ingesta y frío constante. Uso de ropa ancha para esconder el cuerpo. Cómo actuar 1º) Ante la sospecha de un TCA, siempre acudir a un terapeuta especializado que pueda ayudar al paciente a identificar si efectivamente hay un trastorno o alguna conducta en la que hay que trabajar. Sin llegar a padecer un TCA, se puede tener una relación complicada con la comida que resulta un impedimento hacia un buen estado de salud física y mental. 2º) Asegurarse de que se recibe un tratamiento multidisciplinar . Es imprescindible que el paciente reciba un tratamiento multidisciplinar. Además del psicólogo y del médico, es muy recomendable incluir a un nutricionista en la ecuación, así como a otros sanitarios y a profesionales del ejercicio. ¿Qué puedo hacer yo si sé que alguien cercano a mí padece TCA o lo sospecho? Si esa persona se encuentra en nuestro entorno, debemos evitar hacer comentarios acerca de su peso o su alimentación incluso cuando creamos que éstos son inofensivos. Aún si sabes con seguridad que una persona está pasando por un TCA y está en tratamiento, es mejor no hacer alusión a su recuperación de peso o cambio de hábitos tras ir superando la enfermedad. Éstos pueden dificultar el camino hacia una buena relación con la alimentación y el peso. Si podemos, conviene destacar mejoras en su estado de ánimo y salud, utilizando las palabras y la forma de hablar que el terapeuta aconseje. Es muy importante facilitar al paciente un espacio seguro para su recuperación desde la comprensión y la empatía. ¿Cómo puede ayudar un nutricionista en el tratamiento de los TCA? El nutricionista en estos casos es un profesional de apoyo al tratamiento psicológico, por lo que siempre deberá alinear los objetivos y la comunicación del plan de nutrición con lo trabajado en terapia psicológica. Hay 3 pilares importantes: Desmitificar creencias de nutrición aprendidas. En la mayoría de los casos, los pacientes con TCA han buscado información relativa a nutrición en internet, donde abundan mitos y consejos de alimentación que son erróneos y muy peligrosos. El trabajo de un nutricionista en estos casos es aclarar todas esas dudas y antiguas creencias. Re-aprender a alimentarse de forma saludable Es un proceso que lleva tiempo. Sin embargo, educando en nutrición se evitan posibles recaídas de la enfermedad en el futuro. Recuperar o conseguir un peso saludable: Un nutricionista ayuda al paciente a restablecer o alcanzar un peso saludable que pueda mantener en el tiempo. Aumentar la adherencia al tratamiento psicológico: Una alimentación saludable y equilibrada ayuda a una función cognitiva normal. Un paciente con TCA suelen tener esta función deteriorada por la enfermedad, por lo que el nutricionista ayudará a través de una dieta sana a mejorar su capacidad de atención, comprensión, y seguimiento del tratamiento psicológico. Bibliografía: Erzegovesi, S., & Bellodi, L. (2016). Eating disorders. CNS spectrums, 21(4), 304–309. Treasure, J., Duarte, T. A., & Schmidt, U. (2020). Eating disorders. Lancet (London, England), 395(10227), 899–911. Guía "Trastornos de la Conducta Alimentaria. Cómo actuar desde la familia" - Comunidad de Madrid (2016)
Beneficios del ayuno intermitente para la salud
Artículo especializado

Beneficios del ayuno intermitente para la salud

El interés por el ayuno intermitente ha aumentado recientemente debido a su atribuida eficacia a la hora de adelgazar y a sus posibles beneficios para la salud. Se trata de un horario de comidas cuyo objetivo es no permitir que el organismo adquiera energía durante un determinado periodo de tiempo. Es un hábito que lleva practicándose en muchas poblaciones desde hace cientos de años, pues forma parte de los ritos de muchas religiones como el cristianismo, islam, budismo, judaísmo e hinduismo. ¿Qué es el ayuno intermitente? Se trata de una estrategia dietética que consiste en alternar periodos de ayuno con otros de ingesta durante el día. Por lo tanto, no es un tipo de dieta formada por alimentos concretos, sino un horario de comidas . Existen diferentes tipos, pero el más común es alternar 16 horas de ayuno con 8 horas de ingesta. Aunque el ayuno es un hábito que tradicionalmente ha estado asociado a muchas religiones, la comunidad científica ha empezado a mostrar interés por investigar si pudiera resultar una estrategia efectiva para el tratamiento de distintas enfermedades y situaciones fisiológicas. Pese a que se apunta a que, efectivamente, puede tener beneficios, conlleva riesgos. Por esta razón, antes de llevarla a cabo es necesario consultar con un dietista-nutricionista y conocer qué es exactamente, en qué casos se utiliza y qué respaldo científico tiene. ¿El ayuno es beneficioso para la salud? Hay evidencia científica de que podría ser útil contra la resistencia a la insulina (diabetes), pérdida de peso, en la promoción de la autofagia (“reciclaje” de desechos celulares) y favorecer el crecimiento de la microbiota (flora intestinal) beneficiosa. Sin embargo, esta evidencia es escasa y la que existe es de estudios realizados en periodos de tiempo muy cortos y/o pocos sujetos . Esta evidencia es mayor para su relación con la microbiota intestinal. Aunque ya se observan posibles beneficios, todavía no es posible afirmar con seguridad que el ayuno intermitente sea conveniente para todo el mundo y hay cierto consenso en que es necesario investigar más. ¿Podría ser útil para la pérdida de peso? Actualmente, el ayuno en sí no se ha visto asociado con la pérdida de peso. El ayuno puede provocar una disminución del peso porque, al haber menos tiempo para comer durante el día , puedes acabar ingiriendo menos alimentos. Por lo tanto, no es por el ayuno en sí sino por la restricción calórica. Existen muchas otras maneras de adelgazar más eficaces. Un dietista-nutricionista especializado puede estudiar cada caso y ayudar con una estrategia personalizada que resulte efectiva. Es importante destacar que existe riesgo de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria (TCA) en personas con predisposición, por lo que el asesoramiento profesional siempre resultaría imprescindible. Ayuno y autofagia La autofagia es un mecanismo por el cual el organismo recicla compuestos de desecho que surgen de reacciones metabólicas, que se acumulan en el cuerpo y que contribuyen al envejecimiento. Este es un proceso aún poco estudiado. Su existencia la descubrió el científico japonés Yoshinori Ohsumi, por lo que ganó el premio Nobel en 2016 . Cuando se priva al organismo de energía (alimento) las células recurren a obtenerla de compuestos que hay en el cuerpo. Por ello, se ha planteado la teoría de que el ayuno podría provocar la autofagia. Sería una forma de “limpiar” al cuerpo y prevenir el envejecimiento. Aunque efectivamente podría ser eficaz, aún es necesario investigar qué otros efectos puede tener en humanos y de qué forma habría que hacerlo para que resulte beneficioso en este sentido. Ayuno, microbiota y reloj circadiano La microbiota o flora intestinal es el conjunto de microorganismos que viven en el intestino y que cumplen muchas funciones vitales para la supervivencia, salud y bienestar. Una microbiota variada y en las proporciones de microorganismos adecuadas puede ayudarnos a prevenir enfermedades, mejorar síntomas digestivos y mantener una composición corporal óptima. Por ello, es objeto de interés para muchos investigadores. En cuanto a su relación con el ayuno, se ha observado en algunos estudios que alternar periodos de ayuno con otros de ingesta estimula la fluctuación de la microbiota intestinal. Esto ayuda a restaurar el reloj circadiano, que en ocasiones se ve alterado debido a los hábitos y ritmo de vida. El reloj circadiano es el horario biológico del cuerpo; todos los cambios a nivel metabólico que tienen lugar durante un día en el organismo.Uno de estos cambios, por ejemplo, es el aumento o disminución de la secreción de determinadas hormonas durante el día. Por lo tanto, el ayuno sí podría ser beneficioso para la microbiota intestinal. Ayuno y resistencia a la insulina Respecto a esta asociación, no se ha conseguido elucidar aún si la disminución de la resistencia a la insulina en pacientes con Diabetes Mellitus tipo 2 tras el ayuno intermitente es debida al ayuno en sí o a la restricción calórica. Se han llevado a cabo pocos estudios, y estos no han mostrado la eficacia del ayuno intermitente contra la resistencia a la insulina a largo plazo. Para tratar la diabetes existen otros métodos, por lo que, aunque sería interesante plantear una nueva forma de tratarla, en un principio no sería necesario recurrir al ayuno. ¿Es recomendable hacer ayuno? Las opiniones entre dietistas-nutricionistas son heterogéneas, pero sí que comúnmente se considera que depende de cada persona. Si se lleva a cabo, con un día a la semana sería suficiente. Se trataría de que al final del día se esté más horas en ayuno que en ingesta, siendo las horas de ayuno continuas. El límite que muchos nutricionistas establecen se encontraría en 16 horas de ayuno seguidas, en las que se incluyen las horas de sueño. Para no asumir ningún riesgo, es recomendable acudir a un dietistanutricionista que determine si sería beneficioso para en ese caso en concreto y cómo hacerlo. Lo que debes saber Pese a que el ayuno todavía es una estrategia que se está investigando, es posible que sea beneficioso para el crecimiento de una microbiota sana, lo que se asocia con un buen estado de salud. Por otro lado, la evidencia científica apunta a que el ayuno por sí solo no surte efecto a la hora de adelgazar. Es importante recordar que no existe una dieta milagrosa y/o horario especial que sirvan para que cualquier persona adelgace. Además, hay cientos de factores que pueden influir en la ganancia o pérdida de masa grasa. Cada persona debe tratarse de forma diferente, adaptando horarios y alimentos a la situación especial de cada uno. El objetivo debe ser disfrutar con la comida y tener un buen estado de salud sin llegar a pasar hambre. Bibliografía Halpern, B., & Mendes, T. B. (2021). Intermittent fasting for obesity and related disorders: unveiling myths, facts, and presumptions. Archives of endocrinology and metabolism, 2359-3997000000322. Advance online publication. https://doi.org/10.20945/2359-3997000000322 Guo, Y., Luo, S., Ye, Y., Yin, S., Fan, J., & Xia, M. (2021). Intermittent Fasting Improves Cardiometabolic Risk Factors and Alters Gut Microbiota in Metabolic Syndrome Patients. The Journal of clinical endocrinology and metabolism, 106(1), 64–79. https:/ Hu, D., Xie, Z., Ye, Y., Bahijri, S., & Chen, M. (2020). The beneficial effects of intermittent fasting: an update on mechanism, and the role of circadian rhythm and gut microbiota. Hepatobiliary surgery and nutrition, 9(5), 597–602. https://doi.org/10.21 Vitale, R., & Kim, Y. (2020). The Effects of Intermittent Fasting on Glycemic Control and Body Composition in Adults with Obesity and Type 2 Diabetes: A Systematic Review. Metabolic syndrome and related disorders, 18(10), 450–461. https://doi.org/10.1089/met.2020.0048 Sandoval, C., Santiban?ez, S., & Villagra?n, F. (2021). Effectiveness of intermittent fasting to potentiate weight loss or muscle gains in humans younger than 60 years old: a systematic review. International journal of food sciences and nutrition, 72(6), 73
Cómo está afectando la “nueva normalidad” a nuestra salud
Artículo especializado

Cómo está afectando la “nueva normalidad” a nuestra salud

La pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 , causante de la COVID-19 , ha cambiado nuestras vidas en pocos meses. En nuestro medio nos creíamos a salvo de plagas y epidemias, pero el virus nos ha recordado la fragilidad humana y del sistema en el que vivimos. Además del impacto directo que puede tener  la infección en la salud, la pandemia puede afectar nuestra salud física o emocional de manera indirecta de múltiples formas. Así nuestra salud se puede ver afectada por las dificultades para establecer relaciones o encontrar apoyos sociales, un menor acceso a los recursos sanitarios, posibles dificultades laborales y económicas, problemas derivados del confinamiento y de las limitaciones para salir de casa, incluyendo problemas de pareja, o por la pérdida de buenos hábitos saludables como la alimentación sana o el ejercicio físico regular. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. En la “nueva normalidad” , que ha llegado tras la primera oleada de la pandemia, se están dando patologías que afectan nuestra salud física y emocional que pueden requerir la ayuda de algún profesional sanitario. Respecto a la salud emocional , cuando se produce un hecho traumático o un acontecimiento vital impactante , como puede ser la infección por coronavirus o la pérdida de algún ser querido, habitualmente la respuesta psicológica al acontecimiento sucede en tres etapas: Una primera fase de ‘respuesta inmediata’ , que se caracteriza por la presencia de emociones intensas y cierta sensación de pérdida de control. En una segunda fase , todavía aguda, se intenta asimilar la experiencia traumática pero predomina una atención centrada en el suceso y sus consecuencias . Se presentan emociones “intrusivas” como la rabia , el miedo o la culpa , e ideas anticipatorias y de indefensión. Se puede producir una desorganización del estilo de vida anterior en mayor o menor medida. Esta fase puede durar varios meses. Finalmente, tras el paso del tiempo se entra en tercera fase de integración y normalización del curso de la vida , sin que esta quede marcada o limitada por la experiencia acontecida. Con más o menos dificultades, la mayoría de las personas alcanzará la tercera fase y logrará superar el problema. Sin embargo,  algunas personas pueden afrontar la situación de una manera inadecuad a y acabar desarrollando un comportamiento disfuncional, que se puede prolongar mucho en el tiempo, por lo que es recomendable que encuentren ayuda profesional de manera temprana. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Los psicólogos nos indican que hay determinados factores de cada persona que pueden hacer que sean especialmente vulnerables a las situaciones traumáticas. La vulnerabilidad será mayor si se acumulan algunas de las siguientes circunstancias: Acumulación de varias fuentes de estrés al mismo tiempo (enfermedad, cuidado de otras personas, pérdida de la fuente de ingresos, incertidumbre sobre el futuro, etc.). Pérdida de personas allegadas , con pérdida de relaciones sociales significativas. Otras experiencias o fuentes de estrés anteriores que se acumulan a la actual. Inestabilidad o fragilidad emocional Escaso apoyo social en el entorno próximo. Recursos económicos Preexistencia de un déficit en las habilidades que permiten el afrontamiento de la situación , como las habilidades para la relación social, o la habilidad para resolver problemas. El comportamiento disfuncional asociado a un hecho traumático puede asociarse  a un empobrecimiento de la experiencia vital , una pérdida de autoestima , una visión negativa de uno mismo, de los demás o del futuro, depresión , aislamiento social , consumo de sustancias , etc. Todas estos sentimientos y situaciones tiende a autoperpetuarse y pueden interfiere de forma muy significativa en los planos social, familiar o laboral. La ayuda profesional por parte de un psicólogo puede normalizar la reacción al evento vital . El psicólogo cuenta con numerosas estrategias que pueden ayudar a superar el problema de manera satisfactoria, y afrontar situaciones futuras con más herramientas para que no se vuelva a producir. Por otra parte, la “nueva normalidad” también se asocia a problemas inesperados desde el punto de vista físico . Las personas que han superado la enfermedad pueden sufrir secuelas físicas en diversos órganos y sistemas secundarias a la infección. Preocupan principalmente las secuelas a nivel del pulmón , por la posibilidad de desarrollar una fibrosis pulmonar tras una neumonía grave. Esta complicación, afortunadamente no muy frecuente, el tejido pulmonar se sustituye por un tejido cicatricial que dificulta la respiración.  Además se ha descrito un riesgo incrementado de trombosis y de problemas de coagulación tras la infección, y de malnutrición tras una enfermedad prolongada. Los pacientes que ha sufrido un ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) también sufren complicaciones concretas por esta circunstancia destacando la debilidad muscular tras la inmovilidad prologada. Otros problemas que estamos viendo con frecuencia son problemas cutáneos derivados del uso prolongado de las mascarillas o del uso frecuente de gel hidroalcohólico, el cual puede llegar a irritar la piel, especialmente si existen patologías cutáneas preexistentes. Finalmente, el confinamiento y las limitaciones en la movilidad pueden hacer que se pierda hábitos de vida saludables como la práctica de ejercicio físico moderado de manera regular o el seguimiento de una dieta saludable, además de un incremento en el número de personas con sobrepeso , o que consumen sustancias dañinas como el tabaco o el alcohol . En definitiva, la “nueva normalidad” puede asociarse a numerosos problemas  tanto físicos como emocionales . Profesionales como los psicólogos ,   nutricionistas , entrenadores personales o médicos generales pueden ser un gran apoyo durante la pandemia. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Para saber más: Madrid Salud. Programa de promoción de la Salud Mental. El impacto Emocional de la Pandemia por COVID-19. Una guía de consejo psicológico. http://madridsalud.es/wp-content/uploads/2020/06/GuiaImpactopsicologico.pdf Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Web de Estilos de Vida Saludable: https://estilosdevidasaludable.sanidad.gob.es/
Dieta de proteínas para adelgazar
Artículo especializado

Dieta de proteínas para adelgazar

Dieta de proteínas: ¿Cómo funciona? Este tipo de dieta se basa en un aumento de alimentos proteicos que aumentan la saciedad, actuando sobre los niveles de grelina y otras hormonas que se encargan de regular el apetito, incrementa el metabolismo favoreciendo la metabolización del contenido calórico, aumenta el gasto energético en reposo y la termogénesis de los alimentos. Además, este tipo de dieta preserva de forma más efectiva la masa muscular , induce una mejora cardiometabólica en los niveles de insulina, glucosa, triglicéridos y tensión arterial, y perfecciona la funcionalidad del tejido adiposo. Este tipo de dieta excluye los hidratos de carbono o carbohidratos, por lo cual, hace que el organismo utilice otras fuentes de energía como la grasa. Las dietas proteicas tiene algunas ventajas como: Es fácil de seguir, ya que se integra de forma práctica a la vida cotidiana. Se obtienen resultados inmediatos. No es necesario contar calorías. Se reduce el riesgo del efecto rebote. Tiene efecto protector contra la pérdida de masa muscular.  Se produce una mayor activación metabólica durante un periodo de tiempo más largo. Tiene mayor efecto saciante con menor cantidad de calorías. Existen algunos puntos importantes al momento de realizar este tipo de dieta: Escoger proteínas magras o con grasas sanas: por ejemplo, pechuga de pavo, pollo o pescado con alto contenido de omega 3, se desaconsejan los fiambres, embutidos y carnes procesadas. Incluir un alimento proteico en cada comida: de esta manera se garantiza seriedad en cada comida y reducción del índice glicémico de la misma. Reducir las calorías de forma moderada: este tipo de dieta, aun sin ser hipocalóricas, al tener efecto saciante y reducir el apetito, ocasionan pérdida de peso. Se recomienda solo reducir un promedio de 500 calorías a las necesidades energéticas diarias ajustadas a la actividad física realizada. Elegir correcta proporción de hidratos de carbono y grasas: es importante que, del total de calorías diarias, entre un 30 a 40%, sean cubiertas por proteínas, 30% grasas y el resto por hidratos de carbono como frutas, verduras, legumbres, granos enteros y cereales integrales. Acompañar este tipo de alimentación con una correcta hidratación y un adecuado plan de ejercicio físico. Alimentos permitidos y prohibidos en una dieta de proteínas  Alimentos permitidos  Carnes bajas en grasa, pescado, huevos, jamón de pavo Leche desnatada, quesos bancos o bajos en grasas, yogur desnatado Leches vegetales Acelgas, coles, espinacas, lechuga, rúcula, berro, zanahoria, repollo, tomate, pepino, rábano, berenjena, repollo, col de Bruselas, brócoli, coliflor, alcachofa, cebolla, ajo, pimentón y espárragos Aceite de oliva o linaza y aceitunas Cacahuetes, nueces, almendras, merey, avellanas y anacardos Semillas de chía, linaza, ajonjolí, calabaza y girasol Aguacate y limón   Alimentos que deben ser evitados  Cereales y tubérculos como pan, pasta, arroz, harina, patata, batata y yuca Azúcares refinados o bollería que los contenga Refrescos, agua de coco, alcohol y zumos pasteurizados Miel, tartas y dulces en general Carnes con alto contenido de grasa Quesos grasos y nata Frutas con alto contenido de fructosa Batidos de proteínas para desayunar Los batidos de proteínas son productos que proporcionan la cantidad de proteínas necesarias con bajo contenido de hidratos de carbono y grasas. Pueden suplementar, en ocasiones, una comida como puede ser la cena, porque por la noche el organismo asimila las proteínas como la caseína, que es uno de los principales constituyentes de este tipo de preparados , en los cuales, mezcla inclusive proteínas de rápida y lenta absorción para un efecto saciante más duradero. Además, son ricos en vitaminas y minerales esenciales en nuestro organismo y que pueden fallar cuando nos encontramos en regímenes alimenticios. Con la ayuda de estos batidos de proteínas preparados, se puede producir un déficit calórico importante que también favorece la sensación de saciedad y previene los ataques de hambre entre comidas. Tipos de dietas hiperproteicas para adelgazar Existen diferentes tipos de dietas proteicas como son: Dieta Scardale: con una ingesta abundante de proteínas y pobre en grasas e hidratos de carbono, con un máximo de 1.000 calorías diarias. Dieta Dukan: dieta en fases con abundante ingesta de proteína y muy baja en hidratos de carbono. Si es llevada de forma rigurosa tiene poco efecto rebote. Dieta de la clara del huevo: se consumen grandes cantidades de clara de huevo cocida y está indicada para perder peso rápidamente y definir musculatura aumentando su tono y quemando la grasa de forma rápida. Es una dieta de corta duración, ya que, si se prolonga en el tiempo, puede provocar desórdenes alimenticios. Dieta cetogénica: una variante de la dieta hiperproteica, en la cual, solo el 30% es proteína, 60% grasa y el resto carbohidratos, por tanto, el cuerpo se ve en la necesidad de utilizar las cetonas como fuente de combustible para el cuerpo. Consulta con nutricionista para dieta proteica En Savia, contamos con los mejores nutricionistas y dietistas que podrán asesorarte a la hora de armar una dieta proteica para perder peso de manera saludable y solventar todas las dudas. Si necesitas más información, no dudes en contactar y solicitar cita.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes