1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Qué hacer si no te baja la regla

Qué hacer si no te baja la regla

Atención presencial cuando la necesites
Videoconsulta para resolver tus dudas
Un médico te llama en menos de una hora
Chat médico 24 horas los 365 días del año
Regístrate

Introducción

La regla o menstruación corresponde a la descamación del endometrio del útero. Esta descamación se produce de forma periódica y está regulada por hormonas. Durante la primera parte del ciclo, que es aproximadamente de quince días, el endometrio comienza a crecer, tras estos quince días, se produce la ovulación y el endometrio sigue creciendo, preparándose para la anidación, que es el momento en que el óvulo fecundado se implanta en el útero. Cuando esto no ocurre, se produce por el cambio hormonal una descamación del mismo, provocando el sangrado conocido como regla. Aunque, en general, se dice que la regla se produce cada 28 días, esto no siempre es así, las mujeres pueden tener diferentes ciclos, y pueden tener ciclos más largos o más cortos, sin que esto se considere anormal.
La menstruación es el sangrado que se produce con una periodicidad de unos 28 días en las mujeres.

¿Qué es la menstruación?

La menstruación es el sangrado que se produce con una periodicidad de unos 28 días en las mujeres. Este sangrado se debe al desprendimiento del endometrio que ha estado aumentando de tamaño para acoger al óvulo fecundado, cuando esto no ocurre, por el cambio hormonal que se produce, se origina un desprendimiento del endometrio, que se traduce en un sangrado al exterior. Al producirse una vez al mes, se conoce con el nombre de menstruación.

Principales motivos de la ausencia de la menstruación

Para explicar los motivos de la ausencia de la menstruación, debemos tener en cuenta la edad de la paciente, pues, según varía ésta, pueden variar los motivos.

La causa más frecuente de ausencia de menstruación y la primera a descartar en una mujer en edad fértil es el embarazo, sólo cuando se descarta el embarazo, el médico pensará en otras causas.

En niñas, la causa más frecuente de la falta de regla son desarreglos hormonales propios de la edad. Normalmente, hasta que no pasan unos dos años del inicio de la regla, estas no se regulan y pueden presentarse con mayor frecuencia, hasta cada quince días, pero, también pueden alargarse hasta unos dos o tres meses, sin que haya más patología que la inmadurez de la niña. Se considera normal tener períodos irregulares hasta los 18 años.

En una mujer por encima de los 18 y hasta unos 45 años, la primera causa es el embarazo, pero, otras situaciones como los ovarios poliquísticos, pueden dar lugar a una ausencia de la regla. En algunas ocasiones, la regla se ausenta por un desarreglo hormonal sin mayor importancia. Si se descarta un embarazo, es necesario esperar a estar tres meses sin regla para someterse a estudio.

Las pacientes con anorexia y las que presentan alteraciones tiroideas, pueden tener ausencia de regla, esto mismo ocurre en deportistas de élite y en personas que se someten a situaciones de estrés importante.

Las mujeres de más de 45 años, en la etapa perimenopáusica, pueden tener baches amenorreicos, que pueden tener una duración variable. Se considera que la media de edad de retirada de la regla es unos 50 años. Una mujer perimenopáusica debe esperar un año para considerar que la ausencia de regla es definitiva, y debe conocer que hasta pasado ese año, aunque es poco frecuente, puede ocurrir un embarazo, por lo cual, debe tomar medidas anticonceptivas si no desea el embarazo.

Los factores psicológicos relacionados con la ausencia de la regla

Los factores psicológicos relacionados con la ausencia de la regla son los largos periodos de estrés. Se sabe que las mujeres en situaciones estresantes de guerra o en los campos de concentración, tenían ausencia de regla.

Las pacientes que sufren de trastornos alimentarios, principalmente de anorexia nerviosa, tienen pérdida de la regla y, en muchos casos, esta tarda en recuperarse una vez que la paciente recupera el peso.

Cuándo acudir al médico

La ausencia de regla debe ser consultada con el médico, ya que se puede estar embarazada.

Las mujeres en edad fértil que presentan un retraso en su menstruación respecto a su regla normal y que han mantenido relaciones sexuales, deben realizarse una prueba de embarazo, aun cuando usen un método anticonceptivo, ya que, estos, aunque en un nivel muy bajo, pueden fallar. Los métodos anticonceptivos tienen que ser usados correctamente, una falta en la toma de píldora o un cambio de parche o anillo vaginal tardío, puede dar lugar a un embarazo no deseado. Lo mismo ocurre si el preservativo no es usado de modo correcto.

Si la mujer no mantiene relaciones sexuales o, tras realizarse una prueba de embarazo esta da negativa, se puede esperar hasta tres meses sin regla para consultar con un ginecólogo, tras este periodo someterá a la mujer a las pruebas pertinentes.

Las niñas que inician la menarquia (primera menstruación) pueden tener hasta durante dos años o, incluso, hasta cinco años de periodos sin regla sin que sea patológico. No obstante, si mantienen relaciones sexuales sin método anticonceptivo, siempre se deberá descartar la posibilidad de embarazo.

Hay que pensar que la ausencia de regla no protege de un embarazo. 

Preguntas frecuentes

¿La ausencia de regla es siempre síntoma de embarazo?

La ausencia de regla no siempre es síntoma de embarazo, pero, a pesar de ello, es lo primero que un médico debe descartar. Si se tiene una ausencia de regla y se está en edad fértil, se debe hacer una prueba de embarazo y, si esta es negativa, se puede esperar hasta tres meses sin regla antes de someterse a un estudio protocolizado.

El estrés, la anorexia, los problemas de ovarios y de tiroides, pueden dar lugar a ausencia de regla sin mediar un embarazo.

¿Qué puedo hacer para que mi regla sea más regular?

Si la regla de una mujer es irregular, se debe someter a estudios para tratar de descartar una patología. Una vez que se descarta la misma y, sobre todo, en las personas jóvenes, el uso de anticonceptivos ayuda a regular la regla, al mismo tiempo que disminuyen los sangrados muy abundantes y el dolor menstrual.

Concepción Sebastián Fernández
Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria
Artículos relacionados Ver todos
Para qué Sirve el Ácido Fólico
Artículo especializado

Para qué Sirve el Ácido Fólico

Si te interesa este artículo es probable que estés embarazada o que planees estarlo en breve. Y está bien que te interese, pues diferentes estudios han demostrado que suplementar la dieta con ácido fólico, antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo, reduce la incidencia de defectos del tubo neural en el recién nacido hasta en un 70%. ¿Qué es y qué funciones tiene? El ácido fólico, también conocido como folato, es una vitamina del grupo B , en concreto la vitamina B9. Es una vitamina hidrosoluble, no se acumula en el organismo, por ello debe tomarse de manera regular, es decir, si existe un exceso de esta se eliminará a través de la orina. Esta vitamina participa en : La formación de tejidos. El crecimiento y desarrollo celular. En la formación de hematíes (glóbulos rojos), junto a la vitamina B12. En la producción de los ácidos nucleicos (ADN, ARN) que transporta la información genética a las células. En la formación de nuevas proteínas junto a la vitamina B12 y la vitamina C. En el desarrollo del sistema nervioso. ¿SABÍAS QUE…? Diferentes estudios han demostrado que suplementar la dieta con ácido fólico, antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo, reduce la incidencia de defectos del tubo neural en el recién nacido hasta en un 70%. Las mejores fuentes de ácido fólico son los alimentos de origen vegetal como verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, coles, grelos…), los cereales integrales, las legumbres como las judías, habas o frijoles, algunas frutas como los cítricos, el plátano, el melón, aguacate…, la levadura de cerveza o el germen de trigo. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recalca la importancia de la toma adicional de ácido fólico dos o tres meses antes del embarazo para prevenir dos de cada tres casos de defectos del tubo neural. Deficiencia o síntomas de carencia Los principales síntomas debidos a un bajo nivel de ácido fólico son: diarrea, úlceras bucales, úlceras pépticas (llagas en el revestimiento del estómago o intestinos), retraso en el crecimiento, anemia megaloblástica... y durante el embarazo puede originar anomalías congénitas. Debido a la dificultad de obtener cantidades suficientes mediante la dieta, sobre todo en situaciones concretas como en el embarazo, ya que se requieren mayores cantidades de dicha vitamina, se aconseja tomar suplemento de ácido fólico . También pueden obtenerse beneficios de la suplementación cuando existen problemas de úlceras en las piernas. ¿Cuándo tomarlo? Se aconseja suplementar diariamente antes del embarazo y durante el primer trimestre para disminuir el riesgo de defectos graves de tubo neuronal. Los defectos más comunes del tubo neuronal son: Espina bífida: fusión incompleta de la médula espinal y la columna vertebral Anencefalia: subdesarrollo grave del cerebro Encefalocele: desarrollo de una protuberancia de tejido cerebral, causado por una abertura anormal el cráneo. Según los últimos datos obtenidos, el 67% de las mujeres que actualmente están embarazadas no tomó ácido fólico antes del embarazo. La suplementación puede prevenir dos de cada tres casos de uno de los trastornos congénitos más frecuentes , los defectos del tubo neural (DTN), como la espina bífida. Estos tienen lugar entre el día 18 y 27 de embarazo cuando en muchas ocasiones la mujer aún no es consciente de que está embarazada, de ahí que desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) se recomiende la toma adicional de ácido fólico dos o tres meses antes del embarazo pues, aseguran, podrían prevenirse dos de cada tres casos de defectos del tubo neural. ¿En qué alimentos puede encontrarse? Las mejores fuentes de ácido fólico son los alimentos de origen vegetal como verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, coles, grelos…), a demás de los cereales integrales, las legumbres como las judías, habas o frijoles, algunas frutas como los cítricos, el plátano, el melón, aguacate…, levadura de cerveza, germen de trigo... En menor medida, proviene de pescados, carnes y productos lácteos. Hay que tener en cuenta, además, que los folatos son muy sensibles al calor por lo que la cocción y conservar los alimentos a temperatura ambiente puede destruir casi la mitad del contenido. Y que se asimila mejor el ácido fólico en su forma sintética (suplementos y alimentos enriquecidos, como cereales, pasta, tostadas…) que natural. ¿Qué empeora su absorción? El alcohol, los barbitúricos y los antiácidos empeoran la utilizació n de ácido fólico. Por el contrario, la vitamina C colabora en el mantenimiento del ácido fólico. ¿Cuánto tomar? En la edad fértil se recomienda un consumo de 400 mcg al día , sobre todo antes del embarazo, una cantidad que constituye el doble de la recomendada para los hombres. Diferentes estudios han demostrado que suplementar la dieta con ácido fólico, antes de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo, reduce la incidencia de defectos del tubo neural en el recién nacido hasta en un 70%. De igual modo, un bajo consumo de folatos (forma en la que el ácido se encuentra en los alimentos) aumenta el riesgo de partos prematuros y bajo peso del bebé al nacer. En conclusión... El embarazo es una de las etapas en que las mujeres toman mayor conciencia de la salud, y no sólo en los nueve meses que suele durar sino que también su radio de influencia se extiende a unos meses antes, cuando ya se planea el embarazo, y unos meses después, lo que abarca la lactancia y el postparto, pues ya no se trata de ella sola sino también del futuro bebé. Es por ello que la mujer embarazada está especialmente predispuesta a incluir cambios en su estilo de vida y, por lo tanto, en su dieta. Los especialistas de la salud debemos informar de la importancia que tiene la alimentación para prevenir problemas de salud , en este caso, suplementar con ácido fólico puede prevenir enfermedades como defectos del tubo neural, y si la madre es conocedora de dicha información es muy probable que actúe en consecuencia y decida tomar ácido fólico en el momento adecuado. Haz nuestro test de embarazo y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas.
Qué hacer si me olvido de tomar la píldora
Contenido de salud

Qué hacer si me olvido de tomar la píldora

Introducción La píldora es uno de los métodos anticonceptivos más utilizados. En España, actualmente, existen diferentes composiciones hormonales anticonceptivas buscando la máxima eficiencia, mejor tolerabilidad y con mínimos efectos secundarios. Independientemente de la composición para garantizar la eficacia, es importante el correcto uso de esta medicación, siendo su toma regular uno de los puntos más importantes, así como el manejo de situaciones especiales como los olvidos de la toma. Si quieres saber más sobre este tema, continúa leyendo. Pasos a seguir en caso de olvido Si han pasado menos de 12 horas En caso de olvido de una píldora anticonceptiva, es importante ingerir la misma inmediatamente al acordarse y continuar con el ciclo habitual. Si han pasado más de 12 horas En caso de olvido superior a 12 horas , igualmente tomaremos la pastilla olvidada tan pronto la recordemos, pero, existen ciertas consideraciones especiales según la semana del ciclo en que la paciente se encuentre. Si está en la primera semana al tomar la pastilla olvidada en conjunto con la del día siguiente, el efecto anticonceptivo se reducirá, por lo que debe utilizarse otro método anticonceptivo adicional, preferiblemente de barrera, durante la siguiente semana adicional a la píldora . Si el olvido ocurre en la segunda semana y durante la primera lo tomaste de forma correcta, no es necesario utilizar métodos anticonceptivos adicionales cuando es una sola pastilla la olvidada. Por último, si esto ocurre en la tercera semana, sí es necesario usar métodos anticonceptivos adicionales por alto riesgo de embarazo. Trucos para no olvidar la pastillas anticonceptivas  Uno de los problemas más comunes asociados al uso de la pastilla anticonceptiva es el olvido de su toma, por lo cual, se indica la paciente algunos pequeños consejos que evitarán estos olvidos con las consecuencias indeseadas que puede acarrear: Relacionar la toma de la pastilla a un acto cotidiano, como cepillarse los dientes o desayunar. Ingerir la pastilla siempre a la misma hora y colocar una alarma para acordarse de su toma. Involucrar a la pareja en el acto de recordar o chequear ingerir la pastilla. Colocar las pastillas en un lugar visible, como la mesa de noche o de la cocina, que sea fácil su visualización para no olvidar tomarlas. Colocar la pegatina que trae la mayoría de las pastillas con los números o días impresos para no olvidar la toma. Mantener un blíster de repuesto, ya que, si se cae o pierde alguna pastilla y no se encuentra, tener de repuesto ayudará a no realizar modificaciones en la toma. Llevar las pastillas en el bolso para no olvidarlas de tomar en caso de no dormir en casa. En la actualidad, con la era digital, existen aplicaciones que no solo te recuerdan ingerirlas, sino que te ayudan a saber en qué día de tu ciclo menstrual te llega. Cuando recurrir al médico  La indicación de la pastilla anticonceptiva es responsabilidad absoluta de un médico especialista después de una evaluación exhaustiva, ya que, existen diferentes tipos de pastillas anticonceptivas y es el especialista el único encargado de decidir cuál es la más conveniente para cada paciente. Si has olvidado con menos de doce horas una toma, no hace falta acudir al médico, sino ingerir la pastilla tan pronto te acuerdes. Si el olvido es mayor a doce horas o de más de una pastilla, es conveniente recurrir al especialista, quien te indicará los pasos a seguir según la fase del ciclo menstrual en que te encuentres y, si es necesario, te indicará algún método anticonceptivo de emergencia y/o barrera para futuras relaciones sexuales mientras se vuelve al ciclo habitual . Preguntas frecuentes ¿Que otro métodos anticonceptivos existen ? Existen diferentes métodos anticonceptivos que se pueden clasificar según el método : MÉTODO HORMONAL: utilizan la liberación de hormonas como método de prevención de embarazo, entre ellos se encuentran las pastillas anticonceptivas, inyecciones, parches, implantes subcutáneos, anillos vaginales y dispositivos intrauterinos. MÉTODO DE BARRERA: tiene como beneficio adicional que previene de infecciones de transmisión sexual, son los diafragmas y preservativos femeninos y masculinos. Se pueden utilizar en conjunto con métodos hormonales para mejorar su eficacia MÉTODO DE URGENCIA: son métodos alternativos de seguridad para prevenir el embarazo en caso de que existiese algún problema con el método de anticoncepción original. MÉTODO NATURAL: se trata de la planificación familiar natural mediante la técnica del calendario de la fertilidad, tiene baja tasa de efectividad y no previene infecciones de transmisión sexual. MÉTODO DEFINITIVO: la esterilización femenina y masculina, son métodos definitivos. ¿Cómo afecta la píldora a las hormonas? Las píldoras anticonceptivas funcionan previniendo la ovulación y haciendo que el moco cervical haga difícil navegar a los espermatozoides, por lo cual, al olvidarla, se puede promover la ovulación y el consiguiente embarazo si se mantienen relaciones sexuales. Arlenys Karina Batista Urbaez  Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria
Alimentación en la lactancia
Artículo especializado

Alimentación en la lactancia

Introducción La lactancia materna es la alimentación ideal para el recién nacido, ya que contiene todos los elementos nutritivos que necesita para su crecimiento y desarrollo, así como sustancias que le protegen contra infecciones.  Es importante, durante este tiempo, comer de forma sana para obtener los nutrientes necesarios que necesitas y producir leche de excelente calidad. Si quieres saber más sobre la alimentación durante la lactancia materna , te invitamos a que continúes leyendo este artículo. ¿Cómo debe ser mi alimentación durante la lactancia? Existen algunos consejos generales para planificar la dieta en madres lactantes . A continuación, señalamos algunos: Se deben tomar proteínas 2 o 3 veces al día como carne, pollo, pescado, huevos, productos lácteos y nueces. Consumir tres porciones de verduras, incluyendo verduras de color verde y amarillas cada día. Tomar tres porciones de fruta diaria. Incluir granos integrales como pan, pasta, cereales y avena diariamente. Los alimentos ricos en calcio como leche, queso y yogur, son importantes consumirlos diariamente. Tomar solo de forma esporádica alimentos ricos en contenido graso y azúcares, ya que tienen muchas calorías y bajo valor nutricional. Beber unos dos litros de agua al día, es indispensable para la fabricación de la leche. El zumo de frutos y la leche también son una alternativa para mantenernos hidratados. Se debe evitar el consumo de cafeína. Si se desea beber alcohol, se aconseja esperar 3 horas después de amamantar, aunque lo más aconsejable es no ingerir alcohol. Evitar los alimentos muy especiados o picantes, ya que, pueden producir molestias estomacales al bebé. La importancia de la vitamina D en la lactancia La leche materna , como sabemos, es el mejor alimento para los lactantes, pero posee una limitación al no poseer la suficiente cantidad de vitamina D para un metabolismo fosfocálcico adecuado, por esto, desde hace tiempo, se recomienda la suplementación de la madre con dosis altas de vitamina D o al lactante. Si la madre no puede ingerirla o metabolizarla, se debe complementar con 400 unidades diarias de vitamina D para favorecer la absorción de calcio en los huesos y evitar enfermedades como el raquitismo. Alimentos recomendados durante la lactancia Los lácteos y sus derivados son recomendados por ser un elemento fundamental para la mineralización ósea del bebé, se deben incluir 4 raciones diarias bajo en grasas. Las carnes magras, se deben evitar los embutidos. Pescado al menos 4 veces a la semana, tanto blanco como azul. Tomar tres o cuatro huevos a la semana si no existe contraindicación. Cereales, preferiblemente integrales, y legumbres con su aporte proteico y baja cantidad de grasa. Frutas, verduras y hortalizas deben estar presentes en la dieta cinco veces al día, incluyendo una fruta cítrica. Aceite de oliva virgen extra en cantidad moderada. En relación a la bollería, su consumo debe estar indicado puntualmente, ya que aporta calorías vacías sin energía nutricional. Alimentos a evitar durante la lactancia Se debe evitar el consumo de pez espada, atún rojo y lucio porque eleva el riesgo de superar la ingesta máxima de mercurio permitida. Limitar las bebidas con cafeína, ya que, pueden producir irritabilidad, insomnio y temblores en el bebé; su consumo debe estar restringido a menos de tres tazas diarias justo después de la toma de pecho. Aunque la cantidad de alcohol que traspasa la leche materna es baja, si se ingiere es recomendable hacerlo en cantidades pequeñas de forma esporádica justo después de las tomas. Alimentos como el ajo, espárragos, cítricos, picantes y cebolla, pueden alterar el sabor de la leche materna, lo cual, no quiere decir que sea desagradable para el bebé como cita el “mito”, sino que se tenga que consumir más cantidad del producto de lo que se hace en circunstancias normales. En familias con antecedentes alérgicos, se ha encontrado beneficioso que la madre suspenda de la dieta alimentos potencialmente alergénicos como el huevo; esto varía de un individuo a otro, por lo cual, hay que consultar previamente al médico. Ejemplo de dieta DESAYUNO: tortilla de espinacas + 2 tostadas de pan integral + leche A MEDIA MAÑANA: 1 plátano COMIDA: 200 g de pavo + arroz integral + lentejas + ensalada cruda + manzana MERIENDA: macedonia de fruta CENA: salmón a la plancha + zanahoria cocida + arroz + mandarina Preguntas frecuentes  ¿ Es recomendable seguir una dieta durante el periodo de lactancia ? Durante el periodo de lactancia solamente vamos a seguir las pautas nutricionales que iniciamos durante nuestro embarazo, si nos fijamos en los alimentos recomendado y sus porciones es una dieta equilibrada para cualquier persona. ¿Puedo ingerir alimentos con cafeína o alcohol durante la lactancia? Con respecto a la cafeína, debería limitarse el consumo a menos de tres tazas diarias y después de las tomas del bebé, aunque se debe suspender si lo notamos irritable. En relación al alcohol , aunque traspasa en escasa cantidad a la leche materna, no es recomendable su uso continuo en grandes cantidades. Si se va a ingerir, debe ser después de las tomas de leche y en pequeña cantidad. ¿Ser vegetariano o vegano puede afectar a la leche materna? Las dietas vegetarianas bien planificadas son saludables y nutricionalmente adecuadas , y pueden proporcionar beneficios para la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas, incluyendo embarazo y lactancia. Las mujeres vegetarianas necesitan durante el embarazo y lactancia fuentes regulares de vitamina B12 y de ácido docosahexaenoico. Es importante una buena proporción de vitaminas, minerales y algas dejadas en remojo previamente y bien cocidas, asegurarnos un buen aporte de calcio con sésamo, brócoli, tofu, col verde, perejil, almendras, judías blancas, col china, espinacas y, de aminoácidos, a través de legumbres y frutos secos.
Qué hacer si no te baja la regla
Contenido de salud

Qué hacer si no te baja la regla

Introducción La regla o menstruación corresponde a la descamación del endometrio del útero. Esta descamación se produce de forma periódica y está regulada por hormonas. Durante la primera parte del ciclo, que es aproximadamente de quince días, el endometrio comienza a crecer, tras estos quince días, se produce la ovulación y el endometrio sigue creciendo, preparándose para la anidación, que es el momento en que el óvulo fecundado se implanta en el útero. Cuando esto no ocurre, se produce por el cambio hormonal una descamación del mismo, provocando el sangrado conocido como regla. Aunque, en general, se dice que la regla se produce cada 28 días, esto no siempre es así, las mujeres pueden tener diferentes ciclos, y pueden tener ciclos más largos o más cortos, sin que esto se considere anormal. ¿Qué es la menstruación? La menstruación es el sangrado que se produce con una periodicidad de unos 28 días en las mujeres. Este sangrado se debe al desprendimiento del endometrio que ha estado aumentando de tamaño para acoger al óvulo fecundado , cuando esto no ocurre, por el cambio hormonal que se produce, se origina un desprendimiento del endometrio, que se traduce en un sangrado al exterior. Al producirse una vez al mes, se conoce con el nombre de menstruación. Principales motivos de la ausencia de la menstruación Para explicar los motivos de la ausencia de la menstruación , debemos tener en cuenta la edad de la paciente, pues, según varía ésta, pueden variar los motivos. La causa más frecuente de ausencia de menstruación y la primera a descartar en una mujer en edad fértil es el embarazo, sólo cuando se descarta el embarazo, el médico pensará en otras causas. En niñas, la causa más frecuente de la falta de regla son desarreglos hormonales propios de la edad. Normalmente, hasta que no pasan unos dos años del inicio de la regla, estas no se regulan y pueden presentarse con mayor frecuencia, hasta cada quince días, pero, también pueden alargarse hasta unos dos o tres meses, sin que haya más patología que la inmadurez de la niña. Se considera normal tener períodos irregulares hasta los 18 años. En una mujer por encima de los 18 y hasta unos 45 años , la primera causa es el embarazo, pero, otras situaciones como los ovarios poliquísticos, pueden dar lugar a una ausencia de la regla. En algunas ocasiones, la regla se ausenta por un desarreglo hormonal sin mayor importancia. Si se descarta un embarazo, es necesario esperar a estar tres meses sin regla para someterse a estudio. Las pacientes con anorexia y las que presentan alteraciones tiroideas, pueden tener ausencia de regla, esto mismo ocurre en deportistas de élite y en personas que se someten a situaciones de estrés importante. Las mujeres de más de 45 años, en la etapa perimenopáusica , pueden tener baches amenorreicos, que pueden tener una duración variable. Se considera que la media de edad de retirada de la regla es unos 50 años. Una mujer perimenopáusica debe esperar un año para considerar que la ausencia de regla es definitiva, y debe conocer que hasta pasado ese año, aunque es poco frecuente , puede ocurrir un embarazo, por lo cual, debe tomar medidas anticonceptivas si no desea el embarazo. Los factores psicológicos relacionados con la ausencia de la regla Los factores psicológicos relacionados con la ausencia de la regla son los largos periodos de estrés. Se sabe que las mujeres en situaciones estresantes de guerra o en los campos de concentración, tenían ausencia de regla. Las pacientes que sufren de trastornos alimentarios , principalmente de anorexia nerviosa, tienen pérdida de la regla y, en muchos casos, esta tarda en recuperarse una vez que la paciente recupera el peso. Cuándo acudir al médico La ausencia de regla debe ser consultada con el médico , ya que se puede estar embarazada. Las mujeres en edad fértil que presentan un retraso en su menstruación respecto a su regla normal y que han mantenido relaciones sexuales, deben realizarse una prueba de embarazo, aun cuando usen un método anticonceptivo , ya que, estos, aunque en un nivel muy bajo, pueden fallar. Los métodos anticonceptivos tienen que ser usados correctamente, una falta en la toma de píldora o un cambio de parche o anillo vaginal tardío, puede dar lugar a un embarazo no deseado. Lo mismo ocurre si el preservativo no es usado de modo correcto. Si la mujer no mantiene relaciones sexuales o, tras realizarse una prueba de embarazo esta da negativa, se puede esperar hasta tres meses sin regla para consultar con un ginecólogo, tras este periodo someterá a la mujer a las pruebas pertinentes. Las niñas que inician la menarquia (primera menstruación) pueden tener hasta durante dos años o, incluso, hasta cinco años de periodos sin regla sin que sea patológico. No obstante, si mantienen relaciones sexuales sin método anticonceptivo, siempre se deberá descartar la posibilidad de embarazo . Hay que pensar que la ausencia de regla no protege de un embarazo.  Preguntas frecuentes ¿La ausencia de regla es siempre síntoma de embarazo? La ausencia de regla no siempre es síntoma de embarazo, pero, a pesar de ello, es lo primero que un médico debe descartar. Si se tiene una ausencia de regla y se está en edad fértil, se debe hacer una prueba de embarazo y, si esta es negativa, se puede esperar hasta tres meses sin regla antes de someterse a un estudio protocolizado. El estrés, la anorexia, los problemas de ovarios y de tiroides, pueden dar lugar a ausencia de regla sin mediar un embarazo. ¿Qué puedo hacer para que mi regla sea más regular? Si la regla de una mujer es irregular, se debe someter a estudios para tratar de descartar una patología. Una vez que se descarta la misma y, sobre todo, en las personas jóvenes, el uso de anticonceptivos ayuda a regular la regla, al mismo tiempo que disminuyen los sangrados muy abundantes y el dolor menstrual. Concepción Sebastián Fernández Licenciada en medicina y cirugía. Especialista en medicina familiar y comunitaria
Sulfato de Magnesio
Contenido de salud

Sulfato de Magnesio

¿Qué es el sulfato de magnesio?   El sulfato de magnesio, también conocido como “sales epsom” , es un mineral esencial  para el equilibrio del sistema nervioso central, reemplaza el magnesio en el cuerpo y aumenta el agua en el intestino. Al llegar al estómago, el sulfato de magnesio se transforma en cloruro de magnesio para que el metabolismo lo pueda asimilar. ¿Para qué enfermedades se usa? El sulfato de magnesio está indicado para:   Prevención y tratamiento de las convulsiones en eclampsia y preeclampsia grave. Tratamiento curativo de arritmias maligna como torsade de pointes, arritmias ventriculares y taquicardia ventricular. Aporte de magnesio en nutrición parenteral. Aporte de magnesio durante el re-equilibrio electrolítico. Tratamiento del tétano uterino. Control de la convulsiones en la nefritis aguda en niños. En su forma de presentación oral puede ser utilizado como laxante así como para tratar bajos niveles de magnesio en sangre. Efectos secundarios del sulfato de magnesio Los efectos secundarios más frecuentes del sulfato de magnesio son:   Dolores de cabeza, mareos y confusión Depresión del sistema nervioso central que puede preceder a la parálisis respiratoria Shock cardiovascular Hipotensión Náuseas, vómitos Debilidad muscular Depresión respiratoria debida a bloqueo neuromuscular Reacción alérgica que incluye hormigueo e hinchazón en rostros o manos, opresión en el pecho, habones en el cuerpo Exacerbación de insuficiencia renal Exacerbación de miastenia gravis Interacciones del sulfato de magnesio con el uso de otros fármacos Entre las interacciones del sulfato de magnesio se pueden mencionar: Aumento de los niveles plasmáticos de quinidina con riesgo de sobredosis. Prolongación del efecto de los relajantes neuromusculares con riesgo de depresión respiratoria. Depresión del sistema nervioso central, depresión del centro respiratorio e hipotensión con la administración conjunta de barbitúricos, opiáceos e hipnóticos.  Bloqueo cardíaco cuando se administra en forma conjunta con digitálicos. El calcio vía endovenosa neutraliza los efectos del sulfato de magnesio. Uso del sulfato del magnesio Vía endovenosa: el uso de sulfato de magnesio endovenoso se reserva para uso hospitalario en áreas de soporte vital, en las que el paciente debe estar monitorizado de sus constantes vitales como lo son la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, además de realizarse analítica para controlar su función renal, niveles de sodio, potasio y magnesio, entre otros valores.  Es importante informar al especialista si el paciente presenta alguna enfermedad degenerativa neuromuscular como Miastenia Gravis o Síndrome de Eaton Lambert,  así como si padecen alguna patología renal que deban ajustar la dosis del medicamento antes de su colocación.  Su forma de administración es en inyección intravenosa lenta , utilizada en la etapa aguda para luego continuar en infusión venosa continua diluido el sulfato de magnesio en solución glucosada o salina. Fertilidad, Embarazo, Lactancia y su relación con el sulfato de magnesio: el sulfato de magnesio vía oral es un medicamento categoría DE, lo que significa que puede dañar al feto, por tanto, no debe ser ingerido si se sospecha estar embarazada. Su utilización endovenosa también causa anomalías en el feto cuando se administra más de 5 a 7 días en mujeres embarazadas, además, los efectos secundarios tienden a aparecer en mayor proporción, se recomienda monitorear presión arterial, frecuencia respiratoria y reflejos tendinoso profundos y, a nivel fetal, después del nacimiento, podemos encontrar hipocalcemia y alteraciones esqueléticas de desmineralización. Su uso está contraindicado 2 horas previas a la interrupción del embarazo, ya que el feto puede presentar signos de toxicidad por magnesio incluyendo depresión neuromuscular o depresión respiratoria. Se excreta por la leche materna , por lo que está suspendido su uso durante el periodo de lactancia, pero si su beneficio supera a los riesgos, debe suspenderse lactancia materna. Preguntas frecuentes   ¿Qué hacer si olvido tomar una dosis de sulfato de magnesio? Si su médico le indicó sulfato de magnesio vía oral y olvidó ingerir una dosis, tome la siguiente dosis habitual sin ingerir doble dosis. Si tiene alguna duda consulte a su médico. ¿Cuáles son los síntomas de la hipermagnesemia o sobredosis de magnesio? Los síntomas de una sobredosis de magnesio son:   Inhibición de los reflejos rotulianos   Sensación de calor   Somnolencia   Trastornos del habla   Parálisis muscular con dificultad respiratoria   Parada cardiorespiratoria El paciente debe acudir a urgencias inmediatamente para realización de analítica, monitorizar y estabilizar. ¿Es el sulfato de magnesio vía oral igual al intravenoso? A pesar de que ambos son sulfato de magnesio , son usados de manera diferente, su administración vía oral es el laxante salino más importante y enérgico, no tiene efectos a nivel cardiovascular o neurológico, como si los tiene cuando lo aplicamos vía endovenosa. ¿Todos los pacientes pueden usar el sulfato de magnesio endovenoso? EL sulfato de magnesio está contraindicado en aquellos pacientes que presenten:   Alergia al sulfato de magnesio   Insuficiencia renal severa   Infarto de miocardio   Insuficiencia hepática Por lo tanto, si padece algunas de estas patologías , es importante que se le comunique a su médico.
Candidiasis
Enfermedad

Candidiasis

¿Qué es la candidiasis? El término candidiasis se utiliza para referirse a una patología infecciosa producida por un hongo que puede originar desde una infección en la piel o mucosas en pacientes sanos, hasta una enfermedad infecciosa invasiva grave en personas de riesgo. Se puede utilizar también el término de micosis por Cándida para referirse a este tipo de infección. Su manifestación menos grave en la piel o mucosas es una patología común y habitualmente leve. Su incidencia como enfermedad invasiva grave está teniendo un aumento progresivo debido, tanto al aumento de factores predisponentes, como al aumento de supervivencia de pacientes inmunodeprimidos (con alteraciones del sistema de defensa). Puede aparecer tanto en edad infantil como en edad adulta. Causas de la candidiasis La infección por hongos del género Cándida se considera una infección oportunista , ya que estos microorganismos pueden estar en convivencia con el humano sin producir infección y aprovechar un desequilibrio en el sistema de defensas del individuo o la presencia de factores favorecedores de su crecimiento (humedad, desaparición de la flora bacteriana, presencia de prótesis...etc.) y multiplicación, produciendo la infección y sintomatología específica según el sitio de localización. Tipos y síntomas de la candidiasis La infección por Cándida se puede dividir en dos grandes grupos: Candidiasis mucocutáneas : producidas en la piel y en las mucosas (revestimiento de los orificios naturales del cuerpo): Intertrigo : candidiasis de la piel de los pliegues del cuerpo. Aparece una erupción rojiza con vesículas (pequeñas ampollas) y pústulas que confluyen. A veces aparecen pequeñas fisuras y descamación. Puede haber picor (prurito). En los bebés se denomina dermatitis del pañal. Oniquia o paroniquia : erupción en la uña que se vuelve frágil, gruesa, con surcos transversales y blanquecina. Erosión interdigital : infección entre los dedos sobre todo de los pies, con aparición de una lesión roja brillante y bordes con escamas. Candidiasis oral o muguet : aparecen manchas blanquecinas en la mucosa bucal, lingual o gingival, que a veces confluyen y forman grandes áreas de aspecto cremoso. En ocasiones se asocia a molestias y dolor con la ingesta de alimentos. Candidiasis esofágica : aparecen pseudomembranas blanquecinas pegadas a la pared del esófago (tubo que va desde la boca al estómago), con inflamación y dolor al tragar o detrás del esternón. En niños aparece como extensión de una candidiasis oral y en adultos suele aparecer tras tratamientos con antibióticos, corticoides...etc, así como en pacientes con alteración del sistema de defensas (por diabetes, VIH...etc.) Vulvovaginitis : infección favorecida por el consumo de antibióticos, corticoides, o por el padecimiento de diabetes o embarazo. Aparece picor vulvar, con inflamación y enrojecimiento y flujo blanquecino grumoso. Balanopostitis : infección en el pene donde aparecen pequeñas vesículas, enrojecimiento y a veces evolución con aparición de placas blanquecinas en el glande y el prepucio. Se da en pacientes diabéticos y en varones contagiados por su pareja. Otomicosis : infección del oído en la piel del conducto auditivo externo en la que aparecen disminución de la audición, dolor  y secreción blanquecina. Candidiasis mucocutánea crónica : entidad infrecuente, habitualmente de aparición en la infancia, en la que se da una infección crónica diseminada en la piel, uñas y mucosas con lesiones indoloras rojizas, elevadas y que se descaman. Candidiasis sistémicas : aparece el microorganismo en el torrente circulatorio, produciéndose cuando hay un compromiso de las defensas del individuo: Endocarditis : infección por Cándida del revestimiento del corazón (endocardio) y sus válvulas, favorecida por prótesis, consumición de drogas por vía parenteral...etc. Puede producir insuficiencia cardíaca y fiebre entre otros síntomas. Candidiasis pulmonar : por invasión desde una infección oral por Cándida o por vía sanguínea. Produce lesiones nodulares múltiples y simétricas en los pulmones, con tos, fiebre, insuficiencia respiratoria...etc. Candidiasis renal : infección producida frecuentemente por la implantación de un catéter. Puede aparecer también cistitis candidiásica como otra expresión urológica de infección por candida. Candidiasis del sistema nervioso central (meningitis, encefalitis) : infecciones poco frecuentes que se producen por invasión a través de la sangre. Producen síntomas de deficiencia neurológica grave. Candidiasis ocular : es más frecuente en los individuos adictos a drogas por vía parenteral. Aparecen nódulos blanquecinos en la retina y alteración de la visión. Pueden existir otras localizaciones de infección por Cándida, como artritis (en las articulaciones), osteomielitis (en los huesos), trombosis séptica (en los vasos sanguíneos)...etc. Tratamiento para la candidiasis Las candidiasis limitadas a la piel y las mucosas se tratan con fármacos de aplicación tópica o con su toma por vía oral . Son fármacos antifúngicos como el Clotrimazol , la Nistatina , el Miconazol , etc. Las candidiasis sistémicas se tratan con la administración de los fármacos antifúngicos ( Anfotericina B sola o asociada a Fluticasona , o Fluconazol como tratamiento único por ejemplo), por vía intravenosa u oral, durante un tiempo prolongado (no inferior a 6 meses). Pruebas complementarias del tratamiento de la candidiasis Para el diagnóstico de las candidiasis en ocasiones solo precisa la evaluación y exploración física del médico. En otras ocasiones además, se realizan pruebas como: Examen micológico : para ello se obtienen muestras que pueden ser secreciones respiratorias, exudados de la piel, uñas, córnea, orina, sangre, heces, líquido cefalorraquídeo, etc. Con ellas se realiza un examen en fresco (observación directa para objetivar la presencia del hongo) y la realización de un cultivo. Examen anatomopatológico : los estudios de secreciones procedentes de biopsias (pequeñas muestras de tejido), se tiñen con colorantes que favorecen su visualización y detección. Diagnóstico inmunológico : detección de anticuerpos (proteínas del sistema de defensa del organismo), que se producen contra determinadas moléculas de la superficie de la Cándida (antígeno), por medio de un análisis de sangre con técnicas de laboratorio. Factores de riesgo desencadenantes de la candidiasis Bebés prematuros o ancianos que presentan una microflora e inmunidad insuficientemente desarrollada o disminuida por la edad. El embarazo o disfunciones endocrinas que pueden favorecer la aparición de candidiasis. Administración de fármacos como antibióticos o corticoides de forma prolongada. La desnutrición o la alteración de la inmunidad (defensas) del individuo. La rotura física de las barreras naturales del organismo: uso de dispositivos externos o cualquier material que se coloque en el organismo. Complicaciones de la candidiasis Cronificación de la infección. Recurrencia de las candidiasis. Progresión de la infección llevando a una afectación general del organismo, sepsis, que puede desembocar en un fallo multiorgánico y la muerte del individuo. Prevención de la candidiasis En pacientes inmunodeprimidos en ocasiones se realiza una quimioprofilaxis (toma de un fármaco antifúngico para la prevención de la candidiasis). Se pueden utilizar los compuestos de probióticos y toma de alimentos que los contengan, para reforzar la flora bacteriana habitual vaginal y del aparato digestivo. Es fundamental evitar la humedad constante en la piel y a nivel vulvovaginal, efectuando siempre una adecuada higiene. Especialidades a las que pertenece la candidiasis Dependiendo de la localización de la infección puede ser tratada por uno u otro especialista. De forma general el médico de familia puede diagnosticar y tratar la mayoría de las candidiasis más frecuentes, pero si se producen complicaciones o aparece la infección en pacientes de riesgo, el enfermo puede ser tratado por distintos especialistas dependiendo de la localización de la enfermedad: ginecólogo, oftalmólogo, especialista en aparato digestivo, cardiólogo, etc, o por el especialista en enfermedades infecciosas. Preguntas frecuentes: ¿Es posible la candidiasis en hombres? Sí, como la mujer, el hombre puede padecer infección por Cándida en los pliegues de la piel, en el pene, en la boca, etc. ¿Qué es un óvulo para la candidiasis? Un óvulo para la candidiasis hace referencia al formato de presentación de los fármacos habitualmente utilizados para el tratamiento de las candidiasis vulvovaginales, que pueden tener forma de “pastilla” o cápsula , generalmente ovaladas, más grandes que las tomadas por vía oral, y que se introducen dentro de la vagina, habitualmente por la noche, donde se van deshaciendo y son absorbidas por la mucosa de forma progresiva. ¿Qué es la flora vaginal? El término flora vaginal hace referencia a un conjunto de microorganismos, bacterias que “conviven” en la vagina de la muje r sin producirle daño o infección, estando de forma equilibrada y aportando el beneficio de mantener el ph de la mucosa vaginal y su ácido de forma adecuada. ¿Para qué sirven los probióticos? Los probióticos son microorganismos vivos, bacterias o levaduras, que pueden estar presentes en alimentos o suplementos dietéticos y en medicamentos, y que pueden aportar beneficios para la salud al ayudar a mantener la llamada flora intestinal o vaginal propias. ¿Hay algún remedio casero que funcione contra la candidiasis? En ocasiones, hay profesionales de la sanidad que recomiendan el uso de yogurt natural como fuente probiótica natural para el co-tratamiento o prevención de la candidiasis vulvovaginal, así como la ingesta de yogures como método de prevención de alteraciones de la flora bacteriana que favorezcan las candidiasis digestivas tras el uso de antibióticos.  
Diabetes en el Embarazo
Artículo especializado

Diabetes en el Embarazo

Es uno de los principales factores de riesgo para el futuro desarrollo de la diabetes tipo 2 y de posteriores complicaciones durante el embarazo (como excesivo aumento de peso o preeclampsia -hipertensión arterial y presencia de proteínas en la orina-) y el parto (riesgo de parto prematuro o parto por cesárea). Esta alteración ocurre en aproximadamente el 10% de las mujeres embarazadas. La diabetes gestacional es cualquier grado de intolerancia a la glucosa que se detecta por primera vez en el embarazo. La insulina es la hormona encargada de que la glucosa de la sangre entre en las células de tu organismo. El embarazo (y sus cambios hormonales) puede provocar una resistencia a este efecto y una tendencia a tener el nivel de azúcar en sangre más elevado. En la diabetes gestacional raramente hay síntomas, por lo que es necesario realizar un análisis de sangre para detectarla. Factores de riesgo de la diabetes gestacional Determinadas circunstancias en relación a la salud y a la condición física de la mujer, antes y durante el embarazo, pueden suponer importantes factores de riesgo en la aparición de esta patología, entre ellos : Embarazos en mujeres mayores de 30-35 años. Mujeres con antecedentes familiares de diabetes o de diabetes gestacional. Presencia de sobrepeso u obesidad antes del embarazo. Partos anteriores con hijos que han pesado más de 4 kg. Hipertensión arterial. ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico de diabetes gestacional se basa en la localización de la hiperglucemia en la sangre de la embarazada. Es muy importante que la futura mamá se someta a diferentes análisis de sangre para controlar los niveles de azúcar. Esta prueba se efectúa entre la semana 24 y 28 de embarazo, período en el que ya se pueden descubrir las primeras alteraciones en el metabolismo de la glucosa. El examen que se realiza es el test de O'Sullivan (o minicurva de sobrecarga): se hace una extracción de sangre en ayunas y otra 60 minutos después de haber tomado 50 gramos de glucosa (mediante una bebida azucarada). Cuando los valores se encuentran alterados (es decir, son superiores a 95 mg/dl de sangre en ayunas, y superiores a 140 mg/dl después de haber transcurrido una hora desde el momento en que se ha tomado la glucosa), se debe efectuar de nuevo una curva de sobrecarga, pero esta vez completa (test de tolerancia oral a la glucosa). ¿Cómo se lleva a cabo el test O’Sullivan? Para llevar a cabo esta otra prueba la gestante debe estar en ayunas y haber seguido una dieta sin restricción de hidratos de carbono en los tres días anteriores a la misma. Antes de administrar la glucosa se realizará una primera extracción de sangre y, a continuación, debe ingerir 100 gramos de glucosa disueltos en agua. Posteriormente, se realizarán varias extracciones de sangre para medir los niveles de azúcar. Si dos o más valores de los obtenidos son iguales o mayores a los normales, el resultado se dará como positivo. Si uno solo de los valores es superior, el diagnóstico será intolerancia a la glucosa en el embarazo, debiendo repetirse las pruebas a las tres o cuatro semanas. Una vez diagnosticada, la diabetes gestacional será tratada principalmente mediante dietoterapia, puesto que los hipoglucemiantes orales están contraindicados durante la gestación. El objetivo de este tratamiento es la regulación del metabolismo materno y el desarrollo normal del embarazo y del parto. ¿Qué complicaciones pueden aparecer? Riesgos para la madre La madre debe recibir información de los riesgos que ella y su posible hijo pueden correr en función del tipo de diabetes. La mujer será tratada y aconsejada para que el embarazo se inicie con un control glucémico óptimo , de cara a evitar las posibles malformaciones a causa de la diabetes gestacional. Esta situación aumenta la tasa de cesáreas y el riesgo de padecer intolerancia a la glucosa o diabetes mellitus de tipo 2 a las mujeres a las que se les diagnostica. Datos recientes indican también la posibilidad de desarrollar síndrome metabólico (hipertensión arterial, dislipemia) y, como consecuencia, enfermedad cardiovascular. Riesgos para el feto Si la diabetes gestacional no se diagnostica a tiempo existe riesgo elevado de muerte fetal perinatal . La complicación más frecuente en el feto es la macrosomía (desarrollo o tamaño excesivo del cuerpo) y las complicaciones obstétricas derivadas de esta situación, como realización de cesáreas y fractura de clavícula. La hipoglucemia, una de las complicaciones que afecta a 34% de recién nacidos macrosómicos, se presenta en el curso de las primeras 24 horas de vida. Estos bebés (independientemente de su peso) se asemejan a los prematuros, y hace que desde el primer momento deban ser considerados como de alto riesgo perinatal , y su vigilancia posparto sea intensiva y prolongada. A largo plazo, estos recién nacidos tienen mayor riesgo de obesidad y de intolerancia a la glucosa, incluso en aquellos lactantes que no nacen con sobrepeso. ¿Qué tratamiento se debe seguir? Una vez diagnosticada, la primera opción de tratamiento siempre es el control de la dieta y la práctica de ejercicio . La futura madre debe recibir un plan de alimentación adaptado a su estado nutricional y actividad física y deberá controlarse por el médico y el dietista-nutricionista de forma presencial. Es muy importante que la dieta esté adaptada en función de los progresos de desarrollo fetal (peso, talla...) que pueden apreciarse en las visitas ginecológicas. Hay que hacer especial hincapié en respetar los horarios , sin saltarse comidas para evitar hipoglucemias ni juntar comidas que acaben provocando hiperglucemias. No debe ser una dieta baja en calorías ni restrictiva en hidratos de carbono , ya que tiene que proporcionar una ganancia ponderal adecuada para cubrir las necesidades nutricionales del feto. Deben limitarse al máximo todos los alimentos que contengan azúcares simples (de absorción rápida), como azúcar blanco o moreno, bombones, chocolate, bollería, mermeladas, refrescos, etc. Las cantidades de hidratos de carbono complejos (de absorción lenta) como pasta, arroz, legumbres, pan, patata, etc. deben adecuarse de manera presencial según las características de cada mujer . Los carbohidratos integrales son opciones más saludables, por lo que también se aconseja utilizar harinas de trigo integral u otras harinas integrales para cocinar y hornear. Escoger alimentos integrales, legumbres, frutas y verduras cuyo índice glucémico es más bajo, es decir, pasa más lentamente esa glucosa a la sangre. El ácido oleico , presente en el aceite de oliva y los frutos secos, aportan antioxidantes y reduce el riesgo cardiovascular y de diabetes. Se recomienda: Elegir aceite de oliva, preferiblemente virgen extra, para aliñar y cocinar diariamente. Consumir de dos a cuatro puñados de frutos secos a la semana (que no sean fritos). Si no existe otra complicación que lo impida, se debe realizar ejercicio aeróbico moderado (nadar, caminar...) a diario, ya que la práctica de actividad física mejora las cifras de glucemia basal y postprandial. ¿Se puede prevenir la diabetes gestacional? Conociendo los factores de riesgo, es relativamente sencillo deducir las pautas para prevenirla. El control del peso y una dieta equilibrada , antes y después de la concepción, supondrán un primer paso para asegurar un embarazo saludable. En ocasiones, las mujeres embarazadas tienden a incrementar la ingesta de alimentos durante todo el embarazo ; para evitar que esto contribuya a la aparición de complicaciones, debe informarse a la futura madre, explicándole cómo controlar su alimentación para que su peso se incremente dentro de los límites adecuados. Haz nuestro test y averigua todo lo que debe saber una embarazada. Descubre todos los consejos y cuidados de las mujeres embarazadas.
Flujo en el embarazo
Artículo especializado

Flujo en el embarazo

¿Cómo varía el flujo vaginal en el embarazo? El embarazo se caracteriza por cambios hormonales y estos traen consigo modificaciones en la secreción vaginal de la embarazada. Es importante conocer qué flujo vaginal es normal según el trimestre del embarazo que se encuentre y cual es objeto de revisión médica por ser patológico. En general, la secreción vaginal durante el embarazo es clara y transparente o blanquecina con discreto olor. Su volumen se incrementa conforme evoluciona el embarazo para reducir el riesgo de infecciones vaginales y uterinas, se produce a partir de las hormonas placentarias y por la producción del tapón mucoso.  En el segundo trimestre, puede aparecer un flujo asalmonado después de mantener relaciones sexuales o tras un examen ginecológico por encontrarse la zona sensible sin que esto sea patológico. Aunque es importante tener en cuenta que todo flujo rosado o asalmonado durante más de 24 horas debe ser evaluado por el especialista.  A partir de las últimas semanas de embarazo, este se transforma en más pegajoso, igualmente con un olor discreto que puede ser de color asalmonado o con hilos de sangre . Se debe principalmente a la pérdida progresiva del tapón mucoso cuando el cuello uterino comienza el proceso de dilatación para el parto. ¿Qué puedo hacer en caso de aumento del flujo? En caso de que aumente el flujo vaginal, es importante estar pendiente de sus características, como son consistencia y color , para así poder descartar ciertas enfermedades. Algunos ejemplos de tipos de flujo vaginal: Aumento de la secreción transparente: podemos estar ante la presencia de escape de líquido amniótico, por lo cual, debemos acudir inmediatamente a urgencias. Blanco y grumoso: con escozor en el área genital, está fuertemente asociado a Cándidas. Esto puede ser común durante el embarazo, el médico indicará tratamiento sin afectar al feto. Verde o amarillo: sugiere una infección por Clamidia o Tricomomas y esto puede ir asociado a eritema y escozor de genitales. Este flujo vaginal tiene un típico olor fétido. Es importante acudir al médico de forma oportuna, ya que, de no ser tratado, pueden aparecer complicaciones en el bebé años después de su nacimiento a nivel del sistema nervioso central y del desarrollo, así como trastornos de fertilidad en la mujer. Gris: este tipo de coloración asociada con olor a pescado que aumenta después de las relaciones sexuales, nos hacen sospechar que la paciente presenta vaginosis bacteriana, producido por un desequilibrio bacteriano en la vagina. Aunque es común que se presente, es importante su tratamiento para evitar complicaciones posteriores. Color café: secreción que se observa a inicios del embarazo debido a la implantación. No debe ser motivo de preocupación excepto si aparece después de los primeros meses. Rosado: este tipo de secreción vaginal puede aparecer el primer mes o al finalizar el embarazo de manera normal, pero, ante la duda, es preferible que todo flujo vaginal rosado o asalmonado que persista más de 24 horas sea evaluado por el médico tratante, para descartar la enfermedad en el mismo. Roja: es una urgencia, sobre todo si viene acompañado de dolor abdominal o coágulos en cualquier momento del embarazo. De manera general, podemos evitar la incomodidad del aumento del flujo con las siguientes medidas: Mantener la zona genital limpia y seca. Aumentar las medidas de higiene, utilizando jabones con pH neutro. Emplear protectores o compresas de algodón diario y cambiarlas durante el día las veces que sea necesario. Limpiarse correctamente al ir al sanitario, de adelante hacia atrás. Utilizar ropa interior de algodón. No realizar lavados o duchas vaginales. No utilizar perfumes vaginales. No usar óvulos, pomadas o cremas sin antes consultar al médico.  ¿En qué casos debería consultar con un especialista? Se debe acudir al médico si se presentan algunos de los siguientes síntomas : Flujo líquido transparente parecido a la orina Ardor o picor por el flujo Irritación vaginal Escozor al orinar Mal olor del flujo Flujo espumoso o con sangre Flujo vaginal acompañado de dolor abdomino-pélvico y fiebre
Embarazo psicológico
Artículo especializado

Embarazo psicológico

¿Qué es el embarazo psicológico? El embarazo psicológico es la situación en la cual, sin tener un embrión real, la mujer presenta síntomas similares a un embarazo, tales como náuseas, vómitos, mareos e incluso aumento del perímetro abdominal. Es una situación que se suele producir por situaciones de estrés relacionadas con el deseo o el miedo a tener hijos. No está relacionado con la edad de la paciente ni con alteraciones hormonales o ginecológicas, es una enfermedad de origen mental.  ¿Por qué se produce el embarazo psicológico? Esta patología se produce en mujeres que tienen una s ituación psicológica de gran estrés en relación con el embarazo, ya sea por no conseguir un embarazo por medios naturales, o bien, en mujeres adolescentes con un gran miedo a quedarse embarazadas. Eso da lugar a una situación en el organismo en el que se produce una amenorrea (falta de regla) y, asociada a ella, un aumento del perímetro abdominal como si de un embarazo real se tratara. ¿Cómo se puede diferenciar un embarazo psicológico de un embarazo normal? En un embarazo psicológico las pruebas de embarazo son negativas; además, si se realiza una ecografía no presenta aumento del tamaño uterino ni presencia de embrión en el mismo. Al mismo tiempo se conoce la situación de estrés por la cual la mujer pasa. A nivel de síntomas, no es posible diferenciarlo , ya que la mujer presenta los típicos síntomas de embarazo con amenorrea, vómitos, náuseas, aumento del perímetro abdominal e, incluso, turgencia mamaria. Síntomas del embarazo psicológico Los síntomas del embarazo psicológico son amenorrea, aumento del perímetro abdominal, turgencia mamaria, náuseas y vómitos matutinos. Estos síntomas de embarazo se asocian con situaciones de estrés por el temor o deseo del embarazo y puede ir acompañado de una situación de depresión de base. Causas del embarazo psicológico Las causas del embarazo psicológico están relacionadas con situaciones de miedo y ansiedad ante un embarazo, ya sea por deseo del mismo sin conseguirlo o, por el contrario, por un miedo intenso a quedarse embarazada . Tiene como base también situaciones de depresión y ansiedad, y puede asociarse a otros trastornos mentales más graves. Tratamiento del embarazo psicológico El tratamiento del embarazo psicológico consta de una primera parte en la que se trata de demostrar a la paciente que no está embarazada. Tras ello, va a necesitar un tratamiento psicológico adecuado, que le permita aceptar la situación y, en muchos casos, tratamiento farmacológico antidepresivo que puede ser el fundamento sobre el cual se de el embarazo psicológico. Es necesario la comprensión del entorno de esta situación, no culpabilizando a la paciente de la misma para lograr una mejoría tanto del momento agudo, como del estado a largo plazo. Pruebas para detectar el embarazo psicológico Las pruebas para detectar un embarazo psicológico son de negatividad, esto es, se trata de demostrar que, a pesar de los síntomas, la paciente no se encuentra embarazada. En primer lugar, es necesario hacer una prueba de embarazo, que dará negativa, pudiendo ser necesaria su realización en sangre . Posteriormente, se puede realizar una prueba de imagen, como una ecografía, que demostrará que no existe feto en el útero. Esta prueba puede ser necesaria repetirla si la mujer acude diciendo que está de pocas semanas, para confirmar que efectivamente no se encuentra embarazada. Preguntas frecuentes ¿A qué edad es más frecuente un embarazo psicológico? Un embarazo psicológico se puede da a cualquier edad, incluso se describen casos en mujeres que han sufrido una histerectomía (operación en la que se extirpa el útero). Depende de la situación de ansiedad de la paciente en lo relativo a un posible embarazo o la dificultad para conseguir el mismo, y esto se puede dar en cualquier momento de la edad fértil de la mujer. ¿Tener un embarazo psicológico hace más difícil tener un embarazo normal? No, tener un embarazo psicológico no dificulta tener con posterioridad otros embarazos absolutamente normales. Lo único que indica es que hay una gran ansiedad en relación a la gestación , que es mejor tratar de forma adecuada antes de pensar en tener un embarazo normal. ¿Es muy frecuente el embarazo psicológico? El embarazo psicológico es una patología muy poco frecuente , no llega a uno de cada 22.000 nacidos. Es, por tanto, una situación que se produce en muy pocas ocasiones.
Estrías en el embarazo
Artículo especializado

Estrías en el embarazo

¿Qué son las estrías? Las estrías en el embarazo son lesiones en la piel que tienen un aspecto violáceo y alargado y que se producen por la influencia de las hormonas, pero, también, por el aumento de peso que se produce durante el embarazo, que da lugar a la rotura de las fibras de colágeno de la piel en las zonas que más se distienden. Se producen con mayor frecuencia en la zona de las mamas y en la zona abdominal. Su aspecto es antiestético y es un motivo frecuente de consulta durante el embarazo.   Las estrías, en un inicio, son de aspecto rosado o violáceo, más tarde suelen evolucionar a un aspecto más blanco como nacarado. Su amplitud suele ser de unos 5 centímetros y tener un grosor de entre 3 y 5 milímetros. No producen dolor. ¿Por qué aparecen las estrías? Se producen porque al haber un aumento de volumen sobre la piel, provoca la rotura de las fibras de colágeno y elastina de esta en su parte interna, conocida como dermis, esta rotura da lugar a pequeñas cicatrices internas conocidas como estrías. Las estrías en el embarazo tienen también un componente hormonal, ya que las hormonas producen una alteración de la elasticidad de la piel, lo que se traduce en una menor elasticidad y una mayor facilidad para la producción de las estrías. Por otra parte, hay otro componente que es genético, las personas de piel clara y con piel seca tienen mayor probabilidad de sufrir este trastorno. ¿Cómo puedo prevenir la aparición de estrías en el embarazo? La prevención de las estrías se debe establecer desde el inicio del embarazo. No se puede prevenir el cambio de volumen que se produce durante el mismo, pero sí controlar la ganancia ponderal de peso manteniendo la misma en los parámetros de entre 9 y 12 kilos , al evitar coger peso rápidamente también se evitará en parte este proceso. Por tanto, seguir una dieta saludable durante el embarazo y “no comer por dos” evita las estrías . Por otra parte, mantener una constante hidratación de la piel también evita la aparición de estrías. Es necesario hidratar la piel del cuerpo al menos 3 veces días, para ello existen cremas antiestrías ; las que contienen aloe vera, aceite de argán o la centella asiática son especialmente recomendables para este proceso. Al aplicarse la crema es recomendable realizar un masaje sobre la zona , esto ayuda a penetrar mejor la sustancia y favorece un mejor riego sanguíneo de la zona. Además de la aplicación de cremas, es necesaria la hidratación de la mujer ; bebiendo al menos 2 litros de agua diarios, evitando la exposición solar durante el embarazo y, si se expone al sol, realizarlo con protección solar y no fumando, no solo por el embrión sino también por el cuidado de la piel. Si ya han aparecido, ¿cómo puedo tratarlas? Si las estrías han aparecido, debemos tratar de mejorar su aspecto. Cuanto más superficiales son las estrías, más fácil es su tratamiento y, cuanto más profundas, más se dificulta su desaparición , pero siempre podemos intentar que se disimulen y sean menos llamativas. El aspecto de las estrías es importante para su tratamiento, cuando están violáceas o rosadas presenta una vascularización mayor, son de menor evolución y su tratamiento es más fácil . Cuando su aspecto es nacarado, se puede decir que son cicatriciales y llevan más tiempo y son más difíciles de tratar. Es por tanto importante comenzar el tratamiento tan pronto como se percibe la aparición de las mismas. Tratamientos como la dermoabrasión, la radiofrecuencia, la mesoterapia o la carboxiterapia son eficaces para su tratamiento.  Las microdermoabrasiones es un método mecánico que elimina las capas superficiales de la piel, dando lugar a una generación de colágeno y elastina. Es uno de los métodos más empleados, pero se debe aplicar al terminar el embarazo.   La radiofrecuencia aumenta la producción de colágeno y elastina mediante corriente de alta frecuencia que elevan la temperatura de la piel, estimulando los fibroblastos . También se debe emplear tras terminar el embarazo. La mesoterapia inyecta sustancias bajo la piel que estimulan el crecimiento de los fibroblastos. Esta sustancia se pone en pequeña cantidad y, como las anteriores, se realiza al término del embarazo. La carboxiterapia es la inyección de gas carbónico la piel, esto se traduce en un aumento de la oxigenación y como resultado se produce una mayor elasticidad en la misma. Además de estos procedimientos , debemos seguir manteniendo una correcta hidratación de la piel para conseguir una mayor elasticidad.