Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Endocrinología y Nutrición

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
¿Los alimentos light ayudan a perder peso?
Artículo especializado

¿Los alimentos light ayudan a perder peso?

¿En qué se basan los productos light? En general, cuando hablamos de productos light, nos referimos a ellos como productos bajos en calorías. La legislación indica que para declarar un alimento con contenido light o reducido en calorías o nutrientes, debe haber sufrido un proceso de reducción de grasas o azúcares sustituyéndolos por otras sustancias que aporten una disminución del 30% del contenido energético declarado del producto. En algunos alimentos se puede sustituir el azúcar por manitol, sacarina, fructosa o aspartamo y, en otros casos, solo reducen el contenido de grasas, proteínas, hidratos de carbono o, por último, se reduce la ración de consumo en relación al producto de referencia. Existe un acuerdo elaborado en 1990 por la Comisión Interministerial para la Ordenación Alimentaria (CIOA) que considera que para que un producto sea light, tiene que tener una reducción de al menos el 30% de valor energético respecto al producto de referencia. Sin embargo, no existe un marco legal que obligue a cumplir estos requisitos, sino que se trata de una serie de recomendaciones únicamente. Esto ha llevado a que muchas empresas hagan falsas interpretaciones u omisiones de este acuerdo, por lo que es conveniente leer el etiquetado de todos los productos light para conocer la relación cantidad – precio, la ración de consumo, los nutrientes y aditivos en relación al producto de referencia. ¿Qué nutrientes nos aportan este tipo de productos? Los nutrientes que aportan estos productos deben ser cuidadosamente revisados en el apartado nutricional de cada uno de ellos, para verificar la reducción del mismo con respecto al producto de referencia. En la mayoría de los países, la industria de la alimentación ha logrado crear productos con agradable sabor y sustitutos calóricos que ofrecen garantías de calidad a los usuarios. Los productos light contribuyen a llevar una alimentación más variada, sobre todo, a aquellas personas que tienen limitados ciertos alimentos como pueden ser personas con diabetes o problemas de colesterol; aunque si evaluamos con atención las etiquetas de los productos , podemos aprender a reducir la cantidad de los mismos cocinando de manera adecuada para reducir grasas y azúcares y crear nuestros propios productos light. Este tipo de productos, al tener una reducción de sus macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), en su mayoría también tienen reducción de vitaminas y minerales, punto importante a tener en cuenta, ya que si la dieta es basada en productos light , a largo plazo se puede crear una deficiencia nutricional . Por ello, es recomendable que la cuota diaria de productos light no sobrepase las calorías de la ración diaria del alimento natural. Los principales sustitutos que podemos encontrar son: CARBOHIDRATOS, ALMIDONES Y AZÚCARES: más frecuentemente reducidos en bollería, refrescos, chucherías, chocolates y caramelos. El azúcar es sustituido por maltodextrina, aspartame, polidextrosa o sacarina. Algunos de ellos producen intolerancia alimentaria y flatulencia y debe ser utilizado con moderación . GRASAS Y PROTEÍNAS: la mayoría de los productos bajos en grasas contienen una modificación de su estructura química para suministrar un menor contenido calórico, en otras ocasiones se sustituyen las grasas por los carbohidratos espesantes y estabilizantes, por lo cual, el alimento no puede ser usado en frituras y, por último, en algunos casos se utilizan proteínas, sobre todo, en sopas, cremas, alimentos horneados y productos pasteurizados. Al eliminar la grasa de nuestra dieta podemos disminuir la absorción de algunas vitaminas y reducir la presencia de ácidos grasos esenciales como el omega y vitaminas liposolubles como vitamina A, D, E y K y, a largo plazo, podemos ocasionar enfermedades como osteoporosis y deficiencias visuales por vitamina A. ¿Cómo funcionan los productos light o bajos en azúcares? La mayoría de los alimentos light no reducen su a porte calórico significativamente como esperamos y son más costosos que sus referentes convencionales. No se debe abusar de los mismos ya que se puede consumir el doble o triple de calorías. Es importante tener en cuenta, a la hora del funcionamiento de estos productos, las siguientes recomendaciones : Leer el etiquetado nutricional, especialmente, el valor energético, grasas y azúcares y su comparación con el referente convencional, para comprobar si se ha realizado correctamente la reducción calórica. Tener en cuenta que light no significa menor contenido energético, por lo que podemos doblar la ración. En ocasiones, solamente comiendo una menor ración del producto convencional, es suficiente y no necesitamos la versión light. Valorar si los sustitutos de las reducciones son saludables, ya que algunos pueden causar efectos adversos a nuestro organismo como dolor abdominal, intolerancias alimentarias o flatulencias. ¿Son recomendables o saludables los productos light? Son recomendados en cantidades moderadas en aquellos pacientes con regímenes especiales nutricionales como diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia o en aquellos que quieren darse un capricho dentro de una dieta hipocalórica. Pero es importante no crear el falso mito de que estos productos son sanos o que ayudan a disminuir de peso, porque la mayoría no lo son, y se debe enseñar a los pacientes a leer correctamente el etiquetado del producto para no dejarse engañar por la industria del marketing.
Dieta de la piña
Artículo especializado

Dieta de la piña

¿Qué es la dieta de la piña? La dieta de la piña se basa en las propiedades depurativas, laxantes y saciantes por el alto contenido de fibra de esta fruta tropical. Es una dieta desintoxicante o depurativa, de pocos días de duración, y excelente para después de días de exceso o cuando se necesita bajar de peso rápidamente . Es importante tener en cuenta que puede originar desórdenes alimentarios si se prolonga en el tiempo y no es recomendada para pérdida de peso saludable, ya que no ayuda a reducir la grasa, sino que favorece la pérdida de líquido y músculo. Es una dieta hipocalórica, baja en carbohidratos complejos, que, si no es acompañada de un correcto periodo de mantenimiento, puede ocasionar un efecto rebote. ¿Como hacer la dieta de la piña para bajar de peso rápido? Es importante tener presente que se deben realizar 5 comidas al día, ingerir 2 litros de agua diarios, evitar bebidas alcohólicas o azucaradas y, en la medida de lo posible, los alimentos deben cocinarse a la plancha. Durante 3 días se seguirá la siguiente dieta: DESAYUNO: 2 rodajas de piña, 1 yogur desnatado y café con leche desnatado. COMIDA: 2 rodajas de piña, 2 filetes de pechuga de pollo a la plancha y 1 yogurt desnatado. CENA: 2 rodajas de piña, 1 huevo duro y un yogurt desnatado. Existe una variante de 7 días: DÍA 1   DESAYUNO: 2 rodajas de piñas y 1 yogur desnatado. A MEDIA MAÑANA: Zumo de piña. ALMUERZO: Crema de verduras con ensalada variada y 2 rodajas de piña. MERIENDA: 1 yogur desnatado. CENA: Filete ternera con judías salteadas. 2 rodajas de piña. DÍA 2 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 yogur desnatado. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur desnatado. ALMUERZO: Pechuga de pollo a la plancha con ensalada de endivias y 2 rodajas de piña. MERIENDA: Zumo de piña. CENA: Ensalada de lechuga con piña troceada y zumo de piña. DÍA 3 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 tostada integral con aceite de oliva. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Ternera al horno con ensalada de puerros y 2 rodajas de piña. MERIENDA: Zumo de piña. CENA: Ensalada de endivias, zumo de piña y 2 rodajas de piña. DÍA 4 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 yogur desnatado. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Merluza a la plancha con ensalada variada y 3 rodajas de piña. MERIENDA: 1 rodaja de piña. CENA: Ensalada de puerros y 2 rodajas de piña.   DÍA 5 DESAYUNO: 2 rodajas de piña y 1 yogur de piña. A MEDIA MAÑANA: Zumo de piña. ALMUERZO: Emperador a la plancha con ensalada variada y 2 rodajas de piña. MERIENDA: 1 yogur desnatado. CENA: Ensalada de puerros, zumo de piña y 3 rodajas de piña. DÍA 6 DESAYUNO: Té y 2 rodajas de piña. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Pollo al horno con ensalada de endivias y 3 rodajas de piña. MERIENDA: 1 yogur desnatado. CENA: Ensalada de lechuga con piña troceada y zumo de piña.  DÍA 7 DESAYUNO: Zumo de piña y 1 tostada integral con aceite de oliva. A MEDIA MAÑANA: 1 yogur de piña. ALMUERZO: Merluza al horno con ensalada variada y 2 rodajas de piña MERIENDA: Zumo de piña. CENA: Ensalada de endivias, zumo de piña y 2 rodajas de piña. ¿Cuántas piñas necesito para hacer la dieta rápida de la piña? Si vamos a realizar la dieta rápida de los 3 días, se necesitan aproximadamente 2 piñas y, si realizas la dieta semanal, aproximadamente 4 piñas, aunque esto dependerá del tamaño de cada piña. ¿Puedo hacer la dieta de la piña con cualquier tipo de piña? La piña, en general, es una fruta tropical con alto contenido en vitaminas, sobre todo B1, que ayuda al metabolismo de los hidratos de carbono y vitamina C, con función antioxidante, también proporciona potasio, calcio, magnesio, yodo, fósforo, hierro y azufre; tiene alto contenido en fibra y es considerada depurativa. Cualquier tipo de piña con todas estas propiedades será suficiente para realizar esta dieta por el corto periodo de tiempo que se puede realizar. Algunos consejos antes de comenzar la dieta de la piña: Antes de iniciar cualquier tipo de dieta es importante consultar con su médico de familia si tiene alguna enfermedad que le contraindique realizar este tipo de dieta de choque o dieta rápida. No debería realizar ejercicios de alto impacto durante los días que se encuentre con esta dieta, solo caminar. No se deben exceder los días recomendados para la dieta, ya que pueden originar trastornos alimentarios o estados de desnutrición. Si durante el inicio de la dieta siente malestar, dolor de cabeza o mareos, debe suspender la dieta y acudir a su médico de cabecera. Deben suspenderse las bebidas azucaradas y el alcohol. Ingerir abundante cantidad de agua, por lo menos entre 1.5 y 2 litros al día. Una vez finalizada esta dieta de choque, la alimentación debe ser lo más equilibrada posible para evitar recuperar el peso perdido. En caso de alergia a la piña no debe realizar esta dieta.
Dietas para engordar
Artículo especializado

Dietas para engordar

¿Cuándo se necesita una dieta para engordar? Se necesita una dieta para engordar cuando una persona se encuentra en situación de bajo peso o desnutrición, en la que esté comprometida su calidad de vida y que necesiten aumentar de peso de una manera saludable. En general, toda persona c uyo índice de masa corporal (IMC) sea inferior a 18.5, debe acudir a un especialista que primero estudie la causa de su bajo peso y luego diseñe un plan personalizado, en función de su metabolismo, que le permita el aumento de peso de una manera equilibrada y constante, reeducando alimentariamente al paciente. ¿Cómo puedo saber si me encuentro por debajo de mi peso ideal? La mejor manera de saber si nos encontramos por debajo por debajo del peso ideal es a través del cálculo del índice de masa corporal (IMC), el cual relaciona el peso en función de la altura en situaciones normales (excluyendo embarazos, enfermedades o deportistas de alta competición). Para poder calcular este índice utilizamos la siguiente fórmula: IMC: Peso/Altura 2   Si después de realizar este cálculo, el resultado es inferior a 18,5, significa que está por debajo del peso normal y se debe consultar con un especialista. ¿Qué alimentos son los más recomendables en dietas de engorde? Una dieta para engordar tiene que ser hipercalórica, con mayor cantidad de calorías que ingerimos que las que utilizamos, variada y equilibrada, sin eliminar ningún grupo de alimentos, solo incorporando aquellos más densos calóricamente pero de alta calidad nutricional.  La mayoría de las personas que deben subir de peso tienen la falsa creencia que debe ser a partir de azúcares refinados y grasas hidrogenadas, sin embargo, esto es poco beneficioso para la salud. Las grasas no deben potenciarse , se deben incluir los carbohidratos en todas las comidas principales como el arroz blanco, quinoa, pasta blanca, avena, legumbres y pan, así como en ocasiones se puede complementar con algunos batidos hipercalóricos para ajustar la ingesta calórica en torno a 500 calorías extras diarias mayor que el gasto, por lo que tenemos que tener en cuenta también la actividad física y, en función de esta, ajustar la ingesta.  Por último, es importante mantener la ingesta de agua entre 1,5 a 2 litros diarios para mantener las funciones metabólicas y cardiovasculares. Algunos productos que se recomiendan que se incluyan en la dieta, por tener un alto valor calórico y nutricional, son: Productos lácteos: su alto contenido en proteínas y grasas contribuyen a la ganancia de peso, también son utilizadas como complementos en forma de proteína de suero de leche. Grasas: se utilizan, preferentemente, grasas saludables como el aguacate, coco y aceite de oliva. No se deben utilizar grasas hidrogenadas presentes en alimentos fritos o comidas rápidas. Frutos secos: las nueces, almendras, maní, anacardos y frutas deshidratadas son excelentes por su alto contenido en proteínas y grasas saludables, además de su alto contenido calórico; pueden ser comidos en meriendas, batidos, mantequillas o como parte de preparaciones en comidas. Chocolate negro: alimento con alta densidad calórica, grasas buenas y abundantes hidratos de carbono. Proteínas: a pesar de que las proteínas no son fuentes de alta densidad calórica, permiten la ganancia de peso al construir masa muscular.  Cereales: como el arroz, quinoa, pan, arroz y maíz aportan buena cantidad de carbohidratos, pero además aportan nutrientes y grasa saludable. Legumbres: ricas en carbohidratos, proteínas y grasas saludables, las más conocidas son las lentejas, garbanzos, habas, soja, arvejas, judías y yeros. Frutas: aportan calorías adicionales y azúcares por la fructosa, las de mayor aporte son el coco, higo, dátiles, uvas y chirimoyas. Vegetales: el maíz, zanahoria, remolacha, rábanos y aceitunas son ricos en calorías, carbohidratos y azúcares, que colaboran en el aumento de peso. Almidones: patatas, batatas, calabaza, apio y otros tubérculos aportan grandes cantidades de carbohidratos. Dulces: la miel y fructosa están permitidas de manera saludable. ¿Cuántas veces al día se debe comer en estas dietas? Lo ideal es realizar 5 o 6 comidas al día con el fin de mantener el aporte calórico, el periodo transcurrido entre cada comida no debe ser mayor a 4 horas. Se deben respetar los horarios de comida y no comer grandes porciones, ya que solo lograremos desajustes digestivos y malestar. Si es necesario, se puede realizar mayor cantidad de comida o mayor densidad calórica de las comidas con menor número de porciones. Ejemplo de dieta hipercalórica DESAYUNO: Bol de yogur con cereales, chocolate negro y una pieza de manzana y plátano. Zumo de naranja /café con leche. MEDIA MAÑANA: Dos tostadas de pan con tomate , aceite y jamón ibérico. Café con leche. MEDIA TARDE: Bocadillo de embutidos y queso. Batido de fruta de temporada. COMIDA: Crema de champiñones. Arroz blanco, pollo asado, ensalada caprese, cuajada con miel y frutos secos, pan y zumo. CENA: Sopa de fideos, tortilla de patatas, pan . Yogur, fruta y agua. RECENA: Batido hipercalórico hiperproteico.
¿Que alimentos se recomienda consumir si sufres estreñimiento crónico?
Artículo especializado

¿Que alimentos se recomienda consumir si sufres estreñimiento crónico?

¿Qué es el estreñimiento crónico? Se considera estreñimiento crónico al síntoma caracterizado por la disminución en el número de las deposiciones, con existencia de esfuerzo o dificultad excesiva para expulsar las heces, que puede venir acompañado de número de deposiciones menor a 3 a la semana con heces duras, sensación de evacuación incompleta y necesidad, en ocasiones, de ayuda externa como supositorios, laxantes y enemas para lograr la deposición durante un periodo mayor a 3 meses consecutivamente. El estreñimiento crónico es una patología digestiva frecuente en mujeres que va en aumento proporcional con la edad. Afecta al 30% de la población en general y está muy relacionada con el embarazo y cambios hormonales . Puede producirse por alguna de las siguientes alteraciones:   Déficit de fibra en la dieta y malos hábitos dietéticos.   Alteraciones de la motilidad del colon.   Alteraciones neurológicas que alteran la sensibilidad de evacuar.   Disminución en la presión abdominal afectando los músculos del abdomen.   Alteraciones en la correcta apertura del año en el acto de defecación.   Secundario a enfermedades metabólicas como diabetes o hipotiroidismo.   Secundario a enfermedades neurológicas como lesiones medulares, ictus, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson.   Secundario al uso crónico de medicamentos como hierro, antidepresivos y opioides.   Secundarios a enfermedades de colon. ¿Cuáles son los síntomas del estreñimiento crónico? Los síntomas del estreñimiento crónico son:   Tener menos de 3 evacuaciones por semana   Heces duras    Realizar grandes esfuerzos para evacuar   Sensación de vaciado incompleto del recto por obstrucción   Necesitar ayuda para vaciar el recto ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico del estreñimiento se realiza en base a:   Historia clínica, realizando hincapié en hábitos nutricionales, contenido en fruta, verdura y fibra integral en la dieta, ejercicio, tipo de trabajo, presencia de estrés, pérdida de peso, número de deposiciones a la semana, esfuerzo que requiere en la defecación, consistencia de las heces, dolor anal con la deposición, uso crónico de medicamentos, enfermedades crónicas, uso de laxantes y, sobre todo, estreñimiento que no mejora con el uso de estos últimos. También es importante, en los antecedentes familiares, la historia familiar de cáncer de colon.   Examen de recto y sigmoidoscopia: colocación de un pequeño tubo flexible iluminado con el que se puede evaluar en consultorio el recto y sigmoides.   Analítica de sangre: se toma muestra de sangre para medir marcadores tumorales, así como algunos marcadores de enfermedades sistémicas, para descartar enfermedades crónicas como, por ejemplo, glucosa y pruebas tiroideas.   Colonoscopia: método invasivo que requiere preparación previa para su correcta visualización y que, además de ver, posibilita tomar biopsias del interior del colon; con ella se pueden descartar procesos benignos como divertículos o estrecheces (estenosis) o malignos, como cáncer, que causan estreñimiento.   Tomografía abdominal: se realiza cuando se sospecha que la obstrucción se encuentra por fuera del colon.   Manometría ano-rectal: es una prueba que se utiliza para medir la funcionalidad del colon, se coloca una sonda fina que contiene una pequeña pelota en un extremo que se infla con aire y que se introduce en el recto unos 10 centímetros.  Posteriormente, se extrae a través del esfínter, preguntando al paciente si nota la sensación de evacuar y si realiza correctamente la maniobra de defecación que indicaría una correcta coordinación de los músculos.   Evaluación del tránsito colónico: el paciente ingiere una cápsula que contiene marcador radiopaco y/o dispositivo de grabación inalámbrico que registra el progreso de la cápsula a través del colon, se hacen radiografías para saber su localización en colon o se espera a que se expulse y se revisa el dispositivo de grabación en busca de lesiones. La elección del método diagnóstico está a cargo del médico especialista, después de realizar la historia clínica y examen físico . Tratamiento para el estreñimiento crónico El tratamiento para el estreñimiento crónico consiste en: 1.- Hábitos saludables alimentarios: se debe consumir, en promedio, 14 gramos de fibra por cada 1000 calorías en la dieta, en base a verduras crudas o cocinadas, legumbres, frutas frescas, frutos secos, cereales, pan y harinas integrales. 2.- Realizar ejercicio físico : para aumentar la actividad muscular de los intestinos de manera regular. 3.- Hábito intestinal: es importante tomarse tiempo a la hora de defecar, llevar un hábito de manera tranquila, sin apuros ni distracciones . 4.- Uso de laxantes: existen diferentes tipos de laxantes que actúan de manera distinta para facilitar la evacuación intestinal , estos deben ser siempre indicados por el médico por un tiempo prudencial: Laxantes formadores de masa: fibra tipo plantago o metilcelulosa que debe ingerirse con abundante líquido, su función es aumentar el volumen de las heces, ya que absorben agua y disminuyen su consistencia. Su efecto no es inmediato. Laxantes osmóticos: son laxantes salinos y azúcares no absorbibles que tienen la capacidad de atraer agua en el colon, por lo que disminuyen la consistencia de las heces, resultando más fácil su expulsión. Laxantes lubricantes: son aceites no absorbibles, como la parafina, que lubrican las heces para facilitar su salida. Pueden ser usadas de forma crónica bajo supervisión médica, ya que son seguras. Laxantes estimulantes: son los laxantes más potentes, ya que promueven movimientos procinéticos del intestino. Solo deben ser usados de manera muy puntual. 5.- Enemas y supositorios : enemas de fosfato sódico, enemas de espuma de jabón, de agua o de glicerina, son útiles para ablandar las heces. 6.- Entrenamiento de músculos pélvicos: se realiza con un fisioterapeuta, en cada sesión se aprende a contraer y relajar la pelvis durante el proceso de defecación. 7.- Cirugía: es un método correctivo de estreñimiento , solo si la causa del estreñimiento crónico es un bloqueo, rectocele, fisura anal o constricción. Dieta y alimentación aconsejada para el estreñimiento crónico La correcta alimentación es la clave para el tratamiento del estreñimiento. Se debe consumir una dieta rica en fibra acompañada de agua. Los alimentos ricos en fibras son las verduras crudas o cocinadas, legumbres, frutas frescas, frutos secos, cereales, pan y harinas integrales. La fibra vegetal no es digerida ni absorbida en el intestino delgado, por lo que llega al colon y constituye la parte del volumen de las heces absorbiendo, además, el agua del intestino. Es importante destacar que el mayor aporte de fibra se encuentra en la piel de las frutas, por lo que se sugiere comer la fruta con piel y no en zumos o licuados, ya que disminuye el aporte en fibra. Se debe consumir en promedio 14 gramos de fibra por cada 1000 calorías de dieta diariamente, unos 35 gramos en promedio diario con 1,5 a 2 litros de agua. Existen también numerosos estudios que implican a los lactobacilos en el tratamiento del estreñimiento crónico, ya que, al favorecer una flora intestinal sana, favorece la correcta absorción de nutrientes y la normalización del tránsito intestinal. También es importante ingerir alimentos que potencian la secreción de bilis por el hígado , que ayudan a realizar la digestión y tienen propiedades laxantes, un ejemplo es el uso diario de aceite de oliva. ¿Qué alimentos se deben evitar en esta situación? Se deben evitar los siguientes alimentos : Alimentos irritantes del intestino que producen un efecto laxante no deseado, tales como café y tabaco. Alimentos astringentes como arroz, membrillo y té. Grasas saturadas y, especialmente, las hidrogenadas relacionadas con dolor abdominal y flatulencias. Quesos secos y harinas no integrales. Alcohol, ya que deshidrata las mucosas. Bebidas azucaradas con abundantes carbonatados.
Riesgos de adelgazar rápido
Artículo especializado

Riesgos de adelgazar rápido

¿Qué consecuencias puede tener adelgazar rápido? Perder peso en poco tiempo es algo muy poco equilibrado para nuestro organismo, ya que, este no se logra adaptar rápidamente a un déficit calórico importante, lo que puede traer consecuencias irreparables como: Deshidratación: existen algunas dietas que centran su pérdida acelerada de peso en la deshidratación, pero esto es una “falsa pérdida de peso”, ya que, al ingerir nuevamente líquidos, el peso se recupera. La pérdida de agua puede traer consecuencias a nivel cardiovascular y renal que se expresa en hipotensión, taquicardia, fatiga crónica, cefalea, problemas para regular la temperatura corporal y alteraciones de la función renal, que, si permanecen en el tiempo, pueden originar enfermedades renales crónicas. Lesiones musculares: en la pérdida de peso de forma rápida y en poco tiempo, puede estar implicada la pérdida de masa muscular como fuente de proteína para el cuerpo. Además, puede estar acompañado de excesivo ejercicio con mayor predisposición a lesiones agudas y crónicas osteomusculares y a fracturas óseas por pérdida de nutrientes. Alteraciones gastrointestinales: la disminución de la ingesta de alimentos puede traer como consecuencias alteraciones en la motilidad y absorción gastrointestinal, que se expresan como estreñimiento o diarrea, dolor abdominal y flatulencias. Alteraciones del humor y dolores de cabeza: en su mayoría, son provocados por dietas altamente restrictivas calóricas en las que prevalece el cansancio, fatiga crónica, irritabilidad y decaimiento. Trastornos de alimentación: en el intento de perder peso de manera rápida corremos el riesgo de convertir nuestro ideal en una obsesión, creándose situaciones que ponen en riesgo nuestra vida, en la que, a pesar de encontrarnos en el peso ideal, tenemos una percepción errónea de nuestro cuerpo. Fatiga crónica: se produce como respuesta del organismo a la restricción de calorías y deshidratación, con alteraciones en el sistema nervioso central, específicamente a nivel parasimpático, ocasionando un estado de “mantenimiento de reservas” que conlleva la aparición de cansancio, insomnio e irritabilidad como síntomas más importantes.  Efecto rebote: una vez llegado al peso ideal y abandonado la dieta restrictiva que nos originó la pérdida de peso en pocos meses (la mayoría son hipocalóricas sin carbohidratos), cuando intentamos incorporar los carbohidratos a nuestra dieta, nos damos cuenta que recuperamos el peso perdido, en ocasiones, con la misma rapidez de su pérdida. Cálculos biliares: hasta un 20% de las personas que pierden peso rápidamente pueden presentar cálculos biliares que precisen su resección quirúrgica posteriormente. ¿Qué tipo de dietas se deben evitar? En general, debemos evitar aquellas dietas que originen desequilibrio en nuestro organismo, normalmente las dietas que permiten perder mucho peso en poco tiempo han sido fuertemente criticadas por nutricionistas y médicos porque suponen un grave riesgo a la salud , por el déficit de vitaminas y nutrientes que originan. Algunos de los peligros que debemos evitar por estas dietas son los siguientes: Disminución de la masa muscular, estreñimiento/diarrea, dolores de cabeza, fatiga, mareos, sobrecarga renal, desmineralización ósea y alteraciones renales en dietas hiperproteicas o hiperlipidemias y bajas o nulas en hidratos de carbono. Desnutrición, efecto rebote y deshidratación en monodietas o dietas de choque que consisten en comer un único alimento durante un tiempo determinado (alcachofas, piña, repollo, sirope o similares). Hipoglucemia, pérdida de masa muscular y desnutrición con técnicas de ayuno que pueden ser intermitentes o absolutas. Alteraciones cardiovasculares, metabólicas y renales con el uso de pastillas estimulantes, quemadores o supresores del apetito, los cuales suelen venderse como un método extraordinario y milagroso con efectos secundarios que pueden comprometer la vida del paciente y conseguir escasa reducción de la masa grasa. ¿Pueden los complementos alimenticios suponer un problema para mi salud? Los alimentos light o bajos en azúcares o grasas pueden suponer un problema para la salud si son consumidos de manera descontrolada, ya que: El hecho de que sea baja en grasa, a veces, es compensada por mayores cantidades de sal, azúcar o almidón que el producto de referencia para que no pierda su sabor. Al consumir alimentos bajos en grasas o carbohidratos, sentimos que podemos permitirnos comernos el doble de las raciones y duplicamos la cantidad de calorías. Al consumir el producto reducido en grasa o carbohidrato, no se altera significativamente el peso ni las calorías consumidas, solo la proporción del grupo al cual pertenece el alimento, por lo que el alimento en sí no adelgaza sino es la disminución en la ración del alimento. Por tanto, es importante el consumo responsable de estos productos, leer bien el etiquetado de cada uno de ellos y, ante cualquier duda, consultar al médico o al nutricionista. ¿Cómo puedo bajar peso de manera saludable? La mejor manera de bajar de peso es acudir a un especialista que después de evaluar la historia médica, un examen físico y realizar un historial nutricional , creará un plan de alimentación personalizado basado en tus requerimientos nutricionales según edad, sexo y estatura, creando metas a corto y mediano plazo y asociando a este programa la realización de ejercicio físico. Algunos tips importantes para tener en cuenta : Seleccionar alimentos frescos Complementar el plan nutricional con ejercicios acorde a nuestra condición física Comer a diario 5 raciones de frutas y verduras Mantener una correcta hidratación Realizar alimentación consciente, esto significa comer sin ver televisión, ordenador o cualquier tipo de pantallas
¿Porque no pierdo peso cuando estoy a dieta?
Artículo especializado

¿Porque no pierdo peso cuando estoy a dieta?

Listado de posibles causas de la dificultad en perder peso Realizar una dieta demasiado restrictiva Quitar comidas al día Retirar grupos de alimentos No realizar una dieta equilibrada Picotear entre comidas alimentos no saludables Realizar poco ejercicio Beber bebidas ricas en azúcares, como refrescos y zumos Comer alimentos ultraprocesados Realizar menos de cinco comidas diarias El estrés y no dormir correctamente, es necesario descansar diariamente al menos unas 7 horas La importancia del deporte en una dieta saludable El complemento ideal para una vida saludable es realizar un deporte adecuado para la edad, estado físico y vida de cada persona. Según las recomendaciones de la OMS, una persona de más de 18 años debe hacer un ejercicio vigoroso durante unos 300 minutos a la semana, dicho ejercicio puede ser correr, natación, ejercicios aeróbicos, aeróbic, pilates, etc. Si no se realiza de forma habitual ejercicio, empezar a correr de forma indiscriminada puede no ser lo más adecuado. El ejercicio se debe iniciar poco a poco, entrenando de forma paulatina hasta lograr el ejercicio adecuado a nosotros mismos, también es importante buscar algo que nos guste, hay quien prefiere correr, otras personas pueden disfrutar con ejercicios de competición como el pádel o con ejercicios como la natación. Si no estamos entrenados, es bueno empezar con tandas de 10 o 15 minutos y luego ir aumentando hasta conseguir un ejercicio regular. Las personas que presentan lesiones o que por sus características físicas no pueden realizar ejercicio vigoroso , se beneficiarán de ejercicios como el taichí, yoga o pilates e, incluso, pueden andar a paso vivo durante una hora al día. El ejercicio también se puede integrar en nuestras rutinas habituales, por ejemplo, subir por las escaleras en vez de hacerlo en ascensor o bajarnos alguna parada previa a la nuestra antes del metro o el autobús, así integramos la actividad física dentro de nuestra vida cotidiana, en especial, en aquellas personas que no pueden acudir a un gimnasio o que por su trabajo u otros motivos tienen complicaciones para realizar una actividad en un horario determinado. Los ancianos pueden caminar o realizar ejercicios que mejoren su equilibrio o acudir a centros de mayores donde realizarán una gimnasia adaptada a su edad. Realizar ejercicio junto con una dieta saludable en la cual las grasas animales, los alimentos ultraprocesados y las bebidas azucaradas sean prácticamente inexistentes, mejorará nuestra calidad de vida a corto y largo plazo. Por otra parte, practicar ejercicio aumenta las endorfinas del organismo, lo que da lugar a una mejora de nuestro estado de ánimo, permitiendo un aumento de la calidad de vida. También favorece nuestras condiciones cardiovasculares y nos permite permanecer dentro de nuestro peso ideal, mantener una buena tonificación muscular con menos dolores musculares y mantener un estado de bienestar físico y mental. Consejos para hacer la dieta que mejor se adapte a ti Es difícil recomendar una dieta para cada persona, pero sí hay consejos generales que todos podemos incorporar en nuestra dieta para comer mejor que redundará en una pérdida de peso y un mantenimiento a largo plazo del mismo. No es bueno perder peso de forma rápida, lo importante es perder peso de forma mantenida y conservar un peso ideal. Entre las recomendaciones para una pérdida de peso está el abandono del consumo de alimentos ultraprocesados, de alimentos precocinados y de todo tipo de bollería industrial, no se deben consumir grandes cantidades de azúcares refinados, se deben abandonar las bebidas azucaradas y zumos de bote, siendo la bebida más saludable el agua. La cantidad de alcohol no debe superar una copa de vino al día, ya que, el exceso de alcohol, incluyendo la cerveza, da lugar a un aumento de peso. La mejor manera de controlar la dieta es mediante la técnica del plato, en ella dividimos el plato en cuatro cuartos, dos de ellos serán verduras, un cuarto serán hidratos de carbono (arroz, pan, pasta...) preferentemente integral, y otro cuarto quedará reservado para las proteínas en forma de carne magra, pescado o huevos. Si se trata de carne, 100 gramos de proteínas son suficientes y, si es pescado, es suficiente con 150 gramos . La grasa es en forma de aceite de oliva en una dosis de unas dos cucharadas al día. No se debe tomar sal en exceso, esto puede hacer que retenga agua su organismo y puede originar un aumento de peso. El consumo de legumbres una o dos veces a la semana mezcladas con verduras enriquece la dieta. Si se realiza un trabajo de más esfuerzo físico , se deben consumir unas 2000 calorías al día, si el trabajo es más sedentario, con 1500 puede ser suficiente. Las dietas muy bajas en calorías producen una restricción demasiado grande y puede volverse en nuestra contra a la hora de mantener un peso ideal. ¿Cómo puedo llegar a mis objetivos nutricionales? Para llegar a los objetivos nutricionales, lo primero, aunque parece evidente, es saber dónde queremos llegar, no siempre es bueno plantearse una pérdida total de kilos y en un tiempo determinado, es más sensato plantearnos la pérdida de peso mediante una forma de comer mejor. Elimina todos los alimentos innecesarios de tu dieta, como bollos, salchichas o bebidas azucaradas. Cambia los tentempiés por fruta. 2 piezas de fruta diaria son suficientes, si come fruta en exceso (por ejemplo, solo cenar fruta) se está ingiriendo fructosa que se convertirá en azúcar dentro del organismo. No se deben eliminar comidas, comer cinco veces al día mejora la forma de alimentarse y hace que el organismo no se vea obligado a ahorrar energía, para mantener el nivel necesario de glucosa. No consumir grasa en exceso, hay que controlar los quesos muy grasos, es mejor comerlo fresco, ya que en el mismo peso tiene una menor cantidad de grasa, y el consumo de embutido deberá ser muy esporádico. Consumir al menos dos veces a la semana legumbres, que se pueden mezclar con verduras para una alimentación sana, se pueden consumir frutos secos de manera moderada. El consumo de dos nueces diarias ayuda al control de los niveles de colesterol. No hay que comer tampoco proteínas en exceso ; unos 100 gramos de carne o 150 de pescado en dos raciones diarias, también se puede comer huevo, que aporta una proteína completa al organismo. Si decides ponerte a dieta o debes hacerlo, puedes ponerte en manos de un nutricionista, quien indicará la dieta más adecuada para su organismo y estilo de vida.
Recomendaciones para perder peso tras el verano
Artículo especializado

Recomendaciones para perder peso tras el verano

Listado de consejos Consejos generales para perder peso después del verano: Evitar comer alimentos ultraprocesados Evitar beber alcohol, en especial cerveza Evitar tomar bebidas azucaradas, como zumos embotellados y refrescos Aumentar la cantidad de verduras en la dieta No comer productos fritos y, las proteínas, mejor a la plancha o asadas sin grasa Aumentar la cantidad de pescado en la dieta No intentar perder peso de forma rápida. Una dieta mediterránea ayuda a perder peso sin hacer dietas carenciales que pueden tener consecuencias negativas para la salud. Las pérdidas de peso muy rápidas pueden dar lugar a efectos rebote (coger peso rápido cuando se abandonan). ¿Qué alimentos son recomendables ingerir para perder peso? Una dieta equilibrada es la mejor dieta para perder peso, no se deben hacer dietas carenciales en las cuales un alimento no se consuma. Es necesario comer cereales, patatas, pasta , pan integral o arroz en dosis de seis raciones al día, de 4 a 6 raciones de verduras y, al menos, 2 piezas de fruta diarias. La carne, pescado y huevos, junto con frutos secos y legumbres, se deben consumir diariamente. Una ración de carne debe consistir en 100 gr y una de pescado, de 150 gr. Los alimentos grasos deben ser consumidos de forma muy esporádica y los alimentos ultraprocesados evitarlos en todos los casos. Debe beberse unos 2 litros de agua al día, teniendo en cuenta que se pueden consumir infusiones como parte de esa ingesta de líquidos diaria , sin azúcar ni edulcorantes añadidos. No se deben consumir bebidas azucaradas, ni alcohol. En las dietas adelgazantes, la cerveza no está recomendada , tanto por su contenido en alcohol, como por la presencia de cebada y lúpulo que provocan un aumento de grasa abdominal.  Complementos que pueden ayudarte a alcanzar tu objetivo No es recomendable usar sustancias que ayudan a adelgazar , el consumo de las mismas puede tener un efecto rebote al abandonarlas, que harán que se engorde rápidamente. En las dietas no existen los milagros, seguir una alimentación correcta y mantenerla nos permite mantener nuestro peso ideal, siempre combinándolo con la presencia de ejercicio físico adecuado a la edad y vida de la persona. Muchas de las sustancias que se ingieren para adelgazar impiden la correcta absorción de la grasa, esto puede dar lugar a que se produzca una falta de las vitaminas que son hidrosolubles, como es el ejemplo de la vitamina D. En muchos casos, estas sustancias son diuréticos que lo que hacen es que perdamos líquido, dando una falsa sensación de pérdida de peso al forzar la diuresis y, por tanto, la pérdida de líquido, pudiendo producir disminución de la tensión y, en muchos casos, pudiendo dar lugar a una deshidratación. Incluso si los productos son de herbolario y naturales, no deben ser usados sin el consejo de un médico, ya que estos productos pueden interferir con sustancias que el paciente tome, y no siempre son inocuos para la salud.   El ejercicio en una dieta saludable El ejercicio es imprescindible para mantener la calidad de vida y un peso adecuado. Cuando hablemos de ejercicio, lo hacemos de ejercicio vigoroso , aunque no siempre es posible por la edad del paciente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, según los tramos de edad, el tiempo óptimo de ejercicio. En niños de hasta 18 años, el ejercicio debe ser de al menos 1 hora diaria , teniendo en cuenta que los juegos en los cuales se corre, se salta o juega al balón, se consideran parte de este ejercicio. Las personas de más de 18 años y hasta 64, pueden realizar ejercicio hasta 300 minutos a la semana, que se reducen a 150 para las personas mayores de esta edad. El ejercicio debe estar adaptado a las posibilidades de la persona, la gente más joven puede practicar deportes de equipo o similares, los adultos más mayores pueden hacer natación, aerobic, pilates o deportes de raqueta. Los ancianos, además de ejercicios gimnásticos adaptados a su edad, pueden realizar ejercicios que les ayuden en el equilibrio como son tai chi, pilates o yoga , pueden realizar ejercicios de natación y, las personas más mayores, con caminar todos los días puede ser suficiente. Además del deporte, hay prácticas sencillas que puede realizar todo el mundo para incluir el ejercicio en nuestras rutinas diarias y aumentar la cantidad realizada , como subir las escaleras en vez de utilizar el ascensor, bajarse antes de la parada correspondiente en transporte público y hacer el resto del recorrido a pie, etc. Igualmente, ir a buscar a los niños al colegio y llevarlos andando a casa, estimula que los niños hagan ejercicio y lo integren como parte de su vida. Es importante que, tras el verano, no abandonemos las actividades físicas como caminar o hacer senderismo que se realizan con mayor asiduidad durante el periodo veraniego.
La importancia del deporte para preservar la salud
Artículo especializado

La importancia del deporte para preservar la salud

Beneficios de hacer deporte El ser humano como el resto de animales precisan mantener un cierto nivel de actividad física a lo largo de su vida y reconocer esta necesidad como parte de una vida sana ya que el sedentarismo puede ser perjudicial . Mantener una vida activa deportiva permite una mejora en el sistema cardiovascular, un mejor control glucémico en pacientes que tienen diabetes y una mejora en la movilidad, evitando dolores musculares por contracturas o por falta de uso de una determinada musculatura. También favorece un envejecimiento activo con una mejora tanto de la salud física como de la salud mental del individuo. Siempre hay que pensar que no todas las personas pueden realizar el mismo ejercicio físico, este debe variar en función de la edad, de las características físicas del paciente y de las enfermedades que pueda tener.  Recomendaciones deportivas por edades Las recomendaciones de actividad física pautadas por la OMS, se clasifican en función de los siguientes grupos de edad: de 5 a 17, de 18 a 64 y de más de 64 años. Jóvenes (5 a 17 años): Para los niños y jóvenes de este grupo de edades, las actividades físicas deben incluir juegos en familia y en el colegio , actividades físicas al aire libre y clases de gimnasia en los colegios, todo ello para mejorar la salud muscular y ósea. Los niños y jóvenes de entre 5 y 17 años realizarán como mínimo 60 minutos al día de actividad física vigorosa, como correr, saltar o jugar a deportes de equipo. Esta actividad deberá ser en su mayoría aeróbica y, al menos tres veces a la semana, realizando ejercicio físico que refuerce los músculos y los huesos. Es evidente que, en este grupo de edad, la actividad física de más de 60 minutos mejora el estado físico del niño o joven. Adultos (18 a 64 años): Para los adultos comprendidos en este grupo de edades, la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta), juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias , familiares y comunitarias. Mantener un nivel de ejercicios adecuado mejora el estado de músculos y huesos, y reduce las enfermedades crónicas no transmisibles. Los adultos de 18 a 64 años realizarán como mínimo 150 minutos semanales de práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien, una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas. La actividad aeróbica se practicará en sesiones de 10 minutos de duración, como mínimo. Los adultos de entre 18 y 64 años que realicen como mínimo 300 minutos semanales de actividad física aeróbica tendrán un mejor estado de salud. Es importante hacer al menos 75 minutos diarios de actividad física para reforzar los músculos y huesos . Adultos mayores (de 65 años en adelante): Para los adultos de este grupo de edades, la actividad física también consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos tales como pasear caminando o en bicicleta, actividades ocupacionales que ayudan a mantener la mente despierta, evitando la pérdida de habilidades con la edad , juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias. Se debe realizar ejercicio que ayude a mantener la actividad física y mental, así como evitar el deterioro cognitivo en la medida de lo posible, manteniendo actividades lúdicas. Los adultos de 65 años en adelante, deben dedicar 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas e intensas. La actividad se practicará en sesiones de 10 minutos , como mínimo. Prolongar la actividad física hasta 300 minutos, aumenta los beneficios de la actividad física. Las personas de más edad que presentan problemas en el equilibrio, deberán realizar ejercicios físicos destinados a mantener los mismos, con el fin de evitar caídas. Es necesario estimular toda la musculatura, esto impide la pérdida de masa muscular relacionada con la inmovilidad y previene la osteoporosis. ¿Cuánto deporte es necesario realizar? Según la OMS, el deporte a realizar está relacionado con la edad; entre los 5 y los 17 años se considera necesario realizar al menos 1 hora de deporte diario, encontrándose un mayor beneficio cuando este se incrementa hasta 2 horas diarias, entre los 18 y los 64 años, realizar unos 300 minutos semanales de ejercicio es suficiente y, en personas mayores de 65 años, será suficiente con unos 150 minutos de ejercicio al día. ¿Qué deportes son los más recomendables? El deporte recomendado depende de la edad de la persona, pero también de su estado físico. Es recomendable que los niños hagan deporte diariamente , en general, anaeróbico, pero también es importante realizar juegos en los cuales el niño corra y salte como parte del ejercicio. Pueden ser muy interesantes los deportes de equipo, ya que le ayudarán a desarrollarse no solo mentalmente sino también psicológicamente y aprender a lo que es el trabajo en equipo . Los niños asmáticos que tienen menor tolerancia al ejercicio de correr, pueden realizar natación, ya que toleran mejor permanecer en ambientes húmedos. Las personas entre 18 y 64 pueden realizar carrera, natación, pilates y aerobic, además de deportes de equipo . Una persona que nunca corre, debe comenzar el deporte de forma moderada y progresiva, no se puede empezar a correr 10 km sin un entrenamiento previo. Si el paciente tiene más de 40 años, puede ser necesario que se realice una revisión médica previa antes de comenzar esta práctica deportiva. Las personas de mayor edad no precisan realizar deporte como tal, una actividad física adecuada para estas personases practicar la natación, el taichi o la gimnasia adaptada para la tercera edad. Debiendo caminar todos los días al menos 1 hora para mantener su forma física y muscular. ¿Cómo afecta la actividad deportiva a otros aspectos de tu vida? La actividad deportiva tiene como resultado el desarrollo de endorfinas, estas sustancias, a nivel cerebral, ayudan a mejorar el estado mental y colaboran al equilibrio emocional, por otra parte, las personas que en su situación laboral o personal tienen un alto nivel de estrés, se benefician de la descarga de adrenalina que le supone el ejercicio físico, mejorando su estabilidad personal.
Obesidad infantil
Artículo especializado

Obesidad infantil

¿Qué es y por qué se caracteriza la obesidad infantil? La obesidad infantil es el exceso de peso que tiene un niño y se caracteriza por presentar un percentil más elevado de peso que de altura al que normalmente le corresponde. Existen unas curvas estándar de comparación que son diferentes para cada grupo de edad y para cada país . Cuando el peso de un niño se desvía de esta curva, pasándola por encima, se dice que tiene sobrepeso u obesidad. El equilibrio tiene que estar en peso y altura, un niño en percentil 50 de altura, pero en percentil 75 de peso , presenta un sobrepeso. Se calcula que hasta el 80% de los niños que presentan obesidad en la infancia serán obesos adultos, por ello, es muy importante el control de la obesidad infantil. Diagnóstico de la obesidad infantil Se considera obesidad infantil cuando el peso se sitúa por encima del 20% del que sería esperable para su edad y altura. Es importante, también, comparar las curvas de edad del niño. Éstas clasifican a los niños debiendo situar a todos entre el 5 y el 95% , pero también debe de ser proporcional a la altura. Un niño más alto estará también en un percentil mayor de peso, sin tener sobrepeso, sin embargo, un niño con poca altura deberá también pesar menos. El servicio de pediatría es el encargado de controlar los aumentos de peso en el niño , debiendo indicar una dieta sana para todos los niños. Los niños con un peso por encima de lo normal, son seguidos con especial atención por el pediatra, quien dará las pautas más adecuadas. La obesidad infantil precisa de una educación por parte de los padres, que son quien en última instancia suministran la alimentación al niño. Posibles antecedentes  No está claro hasta qué punto la obesidad infantil viene determinada por la genética o si tiene que ver con las costumbres de alimentación de una determinada familia o sus hábitos en cuanto al deporte. El sedentarismo se debe evitar en niños, favoreciendo por parte de los padres su actividad física. Consecuencias de la obesidad infantil   La obesidad infantil produce obesidad en el adulto, por este motivo se debe llevar un buen control. Los niños que presentan obesidad infantil no corregida, tendrán una menor esperanza de vida en la edad adulta y un mayor riesgo de sufrir enfermedades de carácter cardiovascular . Además se produce una merma en la calidad de vida durante la etapa infantil al poder limitar la actividad física. ¿Cómo se puede evitar la obesidad infantil? Se puede tratar la obesidad infantil desde una doble estrategia: Ingerir una dieta sana: rica en frutas, verduras y legumbres, con ausencia (o únicamente de consumo excepcional) de alimentos ultraprocesados, fritos, bollería industrial, pan de molde, helados, hamburguesas, zumos preparados y bebidas edulcoradas. Las proteínas son preferibles que se tomen en forma de pescado, evitando el atún y el salmón, por su alto contenido en mercurio, siendo los pescados azules especialmente recomendables. Realizar ejercicio físico: es importante seguir las recomendaciones de la OMS y evitar que los niños se vuelvan sedentarios. Los niños deben hacer al menos 1 hora de ejercicio vigoroso a lo largo del día, puede ser practicando deportes, en gimnasia o jugando al aire libre. Siendo más recomendable aumentar este ejercicio a 2 horas. Se debe evitar que los niños coman con la televisión o pantallas delante , esto hace distraer su atención y produce que los niños ingieran más comida de la debida. En niños con obesidad, los objetivos de peso son a largo plazo, no se debe buscar una pérdida de peso rápida, sino una mejora en la educación alimentaria que le permita establecer unos hábitos dietéticos saludables. Recomendaciones para niños con sobrepeso Los niños con sobrepeso deben evitar todo tipo de golosinas, alimentos calóricos como bollería ultra procesada, pan de molde, bebidas azucaradas tales como refrescos, zumos envasados, patatas fritas, fritos, snacks envasados y alimentos similares. No se debe tener en casa alimentos poco saludables, ni para el niño, ni para el resto de la familia, esto evitará una tentación al niño y hará más fácil que coma únicamente lo que debe . Un niño debe hacer 5 comidas al día, la alimentación a media mañana y media tarde se recomienda que sea fruta. Es importante que el niño con sobrepeso realice ejercicio físico de forma regular, deportes en grupo que le estimulen y favorecer actividades al aire libre como jugar en el parque. En muchos casos es necesaria la participación de los padres en juegos del niño que estimulen su actividad física . Hay que evitar la permanencia del niño durante largas horas delante de pantallas como videojuegos, televisión o ordenador , esto hace que aumente su sedentarismo.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Enfermedad de Addison
Enfermedad

Enfermedad de Addison

¿Qué es la enfermedad de Addison ? La enfermedad de Addison es un trastorno que sucede cuando no se produce suficiente cantidad de hormonas en las glándulas suprarrenales . Suele haber un déficit de hormona cortisol y de aldosterona. Tipos de insuficiencia suprarrenal Existen algunas tipologías de este trastorno, que se pueden diferenciar en: Insuficiencia Suprarrenal Primaria o Enfermedad de Addison: cuando se lesiona la corteza y no produce suficientes hormonas adrenocorticales. Suele ser una enfermedad autoinmune. Insuficiencia Suprarrenal Secundaria: es la falta de producción de hormonas adrenocorticotrópica de la hipófisis. A veces se pone de manifiesto cuando se deja de tomar de repente un tratamiento a base de corticoesteroides. Insuficiencia Suprarrenal Aguda o Crisis de Addison: la diferencia con la enfermedad de Addison radica en que los síntomas aparecen de forma repentina a consecuencia de una tensión física provocada por una enfermedad, lesión o infección, y puede llegar a provocar la muerte si no se trata a tiempo. Causas de la enfermedad de Addison La enfermedad de Addison es causada por una lesión en la corteza de las glándulas suprarrenales, ya sea originada por una enfermedad autoinmunitaria, un tumor, una infección o una hemorragia . Síntomas de la enfermedad de Addison Los síntomas de esta enfermedad se suelen desarrollar progresivamente, entre ellos destacan: Disminución del apetito y pérdida de peso Fatiga extrema Náuseas, vómitos y diarreas Hiperpigmentación u oscurecimiento de la piel Presión arterial baja Ganas de consumir sal Hipoglucemia Dolor de abdomen y muscular Irritabilidad y depresión Caída del vello Pérdida de deseo sexual Deshidratación Fiebre baja Tratamiento de la enfermedad de Addison El tratamiento para los pacientes sintomáticos consiste en la toma de medicamentos orales de por vida, para el reemplazo de corticosteroides y mineralocorticoides para controlar los síntomas, corrigiendo los niveles de hormonas. Si se entra en crisis suprarrenal, se debe inyectar hidrocortisona inmediatamente . Y, se suele necesitar tratamiento también para la baja presión arterial. Se pautan, además, algunas recomendaciones, como aumentar el consumo de sal en la dieta, especialmente cuando se realice deporte o ejercicio intenso, en verano, si se padece diarrea, vómitos o algún trastorno gastrointestinal. A menudo, el médico puede corregir la dosis del tratamiento según si el paciente se encuentra afectado por alguna enfermedad menor, infección, cirugía, parto, etc. El médico debe enseñar al paciente a auto-inyectarse corticosteroides, por si fuera necesario en situaciones de estrés. Es recomendable llevar siempre encima una pulsera identificativa de alerta médica y un kit de inyección. Es recomendable, también, realizar meditación para aprender técnicas de reducción del estrés y evitar una crisis de Addison . Pruebas complementarias de la enfermedad de Addison Algunas de las pruebas complementarias que se pueden realizar incluyen: Análisis de sangre, para detectar los niveles de hormonales y electrolitos. Análisis de orina, para determinar la excreción de la hormona cortisol. Pruebas por imágenes como radiografía abdominal o tomografía computarizada de abdomen para determinar el tamaño de la glándula. Prueba de estimulación de ACTH (hormona adenocorticotropa), para medir el nivel de cortisol antes y después de la inyección de la hormona. Prueba de hipoglucemia inducida por insulina, en caso de existir sospecha de ser un trastorno de la hipófisis. Factores desencadenantes de la enfermedad de Addison Se desconoce el verdadero desencadenante de esta enfermedad. Puede producirse por una destrucción de las glándulas suprarrenales debido a un cáncer u otra enfermedad , por el uso de algunos esteroides o medicamentos antifúngicos, o por una reacción autoinmune, entre otros. Factores de riesgo de la enfermedad de Addison Son factores de riesgo el estrés físico o padecer otra enfermedad como, por ejemplo, una infección, un traumatismo, una deshidratación, una situación emocional, etc . Complicaciones de la enfermedad de Addison Algunas complicaciones de la enfermedad de Addison pueden ser: Diabetes Anemia perniciosa Tiroiditis crónica Hipofunción ovárica o insuficiencia testicular Hipertiroidismo Y, si no se trata adecuadamente, puede producirse un shock hipotensivo, una insuficiencia respiratoria e, incluso, la muerte del paciente. Prevención de la enfermedad de Addison No hay forma de prevenir la enfermedad de Addison. No obstante, se recomienda realizar revisiones periódicas y, resulta conveniente prever situaciones que aumenten el estrés (como cirugías, lesiones, etc.) para intervenir de forma rápida, portar siempre un kit de inyección, y llevar una pulsera o cualquier identificación médica para poder recibir un tratamiento de emergencia en caso de necesitarlo. Especialidades a las que pertenece La especialidad médica a la que pertenece es la endocrinología, esta se encarga de estudiar el sistema endocrino y las enfermedades derivadas de un mal funcionamiento del mismo. Preguntas frecuentes ¿Qué órganos afecta la enfermedad de Addison? La enfermedad de Addison afecta a las glándulas suprarrenales, estos órganos pequeños se sitúan encima de los riñones y están formados por una corteza externa y la médula interna. Se encargan de secretar hormonas y, cuando no producen suficientes, sucede este trastorno denominado enfermedad de Addison. ¿Cómo se mide el cortisol? El nivel de la hormona esteroidea cortisol (producida por la glándula suprarrenal) se mide a través de un análisis de sangre, también se puede hacer mediante un análisis de orina o de saliva. Los resultados de laboratorio pueden variar, pero normalmente, unos valores normales de cortisol en adultos a las 8 am, sobre una muestra de sangre, suelen ser de 5 a 25 microgramos por decilitro o 140 a 690 nanomoles por litros. Un valor por encima de lo normal puede indicar alguna enfermedad como enfermedad de Cushing o tumor, y unos valores por debajo, enfermedad de Addison o hipopituitarismo, entre otras. ¿Qué es la aldosterona y para qué sirve? La aldosterona es una hormona esteroidea y mineralocorticoide, producida por las glándulas suprarrenales, sirve para regular el metabolismo de los electrolitos, aumentando la presión en sangre, manteniendo sodio en el cuerpo y liberando potasio. La enfermedad de Addison suele generar una disminución de aldosterona. ¿Qué hacen las glándulas suprarrenales? La función principal de las glándulas suprarrenales es regular diferentes componentes del metabolismo y producir hormonas que son imprescindibles para la vida, como el cortisol o las hormonas sexuales. ¿Qué es la insuficiencia adrenal? Una insuficiencia adrenal es un trastorno endocrino y hormonal causado por una producción insuficiente de hormonas suprarrenales, como cortisol o aldosterona.
Hipotiroidismo en el Embarazo
Enfermedad

Hipotiroidismo en el Embarazo

¿Qué es el hipotiroidismo en el embarazo? El hipotiroidismo en el embarazo es el descenso de la hormona tiroidea , que se produce por la alteración de la producción de la misma en el tiroides durante el embarazo. Esta situación puede favorecer los abortos, así como la eclampsia (hipertensión arterial en el embarazo), y puede producir en casos de hipotiroidismo severo, alteraciones en el desarrollo cerebral del niño. Obliga a que el control durante el embarazo sea más estricto, sobre todo en las mujeres cuyo hipotiroidismo fuera conocido previamente, ya que la demanda de hormona tiroidea es más alta durante la gestación. Tipos de hipotiroidismo en el embarazo Los tipos de hipotiroidismo no son diferentes en el embarazo que en las pacientes que no están embarazadas: Hipotiroidismo primario: es la causa más frecuente de hipotiroidismo. En ella, se produce una falta de producción por alteración de la glándula tiroides. Es el caso de la tiroiditis de Hashimoto, causa más común de este proceso. Hipotiroidismo secundario: es el que se produce por falta de hormona hipofisaria, conocida como TSH. Al no producirse en cantidad suficiente, no estimula tiroides y este no produce hormona tiroidea. Hipotiroidismo terciario: hay falta de la hormona tirotropina que se produce en el hipotálamo, provocando una falta de producción de TSH y de T4. Causas de hipotiroidismo en el embarazo La causa del hipotiroidismo en el embarazo no difiere de las causas sin embarazo. La más frecuente es la enfermedad de Hashimoto , es una enfermedad autoinmune inflamatoria que daña la glándula tiroidea. Puede darse también en pacientes que presentan un hipotiroidismo congénito. En este caso se debe aportar la T4 desde la infancia, o en pacientes que han tenido poco aporte de yodo. En muchos casos es necesario dar un aporte de yodo suplementario en pacientes embarazadas, y también en aquellas que hayan tenido previamente una extirpación de tiroides por alguna causa. Síntomas de hipotiroidismo en el embarazo Los síntomas de hipotiroidismo en el embarazo son cansancio, dolor muscular, anemia por descenso de los glóbulos rojos, riesgo de insuficiencia cardíaca y como síntoma principal propio del embarazo, la preeclampsia, es decir, el aumento de la presión arterial durante el embarazo. Estos síntomas se dan en los hipotiroidismos severos, en los casos leves pueden no existir síntomas o ser achacables al propio embarazo . Tratamiento de hipotiroidismo en el embarazo El tratamiento del hipotiroidismo durante el embarazo es similar a todos los hipotiroidismos. Se realiza mediante la suplementación con hormona tiroidea . Se puede necesitar un aumento de entre el 25 y 50 % de las dosis previas, si la paciente ya estaba siendo tratada, debido a la mayor demanda de esta hormona durante el embarazo. Pruebas complementarias del hipotiroidismo en el embarazo La prueba complementaria es la analítica de sangre con determinación de TSH y hormona T4 que se realiza desde el inicio del embarazo. En los casos de hipotiroidismo previo, se hace analítica previa al embarazo y, cada 8 semanas, es necesario llevar a cabo un nuevo control analítico para reajustar la dosis en función de las diferentes necesidades de hormona durante el embarazo . Puede ser necesaria la realización de una ecografía de la zona tiroidea para valorar el tiroides. No se realizan otras pruebas de imagen durante el embarazo. Factores desencadenantes del hipotiroidismo en el embarazo Los factores desencadenantes en el hipotiroidismo en el embarazo no difieren de los factores de riesgo sin el embarazo. En los casos de hipotiroidismo primario, la causa más frecuente será la enfermedad de Hashimoto, y la falta de yodo en el aporte alimenticio, por ello, en muchos casos, se da suplemento de yodo durante este estado. En los casos de hipotiroidismo secundario, la causa más común es el adenoma hipofisario (tumor benigno en las células de la glándula hipófisis). Los casos terciarios se dan por alteraciones a nivel del hipotálamo. Factores de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo La falta de aporte de yodo es un factor de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo . Complicaciones del hipotiroidismo en el embarazo Las complicaciones de hipotiroidismo en el embarazo son la dificultad para conseguir un embarazo en los casos mal controlados, la probabilidad de aborto en el primer trimestre, cuando la hormona no se encuentra en valores normales, y el riesgo de preeclampsia. Prevención del hipotiroidismo en el embarazo La prevención del hipotiroidismo durante el embarazo es la suplementación con yodo en aquellos casos que se crea necesario, y controles a lo largo del embarazo con tratamiento precoz y monitorizado de los hipotiroidismos que aparezcan. Especialidades a las que pertenece La especialidad a la que pertenece es la endocrinología, pero, si la paciente no tiene previamente hipotiroidismo, las analíticas con monitorizaciones hormonales son pedidas en primer lugar por obstetricia. El obstetra deriva al endocrino en los casos necesarios. Preguntas frecuentes ¿ Qué significa TSH baja y t4 normal? Cuando la TSH está baja y la T4 normal, indica una normalidad en la producción de hormona tiroidea, que puede haber estado precedida de una situación de hipertiroidismo. Por tanto, es necesario un nuevo control analítico pasado un periodo de unas 8 semanas, que permitan confirmar la normalidad en la producción de hormona tiroidea y descarten un hipertiroidismo. ¿Qué parte del cuerpo afecta el hipotiroidismo? El hipotiroidismo afecta a múltiples órganos al ser una hormona reguladora. En primer lugar, puede afectar neurológicamente, produciendo estados depresivos y bradipsiquia. También, al sistema digestivo produciendo estreñimiento y dispepsia, o al muscular produciendo una astenia y falta de fuerza, al sistema de control de peso produciendo un aumento del mismo, defectos en control de la temperatura con una intolerancia al frío, la piel se altera y el pelo y las uñas se vuelven quebradizos y, puede haber enlentecimiento del pulso. En casos muy extremos se puede llegar a sufrir un coma por esta causa. ¿Cuál es el nivel normal de prolactina en la mujer? El nivel de prolactina puede variar a lo largo de la vida, siendo más alto durante la lactancia y en el embarazo. En situación normal, los niveles deben estar por debajo de 25 nanogramos por mililitro y, en caso de embarazo, pueden variar entre 80 y 400 nanogramos por mililitro . ¿Cuál es el especialista que trata el hipotiroidismo? El especialista que diagnostica, controla y trata el hipotiroidismo es el endocrinólogo . ¿Cuál es el hipotiroidismo primario? Se entiende por hipotiroidismo primario a la falta de producción de la hormona tiroidea originado en una alteración en la glándula tiroides , funcionando correctamente el eje hipotálamo-hipofisario. Si quieres descubrir todos los consejos y cuidados que debe de tener una mujer embarazada, haz nuestro test sobre el embarazo .
Obesidad Mórbida
Enfermedad

Obesidad Mórbida

¿Qué es la obesidad mórbida? La obesidad mórbida es un exceso de peso de la persona en la que el índice de masa corporal o IMC se encuentra por encima de 40. Se define el IMC como el peso en kilogramos dividido por la altura en metros al cuadrado. La obesidad mórbida se considera la forma más extrema de obesidad. Tipos de obesidad mórbida Existen diferentes tipos de obesidad: Obesidad mórbida grado 3 o de alto riesgo, con IMC igual o mayor a 40. Obesidad mórbida grado 4 o extrema, con IMC por encima de 50. Obesidad grado 1 y 2, no se considera obesidad mórbida, en el grado 1 el IMC se encuentra entre 30 y 34.9 y en el grado 2, de 35 a 39.9. Causas de la obesidad mórbida Aunque la causa principal de la obesidad mórbida se produce por un mayor consumo de calorías ingeridas frente a las calorías gastadas, son múltiples las causas que dan lugar a este proceso. Causas genéticas: este es el caso de la enfermedad o síndrome de Prader Willi y el síndrome de Bardet Biedl, hay que tener en cuenta que hay asociación de obesidad familiar, hay familias de obesos. Esto hace pensar en una causa genética, pero también las familias comparten las mismas formas de comer, por lo que este factor también hay que tenerlo en cuenta. Factores ambientales: como son el consumo de ciertos alimentos y la cantidad de ellos, así como la falta de ejercicio físico. Problemas psicológicos de estrés, depresión o traumas: ya sea en la infancia o en la edad adulta, estos pueden colaborar en que la comida se establezca como una compensación. Secundario a enfermedades endocrinas: como el síndrome de Cushing, el hipotiroidismo o el uso de esteroides, puede dar lugar también a aumento de peso. Síntomas de la obesidad mórbida El síntoma principal de la obesidad mórbida es el aumento excesivo de peso, que se traduce en una disminución de movilidad, en una alteración de las articulaciones, mayor riesgo de diabetes mellitus, de enfermedades cardiovasculares como hipertensión, cardiopatía isquémica e ictus y, también puede producir síndrome de apnea del sueño. Otro problema asociado es el aislamiento social, que se produce por la falta de movilidad del paciente, pero también por el rechazo que un paciente siente por parte de la sociedad que le rodea, que considera que la obesidad se debe a una falta de interés del paciente por si mismo. Tratamiento de la obesidad mórbida El tratamiento de la obesidad mórbida lleva un conjunto de terapias para apoyar al paciente en la mejora de su situación. En primer lugar es necesario indicar una dieta y unos buenos hábitos alimenticios, así como ejercicios que el paciente pueda realizar para ayudarle a mejorar de su situación. Es preciso tratamiento psicológico y psiquiátrico de posibles alteraciones en esta esfera, como son la depresión y la ansiedad, además del apoyo psicológico necesario para mejorar los hábitos de vida del paciente. Suele ser necesario recurrir a tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida, que se puede clasificar en tres tipos de cirugía: restrictiva, cirugía malabsortiva y cirugía de restricción y malabsorción combinadas. Son cirugías restrictivas la banda gástrica, en la cual, se sitúa una banda de silicona para reducir el estómago, dando lugar a una saciedad más rápida. Manga gástrica, en ella se procede a dar una forma de manga al estómago, dando lugar a un menor tamaño del mismo y creando una saciedad con una menor cantidad de alimento ingerido. La cirugía malabsortiva o la derivación biliopancreática, en la cual se procede a disminuir el tamaño del estómago y a conectar este directamente con la segunda parte del intestino delgado, donde se secretan los jugos pancreáticos y biliares, evitando la absorción de alimentos en las zonas más próximas del intestino delgado. El bypass gástrico con Y de Roux, se une el estómago con la parte más distal del intestino, es, por tanto, restrictiva y malabsortiva. Pruebas complementarias de la obesidad mórbida Las pruebas complementarias para lo obesidad mórbida son una analítica de sangre para conocer los niveles de azúcar, colesterol y el recuento celular del paciente, radiología de tórax, espirometría y estudio de apnea obstructiva del sueño. El electrocardiograma permite conocer alteraciones cardiacas desconocidas hasta ese momento. Por último, es necesario también, el estudio del sistema gastroduodenal por medio de endoscopia, para planear de forma adecuada la posibilidad de una cirugía bariátrica. Factores desencadenantes de la obesidad mórbida El factor desencadenante principal de la obesidad mórbida es el desequilibrio entre las calorías consumidas y las calorías gastadas por parte del paciente. Factores de riesgo de la obesidad mórbida Los factores de riesgo para la obesidad mórbida son la presencia de esta dolencia dentro del grupo familiar, en la cual parecen estar implicados factores genéticos asociados a alteraciones en el consumo de ciertos alimentos muy calóricos y a una disminución del ejercicio físico. Complicaciones de la obesidad mórbida Las complicaciones que lleva aparejada la obesidad mórbida son alteraciones cardiovasculares como hipertensión arterial, mayor riesgo de ictus y de infartos cardiacos, problemas respiratorios con disnea intensa y apnea del sueño, dolores articulares, mayor tasa de gota, alteraciones de la salud mental tipo depresión y ansiedad, y enfermedades endocrinológicas como la diabetes mellitus y litiasis biliar. La mortalidad de este tipo de pacientes se presenta elevada respecto a lo que les corresponde por edad. Prevención de la obesidad mórbida La prevención de la obesidad mórbida se realiza con una alimentación equilibrada mediterránea, con consumo de frutas y verduras frescas, y hábitos de vida saludables con ejercicio diario que permite consumir parte de las calorías ingeridas. No se deben consumir bebidas azucaradas, ni refrescos de forma habitual, tampoco bollería industrial, ni comida rápida. Especialidades a las que pertenece Los especialistas implicados en el tratamiento de la obesidad mórbida son varios; endocrinos y nutricionistas, psiquiatras, neurólogos y cirujanos generales son los más implicados en el tratamiento y el control de la obesidad mórbida. Es importante contar con una unidad de fisioterapia que establezca un régimen de ejercicio acorde al paciente. Preguntas frecuentes ¿ Cuáles son los tipos de obesidad ? Los tipos de obesidad se clasifican en diferentes grados, en función del índice de masa corporal: grado 1, obesidad leve, IMC entre 30 y 34.9. grado 2, obesidad moderada, IMC entre 35 y 39,9. grado 3, obesidad mórbida, IMC por encima de 40. grado 4, obesidad extrema, IMC por encima de 50. El riesgo para los pacientes aumenta según aumenta el IMC. A mayor IMC, mayor riesgo para la salud del paciente. ¿ Cuáles son los riesgos de la obesidad grado 1 ? La obesidad grado 1 aumenta el riesgo de padecer enfermedades endocrinológicas como la diabetes, elevación de los niveles de colesterol y triglicéridos, lo que puede derivar a un mayor riesgo cardiovascular y de sufrir dolores articulares. Dentro de la obesidad, es la que menor riesgo presenta, aunque esté elevada respecto a un paciente con normopeso. ¿ Cuándo se considera obesidad mórbida ? La obesidad se considera obesidad mórbida cuando el IMC supera el nivel de 40, cuando supera el nivel de 50 se considera una obesidad extrema. ¿ Qué es androide y ginoide ? Los términos androide y ginoide respecto a la obesidad marcan la zona donde de forma preferente se va a acumular la grasa. La distribución androide es una distribución a nivel abdominal y de grasa visceral. La distribución ginoide es la que se localiza principalmente en la zona de las piernas, glúteos y muslos. La obesidad androide es la que presenta más riesgo de enfermedades cardiovasculares. ¿ Qué se puede hacer para evitar la obesidad infantil ? Para evitar la obesidad infantil, es importante controlar los hábitos alimenticios de los niños, su alimentación debe de ser rica en frutas y verduras y pobre en grasas, evitando especialmente la bollería industrial. Es importante también estimular la realización de ejercicio físico, controlando que no permanezcan sentados durante mucho tiempo.
Pancreatitis
Enfermedad

Pancreatitis

¿Qué es la pancreatitis? La pancreatitis es un proceso inflamatorio de la glándula pancreática (páncreas), de gran tamaño. Se ubica detrás del estómago y se encarga de fabricar jugos digestivos o enzimas que ayudan a descomponer los alimentos en la parte superior del duodeno o intestino delgado. El páncreas también es el encargado de producir insulina y glucagón, dos hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre y que constituyen la principal fuente de energía del organismo. La pancreatitis se desencadena por la activación inapropiada de las enzimas pancreáticas, resultado de una autodigestión del páncreas. La inflamación puede ser súbita (aguda) o progresiva (crónica). Es más frecuente en hombres que en mujeres y suele aparecer entre los 30 y los 60 años. Es una enfermedad grave. Los casos leves de pancreatitis pueden desaparecer sin tratamiento , pero los casos graves pueden causar complicaciones potencialmente mortales. Tipos de pancreatitis Existen dos tipos de pancreatitis: Pancreatitis aguda : es un proceso inflamatorio agudo del páncreas con afectación variable de otros tejidos próximos y de órganos distantes, que se se produce generalmente por los cálculos biliares (piedras  en la vesícula biliar) o a un consumo excesivo de alcohol, fenómenos que pueden provocar una autodigestión del páncreas por las enzimas que produce. Tiene pocos días de duración. Pancreatitis crónica : es un proceso inflamatorio persistente (crónico) del parénquima y/o sistema ductal del páncreas, que tiene como consecuencia fibrosis y compromiso de sus funciones. Se debe generalmente a una repetición de la pancreatitis aguda. La ingesta  prolongada y excesiva de alcohol también puede ser la causa de la pancreatitis crónica. Causas de la pancreatitis La pancreatitis tiene lugar cuando las enzimas digestivas se activan mientras están en el páncreas, lo que irrita las células del páncreas y provoca inflamación. Cuando el páncreas funciona normalmente, las enzimas que segrega no se vuelven activas hasta alcanzar el duodeno. Pero, cuando el páncreas está inflamado, las enzimas se activan precozmente (mientras todavía están dentro del páncreas) y empiezan a atacar sus estructuras internas.   El tejido que recubre el interior del páncreas , encargado de fabricar enzimas, se lesiona debido a la actividad enzimática y, por lo tanto, deja de producir nuevas enzimas. Las causas principales de la pancreatitis en más de un 80% de los casos están provocadas por cálculos (piedras) biliares inadvertidas y el abuso del alcohol. Otras causas menos frecuentes son la genética, los traumatismos, o el consumo de algunos medicamentos, drogas o toxinas. Otro motivo es cualquier tumor o inflamación que obstruya el conducto que drena el páncreas. Síntomas de la pancreatitis Los síntomas de la pancreatitis incluyen: dolor en la zona abdominal superior , dolor abdominal que se extiende a la espalda, taquicardia, dolor abdominal que empeora después de comer, náuseas, fiebre, dolor con la palpación al tocarse el abdomen, vómitos, pérdida de peso de forma involuntaria, sangrado pancreático, que se manifiesta en manchas cutáneas similares a moratones en los costados o cerca del ombligo y heces de aspecto aceitoso y mal olor.   Tratamiento para la pancreatitis En los dos tipos de pancreatitis, no hay un tratamiento curativo . El de la pancreatitis aguda se enfoca en “dejar descansar” el páncreas mediante una dieta absoluta (no tomar nada) entre 2 y 4 días. Esto suele implicar la colocación de sonda nasogástrica y la administración de analgésicos intravenosos e hidratación por vena. En la pancreatitis crónica, el tratamiento es analgésico y se administran fármacos que ayuden a que las enzimas pancreáticas realicen adecuadamente su función. Hay que tener en cuenta que, en estos casos, con cada brote habrá más daños que irán limitando el funcionamiento del páncreas. Pruebas complementarias del tratamiento de la pancreatitis Para el diagnóstico y tratamiento de la pancreatitis es necesario realizar pruebas como: análisis de sangre para detectar niveles elevados de enzimas pancreáticas, tomografía computarizada para detectar cálculos biliares, ecografía abdominal para detectar cálculos biliares e inflamación del páncreas , o resonancia magnética para detectar anomalías en la vesícula, el páncreas y los conductos. Factores desencadenantes de la pancreatitis No se conoce un factor específico que pueda desencadenar este trastorno. Factores de riesgo de la pancreatitis Entre los factores que aumentan el riesgo de tener pancreatitis están: alcoholismo, cálculos biliares, ciertos medicamentos, fibrosis quística, antecedentes familiares de pancreatitis, niveles altos de calcio en la sangre, niveles altos de triglicéridos en la sangre , cáncer de páncreas, tabaquismo, sobrepeso y obesidad. Complicaciones de la pancreatitis Las complicaciones de la pancreatitis incluyen: Pseudoquistes. Insuficiencia renal . Problemas respiratorios . Diabetes. Desnutrición. Cáncer de páncreas . Prevención de la pancreatitis Para prevenir la pancreatitis es necesario: Evitar el sobrepeso . No tomar alcohol . Evitar el consumo de tabaco . Especialidades a las que pertenece la pancreatitis La pancreatitis pertenece a la especialidad de gastroenterología. La gastroenterología es la parte de la medicina que se ocupa del estómago y los intestinos y sus enfermedades, así como del resto de los órganos del aparato digestivo. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la función del páncreas? El páncreas  es el encargado de fabricar jugos digestivos o enzimas, que ayudan a descomponer los alimentos en la parte superior del intestino delgado. El páncreas también es el encargado de producir insulina y glucagón, dos hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre, la principal fuente de energía del organismo. ¿Por qué se inflama el bazo? El bazo se puede inflamar debido a muchas enfermedades , como infecciones, enfermedad hepática y algunos tipos de cáncer que pueden causar un aumento de tamaño del bazo. ¿Cuál es la función del bazo? El bazo forma parte del sistema linfático , que combate las infecciones y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Contiene los glóbulos blancos que luchan contra los gérmenes. El bazo también ayuda a controlar la cantidad de sangre del organismo y destruye las células envejecidas y dañadas. ¿Qué pasa si se rompe el bazo? Al romperse el bazo se produce un sangrado de este órgano, con lo consiguiente se produce una hemorragia interna. En algunas ocasiones, en el momento del traumatismo puede no ocurrir una rotura completa del bazo, si no una laceración o una rotura pequeña que produzca un pequeño sangrado. Existen otras causas de rotura de bazo aparte del traumatismo; esto puede ocurrir en enfermedades que produzcan una inflamación importante del bazo, de manera que se rompa la membrana que lo rodea, y por consiguiente aparece su hemorragia.