Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Endocrinología y Nutrición

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Alimentos ricos en fibra
Artículo especializado

Alimentos ricos en fibra

Beneficios de la fibra La fibra actúa a varios niveles en nuestro organismo . Una dieta rica en fibra favorece que los hidratos de carbono se absorban más lentamente, haciendo que los picos glucémicos y de insulina sean más leves, y favoreciendo un menor aumento de peso. También actúa favoreciendo un correcto tránsito intestinal , evitando los procesos de estreñimiento que puedan aparecer. Por último, ofrece una mayor sensación de saciedad, evitando la ingesta de un exceso de calorías.  En enfermedades como la colitis ulcerosa, Crohn o síndrome de colon irritable, mantener una cantidad constante de ingesta de fibra favorece un buen hábito intestinal y mejora la sintomatología, igualmente es recomendable consumir fibra que evitan y controlan los divertículos del colon. Puede ser necesario disminuir su ingesta durante los episodios de diverticulitis, volviendo a una dieta rica en fibra que evite el estreñimiento y, por tanto, el sobre crecimiento bacteriano al que da lugar, evitando episodios recurrentes de diverticulitis. Verduras Las verduras son uno de los alimentos más ricos en fibra , se deben consumir estos alimentos a diario, pero no todos tienen la misma cantidad de fibra. Las coles, el brócoli, las verduras de hojas como la acelga o la espinaca, puerros, espárragos, berenjenas y setas son los más ricos en fibra. El calabacín, la calabaza, el pimiento, el tomate y el pepino tienen una cantidad media de fibra, y las cebollas tienen una cantidad mínima de fibra. Es necesario consumir una cantidad diaria de verduras cuanto más ricas en fibras mejor, se considera que almenos la mitad de las calorías ingeridas en una comida deben ser verduras. Frutas Dentro de las frutas tampoco todas tienen la misma cantidad de fibra, es importante ingerir las frutas con su piel, ya que es en esta zona donde más cantidad de fibra se encuentra. Los frutos rojos, la manzana y la pera, sobre todo, estas dos últimas si se consumen con su piel, el albaricoque, la ciruela, la naranja, mandarina, el kiwi y la papaya, son algunas de las frutas más ricas en fibras. En un nivel medio de fibras se encuentran el melocotón y el melón . Las fresas, piña, mango, sandía, granada y uvas, son las frutas que menos cantidad de fibra presentan. Se debe consumir fruta a diario, al menos dos piezas, de ellas es bueno que una al menos sea un cítrico, es mejor consumir la pieza de fruta y no zumos, aunque sean naturales , estos últimos tienen mucha menor cantidad de fibra que la fruta. Legumbres Las legumbres son una fuente de fibra muy importante, tanto los garbanzos, como las lentejas, las judías blancas, las judías pintas y los guisantes. No existe diferencia en el aporte de fibra de las diferentes legumbres. Si el paciente no tolera una legumbre determinada, puede intercambiarla por otra, ya que su nivel de fibra es similar. El consumo de legumbres debe ser de al menos cuatro veces a la semana, siempre mejor asociadas a verduras que con condimentos ricos en grasas. Frutos secos Los frutos secos tienen diferentes cantidades de fibra, la almendra y la avellana tienen mayor cantidad de fibra; los cacahuetes, pistachos y nueces, tienen un nivel medio de fibra y, otros frutos secos como los anacardos, las pipas de calabaza y de girasol, son los que menor cantidad de fibra tienen. El consumo de unos 25 gramos de frutos secos diarios puede ser muy beneficioso para la salud, no solo por la cantidad de fibra que contienen, sino por la ayuda en la regulación del colesterol, como es el caso de las nueces y el aporte de oligoelementos necesarios para el organismo, que se hayan de forma importante en estos frutos. Cereales integrales Los cereales integrales son uno de los alimentos que proporcionalmente tienen una mayor cantidad de fibra, es por ello importante consumir preferentemente cereales integrales con su cáscara natural. El consumo de cereales integrales favorece un menor pico glucémico y de insulina, al dar lugar a una absorción más lenta de los mismos a nivel intestinal, esto es especialmente importante en los pacientes diabéticos, que precisan de aportes de insulina, ya que se consigue con ello un mejor control glucémico. Dentro de los cereales integrales, el centeno y la avena tienen una menor cantidad de fibra que otros cereales . Arroz y quinoa El consumo de arroz integral también es una forma de ingesta de fibra . La presencia de arroz integral o de quinoa favorece el buen tránsito intestinal y mejora la forma de absorción de los hidratos de carbono. Es mejor consumir arroz integral que arroz sin cáscara.
La nutrición en el deporte
Artículo especializado

La nutrición en el deporte

¿Qué es la nutrición deportiva? La nutrición deportiva es una rama de la nutrición especializada en el estudio de la alimentación de aquellas personas que realizan cualquier tipo de deporte. Sigue los criterios básicos de una alimentación equilibrada y los optimiza para mejorar el desempeño y rendimiento de aquellas personas que realizan entrenamiento físico, para lograr mejores resultados en su actividad , alcanzar una recuperación más rápida y disminuir el desgaste al que son sometidos mediante el consumo adecuado de líquidos y alimentos tanto antes, como durante y después del esfuerzo físico. Un entrenamiento con una buena nutrición permite alcanzar mayores intensidades de trabajo y duración del mismo, así mismo, en los periodos de descanso, la nutrición se debe adaptar también para favorecer la supercompensación. La importancia de la nutrición deportiva La alimentación deportiva es la clave para el éxito en materia de deporte, ya que colabora con el objetivo de los atletas de mantenerse saludable, maximizando su preparación y adaptación. Además, insiste en nutrientes que pueden encontrarse en déficit en este tipo de personas. Es la alimentación equilibrada y bien planificada la encargada de ayudar a lograr los objetivos del atleta, que son: Mayor rendimiento, retrasando la fatiga Mejorar tiempos en competencias Aumentar masa muscular Reponerse tras el esfuerzo Mantener la energía en las tareas cotidianas Perder grasa corporal ¿Cómo influye la alimentación en el rendimiento de un deportista? Todos los deportistas, teniendo en cuenta su edad, sexo, tipo de constitución corporal, frecuencia e intensidad del ejercicio , deben ajustar el cubrimiento de sus necesidades energéticas para mantener su salud, ya que, al no completar las calorías necesarias para su entrenamiento, corren el riesgo de tener deficiencias de nutrientes, pérdida de masa muscular , padecer lesiones neuromusculares o enfermedades por el desequilibrio de energía y, en mujeres, trastornos hormonales. La dieta de los deportistas se centra en tres objetivos principales . Estos son: Aporte de energía apropiada Otorgar nutrientes para mantener y reparar los tejidos, especialmente el tejido muscular Mantener y regular el metabolismo Teniendo en cuenta estos objetivos, se pueden detallar algunas recomendaciones para la competición : Alcanzar un peso corporal saludable, además del requerido para la categoría deportiva. Llenar los depósitos de energía mediante el consumo de hidratos de carbono. Abastecimiento de hidratos de carbono de 1 a 4 horas antes de la competición. Mantener la hidratación antes, durante y después. Consumir hidratos de carbono durante las competiciones o entrenamiento de más de una hora de duración. Cubrir necesidades de líquidos y alimentos antes y durante, sin ocasionar trastornos digestivos. Facilitar la recuperación después de la competición. Durante la competición prolongada, asegurar que la alimentación no comprometa los objetivos de la ingesta calórica total y de nutrientes. Solo utilizar suplementos deportivos con utilidad real. ¿Qué tipo de deportes requieren una alimentación más específica? Podemos dividir los deportes en: DEPORTES DE FUERZA (levantamiento de pesas, culturismo, lanzamiento de peso, pruebas de velocidad) Consumir una dieta alta en energía para mantener la masa muscular magra. Consumir una adecuada cantidad de hidratos de carbono para cargar energía, para el entrenamiento de resistencia. Consumir fuente de proteínas de alta calidad inmediatamente después de los ejercicios físicos de resistencia. Seleccionar proteínas bajas en grasas. Evitar dietas extremas antes de competición. Si se participa en competiciones, elegir una comida previa que permita sentirse cómodo durante las mismas. DEPORTES DE POTENCIA (carreras, ciclismo, remo, piragüismo, kayak, natación) Variar la ingesta de energía entre fases del entrenamiento, en función de la carga del mismo. Consumir niveles, de moderados a altos, de hidratos de carbono según la fase del entrenamiento. Consumir líquidos e hidratos de carbono durante sesiones largas de entrenamiento. Consumir fuentes de proteínas de alta calidad después de las sesiones de ejercicio, ya que favorece la adaptación. Considerar el uso de suplementos como la alanina y bicarbonato. Realizar una comida previa a la competición que permita sentirse cómodo. DEPORTES DE RESISTENCIA (maratón, triatlón, ciclismo de carrera) Variar la ingesta entre las fases de entrenamiento en función de la carga del mismo. Consumir niveles moderados a altos de hidratos de carbono. Ingerir líquidos e hidratos de carbono durante largas sesiones de entrenamiento. Tomar nutrientes después de las sesiones de entrenamiento dirigidos a la recuperación, como líquido y electrolitos, hidratos de carbono y proteínas. Elegir una comida previa a la competición con la que te encuentres cómodo. Considerar el uso de suplementos para deportistas a base de cafeína. DEPORTISTAS DE PESO Y ESTÉTICOS (patinaje, gimnasia, buceo, deportes de combate y remo) Consumir hidratos de carbono moderados en función de las necesidades en cada base de entrenamiento. Elegir alimentos con gran densidad de nutrientes y distribuirlos a lo largo del día. Realizar una comida previa con la que te sientas cómodo. DEPORTES EN EQUIPO (fútbol, baloncesto, hockey) Distribuir la ingesta de hidratos de carbono en función de las necesidades de cada fase del entrenamiento. Consumir líquidos e hidratos de carbono durante sesiones largas. Consumir proteínas después de las sesiones de entrenamiento. No consumir bebidas alcohólicas. ¿Qué indicadores debemos tener en cuenta para saber si nuestra alimentación es equilibrada? La dieta equilibrada es aquella que cubre todas las necesidades básicas de macro y micronutrientes, aportando suficiente energía, sin bajar o subir de peso, con buen porcentaje de masa corporal según sea el tipo de ejercicio realizado. Los índices ponderales de peso y medidores de grasa son los mejores indicadores para evaluar si una dieta es equilibrada o no.
Triglicéridos bajos
Artículo especializado

Triglicéridos bajos

¿Por qué tenemos los triglicéridos bajos? Los triglicéridos se encuentran bajos cuando el nivel es inferior de 35 miligramos por decilitro , eso indica que el organismo puede tener problemas o no está funcionando correctamente para mantener su homeostasis. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Son causas de triglicéridos bajos la desnutrición , el hipertiroidismo, los síndromes de malabsorción, el síndrome de intestino corto, el hipertiroidismo, y las dietas muy pobres en grasas como es el caso de vegetarianos. Es importante mantener los triglicéridos dentro de límites normales, su descenso excesivo puede provocar alteraciones, como una disminución de la masa muscular , ya que, cuando el organismo necesita energía y no dispone de ella en forma de triglicéridos, quema las proteínas para conseguirla, y también puede dar lugar a descensos de vitaminas D, E, K. Las causas de tener los triglicéridos bajos Hipertiroidismo El hipertiroidismo es la enfermedad que se produce por el exceso de la hormona tiroidea . Cuando el tiroides produce un aumento de la producción de la hormona tiroidea, se genera un aumento de gasto energético, con aumento de la frecuencia cardiaca, estreñimiento e intolerancia al frío.  El aumento de consumo de energía se traduce en un mayor consumo de calorías, estas, por tanto, no se pueden acumular en forma de triglicéridos, provocando un descenso de los triglicéridos asociado a una pérdida de peso que puede llegar a ser importante. Síndrome de malabsorción El síndrome de malabsorción intestinal es una situación en la que se produce una alteración del normal funcionamiento del intestino en la que los nutrientes no son absorbidos de forma adecuada, dando lugar a un déficit de los mismos . Es especialmente importante porque la alteración de la absorción de las vitaminas suele ocasionar diarreas importantes, las heces tienen un alto contenido en grasas (esteatorrea), heces malolientes, dolor abdominal, flatulencia e hinchazón, y también puede dar lugar a alteraciones del crecimiento en niños . Las causas de la mala absorción intestinal pueden ser múltiples. Es frecuente en los pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa), se puede dar en pacientes celíacos, sobre todo, en aquellos que no saben que padecen esta enfermedad y consumen productos con gluten, esto da lugar a una alteración en las vellosidades intestinales y, esto se traduce, en una mal absorción de las sustancias por parte del intestino. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Desnutrición La falta de aporte de nutrientes provoca un descenso de los triglicéridos. Esto se debe a que los triglicéridos se forman con el exceso de calorías que el individuo consume, en los casos de anorexia o de malnutrición por diversas enfermedades o simplemente por falta de acceso al alimento, da lugar a que el organismo no tenga calorías para guardar , lo que está consumiendo es necesario para mantener las funciones del organismo, y esto se traduce en un descenso de los triglicéridos. Dieta baja en grasa Las dietas bajas en grasa son las dietas hipolipemiantes y colaboran a bajar los triglicéridos. No consumir lácteos o derivados lácteos enteros sin o descremados, favorece el descenso de triglicéridos, no se debe consumir carne con gran cantidad de grasa, es mejor retirarla y consumir carnes como pavo o pollo, no se deben consumir embutidos que tengan cantidad elevada de grasa, como es el caso de salchichón y chorizo. La mantequilla y la margarina también son fuentes de grasas. Las grasas deben ser vegetales , las más recomendables son aceites de oliva y de girasol. Los alimentos ultraprocesados deben evitarse por su cantidad de grasas y por la calidad de las mismas. Hay que tratar de evitar el consumo de alimentos como el pan de molde o la bollería industrial, si se consumen, hay que leer cuidadosamente las etiquetas y evitar los que estén realizados con aceite de palma o de coco. Dieta baja en hidratos de carbono Las dietas muy bajas en hidratos de carbono también pueden dar lugar a un descenso de los triglicéridos, esto se debe a que el exceso de azúcares o hidratos de carbono es transformado en triglicéridos por el organismo para mantener esta energía guardada para momentos de necesidad. El acúmulo de grasas por el organismo es una forma de protección para los momentos en que el ser humano no disponga de alimentos de forma continuada. Ante una dieta baja en calorías, el organismo procede a quemar esta grasa acumulada para convertirla en energía . ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Dieta de proteínas para adelgazar
Artículo especializado

Dieta de proteínas para adelgazar

Dieta de proteínas: ¿Cómo funciona? Este tipo de dieta se basa en un aumento de alimentos proteicos que aumentan la saciedad, actuando sobre los niveles de grelina y otras hormonas que se encargan de regular el apetito, incrementa el metabolismo favoreciendo la metabolización del contenido calórico, aumenta el gasto energético en reposo y la termogénesis de los alimentos. Además, este tipo de dieta preserva de forma más efectiva la masa muscular , induce una mejora cardiometabólica en los niveles de insulina, glucosa, triglicéridos y tensión arterial, y perfecciona la funcionalidad del tejido adiposo. Este tipo de dieta excluye los hidratos de carbono o carbohidratos, por lo cual, hace que el organismo utilice otras fuentes de energía como la grasa. Este tipo de dieta tiene algunas ventajas como: Es fácil de seguir, ya que se integra de forma práctica a la vida cotidiana. Se obtienen resultados inmediatos. No es necesario contar calorías. Se reduce el riesgo del efecto rebote. Tiene efecto protector contra la pérdida de masa muscular.  Se produce una mayor activación metabólica durante un periodo de tiempo más largo. Tiene mayor efecto saciante con menor cantidad de calorías. Existen algunos puntos importantes al momento de realizar este tipo de dieta: Escoger proteínas magras o con grasas sanas: por ejemplo, pechuga de pavo, pollo o pescado con alto contenido de omega 3, se desaconsejan los fiambres, embutidos y carnes procesadas. Incluir un alimento proteico en cada comida: de esta manera se garantiza seriedad en cada comida y reducción del índice glicémico de la misma. Reducir las calorías de forma moderada: este tipo de dieta, aun sin ser hipocalóricas, al tener efecto saciante y reducir el apetito, ocasionan pérdida de peso. Se recomienda solo reducir un promedio de 500 calorías a las necesidades energéticas diarias ajustadas a la actividad física realizada. Elegir correcta proporción de hidratos de carbono y grasas: es importante que, del total de calorías diarias, entre un 30 a 40%, sean cubiertas por proteínas, 30% grasas y el resto por hidratos de carbono como frutas, verduras, legumbres, granos enteros y cereales integrales. Acompañar este tipo de alimentación con una correcta hidratación y un adecuado plan de ejercicio físico. Alimentos permitidos y prohibidos en una dieta de proteínas  Alimentos permitidos  Carnes bajas en grasa, pescado, huevos, jamón de pavo Leche desnatada, quesos bancos o bajos en grasas, yogur desnatado Leches vegetales Acelgas, coles, espinacas, lechuga, rúcula, berro, zanahoria, repollo, tomate, pepino, rábano, berenjena, repollo, col de Bruselas, brócoli, coliflor, alcachofa, cebolla, ajo, pimentón y espárragos Aceite de oliva o linaza y aceitunas Cacahuetes, nueces, almendras, merey, avellanas y anacardos Semillas de chía, linaza, ajonjolí, calabaza y girasol Aguacate y limón   Alimentos que deben ser evitados  Cereales y tubérculos como pan, pasta, arroz, harina, patata, batata y yuca Azúcares refinados o bollería que los contenga Refrescos, agua de coco, alcohol y zumos pasteurizados Miel, tartas y dulces en general Carnes con alto contenido de grasa Quesos grasos y nata Frutas con alto contenido de fructosa Batidos de proteínas como ayuda y suplemento  Los batidos de proteínas son productos que proporcionan la cantidad de proteínas necesarias con bajo contenido de hidratos de carbono y grasas. Pueden suplementar, en ocasiones, una comida como puede ser la cena, porque por la noche el organismo asimila las proteínas como la caseína, que es uno de los principales constituyentes de este tipo de preparados , en los cuales, mezcla inclusive proteínas de rápida y lenta absorción para un efecto saciante más duradero. Además, son ricos en vitaminas y minerales esenciales en nuestro organismo y que pueden fallar cuando nos encontramos en regímenes alimenticios. Con la ayuda de estos batidos de proteínas preparados, se puede producir un déficit calórico importante que también favorece la sensación de saciedad y previene los ataques de hambre entre comidas. Ejemplo de dieta de proteínas    Existen diferentes tipos de dietas proteicas como son: Dieta Scardale: con una ingesta abundante de proteínas y pobre en grasas e hidratos de carbono, con un máximo de 1.000 calorías diarias. Dieta Dukan: dieta en fases con abundante ingesta de proteína y muy baja en hidratos de carbono. Si es llevada de forma rigurosa tiene poco efecto rebote. Dieta de la clara del huevo: se consumen grandes cantidades de clara de huevo cocida y está indicada para perder peso rápidamente y definir musculatura aumentando su tono y quemando la grasa de forma rápida. Es una dieta de corta duración, ya que, si se prolonga en el tiempo, puede provocar desórdenes alimenticios. Dieta cetogénica: una variante de la dieta hiperproteica, en la cual, solo el 30% es proteína, 60% grasa y el resto carbohidratos, por tanto, el cuerpo se ve en la necesidad de utilizar las cetonas como fuente de combustible para el cuerpo.
¿Cómo Bajar los Triglicéridos?
Artículo especializado

¿Cómo Bajar los Triglicéridos?

Los triglicéridos se pueden bajar llevando una dieta y un estilo de vida saludable. La dieta saludable debe ser una alimentación pobre en grasas, siendo importante controlar las grasas saturadas y consumir grasas vegetales, como el aceite de oliva y el de girasol. En cuanto al consumo de proteínas, siempre que se pueda, deberán ser legumbres y las proteínas animales serán, preferentemente, pescados y, dentro de estos, pescados azules. En una dieta saludable lo ideal es dividir el plato en cuatro cuartos; una cuarta parte debe corresponder a las proteínas, una cuarta parte a los hidratos de carbono (arroz, trigo, pasta o legumbres) y dos cuartas partes deben corresponder a verduras . Si conseguimos convertir esta forma de alimentarnos en una costumbre, nuestra dieta será más equilibrada y será más fácil controlar la ingesta de calorías. La vida saludable lleva implícita la realización de ejercicio físico. Las recomendaciones de la OMS son 30 minutos de ejercicio físico diario vigoroso. Las personas que por dificultades físicas no puedan hacer este tipo de ejercicio, pueden andar diariamente una hora a paso vivo. Es importante introducir el ejercicio en nuestros hábitos, evitando el ascensor siempre que sea posible y caminar sin usar medios de transporte siempre que las distancias lo permitan. Evitar el alcohol es importante, es una de las sustancias que eleva con facilidad los triglicéridos, al igual que las sustancias con azúcares refinados, que también se acumulan en forma de triglicéridos. Dieta baja en grasas saturadas   Una dieta baja en grasa saturadas es importante para disminuir los triglicéridos, por lo que se ha de tomar la menor grasa posible de origen animal, las carnes serán mejor de pollo, pavo o conejo que de ternera, cerdo o cordero, evitaremos los embutidos como parte de nuestra dieta y la leche y derivados lácteos serán desnatados siempre que se pueda. Consumiremos una mayor cantidad de pescado , siendo el pescado azul más saludable para bajar los triglicéridos, sardinas, jureles, boquerones, salmón y atún pueden formar parte de nuestra dieta. Evitaremos alimentos fritos, se harán asados, cocidos o a la plancha, evitando también los guisos. Las legumbres se cocinan sin grasas, evitando chorizo, panceta o tocino. El consumo de aceite será principalmente de oliva o de girasol, procurando no consumir margarinas, mantequilla ni manteca de cerdo. No se debe tomar bollería industrial , ya que suele tener en su producción grasas no saludables. Evitar los azúcares simples   Los azúcares refinados aportan una gran cantidad de calorías, que se transforma en triglicéridos, por ello, hay que evitar ingerir bebidas azucaradas, ya sean refrescos o zumos industriales. No tomar bollería y otros productos que puedan contener azúcar en su producción, para ello, es recomendable leer de forma detenida las etiquetas de los alimentos elaborados. No añada, en la medida de lo posible, azúcar a los alimentos en su elaboración y disminuya el azúcar en café, té u otras infusiones.   Disminuya o elimine el consumo de alcohol No beba alcohol de forma habitual, las bebidas alcohólicas dan lugar a un aporte muy importante de calorías que se transforman de forma rápida en un aumento de los triglicéridos. Además, muchas de las bebidas parten de hidratos carbonos y productos con fructosa, esto da lugar a un aumento aún mayor de las calorías en la dieta. No hay una cantidad de alcohol que se pueda decir que es recomendable para consumir a diario. Siempre que pueda beba agua, es la bebida que mejor se adapta a nuestro organismo. Disminuya el consumo de alimentos elaborados con harinas refinadas Los alimentos elaborados con harinas refinadas deben ser algo esporádico en la alimentación. Las harinas refinadas tienen una gran carga de energía por gramo de peso, este exceso de energía se traduce en acúmulo de grasa para el organismo en forma de triglicéridos, que el organismo reserva para situaciones carenciales. Al no tener estas situaciones carenciales, la energía se acumula de forma poco saludable. Si se usan alimentos elaborados con harinas integrales, se aporta una parte de fibra, está fibras ayuda a regular nuestro organismo a nivel intestinal, al no ser absorbida, no aporta energía a nuestro organismo, además de darnos una sensación de plenitud mayor, evitando consumo excesivo de calorías. En los desayunos siempre que se pueda, hay que introducir pan como alimento y fruta, evitando cualquier tipo de bollería, incluidas las galletas.   Consuma alimentos ricos en fibra dietética Los alimentos ricos en fibra tienen como ventaja principal la falta de absorción de la fibra por nuestro organismo, esto se traduce en un mejor control de nuestro hábito intestinal, en una sensación de plenitud mayor de la que conseguimos con el mismo peso de alimentos sin fibra, y en una ingesta menor de calorías. Aunque no sea una explicación muy científica, podemos decir que la fibra tiene una ingesta calórica cero. El consumo de harinas integrales ayuda a regular nuestros triglicéridos enlenteciendo la absorción de azúcares, y nuestro intestino, evitando problemas como el estreñimiento.
Dieta Hipocalórica Para Adelgazar
Artículo especializado

Dieta Hipocalórica Para Adelgazar

Las dietas hipocalóricas son aquellas dietas en las cuales ingerimos menor cantidad de calorías que las que utilizamos durante todo el día. Esta reducción calórica se consigue limitando la ingesta de alimentos de gran densidad calórica, según la tasa de metabolismo basal de cada persona, para producir un balance calórico negativo consumiendo calorías del tejido adiposo, perdiendo peso y reduciendo volumen. Los menús de este tipo de dieta están constituidos por alimentos bajos en calorías como vegetales, frutas, proteínas y grasas, sin eliminar ningún tipo de nutriente, pero sí restringiéndolos a la cantidad mínima necesaria con el objetivo de comer bien, sano y equilibrado. No existe una dieta hipocalórica fija, ya que debe ser personalizada según edad, altura, sexo y actividad diaria, se debe acudir a un especialista que nos realice un plan de alimentación adaptado a nuestros objetivos. Al iniciar de forma planificada un déficit calórico, lo que se pretende es aportar una cantidad insuficiente de energía para el organismo, con el objetivo de permitir una correcta actividad funcional y que el sistema de control de equilibrio energético detecte ese déficit de energía y actúe empleando las reservas de glucógeno, grasas y, por último, de proteínas. Se reduce el gasto energético y la termogénesis inducida por la dieta, con la consecuente disminución de la actividad física, lo que implica una rebaja del gasto energético con enlentecimiento de todas las actividades metabólicas de manera progresiva, lo que conlleva a que, en algún momento de este régimen hipocalórico, la pérdida de peso sea cada vez menor. La duración de la dieta hipocalórica debe ser limitada en el tiempo, con un periodo de mantenimiento y recuperación relativa . No se aconseja su uso por tiempo indefinido, ya que el organismo puede adaptarse a funcionar con baja entrada de energías y ocasionar un enlentecimiento del metabolismo con gran dificultad para pérdidas posteriores de peso. Los objetivos de este tipo de alimentación son: Disminuir el consumo calórico, pero manteniendo los nutrientes necesarios. Para ello, se deben consumir los alimentos en proporciones y cantidades adecuadas. Modificar definitivamente los hábitos alimenticios para garantizar el mantenimiento del peso conseguido, para que, al dejar de consumir la dieta hipocalórica, el consumo de calorías habitual no produzca un incremento en el peso. Con el fin de lograr estos objetivos, debemos apoyarnos en una correcta hidratación, entre 1,5 a 2 litros de agua al día, y la realización de actividad física que facilite el gasto de energía y contribuya a mantener la masa muscular. Valores nutricionales para una buena dieta hipocalórica Este tipo de dieta restrictiva en calorías debe tener una buena distribución en carbohidratos, proteínas y grasas, así como de micronutrientes (vitaminas y minerales) para evitar desnutrición. La dieta hipocalórica debe tener en promedio los siguientes valores: Hidratos de carbono: 45 – 55%, fundamentalmente complejos, como cereales, legumbres, patatas, batatas y arroz. Proteínas: 15 – 25%, repartidas en pescado y carnes magras. Grasas: 25 – 35%, repartidas 10% de origen animal, 10% poliinsaturadas y 10% aceites monoinsaturados. Fibra: 20 – 40 gramos. Para realizar este tipo de dieta, el especialista debe crear un déficit calórico comprendido entre 500 a 1000 cal/día, sobre la estimación del gasto energético total , sin alterar de forma significativa la distribución de los macro y micronutrientes recomendados para la población general. Adaptándose a las características clínicas y preferencias de cada paciente e incorporando recomendaciones sobre el control del tamaño de las raciones, disminución de la ingesta de alimentos de elevada densidad energética y distribución de los alimentos durante el día, con el fin de facilitar la adherencia a este plan a largo plazo. Es importante disminuir o eliminar el consumo de alimentos procesados, aumentar el consumo de frutas y verduras y cocinar los platos preferiblemente asados, hervidos o a la parrilla.  EJEMPLOS DE DIETAS HIPOCALÓRICAS DIETA HIPOCALÓRICA 1500 CALORÍAS/DÍA Desayuno: 2 rebanadas de pan integral + queso fresco + naranja 200 ml leche desnatada Merienda : Infusión sin azúcar + puñado de frutos secos + yogur desnatado Comida: 150 gr de carne o pescado al horno + 250 verduras variadas al vapor aliñadas con aceite de oliva virgen extra + 50 gramos arroz integral + fruta al gusto Merienda: Manzana + café Cena: 1 huevo con taquitos de jamón + puré de calabacín con aceite de oliva virgen extra + yogur desnatado y fruta Ejemplos de dietas hipocalóricas Desayuno: 1 tostada de pan integral con dos huevos revueltos, leche desnatada, infusión de té rojo, manzana y agua. Merienda : una cucharada de frutos secos. Mezcla de almendras, nueces, castañas, anacardos, etc. y un yogur desnatado. Comida: Sopa de fideos, ensalada de lechuga, pepino, tomate y una cucharada de aceite de oliva. Agua. Merienda: 1 plátano. Cena: Crema de calabaza sin mantequilla, pechuga a la plancha y agua.
¿Qué Hay que Comer en una Dieta Blanda?
Artículo especializado

¿Qué Hay que Comer en una Dieta Blanda?

La dieta blanda es un régimen alimentario y terapéutico de fácil seguimiento que contiene alimentos fáciles de digerir y masticar, no incluye grasas ni condimentos o alimentos que estimulan la producción de jugos gástricos y puedan irritar la mucosa gastrointestinal . Este tipo de alimentación puede variar según sea la enfermedad de cada paciente, y puede tener diferentes consistencias dependiendo de si el paciente presenta dificultad para tragar, o más bien, que favorezcan la consistencia de las heces si presenta diarrea. Este tipo de dieta puede utilizarse como tratamiento para una gastroenteritis con diarrea y vómitos, recuperación de una cirugía gastrointestinal, pacientes con enfermedades como colitis, gastritis y úlceras en el aparato digestivo, enfermedades neurodegenerativas que se acompañan con trastornos de deglución y masticación, enfermedades hepáticas – renales y pacientes con cáncer que son sometidos a radio y quimioterapia. La dieta blanda puede dividirse en tres tipos: Dieta blanda astringente : útil en la resolución de problemas digestivos como gastroenteritis, diarreas y vómitos. Dieta blanda no astringente : útil en la resolución de enfermedades relacionadas con la boca, encías y dientes. Dieta blanda para patologías gástricas : útil como prevención y tratamiento de los síntomas gástricos. Los principios generales de este tipo de alimentación son los siguientes:   Este tipo de alimentación puede mantenerse de dos a tres días para después, poco a poco, ir introduciendo alimentos hacia una dieta normal; existen casos, sobre todo, en enfermedades neurodegenerativas, en los que la dieta blanda lidera en últimas etapas de la vida.   Las comidas se realizan frecuentemente y en poca cantidad.   Se debe tener especial cuidado con la hidratación del paciente fuera de las comidas.   A pesar de ser estricta en cuanto a los alimentos, debe ser variada.   Eliminar de la dieta aquellos alimentos ricos en fibra que aumenten el volumen de las heces.   Los alimentos deben consumirse preferiblemente temperatura ambiente.   Eliminar frituras, embutidos y, en general, alimentos muy condimentados que irriten la mucosa.   Eliminar la lactosa, ya que promueve la digestión prolongada.   En la medida de lo posible, introducir nuevos alimentos de menor a mayor consistencia.   Masticar bien y reposar después de las comidas para evitar flatulencias.   Deben emplearse formas sencillas de preparación de los alimentos como cocción, asado, hervido o a la parrilla.   Mientras dure la dieta, no se debe realizar ejercicio físico fuerte.   No se deben consumir bebidas gaseosas, café, licor o tabaco. Es importante entender que esta dieta no es para perder peso, solo pretende ayudar a facilitar la digestión por medio de alimentos aptos, tanto en la población adulta como en la infantil. Alimentos que se incluyen y los que se excluyen ? Entre los alimentos permitidos encontramos los siguientes: CEREALES/PAN: no deben ser cereales o pan integral, deben ser féculas hechas puré como la batata o patata. Si se va a tomar pan, hay que tratar de que el mismo sea lo más blando posible y sin corteza. También se puede servir arroz blanco cocido, pasta y galletas tipo María. CARNES Y PESCADO: deben ser carnes suaves como pollo, pavo o conejo cocinados al vapor o hervidos; y tratar de evitar en la medida de lo posible las carnes rojas. En relación al pescado, preferiblemente se tomará pescado blanco y se evitarán los azules, mariscos, conservas y ahumados. HUEVOS: se pueden tomar pasados por agua, escalfados, en tortilla o huevos duros. FRUTAS Y VERDURAS: se pueden ingerir todas las frutas a excepción de aquellas ricas en fibra como la ciruela. Las frutas más ampliamente recomendadas son la manzana en compota, puré o asadas y el plátano. Los vegetales se evitarán crudos y aquellos que son formadores de gases como coliflor, brócoli, cebolla y tomate. LEGUMBRES: no se ingieren enteras ni en guisos complicados, deben tomarse en pequeñas porciones en forma de puré y eliminando la piel. GRASAS: preferiblemente utilizar aceite de oliva que es bien tolerado. LÁCTEOS: idealmente, leches y yogures desnatados sin azúcar y queso fresco. SOPAS: muy beneficiosas las sopas de pollo o pescado con fideos o arroz, también las cremas de verduras con pollo o pescado. POSTRES: flanes, gelatinas y yogures son las bases de los postres de la dieta blanda. BEBIDAS: agua e infusiones que no contengan xantinas. ? Entre los alimentos que debemos evitar nos encontramos los siguientes:   Cereales enteros   Bebidas gaseosas   Cafeína   Picantes o condimentados   Frituras y grasas procesadas   Cafeína   Alcohol   Bollería y productos refinados   Productos integrales   Cítricos   Salsas   Tomate   Pescado azules y mariscos   Jamón ahumado    Chocolate   Encurtidos   Alimentos azucarados   Vinagre   Tabaco   Lácteos y sus derivados completos   Embutidos en general   Quesos muy madurados   Verduras como brócoli, coliflor, acelgas, espinacas, coles, cebollas, repollo.
Dieta astringente
Artículo especializado

Dieta astringente

¿En qué casos está indicada la dieta astringente? Las dietas astringentes tienen como objetivo fundamental enlentecer los movimientos intestinales y disminuir el volumen y la frecuencia de las deposiciones en caso de diarrea de cualquier origen, tanto agudas de causas infecciosas o tóxicas, como crónicas, debidas a enfermedades intestinales, intolerancias, secuelas de intervenciones quirúrgicas, efectos secundarios de radioterapia o quimioterapia, entre otras. Facilita el trabajo del tubo digestivo en su proceso de digestión y absorción de nutrientes, ya que presenta ausencia de fibra alimentaria y lactosa, evita alimentos que estimulen el tránsito intestinal y disminuye el aporte de grasas o de alimentos de digestión más compleja. Además de recuperar los minerales y líquidos perdidos en el proceso diarreico.  En general, esta dieta facilita la rápida recuperación en los procesos agudos y, en los crónicos, ayuda al control sintomático. Fases de la dieta astringente  FASE 1: Es la fase inicial en la que no se consumen alimentos sólidos. Puede durar entre 4 a 12 horas, dependiendo si eres niño o adulto. Debido a la pérdida de minerales, electrolitos y líquidos que resulta de esta fase, es importante la reposición hídrica con suero oral, infusiones, agua de arroz, agua de zanahoria o algún preparado como el siguiente: 1 litro de agua hervida, zumo de tres limones, media cucharada de bicarbonato, media cucharada de sal y 2 cucharadas de azúcar. FASE 2: Se inicia con la incorporación de alimentos como arroz, patata, zanahoria hervida, pescado hervido, pollo o manzana al horno. Nuestro cuerpo se está acostumbrando a la incorporación de nuevos alimentos y los mismos deben ser lo menos aliñados posibles. FASE 3: Al encontrarnos mucho mejor, ya podemos incorporar otros alimentos como el puré de verduras, zumo de frutas, verduras, legumbres y pan blanco. FASE 4: Consiste en introducir progresivamente los alimentos complejos hasta tener nuevamente una alimentación normal. Dieta astringente Alimentos Como norma general , se deben utilizar métodos de cocción sencillos con escasos condimentos no irritantes. CARNES: carnes magras y bien cocinadas como el pollo, pavo, conejo, ternera, lomo de cerdo, jamón cocido o serrano desgrasado. PESCADOS: todo tipo de pescados blancos preparados cocidos o a la plancha. HUEVOS: cocidos o pasados por agua o en tortilla con poco aceite. LÁCTEOS: yogur con bífidus. PASTA Y CEREALES: arroz, pasta, tapioca, pan blanco, tostadas y galletas tipo María. FRUTAS Y FRUTOS SECOS: manzana cocida o asada sin piel, plátano maduro, melocotón y pera en almíbar, mermelada de melocotón y albaricoque, membrillo y zumos sin pulpa. VERDURAS HORTALIZAS Y LEGUMBRES: patata cocida, zanahorias, espárragos, calabacín, tomate, remolacha, calabaza y caldo vegetal. Alimentos que debes evitar en una dieta astringente Los alimentos que deben evitarse en una dieta astringente son los ricos en fibra no fermentable, así como los de difícil digestión como carnes fibrosas, mariscos, legumbres o alimentos con mucha grasa. Otros alimentos a evitar : CARNES: piezas de cordero o cerdo con abundante grasa, carne de vaca o buey y carnes de caza, embutidos con grasa como chorizo, salami, salchichón y patés. PESCADO: pescados azules, pescado frito, mariscos y pescado ahumado. HUEVOS: huevos fritos o con alioli. LÁCTEOS: leche y derivados, yogures que contengan fruta o cereales, flan, natillas, nata, crema de leche y quesos grasos. PASTA Y CEREALES: panes o cereales integrales y aquellos que contengan frutas y frutos secos. FRUTAS Y FRUTOS SECOS: frutas deshidratadas, frutos secos, cualquier otra fruta que no sea manzana, plátano maduro y membrillo. BEBIDAS: bebidas con gas, alcohólicas, café y zumo de frutas con pulpa. ALIMENTOS GRASOS: mantequilla, margarina y mayonesa. DULCES Y BOLLERÍA: chocolate, repostería industrial y galletas integrales. Ejemplo de dieta astringente Es muy importante saber llevar una dieta astringente para poder facilitar el proceso de digestión y que se pueda tener una recuperación rápida. A continuación, presentamos un ejemplo de dieta astringente: FASE 1 Mantenerse con la fórmula de rehidratación vía oral con: 1 litro de agua 2 cucharadas de azúcar Una cucharada pequeña de sal Media cucharada de bicarbonato El zumo de 3 limones Ayuda a evitar la deshidratación por la pérdida de agua y electrolitos. FASE 2 Se inicia con la incorporación de estos otros líquidos , en poca cantidad pero frecuentemente: Agua de arroz Sémola Sopa de cereales FASE 3 Menú desayuno: 2 rebanadas de pan blanco tostado con jamón de york y una manzanilla con edulcorante stevia. Menú almuerzo: 1 rebanada de pan tostado con jamón de pavo fiambre. Menú comida: Plato de arroz con pollo hervido sin piel ni aceite. Menú merienda: 1 manzanilla con edulcorante stevia . Menú cena: Pescado hervido con un plato de sémola y arroz , sin aceite. FASE 4 Menú desayuno: 2 rebanadas de pan tostado con jamón de york y 1 café descafeinado de sobre con leche desnatada Menú almuerzo: 1 yogur 0% con 1 rebanada de pan tostado con jamón de pavo fiambre. Menú comida: Plato de arroz y zanahoria con pollo a la plancha sin piel y verduras hervidas. Menú merienda: 1 manzana asada como pieza de fruta y té . Menú cena: Pescado a la plancha con puré de patatas y verduras hervidas.
Zinc en la dieta
Artículo especializado

Zinc en la dieta

Funciones del zinc El zinc es uno de los elementos más abundantes en el cuerpo humano. Las concentraciones más elevadas se encuentran en hígado, páncreas, riñón, huesos, músculos, ojo, próstata, espermatozoides, piel, pelo y uñas. En general, el zinc ayuda al sistema inmunitario a combatir bacterias y virus, fabrica proteínas, ADN y el material genético presente en todas las células, además, colabora en la cicatrización de heridas , en el funcionamiento normal del sentido del gusto y olfato, y en el desarrollo y crecimiento durante todas las etapas de la vida. Las funciones de este mineral son las siguientes: Función cerebral y neuromodulador en la sinapsis: el zinc tiene un papel importante en las funciones transmisoras del sistema nervioso y, su carencia, puede condicionar estados depresivos y trastornos obsesivos compulsivos, así como trastornos alimentarios. También las funciones de memoria y aprendizaje dependen de la concentración adecuada de este elemento. Crecimiento e integridad celular: colabora en la fabricación de todo el material genético, regeneración de los tejidos celulares y el correcto desarrollo de todas las células del cuerpo, preservándola joven por más tiempo para así prevenir el envejecimiento precoz. Propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y de fortalecimiento del sistema inmunitario a través de la regulación de citoquinas inflamatorias. Metabolismo del hueso: ya que es un constituyente de la matriz, además de incrementar los parámetros de formación del hueso. Mantenimiento de la función ocular normal y visión nocturna. Función cardiorrespiratoria y promoción de la fuerza en personas: los suplementos con zinc tienen efectos hematológicos positivos en los atletas. Interviene en la regulación de la presión sanguínea. Participa en la función del sentido del gusto y apetito, por lo que es utilizado como parte del tratamiento de recuperación en pacientes con trastornos alimentarios. Ejerce participación en la producción de hormonas relacionadas con la fertilidad y con los espermatozoides. Tiene una función primordial en la síntesis de vitamina A. En conjunto con la vitamina C, realiza labores de detoxificación de metales pesados. Participa en la síntesis de proteínas y en el metabolismo de carbohidratos y lípidos. Ayuda a la cicatrización de las heridas. Principales alimentos fuentes de zinc La absorción de zinc a partir de la dieta es muy pobre comparada con otros minerales , ya que se absorbe solamente el 20% del contenido total de los alimentos. Los productos de origen animal, las aves de corral y los mariscos, contienen grandes cantidades de zinc, en segundo lugar; las semillas de calabaza, girasol, mostaza, nueces, almendras y cacahuetes. Las legumbres y cereales integrales contienen grandes cantidades de zinc, pero al contener fibra y oxalato, dificulta su absorción. Las frutas tienen poco contenido.  Listado de los alimentos con mayor contenido de este oligoelemento: Ostras: es el top en la lista por su alto contenido de zinc, sus distintas variedades pueden proporcionar hasta 182 mg de zinc por cada 100 mg. Carne de cerdo: 100 g de esta carne contiene 6.72 mg de zinc. Chocolate negro: 30 gr de chocolate negro contienen 3 mg de zinc, es importante destacar que también tiene alto contenido de grasa saturada, por lo que hay que ingerirlo con moderación. Arroz integral: 100 g contienen 2 mg de zinc rico además en fibra, antioxidantes y nutrientes. Huevos: 100 g contienen 4.9 mg de zinc, su contenido es mayor en la yema. Cangrejo: 100 g contienen 7.6 mg de zinc, es un alimento rico en proteínas, y bajo en grasas y calorías. Carnes de res: la carne magra puede contener en 100 gramos 10 mg de zinc, que representa el 10% de la dosis recomendada de zinc diaria. Semillas de calabaza: alternativa de zinc para pacientes veganos, ya que 100 g aportan 10 mg. Cacahuetes: se pueden consumir de forma natural o en forma de mantequilla de maní, por cada 100 mg encontramos 3 mg de zinc. Consecuencia de la carencia de zinc en la dieta Existen algunos factores de riesgo a la hora de presentar deficiencias de zinc, como puede ser: Aportes insuficientes en la dieta Embarazo Cáncer Psoriasis y otras enfermedades de la piel Hipertensión Alcoholismo Exceso en la dieta de hierro y fibra Enfermedad celiaca Insuficiencia renal o pancreática Quemaduras Diabetes Laxantes o diuréticos Diarreas, traumatismos o sudoración excesiva También existen diferentes elementos que debemos tener en cuenta, ya que dificultan la absorción del zinc: El cobre y el cadmio El hierro Los oxalatos, la fibra y los taninos El uso de laxantes El alcohol Altos niveles de calcio El ácido fólico Los anticonceptivos orales El cuerpo humano no tiene la capacidad de sintetizar Zinc, por lo que es necesario adquirirlo a través de la dieta. Se estima que, de todo el Zinc ingerido, el cuerpo solamente utiliza el 20%. Al existir déficit de zinc, diferentes procesos vitales se ven alterados, entre los cuales se pueden destacar: Alteraciones en el sistema inmune con mayor vulnerabilidad a virus y bacterias Alteraciones en el sistema nervioso con mayor predisposición a trastornos emocionales como depresión y ansiedad Alteraciones en la calidad y cantidad de espermatozoides Alteraciones en el crecimiento y desarrollo, sobre todo en la etapa intrauterina Erupciones cutáneas Deterioro celular avanzado por la falta de antioxidantes de calidad Debilidad de uñas y cabello Alteraciones en la visión Problemas de memoria y falta de concentración Pérdida del sentido de gusto y olfato Trastornos en la cicatrización de heridas Diarreas frecuentes Dosis diaria recomendada   Las necesidades diarias de zinc en personas sanas son: Lactantes: 5 miligramos al día Niños y adolescentes: 10 miligramos al día Mujeres: 12 miligramos al día Hombres: 15 miligramos al día
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Enfermedad de Addison
Enfermedad

Enfermedad de Addison

¿Qué es la enfermedad de Addison ? La enfermedad de Addison es un trastorno que sucede cuando no se produce suficiente cantidad de hormonas en las glándulas suprarrenales . Suele haber un déficit de hormona cortisol y de aldosterona. Tipos de insuficiencia suprarrenal Existen algunas tipologías de este trastorno, que se pueden diferenciar en: Insuficiencia Suprarrenal Primaria o Enfermedad de Addison: cuando se lesiona la corteza y no produce suficientes hormonas adrenocorticales. Suele ser una enfermedad autoinmune. Insuficiencia Suprarrenal Secundaria: es la falta de producción de hormonas adrenocorticotrópica de la hipófisis. A veces se pone de manifiesto cuando se deja de tomar de repente un tratamiento a base de corticoesteroides. Insuficiencia Suprarrenal Aguda o Crisis de Addison: la diferencia con la enfermedad de Addison radica en que los síntomas aparecen de forma repentina a consecuencia de una tensión física provocada por una enfermedad, lesión o infección, y puede llegar a provocar la muerte si no se trata a tiempo. Causas de la enfermedad de Addison La enfermedad de Addison es causada por una lesión en la corteza de las glándulas suprarrenales, ya sea originada por una enfermedad autoinmunitaria, un tumor, una infección o una hemorragia . Síntomas de la enfermedad de Addison Los síntomas de esta enfermedad se suelen desarrollar progresivamente, entre ellos destacan: Disminución del apetito y pérdida de peso Fatiga extrema Náuseas, vómitos y diarreas Hiperpigmentación u oscurecimiento de la piel Presión arterial baja Ganas de consumir sal Hipoglucemia Dolor de abdomen y muscular Irritabilidad y depresión Caída del vello Pérdida de deseo sexual Deshidratación Fiebre baja Tratamiento de la enfermedad de Addison El tratamiento para los pacientes sintomáticos consiste en la toma de medicamentos orales de por vida, para el reemplazo de corticosteroides y mineralocorticoides para controlar los síntomas, corrigiendo los niveles de hormonas. Si se entra en crisis suprarrenal, se debe inyectar hidrocortisona inmediatamente . Y, se suele necesitar tratamiento también para la baja presión arterial. Se pautan, además, algunas recomendaciones, como aumentar el consumo de sal en la dieta, especialmente cuando se realice deporte o ejercicio intenso, en verano, si se padece diarrea, vómitos o algún trastorno gastrointestinal. A menudo, el médico puede corregir la dosis del tratamiento según si el paciente se encuentra afectado por alguna enfermedad menor, infección, cirugía, parto, etc. El médico debe enseñar al paciente a auto-inyectarse corticosteroides, por si fuera necesario en situaciones de estrés. Es recomendable llevar siempre encima una pulsera identificativa de alerta médica y un kit de inyección. Es recomendable, también, realizar meditación para aprender técnicas de reducción del estrés y evitar una crisis de Addison . Pruebas complementarias de la enfermedad de Addison Algunas de las pruebas complementarias que se pueden realizar incluyen: Análisis de sangre, para detectar los niveles de hormonales y electrolitos. Análisis de orina, para determinar la excreción de la hormona cortisol. Pruebas por imágenes como radiografía abdominal o tomografía computarizada de abdomen para determinar el tamaño de la glándula. Prueba de estimulación de ACTH (hormona adenocorticotropa), para medir el nivel de cortisol antes y después de la inyección de la hormona. Prueba de hipoglucemia inducida por insulina, en caso de existir sospecha de ser un trastorno de la hipófisis. Factores desencadenantes de la enfermedad de Addison Se desconoce el verdadero desencadenante de esta enfermedad. Puede producirse por una destrucción de las glándulas suprarrenales debido a un cáncer u otra enfermedad , por el uso de algunos esteroides o medicamentos antifúngicos, o por una reacción autoinmune, entre otros. Factores de riesgo de la enfermedad de Addison Son factores de riesgo el estrés físico o padecer otra enfermedad como, por ejemplo, una infección, un traumatismo, una deshidratación, una situación emocional, etc . Complicaciones de la enfermedad de Addison Algunas complicaciones de la enfermedad de Addison pueden ser: Diabetes Anemia perniciosa Tiroiditis crónica Hipofunción ovárica o insuficiencia testicular Hipertiroidismo Y, si no se trata adecuadamente, puede producirse un shock hipotensivo, una insuficiencia respiratoria e, incluso, la muerte del paciente. Prevención de la enfermedad de Addison No hay forma de prevenir la enfermedad de Addison. No obstante, se recomienda realizar revisiones periódicas y, resulta conveniente prever situaciones que aumenten el estrés (como cirugías, lesiones, etc.) para intervenir de forma rápida, portar siempre un kit de inyección, y llevar una pulsera o cualquier identificación médica para poder recibir un tratamiento de emergencia en caso de necesitarlo. Especialidades a las que pertenece La especialidad médica a la que pertenece es la endocrinología, esta se encarga de estudiar el sistema endocrino y las enfermedades derivadas de un mal funcionamiento del mismo. Preguntas frecuentes ¿Qué órganos afecta la enfermedad de Addison? La enfermedad de Addison afecta a las glándulas suprarrenales, estos órganos pequeños se sitúan encima de los riñones y están formados por una corteza externa y la médula interna. Se encargan de secretar hormonas y, cuando no producen suficientes, sucede este trastorno denominado enfermedad de Addison. ¿Cómo se mide el cortisol? El nivel de la hormona esteroidea cortisol (producida por la glándula suprarrenal) se mide a través de un análisis de sangre, también se puede hacer mediante un análisis de orina o de saliva. Los resultados de laboratorio pueden variar, pero normalmente, unos valores normales de cortisol en adultos a las 8 am, sobre una muestra de sangre, suelen ser de 5 a 25 microgramos por decilitro o 140 a 690 nanomoles por litros. Un valor por encima de lo normal puede indicar alguna enfermedad como enfermedad de Cushing o tumor, y unos valores por debajo, enfermedad de Addison o hipopituitarismo, entre otras. ¿Qué es la aldosterona y para qué sirve? La aldosterona es una hormona esteroidea y mineralocorticoide, producida por las glándulas suprarrenales, sirve para regular el metabolismo de los electrolitos, aumentando la presión en sangre, manteniendo sodio en el cuerpo y liberando potasio. La enfermedad de Addison suele generar una disminución de aldosterona. ¿Qué hacen las glándulas suprarrenales? La función principal de las glándulas suprarrenales es regular diferentes componentes del metabolismo y producir hormonas que son imprescindibles para la vida, como el cortisol o las hormonas sexuales. ¿Qué es la insuficiencia adrenal? Una insuficiencia adrenal es un trastorno endocrino y hormonal causado por una producción insuficiente de hormonas suprarrenales, como cortisol o aldosterona.
Hipotiroidismo en el Embarazo
Enfermedad

Hipotiroidismo en el Embarazo

¿Qué es el hipotiroidismo en el embarazo? El hipotiroidismo en el embarazo es el descenso de la hormona tiroidea , que se produce por la alteración de la producción de la misma en el tiroides durante el embarazo. Esta situación puede favorecer los abortos, así como la eclampsia (hipertensión arterial en el embarazo), y puede producir en casos de hipotiroidismo severo, alteraciones en el desarrollo cerebral del niño. Obliga a que el control durante el embarazo sea más estricto, sobre todo en las mujeres cuyo hipotiroidismo fuera conocido previamente, ya que la demanda de hormona tiroidea es más alta durante la gestación. Tipos de hipotiroidismo en el embarazo Los tipos de hipotiroidismo no son diferentes en el embarazo que en las pacientes que no están embarazadas: Hipotiroidismo primario: es la causa más frecuente de hipotiroidismo. En ella, se produce una falta de producción por alteración de la glándula tiroides. Es el caso de la tiroiditis de Hashimoto, causa más común de este proceso. Hipotiroidismo secundario: es el que se produce por falta de hormona hipofisaria, conocida como TSH. Al no producirse en cantidad suficiente, no estimula tiroides y este no produce hormona tiroidea. Hipotiroidismo terciario: hay falta de la hormona tirotropina que se produce en el hipotálamo, provocando una falta de producción de TSH y de T4. Causas de hipotiroidismo en el embarazo La causa del hipotiroidismo en el embarazo no difiere de las causas sin embarazo. La más frecuente es la enfermedad de Hashimoto , es una enfermedad autoinmune inflamatoria que daña la glándula tiroidea. Puede darse también en pacientes que presentan un hipotiroidismo congénito. En este caso se debe aportar la T4 desde la infancia, o en pacientes que han tenido poco aporte de yodo. En muchos casos es necesario dar un aporte de yodo suplementario en pacientes embarazadas, y también en aquellas que hayan tenido previamente una extirpación de tiroides por alguna causa. Síntomas de hipotiroidismo en el embarazo Los síntomas de hipotiroidismo en el embarazo son cansancio, dolor muscular, anemia por descenso de los glóbulos rojos, riesgo de insuficiencia cardíaca y como síntoma principal propio del embarazo, la preeclampsia, es decir, el aumento de la presión arterial durante el embarazo. Estos síntomas se dan en los hipotiroidismos severos, en los casos leves pueden no existir síntomas o ser achacables al propio embarazo . Tratamiento de hipotiroidismo en el embarazo El tratamiento del hipotiroidismo durante el embarazo es similar a todos los hipotiroidismos. Se realiza mediante la suplementación con hormona tiroidea . Se puede necesitar un aumento de entre el 25 y 50 % de las dosis previas, si la paciente ya estaba siendo tratada, debido a la mayor demanda de esta hormona durante el embarazo. Pruebas complementarias del hipotiroidismo en el embarazo La prueba complementaria es la analítica de sangre con determinación de TSH y hormona T4 que se realiza desde el inicio del embarazo. En los casos de hipotiroidismo previo, se hace analítica previa al embarazo y, cada 8 semanas, es necesario llevar a cabo un nuevo control analítico para reajustar la dosis en función de las diferentes necesidades de hormona durante el embarazo . Puede ser necesaria la realización de una ecografía de la zona tiroidea para valorar el tiroides. No se realizan otras pruebas de imagen durante el embarazo. Factores desencadenantes del hipotiroidismo en el embarazo Los factores desencadenantes en el hipotiroidismo en el embarazo no difieren de los factores de riesgo sin el embarazo. En los casos de hipotiroidismo primario, la causa más frecuente será la enfermedad de Hashimoto, y la falta de yodo en el aporte alimenticio, por ello, en muchos casos, se da suplemento de yodo durante este estado. En los casos de hipotiroidismo secundario, la causa más común es el adenoma hipofisario (tumor benigno en las células de la glándula hipófisis). Los casos terciarios se dan por alteraciones a nivel del hipotálamo. Factores de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo La falta de aporte de yodo es un factor de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo . Complicaciones del hipotiroidismo en el embarazo Las complicaciones de hipotiroidismo en el embarazo son la dificultad para conseguir un embarazo en los casos mal controlados, la probabilidad de aborto en el primer trimestre, cuando la hormona no se encuentra en valores normales, y el riesgo de preeclampsia. Prevención del hipotiroidismo en el embarazo La prevención del hipotiroidismo durante el embarazo es la suplementación con yodo en aquellos casos que se crea necesario, y controles a lo largo del embarazo con tratamiento precoz y monitorizado de los hipotiroidismos que aparezcan. Especialidades a las que pertenece La especialidad a la que pertenece es la endocrinología, pero, si la paciente no tiene previamente hipotiroidismo, las analíticas con monitorizaciones hormonales son pedidas en primer lugar por obstetricia. El obstetra deriva al endocrino en los casos necesarios. Preguntas frecuentes ¿ Qué significa TSH baja y t4 normal? Cuando la TSH está baja y la T4 normal, indica una normalidad en la producción de hormona tiroidea, que puede haber estado precedida de una situación de hipertiroidismo. Por tanto, es necesario un nuevo control analítico pasado un periodo de unas 8 semanas, que permitan confirmar la normalidad en la producción de hormona tiroidea y descarten un hipertiroidismo. ¿Qué parte del cuerpo afecta el hipotiroidismo? El hipotiroidismo afecta a múltiples órganos al ser una hormona reguladora. En primer lugar, puede afectar neurológicamente, produciendo estados depresivos y bradipsiquia. También, al sistema digestivo produciendo estreñimiento y dispepsia, o al muscular produciendo una astenia y falta de fuerza, al sistema de control de peso produciendo un aumento del mismo, defectos en control de la temperatura con una intolerancia al frío, la piel se altera y el pelo y las uñas se vuelven quebradizos y, puede haber enlentecimiento del pulso. En casos muy extremos se puede llegar a sufrir un coma por esta causa. ¿Cuál es el nivel normal de prolactina en la mujer? El nivel de prolactina puede variar a lo largo de la vida, siendo más alto durante la lactancia y en el embarazo. En situación normal, los niveles deben estar por debajo de 25 nanogramos por mililitro y, en caso de embarazo, pueden variar entre 80 y 400 nanogramos por mililitro . ¿Cuál es el especialista que trata el hipotiroidismo? El especialista que diagnostica, controla y trata el hipotiroidismo es el endocrinólogo . ¿Cuál es el hipotiroidismo primario? Se entiende por hipotiroidismo primario a la falta de producción de la hormona tiroidea originado en una alteración en la glándula tiroides , funcionando correctamente el eje hipotálamo-hipofisario. Si quieres descubrir todos los consejos y cuidados que debe de tener una mujer embarazada, haz nuestro test sobre el embarazo .
Obesidad Mórbida
Enfermedad

Obesidad Mórbida

¿Qué es la obesidad mórbida? La obesidad mórbida es un exceso de peso de la persona en la que el índice de masa corporal o IMC se encuentra por encima de 40. Se define el IMC como el peso en kilogramos dividido por la altura en metros al cuadrado. La obesidad mórbida se considera la forma más extrema de obesidad. Tipos de obesidad mórbida Existen diferentes tipos de obesidad: Obesidad mórbida grado 3 o de alto riesgo, con IMC igual o mayor a 40. Obesidad mórbida grado 4 o extrema, con IMC por encima de 50. Obesidad grado 1 y 2, no se considera obesidad mórbida, en el grado 1 el IMC se encuentra entre 30 y 34.9 y en el grado 2, de 35 a 39.9. Causas de la obesidad mórbida Aunque la causa principal de la obesidad mórbida se produce por un mayor consumo de calorías ingeridas frente a las calorías gastadas, son múltiples las causas que dan lugar a este proceso. Causas genéticas: este es el caso de la enfermedad o síndrome de Prader Willi y el síndrome de Bardet Biedl, hay que tener en cuenta que hay asociación de obesidad familiar, hay familias de obesos. Esto hace pensar en una causa genética, pero también las familias comparten las mismas formas de comer, por lo que este factor también hay que tenerlo en cuenta. Factores ambientales: como son el consumo de ciertos alimentos y la cantidad de ellos, así como la falta de ejercicio físico. Problemas psicológicos de estrés, depresión o traumas: ya sea en la infancia o en la edad adulta, estos pueden colaborar en que la comida se establezca como una compensación. Secundario a enfermedades endocrinas: como el síndrome de Cushing, el hipotiroidismo o el uso de esteroides, puede dar lugar también a aumento de peso. Síntomas de la obesidad mórbida El síntoma principal de la obesidad mórbida es el aumento excesivo de peso, que se traduce en una disminución de movilidad, en una alteración de las articulaciones, mayor riesgo de diabetes mellitus, de enfermedades cardiovasculares como hipertensión, cardiopatía isquémica e ictus y, también puede producir síndrome de apnea del sueño. Otro problema asociado es el aislamiento social, que se produce por la falta de movilidad del paciente, pero también por el rechazo que un paciente siente por parte de la sociedad que le rodea, que considera que la obesidad se debe a una falta de interés del paciente por si mismo. Tratamiento de la obesidad mórbida El tratamiento de la obesidad mórbida lleva un conjunto de terapias para apoyar al paciente en la mejora de su situación. En primer lugar es necesario indicar una dieta y unos buenos hábitos alimenticios, así como ejercicios que el paciente pueda realizar para ayudarle a mejorar de su situación. Es preciso tratamiento psicológico y psiquiátrico de posibles alteraciones en esta esfera, como son la depresión y la ansiedad, además del apoyo psicológico necesario para mejorar los hábitos de vida del paciente. Suele ser necesario recurrir a tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida, que se puede clasificar en tres tipos de cirugía: restrictiva, cirugía malabsortiva y cirugía de restricción y malabsorción combinadas. Son cirugías restrictivas la banda gástrica, en la cual, se sitúa una banda de silicona para reducir el estómago, dando lugar a una saciedad más rápida. Manga gástrica, en ella se procede a dar una forma de manga al estómago, dando lugar a un menor tamaño del mismo y creando una saciedad con una menor cantidad de alimento ingerido. La cirugía malabsortiva o la derivación biliopancreática, en la cual se procede a disminuir el tamaño del estómago y a conectar este directamente con la segunda parte del intestino delgado, donde se secretan los jugos pancreáticos y biliares, evitando la absorción de alimentos en las zonas más próximas del intestino delgado. El bypass gástrico con Y de Roux, se une el estómago con la parte más distal del intestino, es, por tanto, restrictiva y malabsortiva. Pruebas complementarias de la obesidad mórbida Las pruebas complementarias para lo obesidad mórbida son una analítica de sangre para conocer los niveles de azúcar, colesterol y el recuento celular del paciente, radiología de tórax, espirometría y estudio de apnea obstructiva del sueño. El electrocardiograma permite conocer alteraciones cardiacas desconocidas hasta ese momento. Por último, es necesario también, el estudio del sistema gastroduodenal por medio de endoscopia, para planear de forma adecuada la posibilidad de una cirugía bariátrica. Factores desencadenantes de la obesidad mórbida El factor desencadenante principal de la obesidad mórbida es el desequilibrio entre las calorías consumidas y las calorías gastadas por parte del paciente. Factores de riesgo de la obesidad mórbida Los factores de riesgo para la obesidad mórbida son la presencia de esta dolencia dentro del grupo familiar, en la cual parecen estar implicados factores genéticos asociados a alteraciones en el consumo de ciertos alimentos muy calóricos y a una disminución del ejercicio físico. Complicaciones de la obesidad mórbida Las complicaciones que lleva aparejada la obesidad mórbida son alteraciones cardiovasculares como hipertensión arterial, mayor riesgo de ictus y de infartos cardiacos, problemas respiratorios con disnea intensa y apnea del sueño, dolores articulares, mayor tasa de gota, alteraciones de la salud mental tipo depresión y ansiedad, y enfermedades endocrinológicas como la diabetes mellitus y litiasis biliar. La mortalidad de este tipo de pacientes se presenta elevada respecto a lo que les corresponde por edad. Prevención de la obesidad mórbida La prevención de la obesidad mórbida se realiza con una alimentación equilibrada mediterránea, con consumo de frutas y verduras frescas, y hábitos de vida saludables con ejercicio diario que permite consumir parte de las calorías ingeridas. No se deben consumir bebidas azucaradas, ni refrescos de forma habitual, tampoco bollería industrial, ni comida rápida. Especialidades a las que pertenece Los especialistas implicados en el tratamiento de la obesidad mórbida son varios; endocrinos y nutricionistas, psiquiatras, neurólogos y cirujanos generales son los más implicados en el tratamiento y el control de la obesidad mórbida. Es importante contar con una unidad de fisioterapia que establezca un régimen de ejercicio acorde al paciente. Preguntas frecuentes ¿ Cuáles son los tipos de obesidad ? Los tipos de obesidad se clasifican en diferentes grados, en función del índice de masa corporal: grado 1, obesidad leve, IMC entre 30 y 34.9. grado 2, obesidad moderada, IMC entre 35 y 39,9. grado 3, obesidad mórbida, IMC por encima de 40. grado 4, obesidad extrema, IMC por encima de 50. El riesgo para los pacientes aumenta según aumenta el IMC. A mayor IMC, mayor riesgo para la salud del paciente. ¿ Cuáles son los riesgos de la obesidad grado 1 ? La obesidad grado 1 aumenta el riesgo de padecer enfermedades endocrinológicas como la diabetes, elevación de los niveles de colesterol y triglicéridos, lo que puede derivar a un mayor riesgo cardiovascular y de sufrir dolores articulares. Dentro de la obesidad, es la que menor riesgo presenta, aunque esté elevada respecto a un paciente con normopeso. ¿ Cuándo se considera obesidad mórbida ? La obesidad se considera obesidad mórbida cuando el IMC supera el nivel de 40, cuando supera el nivel de 50 se considera una obesidad extrema. ¿ Qué es androide y ginoide ? Los términos androide y ginoide respecto a la obesidad marcan la zona donde de forma preferente se va a acumular la grasa. La distribución androide es una distribución a nivel abdominal y de grasa visceral. La distribución ginoide es la que se localiza principalmente en la zona de las piernas, glúteos y muslos. La obesidad androide es la que presenta más riesgo de enfermedades cardiovasculares. ¿ Qué se puede hacer para evitar la obesidad infantil ? Para evitar la obesidad infantil, es importante controlar los hábitos alimenticios de los niños, su alimentación debe de ser rica en frutas y verduras y pobre en grasas, evitando especialmente la bollería industrial. Es importante también estimular la realización de ejercicio físico, controlando que no permanezcan sentados durante mucho tiempo.
Pancreatitis
Enfermedad

Pancreatitis

¿Qué es la pancreatitis? La pancreatitis es un proceso inflamatorio de la glándula pancreática (páncreas), de gran tamaño. Se ubica detrás del estómago y se encarga de fabricar jugos digestivos o enzimas que ayudan a descomponer los alimentos en la parte superior del duodeno o intestino delgado. El páncreas también es el encargado de producir insulina y glucagón, dos hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre y que constituyen la principal fuente de energía del organismo. La pancreatitis se desencadena por la activación inapropiada de las enzimas pancreáticas, resultado de una autodigestión del páncreas. La inflamación puede ser súbita (aguda) o progresiva (crónica). Es más frecuente en hombres que en mujeres y suele aparecer entre los 30 y los 60 años. Es una enfermedad grave. Los casos leves de pancreatitis pueden desaparecer sin tratamiento , pero los casos graves pueden causar complicaciones potencialmente mortales. Tipos de pancreatitis Existen dos tipos de pancreatitis: Pancreatitis aguda : es un proceso inflamatorio agudo del páncreas con afectación variable de otros tejidos próximos y de órganos distantes, que se se produce generalmente por los cálculos biliares (piedras  en la vesícula biliar) o a un consumo excesivo de alcohol, fenómenos que pueden provocar una autodigestión del páncreas por las enzimas que produce. Tiene pocos días de duración. Pancreatitis crónica : es un proceso inflamatorio persistente (crónico) del parénquima y/o sistema ductal del páncreas, que tiene como consecuencia fibrosis y compromiso de sus funciones. Se debe generalmente a una repetición de la pancreatitis aguda. La ingesta  prolongada y excesiva de alcohol también puede ser la causa de la pancreatitis crónica. Causas de la pancreatitis La pancreatitis tiene lugar cuando las enzimas digestivas se activan mientras están en el páncreas, lo que irrita las células del páncreas y provoca inflamación. Cuando el páncreas funciona normalmente, las enzimas que segrega no se vuelven activas hasta alcanzar el duodeno. Pero, cuando el páncreas está inflamado, las enzimas se activan precozmente (mientras todavía están dentro del páncreas) y empiezan a atacar sus estructuras internas.   El tejido que recubre el interior del páncreas , encargado de fabricar enzimas, se lesiona debido a la actividad enzimática y, por lo tanto, deja de producir nuevas enzimas. Las causas principales de la pancreatitis en más de un 80% de los casos están provocadas por cálculos (piedras) biliares inadvertidas y el abuso del alcohol. Otras causas menos frecuentes son la genética, los traumatismos, o el consumo de algunos medicamentos, drogas o toxinas. Otro motivo es cualquier tumor o inflamación que obstruya el conducto que drena el páncreas. Síntomas de la pancreatitis Los síntomas de la pancreatitis incluyen: dolor en la zona abdominal superior , dolor abdominal que se extiende a la espalda, taquicardia, dolor abdominal que empeora después de comer, náuseas, fiebre, dolor con la palpación al tocarse el abdomen, vómitos, pérdida de peso de forma involuntaria, sangrado pancreático, que se manifiesta en manchas cutáneas similares a moratones en los costados o cerca del ombligo y heces de aspecto aceitoso y mal olor.   Tratamiento para la pancreatitis En los dos tipos de pancreatitis, no hay un tratamiento curativo . El de la pancreatitis aguda se enfoca en “dejar descansar” el páncreas mediante una dieta absoluta (no tomar nada) entre 2 y 4 días. Esto suele implicar la colocación de sonda nasogástrica y la administración de analgésicos intravenosos e hidratación por vena. En la pancreatitis crónica, el tratamiento es analgésico y se administran fármacos que ayuden a que las enzimas pancreáticas realicen adecuadamente su función. Hay que tener en cuenta que, en estos casos, con cada brote habrá más daños que irán limitando el funcionamiento del páncreas. Pruebas complementarias del tratamiento de la pancreatitis Para el diagnóstico y tratamiento de la pancreatitis es necesario realizar pruebas como: análisis de sangre para detectar niveles elevados de enzimas pancreáticas, tomografía computarizada para detectar cálculos biliares, ecografía abdominal para detectar cálculos biliares e inflamación del páncreas , o resonancia magnética para detectar anomalías en la vesícula, el páncreas y los conductos. Factores desencadenantes de la pancreatitis No se conoce un factor específico que pueda desencadenar este trastorno. Factores de riesgo de la pancreatitis Entre los factores que aumentan el riesgo de tener pancreatitis están: alcoholismo, cálculos biliares, ciertos medicamentos, fibrosis quística, antecedentes familiares de pancreatitis, niveles altos de calcio en la sangre, niveles altos de triglicéridos en la sangre , cáncer de páncreas, tabaquismo, sobrepeso y obesidad. Complicaciones de la pancreatitis Las complicaciones de la pancreatitis incluyen: Pseudoquistes. Insuficiencia renal . Problemas respiratorios . Diabetes. Desnutrición. Cáncer de páncreas . Prevención de la pancreatitis Para prevenir la pancreatitis es necesario: Evitar el sobrepeso . No tomar alcohol . Evitar el consumo de tabaco . Especialidades a las que pertenece la pancreatitis La pancreatitis pertenece a la especialidad de gastroenterología. La gastroenterología es la parte de la medicina que se ocupa del estómago y los intestinos y sus enfermedades, así como del resto de los órganos del aparato digestivo. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la función del páncreas? El páncreas  es el encargado de fabricar jugos digestivos o enzimas, que ayudan a descomponer los alimentos en la parte superior del intestino delgado. El páncreas también es el encargado de producir insulina y glucagón, dos hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre, la principal fuente de energía del organismo. ¿Por qué se inflama el bazo? El bazo se puede inflamar debido a muchas enfermedades , como infecciones, enfermedad hepática y algunos tipos de cáncer que pueden causar un aumento de tamaño del bazo. ¿Cuál es la función del bazo? El bazo forma parte del sistema linfático , que combate las infecciones y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Contiene los glóbulos blancos que luchan contra los gérmenes. El bazo también ayuda a controlar la cantidad de sangre del organismo y destruye las células envejecidas y dañadas. ¿Qué pasa si se rompe el bazo? Al romperse el bazo se produce un sangrado de este órgano, con lo consiguiente se produce una hemorragia interna. En algunas ocasiones, en el momento del traumatismo puede no ocurrir una rotura completa del bazo, si no una laceración o una rotura pequeña que produzca un pequeño sangrado. Existen otras causas de rotura de bazo aparte del traumatismo; esto puede ocurrir en enfermedades que produzcan una inflamación importante del bazo, de manera que se rompa la membrana que lo rodea, y por consiguiente aparece su hemorragia.