1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Balance del 2020 en salud: luces y sombras del año del coronavirus

Balance del 2020 en salud: luces y sombras del año del coronavirus

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis
El año que se acaba pasará a la historia por las repercusiones de la pandemia de la COVID-19 en la salud mundial y los enormes retos que ha supuesto para los sistemas sanitarios y la tecnología biomédica. El 2020 llega a su fin. Esta frase, seguramente, dibujará cierto alivio en la expresión de muchas personas, ya que existe la visión generalizada de que este no ha sido un gran año, especialmente desde la perspectiva de la salud. Sin duda que la pandemia de la COVID-19 todavía recorrerá buena parte del 2021 y será recordado como un acontecimiento que marcará una época. Sin embargo, el 2020 también ha sido un año de avances y de esperanza. El desarrollo en tiempo récord de la vacuna contra la COVID-19 ha supuesto un hito sin precedentes de la investigación y la tecnología sanitaria. También otros elementos han cobrado protagonismo este año y es oportuno destacarlos, como el teletrabajo y la telemedicina. En cualquier caso, el 2020 −como todos los años− ha tenido luces y sombras.

2020, el año de la pandemia por coronavirus

Este año será recordado por la aparición de la pandemia mundial del coronavirus. El SARS-CoV-2 fue identificado en la ciudad china de Wuhan a finales del año 2019 y en pocos meses ya se había expandido por todo el mundo provocando miles de muertes. La nueva infección pasó de verse como algo lejano y exótico a provocar el confinamiento de todo el país durante meses. En ese periodo solo se permitió salir de casa para tareas indispensables, con el fin de contener la pandemia y que no se colapsaran los servicios sanitarios. El tránsito desde la aparición de la pandemia fue complejo, ya que nadie estaba preparado para una situación como esa. La falta de material sanitario, incluyendo los utensilios más elementales como las mascarillas y EPIs, fue una clara muestra de ello. Desde el 14 de marzo hasta el 21 de junio se decretó el estado de alarma que fue acompañado del confinamiento de toda la población. Estas medidas restrictivas permitieron reducir los contagios y la presión hospitalaria de manera significativa. Tras el verano, aumentaron nuevamente los contagios e hizo acto de presencia la segunda ola de la pandemia, en la que todavía nos encontramos, con una incierta evolución para la Navidad y el comienzo del 2021.

Cambios en las relaciones y la salud: la hora de la telemedicina

Una de las consecuencias principales de la pandemia en general y del confinamiento obligado en particular en el ámbito laboral fue el crecimiento del teletrabajo. La obligación de quedarse en casa, junto con la necesidad de continuar con la actividad productiva promovió respuestas como el trabajo desde casa, una modalidad que ya estaba tomando relevancia en algunos sectores y que se vio muy espoleada por la pandemia. De algún modo, el teletrabajo se plasmó en el ámbito sanitario con la proliferación de la telemedicina. La pandemia de la COVID-19 hizo proliferar los servicios de salud a distancia para evitar los contagios en los centros de salud y hospitales y cuando los servicios sanitarios estaban más volcados en atender a los pacientes afectados por el coronavirus. De este modo, las videoconsultas y la asistencia a distancia cobraron un especial protagonismo, permitiendo conectar con el médico en cualquier momento y desde cualquier dispositivo, ya sea móvil, tablet o PC y sin necesidad de desplazarse al centro de salud. En Savia fuimos de los primeros en ofrecer videoconsultas, una herramienta de comunicación instantánea para que los pacientes pudieran ser atendidos por el especialista médico de forma inmediata sin salir de casa y con todas las garantías.

La importancia de las fuentes fiables de información sobre salud

Otro de los temas que han cobrado gran protagonismo durante este año es el derecho a acceder a información veraz y contrastada, especialmente en el ámbito de la salud. Ha sido evidente que las informaciones poco rigurosas y las fake news han podido causar un enorme perjuicio en un contexto sanitario en el que la actitud y el comportamiento de la población se han configurado como elementos cruciales. De este modo, poder disponer de contenidos e información fiable sobre temas de salud −o incluso la posibilidad de poder acceder de forma inmediata a especialistas sanitarios− pueden ser elementos esenciales en el contexto de problemas sanitarios como el de la COVID-19.

Pruebas para el diagnóstico y vacunas contra la COVID-19

Dado el impacto de la pandemia en la salud a nivel global, múltiples grupos de investigación se pusieron a trabajar en primer lugar para encontrar test y pruebas analíticas fiables para poder diagnosticar la infección por el virus SARS-CoV-2, y también una vacuna eficiente contra la COVID-19. A finales del 2020, más de 60 vacunas desarrolladas por grupos de investigación de todo el mundo se estaban probando en estudios clínicos con humanos. Algunas de ellas contaban con el respaldo de grandes empresas farmacéuticas. En una fase menos avanzada se encontraban cerca de 90 proyectos de vacunas que estaban siendo investigadas con animales de laboratorio. Finalmente, una veintena de vacunas habían llegado a la etapa final previa a su comercialización, la fase III del ensayo clínico, en la que se evalúa la eficacia y seguridad de la vacuna candidata con un número considerable de participantes. Ciertas vacunas incluían novedades biotecnológicas destacables, como la primera vacuna aprobada, la de Pfizer, que utiliza la técnica novedosa del ARN mensajero. Algunas vacunas ya fueron aprobadas por las autoridades de EE.UU. y la UE, la FDA y la EMA, como la de Pfizer y Modera, por lo que ya se estaba vacunando a la población más vulnerable en países como Reino Unido, Rusia y Estados Unidos. En Europa los planes son de comenzar con la vacunación antes de que acabe el año.

2021 será mejor

Todos tenemos la mirada puesta en 2021 y esperanzados con las cosas buenas que puede traer. Sin duda, la vacunación paulatina de la población puede suponer el inicio del fin de la pandemia de coronavirus. Cuando eso esté sucediendo habrá que hacer un gran esfuerzo de reconstrucción por parte de todos. Pero sin ninguna duda el nuevo año será mejor. ¡Feliz Navidad y feliz 2021!

Bibliografía