1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Aspectos positivos y negativos del teletrabajo

Aspectos positivos y negativos del teletrabajo

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

El teletrabajo ha puesto en primer plano la idea de que el trabajo ya no está vinculado a un lugar, sino a una tarea. Desde hace una década, el trabajo en el propio domicilio lleva cobrando fuerza en todo el mundo, y España no es una excepción. Además, por causa de la crisis del coronavirus, el teletrabajo ha adquirido una relevancia obligada. De repente, miles de trabajadores salen de la cama para entrar en oficinas improvisadas en sus salas de estar.

Algunas estimaciones apuntan a que cerca de un 35% de los trabajadores han estado teletrabajando durante la pandemia en España. Por otro lado, en una encuesta reciente realizada por el Banco de España a un grupo de empresas, prácticamente el 80% de la muestra aumentó su nivel de teletrabajo, con el fin de que su actividad se resintiera lo menos posible debido a la crisis sanitaria.

En cualquier caso, el teletrabajo supone aspectos beneficiosos tanto para las empresas como para el trabajador, aunque también existen cuestiones que pueden considerarse menos positivas.

¿Necesitas una consulta presencial con un psicólogo? Encuentra un psicólogo cerca de ti.
Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros psicólogos.



Trabajo, sociedad e individuo

El trabajo ha existido siempre. Sin embargo, dista mucho el trabajo de las sociedades cazadoras-recolectoras del concepto de trabajo actual. En las primeras, el trabajo era el esfuerzo que permitía sobrevivir en el día a día. En la actualidad, el trabajo es un concepto más amplio en el que se conjugan aspectos puramente materiales, pero también simbólicos.

En este sentido, a través del trabajo la persona no sólo realiza actividades productivas, sino que también se desarrolla a nivel psicosocial. El trabajo es un fenómeno fruto de interacciones complejas e intercambios interpersonales que tiene un significado en función del valor que se le otorga, los resultados que determina y el estatus que merece para la sociedad. De este modo, el trabajo configura la identidad personal y afecta a la estratificación social y a la autopercepción que las personas tienen de sí mismas.

Desde la Revolución Industrial, a partir de la cual aparece el trabajo en su sentido moderno, se han ido produciendo numerosos avances (reducción de la jornada, derecho a vacaciones, etc.) que han supuesto un aumento en la confortabilidad y la calidad de vida de la población. Una nueva evolución de este concepto la configura el teletrabajo.

El teletrabajo en España

En 2018, el 13,5% de los ocupados de entre 15 y 64 años trabajaban a distancia en la Unión Europea, según datos de Eurostat. En general, en los países del norte de Europa existe un mayor arraigo del teletrabajo, mientras que, en los países del sur y del este, esta práctica se utiliza con menos frecuencia.

En España, según la Encuesta de Población Activa, el porcentaje de ocupados que, al menos ocasionalmente, teletrabajan fue del 8,3 % en 2019, lo que representa un crecimiento de 2,4% en los últimos 10 años. Por tipo de ocupación, el trabajo a distancia es más frecuente entre los autónomos, en las empresas pequeñas y entre las ocupaciones cualificadas. Por otra parte, todavía es una forma de trabajar poco utilizada en algunas ramas de actividad que podrían haberse visto favorecidas por los nuevos avances tecnológicos, como las manufacturas, la Administración Pública, el transporte y el almacenamiento, las actividades administrativas, el comercio y otros servicios. Por tipo de trabajador, el trabajo no presencial es más habitual entre personas de entre 35 y 65 años y entre trabajadores con formación universitaria.

Un análisis de las características intrínsecas de cada ocupación permite estimar que el 30 % de los ocupados podría teletrabajar, al menos ocasionalmente, por lo que aún existe un amplio margen de mejora en el uso de esta modalidad de trabajo.

¿Necesitas una consulta presencial con un psicólogo? Encuentra un psicólogo cerca de ti.
Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros psicólogos.

Teletrabajo desde la perspectiva de las empresas

Es comprensible cierta controversia sobre el teletrabajo, ya que supone un cambio radical con respecto a cómo las empresas han funcionado históricamente, en un contexto en el que los empleadores frecuentemente se ven a sí mismos más capaces de “controlar” a sus empleados cuando están físicamente en las instalaciones de la empresa. Por el contrario, algunos de los beneficios que se atribuyen al teletrabajo incluyen mayor satisfacción laboral, menor absentismo y menor intención de abandono. Además, las empresas que incluyen el teletrabajo ejercen una mayor atracción y retención del talento, junto con un ahorro energético y una disminución de la movilidad, lo que se asocia con efectos de disminución de la contaminación. A nivel sociodemográfico el teletrabajo puede contribuir a un potencial desarrollo de áreas geográficas despobladas.

El teletrabajo como herramienta útil para fomentar el bienestar

Entre los efectos observados en los estudios que se han llevado a cabo sobre el teletrabajo, se encuentra el fomento de la autonomía y la mejora de la conciliación familiar. Además, aumenta la satisfacción laboral, disminuye las intenciones de abandono de la empresa y disminuye el estrés laboral.

Duración

Parece existir un umbral de tiempo dedicado al teletrabajo, a partir del cual el rendimiento laboral decrece. De este modo, las investigaciones sugieren que el teletrabajo puede ser más beneficioso en términos de resultados organizacionales cuando se practica en un grado moderado. Es decir, cuando existe un equilibrio entre el trabajo presencial y la conexión virtual.

Aunque el teletrabajo más prolongado ha sido asociado con una mejor relación con los dirigentes, se observa una menor calidad en la relación con los compañeros de trabajo.

A su vez, la mejora en la relación entre trabajo y familia se asocia positivamente con la satisfacción laboral de los teletrabajadores. Estos cambios se vuelven más pronunciados a medida que el teletrabajo alcanza niveles más altos. Adicionalmente, un mayor alcance del teletrabajo se ha asociado con el compromiso organizacional y con una menor intención de abandonar la organización.

Tipo de proyectos

El tipo de trabajo y los proyectos que desarrollan también son factores que pueden condicionar el éxito del teletrabajo. De este modo, en las ocupaciones vinculadas a proyectos con ciertos ciclos de vida, la interacción presencial puede ser particularmente útil durante las primeras fases de los proyectos.

Supervisión

La supervisión y monitorización del teletrabajo se ha mostrado como un elemento importante para su éxito. De este modo, los estudios con individuos que presentaron un elevado nivel de supervisión a la hora de teletrabajar muestran unos niveles más altos de compromiso, satisfacción en el trabajo y desempeño laboral de los trabajadores.

Relación trabajo-familia

El trabajo desde casa puede aumentar la cantidad de responsabilidad familiar asumida por el trabajador, lo que aumenta las oportunidades de interferencias entre familia y trabajo. Por lo tanto, puede ser importante para las personas que trabajan desde casa establecer límites claros y realistas en cuanto a la relación con los familiares, especialmente los hijos.

Por otro lado, en determinadas circunstancias, el trabajo presencial puede servir como elemento amortiguador que permite distanciarse de las tensiones domésticas. De este modo, algunos estudios muestran que ciertos empleados pueden mostrar más estrés relacionado con el teletrabajo.

Desempeño y estrés

Además de las actitudes laborales favorables, el teletrabajo se asocia con un estrés laboral significativamente menor y un desempeño o rendimiento más positivo y una mayor capacidad para innovar.

Posibles efectos negativos del teletrabajo forzado

El teletrabajo surgió como forma de flexibilización de la jornada laboral y como complemento al trabajo presencial. El teletrabajo incide en el bienestar laboral a través de, básicamente, la autonomía y la conciliación. Por lo tanto, el teletrabajo forzado por la crisis sanitaria de la COVID-19 puede reducir la autonomía, repercutir negativamente en la conciliación ?especialmente en el caso de que toda la familia esté en casa teletrabajando y teleestudiando? con un aumento asociado de estrés por la incertidumbre y novedad de la situación.

Recomendaciones para un teletrabajo más eficiente

Los problemas relacionados con el teletrabajo deben abordarse desde dos puntos de vista, el de la empresa y el individual.

En cuanto a la empresa, las estrategias organizacionales preventivas son esenciales para evitar o reducir los problemas. En este caso, debe haber un conocimiento por parte de la organización que tenga en cuenta las circunstancias específicas de cada puesto de trabajo desde el punto de vista de la prevención del riesgo laboral ?haciendo especial hincapié en los potenciales focos de estrés? estableciendo las medidas de apoyo y supervisión adecuadas.

A nivel individual, el apoyo psicológico puede ofrecer estrategias adecuadas al trabajador que le permita eliminar o mitigar las fuentes de estrés y neutralizar las consecuencias negativas de esas experiencias.

Algunas recomendaciones que pueden ser eficaces para un mejor teletrabajo son:

  • Disponer en casa de un espacio propio adecuado (disposición, espacio, iluminación, etc.).
  • Dentro de la flexibilidad, establecer un horario estable y planificar bien las tareas.
  • Establecer periodos regulares de descanso.
  • Planificar de forma realista y sincronizar las obligaciones familiares.
  • Mantener una comunicación fluida y constante con los compañeros y supervisores.
  • Utilizar técnicas dirigidas a regular la respuesta emocional, técnicas de afrontamiento y de solución de problemas. (Puedes consultar por chat con un Psicólogo)
  • Pueden ser útiles los programas de entrenamiento en gestión eficaz del tiempo.
  • Usar de forma periódica técnicas de relajación.
  • Cultivar la interacción social dentro y fuera del trabajo. 

El teletrabajo era percibido como un beneficio valioso antes de la irrupción de la COVID-19. Es probable que muchas personas después de la pandemia sigan trabajando desde casa al menos un día a la semana, lo que se puede considerar como un logro positivo.

¿Necesitas una consulta presencial con un psicólogo? Encuentra un psicólogo cerca de ti.
Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros psicólogos.

Bibliografía

  • Allen TD, Golden TD, Shockley KM. How Effective Is Telecommuting? Assessing

the Status of Our Scientific Findings. Psychological Science in the

Public Interest 2015; 16 (2): 40-68.

  • Anghel B, Cozzolino M, Lacuesta A. El teletrabajo en España. Artículos Analíticos. Banco de España 2020.
Olen H. Telecommuting is not the future. Washington Post 2020, 21 May: https://www.washingtonpost.com/opinions/2020/05/20/telecommuting-is-not-future/
Información adicional
Teletrabajo
Teletrabajo