Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Cirugía Ortopédica y Traumatología

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Ciática
Enfermedad

Ciática

¿Qué es la ciática? El término ciática, radiculopatía lumbosacra o lumbociática, hace referencia a la presencia de un dolor irradiado desde la región lumbar hacia la cadera, los glúteos y las piernas , a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se origina en la parte baja de la médula espinal. Es un síntoma común habitualmente originado por alteraciones leves-moderadas que comprimen el nervio, autolimitadas, que aparecen en ambos sexos y a cualquier edad, aunque en edades avanzadas donde la columna tiene mayor degeneración, puede ser más frecuente. Causas de la ciática Hernia discal. Estenosis de canal lumbosacro. Esguince o distensión de músculos o de ligamentos en la región. Espondilolistesis. Espondilitis anquilosante. Fractura vertebral. Infección vertebral. Tumores. Síntomas de la ciática Aparece dolor de inicio en la región lumbar que se irradia hacia el glúteo y muslo por la zona posterior de la pierna pudiendo llegar hasta el pie. Se asocia a alteraciones sensitivas como sensación de quemazón, pinchazos, adormecimiento, hormigueo, calambres, etc. Puede haber pérdida de fuerza, dificultad e inestabilidad en la deambulación y caídas, o incontinencia. Entre los signos o señales de alarma que sugieren enfermedad sistémica subyacente se incluyen antecedentes de cáncer, edad mayor de 50 años, pérdida de peso, duración del dolor mayor a 1 mes, dolor nocturno, fiebre  y falta de respuesta al tratamiento. Tratamiento para la ciática Medidas no farmacológicas : reposo solo si hay dolor intenso e incapacitante, realización de técnicas de relajación, tratamiento de fisioterapia y aplicación de calor seco en la región lumbosacra de forma intermitente. Medidas farmacológicas : toma de analgésicos y antiinflamatorios. Si el dolor es más intenso y no controlable, se pueden utilizar derivados opiáceos para su control. También está indicado el uso de relajantes musculares. Para el control de los síntomas sensitivos (neuropáticos), se utilizan fármacos antidepresivos o antiepilépticos ( Gabapentina , Pregabalina , Amitriptilina , etc). Si existe resistencia al tratamiento, el paciente puede ser tratado en las unidades del dolor donde se pueden aplicar inyecciones epidurales de anestésico local y esteroides, u otros tratamientos , como denervación por radiofrecuencia o rizolisis (actuando sobre las raíces nerviosas). El tratamiento quirúrgico puede ser otra alternativa terapéutica según las causas de la ciática (hernia discal, estenosis del canal medular, etc.). Pruebas complementarias del tratamiento de la ciática Se pueden realizar pruebas complementarias para realizar un diagnóstico diferencial de las causas del dolor: Radiografía lumbosacra : para valorar la estructura ósea. Resonancia magnética nuclear : para estudiar las posibles alteraciones de las partes blandas de la espalda, sobre todo de los discos intervertebrales. TAC : útil para estudiar la estructura ósea de forma más completa si se sospecha de estenosis de canal lumbar, fractura vertebral...etc. Analítica de sangre con determinación de hemograma, velocidad de sedimentación glomerular (VSG), proteína c reactiva (PCR) : si se sospecha que la causa puede ser un cáncer, una infección o una lumbociática inflamatoria reumatológica. Estudios electromiográficos : están indicados cuando existe déficit neurológico severo y/o progresivo para valorar la función de los nervios. Gammagrafía ósea : puede estar indicada si se sospecha la existencia de un tumor o una fractura no apreciable en una radiografía simple. Factores de riesgo desencadenantes de la ciática Degeneración de la columna vertebral asociada a la edad con aparición de artrosis u otras enfermedades. Movimientos repetitivos que fuercen la postura de la columna lumbosacra. Esfuerzo de carga de pesos por trabajo, realización de deportes, etc, o el padecimiento de obesidad. El embarazo también supone un estado de sobrecarga de peso para la columna y la modificación de la posición de esta, que puede desencadenar en episodios de ciática. Complicaciones de la ciática Recurrencia del dolor. Desarrollo de síntomas crónicos. Pérdida de sensibilidad en la pierna afectada. Debilidad o pérdida de fuerza en la pierna afectada. Deterioro de la función intestinal o de la vejiga con aparición de incontinencia. Prevención de la ciática Realizar ejercicio físico de forma habitual, fortaleciendo la musculatura lumbosacra y abdominal. Prevenir los problemas de obesidad con adecuada alimentación para disminuir la carga que debe soportar la columna lumbosacra. Mantener una higiene postural adecuada. Tener precaución a la hora de realizar cargas, flexionando siempre las rodillas sin forzar la musculatura lumbosacra. Dormir en un colchón firme. Especialidades a las que pertenece la ciática La ciática puede ser diagnosticada y tratada por distintos especialistas dependiendo de su evolución y causas: médico de familia, traumatólogo, reumatólogo, neurocirujano, rehabilitador, o el anestesista de la unidad del dolor. Preguntas frecuentes: ¿Dónde se sitúa el nervio ciático? El nervio ciático se origina desde las raíces nerviosas que salen de la médula espinal a través de los agujeros de conjunción de las vértebras desde la columna lumbar (L1, L2, L3, L4 y L5) y la columna sacra (S1- S3). Después, pasa por la pelvis y los glúteos y continúa el recorrido por detrás del muslo. Detrás de la rodilla se divide en dos ramas (con distinto nombre), llegando hasta el pie. ¿Qué puedo tomar para el dolor de la ciática? Se pueden tomar analgésicos para el dolor como Paracetamol , antiinflamatorios no esteroideos como el Ibuprofeno , o analgésicos de efecto mayor como opiáceos. Para el control de los síntomas sensitivos como el hormigueo o quemazón, se indican tratamientos con antiepilépticos como la Gabapentina o Pregabalina o antidepresivos como la Amitriptilina . ¿Qué es la ciática en la pierna? La ciática hace referencia a los síntomas producidos por la compresión del nervio ciático , que pueden ser el dolor desde los glúteos hasta los pies, acompañados de sensación de quemazón, pérdida de sensibilidad, hormigueo y otros síntomas sensitivos. ¿En qué se diferencian el lumbago y la ciática? El “lumbago”  o lumbalgia define el dolor localizado en la zona lumbar, entre la última costilla y los pliegues de los glúteos. La ciática hace referencia a la propagación o irradiación de este dolor hacia la cadera, el glúteo y la pierna o piernas que, además, se puede acompañar de síntomas sensitivos como sensación de pinchazos o entumecimiento, y en casos más graves, disfunción de la vejiga, debilidad o pérdida de fuerza en la pierna, entre otros. ¿Qué es un lumbago con ciática? El “lumbago” o lumbalgia con ciática o lumbociática, es el dolor o tensión muscular localizado en la región lumbar que se irradia hacia el glúteo y la pierna y se puede acompañar de síntomas como hormigueo, entumecimiento, ardor...etc.  
Acondroplasia
Enfermedad

Acondroplasia

¿Qué es la acondroplasia? La acondroplasia es la forma más frecuente de enanismo , debida a una alteración cromosómica. En la acondroplasia lo que se produce es un acortamiento de los huesos largos del cuerpo. Hay una alteración cromosómica al azar en cada 20.000 nacimientos. Las personas acondroplásicas transmitirán la acondroplasia a sus hijos, existe un 25% de posibilidades si un padre es acondroplásico subiendo hasta el 75% si ambos padres lo son . En la infancia pueden tener problemas de obstrucción respiratoria o de compresión medular, lo cual da lugar a muertes prematuras en niños. Es una enfermedad que se puede considerar grave. Tipos de acondroplasias Acondroplasia típica : se caracteriza por enanismo en el cual hay una desproporción en altura con un torso normal, pero una disminución en el tamaño de las extremidades. Estos pacientes presentan también una cabeza mayor de lo normal, y no presentan retraso mental. Una vez superados los problemas durante la infancia, su esperanza de vida es normal. Pueden presentar lordosis, cifosis y estrechamiento del canal medular. Acondroplasia atípica o tarda, o hipocondroplasia : se caracteriza por una estatura baja y desproporcionada, lordosis lumbar y extensión limitada de las articulaciones del codo. Las manifestaciones aparecen durante la infancia, la estatura baja y la desproporción de las extremidades es menos llamativa que en la acondroplasia típica. Las alteraciones radiológicas son también menos llamativas y la altura puede llegara 1,47. La esperanza de vida es normal. Causas de la acondroplasia La acondroplasia se produce por la alteración del cromosoma 4P 16.3, y aunque la alteración es autosómica dominante, en la mayoría de las ocasiones se produce por una mutación de novo de este gen y no por herencia desde alteraciones de los padres. Síntomas de la acondroplasia La mayoría de los síntomas están presentes en el nacimiento , así, aparece una mayor separación entre el dedo anular y el corazón, pies arqueados, tamaño grande de la cabeza en relación al cuerpo, frente prominente, brazos y piernas cortos, sobre todo en muslos y parte superior del brazo, estatura baja, espalda curvada con cifosis y escoliosis, y estrechamiento de la columna vertebral. Tratamiento de la acondroplasia No existe un tratamiento de la acondroplasia mediante fármacos, las personas acondroplásicas no ven resultados por el uso de la hormona del crecimiento . El único tratamiento que existe para mejorar la talla será el tratamiento quirúrgico , en el cual se trata de alargar los segmentos de las extremidades. Es un tratamiento complejo y largo en el tiempo, y cuando se decide este tratamiento se debe no solo de alargar los miembros inferiores si no también los miembros superiores. El tratamiento quirúrgico se realiza bajo anestesia general. Se procede a realizar un fractura en el hueso a alargar, se coloca un fijador externo que se irá manipulando de forma diaria, un milímetro al día, impidiendo que la fractura se consolide, una vez que se consigue que el alargamiento sea el adecuado, se mantiene el fijador externo hasta el cierre total de la fractura ósea. Tras la consolidación será la rehabilitación quien dé lugar a un correcto desarrollo de las partes musculares y tendinosas. Los alargamientos serán de unos 30 cm en las extremidades inferiores y de unos 10 cm, en las extremidades superiores. La edad para realizar esta intervención será entre los 9 y 11 años . Pruebas complementarias de la acondroplasia Las pruebas complementarias se inician en el embarazo, ya que en las ecografías se pueden observar alteraciones en el crecimiento fetal. Además, se observa un aumento del líquido amniótico. El examen físico del bebé recién nacido hará ver las alteraciones en la morfología de la cabeza y la radiología de huesos largos nos permitirá ver las alteraciones en ellos desde el nacimiento. Factores desencadenantes de la acondroplasia El factor desencadenante de la acondroplasia es la alteración genética de novo. Esto se produce en ese feto en concreto. Factores de riesgo de la acondroplasia No hay factores de riesgo conocido para la acondroplasia, salvo la herencia en caso de padres acondroplásicos, con un solo padre hasta el 25% de los casos y con ambos de hasta el 75% al ser un gen autosómico dominante. Pero hay que tener en cuenta que el 90% de los casos de acondroplasia son por alteraciones genéticas de novo y no heredadas. Complicaciones de la acondroplasia Rinitis crónica. Otitis crónica. Alteración de la audición. Hidrocefalia. Compresión medular. Alteraciones respiratorias. Apnea del sueño. Muerte súbita en la infancia. Prevención de la acondroplasia No existen medidas de prevención de la acondroplasia. Especialidades a las que pertenece la acondroplasia La acondroplasia es seguida por pediatras, traumatólogos y rehabilitadores. Preguntas frecuentes: ¿A qué gen afecta la acondroplasia? La acondroplasia está causada por mutaciones en el receptor 3 del factor de crecimiento de fibroblastos (gen FGFR3; 4p16.3). Es una alteración del brazo corto del gen 4. ¿Por qué se produce el enanismo? El enanismo se produce por la alteración genética . Así, el enanismo acondroplásico se produce por alteraciones en el brazo corto del gen 4, y en el caso del síndrome de Turner por alteración en el brazo corto del cromosoma X. El enanismo por déficit hormonal, como se trata de falta de la hormona de crecimiento o déficit de hormona tiroidea, podrá ser sustituida por hormona exógena a través de fármacos. Debido a la enfermedad celíaca, que conlleva falta de vitamina D y de calcio, se puede dar lugar también a una alteración en la talla baja. ¿Cómo se hereda la acondroplasia? La acondroplasia cuando se hereda es de forma autosómica dominante. Esto quiere decir que un solo gen presente hará que la persona tenga enanismo acondroplásico, si bien el 90% de los casos serán una mutación de novo. ¿Qué medida se considera enanismo? La medida que se considera enanismo en el hombre será una talla inferior a 1,40 cm. y en la mujer de 1,30 cm. ¿Qué es el gigantismo? El gigantismo es la enfermedad que se produce por el exceso de hormona del crecimiento , antes de que se cierre la línea de crecimiento óseo, se aumenta el crecimiento de los huesos, en especial de las extremidades.
Aplastamiento Vertebral
Enfermedad

Aplastamiento Vertebral

¿Qué es un aplastamiento vertebral? Un aplastamiento vertebral, también conocido como fractura por compresión vertebral, es una fractura de las vértebras , que son los huesos de la columna vertebral, causada por compresión, aplastamiento o presión excesiva de un hueso de la columna vertebral contra otro y muy frecuentemente por movimientos de flexión del tronco. Son más frecuentes en personas mayores de 65 años, sobre todo en mujeres con osteoporosis, y en algunas ocasiones provocadas por la menopausia debido a que se tienen los huesos más débiles y menos masa ósea (osteoporosis). También se produce en los hombres, aunque en proporción más baja. Es una enfermedad común y si no se tratan las causas puede ser grave. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Causas de un aplastamiento vertebral Un aplastamiento de vértebras se produce por la presión excesiva del cuerpo vertebral. La fractura se produce cuando se aplasta el cuerpo vertebral, causando que la parte anterior de la vértebra adquiera forma de cuña , lo que hace que el tejido óseo en el interior del cuerpo vertebral sea aplastado o se comprima. Existen tres causas principales, que son: La osteoporosis : es una de las causas más comunes de este tipo de fracturas, es una una enfermedad en la cual los huesos se vuelven más frágiles, porque provoca una disminución en la cantidad de hueso mineralizado, es decir, se pierde calcio y otros minerales principalmente con la edad, haciendo los huesos más susceptibles a las fracturas. Cualquier hueso puede verse afectado, pero empieza por la columna vertebral dorsal baja. Traumatismo : las fracturas por compresión debido a un traumatismo, el cual puede ser causado por una caída, un salto fuerte, un accidente automovilístico, o cualquier otro trauma que pueda afectar la columna vertebral. Tumores : el cáncer se extiende a la columna vertebral y debilita gradualmente su capacidad para soportar el peso de su propio cuerpo y soportar las tensiones normales, y puede llegar a destruir la vértebra. La mayoría de los tumores que la afectan son secundarios, es decir, que se diseminaron al hueso desde alguna otra parte. También hay tumores que comienzan en la columna, como el mieloma múltiple (es un tipo de cáncer de la médula ósea). Síntomas de un aplastamiento vertebral Los síntomas de un aplastamiento vertebral son: dolor, que puede variar de leve a grave, y por lo general empeora con el movimiento, por ejemplo al caminar, y no se siente al descansar. También en las fracturas por compresión el dolor es intenso y se siente más en la parte media o baja de la columna vertebral y en ocasiones se siente como si fueran puñaladas. Si hay afectación medular pueden existir parestesias (entumecimiento y hormigueo)  y debilidad para la movilidad de brazos y las piernas. También puede haber pérdida de altura de la columna, postura encorvada o cifosis (curvatura anormal de la columna vertebral) y estreñimiento. Tratamiento de un aplastamiento vertebral El tratamiento para un aplastamiento vertebral debe incluir analgésicos de tipo AINES (antiinflamatorios no esteroideos) y reposo absoluto. Estos tienen como objetivo aliviar el dolor y en ocasiones curar la afección. Otros tratamientos pueden incluir corsés para la espalda, pero estos pueden debilitar los huesos y ocasionar más riesgo de fracturas, sumados a fisioterapia para mejorar los movimientos y la fuerza alrededor de la columna, y un medicamento llamado Calcitonina que ayuda aliviar el dolor óseo. Si la curación no se produce, puede requerirse un tratamiento quirúrgico, los más recomendados para las fracturas de compresión son: Vertebroplastia : es un procedimiento mínimamente invasivo en el cual se inyecta cemento especial en el cuerpo vertebral roto. Este se utiliza principalmente para aliviar el dolor intenso y mejorar la resistencia del cuerpo vertebral. Cifoplastia : es un procedimiento mínimamente invasivo en el cual se desliza un tubo con un balón desinflado en el interior de la vértebra fracturada. Una vez dentro el balón se infla y luego se inyecta cemento óseo en el espacio formado por el balón. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Pruebas complementarias del tratamiento en un aplastamiento vertebral Las pruebas diagnósticas en un aplastamiento de vertebras son: una radiografía de la columna vertebral anteroposterior y lateral, que puede mostrar al menos 1 vértebra comprimida más corta que las otras. Otros exámenes que se pueden realizar, son: una  prueba de densidad ósea para detectar osteoporosis y ver si los huesos están frágiles, una tomografía computarizada o una resonancia magnética , si existe sospecha de que la fractura esté ocasionada por un tumor o un traumatismo grave (accidente automovilístico, caída, etc), o para descartar afectación medular. Factores de riesgo de un aplastamiento vertebral Los factores de riesgo de un aplastamiento vertebral son: Los traumatismos vertebrales (como caídas o accidentes automovilísticos). Osteoporosis , enfermedad en la cual los huesos se vuelven frágiles porque pierden minerales esenciales como el calcio. La edad es más frecuente en la que se desarrolla esta enfermedad es en personas mayores de 60 años. Múltiples fracturas. Tumores: neoplasias sólidas que tienen mayor tendencia a hacer metástasis en hueso, por ejemplo cáncer de próstata, mama, riñón... etc y neoplasias hematológicas como el mieloma múltiple. Complicaciones de un aplastamiento vertebral Cifosis o joroba. Sensibilidad sobre las vértebras o tejidos afectados. Incapacidad de los huesos para fusionarse después de la cirugía. Compresión de la médula espinal o de la raíz de un nervio. Prevención de un aplastamiento vertebral Tomar medidas para tratar y evitar la osteoporosis es la manera más efectiva para prevenir este tipo de fracturas como: Tomar suplementos de calcio. Realizar ejercicios de soporte de peso (como caminar), puede ayudar a evitar la pérdida ósea. Una alimentación sana y equilibrada. Evitar los traumatismos. Especialidades a las que pertenece el aplastamiento vertebral Las especialidades médicas a la que pertenece el aplastamiento vertebral, deben de trabajar en conjunto para ser tratadas. Son principalmente  la traumatología, que trata las enfermedades y lesiones del aparato locomotor, acompañada de la reumatología, que también trata las enfermedades musculoesqueléticas y también se requerirán médicos rehabilitadores. Preguntas frecuentes: ¿Cuáles son las vértebras más delicadas / peligrosas ante un aplastamiento vertebral? Las vértebras más delicadas y peligrosas ante un aplastamiento vertebral son las dorsales y las lumbares. ¿Hay relación entre el aplastamiento vertebral y el estreñimiento? Sí, existe relación entre la columna vertebral y el estreñimiento. El abdomen está conectado con la columna vertebral, que es el soporte óseo a la pared del cual se suspenden las vísceras abdominales, por lo que es posible que se produzca una fase de estreñimiento de forma inmediata a una fractura debido al hematoma (moratón) y al dolor que provoca un hueso roto. También a las posturas, ya que por causa de la lesión el paciente se doble sobre el abdomen. Estas tensiones sobre el abdomen provocan a su vez una tensión sobre las fascias abdominales , que son las “cuerdas” que sujetan los órganos y vísceras abdominales a la columna vertebral, principalmente a nivel dorsal y lumbar de la misma. ¿Qué es un aplastamiento vertebral osteoporótico? Un aplastamiento vertebral osteoporótico es una f ractura del cuerpo de las vertebrales por compresión , que se produce por la fragilidad de los huesos y la pérdida de calcio y minerales ocasionado por la osteoporosis. ¿Cómo dormir con un aplastamiento vertebral? Con un aplastamiento vertebral se debe dormir en un colchón firme. El paciente debe dormir sobre su espalda con una almohada debajo de sus rodillas . Esto disminuirá la presión de la espalda. También puede dormir de lado con una o las dos rodillas dobladas y una almohada entre ellas. ¿Un aplastamiento vertebral puede dejar paralítico? Un aplastamiento vertebral solo puede dejar paralítica a una persona si afecta a la médula espinal. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.  
Esguince de Tobillo
Enfermedad

Esguince de Tobillo

¿Qué es un esguince de tobillo? Un esguince de tobillo o torcedura articular traumática es una l esión de los ligamentos del tobillo por distensión , estiramiento excesivo, torsión, rasgadura o rotura completa de los tejidos conectivos estabilizadores de esta articulación. Va acompañado de hematoma, inflamación y dolor, lo cual impide mover la parte lesionada. Los ligamentos ayudan a estabilizar las articulaciones evitando el movimiento excesivo, un esguince se produce cuando una articulación es forzada más allá de su amplitud o límites anatómicos normales. Es más común que ocurran en la parte lateral o externa del tobillo. Se trata de una lesión muy habitual en adolescentes , sean o no deportistas, y es una de las lesiones traumatológicas más frecuentes en emergencias. Algunos esguinces de tobillo son lesiones de poca importancia, que se curan con muy poco tratamiento. Pero hay otros que pueden ser más graves. Tipos de esguince de tobillo Los esguince de tobillo se clasifican en la medida en que se lesionan los ligamentos, estos son: Esguince de tobillo grado 1 : es un esguince leve donde los ligamentos se distienden ligeramente. Una persona con un esguince de grado 1 tendrá el tobillo algo dolorido y es posible que lo note un poco hinchado. Rotura de menos del 5% de las fibras. Esguince de tobillo grado 2 : es un esguince moderado, donde los ligamentos se rompen parcialmente y la articulación del tobillo se nota demasiado floja y sin tensión. El tobillo duele y es posible que permanezca hinchado durante un tiempo. Cuesta apoyar el pie afectado y poner peso sobre él. Rotura del 40-50% de las fibras. Esguince de tobillo grado 3 : es el tipo de esguince más grave y ocurre cuando hay una rotura total de un ligamento del tobillo. La articulación del tobillo duele mucho y está bastante hinchada. La persona notará el tobillo laxo e inestable y lo más probable es que no pueda apoyar ningún peso en el pie afectado desde el principio. Causas del esguince de tobillo Las causas del esguince de tobillo, se dan cuando ocurre una inversión forzada del tobillo , lo que supone una acción combinada de flexión y supinación del pie. Cuando la articulación del tobillo es forzada fuera de su posición normal se produce un esguince, lo que puede provocar que uno o más de los ligamentos de esta articulación se estiren o se desgarren de forma parcial o total. Las causas del esguince pueden ser: Traumatismo o una caída que hace que se tuerza el tobillo. Caer mal en un pie después de saltar o de girar. Caminar o hacer ejercicio sobre una superficie irregular. Síntomas del esguince de tobillo Los signos y síntomas de un esguince de tobillo varían según la gravedad de la lesión. Los síntomas incluyen: dolo r, en especial cuando se soporta el peso sobre el pie afectado, dolor ligero al tocar el tobillo, hematomas en el lugar afectado, hinchazón, inestabilidad en la articulación, movimiento del tobillo limitado y sonido o sensación de chasquido al momento de la lesión, entre otros síntomas. Tratamiento para el esguince de tobillo El tratamiento para el esguince de tobillo depende de la gravedad del mismo. Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor y la inflamación , proteger de la carga de peso, favorecer la curación del ligamento y recuperar el funcionamiento del tobillo. En el esguince de tobillo de grado 1 y 2 el tratamiento es conservador, y en grado 3 puede ser quirúrgico. El tratamiento inicial consiste en elevar el miembro lesionado, aplicar hielo, vendaje compresivo suave, reposo y fisioterapia activa, administrar antiinflamatorios y analgésicos, así como deambular en descarga con ayuda de un bastón o muletas. Grado 1 : se puede permitir el apoyo a partir del segundo día y comenzar con ejercicios de flexo-extensión. Grado 2 : a partir del segundo dia permitirá el apoyo, con el tobillo protegido por una tobillera semirrígida o con un vendaje funcional. Grado 3 : las primeras 48 horas se actúa igual que en los vendajes leves. Cuando la inflamación haya cedido (generalmente en una semana ), se adapta una inmovilización (fija o removible) durante tres semanas más. Pasado este tiempo, es aconsejable dos o tres semanas de tratamiento con un fisioterapeuta para iniciar movilizaciones y ejercicios isométricos. En casos poco frecuentes se realiza cirugía cuando la lesión no se cura o el tobillo sigue inestable después de un largo período de fisioterapia y de ejercicios de rehabilitación. Pruebas complementarias del tratamiento de esguince de tobillo Para el diagnóstico de un esguince de tobillo es necesario realizar pruebas complementarias como prueba de inversión forzada, radiografías. En algunos casos también es necesario realizar pruebas de imagen por resonancia magnética (RM), tomografía computarizada y ecografía, entre otras. Factores desencadenantes del esguince de tobillo El factor desencadenante principal del esguince de tobillo es su torcedura. Este se dobla o se gira de forma extraña. Factores de riesgo del esguince de tobillo Los factores que aumentan el riesgo de tener un esguince de tobillo son: práctica de deportes , ya que los esguinces de tobillo son lesiones deportivas frecuentes, en especial en deportes que requieren saltar, cambiar de dirección rápidamente o estirar y torcer los pies. Caminar o correr en superficies irregulares o en un campo en malas condiciones también puede aumentar el riesgo de sufrir un esguince de tobillo a así como haber tenido lesiones de tobillo anteriores y estado físico deficiente , entre otros factores de riesgo. Complicaciones del esguince de tobillo Entre las complicaciones del esguince de tobillo están: Dolor de tobillo crónico. Artritis en la articulación del tobillo. Inestabilidad crónica de la articulación del tobillo. Prevención del esguince de tobillo Los esguinces de tobillo son imposibles de prevenir. Pero todos podemos adoptar una serie de precauciones para disminuir las probabilidades de que ocurran, estas son: Realizar un precalentamiento antes de hacer ejercicio o practicar deporte. Usar calzado que calce adecuadamente y que esté hecho para la actividad que vamos a realizar. Minimizar el uso de zapatos de tacón alto. No practicar deportes ni participar en actividades para los que no estés preparado. Especialidades a las que pertenece el esguince de tobillo El esguince de tobillo pertenece a las especialidades de ortopedia y traumatología . La ortopedia es la especialidad médica que se dedica al diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de lesiones y enfermedades del sistema musculoesquelético del cuerpo humano, mientras que la traumatología también se especializa en traumatismos y en sus consecuencias. Preguntas frecuentes ¿Cómo desinflar un esguince de tobillo? Para disminuir la hinchazón del esguince de tobillo es necesario descansar y no poner peso sobre el pie . Elevarlo sobre una almohada o por encima del nivel del corazón y aplicar hielo cada hora mientras se esté despierto, 20 minutos cada vez y cubierto con una toalla o una bolsa, durante las primeras 24 horas después de la lesión. Después de las primeras 24 horas, hay que aplicar el hielo durante 20 minutos, pero solo 3 ó 4 veces al día. No aplicar el hielo directamente sobre la piel. Además, el paciente deberá tomar antiinflamatorios. ¿Cuánto tiempo tarda en curar un esguince de tobillo? El tiempo de curación de un esguince de tobillo va depender del grado de la lesión, por lo general  tarda entre 2 a 3 semanas en curarse. ¿Qué se debe hacer en caso de tener un esguince de tobillo? Inmediatamente después de que se produzca la lesión se debe acudir al médico para identificar el grado de rotura o distensión del ligamento. Es importante no apoyar el pie y aplicar hielo sobre el área inflamada. ¿Qué es un esguince de tobillo crónico? Un esguince crónico de tobillo a menudo también se conoce como la inestabilidad crónica del tobillo. Esto es casi siempre el resultado de accidentes repetitivos a la articulación del tobillo. ¿Cómo se llaman los ligamentos del tobillo? Los ligamentos del tobillo se llaman: ligamento lateral interno o ligamento deltoideo, ligamento lateral externo, ligamentos anterior y posterior, y ligamentos de la sindesmosis.  
Tendinitis
Enfermedad

Tendinitis

¿Qué es la tendinitis? La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón (cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso). Los tendones transmiten la energía generada por los músculos para ayudar a mover una articulación. Si bien la tendinitis puede ocurrir en cualquiera de los tendones, es más frecuente alrededor de los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los talones. La tendinitis suele ser una patología crónica que tiene una alta tasa de reincidencia una vez que se produce y que provoca dolor, además de un aumento de la sensibilidad alrededor de la articulación. Es una lesión común, que si se trata adecuadamente puede evitar daños mayores. Tipos de tendinitis Los tipos de tendinitis incluyen: Tendinitis del hombro: Es una inflamación que ocurre en los tendones de esta articulación causando un dolor muy intenso. Tiene una mayor incidencia en mayores de 40 años, por lo que tiene su origen en el envejecimiento de los tejidos, aunque puede aparecer en personas más jóvenes. Este tipo de tendinitis va asociado a actividades que obligan levantar el brazo por encima de la cabeza. Se caracteriza por un dolor intenso en el hombro que puede surgir de repente o agravarse después del esfuerzo y que dificulta el levantar el brazo sobre la línea de los hombros. La sensación es de que el dolor se irradia por todo el brazo y en algunas ocasiones se pueden sentir hormigueos. Tendinitis del bíceps: La región dolorida es solamente la parte anterior del hombro. Se siente dolor al hacer movimientos por encima de la línea de la cabeza y cuando se levanta el brazo estirado hacia delante. Tendinitis del manguito rotador: Esta parte del cuerpo está compuesta por los tendones del bíceps, subescapular y supraespinoso, y producen dolor en la región anterior y lateral del hombro. Suele empeorar cuando se intenta hacer un movimiento por encima de la línea de la cabeza, por lo que puede ser muy difícil levantar el brazo. Tendinitis del codo (codo de tenista, codo de golfista): Este tipo de tendinitis viene asociada a traumatismos locales unidos a una actividad excesiva que se produce con anterioridad a la degeneración de los tendones por envejecimiento. Se caracteriza por un dolor localizado en el codo que se irradia posteriormente al antebrazo, llegando a ofrecer resistencia. Epicondilitis lateral o codo de tenista: Se produce por la tensión continua sobre los músculos y los tendones extensores del antebrazo, que tienen su origen en el codo. Epicondilitis medial o codo de golfi­sta: Se produce por la flexión forzada de la muñeca puede dañar los tendones que se insertan en el codo. Tendinitis en manos y muñeca: La causa más frecuente suele ser la postura forzada e incorrecta de las manos y muñecas. La afección de un tendón viene condicionada por la actividad que se desarrolle. Se caracteriza por un dolor que puede irradiarse al antebrazo, y que puede llegar a bloquear la mano. Tendinitis del tendón de Aquiles: Esta tendinitis afecta de manera directa al tendón que une el gemelo con el talón. En los jóvenes, suele ser una consecuencia de la realización de actividades deportivas intensas. También puede deberse a un tipo de  calzado que presiona en exceso el talón. Se caracteriza por un dolor que se siente tanto al caminar como al ponerse de puntillas. Tendinitis rotuliana (rodilla de saltador): Afecta a personas que realizan esfuerzos excéntricos y de repetición en el tren inferior sobre el tendón rotuliano. La intensidad del dolor suele ir en aumento y se hace constante, impidiendo realizar las actividades causantes de la misma lesión o actos cotidianos como subir y bajar escaleras. Causas de la tendinitis La tendinitis puede ser causada por una lesión repentina, aunque es mucho más probable que la enfermedad se origine en la repetición de un movimiento en particular a lo largo del tiempo. Muchas personas padecen tendinitis porque sus trabajos o pasatiempos implican movimientos repetitivos, que tensionan los tendones. Otras causas de la tendinitis incluyen: Lesiones deportivas. Una sobrecarga. Pérdida de elasticidad por la edad. Degeneración del tendón. Artritis en una articulación. Piernas de distinta longitud. Síntomas de la tendinitis Los síntomas de la tendinitis incluyen: sensibilidad en la movilización del tendón, dolor que, por lo general, se describe como un dolor sordo, hinchazón leve y dolor durante la noche. La intensificación e incremento del malestar y el dolor empeora con la realización de algún tipo de actividad.   Tratamiento para la tendinitis El tratamiento de la tendinitis requiere el uso de antiinflamatorios y analgésicos con el objetivo de reducir la inflamación y el dolor que causa. No obstante, en algunas ocasiones se debe realizar vendaje compresivo para darle firmeza y protección y reducir la movilidad de la articulación afectada. También suele ser  necesario recurrir a la fisioterapia y ejercicios con el fin de estirar y fortalecer tanto el músculo como el tendón para que vuelva a funcionar con normalidad, además de prevenir nuevas lesiones. Pruebas complementarias del tratamiento de la tendinitis Para el diagnóstico y tratamiento solo es necesario una exploración física. Es posible que el médico pida radiografías u otras pruebas de diagnóstico por imágenes si es necesario descartar otras enfermedades que puedan ser la causa de los síntomas. Factores desencadenantes de la tendinitis No se conoce un factor específico que pueda desencadenar la tendinitis. Factores de riesgo de la tendinitis El principal factor de riesgo de la tendinitis es la edad. A medida que las personas envejecen, sus tendones se vuelven menos flexibles lo que los hace más vulnerables a esta enfermedad. La tendinitis es más frecuente en personas cuyos empleos implican movimientos repetitivos, posiciones incómodas o gran esfuerzo físico. El riesgo aumenta también en personas que practican deportes como: béisbol, baloncesto, golf, running, natación o tenis. Complicaciones de la tendinitis Rotura del tendón: Se trata de una afección mucho más grave que la tendinitis y que tal vez requiera cirugía. Prevención de la tendinitis Para prevenir la tendinitis es necesario: Evitar actividades que provoquen un esfuerzo excesivo para los tendones. Es necesario calentar antes de realizar  algún ejercicio. Evitar movimientos repetitivos que puedan sobrecargar el tronco superior y el inferior. Ejercitar todos los grupos musculares para mantener la flexibilidad y la fortaleza. Mantener una buena hidratación. Especialidades a las que pertenece la tendinitis La tendinitis pertenece a la especialidad de traumatología y ortopedia, es la especialidad médica que se dedica al diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de lesiones y enfermedades del sistema musculoesquelético del cuerpo humano. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la epicondilitis? La epicondilitis o codo de tenista es una lesión por esfuerzo repetitivo en el movimiento de pronación-supinación forzada, en la que se inflaman los tendones de los músculos de la cara externa del codo (los músculos extensores de los dedos y la muñeca, y los supinadores del antebrazo) con un origen común (unión) en el epicóndilo. ¿Qué diferencia hay entre epicondilitis y tendinitis? La diferencia entre tendinitis y epicondilitis no existe ya que la epicondilitis es un tipo de tendinitis caracterizada por la inflamación o la irritación de un tendón. La epicondilitis es la inflamación de los tendones epicondíleos, que son los que unen la musculatura del antebrazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo. ¿Qué es la bursitis? La bursitis es un trastorno doloroso que afecta a las pequeñas bolsas rellenas de líquido (bolsas sinoviales) que proporcionan amortiguación a los huesos, tendones y músculos alrededor de las articulaciones. ¿Cuál es la tendinitis más frecuente? La tendinitis de hombro es la más frecuente, seguida por la tendinitis de codo.
Osteoporosis
Enfermedad

Osteoporosis

¿Qué es la osteoporosis? La osteoporosis es una enfermedad generalizada del esqueleto en la que existe una disminución de la masa ósea en relación a los datos de normalidad para una determinada edad, sexo y raza, lo que determina una fragilidad del mismo, ya que existe una alteración de su microestructura, pudiendo producirse con frecuencia fracturas patológicas. Es una enfermedad común que va en aumento, probablemente por la adopción de factores de estilo de vida en el mundo occidental que la favorecen y las mayores expectativas de vida y envejecimiento de la población. Se puede desarrollar a cualquier edad, pero las mujeres mayores de 50 años son las que tienen mayor riesgo de padecerla. Es una enfermedad de moderada-grave, ya que predispone al padecimiento de fracturas, principalmente de la cadera, las cuales suponen un factor de riesgo importante sobre todo para los ancianos, pudiendo limitar su independencia, capacidad de movilidad, así como su autoestima. Tipos de osteoporosis Existen distintas clasificaciones de osteoporosis basadas en criterios como su extensión o su causa. Según su orígen , se puede clasificar en: Osteoporosis idiopática o primaria: Tipo I (postmenopáusica) : aparece en los 20 años primeros tras la menopausia. Riesgo de aplastamientos vertebrales y fracturas de muñeca (fractura de Colles). Tipo II (senil) : se suele dar en mayores de 75 años y afecta a ambos sexos. Riesgo de fracturas de cadera y vertebrales. Tipo III (posmenopáusica con paratohormona (PTH) elevada): probablemente asociado a déficit de vitamina D. Juvenil (8-14 años) : enfermedad rara con remisión espontánea en 2-4 años. Predomina la osteoporosis en el esqueleto central (axial). Adulto (mujeres premenopáusicas y varones menores de 60 años) : debida probablemente a un defecto de la célula productora de hueso (osteoblasto) o por una reabsorción de hueso alterada. Su curso es variable. Involutiva : Osteoporosis secundaria : producida por el padecimiento de otras patologías que, de forma secundaria, pueden producir el padecimiento de osteoporosis. Son enfermedades endocrinas, gastrointestinales, hematológicas...etc. También por el padecimiento de trastornos hereditarios del tejido conjuntivo o la toma de fármacos o tóxicos como corticoides, heparina o metotrexato. Causas de la osteoporosis En ausencia del padecimiento de enfermedades que secundariamente producen osteoporosis, la aparición de esta viene determinada por : El pico máximo de masa ósea alcanzado entre los 25 y los 30 años de edad. La edad, ya que existe una disminución lenta de la masa ósea a partir de los 40 años. Influencia de factores genéticos relacionados con la codificación del colágeno tipo I. La disminución de estrógenos, factor fundamental para la aparición de osteoporosis postmenopáusica. Síntomas de la osteoporosis La osteoporosis en una enfermedad asintomática hasta que no se producen fracturas, microfracturas o alteraciones biomecánicas como pérdida de altura, deformidad en la columna, dorso-lumbalgias...etc. Tratamiento para la osteoporosis Para el tratamiento de la osteoporosis se indican medidas no farmacológicas como una adecuada nutrición con un aporte suficiente de calcio y vitamina D. Según el déficit que pueda presentar el paciente, se puede indicar la toma de complementos con calcio y dicha vitamina. También es recomendable mantener una ingesta adecuada de vitamina K y proteínas. Es aconsejable además realizar ejercicio físico y llevar a cabo una prevención de caídas en la población anciana. El tratamiento farmacológico está indicado en pacientes con riesgo alto de fracturas y de forma individualizada en aquellos con un riesgo moderado de poder padecerlas. Los fármacos más utilizados son: Los Bifosfonatos , eficaces en la reducción de fracturas por fragilidad en mujeres posmenopáusicas, utilizados no más de 5 años consecutivos. El Ranelato de estroncio incrementa la formación de hueso y reduce su reabsorción. El Raloxifeno o el Teriparatide, son opciones farmacológicas utilizadas sobre todo cuando no se toleran, hay contraindicación o falta de respuesta terapéutica a los bifosfonatos y al ranelato de estroncio. El Denosumab (un anticuerpo monoclonal) o la calcitonina son otras alternativas de segunda elección en el tratamiento de la osteoporosis. Pruebas complementarias del diagnóstico de la osteoporosis Para realizar el diagnóstico de osteoporosis se pueden realizar las siguientes pruebas : Analítica de sangre : con determinación de calcio, fósforo y fosfatasa alcalina, entre otros. Pruebas de imagen : Radiografía simple : en casos de osteoporosis muy avanzados puede observarse una pérdida significativa de masa ósea. También se detectan las fracturas óseas de este modo. Densitometría ósea : el método más usado es el DEXA (Dual energy X-ray absortiometry). Se realiza una densitometría ósea central con determinación de valores en columna lumbar y en cadera. Se considera osteoporosis cuando los resultados de su índice “T-score” son de -2.5, lo cual representa desviaciones estándar en comparación a una población de referencia normal. Está indicado en hombres y mujeres mayores de 65 años con riesgo moderado de fractura, antes del inicio de un tratamiento que pueda afectar a la densidad mineral ósea, y en pacientes menores de 40 años con factores de riesgo muy elevados de fracturas. El diagnóstico de la osteoporosis se realiza como determinación de osteoporosis densitométrica, basada en la densidad mineral ósea, o como osteoporosis establecida, cuando hay presencia de fractura por fragilidades, vertebrales y no vertebrales, en mayores de 50 años (generalmente asociada a osteoporosis densitométrica). Factores de riesgo que pueden desencadenar la osteoporosis Factores de riesgo mayores : edad mayor a 65 años, antecedentes de fractura (cadera, húmero, muñeca y vertebral, sobre todo), fracturas en familiar de primer grado, tratamiento con corticoides durante más de tres meses, síndrome de malabsorción, hiperparatiroidismo primario, propensión a las caídas, osteopenia radiológica, hipogonadismo (trastorno de los órganos sexualies) y/o menopausia precoz (en menores de 45 años). Factores de riesgo menores : padecimiento de artritis reumatoide, hipertiroidismo, baja ingesta de calcio, tabaquismo, alcoholismo, consumo en exceso de cafeína, bajo índice de masa corporal, tratamiento crónico con antiepilépticos o heparina, baja exposición solar y/o vida sedentaria. Complicaciones de la osteoporosis La principal complicación de la osteoporosis es el padecimiento de fracturas óseas y el dolor asociado a estas y al posible colapso vertebral . Prevención de la osteoporosis Estimular un adecuado desarrollo del pico de masa ósea durante la infancia y adolescencia mediante una alimentación adecuada y la realización de ejercicio físico. Mantener una ingesta adecuada de calcio: 1g/día en mujeres premenopáusicas; 1.2-1.5g/día durante el embarazo y la lactancia y 1.5g/día en mujeres postmenopáusicas. Mantener una actividad física adecuada, como caminar 30-60 minutos/día. Exposición adecuada al sol, aproximadamente 30-60 minutos al día con la cara descubierta. Evitar tóxicos como el alcohol o el el tabaco y un exceso de ingesta de café. Especialidades a las que pertenece la osteoporosis La osteoporosis es una enfermedad que puede ser evaluada y tratada por el médico de familia, el ginecólogo y el especialista en traumatología . No obstante, el médico más especializado en esta patología es el reumatólogo. Preguntas frecuentes: ¿Qué alimentos son buenos para la osteoporosis? Para prevenir la osteoporosis y mantener unos huesos fuertes son esenciales el calcio y la vitamina D . Se pueden consumir alimentos como leche, bebida de soja enriquecida con calcio, yogur, queso, brócoli, coles, nueces, pasta o semillas de sésamo, sardinas en aceite, pasta, higos, tofu, habas de soja, almendras, higos secos, judías verdes y orejones de albaricoque, todos ellos ricos en calcio. Para obtener la vitamina D es esencial comer pescado azul como salmón, sardinas o caballa, además de exponerse al sol diariamente durante unos minutos y además, se pueden tomar suplementos dietéticos de vitamina D. ¿Qué es la osteopenia? La osteopenia es la  fase inicial de la disminución de la masa ósea  en la que todavía no se han presentado cambios definitivos en su estructura. Se puede decir que es la afectación previa a la osteoporosis. ¿Qué diferencia hay entre la osteoporosis y la osteopenia? La diferencia entre osteoporosis y osteopenia es la cuantía o importancia de la pérdida total de masa ósea del hueso . Así, se considera osteopenia la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal, y osteoporosis una densidad ósea inferior a 2.5 desviaciones estándar respecto al pico de masa ósea en adultos sanos. ¿Qué es la osteomalacia? La osteomalacia es una enfermedad del metabolismo óseo que se caracteriza por una alteración de la mineralización de la matriz ósea en la formación del hueso. En la población infantil se utiliza el término de raquitismo para referirse a esta alteración. La causa principal es un déficit de vitamina D. ¿Qué diferencia hay entre la osteoporosis y la osteomalacia? La osteoporosis es una disminución de la masa ósea (por unidad de volumen) que disminuye la resistencia del hueso, es decir, una degeneración del hueso ya construido que predispone a un incremento en el riesgo de fracturas. En la osteomalacia las concentraciones en la sangre de calcio y fósforo inorgánico son muy bajas , por lo que las células productoras de la matriz ósea (osteoblasto), no forman esta matriz de forma adecuada. Esto predispone sobre todo a padecer dolores óseos y debilidad muscular.
Fascitis Plantar
Enfermedad

Fascitis Plantar

¿Qué es la fascitis plantar? Es la inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico que se extiende desde el talón hasta los dedos.  Al caminar mantiene el arco plantar y absorbe y devuelve la energía que se produce durante el impacto del pie en el suelo. Es una enfermedad común que se da en personas no deportistas a partir de los 40 años y en deportistas desde muy jóvenes. Es una enfermedad de tipo leve y es tratada por el traumatólogo y podólogo. Tipos de fascitis Existen varios tipos de fascitis donde destacan: Fascitis Plantar: desgarro por un exceso de tensión en la zona de la fascia del pie, lo que provoca dolor e inflamación.   Fascitis Necrotizante: es un tipo de fascitis se produce por una infección aguda en la fascia que se transmite a todo el tejido cutáneo provocando necrosis. Fascitis Eosinofílica: infección de la fascia que provoca la inflamación del músculo. Causas de la fascitis plantar La fascia plantar, es un ligamento de la planta del pie que tiene una función de amortiguación a la hora de andar o hacer deporte, de manera que genera la parte tensora que permite que tengamos el arco en el pie. Pero esa tensión y estrés en la zona de la fascia puede provocar desgarros, y el estiramiento y desgarro reiterado puede generar que la fascia sufra una inflamación e irritación dando lugar a la fascitis plantar. No obstante, en muchas ocasiones la fascitis plantar no tiene una causa clara. Síntomas de fascitis plantar Al tratarse de una inflamación de la fascia del pie e l principal síntoma que aparece es malestar en la pisada, generando un dolor fuerte y punzante en la parte inferior del pie, próxima al talón de aquiles. El dolor es más intenso cuando se dan los primeros pasos , si el paciente se mantiene mucho tiempo de pie o si durante mucho tiempo ha estado sentado y después de pie. La práctica de ejercicio agrava el dolor, pero tras su realización. Tratamiento para la fascitis plantar Los pacientes que sufren fascitis plantar suelen tener un tratamiento sencillo basado en reposo, hielo frío en la zona local y estiramientos , acompañado de la toma de analgésicos para el dolor y la inflamación. También es conveniente que el paciente acuda a un fisioterapeuta para iniciar algún tipo de terapia o recomendar el uso de algún instrumento como una férula para por la noche de forma que se estire la pierna y el arco del pie mientras el paciente duerme. Si durante muchos meses el dolor persiste y no mejora el médico puede indicar al paciente tratamiento más invasivos como: inyecciones de esteroides, ondas de choque o incluso la cirugía para poder separar del hueso del talón la fascia plantar. Pruebas complementarias del tratamiento de fascitis plantar El diagnóstico de la fascitis plantar se determina mediante una exploración física del pie del paciente. Durante dicha exploración el médico evaluará las diferentes zonas de sensibilidad de manera que si durante la exploración el paciente siente dolor será causa de padecer la fascitis plantar. En muchas ocasiones para cerciorarse el médico solicitará una resonancia magnética o radiografía para ver el hueso del talón del paciente y la fascia plantar, asegurando que el dolor es producido por esta enfermedad. Factores desencadenantes de la fascitis plantar La fascitis plantar suele producirse sin una causa fija al 100%, ya que aparece cuando el talón de aquiles es sometido a un nivel elevado de estrés y tensión, por lo que cualquier actividad o rutina que genere dichos síntomas en el talón es un factor desencadenante de la fascitis plantar. Factores de riesgo de la fascitis plantar Los factores de riesgo que pueden contribuir al desarrollo de una fascitis plantar son la edad, siendo más frecuente padecerla a partir de los 40 años, los pacientes con obesidad , al generar un sobreesfuerzo en el talón de aquiles, personas que deben desempeñar su actividad laboral de pie y los pacientes con anomalías en la forma del pie, tanto un pie plano como un pie con arco elevado. Complicaciones de la fascitis plantar Dolor crónico en el talón. Alteración en la forma de caminar. Daños en rodillas, cadera, espalda, etc. Prevención de la fascitis plantar Adapta el calzado a la actividad a realizar. Masajes fisioterapéuticos. Evita posiciones de pie anómalas. Evita el sobrepeso. Especialidades a las que pertenece la fascitis plantar Los médicos encargados de tratar la fascitis plantar son los especialistas en traumatología y podología. Para ser traumatólogo es preciso cursar el grado en medicina, hacer el examen MIR y una formación como residente en hospital de 5 años. Para ser podólogo es necesario cursar una carrera de grado en podología de 3 años. Preguntas frecuentes ¿Cuánto tiempo tarda en curarse una fascitis plantar? En función del tipo de tratamiento y de la gravedad de la fascitis plantar así será la recuperación. No obstante, suele ser en una media de entre dos y tres semanas. ¿Qué es un espolón calcáneo en el pie? Es la prolongación del hueso del talón en la parte anterior del mismo , que se denomina calcáneo y se produce por un estiramiento excesivo de la fascia plantar. ¿Si tengo fascitis plantar a qué médico acudo? El especialista de los pies es el podólogo , el encargado de hacer un estudio biomecánico de ellos, pero para la fascitis plantar también puedes acudir a un traumatólogo primordialmente.   ¿Qué ejercicios debo hacer para curarme una fascitis plantar? Deberás acudir al especialista para que te realice una tabla con los ejercicios más adecuados para tu caso. Siendo los más frecuentes los estiramientos del pie y la pantorrilla para mejorar la fascia plantar. ¿Cómo es la recuperación de una fascitis plantar? Según cada paciente y el tipo de tratamiento así será la recuperación. Generalmente en dos o tres semanas con reposo, hielo, estiramientos y analgésicos el paciente debe estar recuperado.
Artrosis
Enfermedad

Artrosis

¿Qué es la artrosis? La artrosis o osteoartritis es una enfermedad crónica degenerativa que afecta a las articulaciones. Normalmente, está localizada en las manos, las rodillas, la cadera o la columna vertebral. La artrosis provoca dolor e inflamación, e impide que se puedan realizar con normalidad algunos movimientos tan cotidianos como cerrar la mano, subir escaleras o caminar. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artrosis, aunque no se sabe con certeza por qué, y aumenta de forma exponencial a partir de los 50 años. Es una enfermedad común. Tipos de artrosis Los tipos de artrosis pueden clasificarse según la zona afectada: Artrosis de rodilla : es el tipo más frecuente de artrosis. Puede estar relacionada con el envejecimiento y con la genética, y va ligada al desgaste de las diferentes partes que forman la rodilla, o se puede producir por una lesión previa, como puede ser una fractura o una lesión de ligamentos. Suele afectar a deportistas y a personas obesas, ya que el sobreesfuerzo que exigen a sus rodillas es elevado. Artrosis de manos : se origina en una articulación y posteriormente puede extenderse al resto de la mano. Es muy visible ya que suele deformar los dedos. Artrosis de cadera : aquella que afecta a la parte superior de la pierna. Este tipo de artrosis es bastante frecuente, aunque no tanto como la artrosis de rodilla o de mano. El síntoma fundamental es el dolor que se localiza en la zona de la ingle y en la zona interna del muslo. Sin embargo, en ocasiones, el dolor se puede reflejar en la rodilla. Artrosis de columna : este tipo de artrosis puede ser asintomática, por lo que en muchas ocasiones no está diagnosticada y se localiza de forma fortuita al realizar una radiografía por otro motivo. El dolor puede aparecer al realizar actividades mecánicas, como movimientos y sobrecargas en la zona afectada. Además, los cambios de tiempo y de presión suelen agravar el dolor. Causas de la artrosis La artrosis se manifiesta cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos de las articulaciones se deteriora gradualmente. El cartílago es un tejido firme y deslizante que permite un movimiento articular casi sin fricción. En la artrosis, la superficie resbaladiza del cartílago se torna áspera. Con el tiempo, si el cartílago se desgasta completamente, puedes tener una fricción ósea. Las causas de la enfermedad son múltiples y a menudo aparecen juntas en la misma persona. Las cuales son por herencia, envejecimiento, obesidad, lesiones locales, edad, lesiones en las articulaciones y traumatismos. Síntomas de la artrosis Los síntomas de la artrosis incluyen : dolor, rigidez, deformidad, pérdida de funcionalidad, dolor con palpitación, pérdida de flexibilidad, inestabilidad... etc. Tratamiento de la artrosis El proceso degenerativo de la artrosis no se puede revertir, es decir, que no existe ningún tratamiento para curar la artrosis. Los síntomas se pueden tratar de forma eficaz mediante cambios en el estilo de vida, fisioterapia y otros tipos de terapia, así como con medicamentos y cirugía. En general, hacer ejercicio y tener un peso saludable son las formas más importantes de tratar la artrosis. Un fisioterapeuta puede trabajar para crear un programa de ejercicios individualizado que le fortalecerán al paciente los músculos que rodean las articulaciones, aumentando así la amplitud de movimiento y reduciendo el dolor. En cuanto al tratamiento farmacológico, este ayuda a disminuir los síntomas , se usan los antiinflamatorios no esteroideos ( AINES). Si los tratamientos conservadores no ayudan, se pueden tener en cuenta procedimientos como los siguientes: inyecciones de cortisona, inyecciones para lubricación, realineación de huesos, reemplazo articular... etc. Pruebas complementarias del tratamiento para la artrosis Para el diagnóstico y tratamiento de la artrosis es necesario realizar una exploración física . Durante la misma, el médico examinará detenidamente la articulación afectada, comprobará si hay dolor con la palpación, hinchazón o enrojecimiento, y probará la amplitud de movimiento de la articulación. Se pueden indicar también pruebas como: radiografías, resonancia magnética, análisis del líquido articular, análisis de sangre... etc. Factores desencadenantes de la artrosis No se han registrado factores desencadenantes para la artrosis. Factores de riesgo de la artrosis Los factores de riesgo de la artrosis incluyen : edad adulta avanzada, el sexo (las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artrosis), lesiones en las articulaciones, genética, ya que algunas personas heredan una tendencia a desarrollar artrosis, deformidades en los huesos, obesidad... etc. Complicaciones de la artrosis Las complicaciones de la artrosis incluyen: Dolor intenso. Rigidez de las articulaciones. Incapacidad de trabajar. Prevención de la artrosis Para prevenir la artrosis es necesario: No sobrecargar una articulación. Mantener un peso corporal normal. Fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones. Realizar actividades físicas. Especialidades a las que pertenece la artrosis El médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de la artrosis es el reumatólogo , que se encarga de estudiar las enfermedades del aparato locomotor: huesos, articulaciones, músculos, ligamentos y tendones. Preguntas frecuentes ¿En qué se diferencian artritis y artrosis? La mayor diferencia entre artritis y artrosis es que la primera puede surgir a partir de otras causas no degenerativas como una infección, un traumatismo o una enfermedad autoinmune. La artrosis u osteoartritis está relacionada con el desgaste y envejecimiento de las articulaciones. ¿Es hereditaria la artrosis? Se sospecha que puede tener una predisposición genética . Sin embargo, por el momento, solo se ha demostrado científicamente que se puede heredar la artrosis de los dedos de las manos, y en las rodillas. ¿Cuáles son las zonas del cuerpo más propensas a la artrosis? Las rodillas, las manos y las caderas son las zonas del cuerpo más propensas a la artrosis. ¿Los cambios del clima afectan a la gente con artrosis? Los cambios climáticos repentinos pueden hacer que aumente el dolor de las articulaciones. ¿Los pacientes con artrosis acaban paralíticos? No , los pacientes con artrosis no acaban paralíticos, sino que tienen pérdida de funcionalidad y/o flexibilidad.
Síndrome del Túnel Carpiano
Enfermedad

Síndrome del Túnel Carpiano

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano? El síndrome del túnel carpiano es un trastorno que surge por el aumento de la presión sobre el nervio mediano de la muñeca , que causa entumecimiento, hormigueo y otros síntomas en la mano y el brazo. Es una afección en la cual existe una presión excesiva en el nervio mediano, que viaja desde el antebrazo hacia el interior de la mano a través de este túnel en la muñeca y que controla las sensaciones en el lado palmar de los dedos pulgar, índice y medio. El nervio también controla los músculos alrededor de la base del pulgar. Los tendones que flexionan los dedos de la mano también viajan a través del túnel carpiano. El síndrome del túnel carpiano suele ser más frecuente en las mujeres entre 40 y 60 años. Esto podría deberse a que la zona del túnel carpiano es relativamente más pequeña en las mujeres que en los hombres. Es una enfermedad común, que si no se trata a tiempo puede traer complicaciones más graves. Causas del síndrome del túnel carpiano El síndrome del túnel carpiano ocurre cuando los tejidos que rodean a los tendones flexores en la muñeca se inflaman y hacen presión en el nervio mediano . Estos tejidos se conocen como membrana sinovial. Cualquier cosa que comprima o irrite el nervio mediano en el espacio del túnel carpiano puede provocar este síndrome. Una fractura de muñeca p uede estrechar el túnel carpiano e irritar el nervio , al igual que la hinchazón y la inflamación que provoca la artritis reumatoide. Se relacionan con ocupaciones o actividades que supongan maniobras manuales repetitivas (movimientos repetidos de mano y muñeca, posiciones repetitivas forzadas de la muñeca...etc) o traumatismos locales (uso regular y continuado de herramientas de mano vibrátiles). Puede asociarse a enfermedades endocrinas (hipotiroidismo o acromegalia), enfermedades reumáticas (artritis reumatoide), enfermedades de depósito (amiloidosis), tumores (mieloma múltiple, hemangioma y lipoma), tratamiento esteroideo o estrogénico y a embarazo o lactancia materna. Síntomas del síndrome del túnel carpiano Los síntomas del síndrome carpiano pueden incluir: Torpeza de la mano al agarrar objetos. Entumecimiento u hormigueo en el pulgar y en los dos o tres dedos siguientes de una o ambas manos o en la palma de la mano Dolor que se extiende al codo. Dolor en la mano o la muñeca en una o ambas manos. Atrofia del músculo por debajo del pulgar. Debilidad en una o ambas manos. Sensación de descarga eléctrica, sobre todo en los dedos pulgar, índice y medio. Entre otros síntomas. Tratamiento para el síndrome del túnel carpiano Para la mayoría de las personas el síndrome del túnel carpiano empeorará progresivamente si no se realizan algún tipo de tratamiento . Por esta razón es recomendable recibir tratamiento para el síndrome del túnel carpiano lo antes posible, después de que comiencen los síntomas. Para el tratamiento se recomienda aumentar la frecuencia de las pausas para que las manos puedan descansar. También puede ser de ayuda evitar las actividades que empeoran los síntomas y aplicar compresas frías para reducir la hinchazón. Otras opciones de tratamiento son el entablillado de la muñeca, los medicamentos y la cirugía. Es más probable que el entablillado y otros tratamientos conservadores ayuden si solo se han presentado síntomas leves a moderados durante menos de 10 meses. La cirugía puede ser adecuada si tus síntomas son graves o si no responden a otros tratamientos. El objetivo de la cirugía del túnel carpiano es aliviar la presión cortando el ligamento que presiona el nervio. Pruebas complementarias del tratamiento del síndrome del túnel carpiano Para el diagnóstico y tratamiento del síndrome del túnel carpiano es necesario realizar pruebas como : radiografías de la muñeca para descartar otros problemas como artritis de la muñeca, electromiografía, que es un examen para revisar los músculos y los nervios que los controlan, estudio de conducción nerviosa, que es una variación de la electromiografía en la cual dos electrodos se pegan con cinta a la piel y se transmite una pequeña descarga a través del nervio mediano para comprobar si los impulsos eléctricos son más lentos en el túnel carpiano. Factores desencadenantes del síndrome del túnel carpiano No se conoce un factor específico que pueda desencadenar el síndrome del túnel carpiano. Factores de riesgo del síndrome del túnel carpiano Los factores que aumentan el riesgo de sufrir el síndrome del túnel carpiano incluyen: Fractura o dislocación de muñeca, y/o artritis que deforma los huesos pequeños de la muñeca, lo cual puede alterar el espacio dentro del túnel carpiano y ejercer presión sobre el nervio mediano. El sexo, ya que el síndrome del túnel carpiano suele ser más frecuente en las mujeres. Afecciones que provocan lesiones a los nervios. Enfermedades inflamatorias. Obesidad. Quiste o tumor que crece en la muñeca. Líquidos adicionales que se acumulan en el cuerpo durante el embarazo o la menopausia. Artritis reumatoidea. Complicaciones del síndrome del túnel carpiano Si la afección se trata apropiadamente normalmente no se presentan complicaciones . Si no se trata, el nervio puede presentar daño, causando hormigueo, entumecimiento y debilidad permanente. Prevención del síndrome del túnel carpiano Para prevenir el síndrome del túnel carpiano es necesario: Estirar y doblar las manos y las muñecas suavemente de manera periódica. Evitar trabajos que requieran de mucho esfuerzo. Mantener las manos calientes. Si se trabaja con ordenadores, evitar apretar las teclas demasiado fuerte. Especialidades a las que pertenece el síndrome del túnel carpiano El síndrome del túnel carpiano pertenece a las especialidades de reumatología y ortopedia . La reumatología es la especialidad médica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes, mientras que la ortopedia es la especialidad médica que se dedica al diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de lesiones y enfermedades del sistema musculoesquelético. Preguntas frecuentes ¿Qué es bueno para desinflamar el síndrome del túnel carpiano? Colocar compresas de hielo en la muñeca o en la mano ayuda a disminuir la inflamación. También se suele usar tintura de arnica para desinflamar.  El aceite de semilla de lino puede ser efectivo para tratar el dolor por los ácidos grasos que contiene que ayudan a aliviar la inflamación. Se cree que la vitamina B6 puede ayudar a tolerar mejor el dolor provocado por este síndrome, por tanto, se recomienda ingerir alimentos ricos en B6 como las sardinas, las nueces, las plátanos, las lentejas, la pechuga de pollo o los vegetales verdes. ¿Qué es la tendinitis? La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón . Los tendones son las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Este trastorno causa dolor y sensibilidad justo afuera de la articulación. ¿Qué es la tendinitis de Quervain? La tendinitis de Quervain es una afección dolorosa que afecta los tendones de la muñeca al lado del pulgar . ¿Qué es la tenosinovitis del tendón? La tenosinovitis es un trastorno doloroso que suele afectar a manos, muñecas y  pies . Las causas más comunes son las lesiones, los movimientos repetitivos y las infecciones. ¿Qué es la tenosinovitis estenosante? La tenosinovitis estenosante o dedo en gatillo es una condición muy común que afecta los tendones de la mano que flexionan los dedos.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes