Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Cirugía Ortopédica y Traumatología

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Gonalgia
Artículo especializado

Gonalgia

¿Qué es la gonalgia? La rodilla es una de las articulaciones más complejas del cuerpo humano, debido a la cantidad de estructuras que la componen. Tiene una importancia primordial en nuestra estabilidad y desplazamiento, sometiéndose a fuertes cargas y rápidos cambios de dirección. La gonalgia es un término general que usamos cuando nos referimos a dolor en las rodillas por causas traumáticas o no traumáticas. Tipos de gonalgia Una lesión en la rodilla puede afectar a cualquiera de los ligamentos, tendones o bolsas sinoviales de la articulación, entre los que más frecuentemente encontramos: Artrosis: común en mujeres mayores de 50 años. El síntoma principal es el dolor que empeora con la actividad física. Es de evolución progresiva, alterando la alineación de las extremidades inferiores y produciendo derrames articulares. Procesos inflamatorios articulares: la tumefacción es el signo característico, con maniobras al examen físico, se puede discernir si el proceso inflamatorio es extra articular o intra articular. Bursitis y tendinitis: las bursitis son lesiones localizadas bien delimitadas en determinadas áreas de la rodilla como la zona anterior (bursitis pre rotuliana) o zona lateral (bursitis anserina o de la pata de ganso). Las tendinitis son producidas por traumatismos repetidos o alteraciones en la microcirculación del tendón. Síndrome patelofemoral: pacientes con inestabilidad y dolor en la zona interna de la rodilla que se exacerba al subir y bajar escaleras y en cuclillas. Enfermedad intraarticular: la mayoría con antecedentes traumáticos, pueden acompañarse de rotura de los ligamentos de la rodilla y originar derrame articular, lo cual se traduce en sensación de inestabilidad y bloqueo de rodilla en semiflexión.  Síntomas de la gonalgia Los síntomas de la gonalgia son: Dolor, la ubicación e intensidad pueden variar según la causa del problema Inflamación y rigidez Enrojecimiento y aumento de la temperatura al tacto Sonidos de chasquidos o crujidos Incapacidad de realizar determinados movimientos con la articulación Causas de la gonalgia Las causas se pueden dividir en si tienen origen traumático o no traumático: Traumático: el antecedente de traumatismo directo, torsión excesiva de rodilla con pie fijo en suelo o caída con golpe sobre las rodillas puede producir desde una simple contusión, lesión de ligamentos y meniscos, hasta una lesión ósea. No traumático: dolor en rodilla por enfermedades que cursen con síntomas y signos articulares como los procesos degenerativos, reumáticos o infecciosos, entre los cuales destacan la artrosis con deterioro del cartílago debido al uso y edad, artritis reumatoide en la cual, por mecanismos autoinmunitarios hay destrucción de articulaciones, siendo la rodilla una de las más frecuentes, gota o acumulación de cristales de ácido úrico y pseudogota por cristales de calcio y artritis séptica por infección directa del espacio articular. Tratamiento de la gonalgia El tratamiento depende de la causa que la produce, en general, se basa en: Tratamiento farmacológico: en este apartado encontramos aquellos medicamentos indicados propiamente para la enfermedad, como puede ser la gota o artritis reumatoidea y aquellos generales indicados para el dolor. Es importante no automedicarse ni exceder de la dosis recomendada por el médico especialista. Fisioterapia: el médico puede sugerir realizar fisioterapia para fortalecer los músculos alrededor de la rodilla, para mejorar la flexibilidad o para corregir patrones de movimiento. Es importante colocarse en las manos de fisioterapeutas reconocidos y no realizar ejercicios a través de vídeos o recomendados por amigos o internet, ya que podemos hacernos un mayor daño. El fisioterapeuta, para determinadas situaciones, puede usar dispositivos de inmovilización que ayudan a proteger y dar soporte a la rodilla. Inyecciones: este tipo de tratamiento solo debe ser realizado por un médico especialista, quien después de evaluar puede indicar colocar corticoides, ácido hialurónico o plasma rico en plaquetas directamente a la articulación para reducir la inflamación, el dolor, mejorar la movilidad y favorecer la cicatrización. Cirugía: en algunas ocasiones, la cirugía es el único método para reparar el problema articular. Puede realizarse a través de artroscopia, en la cual, por fibra óptica y pequeñas incisiones se puede reparar cartílago y ligamento. También puede realizarse cirugía abierta en el caso de reemplazo de rodilla. Pruebas complementarias realizadas en caso de gonalgia Tras realizar el examen físico articular, el médico especialista puede indicar alguna de las siguientes pruebas diagnósticas: Rayos X: con esta técnica se pueden descartar enfermedades degenerativas y fracturas. Tomografía: con este método se realizan imágenes radiográficas desde diferentes ángulos, recreando imágenes en tercera dimensión que permiten diagnosticar tempranamente procesos degenerativos, gota y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea. Ecografía: produce imágenes en tiempo real de las estructuras de tejido blando del interior y alrededor de la rodilla. Además, se puede utilizar para la toma de biopsia y aspiración de líquido articular. Resonancia Magnética: esta prueba es de utilidad para lesiones de ligamentos, cartílagos, músculos y tendones, por producir imágenes tridimensionales.  Factores desencadenantes de gonalgia Hay varios factores que pueden desencadenar una gonalgia: Sobrepeso: al aumentar de peso, se incrementa la exigencia sobre las articulaciones de las rodillas, favoreciendo también el riesgo de artrosis al acelerar la ruptura del cartílago. Disminución de fuerza muscular: la musculatura alrededor de la articulación la estabiliza y protege, así como su flexibilidad permite aportar amplitud completa de movimiento a la articulación. Lesiones ocupacionales y deportivas: deportes con impacto repetido que absorben las rodillas producen mayor daño, así como también trabajos con movimientos repetitivos. Lesiones previas en la articulación hacen ser susceptibles de nuevas lesiones. Complicaciones de la gonalgia Si una gonalgia no es tratada a tiempo puede ocasionar lesiones osteocondrales residuales y recidivantes con alteraciones en los mecanismos de extensión y flexión, lo que se traduce en importantes alteraciones de la movilidad y limitación funcional. Prevención de la gonalgia Aunque existen factores no modificables como las enfermedades autoinmunes, podemos poner en práctica los siguientes consejos para mejorar nuestra salud articular : Mantener un peso adecuado. Realizar deporte de forma regular asegurándonos de realizar patrones de movimiento y técnica correctos. Elegir deporte según indicación de nuestro médico especialista. Por ejemplo, personas con artrosis severa se benefician de actividades de bajo impacto o bajo el agua para disminuir el dolor, fortalecer musculatura y no dañar la articulación. Elegir adecuadamente el calzado para que proporcione la amortiguación necesaria para las actividades diarias. Hacer pausas para movernos cuando realizamos desplazamientos largos o si estamos mucho tiempo sentados. Preguntas frecuentes ¿ Qué diferencia hay entre gonalgia y gonartrosis? La gonalgia es el dolor en la articulación de la rodilla de forma general , en cambio, la gonartrosis, implica enfermedad articular crónica degenerativa y progresiva de la rodilla. ¿ Se puede realizar ejercicio padeciendo gonalgia? El ejercicio debe realizarse cuando no se presente dolor y solo si es indicado por el médico, ya que, si se realiza de forma brusca, puede originar complicaciones crónicas e n la rodilla. ¿ Son lo mismo coxalgia y gonalgia ? No son lo mismo, ya que coxalgia es el término empleado de forma general para el dolor originado en la cadera y gonalgia para el dolor en la rodilla.
Exostosis
Artículo especializado

Exostosis

¿Qué es la exostosis? La exostosis es el crecimiento anómalo de un hueso . Es un crecimiento benigno que puede rodearse de cartílago, conociéndose entonces como osteocondroma. Su situación es más común en los huesos largos, pero, se puede encontrar en cualquier hueso del cuerpo. Tipos de exostosis Existen diferentes tipos de exostosis: Exostosis múltiples hereditarias tipo 1 y 2: son formas genéticas en las que aparecen múltiples exostosis. Está presente desde la infancia. Exostosis subungueal: suele darse en individuos jóvenes, se sitúa en la falange distal del dedo gordo del pie y puede deformar la uña. Exostosis única en huesos largos: a menudo aparece en los huesos largos, con preferencia en la rodilla. Puede ser espontánea o estar relacionada con microtraumatismos deportivos. Exostosis palatina: excrecencia que se sitúa en el paladar y puede estar presente desde la infancia.  Exostosis auditiva: se produce un crecimiento del canal auditivo, esto se traduce en un estrechamiento del mismo que puede dar lugar a una sordera. Síntomas de exostosis En muchos casos, la exostosis es asintomática y solo se encuentra de forma fortuita al realizar al individuo radiología por otras causas. Cuando presenta síntomas, estos son dolor sobre la articulación en la cual se encuentra y excrecencia a modo de tumoración en la zona afectada. Puede producir también compresión de músculos o vasos en la zona afectada . Las exostosis auditivas pueden ocasionar una pérdida de audición que será el motivo por el cual el paciente acude a la consulta. Causas de exostosis Las exostosis múltiples tipo 1 y 2 son de origen genético, mutación en los genes EXT1 y EXT2 respectivamente, son múltiples las que aparecen y lo hacen a una edad temprana. Las exostosis únicas , ya sea en huesos largos o palatinas, suelen aparecer en edades adolescentes y se relacionan, en algunos casos, con traumatismos, aunque también pueden ser espontáneas. La exostosis auditiva se ha relacionado con los deportes en aguas frías, como el surf o el submarinismo, debido a las infecciones repetidas que sufren en los oídos. Tratamiento de exostosis El tratamiento de la exostosis es quirúrgico cuando sea necesario, procediendo a extirpar la tumoración. El tratamiento quirúrgico no siempre es necesario, ya que las exostosis no tienen por qué dañar ninguna estructura adyacente , dejan de crecer cuando lo hace el individuo, por lo que puede no ser necesaria su exéresis. Pruebas complementarias realizadas en caso de exostosis Las pruebas complementarias para llegar al diagnóstico de una exostosis son pruebas de imagen, mediante radiología simple de la parte afectada. En otras ocasiones, puede ser necesario un TAC , como en el caso de exostosis auditivas, que permita reconocer la estructura claramente. En algunos casos, puede requerir la biopsia para distinguirla de procesos malignos, aunque no suele ser necesario, ya que su imagen es bastante clara para el diagnóstico. Factores desencadenantes de exostosis Son factores desencadenantes de la exostosis pequeños traumatismos e infecciones de la zona afectada. Complicaciones de la exostosis Son complicaciones de exostosis la lesión que puede producir en la zona dañada. En el caso de las exostosis auditivas, puede producir falta de audición y, en casos de afectación a nivel articular, puede dar problemas de dolor en las articulaciones o dificultad para la movilidad.  Pueden producir compresión arterial y venosa y dar lugar a aneurismas en los vasos o fístulas arteriovenosas. La compresión puede darse a nivel de órganos internos, cuando se trata de una exostosis que afecta a una costilla . Hasta el 1 % de estas lesiones pueden malignizarse, aumentando al 10 % cuando se trata de exostosis múltiple hereditaria. Prevención de exostosis Con respecto a la prevención de la exostosis, la exostosis múltiple hereditaria no es previsible, salvo que se haga un estudio genético del feto por antecedentes familiares. En los casos de exostosis única, estas están relacionadas con microtraumatismos, por lo que, si evitamos esto, será menos frecuente. En los casos de exostosis auditivas , prevenir y protegerse de posibles infecciones auditivas al sumergirse en aguas frías, hará menos asiduo el problema. Preguntas frecuentes: ¿Dónde puede aparecer la exostosis? La exostosis se puede dar en cualquier hueso del cuerpo, siendo más frecuentes en huesos largos, en especial la rodilla, y siendo menos habituales las que afectan a los dedos de manos y pies . ¿Qué relación existe entre la exostosis y el osteocondroma? La exostosis y el osteocondroma es una denominación diferente del mismo proceso, en el cual, una masa de hueso se encuentra recubierta por una parte de cartílago que da lugar al osteocondroma. ¿Se puede prevenir la exostosis? La exostosis son lesiones difíciles de prevenir, aun cuando no son claramente hereditarias , si parece que hay cierta predisposición genética a sufrirla. En los casos de las auditivas, evitar el contacto con aguas muy frías que favorecen las infecciones dificultan su aparición. En los casos que se producen por golpes o traumatismos , solo evitando esto seremos capaces de disminuir la probabilidad de sufrir la enfermedad. Las exostosis múltiple hereditaria es genética y, por tanto, es prevenible .
Contusión
Artículo especializado

Contusión

¿Qué es una contusión? Las contusiones son los golpes que se sufren en el organismo contra una superficie dura . Dichos golpes no penetran en el organismo, la lesión que produce puede ser desde un leve moratón, hasta lesiones sobre órganos internos, produciendo hematomas o afectaciones más graves. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tipos de contusiones Los diferentes tipos de contusiones son: Contusión simple: produce un leve enrojecimiento de la piel. Contusión de primer grado: se produce una equimosis por la rotura de pequeños vasos de la piel. La zona afectada tiene un ligero enrojecimiento. Contusión de segundo grado: se produce un hematoma en la zona afectada por extravasación sanguínea. Es producida en el tejido subcutáneo y puede aparecer inflamación de la zona. Contusión de tercer grado: se produce un daño en los tejidos profundos de la piel. Esto se debe al daño que sufren los vasos sanguíneos. Estas contusiones más profundas puede dañar órganos internos y también pueden llevar asociadas fracturas. La causa más típica son los accidentes de tráfico.   Síntomas de una contusión Los síntomas de una contusión son el dolor, el enrojecimiento, la inflamación y el hematoma . Causas de la una contusión Las causas de una contusión es el golpe contra una superficie dura, en dicho golpe no tiene que haber rotura de la piel . Las contusiones pueden ser leves, cuando sufrimos, por ejemplo, un golpe en la cabeza contra un estante o ser más graves cuando son, por ejemplo, a consecuencia de un accidente de tráfico . Tratamiento de contusiones Las contusiones de grado simple, uno y dos, solo necesitan frío local para producir una vasoconstricción que disminuya el sangrado y, por tanto, el hematoma. En los casos más graves, puede ser necesario intervenir por el daño sufrido sobre órganos internos o sobre los huesos, pudiendo ser necesaria la inmovilización de los mismos. Pruebas complementarias realizadas en caso de contusión En las contusiones simples o de primer y segundo grado, no es necesaria ninguna prueba diagnóstica. En los grados tres puede ser necesario realizar pruebas de imagen como radiografías, resonancia magnética, ecografías o TAC, que permitan conocer si hay lesiones en órganos internos, como hígado, páncreas, pulmones, o si existen fracturas óseas. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Factores desencadenantes de contusión Las contusiones pueden tener múltiples causas desencadenantes, como son no prestar la atención debida al caminar por las calles, tropezar, golpearse contra muebles u otros objetos . En los casos de accidentes de tráfico, el factor desencadenante es el que produce el percance . Complicaciones de una contusión Las complicaciones de una contusión pueden ser las infecciones sobre el hematoma, cuando este es de gran tamaño y el encapsulamiento del mismo, que se traduce en un bulto en el lugar de la lesión. Por otra parte, las contusiones más profundas que afectan a los vasos sanguíneos profundos , pueden dar lugar a la necrosis de los tejidos que irrigan. Por último, en los casos de contusiones profundas, órganos como el bazo, el hígado o el páncreas, pueden sufrir roturas o fisuras que haya que reparar. Prevención de contusiones Para prevenir las contusiones, es necesario prestar atención a nuestro entorno, hay que tener especial cuidado y retirar alfombras, muebles, sillas etc. En las estancias en que se mueven personas mayores que tienen afectada la visión y el odio, así como el órgano del equilibrio, ya que favorecen los tropiezos y los golpes. En el caso de los niños, es importante evitar que se suban a sitios elevados y proteger los muebles que queden a su altura para evitar contusiones más importantes . El cierre de los muebles que se encuentran a la altura de nuestra cabeza, también evitará que nos golpeemos contra ellos sin darnos cuenta. Preguntas frecuentes ¿Cuánto tarda en curarse una contusión? Una contusión tarda en curar aproximadamente una semana , cuando se trata de una contusión superficial. En los casos de contusiones más importantes que dañan órganos o huesos, el tiempo de recuperación puede ser más largo, llegando a ser de un par de meses.   ¿Qué es una contusión profunda? Una contusión profunda es la que afecta al tejido subcutáneo , dañando los vasos sanguíneos y pudiendo llegar a producir la muerte de los tejidos.    ¿En qué puede derivar una contusión? Las contusiones, en la mayoría de ocasiones, no derivan en procesos graves, son hematomas más o menos profundos. Estos hematomas pueden sufrir un encapsulamiento y una infección posterior, en estos casos puede ser necesario drenarlos y poner un tratamiento de antibióticos adecuado. En contusiones sobre los órganos internos, estos pueden sufrir fisuras o roturas que produzcan hemorragias internas . ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Condropatía rotuliana
Artículo especializado

Condropatía rotuliana

¿Qué es la condropatía rotuliana? La condropatía rotuliana conocida también como condromalacia rotuliana es la afectación del cartílago de la rótula que se encuentra en el área interna de la misma, en la zona de contacto con el fémur y la tibia. La degeneración de este cartílago, ya sea por lesiones, por desviación de la rótula, por sobreesfuerzos o por luxación de esta, da lugar a un mayor rozamiento con los otros huesos de la rodilla y esto se traduce en dolor e inflamación. El fortalecimiento de los músculos de la rodilla mejora en parte este proceso . Síntomas de la condropatía rotuliana El síntoma principal de la condropatía rotuliana es el dolor, que puede ir desde un dolor fuerte y permanente, hasta un dolor más débil que solo aparece cuando se realiza un ejercicio mantenido con la rodilla, como puede ser correr. En algunas ocasiones, se puede presentar una ligera inflamación que no siempre está presente. El dolor no siempre es señal de la importancia de la lesión , así, ciertos pacientes pueden presentar un dolor fuerte a pesar de ser lesiones leves y, otros pacientes con dolor débil, presentar lesiones más graves. Otro síntoma frecuente es el chasquido de los huesos al mover la rodilla. Causas de la condropatía rotuliana Las causas de la condropatía rotuliana son diversas. En primer lugar, son frecuentes en personas que corren, ya que, los impactos repetidos sobre la zona de la rodilla pueden producir lesión, se produce en especial en corredores de maratón. También, el sobrepeso puede ocasionar esta lesión y en personas con problemas meniscales es más frecuente y en pacientes que tienen luxaciones de la rótula o una movilidad excesiva de la misma. Tratamiento de la condropatía rotuliana En inicio, es necesario el tratamiento con reposo y antinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno . Durante el reposo, puede ser necesario usar rodilleras que inmovilicen la rodilla. La fisioterapia y establecer un programa de ejercicios que fortalezcan los músculos de la rodilla puede favorecer la disminución del dolor. La pérdida de peso suele ser beneficiosa . Mantener el normopeso ayuda a una menor sobrecarga de la rótula. Por último, en aquellos casos en que hay una movilidad excesiva de la rótula o esta se encuentra en una posición anómala , puede ser necesario una cirugía. Otras opciones de tratamiento son la inyección de ácido hialurónico en la articulación para mejorar la lubricación de la articulación y reducir el dolor y, para terminar, otra alternativa es la inyección de plasma enriquecido con plaquetas. Pruebas complementarias realizadas en caso de condropatía rotuliana La prueba complementaria más eficaz para el diagnóstico de condromalacia rotuliana y, siempre tras la exploración física e historia del paciente, es la Resonancia Magnética Nuclear. Factores desencadenantes de condropatía rotuliana Son factores desencadenantes de la condropatía rotuliana los ejercicios bruscos y repetidos , ya sean en atletas que sufren gran impacto sobre las rodillas, como pueden ser los corredores de maratón y personas que trabajan, por ejemplo, en la construcción. Y el exceso de peso es otro factor que también favorece la condropatía rotuliana. Complicaciones de la condropatía rotuliana La complicación de la condropatía rotuliana es el dolor, que da lugar a una impotencia funcional y, en muchos casos, a un descenso de la movilidad que se traduce a su vez en una pérdida de masa muscular que puede incluso acrecentar el dolor. Prevención de la condropatía rotuliana La prevención de la condropatía rotuliana consiste, principalmente, en evitar el sobrepeso y los sobreesfuerzos en los cuales se impacta especialmente sobre las rodillas. Esto evita en gran medida el proceso, sobre otros factores como puede ser la edad o la alteración en la localización de la rótula sobre los cuales no se puede influir. Preguntas frecuentes: ¿Qué grados de condropatía rotuliana existen? Existen cuatro grados de condropatía rotuliana , siendo el grado I el más leve y el grado IV el más grave: En el grado I, el cartílago es más blando de lo normal pero no se encuentra roto. En el grado II, el cartílago presenta pequeñas fisuras superficiales. En el grado III, aparecen fracturas más extensas en el cartílago.  En el grado IV, hay fracturas importantes con exposición del hueso subcondral y el cartílago se encuentra adelgazado en su totalidad. ¿Qué ejercicios se recomiendan para la condropatía rotuliana? Los ejercicios recomendados para pacientes que padecen condropatía rotuliana son aquellos que favorecen, principalmente, el fortalecimiento del músculo cuádriceps : Estirar la pierna con el pie hacia arriba (la persona está tumbada boca arriba) y elevar la pierna manteniendo la posición durante unos 10 segundos. Repetir entre 15 y 20 veces. Elevar la pierna sin extender el pie. Hacer unas 20 repeticiones en tandas de 10. Se puede realizar situando un peso en el tobillo. Sentarse en una posición firme y situar el tobillo sano contra la colchoneta haciendo fuerza contra ella. Situar el pie sano sobre el pie de la pierna afectada e intentar estirar la pierna lesionada contra la resistencia de la sana. Colocar el pie sano bajo el talón del pie de la pierna lesionada, intentando flexionar esta contra la resistencia de la pierna sana. ¿Qué relación existe entre la condropatía rotuliana y la meniscopatía? Aunque son dos entidades separadas, parece que aquellas personas que presentan meniscopatias , pueden tener con mayor frecuencia, también, condromalacia rotuliana.  Ambas enfermedades pueden darse por separadas. 
Capsulitis
Artículo especializado

Capsulitis

¿Qué es la capsulitis? La capsulitis se define como la inflamación de la cápsula articular . La cápsula es el tejido fibroso que protege todas las articulaciones, por tanto, se puede tener una capsulitis en cualquier articulación, pero, las que con mayor frecuencia presentan esta afección son los hombros y las caderas. También se puede presentar con cierta frecuencia en las rodillas. Los deportistas que juegan al baloncesto o balonmano, pueden presentar esta afección en los dedos de las manos . Síntomas de la capsulitis El síntoma principal de la capsulitis es el dolor, este empieza de forma lenta y va aumentando con el uso de la articulación. La articulación afectada se puede ver inflamada y ligeramente caliente, el dolor puede ser muy tórpido en su evolución, pudiendo incluso extenderse durante meses . El dolor da lugar a una impotencia funcional, es decir, la movilidad articular se ve disminuida, tanto por el dolor que se produce al mover la articulación, como por la inflamación articular presente. Causas de la capsulitis En muchos casos es difícil buscar un único origen de las capsulitis. En personas deportistas, los microtraumatismos repetidos pueden dar lugar a una inflamación reactiva. En personas no deportistas, enfermedades reumáticas, diabetes y enfermedades de tiroides están entre las causas más frecuentes, también las sobrecargas articulares producidas por movimientos repetitivos con peso, el sobrepeso sobre articulaciones como rodilla o caderas o circunstancias con menopausia en las mujeres pueden producir la capsulitis. En muchas ocasiones, no es posible conocer el origen de las mismas. Tratamiento de la capsulitis El tratamiento de la capsulitis articular puede englobarse en tratamiento médico y fisioterapéutico. En el tratamiento con fármacos se usan antiinflamatorios y corticoides para disminuir la inflamación de la articulación afectada, también se puede inmovilizar la articulación durante un tiempo para evitar la sobrecarga en la misma. En el tratamiento fisioterapéutico, el tratamiento con termoterapia frío-calor puede ayudar a mejorar, además de los estiramientos sobre la articulación, el tratamiento con mesoterapia, el uso de la neuroestimulación mediante TENS y la crioterapia, son los tratamientos más utilizados para mejorar el dolor y recuperar la movilidad articular. En los casos de enfermedades como diabetes o problemas tiroideos , el control correcto de estas enfermedades favorece la mejora de la capsulitis. Pruebas complementarias realizadas en caso de capsulitis En las capsulitis, el primer diagnóstico debe ser mediante la exploración de la articulación, tanto en su aspecto exterior; inflamación, enrojecimiento y aumento de tamaño, como en la movilidad de la misma; valoración de los movimientos que pueden realizarse y cuáles no, si estos movimientos se pueden realizar contra resistencia o solo pasivamente y cuándo se inicia el dolor en los mismo. En las pruebas de imagen, se realiza un estudio radiológico que permite reconocer si las estructuras óseas están bien o si, por el contrario, se encuentran afectadas por alguna patología que explique el dolor. La Resonancia Magnética permite la correcta visualización de tendones y músculos. La ecografía permite conocer la presencia de derrames articulares. Y la artroscopia que, aunque es una prueba quirúrgica, puede permitir conocer las adherencias que la articulación presenta. Factores desencadenantes de capsulitis Son factores desencadenantes de la capsulitis las enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades tiroideas, las enfermedades reumáticas y la menopausia, siendo más frecuente en mujeres de entre 50 y 60 años. Complicaciones de la capsulitis La complicación más frecuente e importante de la capsulitis es la pérdida de movilidad articular. En los hombros se conoce como el hombro congelado, en el cual, se produce una importante pérdida de movilidad, sobre todo, hacia la movilidad externa del mismo . Esta circunstancia puede hacer necesaria la cirugía artroscópica, para retirar las adherencias capsulares y mejorar la movilidad articular. Prevención de la capsulitis Aunque la causa de la capsulitis no es bien conocida si se relaciona con enfermedades como la diabetes, las enfermedades tiroideas y traumatismo repetidos o movimientos con peso, por ello el control de estas enfermedades de forma correcta y el movilizar la articulación sin peso puede prevenir la aparición de la enfermedad. Preguntas frecuentes: ¿Dónde puede aparecer la capsulitis? La capsulitis puede aparecer en cualquier articulación, las más frecuentes son la cadera y el hombro (el hombro es la más común puesto que es la articulación del organismo que mayor movilidad presenta). En deportistas que usan en su deporte las manos , pueden presentar con frecuencia capsulitis en los dedos de las manos. ¿Qué ejercicios se recomiendan para la capsulitis? Los ejercicios de la capsulitis deben ir encaminados a producir una relajación de la articulación y un estiramiento de los músculos. Aunque en cada articulación son diferentes, vamos a describir los ejercicios del hombro por ser esta la capsulitis más frecuente: Ejercicio pendular , se apoya el brazo en un silla o mesa y el otro se deja colgando, procediendo a moverlo hacia delante y hacia atrás y realizando círculos, durante unos tres minutos. Debe realizarse al menos una vez al día. Cuando se consigue que este ejercicio se realice sin dolor, podemos añadir algo de peso en la mano, realizando el ejercicio de igual forma. Ejercicio de estiramiento del hombro , se procede a situar el antebrazo sobre una mesa y se aleja la mano y el antebrazo apoyado en la misma, inclinando el tronco hacia delante. En el momento que se sienta dolor se mantendrá esta posición durante unos cinco segundos. Elevación del brazo en supino ayudado por el otro, se tumba el paciente sobre una superficie firme, se agarra la muñeca con la mano contralateral y se procede a elevar el brazo de forma pasiva hasta sentir dolor, en este punto, se mantiene la posición durante 5 segundos. Elevación con barra, el paciente está tumbado en decúbito supino y agarra una barra con las dos manos separadas a la anchura del hombro, y se procede a elevar ambos brazos a la vez hasta el punto de dolor, en este, se mantiene durante 5 segundos. ¿Qué relación existe entre la capsulitis y la bursitis? La bursitis es la inflamación de la bursa que recubre un músculo en concreto. La capsulitis es la inflamación de la cápsula que recubre toda la articulación. Por tanto, el proceso de la capsulitis es más amplio que la bursitis , que es de una zona más concreta, ambas pueden producir dolor articular e inflamación, pero, la bursitis, produce dolor en movimientos más concretos, mientras que la capsulitis limita la casi totalidad de movimientos de una articulación.
Lesión de Isquiotibiales en el Fútbol
Artículo especializado

Lesión de Isquiotibiales en el Fútbol

José María tiene 24 años , estudia Derecho y juega en dos equipos de futbol. Hace un mes, comenzó a tener molestias en la parte posterior de la pierna. El domingo tuvo partido y al final de la primera parte corriendo hacia el balón, sintió un fuerte pinchazo en la pierna  y tuvo que retirarse porque el dolor no le permitía seguir. Su entrenador le recomienda que se ponga frío durante los 2 días siguientes y que guarde reposo. Una semana después sigue con dolor en la pierna, no puede correr y cuando está tiempo sentado el dolor aumenta. Una de las lesiones más frecuentes de los futbolistas son las microroturas en la zona de los isquiotibiales, concretamente en el bíceps femoral. Los isquiotibiales forman parte de los músculos de la pierna, están formados por tres músculos: el bíceps femoral, el semimembranoso  y el semitendinoso, los tres unen la pelvis con la rodilla por la parte posterior y su principal función es flexionar la rodilla . Esta lesión suele aparecer después de unos minutos jugando a una intensidad alta. Los músculos están fatigados y la sincronización entre los grupos musculares falla y como respuesta podemos tener un tirón muscular (si el músculo se contrae de forma continua) una microrotura o desgarro muscular (si se rompen parte de las fibras musculares) o una rotura completa (si la intensidad de la contracción es demasiado fuerte). En el caso de José María, la molestia comenzó al final de la primera parte del partido. Es posible que sus músculos se fatigaran y no soportaran la intensidad que el partido requería. Le preguntamos por la frecuencia de sus entrenos, nos cuenta que las semanas antes del partido debido a los exámenes había dejado de entrenar y además había cogido peso. Cuando palpamos la zona de dolor, sentimos que en una zona del músculo (bíceps femoral) nuestros dedos se hunden, duele, la zona está más caliente y hay  hematoma. El diagnóstico es ROTURA DE FIBRAS EN EL BICEPS FEMORAL . Jose María llega a la consulta una semana después de producirse la lesión. Ha estado aplicando frío y guardando reposo como le dijo su entrenador de forma que la fase inflamatoria aguda ha pasado y después de 7 días la rotura fibrilar está comenzando a cicatrizar. Nuestro objetivo en la primera sesión será: 1º Establecer una buena movilidad de todas las articulaciones relacionadas con la lesión : La pelvis, la rodilla, el tobillo y el pie. Cuando se produce una lesión de estas características debemos comprobar que las estructuras relacionadas con la lesión se mueven correctamente. Esto facilitará el tiempo de recuperación y evitará lesiones en ocasiones posteriores. 2º Proporcionar una buena circulación sanguínea para ayudar en el proceso de cicatrización y drenar el exceso de líquido que se ha acumulado en la zona . Para ello realizamos técnicas de masaje en todo el grupo muscular. 3º Ayudar a la cicatriz para que se forme correctamente evitando fibrosis y adherencias musculares . Realizamos movilizaciones y estiramientos de forma suave y controlada para activar el músculo. Terminamos la sesión utilizando un vendaje neuromuscular o  kinesiotaping con el objetivo de dar estabilidad a la zona y mantener el músculo relajado hasta la próxima sesión. Recomendamos a José María caminar mínimo 1hora al día y realizar estiramientos suaves de los principales músculos del miembro inferior. (Isquiotibiales, gemelos,  cuádriceps, Psoas iliaco, aductores y tensor de la fascia lata). En la segunda sesión han pasado dos semanas, José María se encuentra mejor, ya no siente dolor cuando está sentado pero cuando corre sigue notando molestias. La zona de lesión tiene mejor aspecto, el hematoma se ha reducido casi por completo, cuando palpamos la zona lesionada hay un ligero dolor y la temperatura en la zona está normalizada. El objetivo en esta sesión será: 1º Relajar la musculatura con técnicas manuales . 2º Recuperar todo el movimiento de la articulación de la pelvis, la rodilla y el pie . 3º Trabajar  la fuerza de la pierna con ejercicios isométricos y  excéntricos . 4º Realizar estiramientos pasivos de todos los grupos musculares de la pierna . Después de la sesión recomendamos a José María realizar ejercicios en el gimnasio durante la siguiente semana. - 10 minutos de bici o elíptica para el calentamiento. -Potenciación de los abdominales (planchas) - Potenciación excéntrica de los isquiotibiales - Ejercicios de propiocepción. Y para terminar estiramientos de todos los músculos de la pierna prestando más atención a los isquiotibiales . Una semana después de realizar estos ejercicios, recomendamos: -sustituir los 10 minutos de bici por carrera continua e ir aumentando de intensidad y tiempo de forma progresiva a lo largo de los días. -Seguir con los ejercicios de activación abdominal -Seguir con los ejercicios excéntricos pero aumentando la intensidad y las repeticiones - Realizar ejercicios de potenciación concéntrica. -Terminar el entreno con ejercicios de propiocepción y estiramiento. A las 5 semanas José María juega un torneo de fin de semana sin tener ninguna molestia. Debemos tener en cuenta que la lesión en los isquiotibiales puede reaparecer durante las dos semanas después de comenzar a jugar. Para evitarlo recomendamos a José María: 1º Realizar una alimentación adecuada y tener una buena hidratación . 2º Realizar entrenamientos fuera de los partidos realizando : - ejercicios de potenciación de la musculatura de la pierna y el abdomen. - ejercicios excéntricos de los isquiotibiales. -Ejercicios de propiocepción de los miembros inferiores. -Ejercicios de estiramientos (después de cada entreno y de cada partido). Artículo escrito por Patricia de Maya. (Fisioterapeuta)
Rotura de Menisco: Alternativas Terapéuticas en la Actualidad
Artículo especializado

Rotura de Menisco: Alternativas Terapéuticas en la Actualidad

En la rodilla disponemos de dos meniscos: el interno y el externo y se encuentran alojados en el espacio interarticular entre el fémur y la tibia. Su función es la de amortiguar la fuerza y la carga que recaen sobre la superficie articular durante el movimiento favoreciendo la congruencia articular. MENISCOS Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas en forma de media luna situadas en las articulaciones, concretamente entre las superficies articulares de los dos huesos que la conforman. A pesar de que los meniscos de las rodillas son los protagonistas, existen muchas otras articulaciones con menisco en el cuerpo humano como son la clavícula, las costillas, la muñeca y la mandíbula. El menisco interno tiene forma de semiluna mientras que el externo es casi circular. Curiosamente son más frecuentes las lesiones del menisco interno. Cada menisco posee un cuerpo y unos extremos llamados cuernos . Por ser de consistencia cartilaginosa no es posible visualizarlos en una radiografía convencional por lo que cuando la exploración nos sugiere una posible lesión meniscal precisamos hacer un estudio mediante una resonancia magnética nuclear para confirmarla. Asimismo, y en función del tipo de lesión, existe una batería de tratamientos a considerar en función, sobre todo, de la edad del paciente, hábito deportivo, actividad laboral y entorno médico. De entre las lesiones meniscales más frecuentes podríamos citar el quiste meniscal, el bloqueo meniscal, la meniscitis y la rotura meniscal. ¿Cuál es el mecanismo lesional más frecuente del menisco? En general, podríamos citar la entorsis de rodilla o giro brusco como principal causa de lesiones meniscales. Supone un cizallamiento de su superficie pudiendo ocasionar una simple inflamación (meniscitis) o una solución de continuidad (rotura meniscal). En pacientes jóvenes estos giros bruscos de la rodilla aparecen normalmente durante la práctica de actividad deportiva (futbol, skate, artes marciales…). Sin embargo, en edad adulta es mucho más frecuente la lesión meniscal por causa artrósico-degenerativa o traumática. ¿Cómo se actúa ante una lesión? Ante una lesión meniscal de rodilla podemos encontrarnos un dolor en fase aguda a nivel de la cara interna o externa coincidiendo con la línea interarticular donde se alberga el menisco lesionado.  Puede o no aparecer derrame articular e incluso un bloqueo articular que impediría al paciente extender totalmente su rodilla.  Dicho sea de paso, en caso de bloqueo meniscal es necesario acudir a urgencias para recolocar el menisco en su espacio articular.  A pesar de que en el servicio de urgencias no se realiza la resonancia magnética nuclear es importante la visita ya que la exploración será muy evidente y específica. Existen múltiples maniobras meniscales para la exploración de los meniscos de las rodillas. Asimismo, nos pueden solicitar una radiografía que puede mostrar lesiones asociadas al menisco y el estado óseo de la articulación. En fase aguda iniciaremos un tratamiento sintomático, generalmente con analgésicos y/o antiinflamatorios. Aplicaremos frío local (crioterapia) sobre la zona afecta, pero siempre interponiendo un paño entre la piel y el hielo para evitar quemaduras cutáneas y con una frecuencia alta y duración aproximada de 15-20 minutos en cada ocasión. Además, realizaremos un reposo relativo, no hace falta que estemos en reposo absoluto en cama, pero podemos estar sentados en el sofá con la pierna en alto y aplicándonos la crioterapia. En algunas ocasiones será necesaria la colocación de un vendaje con finalidad antiinflamatoria. Si la lesión es leve… En este caso el tratamiento es resolutivo, aunque puede ser necesaria la realización de un tratamiento rehabilitador para erradicar absolutamente los síntomas. Ahora bien, si no conseguimos controlar los síntomas debemos acudir nuevamente a visita médica pues puede ser el momento de solicitar la resonancia para ver el estado del menisco dañado. La resonancia magnética nuclear es la prueba prínceps para valorar tanto las lesiones meniscales como las ligamentosas y cartilaginosas. Una vez confirmada la lesión meniscal podemos encontrarnos diferentes alternativas terapéuticas. Normalmente se opta por el tratamiento conservador en primer lugar, haciendo hincapié en el tratamiento rehabilitador. Ocasionalmente, pueden administrarse infiltraciones con corticoides o terapias biológicas . Por supuesto, recomendaremos reposo deportivo. En caso de que el tratamiento conservador no consiga erradicar los síntomas o la lesión meniscal sea severa debemos optar por la opción quirúrgica donde, de nuevo, encontraremos diferentes opciones terapéuticas, siendo las más frecuentemente empleadas: Meniscectomía parcial: es una cirugía conservadora en la que se realiza la resección del fragmento meniscal lesionado manteniendo el resto de menisco sano en su localización habitual. Sutura meniscal : técnica de más reciente incorporación que opta por suturar el fragmento roto del menisco sin necesidad de resecarlo. Precisa un cirujano experimentado. Persigue la conservación de la integridad articular evitando procesos artrósicos secundarios. Ambos procedimientos se realizan mediante la técnica artroscópica sin necesidad de incisión cutánea y cuya recuperación es de corta duración, aunque suele precisarse un tratamiento rehabilitador coadyuvante.
Síndrome del Túnel Carpiano
Artículo especializado

Síndrome del Túnel Carpiano

Las manos son imprescindibles para comunicarnos con nuestro entorno. La mayoría de las actividades de la vida diaria las realizamos gracias a la precisión y destreza de sus movimientos. Quizá por ello, cuando aparecen síntomas en la articulación de la muñeca puede llegar a ser muy incapacitante. Una de las lesiones más frecuentes que afecta a esta estructura es el Síndrome del túnel carpiano. ¿Qué es el túnel carpiano? Como su propio nombre indica, la disposición anatómica de los huesos de la muñeca forma un canal por donde pasan los tendones encargados de flexionar la muñeca y  junto a ellos, el nervio mediano y sus estructuras vasculares. Este canal está cerrado anteriormente por una vaina fibrosa que hace la función de un ligamiento llamado ligamento trasverso del carpo o retináculo flexor. ¿Qué función tiene el ligamento trasverso del carpo? Este ligamento es una vaina fibrosa que limita (cierra) anteriormente el canal del  carpo. Cuando la muñeca realiza los movimientos de flexión y extensión, los músculos, nervios y estructuras vasculares de la muñeca se deslizan (longitudinal y trasversalmente) a lo largo de este canal de forma que el ligamento trasverso actúa como una polea de reflexión para los tendones, proporciona estabilidad e impide que las estructuras salgan fuera del canal. ¿Qué es el síndrome del túnel  Carpiano? El nervio mediano tiene su origen en el plexo braquial, una estructura estrechamente relacionada con las cervicales y situada en la base del cuello cuya función es trasmitir la información nerviosa de todo el miembro superior. Este nervio realizará su recorrido a través de brazo, pasando por el codo, atravesando la musculatura del antebrazo hasta llegar a la articulación de la muñeca donde utilizará el canal del carpo para pasar a través de él  y llegar junto a la musculatura flexora hasta los dedos. Su función es inervar de forma sensitiva los dos tercios de la  de la mano incluyendo los tres primeros dedos. También tiene una función motora, dando información a los músculos flexores de la mano junto con la eminencia tenar. [caption id="attachment_332407" align="alignnone" width="300"] Frank H. Netter, Atlas de Anatomía Humana - 5ta Edición, Nervio Mediano[/caption] El nervio mediano tiene la capacidad de adaptarse a cualquier movimiento de nuestro brazo deslizándose a través de las envolturas que le rodean aunque es susceptible de sufrir atrapamientos  a lo largo de su recorrido. Una de las zonas más frecuentes de atrapamiento es la zona del túnel del carpo. En el caso de que este canal sufra una disminución de su diámetro, bien por algún traumatismo, una infección del nervio, por realizar ejercicios repetitivos o posturas de compresión mantenidas con la muñeca se puede producir un proceso inflamatorio por compresión del nervio generando una neuropatía. Cómo consecuencia, la vascularización del nervio estará disminuida y su conducción eléctrica se verá afectada dando lugar a sensación de hormigueo, calambres e incluso dolor a nivel de la mano. Si esta situación se mantiene en el tiempo, la musculatura de la mano (eminencia tenar) también podría verse afectada, produciendo una atrofia muscular  y perdiendo la funcionalidad de la mano. ¿Qué pruebas se realizan para un correcto diagnostico del síndrome del túnel carpiano? Existen  pruebas clínicas que ponen en evidencia el compromiso del nervio mediano al paso por la articulación de la muñeca aunque no son determinantes pueden ayudar al diagnostico. La maniobra de PHALEN : juntar los dorsos de las manos en flexión de muñeca durante 60 segundos esperando que aparezcan hormigueos en los 3 primeros dedos. El signo de  TINNEL: se trata de percutir el nervio en la zona afectada (ligamento transverso) y ver si se desencadena alguna sintomatología relacionada con el nervio. La electromiografía también es una prueba para determinar si la conducción del nervio está afectada. ¿Cómo podremos tratar el síndrome del túnel carpiano? El objetivo para el tratamiento irá destinado a aumentar el diámetro del túnel para disminuir la presión y suprimir la inflamación. De esta forma, el nervio tendrá más espacio para deslizarse  con mayor facilidad y cuando solicitemos los movimientos repetitivos de la mano  los síntomas aparecerán con más retardo. Como tratamiento conservador podremos: Realizar técnicas de fisioterapia Tratar las cervicales , punto de origen del nervio mediano. Liberar los puntos de atrapamiento del nervio a nivel muscular en su recorrido por  todo el miembro superior. Realizar técnicas manuales a nivel de la muñeca para aumentar el diámetro del canal del carpo. Trabajar a n ivel del nervio utilizando la técnica neurodinámica. Los últimos estudios evidencian la eficacia de la técnica neurodinámica como tratamiento principal para el Síndrome del túnel carpiano. Recomendar el uso de férulas nocturnas que aumenten el diámetro del carpo, manteniendo una posición en extensión de muñeca para aliviar la presión y disminuir la inflamación. Infiltraciones de esteroides El tratamiento quirúrgico , se efectuará en caso de haber una respuesta negativa al proceso conservador. En estos casos se realiza un corte a nivel del ligamento transverso del carpo para  aumentar el espacio en el túnel y disminuir la presión del nervio junto a las estructuras que pasan  a su través. Prevención En el trabajo, es recomendable  acondicionar las actividades usando pautas ergonómicas que impidan movimientos repetitivos con la muñeca o posturas mantenidas con las manos en flexión. Por ejemplo: modificar la herramienta y los utensilios de trabajo. Tener una buena conciencia corporal : para modificar el gesto que produce la irritación nerviosa. Tener periodos de descanso cuando la actividad que estamos realizando demanda el uso de la articulación de la mano durante un tiempo prolongado. (Coser, atornillar...) Cuidar nuestra salud : mantener un peso saludable, control en el caso de que haya alguna enfermedad como la diabetes o la artritis porque son susceptibles de originar un síndrome del túnel carpiano. ¿  Sabías que…? Los últimos estudios evidencian que la técnica neurodinámica es un tratamiento efectivo para el síndrome del túnel carpiano. ¿Sabías que…? Las mujeres en el embarazo pueden sufrir el Síndrome del Túnel carpiano debido a un edema local producido por los cambios hormonales.  
Fascitis Plantar
Artículo especializado

Fascitis Plantar

La fascia es un tejido continuo que envuelve todo nuestro cuerpo desde la cabeza hasta los pies. A lo largo de su recorrido se ancla a los huesos para reforzar su función y en las zonas de carga es capaz de aumentar su densidad para dar soporte y refuerzo. Es el caso de la fascia que recubre la planta del pie, llamada fascia plantar . Esta fascia se ancla a hueso del talón y se dirige abriéndose en abanico a las bases de cada uno de los dedos. Su estructura es fuerte, densa y resistente, forma los arcos plantares del pie cuya función es amortiguar y repartir el peso de nuestro cuerpo.   ¿QUE ES LA FASCITIS PLANTAR? Cuando la parte de la fascia que recubre la planta del pie se inflama, se produce una fascitis plantar. Es una de las causas más frecuentes de consulta médica en los dolores de pie. La recuperación es lenta por eso es importante determinar la causa que produce la inflamación y reducir el tiempo de lesión. ¿POR QUÉ SE PRODUCE UNA FASCITIS PLANTAR? Esta patología se presenta principalmente en personas de mediana edad y afecta por igual a los hombres y a las mujeres. Hay factores que pueden ser el origen de esta lesión, por ejemplo: Una carga excesiva: Cuando estamos de pie, caminamos o corremos la carga del cuerpo se transmite al arco del pie mantenido por la fascia plantar, si la carga es mayor de lo que el  arco del pie puede tolerar, la fascia sufrirá un sobre estiramiento y se inflamará. Es el caso de marchas o carreras prolongadas por terrenos irregulares o de personas con sobrepeso. Personas que tienen un Síndrome del túnel tarsiano :  donde se alteran los nervios y tendones que llegan al pie. Factores que modifiquen la pisada : el uso de zapatos o zapatillas deportivas inadecuadas con suelas demasiado rígidas o demasiado flexibles. Las personas que tienen poca flexibilidad en los músculos de la pierna (gemelos y sóleo) son más vulnerables a tener mayor tensión en la fascia plantar. Fracturas por estrés en el talón. Aumento de peso repentino (embarazo):  donde el sistema músculo ligamentoso que sujeta el pie resulta insuficiente para el peso de la persona. Degeneración del tejido: Con la edad, el tejido conjuntivo que forma la fascia comienza a perder elasticidad y se vuelve más vulnerable a los microtraumatismos que se producen a nivel de los pies. Enfermedades sistémicas como la artritis : en épocas de crisis inflamatorias las fascia plantar puede ser una de las zonas afectadas. SÍNTOMAS La fascitis plantar se caracteriza por un dolor agudo en la base del talón o localizado en la parte interna del tobillo. Es común que aparezca después de una larga jornada caminando con zapatos planos, a partir de ese momento, el dolor aumenta progresivamente y se focaliza cada vez más en el talón. El dolor puede presentarse de dos formas: Un dolor después del reposo: Es muy característico un dolor agudo en la zona del talón que aparece por las mañanas, cuando plantamos el pie en el suelo tras un periodo de descanso o después de estar en la oficina sentados y retomamos la marcha. Este dolor desaparece a los 10 minutos de caminar. Un dolor por sobreuso: Se caracteriza por ser un dolor sordo, que aparece cuando estamos de pie o caminando. En este caso, el dolor se localiza en el talón y en la parte interna del tobillo. Debemos tener en cuenta que el músculo Sóleo cuando tiene activos sus puntos gatillo, origina un dolor en la planta del pie similar al de la fascitis plantar de forma, que puede llevarnos a error en el diagnóstico, este dolor no lo producirá la inflamación de la fascia si no la sobrecarga muscular del sóleo. ¿CÓMO TRATAR LA FASCITIS PLANTAR? El tratamiento conservador es casi siempre eficaz aunque el tiempo de recuperación puede llevar meses. En la fase de inflamación aguda , debemos  guardar reposo y poner frío en la planta del pie: Utilizaremos bolsas de hielo para producir analgesia en la zona y podremos dar un masaje de 10 minutos. Realizaremos 3 o 4 repeticiones al día.      Utilizaremos baños de contraste : usaremos dos recipientes uno de agua fría y otro con agua caliente, pondremos el pie durante un minuto en cada recipiente y repetiremos hasta que la temperatura de ambos recipientes sea similar.   Realizaremos estiramientos activos de los músculos posteriores de la pierna : Isquiotibiales, sóleos y gemelos. Aguantaremos el estiramiento durante 20 sg y lo realizaremos dos veces al día. Realizaremos estiramientos locales de la fascia plantar: con ayuda de una pelota de tenis o un recipiente duro y redondo (una botella) haremos pases y círculos sobre la planta del pie. Vendaje neuromuscular: el vendaje neuromuscular en muchas ocasiones alivia y quita el dolor en el momento. Podremos usar plantillas de silicona para amortiguar la carga , si aún así no cesa el dolor es recomendable hacer un estudio de la pisada con un podólogo experto para diseñar unas plantillas que corrijan la pisada y mantengan el arco plantar. Usar férulas por la noche para mantener estirados la musculatura posterior de la pierna Infiltrar corticoides a nivel local , cuando el tratamiento conservador no da resultados. Operar, siempre que el tratamiento conservador no de resultados: en la operación se realiza un corte en la fascia para liberar la tensión y disminuir la inflamación. ¿LA FASCITIS PLANTAR PUEDE SER CAUSA DE UN ESPOLÓN CALCÁNEO? Durante mucho tiempo, la fascitis plantar ha sido diagnosticada como causa de espolón calcáneo. Un espolón calcáneo es un saliente óseo en el talón producido por una tensión constante de los tejidos que se insertan en él, entre otros la fascia. De forma que lo que duele no es el espolón si no el proceso inflamatorio que se produce en la fascia plantar. Hoy en día, se sabe que un espolón no causa inflamación en la fascia si no que la tensión excesiva de ésta es la que produce el espolón. ¿Sabías que..? La fascitis plantar constituye del 15% al 20% del total de las dolencias que afectan al pie y es la causa más frecuente de consulta médica por patología a este nivel. En el 80-90% de los casos tiene una duración de 6-18 meses. ¿Sabías que…? La fascitis plantar afecta aproximadamente al 10% de los corredores durante su carrera deportiva y a una proporción similar de la población general a lo largo de su vida. Artículo escrito por Patricia de Maya. (Fisioterapeuta)
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes
Contenidos sobre enfermedades
Somos conscientes de que los conceptos médicos pueden resultar confusos si no te los explican con claridad. Para evitar esto, le hemos pedido a nuestros profesionales que preparen estas fichas en donde podrás acceder a información relevante sobre enfermedades que te ayudará a entender de una manera sencilla por qué se producen y por qué es necesario su tratamiento.
Ver todas las enfemedades
Bursitis de Codo
Enfermedad

Bursitis de Codo

¿Qué es la bursitis en el codo? La bursitis de codo es la inflamación de la bolsa sinovial de dicha articulación . Las bolsas sinoviales presentan líquido en su interior y son las encargadas de amortiguar el roce de huesos y tendones. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tipos de bursitis en el codo Existen dos tipos de bursitis de codo: Bursitis profunda: producida por la inflamación de la bursa profunda, que se encuentra en la zona más honda de la articulación, cubriendo los músculos o la relación entre músculos y huesos. Bursitis superficial: se encuentra situada en la parte superficial de la articulación, sobre los epicóndilos y el olécranon, es la que con mayor frecuencia se inflama en el codo. Causas de la bursitis en el codo Las causas de la bursitis son las enfermedades inflamatorias como gota, condrocalcinosis, artritis reumatoide, y enfermedad por depósito de cristales de hidroxiapatita. Se puede producir también por la ejecución de movimientos repetitivos, por apoyo continuo sobre los codos (codo de estudiante) o por traumatismos en la zona. Síntomas de la bursitis en el codo Los síntomas de la bursitis son la presencia de inflamación en la zona, dolor, enrojecimiento y, en la exploración, puede notarse un bulto blando al tacto . En algunas ocasiones, sobre una bursitis se puede producir una infección, dando lugar a dolor intenso, enrojecimiento y calor local, pudiendo presentar el paciente fiebre. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tratamiento de la bursitis en el codo El tratamiento de la bursitis tiene una parte de tratamiento local, otra de tratamiento medicamentoso y, por último, una parte de tratamiento quirúrgico, según la evolución del proceso. Tratamiento local: se pone hielo sobre la zona afectada para mejorar la inflamación. Tratamiento médico: se inicia el tratamiento con fármacos antiinflamatorios tipo ibuprofeno seguido, si no mejora, de corticoides orales y también se debe tratar la enfermedad de base. Es decir, en los casos de artritis reumatoidea puede ser necesario tratamiento con metotrexate, en los casos de enfermedades por depósito de cristales tratamiento con colchicina, etc. En pacientes que presentan infección, se requiere tratamiento antibiótico y puede ser necesario retirar líquido para aliviar los síntomas. En algunos casos puede ser necesario el tratamiento quirúrgico, consistente en la extirpación quirúrgica de la bolsa, aunque este no suele ser frecuente. También se pueden realizar ejercicios que fortalezcan la zona y eviten parte del dolor. Pruebas complementarias de la bursitis en el codo Las pruebas complementarias para el estudio de la bursitis son análisis de sangre , para conocer posibilidades de enfermedades inflamatorias o gota y, también se puede realizar un análisis del líquido extraído . Pruebas de imagen como radiografía simple del codo, sobre todo para descartar que el dolor esté relacionado con otros factores implicados, ecografía y resonancia magnética, para realizar estudios de las bursitis profundas . Factores desencadenantes de la bursitis en el codo Los movimientos repetitivos o los procesos en los cuales se produce un apoyo continuado sobre la articulación , pueden dar lugar a una bursitis en el codo. Factores de riesgo de la bursitis en el codo Los factores de riesgo para la bursitis son las enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide , la gota, las enfermedades por depósito de cristales de hidroxiapatita y la condrocalcinosis. Complicaciones de la bursitis en el codo La complicación de la bursitis del codo es una bursitis infecciosa , esta puede dañar la articulación de forma importante y, en estos casos, es necesario un tratamiento antibiótico.   Prevención de la bursitis en el codo Para prevenir la bursitis del codo es conveniente evitar movimientos repetitivos de estirar y flexionar el codo , también el permanecer apoyado sobre el codo durante periodos muy largos, ya que, esta acción traumatiza la zona del codo y produce la inflamación de la bolsa . Especialidades a las que pertenece La bursitis es tratada por el especialista en reumatología y, en los casos en que se necesita cirugía, se trata por parte de traumatología. Los casos leves pueden ser tratados por el médico de familia con antinflamatorios. Preguntas frecuentes ¿Cómo se llama el líquido del codo? El líquido del codo se llama líquido sinovial . Cuando se produce una inflamación de la bolsa sinovial se conoce como bursitis. Cuando la bursitis se produce en la zona del olécranon se denomina bursitis olecraniana. ¿Qué es el Olécranon del codo? El olécranon es la extremidad del cúbito que articula en el codo del hueso humeral, tiene forma piramidal. Si se palpa el codo, es la zona dorsal que sobresale, al ser una zona ósea prominente, es fácil que sobre ella se produzca una fractura al caer. En este caso se precisa, en la mayoría de ocasiones, cirugía para proceder a la fijación de la misma. ¿Qué huesos forman la articulación del codo?   La articulación del codo está formada por tres huesos: el húmero, es el hueso largo del brazo, en su extremo distal articula con el cúbito y el radio, que son los dos huesos que tiene el antebrazo. Los huesos cúbito y radio articulan entre sí , y ambos articulan también con el húmero. Aunque la articulación del codo es solo una, tiene tres superficies articulares: la radio cubital, la radio humeral y la cúbito humeral. ¿Cuáles son las bolsas serosas? Las bolsas serosas del codo son las bolsas superficiales y las bolsas profundas. Las superficiales comprende la bolsa olecraniano que recubre el olécranon y, las bolsas profundas son las que recubren las inserciones musculares de músculos que se insertan en los diferentes huesos del codo. ¿Qué es la epicondilitis? La epicondilitis es la inflamación de la zona de inserción de los músculos en el epicóndilo , que forma parte del húmero. El dolor se produce en la zona externa del codo, suele deberse a la inflamación en el tendón extensor radial corto del carpo. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Osteopenia
Enfermedad

Osteopenia

¿Qué es la osteopenia? La osteopenia es una disminución de la densidad mineral ósea por la que el hueso se vuelve más poroso, disminuyendo su masa, en la que todavía no se han presentado cambios definitivos en su estructura. La osteopenia es una alteración de diagnóstico densitométrico, es decir, se establece con la realización de una densitometría ósea al paciente, determinando con ello lo que es, según los resultados de esta prueba, la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal. Se puede considerar un paso previo a la osteoporosis, aunque no todo el mundo que presenta osteopenia va a desarrollar una osteoporosis en el futuro. Junto con la osteoporosis, la osteopenia es la enfermedad ósea más frecuente. Afecta en su mayoría a mujeres mayores de 50 años, aumentando su prevalencia según aumenta la edad. La osteopenia es una alteración de una gravedad leve-moderada, siendo un factor de riesgo que se suma a la osteoporosis, la edad, riesgo de caídas... etc, para el padecimiento de fracturas óseas. Causas de la osteopenia La osteopenia viene determinada por el pico máximo de masa ósea que cada individuo tiene y que se suele alcanzar a en torno a los 25-30 años. A partir de los 40 años la masa ósea va disminuyendo, habiendo un desbalance en los procesos de destrucción y producción de hueso que se producen durante toda la vida adulta, determinado por factores genéticos y la disminución de estrógenos en mujeres postmenopáusicas. Síntomas de la osteopenia La osteopenia en sí misma, como la osteoporosis, no produce síntomas claramente achacables a su padecimiento , salvo cuando se producen fracturas o microfracturas óseas. Tratamiento para la osteopenia El tratamiento de la osteopenia está basado en la indicación de realización de medidas generales como realizar ejercicio (andar, correr, nadar...) y administrar en la dieta un adecuado aporte de calcio y vitamina D. Cuando se determina analíticamente que existe déficit de estos dos componentes, el médico puede indicar un tratamiento específico según la carencia que se establezca de vitamina D y calcio en el paciente. En principio, los fármacos que se utilizan para el tratamiento de la osteoporosis no están aprobados para su uso en el tratamiento de la osteopenia, reservándose a los casos de diagnóstico de osteoporosis asociados a un aumento real de riesgo de fracturas. Pruebas complementarias del tratamiento de la osteopenia Se puede realizar una analítica de sangre con determinación de calcio, fósforo y fosfatasa alcalina, entre otros. La prueba complementaria de referencia para poder decir que un paciente tiene osteopenia es la densitometría ósea o DEXA ( Dual Energy X-Ray Absorptiometry ), prueba precisa que utiliza una mínima radiación y es un estudio rápido de realizar. Se establecen los  valores en columna lumbar y cadera, de tal manera que se indica que existe osteopenia cuando los resultados de su índice “T-score” son entre -1.0 y -2.4, desviaciones estándar en comparación a una población de referencia con una densidad mineral ósea normal. Factores de riesgo que pueden desencadenar la osteopenia Los principales factores de riesgo para el desarrollo de la osteopenia son : El déficit de estrógenos asociado a la menopausia. La edad, a partir de los 50 años sobre todo. Cuanto mayor edad tenga el individuo, más riesgo existe de que este padezca osteopenia. Antecedentes familiares de osteopenia, osteoporosis o fracturas óseas. Toma de determinados fármacos como glucocorticoides sistémicos, heparina, anticonvulsivante...etc. Padecimiento de enfermedades como hipogonadismo (testículos u ovarios no funcionales), hiperparatiroidismo, artritis reumatoide, síndrome de malabsorción, enfermedad celíaca...etc. Alimentación deficiente y alteraciones alimentarias derivadas de patologías como anorexia o bulimia. Complicaciones de la osteopenia Desarrollo de osteoporosis. Fracturas óseas, siendo más frecuentes en columna, cadera y antebrazo. Desarrollo de alteraciones biomecánicas como pérdida de altura, deformidad en la columna, dorso-lumbalgias,  etc. Prevención de la osteopenia Realización de ejercicio físico aeróbico como caminar a paso vivo, correr, montar en bicicleta o saltar, por ejemplo. Garantizar una exposición solar diaria en manos, cara y brazos al menos durante 10-15 minutos al día, dos a tres veces por semana. Evitar el consumo de tabaco. Dieta variada y que contenga suficiente aporte de calcio (1gr/día en mujeres premenopáusicas; 1.2-1.5 gr/día durante el embarazo y la lactancia y 1.5 gr/día en mujeres postmenopáusicas). Evitar tóxicos como el alcohol y un exceso de ingesta de café. Especialidades a las que pertenece la osteopenia La osteopenia puede ser valorada y diagnosticada por el médico de atención primaria, el médico reumatólogo y el traumatólogo . En ocasiones, en las revisiones ginecológicas de las paciente en edad postmenopáusica, el ginecólogo también valora realizar una densitometría para diagnosticar la influencia de este proceso fisiológico en los huesos. Preguntas frecuentes ¿Qué debe comer una persona con osteopenia? Es recomendable comer alimentos ricos en calcio como leche, quesos, yogures, yema de huevo, frutos secos, legumbres, espinacas, grelo, brócoli, acelga, cardo, col lombarda...etc. También alimentos que contengan vitamina D como el pescado azul (salmón, sardinas o caballa) ¿Qué es la osteopenia periarticular? Es la pérdida de densidad mineral ósea producida alrededor de las articulaciones. ¿Cuál es el médico especialista en osteopenia? El reumatólogo es el médico especialista en osteopenia y osteoporosis. ¿Qué diferencia hay entre la osteopenia y la osteoporosis? La diferencia entre osteoporosis y osteopenia es la cuantía o importancia de la pérdida total de masa ósea del hueso. Así, se considera osteopenia la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal, y osteoporosis una densidad ósea inferior a 2.5 desviaciones estándar respecto al pico de masa ósea en adultos sanos. ¿Qué es el reuma? El término reuma no es un término médico, es una denominación coloquial para referirse al conjunto de patologías que afectan al aparato locomotor.
Espondilosis
Enfermedad

Espondilosis

¿Qué es la espondilosis? La espondilosis, también conocida como osteoartritis o artritis vertebral , es un proceso degenerativo y progresivo de los discos intervertebrales , que puede provocar la pérdida de estructura y función espinal normal. Es una patología que está caracterizada principalmente por el desgaste de los discos que se encuentran entre las vértebras de la columna. Dicha pérdida de volumen provoca episodios de dolor que pueden llegar a ser incapacitantes. Los discos intervertebrales son los que dan soporte a la columna al proveer amortiguación natural para mantener diferentes posturas. Este trastorno puede afectar las diferentes regiones de la columna como son cervical (cuello), torácica (parte media de la espalda), y lumbar (parte baja de la espalda). Es una enfermedad muy común, es más frecuente en hombres que en mujeres y  en personas entre los 40 a 60 años. Tipos de espondilosis Los tipos de espondilosis se clasifican según la zona de la columna vertebral más afectada por la enfermedad, como son: Espondilosis cervica l: es la condición que afecta a los discos intervertebrales en la parte alta de la espalda, así como a los huesos del cuello. Se caracteriza por dolor de cabeza, de hombros y cuello, siendo un padecimiento común en personas que soportan más estrés en la zona, como los deportistas. Espondilosis lumbar: es la que afecta el área lumbar de la espalda o parte baja. Este tipo de espondilosis es un tanto más común, debido a que tiene una estrecha relación con las lesiones deportivas. La mayoría de los dolores en esta zona tienen otros orígenes, aun cuando se demuestre la existencia del desgaste discal. Es muy común en mujeres, ya que tiene una relación directa con el periodo de gestación. Espondilosis dorsal: es un tipo muy poco común de esta condición, afectando la zona torácica. Los dolores o molestias de esta zona  son debidos principalmente a la edad, la mala postura o a trabajos muy pesados. Causas de la espondilosis La espondilosis, como muchas de las otras condiciones degenerativas que afectan a huesos y articulaciones, es producto de una vida de presión anormal y desgaste excesivo de la estructura ósea, debido a potenciales abusos físicos y al envejecimiento. Los discos actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna vertebral. Hacia los 40 años, los discos vertebrales de la mayoría de las personas comienzan a deshidratarse y a encogerse, lo que crea mayor contacto de los huesos entre las vértebras. La distribución inadecuada de la presión sobre la columna vertebral, las malas posturas por largos periodos de tiempo, las hernias en los discos, el crecimiento excesivo de huesos y la deshidratación de los discos, podrían ser otras causas. Síntomas de la espondilosis El principal síntoma de la espondilosis es el dolor en las diferentes zonas de la espalda, cercana al área desgastada, que puede parecer una distensión muscular. El dolor puede ser leve o profundo, y tan intenso, que incluso el paciente no puede moverse. Los síntomas a menudo se presentan de manera lenta con el tiempo, pero pueden comenzar o empeorar súbitamente. La inflamación o hernia de los discos vertebrales puede provocar dolor de cabeza, de espalda o inmovilidad de la zona afectada, lo cual también puede causar espasmos musculares y una crisis de dolor. Tratamiento de la espondilosis El objetivo del tratamiento de la espondilosis es aliviar el dolor, ayudar a mantener las actividades habituales tanto como sea posible, y evitar lesiones permanentes a la médula espinal y los nervios. Entre las opciones más comunes de tratamiento tenemos: la fisioterapia , que contribuye a reducir la incomodidad sufrida y a aliviar las tensiones entre los discos vertebrales, masajes especializados, quiropráctica, osteopatía, y las terapias de compresas frías en casa. El uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios es común cuando el dolor se agudiza. En el último de los casos y solo cuando el paciente experimenta limitaciones en el movimiento, dolor insoportable o pérdida de la sensibilidad, el médico podría contemplar la opción quirúrgica. La cirugía para espondilosis se basa en aliviar la presión existente en la médula espinal y los nervios. Pruebas complementarias del diagnóstico de la espondilosis Para el diagnóstico y el tratamiento de la espondilosis se realizan pruebas como: radiografías , ya que con esta prueba el desgaste o la hernia discal serán visibles fácilmente. También puede realizarse una resonancia magnética o una tomografía axial computarizada, en las cuales el médico o especialista puede definir si el desgaste de los discos es el causante del dolor. Factores de riesgo de la espondilosis Entre los factores que aumentan el riesgo de tener la espondilosis están: la edad , ya que mientras más se envejece más riesgo se tiene de padecer esta enfermedad, los trabajos que requieren hacer movimientos repetitivos del cuello, adoptar una postura incómoda, el sobrepeso , tener una mala nutrición, ya que la descalcificación ósea es un factor principal para sufrir esta enfermedad, predisposición genética, tabaquismo y las lesiones traumáticas anteriores parecen aumentar el riesgo de espondilosis, entre otros factores. Complicaciones de la espondilosis  Si la médula espinal o las raíces nerviosas se comprimen gravemente como resultado de espondilosis el daño puede ser permanente. Otras complicaciones podrían incluir: Incapacidad para retener las heces o la orina. Pérdida de la función o sensibilidad muscular. Equilibrio deficiente. Prevención de la espondilosis Para prevenir esta enfermedad es necesario: Mantener una buena postura al sentarse o estar de pie. No levantar objetos pesados o hacerlo de manera apropiada. No fumar o tomar alcohol en exceso. Mantener un peso saludable. Hacer ejercicio periódicamente. Especialidades a las que pertenece Las especialidades médicas a las que pertenece la espondilosis son la ortopedia , que es la especialidad médica y quirúrgica dedicada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y lesiones del sistema musculoesquelético. La neurocirugía, que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de trastornos del cerebro, la médula espinal, la columna vertebral y los nervios periféricos de todas partes del cuerpo. Preguntas frecuentes ¿Qué es la espondilosis lumbar baja? La espondilosis lumbar baja es la que se da cuando el desgaste de los discos intervertebrales se encuentra en la región lumbar, la cual comprende entre las vértebras L1 a L5. ¿Cuáles son los signos de la espondilosis? La espondilosis presenta signos degenerativos en el cuerpo vertebral, con deformaciones y osteofitos (espolones óseos) que son proyecciones de hueso en forma de pico de loro. ¿Cuál es la zona lumbar de la espalda? La zona lumbar de la espalda comprende entre las vértebras L1 y L5. ¿Cuál es la zona cervical de la espalda? La zona cervical de la espalda comprende entre las vértebras C1 a C7.
Osteomielitis
Enfermedad

Osteomielitis

¿Qué es la osteomielitis? La osteomielitis es la infección de un hueso y la médula ósea, que se caracteriza por la destrucción progresiva inflamatoria del tejido óseo y que suele producirse principalmente por bacterias piogenas (que producen pus) así como, en algunos casos, por micobacterias y/u hongos. Involucra y afecta las diferentes estructuras óseas como el periostio, la cavidad medular, el endostio y en ocasiones vasos sanguíneos y nervios . Periostio : membrana de tejido conjuntivo, adherida exteriormente a los huesos, que sirve para su nutrición y regeneración. Cavidad medular : es el espacio interno de la diáfisis (parte tubular de un hueso largo), que contiene a la médula ósea amarilla grasa Endostio : membrana vascular delgada del tejido conjuntivo que rodea la superficie interior del tejido óseo que forma la cavidad medular de los huesos largo. Las infecciones pueden llegar al hueso a través del torrente sanguíneo o pueden diseminarse a través del tejido que lo rodea. Es más común en gestantes, niños y adultos de edad avanzada, aunque puede afectar a personas de todas las edades. Afecta más a los hombres que a las mujeres. La población con mayor riesgo incluye a las personas cuyo sistema inmunológico se encuentra debilitado. En niños con mayor frecuencia resultan afectados los huesos largos de brazos y piernas. En los adultos, la osteomielitis es más probable que se manifieste en los huesos de la columna vertebral. La destrucción ósea puede ser muy extensa si no se hace un diagnóstico rápido y se inicia el tratamiento. Tipos de osteomielitis Los tipos de osteomielitis incluyen: Osteomielitis aguda : es aquella que evoluciona en menos de dos semanas.  Es la infección bacteriana piógena (produce pus) localizada en huesos a partir de un área previamente infectada del organismo y que se denomina foco primario. El foco primario puede estar en intestino, oído medio, o a partir de piel: forúnculo, ántrax, celulitis...etc. Osteomielitis crónica : es la que evoluciona en más de cuatro semanas o que no responde al tratamiento antibiótico y requiere cirugía para su curación. Son los enfermos que una vez pasado el período agudo, con tratamiento o sin él, presentan supuración piógena crónica del hueso, siendo característica la presencia de secuestro, cavidades y fístulas. Osteomielitis no hematógena : la que ocurre por inoculación directa, tras un traumatismo o cirugía o por diseminación a partir de un foco contiguo, generalmente celulitis. Causas de la osteomielitis Las causas de la osteomielitis son principalmente bacterianas, debido al   Staphylococcus aureus . Los tipos de gérmenes que normalmente se encuentran en la piel o en la nariz de las personas sanas, provocan la mayoría de los casos de osteomielitis. Dependiendo de la forma en la que el hueso se infecta y de la edad de la persona, otros tipos de bacterias pueden también causar esta enfermedad. Las bacterias pueden infectar a los huesos de varias maneras, pudiendo llegar al hueso a través del torrente sanguíneo proveniente de otras áreas infectadas del cuerpo. Otra forma de contraer la osteomielitis es por una infección directa, cuando la bacteria entra en los tejidos del cuerpo a través de una herida y viaja hasta el hueso. Un hueso también puede infectarse cuando el riego sanguíneo al área del hueso se interrumpe. Esto puede ocurrir en las personas mayores que sufren de arteriosclerosis, lo cual es un estrechamiento de los vasos sanguíneos, o si hay una asociación con la diabetes. Síntomas de la osteomielitis Los síntomas de la osteomielitis incluyen: fiebre y/o escalofríos, dolor severo en el área del hueso infectado, irritabilidad o letargo en niños pequeños, hinchazón, así como calor y enrojecimiento sobre la zona de la infección. A veces la osteomielitis no produce signos ni síntomas o tiene signos y síntomas que son difíciles de distinguir de otros trastornos . Tratamiento para la osteomielitis La osteomielitis aguda requiere de tratamiento antibiótico que debe ser iniciado sin demora, aunque idealmente se debería obtener una muestra de material infeccioso previamente y comenzar el tratamiento en las primeras 72 horas desde el inicio del cuadro, pues en ese período el hueso aún conserva una adecuada irrigación sanguínea y el antibiótico llega mejor al foco infeccioso. En la osteomielitis crónica, además del uso de antibióticos de forma prolongada , en muchas ocasiones, se requiere cirugía, limpiando la zona afectada del material infeccioso, desbridando los tejidos muertos para facilitar la llegada del antibiótico, y rellenando los defectos óseos. También se puede aplicar un tratamiento antibiótico local en el hueso afectado. Pruebas complementarias del tratamiento de la osteomielitis Para el diagnóstico y tratamiento de la osteomielitis es necesario un análisis de sangre que puede revelar niveles altos de glóbulos blancos y otros factores que pueden indicar que el organismo está combatiendo una infección. Si la causa de la osteomielitis es una infección de la sangre , el análisis puede revelar qué gérmenes son los causantes. Otras pruebas importantes son las radiografías, que pueden revelar el daño en el hueso, o exploración por tomografía computarizada (escáner) y la resonancia magnética, así como la biopsia ósea. Factores desencadenantes de la osteomielitis No se conoce un factor específico que pueda desarrollar la osteomielitis. Factores de riesgo de la osteomielitis Los factores que aumentan el riesgo de la osteomielitis incluyen traumas, fracturas óseas graves o heridas punzantes profundas, ya que abren una vía para que las infecciones ingresen al hueso y al tejido que lo rodea. Otros factores de riesgo son los trastornos de la circulación, las afecciones que requieren vías intravenosas o sondas y los trastornos que afectan el sistema inmunitario . Las personas que se inyectan drogas intravenosas tienen más probabilidades de tener osteomielitis porque habitualmente usan agujas no estériles y no desinfectan la piel antes de las inyecciones. Gestantes y niños son de igual modo más propensos a esta enfermedad, así como las personas con diabetes, osteoartritis, neoplasias (tumores) o prótesis articulares. Complicaciones de la osteomielitis Las complicaciones de la osteomielitis incluyen: Muerte ósea (osteonecrosis). Alteración del crecimiento. Artritis séptica. Cáncer de piel. Prevención de la osteomielitis La prevención de la osteomielitis no siempre es posible porque no es una infección predecible, está más asociada a tomar medidas de protección para la salud que disminuyan los factores de riesgo, como: Evitar caídas o lesiones osteomusculares en niños y ancianos. Cuidado de fracturas óseas expuestas o que se puedan ver a través de la piel. Prevenir las infecciones de la piel debidas a diabetes mellitus. Desinfectar bien las heridas y tenerlas limpias y secas. Especialidades a las que pertenece la osteomielitis La osteomielitis pertenece a la especialidad de traumatología y ortopedia , es la parte de la medicina que se dedica al diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de lesiones y enfermedades del sistema musculoesquelético del cuerpo humano. Este complejo sistema incluye los huesos, las articulaciones, los ligamentos, los tendones, los músculos y los nervios que le permiten a una persona moverse, trabajar y ser activa. Preguntas frecuentes ¿Qué bacteria causa la osteomielitis? La bacteria más común que causa la osteomielitis es la Staphilococcus aureus , aunque existen otros tipos de micobacterias que también la pueden causar. ¿Qué es la osteomielitis maxilar? La osteomielitis maxilar es una infección odontógena de etiología bacteriana donde los agentes causales son los de la cavidad oral, como   Staphylococcus aureus entre otros. Afecta principalmente al maxilar inferior, y en raras ocasiones puede afectar al superior; esto es debido a que este tiene una mayor vascularización. ¿Qué es un absceso de Brodie? El absceso de Brodie es un absceso intraóseo relacionado con un foco de osteomielitis piógena sub-aguda definida por cierta características clínicas, radiológicas y patológicas. ¿Qué es la osteoesclerosis? La osteoesclerosis es una lesión consistente en un engrosamiento del hueso, aumento de su densidad, con posible disminución del espacio medular y la consiguiente atrofia de la médula ósea. ¿Qué es la pseudoartrosis? La pseudoartrosis es una articulación falsa que se forma después de una fractura cuyos fragmentos óseos no se han consolidado.