Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Náuseas y vómitos

Náuseas y vómitos

Chequeos médicos

Ante síntomas de náuseas y vómitos puede resultar interesante hacerse un chequeo médico completo. Elige cuál te conviene más y la clínica más cercana.

Comprar chequeo

Actualizado el 20/07/2021


Las náuseas y los vómitos constituyen un motivo muy frecuente de consulta en el ámbito de la atención primaria, los servicios de urgencias y en las consultas de medicina interna y gastroenterología.

¿En qué consisten los vómitos?

El vómito o emesis es una contracción forzada del estómago que impulsa el contenido gástrico al exterior, pasando por el esófago y la boca.

El vómito puede estar precedido de náuseas, una sensación desagradable que se localiza vagamente en el epigastrio o la garganta y puede o no culminar en vómito. El vómito, generalmente, se considera un síntoma leve.



El vómito o emesis es una contracción forzada del estómago que impulsa el contenido gástrico al exterior, pasando por el esófago y la boca.

Tipos de vómitos

En primer lugar, los vómitos pueden ser agudos, asociados a infecciones, fármacos e intoxicaciones y crónicos, asociados a determinadas patologías.

En función de sus características y composición del vómito se pueden clasificar, entre otros, como:

  • Vómito alimentario. El contenido del vómito son alimentos parcialmente digeridos.
  • Hematemesis, en la que se vomita sangre por úlcera gástrica, cáncer de estómago, rotura de venas esofágicas, etc. Es una situación grave que requiere de atención urgente.
  • Vómito en posos de café. Es un vómito oscuro con sustancias que recuerdan los posos del café (jugo gástrico mezclado con sangre coagulada), y que indican hemorragia digestiva. También requiere atención urgente.
  • Fecaloideo. Presenta contenido fecal, lo que indica obstrucción intestinal.
  • Vómito no digerido. Indica una obstrucción del esófago o intoxicación alimentaria que impide que los alimentos accedan al estómago.
  • Bilioso. Aparecen restos de bilis. Suele ser causa de vómitos prolongados.



Causas de los vómitos

Las náuseas y los vómitos pueden estar provocados por múltiples causas que se pueden clasificar en los siguientes grupos o categorías:

  • Toxinas y fármacos, incluyendo la quimioterapia antineoplásica.
  • Causas viscerales que incluyen afecciones gastrointestinales, cardiovasculares y nefro-urológicas.
  • Enfermedades del sistema nervioso central causantes de hipertensión y trastornos vestibulares.
  • Cambios y trastornos hormonales o endocrino-metabólicos (incluyendo el embarazo).
  • Náuseas y vómitos que aparecen en el postoperatorio, el síndrome de los vómitos cíclicos, y las causas psicógenas.

De este modo, algunas patologías o afecciones que pueden cursar con náuseas y vómitos incluyen la meningitis, el tratamiento con algunos fármacos, la gastroenteritis, las intoxicaciones alimentarias y alergias, consumo excesivo de alcohol y drogas, esofagitis y úlceras gástricas, hepatopatías, pancreatitis, cólico nefrítico, obstrucción intestinal, el vértigo, asco o repugnancia, el dolor de cabeza, un tumor cerebral, el embarazo y la menstruación, una insolación o golpe de calor y el estrés, la ansiedad y las llamadas de atención en niños.



Diagnóstico de vómitos ¿Qué puede ser?

A pesar del amplio espectro de posibles causas, la mayoría de casos puede ser diagnosticada por los datos que proporciona la historia clínica, el reconocimiento físico y algunas pruebas de laboratorio.

De este modo, las pruebas diagnósticas que puede practicar el médico pueden incluir:

  • Historia clínica. Incluye las preguntas al paciente sobre las características del vómito, antecedentes, medicación, posibilidad de embarazo, etc.
  • Exploración física. Principalmente del abdomen para ver si está inflamado, blando o con dolor.
  • Análisis de sangre. Para valorar la pérdida de sangre en caso de hemorragia o si hay alguna enfermedad metabólica o infecciosa.
  • Prueba de embarazo (en caso de sospecha).
  • Estudio de intolerancias, alergias y sensibilidad alimentaria.
  • Colonoscopia, gastroscopia o ecografía, cuando hay sospecha de causa digestiva.
  • Radiografía de abdomen para descartar obstrucción intestinal.
  • TAC y resonancia magnética, cuando existe la sospecha de un tumor.
  • Evaluación psicológica en caso de posible patología psicológica o trastorno de la alimentación.



Complicaciones de los vómitos

Las complicaciones que se pueden producir en pacientes con vómitos incluyen los trastornos hidroelectrolíticos y del estado nutricional y aparición de lesiones estructurales.

En cuanto al primer caso, el contenido del vómito es rico en electrolitos, por lo que los vómitos reiterados pueden producir la pérdida hídrica (agravada por las pérdidas de sodio) y alcalosis hipoclorémica e hipopotasémica. Por otro lado, la intolerancia alimentaria que acompaña al síndrome emético puede provocar la aparición de malnutrición.

En cuanto a las lesiones estructurales, la exposición repetida de la mucosa del esófago al ácido estomacal puede provocar una esofagitis erosiva grave. Además, si el vómito es emitido con esfuerzo, se puede deteriorar la unión de la mucosa del esófago con el estómago que puede derivar en el desgarro de la pared esofágica en los casos más graves.



Tratamiento para los vómitos ¿Qué hacer?

El objetivo del tratamiento para las náuseas y vómitos debe abordar la causa que lo provoca, así como conseguir el alivio de los síntomas y corregir los problemas hidroelectrolíticos y nutricionales.

Para evitar la deshidratación, se debe mantener una correcta pauta de hidratación y reposición hidroelectrolítica, con la aplicación de suero fisiológico si fuera necesario.

También se puede prescribir dieta blanda y de fácil digestión en caso de trastorno gastrointestinal.

La prescripción de medicamentos antieméticos puede ser útil para eliminar las náuseas y vómitos. Para los vómitos del embarazo, usualmente, no suelen prescribirse antieméticos antes de las 12 semanas de gestación.

Otros medicamentos que se pueden emplear incluyen los antihistamínicos y neurolépticos.

En algunos casos, como retención alimentaria, vómitos fecaloideos y vómitos hemáticos se puede proceder al lavado gástrico, con la utilización de una sonda nasogástrica para vaciar contenido estomacal.

Finalmente, en casos de trastornos de la alimentación como anorexia y bulimia será necesario un seguimiento psicológico periódico.


Bibliografía



Preguntas frecuentes

¿Qué provoca el vómito?

El vómito es un síntoma provocado por una alteración del sistema nervioso central, por la ingesta de alimentos en mal estado, por alergias o intolerancias a alimentos. También son causados por alguna patología digestiva, patología psíquica o enfermedades del oído. Otras causas de los vómitos pueden ser los movimientos y mareos producidos durante los viajes.


¿Qué son las náuseas?

Las náuseas son una sensación de asco y malestar de estómago y no siempre desembocan en vómito. Suelen ir acompañadas de dolor de cabeza, sudoración y mareo.


¿Qué es el vómito en poso de café?

El vómito en posos de café es indicativo de hemorragia digestiva. Se caracteriza por ser un vómito marrón oscuro con trazas de sangre que recuerdan a los posos de café. El paciente que los presenta debe ser tratado con urgencia.


¿Qué es una úlcera sangrante en el estómago?

La úlcera sangrante en el estómago es la erosión o herida que aparece en la mucosa gástrica, lesionando los vasos sanguíneos y haciendo que sangren. La causa puede ser un déficit en la mucosa que protege el estómago, o por un aumento en la acidez de los jugos gástricos que deteriora las paredes estomacales. Es una urgencia médica que puede poner en riesgo la vida del paciente si el sangrado es importante.


¿Qué es el síndrome de vómitos cíclicos?

El síndrome de vómitos cíclicos es una patología pediátrica que se caracteriza por la aparición de episodios repetidos de náuseas y vómitos. La enfermedad suele aparecer a los 3-7 años y desaparece en la adolescencia. Las causas del síndrome de vómitos cíclicos no son conocidas, pero pueden estar relacionadas con las migrañas que padecen muchos niños con el síndrome.