1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Dificultad para Respirar

Dificultad para Respirar

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿En qué consiste la dificultad para respirar?

La dificultad para respirar también es denominada disnea y consiste en la incapacidad de obtener suficiente cantidad de oxígeno para respirar, originando una sensación de ahogamiento.

La dificultad para respirar puede ser aguda cuando sus síntomas duran unos días, o crónica, cuando supera los tres meses de duración.

Tipos de dificultades para respirar

La dificultad para respirar puede ser aguda cuando sus síntomas duran unos días, o crónica, cuando supera los tres meses de duración. También se diferencia entre disnea de reposo y de esfuerzo, según el momento en el que se produce. O denominarse ortopnea nocturna, cuando se origina al permanecer tumbado desapareciendo al incorporarse, o platipnea cuando empeora al estar sentado o de pie. Es importante distinguir las diferentes tipologías para poder diagnosticar y actuar rápida y certeramente.

Posibles causas de la dificultad para respirar

La dificultad para respirar puede tener diversas causas:

  • Trastorno de estrés o crisis de ansiedad.
  • Ejercicio físico intenso.
  • Ascenso a grandes alturas.
  • Obesidad.
  • Embarazo avanzado.
  • Tabaquismo.
  • Contaminación o presencia de partículas de polvo en el ambiente.
  • Asma.
  • Apnea del sueño.
  • Vegetaciones.
  • Bocio tiroideo o agrandamiento de la glándula tiroides.
  • Fractura de costillas.
  • Inflamaciones como epiglotitis, laringitis, o traqueítis.
  • Obstrucción de las vías respiratorias por atragantamiento.
  • Reacción alérgica.
  • Intoxicación con monóxido de carbono.
  • Difteria o infección de las vías respiratorias.
  • Neumonía.
  • Neumotórax.
  • Bronquitis.
  • Broncoespasmo o estrechamiento de las vías respiratorias.
  • Hipoxemia o disminución de oxígeno en sangre.
  • Líquido entre los pulmones y la pared torácica.
  • Inflamación de los pulmones (causada por radioterapia, por ejemplo).
  • Embolia pulmonar o coágulos de sangre.
  • Ataque cardíaco.
  • Miocardiopatía.
  • Arritmias cardíacas.
  • Pericarditis o inflamación del tejido que rodea el corazón.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Presión arterial baja.
  • Enfermedad pulmonar como cáncer de pulmón, edema pulmonar, embolia pulmonar, hipertensión, sarcoidosis, tuberculosis, EPOC...etc.

Diagnóstico de la dificultad para respirar ¿Qué puede ser?

El médico deberá efectuar un diagnóstico cuanto antes, ya que la situación del paciente podría agravarse rápidamente hasta llegar a producirse en los casos más graves una parada respiratoria.

Primero se evalúan los signos vitales (fiebre, tensión arterial, pulso, saturación de oxígeno...etc), mientras se revisan los antecedentes médicos y se pregunta al paciente sobre la sintomatología.

La exploración física se centra en los pulmones, auscultando con un fonendoscopio o estetoscopio para encontrar signos de congestión, sibilancias o sonidos extraños, y también en el corazón, para detectar posibles soplos. Además, se revisa todo el cuerpo en general para detectar otras afecciones, por ejemplo, se comprueba si hay hinchazón de piernas, esto ayuda a detectar una insuficiencia cardíaca o un coágulo de sangre.

Algunas pruebas complementarias que se pueden realizar según el caso de dificultad respiratoria son:

  • Pruebas de sangre: como gasometría arterial. Mediante una toma de sangre arterial se comprueba el nivel de saturación de oxígeno en sangre y se mide la cantidad de oxígeno y de dióxido de carbono que hay presente en la sangre.
  • Radiografía de tórax: imagen de rayos X para observar las estructuras internas del tórax y los pulmones.
  • Tomografía computarizada del tórax: extracción de imágenes a través de un escáner para comprobar si hay problemas respiratorios relacionados con la radioterapia o la quimioterapia.
  • Ecocardiografía: para generar imágenes del corazón.
  • Electrocardiograma: para registrar la actividad eléctrica del corazón.
  • Test de esfuerzo: para evaluar el rendimiento físico.
  • Broncoscopia: visualización de las vías respiratorias hasta los pulmones a través de la introducción de un tubo con una micro cámara.
  • Gammagrafía: inyección en vena de un medio de contraste para descartar coágulos. Se realiza si hay sospecha de embolia pulmonar.
  • Espirometría: prueba que consiste en respirar fuerte por un tubo para verificar la función y la capacidad pulmonar.
  • Pruebas de alergia: si hay evidencia de que la falta de aire es causa de una reacción alérgica

Tratamiento de la dificultad para respirar ¿Qué hacer?

El tratamiento a pautar cuando aparece una deficiencia respiratoria dependerá de la causa que la origina, pero antes que nada, conviene que el paciente mantenga la calma y que permanezca sentado o semisentado. Algunos tratamientos habituales pueden ser:

  • Primeros auxilios si la dificultad respiratoria es grave.
  • Extracción de un cuerpo extraño de las vías respiratorias si fuera el caso.
  • Técnicas de relajación y meditación, sobre todo si el origen de la falta de respiración es un cuadro ansiolítico. Si el estrés es crónico, conviene acudir a sesiones de psicología o psicoterapia.
  • Si existe hiperventilación, respiración a través de una bolsa.
  • Dejar de fumar.
  • Adelgazar, con dieta equilibrada y deporte, si la causa es el sobrepeso.
  • Uso de un inhalador o nebulizador para administrar medicamentos directamente a los pulmones (especialmente para casos de asma, bronquitis crónica, EPOC...etc.)
  • Farmacología: se prescriben analgésicos como la morfina para actuar en el sistema nervioso central, ansiolíticos para controlar el dolor y la ansiedad, diuréticos para eliminar los líquidos del cuerpo en casos de insuficiencia cardíaca, antibióticos si se presenta infección (como en el caso de una bronquitis o una neumonía), anticoagulantes, si existen coágulos de sangre, broncodilatadores para abrir las vías respiratorias, inyección de adrenalina en episodios graves de reacción alérgica, o esteroides para reducir la inflamación.
  • Fisioterapia respiratoria para mejorar la oxigenación y facilitar la expectoración de secreciones.
  • Ventilación pulmonar asistida u oxigenoterapia mediante cánulas nasales o mascarilla facial, cuando el nivel de oxígeno en sangre es bajo.
  • Cirugía turbinada para expandir las paredes nasales.
  • Ultrafiltración para eliminar exceso de líquido en la sangre.
  • Traqueotomía, crear un orificio en la tráquea para facilitar la entrada de aire.
  • Sesiones de quimioterapia o radioterapia si hay presencia de tumores o cáncer.

Cuando se manifiestan problemas respiratorios a consecuencia de enfermedades ya diagnosticadas, se debe seguir el tratamiento previamente pautado por el especialista.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la disnea?

La disnea es la dificultad para respirar, manifestada como una sensación de falta de aire y ahogo.

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica que provoca inflamación y estrechez de las vías respiratorias y, como consecuencia, los pulmones reciben menos aire, dificultando así la respiración.

¿Qué hacer en caso de falta de aire?

Ante un episodio de falta de aire o incapacidad respiratoria hay que mantener la calma, sentarse cómodamente, comprobar que no hay obstáculos obstruyendo la nariz o boca (retirando la prótesis dental en caso de tenerla), desabrocharse la camisa o desprenderse de ropa ajustada y, buscar compañía por si se necesita ayuda o surgen complicaciones. Conviene abanicarse el rostro con cualquier objeto al alcance, como un cuaderno, y abrir la ventana de la habitación para airear el ambiente. Si el episodio no mejora al cabo de media hora, se debe acudir a urgencias. Si es un problema de falta de respiración crónico conviene estar preparados, tener a mano la medicación, el inhalador o el oxígeno pautado por el médico, modificar la posición hasta encontrar una que permita mejorar la entrada de aire, seguir algún método de relajación como escuchar música y, realizar la técnica de respiración con los labios fruncidos (este método consiste en inhalar lentamente por la nariz en dos tiempos agrandando el abdomen, después se fruncen los labios, como si se fuese a silbar o a apagar una vela) y, por último, se debe exhalar lentamente a través de los labios en cuatro o más tiempos, repitiendo todo el proceso las veces que resulte necesario hasta mantener una respiración normal.  

¿Qué son las sibilancias?

Las sibilancias son un silbido agudo producido al respirar. Es un síntoma de la existencia de un problema respiratorio, como un estrechamiento o una pequeña obstrucción de las vías respiratorias. Sus causas pueden ser asma, neumonía, bronquitis, reflujo gastroesofágico, insuficiencia cardíaca, tabaquismo...etc.

¿Qué es la apnea?

La apnea es un trastorno que obstruye las vías respiratorias durante segundos y repetidas veces por hora. La más común es la apnea del sueño y suele ir acompañada de ronquidos. Durante la apnea se pausa la respiración, pero el corazón continúa latiendo.

Artículos relacionados Ver todos
Transplante de Pulmón
Contenido de salud

Transplante de Pulmón

Definición  El trasplante de pulmón es un procedimiento quirúrgico que consiste en reemplazar uno o ambos  pulmones enfermos, que no funcionan correctamente, por un pulmón sano generalmente de un donante fallecido o con muerte cerebral. El trasplante de pulmón se reserva para las personas que han probado otros tratamientos o medicamentos, pero cuyas enfermedades no han mejorado.  ¿Cómo es un trasplante de pulmón?  El trasplante de pulmón se realiza bajo anestesia general, por lo que el paciente estará totalmente dormido. La cirugía se lleva a cabo con el uso de un sistema de circulación extracorporal. La máquina reemplazará temporalmente la función del corazón y los pulmones durante la cirugía, para mantener la circulación sanguínea a través del cuerpo y el intercambio de oxígeno y de dióxido de carbono. El cirujano hace un corte quirúrgico en el tórax para extraer el pulmón enfermo. Las vías respiratorias principales del pulmón enfermo y los vasos sanguíneos que se encuentran entre ese pulmón y el corazón se conectarán al pulmón donado. Si es un trasplante doble de pulmón, el cirujano trasplantará un pulmón por completo y luego empezará el procedimiento con el segundo. Una vez terminada la cirugía, se sutura la incisión y se insertan sondas pleurales durante varios días para drenar el aire, el líquido, y la sangre fuera del tórax, permitiendo que los pulmones se vuelvan a expandir totalmente. El paciente será desconectado del sistema de circulación extracorporal, y el corazón y pulmones reanudarán sus funciones normales.   Un trasplante simple de un pulmón generalmente puede tardar entre 4 y 8 horas , mientras que un trasplante doble de pulmón puede llevar entre 6 y 12 horas. ¿Para quién está indicado?   El trasplante de pulmón está indicado para pacientes menores de 65 años que tengan una enfermedad pulmonar grave, como son: Daño a las arterias del pulmón debido a una anomalía en el corazón por un defecto congénito. Destrucción de las vías respiratorias grandes y del pulmón. Fibrosis quística. Afecciones pulmonares en las cuales los tejidos pulmonares resultan inflamados o cicatrizados. Presión arterial alta en las arterias de los pulmones o sea,  hipertensión pulmonar. ¿Por qué se realiza? El trasplante de pulmón se realiza porque:   Los pulmones dañados pueden dificultar que el cuerpo reciba el oxígeno que necesita para sobrevivir. El daño pulmonar generalmente puede tratarse con medicamentos o con dispositivos de respiración especial. Sin embargo, cuando estas medidas ya no ayudan o si la función de los pulmones pone en riesgo la vida, es necesario realizar un trasplante pulmonar. Riesgos de un trasplante de pulmón  Entre los riesgos de un trasplante pulmonar están: Los pacientes pueden tener una reacción desfavorable a la anestesia. Formación de coágulos de sangre. Daño a los riñones, el hígado u otros órganos próximos a los pulmones. Rechazo del nuevo pulmón, lo cual puede suceder de inmediato, dentro de las primeras 4 a 6 semanas, o con el paso del tiempo. Que el pulmón trasplantado no funcione para nada.  Problemas a nivel del lugar en donde se fijaron los nuevos vasos sanguíneos y vías respiratorias. Diabetes, adelgazamiento de los huesos o niveles altos de colesterol a raíz de los medicamentos administrados después del trasplante. Alteraciones de la unión de los bronquios o de las venas y arterias. Parálisis del diafragma. Preparación  Para la preparación de un trasplante de pulmón, antes del procedimiento es necesario que: El médico realice examen médico completo, analíticas de sangre generales y específicas para valorar hacer el trasplante, electrocardiograma y radiografía de tórax y pruebas diagnóstica de imagen, como ecografía del pulmón. Pruebas para determinar el pronóstico del  paciente y asegurarse de que es apto para el trasplante de pulmón. Es necesario que el paciente realice una evaluación psicológica. El paciente debe seguir cualquier dieta que su equipo de trasplantes le recomiende. No puede ingerir alcohol bajo ninguna circunstancias. No debe fumar días previos a la cirugía. El paciente tendrá que intentar mantener su peso en el rango apropiado. Seguir el programa de ejercicios que su médico le recomiende. El paciente debe estar en ayunas al menos 8 horas antes del procedimiento. Se recomienda evitar tomar medicamentos anticoagulantes y antiinflamatorios antes o después del procedimiento, para evitar el riesgo de sangrado excesivo. La paciente debe informarle a su médico si se encuentra en estado de embarazo o si cree  que pueda estarlo. Cómo es la recuperación de un trasplante de pulmón La recuperación de un trasplante de pulmón, después del procedimiento conlleva: Durante las primeras 24 a 48 horas, el paciente necesitará permanecer en la sala de cuidados intensivos para que los médicos y enfermeros puedan controlar la situación cuidadosamente, para asegurar que el paciente no desarrolle infecciones y que su corazón y pulmones  estén trabajando bien.  El paciente podría permanecer en el hospital de 7 a 21 días después del trasplante. El período de recuperación inicial para el trasplante de pulmón es de aproximadamente 6 meses.  El primer año después del trasplante, cuando las complicaciones quirúrgicas, el rechazo y la infección suponen la mayor amenaza, es el período más crítico. Resultados  Los resultados de un trasplante de pulmón son muy beneficiosos, pudiendo mejorar considerablemente la calidad de vida de la persona que ha obtenido un nuevo órgano, si bien depende de la condición médica que causa  la necesidad de un trasplante. El pronóstico tras un trasplante de pulmón es variado. Algunos pacientes hacen una buena restauración, viviendo a lo largo de años y teniendo una vida activa, otros jamás pueden recobrar una salud completa. Preguntas frecuentes ¿Se puede vivir con un solo pulmón?  Sí es posible vivir con un solo pulmón, si el otro se encuentra completamente sano. Aunque la respiración no sea tan eficaz, es posible llevar una vida relativamente normal con un solo pulmón o incluso con parte de uno, con la excepción de que la realización de ciertas actividades físicas estarán relativamentes disminuidas.  ¿Qué tengo que hacer para ser donante de órganos?  Para ser donante de órgano hay que conocer la voluntad de la persona para serlo. Se suele solicitar una tarjeta de donantes que no tiene valor legal, sino únicamente testimonial. Esto significa que en el momento de fallecer, si es candidato para ser donante de órganos, la familia va a tener que firmar el consentimiento para proceder a la extracción. ¿Cuál es el porcentaje de éxito de un trasplante de pulmón?  El porcentaje de éxito tras un trasplante de pulmón alcanza casi el 80% al año y el 50% a los 5 años .  ¿Cuánto alarga la esperanza de vida un trasplante de pulmón?  La esperanza de vida de un trasplante de pulmón en algunos pacientes ha llegado a 10 años o más. Solo la mitad de los pacientes que se realizan el procedimiento siguen con vida después de 5 años. ¿Es muy larga la recuperación tras un trasplante de pulmón?  Sí, la recuperación de un trasplante de pulmón es muy larga . El paciente deberá permanecer en observación cuidadosa durante un año después de realizarse el trasplante, debido a que durante este tiempo es más probable el rechazo al pulmón.
Toracocentesis
Contenido de salud

Toracocentesis

Definición La toracocentesis es un procedimiento de cirugía menor, que se realiza para evacuar el líquido que se encuentra entre la pleura visceral y la pleura torácica (membrana que reviste los pulmones por fuera, y la pared torácica por dentro). ¿Cómo es la toracocentesis? La toracocentesis se realiza: Poniendo al paciente sentado al borde de una camilla, inclinado hacia delante, apoyado sobre una mesa. Se procede a desinfectar la zona sobre la que se va a pinchar, y por medio de un trocar (aguja especial para inserción profunda), se perfora la piel y los músculos de la pared torácica hasta llegar al espacio pleural (situado entre la pleura pulmonar y la torácica). Se extrae líquido a través de la aguja con una jeringa y, si fuera necesario, se manda a analizar. Si hay una gran cantidad de líquido, es posible que le coloquen una sonda conectada a una bolsa para que el líquido salga lentamente. Se procede a tapar el punto de inyección con un apósito estéril. ¿Para quién está indicada? La toracocentesis está indicada para personas que presentan derrame pleural que da lugar a un mal funcionamiento de los pulmones , al impedir su correcta expansión. El derrame puede ser de origen infeccioso o bien por tumores malignos.    ¿Por qué se realiza? La toracocentesis se realiza para extraer el líquido, que acumulado en la pleura da lugar a que los pulmones no se expanden con facilidad , esto se traduce en aumento de la disnea (dificultad para respirar) del paciente. Al retirar este líquido el paciente respirará mejor. También permite su análisis en el laboratorio para diferenciar un líquido infeccioso de uno que no lo es, y el estudio de posible tumoraciones malignas que lo hayan producido.   Riesgos de la toracocentesis Los riesgos de la toracocentesis son: Hemorragias y hematomas. Infecciones. Dificultad respiratoria.  Neumotórax (se produce entrada de aire en la pleura). Preparación La preparación de una toracocentesis conlleva la realización de un radiografía de tórax o una ecografía previa para conocer la situación del líquido y realizar la toracocentesis de forma efectiva. En los cinco días previos a la toracocentesis el paciente no debe consumir fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno, y si está anticoagulado debe de ponerlo en conocimiento del médico. Cómo es la recuperación de la toracocentesis La recuperación de la toracocentesis suele ser buena. En unas horas, salvo complicaciones, el paciente podrá realizar sus actividades normales excepto su actividad laboral , para la que debe de esperar unos 15 o 20 días. En las primeras 24 horas debe de ser revisado por un sanitario para comprobar que el apósito que se ha colocado no presenta un manchado anormal.  Resultados Los resultados de la toracocentesis son inmediatos. Si se trata de extraer líquido, el paciente recupera la función ventilatoria normal de los pulmones. Las pruebas de laboratorio pueden tardar entre una semana y quince días, ya que será preciso el cultivo para descartar posibles procesos infecciosos. También se envía el líquido a anatomía patológica en aquellos casos que se sospecha posibilidad de derrame maligno (producido por un cáncer), ya que esto permite conocer el tipo de cáncer que tiene el paciente. Preguntas frecuentes ¿Qué es la toracoscopia? La toracoscopia es una técnica quirúrgica que permite, abriendo el tórax, mirar patologías en su interior  ya sea a nivel pleural o pulmonar. Se realizan pequeñas incisiones de unos dos centímetros en el tórax por las que se mete el endoscopio (aparato quirúrgico que lleva una cámara en su extremo), y permite visualizar el interior. ¿Qué es la cavidad pleural?   La cavidad pleural es un espacio que se encuentra entre los pulmones y la pared torácica. Su límite son dos membranas llamadas pleura pulmonar, por cubrir los pulmones, y pleura torácica, por recubrir el interior de la pared torácica. Esta cavidad se encuentra normalmente vacía. Es pues una cavidad virtual pero en ciertas circunstancias se puede llenar de líquido, lo que se conoce como derrame pleural. Ante la rotura del pulmón por un traumatismo, esta cavidad también se llena de aire, es lo que se conoce como neumotórax.  ¿Qué es una punción en el pulmón? La punción pulmonar es la técnica quirúrgica que se realiza para extraer una muestra pequeña de tejido pulmonar , si se realiza a través del tórax se denomina punción pulmonar transtorácica. En esta técnica se realiza una punción con aguja fina, que puede ser guiada a través de una ecografía para localizar exactamente la zona que queremos biopsiar. ¿Dónde se hace la toracocentesis?  La toracocentesis es una técnica quirúrgica menor que se puede realizar en consultas equipadas para tal fin, conocido entre el personal sanitario como “quirofanito”, ya que requiere que se guarde cierto nivel de asepsia (limpieza propia de un quirófano) para evitar posibles complicaciones infecciosas. ¿Quién realiza la toracocentesis? La toracocentesis es una técnica que realiza el cirujano torácico, aunque también la pueden usar los neumólogos y los médicos intensivistas . Todas estas especialidades están formadas para realizar las toracocentesis y actuarán unos u otros dependiendo de las circunstancias del momento.
Taracotomía
Contenido de salud

Taracotomía

Definición La toracotomía es la técnica quirúrgica de cirugía mayor para acceder a los pulmones a través del tórax. [caption id="attachment_347898" align="alignnone" width="300"] Surgery. Cardiopulmonary bypass machine[/caption]   ¿Cómo es la toracotomía? El procedimiento para realizar una toracotomía incluye: Someterse a anestesia general. Se procede a situar al paciente de lado y se realiza una incisión de entre 20 y 30 centímetros a nivel del tórax. Se separan las costillas con un separador, para visualizar los pulmones. Se puede decidir en función de la patología realizar una biopsia (retirada de pequeña parte del tejido pulmonar), realizar una exéresis pulmonar (retirada de todo el pulmón) o realizar una lobectomía (retirada de una parte del pulmón). En la mayoría de los casos el paciente saldrá del quirófano con unos drenajes para eliminar el exudado (líquido que produce la herida) y los restos de sangre que pueden haber quedado durante la cirugía. Este drenaje se retirará a las 48 horas si todo evoluciona de forma correcta. ¿Para quién está indicada? La toracotomía está indicada en casos de: Masas pulmonares a estudiar para extraer una pequeña muestra. Tumores benignos que precisen retirar parte del tumor. Tumores malignos. Enfisemas (roturas del pulmón que dan lugar a infecciones de repetición). Abscesos pulmonares (infecciones localizadas) que no responden a tratamiento. ¿Por qué se realiza? La toracotomía se realiza porque permite eliminar lesiones tumorales . En este caso se puede quitar una parte del pulmón en casos de tumoraciones benignas, o todo el pulmón en casos de tumores malignos. Se pueden tratar infecciones que no son solucionables mediante tratamiento antibiótico, y a veces se realiza para coger pequeños fragmentos de pulmón que permitan estudiar lesiones visualizadas en pruebas de imagen. Riesgos de la toracotomía Los riesgos de la toracotomía son los de una cirugía mayor: Reacción alérgica a la anestesia. Hemorragias. Infecciones. Neumonía.  Neumotórax (aire en la cavidad pleural). Hemotórax(sangre en la cavidad pleural, que es un espacio virtual entre la pleura parietal y la pleura visceral ). Preparación La preparación para una toracotomía debe de llevar: Radiología de tórax, analítica de sangre, electrocardiograma y consulta con el anestesista. El paciente no debe consumir fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno o la aspirina al menos los cinco días previos a la intervención. Si el paciente toma anticoagulantes debe ponerlo en conocimiento del médico, quien le indicará la pauta a seguir. El paciente debe de dejar de fumar. No se puede consumir alcohol los días previos a la cirugía. Se recomiendan 8 horas de ayuno previas a la cirugía. Cómo es la recuperación de la toracotomía La recuperación de la toracotomía es progresiva. En las primeras 24 horas, es normal que el paciente permanezca bajo supervisión del personal sanitario en una unidad de recuperación postoperatoria. Tras ello el paciente pasará a una planta donde estará entre 5 y 7 días. Es normal tener dolor tras la toracotomía, por ello el médico pautará los analgésicos necesarios y que así las molestias sean las mínimas posibles. Es normal tener dificultad para respirar de forma profunda. No obstante, le indicarán al paciente que intente respirar de esta forma varias veces al día para permitir que los pulmones se expandan correctamente, reduciendo así la posibilidad de una neumonía. Hasta pasados al menos dos meses de una toracotomía el paciente no deberá realizar esfuerzos , por tanto la incorporación a su vida laboral estará indicada después de este tiempo. Resultados Los resultados hay que valorarlos en función de la enfermedad de base que haya dado lugar al procedimiento. En casos de tumores benignos, enfisemas (enfermedad pulmonar obstructiva y de carácter crónico que afecta a los alvéolos), o abscesos (acumulaciones de pus en un tejido orgánico), tras la extirpación del lóbulo pulmonar afectado, el resultado es muy satisfactorio, desapareciendo la sintomatología. En casos de tumores malignos, será necesario realizar tratamiento de estas lesiones con quimioterapia, radioterapia o tratamiento inmunológico según el oncólogo decida.  Preguntas frecuentes ¿Qué es una resección pulmonar? La resección pulmonar es la cirugía por la cual se retira un pulmón o parte del mismo en el paciente . También se conoce como exéresis pulmonar y se realiza a través de una cirugía conocida como toracotomía.  ¿Qué es la lobectomía pulmonar? La lobectomía pulmonar es la cirugía por la cual se extirpa una parte del pulmón . Esta cirugía se realiza a través de una toracotomía y suele deberse a tumores benignos,  abscesos o enfisema. Recibe el nombre de lobectomía porque los pulmones se dividen en partes conocidas como lóbulos pulmonares.   ¿Qué es la toracotomía de neumotórax? La toracotomía es la técnica quirúrgica en la cual se procede a abrir el tórax para ver y reparar su interior. El neumotórax se produce por acumulo de aire en la cavidad pleural, este acumulo de aire puede ser debido a un proceso traumático pulmonar, una herida producida por arma blanca o algo que perfore el tórax, pero también se pueden producir por roturas pulmonares por un enfisema o el llamado neumotórax espontáneo, que tiene lugar por diferentes causas, entre las que puede estar un esfuerzo o ataques de tos muy fuerte. En estos casos es necesario reparar el pulmón para evitar que el aire siga saliendo a la cavidad pleural. Este procedimiento se realiza a través de la toracotomía ¿Cuándo se hace una toracotomía de urgencia? La toracotomía de urgencia se realiza cuando hay un daño pulmonar por un accidente con herida en el tórax, o bien por heridas incisas (que penetran), perforando el pulmón, el cual puede sangrar o bien se puede dar un escape de aire que produce un neumotórax. Con este procedimiento se asegura una correcta expansión pulmonar al retirar la sangre y el aire y reparar la lesión pulmonar.   ¿Qué es una toracotomía posterolateral? La toracotomía posterolateral es la técnica quirúrgica de abrir el tórax, en la cual la incisión se realiza en la zona posterior y lateral del tórax, es decir, desde la espalda hacia la zona anterior sin llegar a esta. La incisión suele tener entre 20 y 30 centímetros. 
Fibrobroncoscopia
Contenido de salud

Fibrobroncoscopia

Definición La fibrobroncoscopia es una prueba diagnóstica con la que se visualiza el árbol bronquial mediante la introducción por la nariz o la boca de un tubo flexible o rígido, que tiene en su extremo una cámara con luz . Además, permite realizar tratamientos y obtener muestras de tejido para su análisis. ¿Cómo es la fibrobroncoscopia? Antes del inicio de la prueba, se administra un anestésico local en las zonas por donde va a pasar el tubo (fibrobroncoscopio): faringe, laringe, tráquea y bronquios. A veces, según las características del paciente se administran fármacos sedantes por vía intravenosa.  Cuando se realiza una fibrobroncoscopia rígida requiere la administración de anestesia general. Se realiza un control de la oxigenación de la sangre con un pulsioxímetro, y a veces un control cardíaco con la monitorización electrocardiográfica. El fibrobroncoscopio utilizado puede ser un tubo flexible (el más utilizado) de aproximadamente 5-6 milímetros de diámetro, que se introduce por la boca o la nariz, o un tubo rígido (metálico) que se introduce por la boca y suele ser más corto y con mayor diámetro. De forma progresiva el fibrobroncoscopio se va introduciendo por el recorrido del tubo respiratorio, visualizando aquellas alteraciones que puedan existir como presencia de tumoraciones, sangrados, estrechamientos, etc. para realizar y confirmar un diagnóstico. La fibrobroncoscopia se puede utilizar a la vez para la realización de tratamientos como extraer cuerpos extraños, tratar lesiones hemorrágicas, aplicar láser, colocar prótesis, etc. Además, se pueden obtener pruebas de tejidos o secreciones mediante aspirado, raspado de la mucosa (revestimiento), extracción con pinzas de tejido o punción de la pared bronquial. En ocasiones es necesaria la realización de la técnica con control de rayos X para la localización exacta de la lesión que se quiere observar o tratar. ¿Para quién está indicada? Las indicaciones más habituales para la realización de una fibrobroncoscopia con fines diagnósticos o de tratamiento son: Sangrado cuyo orígen se sospecha está producido en el aparato respiratorio (hemoptisis). Presencia de imágenes sospechosas en una radiografía de tórax (tumores, etc.). Parálisis del nervio frénico (nervio que lleva la información al diafragma) en un lado del tórax. Parálisis de una cuerda vocal. Síndrome de la vena cava superior. Para realizar la estadificación de un tumor de pulmón ya diagnosticado. Cuando existen alteraciones en una citología de esputo (análisis de la células presentes en el esputo). Tumores en el cuello. Sospecha de cuerpo extraño. Neumonía con lenta resolución. ¿Por qué se realiza? La fibrobroncoscopia se realiza con fines diagnósticos o de tratamiento de diferentes patologías que afectan a los pulmones o el tórax .  Riesgos de la fibrobroncoscopia Son riesgos frecuentes de la fibrobroncoscopia la ronquera transitoria , tos, náuseas, fiebre y eliminación de esputo con una pequeña cantidad de sangre. Son riesgos muy poco frecuentes pero que suponen complicaciones mayores, hemorragia, hipotensión, hipertensión, neumotórax (entrada de aire al tórax fuera del pulmón) y, de manera excepcional, arritmias graves y paro cardiaco, insuficiencia cardiaca con edema pulmonar, depresión o paro respiratorio, isquemia cerebral aguda (disminución del riego sanguíneo en el cerebro) y shock por alergia a anestésicos locales. Puede haber riesgos relacionados con las circunstancias personales de cada paciente (enfermedades que padezca, uso de prótesis dentales, etc.) Preparación El paciente debe firmar un documento de consentimiento informado donde se le explica el procedimiento, sus riesgos y las alternativas que existen. Siempre se debe informar al médico de si se padece alguna enfermedad, alergia a algún fármaco o si se toma de forma habitual algún tratamiento, sobre todo si interfiere en la coagulación de la sangre (sintrom, antiagregantes como adiro, iscover...etc..), ya que en estos casos el médico modificará la pauta de esos tratamientos antes de la realización de la prueba. Normalmente se realiza al paciente una anlítica de sangre para valorar la coagulación y el hemograma antes de la prueba. Además, en el caso de requerir la aplicación de anestesia general, se realizará un electrocardiograma y una radiografía de tórax si previamente no se las habían realizado al paciente. Si el paciente padece alguna alteración de las válvulas del corazón (cardiopatía valvular congénita o reumática) es necesaria la profilaxis antibiótica, que consiste en la toma previa de un antibiótico para prevenir posibles infecciones. El paciente debe permanecer en ayunas 6 horas antes de la realización de la fibrobroncoscopia, pudiendo beber sólo un poco de agua para tomar la medicación crónica que precise (para la diabetes, hipertensión, epilepsia, etc..) . Cómo es la recuperación de la fibrobroncoscopia Tras la realización de la fibrobroncoscopia el paciente permanece en una sala en observación para comprobar que no existe ninguna complicación inmediata, que requiera de la actuación urgente de los médicos. Además, de forma progresiva el paciente se va recuperando de los efectos de la anestesia local y de la sedación posiblemente administrada. Durante ese tiempo el paciente no puede ingerir ningún alimento o líquido.  Durante las siguientes 24 horas es conveniente que el paciente no realice ningún esfuerzo importante .  Resultados Los resultados de lo que el médico neumólogo ha objetivado durante la realización de la prueba, serán transcritos en un informe que se le entregará al paciente en la consulta de revisión pasados unos días tras la fibrobroncoscopia. En ocasiones de manera oral al finalizar la prueba el mismo día, el médico puede comentarle de forma general lo que ha visualizado. Si se han obtenido muestras de tejidos o secreciones para su análisis, estos resultados pueden tardar algunas semanas. Igualmente el neumólogo le informará al paciente de su resultado cuando estén listos. Según el objetivo de la realización de la fibrobroncoscopia, el médico puede explicar posteriormente al paciente las medidas o tratamientos que se deben realizar tras la realización de la prueba. Preguntas frecuentes ¿Qué es la fibrobroncoscopia pulmonar? La fibrobroncoscopia pulmonar es una técnica realizada por un médico neumólogo, mediante la cual se realiza la visualización de las vías aéreas bajas usando un broncoscopio flexible o rígido (pequeño tubo) que tiene una cámara en su extremo distal y una luz, que puede ser utilizada con fines diagnósticos o terapeúticos. ¿Qué anestesia se usa para una fibrobroncoscopia? Si se va a realizar una fibrobroncoscopia rígida, la anestesia que se usa es anestesia general. Si se realiza una fibrobroncoscopia flexible, habitualmente se aplica anestesia local con un spray en las zonas por donde va a pasar el fibrobroncoscopio. Además, a veces, se asocia a la administración de un fármaco sedante . ¿Cuánto dura una fibrobroncoscopia? La fibrobroncoscopia suele durar en torno a media hora, aunque este tiempo puede variar según los hallazgos encontrados en la exploración, si existe alguna complicación o si se realiza algún tratamiento o toma de muestras para su análisis . ¿Qué es la broncoscopia? La broncoscopia es otra forma de denominación de la fibrobroncoscopia. ¿ Qué es la broncoscopia con biopsia? La broncoscopia con biopsia es la introducción de un tubo habitualmente flexible , de pequeño diámetro por la boca o la nariz, que tiene una cámara en su extremo para obtener imágenes del interior del árbol bronquial. Además, tiene un canal por donde se puede introducir instrumental para poder obtener muestras de tejido (biopsias), que son posteriormente analizadas en el laboratorio de anatomía patológica.
DLCO
Contenido de salud

DLCO

Definición La DLCO (prueba de difusión de monóxido de carbono) es una prueba de función pulmonar, en la cual se estudia la difusión de los gases a través de los alvéolos pulmonares hacia la sangre. Los alvéolos pulmonares es la zona donde el oxígeno pasa del pulmón a la sangre. ne Tipos de DLCO Los tipos de DLCO son:   Respiración única: tras una respiración normal, al paciente, se le hace respirar una mezcla de oxígeno (O2), monóxido de carbono (CO) y helio (He), se le pedirá que contenga la respiración durante 10 segundos y después se mide el CO que espira. Reinhalación: el paciente respira durante unos 15 segundos en una bolsa con CO y helio y se mide la cantidad de CO que queda al final.  Respiración múltiple o respiración estable: se usa en niños que no pueden contener la respiración durantes 10 segundo, se les hace respirar de forma normal de aire con una cantidad conocida de CO y helio . De todos ellos solo se usa en la práctica clínica habitual el de respiración única, al ser el menos invasivo , el más fácil de realizar, más reproducible y con menos efectos secundarios, dando la misma información que el resto de métodos más complejos. Preparación En la preparación de la DLCO lo más importante es no fumar, al menos en las 24 horas previas a la misma. Tampoco se deberán realizar comidas pesadas, que puedan dificultar movimientos respiratorios inmediatamente antes de la prueba. Si el paciente usa inhaladores se debe poner en conocimiento del médico, quien le indicará cómo debe actuar. Cómo se realiza la DLCO La DLCO se realiza haciendo: El paciente respira aire que contiene una cantidad de CO conocido, y un gas trazador como el helio del cual también conocemos la cantidad exacta. Tras respirar este aire se le indica al paciente que contenga la respiración durante 10 segundos. Posteriormente se le indica que expulse el aire rápidamente. Se procede a analizar este aire exhalado para comprobar la cantidad de CO y de helio que quedan en él, esto permite conocer la cantidad de CO que se ha quedado en el pulmón. Complicaciones de la DLCO No presenta complicaciones en su realización, al ser una prueba sencilla . Si bien hay que tener en cuenta que puede ser difícil de realizar para niños y personas con alteración mental, así como en personas con fibrosis pulmonar, enfermedades respiratorias de base o tras un ejercicio importante . Resultados Los resultados de la prueba se valoran en función de una referencia, que son los hallados en personas de igual talla, peso, edad y sexo, considerándose normales si son entre el 80 y 120 por ciento de estos valores normales. Se encuentran valores por debajo de lo normal en enfermedades como el enfisema pulmonar, la enfermedad intersticial pulmonar (endurecimiento del pulmón) y el tromboembolismo pulmonar (trombo en arteria pulmonar). Se encuentra aumentado en policitemias (aumento de glóbulos rojos), hemorragias alveolares, insuficiencia cardiaca y asma. Los resultados de las pruebas e starán disponibles en unas dos semanas , y en función de ellos, el especialista puede realizar otras pruebas que completen el estudio y ayuden al diagnóstico. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los valores normales de DLCO? Se consideran valores normales, los que se encuentran entre el 80 y 120 por ciento de los valores teóricos. Estos valores teóricos son los que se encuentran en personas de la misma edad, peso, talla y sexo que el paciente a estudiar, sin patología conocida. ¿Qué mide la espirometría? En la espirometría forzada se mide: CVF (capacidad vital forzada) indica la máxima cantidad de aire exhalado, con el máximo esfuerzo y rapidez, después de inhalar lo más profundo que se pueda. FEV1 (volumen espiratorio forzado en el primer segundo) es el aire que se puede exhalar en el primer segundo, con el máximo esfuerzo posible. FEV1/CVF a partir de las dos mediciones anteriores se da un índice, que se comparan con los que serían esperable, en una persona de las mismas características físicas. PEF (FLUJO ESPIRATORIO FORZADO) es el flujo que sale durante la parte media de una espiración forzada. FEM (flujo espiratorio máximo) es el volumen de aire que espira durante una espiración forzada. La espirometría simple mide: VC (volumen corriente) la cantidad de aire que se mueve en una respiración normal. VRI (volumen de reserva inspiratorio) volumen de aire que se inhala de más, durante una inspiración forzada. VRE (volumen de reserva espiratorio) volumen de más que se espira en espiración forzada. CV (capacidad vital) es la máxima cantidad de aire que una persona puede expulsar, después de un inhalación forzada. CI (capacidad inspiratoria) máxima capacidad que se puede inhalar, en una inspiración profunda. CRF(capacidad funcional residual) aire residual que queda en los pulmones tras una respiración normal. CPT (capacidad pulmonar total) es la cantidad de aire total que pueden contener los pulmones. ¿Qué es la capacidad pulmonar? La capacidad pulmonar es la cantidad total de aire que pueden contener los pulmones , es la suma de la capacidad vital y el volumen residual. ¿Qué es la perfusión pulmonar? La perfusión pulmonar es la cantidad de sangre que se encuentra en los pulmones , gran cantidad de ella se encuentra alrededor de los alvéolos pulmonares que es la zona donde se realiza el intercambio de gases a la sangre. ¿Qué es la capacidad vital y cómo se mide? La capacidad vital es la máxima cantidad de aire que una persona puede expulsar después de una inhalación forzada. Para medir la capacidad vital, se le indica al paciente que inhale todo el aire que pueda, y después que eche todo el aire de forma continua y lenta. Este parámetro es la suma de volumen total, el volumen de reserva inspiratorio y el volumen de reserva espiratorio.
Gammagrafía Pulmonar
Contenido de salud

Gammagrafía Pulmonar

Definición La gammagrafía pulmonar es una prueba de diagnóstico por imagen, que se realiza en medicina nuclear, donde utiliza una pequeña cantidad de sustancia radioactiva para observar y explorar los pulmones.  Es un mecanismo de exploración que registra el patrón de reactividad pulmonar, después de la inhalación o inyección intravenosa de isótopo radioactivo. Proporcionando una imagen visual de la distribución de la ventilación perfusión. Se utiliza para el estudio de la morfología y función de los espacios aéreo y vascular del pulmón y para observar la permeabilidad de la membrana alveolo capilar. Está indicada en la valoración de tromboembolismo pulmonar, enfermedad crónica de los pulmones como enfisema, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tumor, obstrucciones en los pulmones o vías respiratorias, roncopatía crónica y para asegurar las ventilacion pulmonar antes de la cirugía. Tipos de gammagrafías Existen dos tipos de gammagrafía pulmonar que son: Gammagrafía pulmonar de ventilación: sirve para medir la respiración, se utiliza para observar cómo el flujo aire y sangre se desplaza, es decir, entra y sale  a través de los pulmones. Gammagrafía pulmonar de perfusión: sirve para medir el riesgo sanguíneo a través de los pulmones y observar como la sangre circula dentro de los mismos. Preparación La gammagrafía pulmonar no requiere una preparación especial antes de realizar el procedimiento. El paciente no necesita estar en ayunas, ni tomar medicamentos antes de  la prueba. Es necesario que el paciente se realice una radiografía de tórax antes de hacer la gammagrafía. Se recomienda informar a su médico si es alérgico y si toma alguna medicación. También si está embarazada o podría estarlo. No llevar joyas ni objetos metálicos el dia de la prueba, ya que podría interferir con el estudio. Utilizar ropa holgada y cómoda,  si no el centro le proporcionará una ropa hospitalaria. No debe usar sujetadores metálicos. Cómo se realiza una gammagrafía pulmonar Una gammagrafía pulmonar se realiza de forma ambulatoria ,es decir,  que el paciente puede irse a casa después de terminar la prueba, o en ocasiones que el paciente ya está ingresado en el hospital.  Se puede hacer de ventilación o perfusión, o de los dos tipos, si se realizan ambas gammagrafía una se hace después de la otra. Durante la gammagrafía de perfusión, se le coloca al paciente una vía intravenosa en el brazo para administrarle el trazador radiactivo, que es albúmina. Luego se acuesta en una camilla móvil que está debajo del brazo del escáner.  La máquina rastrea los pulmones a medida que la sangre fluye a través de ellos, con el fin de encontrar la ubicación de las partículas radiactivas. El radiólogo podrá tomar imágenes de los pulmones del paciente de distintos ángulos. En la gammagrafía de ventilación, el paciente inhala gas radioactivo a través de una mascarilla facia l, mientras está acostado o sentado en una mesa bajo el brazo del escáner, luego el radiólogo le indicará que contenga la respiración unos segundos y usará la máquina de gammagrafía para tomar imágenes de los pulmones mientras el paciente contiene la respiración.  Después de que el gas se haya acumulado en los pulmones el técnico le quitará la mascarilla, cuando el paciente respire normalmente la sustancia radiactiva comenzará a salir gradualmente de los pulmones. Complicaciones de una gammagrafía pulmonar La gammagrafía pulmonar no existen complicaciones relevantes, esto se debe a que la cantidad de trazador radiactivo utilizado en la prueba es muy bajo.  Es posible que el paciente sienta ligeras molestias cuando le inyecten el radioisótopo. La reacciones alérgicas al trazador son pocos comunes pero pueden presentarse.  Los radioisótopos empleados durante la gammagrafía son de corta duración, por lo que desaparecen del organismo en muy pocos días.  Sin embargo, como sucede con cualquier exposición a radiación, se recomienda tener precaución en el embarazo y la lactancia. Resultados Los resultados de una gammagrafía pulmonar serán interpretados por un radiólogo especializado en pruebas diagnósticas en medicina nuclear, que luego remitirá un informe al médico que le solicitó el examen al paciente. En la gammagrafía tanto de ventilación y perfusión, los valores son normales cuando todas las partes de ambos pulmones deben absorber el radioisótopo de manera uniforme.  Los valores anormales de la prueba se ven si los pulmones captan cantidades inferiores del radioisótopo de lo normal, esto puede deberse a enfermedades como: obstrucción de las vías respiratoria, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), neumonía, enfisema, tumor, reducción de la capacidad de respiración y ventilación. Estos resultado serán valorados y evaluados por el médico que va a decidir el diagnóstico y tratamiento para el paciente. Preguntas frecuentes ¿Qué es una arteriografía pulmonar? La arteriografía pulmonar es un procedimiento radiológico, diagnóstico y en ocasiones terapéutico, por el cual s e visualiza la vascularización pulmonar mediante la inyección directa de un material radiopaco en la arteria pulmonar principal y sus ramas, preferiblemente mediante un cateterismo cardiaco. ¿Qué es una angiografía pulmonar?  Una angiografía pulmonar es un examen imagenológico que utiliza rayos x y un colorante especial para ver el interior de las arterias (vasos sanguíneos que transportan la sangre desde el corazón) para ver cómo fluye la sangre a través del pulmón. ¿Qué es un Angiotac? Un angiotac es un estudio mínimamente invasivo que estudia los vasos sanguíneos (arterias y venas) del organismo mediante un medio de contraste intravenoso que se inyecta en el brazo  y permite opacificar las arterias o venas de una zona determinada.
Mediastinoscopia
Contenido de salud

Mediastinoscopia

Definición La mediastinoscopia es la intervención de cirugía por la cual se entra en mediastino, y se visualizan los órganos y su posibles lesiones. El mediastino es una zona anatómica situada entre la pleuras pulmonares, las vértebras, las costillas y el diafragma. Dicha cirugía se realiza mediante un endoscopio flexible que se introduce por una incisión que se realiza por encima del esternón Tipos de mediastinoscopia   La mediastinoscopia es un prueba, en la cual se visualiza el mediastino a través  de un endoscopio que se introduce en este espacio anatómico. Se puede proceder por la parte superior del mediastino (parte  superior del esternón) o se puede acceder por un lateral del esternón (mediastinoscopia anterior), esto permite tomar muestras del tejido de los  ganglios linfáticos izquierdos. Cuando se realiza un procedimiento abierto hablamos de una toracotomía, ya que se procede a abrir la caja torácica. Preparación Los pasos preparativos de una mediastinoscopia, son: Analítica de sangre, electrocardiograma, placa de tórax y consulta con el anestesista. Pruebas de imagen que permitan conocer las lesiones que se quieren biopsiar. Abstenerse de fumar y beber alcohol al menos una semana antes de la cirugía. No consumir fármacos antiinflamatorios. Si el paciente está tomando fármacos anticoagulantes, deberá ponerlo en conocimiento del médico, quien le indicará las pautas a seguir. El paciente debe estar en ayunas al menos 8 horas previas a realizar la prueba Cómo se realiza la mediastinoscopia Pasos para la realización de una mediastinoscopia: Se realiza una incisión en la parte superior de tórax por encima del hueso esternón. Se introduce el mediastinoscopio, que permite ver el mediastino. Se toman biopsias de masas o ganglios sospechosos. En caso de que se necesite tomar biopsia del ganglio izquierdo, la vía de acceso será una incisión lateral. Complicaciones de la mediastinoscopia Las complicaciones de una mediastinoscopia pueden ser: Hemorragias. Infecciones. Riesgo de perforación de esófago, tráquea o vasos sanguíneos. Estas complicaciones de perforaciones de órganos pueden dar lugar a una urgencia vital que hará necesaria una toracotomía (apertura del tórax) para reparar el daño. Resultados Los resultados de la mediastinoscopia se tendrán en unos quince días, que es el tiempo que se tarda en tener el resultado en anatomía patológica de los ganglios. Si los resultados son negativos quiere decir que el paciente no tiene ninguna patología maligna, si los resultados son positivos indican que hay un tumor que deberá ser tratado de modo adecuado. Preguntas frecuentes ¿Qué es la mediastinoscopia con biopsia? La mediastinoscopia con biopsia es aquella en la que tras introducir el endoscopio, se ve alguna lesión con aspecto sospechoso de ser maligna . En este caso se procede a retirar una pequeña parte de la misma, esto se realiza utilizando material en forma de pinza que se introduce por el endoscopio. ¿Para qué se realiza la mediastinoscopia? La mediastinoscopia se realiza para valorar masas que se quieren tipificar, estudiar la extensión de un cáncer de pulmón, tomar biopsias de un ganglio ante la sospecha de un linfoma, y para ciertas masas de origen infeccioso que queremos estudiar para tratar con el antibiótico más adecuado. ¿Cuándo se realiza una mediastinoscopia? La mediastinoscopia se realiza cuando queremos ver mejor lesiones en esta zona, no captadas por otras pruebas diagnósticas, como TAC o resonancia magnética, o cuando queremos tener una biopsia para tipificar un tumor o una lesión infecciosa para establecer el mejor diagnóstico y tratamiento. ¿Cómo es la recuperación de una mediastinoscopia? La recuperación de una mediastinoscopia será rápida, ya que apenas se hace una pequeña incisión . Es normal pasar 24 horas en el hospital hasta comprobar que no hay ninguna complicación. Tras el alta médica el paciente no deberá realizar esfuerzos durante unos días. Tras quince días el paciente se podrá incorporar de nuevo a su trabajo.
Gasometría Arterial
Contenido de salud

Gasometría Arterial

Definición La gasometría es una prueba diagnóstica complementaria que se realiza con el análisis en laboratorio de una muestra de sangre, más frecuentemente extraída de una arteria localizada en la muñeca, por medio de un punción con una jeringa. Con su análisis se detectan una serie de valores bioquímicos (ph, bicarbonato, presión parcial de oxígeno y de dióxido de carbono, saturación de oxígeno en la sangre), que sirven a los médicos para valorar las alteraciones de oxigenación de la sangre del paciente y del equilibrio ácido-base del organismo, así como de la función del pulmón y los riñones que son los órganos encargados de su regulación. Tipos de gasometrías El método de análisis y los valores que se determinan en el laboratorio no varía. Lo que sí puede ser diferente es el tipo de vaso sanguíneo que se punciona, arteria o vena, siendo más habitual para la realización de la gasometría puncionar una arteria. La localización de la arteria de donde se extrae la muestra de sangre, también puede variar. Así, la gasometría puede realizarse en la muñeca con punción de la arteria radial, a nivel de la parte interior de la flexura del codo, en la arteria braquial, y de forma excepcional, en la ingle a nivel de la arteria femoral. También puede extraerse a través de un catéter arterial (tubito fino introducido en una arteria habitualmente para realizar tratamientos). Preparación No requiere una preparación específica por parte del paciente. Es conveniente llevar una prenda que permita exponer el brazo o muñeca de forma fácil para realizar la punción.  Antes de la prueba, el personal de enfermería puede realizar una maniobra llamada maniobra de Allen, con objetivo de verificar que la vascularización de la mano es correcta y que, si existe algún tipo de complicación por la punción de la arteria, no se va a ver comprometido el aporte de sangre a los tejidos.  Para ello, el personal que realiza la técnica comprime la muñeca para disminuir el paso de sangre por los vasos que la transportan hacia la mano (arteria radial y cubital), pidiendo al paciente que abra y cierre el puño hasta que la mano quede con coloración pálida. Después, el profesional deja de hacer presión en el lado externo (lado de la arteria cubital) para comprobar que la mano recupera su color y con ello, asegurarse de que recibe un adecuado aporte de sangre por esa arteria. Cómo se realiza la gasometría arterial El paciente deja expuesto su brazo libre de ropa. El personal de enfermería procede, primero, a limpiar la piel de la zona donde se realiza la extracción con un agente antiséptico para eliminar los gérmenes. Seguidamente, el profesional palpa la región de la muñeca por encima del dedo pulgar y detecta el pulso arterial. Se dispone entonces a introducir una aguja fina de una jeringa de forma más o menos profunda, hasta que vea  que la sangre fluye hacia esta y obtiene aproximadamente 2 ml. En ese momento extrae la aguja lentamente y posteriormente, hace presión sobre la zona que se ha puncionado durante unos minutos. La muestra de sangre se envía en un periodo corto de tiempo al laboratorio y se mantiene en frío hasta su análisis. Habitualmente la jeringa de la extracción puede estar heparinizada, es decir, contener una sustancia que ayuda a que la sangre no se coagule. Complicaciones de la gasometría arterial Aparición de trombosis o formación de un coágulo dentro del vaso sanguíneo. Presencia de hematoma en la región de la punción. Infección local en la zona de extracción de la analítica. Aparición de un espasmo arterial (contracción de las paredes del vaso sanguíneo). Lesión en alguna estructura nerviosa próxima al vaso sanguíneo puncionado. Compromiso de la circulación de la sangre en la extremidad donde se ha realizado la extracción (mano, etc.) Sensación de mareo e incluso pérdida de conocimiento, en pacientes más sensibles al dolor o a las punciones con agujas. Dificultad de extracción de la muestra, que conlleve la repetición de la prueba en otra parte del organismo. Resultados Si se hace la extracción de sangre de forma urgente en el hospital, para la evaluación de un paciente que precisa atención rápida, habitualmente el análisis del laboratorio puede tardar unos 20 - 30 minutos en tener el resultado, y poder ser evaluado por el médico que atiende al paciente y con ello, determinar si el paciente necesita algún tratamiento (oxigenoterapia, etc…) Si la gasometría se ha solicitado como prueba no urgente dentro de una revisión de la situación de un paciente estable, la prueba se realizará en las consultas de análisis clínicos del hospital, y los resultados se le darán al paciente en la consulta de revisión que tenga pautada, así como las indicaciones o cambios de tratamiento si se precisan. Preguntas frecuentes ¿Qué es una gasometría basal? Se considera una gasometría basal la realizada en condiciones de “normalidad” en el paciente, es decir, en aquella situación en la que el paciente no haya estado al menos en los últimos 20 minutos antes de la gasometría, con un tratamiento de oxigenoterapia si no realizando la respiración que su cuerpo pueda realizar, para que los valores bioquímicos analizados sean los reales que presenta su organismo. ¿Es dolorosa una gasometría? Sí, habitualmente la gasometría es molesta o produce un dolor leve-moderado momentáneo mientras se realiza la punción, con sensación de calambre. Ya que la introducción de la aguja en el cuerpo es algo más profunda, que cuando se realiza una extracción de una muestra de sangre en una vena. ¿Cuánto se tarda en hacer una gasometría? El tiempo que se tarda en hacer la extracción de la sangre para la gasometría es variable dependiendo de la dificultad de encontrar y puncionar adecuadamente la arteria en cada paciente, pero en términos generales se realiza en unos 5 minutos. ¿Debo ir acompañado a hacerme una gasometría? No es obligatorio acudir acompañado a la realización de una gasometría, pero puede ser conveniente hacerlo en los pacientes que, ante las técnicas de extracción de sangre o por el dolor producido, puedan sufrir mareos y malestar.
Tratamientos del Cáncer de Pulmón
Contenido de salud

Tratamientos del Cáncer de Pulmón

Definición El tratamiento del cáncer de pulmón es un conjunto de técnicas y fármacos aplicados al paciente con la intención de eliminar el tumor, disminuir su crecimiento y reducir los síntomas que provoca. La indicación del tipo de tratamiento requerido para cada paciente se evalúa de forma multidisciplinar, con la participación de varios especialistas médicos (médico oncólogo, cirujano torácico, médico especialista en radioterapia... etc.) ¿Cómo es el tratamiento del cáncer de pulmón? El tratamiento del cáncer de pulmón se basa en la aplicación de tres pilares básicos: cirugía, radioterapia y quimioterapia. La combinación y el momento de aplicación de cada uno de estos tratamientos varían según el tipo de tumor y la extensión que tenga este. Cirugía: se puede realizar una lobectomía (extirpación de uno de los lóbulos o partes en las que se divide el tejido pulmonar), cuando el tumor está en una fase muy inicial. Otra opción en esas situaciones es realizar una segmentomía, que es la resección de parte de un lóbulo pulmonar, cuando las circunstancias físicas del paciente determinan que no aguantaría retirar más tejido pulmonar.  Estas cirugías se pueden realizar por medio de una toracotomía, cirugía abierta en la que se hace una incisión grande en el tórax. Está tomando protagonismo de forma progresiva la cirugía vid eoasistida, conocida como VATS ( Video-Assisted Thoracic Surgery ), con mayores ventajas para el paciente (menos dolor, mejor preservación de función pulmonar y menos estancia hospitalaria), ya que se realiza con pequeñas incisiones en la pared del tórax y presenta iguales resultados en supervivencia. Otra posibilidad quirúrgica, según lo avanzado de la enfermedad, es la neumonectomía (resección de un pulmón).  En la cirugía también se extraen los ganglios linfáticos regionales (estaciones del sistema de defensa en forma nodular).  A nivel paliativo (no curativo), se pueden realizar intervenciones de extracción de metástasis (crecimiento de tumor en otros sitios del organismo) a nivel cerebral, a veces combinado con la radioterapia. Quimioterapia : la aplicación de una asociación de varios fármacos quimioterápicos se ha visto que es más eficaz en el tratamiento. La quimioterapia se utiliza de forma neoadyuvante (antes de la cirugía), a veces junto con la radioterapia, para disminuir el tamaño del tumor y posibilitar que este sea resecable (que se pueda operar), o de forma adyuvante (después de la cirugía), aumentando el éxito de eficacia del tratamiento. Por último, se utiliza en pacientes con tumores inoperables combinada con la radioterapia. Radioterapia: al igual que la quimioterapia, es una técnica terapéutica utilizada según la evolución de la enfermedad, antes de la cirugía y después de esta, también en tumores no resecables como tratamiento asociado a la quimioterapia, y como tratamiento paliativo (no curativo) cuando la enfermedad está extendida y existe metástasis en cerebro, huesos… etc. Nuevas terapias dirigidas: se recogen aquí nuevos tratamientos que en los últimos años se han desarrollado con distintos fármacos, que tienen una acción más selectiva en pacientes que presentan en el estudio del tejido tumoral, la presencia de distintas mutaciones (alteraciones de los genes), o expresión de receptores específicos en la membrana celular (anticuerpos monoclonales antiangiogénicos, inhibidores de la enzima tirosin-kinasa… etc.) Este tipo de terapias se pueden administrar de forma conjunta con la quimioterapia o radioterapia en pacientes seleccionados. ¿Para quién está indicado? La indicación del tratamiento del cáncer de pulmón viene determinada por las características de las células que producen el tumor. Así, el esquema de tratamiento se aplica según se trate de tumores llamados microcíticos o no microcíticos, por las diferencias en la respuesta al tratamiento, y en la evolución y localización del tumor. De forma general se puede decir que siempre que la enfermedad está limitada, se intenta un tratamiento quirúrgico de la lesión tumoral, con aplicación antes y después de la operación de quimioterapia y/o radioterapia, según las características del tumor y de la clasificación de su estadio (clasificación TNM de extensión del tumor).  El tratamiento de tumores no operables será con quimioterapia y radioterapia de forma conjunta o secuencial, con intención inicial curativa, y cuando la enfermedad es extensa, de forma paliativa  para mejorar la sintomatología y el pronóstico de vida. Se asociará a las terapias moleculares dirigidas cuando el tipo de tumor así lo permita. ¿Por qué se realiza? El tratamiento del cáncer de pulmón se realiza con fines curativos y paliativos, con el fin de aumentar la supervivencia y calidad de vida de los pacientes, teniendo en cuenta que el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por un tumor, cuya supervivencia media a los 5 años es del 15%. Riesgos del tratamiento de cáncer de pulmón Los riesgos del tratamiento del cáncer de pulmón van asociados a la aplicación de cada técnica terapéutica, cirugía, radioterapia... etc.  La cirugía del cáncer de pulmón es una operación compleja que puede llegar a tener un riesgo vital importante. Los riesgos  dependen de la extensión de la cirugía y de la salud de base del paciente: sangrado o hemorragia, infección de la herida quirúrgica, infección del tejido pulmonar exento de tumor (neumonía), dolor en la zona de incisión, fatiga posterior a  la cirugía... etc. Por la zona de aplicación de la radioterapia, uno de los riesgos que puede tener este tratamiento es la aparición de esofagitis (inflamación del tejido del esófago), que dificulta la deglución, o neumonitis (inflamación del tejido pulmonar exento de tumor), que llevará a poder tener mayores problemas en la respiración. La quimioterapia puede producir síntomas iniciales como náuseas, vómitos, dolores musculares y articulares, cansancio, diarrea o estreñimiento, alteración en la producción de células de la sangre por la médula ósea… etc. Preparación El paciente debe firmar un documento, consentimiento informado, en el que se le explica el tratamiento, sus riesgos y alternativas. Además, debe informar al médico de las posibles enfermedades que padezca, alergias a medicamentos o tratamientos crónicos que toma, así como de si es portador de marcapasos o de alguna prótesis. Antes de la cirugía, se le realiza un estudio preanestésico con radiografía de tórax, analítica de sangre y electrocardiograma, que es evaluado por el médico anestesista. Debe mantener un ayuno de 8 horas antes de la intervención quirúrgica. No debe llevar elementos metálicos para la realización de la cirugía o aplicación de la radioterapia. Antes de la administración de cada ciclo de quimioterapia, el médico evalúa cómo están las defensas del paciente y si tiene anemia (falta de glóbulos rojos), determinando así si se le puede administrar la siguiente dosis quimioterápica. Cómo es la recuperación del tratamiento de cáncer de pulmón La recuperación de los tratamientos aplicados es muy progresiva, debido a la importante función que realizan los pulmones para el organismo. La mayor limitación que se puede presentar es que la función de la respiración pulmonar disminuye, tanto por el propio cáncer, como por los tratamientos aplicados para su destrucción. Eso lleva a que el paciente pueda llegar a tener limitaciones en cuanto al desarrollo de su vida habitual, en mayor o menor grado según la afectación del tumor y las patologías pulmonares que puedan afectar al paciente antes del diagnóstico del tumor, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Además, la cirugía del cáncer de pulmón es una operación importante que precisa de un tiempo de recuperación de en torno a 2-3 meses.  Así mismo, ha de tenerse en cuenta que los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia, muchas veces aplicadas de forma conjunta, pueden aparecer incluso una vez finalizados los tratamientos, lo que puede repercutir en la recuperación real del paciente. Estos tratamientos, además, se administran por ciclos en períodos largos de tiempo, lo que hace que la recuperación real del paciente se tenga que realizar de forma muy progresiva. Resultados Los resultados de la efectividad del tratamiento se van evaluando por el médico oncólogo según avanza el tratamiento. Para ello se realizan nuevas pruebas de imagen como TAC, resonancia magnética, gammagrafía ósea... etc. cuyos resultados el médico explica al paciente en las sucesivas consultas de revisión. A pesar de la intención curativa y del aumento de esperanza de vida de los tratamientos utilizados, por el momento, el cáncer de pulmón sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer. La supervivencia media a los 5 años es del 15%. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden causar cáncer de pulmón?   El tabaco es principal factor de riesgo para el desarrollo de un tumor pulmonar. Otros factores que pueden influir en el desarrollo del cáncer de pulmón son: patología pulmonar previa, factores medioambientales (exposición a asbesto, gas radón… etc.), sexo (varones, aunque está aumentando en mujeres), predisposición genética (se sabe que existe pero no se conocen con exactitud los distintos mecanismos de transmisión hereditaria), haber recibido radioterapia previa, consumición importante de alcohol… etc. ¿Cómo se detecta el cáncer de pulmón? El diagnóstico se realiza mediante: Pruebas de imagen como la radiografía de tórax, el TAC… etc. Visión directa del tumor mediante fibrobroncoscopia o mediastinoscopia (introducción de un tubo flexible con una cámara por la boca o mediante una incisión en el tórax respectivamente) o para toma de una muestra de tejido mediante estas. Toma de biopsias (muestra de tejido) mediante la realización de punción transparietal (a través de la pared torácica) para su análisis en el laboratorio.  Análisis de la presencia de células tumorales en el esputo o en el derrame pleural (cuando existe líquido en la pleura, que es una membrana que recubre los pulmones). ¿Cómo es el marcador tumoral para el cáncer de pulmón? No existe un marcador tumoral específico para ayudar al diagnóstico del cáncer de pulmón. ¿Cómo se puede prevenir el cáncer de pulmón? La abstención tabáquica es el mejor modo de prevención del cáncer de pulmón, ya que aproximadamente el 85-90% de los casos son atribuibles al tabaco.
Toracocospia
Contenido de salud

Toracocospia

Definición La toracoscopia es una cirugía poco invasiva e n la que se realizan incisiones en la zona del tórax para observar los órganos de la caja torácica desde el interior . Con el uso de endoscopios, que poseen cámaras, se ve el interior; además este instrumento posee otros elementos que permiten extraer muestras en caso necesario sin necesidad de abrir el pecho del paciente.   ¿Cómo es una toracoscopia? En primer lugar, se le administra anestesia general al paciente, en la mayoría de los casos, para que no tenga dolores durante la intervención. Una vez el paciente esté sedado y colocado de manera lateral sobre la camilla, se procede a desinfectar la zona torácica , y el cirujano realiza tres incisiones por las que se introduce el endoscopio. Mediante él, se puede observar el interior de la caja torácica del paciente gracias a la cámara que lleva, e incluso recoger muestras para una biopsia con unas pinzas integradas. Toda la prueba es grabada en video para que se pueda analizar detenidamente por el médico. Cuando se considera finalizada la intervención, se extraen todos los utensilios médicos empleados y se cierran las incisiones con puntos de aproximación, tapados con un vendaje compresivo. Se suele dejar un tubo para drenar los posibles líquidos y/o sangrados en las horas posteriores. ¿Para quién está indicada? Este tipo de cirugía se emplea principalmente en pacientes en los que es necesario extraer una muestra para una biopsia, para extraer un tumor del pulmón, para eliminar el pus tras una infección, si padece una pleurodesis ( efusión pleural que se produce c omo consecuencia de procesos inflamatorios o tumorales de la pleura ) para drenar el líquido y/o ante una coagulación alrededor de los pulmones . ¿Por qué se realiza? Es una cirugía mínimamente invasiva, menos dolorosa y de más rápida recuperación que una toracotomía (apertura directa del tórax), y permite observar el interior de la caja torácica perfectamente . Riesgos de una toracoscopia A pesar de que esta técnica quirúrgica está muy avanzada, pueden darse algunos riesgos durante su desarrollo como: Alergia a la anestesia. Que las incisiones tengan un sangrado excesivo. Provocar daño arterial. Se puede producir también un neumotórax por cúmulo de aire en los pulmones, o un hemotórax por cúmulo de sangre. Tras la intervención se puede producir una infección local en las zonas de la incisión. No se debe realizar esta intervención en pacientes con una insuficiencia respiratoria o cardíaca grave, si padece una infección en el momento de realizarla, o en caso de que su organismo tenga problemas de coagulación. Preparación La toracoscopia requiere ingreso hospitalario desde la noche anterior a la intervención. El paciente deberá permanecer en ayunas 8 horas antes, y en las dos o tres semanas previas no debe tomar ningún anticoagulante. Además, deberá indicar las posibles alergias a medicamentos o anestesia y los que está tomando de forma habitual, por si es necesario suspender el tratamiento hasta que se realice la prueba. Cómo es la recuperación de una toracoscopia Tras la intervención, el paciente deberá permanecer ingresado entre dos y tres días. En caso de que se haya realizado para extraer una muestra para analizar (biopsia), el ingreso no durará más de un día. Deberá expulsar la anestesia que se le ha administrado, y podrá sufrir náuseas, vómitos y mareos. Según la finalidad con la que se realizó la prueba, así será su recuperación, en cuanto a los dolores y los drenajes colocados. El drenaje será retirado en las horas posteriores y las incisiones han de ser curadas durante unos días. En caso de extremo dolor consultar con el médico la toma de algún antiinflamatorio.  Se recomienda que el paciente no realice esfuerzo físico tras la toracoscopia. Resultados Después de finalizar la toracoscopia los resultados pueden estar listos, a no ser que se necesiten pruebas complementarias como una biopsia para dar el diagnóstico final al paciente. Por lo que los resultados suelen tardar algunas semanas. Preguntas frecuentes ¿Qué es una toracoscopia pleural? Toracoscopia por la cual el médico accede a la cavidad pleural del paciente, es decir, a la membrana que recubre los pulmones y la caja torácica. De esta forma puede sacar muestras de la pleura o eliminar el líquido que contenga. ¿Es dolorosa una toracoscopia? Durante el desarrollo de la prueba el paciente se encuentra anestesiado, luego no padece dolor. Tras la cirugía, puede notar molestias en las incisiones o en la cavidad torácica. ¿Qué es una toracoscopia pulmonar? Intervención quirúrgica mínimamente invasiva, que se realiza mediante tres incisiones en la caja torácica, mediante las cuales se accede a los pulmones del paciente con utensilios médicos. Esta intervención puede tener una finalidad de diagnóstico, de manera que se observan los pulmones desde el interior e incluso se puede tomar alguna biopsia. Si, por el contrario, tiene una finalidad de cirugía, se realizará la intervención de manera menos invasiva que una toracotomía. ¿Cuánto tarda en realizarse una toracoscopia? Dependiendo de la finalidad con la que se realice, puede durar desde una hora, si se busca extraer una biopsia en concreto, hasta más de 6 horas , si se emplea como cirugía pulmonar.