Ansiedad

Psicología online

Si crees que necesitas ayuda y acompañamiento psicológico, te puede interesar la terapia online con uno de nuestros profesionales especializados en ansiedad.

Comprar terapia online

Actualizado el 10/01/2022


Los trastornos como el estrés, la depresión y la ansiedad son cada vez más comunes en nuestra sociedad y representan una de las causas más frecuentes de incapacidad temporal o permanente.

Los trastornos de la ansiedad, como fobias, pánico, etc., pueden afectar hasta el 20% de la población adulta.



Existen dos tipos de ansiedad, que son la ansiedad normal y la ansiedad patológica.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una emoción desagradable de nerviosismo y preocupación que surge ante una posible amenaza.

La reacción aguda de ansiedad puede ser adaptativa y no patológica. De este modo, puede cumplir la función de preparar a nuestro organismo para enfrentarse con éxito ante un reto o situación exigente. Por el contrario, la ansiedad es patológica cuando la respuesta del organismo es muy intensa y desproporcionada, interfiriendo en las relaciones y actividades cotidianas.

Dependiendo de la persona y de los factores desencadenantes, el episodio de ansiedad puede cursar con diversos síntomas, tanto físicos como psicológicos.

Finalmente, por encima del 50% de los pacientes con depresión pueden presentar síntomas de ansiedad.



Trastornos de la ansiedad

Los trastornos de ansiedad son, en conjunto, la enfermedad psiquiátrica más frecuente. Se trata de afecciones en las que la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo.

Los trastornos de ansiedad incluyen el trastorno de ansiedad generalizado y los trastornos o fobias específicas a un estímulo concreto. De este modo, los trastornos de ansiedad pueden manifestarse como:

  • Trastorno de ansiedad generalizada. Incluye un sentimiento de ansiedad y preocupación persistente y excesivo desencadenado por actividades o situaciones que pueden ser ordinarias. La preocupación es desmedida en comparación con la circunstancia real, es difícil de controlar y afecta al estado físico.
  • Agorafobia. Es un tipo de trastorno de ansiedad que se caracteriza por el miedo irracional por estar en espacios abiertos, como grandes calles o parques. En realidad, la persona que padece agorafobia siente una fuerte angustia producida por situaciones en las que se siente desprotegido y vulnerable ante las crisis de ansiedad que escapan a su control.
  • Trastorno de pánico. Se caracteriza por episodios repentinos de gran ansiedad y miedo que alcanzan un pico en un lapso de pocos minutos. Las personas con trastorno de pánico experimentan sensaciones de muerte o la posibilidad de quedarse sin aire, que pueden causar tanto problemas psicológicos como físicos.
  • Trastorno por estrés postraumático. Tiene lugar cuando la persona ha vivido una situación traumática que le ha provocado un gran estrés psicológico, lo que puede ser incapacitante. El individuo tiende a evitar las situaciones o actividades que le recuerdan la causa que provocó el trauma.
  • Fobia social. Se caracteriza por altos niveles de ansiedad, miedo y evasión de situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, timidez y preocupación porque otros le juzguen o valoren de manera negativa.
  • Fobias específicas. trastornos de ansiedad que se caracterizan por un fuerte miedo irracional a un estímulo, por ejemplo, una situación, un objeto, un lugar, un insecto, etc.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo. Implica pensamientos e impulsos no deseados u obsesiones y comportamientos rutinarios repetitivos.


Causas

Las causas que provocan la ansiedad son complejas y no son del todo conocidas. Algunas circunstancias pueden influir en su aparición:

  • Causas genéticas. Existen factores biológicos hereditarios que pueden estar implicados en su aparición, por lo que los antecedentes familiares pueden dar pistas sobre el riesgo de padecer ansiedad.
  • Causas circunstanciales y vitales. Las situaciones de crisis, accidentes, cambios o problemas familiares, crisis económicas, etc., pueden dar lugar a su aparición.
  • Consumo de drogas. Las anfetaminas, el éxtasis y el LSD, entre otras sustancias, pueden causar ansiedad.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de padecer ansiedad incluyen la acumulación de estrés, algunos trastornos de salud mental como depresión, los antecedentes de ansiedad durante la niñez, algunos patrones de personalidad, el consumo de alcohol y la falta de sueño.



Síntomas de la ansiedad

Cuando una persona padece ansiedad se produce una excitación en el sistema nervioso, originándose una serie de síntomas. Estos pueden ser de carácter físico o psicológico.

En el plano físico, algunos de los síntomas de la ansiedad incluyen:

  • Taquicardia y palpitaciones.
  • Dificultad para respirar.
  • Opresión en el pecho.
  • Sudoración y temblores.
  • Molestias gastrointestinales.

Si el estado de agitación por la ansiedad es muy elevado, también se pueden producir alteraciones del sueño, la alimentación y de la respuesta sexual, entre otros.

En el plano psicológico, se puede producir, entre otros síntomas:

  • Agitación, inquietud y nerviosismo.
  • Sensación de peligro y de vacío.
  • Dificultad de concentración y para tomar decisiones.


Complicaciones

Las complicaciones que se pueden derivar de la ansiedad pueden incluir la aparición de depresión, trastornos del sueño, abuso de alcohol y drogas, aislamiento social, problemas laborales y familiares y empeoramiento sustancial de la calidad de vida.



Diagnóstico

El diagnóstico de la ansiedad es básicamente clínico, siendo necesario realizar una evaluación psicológica. No existen pruebas complementarias para la ansiedad.

Esta incluye describir los pensamientos, ideas, sentimientos y comportamientos, para llegar a un diagnóstico acertado y revisar las complicaciones relacionadas.

Los trastornos de ansiedad a menudo se presentan junto con otros problemas de salud mental, como la depresión o el abuso de sustancias, lo que puede dificultar aún más el diagnóstico.



Tratamiento y prevención

Cuando la ansiedad es patológica la psicoterapia puede ser efectiva en su control. En casos más severos también se puede contar con tratamientos farmacológicos o una combinación de ambos.


Psicoterapia

Incluye el trabajo con un terapeuta para reducir los síntomas de ansiedad. La terapia cognitivo-conductual se muestra como la técnica psicoterapéutica más eficaz para tratar los trastornos de la ansiedad. Generalmente es un tratamiento a corto plazo y se enfoca en enseñar técnicas específicas para mejorar los síntomas y conseguir gradualmente volver a las actividades que se evitan como consecuencia de la ansiedad.


Medicamentos para la ansiedad: ansiolíticos

Se pueden prescribir determinados medicamentos para ayudar a aliviar los síntomas, como los ansiolíticos. También se puede utilizar algún antidepresivo u otro psicofármaco en función de las características del paciente.

Los ansiolíticos más utilizados son las benzodiazepinas. Estas, además del efecto ansiolítico, tienen un efecto hipnótico, anticonvulsivante y relajante muscular. Entre sus efectos adversos figuran la sedación, somnolencia, lentitud mental, problemas de memoria y alteraciones psicomotoras. Se desaconseja su uso en personas mayores. Su mayor problema es la dependencia física y psíquica.


Prevención

Algunos factores que se relacionan con un menor riesgo de padecer ansiedad incluyen:

  • Evitar el consumo de drogas y alcohol.
  • Practicar ejercicio físico y técnicas de relajación de forma regular.
  • Llevar un estilo de vida saludable.
  • Aprender técnicas de relajación.
  • Buscar la ayuda de un profesional en cuanto aparezcan los primeros episodios.


Preguntas frecuentes

¿Qué es la ansiedad crónica?

La ansiedad crónica se alarga en el tiempo con episodios recurrentes.


¿Existe relación entre ansiedad y estrés?

Muchas veces ansiedad y estrés se usan como sinónimos. En ambos casos se produce una reacción caracterizada por una alta activación fisiológica. El estrés es un proceso más amplio de adaptación al medio. La ansiedad es una reacción emocional de alerta ante una amenaza.


¿Cómo puedo identificar un ataque de ansiedad?

Los síntomas más comunes de un ataque de ansiedad incluyen el incremento brusco de la sensación de inquietud y miedo, taquicardia y palpitaciones, aumento de la temperatura corporal, sudoración, temblores, sentirse fuera de uno mismo y sensación de irrealidad.


¿La ansiedad tiene cura?

La ansiedad puede curarse o controlarse con un correcto tratamiento. La ansiedad es una reacción normal, el objetivo no es que desaparezca, sino aprender a controlarla y reducirla a niveles manejables y adaptativos.


¿Qué especialidades se encargan del diagnóstico y tratamiento de la ansiedad?

La especialidad a la que pertenece la ansiedad es la psicología clínica. Dependiendo del tipo de trastorno o si está relacionada con otra enfermedad, como la depresión, también puede ser tratada por la psiquiatría.



Bibliografía