Depresión

Psicología online

Si crees que necesitas ayuda y acompañamiento psicológico, te puede interesar la terapia online con uno de nuestros profesionales.

Comprar terapia online

Actualizado el 10/01/2022


La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga total de enfermedad. Se estima que el 5% de los adultos de todo el mundo (280 millones) padecen depresión.

Se trata de una enfermedad mental que puede causar gran sufrimiento a la persona afectada y alterar sus actividades cotidianas. En el peor de los casos, puede llevar al suicidio. Sin embargo, existen tratamientos eficaces para la depresión, ya sea leve, moderada o grave.



El tratamiento se basa en una combinación de técnicas psicoterapéuticas y el uso de fármacos antidepresivos.

¿Qué es la depresión?

La depresión o síndrome depresivo es un trastorno afectivo en el que la persona experimenta una afectación en los sentimientos y pensamientos con un estado de ánimo de tristeza, irritabilidad y una sensación de vacío. Se produce una pérdida del disfrute o del interés en actividades de manera continuada durante al menos dos semanas.

La edad de presentación más frecuente es entre los 15 y 45 años, dándose con mayor frecuencia en mujeres y en personas con acontecimientos vitales y situaciones psicosociales desfavorecidas.



Tipos

Los episodios depresivos pueden clasificarse en leves, moderados o graves, en función de la intensidad de los síntomas, así como de las repercusiones en el funcionamiento de la persona. Entre un 20 y un 30% de los trastornos depresivos se convierten en crónicos.

Existen diferentes clasificaciones de los trastornos afectivos. En ocasiones es difícil distinguir entre los diferentes trastornos depresivos, pero se puede hacer una distinción entre:

  • Depresión mayor: episodio único o recidivante grave, cuya duración es mayor de dos semanas.
  • Episodio depresivo. Puede ser leve, moderado y grave. La duración también es mayor de dos semanas.
  • Trastorno distímico:trastorno que perdura en el tiempo más de dos años.
  • Trastorno bipolar. Los episodios depresivos se alternan con periodos de episodios maníacos.


Causas

La depresión es el resultado de las interacciones complejas que se establecen entre factores biológicos, psicológicos y sociales.

En la depresión suele acontecer una disfunción de los neurotransmisores. En ocasiones, dicha alteración aparece de forma endógena con una clara influencia genética sin haber factores desencadenantes externos. En otras, las circunstancias vitales desfavorecidas, cambios hormonales, enfermedades neurológicas inflamatorias o infecciones pueden influir en la aparición de la depresión.



Síntomas

Los síntomas de la depresión se pueden dividir en cuatro grandes grupos:

Síntomas relacionados con el estado de ánimo:

  • Aparece un estado de ánimo triste.
  • En los casos más graves puede transformarse en una anestesia afectiva o falta de sentimientos.
  • Falta de interés.
  • Imposibilidad de disfrute.
  • En muchos pacientes el estado de ánimo cambia a lo largo del día, notando mejoría al finalizar la tarde.

Síntomas biológicos o somáticos:

  • Alteraciones del sueño como insomnio e hipersomnia.
  • Disminución del apetito y de peso.
  • Disminución del apetito sexual.

Alteraciones del comportamiento:

  • Disminución de la atención y la concentración.
  • Afectación de la conducta y del cuidado personal.
  • Agitación psicomotriz o inhibición (síndrome catatónico).

Pensamientos depresivos:

  • Percepción negativa de la propia vida.
  • Baja autoestima y desesperanza.
  • Pensamientos delirantes de culpa, ruina o enfermedad.
  • De forma infrecuente, alucinaciones, especialmente auditivas.
  • Ideas y pensamientos relacionados con la muerte y el deseo de que la vida se termine.


Tratamiento para la depresión

En función de la intensidad y las características de los episodios depresivos se pueden dispensar tratamientos psicoterapéuticos o/y farmacológicos.

En cuanto a los primeros, se pueden implementar diferentes estrategias como la activación conductual, la terapia cognitivo-conductual y la psicoterapia interpersonal.

En relación con los psicofármacos, se pueden utilizar medicamentos antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los antidepresivos tricíclicos. La elección del fármaco la realiza el médico según las características clínicas del paciente.

En cualquier caso, los antidepresivos no son el tratamiento de primera elección para casos de depresión leve. Tampoco están indicados en casos de depresión infantil ni como tratamiento de primera elección en adolescentes.

Finalmente, uno de los retos del tratamiento es la adherencia terapéutica, ya que una parte importante de los pacientes abandona el tratamiento y otro porcentaje significativo no lo cumple como le ha sido prescrito.



Pruebas complementarias para el diagnóstico de la depresión

Aunque en la práctica se usan poco, los médicos pueden utilizar cuestionarios de evaluación de la depresión que pueden ser útiles para confirmar el diagnóstico y valorar la gravedad. También pueden ser útiles para el seguimiento clínico y evaluar la respuesta al tratamiento.

Pruebas complementarias como análisis de sangre y las pruebas de imagen, se reservan solo para los casos en los que se sospecha que existe una enfermedad de base que es la causante de los síntomas depresivos.



Factores de riesgo para la depresión

Existen factores psicosociales que se pueden relacionar con un mayor riesgo de padecer depresión:

  • Estado civil. Existe una mayor frecuencia de trastornos afectivos en personas separadas o divorciadas. La depresión mayor es más frecuente en varones solteros y en mujeres casadas.
  • Nivel socioeconómico. Se observa una mayor incidencia de trastornos depresivos en niveles socioeconómicos bajos.
  • Consumo de alcohol y de drogas. Puede favorecer la aparición de depresión.
  • Predisposición genética. Tener antecedentes de familiares con depresión.


Complicaciones de la depresión

Existe una relación entre la depresión y la salud física. Por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares pueden producir depresión, y, a su vez, la depresión aumenta el riesgo de patologías cardiovasculares.

Otras complicaciones que se pueden derivar de la depresión incluyen:

  • Deterioro de las relaciones sociales, familiares y laborales.
  • Adicciones (alcohol y drogas).
  • Cronificación de la enfermedad, recaídas.


Prevención de la depresión

Entre las estrategias que se han mostrado eficaces para prevenir la depresión se encuentran los programas escolares para promover un modelo de afrontamiento positivo entre niños y adolescentes. De igual modo, las intervenciones dirigidas a los padres de niños con problemas de conducta pueden reducir los síntomas depresivos de los padres y mejorar los resultados de sus hijos.

Otras actuaciones que pueden ayudar a prevenir la depresión incluyen:

  • Realizar ejercicio físico, especialmente en personas mayores.
  • Una alimentación sana y variada.
  • Unos hábitos de descanso adecuados.
  • Tener una vida social activa.
  • Programar las actividades de la vida diaria, evitar el estrés y la sobrecarga laboral. Disfrutar de espacios para uno mismo y para el ocio.


Preguntas frecuentes

¿Hay distintos grados de depresión?

Sí, puede haber distintos grados de intensidad en los que se presentan los síntomas de la depresión. La depresión leve debe ser tratada en primera instancia con tratamientos no farmacológicos.


¿En qué consiste un test de depresión?

Se trata de formularios con preguntas que el médico hace al enfermo para ayudar al diagnóstico de la depresión y evaluar la progresión del paciente frente al tratamiento. Los más frecuentemente utilizados son el Beck Depression Inventory, el Hamilton Rating Scale for Depression o el Montgomery Asberg Depression Rating Scale.


¿Cómo saber si tengo depresión?

La mejor forma de saber si se tiene depresión es atender a los síntomas de la depresión y consultar con el médico.


¿Qué es la depresión crónica?

La depresión crónica es aquella que presenta una duración mayor de dos años. Habitualmente se presenta con una intensidad leve en forma de distimia.


¿Qué especialidades médicas se encargan de la depresión?

La depresión es una patología que puede ser tratada y diagnosticada por el médico de familia y el especialista en psiquiatría. En la parte psicoterapéutica del tratamiento participa el psicólogo.



Bibliografía