Contenido Artículos especializados Operaciones de Miopía con Láser, ¿Cuál es la Mejor?

Dra. Gemma Cardona

Médico consultor de Advance Medical

¿Estás considerando operarte la vista para quitarte esas molestas gafas? Infórmate de las técnicas que existen en el mercado.

El defecto refractivo (ametropía) aparece cuando los rayos de luz paralelos que entran en el ojo no quedan enfocados sobre la retina y el resultado visual es una imagen borrosa. Sería el caso de la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

La cirugía refractiva se refiere a los distintos procedimientos quirúrgicos encaminados a corregir estas afecciones oftalmológicas.
El Dr. José Ignacio Barraquer es considerado el padre de la cirugía refractiva y ya en 1949 publicó su primer libro escrito acerca de la posibilidad de la corrección de la miopía.

El objetivo de la intervención es dejar el ojo en las máximas condiciones de normalidad refractiva, esto es, alcanzar la máxima agudeza visual posible sin corrección óptica, de manera que no sea necesario el uso de gafas o lentes de contacto.

¿SABÍAS QUE…?

el Dr. José Ignacio Barraquer es considerado el padre de la cirugía refractiva y ya en 1949 publicó su primer libro escrito acerca de la posibilidad de la corrección de la miopía mediante la modificación de la curvatura de la córnea?

Técnicas para tratar la miopía

Existen diversas técnicas quirúrgicas oftalmológicas para tratar las ametropías:

  • Técnica LASIK (Queratomileusis in situ asistida con láser Excimer): en estos momentos es la técnica más utilizada y fue descrita en 1988. Consiste en tallar una lamela corneal mediante un aparato denominado microqueratomo, aplicando el láser Excimer sobre el tejido corneal. Posteriormente, se recoloca la lamela sobre la zona tratada, conservando de esta manera la zona superficial de la córnea.
  • Otras técnicas: como el láser de femtosegundo (con resultados también muy positivos), la queratectomía fotorefractiva (PRK) con láser Excimer, la colocación de implantes intracorneales, la queratotomía radiada …

¿Cuándo se indica el LASIK?

  • Pacientes mayores de 21 años.
  • Error de refracción estable (dentro de +/- 0’5 dioptrías en los 12 meses anteriores).
  • Miopías o hipermetropías con o sin astigmatismo y astigmatismo mixto.  

Ventajas del LASIK

Esta técnica ofrece ventajas frente a las demás opciones:

  • Es útil para la corrección de la miopía, permite mejorar la agudeza visual espontánea y disminuir la corrección óptica.
  • Se logra mayor exactitud en la corrección del defecto ocular.
  • Es una técnica segura.
  • No provoca dolor.
  • La recuperación postoperatoria es rápida.
  • Se consigue una disminución notable del riesgo de aparición de complicaciones postquirúrgicas.
  • Se realiza de forma ambulatoria (sin necesidad de ingreso hospitalario).
  • Se utiliza una cantidad mínima de anestésico tópico (aplicado directamente en el ojo).
  • Se pueden tratar ambos ojos en una misma sesión.
  • Existe la posibilidad de volver a realizar la técnica en un futuro.

Efectos adversos del LASIK

Como toda técnica médica, el LASIK también tiene riesgos, efectos adversos o desventajas. No es una técnica perfecta ni inocua. Algunos ejemplos serían:

  • Ojo seco: es el efecto adverso más frecuente asociado con el LASIK, con más de 95% de pacientes que experimentan estos síntomas en el primer mes después de la cirugía. Suele mejorar en los siguientes 6-12 meses posteriores a la intervención, de tal manera que tan sólo un pequeño porcentaje de pacientes desarrollarán un ojo seco severo resistente a tratamiento.
  • No puede tratar la presbicia (o vista cansada), que sería debida a una pérdida de capacidad de enfoque del cristalino del ojo, como resultado de la progresión natural de la edad.
  • Puede ser necesario el uso de gafas o lentes para la lectura o la conducción nocturna, una vez realizada la intervención con láser.
  • Alto coste económico en la compra y mantenimiento de los equipos necesarios para la realización de esta cirugía, que hacen su uso limitado en un gran número de países.

Está contraindicada en los algunos casos. Algunos ejemplos serían:

  • Mujeres embarazadas o en lactancia.
  • Enfermedades del colágeno (síndrome de Sjögren, lupus, artritis reumatoide, etc.), autoinmunes o inmunodeficiencia.
  • En casos de alergia ocular no controlada, glaucoma no controlado o cualquier grado de catarata.
  • Historia de queratitis por herpes zóster.
  • La diabetes mellitus no controlada.

En conclusión

Se debe realizar una cuidadosa selección de los pacientes candidatos, basándose en una exhaustiva evaluación “caso por caso”.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento que necesitas?

Cuéntanos lo que necesitas e intentaremos ayudarte lo más rápido posible

¿Tienes dudas?