Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Alimentación BLW: método complementario a demanda

Alimentación BLW: método complementario a demanda

Examen de salud a los 6 meses

Revisión de salud del niño en las primeras etapas de la vida.

Pide cita

Existe una nueva tendencia de alimentación complementaria para bebés a partir de los 6 meses. Consiste en un método de alimentación, donde se le ofrece al bebe el alimento en su presentación adecuada para que él mismo pueda cogerlo con sus manos, llevarlo a la boca y aprender a comer sin que un adulto lo alimente con purés, triturados o cuchara, incorporando directamente los sólidos sin pasar por las clásicas papillas.

Este método posee riesgos y beneficios, pero con una correcta utilización, el BLW puede ser positivo a la hora de promover una buena adquisición de hábitos alimenticios durante la infancia.





¿Qué es el método BLW?

El BLW (baby led weaning) se refiere a “destete dirigido por el bebé”, el detalle weaning responde a la acepción británica de la palabra: ¨lntroducción de sólidos¨, no a la norteamericana: ¨Dejar de amamantar¨. Describe el método de alimentación infantil autorregulada por el propio bebé, consistente en que el niño tenga acceso a alimentos del menú familiar, con pequeñas adaptaciones, renunciando a las papillas y los purés convencionales; respetando siempre las señales de hambre y saciedad del bebe.

El método es una manera de incorporar alimentos sólidos de acceso libre para que el bebé utilice las manos y pueda reconocer formas, olores, colores, texturas y sabores, y poder establecer así una mejor relación con la comida, con independencia y fomentando la coordinación, la autorregulación y poniendo en marcha de forma temprana el proceso de masticación.

No existe consenso entre los pediatras y todavía no se dispone de evidencia científica suficiente para llegar a una conclusión definitiva. Se trata de un método que puede resultar positivo si es puesto en práctica adecuadamente. Bien empleado puede mejorar la alimentación infantil.



¿Cuándo y cómo empezar con el BLW?

Hasta los 6 meses se recomienda la lactancia materna exclusiva. Pasada esta edad, la lactancia no ofrece todos los nutrientes que el niño necesita para su desarrollo y según este método, es la etapa ideal para introducir una dieta variada y nutritiva que incluya alimentos de todos los grupos en su formato original.

Se debe incluir la trona del bebé y compartir con él el menú familiar. Con esta forma de alimentación el bebé irá desarrollando la habilidad de masticar, participando e integrándose en el entorno familiar.

En este contexto, la opción BLW contempla la introducción de alimentos blandos en trozos grandes, para que el bebé pueda coger con las manos, frente a la opción tradicional de introducir papillas y alimentos triturados.



Beneficios del método BLW

  • lndependencia y autonomía a la hora de comer.
  • Desarrollo de la alimentación basada en las señales de hambre y saciedad.
  • Participación en las comidas familiares.
  • Acceso a mayor variedad de alimentos.
  • Fomento de la integración.
  • Estimulación de los sentidos, desarrollando el descubrimiento de sabores, texturas, colores y olores.
  • Adquisición de buenos hábitos alimenticios y mayor calidad nutricional de la dieta.
  • Evita los principales problemas de la alimentación infantil convencional: exceso de azúcares añadidos, sal y alimentos procesados.
  • Prevención de casos de sobrepeso y obesidad.


¿Qué puede comer un bebé de 6 meses BLW?

Antes de los 6 meses, la alimentación se basa exclusivamente en leche materna o artificial, pasada esta edad el bebé debe tener una dieta diversificada.

Entre los 6 y los 8 meses la energía procedente de la alimentación complementaria (introducción de alimentos al margen de la leche) debe estar cerca del 20% y a los 9 meses este aporte se acerca más al 50%.

La introducción de nuevos alimentos debe ser progresiva, si bien no debe seguir un orden estricto, las cantidades deben ser pequeñas y se les debe prestar especial atención a los alimentos potencialmente alergénicos (fresas, huevo, pescado, etc.) dándoles un tiempo de margen hasta los 8 meses para su introducción.

En cualquier caso, la lactancia materna o artificial debe seguir estando presente, constituyendo la principal fuente de energía.

Los alimentos que se pueden ofrecer incluyen:

  • Fruta (consumo diario de al menos 1 pieza tras las comidas principales).
  • Verduras (Ricas en fibra y vitaminas A, C, E y ácido fólico)
  • Cereales: Fuentes de hidratos de carbono complejos, fibra vegetal y vitaminas (trigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz, tapioca, etc.) preparados con cereales (pastas, harinas, pan, maltas, etc.).
  • Legumbres (lentejas, garbanzos, judías blancas y guisantes) ricas en hierro y zinc.
  • Carne y pescado (no más de 50-70 g por comida).
  • Huevo entero (de 1 a 3 por semana).
  • Grasa vegetal, preferiblemente (aceite de oliva, soja, girasol y maíz), evitando grasas sólidas saturadas de origen animal.

Evitar alimentos como frutos secos enteros, trozos pequeños y crudos de manzana y zanahoria, uvas, palomitas, etc., para prevenir atragantamientos.

Conforme los niños crecen, adquieren destrezas psicomotoras que les permiten coger alimentos con las manos y beber de una taza, por lo que pueden participar de la misma comida que la familia. Solo será necesario realizar pequeñas adaptaciones, como presentar los alimentos en pequeñas porciones a una temperatura adecuada para que puedan cogerlos con las manos.



Condiciones para poner en marcha el baby led weaning

Los requisitos para iniciar este tipo de método de alimentación complementaria incluyen el reflejo de extrusión abolido (una vez que se le ofrece algo en la boca al bebe, ejerce movimientos con su lengua tratando de empujar hacia afuera lo que se le ha introducido, bien sea sólido o líquido).

También precisa de un desarrollo psicomotor adecuado teniendo la capacidad de mantenerse sentado con apoyo, coger los alimentos y llevarlos a la boca.

Finalmente, es importante que los niños tengan interés activo por la comida (que sean buenos comedores).

Estos requisitos no son una regla general, por lo cual no todos los bebés serían capaces de adoptar este método de alimentación.



Riesgos e inconvenientes del método

Entre los posibles riesgos del BLW está la deficiencia de energía y de algunos nutrientes como el hierro y el zinc. Para evitarlo, en las comidas deben aparecer alimentos de todos los grupos un alimento proteico, un derivado de cereal, verdura, fruta y aceite de origen vegetal, preferentemente oliva).

Por otro lado, existe un riesgo de atragantamiento y asfixia, siendo evitable estando pendiente del bebé, no dejándole solo y teniendo conocimiento de cómo actuar frente a este tipo de riesgo.

En cualquier caso, este método está pensado para participar de la comida familiar, por lo que siempre estarán acompañados.

Si tienes cualquier duda Savia pone a tu disposición los mejores especialistas en pediatría.