Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Angiología y Cirugía Vascular

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Síndrome del intestino irritable
Enfermedad

Síndrome del intestino irritable

¿Qué es el síndrome del intestino irritable? El síndrome del intestino irritable es un trastorno intestinal frecuente que puede cursar con dolor, gases, distensión abdominal y cambios en el ritmo intestinal como diarrea y estreñimiento. Solamente una pequeña cantidad de personas con síndrome del intestino irritable tienen signos y síntomas graves. Algunas personas pueden controlar los síntomas con cambios en la dieta, el estilo de vida y con tratamiento del estrés. El síndrome del intestino irritable no produce modificaciones en el tejido intestinal ni aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. Este síndrome se puede presentar a cualquier edad , pero suele aparecer antes de los 35 años, en la adolescencia o a principios de la vida adulta, disminuyendo su incidencia después de los 60 años. Es más frecuente en mujeres que en hombres y en personas con otras patologías digestivas. Es una enfermedad común y leve , pero si no se trata puede afectar a la calidad de vida de las personas que la padecen. Causas del síndrome del intestino irritable Se desconoce la causa específica del síndrome del intestino irritable, aunque esta afección se suele dar por familias, es decir, factores genéticos . Las paredes del intestino están revestidas por capas de músculo que se contraen a medida que trasladan los alimentos a lo largo del tubo digestivo. Las contracciones más fuertes y que duran más tiempo de lo normal pueden causar gases, hinchazón y diarrea . Las contracciones intestinales débiles pueden enlentecer el paso de los alimentos, lo que provoca que las heces sean duras y secas . Las anomalías en los nervios del aparato digestivo pueden causar una molestia mayor que la normal cuando el abdomen se estira debido a los gases o las heces. Algunas personas con síndrome del intestino irritable tienen una cantidad mayor de células del sistema inmunitario en el intestino. Esta respuesta del sistema inmunitario se asocia con dolor y diarrea . También podrían influir algunas enfermedades como gastroenteritis, intolerancias alimentarias y alteraciones hormonales . Síntomas del síndrome del intestino irritable Los síntomas pueden incluir: Dolor abdominal, cólicos o hinchazón que suelen aliviarse de forma total o parcial al evacuar los intestinos. Exceso de gases, diarrea o estreñimiento. Mucosidad en las heces. Cambios en los hábitos intestinales. Adelgazamiento. Anemia por deficiencia de hierro, entre otros síntomas. Tratamiento para el síndrome del intestino irritable El tratamiento del síndrome del intestino irritable se centra en aliviar los síntomas para poder llevar una vida lo más normal posible. Por lo general, los signos y síntomas leves pueden controlarse manejando el estrés, así como realizando cambios en la dieta y el estilo de vida, como, por ejemplo: Evitar alimentos que desencadenan los síntomas. Comer alimentos con alto contenido de fibra. Beber mucho líquido. Hacer ejercicio. Aunque el síndrome del intestino irritable no sea de riesgo vital , puede afectar a la calidad de vida de quienes lo padecen. El tratamiento farmacológico va dirigido a controlar los síntomas predominantes y durante un tiempo limitado. Pueden ser inhibidores de los espasmos (espasmolíticos), estimulantes de la motilidad (procinéticos), antidiarreicos , laxantes , antidepresivos y/o ansiolíticos . Pruebas complementarias del tratamiento del síndrome del intestino irritable El diagnóstico del colon irritable se basa en una buena historia clínica junto con una exploración física completa. La mayoría de las veces, se puede diagnosticar la enfermedad en base a los síntomas . Se pueden hacer los siguientes exámenes y pruebas para descartar otros problemas o patologías: Exámenes de sangre para ver si se tiene celiaquía. Examen de orina y coprocultivos para ver si hay una infección. Estudio radiológico de abdomen, ecografía abdominal y colonoscopia o sigmoidoscopia. Factores desencadenantes del síndrome del intestino irritable Los factores desencadenantes del síndrome del intestino irritable pueden ser: Ciertos alimentos : provocan en algunas personas síntomas del síndrome del intestino irritable que empeoran cuando consumen ciertos alimentos y bebidas, como trigo, productos lácteos, frutas cítricas, frijoles, repollo, leche y gaseosas. El estrés es considerado como unos de los factores desencadenantes principales, si bien el estrés puede agravar los síntomas, no es la causa. Entre otros factores. Factores de riesgo del síndrome del intestino irritable Los factores que aumentan el riesgo de tener el síndrome del intestino irritable incluyen: La edad: el síndrome suele manifestarse con mayor frecuencia en personas menores de 50 años . El sexo: el síndrome del intestino irritable es más frecuente en las mujeres . Tener antecedentes familiares de síndrome del intestino irritable. Complicaciones del síndrome del intestino irritable Las complicaciones pueden incluir : La diarrea o el estreñimiento crónicos pueden causar hemorroides. Mala calidad de vida. Trastornos del estado de ánimo, padecer los signos y síntomas del síndrome del intestino irritable puede ocasionar depresión o ansiedad. Prevención del síndrome del intestino irritable Para prevenir los signos y síntomas del síndrome es necesario: Evitar temporalmente aquellos alimentos y bebidas que desencadenan o empeoran los síntomas como tabaco, café, especias, alcohol, tónica, sopas de sobres, cacao, derivados lácteos, quesos, yogurt, bollería, pasteles, helados y mantequilla. Evitar comidas copiosas , son preferibles las comidas más frecuentes y menos abundantes. Evitar, en lo posible, las situaciones que causan nerviosismo o estrés . Realizar ejercicio físico adecuado a la edad y evitar el sedentarismo . Especialidades a las que pertenece el síndrome del intestino irritable El síndrome del intestino irritable pertenece a la especialidad de gastroenterología y/o digestivo , que es la parte de la medicina que se encarga del aparato digestivo (estómago e intestinos) y sus enfermedades, así como del resto de los órganos del aparato digestivo. Preguntas frecuentes ¿Qué puedo comer si tengo síndrome de intestino irritable? Es aconsejable no comer nada que empeore los síntomas. Se recomienda comer frutas como manzana y pera, cebolla, espárrago, ajo, guisante, soja, lentejas, trigo y derivados, centeno y cebada y frutos secos, entre otros alimentos. ¿Qué es la enfermedad de Crohn? La enfermedad de Crohn es una enfermedad intestinal inflamatoria . Provoca inflamación del tubo digestivo que puede producir dolor abdominal, diarrea intensa, fatiga, adelgazamiento y desnutrición. La inflamación que provoca la enfermedad de Crohn puede afectar distintas regiones del tubo digestivo en diferentes personas. ¿Qué alimentos hacen que se inflame el colon? Consumir alimentos ricos en grasas o alimentos refinados inflama el colon. Los platos con pimienta, chile, mostaza o vinagre, los alimentos fritos, las harinas y algunas legumbres, entre otros alimentos ¿Qué es la distensión abdominal? La distensión abdominal es una afección en la que el abdomen (vientre) se siente lleno y apretado . Se aprecia visiblemente que el abdomen está  hinchado . ¿Qué es la ascitis? La ascitis es la acumulación de líquido en el espacio que existe entre el revestimiento del abdomen y los órganos abdominales . Las enfermedades que pueden causar daño hepático grave pueden llevar a esta situación. Esto incluye infección prolongada con hepatitis C o B y el consumo excesivo de alcohol durante muchos años que ha provocado una cirrosis hepática .
Ictericia
Enfermedad

Ictericia

¿Qué es la ictericia? La ictericia es la aparición de coloración amarillenta de la piel, las mucosas (revestimientos de los orificios corporales) y la conjuntiva ocular (el blanco de los ojos se vuelve amarillento). Es un síntoma que aparece por un aumento en el torrente sanguíneo de la bilirrubina más de 2.25 mg/dL, una sustancia producida por la degradación de los glóbulos rojos en el bazo , apareciendo la bilirrubina indirecta o no conjugada, y metabolizada en el hígado, dándose la bilirrubina directa o conjugada, que puede aumentar su concentración en el organismo por varias vías y distintas patologías. Su frecuencia de aparición varía según la patología de base que produzca el aumento de la bilirrubina, siendo un síntoma frecuente, por ejemplo, en el caso de la llamada ictericia fisiológica del recién nacido. Las patologías en el adulto que más frecuentemente desencadenan la ictericia, son aquellas que producen lesión en las células hepáticas (hepatitis y cirrosis). Aunque existen patologías con buen pronóstico que hacen que aumente la bilirrubina en sangre de forma reversible con tratamiento, en otras ocasiones la presencia de ictericia puede ser un signo del padecimiento de una enfermedad grave. Tipos y causas de ictericia La ictericia se produce por diferentes tipos de mecanismos por los que aumenta la bilirrubina en el cuerpo: Por aumento de su formación. Por disminución de su depuración hepática. Por obstrucción al flujo biliar. Aumento de la bilirrubina indirecta o no conjugada con función hepática normal : Cuando hay una destrucción de glóbulos rojos (hemólisis). Cuando hay una destrucción de glóbulos rojos alterados en la médula ósea (eritropoyesis ineficaz). Cuando se realizan transfusiones al paciente o por la reabsorción de grandes cantidades de sangre que se sale de los vasos sanguíneos en hematomas o infartos en los tejidos. En la ictericia fisiológica del recién nacido: por una falta de maduración de la enzima que transforma la estructura de la bilirrubina. Por la enfermedad de Cliger-Najar: debida a alteraciones genéticas que producen un déficit de la enzima que transforma la bilirrubina en el hígado. Por la enfermedad de Gilbert: déficit parcial de la enzima que se transmite genéticamente. Por incremento de la producción de bilirrubina : se puede dar en varias situaciones: Por déficit en el transporte de la bilirrubina en la sangre y su captación por el hígado : el aumento lo pueden producir algunos fármacos ( Rifampicina, Ciclosporina, Indinavir, Probenecid… ), también puede producirse por enfermedades como la sepsis o la insuficiencia cardíaca. Por alteraciones en la conjugación de la bilirrubina : modificación de su estructura en el hígado para ser excretada después por la vesícula biliar. Esta alteración aparece en las siguiente situaciones: Aumento de bilirrubina directa o conjugada con función hepática normal : se produce por dos enfermedades raras hereditarias: Enfermedad de Dubin-Johnson. Enfermedad de Rotor: en la que se produce una alteración de la excreción de la bilirrubina a los conductos biliares. Aumento de la bilirrubina directa o mixta (directa e indirecta), con alteraciones de la función del hígado : Por fracaso global de la función hepática que aparece en enfermedades como hepatitis, “hígado graso” (esteatosis hepática), toma de fármacos, alcohol, cirrosis, alteraciones del tiroides...etc. Por bloqueo del paso de la bilis al duodeno: cuando existe un obstáculo en el tejido del hígado, lo que puede producirse en enfermedades como infección de Epstein Barr, sarcoidosis, tuberculosis, linfoma y/o colangitis biliar primaria, o por obstrucción de la vía biliar en el trayecto que pasa fuera del hígado, lo que se produce en enfermedades como coledocolitiasis, quistes, y enfermedades tumorales de la vía biliar, entre otras. Síntomas de la ictericia El signo fundamental de la ictericia es la aparición de una coloración amarillo-verdosa y naranja u ocre en la piel , que es apreciable en la conjuntiva ocular cuando la bilirrubina en sangre aumenta a partir de 2 mg/dl, y en la piel a partir de 3 mg/dl. Además, este signo puede acompañarse de un conjunto de síntomas variados dependiendo de la causa del aumento de la bilirrubina: picor, cambio de la coloración de las heces (heces blancas o claras), aumento de la coloración de la orina , fiebre, dolores articulares y musculares, falta de apetito, pérdida de peso, dolor abdominal...etc. Tratamiento para la ictericia El tratamiento fundamental es el específico de la causa que ha originado el aumento de la bilirrubina y con ello la ictericia. En caso de patologías graves se debe ingresar al paciente (en casos de fallo hepático agudo grave, colecistitis, colangitis...etc.). En ocasiones es preciso en el tratamiento la realización de técnicas endoscópicas (CPRE) o quirúrgicas Puede administrarse un tratamiento sintomático para el control del picor, por ejemplo con administración de fármacos como Colestiramina, Rifampicina o Fenobarbital . Para tratar de disolver los cálculos (piedras) biliares que producen colestasis o acúmulo de bilis por obstrucción de las vías biliares, se pueden utilizar fármacos como el ácido ursodesoxicólico ( Ursubilane ®). A veces es preciso tratar el déficit vitamínico que se puede producir en colestasis intensas y prolongadas por malabsorción, administrando por ejemplo, suplementos de vitamina A ( Auxina A Masiva ®), vitamina E ( Auxina E ®), vitamina D (Vitamina D3 ), y, si se constata necesidad, la vitamina K ( Konakion ® ). El paciente debe estar bien hidratado para evitar la toxicidad de la bilirrubina a nivel del riñón. Pruebas complementarias del tratamiento de la ictericia Analítica de sangre : con determinación de hemograma, bioquímica que incluya enzimas hepáticas, fosfatasa alcalina, y bilirrubina. Según la sospecha diagnóstica se solicitará en la analítica el estudio de serología de los virus de la hepatitis A, B y C (para detectar su presencia), determinantes del metabolismo del hierro (hierro, ferritina y transferrina), marcadores tumorales...etc. También se puede solicitar la determinación de algunas vitaminas que, cuando existe una obstrucción biliar prolongada, pueden no absorberse adecuadamente. Se realiza una ecografía abdominal como técnica de imagen de elección para valorar la patología hepatobiliar, sobre todo si se sospecha de ictericia por obstrucción de la vía biliar. Otras pruebas de imagen que complementan la visualización del abdomen y detectan lesiones que no se detectan con la ecografía y que se pueden realizar son un TAC abdominal , una colangioresonancia y una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) . En ocasiones, según la causa, puede precisarse la realización de una biopsia hepática : extracción de una pequeña cantidad de tejido para analizarlo. Factores desencadenantes de la ictericia El factor desencadenante de la ictericia es el acúmulo en la sangre de la bilirrubina (conjugada o directa / no conjugada o indirecta). Factores de riesgo de la ictericia Consumo de alcohol. Factores de riesgo para el contagio de hepatitis víricas como prácticas sexuales sin protección, realización de tatuajes o piercings , requerimiento de transfusiones sanguíneas, y administración de fármacos o drogas por vía intravenosa. Exposición a agentes químicos, toxinas hepáticas, fármacos (antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos, estatinas...etc), esteroides anabolizantes, preparados de herbolario o multivitamínicos. Antecedentes de cirugía hepática o biliar previa. Antecedentes familiares de enfermedades hepáticas o padecimiento de ictericia. Obesidad. Embarazo. Haber recibido un trasplante de médula ósea o hepático. Edad: recién nacidos, sobre todo si son prematuros. Bajo peso al nacer. Lactancia materna exclusiva. Alta precoz del recién nacido sin seguimiento posterior. Sexo masculino. Hijo de madre diabética. Tener un hermano que al nacer tuviera ictericia. Pérdida de peso en el recién nacido. Padecimiento de enfermedades que producen la obstrucción biliar como tumores, o cálculos. Padecer traumatismos con gran producción de hematomas. Complicaciones de la ictericia Alteraciones neurológicas por aumento grave de bilirrubina : encefalopatía aguda. Prevención de la ictericia No consumir alcohol. No consumir drogas por vía parenteral. Medidas de protección en las relaciones sexuales. Vacunación contra la hepatitis. Realizar una dieta variada, rica en fibra y verdura. Control de los niveles de colesterol. Tratamiento de los procesos de litiasis biliar para prevenir obstrucciones. En recién nacidos se aconseja lactancia materna al menos 8-12 veces al día durante los primeros días, y aquellos que pierden más del 10% de su peso al nacer deben ser evaluados por un profesional entrenado en lactancia. Evitar medicamentos y toxinas que pueden causar hemólisis o dañar directamente el hígado. Especialidades a las que pertenece la ictericia Los médicos especialistas que evalúan y tratan la ictericia de los pacientes pueden ser especialistas en aparato digestivo, pediatras, cirujanos generales, médicos internistas...etc, dependiendo de la causa que la produce. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la bilirrubina? Es un pigmento biliar rojo que se forma por degradación de la hemoglobina de los glóbulos rojos en el bazo (como bilirrubina no conjugada),que  es transportada unida a una proteína hacia el hígado (donde se conjuga) y posteriormente se excreta por las vías biliares hacia el intestino, donde se elimina por las heces en un 90%. Un pequeño porcentaje se elimina por la orina. ¿Cuánto tarda en quitarse la ictericia? Depende de la causa del aumento de la bilirrubina y del tratamiento que requiera la patología que lo produce. ¿Qué pasa cuando tienes niveles altos de bilirrubina? La bilirrubina cuando se presenta en unos niveles más altos de lo normal en la sangre produce una pigmentación de los tejidos mejor vascularizados (donde más sangre llega), como son la piel y la escleróticas (el blanco de los ojos). ¿Es más frecuente la ictericia en recién nacidos que en otras edades? Sí, la denominada ictericia del recién nacido es una causa muy frecuente de ictericia en los niños por la inmadurez hepática que todavía pueden presentar. Aun así, esta no es la única causa que puede desencadenar la ictericia en los niños que, al igual que los adultos, pueden padecerla por otros motivos de aumento de la bilirrubina que. ¿Cómo evitar la ictericia en un recién nacido? L a ictericia fisiológica del recién nacido no se puede prevenir, pero es fundamental el control del bebé por parte de profesionales en los días previos al nacimiento, sobre todo si el bebé presenta factores de riesgo para desarrollar la ictericia, y si este es prematuro.  
Hepatitis C
Enfermedad

Hepatitis C

¿Qué es la hepatitis C? La hepatitis C, también conocida como VHC o HCV, es una enfermedad vírica que afecta al hígado produciendo alteraciones en el organismo. Se da tanto en hombres  como en mujeres, teniendo mayor riesgo de sufrirla aquellas personas que practican sexo sin protección, consumen drogas intravenosas, o trabajan en el sector sanitario. Pertenece a la especialidad de infectología y es considerada una enfermedad de tipo grave. Tipos de hepatitis Todas las hepatitis afectan directamente al hígado, pero se diferencian según su gravedad y forma de contagio. Las principales hepatitis son: Hepatitis A : es el tipo de hepatitis más leve. Se contagia por el consumo de agua o alimentos infectados por materiales fecales. Producida por el virus VHA. Hepatitis B : esta hepatitis se transmite mediante fluidos corporales infectados por el virus como la sangre, el semen, la saliva, las lágrimas, la orina y los fluidos vaginales. En la mayoría de los casos se hace crónica. Producida por el virus VHB. Hepatitis C : el contagio se produce por el contacto directo con la sangre infectada. Suele ser crónica. Producida por el virus VHC. Hepatitis D : es la hepatitis más grave. Es el virus más dañino de esta enfermedad y solo se desarrolla si el paciente también sufre hepatitis B, además las vías de contagio son las mismas: fluidos corporales infectados. Producida por el virus VHD. Causas de la hepatitis C La hepatitis C es una enfermedad vírica que afecta al hígado llegando incluso a anular sus funciones si no se trata correctamente la enfermedad. El virus de la hepatitis C se transmite a través de sangre contaminada que entra en el torrente sanguíneo de una persona sana por diferentes motivos, como la práctica de sexo sin protección, el consumo de drogas inyectables o el contagio al estar expuestos al virus. Síntomas de la hepatitis C Esta enfermedad en muchas ocasiones no presenta síntomas hasta casi diez años después de haberse contraído. Por ello, es importante realizarse análisis de sangre, ya que los síntomas no siempre son evidentes. Los principales de la hepatitis C son: Ictericia (color amarillo de la piel y de los ojos). Pérdida de apetito y bajada de peso. Orina oscura. Ascitis (retención de líquidos en el abdomen). Aumento de sangrado y presencia de hematomas. Inflamación de las piernas. Fiebre. Fatiga. Somnolencia. Desorientación. Ramificaciones de los vasos sanguíneos. Tratamiento para la hepatitis C Para tratar la hepatitis C el paciente debe tomar medicamentos antivirales así como vacunarse contra la hepatitis A y la hepatitis B de forma que no se complique su recuperación, ya que ambas enfermedades también afectan al hígado. En algunos casos, si el hígado está muy dañado, el paciente deberá someterse a un trasplante. Pruebas complementarias del tratamiento de hepatitis C Como la hepatitis C puede tardar en presentar síntomas hasta varios años después, es importante que los pacientes que tienen factores de riesgo se realicen la prueba. La prueba se basa en una analítica sanguínea para detectar la presencia del virus VHC, y en caso de que este dé positivo, se realizarán análisis complementarios para comprobar la cantidad de virus que hay en la sangre e identificar el genotipo. Por otro lado, se realizarán pruebas en el hígado para evaluar si existe daño hepático. Factores desencadenantes de la hepatitis C La hepatitis C se desarrolla cuando el virus VCH ingresa en la sangre del paciente, por tanto, cualquier acción que pueda provocar este suceso es un factor desencadenante. Factores de riesgo de la hepatitis C Existen una serie de factores de riesgo que pueden provocar que el paciente tenga mayor tendencia a sufrir la hepatitis C. Estos factores de riesgo son: Practicar sexo con muchas personas sin protección. Consumir drogas intravenosas. Haber padecido una enfermedad de transmisión sexual. Padecer VIH. Si la madre del paciente tenía hepatitis C. Si se realizó un tatuaje o piercing en un lugar sucio y con material no esterilizado. Trabajar en el sector de la salud y estar expuesto. Recibir transfusiones de sangre o trasplantes de órganos dañados. Complicaciones de la hepatitis C Cirrosis. Ascitis. Encefalopatía hepática. Cáncer de hígado. Daño hepático con insuficiencia. Prevención de la hepatitis C No consumir drogas inyectables. Mantener una buena higiene. Acudir al médico con la presencia de síntomas. Vacunación de la hepatitis A y B. Mantener relaciones sexuales seguras. Elegir centros certificados para la realización de piercings y tatuajes. Especialidades a las que pertenece la hepatitis C La hepatitis C es una enfermedad vírica, por tanto, es tratada por la especialidad médica de infectología. Preguntas frecuentes: ¿Qué tipo de hepatitis es la más peligrosa? La hepatitis D , puesto que para desarrollarse el paciente también estará contagiado de la hepatitis B, lo que ocasiona que los síntomas se agraven. También es de gravedad la hepatitis autoinmune. ¿Qué es el VHC positivo? El VHC es el Virus de la Hepatitis C , por tanto un VHC positivo significa que el paciente está infectado por el virus y por tanto padece hepatitis C. ¿Cuál es la hepatitis que se transmite sexualmente? La hepatitis B. No obstante, la hepatitis C también puede transmitirse sexualmente si durante el coito se produce un sangrado o fisura aunque sea mínimo. ¿Cómo se puede contagiar la hepatitis? La hepatitis se puede contagiar por los fluidos corporales (VHB, VHD), por la sangre (VHC) o por el consumo de alimentos o agua contagiados (VHA) por el virus. ¿Qué es el anti-VHC? El anti-VHC son los anticuerpos que genera el organismo ante la presencia del virus de la hepatitis C para hacerle frente, por tanto, es un indicativo de que el paciente sufre esta enfermedad.  
Hernia de Hiato
Enfermedad

Hernia de Hiato

¿Qué es una hernia de hiato? La hernia de hiato es el desplazamiento del estómago hacia el tórax a través del diafragma , se produce en aproximadamente el 20% de la población y en casos graves puede llegar a producir un estrechamiento del esófago. Puede detectarse a cualquier edad, considerándose una enfermedad de tipo leve. Tipos de hernias Los tipos de hernias de hiato son: Hernia hiatal tipo I : se produce por el deslizamiento de la unión gastroesofágica hacia el tórax, representan el 95% de los casos de hernia hiatal. Hernia tipo II : en ellas el estómago se desliza dentro de la cavidad torácica, la unión gastroesofágica se mantiene en su sitio, se da en menos del 5% de los casos, pero puede dar lugar a complicaciones. Hernia Hiatal tipo III : se produce una combinación de las dos anteriores, la herniación del estómago y de la unión gastroesofágica. Hernia hiatal tipo IV : se produce la herniación de otros órganos abdominales. Causas de la hernia de hiato Las causas de la hernia de hiato no son bien conocidas, aunque parece participar el aumento de la presión abdominal. Síntomas de la hernia de hiato Las hernias de hiato en muchos casos no producen síntomas. Cuando estos se producen los más comunes son ardor gástrico, sensación de reflujo con ardor hasta la garganta, acompañado de dolor, dificultades para tragar , mal sabor de boca, eructos, mal aliento, y tos al tumbarse tras comer. Tratamiento para la hernia de hiato El tratamiento de la hernia de hiato incluye medidas higienicodietéticas, farmacológicas y en algunos casos quirúrgicas. Las medidas higiénico dietéticas consisten en evitar comidas picantes , los alimentos excitantes como chocolate y café, realizar comidas menos copiosas y más frecuentes, evitar el alcohol y el tabaco , elevar el cabecero de la cama unos 20 centímetros y evitar acostarse nada más comer. El tratamiento farmacológico está compuesto de inhibidores de la bomba, protones como el Omeprazol , o antagonistas de la histamina 2 como la Ranitidina . Puede ser necesario tomar durante algún tiempo procinéticos como la Cisaprida . No se deben tomar estos medicamentos sin control médico adecuado. El tratamiento quirúrgico se realiza por medio endoscópico mediante una cirugía conocida como funduplicatura de Nissen . Pruebas complementarias del tratamiento de la hernia de hiato Las pruebas de imagen serán el estudio gastroesofágico , en el cual se puede ver la regurgitación de la papilla de bario ingerida. Otras pruebas complementarias serán la phmetría , que permite conocer si hay reflujo ácido del estómago y en el esófago, y la manometría, que permite ver las presiones dentro del esofago. Por último, puede ser necesario realizar una endoscopia esofago-gástrica. Factores desencadenantes de la hernia de hiato El factor desencadenante de la hernia de hiato es el aumento de presión a nivel del abdomen. Factores de riesgo de la hernia de hiato Los factores de riesgo de la hernia de hiato son: el envejecimiento , ya que el músculo del diafragma se vuelve más débil con la edad favoreciendo la hernia hiatal, la tos crónica, el estreñimiento, la obesidad, levantar pesos importantes al producir aumento de presión en el abdomen,  el tabaco y el alcohol al producir relajación del esfínter esofágico inferior. Complicaciones de la hernia de hiato Daño en la parte de estómago que se hernia dando lugar a sangrado. Tos crónica por la irritación, que sobre los bronquios puede producir el aspirado de contenido gástrico. Esófago de Barrett (enfermedad por reflujo gastroesofágico que permite que el contenido del estómago dañe las células que envuelven la superficie del esófago). Estrechamiento del esófago. Disfagia (dificultad o imposibilidad de tragar). Prevención de la hernia de hiato Realizar comidas pobres en grasas. No fumar. No beber alcohol. Comer cinco veces al día comidas no copiosas. Subir la cabecera de la  cama unos 20 cm. No acostarse nada más comer. Evitar la obesidad. Evitar levantar objetos muy pesados. Especialidades a las que pertenece la hernia de hiato Las hernias de hiato pueden ser tratadas por los médicos de familia, los médicos especialistas en digestivo y, en caso de necesitar cirugía, por los cirujanos digestivos. Preguntas frecuentes: ¿Qué no se puede comer si tienes hernia de hiato? En los casos de hernias de hiato se deben evitar los picantes y alimentos como chocolate o el café, ya que son excitantes. También se deben evitar las bebidas gaseosas y el alcohol. ¿Qué es el reflujo gastroesofágico? El reflujo gastroesofágico es el paso del contenido gástrico hacia el esófago por mal funcionamiento del esfínter esofágico inferior. Dicho contenido, al ser ácido, ataca a la mucosa esofágica produciendo ardor y en algunos casos tos al llegar a la garganta. ¿Qué es una hernia epigástrica? Las hernias epigástricas son hernias que se producen en la pared abdominal , entre la zona del esternón y el ombligo, debido a la debilidad de los músculos abdominales. ¿Qué sucede con los músculos cuando se produce una hernia en el abdomen? En la hernia abdominal se produce un debilitamiento en la aponeurosis, que es la fibra que cubre al músculo abdominal , que provoca un agujero a través del cual se produce la salida de órganos abdominales, en general el intestino. ¿Qué es una hernia ventral? Las hernias ventrales son hernias que se producen en la pared abdominal , en muchos casos se producen en zonas donde hubo una cirugía previa que dejó la pared abdominal más débil de lo normal.  
Úlcera
Enfermedad

Úlcera

¿Qué es una úlcera? La úlcera es una de las lesiones elementales del organismo , consistente en una pérdida de sustancia en la piel o mucosas que llega en profundidad (en la piel a epidermis y dermis). Si son debidas a un traumatismo constituyen lo que conocemos por heridas . Son lesiones comunes que pueden tener diferentes localizaciones en la piel y la mucosa producidas por distintas causas. Habitualmente no son alteraciones graves , aunque en todas sus manifestaciones producen mucha incomodidad y dolor al paciente y pueden presentar complicaciones. Tipos de úlceras Las úlceras pueden aparecer en piel , las cuales serán úlceras dérmicas, o en las mucosas (revestimiento de las cavidades del organismo), como en la mucosa genital, en la boca, en el estómago o duodeno y también en el epitelio corneal del ojo. Causas de una úlcera Las úlceras pueden ser producidas por traumatismos o roces repetidos directos , por infecciones, por enfermedades autoinmunes, por presencia de cuerpos extraños o acción de sustancias tóxicas, alteraciones vasculares debidas a presiones y pesos constantes en una zona y, en el caso de las úlceras digestivas, se añade además el efecto de la toma de fármacos antiinflamatorios y el estrés. Otro de los motivos por los que se pueden producir úlceras es la presencia de un tumor . Síntomas de una úlcera Las úlceras pueden producir dolor y sangrado , tanto en la piel como en las mucosas. En el caso de las úlceras digestivas de estómago o duodeno, además puede aparecer sensación de plenitud, náuseas, vómitos y pérdida de peso y de apetito. A nivel ocular , cuando existe una úlcera corneal el paciente además de presentar dolor, tiene sensación de cuerpo extraño en el ojo, lagrimeo, molestias con la luz (fotofobia) y, en ocasiones, edema en los párpados con enrojecimiento de la conjuntiva ocular. Tratamiento para una úlcera El tratamiento va encaminado a ayudar al organismo a restaurar los tejidos dañados . Se realiza en todo caso limpieza de la úlcera con suero fisiológico. En el caso de infecciones, se tratarán con antibióticos según la sospecha del agente causal o los resultados de los estudios microbiológicos. Es importante evitar los mecanismos desencadenantes si se producen por traumatismos o por presión de una región del organismo (región sacra, talón etc), con movilizaciones adecuadas de los pacientes para que no apoyen su cuerpo constantemente en la misma región. Se debe procurar evitar la humedad en la piel (producida por secreciones y/o sudoración) y, además, se debe tratar el dolor con analgésicos. En los casos necesarios (úlceras por presión de distintos grados de profundidad, por ejemplo), se colocan en la úlcera apósitos que ayudan a la cicatrización con distintas características según la evolución de la úlcera, así como teniendo en cuenta si existe sobreinfección o no (para ayudar a quitar piel muerta, para ayudar a mantener la úlcera seca, para ayudar a epitelizar...etc). En caso de la úlcera corneal se administra una pomada epitelizante . En ocasiones, además, al inicio del tratamiento se pone de forma tópica una gota de un colirio que ayuda a dilatar la pupila para mejorar el dolor. Se suele tapar el ojo durante 24-48 horas, con la administración de la pomada cada 8 horas y un colirio antibiótico para evitar sobreinfecciones. En la úlcera gástrica o duodenal el tratamiento se basa en la erradicación de la infección producida por la bacteria frecuentemente relacionada con este tipo de úlcera ( Helicobacter Pylori ), con antibióticos asociados a fármacos que disminuyen la secreción ácida del estómago ( Omeprazol, Ranitidina ...etc.). En casos resistentes al tratamiento o en aquellos en los que existe un sangrado activo importante de la úlcera se recurre a la cirugía. Pruebas complementarias del tratamiento de una úlcera En el caso de las úlceras dérmicas la exploración física determina la objetivación y diagnóstico de la úlcera. Se puede realizar la toma de muestras de las secreciones que puede haber en la úlcera para realizar un estudio microbiológico con un cultivo, para así determinar si hay infección sobreañadida . En otras ocasiones se toman pequeñas muestras del tejido para su estudio anatomopatológico . A veces, sobre todo en las úlceras producidas en la zona de los genitales, se solicitan analíticas de sangre para determinar la serología y estudio de posibles infecciones de transmisión sexual (determinación de la presencia de virus y bacterias relacionadas). En el caso de las úlceras digestivas el diagnóstico se efectúa por medio de la realización de una endoscopia (introducción de un tubo flexible con una cámara y luz en su extremo distal), para visualizar y localizar la úlcera de forma directa. Las úlceras corneales se pueden detectar realizando una tinción con un colirio local (tinción con fluoresceína), cuyo pigmento se deposita en la úlcera y es visible por el médico a la visión bajo una luz azul. Las úlceras en la mucosa oral se suelen tratar con colutorios u otras sustancias con presentación en gel, spray...etc, que ayudan a la cicatrización. Tienen acción antiséptica, y antiinflamatoria . En ocasiones se deben hacer pequeñas intervenciones de cirugía menor para disminuir o tratar sangrados activos como cauterización (“quemar”) con nitrato de plata o láser. Factores desencadenantes o de riesgo de una úlcera Para las úlceras digestivas: padecer una infección por Helicobacter Pylori , tomar alcohol, fumar y tomar medicamentos como antiinflamatorios no esteroideos. Para las úlceras en la piel por presión : la mala nutrición del paciente, la deshidratación de la piel, la presión constante del cuerpo sobre zonas con salientes óseos o la edad. Para las úlceras genitales : no tener protección en las relaciones sexuales o tener múltiples parejas sexuales. Para las úlceras bucales : las fricciones por aparatos externos como ortodoncias, traumatismo por mordidas, padecimiento de enfermedades autoinmunes, etc. Complicaciones de una úlcera Cicatrización anómala. Sobreinfección que se extienda a otros tejidos circundantes. Avance de la úlcera que se puede hacer profunda hasta llegar, sobre todo en el caso de las úlceras por presión , hasta tejidos tan profundos como el hueso. Alteración de la visión en caso de cicatrices corneales por úlceras. Sangrado activo de la úlcera. Prevención de una úlcera Evitar los traumatismos repetidos. Evitar la presión continua en las zonas donde existen salientes óseos . Cambios posturales frecuentes en las personas encamadas o que deben estar sentadas de forma continua . Uso de parches y apósitos de espuma, colchones antiescaras...etc. Hidratación adecuada de la piel con cremas hidratantes o aplicación de aloe vera o aceite de oliva, entre otras. Protección ocular en trabajos con riesgo de lesiones por pequeñas partículas (soldadores, carpinteros...etc). Usar preservativos como método de protección de las infecciones de transmisión sexual. Evitar el consumo continuado de fármacos como el ibuprofeno (antiinflamatorios no esteroideos). No fumar y reducir el consumo de alcohol. Especialidades a las que pertenece una úlcera En el caso de las úlceras digestivas el tratamiento es administrado por los especialistas en aparato digestivo . Las úlceras corneales pueden ser tratadas por el médico de atención primaria o por los oftalmólogos . Las úlceras dérmicas pueden ser tratadas desde atención primaria con la participación activa de los profesionales de enfermería, y, en caso de complicaciones, por el servicio de dermatología. Las úlceras genitales pueden ser tratadas por el médico de atención primaria o el ginecólogo . En el caso de las úlceras bucales pueden tratarse por el médico de atención primaria o por el otorrinolaringólogo . Preguntas frecuentes ¿Qué es una úlcera péptica activa? La úlcera péptica es una lesión de la mucosa (revestimiento) del estómago o la primera parte del duodeno que produce sangrado, con la aparición de vómitos sanguinolentos o aparición de sangre en las heces. ¿Qué causa una úlcera péptica? La infección por una bacteria llamada Helicobacter pylori, o la acción de sustancias tóxicas para la mucosa del estómago o el duodeno como son el alcohol y el tabaco o la toma prolongada en el tiempo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos como  ibuprofeno o Aspirina ( ácido acetilsalicílico ). Las úlceras pépticas no son causadas por alimentos muy condimentados ni por estrés . ¿Qué son las úlceras por presión? Las úlceras por presión son lesiones localizadas en la piel en las que se produce una muerte celular (necrosis), producida por disminución del flujo sanguíneo de forma constante en zonas de los tejidos blandos sometidos a compresión entre las prominencias óseas de los pacientes y una zona externa, sobre todo en pacientes encamados. ¿Qué es el esfacelo? Un esfacelo es una masa de tejido gangrenado (muerto), producido en una úlcera o herida y que debe ser retirado para que los tejidos puedan cicatrizar. ¿Qué es un apósito de plata? Es un material de curación que se aplica sobre una lesión que está impregnado en plata, usado para aprovechar sus propiedades antisépticas y mantener las condiciones necesarias de humedad de las heridas para su curación y cicatrización.
Glositis
Enfermedad

Glositis

¿Qué es glositis? También conocida como inflamación de la lengua o lengua geográfica, la glositis es una enfermedad que afecta a la lengua provocando su inflamación por diferentes motivos, dándose de manera indiferente en cuanto a sexo y edad. Pertenece a la especialidad de gastroenterología y es considerada una dolencia de tipo leve. Tipos de glositis La glositis se puede dividir en varios tipos según sus síntomas y su gravedad, algunos de ellos son: Glositis aguda : se produce de manera brusca, generalmente ante una reacción alérgica. Puede complicarse con la aparición de síntomas más graves. Glositis crónica : en este caso la inflamación de la lengua se produce de manera regular en el paciente, teniendo su origen por lo general en la presencia de otra enfermedad. Glositis atrófica : cuando la lengua pierde gran parte de las papilas que la conforman se produce este tipo de glositis, la cual viene acompañada también de un aumento de la coloración roja de la lengua así como de cambios en su textura. Causas de la glositis La glositis se caracteriza principalmente por la inflamación de la lengua y hay diferentes causas que provocan esta enfermedad. Entre las más comunes están: Xerostomía : esta enfermedad provoca la sequedad de la cavidad bucal por ausencia de saliva, lo que propicia la aparición de glositis. Reacciones alérgicas : estas suelen ser la causa principal de la glositis, ya que una reacción alérgica a medicamentos, alimentos o cualquier sustancia provocará la inflamación de la lengua. Lesiones en la lengua : llevar prótesis dentales o padecer quemaduras son algunas de las causas que pueden desencadenar la inflamación de la lengua y por tanto la glositis. Otras enfermedades : la glositis puede aparecer como un síntoma de otras enfermedades que afectan al sistema inmunitario, afectando a su vez a los músculos de la lengua y a sus papilas. También un nivel bajo de hierro puede ser causa de glositis, e incluso el virus del herpes bucal. Síntomas de glositis Los síntomas de la glositis se manifiestan directamente en la lengua, siendo los principales: Alteración del color de la lengua hacia un tono más rojizo. Hinchazón o inflamación de la lengua. Aumento de la sensibilidad de la lengua así como aparición de dolor. Imposibilidad para tragar, comer e incluso hablar, debido a la inflamación. Disminución del número de papilas en la superficie de la lengua. Tratamiento para la glositis El tratamiento a seguir que el médico indicará al paciente suele consistir, en aspectos generales, en mantener una buena higiene bucal diaria y en la toma de antibióticos si existen virus o bacterias en la boca causantes de la glositis y/o analgésicos si el paciente presenta dolor. Pruebas complementarias del tratamiento de glositis El diagnóstico de la glositis suele realizarse mediante una exploración física de la lengua y la cavidad bucal del paciente. Durante este examen físico se observará la textura, el color y la consistencia de la lengua, así como la inflamación de la misma y a su vez de los ganglios linfáticos del cuello. El examen físico más los síntomas que le comunique el paciente determinarán si este padece glositis. Factores desencadenantes de glositis La glositis se produce cuando el paciente presenta una inflamación de la lengua acompañada de otros síntomas como el cambio de rojez y textura de la lengua. Por tanto, cualquier elemento que provoque esta sintomatología será un factor desencadenante, siendo los más comunes las reacciones alérgicas y las lesiones en la lengua. Factores de riesgo de glositis Existen una serie de factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de que un paciente sufra glositis. Estos factores son: Consumo de alimentos picantes. Si el paciente padece alergia a algún alimento. El uso de dentaduras postizas o prótesis dentales que irriten la lengua. Alteraciones cutáneas en la boca como herpes. Sequedad bucal o presencia de lesiones en la boca. Enfermedades que afecten al sistema inmunitario. Tener el hierro bajo. Complicaciones de la glositis Molestias en la boca y lengua. Alteración en el habla o la masticación. Daño en las vías respiratorias. Problemas para respirar. Prevención de glositis Mantener buena higiene bucodental. Usar hilo dental y colutorios. Realizar revisiones periódicas con el médico. Evitar consumir alimentos que irritan la boca o la lengua. No introducir instrumentos en la boca que puedan provocar lesiones. No consumir alcohol ni tabaco. Especialidades a las que pertenece la glositis La glositis es tratada por especialistas de la rama médica de gastroenterología, encargados de los órganos del aparato digestivo. Preguntas frecuentes: ¿Qué significa tener la lengua blanca? Generalmente tener la lengua blanca es un indicativo de una mala higiene bucal o de una alteración del estómago como la gastritis. ¿Qué hacer cuando se te hincha la lengua? En un primer momento el paciente debe evaluar los últimos alimentos que tomó y si toma algún medicamento suspender el tratamiento por si se tratase de una reacción alérgica.  Debe acudir al médico para que le evalúen y le indiquen el mejor tratamiento para reducir la inflamación. ¿Qué es la lengua geográfica? La lengua geográfica es un tipo de glositis, una enfermedad inflamatoria que provoca la hinchazón de la lengua y la presencia de manchas sobre la misma al no haber papilas, dando una apariencia de mapa. ¿Qué es glosidinia? La glosidina, también conocida como síndrome de la boca ardiente, es una enfermedad que produce picor, ardor y escozor en la cavidad bucal, sobre todo en la lengua.  En algunas ocasiones también puede expandirse a los labios. ¿Qué es la queilosis? La queilosis es una enfermedad que afecta a los labios y la boca apareciendo heridas en las los labios e incluso úlceras . Esto se produce por una deficiencia de vitamina B2, generalmente debido a una mala alimentación.  
Hemorroides
Enfermedad

Hemorroides

¿Qué son las hemorroides? Las hemorroides o almorranas son la dilatación de las venas que se encuentran a nivel del recto y el ano, el 50% de la población tendrá algún episodio de hemorroides en su vida, siendo más frecuentes en adultos por encima de 30 años y en mujeres en relación con el embarazo y el parto. Las trombosis hemorroidales pueden presentar dolor intenso que precisa atención urgente, y es una enfermedad de carácter leve. Tipos de hemorroides Las hemorroides pueden ser, externas, que se encuentran en la zona más externa del ano, o internas , que se encuentran en la parte más interior del ano y a nivel del recto. Causas de las hemorroides Las causas de las hemorroides son el estreñimiento permanente, el embrazo y el parto. Síntomas de las hemorroides Los síntomas de las hemorroides son dolor, picor, escozor anal, sensación de defecación que no se alivia tras la defecación, y en casos más avanzados puede haber sangrado y trombosis (formación de un coágulo de sangre en el interior de un vaso sanguíneo). Tratamiento para las hemorroides El tratamiento de las hemorroides lleva un tratamiento higiénico, farmacológico y, por último, el tratamiento quirúrgico para los casos más graves. Entre las medidas higiénicas, está el control de la dieta evitando el estreñimiento, una dieta rica en frutas, verduras y fibra. Los baños de asiento con agua a temperatura templada y durante 10 a 15 minutos aliviarán los síntomas de dolor y picor, que también se pueden aliviar mediante la aplicación de frío. El tratamiento farmacológico con cremas antihemorroidales alivia hasta el 80% de los casos leves, y pueden ser necesarios analgésicos cuando el dolor no se calme por otros medios. El tratamiento quirúrgico se suele reservar para los casos en que existe o trombosis o sangrado importante y existen varias técnicas. Las bandas elásticas se sitúan en la parte alta de hemorroide dando lugar a su cierre, y la coagulación con láser o luz infrarroja que coagula la hemorroide, pero esta puede dar lugar a sangrado y molestias unos días. La crioterapia destruye la hemorroide a través de nitrógeno líquido. Otra opción son las inyecciones esclerosantes en las hemorroides que hacen que estas se esclerosen y desaparezcan. La hemorrectomía se usa en hemorroides que no responden a otros tratamientos, consisten en la extirpación de la hemorroide. Pruebas complementarias del tratamiento de las hemorroides Las pruebas de laboratorio pueden ser necesarias en casos de sangrado importante para tratar de evaluar procesos de anemia. Otras pruebas complementarias serán la endoscopia y la colonoscopia para descartar otras enfermedades que puedan ser más graves. Factores desencadenantes de las hemorroides Una dieta pobre en frutas y verduras. Factores de riesgo de las hemorroides Son factores de riesgo para las hemorroides el estreñimiento por la presión que las heces duras ejercen sobre las venas, el embarazo , debido a la presión del feto sobre las venas, la falta de ejercicio , el permanecer mucho tiempo sentado y el sobrepeso. Complicaciones de las hemorroides Lesiones en la piel del ano. Sangrado rectal. Anemia. Trombosis hemorroidal. Prevención de las hemorroides Dieta rica en fibras con legumbres, verduras y frutas. Evitar alimentos picantes, cebolla, grasa y cafe. Beber al menos un litro y medio de agua al día. No consumir alcohol. Realizar ejercicio frecuentemente. No permanecer sentado o de pie durante largos periodos de tiempo. No retrasar el momento de ir al baño, ni permanecer mucho tiempo sentado en el inodoro. Evitar el sobrepeso. Especialidades a las que pertenecen las hemorroides Las hemorroides pueden ser controladas o bien por el cirujano digestivo, o en algunas ocasiones por un proctólogo, subespecialidad de cirugía general. Preguntas frecuentes: ¿Es lo mismo una hemorroide que una almorrana? Las hemorroides y las almorranas son una forma diferente de nombrar la misma enfermedad, el nombre de almorranas es el nombre vulgar del proceso. ¿Cómo se llama el médico especialista en hemorroides? El médico especialista será un cirujano especializado en proctología conocido como proctólogo. ¿Qué es una hemorroide interna? Las hemorroides internas son las que se encuentran a nivel del recto o en la parte más interna del ano, no son visibles al exterior y pueden producir sangrado. ¿Qué es la proctalgia fugaz? La proctalgia fugaz es un episodio de dolor intenso que se suele producir por la noche, dura entre 1 minuto y media hora, y se puede producir varias veces, pero no suele ser más reincidente de seis veces al año. Es una enfermedad que en el momento actual no tiene tratamiento. ¿Qué es una hemorroide centinela? La hemorroide centinela es una lesión en forma de papila que crece en el canal anal en reacción a una lesión en el ano, generalmente una fisura en el mismo. Se produce un pliegue anal sin vasos sanguíneos dilatados.  
Hepatitis A
Enfermedad

Hepatitis A

¿Qué es la hepatitis A? También conocida como hepatitis viral o hepatitis infecciosa, la hepatitis A es una enfermedad que se desarrolla en zonas donde las condiciones higiénicas y alimentarias son escasa s. Esta enfermedad la puede contraer cualquier persona que entre en contacto con el virus y que no esté inmunizada. Se trata de una enfermedad que es tratada por especialista en digestivo o en enfermedades infecciosas y es considerada de tipo leve salvo complicaciones. Tipos de hepatitis Todos los tipos de hepatitis afectan al hígado, sin embargo, la gravedad y la forma de contagio varían: Hepatitis A : es la hepatitis más leve, afecta muy poco al hígado. Se transmite por vía-fecal oral. Hepatitis B : este tipo es la de mayor contagio ya que se transmite por fluidos corporales, semen, fluidos vaginales, sangre, orina, lágrimas y saliva. Afecta bastante al hígado. Hepatitis C : en este caso el contagio se produce en contacto con la sangre y suele ser una hepatitis crónica. Hepatitis D : es la hepatitis más grave, sólo se desarrolla si el paciente padece hepatitis B y las formas de contagio son las mismas. Causas de la hepatitis A La hepatitis A es causada por el virus VHA , el cual entra en el organismo de la persona sana al consumir agua o alimentos que han sido infectados de este virus, por las heces de una persona o animal contagiada. También se puede contraer por el contacto directo con las heces o la sangre de una persona que padezca la enfermedad, del mismo modo que si se practica sexo oral o anal con ellos. Síntomas de la hepatitis A La hepatitis A es el tipo de hepatitis más leve, la cual no suele ser mortal ni producir fallo hepático crónico. Los principales síntomas que muestra la hepatitis A son: Fiebre. Dolor de tripa y/o estómago. Vómitos y náuseas. Diarrea. Ausencia de hambre. Ictericia (color amarillo de la piel). Dolor muscular y articular. Orina de color más intenso. Tratamiento para la hepatitis A El tratamiento para la hepatitis A aún n o se ha desarrollado , ya que el cuerpo del paciente superará el virus en pocas semanas. Pero es importante que para recuperarse el paciente siga las indicaciones del médico, que deberá aplicar a su rutina diaria para conseguir su recuperación. Algunas de estas indicaciones suelen ser: Mantener reposo. Beber muchos líquidos para mantenerse hidratado. Mantener una dieta con aporte calórico pero en pequeñas cantidades. No consumir alcohol. Tomar los medicamentos indicados por su médico. Pruebas complementarias del tratamiento de hepatitis A La hepatitis A se diagnostica mediante un análisis de sangre en el cual se observa si existe la presencia del VHA o si el cuerpo ha iniciado la creación de anticuerpos para ese virus. También en algunos casos para evaluar si se ha producido un daño hepático más grave se realizarán pruebas de diagnóstico por imagen como una ecografía o una radiografía abdominal. Factores desencadenantes de la hepatitis A La hepatitis A se contrae por vía fecal-oral , por tanto, el consumo de cualquier alimento o agua que haya estado en contacto con el virus VHA puede ser un factor desencadenante para padecerla, así como el contacto con una persona que lo padece, entre otros factores. Factores de riesgo de hepatitis A Debido a la forma de transmisión de la hepatitis A, por vía fecal-oral, los principales factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de contraerla son: Viajar a zonas endémicas sin protección. Estar en zonas con un mal saneamiento y sin agua potable. Comer alimentos de la zona sin estar cocidos o cocinados. Mantener relaciones sexuales con una persona que tiene hepatitis A. Consumir drogas inyectables. Padecer VIH. Trabajar en el sector de la salud y estar expuesto. Complicaciones de la hepatitis A Fallo brusco de la función hepática. Contraer otros tipos de hepatitis. Prevención de la hepatitis A Mantener una buena higiene. Lavarse las manos antes de cada comida. Beber sólo agua embotellada. No consumir alimentos naturales de la región que no se hayan cocido o cocinado previamente. Evitar los productos lácteos, los pescados crudos y las carnes crudas. Vacunarse adecuadamente. Especialidades a las que pertenece la hepatitis A La hepatitis A es una enfermedad vírica que debe ser tratada por la especialistas en digestivo o en enfermedades infecciosas. Preguntas frecuentes: ¿Cómo se contagia la hepatitis A de persona a persona? Todas las hepatitis se pueden contagiar de persona a persona, entrando en contacto con los heces de personas infectadas. ¿Qué hepatitis se contagia por saliva? La hepatitis B. ¿Cuáles son las vacunas para la hepatitis? Las vacunas para las hepatitis son vacunas inactivadas , es decir, que se inyecta el virus muerto dentro del organismo del paciente para que este desarrolle anticuerpos contra dicho virus y de esta forma queda inmunizado. Existe vacuna para las hepatitis A y B ¿Qué tipo de hepatitis es la más peligrosa? La hepatitis D , puesto que sólo se desarrolla a la vez que la hepatitis B y ambas pueden dañar gravemente el hígado. ¿Cuántas dosis se aplican de la vacuna contra la hepatitis A? Se aplican dos dosis, en bebés han de pasar 30 días entre las vacunas y en niños mayores y adultos 6 meses.  
Hepatitis B
Enfermedad

Hepatitis B

¿Qué es la hepatitis B? También conocida como hepatitis sérica, la hepatitis B es una enfermedad vírica que se transmite mediante los fluidos corporales (sangre, semen, orina, fluidos vaginales, lágrimas, y/o saliva), y afecta indiferentemente del sexo y de la edad del paciente. Puede darse en forma leve, aguda o crónica. Pertenece a la especialidad de los especialistas en digestivo o en enfermedades infecciosas y es una enfermedad considerada de tipo grave. Tipos de hepatitis Todos los casos de hepatitis afectan al hígado y los principales tipos son: Hepatitis A : infección por el virus VHA. Su sintomatología es leve y no suele requerir tratamiento. Se contagia vía fecal-oral. Hepatitis B : se produce por el virus VHB. Sus síntomas pueden tardar bastante en aparecer y puede ser bastante grave. Se transmite por fluidos corporales desde la sangre hasta la saliva. Hepatitis C : se contagia por el virus VHC. Se transmite mediante la sangre y suele ser una hepatitis crónica. Hepatitis D : es la hepatitis más grave de todas, se transmite por el virus VHD y se contagia igual que la hepatitis B, siendo necesario que el paciente sufra el virus VHB (hepatitis B) para que el VHD se desarrolle en su organismo. Causas de hepatitis B La hepatitis B es causada por el virus VHB , el cual se transmite mediante los fluidos corporales de una persona enferma a una sana. Cualquier contacto que se produzca entre dos personas mediante saliva, lágrimas, sangre o fluidos sexuales provoca que si una de las dos personas estaba contagiada se lo transmita a la otra, ya que además el paciente infectado puede contagiar el virus VHB sin saber que lo padece, puesto que los síntomas pueden tardar en aparecer hasta 6 meses. Por ello es muy importante realizarse chequeos médicos sobre todo si es un paciente con factores de riesgo. Síntomas de hepatitis B La hepatitis B presenta los siguientes signos y síntomas: Fiebre. Diarrea. Dolor articular y muscular. Fatiga. Vómitos y náuseas. Ictericia (pigmentación amarilla en la piel). Ausencia de apetito. Orina de color más oscuro. Tratamiento para la hepatitis B Si el paciente se ha expuesto al virus y no sabe si se encuentra inmunizado, deberá acudir al médico para que le administren una dosis de anticuerpos en las 12 horas posteriores a la exposición para prevenir el contagio. En caso de que el virus se haya manifestado de manera leve es posible que no requiera ningún tratamiento médico. Pero por el contrario, si la enfermedad se ha dado con gravedad y puede producirse la infección crónica, el paciente deberá seguir un tratamiento de antivirales , inyecciones para combatir las infecciones y, en casos muy graves donde el hígado este severamente dañado, podrá necesitar de un trasplante. Pruebas complementarias del tratamiento de hepatitis B Para diagnosticar si el paciente sufre hepatitis B se le realizarán análisis de sangre para determinar si existe el virus VHB en el organismo del paciente o si se han desarrollado anti-VHB, que son los anticuerpos correspondientes al virus de esta enfermedad. Después, para observar si hay anomalías graves en el hígado, se realizará una ecografía que recibe el nombre de elastografía transitoria, ya que permite observar la extensión del daño hepático. En algunas ocasiones si el daño es grave se puede realizar una biopsia del hígado para cerciorarse. Factores desencadenantes de la hepatitis B La hepatitis B se transmite mediante el contacto de los fluidos corporales tales como semen, sangre o lágrimas , entre otros. Por tanto el contacto con una persona que padezca el VHB es un factor desencadenante de contagio. Factores de riesgo de la hepatitis B Al ser una enfermedad que se transmite por el contacto de los fluidos corporales de una persona enferma a una sana. Los factores de riesgo para contraer hepatitis B son: Practicar sexo con diferentes personas sin protección. Prácticas sexuales entre hombres. La madre del paciente padecía hepatitis B. Consumo de drogas inyectables compartiendo la aguja. Trabajadores del sector de la salud expuestos a este virus. Contacto directo con personas infectadas. Viajes a países donde prolifera el VHB sin estar vacunado. Complicaciones de la hepatitis B Cirrosis. Ascitis. Encefalopatía hepática. Carcinoma hepatocelular. Cáncer de hígado. Fallo hepático. Enfermedades renales. Inflamación de los vasos sanguíneos. Prevención de la hepatitis B Vacunación. Practicar sexo con protección. Mantener una buena higiene. No compartir elementos de higiene personal. No consumir drogas intravenosas compartiendo las agujas. Cuidado con los sitios donde se realizan tatuajes y piercings, el material debe estar esterilizado. Especialidades a las que pertenece la hepatitis B Las ramas médicas especializadas en tratar la hepatitis B, así como todas las hepatitis, son los especialistas en digestivo y en enfermedades infecciosas. Preguntas frecuentes: ¿Cuál es la más grave de las hepatitis? La hepatitis D y la autoinmune . La primera debido a que se requiere que el paciente esté infectado por el virus de la hepatitis B para que prolifere, por lo que su gravedad es mayor, y la segunda, debido a que es el propio cuerpo el que no reconoce sus células. ¿Cuánto tiempo duran los síntomas de la hepatitis B? Suelen durar varias semanas por lo general, aunque se pueden prolongar hasta 6 meses. ¿Qué hepatitis se contagia por saliva? La hepatitis B. ¿Cuáles son las consecuencias de la hepatitis? La hepatitis ataca al hígado , por tanto, en función del tipo de hepatitis y de la gravedad de la misma así serán las consecuencias, es decir, el hígado estará en mayor o menor medida dañado. ¿Cuál es la forma de contagio de la hepatitis? Según el tipo de hepatitis, la enfermedad se puede contagiar por la sangre (VHC) , por los fluidos corporales (VHB, VHD) o por el consumo de alimentos o agua contagiados (VHA) por el virus.  
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes