Fatiga

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿En qué consiste la fatiga?

La fatiga es un síntoma frecuente y por lo general no se debe a una enfermedad seria pero sí es un signo de un trastorno serio de muchas enfermedades físicas y mentales. Es una sensación de cansancio extremo, agotamiento y debilidad, que hace que las tareas cotidianas sean difíciles de realizar. La fatiga causa falta de motivación y de energía en el individuo que la padece. Puede considerarse una respuesta normal a un sobreesfuerzo físico, mental, de estrés, falta de sueño o aburrimiento.

La fatiga es un síntoma frecuente y por lo general no se debe a una enfermedad seria pero sí es un signo de un trastorno serio de muchas enfermedades físicas y mentales.

Tipos de fatiga

  • Fatiga laboral: puede ser consecuencia de una actividad excesiva o la realización de  trabajo monótono. Se caracteriza por una desmotivación e incapacidad para efectuar un trabajo.
  • Fatiga mental y emocional: es la sensación de estar emocionalmente agotados por las cosas que nos rodean, bien por una sobrecarga de sucesos estresantes (muerte de un familiar, ruptura de pareja, pérdida de empleo...etc), o por un exceso de exigencias personales. Afecta a un elevado número de personas y es más común en mujeres, más susceptibles a la depresión y la ansiedad.
  • Fatiga física: se manifiesta como una disminución de la capacidad física después de haber estado realizado un trabajo durante un tiempo determinado, causando una disminución del rendimiento y la efectividad, afectando a los músculos implicados en el esfuerzo.
  • Fatiga crónica: se da cuando la fatiga se  alarga en el tiempo (mínimo 6 meses de evolución), reincidente, inexplicable, que no guarda relación con ningún tipo de esfuerzo y que no mejora con el descanso.

Posibles causas de la fatiga

Existen muchas causas posibles de fatiga que se pueden agrupar en:

Causas físicas:
  • Exceso de ejercicio físico.
  • Falta de descanso o sueño.
  • Exceso de actividades.
  • Disminución de actividad.
  • Periodos de espera prolongados.
  • Dolor.
  • Anemia.
  • Problemas de salud como en los procesos virales.
  • Enfermedades como en la esclerosis múltiple, cardiopatías, alteración del tiroides, entre otras.
Causas emocionales:
  • Estrés
  • Depresión.
  • Sobrecarga laboral.
  • Preocupación.
  • Ansiedad.
  • Periodo de duelo.
Causas debido al estilo de vida:
  • Alcohol, drogas, consumo de cafeína y estimulantes.
  • Medicamentos como sedantes, antidepresivos, antihistamínicos, diuréticos.
  • Dormir demasiado: un exceso de más de 11 horas de sueño puede provocar somnolencia diurna excesiva.
  • Trastornos durante el sueño, como despertarse varias veces en la noche por los niños, ronquidos de la pareja o camas incómodas.
  • Dormir fuera de casa por viajes.
  • Comportamiento sedentario.
Dieta poco saludable.
Causas laborales:
  • Turnos de trabajo rotatorios.
  • Trabajo físico duro.
  • Trabajo excesivo.
  • Desempleo.
  • Problemas laborales.
Causas ambientales:
  • Ruido.
  • Luz.
  • Temperaturas extremas.

Diagnóstico de la fatiga ¿Qué puede ser?

El diagnóstico se basa en:

  • Entrevistar al paciente acerca de sus hábitos y su actividad física y laboral. Qué repercusión le ocasiona en sus relaciones familiares, sociales y personales. Si padece alguna enfermedad que pueda justificar esa situación o si puede ser susceptible, a través de la entrevista, de otra patología nueva.
  • Analítica para descartar anemia, alguna infección o inflamación o alteración de algún órgano así como una alteración hormonal,
  • Electrocardiograma y radiografías para ver la función del corazón y los pulmones.
  • Tensión arterial y niveles de azúcar.
  • Valorar fuerza muscular y reflejos.
  • Descartar una depresión.

Tratamiento de la fatiga ¿Qué hacer?

Cuando la fatiga es síntoma de una enfermedad de base, el tratamiento irá dirigido a resolver esa patología.

Cuando la fatiga es síntoma de una enfermedad crónica o cuando no hay causa orgánica, el tratamiento irá a dirigido a solucionar las causa, es decir:

  • Dar paseos al aire libre para poner el cuerpo en forma y generar endorfinas (hormonas del bienestar).
  • Beber gran cantidad de líquidos, ya que una buena hidratación combate la fatiga mental y física.
  • Reducir el consumo de estimulantes, ansiolíticos, alcohol y drogas.
  • Establecer unas rutinas organizadas y diarias.
  • Intentar tener un sueño reparador; para ello, hay que crear un ambiente agradable sin ruido, luz, ni otra distracción. Se pueden tomar infusiones naturales de valeriana y melisa, entre otras.
  • Duchas de agua fría y caliente para favorecer la circulación sanguínea.
  • Reducir el estrés laboral, por ejemplo aprendiendo a delegar.
  • Que los problemas familiares, como hijos, padres mayores o relaciones de pareja no estén presentes de manera continuada. Debemos intentar distraer la mente con otras actividades.
  • Practicar Yoga, Reiki, y/o Tai-Chi para  relajarnos.

En general la fatiga remite con este tipo de tratamientos, solo cuando la fatiga persiste debe ser valorada por un especialista por si es necesaria la ayuda de algún medicamento como los antidepresivos o los ansiolíticos.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se detecta la fatiga?

La fatiga se detecta cuando entramos en una situación de cansancio y agotamiento extremo que nos impide realizar nuestras tareas de una manera efectiva, tanto físicas como de bloqueo mental.

¿Qué es la fatiga del conductor?

Un conductor puede experimentar, también, síntomas de fatiga que aparecen en forma de disminución en la capacidad de reacción ante un imprevisto o de la toma de decisiones. Se produce una conducción más lenta y pasiva y por el contrario aumentan las distracciones. Puede provocar en el conductor una actitud agresiva hacia los demás conductores e incluso a los ocupantes del propio vehículo. Es el causante de muchos accidentes sin causa aparente, algunos expertos se atreven a decir que casi el 40% de los accidentes de circulación están causados por la fatiga.

¿Qué es la fatiga mental?

La fatiga mental es la sensación que sentimos de estar emocionalmente agotados, exhaustos por todo lo que nos rodea y por una sobrecarga de sucesos estresantes, como la muerte de un ser querido, la pérdida de empleo, una ruptura sentimental o el diagnóstico de una enfermedad, entre otras. Afecta a un número elevado de personas y es más común en mujeres susceptibles de ansiedad, depresión o suicidio.

¿Qué es la astenia primaveral?

La astenia primaveral es la aparición de muchos síntomas de fatiga que aparecen en esta época del año, y se produce debido a la subida de temperatura y de presión atmosférica, al cambio de horario, al mayor número de horas de luz o modificación de la rutina de horarios, y al cambio de comidas, actividades y ocio, entre otros. Todo ello provoca una alteración en los ritmos cardíacos y en los niveles de ciertas hormonas, como las endorfinas o melatonina, cortisol...etc, que alteran los ritmos biológicos.

¿Qué es el cansancio muscular?

El cansancio muscular es la situación que se da cuando los músculos de nuestro cuerpo no pueden ejercer una fuerza o actividad normal para la función para la que están destinados, obligando así al organismo a aportar un esfuerzo extra para alcanzar el nivel deseado.