1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Dolor en el Brazo Izquierdo

Dolor en el Brazo Izquierdo

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿En qué consiste el dolor en el brazo izquierdo?

El dolor en el brazo izquierdo se refiere a cualquiera aparecido desde el hombro hasta la muñeca. Puede ser un dolor reflejo de otra zona o local en un hueso, músculo u otro tejido blando. Aunque sentir un dolor en el brazo izquierdo genera miedo por su habitual atribución a problemas de corazón, existen diversas causas que lo pueden ocasionar, desde una lesión volátil hasta un problema más grave como un infarto.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

El dolor en el brazo izquierdo se refiere a cualquiera aparecido desde el hombro hasta la muñeca.

Tipos de dolor en el brazo izquierdo

Existen diferentes tipos de dolor en el brazo izquierdo:

  • Dolor de origen muscular: como consecuencia de una sobrecarga muscular, una práctica de actividad física intensa, un traumatismo o contusión, un desgarro...etc.
  • Dolor de origen articular: debido a enfermedades degenerativas de los discos, bursitis, artritis, espondilosis...etc.
  • Dolor de origen vascular: causado por alguna alteración en el sistema circulatorio.
  • Dolor de origen neurológico: se acompaña de sensación de hormigueo y calambres y la movilidad del brazo queda reducida.
  • Dolor de origen psiquiátrico: por una crisis de ansiedad o de pánico, estrés crónico...etc.

Posibles causas del dolor en el brazo izquierdo

  • Lesión de hueso o tejido: es un dolor punzante al efectuar un movimiento con el brazo causado por una fractura o distensión muscular.
  • Mala circulación o falta de riego sanguíneo: además de dolor en el brazo, se sienten los dedos adormecidos y fríos. Puede ser originada por un traumatismo, una mala postura, colesterol alto, un déficit de vitaminas, un coágulo...etc.
  • Tendinitis: dolor prolongado por la inflamación de un tendón, generalmente por una sobrecarga muscular.
  • Bursitis: dolor debido también a una inflamación, habitualmente provocada por un traumatismo.
  • Artritis: dolor persistente que puede ir acompañado de hinchazón y rigidez.
  • Síndrome del túnel carpiano: dolor por presión en el nervio mediano de la muñeca, puede acompañarse de hormigueo.
  • Ataque de pánico o ansiedad: suele sentirse una sensación rara en el brazo, e ir acompañado de palpitaciones cardíacas, sudoración y sentimiento de falta de aire.
  • Enfermedad de Buerger: aunque resulta poco frecuente, es una inflamación de los vasos sanguíneos de los brazos o piernas que puede generar trombos. Primero afecta a zonas pequeñas como manos y pies y posteriormente a las zonas más grandes como brazos y piernas.
  • Cervicobraquialgia: dolor en las cervicales que se irradia al brazo. Es una inflamación de origen nervioso y puede acompañarse de hormigueos y entumecimiento.
  • Angina de pecho: dolor de pecho a causa de una reducción del flujo sanguíneo al corazón que puede irradiarse hacia el brazo izquierdo por su cercanía.
  • Infarto: es una de las causas más graves de padecer dolor en el brazo izquierdo. Se acompaña de un dolor opresivo y repentino en el pecho y/o dificultad para respirar. En el caso de observar alguno de estos síntomas resulta necesario llamar de inmediato al servicio de emergencias o acudir a un hospital.
¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Diagnóstico del dolor en el brazo izquierdo ¿Qué puede ser?

En consulta, el médico facilitará un diagnóstico después de comprobar en el historial si se han padecido lesiones con anterioridad o si se tiene alguna enfermedad que pueda provocar esa sintomatología. Posteriormente efectuará una serie de preguntas y un chequeo al paciente para detectar zonas de inflamación o enrojecimiento y determinar el origen del dolor.

Otras pruebas complementarias que se pueden realizar o solicitar según el caso son:

  • Tomar el pulso para comprobar la frecuencia cardíaca.
  • Medir la presión arterial mediante un tensiómetro o un estetoscopio para comprobar si la presión arterial es normal.
  • Resonancia magnética para descartar daños en la columna vertical.
  • Radiografía (rayos X) para evaluar fracturas de hueso o lesiones en las articulaciones.
  • Ecografía Doppler para examinar el flujo sanguíneo de las arterias y venas del brazo.
  • Tomografía computarizada (TAC) para comprobar la existencia de infecciones, tumores o fracturas.
  • Electromiograma para estudiar los nervios periféricos y detectar inflamaciones y daños en los músculos.
  • Electrocardiograma para observar el ritmo cardíaco.
  • Cultivo del líquido de la bolsa sinovial para identificar la causa inflamatoria.
  • Prueba de Allen en el caso de sospechar padecer la enfermedad de Buerger. Esta prueba se realiza para comprobar el flujo de sangre de las arterias que llega a las manos.
  • Examen neurológico y pruebas de esfuerzo para determinar el funcionamiento de los nervios y capacidades motoras y sensoriales.
  • Análisis de sangre para constatar los niveles de enzimas cardíacas y descubrir si hay tensión en el corazón.

Tratamiento del dolor en el brazo izquierdo ¿Qué hacer?

El tratamiento será diferente según la causa que origine la patología, que puede variar desde solo mantener reposo con la ingesta de ciertos medicamentos, hasta practicar una cirugía.

  • Farmacología: prescripción de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos (sin corticoides) y/o suplementos vitamínicos de calcio, magnesio y vitamina E. En casos de problemas de corazón, también se pueden prescribir fármacos anticoagulantes.
  • Reposo: mantener en reposo el brazo durante los primeros cuatro días.
  • Tratamientos de frío y calor: para reducir la inflamación y calmar las dolencias.
  • Uso de cabestrillos o férulas: para inmovilizar el brazo, en caso de existir una fractura o contusión fuerte.
  • Tratamiento con ultrasonidos (o Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea o TENS): para aliviar el dolor.
  • Infiltraciones o inyecciones a base de cortisona: directamente en la articulación para disminuir la inflamación.
  • Fisioterapia: mediante terapia manual y ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.
  • Administración de oxígeno: en el caso de inicio de un cuadro de infarto.
  • Angioplastia: colocación de un pequeño dispositivo en la arteria a través de un catéter para abrir arterias coronarias bloqueadas.
  • Cirugía: intervención quirúrgica para reconstruir fracturas de huesos o tendones y/o efectuar un reemplazo en la articulación.
  • Dejar de fumar: en el caso de padecer la enfermedad de Buerger es lo primero que se prohíbe, ya que el tabaco empeora gravemente dicha enfermedad.

Preguntas frecuentes

¿Qué es un infarto?

Un infarto es una enfermedad provocada por una obstrucción en una arteria coronaria, impidiendo la circulación del riego sanguíneo y provocando la muerte de las células del corazón.

¿Es verdad que el brazo duele antes de que te dé un infarto?

Al pararse el flujo de sangre que estimula las terminaciones nerviosas, el corazón no funciona bien debido a que no recibe suficiente oxígeno, lo que nos hace percibir un dolor en el pecho que puede irradiarse al brazo izquierdo por su proximidad nerviosa.

¿Qué es la bursitis?

La bursitis es la inflamación de la bursa, una bolsa rellena de líquido sinovial que protege y amortigua los huesos, músculos y tendones.

¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis es la inflamación de un tendón, un tejido fibroso que conecta el hueso con el músculo.

¿Hay algún remedio casero para el dolor en los brazos?

Existen algunos remedios que podemos llevar a cabo en casa para aliviar las molestias en el brazo:

  • Masajes con aceites vegetales: poner aloe vera directamente en la zona del brazo afectada o aceite de almendras o de jengibre y dejar actuar durante unos minutos. También se puede preparar una infusión de romero o un vinagre de manzana y aplicar del mismo modo.
  • Aplicar frío y calor: poner frío o hielo en el área dolorida los primeros días y posteriormente utilizar paños calientes.
Ejercicios de estiramiento: coger una pelota y rodarla por la mesa desde las puntas de los dedos hacia el codo y regresar. Repetir el movimiento varias veces al día.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.