Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Reumatología

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Epicondilitis
Enfermedad

Epicondilitis

¿Qué es la epicondilitis? La epicondilitis hace alusión a la dolencia crónica en la parte externa del codo que se produce por microtraumatismos debido a esfuerzos y sobrecargas por movimientos repetitivos. Es también conocida como afección del codo de tenista o codo del golfista , y se suele dar en pacientes que realizan movimientos repetitivos en el trabajo y deportistas del mundo del tenis. Es más común a partir de los 40 años, pertenece a la especialidad de reumatología y es una enfermedad considerada de tipo leve. Tipos de epicondilitis Existen diferentes tipos de epicondilitis según dónde se encuentre el foco de dolor, las dos más frecuentes son: Epicondilitis lateral : más conocida como codo de tenista, se produce por la inflamación de los músculos del epicóndilo (zona donde se unen los músculos del antebrazo) en su extremo lateral, al realizarse movimientos rotativos o de extensión desde las muñecas, que fuerzan dichos músculos. Epicondilitis media : en este caso recibe el nombre común de codo de golfista y la sobrecarga muscular se produce en los músculos de la zona media del epicóndilo al realizar esfuerzos como el de cerrar los puños con fuerza. Causas de la epicondilitis El codo de tenista o epicondilitis tiene su origen en una sobrecarga muscular por un uso excesivo de los músculos del codo ante movimientos repetitivos , bien por actividad laboral o por deportes que lo requieren como el tenis o el golf. Por tanto, debido a la contracción continua de los músculos del antebrazo, a adoptar malas posturas al hacerlos o al padecer otras enfermedades como la tendinitis, se produce la lesión. Síntomas de la epicondilitis El principal síntoma de la epicondilitis es la dolencia desde la zona externa del codo hacia el interior del brazo e incluso se puede reflejar hasta la muñeca. Estos dolores pueden afectar no solo en el ambiente laboral y deportivo, sino a la vida diaria del paciente. Tratamiento para la epicondilitis Ante una lesión de este tipo lo primero es aplicar hielo en la zona local de la dolencia y tratarlo con analgésicos para reducir el dolor, manteniendo un descanso total del codo. Después, el primer tratamiento es la terapia rehabilitadora para realizar estiramientos y fortalecer los músculos complementarios y los de los antebrazos para así mitigar el dolor. Si la enfermedad va a más se requiere de técnicas invasivas como la inyección de plasma con plaquetas en la zona del codo mediante la punción seca; la tenotomía ultrasónica , por la cual se introduce una aguja guiada por un ecógrafo hasta la zona del tendón dañado para tratarlo, o incluso someter al paciente a una intervención quirúrgica . Si no presenta mejoras en el resto de los tratamientos, y de esta forma se extrae el tejido que está dañado. Pruebas complementarias del tratamiento de epicondilitis El primer examen que hay que realizar es una exploración física , aplicando presión en las zonas de dolor para palpar los tejidos internos del codo. Si con este examen físico no es suficiente, se procederá a un diagnóstico por imágenes , bien mediante rayos X, bien por resonancia magnética. Factores desencadenantes de la epicondilitis El factor desencadenante, al igual que la causa de esta enfermedad, es una sobrecarga de los músculos del antebrazo debido a un esfuerzo repetitivo de la distensión y tensión del codo que no resulta beneficiosa para esta articulación. Además, si ante la presencia de pequeñas molestias en el codo se sigue desarrollando el movimiento repetitivo y no se le da descanso al codo, el paciente puede acabar presentando epicondilitis. Factores de riesgo de la epicondilitis Hay una serie de factores que potencian el riesgo de padecer epicondilitis: La práctica de determinados deportes como el tenis , que necesita un golpe repetitivo de raqueta. Debido al puesto de trabajo , ya que algunos puestos laborales requieren un movimiento repetitivo o en tensión continua que necesita de un sobreesfuerzo de los músculos de la muñeca o el antebrazo. Tener antecedentes de lesiones como la tendinitis. La edad del paciente, ya que es más frecuente en pacientes a partir de los 40 años. Complicaciones de la epicondilitis Impedir movimientos cotidianos. Dolor muy fuerte. Necesidad de intervención quirúrgica. Lesión vasculonerviosa. Infección. Prevención de la epicondilitis Realizar estiramientos antes de iniciar el deporte o la acción que produce el dolor. Acudir a revisiones médicas. Fortalecer los músculos del antebrazo. Respetar el reposo si el médico así lo indica. No sobrecargar el codo. Especialidades a las que pertenece la epicondilitis Las especialidades de esta rama son la reumatología y la traumatología. Preguntas frecuentes ¿Qué es epicondilitis lateral derecha? Es la epicondilitis lateral derecha es la que se desarrolla en la zona lateral , donde se unen los músculos del antebrazo debido a una sobrecarga de los mismos. ¿Cómo es la rehabilitación de la epicondilitis? La rehabilitación de la epicondilitis se basa en el fortalecimiento de los músculos mediante ejercicios deportivos ligeros y la educación en los estiramientos necesarios que debe realizar el paciente antes y después de realizar el esfuerzo. ¿Dónde duele cuando tienes epicondilitis? El dolor se localiza en la parte externa del codo , aunque puede irradiarse a diferentes zonas como la muñeca y/o el hombro. ¿Cómo se diagnostica la epicondilitis? Ante el dolor en el codo, el médico realizará un examen físico del paciente y un conjunto de pruebas de diagnóstico por imagen para determinar si padece o no epicondilitis.
Enfermedad de Lyme
Enfermedad

Enfermedad de Lyme

¿Qué es la enfermedad de Lyme? La enfermedad de Lyme es una infección bacteriana producida por la picadura de una garrapata que transmite la bacteria, es también conocida como borreliosis de Lyme o borreliosis. Se transmite por la picadura de una garrapata, sobre todo en países de Europa y Norteamérica, siendo más frecuentes de marzo a noviembre y en zonas boscosas. Pertenece a la especialidad de infectología, y es una enfermedad considerada de tipo leve. Tipos de enfermedad de Lyme No existen diferentes tipos de enfermedad de Lyme, pero sí se diferencian 4 tipos de garrapatas que pueden transmitir la enfermedad: Borrelia afzelii. Borrelia garinii. Borrelia burgdorferi. Borrelia mayonii. Siendo las dos primeras las que afectan a Europa. Causas de la enfermedad de Lyme La enfermedad de Lyme tiene su origen en la picadura de una garrapata portadora de la bacteria Borrelia burgdorferi y Borrelia mayoni. Estas bacterias entran en el organismo de las personas mediante la picadura de una garrapata, infectando su organismo al llegar la bacteria a la sangre del paciente. Para que se transmita la bacteria, la garrapata debe estar en el cuerpo del paciente entre uno y dos días. Síntomas de la enfermedad de Lyme Tras la picadura de una garrapata es normal que la zona este inflamada y con un bulto rojo. Sin embargo, si días después aparecen estos síntomas el paciente debe acudir al médico: Eritema migratorio : una erupción cutánea roja que en el centro está de un tono más claro o incluso blanco. Este puede aparecer en más partes del cuerpo. Fiebre y/o escalofríos . Malestar general . Dolor de cabeza y fatiga . Dolores en las articulaciones . Alteraciones neurológicas . Los dos últimos síntomas se dan en situaciones más graves, cuando la enfermedad está más avanzada y puede provocar mayores daños en la salud del paciente. Por ello es importante acudir al médico ante la presencia de los primeros síntomas. Tratamiento para la enfermedad de Lyme El principal tratamiento para hacer frente a la enfermedad de Lyme está basado en antibióticos , bien por vía oral durante unos 15 días aproximadamente, bien por vía intravenosa si la enfermedad afecta a la parte del sistema nervioso central. Pruebas complementarias del tratamiento de la enfermedad de Lyme Para detectar la enfermedad de Lyme se realiza primeramente una exploración física del paciente, observando si existe la presencia de eritemas migratorios, ya que estos son muy distintivos. Otras dos pruebas a realizar son la enzimoinmunoanálisis de adsorción , por la cual se detecta si existen anticuerpos para la bacteria. En caso de dar positivo se realiza una segunda prueba para confirmar, llamada inmunotransferencia, y que detecta en este caso la existencia de proteínas contra la bacteria. Factores desencadenantes de la enfermedad de Lyme El principal factor desencadenante de esta enfermedad es la picadura de una garrapata. No obstante, el no protegerse con la ropa adecuada en zonas donde estos insectos son abundantes o revisar a nuestras mascotas y jardines ante la búsqueda de su presencia, también pueden provocar que la contraigamos. Por lo que la prevención es muy importante en este caso. Factores de riesgo de la enfermedad de Lyme Existen diversos factores por los cuales puede incrementar el riesgo de contraer la enfermedad de Lyme: Ir descalzo por zonas de pastos altos. No revisar que las mascotas tengan garrapatas. Estar al aire libre en zonas de jardín donde hayan garrapatas sin protección. Complicaciones de la enfermedad de Lyme Problemas cardíacos. Alteraciones de los procesos cognitivos. Parálisis. Hinchazón de por vida de las articulaciones del cuerpo. Neuropatías. Prevención de la enfermedad de Lyme Retirar cuanto antes la garrapata del cuerpo. Revisar a las mascotas por si tienen alguna y, en caso de ser así, retirarlas. Emplear repelentes en ropa y cuerpo. Usar la ropa adecuada si se va a zonas de montaña o bosques para cubrir el cuerpo. Mantener el jardín libre de garrapatas con insecticidas. Especialidades a las que pertenece la enfermedad de Lyme Es una enfermedad tratada por la medicina general y la especialidad de infectología. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el riesgo de contraer la enfermedad de Lyme? El riesgo de contraer la enfermedad de Lyme tras una picadura de garrapata es de entre un 1% y un 3% , por lo que es un nivel de riesgo muy bajo. ¿Tiene cura la enfermedad de Lyme? Si se diagnostica en las primeras etapas la enfermedad de Lyme es curable, y si los síntomas son más graves como dolores articulares, del sistema nervioso o el corazón, estos pueden quedarse crónicos, aunque en pocos casos sucede. ¿En qué parte del cuerpo es más probable que me pique una garrapata? Suelen picar en las orejas, axilas, piernas y brazos. ¿Qué médico trata la enfermedad de Lyme? El especialista en infectología y los médicos de medicina general o especialistas según el avance de la enfermedad. ¿Cuáles son las consecuencias de tener la enfermedad de Lyme? Si padeces la enfermedad de Lyme deberás mantener un tratamiento a base de antibióticos durante 15 ó 20 días para eliminar la bacteria que la provoca del organismo. Si no se trata la enfermedad, las consecuencias se agravarán, pudiendo provocar síntomas más graves como dolores articulares crónicos o problemas neurológicos.  
Enfermedad de Kawasaki
Enfermedad

Enfermedad de Kawasaki

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki? La enfermedad de Kawasaki también conocida como síndrome mucocutáneo ganglionar, es una vasculitis aguda (inflamación aguda de los vasos sanguíneos), multisistémica auto limitada y febril casi exclusiva de lactantes y niños . Es una enfermedad que afecta a la piel, la boca y los ganglios linfáticos. Produce la inflamación de las paredes de las arterias medianas de todo el organismo y tiende a afectar las arterias coronarias que suministran sangre al músculo cardíaco. Afecta, principalmente, a los niños menores de 5 años. Es más frecuente en niños con antepasados de origen japonés o coreano , aunque se puede dar en todos los grupos étnicos. Predomina más en el sexo masculino y es la mayor causa de anomalías cardiacas adquirida en los países occidentales. Esta enfermedad es poco común, rara para esta época y potencialmente mortal para los niños. Tipos de enfermedad de Kawasaki No han identificado tipos de la enfermedad de Kawasaki. Causas de la enfermedad de Kawasaki La enfermedad de Kawasaki, es todavía desconocida para la ciencia, aunque fue descubierta hace 40 años no se ha encontrado ninguna causa específica que la produce. Se sospecha de una respuesta inmunológica inducida por cualquier agente infeccioso o un superantígeno bacteriano en niños genéticamente susceptibles. Síntomas de la enfermedad de Kawasaki Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki incluyen: Fiebre que frecuentemente es superior a los (39°C) y dura más de tres días. Ojos demasiado inyectados de sangre o rojos (sin pus ni supuración). Una erupción en la parte principal del cuerpo (tronco) y en la zona genital, sin apariencia de ampollas. Labios rojos brillantes , con hendiduras o agrietados. Mucosas rojas en la boca. Ganglios linfáticos del cuello y quizá de otra zona, inflamados. Palmas de las manos y plantas de los pies rojas e hinchadas. Irritabilidad. Inflamación y dolor articular , con frecuencia en ambos lados del cuerpo. Diarrea, vómitos y dolor abdominal. Entre otros síntomas. Tratamiento para la enfermedad de Kawasaki El tratamiento debe iniciarse lo antes posible tras la aparición de la fiebre. Los objetivos del tratamiento inicial son bajar la fiebre, la inflamación y prevenir el daño cardíaco. Generalmente, el tratamiento consiste en administrar gammaglobulinas G no modificadas (anticuerpos purificados) por vía intravenosa. Las gammaglobulinas son un componente de la sangre que ayuda a luchar contra las infecciones. Las dosis altas de aspirina pueden ayudar a tratar la inflamación. La aspirina también puede aliviar el dolor y la inflamación articular y también reducir la fiebre. El tratamiento de Kawasaki es una excepción rara a la norma de no administrar aspirina a los niños. Una vez que no haya más fiebre, es posible que el niño necesite tomar una dosis baja de aspirina durante al menos seis semanas o más. Pruebas complementarias del tratamiento de la enfermedad de Kawasaki No existe una prueba específica disponible para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Kawasaki. Pero sí algunas pruebas que pueden ayudar a diagnosticarla como son: análisis de orina, análisis de sangre, radiografía de tórax y cuello, ecocardiograma y electrocardiograma. Factores desencadenantes de la enfermedad de Kawasaki No se conocen factores desencadenantes de la enfermedad de Kawasaki. Factores de riesgo de la enfermedad de Kawasaki Los factores de riesgo de la enfermedad de Kawasaki incluyen: La edad: Los niños menores de 5 años tienen más riesgo de contraer la enfermedad de Kawasaki. El origen étnico: Los niños de ascendencia asiática o de las Islas del Pacífico, como los japoneses o coreanos, tienen niveles más altos de enfermedad de Kawasaki. El sexo: Los niños tienen un poco más de posibilidades que las niñas de contraer la enfermedad de Kawasaki. Complicaciones de la enfermedad de Kawasaki Las complicaciones de la enfermedad de Kawasaki incluyen: Aneurisma en las arterias coronarias. Inflamación de los vasos sanguíneos, generalmente de las arterias coronarias que suministran sangre al corazón. Problemas de válvula cardíaca. Inflamación del músculo cardíaco (miocarditis). Ataque cardíaco. Prevención de la enfermedad de Kawasaki La enfermedad de Kawasaki no se puede prevenir ya que no se conoce su causa. Especialidades a las que pertenece la enfermedad de Kawasaki La enfermedad de Kawasaki pertenece a la especialidad de cardiología pediátrica. La cardiología pediátrica se dedica al estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del corazón en los niños. Preguntas frecuentes: ¿Cómo se transmite la enfermedad de Kawasaki? No se conocen formas de transmisión de la enfermedad de Kawasaki. ¿Es curable la enfermedad de Kawasaki?          Si, la enfermedad de Kawasaki es totalmente curable. ¿Cuales son las secuelas de la enfermedad de Kawasaki? Las secuelas de la enfermedad de Kawasaki incluyen: arritmias (cambios en el latido cardíaco) y se pueden producir anomalías en el funcionamiento de algunas válvulas cardíacas.  
Condromalacia Rotuliana
Enfermedad

Condromalacia Rotuliana

¿Qué es la condromalacia rotuliana? La condromalacia rotuliana o condromalacia patelar, es una lesión degenerativa que afecta al cartílago de la superficie articular de la rótula . En una condromalacia existe una alteración de la estructura del cartílago, esto se produce cuando el cartílago deja de tener una estructura lisa y de color blanco, pasando a tener una superficie rugosa, pudiendo, incluso, llegar al extremo de perder parte del mismo, quedando expuesto el hueso. Es más común en adolescentes y adultos jóvenes y en atletas que realizan deportes que ejercen un gran estrés en las rodillas. Tipos de condromalacias La condromalacia rotuliana se clasifica según los grados de la lesión, estos son: Condromalacia rotuliana grado 1 :  hay edema (moratón) y cartílago reblandecido. Condromalacia rotuliana grado 2 : hay alteración en la superficie del cartílago, fibrilación (desgaste). Condromalacia rotuliana grado 3 :  se alteran capas más profundas del cartílago y se pueden dar fisuras y hendiduras profundas. Condromalacia rotuliana grado 4 : hay una afectación del hueso subcondral. (ulceracion degenerativa). Condromalacia rotuliana grado 5 : conocida como eburnación, que es la osificación de los cartílagos de las articulaciones. Causas de la condromalacia rotuliana La condromalacia rotuliana resulta de un uso excesivo o de una fuerza anormal sobre la rodilla , probablemente debido a un traumatismo o lesión. Pero también puede ocurrir si una rótula está desviada. También se puede dar por afecciones congénitas, sobrecarga articular, desbalance muscular y desalineación. La rótula o patela es un pequeño hueso que se encuentra enfrente de la rodilla y que reposa en la parte baja del fémur, formando parte de una articulación que es indispensable para que el ser humano sea capaz de correr, saltar, caminar o agacharse. Sin embargo, en ocasiones el movimiento de la patela no es el correcto, de modo que no se encuentra completamente centrada, generando roces importantes que alteran al cartílago, volviéndolo más delgado e irregular, incluso con fisuras y roturas. Dicha anormalidad se traduce en que la rodilla genere sonidos y chasquidos al efectuar determinadas actividades, como subir o bajar escaleras, caminar o agacharse pero, ante todo, produce molestias, como sensación de flexión limitada y dolor. Los cambios del cartílago podrían ser el producto de lesiones pequeñas repetidas, ocasionadas por caídas o ejercicios vigorosos. Síntomas de la condromalacia rotuliana Los síntomas de la condromalacia rotuliana incluyen: dolor agudo o crónico en la cara anterior de la rodilla, sensibilidad en la articulación, crepitación, percepción de rozamiento o fricción cuando se extiende la pierna, percepción de un chasquido o “crujido” en la región, aún sin apoyarse en el suelo, dolor en la rodillas al subir o bajar escaleras, dolor en la rodilla cuando se arrodilla o se pone de cuclillas, dolor en la articulación, e inflamación leve. Tratamiento para la condromalacia rotuliana El tratamiento de la condromalacia rotuliana depende de las alteraciones de la superficie articular. Es importante estabilizar la rodilla con vendas o abrazaderas y mantenerla en reposo para reducir el dolor. El tratamiento también suele contar con medidas conservadoras, por ejemplo el uso de medicamentos como analgésicos o antiinflamatorios y, aunque su efecto no está comprobado, se pueden administrar medicamentos condroprotectores y infiltraciones. Rehabilitación (mínimo 6 meses), ejercicios de fortalecimiento y de estiramiento , higiene postural, práctica de ejercicio de bajo impacto. Se recomiendan ejercicios como nadar, caminar sobre superficies planas y bicicleta estacionaria usando asiento alto y con baja resistencia. La fisioterapia también puede ayudar a disminuir el dolor y mejorar la flexibilidad. Si el problema se debe a una rótula desviada, podría ser necesaria una cirugía (aunque por lo general no se requiere), artroscopia o cirugía abierta. Pruebas complementarias del tratamiento de la condromalacia rotuliana Para el diagnóstico de la condromalacia rotuliana, el médico realiza una historia clínica completa y un examen físico general y de la rodilla para determinar la causa del dolor. También se pueden realizar pruebas como: análisis de sangre, radiografía de la rodilla donde se podrá ver signos de artritis o de posicionamiento (desalineación), resonancia magnética , que detecta daños o enfermedades en ligamentos o músculos circundantes, o derrame líquidos del hueso. Una artroscopia pequeño tubo óptico que permite explorar y tratar la articulación, entre otras pruebas. Factores de riesgo de la condromalacia rotuliana Los factores de riesgo de la condromalacia rotuliana incluyen: sobrepeso, afecciones congénitas, uso de calzado inadecuado , atrofia o debilidad de la musculatura, anormalidades estructurales de la rótula, piernas desiguales en longitud, haber tenido un traumatismo, una lesión o una fractura, así como dislocación relacionada con la rótula. Complicaciones de la condromalacia rotuliana Las complicaciones de la condromalacia rotuliana incluyen: Dolor intenso. Empeoramiento de los síntomas. Infección (en caso de cirugía). Inefectividad del tratamiento. Prevención de la condromalacia rotuliana Para evitar la condromalacia rotuliana es necesario: Evitar el sobrepeso. Evitar realizar ejercicio sin calentamiento previo. Disminuir durante un tiempo la intensidad del ejercicio. Realizar ejercicio de fortalecimiento y estiramiento. Utilizar zapatos deportivos adecuados. Especialidades a las que pertenece la condromalacia rotuliana La condromalacia rotuliana pertenece a la especialidad de traumatología. La traumatología es la especialidad médica que se encarga del cuidado, estudio y rehabilitación de la forma y función de las extremidades, columna y estructuras asociadas. Preguntas frecuentes: ¿Qué son los grados en la condromalacia rotuliana? Los grados de la condromalacia indican la gravedad y progresión de la condromalacia rotuliana. los grados son: Grado 1 : hay edema y cartílago reblandecido. Grado 2 : hay alteración en la superficie del cartílago, fibrilación (desgaste). Grado 3 : se alteran capas más profundas del cartílago (fisuración y hendiduras profundas). Grado 4 : hay una afectación del hueso subcondral (ulceracion degenerativa). Grado 5 : eburnación (osificación de los cartílagos de las articulaciones). ¿Qué es y para qué sirve la rótula? La rótula o patela es un hueso ubicado en la parte anterior de la articulación de la rodilla y que rótula tiene dos funciones principales, por una parte, protege la parte anterior de la articulación, y por otra, hace que el músculo del muslo, llamado cuádriceps, se inserte en la tibia generando así una mayor tracción durante el movimiento. ¿Qué es y para qué sirve el líquido sinovial? El líquido sinovial es un fluido de textura viscosa y color blanquecino o amarillento, que se encuentra en las articulaciones. Tiene tres funciones principales: la primera, proporcionar los nutrientes al cartílago , la segunda, lubricar la articulación para que las articulaciones no sufran con el roce, y, en tercer lugar, sirve para amortiguar los golpes que pueda recibir la articulación. ¿Qué es una condromalacia patelofemoral? La condromalacia patelofemoral o síndrome de dolor patelofemoral, es un término que se usa para describir el dolor en la parte delantera de la rodilla y alrededor de la rótula o hueso de la rodilla. El dolor y la rigidez que provoca puede hacer difícil movimientos como el de subir escaleras, arrodillarse y realizar otras actividades cotidianas. ¿Qué es la tendinitis rotuliana? La tendinitis rotuliana es una lesión en el tendón que conecta la rótula con la tibia . El tendón rotuliano trabaja con los músculos de la parte frontal del muslo para extender la rodilla, de modo que sea posible patear correr y saltar.  
Condrocalcinosis
Enfermedad

Condrocalcinosis

¿Qué es la condrocalcinosis? La condrocalcinosis, también denominada artropatía por depósito de pirofosfato cálcico, pseudogota. Es una enfermedad del aparato locomotor que se caracteriza por el depósito de sales de calcio, en concreto pirofosfato cálcico, en el interior del cartílago articular, tejido sinovial, meniscos y ligamentos, que con el tiempo llega a calcificarse . Las articulaciones más afectadas son las rodillas, muñecas, manos y caderas , donde los pacientes tienen ataques agudos intermitentes con inflamación dolorosa de la articulación o el desarrollo de una artritis crónica, como resultado del desprendimiento de los cristales de sales de calcio hacia el interior de la articulación, lo que puede desencadenar un derrame del líquido sinovial. Suele aparecer en personas mayores de 50 años, aumenta con la edad y es más frecuente en mujeres que en hombres. Es una enfermedad común, el grado de severidad va a depender de la evolución de la misma. Tipos de condrocalcinosis No existen tipos de condrocalcinosis. Causas de la condrocalcinosis En la mayoría de los casos no se conocen las causas que puedan justificar este trastorno. Existe un pequeño grupo de pacientes que se puede relacionar con una enfermedad metabólica o endocrina , como artritis reumatoide, hipotiroidismo, hiperparatiroidismo, gota y hemocromatosis y también como consecuencia de un trastorno hereditario. Síntomas de la condrocalcinosis Los síntomas de la condrocalcinosis son dos, principalmente que son ataques agudos y dolor articular persistente, a veces pueden aparecer ambos en el paciente. Ataques agudos: son procesos de artritis de aparición brusca, episodios que se caracterizan por dolor que aumenta rápidamente e inflamación en la zona afectada que puede lucir caliente y enrojecida. Pueden acompañarse de fiebre y malestar general, afectan a una o varias articulaciones a la vez, aunque es más común en las rodillas. Dolor articular persistente: algunos pacientes que sufren un proceso de desgaste del cartílago articular (artrosis) que ocasionan dolor persistente y que aumenta con el uso de la articulación afectada y mejora con el reposo, rigidez al iniciar la marcha y después del descanso. Si este problema persiste se puede llegar a perder la movilidad y puede llegar a tener incapacidad para realizar las actividades diarias. Tratamiento para la condrocalcinosis El tratamiento para la condrocalcinosis tendrá como finalidad reducir las molestias , aunque va a depender de las características del paciente y de los síntomas, es decir si es por artritis o artrosis. Antiinflamatorios no esteroideos : como el ibuprofeno o paracetamol, cuando los problemas de artritis o inflamación son intensos. Drenar el derrame de líquido sinovial e inyectar directamente un medicamento que ayude a reducir la inflamación como los esteroides. Administrar colchicina (fármaco para el tratamiento de la gota) a diario en dosis baja y por vía oral, para disminuir el número de crisis. Analgésicos, en los casos más avanzados. Cirugía reconstructiva o sustituir la rodilla o cadera dañada mediante prótesis: cuando existe incapacidad de movimiento importante, la solución consiste en someter al paciente a cirugía reconstructiva o incluso sustituir la rodilla o cadera dañada mediante prótesis. Pruebas complementarias del tratamiento de condrocalcinosis El diagnóstico para el tratamiento de la condrocalcinosis comienza con un examen físico y valoración de su historial clínico. Las pruebas complementarias son: La radiografía donde se mostrará la calcificación del cartílago. Análisis del líquido sinovial , que se obtiene mediante una punción directa en la articulación inflamada, esto permite conocer las características del líquido y analizar su contenido, que mediante el microscopio permite descubrir la presencia de los cristales de pirofosfato cálcico (cristales de sales de calcio). Este método puede ser más seguro que la radiografía para realizar el diagnóstico. Factores desencadenantes de la condrocalcinosis El factor desencadenante de la condrocalcinosis es la presencia del pirofosfato cálcico en el interior del cartílago articular. Factores de riesgo de la condrocalcinosis Entren los factores de riesgo de la condrocalcinosis están: La edad afecta a personas mayores de 60 años. El sexo es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Articulación inflamada (artritis). Desgaste del cartílago (artrosis). Calcificación del cartílago. Enfermedades metabólicas o endocrinas. Trastornos hereditarios, etc. Complicaciones de la condrocalcinosis Artritis crónica. Artritis reumatoide. Daño articular permanente. Artropatía neurogénica (articulaciones de Charcot) Prevención de la condrocalcinosis  La prevención de la condrocalcinosis es necesario: Mantener un buen tono muscular Realizar ejercicio de fortalecimiento muscular, como estiramientos, aeróbicos, para sí mantener la función en las articulaciones. Evitar el sobrepeso. Utilizar un calzado adecuado, con un buen soporte. Realizar ejercicios de forma moderada y sin excesos. Especialidades a las que pertenece la condrocalcinosis El médico especialista es el reumatologo que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmune sistémica. Preguntas frecuentes: ¿Hay ejercicios para mejorar la condrocalcinosis? Existen ejercicios para mejorar la condrocalcinosis como son, el ejercicio aeróbico como caminar deprisa, estiramiento y fortalecimiento. El ejercicio es beneficioso siempre que se realice de forma moderada y sin excesos. ¿Se debe tener una dieta especial cuando tienes condrocalcinosis? No influye la dieta en el desarrollo de la enfermedad, ni para que se produzca los ataques. No hay ninguna forma de disminuir el pirofosfato de calcio de la sangre. ¿Qué debo hacer si tengo artritis? Mantener las articulaciones en movimiento realizar ejercicios de estiramiento suaves que llevan a las articulaciones a su total amplitud de movimiento, fortalecer los músculos, andar,  montar en bici, nadar , aumentar la resistencia. Mantener buenas posturas y control de peso. ¿A qué edad sale la artritis? La artritis puede aparecer en cualquier edad, incluso en niños. Aunque es más común en personas de edad media entre 30-50 años.  
Artritis Reumatoide
Enfermedad

Artritis Reumatoide

¿Qué es la artritis reumatoide? La artritis reumatoide o AR es una enfermedad crónica y degenerativa que se caracteriza por provocar la inflamación de membrana sinovial (membrana que protege, alimenta y cubre los cartílagos) de las articulaciones y de los tejidos circundantes, causando calor, reducción en el rango de movimiento, hinchazón y dolor en la articulación. La artritis reumatoide tiende a persistir durante muchos años, suele afectar a diferentes articulaciones del cuerpo y puede causar daños en cartílagos, huesos, tendones y ligamentos. Es un trastorno autoinmunitario que se produce cuando el el propio sistema ataca por error los tejidos del cuerpo. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecer artritis reumatoide, la cual puede producirse a cualquier edad, pero suele comenzar entre los 40 y los 60 años de edad. Es una enfermedad muy común y de tipo grave. Tipos de artritis reumatoide La artritis reumatoide es un tipo de artritis, por lo que no existen otros tipos de esta enfermedad. Causas de la artritis reumatoide Se desconocen las causas que originan la artritis reumatoide; se presenta con más frecuencia en personas con una predisposición genética , sin embargo, no es hereditaria. La artritis reumatoide se produce cuando tu sistema inmunitario ataca el sinovio, el revestimiento de las membranas que envuelven las articulaciones. La inflamación que esto produce engrosa el sinovio, lo cual, con el tiempo, puede destruir el cartílago y el hueso que están dentro de la articulación. Los tendones y ligamentos que mantienen unida la articulación se debilitan y se estiran. Gradualmente, la articulación pierde su forma y su alineación. Síntomas de la artritis reumatoide Los síntomas de la artritis reumatoide incluyen: la rigidez matutina, que dura por más de una hora, las articulaciones pueden sentirse calientes, sensibles y rígidas, el dolor articular, inflamación, enrojecimiento y calor en las articulaciones, fatiga, fiebre, pérdida de peso y dificultad para realizar los movimientos. Tratamiento de la artritis reumatoide No existe cura para la artritis reumatoide. Sin embargo, según descubrimientos recientes, es más probable que haya una remisión de los síntomas cuando el tratamiento se inicia precozmente e incluye el uso de diferentes medicamentos en relación a los síntomas que se presenten. El médico puede indicar un fisioterapeuta o a un terapeuta ocupacional que pueda enseñar ejercicios para ayudar a mantener flexibles las articulaciones. El terapeuta también podría sugerir maneras nuevas de realizar las tareas cotidianas, lo cual reducirá el esfuerzo realizado con las articulaciones. Si los medicamentos no logran prevenir o lentificar el daño en las articulaciones, se puede analizar con el médico la posibilidad de realizar una cirugía para reparar las que estén más dañadas. La cirugía podría ayudar a recuperar la capacidad de usar la articulación, y también puede reducir el dolor y corregir las deformidades. La cirugía para la artritis reumatoide incluye procedimientos como: sinovectomía, reparación de tendón, reemplazo total de articulación, fusión de articulaciones, etc. Pruebas complementarias del tratamiento para la artritis reumatoide Para el diagnóstico y tratamiento de la artritis reumatoide es necesario una exploración física en la que el médico comprobará si hay hinchazón, enrojecimiento y calor en las articulaciones. También puede examinar los reflejos y la fuerza muscular . Puede ser difícil diagnosticar la artritis reumatoide en sus etapas iniciales, debido a que los primeros signos y síntomas son iguales que los de muchas otras enfermedades. No existe un único análisis de sangre ni hallazgo físico que permitan confirmar el diagnóstico. Factores desencadenantes de la artritis reumatoide El factor desencadenante principal de la artritis reumatoide es el de los antecedentes familiares ; si un familiar directo, ya sea padre, madre, hermano o hijo, tiene o tuvo artritis reumatoide, es probable que también el paciente la tenga. Factores de riesgo de la artritis reumatoide Los factores de riesgo de la artritis reumatoide incluyen: el sexo (las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecer artritis reumatoide), la edad, los antecedentes familiares, el tabaquismo y la obesidad. Complicaciones de la artritis reumatoide Las complicaciones de la artritis reumatoide incluyen: Osteoporosis. Boca y ojos secos. Nódulos reumatoides. Síndrome del túnel carpiano. Linfoma. Deformidad en las articulaciones. Prevención de la artritis reumatoide No  existe una forma de prevención efectiva para la artritis reumatoide, ya que depende mucho de una predisposición genética. Pero existen algunas medidas que pueden ayudar a disminuir su incidencia. Realizar actividades físicas diarias. Una alimentación sana y equilibrada. La detección precoz de la enfermedad. Especialidades a las que pertenece la artritis reumatoide El médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis reumatoide es el reumatólogo, que se encarga de estudiar las enfermedades del aparato locomotor: huesos, articulaciones, músculos, ligamentos y tendones. Preguntas frecuentes: ¿A qué extremidades afecta más la artritis reumatoide? La artritis reumatoide puede afectar muchas de las articulaciones como son: los codos, los hombros, el cuello, la mandíbula, las caderas, los pies, los tobillos, etc. ¿Es hereditaria la artritis reumatoide? La artritis reumatoide se presenta con más frecuencia en personas con una predisposición genética, sin embargo, no es hereditaria. ¿En qué se diferencia la artritis reumatoide de la normal? La artritis reumatoide se diferencia de la artritis normal por el patrón de las articulaciones afectadas. Por ejemplo, la artritis reumatoide afecta a las muñeca y a muchas de las articulaciones de la mano pero, por lo general, no afecta a las articulaciones que están más próximas a las uñas . Además, es más grave que los demás tipos de artritis y más difícil de diagnosticar. ¿Afectan los cambios climáticos a la artritis reumatoide? Muchas personas con artritis reumatoide  observan que los cambios repentinos del clima o la presión barométrica tienden a agravar los síntomas de su artritis. Los climas muy fríos suelen empeorar el dolor de las articulaciones. ¿Qué es la osteoartritis? La osteoartritis o artrosis es la forma más frecuente de artritis y afecta a millones de personas en todo el mundo. Se produce cuando el cartílago protector que se encuentra en los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo.  
Golpe de Calor (Hipertermia)
Enfermedad

Golpe de Calor (Hipertermia)

Actualizado el día 13 de Julio de 2021 ¿Qué es el golpe de calor y la hipertermia? La hipertermia es una afección también conocida como shock térmico, que se origina principalmente por un exceso de temperatura, sobre todo en la época de verano, lo que hace que el organismo del paciente alcance una temperatura de 40ºC. Se trata de una enfermedad que pertenece a la especialidad de medicina de urgencia y es considerada de tipo grave. La hipertermia se clasifica en tres tipos, según los síntomas y la gravedad, siendo el golpe de calor el más grave de ellos. En primer lugar, se sitúa la fatiga por calor . Se trata de la primera fase en la que aparecen los primeros síntomas, como un exceso de sudor, dolor de cabeza, mareos , náuseas, calambres, etc. Si no se remedia, puede aparecer el agotamiento por el calor, la fase previa al golpe de calor. Los síntomas se agravan apareciendo otros nuevos como palidez, piel fría y sudorosa, vómitos, debilidad, hinchazón de las articulaciones, desmayo o pérdida del conocimiento. Finalmente, tiene lugar el golpe de calor . Síntomas del golpe de calor y la hipertermia Cuando la persona con agotamiento por calor no mejora y los síntomas se agravan, se produce el golpe de calor. Este debe tratarse con urgencia ya que puede tener complicaciones muy graves. El golpe de calor suele producirse en verano y en un número elevado de ocasiones está relacionado con la práctica deportiva. De este modo, en personas poco acostumbradas y que no toman las medidas preventivas adecuadas puede aparecer con síntomas que incluyen mareos, sensación de debilidad, dolor de cabeza, pérdida de conciencia, aumento de la frecuencia cardiaca (palpitaciones), anhidrosis y anuria (ausencia de sudor y orina), sequedad y enrojecimiento de la piel, e hiperventilación. En condiciones normales, el sudor permite disminuir la temperatura corporal. Cuando se produce el golpe de calor, la temperatura del organismo aumenta, pudiendo superar los 40 °C y viéndose superados todos los sistemas corporales de disminución de la temperatura. En esta situación, se puede producir el daño generalizado de órganos, incluido el cerebro, poniendo en grave riesgo la vida. Cómo reconocer el golpe de calor Los principales síntomas que se manifiestan ante un golpe de calor y que pueden llevar a su reconocimiento son: Temperatura corporal de 40 °C o más Taquicardia Aumento de la sed Náuseas Dolor muscular en todo el cuerpo Dolor de cabeza Sequedad y enrojecimiento de la piel Respiración entrecortada Los síntomas de un golpe de calor suelen ser claros y mediante una breve exploración física el médico inicia el tratamiento para que el paciente recupere la temperatura corporal normal. No obstante, para cerciorarse y descartar otras enfermedades se puede llevar a cabo un análisis de sangre y de orina. Además, se puede someter al paciente a otras pruebas para comprobar que no ha habido daños en los órganos como el cerebro o los riñones mediante pruebas de diagnóstico por imagen y pruebas de funcionamiento muscular. Tratamiento para la hipertermia El principal objetivo del tratamiento para la hipertermia es descender la temperatura corporal de la persona afectada. Para ello se pueden emplear distintas técnicas: baño de agua fría, mantas frías con hielo, uso de evaporación para el enfriamiento, etc. Además, se pueden administrar relajantes musculares para detener los escalofríos. Consejos para evitar el golpe de calor Para prevenir el golpe de calor es recomendable desarrollar siempre la actividad física de forma progresiva, evitando las horas de más calor del día y prestar atención a la hidratación, antes, durante y después de la actividad. El exceso de calor en el ambiente es un factor a tener en cuenta, por lo que habrá que evitar realizar actividades al aire libre cuando la temperatura sea muy elevada. De igual modo, el empleo de demasiada ropa, una hidratación deficiente y cualquier factor que incremente la temperatura corporal en exceso es un posible factor desencadenante de la hipertermia y el golpe de calor. Es especialmente importante seguir estos consejos cuando se tiene alguno de los factores de riesgo que se relacionan con el golpe de calor: Edad . En los niños y las personas mayores el sistema de regulación de la temperatura y de la sed no funciona correctamente, por lo que presentan un mayor riesgo de sufrir hipertermia. Medicamentos . Algunos medicamentos pueden alterar la capacidad del cuerpo de estar hidratado, así como de regular la temperatura (como diuréticos , antihipertensivos y antiácidos), lo que incrementa la posibilidad de sufrir un golpe de calor. Enfermedades . Algunas patologías, como la obesidad, pueden aumentar el riesgo de sufrir un ataque de calor, así como desarrollar complicaciones. Complicaciones de un golpe de calor o hipertermia Las complicaciones del golpe de calor pueden determinar la pérdida del conocimiento, así como provocar daños en los órganos debido al exceso de temperatura. Finalmente, si no se logra revertir el aumento excesivo de la temperatura corporal se puede producir la muerte. Preguntas frecuentes ¿Qué hacer en caso de sufrir un golpe de calor? En caso de un golpe de calor, hay que trasladar a la persona que lo sufra a una zona con sombra, darle agua, aire y refrescar al paciente con agua fría. Además, hay que avisar cuanto antes a los servicios de urgencias o trasladar a dicha persona a un hospital. ¿Cuál es la diferencia entre una insolación y un golpe de calor? La insolación suele diferenciarse del golpe de calor por el enrojecimiento de la piel, ya que su sintomatología es por la exposición solar, mientras el golpe de calor puede deberse sólo a temperaturas elevadas y no a la exposición solar. Los demás síntomas son similares. ¿Por qué se produce la lipotimia? La lipotimia es una pérdida de conocimiento o desmayo que se produce en el paciente al no llegar la cantidad de oxígeno suficiente al cerebro y puede estar provocada por un exceso de calor. ¿Cuáles son los síntomas de deshidratación? Los principales síntomas de una deshidratación son: mareos, confusión, orina amarilla, fatiga y sequedad en la piel. ¿Qué enfermedades provoca el calor? Las principales enfermedades originadas por el calor son: deshidratación, golpe de calor, insolación, calambres musculares y alteraciones cutáneas. Bibliografía Madaria Z. Prevención en práctica de actividad física. Síntomas de alarma. Cómo reconocerlos y cómo actuar ante ellos. Fundación Española del Corazón. Consultado: 08/06/2021 . Manonelles P et al. Contraindicaciones para la práctica deportiva. Documento de consenso de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED-FEMEDE). Archivos de medicina del deporte 2018; 35 (Supl. 2): 6-45 . Rublee C et al. Evidence-Based Heatstroke Management in the Emergency Department. West J Emerg Med 2021; 22(2): 186-195. Doi: 10.5811/westjem.2020.11.49007 . Sociedad Española de Medicina Interna. Golpe de Calor. Consultado: 06/07/2021 .
Tendinitis
Enfermedad

Tendinitis

¿Qué es la tendinitis? La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón (cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso). Los tendones transmiten la energía generada por los músculos para ayudar a mover una articulación. Si bien la tendinitis puede ocurrir en cualquiera de los tendones, es más frecuente alrededor de los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los talones. La tendinitis suele ser una patología crónica que tiene una alta tasa de reincidencia una vez que se produce y que provoca dolor, además de un aumento de la sensibilidad alrededor de la articulación. Es una lesión común, que si se trata adecuadamente puede evitar daños mayores. Tipos de tendinitis Los tipos de tendinitis incluyen: Tendinitis del hombro: Es una inflamación que ocurre en los tendones de esta articulación causando un dolor muy intenso. Tiene una mayor incidencia en mayores de 40 años, por lo que tiene su origen en el envejecimiento de los tejidos, aunque puede aparecer en personas más jóvenes. Este tipo de tendinitis va asociado a actividades que obligan levantar el brazo por encima de la cabeza. Se caracteriza por un dolor intenso en el hombro que puede surgir de repente o agravarse después del esfuerzo y que dificulta el levantar el brazo sobre la línea de los hombros. La sensación es de que el dolor se irradia por todo el brazo y en algunas ocasiones se pueden sentir hormigueos. Tendinitis del bíceps: La región dolorida es solamente la parte anterior del hombro. Se siente dolor al hacer movimientos por encima de la línea de la cabeza y cuando se levanta el brazo estirado hacia delante. Tendinitis del manguito rotador: Esta parte del cuerpo está compuesta por los tendones del bíceps, subescapular y supraespinoso, y producen dolor en la región anterior y lateral del hombro. Suele empeorar cuando se intenta hacer un movimiento por encima de la línea de la cabeza, por lo que puede ser muy difícil levantar el brazo. Tendinitis del codo (codo de tenista, codo de golfista): Este tipo de tendinitis viene asociada a traumatismos locales unidos a una actividad excesiva que se produce con anterioridad a la degeneración de los tendones por envejecimiento. Se caracteriza por un dolor localizado en el codo que se irradia posteriormente al antebrazo, llegando a ofrecer resistencia. Epicondilitis lateral o codo de tenista: Se produce por la tensión continua sobre los músculos y los tendones extensores del antebrazo, que tienen su origen en el codo. Epicondilitis medial o codo de golfi­sta: Se produce por la flexión forzada de la muñeca puede dañar los tendones que se insertan en el codo. Tendinitis en manos y muñeca: La causa más frecuente suele ser la postura forzada e incorrecta de las manos y muñecas. La afección de un tendón viene condicionada por la actividad que se desarrolle. Se caracteriza por un dolor que puede irradiarse al antebrazo, y que puede llegar a bloquear la mano. Tendinitis del tendón de Aquiles: Esta tendinitis afecta de manera directa al tendón que une el gemelo con el talón. En los jóvenes, suele ser una consecuencia de la realización de actividades deportivas intensas. También puede deberse a un tipo de  calzado que presiona en exceso el talón. Se caracteriza por un dolor que se siente tanto al caminar como al ponerse de puntillas. Tendinitis rotuliana (rodilla de saltador): Afecta a personas que realizan esfuerzos excéntricos y de repetición en el tren inferior sobre el tendón rotuliano. La intensidad del dolor suele ir en aumento y se hace constante, impidiendo realizar las actividades causantes de la misma lesión o actos cotidianos como subir y bajar escaleras. Causas de la tendinitis La tendinitis puede ser causada por una lesión repentina, aunque es mucho más probable que la enfermedad se origine en la repetición de un movimiento en particular a lo largo del tiempo. Muchas personas padecen tendinitis porque sus trabajos o pasatiempos implican movimientos repetitivos, que tensionan los tendones. Otras causas de la tendinitis incluyen: Lesiones deportivas. Una sobrecarga. Pérdida de elasticidad por la edad. Degeneración del tendón. Artritis en una articulación. Piernas de distinta longitud. Síntomas de la tendinitis Los síntomas de la tendinitis incluyen: sensibilidad en la movilización del tendón, dolor que, por lo general, se describe como un dolor sordo, hinchazón leve y dolor durante la noche. La intensificación e incremento del malestar y el dolor empeora con la realización de algún tipo de actividad.   Tratamiento para la tendinitis El tratamiento de la tendinitis requiere el uso de antiinflamatorios y analgésicos con el objetivo de reducir la inflamación y el dolor que causa. No obstante, en algunas ocasiones se debe realizar vendaje compresivo para darle firmeza y protección y reducir la movilidad de la articulación afectada. También suele ser  necesario recurrir a la fisioterapia y ejercicios con el fin de estirar y fortalecer tanto el músculo como el tendón para que vuelva a funcionar con normalidad, además de prevenir nuevas lesiones. Pruebas complementarias del tratamiento de la tendinitis Para el diagnóstico y tratamiento solo es necesario una exploración física. Es posible que el médico pida radiografías u otras pruebas de diagnóstico por imágenes si es necesario descartar otras enfermedades que puedan ser la causa de los síntomas. Factores desencadenantes de la tendinitis No se conoce un factor específico que pueda desencadenar la tendinitis. Factores de riesgo de la tendinitis El principal factor de riesgo de la tendinitis es la edad. A medida que las personas envejecen, sus tendones se vuelven menos flexibles lo que los hace más vulnerables a esta enfermedad. La tendinitis es más frecuente en personas cuyos empleos implican movimientos repetitivos, posiciones incómodas o gran esfuerzo físico. El riesgo aumenta también en personas que practican deportes como: béisbol, baloncesto, golf, running, natación o tenis. Complicaciones de la tendinitis Rotura del tendón: Se trata de una afección mucho más grave que la tendinitis y que tal vez requiera cirugía. Prevención de la tendinitis Para prevenir la tendinitis es necesario: Evitar actividades que provoquen un esfuerzo excesivo para los tendones. Es necesario calentar antes de realizar  algún ejercicio. Evitar movimientos repetitivos que puedan sobrecargar el tronco superior y el inferior. Ejercitar todos los grupos musculares para mantener la flexibilidad y la fortaleza. Mantener una buena hidratación. Especialidades a las que pertenece la tendinitis La tendinitis pertenece a la especialidad de traumatología y ortopedia, es la especialidad médica que se dedica al diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de lesiones y enfermedades del sistema musculoesquelético del cuerpo humano. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la epicondilitis? La epicondilitis o codo de tenista es una lesión por esfuerzo repetitivo en el movimiento de pronación-supinación forzada, en la que se inflaman los tendones de los músculos de la cara externa del codo (los músculos extensores de los dedos y la muñeca, y los supinadores del antebrazo) con un origen común (unión) en el epicóndilo. ¿Qué diferencia hay entre epicondilitis y tendinitis? La diferencia entre tendinitis y epicondilitis no existe ya que la epicondilitis es un tipo de tendinitis caracterizada por la inflamación o la irritación de un tendón. La epicondilitis es la inflamación de los tendones epicondíleos, que son los que unen la musculatura del antebrazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo. ¿Qué es la bursitis? La bursitis es un trastorno doloroso que afecta a las pequeñas bolsas rellenas de líquido (bolsas sinoviales) que proporcionan amortiguación a los huesos, tendones y músculos alrededor de las articulaciones. ¿Cuál es la tendinitis más frecuente? La tendinitis de hombro es la más frecuente, seguida por la tendinitis de codo.
Osteoporosis
Enfermedad

Osteoporosis

¿Qué es la osteoporosis? La osteoporosis es una enfermedad generalizada del esqueleto en la que existe una disminución de la masa ósea en relación a los datos de normalidad para una determinada edad, sexo y raza, lo que determina una fragilidad del mismo, ya que existe una alteración de su microestructura, pudiendo producirse con frecuencia fracturas patológicas. Es una enfermedad común que va en aumento, probablemente por la adopción de factores de estilo de vida en el mundo occidental que la favorecen y las mayores expectativas de vida y envejecimiento de la población. Se puede desarrollar a cualquier edad, pero las mujeres mayores de 50 años son las que tienen mayor riesgo de padecerla. Es una enfermedad de moderada-grave, ya que predispone al padecimiento de fracturas, principalmente de la cadera, las cuales suponen un factor de riesgo importante sobre todo para los ancianos, pudiendo limitar su independencia, capacidad de movilidad, así como su autoestima. Tipos de osteoporosis Existen distintas clasificaciones de osteoporosis basadas en criterios como su extensión o su causa. Según su orígen , se puede clasificar en: Osteoporosis idiopática o primaria: Tipo I (postmenopáusica) : aparece en los 20 años primeros tras la menopausia. Riesgo de aplastamientos vertebrales y fracturas de muñeca (fractura de Colles). Tipo II (senil) : se suele dar en mayores de 75 años y afecta a ambos sexos. Riesgo de fracturas de cadera y vertebrales. Tipo III (posmenopáusica con paratohormona (PTH) elevada): probablemente asociado a déficit de vitamina D. Juvenil (8-14 años) : enfermedad rara con remisión espontánea en 2-4 años. Predomina la osteoporosis en el esqueleto central (axial). Adulto (mujeres premenopáusicas y varones menores de 60 años) : debida probablemente a un defecto de la célula productora de hueso (osteoblasto) o por una reabsorción de hueso alterada. Su curso es variable. Involutiva : Osteoporosis secundaria : producida por el padecimiento de otras patologías que, de forma secundaria, pueden producir el padecimiento de osteoporosis. Son enfermedades endocrinas, gastrointestinales, hematológicas...etc. También por el padecimiento de trastornos hereditarios del tejido conjuntivo o la toma de fármacos o tóxicos como corticoides, heparina o metotrexato. Causas de la osteoporosis En ausencia del padecimiento de enfermedades que secundariamente producen osteoporosis, la aparición de esta viene determinada por : El pico máximo de masa ósea alcanzado entre los 25 y los 30 años de edad. La edad, ya que existe una disminución lenta de la masa ósea a partir de los 40 años. Influencia de factores genéticos relacionados con la codificación del colágeno tipo I. La disminución de estrógenos, factor fundamental para la aparición de osteoporosis postmenopáusica. Síntomas de la osteoporosis La osteoporosis en una enfermedad asintomática hasta que no se producen fracturas, microfracturas o alteraciones biomecánicas como pérdida de altura, deformidad en la columna, dorso-lumbalgias...etc. Tratamiento para la osteoporosis Para el tratamiento de la osteoporosis se indican medidas no farmacológicas como una adecuada nutrición con un aporte suficiente de calcio y vitamina D. Según el déficit que pueda presentar el paciente, se puede indicar la toma de complementos con calcio y dicha vitamina. También es recomendable mantener una ingesta adecuada de vitamina K y proteínas. Es aconsejable además realizar ejercicio físico y llevar a cabo una prevención de caídas en la población anciana. El tratamiento farmacológico está indicado en pacientes con riesgo alto de fracturas y de forma individualizada en aquellos con un riesgo moderado de poder padecerlas. Los fármacos más utilizados son: Los Bifosfonatos , eficaces en la reducción de fracturas por fragilidad en mujeres posmenopáusicas, utilizados no más de 5 años consecutivos. El Ranelato de estroncio incrementa la formación de hueso y reduce su reabsorción. El Raloxifeno o el Teriparatide, son opciones farmacológicas utilizadas sobre todo cuando no se toleran, hay contraindicación o falta de respuesta terapéutica a los bifosfonatos y al ranelato de estroncio. El Denosumab (un anticuerpo monoclonal) o la calcitonina son otras alternativas de segunda elección en el tratamiento de la osteoporosis. Pruebas complementarias del diagnóstico de la osteoporosis Para realizar el diagnóstico de osteoporosis se pueden realizar las siguientes pruebas : Analítica de sangre : con determinación de calcio, fósforo y fosfatasa alcalina, entre otros. Pruebas de imagen : Radiografía simple : en casos de osteoporosis muy avanzados puede observarse una pérdida significativa de masa ósea. También se detectan las fracturas óseas de este modo. Densitometría ósea : el método más usado es el DEXA (Dual energy X-ray absortiometry). Se realiza una densitometría ósea central con determinación de valores en columna lumbar y en cadera. Se considera osteoporosis cuando los resultados de su índice “T-score” son de -2.5, lo cual representa desviaciones estándar en comparación a una población de referencia normal. Está indicado en hombres y mujeres mayores de 65 años con riesgo moderado de fractura, antes del inicio de un tratamiento que pueda afectar a la densidad mineral ósea, y en pacientes menores de 40 años con factores de riesgo muy elevados de fracturas. El diagnóstico de la osteoporosis se realiza como determinación de osteoporosis densitométrica, basada en la densidad mineral ósea, o como osteoporosis establecida, cuando hay presencia de fractura por fragilidades, vertebrales y no vertebrales, en mayores de 50 años (generalmente asociada a osteoporosis densitométrica). Factores de riesgo que pueden desencadenar la osteoporosis Factores de riesgo mayores : edad mayor a 65 años, antecedentes de fractura (cadera, húmero, muñeca y vertebral, sobre todo), fracturas en familiar de primer grado, tratamiento con corticoides durante más de tres meses, síndrome de malabsorción, hiperparatiroidismo primario, propensión a las caídas, osteopenia radiológica, hipogonadismo (trastorno de los órganos sexualies) y/o menopausia precoz (en menores de 45 años). Factores de riesgo menores : padecimiento de artritis reumatoide, hipertiroidismo, baja ingesta de calcio, tabaquismo, alcoholismo, consumo en exceso de cafeína, bajo índice de masa corporal, tratamiento crónico con antiepilépticos o heparina, baja exposición solar y/o vida sedentaria. Complicaciones de la osteoporosis La principal complicación de la osteoporosis es el padecimiento de fracturas óseas y el dolor asociado a estas y al posible colapso vertebral . Prevención de la osteoporosis Estimular un adecuado desarrollo del pico de masa ósea durante la infancia y adolescencia mediante una alimentación adecuada y la realización de ejercicio físico. Mantener una ingesta adecuada de calcio: 1g/día en mujeres premenopáusicas; 1.2-1.5g/día durante el embarazo y la lactancia y 1.5g/día en mujeres postmenopáusicas. Mantener una actividad física adecuada, como caminar 30-60 minutos/día. Exposición adecuada al sol, aproximadamente 30-60 minutos al día con la cara descubierta. Evitar tóxicos como el alcohol o el el tabaco y un exceso de ingesta de café. Especialidades a las que pertenece la osteoporosis La osteoporosis es una enfermedad que puede ser evaluada y tratada por el médico de familia, el ginecólogo y el especialista en traumatología . No obstante, el médico más especializado en esta patología es el reumatólogo. Preguntas frecuentes: ¿Qué alimentos son buenos para la osteoporosis? Para prevenir la osteoporosis y mantener unos huesos fuertes son esenciales el calcio y la vitamina D . Se pueden consumir alimentos como leche, bebida de soja enriquecida con calcio, yogur, queso, brócoli, coles, nueces, pasta o semillas de sésamo, sardinas en aceite, pasta, higos, tofu, habas de soja, almendras, higos secos, judías verdes y orejones de albaricoque, todos ellos ricos en calcio. Para obtener la vitamina D es esencial comer pescado azul como salmón, sardinas o caballa, además de exponerse al sol diariamente durante unos minutos y además, se pueden tomar suplementos dietéticos de vitamina D. ¿Qué es la osteopenia? La osteopenia es la  fase inicial de la disminución de la masa ósea  en la que todavía no se han presentado cambios definitivos en su estructura. Se puede decir que es la afectación previa a la osteoporosis. ¿Qué diferencia hay entre la osteoporosis y la osteopenia? La diferencia entre osteoporosis y osteopenia es la cuantía o importancia de la pérdida total de masa ósea del hueso . Así, se considera osteopenia la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal, y osteoporosis una densidad ósea inferior a 2.5 desviaciones estándar respecto al pico de masa ósea en adultos sanos. ¿Qué es la osteomalacia? La osteomalacia es una enfermedad del metabolismo óseo que se caracteriza por una alteración de la mineralización de la matriz ósea en la formación del hueso. En la población infantil se utiliza el término de raquitismo para referirse a esta alteración. La causa principal es un déficit de vitamina D. ¿Qué diferencia hay entre la osteoporosis y la osteomalacia? La osteoporosis es una disminución de la masa ósea (por unidad de volumen) que disminuye la resistencia del hueso, es decir, una degeneración del hueso ya construido que predispone a un incremento en el riesgo de fracturas. En la osteomalacia las concentraciones en la sangre de calcio y fósforo inorgánico son muy bajas , por lo que las células productoras de la matriz ósea (osteoblasto), no forman esta matriz de forma adecuada. Esto predispone sobre todo a padecer dolores óseos y debilidad muscular.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes