Reumatología

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Osteopenia
Enfermedad

Osteopenia

¿Qué es la osteopenia? La osteopenia es una disminución de la densidad mineral ósea por la que el hueso se vuelve más poroso, disminuyendo su masa, en la que todavía no se han presentado cambios definitivos en su estructura. La osteopenia es una alteración de diagnóstico densitométrico, es decir, se establece con la realización de una densitometría ósea al paciente, determinando con ello lo que es, según los resultados de esta prueba, la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal. Se puede considerar un paso previo a la osteoporosis, aunque no todo el mundo que presenta osteopenia va a desarrollar una osteoporosis en el futuro. Junto con la osteoporosis, la osteopenia es la enfermedad ósea más frecuente. Afecta en su mayoría a mujeres mayores de 50 años, aumentando su prevalencia según aumenta la edad. La osteopenia es una alteración de una gravedad leve-moderada, siendo un factor de riesgo que se suma a la osteoporosis, la edad, riesgo de caídas... etc, para el padecimiento de fracturas óseas. Causas de la osteopenia La osteopenia viene determinada por el pico máximo de masa ósea que cada individuo tiene y que se suele alcanzar a en torno a los 25-30 años. A partir de los 40 años la masa ósea va disminuyendo, habiendo un desbalance en los procesos de destrucción y producción de hueso que se producen durante toda la vida adulta, determinado por factores genéticos y la disminución de estrógenos en mujeres postmenopáusicas. Síntomas de la osteopenia La osteopenia en sí misma, como la osteoporosis, no produce síntomas claramente achacables a su padecimiento , salvo cuando se producen fracturas o microfracturas óseas. Tratamiento para la osteopenia El tratamiento de la osteopenia está basado en la indicación de realización de medidas generales como realizar ejercicio (andar, correr, nadar...) y administrar en la dieta un adecuado aporte de calcio y vitamina D. Cuando se determina analíticamente que existe déficit de estos dos componentes, el médico puede indicar un tratamiento específico según la carencia que se establezca de vitamina D y calcio en el paciente. En principio, los fármacos que se utilizan para el tratamiento de la osteoporosis no están aprobados para su uso en el tratamiento de la osteopenia, reservándose a los casos de diagnóstico de osteoporosis asociados a un aumento real de riesgo de fracturas. Pruebas complementarias del tratamiento de la osteopenia Se puede realizar una analítica de sangre con determinación de calcio, fósforo y fosfatasa alcalina, entre otros. La prueba complementaria de referencia para poder decir que un paciente tiene osteopenia es la densitometría ósea o DEXA ( Dual Energy X-Ray Absorptiometry ), prueba precisa que utiliza una mínima radiación y es un estudio rápido de realizar. Se establecen los  valores en columna lumbar y cadera, de tal manera que se indica que existe osteopenia cuando los resultados de su índice “T-score” son entre -1.0 y -2.4, desviaciones estándar en comparación a una población de referencia con una densidad mineral ósea normal. Factores de riesgo que pueden desencadenar la osteopenia Los principales factores de riesgo para el desarrollo de la osteopenia son : El déficit de estrógenos asociado a la menopausia. La edad, a partir de los 50 años sobre todo. Cuanto mayor edad tenga el individuo, más riesgo existe de que este padezca osteopenia. Antecedentes familiares de osteopenia, osteoporosis o fracturas óseas. Toma de determinados fármacos como glucocorticoides sistémicos, heparina, anticonvulsivante...etc. Padecimiento de enfermedades como hipogonadismo (testículos u ovarios no funcionales), hiperparatiroidismo, artritis reumatoide, síndrome de malabsorción, enfermedad celíaca...etc. Alimentación deficiente y alteraciones alimentarias derivadas de patologías como anorexia o bulimia. Complicaciones de la osteopenia Desarrollo de osteoporosis. Fracturas óseas, siendo más frecuentes en columna, cadera y antebrazo. Desarrollo de alteraciones biomecánicas como pérdida de altura, deformidad en la columna, dorso-lumbalgias,  etc. Prevención de la osteopenia Realización de ejercicio físico aeróbico como caminar a paso vivo, correr, montar en bicicleta o saltar, por ejemplo. Garantizar una exposición solar diaria en manos, cara y brazos al menos durante 10-15 minutos al día, dos a tres veces por semana. Evitar el consumo de tabaco. Dieta variada y que contenga suficiente aporte de calcio (1gr/día en mujeres premenopáusicas; 1.2-1.5 gr/día durante el embarazo y la lactancia y 1.5 gr/día en mujeres postmenopáusicas). Evitar tóxicos como el alcohol y un exceso de ingesta de café. Especialidades a las que pertenece la osteopenia La osteopenia puede ser valorada y diagnosticada por el médico de atención primaria, el médico reumatólogo y el traumatólogo . En ocasiones, en las revisiones ginecológicas de las paciente en edad postmenopáusica, el ginecólogo también valora realizar una densitometría para diagnosticar la influencia de este proceso fisiológico en los huesos. Preguntas frecuentes ¿Qué debe comer una persona con osteopenia? Es recomendable comer alimentos ricos en calcio como leche, quesos, yogures, yema de huevo, frutos secos, legumbres, espinacas, grelo, brócoli, acelga, cardo, col lombarda...etc. También alimentos que contengan vitamina D como el pescado azul (salmón, sardinas o caballa) ¿Qué es la osteopenia periarticular? Es la pérdida de densidad mineral ósea producida alrededor de las articulaciones. ¿Cuál es el médico especialista en osteopenia? El reumatólogo es el médico especialista en osteopenia y osteoporosis. ¿Qué diferencia hay entre la osteopenia y la osteoporosis? La diferencia entre osteoporosis y osteopenia es la cuantía o importancia de la pérdida total de masa ósea del hueso. Así, se considera osteopenia la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal, y osteoporosis una densidad ósea inferior a 2.5 desviaciones estándar respecto al pico de masa ósea en adultos sanos. ¿Qué es el reuma? El término reuma no es un término médico, es una denominación coloquial para referirse al conjunto de patologías que afectan al aparato locomotor.
Espondilosis
Enfermedad

Espondilosis

¿Qué es la espondilosis? La espondilosis, también conocida como osteoartritis o artritis vertebral , es un proceso degenerativo y progresivo de los discos intervertebrales , que puede provocar la pérdida de estructura y función espinal normal. Es una patología que está caracterizada principalmente por el desgaste de los discos que se encuentran entre las vértebras de la columna. Dicha pérdida de volumen provoca episodios de dolor que pueden llegar a ser incapacitantes. Los discos intervertebrales son los que dan soporte a la columna al proveer amortiguación natural para mantener diferentes posturas. Este trastorno puede afectar las diferentes regiones de la columna como son cervical (cuello), torácica (parte media de la espalda), y lumbar (parte baja de la espalda). Es una enfermedad muy común, es más frecuente en hombres que en mujeres y  en personas entre los 40 a 60 años. Tipos de espondilosis Los tipos de espondilosis se clasifican según la zona de la columna vertebral más afectada por la enfermedad, como son: Espondilosis cervica l: es la condición que afecta a los discos intervertebrales en la parte alta de la espalda, así como a los huesos del cuello. Se caracteriza por dolor de cabeza, de hombros y cuello, siendo un padecimiento común en personas que soportan más estrés en la zona, como los deportistas. Espondilosis lumbar: es la que afecta el área lumbar de la espalda o parte baja. Este tipo de espondilosis es un tanto más común, debido a que tiene una estrecha relación con las lesiones deportivas. La mayoría de los dolores en esta zona tienen otros orígenes, aun cuando se demuestre la existencia del desgaste discal. Es muy común en mujeres, ya que tiene una relación directa con el periodo de gestación. Espondilosis dorsal: es un tipo muy poco común de esta condición, afectando la zona torácica. Los dolores o molestias de esta zona  son debidos principalmente a la edad, la mala postura o a trabajos muy pesados. Causas de la espondilosis La espondilosis, como muchas de las otras condiciones degenerativas que afectan a huesos y articulaciones, es producto de una vida de presión anormal y desgaste excesivo de la estructura ósea, debido a potenciales abusos físicos y al envejecimiento. Los discos actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna vertebral. Hacia los 40 años, los discos vertebrales de la mayoría de las personas comienzan a deshidratarse y a encogerse, lo que crea mayor contacto de los huesos entre las vértebras. La distribución inadecuada de la presión sobre la columna vertebral, las malas posturas por largos periodos de tiempo, las hernias en los discos, el crecimiento excesivo de huesos y la deshidratación de los discos, podrían ser otras causas. Síntomas de la espondilosis El principal síntoma de la espondilosis es el dolor en las diferentes zonas de la espalda, cercana al área desgastada, que puede parecer una distensión muscular. El dolor puede ser leve o profundo, y tan intenso, que incluso el paciente no puede moverse. Los síntomas a menudo se presentan de manera lenta con el tiempo, pero pueden comenzar o empeorar súbitamente. La inflamación o hernia de los discos vertebrales puede provocar dolor de cabeza, de espalda o inmovilidad de la zona afectada, lo cual también puede causar espasmos musculares y una crisis de dolor. Tratamiento de la espondilosis El objetivo del tratamiento de la espondilosis es aliviar el dolor, ayudar a mantener las actividades habituales tanto como sea posible, y evitar lesiones permanentes a la médula espinal y los nervios. Entre las opciones más comunes de tratamiento tenemos: la fisioterapia , que contribuye a reducir la incomodidad sufrida y a aliviar las tensiones entre los discos vertebrales, masajes especializados, quiropráctica, osteopatía, y las terapias de compresas frías en casa. El uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios es común cuando el dolor se agudiza. En el último de los casos y solo cuando el paciente experimenta limitaciones en el movimiento, dolor insoportable o pérdida de la sensibilidad, el médico podría contemplar la opción quirúrgica. La cirugía para espondilosis se basa en aliviar la presión existente en la médula espinal y los nervios. Pruebas complementarias del diagnóstico de la espondilosis Para el diagnóstico y el tratamiento de la espondilosis se realizan pruebas como: radiografías , ya que con esta prueba el desgaste o la hernia discal serán visibles fácilmente. También puede realizarse una resonancia magnética o una tomografía axial computarizada, en las cuales el médico o especialista puede definir si el desgaste de los discos es el causante del dolor. Factores de riesgo de la espondilosis Entre los factores que aumentan el riesgo de tener la espondilosis están: la edad , ya que mientras más se envejece más riesgo se tiene de padecer esta enfermedad, los trabajos que requieren hacer movimientos repetitivos del cuello, adoptar una postura incómoda, el sobrepeso , tener una mala nutrición, ya que la descalcificación ósea es un factor principal para sufrir esta enfermedad, predisposición genética, tabaquismo y las lesiones traumáticas anteriores parecen aumentar el riesgo de espondilosis, entre otros factores. Complicaciones de la espondilosis  Si la médula espinal o las raíces nerviosas se comprimen gravemente como resultado de espondilosis el daño puede ser permanente. Otras complicaciones podrían incluir: Incapacidad para retener las heces o la orina. Pérdida de la función o sensibilidad muscular. Equilibrio deficiente. Prevención de la espondilosis Para prevenir esta enfermedad es necesario: Mantener una buena postura al sentarse o estar de pie. No levantar objetos pesados o hacerlo de manera apropiada. No fumar o tomar alcohol en exceso. Mantener un peso saludable. Hacer ejercicio periódicamente. Especialidades a las que pertenece Las especialidades médicas a las que pertenece la espondilosis son la ortopedia , que es la especialidad médica y quirúrgica dedicada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y lesiones del sistema musculoesquelético. La neurocirugía, que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de trastornos del cerebro, la médula espinal, la columna vertebral y los nervios periféricos de todas partes del cuerpo. Preguntas frecuentes ¿Qué es la espondilosis lumbar baja? La espondilosis lumbar baja es la que se da cuando el desgaste de los discos intervertebrales se encuentra en la región lumbar, la cual comprende entre las vértebras L1 a L5. ¿Cuáles son los signos de la espondilosis? La espondilosis presenta signos degenerativos en el cuerpo vertebral, con deformaciones y osteofitos (espolones óseos) que son proyecciones de hueso en forma de pico de loro. ¿Cuál es la zona lumbar de la espalda? La zona lumbar de la espalda comprende entre las vértebras L1 y L5. ¿Cuál es la zona cervical de la espalda? La zona cervical de la espalda comprende entre las vértebras C1 a C7.
Síndrome Piriforme
Enfermedad

Síndrome Piriforme

¿Qué es el síndrome piriforme? El síndrome piriforme o síndrome piramidal se refiere a la irritación del nervio ciático cuando pasa por el músculo piramidal, que es un músculo pequeño situado profundamente dentro de la región de la cadera y de la región glútea. Este conecta el sacro (la región más baja de la columna) con el fémur (hueso del muslo). Cuando la cadera está en extensión, su función es de rotador externo, sin embargo, con la articulación de la cadera flexionada, el músculo se convierte en abductor del fémur. Es una afección más frecuente en el campo de la actividad física y el deporte. Afecta más a las mujeres que a los hombres y es poco común. La mayoría de las personas que tienen el síndrome piriforme mejoran con el tratamiento y los cambios en el estilo de vida. Si no se trata esta afección, puede causar daños permanentes en los nervios. Tipos de síndromes No hay más tipos de síndromes comunes asociados al síndrome piriforme . Causas del síndrome piriforme El síndrome piriforme está causado predominantemente por un acortamiento o una contractura del músculo piramidal . Esto se traduce en un engrosamiento de sus fibras musculares causando una presión y atrapamiento del nervio ciático y provocando un cuadro clínico de dolor característico del nervio ciático, con irradiación al miembro inferior en el recorrido del mismo . Las causas que generan este síndrome son: Sobrecargas por mala práctica deportiva (o errores del entrenamiento), como no respetar el tiempo de descanso, no realizar calentamientos y estiramientos antes de realizar la actividad, secuencialidad de la realización de las actividades físicas, etc. Escoliosis (columna desviada) o simetría anatómica de los miembros inferiores (pierna más larga que la otra). Desequilibrio muscular. Hiperpronación del pie. Operaciones quirúrgicas en la cadera. Síntomas del síndrome piriforme Los síntomas del síndrome piriforme pueden incluir: Sensibilidad o un dolor breve en el glúteo. Adormecimiento u hormigueo en el glúteo a lo largo de la parte trasera de la pierna. Dificultad para sentarse. Dolor al sentarse que empeora si se continúa sentado. Dolor que empeora con la actividad. El dolor, usualmente afecta solo a un lado de la parte inferior del cuerpo. Pero también puede ocurrir en ambos lados al mismo tiempo. Tratamiento del síndrome piriforme El tratamiento del síndrome piriforme requiere en primer lugar suspender por completo cualquier actividad física que produzca dolor, por lo que tendrá que estar en reposo. En un primer momento se debe aplicar hielo durante 20 a 30 minutos, cada 3 o 4 horas hasta que el dolor vaya desapareciendo. En este caso, siempre que la persona presente dolor, el tratamiento debe de tratar disminuir la tensión del músculo piriforme. Las sesiones de fisioterapia son una gran opción de tratamiento para disminuir el dolor y la incomodidad , siendo, generalmente, muy eficaces con masajes de descarga. De todos modos, es ideal que el paciente descanse y no fuerce la zona afectada. El tiempo de recuperación, dependerá de muchos factores como la edad, estado de salud o si ha tenido una lesión piriforme con anterioridad y puede ir de 2 a 6 semanas, según la gravedad de ésta. Pruebas complementarias del síndrome piriforme Además de la exploración física de la pierna y columna, las pruebas complementarias para el diagnóstico del síndrome piriforme son, la resonancia magnética y la tomografía axial computarizada (escáner). Factores desencadenantes del síndrome piriforme No se conoce un factor en específico que pueda desencadenar el síndrome piriforme . Factores de riesgo del síndrome piriforme Entre los factores que aumentan el riesgo de tener el síndrome piriforme están: Practicar deportes sin hacer un calentamiento y estiramiento adecuado previo. El sexo suele ser más frecuente en las mujeres que en los hombres. No utilizar la protección adecuada al realizar algún deporte. La sobrecarga que genera un exceso de actividad física o abuso de ellas. Un accidente cerebrovascular . Alguna lesión traumática. Escoliosis. Desequilibrio muscular. Estar mucho tiempo sentado o en una misma postura. Complicaciones del síndrome piriforme Las complicaciones pueden incluir: Dolor que puede extenderse por semanas. Se puede encontrar casos en el que el síndrome piriforme aparece y desaparece . Dificultad para controlar los pies y tropiezos al caminar. Prevención del síndrome piriforme Para prevenir el síndrome es necesario: Practicar ejercicio de manera regular. Evitar correr o ejercitarse en cuesta o superficies desniveladas. Hacer calentamiento y estiramiento antes de hacer ejercicio. No acostarse por períodos prolongados en posiciones que generan más presión en las caderas. Especialidades a las que pertenece El síndrome piriforme pertenece a la especialidad de la ortopedia y la traumatología, estas se encargan del diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de lesiones y enfermedades del sistema musculoesquelético del cuerpo humano. Este complejo sistema incluye los huesos, las articulaciones, los ligamentos, los tendones, los músculos. Preguntas frecuentes ¿Qué es la forma piriforme? Hace referencia a la forma parecida a la de una pera que tiene el músculo piramidal. Este está situado en la cara posterior del muslo, a nivel inferior del músculo glúteo menor. Tiene su origen en la superficie anterolateral del sacro y su inserción en el borde superior del trocánter mayor del fémur. ¿Cómo es el dolor de ciática? Se refiere a dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo en la pierna. Es causado por lesión o presión sobre el nervio ciático. La ciática es un síntoma de otro problema de salud. No es una enfermedad por sí sola. La ciática ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático. Este nervio comienza en la región lumbar y baja por la parte posterior de cada pierna. Este nervio controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y región inferior de la pierna. ¿Dónde se encuentra el músculo piramidal? Es un músculo pequeño situado profundamente dentro de la región de la cadera y de la región glútea. Este conecta el sacro (la región más baja de la columna) con el fémur (hueso del muslo). Cuando la cadera está en extensión, su función es rotador externo, sin embargo, con la articulación de la cadera flexionada el músculo se convierte en abductor del fémur. ¿Qué medicamento es bueno para el dolor del nervio ciático? Los analgésicos como paracetamol o ibuprofeno que son antiinflamatorios no esteroideos (AINES). En algunos casos se utilizan inyecciones o medicación con corticoides.
Enfermedad de Osgood Schlatter
Enfermedad

Enfermedad de Osgood Schlatter

¿Qué es la enfermedad de Osgood Schlatter? La enfermedad de Osgood Schlatter u osteocondrosis juvenil es un crecimiento doloroso de la protuberancia de la tibia , justo debajo de la rodilla (tuberosidad tibial), que produce una inflamación del hueso, cartílago y/o tendón de la parte superior de esa zona tibial que es el lugar donde se adhiere el tendón de la rótula. Generalmente, ocurre en niños y adolescentes de 12 a 14 años y en niñas de 10 a 13 años. La diferencia en el rango de edad se debe a que las niñas entran en la pubertad antes que los niños. La enfermedad suele desaparecer sola, una vez que los huesos del niño dejan de crecer. Es más frecuente en los niños que en las niñas pero, como cada vez hay más niñas que hacen deporte, esto está cambiando. Es la causa más común de dolor en la rodilla en niños, sobre todo atletas adolescentes. Es una enfermedad leve, la mayoría de los casos mejoran espontáneamente después de algunas semanas o meses. Se puede decir que se cura una vez que el niño completa su crecimiento. Enfermedades de la tibia Existe otro tipo de enfermedad de la tibia además de la Osgood Schlatter que es la Enfermedad de Blount , también conocido como tibia vara, que consiste en un trastorno del crecimiento que afecta a los huesos de la parte inferior de la pierna, provocando que estos se arquean hacia fuera. Puede afectar a personas en cualquier momento del proceso de crecimiento, pero es más frecuente en niños menores de cuatro años y en adolescentes. Causas de la enfermedad de Osgood Schlatter La enfermedad de Osgood-Schlatter se caracteriza por la inflamación del tendón rotuliano y los tejidos blandos que lo rodean. La causa es un continuo tirón que soporta el tendón rotuliano en el área inferior a la rodilla. Durante las actividades que comprenden correr, saltar y flexionar, como el fútbol, el baloncesto, el voleibol y el ballet, los músculos del muslo (cuádriceps) tiran del tendón que conecta la rótula con el cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia. Esta tensión repetitiva puede ocasionar que el tendón tire del cartílago de crecimiento donde se inserta en la tibia, lo que genera el dolor e inflamación relacionados con la afección. En algunos casos, el organismo puede intentar cerrar ese hueco con el crecimiento de hueso nuevo, lo que puede formar un bulto óseo en ese lugar. Síntomas de la enfermedad de Osgood Schlatter El principal síntoma de la enfermedad de Osgood Schlatter es una hinchazón dolorosa sobre una protuberancia en el hueso de la pierna inferior (tibia).  El dolor suele empeorar al realizar ciertas actividades, como correr, arrodillarse y saltar , y se alivia con el reposo. Por lo general, la enfermedad ocurre en una sola rodilla aunque también puede ser en ambas y genera un incremento de la tensión de los músculos que hay alrededor de la rodilla (los isquiotibiales y el cuádriceps). El malestar puede durar entre semanas y meses, y puede volver a aparecer hasta que se deje de crecer. Tratamiento de la enfermedad de Osgood Schlatter La enfermedad de Osgood-Schlatter casi siempre se resuelve sin tratamiento. Los síntomas suelen desaparecer cuando se detiene el crecimiento de los huesos. Los analgésicos como paracetamol, ibuprofeno o naproxeno sódico (AINES) pueden ser de ayuda. Realizar fisioterapia con ejercicios para estirar los cuádriceps, puede ayudar a reducir la tensión en el lugar en donde el tendón de la rótula se une a la tibia. Una cintilla colocada sobre el tendón rotuliano también puede aliviar la tensión. Los ejercicios de fortalecimiento de los cuádriceps y las piernas en general, pueden ayudar a estabilizar la articulación de la rodilla. En muy pocos casos, si el dolor es debilitante y no disminuye después del período de crecimiento, se puede recomendar cirugía para extirpar la protuberancia ósea. Pruebas complementarias de la enfermedad de Osgood Schlatter El diagnóstico de la enfermedad de Osgood Schlatter se realiza mediante una exploración física, donde el médico examinará la rodilla para buscar puntos sensibles, inflamación, dolor y enrojecimiento. Se pueden realizar radiografías para observar los huesos de la rodilla y la pierna y examinar más de cerca la región donde el tendón de la rótula se conecta a la tibia. Factores desencadenantes de la enfermedad de Osgood Schlatter No se conoce un factor específico que pueda desencadenar la enfermedad de Osgood Schlatter. Factores de riesgo de la enfermedad de Osgood Schlatter Los principales factores de riesgo de la enfermedad de Osgood-Schlatter incluyen: Edad: la enfermedad ocurre durante los periodos de crecimiento de la pubertad. Los niños de 12 a 14 años y en niñas de 10 a 13 años. El sexo: es más frecuente en niños. Deportistas: la enfermedad sucede con más frecuencia en las personas que practican deportes que involucran correr, saltar y hacer cambios de dirección rápidos. Personas que presentan rigidez de los cuádriceps ya que puede aumentar la tensión que ejerce el tendón de la rótula en el cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia. Complicaciones de la enfermedad de Osgood Schlatter Las complicaciones de la enfermedad de Osgood-Schlatter son poco frecuentes. Si ocurren, podrían ser: Dolor crónico o inflamación localizada. Bulto óseo en la tibia justo debajo de la rótula, incluso después de solucionar los síntomas. Este bulto puede permanecer, hasta cierto grado, durante toda la vida , pero no suele afectar el funcionamiento de la rodilla. Rara vez, puede provocar que el cartílago de crecimiento se despegue de la tibia. Prevención de la enfermedad de Osgood Schlatter No existe una forma efectiva de prevenir la enfermedad de Osgood Schlatter. Especialidades a las que pertenece La enfermedad de Osgood Schlatter pertenece a la especialidad de ortopedia y la traumatología. La ortopedia es una especialidad médica dedicada a corregir o evitar las deformidades o traumas del sistema musculoesquelético del cuerpo humano. La traumatología es la enfermedad que aborda la patología del sistema musculoesquelético. Preguntas frecuentes ¿Qué es la osteocondrosis? La osteocondrosis es una enfermedad que afecta a los niños y adolescentes (más a menudo en varones de 4 a 13 años) en fase de crecimiento. Los extremos de los huesos se alargan y amplían el crecimiento de la epífisis y la diáfisis (zonas centrales y de los extremos) de los huesos. En esta etapa se pueden experimentar los fenómenos de necrosis y degeneración de huesos y cartílagos. ¿Qué es la epifisitis? Es un problema óseo doloroso que se produce por la inflamación (hinchazón) del cartílago de crecimiento del talón. El cartílago de crecimiento, también llamado placa epifisaria, es una zona en el extremo de un hueso en desarrollo donde, con el tiempo, las células de cartílago se convierten en células óseas. Mientras sucede esto, los cartílagos de crecimiento se expanden y se unen entre sí. Es el mecanismo de crecimiento de los huesos. ¿Qué ejercicios se recomiendan para la enfermedad de Osgood Schlatter? Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento del cuadricep son la mejor opción terapéutica para la enfermedad de Osgood Schlatter. ¿Cuál es la tibia anterior? El tibial anterior es un músculo que se sitúa en la parte inferior de la pierna y se extiende desde la rodilla hasta el metatarso . Su función es estabilizar el tobillo y permitir la dorsiflexión del pie, es decir, elevar la punta del pie al caminar. La tibia anterior es la cara delantera de la tibia.  
Artritis Séptica
Enfermedad

Artritis Séptica

¿Qué es la artritis séptica? La artritis séptica también conocida como artritis bacteriana, es la inflamación de una articulación debido a una infección bacteriana o por hongos. La infección puede provenir de los gérmenes que se propagan a través del torrente sanguíneo desde otra parte del cuerpo. La artritis séptica también puede ocurrir cuando, debido a una lesión penetrante, los gérmenes ingresan directamente a la articulación. Los lactantes tienen más probabilidades de padecer artritis séptica. Las rodillas son las que más frecuentemente se ven afectadas, pero la artritis séptica también puede afectar las caderas, los hombros y otras articulaciones. La infección puede dañar rápida y gravemente el cartílago y el hueso dentro de la articulación, por lo que es crucial el tratamiento rápido.  Puede ocurrir a cualquier edad desde la infancia, pero alrededor de la mitad de los casos ocurre en personas mayores de 60 años. Es una afección común, si no se trata a tiempo y de forma rápida, puede ser grave llegando a producir daños permanentes en las articulaciones. Tipos de artritis Entre los tipos de artritis se encuentran: Osteoartritis : es el tipo más común de artritis. Afecta sobretodo al cartílago común, que es el tejido que amortigua los extremos de huesos dentro de la junta. Una vez que este proceso comienza, el cartílago comienza a erosionar. Esto lleva al dolor común y a la rigidez. Artritis reumatoide : es una enfermedad inflamatoria autoinmune de la guarnición de la junta, que afecta generalmente a varias juntas al mismo tiempo. Puede afectar a ambas manos y a ambos pies. Fibromialgia : es un síndrome del dolor que tiene influencias sistémicas. Además, los pacientes experimentan cansancio y adormecimiento de las extremidades. Artropatía psoriásica: es un fenómeno autoinmune que produce inflamación y dolor de las juntas, los ligamentos, los tendones y la piel. Genera artritis, inflamación del tejido o enthesitis suave y psoriasis. Gota: es una forma de la artritis causada por el depósito de cristales del urato en la cavidad común de una articulación y alrededor de ella, en los tejidos suaves que producen inflamación y dolor severo. El dedo gordo del pie es el más afectado, pero otras juntas pueden también padecer gota. Causas de la artritis séptica La artritis séptica puede deberse a infecciones bacterianas, virales o micóticas . La infección bacteriana por staphylococcus aureus (estafilococo) es la causa más frecuente. El estafilococo vive generalmente en la piel saludable. La artritis séptica puede manifestarse cuando una infección en la piel o en las vías urinarias, se propaga a través del torrente sanguíneo a una articulación. Con menor frecuencia, una herida punzante, una inyección de medicamento o una cirugía en una articulación o cerca de ésta pueden dejar pasar gérmenes en el espacio de la articulación. En otros casos, la infección puede entrar directamente en la articulación a través de una lesión en la misma o, en raras ocasiones, durante una cirugía o inyecciones articulares. Una vez que la infección ingresa en la articulación, los leucocitos (células del sistema inmunológico encargadas de eliminar la infección), se agrupan y provocan la inflamación articular. Síntomas de la artritis séptica Los síntomas de la artritis séptica difieren dependiendo de la gravedad y el tipo de infección que se trate. Los síntomas pueden incluir: dolor articular (moderado o severo), calor (aumento de la temperatura local), eritema (enrojecimiento) y edema (hinchazón). Cualquier movimiento de la articulación es extremadamente doloroso. La artritis séptica generalmente provoca malestar extremo y dificultad para utilizar la articulación afectada. Tratamiento de la artritis séptica El tratamiento, como la sintomatología, depende del agente infeccioso y otros factores. Si la infección es causada por una bacteria, el tratamiento consiste en dos a cuatro semanas de antibióticos intravenosos, a veces seguidos de una dosis alta de antibióticos orales dependiendo de la respuesta al primer tratamiento. En aquellos casos más difíciles, el tratamiento pasa por el drenaje frecuente del líquido sinovial o cirugía para retirar el fluido o los tejidos infectados. También se pueden utilizar antiinflamatorios no esteroideos y otros analgésicos para mitigar los síntomas. El tratamiento también consiste en descansar y proteger la articulación durante la fase aguda. Entablillar la articulación permite limitar el movimiento y ayuda a reducir el dolor y el daño tisular. Una vez controlada la infección, los doctores a menudo recomiendan terapia física para generar fortaleza muscular y aumentar la amplitud de movimiento en las articulaciones afectadas. Pruebas complementarias de la artritis séptica Para el diagnóstico y tratamiento de la artritis séptica es necesario realizar pruebas como: análisis del líquido sinovial ya que las infecciones pueden alterar el color, la consistencia, el volumen y la composición del líquido dentro de las articulaciones, los análisis de laboratorio pueden determinar qué organismo está provocando la infección, el análisis de sangre que determina si hay signos de infección en la sangre, las radiografías y otras pruebas de diagnóstico por imágenes de la articulación afectada pueden ayudar a evaluar el daño. Factores desencadenantes de la artritis séptica El factor principal desencadenante de la artritis séptica es un contacto directo o indirecto con una bacteria o un hongo. Factores de riesgo de la artritis séptica Los factores de riesgo son: edad avanzada y tener una enfermedad coexistente como diabetes mellitus, enfermedad hepática crónica o cualquier condición en la cual el sistema inmunológico está comprometido. Las enfermedades y trastornos crónicos que afectan las articulaciones, tales como artrosis, gota, artritis reumatoide o lupus, pueden aumentar el riesgo de artritis séptica. Las personas con artritis reumatoide tienen un mayor riesgo, ya que los medicamentos que toman pueden suprimir el sistema inmunitario y así aumentar la probabilidad de infecciones. Las mordeduras de animales, las heridas de punción o cortes en las articulaciones pueden generar riesgo de artritis séptica. Complicaciones de la artritis séptica Si el tratamiento se demora, la artritis séptica puede provocar la degeneración de la articulación y un daño permanente. Prevención de la artritis séptica Los antibióticos preventivos (profilácticos) pueden ser de gran ayuda para las personas que tienen alto riesgo. Especialidades a las que pertenece La artritis séptica pertenece a la especialidad de reumatología, que es la especialidad médica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes sistémicas. Preguntas frecuentes ¿Qué bacteria produce la artritis séptica? La infección bacteriana por staphylococcus aureus (estafilococo) es una de las bacterias que con mayor frecuencia produce la artritis. ¿Qué es la artritis inflamatoria? La artritis inflamatoria es un grupo de enfermedades, entre las que se incluyen: la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica y otras espondiloartritis. Cuando se presenta artritis inflamatoria el sistema inmunitario, que es el que normalmente combate la infección, ataca las articulaciones. ¿Qué diferencia hay entre artritis y artrosis? La mayor diferencia entre artritis y artrosis es que la primera puede surgir a partir de otras causas no degenerativas como una infección, un traumatismo o una enfermedad autoinmune. La artrosis u osteoartritis está relacionada con el desgaste y envejecimiento de las articulaciones. ¿Qué es la artritis Piógena? La artritis piógena o séptica es la inflamación de una articulación debido a una infección bacteriana o micótica . La infección puede provenir de los gérmenes que se propagan en el torrente sanguíneo desde otra parte del cuerpo.  
Lumbociatalgia
Enfermedad

Lumbociatalgia

¿Qué es la lumbociatalgia? El término lumbociática hace referencia a la presencia de un dolor irradiado desde la región lumbar de la columna vertebral hacia la cadera, los glúteos y las piernas , a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se origina el la parte baja de la médula espinal. Está provocado por la compresión de las raíces nerviosas del nervio ciático. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tipos de lumbociatalgias Según la duración: Lumbociatalgia aguda : de corta duración, desaparece en días o pocas semanas. Lumbociatalgia crónica : persiste en el tiempo más de 3 meses. Según las características del dolor: Lumbalgia mecánica : el dolor empeora con el movimiento y mejora con el reposo. Lumbalgia inflamatoria : el dolor empeora con el reposo y mejora con el movimiento Causas de la lumbociatalgia La aparición de la lumbociatalgia tiene como causa más frecuente la hernia de disco intervertebral entre las vértebras L4-L5 y L5-S1, con compresión de la raíz nerviosa. Los problemas posturales constituyen una de las causas mecánicas más habituales en la lumbociatalgia aguda. Existen, no obstante, otras, muchas causas de lumbalgia que pueden afectar al nervio ciático como pueden ser: sobrepeso , condiciones ergonómicas inadecuadas, ejercicio físico sin entrenamiento previo , alteraciones en las curvaturas fisiológicas de la columna (como una hiperlordosis lumbar o escoliosis), patologías ligamentosas y contracturas musculares sostenidas. Síntomas de la lumbociatalgia Aparece dolor de inicio en la región lumbar que se irradia hacia el glúteo y muslo por la zona posterior de la pierna pudiendo llegar hasta el pie, que puede tener características punzantes. La irradiación depende de la raíz nerviosa comprimida, y usualmente el dolor es continuo y se exacerba con el movimiento, por lo cual es común encontrar pacientes que cojean o que caminan con la columna flexionada lateralmente hacia el lado contrario de la lesión. Se asocia a alteraciones sensitivas como sensación de quemazón, pinchazos, adormecimiento, hormigueo , calambres, etc. Puede haber pérdida de fuerza, dificultad e inestabilidad en la deambulación y caídas, o incontinencia fecal o urinaria. Entre los signos o señales de alarma que sugieren enfermedad sistémica subyacente, se incluyen antecedentes de cáncer, edad mayor de 50 años, pérdida de peso , duración del dolor mayor a 1 mes, dolor nocturno, fiebre y falta de respuesta al tratamiento. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tratamiento para la lumbociatalgia El tratamiento de la lumbociatalgia está enfocado a reducir la sintomatología, incluyendo dentro del protocolo de tratamiento una corrección postural, así como otro tipo de medidas generales que ayuden a evitar que el dolor perdure en el tiempo y evolucione a una lumbociatalgia crónica. Las medidas incluyen: reposo (solo si hay dolor intenso e incapacitante), realización de técnicas de relajación, tratamiento de fisioterapia y aplicación de calor seco en la región lumbosacra de forma intermitente. En cuanto al tratamiento farmacológico, la utilización de analgésicos y antiinflamatorios puede ser adecuada para el alivio del dolor; sin embargo, si existe dolor intenso quizá pueda ser necesaria la utilización de opiáceos. También está indicado el uso de relajantes musculares . Para el control de los síntomas sensitivos (neuropáticos), se utilizan fármacos antidepresivos o antiepilépticos ( Gabapentina , Pregabalina , Amitriptilina ...etc). Si existe resistencia al tratamiento, el paciente puede ser tratado en las unidades del dolor, donde se pueden aplicar inyecciones epidurale s de anestésico local y esteroides, u otros tratamientos, como denervación por radiofrecuencia o rizolisis (actuando sobre las raíces nerviosas). El tratamiento quirúrgico puede ser otra alternativa terapéutica según las causas de la hernia discal, como por ejemplo la estenosis del canal medular. Pruebas complementarias del tratamiento de la lumbociatalgia Radiografía lumbosacra : para valorar la estructura ósea. Resonancia magnética nuclear : para estudiar las posibles alteraciones de las partes blandas de la espalda, sobre todo de los discos intervertebrales. TAC : útil para estudiar la estructura ósea de forma más completa si se sospecha de estenosis de canal lumbar, fractura vertebral...etc. Analítica de sangre : con determinación de hemograma, velocidad de sedimentación glomerular (VSG), proteína C reactiva (PCR), si se sospecha que la causa puede ser un cáncer, una infección o una lumbociática inflamatoria reumatológica. Estudios electromiográficos : están indicados cuando existe déficit neurológico severo y/o progresivo para valorar la función de los nervios. Gammagrafía ósea : puede estar indicada si se sospecha la existencia de un tumor o una fractura no apreciable en una radiografía simple. Factores desencadenantes de la lumbociatalgia Degeneración de la columna vertebral asociada a la edad con aparición de artrosis u otras enfermedades. Movimientos repetitivos que fuercen la postura de la columna lumbosacra. Esfuerzo de carga de pesos por trabajo, realización de deportes...etc, o el padecimiento de obesidad. El embarazo también supone un estado de sobrecarga de peso para la columna y la modificación de la posición de esta, que puede desencadenar en episodios de ciática. Factores de riesgo de la lumbociatalgia Edad : a partir de los 50 existe mayor propensión. Peso y altura : tanto la obesidad como el sobrepeso y la altura, son factores de riesgo. Padecer problemas estructurales de la columna vertebral . Trabajar levantando cargas pesadas o realizando movimientos muy repetitivos o con posturas estáticas. Complicaciones de la lumbociatalgia Cronificación del dolor. Pérdida de sensibilidad en la pierna afectada con síntomas sensitivos como calambres, hormigueo...etc. Pérdida de fuerza en la pierna afectada. En los casos de afectación medular puede aparecer una alteración de la función intestinal o de la vejiga. Prevención de la lumbociatalgia Realizar ejercicio físico de forma habitual, ejercitando la cintura abdominal y la musculatura lumbosacra. Realiza dieta variada rica en verduras y frutas, baja en grasa y azucares para prevenir los problemas de obesidad. Mantener una higiene postural adecuada. Tener precaución a la hora de realizar cargas y hacer esfuerzos. Dormir en un colchón firme. Especialidades a las que pertenece la lumbociatalgia La lumbociatalgia puede ser diagnosticada y tratada según el origen y la evolución por el médico de atención primaria, el traumatólogo, o el reumatólogo. Si se precisan tratamientos específicos para el dolor puede intervenir un anestesista en la unidad del dolor o, en caso de algunas cirugías, también neurocirujanos. Preguntas frecuentes: ¿Cuánto suele durar una lumbociatalgia? Lo habitual es que sean episodios de corta duración de unos días, de 2-3 semanas. ¿Qué es la lumbociatalgia l5 s1? Hace referencia a un orígen de dolor en la región lumbar irradiado hacia una pierna o las dos cuyo orígen es una lesión o alteración en la médula o la salida de las raíces nerviosas entre la quinta vértebra lumbar y la primera vértebra sacra. ¿Qué es la lumbalgia? La lumbalgia es la aparición de dolor en la parte baja de la espalda , que comprende desde las últimas costillas a la región sacra. ¿Qué es la ciática? Dolor irradiado desde la región lumbar hacia la cadera, los glúteos y las piernas , a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se origina el la parte baja de la médula espinal. ¿Qué es una luxación cervical? Es una falta de congruencia o “encaje” entre las partes de las articulaciones entre dos vértebras producida habitualmente por un traumatismo severo. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.  
Lumbalgia
Enfermedad

Lumbalgia

¿Qué es la lumbalgia? La lumbalgia es la aparición de dolor en la parte baja de la espalda , que comprende desde las últimas costillas a la región sacra y que además, puede extenderse a la región glútea y/o a las piernas (en este último caso, se denomina lumbociatalgia). Se trata de una de las afecciones más frecuentes en la sociedad actual, que puede aparecer en ambos sexos y que sin ser considerada una patología grave en su gran mayoría, sí provoca un importante grado de incapacidad en su fase aguda. Tipos de lumbalgia La lumbalgia se puede clasificar en función de diversos criterios. Atendiendo a la causa del dolor: L umbalgia mecánica o no específica: es aquella donde no se puede identificar claramente el origen del dolor. Constituye el 80% de los casos. Aparece principalmente con los movimientos y mejora en reposo. Lumbalgia específica: es aquella en la que se llega a conocer la causa y, en el 5% de los pacientes, el dolor es síntoma de una enfermedad grave como la osteoartritis, osteoporosis, hernia de disco (lumbalgia de tipo neurogénico), espondilitis anquilosante (de tipo inflamatorio) o incluso metástasis en la columna vertebral (causa sistémica por un tumor). Según la frecuencia y duración de los síntomas: Lumbalgia aguda: es un dolor lumbar intenso sin irradiación, que se origina de manera brusca, habitualmente, por un sobreesfuerzo, y suele durar menos de 12 semanas. Lumbalgia crónica: es un dolor en la parte inferior de la espalda, que se acentúa con el movimiento y que dura un tiempo superior a 12 semanas. Según las características del dolor: Lumbalgia mecánica : el dolor empeora con el movimiento y mejora con el reposo. Lumbalgia inflamatoria: el dolor empeora con el reposo y mejora con el movimiento. Causas de la lumbalgia La lumbalgia puede estar originada por múltiples causas, estando asociado este origen al tipo de lumbalgia padecido. Así en las lumbalgias mecánicas o no específicas, las principales causas son los traumatismos en la zona, sobrecargas, malas posturas o distensiones musculares al realizar movimientos bruscos. En el caso de lumbalgias específicas, el dolor producido viene originado por una enfermedad previa como puede ser el caso de las enfermedades que afectan a la columna vertebral como artrosis, hernia discal, artritis , u otras enfermedades como osteoporosis o fibromialgia. Síntomas de la lumbalgia El principal síntoma de la lumbalgia es la aparición de un dolor moderado-intenso en la zona lumbar, acompañado de sensación de rigidez y dificultad en el movimiento por aumento de dolor. El dolor puede ser constante o desencadenarse por los movimientos. Tratamiento para la lumbalgia El tratamiento inicial habitualmente indicado se basa en el reposo relativo durante un periodo de 4-5 días, combinado con aplicación de calor seco (por ejemplo, con manta eléctrica) y el uso de fármacos analgésicos o antiinflamatorios . Además, en ocasiones pueden asociarse fármacos como el diazepam, buscando su acción como relajante muscular. Habitualmente se indica que el reposo no se prolongue más allá de unos días, siendo importante incidir en la reducción de la actividad física, los esfuerzos, cogida de peso, etc. Según la evolución e intensidad del dolor pueden pautarse tratamientos de fisioterapia y rehabilitación . Además, se establecen pautas y consejos al paciente sobre la realización de ejercicios físicos específicos en su domicilio que permitan recuperar el tono muscular en la espalda una vez superada la fase aguda del dolor. En casos más específicos, según la causa del dolor y su evolución, pueden pautarse otros tratamientos como infiltraciones facetarias, toma de corticoides, o la indicación de cirugías en la columna vertebral (discectomía, quimionucleolisis, etc.). Pruebas complementarias del tratamiento de la lumbalgia En una primera fase normalmente se tratará la lumbalgia en base a la sintomatología presentada y a la exploración física del paciente sin requerir ninguna otra exploración añadida. No obstante, en el caso de que el médico lo requiera es posible realizar pruebas complementarias que permitan un diagnóstico más completo en caso de dudas en cuando a el origen del dolor o si éste persiste a pesar del tratamiento indicado. Las pruebas complementarias más habituales comprenden: r adiografía de columna lumbosacra, resonancia magnética, tomografía computarizada (TAC). En caso de presentar alteraciones en las pruebas de imagen que sugieran la presencia de un tumor, se puede precisar una biopsia. Si existen síntomas y signos asociados que determinen la presencia de una infección, se realizan pruebas como analítica de sangre, cultivos, etc. Factores desencadenantes de la lumbalgia Los factores principales que pueden contribuir a padecer lumbalgia son los asociados a nuestro estilo de vida, con posturas inadecuadas, sobreesfuerzos, sedentarismo u obesidad. Factores de riesgo de la lumbalgia Los factores de riesgo que se asocian a la lumbalgia están íntimamente relacionados con los factores desencadenantes anteriores. Se pueden determinar como factores de riesgo: Edad: a partir de los 50 existe mayor propensión. Peso y altura: tanto la obesidad o el sobrepeso, así como la altura son factores de riesgo. Padecer problemas estructurales de la columna vertebral. Trabajar levantando cargas pesadas o realizando movimientos muy repetitivos o con posturas estáticas. Complicaciones de la lumbalgia  Cronificación de la lumbalgia. Hernia de disco. Irradiación del dolor hacia una o las dos piernas: lumbociática. Aparición de metástasis óseas de un tumor. Incapacidad temporal prolongada para el trabajo por persistencia del dolor. Prevención de la lumbalgia  Evitar los movimientos bruscos. No levantar excesivo peso. Ejercitar la musculatura de la espalda y la región abdominal. Realizar ejercicio físico de forma regular. Mantener una correcta higiene postural y ergonomía en el trabajo. Si es preciso agacharse, siempre se debe hacer flexionando las rodillas y no sólo con la flexión del tronco. Evitar mantenerse en posiciones de sentado o de pie quieto largos periodos de tiempo sin movilizarse. Especialidades a las que pertenece la lumbalgia La lumbalgia puede ser diagnosticada y tratada por el médico de familia quien, según la valoración y seguimiento que haga del paciente, puede establecer la necesidad de valoración por parte del médico especialista en traumatología o en reumatología, así como el médico especialista en medicina física y rehabilitación, el neurocirujano o el anestesista para el tratamiento en las unidades del dolor. Preguntas frecuentes: ¿Qué es un pinzamiento lumbar? Un pinzamiento lumbar es una lesión en la región inferior de la espalda provocado por el bloqueo de una vértebra del área lumbar de la columna . Este bloqueo dificulta la flexión y elongación de la misma, pudiendo llegar a someter a los nervios ubicados entre las vértebras afectadas, a una mayor presión lo que provoca un dolor agudo de intensidad variable, que impide realizar movimientos de la vida cotidiana. ¿Qué es la ciática? La ciática es un dolor irradiado desde la parte posterior del glúteo hacia la pierna , que denota algún problema en el nervio ciático (nervio más largo del cuerpo que lleva la información del movimiento, el dolor y la sensibilidad al miembro inferior). De forma habitual aparece dolor junto con otros síntomas sensitivos como sensación de entumecimiento, hormigueo, calambres o pérdida de sensibilidad en la pierna afectada. ¿Qué es l5 s1? Se denomina L5 y S1 a la vértebra número 5 de la columna lumbar y la primera vértebra de la zona sacra respectivamente. ¿Dónde se encuentra el nervio ciático? El nervio ciático se inicia al final de la columna lumbosacra y llega hasta los pies, pasando por los glúteos y parte posterior del muslo. Se trata del mayor nervio del cuerpo humano y está formado por varias terminaciones nerviosas que provienen de la parte baja de la columna vertebral. ¿Qué remedios caseros o consejos hay para aliviar la lumbalgia? La aplicación de calor seco local con uso de una toalla planchada, una manta eléctrica, un saco de pepitas caliente, etc., junto con el cuidado postural, evitando estar sentados o quietos de pie de forma prolongada. Procurar mejor mantenerse caminando despacito o tumbados con las piernas flexionadas. No realizar esfuerzos ni coger pesos y evitar los movimientos bruscos del tronco y las flexiones de éste sin doblar las rodillas.  
Lumbalgia Mecánica
Enfermedad

Lumbalgia Mecánica

¿Qué es la lumbalgia mecánica? La lumbalgia mecánica es un dolor generado en la parte lumbar o baja de la espalda que aumenta con el movimiento y disminuye en reposo . Generalmente es producido por una sobrecarga muscular o un traumatismo. También es conocida como lumbago o dolor lumbar inespecífico. Es una patología muy común considerada leve pero bastante incapacitante en su fase aguda, que afecta a más mujeres que hombres, sobre todo personas de mediana edad. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tipos de lumbalgias Existen diferentes tipos de lumbalgias: Según la frecuencia y duración de los síntomas: Lumbalgia aguda : es un dolor lumbar intenso sin irradiación que se origina de manera brusca, habitualmente por un sobreesfuerzo, y suele durar menos de 12 semanas. Lumbalgia crónica : es un dolor en la parte inferior de la espalda, leve, que se acentúa con el movimiento y que dura un tiempo superior a 12 semanas. Según las características del dolor: Lumbalgia mecánica: el dolor empeora con el movimiento y mejora con el reposo. Lumbalgia inflamatoria: el dolor empeora con el reposo y mejora con el movimiento. Causas de la lumbalgia mecánica Las causas más comunes que originan la lumbalgia mecánica son: Traumatismo o lesión. Distensión o sobrecargas. Problemas posturales. Hernia discal. Problemas anatómicos (como genu varo o genu valgo en las rodillas, hiperlordosis, escoliosis, disfunción del sacro y dismetrías de miembros inferiores). Osteoporosis. Artrosis. Fibromialgia. Síntomas de la lumbalgia mecánica Los síntomas de la lumbalgia mecánica son el dolor local intenso, sensación de rigidez (sobre todo por las mañanas), aumento de las molestias con el movimiento y pérdida de la funcionalidad. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tratamiento de la lumbalgia mecánica El tratamiento de la lumbalgia mecánica consiste en mantener reposo durante un máximo de cuatro días, termoterapia o aplicación de calor, e ingesta de fármacos analgésicos, antiinflamatorios y/o relajantes musculares. Posteriormente, se deben realizar ejercicios físicos específicos para tonificar y recuperar la elasticidad de la musculatura de la espalda. Incluso se pueden usar fajas lumbares semirrígidas para trabajar o realizar alguna actividad física. La fisioterapia , y en ocasiones la podología, contribuyen a mejorar los síntomas, pudiendo ser conveniente el uso de rayos infrarrojos para tratar de reducir el dolor y, en ocasiones, se realizan infiltraciones o inyecciones de corticoides. Conviene trabajar la técnica de cinesiterapia , mediante la ejecución de ejercicios de flexibilización y fortalecimiento, y rutinas de corrección de la postura y de los movimientos. Aunque pocos son los casos que requieren cirugía, algunos pueden necesitar realizar una intervención quirúrgica como una discectomía o quimionucleolisis. Pruebas complementarias de la lumbalgia mecánica La lumbalgia mecánica se suele diagnosticar por la sintomatología presentada y la exploración física del paciente , pero el médico puede requerir otras pruebas para pacientes que presenten algún otro signo de alarma. La prueba complementaria más habitual es la radiografía , pero también se puede completar el diagnóstico mediante una tomografía computarizada (TAC) , una resonancia magnética u otro examen radiológico como una mielografía (radiografía de la médula espinal). En caso de presentar infección o tumor se puede precisar una biopsia. Factores desencadenantes de la lumbalgia mecánica Algunos factores desencadenantes de la lumbalgia mecánica son el sedentarismo, la obesidad, mantener posturas inadecuadas, realizar esfuerzos físicos excesivos y sufrir estrés (ya que puede provocar la aparición de contracturas musculares). Factores de riesgo de la lumbalgia mecánica Los factores de riesgo de la lumbalgia mecánica son la edad (se padece más a menudo a partir de los 50 años), ser una persona alta (se carga más sobre la columna), trabajar levantando cargas pesadas o realizando movimientos muy repetitivos o con posturas estáticas, realizar giros o movimientos del cuerpo bruscos y poseer problemas estructurales de la columna vertebral. Complicaciones de la lumbalgia mecánica La lumbalgia mecánica puede tener algunas complicaciones si no se trata bien: Cronificación de la lumbalgia. Hernia de disco. Ciática. Prevención de la lumbalgia mecánica Algunas recomendaciones para prevenir la lumbalgia mecánica son: Evitar los movimientos bruscos. No levantar excesivo peso. Ejercitar la musculatura de la espalda. Realizar ejercicio físico de forma regular. Mantener una correcta higiene postural y ergonomía en el trabajo. Especialidades a las que pertenece La lumbalgia pertenece a las especialidades de reumatología, fisioterapia o traumatología, aunque muchos casos los puede tratar el médico de familia sin necesidad de derivar al especialista. Preguntas frecuentes: ¿Qué es una lumbalgia crónica? La lumbalgia crónica es un dolor en la zona lumbar o inferior de la espalda que dura un tiempo superior a 3 meses y que empeora al efectuar movimientos. ¿Cuál es la zona lumbar de la espalda? La zona lumbar se corresponde con la parte inferior de la espalda , comprende desde la última vértebra dorsal hasta la última vértebra sacra, y su función principal consiste en inclinar la columna vertebral y la pelvis. ¿Cuál es la zona cervical de la espalda? La zona cervical de la espalda es la ubicada en la base del cráneo , donde se encuentran las vértebras cervicales que intervienen en la mayoría de movimientos de la espalda y de la columna vertebral. ¿Qué es una hernia? Una hernia es una protuberancia , ya sea en una pared muscular, en una estructura ósea provocada al emerger parte del tejido del interior del órgano, o por desplazamiento óseo y ocasionando dolor en el enfermo. Existen diferentes tipos de hernia según su localización: hernia de hiato, discal, inguinal, umbilical o femoral. ¿Qué es una dorsolumbalgia? La dorsolumbalgia es el dolor focalizado en la zona central e inferior de la espalda. También se le denomina lumbalgia o lumbago. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Polimialgia Reumática
Enfermedad

Polimialgia Reumática

¿Qué es la polimialgia reumática? La polimialgia reumática es un trastorno inflamatorio que provoca dolor y rigidez en los músculos, especialmente en los hombros, el cuello, cintura y caderas . La mayoría de las personas que la padecen son mayores de 60 años. Rara vez afecta a personas menores de 50 años. Las mujeres tienen mayor probabilidad que los hombres de tenerla. El dolor y la rigidez son causados por la inflamación de las articulaciones y los tejidos que las rodean. Los mismos suelen presentarse por la mañana o cuando la persona ha estado en la misma posición durante mucho tiempo y dura alrededor de 30 minutos. Los hombros y las caderas son los más afectados, pero la inflamación puede ocurrir también en otras partes del cuerpo. En un 15-30% de los casos puede asociarse con arteritis de células grandes (afección en la cual los vasos sanguíneos que suministran de sangre a la cabeza y ojos se inflaman). Es muy común, no es grave, responde muy eficazmente con el tratamiento adecuado. Tipos de polimialgias No se conocen variantes de esta enfermedad. Causas de la polimialgia reumática Se desconoce la causa exacta de la polimialgia reumática. Algunos genes y variaciones genéticas pueden incrementar tu susceptibilidad. Los casos nuevos de polimialgia reumática tienden a presentarse en ciclos y pueden manifestarse de manera estacional. Esto sugiere que quizás haya un desencadenante ambiental , tal como un virus. Sin embargo, no hay un virus específico que haya demostrado ser la causa de la polimialgia reumática. La polimialgia reumática puede ocurrir antes o con arteritis de células gigantes. Esta es una afección en la cual los vasos sanguíneos que suministran de sangre a la cabeza y ojos se inflaman. Síntomas de la polimialgia reumática Los síntomas pueden incluir: dolor en los hombros (a menudo el primer síntoma). Dolor en el cuello, parte superior de los brazos, glúteos, caderas o muslos. Rigidez en las zonas afectadas, en particular a la mañana o después de estar inactivo por un largo tiempo. Fatiga, pérdida de peso y fiebre ligera. En muchos casos los síntomas comienzan de repente. La persona puede estar perfectamente bien un día y luego sentir todos los efectos de la enfermedad al día siguiente. Algunas veces los síntomas ocurren más lentamente. Tratamiento de la polimialgia reumática El tratamiento habitualmente comprende medicamentos para aliviar los síntomas. Las recaídas son frecuentes. Se trata con corticosteroides , que son fármacos como la cortisona. Pueden recetarse al principio medicamentos antiinflamatorios (AINES) o agregarse a los corticoides. La polimialgia reumática habitualmente se trata con una dosis baja de un corticosteroide oral, la dosis diaria al comienzo del tratamiento habitualmente es de 10 a 20 miligramos por día. Es necesario continuar el tratamiento de 1 a 2 años. En algunas personas puede ser un tratamiento más largo con dosis bajas de prednisona. El consumo prolongado de corticosteroides puede dar como resultado una serie de efectos secundarios graves.  Ejercicio moderado, ayuda a conservar peso y aliviar rigidez, con corticoterapia la gran mayoría vuelve a niveles de actividad. Dieta rica en calcio . El médico supervisará cuidadosamente si aparece algún problema. Suplementos de calcio y vitamina D para ayudar a prevenir la disminución de la masa ósea inducida por el tratamiento con corticosteroides. Pruebas complementarias de la polimialgia reumática Para el diagnóstico y tratamiento de la polimialgia reumática se realiza un examen físico completo y análisis de sangre . Las pruebas sanguíneas ayudarán a encontrar enfermedades que causan síntomas similares a la polimialgia reumática. Una prueba de sangre llamada tasa de sedimentación mide la inflamación del cuerpo. En la mayoría de las personas con polimialgia reumática, la tasa de sedimentación es más alta de lo normal. Se podrán requerir pruebas adicionales dependiendo de la sintomatología, así como de los hallazgos encontrados por el médico. Factores desencadenantes de la polimialgia reumática Aún no se conoce un factor en específico que pueda desencadenar la polimialgia reumática. Factores de riesgo de la polimialgia reumática Entre los factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad están : la edad , la polimialgia reumática afecta a los adultos mayores casi exclusivamente. La edad promedio del comienzo es a los 60 años. El sexo , las mujeres tienen dos veces más probabilidades de contraer el trastorno que los hombres. El origen étnico y región geográfica , la polimialgia reumática es más frecuente entre las poblaciones blancas del norte de Europa. Complicaciones de la polimialgia reumática  Los síntomas de la polimialgia reumática pueden afectar mucho la capacidad de realizar las actividades cotidianas. Estas dificultades pueden afectar la salud, la interacción social, la actividad física, dormir y el bienestar general. Prevención de la polimialgia reumática No hay una forma de prevención conocida. Especialidades a las que pertenece La polimialgia reumática pertenece a la especialidad de reumatología. La reumatología es la especialidad médica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes sistémicas. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la polimialgia? Es una enfermedad inflamatoria de los músculos. La causa es incierta, pero se cree que es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca los tejidos conectivos propios. ¿Qué es la fibromialgia reumática? Es un tipo de reumatismo no articular con dolor crónico en los músculos, ligamentos y tendones. La Fibromialgia Reumática se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos determinados. ¿Qué es la arteritis de células gigantes? La arteritis de células gigantes es una inflamación de la capa interna de las arterias . Con mayor frecuencia, afecta las arterias de la cabeza, especialmente las de las sienes. Por esta razón, la arteritis de células gigantes a veces es llamada arteritis temporal. La arteritis de células gigantes frecuentemente causa dolores de cabeza, sensibilidad en el cuero cabelludo, dolor de mandíbula y problemas de visión. Si no se trata, puede causar un accidente cerebrovascular o ceguera. ¿Qué es la enfermedad de polimiositis? La polimiositis es una enfermedad inflamatoria poco frecuente que causa debilidad muscular , y, de ese modo, afecta ambos lados del cuerpo. Tener esta enfermedad puede dificultar la capacidad para subir escaleras, pararse después de estar sentado, levantar objetos o alcanzar lugares que estén por encima de la cabeza. Comúnmente, afecta a adultos de entre 30 y 50 años. Es más frecuente en los afroamericanos que en los blancos, y las mujeres se ven afectadas más a menudo que los hombres. ¿Qué es la dermatomiositis? La dermatomiositis es una enfermedad inflamatoria poco frecuente que se caracteriza por la debilidad muscular y por una erupción cutánea particular . La enfermedad puede afectar a adultos y niños. En los primeros, en general, la dermatomiositis se presenta entre los 45 y los 65 años. En los niños, suele presentarse con mayor frecuencia entre los 5 y los 15 años. La dermatomiositis afecta más a las mujeres que a los hombres.

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos un mes de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate