Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Baciloscopia

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Definición

La baciloscopia es una prueba diagnóstica mediante la cual se identifican y observan mediante un microscopio, bacterias con forma cilíndrica llamadas bacilos. Habitualmente la bacteria que produce la enfermedad de la tuberculosis llamada Mycobacterium tuberculosis  o bacilo de Koch, en una muestra de material orgánico, generalmente en un esputo. 

Específicamente es la demostración de bacilos ácido alcohol resistentes [BAAR] (es decir con unas determinadas características en su pared celular) en preparaciones teñidas (coloreadas) mediante una técnica específica de tinción llamada de  Ziehl-Neelsen.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

La baciloscopia es una prueba diagnóstica mediante la cual se identifican y observan mediante un microscopio, bacterias con forma cilíndrica llamadas bacilos.

Tipos de Baciloscopia

La técnica de visualización por el microscopio óptico en el laboratorio de microbiología es la misma, lo que puede variar es la zona de donde se obtienen las muestras, que pueden ser: esputo, orina, jugo gástrico, lavado bronquial, líquido cefalorraquídeo, pus, etc. 

Preparación

La baciloscopia no requiere una preparación específica, salvo un lavado o enjuague de la boca sólo con agua antes de obtener la muestra.

Requiere tener un bote estéril con tapa, que es suministrado en el centro médico donde se le solicita al paciente la prueba, para la recogida del esputo.

Cómo se realiza la baciloscopia

La obtención de la muestra de esputo se debe recoger por la mañana preferiblemente, ya que después del descanso nocturno, habitualmente se tiene mayor cantidad de flemas acumuladas en el árbol bronquial.

El paciente debe coger aire inspirando profundamente y seguidamente toser con fuerza a fin de arrancar esas flemas del interior del pulmón. Debe notar cómo “arranca” ese esputo o expectoración, que habitualmente es de consistencia espesa y blanca o amarillento-verdosa. Entonces la deposita escupiéndola en el interior del bote administrado. Para obtener una cantidad de material suficiente para que pueda ser estudiado, puede realizar la misma operación en tres ocasiones (se precisan unos 3 mililitros), evitando en lo posible depositar saliva que pueda contaminar la muestra.

Habitualmente se recogen tres muestras distintas en días consecutivos.

El paciente debe mantener las muestras refrigeradas a una temperatura de entre 2 y 8 grados centígrados si no se llevan inmediatamente al centro médico donde se recogen.

Una vez obtenidas las muestras de esputo, en el laboratorio de microbiología, los médicos microbiólogos hacen una observación directa de la muestra. Mediante su visualización en un microscopio óptico, habiendo realizado una tinción especial (habitualmente tinción de Ziehl-Neelsen) de la muestra (aplicación de un colorante) para identificar el bacilo (bacteria) que produce la infección de la tuberculosis pulmonar.

Complicaciones de la baciloscopia

La realización de la técnica en el laboratorio no supone ningún riesgo para el paciente.

A la hora de tomar la muestra, el paciente puede notar una ligera molestia en la faringe si realiza mucho esfuerzo para expulsar el esputo.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Resultados

Habitualmente los resultados de la baciloscopia se intentan obtener en el menor espacio de tiempo posible, intentando siempre que sea dentro de las primeras 24 horas tras la entrega de la muestra, ya que de ello puede depender el que se instaure el tratamiento lo más rápidamente posible si el resultado es positivo.

El resultado de la baciloscopia se informa como positivo cuando se encuentran bacterias en la muestra, o negativo si no se detectan. El que sea negativo no descarta que exista enfermedad, ya que a veces no se encuentran bacterias en la muestra pero la enfermedad existe. Si se sospecha que puede estar enfermo por la presencia de otros síntomas o por otras pruebas adicionales realizadas, debe continuarse el estudio e incluso repetir la baciloscopia para confirmar si existe la infección.

Cuando una baciloscopia es positiva, seguidamente en el laboratorio se aislan las bacterias encontradas y se hacen cultivos de ellas para confirmar el diagnóstico.

El médico que da el resultado al paciente es el encargado de explicarle los resultados e indicar los tratamientos precisos, o solicitarle el resto de pruebas diagnósticas que se precisen realizar.

Preguntas frecuentes

¿Qué es prueba de BK?

La prueba de BK hace referencia a la determinación de la presencia del Bacilo de Koch o Mycobacterium tuberculosis, que es el germen que produce la tuberculosis. Habitualmente esta determinación se realiza mediante el estudio de una muestra de esputo en el laboratorio de microbiología, analizando por microscopio la presencia del bacilo.

¿Qué es el examen de esputo?

El examen de esputo es un estudio de la expectoración que se expulsa con la tos de un paciente. En él se puede observar de forma directa la presencia de gérmenes mediante su observación al microscopio o realizar cultivos para determinar si hay presencia de microorganismos.

¿Qué detecta la baciloscopia?

La baciloscopia detecta la presencia de bacterias con forma de bacilo (cilíndricas), en una muestra de fluidos o tejidos del organismo, visualizando su presencia mediante el microscopio óptico con la ayuda de determinadas tinciones (colorantes). Habitualmente se utiliza este método para detectar la bacteria que produce la tuberculosis.

¿Qué significa baciloscopia positiva y baciloscopia negativa?

Se dice que una baciloscopia es positiva cuando se detecta la presencia de bacilos (bacterias) en su estudio. Una baciloscopia es negativa cuando hay ausencia de bacilos en la muestra estudiada.

¿Cuándo se hace una baciloscopia?

La baciloscopia se realiza cuando se sospecha por los síntomas que presenta el paciente, que puede existir una enfermedad, habitualmente la tuberculosis pulmonar causada por una bacteria que se detecta en el esputo mediante su estudio por dicha prueba. 

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.