Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Otorrinolaringología

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Otitis
Enfermedad

Otitis

¿Qué es la otitis? La otitis es una inflamación de la mucosa (revestimiento) del oído que puede aparecer en diferentes partes de su anatomía, generalmente producida por una infección. La más frecuente es la que afecta al oído medio. Es una patología habitual , sobre todo en la edad pediátrica, con una gravedad moderada por el importante dolor que pueden llegar a producir y con la consecuente incomodidad para el paciente, además, las complicaciones que se pueden derivar de su evolución no son satisfactorias. Tipos de otitis Otitis externa : puede ser circunscrita (forúnculo) por infección bacteriana de un folículo pilosebáceo del conducto auditivo externo, o difusa (más extendida), producida por una infección por bacterias u hongos de la piel del conducto auditivo externo. También existe la otitis externa maligna o necrotizante, infección grave y potencialmente mortal, que afecta a pacientes ancianos con diabetes o inmunosupresión (disminución de las defensas). Se produce por una bacteria llamada Pseudomona aeruginosa, que origina un dolor muy intenso con supuración de material purulento abundante, sin mejoría con los tratamientos habituales y con producción de complicaciones graves. Otitis media : a su vez, se puede dividir en: Otitis media serosa : inflamación del oído medio en la que existe una colección o acúmulo de líquido, sin tener síntomas de infección. Se produce por una alteración en la ventilación de la trompa de Eustaquio que comunica las fosas nasales con el oído. Hay una disminución de la presión en su interior y un aumento de producción de moco. Otitis media aguda: infección aguda de la mucosa que tapiza las estructuras del oído medio producida por uno o varios gérmenes ( Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae , etc.) Otitis media crónica : inflamación persistente del oído medio con supuración purulenta permanente o recidivante (aparece y desaparece). Puede ser simple o benigna u otitis media crónica colesteatomatosa. Causas de la otitis La otitis externa se produce por una infección secundaria a la maceración de la piel del conducto auditivo externo por humedad, eccema (lesión rojiza y descamativa en la piel), o por un traumatismo previo en la piel. Los microorganismos más frecuentes que producen infección son las bacterias Pseudomona aeruginosa, Estafilococo aureus o los hongos Candida o Aspergillus . La otitis media aguda se produce por alteración del mecanismo de drenaje de las secreciones del oído medio, lo que conduce a su estancamiento y posterior colonización por bacterias como Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o Moraxella catarrhalis. La causa principal de la otitis media crónica simple es la existencia previa de una perforación del tímpano como secuela de una otitis media o un traumatismo y la mala función de la trompa de Eustaquio que contribuye a la cronificación. Se producen infecciones recurrentes o persistentes, debido a la entrada de agua en el oído o por infecciones en la vía aérea alta (nasofaringitis). Las bacterias habituales que producen la infección son la Pseudomona o Streptococcus aureus . En la otitis media crónica colesteatomatosa se produce una migración de piel del oído externo (epitelio queratinizante) hacia el oído medio que crece a modo de pseudotumor y es capaz de destruir el hueso de sus paredes. Síntomas de la otitis En la otitis externa el síntoma inicial suele ser picor, seguido de dolor intenso que aumenta con la masticación y se puede irradiar hacia zonas adyacentes con sensación de acorchamiento de la zona afectada. Cuando su orígen es por hongos, hay sensación de taponamiento con secreción constante del oído. La otitis media serosa suele anteceder a un catarro nasal, cambios bruscos de presión , etc. Aparece sensación de taponamiento, pérdida de audición moderada, autoescucha de su propia voz (autofonía) y escucha de ruidos (acúfeno). La otitis media aguda puede variar desde la presencia de un dolor discreto hasta un cuadro con fiebre y afectación del estado general . Suele aparecer finalmente dolor intenso y punzante que se puede intensificar hasta producirse la ruptura del tímpano con salida de material purulento acumulado en el oído medio. Con esto, se origina un alivio de los síntomas. Además, puede aparecer hipoacusia (disminución de la audición) y escucha de un zumbido (acúfeno). El síntoma más frecuente de la otitis media crónica simple es la otorrea o secreción constante por el oído y disminución de la audición (hipoacusia). Se presenta a veces de forma intermitente asociada a re-infecciones bacterianas. En la otitis media crónica colesteatomatosa aparece otorrea, que suele ser fétida y constante, con hipoacusia intensa. Además, el paciente puede presentar vértigo. Tratamiento para la otitis El tratamiento para las otitis externa es con colirio de antibiótico asociado a corticoides , o antibióticos por vía oral en caso de recurrencias cuando la otitis es producida por bacterias. En otitis por hongos se utilizan fármacos antimicóticos locales con una duración más prolongada. En el caso de otitis media aguda se indica un tratamiento antibiótico por vía oral (habitualmente amoxicilina-ácido clavulánico) y un fármaco analgésico o antiinflamatorio. Es útil la aplicación de calor seco local. Si hay asociado catarro, se debe favorecer la disminución de la congestión nasal con descongestivos, realización de vahos, etc. En caso de otitis de repetición, sobre todo en niños, puede indicarse la realización de miringotomía (incisión en la membrana timpánica), con inserción de tubos de drenajes para favorecer la salida de las secreciones y la ventilación del oído medio. Cuando hay otitis crónica simple , en las fases supurativas (con salida de líquido por el oído), se realiza tratamiento antibiótico , y cuando está en la fase de remisión se plantea, si es preciso, un tratamiento quirúrgico mediante timpanoplastia donde se realiza una reconstrucción del tímpano y de la cadena de huesecillos del oído. En el caso de la otitis colesteatomatosa se realiza una cirugía mayor con timpanoplastia accediendo por la parte posterior del oído (mastoidectomía), para la limpieza del colesteatoma y posterior reconstrucción del tímpano. Pruebas complementarias del (diagnóstico) tratamiento de la otitis El diagnóstico de la otitis se realiza fundamentalmente con la exploración física mediante la realización de una otoscopia donde se obtiene la visión directa del tímpano y la pared del conducto auditivo externo con el otoscopio (utensilio con forma de cono y una luz que se introduce por el oído). En ocasiones es preciso realizar pruebas de imagen como radiografía simple de los senos paranasales para descartar alteraciones nasales, o radiografía lateral de cráneo. En casos seleccionados se hacen otras pruebas como TAC craneal, RMN o gammagrafía, si el paciente padece otitis con mala evolución. También se puede realizar un cultivo de las secreciones purulentas que salen del oído para identificar los gérmenes que provocan la infección. Factores desencadenantes de la otitis El principal factor de riesgo en la otitis es padecer una infección respiratoria con congestión nasal . Los niños tienen más riesgo de padecer una otitis. Factores de riesgo de la otitis Los niños tienen mayor riesgo de presentar otitis , sobre todo en edades tempranas entre  6 meses y 6 años, ya que tienen un sistema inmune (de defensa) menos desarrollado y una trompa de Eustaquio más corta que favorece la aparición de infecciones. Padecer infecciones respiratorias de vías altas (faringitis, sinusitis, amigdalitis, etc.) o rinosinusitis alérgica favorece la congestión nasal y que pueda aparecer otitis. La exposición al humo de tabaco o la temporada de otoño o invierno (meses fríos) favorecen las presencia de infecciones respiratorias y otitis. Complicaciones de la otitis Mastoiditis con destrucción ósea (progresión de la infección al área mastoidea del cráneo que está próxima al oído). Laberintitis (inflamación de estructuras contenidas en las cavidades laberínticas del oído). Produce vértigo en el contexto de una infección en el oído. Parálisis facial (afectación del nervio facial sobre todo por progresión de un colesteatoma o una otitis externa maligna). Meningitis, abcesos cerebrales (infección extendida a las membranas que recubren el cerebro o colección infecciosa dentro del tejido del cerebro). Tromboflebitis del seno lateral (coágulo de sangre que provoca oclusión de los vasos sanguíneos producida por la inflamación cercana de las estructuras del oído y sus proximidades (mastoides)). Prevención de la otitis Prevención de infecciones respiratorias con una adecuada higiene, lavado de manos, uso de pañuelos de papel, etc... Adecuada hidratación para fluidificar el moco. Evitar la entrada de agua en el oído (uso de tapones). No utilizar bastoncillos para la higiene de los oídos. La vacunación antineumocócica y antigripal ha demostrado ser un factor importante en la prevención de las otitis. Especialidades a las que pertenece la otitis Los especialistas que pueden diagnosticar  y tratar las otitis son los pediatras, médicos de familia y los otorrinolaringólogos , a quienes los primeros remiten a los pacientes si la otitis presenta complicaciones o no responde al tratamiento inicial pautado. Preguntas frecuentes ¿Cuánto tiempo puede durar una otitis media? La evolución normal de la otitis media aguda es la mejoría significativa , sin complicaciones, en 48 a 72 horas, si bien las secuelas auditivas pueden tardar dos o tres semanas en normalizarse completamente. ¿Qué es la otitis media serosa? La otitis media serosa es una complicación surgida habitualmente tras un proceso infeccioso vírico de las vías aéreas altas (resfriado, etc), que produce una modificación de las presiones dentro de la trompa de Eustaquio, lo que provoca inflamación y aumento del moco en el interior del oído medio. ¿Qué es la miringotomía? La miringotomía o timpanotomía es la incisión de la membrana timpánica. ¿Qué es la timpanostomía con drenaje de membrana timpánica? Se trata de la incisión o punción quirúrgica de la membrana del tímpano con inserción de un pequeño dispositivo que comunica el interior del oído medio con el oído externo, con forma de tubo hueco para facilitar la ventilación y drenaje de las secreciones que puedan haberse acumulado en el oído. ¿Qué es la timpanocentesis? La timpanocentesis o miringocentesis es la extracción de líquido del oído medio a través de una punción en la membrana timpánica con una aguja especial y la colocación de un pequeño tubo en el tímpano por donde se extrae y colecta el líquido que posteriormente se estudia en el laboratorio de microbiología.
Apnea del Sueño
Enfermedad

Apnea del Sueño

¿Qué es la apnea del sueño? La apnea del sueño es un trastorno en el cual la respiración se detiene y recomienza repetidas veces mientras se duerme . Es posible que se tenga apnea del sueño si se ronca sonoramente y si la persona se siente cansada, inclusive después de una noche completa de sueño. La apnea del sueño ocurre con mucha más frecuencia en adultos mayores. Los hombres son dos veces más propensos a tener apnea del sueño que las mujeres, sin embargo, el riesgo aumenta en las mujeres con sobrepeso y también después de la menopausia, raramente, pero también puede ocurrir en niños. Es común y en ocasiones puede ser grave. Tipos de apnea del sueño Existen 3 tipos de apnea del sueño estas son: Apnea obstructiva del sueño : la forma más común, que ocurre cuando los músculos de la garganta se relajan. En ella, la interrupción del flujo aéreo se debe a una oclusión de la vía respiratoria. Sucede mientras el paciente duerme porque, al encontrarse tumbado, las partes blandas de la garganta se desplazan hacia atrás y ocluyen la vía. Esto puede provocar que el paciente se despierte frecuentemente. Apnea central del sueño : ocurre cuando el cerebro no envía señales correctas a los músculos que controlan la respiración. En este tipo de apnea la vía respiratoria permanece abierta, pero como los músculos respiratorios permanecen inactivos y se produce el cese del flujo respiratorio. Apnea del sueño mixta : en estos casos se comienza como una apnea central y con el tiempo acaba teniendo un componente obstructivo. Causas de la apnea del sueño En condiciones normales, cuando las personas duermen, la vía aérea está permeable, es decir, pueden respirar con tranquilidad, sin embargo, en algunas fases del sueño los tejidos se cierran y bloquean la vía respiratoria causando la apnea. Síntomas de la apnea del sueño Los ronquidos son la manifestación más visible que puede alertar al paciente sobre la posibilidad de tener apnea del sueño. Algunos otros síntomas de la apnea del sueño son: ronquidos fuertes que, por lo general, son más prominentes en la apnea obstructiva del sueño, despertares abruptos acompañados de falta de aire, despertarse con la boca seca o con dolor de garganta , problemas de atención, dificultad para permanecer dormido, somnolencia diurna excesiva, irritabilidad, dolor de cabeza por la mañana, cansancio permanente, falta de energía , disfunción sexual, sudores nocturnos o falta de energía. Tratamiento de la apnea del sueño La apnea del sueño no suele resolverse por sí sola, pero sí que puede tratarse. Existen diferentes opciones terapéuticas, que deben ser seleccionadas según la gravedad del cuadro. De esta forma, en algunas ocasiones pueden indicarse simplemente medidas de autocuidado , como perder peso o dormir en determinadas posturas, realizar ejercicios, y evitar el consumo de alcohol o sedantes. Otros remedios son dispositivos bucales que puestos en la boca logran un adelantamiento de la mandíbula y disminuyen los ronquidos. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con apnea del sueño moderada o grave, necesitarán el empleo de una mascarilla nasal de presión positiva continua en las vías respiratorias llamada CPAP. El aire se transmite a través de un tubo hasta una mascarilla que se ajusta en la nariz y en ocasiones en la boca, evitando los trastornos respiratorios y normalizando el transcurso del sueño. No obstante, en algunas ocasiones es necesaria la cirugía . Esta suele convertirse en una opción solamente después de que otros tratamientos han fallado. Por lo general, se recomienda probar los demás tratamientos durante al menos tres meses antes de considerar la cirugía. El objetivo de la cirugía para la apnea del sueño es agrandar las vías respiratorias a través de la nariz o la garganta, que pueden vibrar y causar los ronquidos o que pueden bloquear las vías respiratorias superiores y causar la apnea del sueño. Pruebas complementarias de la apnea del sueño Para el diagnóstico y tratamiento de la apnea del sueño, es necesario realizar una polisomnografía nocturna . Durante esta prueba, conectan al paciente a un equipo que controla la actividad del corazón, la de los pulmones y la del cerebro, los patrones de respiración, el movimiento de piernas y brazos y los niveles de oxígeno en sangre mientras duerme. En algunos casos se pueden realizar pruebas del sueño en casa. Por lo general, en estas pruebas se miden el pulso, el nivel de oxígeno en sangre, el flujo de aire y los patrones de respiración. Si se tiene apnea del sueño, los resultados de la prueba mostrarán una reducción en el nivel de oxígeno durante las apneas y aumentos subsiguientes con el despertar. Factores desencadenantes y de riesgo de la apnea del sueño Los factores desencadenantes y de riesgo de la apnea de sueño incluyen: sobrepeso, vías respiratorias estrechas, sexo masculino (las apneas del sueño predominan en los varones), la edad, antecedentes familiares, el consumo de alcohol, sedantes o tranquilizantes, fumar y padecer congestión nasal. Complicaciones del tratamiento de la apnea del sueño Las complicaciones de la apnea del sueño incluyen: Fatiga diaria: las personas que sufren de apnea del sueño experimentan somnolencia diurna, fatiga e irritabilidad graves. Presión arterial alta o problemas cardíacos: el súbito descenso de los niveles de oxígeno en la sangre que ocurre durante la apnea del sueño aumenta la presión arterial y sobrecarga el aparato cardiovascular. Hipertensión pulmonar. Depresión. Accidente cerebrovascular. Problemas hepáticos. Privación del sueño en los compañeros de cama. Prevención de la apnea del sueño Para prevenir la apnea del sueño es necesario: Evitar el sobrepeso. No fumar. Evitar el consumo de alcohol. Alimentación sana y equilibrada. Especialidades a las que pertenece la apnea del sueño El otorrinolaringólogo es el médico especialista entrenado en el diagnóstico y tratamiento de las patologías de nariz y garganta, entre ellas la apnea del sueño. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la disnea? La disnea es la dificultad respiratoria que se manifiesta como una sensación de falta de aire en los pulmones. ¿Cómo se llama la respiración lenta? La respiración que se vuelve lenta es llamada bradipnea. ¿Qué es un broncoespasmo? Un broncoespasmo es una contracción anormal del músculo liso de los bronquios, que puede provocar un estrechamiento u obstrucción aguda de las vías respiratorias. ¿Qué son las sibilancias? La sibilancia es un ruido inspiratorio o espiratorio agudo que aparece en el árbol bronquial como consecuencia de una estenosis (estrechez de las vías respiratorias). ¿Puedo ahogarme por tener apnea del sueño? Sí, pero esto solo ocurre por pequeños momentos bastante rápidos, y si se presenta este síntoma se debe consultar a un médico.  
Faringitis
Enfermedad

Faringitis

¿Qué es la faringitis? También conocida como dolor de garganta o amigdalitis. Es una e nfermedad vírica o bacteriana que se transmite por el aire y el contacto directo por lo que las personas cercanas a quien la padece suele contagiarse. Es una enfermedad tratada por otorrinolaringología y es de tipo leve. Tipos de faringitis Se diferencia dos tipos principales de faringitis: Faringitis aguda: Este tipo de faringitis es la más común. Es ocasionada de forma brusca por un virus o una bacteria. Puede aparecer sola o como síntoma de otra enfermedad  como en el  constipado o catarro. Faringitis crónica: En este caso el paciente sufre la faringitis durante varias semanas e incluso meses. Su origen se debe a malos hábitos del paciente, como el consumo de tabaco y/o alcohol, o se deriva de otras enfermedades que padece. Este tipo de faringitis debe ser controlada en el tiempo ya que puede desencadenar en un carcinoma laríngeo (cáncer de laringe). Causas de la faringitis La faringitis es un tipo de enfermedad causada por dos tipos de gérmenes: Virus: es la causa más frecuente y a la vez la menos grave. Bacterias: en este caso suelen ser ocasionadas por estreptococos del grupo A. Es menos frecuente y más contagiosa. Síntomas de la faringitis La faringitis es una infección en la zona de la garganta por la cual el paciente sufre molestias y dolor en ella. Los principales síntomas que presenta esta enfermedad son: Irritación en la garganta (color rojizo). Puntos blancos en la garganta debido a la infección. Ganglios linfáticos del cuello inflamados (pequeños bultitos que aparecen en el cuello en la zona de las amígdalas). Inflamación de la garganta, doliendo al tragar.   Dolor de garganta. Fiebre. Malestar general. Tratamiento para la faringitis La faringitis se desencadena como foco de una infección en la garganta por tanto el tratamiento se basa en la indicación de la toma de antibióticos, mediante ingesta oral principalmente. A las 48 horas posteriores al inicio de la toma de los medicamentos se debe empezar a notar los primeros síntomas de mejoría. Por otro lado, para reducir el dolor e irritación de garganta y la fiebre el paciente debe tomar analgésicos cada 8 horas aparte del antibiótico. Para mejorar y agilizar la recuperación el paciente deberá tomar muchos líquidos, preferiblemente agua. Pruebas complementarias del tratamiento de faringitis El médico realizará un examen físico al paciente. Primero examinará la garganta para comprobar la presencia de puntos blancos y el nivel de irritación. También analizará los oídos, fosas nasales, ritmo cardiaco y respiratorio para ver si la infección se ha extendido a otras partes del cuerpo. En caso de considerarlo necesario puede solicitar un exudado de garganta (consiste en tomar una muestra de la infección de la garganta con un palito esterilizado) para analizar el origen y tipo de la infección. Factores desencadenantes de la faringitis Según el tipo de faringitis que presente el paciente, así serán los factores que la hayan desencadenado. En caso de ser una faringitis aguda los factores desencadenantes serán virus y bacterias. Por el contrario, si se trata de una faringitis crónica los factores que la desencadenan son malos hábitos u otras enfermedades que tiene el paciente. Factores de riesgo de la faringitis Los factores de riesgo que pueden influenciar a la hora de que un paciente sufra faringitis son sobre todo la edad y la estación del año . Este tipo de enfermedades es más frecuente en niños y jóvenes y en las épocas de cambio de estación, debido a las variaciones radicales de temperatura. Complicaciones de la faringitis Infección en otras zonas del cuerpo: oído, nariz, piel, amígdalas, etc. Fiebre reumática. Escarlatina. Inflamación de órganos. Prevención de la faringitis Lavarse la manos con frecuencia, sobre todo antes de ingerir alimentos. Evitar el uso compartido de objetos personales. Al estornudar o toser taparse la boca con la mano o un pañuelo. No fumar. Evitar tomar alimentos demasiado fríos o demasiado calientes. Especialidades a las que pertenece la faringitis La faringitis es una enfermedad tratada por especialistas de Otorrinolaringología. Para ser otorrino es necesario cursar el grado en medicina, examen MIR y la formación en hospital como médico residente en otorrinolaringología durante 4 años. Preguntas frecuentes: ¿Qué se debe tomar para una faringitis? Antes de tomar ningún medicamento debe acudir al médico. Generalmente si es una faringitis vírica le recetarán analgésicos para el dolor, inflamación y fiebre . Si es bacteriana se añade  un antibiótico. ¿Cómo se transmite el estreptococo? El estreptococo es una bacteria que se transmite por el contacto directo a secreciones nasales, de la garganta o heridas en la piel. ¿Cuánto tiempo dura una faringitis? Una vez que se inicia el tratamiento para la faringitis el paciente debe sentirse mejor a las 48 horas y a los cuatro o cinco días deberá estar recuperado. ¿Qué es una faringitis vírica? La faringitis vírica es la que está ocasionada por un virus, por tanto no puede ser tratada con antibióticos. ¿Qué es una faringitis aguda? La faringitis aguda es la ocasionada por virus y/o bacterias de forma brusca. Sus síntomas e infección duran entre 4 y 5 días.  
Amigdalitis
Enfermedad

Amigdalitis

¿Qué es la amigdalitis? La amigdalitis, también conocida como anginas, es una inflamación de una o ambas amígdalas . Las amígdalas son dos masas de tejido de forma ovalada situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta y que poseen células relacionadas con la respuesta inmunológica del organismo, especialmente para la lucha contra infecciones .  Aproximadamente los virus son responsables de dos de cada tres casos de amigdalitis. La edad de máxima incidencia de este tipo (amigdalitis por causa bacteriana), es de 3 a 15 años . Es la más frecuente, y, aunque la edad predominante sea la ya especificada, en realidad puede contraerse a cualquier edad. Es una enfermedad muy común, no es un problema muy grave, pero si no se trata a tiempo y de la forma correcta puede causar enfermedades importantes que pueden afectar la vida del paciente y que se requieran su extirpación. Tipos de amigdalitis Existen dos tipos de amigdalitis, los cuales tienen importantes diferencias en cuanto a los síntomas, el desarrollo y el tratamiento de la enfermedad. Estas son: Amigdalitis aguda : es bastante común en niños pequeños y en adolescentes, es causada por un virus, como el Epstein Barr, que provoca la mayoría de los casos de esta enfermedad. Es muy fácil de tratar, muy rara vez utilizan antibióticos para reducir la inflamación, sino que esta desaparece por sí sola. Amigdalitis crónica : es el caso menos común, en el cual las amígdalas sufren una infección vírica o bacteriana casi permanente, la cual se convierte en algo recurrente que afecta e inflama los tejidos de las amígdalas con preocupante frecuencia. Debido a la gravedad y al nivel de infección, la amigdalitis crónica suele causar faringitis. Causas de la amigdalitis La amigdalitis es causada con mayor frecuencia por virus y bacterias como son, el virus de la Influenza (gripe) o el virus Epstein Barr (que causa la fiebre glandular), entre otros, y la bacteria que la causa con más frecuencia es la Streptococcus beta hemolítico del grupo A. Otras cepas del Estreptococo y otras bacterias también pueden causar amigdalitis. La causa más común del contagio de la amigdalitis no solo es el contacto con las secreciones de una persona infectada, sino también compartir el vaso, el plato o los cubiertos , además del contacto con las llagas de las infecciones estreptocócicas del grupo A en la piel. Síntomas de la amigdalitis Entre los síntomas de la amigdalitis están: inflamación en las amígdalas, aparición de placas de exudado (recubrimientos blancos o amarillos en las amígdalas), dolor de garganta, dificultad para tragar, fiebre , voz rasposa, apagada o ronca, glándulas inflamadas en el cuello, mal aliento, dolor estomacal, rigidez en el cuello y dolor de cabeza y oídos,  entre otros. Para aquellas infecciones de amígdalas leves que no necesiten de tratamiento, el médico no recetará antibióticos, pero sí le puede indicar analgésicos o antiinflamatorios para disminuir el dolor, y la hinchazón, así como reposo y tomar suficiente líquidos. Es probable que el paciente mejore de 7 a 10 días. Si la amigdalitis está provocada por una infección bacteriana, el médico recetará una serie de antibióticos. Tomar Penicilina por vía oral durante 10 días es el tratamiento antibiótico más frecuente recetado para la amigdalitis provocada por Estreptococos del grupo A. Si el paciente es alérgico a la Penicilina , el médico recetará un antibiótico alternativo, acompañado de antiinflamatorios como el ibuprofeno y del consejo de tomar muchos líquidos. Para tratar la amigdalitis frecuente, amigdalitis crónica o amigdalitis bacteriana, que no respondan al tratamiento con antibióticos, se puede recurrir a la cirugía para extirpar las amígdalas. Esta operación se llama amigdalectomía. Pruebas complementarias del tratamiento para la amigdalitis En primer lugar, el especialista realiza una exploración de la boca y la garganta del paciente para observar el estado de las amígdalas. Este concluirá que el paciente sufre amigdalitis si las amígdalas se encuentran enrojecidas, inflamadas o/y presentan manchas blancas. El especialista también puede decidir llevar a cabo una prueba rápida de exudado de garganta para ver si la bacteria de Estreptococo está presente. También puede realizar analítica de sangre y alguna otra prueba complementaria. Factores de riesgo que pueden desencadenar en una amigdalitis Entre los factores de riesgo de la amigdalitis están: la edad temprana que corresponde de 3 a 15 años si la amigdalitis es bacteriana y 2 años o menos si es viral, la exposición frecuente a gérmenes, las infecciones víricas, alergias, tabaquismo, cambios bruscos de temperatura, factores ambientales, y estado de inmunodeficiencia (defensas bajas). Complicaciones de la amigdalitis Las complicaciones de la amigdalitis incluyen: Interrupción en la respiración durante el sueño. Infección que se propaga profundamente en los tejidos circundantes. Infección que produce una acumulación de pus detrás de las amígdalas. Dificultad para respirar. Infección del oído medio. Inflamación de los senos nasales (sinusitis). Fiebre reumática (fiebre alta, dolor en las articulaciones y rigidez). Erupción que puede desarrollarse si se tiene una infección por la bacteria de Estreptococo beta hemolítico del grupo A (escarlatina). Glomerulonefritis posestreptocócica: enfermedad inflamatoria de los riñones. Prevención de la amigdalitis Para prevenir la amigdalitis es necesario: Lavarse las manos completamente y con frecuencia, sobre todo después de ir al baño y antes de comer. Evitar compartir alimentos, vasos, botellas de agua o utensilios. Mantenerse alejado de personas que puedan estar infectadas, sobre todo cuando estornudan o tosen. Especialidades a las que pertenece la amigdalitis La amigdalitis pertenece a la especialidad de la otorrinolaringología.  Es la especialidad que trata fundamentalmente patologías de la cabeza y el cuello, la garganta, la nariz y los oídos. Preguntas frecuentes: ¿Puedo tener amigdalitis si no tengo amígdalas y vegetaciones? No, porque la amigdalitis es la inflamación de las amígdalas. Puedes presentar los síntomas como dolor de garganta y dificultad para tragar, entre otros, que son parecidos a los de  una faringitis (inflamación de la mucosa que cubre la faringe), pero no amigdalitis como tal. ¿Es más frecuente la amigdalitis en niños? Sí, la amigdalitis es más común en los niños más pequeños. Los adultos pueden contraer amigdalitis, pero no es tan común. ¿Qué es la amigdalitis bacteriana? Es una enfermedad causada por bacterias que originan la inflamación de las amígdalas, la más común es la bacteria Estreptococo del grupo A , que provoca  la infección. ¿Cuánto suele durar una amigdalitis? La amigdalitis suele durar de 7 a 10 días. ¿Suele dejar secuelas una amigdalitis? No, la amigdalitis suele curarse sin dejar secuelas en los pacientes. En algunos casos se quedan hipertróficas (aumentadas de tamaño). En los pacientes que se necesite extirpar las amígdalas la única secuela que se presentará será la desaparición de esta, pero esto no suele presentar ningún problema en la vida del paciente.  
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes