Descarga la aplicación
google play storeapple store


  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Osteopatía
  4. Artículos especializados

Osteopatía

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Lesión de Isquiotibiales en el Fútbol
Artículo especializado

Lesión de Isquiotibiales en el Fútbol

José María tiene 24 años , estudia Derecho y juega en dos equipos de futbol. Hace un mes, comenzó a tener molestias en la parte posterior de la pierna. El domingo tuvo partido y al final de la primera parte corriendo hacia el balón, sintió un fuerte pinchazo en la pierna  y tuvo que retirarse porque el dolor no le permitía seguir. Su entrenador le recomienda que se ponga frío durante los 2 días siguientes y que guarde reposo. Una semana después sigue con dolor en la pierna, no puede correr y cuando está tiempo sentado el dolor aumenta. Una de las lesiones más frecuentes de los futbolistas son las microroturas en la zona de los isquiotibiales, concretamente en el bíceps femoral. Los isquiotibiales forman parte de los músculos de la pierna, están formados por tres músculos: el bíceps femoral, el semimembranoso  y el semitendinoso, los tres unen la pelvis con la rodilla por la parte posterior y su principal función es flexionar la rodilla . Esta lesión suele aparecer después de unos minutos jugando a una intensidad alta. Los músculos están fatigados y la sincronización entre los grupos musculares falla y como respuesta podemos tener un tirón muscular (si el músculo se contrae de forma continua) una microrotura o desgarro muscular (si se rompen parte de las fibras musculares) o una rotura completa (si la intensidad de la contracción es demasiado fuerte). En el caso de José María, la molestia comenzó al final de la primera parte del partido. Es posible que sus músculos se fatigaran y no soportaran la intensidad que el partido requería. Le preguntamos por la frecuencia de sus entrenos, nos cuenta que las semanas antes del partido debido a los exámenes había dejado de entrenar y además había cogido peso. Cuando palpamos la zona de dolor, sentimos que en una zona del músculo (bíceps femoral) nuestros dedos se hunden, duele, la zona está más caliente y hay  hematoma. El diagnóstico es ROTURA DE FIBRAS EN EL BICEPS FEMORAL . Jose María llega a la consulta una semana después de producirse la lesión. Ha estado aplicando frío y guardando reposo como le dijo su entrenador de forma que la fase inflamatoria aguda ha pasado y después de 7 días la rotura fibrilar está comenzando a cicatrizar. Nuestro objetivo en la primera sesión será: 1º Establecer una buena movilidad de todas las articulaciones relacionadas con la lesión : La pelvis, la rodilla, el tobillo y el pie. Cuando se produce una lesión de estas características debemos comprobar que las estructuras relacionadas con la lesión se mueven correctamente. Esto facilitará el tiempo de recuperación y evitará lesiones en ocasiones posteriores. 2º Proporcionar una buena circulación sanguínea para ayudar en el proceso de cicatrización y drenar el exceso de líquido que se ha acumulado en la zona . Para ello realizamos técnicas de masaje en todo el grupo muscular. 3º Ayudar a la cicatriz para que se forme correctamente evitando fibrosis y adherencias musculares . Realizamos movilizaciones y estiramientos de forma suave y controlada para activar el músculo. Terminamos la sesión utilizando un vendaje neuromuscular o  kinesiotaping con el objetivo de dar estabilidad a la zona y mantener el músculo relajado hasta la próxima sesión. Recomendamos a José María caminar mínimo 1hora al día y realizar estiramientos suaves de los principales músculos del miembro inferior. (Isquiotibiales, gemelos,  cuádriceps, Psoas iliaco, aductores y tensor de la fascia lata). En la segunda sesión han pasado dos semanas, José María se encuentra mejor, ya no siente dolor cuando está sentado pero cuando corre sigue notando molestias. La zona de lesión tiene mejor aspecto, el hematoma se ha reducido casi por completo, cuando palpamos la zona lesionada hay un ligero dolor y la temperatura en la zona está normalizada. El objetivo en esta sesión será: 1º Relajar la musculatura con técnicas manuales . 2º Recuperar todo el movimiento de la articulación de la pelvis, la rodilla y el pie . 3º Trabajar  la fuerza de la pierna con ejercicios isométricos y  excéntricos . 4º Realizar estiramientos pasivos de todos los grupos musculares de la pierna . Después de la sesión recomendamos a José María realizar ejercicios en el gimnasio durante la siguiente semana. – 10 minutos de bici o elíptica para el calentamiento. -Potenciación de los abdominales (planchas) – Potenciación excéntrica de los isquiotibiales – Ejercicios de propiocepción. Y para terminar estiramientos de todos los músculos de la pierna prestando más atención a los isquiotibiales . Una semana después de realizar estos ejercicios, recomendamos: -sustituir los 10 minutos de bici por carrera continua e ir aumentando de intensidad y tiempo de forma progresiva a lo largo de los días. -Seguir con los ejercicios de activación abdominal -Seguir con los ejercicios excéntricos pero aumentando la intensidad y las repeticiones – Realizar ejercicios de potenciación concéntrica. -Terminar el entreno con ejercicios de propiocepción y estiramiento. A las 5 semanas José María juega un torneo de fin de semana sin tener ninguna molestia. Debemos tener en cuenta que la lesión en los isquiotibiales puede reaparecer durante las dos semanas después de comenzar a jugar. Para evitarlo recomendamos a José María: 1º Realizar una alimentación adecuada y tener una buena hidratación . 2º Realizar entrenamientos fuera de los partidos realizando : – ejercicios de potenciación de la musculatura de la pierna y el abdomen. – ejercicios excéntricos de los isquiotibiales. -Ejercicios de propiocepción de los miembros inferiores. -Ejercicios de estiramientos (después de cada entreno y de cada partido). Artículo escrito por Patricia de Maya. (Fisioterapeuta)
Síndrome del Túnel Carpiano
Artículo especializado

Síndrome del Túnel Carpiano

Las manos son imprescindibles para comunicarnos con nuestro entorno. La mayoría de las actividades de la vida diaria las realizamos gracias a la precisión y destreza de sus movimientos. Quizá por ello, cuando aparecen síntomas en la articulación de la muñeca puede llegar a ser muy incapacitante. Una de las lesiones más frecuentes que afecta a esta estructura es el Síndrome del túnel carpiano. ¿Qué es el túnel carpiano? Como su propio nombre indica, la disposición anatómica de los huesos de la muñeca forma un canal por donde pasan los tendones encargados de flexionar la muñeca y  junto a ellos, el nervio mediano y sus estructuras vasculares. Este canal está cerrado anteriormente por una vaina fibrosa que hace la función de un ligamiento llamado ligamento trasverso del carpo o retináculo flexor. ¿Qué función tiene el ligamento trasverso del carpo? Este ligamento es una vaina fibrosa que limita (cierra) anteriormente el canal del  carpo. Cuando la muñeca realiza los movimientos de flexión y extensión, los músculos, nervios y estructuras vasculares de la muñeca se deslizan (longitudinal y trasversalmente) a lo largo de este canal de forma que el ligamento trasverso actúa como una polea de reflexión para los tendones, proporciona estabilidad e impide que las estructuras salgan fuera del canal. ¿Qué es el síndrome del túnel  Carpiano? El nervio mediano tiene su origen en el plexo braquial, una estructura estrechamente relacionada con las cervicales y situada en la base del cuello cuya función es trasmitir la información nerviosa de todo el miembro superior. Este nervio realizará su recorrido a través de brazo, pasando por el codo, atravesando la musculatura del antebrazo hasta llegar a la articulación de la muñeca donde utilizará el canal del carpo para pasar a través de él  y llegar junto a la musculatura flexora hasta los dedos. Su función es inervar de forma sensitiva los dos tercios de la  de la mano incluyendo los tres primeros dedos. También tiene una función motora, dando información a los músculos flexores de la mano junto con la eminencia tenar. Frank H. Netter, Atlas de Anatomía Humana – 5ta Edición, Nervio Mediano El nervio mediano tiene la capacidad de adaptarse a cualquier movimiento de nuestro brazo deslizándose a través de las envolturas que le rodean aunque es susceptible de sufrir atrapamientos  a lo largo de su recorrido. Una de las zonas más frecuentes de atrapamiento es la zona del túnel del carpo. En el caso de que este canal sufra una disminución de su diámetro, bien por algún traumatismo, una infección del nervio, por realizar ejercicios repetitivos o posturas de compresión mantenidas con la muñeca se puede producir un proceso inflamatorio por compresión del nervio generando una neuropatía. Cómo consecuencia, la vascularización del nervio estará disminuida y su conducción eléctrica se verá afectada dando lugar a sensación de hormigueo, calambres e incluso dolor a nivel de la mano. Si esta situación se mantiene en el tiempo, la musculatura de la mano (eminencia tenar) también podría verse afectada, produciendo una atrofia muscular  y perdiendo la funcionalidad de la mano. ¿Qué pruebas se realizan para un correcto diagnostico del síndrome del túnel carpiano? Existen  pruebas clínicas que ponen en evidencia el compromiso del nervio mediano al paso por la articulación de la muñeca aunque no son determinantes pueden ayudar al diagnostico. La maniobra de PHALEN : juntar los dorsos de las manos en flexión de muñeca durante 60 segundos esperando que aparezcan hormigueos en los 3 primeros dedos. El signo de  TINNEL: se trata de percutir el nervio en la zona afectada (ligamento transverso) y ver si se desencadena alguna sintomatología relacionada con el nervio. La electromiografía también es una prueba para determinar si la conducción del nervio está afectada. ¿Cómo podremos tratar el síndrome del túnel carpiano? El objetivo para el tratamiento irá destinado a aumentar el diámetro del túnel para disminuir la presión y suprimir la inflamación. De esta forma, el nervio tendrá más espacio para deslizarse  con mayor facilidad y cuando solicitemos los movimientos repetitivos de la mano  los síntomas aparecerán con más retardo. Como tratamiento conservador podremos: Realizar técnicas de fisioterapia Tratar las cervicales , punto de origen del nervio mediano. Liberar los puntos de atrapamiento del nervio a nivel muscular en su recorrido por  todo el miembro superior. Realizar técnicas manuales a nivel de la muñeca para aumentar el diámetro del canal del carpo. Trabajar a n ivel del nervio utilizando la técnica neurodinámica. Los últimos estudios evidencian la eficacia de la técnica neurodinámica como tratamiento principal para el Síndrome del túnel carpiano. Recomendar el uso de férulas nocturnas que aumenten el diámetro del carpo, manteniendo una posición en extensión de muñeca para aliviar la presión y disminuir la inflamación. Infiltraciones de esteroides El tratamiento quirúrgico , se efectuará en caso de haber una respuesta negativa al proceso conservador. En estos casos se realiza un corte a nivel del ligamento transverso del carpo para  aumentar el espacio en el túnel y disminuir la presión del nervio junto a las estructuras que pasan  a su través. Prevención En el trabajo, es recomendable  acondicionar las actividades usando pautas ergonómicas que impidan movimientos repetitivos con la muñeca o posturas mantenidas con las manos en flexión. Por ejemplo: modificar la herramienta y los utensilios de trabajo. Tener una buena conciencia corporal : para modificar el gesto que produce la irritación nerviosa. Tener periodos de descanso cuando la actividad que estamos realizando demanda el uso de la articulación de la mano durante un tiempo prolongado. (Coser, atornillar…) Cuidar nuestra salud : mantener un peso saludable, control en el caso de que haya alguna enfermedad como la diabetes o la artritis porque son susceptibles de originar un síndrome del túnel carpiano. ¿  Sabías que…? Los últimos estudios evidencian que la técnica neurodinámica es un tratamiento efectivo para el síndrome del túnel carpiano. ¿Sabías que…? Las mujeres en el embarazo pueden sufrir el Síndrome del Túnel carpiano debido a un edema local producido por los cambios hormonales. Artículo escrito por Patricia de Maya. (Fisioterapeuta)
Tenosivitis de Quervain
Artículo especializado

Tenosivitis de Quervain

Antonio es peluquero, viene a consulta porque tiene un fuerte dolor en la muñeca derecha. Nos cuenta que el pasado fin de semana, estuvo montando y desmontando muebles en su casa y dos días después de intenso trabajo en la peluquería siente un fuerte dolor en la muñeca cuando coge algún objeto. En la exploración observamos: Inflamación y crepitación en la zona de la muñeca, concretamente en el pulgar. Dolor en la muñeca cuando mueve el dedo pulgar o agarra un objeto. Aumento de tensión en la musculatura del antebrazo. Desequilibrio muscular en la zona de hombro, escápula y zona cervical. Cuando realizamos la prueba de FINKELSTEIN nos da positivo, esto verifica que los tendones del pulgar y sus tejidos adyacentes sufren un proceso inflamatorio. Teniendo en cuenta los síntomas descritos y el resultado de la prueba diagnóstica, determinamos que Antonio tiene una Tenosinovitis  de Quervain , este tipo de lesión es muy común en personas que trabajan directamente con las manos y realizan movimientos repetidos durante largos periodos de tiempo. La tenosinovitis de Quervain, afecta a las vainas de dos tendones del pulgar (tejido que recubre el tendón) originado por la excesiva fricción que se produce en el deslizamiento de los tendones y sus vainas. TRATAMIENTO CORRECCIÓN POSTURAL EN EL TRABAJO Antes de empezar con el tratamiento manual, explicamos a Antonio como debe ser su postura cuando trabaja en la peluquería: Deberá regular la altura del asiento donde peina a sus clientes de forma que sus hombros estén relajados. Es necesario que sus escapulas, hombros y su cabeza tengan una buena posición para poder realizar movimientos necesarios con los brazos y las manos sin riesgo de lesión. TRATAMIENTO MANUAL En el tratamiento manual: Tratamos las articulaciones de la zona cervical y del hombro con técnicas articulatorias. Recuperamos el equilibrio de los músculos del brazo y del antebrazo afectados con técnicas de masaje y estiramiento. Realizamos un tratamiento de descarga muscular en la zona de dolor y movilizamos la articulación de la muñeca y del dedo pulgar. Cuando terminamos la sesión recomendamos a Antonio, guardar reposo durante unos días evitando utilizar la mano afectada. De esta forma reducimos el deslizamiento de los tendones y ayudamos a disminuir la inflamación. Pero en este caso, como en muchos otros, Antonio tiene mucha carga de trabajo y no pude dejar de utilizar la mano. Recomendamos que utilice una muñequera para proteger la articulación y disminuir el proceso de fricción entre sus tendones, además, enseñamos ejercicios de estiramiento para relajar la musculatura afectada e intentar aliviar los síntomas. Siguiendo estas premisas, realizaremos 3 sesiones cuyo objetivo principal será disminuir la inflamación y recuperar el equilibrio muscular de todo el brazo. TRABAJO MUSCULAR Una vez reducida la inflamación y el dolor, comenzaremos a trabajar la musculatura de la mano para evitar posibles recaídas. Ejercicios para la tenosinovitis de Quervain: Utilizamos una pelota de goma y apretamos  hasta cerrar por completo la mano. Realizamos 15-20 repeticiones. Agarramos una pelota con toda la mano y realizamos presiones con el pulgar hacia el centro de la pelota. Unimos el dedo pulgar con el meñique formando entre los dos dedos una “O”, presionamos y mantenemos 5 segundos, después realizamos el mismo ejercicio entre el pulgar y el resto de los dedos. Con una goma elástica colocada entre el dedo pulgar y los demás dedos realizamos un movimiento de separación. Después, realizamos el mismo ejercicio colocando la goma elástica entre el pulgar y cada uno de los dedos por separado. Estiramos la musculatura del antebrazo: Colocamos el brazo estirado por delante de nuestro tronco de forma que la palma de la mano quede mirando hacia el suelo. En esta posición flexionamos la muñeca hacia el suelo y nos ayudamos con la otra mano hasta que notemos tensión en la parte superior del antebrazo. Con la misma posición doblamos la muñeca hacia el techo y nos ayudamos con la otra mano hasta que notamos tensión en la zona inferior del antebrazo. Con las palmas de las manos en una mesa y los dedos mirando hacia nosotros estiramos los codos hasta que notamos tensión en la zona inferior del antebrazo.
Fascitis Plantar
Artículo especializado

Fascitis Plantar

La fascia es un tejido continuo que envuelve todo nuestro cuerpo desde la cabeza hasta los pies. A lo largo de su recorrido se ancla a los huesos para reforzar su función y en las zonas de carga es capaz de aumentar su densidad para dar soporte y refuerzo. Es el caso de la fascia que recubre la planta del pie, llamada fascia plantar . Esta fascia se ancla a hueso del talón y se dirige abriéndose en abanico a las bases de cada uno de los dedos. Su estructura es fuerte, densa y resistente, forma los arcos plantares del pie cuya función es amortiguar y repartir el peso de nuestro cuerpo.   ¿QUE ES LA FASCITIS PLANTAR? Cuando la parte de la fascia que recubre la planta del pie se inflama, se produce una fascitis plantar. Es una de las causas más frecuentes de consulta médica en los dolores de pie. La recuperación es lenta por eso es importante determinar la causa que produce la inflamación y reducir el tiempo de lesión. ¿POR QUÉ SE PRODUCE UNA FASCITIS PLANTAR? Esta patología se presenta principalmente en personas de mediana edad y afecta por igual a los hombres y a las mujeres. Hay factores que pueden ser el origen de esta lesión, por ejemplo: Una carga excesiva: Cuando estamos de pie, caminamos o corremos la carga del cuerpo se transmite al arco del pie mantenido por la fascia plantar, si la carga es mayor de lo que el  arco del pie puede tolerar, la fascia sufrirá un sobre estiramiento y se inflamará. Es el caso de marchas o carreras prolongadas por terrenos irregulares o de personas con sobrepeso. Personas que tienen un Síndrome del túnel tarsiano :  donde se alteran los nervios y tendones que llegan al pie. Factores que modifiquen la pisada : el uso de zapatos o zapatillas deportivas inadecuadas con suelas demasiado rígidas o demasiado flexibles. Las personas que tienen poca flexibilidad en los músculos de la pierna (gemelos y sóleo) son más vulnerables a tener mayor tensión en la fascia plantar. Fracturas por estrés en el talón. Aumento de peso repentino (embarazo):  donde el sistema músculo ligamentoso que sujeta el pie resulta insuficiente para el peso de la persona. Degeneración del tejido: Con la edad, el tejido conjuntivo que forma la fascia comienza a perder elasticidad y se vuelve más vulnerable a los microtraumatismos que se producen a nivel de los pies. Enfermedades sistémicas como la artritis : en épocas de crisis inflamatorias las fascia plantar puede ser una de las zonas afectadas. SÍNTOMAS La fascitis plantar se caracteriza por un dolor agudo en la base del talón o localizado en la parte interna del tobillo. Es común que aparezca después de una larga jornada caminando con zapatos planos, a partir de ese momento, el dolor aumenta progresivamente y se focaliza cada vez más en el talón. El dolor puede presentarse de dos formas: Un dolor después del reposo: Es muy característico un dolor agudo en la zona del talón que aparece por las mañanas, cuando plantamos el pie en el suelo tras un periodo de descanso o después de estar en la oficina sentados y retomamos la marcha. Este dolor desaparece a los 10 minutos de caminar. Un dolor por sobreuso: Se caracteriza por ser un dolor sordo, que aparece cuando estamos de pie o caminando. En este caso, el dolor se localiza en el talón y en la parte interna del tobillo. Debemos tener en cuenta que el músculo Sóleo cuando tiene activos sus puntos gatillo, origina un dolor en la planta del pie similar al de la fascitis plantar de forma, que puede llevarnos a error en el diagnóstico, este dolor no lo producirá la inflamación de la fascia si no la sobrecarga muscular del sóleo. ¿CÓMO TRATAR LA FASCITIS PLANTAR? El tratamiento conservador es casi siempre eficaz aunque el tiempo de recuperación puede llevar meses. En la fase de inflamación aguda , debemos  guardar reposo y poner frío en la planta del pie: Utilizaremos bolsas de hielo para producir analgesia en la zona y podremos dar un masaje de 10 minutos. Realizaremos 3 o 4 repeticiones al día.    Utilizaremos baños de contraste : usaremos dos recipientes uno de agua fría y otro con agua caliente, pondremos el pie durante un minuto en cada recipiente y repetiremos hasta que la temperatura de ambos recipientes sea similar. Realizaremos estiramientos activos de los músculos posteriores de la pierna : Isquiotibiales, sóleos y gemelos. Aguantaremos el estiramiento durante 20 sg y lo realizaremos dos veces al día. Realizaremos estiramientos locales de la fascia plantar: con ayuda de una pelota de tenis o un recipiente duro y redondo (una botella) haremos pases y círculos sobre la planta del pie. Vendaje neuromuscular: el vendaje neuromuscular en muchas ocasiones alivia y quita el dolor en el momento. Podremos usar plantillas de silicona para amortiguar la carga , si aún así no cesa el dolor es recomendable hacer un estudio de la pisada con un podólogo experto para diseñar unas plantillas que corrijan la pisada y mantengan el arco plantar. Usar férulas por la noche para mantener estirados la musculatura posterior de la pierna Infiltrar corticoides a nivel local , cuando el tratamiento conservador no da resultados. Operar, siempre que el tratamiento conservador no de resultados: en la operación se realiza un corte en la fascia para liberar la tensión y disminuir la inflamación. ¿LA FASCITIS PLANTAR PUEDE SER CAUSA DE UN ESPOLÓN CALCÁNEO? Durante mucho tiempo, la fascitis plantar ha sido diagnosticada como causa de espolón calcáneo. Un espolón calcáneo es un saliente óseo en el talón producido por una tensión constante de los tejidos que se insertan en él, entre otros la fascia. De forma que lo que duele no es el espolón si no el proceso inflamatorio que se produce en la fascia plantar. Hoy en día, se sabe que un espolón no causa inflamación en la fascia si no que la tensión excesiva de ésta es la que produce el espolón. ¿Sabías que..? La fascitis plantar constituye del 15% al 20% del total de las dolencias que afectan al pie y es la causa más frecuente de consulta médica por patología a este nivel. En el 80-90% de los casos tiene una duración de 6-18 meses. ¿Sabías que…? La fascitis plantar afecta aproximadamente al 10% de los corredores durante su carrera deportiva y a una proporción similar de la población general a lo largo de su vida. Artículo escrito por Patricia de Maya. (Fisioterapeuta)
Mamás con Dolor de Espalda
Artículo especializado

Mamás con Dolor de Espalda

Naiara tiene 32 años, es madre lactante de un bebé de 9 meses y acude a la consulta porque desde hace un mes tiene mucho dolor en el cuello, la espalda y el brazo derecho . También tiene sensación de adormecimiento en la mano y los dedos. Acaba de mudarse de ciudad y lleva un mes en la nueva casa. En la etapa del embarazo el cuerpo de la mujer sufre una serie de cambios físicos, fisiológicos y mecánicos. A nivel hormonal se segrega una sustancia llamada Relaxina , esta hormona es la responsable de dar mayor elasticidad al sistema musculo esquelético y al útero con el fin de facilitar el proceso del parto. Durante el periodo de lactancia y meses después, la relaxina sigue estando presente en el cuerpo de la madre, sus tejidos son más elásticos, las articulaciones son menos “estables” y el riesgo de lesión ante una carga pesada o una mala postura es mayor. La postura de Naiara cuando tiene que dar el pecho a su niña es muy dañina para su espalda. Se sienta en el borde de la silla con el cuello y la espalda encorvados y el brazo que sujeta la cabeza de la pequeña no tiene ningún tipo de apoyo. Mantener esta postura varias veces al día teniendo en cuenta que la niña aumenta de peso progresivamente, le ha ocasionado un desequilibrio muscular a nivel del cuello y de la espalda además de activar algunos puntos de tensión en la zona de la escapula, dando lugar al dolor del brazo y la sensación de adormecimiento en la mano y los dedos. TRATAMIENTO Nuestro objetivo en la primera sesión será: CORREGIR LA POSTURA Antes de empezar con el tratamiento manual, enseñamos a Naiara la postura correcta para dar el pecho a su niña. Así, eliminamos el origen del dolor y evitamos que en un futuro vuelva a tener síntomas en la espalda. Explicamos a Naiara la posición correcta: Debe sentarse con la espalda descansada sobre el respaldo del asiento y estar lo más cómoda posible. Para enganchar la niña a su pecho, no debe despegar el tronco del respaldo así evitamos tener la espalda en una posición adelantada y sufrir sobrecargas innecesarias. Recomendamos utilizar cojines debajo del brazo que sujeta la cabeza de la niña para reducir la carga que soporta el brazo y la espalda. REALIZAR UN TRATAMIENTO MANUAL Una vez en camilla el tratamiento tendrá como objetivo: Relajar la musculatura sobrecargada utilizando técnicas manuales y estiramientos de la zona  afectada para reducir el dolor y restablecer el equilibrio muscular. Valorar las articulaciones de toda la columna y tratar las zonas que han perdido movilidad a causa de la sobrecarga  y las malas posturas. Localizar los puntos de tensión que provocan el dolor en el brazo y sensación de adormecimiento en la mano y los dedos. Imágenes tomadas del libro Travell & Simons Myofascial Pain & Dysfunction: the trigger point manual. 2002 Restablecer el equilibrio de los tejidos afectados por la tensión muscular utilizando técnicas manuales. RECOMENDAR EJERCICIO FÍSICO Después del tratamiento manual, recomendamos a Naiara realizar ejercicio físico mínimo dos veces por semana. Sabemos la cantidad de beneficios que tiene realizar cualquier actividad física, en el caso de Naiara, practicar ejercicio físico permite movilizar, estirar y trabajar todas las zonas del cuerpo, corregir la postura  y aumentar la resistencia de sus tejidos para coger a su niña sin riesgo de lesión. Artículo escrito por Patricia de Maya. (Fisioterapeuta)

Pruebas, consultas y tratamientos por especialidad