Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Medicina General

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Neumonía
Enfermedad

Neumonía

¿Qué es la neumonía? La neumonía es la infección del tejido pulmonar por bacterias o virus, y en pacientes inmunodeprimidos se puede producir también por hongos. También se conoce como pulmonía y tiene una incidencia de entre 7 y 15 casos por cada 1.000 habitantes. La edad avanzada se asocia a una mayor mortalidad por neumonía, pudiendo requerir ingreso hospitalario por la insuficiencia respiratoria que produce y está considerada una enfermedad moderadamente grave. Tipos de neumonía Los tipos de neumonía son: Neumonia adquirida en la comunidad : es la que se adquiere fuera del ambiente hospitalario. Neumonía nosocomial : es la que se adquiere en un hospital. Neumonía típica : es la neumonía que se presenta con cuadro clínico típico de fiebre y tos productiva. Neumonía atípica : suele presentarse con clínica atípica sin fiebre, tos no  productiva y presencia de dolores articulares. El germen que la suele producir es la Legionella . Causas de la neumonía La causa es infecciosa, el germen más frecuente es el Neumococo , pero también se puede producir por Estafilococo aureus , Haemophilus influenzae y Legionella . Los virus de la varicela o la gripe pueden producir también neumonías y hongos como el Criptococo o el Aspergillus, pueden producir neumonías en personas inmunodeprimidas. Síntomas de la neumonía Los síntomas más comunes son: tos productiva, fiebre elevada, malestar general, dolor en el tórax y dificultad respiratoria. En los cuadros atípicos puede haber tos no productiva y dolores articulares asociados. En la exploración física se encontrará alteración del patrón normal de escucha de ruidos pulmonares. Tratamiento para la neumonía El tratamiento de la neumonía será en función del germen , de inicio se suele poner un antibiótico en función del germen más frecuente en la comunidad y de las resistencias antibióticas que estén presentes. Será necesaria una hidratación adecuada . En algunos pacientes mayores de 65 años o con otras enfermedades como problemas renales o diabetes, puede ser necesario el ingreso hospitalario y suministrar oxígeno al paciente. Pruebas complementarias del tratamiento de la neumonía   El examen físico del paciente con una auscultación pulmonar será el inicio de sospecha , tras ello, se procede a hacer una radiografía de tórax, en caso de pacientes con ingresos hospitalario puede ser necesario realizar un cultivo de esputo que permita identificar al germen y proceder a poner tratamiento en función del mismo. Se suele completar con una analítica de sangre y detectar la cantidad de oxígeno en sangre arterial. En casos de neumonías complicadas o que no responden al tratamiento, puede realizarse una broncoscopia para examinar el pulmón y ver posibles obstrucciones. Tras cuatro o seis semanas de inicio del tratamiento antibiótico será necesario realizar una nueva radiología de tórax para comprobar la total resolución del proceso infeccioso. Factores desencadenantes de la neumonía El factor desencadenante de la neumonía es la infección por el germen que la produce , ya sea una bacteria, un virus o un hongo. Factores de riesgo de la neumonía Son factores de riesgo para neumonía estar esplenectomizado (sin bazo), los pacientes inmunodeprimidos, los afectados por VIH, pacientes con trasplantes y con enfermedades crónicas como la diabetes, procesos renales graves, con hepatopatías graves, con bronquitis crónicas y cardiopatías. Complicaciones de la neumonía Necrosis del tejido pulmonar. Absceso pulmonar. Sepsis. Derrame pleural. Dificultad respiratoria. Prevención de la neumonía Vacunación frente a Neumococo . Vacunación antigripal. Vacunación de varicela. Lavado de manos. No fumar. Limpieza de filtros de aparatos de aire acondicionado de forma oportuna para evitar la neumonía por Legionella . Especialidades a las que pertenece la neumonía La neumonía puede ser controlada en casos que no precisen ingreso por el médico de familia, los casos que requieren ingreso hospitalario precisarán de seguimiento por el neumólogo. Preguntas frecuentes ¿Cómo es un principio de neumonía? Realmente el principio de neumonía no existe como tal , cuando hay una infección en un pulmón esto es un neumonía, que puede ser leve cuando la infección es en una pequeña zona pulmonar. ¿Qué es una pulmonía? La pulmonía es la palabra vulgar para definir la neumonía , esto es, una infección pulmonar producida por un virus,una bacteria o un hongo. ¿Qué diferencia hay entre pulmonía y neumonía? No hay diferencia entre pulmonía y neumonía, son dos palabras sinónimas que identifican las infecciones pulmonares. ¿Se puede tener neumonía en un solo pulmón? La neumonía  por regla general es de un solo pulmón , además, no suele afectar a todo el pulmón sino tan sólo a una parte del mismo. Las neumonías de los dos pulmones son una situación grave que suele hacer necesario el ingreso hospitalario del paciente.
Anemia
Enfermedad

Anemia

¿Qué es la anemia? La anemia es una disminución del número de glóbulos rojos o de los niveles de hemoglobina (proteína que transporta el oxígeno en sangre). Es una enfermedad que se caracteriza porque en la sangre no hay una cantidad suficiente y necesaria de glóbulos rojos sanos. Estos se encargan de transportar el oxígeno a los diferentes tejidos y órganos vitales, por lo que si no llega en cantidad suficiente puede causar en ellos daños severos. La anemia afecta a casi el 25% de la población mundial , que incluye mujeres en edad fértil, entre los 12 y los 49 años, y que resulta de una disminución del hierro durante el período fértil debido al período menstrual, al embarazo o a la lactancia, pero también se puede dar en niños, adultos y ancianos. Es una patología común, suele ser leve, pero si no se trata adecuadamente se puede convertir en un problema muy grave. Tipos de anemia Existen diferentes tipos de anemia, en función de cuál sea la causa de la destrucción de los glóbulos rojos, entre estos tipos están: Anemia ferropénica : es el tipo más común y se produce como consecuencia de la carencia de hierro en el organismo. Anemia perniciosa o por déficit de vitamina B12 : esta vitamina desempeña un papel importante en la producción de glóbulos rojos. Una dieta sin una cantidad suficiente de este y otros nutrientes clave puede provocar una disminución en la producción de glóbulos rojos. Anemia por enfermedad crónica : algunas enfermedades como cáncer, VIH/sida, artritis reumatoide, enfermedades renales, enfermedad de Crohn y otras enfermedades inflamatorias crónicas pueden interferir en la producción de glóbulos rojos. Anemia aplásica : esta anemia es inusual y potencialmente mortal. Se provoca cuando el cuerpo no puede producir suficientes glóbulos rojos. Las causas de la anemia aplásica comprenden infecciones, determinados medicamentos y enfermedades autoinmunitarias. Anemia megaloblástica o por deficiencia de ácido fólico : cuando la alimentación  no aporta la cantidad suficiente de este nutriente, los glóbulos rojos aumentan de tamaño de forma anormal. Anemia drepanocítica : es hereditaria y se caracteriza por la alteración de la hemoglobina al cambiar la forma de los glóbulos rojos, lo que reduce la cantidad de oxígeno que estos son capaces de transportar hasta los tejidos. Anemia aplásica idiopática : no se conoce la causa, pero sí que se dañan las células madre encargadas de la producción de las células sanguíneas en la médula ósea. Talasemia : puede ser hereditaria y se produce a consecuencia de un defecto en los genes que controlan la producción de los dos componentes de la hemoglobina, las globinas alfa y beta. Anemia hemolítica : en este caso es el propio sistema inmunitario el que destruye los glóbulos rojos. Anemia carencial : producida por una alimentación no adecuada, baja en nutrientes. Causas de la anemia La causa más común de la anemia es no tener suficiente hierro . El cuerpo necesita este mineral para producir hemoglobina, que es una proteína rica en hierro la cual da a la sangre su color rojo y transporta oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo. Las tres causas principales de anemia son: pérdida de sangre, no producir glóbulos rojos y destrucción de estos a gran velocidad. Algunas enfermedades y condiciones pueden causar anemia como: embarazo, períodos menstruales muy abundantes, una dieta que no contiene suficiente hierro, ácido fólico o vitamina B 12, trastornos hereditarios, entre otros. Síntomas de la anemia Los signos y síntomas de la anemia varían según la causa de la afección. Los síntomas de la anemia incluyen: fatiga, dolores de cabeza, cansancio , dificultad para respirar, problemas de concentración, piel pálida o amarillenta, debilidad, mareos al incorporarse, manos y pies fríos y cambios de humor, entre otros síntomas. Tratamiento de la anemia Los tratamientos para la anemia varían desde la toma de suplementos hasta la realización de procedimientos médicos. El tratamiento de la anemia dependerá de cuál sea la causa que la origina y su gravedad. Las opciones de tratamiento son: tomar suplementos de hierro , vitamina B12 o ácido fólico. Medicamentos que inhiban el sistema inmunitario, transfusiones de sangre y Eritropoyetina , para ayudar a la médula ósea a fabricar más células sanguíneas. Pruebas complementarias del tratamiento de la anemia Para el diagnóstico y tratamiento de la anemia, el médico debe preguntar sobre su historial médico y familiar al paciente y realizar un examen físico . También se puede realizar un hemograma completo para contar la cantidad de células sanguíneas en una muestra de la sangre. Para la anemia, el médico estará interesado en los niveles de glóbulos rojos contenidos en la sangre o hematocrito y la hemoglobina en la sangre. Una vez diagnosticada la anemia el médico indicará pruebas adicionales para determinar su causa. Factores de riesgo de la anemia Entre los factores que aumentan el riesgo de tener anemia están: Una dieta carente de ciertas vitaminas (hierro y vitamina B12). Antecedentes familiares. Menstruación. Embarazo. Trastornos intestinales. Afecciones crónicas: si se tiene cáncer, insuficiencia renal u otra afección crónica, habrá más  riesgo de anemia por enfermedad crónica. Complicaciones de la anemia Si la anemia no es tratada correctamente puede tener complicaciones como: Cansancio intenso. Problemas cardíacos. Complicaciones en el embarazo: los bebés pueden nacer pequeños y de bajo peso. Cuando la anemia se debe a un sangrado importante, la pérdida de sangre, si no se detiene a tiempo, puede llegar a producir la muerte. Prevención de la anemia Para evitar la anemia es necesario: Seguir una dieta rica en vitaminas, como vitamina B12, hierro, folato, vitamina C, etc. Tomar suplementos vitamínicos: en caso de que los alimentos que se consuman no aportan suficientes vitaminas. Solicitar asesoramiento genético: en caso de tener antecedentes familiares de anemia congénita, como anemia drepanocítica o talasemia. Especialidades a las que pertenece la anemia La anemia pertenece a la especialidad de hematología . La hematología se encarga de las  enfermedades de la sangre. Preguntas frecuentes: ¿Qué alimentos son buenos para la anemia? Los alimentos buenos para la anemia son: manzanas y tomates (ricos en hierro), miel, carnes rojas, legumbres, frutos secos, huevos, verduras, etc. ¿Existe la anemia infantil? Sí, existe la anemia en niños. La anemia infantil es común en niños menores de 3 años , pero puede presentarse en cualquier edad de la infancia. La anemia en niños es causada por la falta de hierro o dificultad para absorberlo , aunque también puede provocarla una alimentación pobre en alimentos ricos en hierro. También puede ser causada por el consumo de carne de vaca u otros animales en menores de un año. ¿Qué es la anemia ferropénica? La anemia ferropénica es el tipo de anemia que se produce como consecuencia de la carencia de hierro en el organismo. ¿Qué alimentos contienen más hierro? Los alimentos ricos en hierro son: las carnes rojas (carne de res, ternera... etc), mariscos, el hígado, la morcilla, los frutos secos y las verduras de hoja verde. ¿Qué alimentos contienen más ácido fólico? Los alimentos que contienen ácido fólico son: los vegetales de hoja verde, las lentejas, los frijoles, los espárragos, el brócoli, las naranjas, repollos y los cereales.
Gripe
Enfermedad

Gripe

¿Qué es la gripe? Es una enfermedad infecciosa del aparato respiratorio causada por un virus afectando a la garganta nariz y bronquios. Es similar al resfriado . Se contagia entre las personas a través de la vía respiratoria. Tarde unos días en resolverse de manera espontánea, por lo que es una enfermedad leve. Tipos de gripe Existen tres tipos diferentes de gripe estacional, estas se diferencian por el tipo de virus que la provoca y los síntomas suelen ser iguales, ya que todos afectan a las vías respiratorias. Los tres tipos de gripe son: Gripe del tipo A: es el tipo de gripe más grave ya que en cada contagio el virus cambia y la cepa, mutando, por lo que es más difícil de erradicar. Se contagia entre animales y humanos . Se divide en subtipos y suele haber dos cepas al año del virus de la gripe tipo A. Gripe del tipo B:  Este tipo de virus también puede mutar pero como mucho hasta tres veces y de una manera más lenta que el virus A. No tiene subtipos y se divide en dos grupos. Gripe del tipo C: es el virus más leve y que apenas suele detectarse. No provoca epidemias y suele contagiar solo a niños. Causas de la gripe La gripe es causada por un virus , generalmente por el de influenza, el cual puede entrar en el cuerpo por la nariz, boca u ojos.   Estos virus se contagian por el aire , por el contacto con una persona resfriada o por compartir el uso de los mismos objetos. Si tras la exposición al virus de la gripe el paciente se toca la nariz, boca u ojos el riesgo de contagio es muy elevado. Síntomas de gripe Una vez que el paciente se ha contagiado de la gripe pueden pasar un par de días hasta que manifieste los primeros síntomas. Los síntomas más frecuentes son: Tos seca. Estornudos. Dolor de garganta. Dolor de cabeza. Dolores musculares. Fatiga. Fiebre. Congestión nasal. Problemas para respirar. Malestar general. Tratamiento para la gripe El tratamiento principal para combatir la gripe será solo sintomático, es decir, analgésicos para minimizar la fiebre, los dolores de garganta, cabeza, descongestionar la nariz y jarabes para la tos y para deshacer la flemas. Al ser un producida por un virus no está aconsejado la toma de antibióticos salvo en casos de infección bacteriana asociada. Es importante que durante el periodo de recuperación el paciente tome muchos líquidos y evite los cambios bruscos de temperatura. Pruebas complementarias del tratamiento de gripe La gripe suele ser diagnosticada mediante una exploración física en la cual se evalúan los oídos, garganta, fiebre, pupilas y caja torácica, y con una entrevista médica en la que el paciente le cuenta los signos y síntomas que padece al médico. Los síntomas que presenta el paciente suelen ser bastante claros para determinar una gripe. No obstante, si el médico lo considera necesario podrá solicitar otras pruebas como una analítica o una radiografía para cerciorarse de que no se trate de otra enfermedad. Factores desencadenantes de la gripe La gripe es una infección vírica de las vías respiratorias superiores, es decir, de la nariz y la garganta. Por lo que el principal factor que desencadena la gripe es la infección por virus en estas partes del organismo. Factores de riesgo de la gripe Los factores de riesgo que pueden suponer una mayor probabilidad de que una persona se contagia son: El contacto con otras personas que padezcan gripe. Tener el sistema inmunitario debilitado. La edad del paciente, siendo más frecuente en niños y en personas mayores. La estación del año, ya que la gripe es más común en otoño-invierno. Complicaciones de la gripe Asma. Sinusitis. Amigdalitis. Otitis. Neumonía. Bronquitis. Prevención de la gripe Utiliza pañuelos desechables. Mantener el cuerpo en buen estado de salud. Tener una alimentación sana. Cuidado con los cambios de temperatura de un establecimiento a otro. No compartir objetos de higiene personal. Evita el contacto con personas que padezcan gripe. Especialidades a las que pertenece la gripe La gripe suele ser tratada por el médico de familia o medicina general y casos específicos  el especialista en otorrinolaringología. Preguntas frecuentes: ¿Cuánto tiempo dura la gripe? La gripe en los pacientes suele durar entre 7 y 10 días. ¿Cuál es el periodo de incubación de la gripe? El periodo de incubación de la gripe en un paciente es de 18 a 36 horas , durante el cual el paciente presentará fiebre, dolores de cabeza y dolores musculares. ¿Qué diferencia hay entre un catarro y una gripe? La principal diferencia es que el catarro es provocado por el rinovirus mientras la gripe es originada por el virus influenza. Además, la diferencia reside en los síntomas, mientras que en un catarro todo está más englobado a tos, mocos y dolor de garganta, en la gripe los síntomas afectan a todo el cuerpo con intensos dolores musculares y fiebre, aparte de la tos, congestión nasal e irritación de garganta. ¿Cuánto tiempo es contagiosa la gripe? La persona que padece gripe puede contagiar hasta 7 días después de haber sido infectado por el virus de la gripe. ¿Qué temperatura se considera fiebre? La temperatura a partir de la cual se considera que una persona padece fiebre son los 37,5ºC en la zona de la axila.  
Gota
Enfermedad

Gota

¿Qué es la gota? Se produce por una acumulacion de acido úrico en la sangre , hiperuricemia. Se forman cristales de ácido úrico por la acumulación de líquido alrededor de las articulaciones. Se manifiesta con hinchazón, rojez y dolor en la articulación . Afecta más a hombres que a mujeres. Es una enfermedad leve. Tipos de gota Existen dos tipos de gota diferentes: Gota tofácea: cuando los ataques de gota tienen un periodo corto de tiempo pero el dolor es muy intenso y persistente. Seudogota : en este caso la gota afecta a varias articulaciones a la vez y el periodo de dolor e inflamación dura varios días e incluso puede llegar a durar semanas. Causas de la gota La gota se produce por la a cumulación de cristales de ácido úrico debido a un exceso de producción del mism o, de forma que los riñones no pueden filtrar todo. La acumulación de estos cristales se produce en las articulaciones provocando su dolor e hinchazón, lo que se denomina ataque de gota. Síntomas de gota Los principales síntomas de la gota son: Dolor en la articulación. Molestias. Inflamación en la articulación. Enrojecimiento local. Limitación del movimiento. Tratamiento para la gota El tratamiento de la gota se suele basar en la toma de medicamentos indicados por el médico. Hay dos tratamientos uno en el cual se previenen y tratan los ataques de gota mediante antiinflamatorios, analgésicos y corticosteroides . Otro tratamiento se basa en la ingesta de medicamentos que frenen la producción de ácido úrico o que ayuden a eliminarlo del organismo. Es importante acompañar estos tratamientos con un cambio en los hábitos diarios por el cual el ejercicio y una dieta equilibrada sean los protagonistas. Pruebas complementarias del tratamiento de gota Para determinar el diagnóstico de gota en el paciente se realizan diferentes pruebas: Analítica de sangre , mediante la cual se miden los niveles de ácido úrico en el organismo. Análisis del líquido sinovial , se extrae el líquido de la zona inflamada de la articulación para observar si existe la presencia de  cristales de urato (ácido úrico). Diagnóstico por imagen , con el fin de descartar otro tipo de lesiones y observar si hay cristales de urato o tofos (bultos que se producen en las articulaciones por la acumulación de ácido úrico con el paso de los años). Las más usadas son la radiografía, ecografía y el TAC. Factores desencadenantes de gota El factor desencadenante de la gota es la presencia de niveles elevados de ácido úrico en el organismo del paciente. Este nivel elevado de ácido úrico puede ser provocado con la ingesta de ciertos alimentos, por otras enfermedades o por herencia genética. Factores de riesgo de gota Existen una serie de factores que pueden condicionar a que una persona tenga mayor riesgo de padecer gota: Edad: en el caso de los hombres se suele manifestar entre los 30 y los 50 años, y en las mujeres a la edad de la menopausia. Sexo: es más frecuente en hombres que en mujeres. Herencia genética: si los familiares padecen o han padecido gota hay mayor riesgo de desarrollarla. Sobrepeso: las personas con sobrepesos son más propensas. Otras enfermedades: los pacientes que sufran enfermedades crónicas del corazón, los riñones o la tensión tienen mayor riesgo de padecerla. Complicaciones de gota Disfunción renal. Cólicos renales. Anomalías en el riñón. Artritis. Hipertensión y problemas cardiovasculares. Prevención de gota Mantener una dieta equilibrada. Evitar el consumo de alcohol. Beber mucho líquido. Evitar tener sobrepeso. Acudir a revisiones médicas. Especialidades a las que pertenece la gota El especialista médico encargado de tratar a pacientes con gota es el reumatólogo. Preguntas frecuentes: ¿Qué alimentos no puedo tomar cuando tengo gota? Cuando se padece gota es importante que la dieta esté compuesta por hidratos de carbono y proteínas no cárnicas, por lo que hay alimentos que se deben eliminar como pan blanco, galletas, margarina, flan, queso , gelatina, leche, nata marisco, aceite, frutas, verduras , etc. ¿Qué alimentos causan la gota? Solo por la ingesta de alimentos no se desarrolla la gota, pero el abuso de algunos alimentos junto con otros factores del organismo puede provocarla. Algunos de esos alimentos son: el marisco, la carne roja, el pavo, la cerveza o las bebidas con mucho azúcar, entre otros. ¿Qué es el ácido úrico y cuál es su función? El ácido úrico es un elemento químico que se produce al deshacerse las purinas de determinados alimentos, de manera que es una sustancia residual que se produce para facilitar la eliminación de desechos . ¿Cómo puedo quitar el dolor de la gota? Lo primero para aliviar el dolor de la gota es seguir las indicaciones médicas en cuanto al tratamiento que le haya indicado su médico. También puede aplicar frío en la zona local de dolor , mantener reposo y emplear aceites naturales como el de lavanda para que el dolor sea menor. ¿Cuáles son los niveles normales de ácido úrico? Los niveles normales de ácido úrico para mujeres son entre 2,4 y 6,0 mg/dL y para hombres entre 3,4 y 7,0 mg/dL.  
Alergia
Enfermedad

Alergia

¿Qué es la alergia? También conocida como hipersensibilidad, la alergia es una reacción anormal del organismo debido a que responde de manera exagerada cuando entra en contacto con una sustancia procedente del exterior, a la cual, normalmente, los demás individuos no reaccionan. Estas sustancias se llaman alérgenos y los síntomas provocados por estos es lo que se llama reacción alérgica. Cuando un alérgeno penetra en el organismo de una persona alérgica, su sistema inmunitario responde produciendo una gran cantidad de anticuerpos (inmunoglobulina E). Es la enfermedad crónica más frecuente de la infancia y de adultos jóvenes. La prevalencia de la alergia en la población adulta española es de 21.6% aproximadamente , y es más frecuente en mujeres que en los hombres. Actualmente se estima que hasta un 30% de las personas padecen de rinitis y conjuntivitis alérgica, mientras que el 20% padece de asma y un 15% de afecciones cutáneas. Es decir, que la rinoconjuntivitis es la manifestación alérgica más frecuente. Es una patología muy común y dependiendo del tipo de alergia que se presente esta puede ser leve o grave, hasta provocar la muerte. Tipos de alergias Existen varios tipos de alergia y se pueden clasificar en función de diferentes variables, como la época del año en que se producen y los síntomas que generan. Entre los tipos de alergias más comunes tenemos: Alergias respiratorias : estas son la rinitis alérgica y el asma. La primera es una inflamación de la mucosa nasal, que ocurre cuando hay una exposición a los alérgenos, como ácaros del polvo, polen, caspa de los animales, humo del tabaco o frío. El asma ocurre cuando los mismos alérgenos que causan rinitis inflaman los bronquios, aumentando la producción de moco y haciendo más estrecho el paso del aire.  Este problema dificulta la respiración y puede desencadenar una crisis grave. Alergias dérmicas : aquí se encuentran englobadas las de la piel, como la urticaria, en la que la alergia aparece por un agente que entra en contacto directo con la piel o que es ingerida en medicamento o comida. Se caracteriza por causar manchas rojas en la piel, inflamación y mucha comezón. Dermatitis atópica : es causada por factores ambientales, provocando engrosamiento, enrojecimiento, excesiva resequedad y descamación de la piel. Dermatitis por contacto : que solo presenta molestias en la zona del cuerpo que entra en contacto con el alérgeno. Alergias alimentarias : afectan principalmente al aparato digestivo. Los alimentos más relacionados con la reacción alérgica son el huevo, la leche y el marisco. Alergias a medicamentos : pueden causar reacciones en la piel, somnolencia, náuseas y otros síntomas más graves como dificultad respiratoria, por lo que cualquier alergia a ellos debe ser tratada urgentemente, ya que puede ser mortal. Alergias a insectos y plantas : producen síntomas importantes tanto a la picadura como el contacto con las plantas, y si no se medica a tiempo puede llegar a tener una anafilaxia, que es una condición que empeora en segundos y que produce una respuesta en todo el organismo que puede llegar a un paro cardiorespiratorio en el paciente que la padece. Causas de la alergia Cuando los alérgenos ingresan por primera vez en el cuerpo de una persona predispuesta a la alergia, se produce una serie de reacciones y se generan anticuerpos específicos contra esa sustancia. Después, estos anticuerpos viajan a unas células llamadas mastocitos, que son particularmente abundantes en nariz, ojos y pulmones. Los anticuerpos se adhieren a la superficie de estas células y la próxima vez que una persona alérgica tome contacto con los alérgenos a los cuales reacciona, se inicia la liberación de sustancias conocidas como mediadores de la inflamación, entre los que se encuentra la histamina, que produce los síntomas propios de la alergia. Entre las causas más comunes de la alergia tenemos, la tendencia hereditaria, la contaminación ambiental, la humedad y los cambios bruscos de temperatura . Síntomas de la alergia Los síntomas de la alergia, que dependen de la sustancia involucrada, pueden afectar a las vías respiratorias, a las fosas nasales, a la piel y al aparato digestivo , de tal modo que varían dependiendo del tipo de alergia y del paciente en sí. Los síntomas por tanto son muy variados en cuanto a su localización, intensidad y gravedad. Puede haber reacciones alérgicas graves que pueden incluso llegar a causar la muerte del que las sufre. Los síntomas más comunes asociados a las afecciones alérgicas son: estornudos, lagrimeo,  sibilancias en el pecho, nariz que moquea, tos, erupción, hinchazón, picazón en los ojos, oídos, labios garganta y boca, falta de aliento, vómitos y diarrea, y aumento de las secreciones nasales y las vías respiratorias. Pruebas complementarias del tratamiento de la alergia La pruebas diagnósticas de la alergia son: Pruebas cutáneas : consisten en aplicar una gota de un alérgeno sospechoso sobre la piel y ver su reacción. Análisis de sangre : un análisis de sangre para una alergia comprueba su sangre para anticuerpos contra un posible alérgeno. Factores desencadenantes de la alergia Cualquier exposición al alérgeno desencadenante  de la alergia. Factores de riesgo de la alergia Los principales factores de riesgo son: tener antecedentes familiares de asma o alergias, como rinitis, urticaria o eczema, así como la niñez, predisposición genética, el tabaquismo, exposición ambiental, los fármacos, los alimentos, y los hongos. Otro factor de riesgo es padecer otras enfermedades como el asma u otra afección alérgica Complicaciones del tratamiento de la alergia Edema de glotis, angioedema o edema angioneurótico. Shock anafiláctico. Crisis de asma bronquial. Prevención de la alergia Evitar los detonantes conocidos. Utilizar un brazalete de alerta médica. Escribir un diario para identificar las causas y qué empeora la alergia. Especialidades a las que pertenece la alergia Las enfermedades alérgicas se estudian y se hacen seguimiento en la especialidad de alergología. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los tipos más comunes de alergia? Los tipos más comunes de alergia son las alergias a medicamentos, animales y alimentos , así como a picaduras de insecto, al polen y a los ácaros del polvo. ¿Cómo son las ronchas de una alergia? Las ronchas de la alergias son rojizas, elevadas, con comezón y erupción cutánea. ¿Es verdad que cada vez hay más alergias? La incidencia de patología alérgica se está incrementando en los países desarrollados a causa de varios factores ambientales relacionados con el estilo de vida de la población, como la contaminación atmosférica, ya que los altos niveles de contaminación interaccionan con sustancias como el polen, una de las más alergénicas, facilitando la llegada de los granos de polen a las vías respiratorias y favoreciendo el desarrollo de alergia, incluso en las personas no predispuestas. ¿Puedo desarrollar una alergia en cualquier etapa de mi vida? Sí , aunque lo más común es que aparezca en niños pequeños, puede ser posible desarrollar alergia en cualquier etapa de la vida y a cualquier elemento, inclusive a aquellos a los que no se haya sido alérgico en el pasado. ¿Cómo puedo diferenciar la alergia de un resfriado? Los síntomas de la alergia son similares a los del resfriado común, por lo que no es fácil distinguir de cuál de las dos afecciones se trata . Sin embargo, la alergia es un trastorno que suele acompañarse de picor nasal, estornudos abundantes y continuados, mucosidad acuosa (en el resfriado los mocos son más espesos), y afectación ocular. El resfriado, además, desaparece al cabo de una semana o diez días, mientras que la rinitis alérgica es recurrente.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decides.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes