1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Paro Cardiorrespiratorio

Paro Cardiorrespiratorio

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es un paro cardiorrespiratorio?

El paro cardiorespiratorio es el cese de la función cardíaca y de la función respiratoria del individuo. Es más frecuente en los hombres y la edad de presentación suele ser alrededor de los 69 años. Tanto en hombres como en mujeres, la causa más frecuente es la asistolia. Es una urgencia vital, de forma que hay que iniciar la resucitación cardiopulmonar cuanto antes, lo cual es vital para la vida del paciente. Es una enfermedad grave.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Los síntomas principales de un paro cardiorespiratorio son la pérdida de conciencia, que se asocia a una ausencia de pulso, y la pérdida de respiración.

Tipos de paros cardiorrespiratorios

  • Asistolia: no hay latido cardíaco, se asocia a ahogamiento, intoxicación medicamentosa y bradicardia extrema.
  • Fibrilación ventricular o taquicardia ventricular sin pulso: hay latido cardíaco, pero este no es efectivo, si no se revierte mediante un desfibrilador, el paciente llegará a asistolia. Es el más frecuente cuando hay un infarto cardíaco previo.
  • Actividad eléctrica sin pulso: hay actividad eléctrica que no da lugar a actividad mecánica del corazón, hipovolemia, neumotórax a tensión, hipoxia y taponamiento cardíaco, son algunas de sus causas.

Causas de un paro cardiorrespiratorio

Las causas de paro cardiorespiratorio pueden ser:

  • Causas cardíacas: como el infarto, las arritmias o el taponamiento cardíaco.
  • Causas respiratorias: como el embolismo pulmonar, la obstrucción de las vías aéreas, el broncoespasmo severo, ahogamiento, neumotórax a tensión, insuficiencia respiratoria, depresión del centro respiratorio.
  • Causas metabólicas: hiperpotasemia e hipopotasemia.
  • Otras causas: traumatismos craneales o torácicos, lesiones de grandes vasos e hipovolemia, shock séptico e hipotermia.

Síntomas de un paro cardiorrespiratorio

Los síntomas principales de un paro cardiorespiratorio son la pérdida de conciencia, que se asocia a una ausencia de pulso, y la pérdida de respiración.

Tratamiento para un paro cardiorrespiratorio

El tratamiento de un paro cardíaco respiratorio es la resucitación cardiopulmonar básica por medio de masaje cardíaco y ventilación boca a boca que se puede asociar a la resucitación con desfibrilador automático o semi-automática. En el momento actual existen muchos lugares públicos que tienen desfibriladores, en caso de paro cardiorespiratorio, su uso, lo más rápidamente posible, mejora el pronóstico de la parada.

Los desfibriladores automáticos presentes en lugares públicos permiten el manejo por personal no cualificado, ya que el propio aparato guía el proceso a seguir. Esto permite que cualquier persona pueda realizar una resucitación cardiopulmonar, mejorando el pronóstico de vida de estos pacientes.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Pruebas complementarias del tratamiento de un paro cardiorrespiratorio

En un paro cardíaco la única prueba complementaria consiste en comprobar que el paciente respira y tiene pulso. Ante la ausencia de los mismos se deberá proceder a realizar un masaje cardíaco y ventilación boca a boca o poner un desfibrilador automático si es posible. La rapidez en estas acciones, y no las pruebas diagnósticas, son las que suponen la diferencia en la vida del paciente.

Posteriormente, cuando el paciente esté estable, se deberá diagnosticar la causa del paro cardíaco para revertir la causa.

Las pruebas serán: analíticas de sangre, radiología de tórax y zona abdominal, y electrocardiograma.

Factores desencadenantes de un paro cardiorrespiratorio

Los factores desencadenantes puede ser arritmias, infarto de miocardio, insuficiencias respiratorias, broncoespasmo, traumatismos, heridas inciso-contusas en zonas torácicas o abdominales, y sepsis.

Factores de riesgo de un paro cardiorrespiratorio

Son factores de riesgo las enfermedades cardiovasculares como hipercolesterolemia e hipertensión, las enfermedades respiratorias como la bronquitis crónica y el asma, la alteración iónica en el potasio, los neumotórax a tensión herida, las heridas inciso-contusas que puedan afectar al corazón o el tórax, y los traumatismos severos torácicos.

Complicaciones de un paro cardiorrespiratorio

La complicación de un paro cardiorespiratorio es la muerte.

Si se recupera del paro:

  • Insuficiencia respiratoria.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Alteraciones neurológicas por el daño cerebral padecido por hipoxia.

Prevención de un paro cardiorrespiratorio

  • Control del colesterol.
  • Control de la tensión.
  • Ejercicio acorde a la edad del paciente.
  • Dieta cardiosaludable.
  • Control de asma y bronquitis crónica de forma adecuada.

Especialidades a las que pertenece un paro cardiorrespiratorio

El paro cardiorrespiratorio se debe controlar tras su recuperación en la UVI por parte de un médico intensivista, pero todo el mundo puede ayudar a una persona que presenta un paro cardiorrespiratorio delante de él por medio de los medios de resucitación cardiorrespiratoria básicos y la localización de desfibriladores automáticos en los sitios de gran afluencia de público.

Preguntas frecuentes

¿Cómo empieza un paro cardíaco?

El paro cardíaco puede empezar de muy diferente forma dependiendo de la causa que lo produzca. Se puede iniciar por una arritmia o una bradicardia con alteración en el latido cardíaco, por disminución del mismo, o por el contrario por el aumento del ritmo cardíaco. Puede iniciarse con dolor torácico opresivo irradiado a brazo izquierdo, cuello o garganta, si la causa es un infarto. En los casos de problemas respiratorios comenzará con un aumento de la disnea, que el paciente no podrá tratar de modo adecuado por falta de conocimiento de la progresión del proceso. Se puede producir también por alteraciones en iones como el potasio, que darán lugar a arritmias cardíacas. En algunos casos no hay síntomas previos, es lo que se conoce como muerte súbita.

¿Cuáles son los primeros auxilios en caso de paro cardíaco?

Los primeros auxilios en un paro cardíaco serán:

  • En primer lugar, avisar al 112.
  • Seguidamente, si usted sabe, deberá comenzar con el masaje cardíaco, que se realiza por compresiones (el tórax debe bajar 5 cm. aproximadamente) en el centro del tórax, con los brazos de la persona estirados, se darán 15 compresiones torácicas seguidas de 2 respiraciones boca a boca.
  • Si hay un desfibrilador será necesario conectarlo al paciente y seguir las instrucciones que el sistema nos vaya indicando.

¿Qué es un preinfarto?

El término preinfarto es el término vulgar conocido como angina de pecho. En la angina de pecho se produce una isquemia menor por falta de aporte sanguíneo en las arterias coronarias, que no dejan daño a nivel del músculo cardíaco. Cuando un paciente presenta una angina de pecho de reciente comienzo, debe acudir a un servicio de urgencia, donde será valorado. En muchas ocasiones, tras realizar una coronariografía, se puede ver si el paciente tiene una arteria obstruida y ser intervenido de forma adecuada.

¿Cómo saber si tengo un preinfarto?

Cuando un paciente presenta dolor centrotorácico opresivo que se relaciona con el ejercicio, o aparece en reposo de forma mantenida, deberemos acudir a un médico, que nos hará el diagnóstico acertado y propondrá el tratamiento más adecuado.

¿Qué hacer si tengo un preinfarto?

Si se tiene un preinfarto o angina de pecho se deberá acudir a una urgencia hospitalaria, donde el paciente será diagnosticado y tratado de forma adecuada. No se deberá ir conduciendo y, si es posible, habrá que pedir ayuda al 112, cuyo personal capacitado para ello trasladará y atenderá al paciente en el mínimo tiempo posible.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Artículos relacionados Ver todos
Beneficios de la Atención Domiciliaria y nuevos servicios a domicilio en Savia.
Artículo especializado

Beneficios de la Atención Domiciliaria y nuevos servicios a domicilio en Savia.

La Atención Domiciliaria es un conjunto de intervenciones sanitarias que pueden aportan un gran valor en la prevención de enfermedades, la promoción de la salud o el tratamiento de muchas patologías. Clásicamente la Atención Domiciliaria se ha definido como el tipo de asistencia o cuidados que se prestan en el domicilio de pacientes que, debido a su estado de salud o a su dificultad de movilidad , no se pueden desplazar a un centro sanitario. Sin embargo, la pandemia por coronavirus está cambiando y en gran medida ampliando la definición de Atención Domiciliaria . En la actualidad las autoridades sanitarias recomiendan no acudir a los centros sanitarios a menos que sea estrictamente necesario. Esto está fomentando el desarrollo de la telemedicina , pues hay numerosas consultas que se pueden hacer de forma telemática. Sin embargo, la mayoría de las intervenciones diagnósticas o terapéuticas requieren el contacto directo con la persona, por ello la Atención Domiciliaria está tomando mucho protagonismo y es una opción muy valiosa para disminuir el riesgo de contacto con el coronavirus en los centros sanitarios. Además, con la suspensión masiva de la actividad habitual de los centros sanitarios para centrarse en la atención de pacientes con COVID-19, y el aumento consiguiente de las listas de espera , muchos pacientes tienen necesidades que no se están cubriendo de manera conveniente .  En este contexto, la Atención Domiciliaria se está adaptando a la situación de pandemia y, en la actualidad, cuenta con tecnología avanzada y profesionales muy experimentados que pueden ayudar a resolver numerosas necesidades que pueden llegar a estar no cubiertas en estos momentos. Una de las opciones de Atención Domiciliaria más novedosa e interesante es el diagnóstico de coronavirus en casa , ya que la toma de muestras tanto de las  pruebas rápidas de detección del virus como los test serológicos de detección de anticuerpos , o las pruebas PCR se pueden realizar en el propio domicilio. El diagnóstico domiciliario de coronavirus permite que no se corra el riesgo de infectarse o, especialmente, de exponer a otras personas a una posible infección en los centros sanitarios. También puede elegirse esta opción simplemente por la comodidad de no tener que desplazarse del domicilio. El diagnóstico en casa también puede ser una solución para personas que disponen de poco tiempo y necesitan tener los resultados disponibles de manera rápida para poder viajar o ejercer cualquier actividad. Por otra parte, hay personas que pueden necesitar cuidados de enfermería que habitualmente se prestan en los centros  de salud pero que se pueden prestar sin dificultad en el propio domicilio del paciente. Estas intervenciones incluyen sondajes nasogástricos y vesicales , administración de medicamentos inyectables vía intravenosa , intramuscular o subdérmica , o la realización de curas de todo tipo de heridas y úlceras. También pueden ser necesarios servicios de auxiliar de enfermería para la movilización o la atención de personas con algún grado de dependencia. Igualmente, numerosas técnicas, ejercicios o tratamientos especializados de fisioterapia se pueden prestar a domicilio. La podología es otra especialidad que ofrece la posibilidad realizar el diagnóstico y el tratamientos de afecciones dermatológicas del pie o de sus uñas, con la máxima calidad, y sin necesidad de desplazarse. Además, en ocasiones puede ser necesaria una consulta con un médico en el que la exploración física sea imprescindible . En este caso se puede contar con médicos de medicina general o incluso con cardiólogos que pueden realizar una historia clínica y una exploración física completa. Con estos elementos muchas veces se puede obtener una orientación diagnóstica, ajustar un tratamiento , solicitar pruebas complementarias , prescribir una receta , derivar al paciente en caso necesario, y sobre todo tranquilizar al enfermo y a la familia con una opinión médica experta. Una población de especial riesgo en esta época son las mujeres embarazadas . En este caso, también existen servicio de matronas a domicilio que pueden proporcionar apoyo y atención a la mujer durante el embarazo, el parto o el puerperio , además de asesorar sobre pruebas diagnósticas , proporcionar educación maternal como la preparación al parto, o aconsejar sobre el cuidad del recién nacido . Savia ofrece la posibilidad de contar con cualquiera de estos servicios, y muchos más, de una manera rápida y sencilla. Dependiendo de la provincia, Savia ofrece los siguientes servicios a domicilio: Test PCR Covid a domicilio Test serológico Covid a domicilio Test rápido de anticuerpos Covid a domicilio Enfermería a domicilio Auxiliar de enfermería a domicilio Fisioterapia a domicilio Podología a domicilio Medicina general Cardiología a domicilio Matrona a domicilio Savia además ofrece la ventaja de que si compras uno de estos servicios y eres nuevo usuario tendrás gratis servicios digitales ilimitados como un chat con especialistas médicos , videoconsulta inmediata 24h con emisión de receta , etc. En resumen, en esta pandemia la Atención Domiciliaria es una posibilidad cada vez más demandada. Este modelo de atención ofrece la posibilidad de realizar numerosas intervenciones en el propio domicilio de forma cómoda y rápida, y sin los riesgos y la molestia de desplazarse a un centro sanitario.
Trombosis y problemas de coagulación en personas con infección por coronavirus
Artículo especializado

Trombosis y problemas de coagulación en personas con infección por coronavirus

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 , causante de la COVID-19 , origina una infección que se manifiesta de manera predominante con fiebre y síntomas respiratorios, como tos seca o sensación de falta de aire. Sin embargo, el coronavirus puede producir una gran variedad de cuadros clínicos entre los que preocupa especialmente la posibilidad de desarrollar coágulos o trombos en el interior de los vasos sanguíneos, dando lugar a lo que se conoce como trombosis . ¿Necesitas una consulta presencial con un cardiólogo? Encuentra un cardiólogo cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat  con uno de nuestros médicos. A continuación se explica brevemente en qué consiste esta enfermedad y se dan algunas recomendaciones para prevenir su aparición. La trombosis es la formación dentro un vaso sanguíneo de coágulos o trombos , los cuales son acúmulos de sangre formados principalmente por glóbulos rojos y plaquetas . La trombosis es una enfermedad relativamente frecuente. Se asociada principalmente a una inmovilización prolongada de los miembros inferiores , por ejemplo en viajes largos en avión, tras una cirugía, o en pacientes que permanecen mucho tiempo en la cama por algún problema médico como un infarto cerebral. La inmovilidad de las piernas produce que la sangre venosa fluya con más dificultad y se quede remansada favoreciendo la formación de trombos. Además, hay otras circunstancias que puede favorecer la aparición de trombos como el embarazo , el uso de anticonceptivos , la obesidad , algunos tumores , o problemas de la coagulación hereditarios . Ahora sabemos que la infección por coronavirus también es un factor de riesgo del desarrollo de trombosis. Este riesgo incrementado de trombosis asociado al coronavirus se debe a tres circunstancias: Disminución de la movilidad de los miembros inferiores , la cual puede ser secundaria al sedentarismo durante el confinamiento, al cansancio propio de la infección, o a la inmovilización en cama durante la enfermedad. Lesiones dentro la capa de células que tapiza el interior de los vasos sanguíneos, que conocemos como endotelio , debido a un efecto directo del virus o por la reacción inflamatoria que genera el organismo para defenderse del virus. Estas lesiones del endotelio favorece la formación de coágulos que el organismo no es capaz de disolver. A un estado general de “hipercoagulabilidad” o de riesgo aumentado de coágulos debido a la respuesta del cuerpo a la infección. ¿Necesitas una consulta presencial con un cardiólogo? Encuentra un cardiólogo cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros médicos. Los coágulos o trombos secundarios a la infección por coronavirus se pueden originar en el interior tanto de las arterias, o más frecuentemente en el interior de las venas , y pueden ocasionar problemas graves al obstruir el vaso sanguíneo o al desplazarse a otros órganos como los pulmones. Es especialmente frecuente que ocurra en pacientes graves o en aquellos ingresados en las unidades de cuidados intensivos. Curiosamente, la trombosis asociada a coronavirus puede aparecer durante la infección aguda , aunque también puede aparecer en las semanas posteriores cuando aparentemente ya se ha superado la infección. Lo más frecuente es que los trombos se originen en las venas más internas de las piernas dando un cuadro conocido como trombosis venosa profunda. Este cuadro se puede manifestar como dolor e hinchazón en la pierna, que puede notarse más caliente y algo enrojecida. Para diagnosticar esta complicación se suele realizar una prueba llamada ecografía-doppler de los miembros inferiores junto con algunos análisis de sangre que pueden apoyar el diagnóstico.  Una consecuencia grave de la trombosis venosa es que los trombos se desplacen por los vasos sanguíneos y lleguen hasta el pulmón , obstruyendo la circulación de la sangre y dando un problema potencialmente muy grave conocido como tromboembolismo pulmonar . Los síntomas más frecuentes de esta complicación son la sensación de falta de aire y el dolor en el tórax . También se pueden producir  mareos o incluso un desvanecimiento . Cuando el trombo es muy grande y obstruye un vaso pulmonar importante puede provocar incluso la muerte. En la actualidad, el personal de los hospitales evalúa el riesgo de trombosis en los pacientes con sospecha de infección por coronavirus y utiliza procedimientos de prevención , como el uso de medias de compresión o el uso de fármacos anticoagulantes como la heparina, para prevenir estas complicaciones . Además, en caso de que se diagnostique una trombosis existen tratamientos e intervenciones que pueden ayudar a disolver los trombos o a eliminarlos de la circulación. La principal medida que se pueden tomar de manera individual para disminuir el riesgo de trombosis es la movilización de las piernas . El movimiento de los miembros inferiores favorece la circulación fluida de la sangre y ayuda a prevenir la formación de coágulos. Por ello, hay que evitar estar sentado durante períodos prolongados de tiempo, por ejemplo al viajar o durante el teletrabajo, y hay que ejercitar los músculos de la parte baja de las piernas. También, tras una cirugía o una enfermedad, hay que intentar levantarse  de la cama y moverse en cuanto se pueda, siguiendo las indicaciones de sus médicos. Su médico también le puede recomendar el uso de medias de compresión progresiva , las cuales pueden ser útiles en algunos casos. Por otra parte, todos estamos expuestos a la infección por coronavirus y es frecuente que  surjan dudas relacionadas con la trombosis : cómo se puede prevenir la enfermedad, cuándo se puede sospechar que existe un trombo, cómo se diagnostica, que interacciones pueden existir entre el tratamiento de los trombos y otros tratamientos, qué secuelas puede dejar el trombo, etc. Mientras dure la pandemia por coronavirus se está recomendando a la población que no acudan al hospital o los centros sanitarios salvo por causa grave. Así que muchas dudas que pueden surgir en relación con la trombosis se pueden resolver fácilmente de forma telemática a través de una teleconsulta con un médico especialista. Los médicos especialistas en angiología y cirugía vascular son expertos en el tratamiento de patologías vasculares, incluyendo las trombosis arteriales y venosas. Estos especialistas pueden solventar todas las dudas sobre la prevención , el diagnóstico o el tratamiento de esta patología potencialmente tan grave. En resumen, además del clásico cuadro respiratorio, la infección por coronavirus puede asociarse a complicaciones potencialmente graves por la formación de trombos dentro de los vasos sanguíneos. Es importante evitar el sedentarismo para evitar estas complicaciones y consultar con un especialista si se sospecha la enfermedad, o en caso de dudas sobre la prevención, el diagnóstico o tratamiento de esta patología. ¿Necesitas una consulta presencial con un cardiólogo? Encuentra un cardiólogo cerca de ti. Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros médicos.
Alimentación y Sintrom: ¿qué alimentos se deben evitar?
Artículo especializado

Alimentación y Sintrom: ¿qué alimentos se deben evitar?

Introducción El acenocumarol o, como es conocido popularmente, Sintrom, es un medicamento de uso común en España. Se estima que más de 700.000 personas en este país lo utilizan para evitar la formación de coágulos en el contexto de arritmias, válvulas protésicas o isquemia cardiovascular. La mayoría de los pacientes con este tratamiento anticoagulante saben que deben realizarse controles periódicos para el ajuste de la dosis por el riesgo de sobre o infra- dosificación, pero, son pocos los que reconocen a los alimentos como factores que disminuyen su eficacia. Si quieres saber más sobre este tema, te invitamos a que continúes leyendo. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Riesgos del consumo de anticoagulantes como el Sintrom Los tratamientos anticoagulantes, al ser tratamientos orales, dependen de la capacidad del tubo digestivo para su absorción, pudiendo contribuir a dos tipos de complicaciones graves las hemorragias y las trombosis. El sangrado es el más frecuentemente encontrado. Si el mismo no es copioso, solo con medidas de soporte es suficiente para detenerlo, y hay que comentarlo con el médico de familia en la próxima consulta. Nunca se debe suspender el tratamiento sin indicación médica. Las hemorragias que requieran asistencia a urgencias por su localización (gastrointestinal, por ejemplo) o cantidad de sangre que puede comprometer la vida , frecuentemente obligan a la suspensión del tratamiento anticoagulante. Alimentos recomendados durante la toma de anticoagulantes Los alimentos de origen animal no suelen contener grandes cantidades de vitamina K, salvo el hígado, y pueden ser tomados sin preocupación. A pesar de ser el  aceite de oliva virgen el que mayor contenido de vitamina K tiene, es el más saludable para cocinar, y su contribución de vitamina no influye en los niveles de Sintrom. Consumir por lo menos tres piezas de frutas al día (a excepción del kiwi), y 30 gramos de frutos secos dos veces por semana. Tomar legumbres dos o tres veces por semana. Los lácteos desnatados no contiene cantidades importantes de vitamina k, por lo cual, pueden ser ingeridos sin problema. Se puede incorporar en el grupo de cereales pan, arroz, pasta, patatas y similares. Está permitido ingerir un vaso de cerveza o vino al día si es mujer y, hasta dos, si es hombre. Los condimentos como ajo, sal, vinagre, mostaza, chile y pimentón, son fuente de vitamina K, pero, no contribuyen al total ingerido diario, ya que, son consumidas en pequeñas partes . ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Alimentos a evitar si estás tomando Sintrom Si estamos en tratamiento con fármacos anticoagulantes , debemos evitar los siguientes alimentos: Alto contenido de vitamina K; coliflor, espinaca, espárragos, perejil, guisantes, coles de Bruselas, brócoli, nabos, garbanzos, lechuga, aguacate, kiwi, pasa, toronja, higos, uva y ciruelas. Contenido moderado de vitamina K: mayonesa, aceite de soja, margarina, manzana, pimientos, cacahuetes, cebolla, setas, pepino, tomate, apio y zanahorias. Carnes: hígado. Existen plantas medicinales que pueden alterar los tiempos de coagulación como el ginseng y ginko biloba. Alimentos fermentados como chucrut de repollo, pepinillos en vinagre y kimchi. Carnes procesadas y curadas como jamón, salchichas, embutidos, longaniza, fuet, mortadela, bacon, chorizo, paté y salchichas de pollo. Conservados de pescado: atún en lata, sardinas en aceite, surimi y salmón ahumado. Infusiones con regaliz. Salsa de soja. Salsas industriales tipo kétchup. Ejemplo de dieta DESAYUNO: café o infusión con leche desnatada, pan de centeno con aceite de oliva y pieza de fruta. COMIDA: pollo a la lancha, judías verdes rehogadas con vegetales y pieza de fruta. MERIENDA: macedonia de frutas con queso fresco batido y un puñado de frutos secos. CENA: crema de verduras (sin espinaca ni brócoli), tortilla de patatas y fruta. Preguntas frecuentes  ¿Debo tomar el Sintrom a última hora? Se le indica universalmente al paciente que debe ingerir el Sintrom entre las 17:00 y las 19:00, ya que, los controles de INR con el médico, suelen realizarse por la mañana antes de la toma y, así, se pueden realizar los cambios necesarios en el menor tiempo posible. Si olvida tomar la dosis , se puede tomar a otra hora, pero, jamás debe sumar dos dosis en un solo día si olvidó tomarla el día antero. Así como también es importante avisar al médico de familia de cualquier medicación por “natural que sea”, para saber si es seguro su consumo . ¿Puedo consumir alcohol con el Sintrom? La cantidad de bebidas alcohólicas permitidas diariamente es una cerveza para mujeres y hasta dos para hombres, pasando este límite, puede existir un aumento de la acción anticoagulante. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Qué hacer si a alguien le da un infarto
Artículo especializado

Qué hacer si a alguien le da un infarto

Introducción Los infartos son, en la mayoría de los países del primer mundo, la primera causa de muerte por enfermedad cardiaca . El tratamiento médico oportuno reduce este riesgo y el daño permanente e irreversible causado al corazón por el bloqueo de flujo de sangre hacia él, de ahí la importancia en reconocer sus síntomas y saber actuar con responsabilidad ante ellos.  Si quieres saber más sobre este tema, te invitamos a que sigas leyendo este artículo. ¿Cuáles son los síntomas principales de un infarto? Los síntomas pueden variar y no ser específicos, así como que no estén presentes todos a la vez. Es importante, si el paciente está consciente, preguntarle por sus antecedentes personales , sobre todo, hipertensión arterial o si ha presentado síntomas iguales a estos en algún momento de su vida. Suelen ser: Dolor torácico de segundos a minutos de duración, que puede ser de tipo compresivo o con sensación de plenitud. Este dolor puede irradiarse o extenderse a la mandíbula, brazo izquierdo, espalda y estómago Sudoración fría Alteraciones de los latidos del corazón Mareos Náuseas y vómitos Dificultad para respirar Debilidad en el cuerpo Cambios en el estado mental, sobre todo, en persona mayores Desvanecimiento La importancia de llamar a urgencias Un punto importante, al momento de presenciar a alguien con dolor en el pecho, es nuestra primera actuación. Hay que estar tranquilo y tomar el control de la situación llamando a emergencias inmediatamente. También le preguntaremos al paciente si anteriormente se le ha presentado ese mismo dolor o si toma alguna medicación para ello, en cuyo caso mientras llegan los servicios de urgencias procederemos a administrársela.  L a atención médica oportuna es vital en el éxito del tratamiento de estos pacientes, en especial, la eficacia del tratamiento trombolítico, que disuelve los trombos producidos en el infarto, limitando el daño permanente cardiovascular. Pasos a seguir en caso de infarto hasta que llegue el servicio de emergencias Si estamos con una persona que sospechamos que presenta dolor en el pecho producido por un infarto, lo primero que debemos hacer es mantener la calma, ofrecerle tranquilidad al paciente y llamar al servicio de urgencias. Mientras el servicio de urgencias llega, existen una serie de medidas que podemos adoptar para colaborar con el confort del paciente: Sentar o acostar al paciente, si tiene prendas de ropa ajustadas debemos aflojarlas o retirarlas. Preguntar si tiene pautada la toma de alguna medicación en caso de dolor en el pecho, como la nitroglicerina, en cuyo caso ayudaríamos a que la tomara. No dejar a la persona sola en ningún momento. No administrar ningún medicamento no indicado por su médico. No esperar a la evolución de los síntomas. Si el paciente se encuentra inconsciente y respira, colocarlo de lado (posición lateral de seguridad) o practicarle reanimación cardiorrespiratoria si procede; esta reanimación, si no sabemos cómo hacerla, nos la puede explicar el servicio de urgencias vía telefónica mientras llega la ambulancia. Preguntas frecuentes ¿Cómo puedo diferenciar un infarto de otras patologías? El dolor torácico no siempre es sinónimo de infarto; el tórax alberga numerosas estructuras y órganos que pueden causar molestias que asemejan el dolor torácico de origen cardíaco, como pueden ser: Acidez y síntomas de reflujo gastroesofágico Costocondritis (dolor agudo en las costillas) Dolores musculares Herpes Zoster Pancreatitis Dolor pleurítico Pericarditis Síndrome ansioso El dolor torácico del infarto es un dolor característico difuso, localizado detrás del esternón  con irradiación hacia el hombro y brazo izquierdo, así como la mandíbula izquierda. El dolor no se alivia con los cambios posturales y suele acompañarse de otros síntomas, como sudoración profusa, náuseas, vómitos, falta de aire o pérdida de conocimiento. Ante la sospecha de dolor torácico, aunque no sea un dolor típico cardiaco, es importante acudir al servicio de urgencias inmediatamente, donde realizarán las pruebas necesarias, como electrocardiograma y analítica, para descartar enfermedad cardíaca u otras patologías agudas graves, especialmente, en personas con factores de riesgo cardiovasculares . ¿Como puedo reconocer las principales señales de alarma? Es importante reconocer los signos de alarma de un infarto, los cuales pueden variar entre hombres y mujeres, siendo estas últimas más propensas a presentar síntomas vasovagales con mayor número de complicaciones.  Ante la sospecha de enfermedad cardiaca, es importante llamar a urgencias o acudir al centro de salud más cercano para realizar las pruebas pertinentes y descartar enfermedad cardiaca aguda. Entre los signos de alarma clásicos encontramos en dolor opresivo retroesternal de minutos de duración irradiado a hombro y brazo izquierdo, así como cuello y mandíbula izquierda, malestar en el pecho con mareos, desmayos, sudoración, náuseas o dificultad respiratoria. Signos menos comunes son el dolor abdominal sin dolor de pecho, palpitaciones, ansiedad, debilidad o fatiga inexplicable, sensación de quemazón epigástrica como indigestión o dolor parecido a la flatulencia.  
Hipertensión - Presión arterial alta
Artículo especializado

Hipertensión - Presión arterial alta

Diagnóstico El diagnóstico se realiza mediante la toma de la presión arterial con un brazalete inflable alrededor del brazo mediante un medidor de presión. Es importante tener en cuenta algunas consideraciones : El medidor de presión arterial debe estar homologado, esto quiere decir, que debe haber pasado los controles de calidad en los que se compruebe que miden correctamente la tensión arterial. Si el aparato tiene tiempo de uso, debe estar correctamente calibrado. La anchura del manguito debe ser adecuada al perímetro del brazo, esto se puede calcular multiplicando por 0,4 el perímetro de la extremidad. El manguito debe estar ajustado y colocado directamente sobre la piel en el tercio medio del brazo. El paciente debe estar sentado en una silla cómoda, sin cruzar las piernas y con el brazo en reposo apoyado sobre una mesa y situado a la altura del corazón. No se debe hablar ni mover el brazo mientras se realiza la medición. Para realizar el diagnóstico de hipertensión arterial es importante medir dos o tres veces la presión arterial en cada brazo, con separaciones de al menos 30 segundos, en días distintos y en un lapso no mayor de 15 días. Si los valores difieren por más de 5 mmHg, se deben tomar lecturas adicionales. Se define hipertensión arterial cuando la tensión sistólica se encuentra mayor de 130 mmHg y la diastólica mayor de 80 mmHg. Para realizar la medición de la presión arterial, la persona debe estar en reposo al menos 10 minutos, vaciar su vejiga urinaria y no debe haber consumido alcohol, café, tabaco o comidas en los 30 minutos previos , así como tampoco haber realizado cualquier tipo de ejercicio físico.  También es posible realizar el diagnóstico de hipertensión arterial mediante un monitoreo ambulatorio de 24 horas . Este dispositivo tiene como ventaja que registra la variabilidad de la presión en 24 horas, su relación con actividades, ciclo circadiano, situaciones de estrés o trabajo y ciclo sueño y vigilia; su desventaja es el coste y su no disponibilidad en todos los centros , o errores de interpretación por personal no cualificado. Control de la presión arterial En algunos casos de hipertensión de leve intensidad con cifras que pueden oscilar entre 140 mmHg de sistólica y 85-90 mmHg de diastólica, solo la adopción de algunas modificaciones del estilo de vida puede ayudar a normalizar los valores de las cifras de presión arterial. En niveles mayores de tensión arterial , estas modificaciones en los hábitos colaboran en conjunto con los fármacos, para mantener los niveles de presión en valores estables y disminuir el riesgo cardiovascular. Estas modificaciones del estilo de vida son comunes a todos los eventos cardiovasculares y, en general, deben adoptarse si queremos llevar un estilo de vida sano : Restricción de la ingesta de sal: la reducción de la ingesta de cloruro sódico por debajo de 5 g al día produce una disminución de las cifras tensionales en promedio de unos 5 mmHg. Además, mejora la eficacia de la mayoría de los fármacos antihipertensivos. Restricción de alcohol: existe una relación directamente proporcional entre el consumo de alcohol mayor de 30 g/día y cifras elevadas de tensión arterial y eventos cardiovasculares, por lo que se recomienda no superar esta cifra diaria. Restricción del tabaco: múltiples sustancias contenidas en el tabaco son capaces de lesionar el endotelio, promoviendo la aparición de placas de ateroma, agregación plaquetaria y trombosis determinantes para los episodios finales cardiovasculares. Los pacientes hipertensos fumadores tienden a desarrollar complicaciones más rápidamente y de forma fulminante, por lo cual, omitir el tabaco ayuda a mejorar el pronóstico. Reducción de peso: hay una clara asociación entre el sobrepeso y la obesidad, en la que se entrelaza la resistencia de los tejidos periféricos a la acción de la insulina e hiperinsulinemia, siendo este proceso reversible al fomentar la pérdida de peso. Ejercicio Físico:  realizar ejercicio controlado por un especialista es beneficioso para el paciente, ya que fomenta la pérdida de peso, disminuye los valores de presión arterial, mejora la sensibilidad a la insulina y estabiliza las placas de ateroma. Tratamiento Antes de elegir tratamiento, el médico debe realizar historia clínica detallada con examen físico y solicitará analítica con especial énfasis en la función renal. Según sea el caso y dependiendo de ciertos factores, se puede considerar el uso o desuso de algún fármaco : Características personales: edad, sexo, raza y peso. Riesgo cardiovascular del paciente. Afectación de órganos blancos o diana como corazón o riñón. Efectos secundarios y calidad de vida. Interacciones farmacológicas. Datos de función complementarios. Medicamentos para tratar la presión arterial alta Existen numerosos medicamentos para disminuir los niveles elevados de tensión arterial con diferentes mecanismos de acción: Diuréticos Betabloqueantes Inhibidores enzima convertidora angiotensina Bloqueadores de los canales del calcio Antagonistas de los receptores de la angiotensina Alfabloqueantes Combinaciones de fármacos Para la elección del fármaco , se sugiere estudiar cada caso de manera individualizada, las guías sobre hipertensión a nivel mundial recomiendan, si no hay contraindicación, iniciar con diuréticos o con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y tener en consideración los siguientes puntos: Si el primer fármaco ha producido efectos secundarios o no se ha conseguido ninguna respuesta, se sustituirá por otro fármaco. Si el primer fármaco es bien tolerado, pero con respuesta incompleta, se puede subir la dosis, cambiar de fármaco o añadir otro fármaco a baja dosis. Si no hay respuesta, se puede anexar un tercer fármaco. Si no se logra el control, debe derivarse al hospital hasta que se logren mantener cifras estables.
Cuáles son los valores normales de la presión arterial
Artículo especializado

Cuáles son los valores normales de la presión arterial

Tabla de presión arterial normal La presión arterial es un valor dinámico que cambia en diferentes circunstancias, a lo largo del día y, por supuesto, con la edad. Pero, sobre todo, en niños, en estos casos es necesario que se compare con tablas de referencias, no solo a la edad sino también en comparación de altura. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Por otra parte, cuando se toma la tensión a un adulto, se debe hacer en las condiciones  más óptimas posibles, siendo necesario no fumar al menos una hora antes de la toma de tensión (el humo del tabaco produce una vasoconstricción y esto se traduce en una elevación de la tensión) y no haber realizado ejercicio en la media hora previa. Por ello, es necesario acudir a las tomas de tensión con tiempo suficiente para permanecer sentado, al menos durante los 30 minutos previos a la toma de la tensión. Por último, un único valor por encima de los valores normales no permiten establecer un criterio de hipertensión, es necesario tomar la tensión en al menos tres ocasiones, en días diferentes, y separados entre sí por una semana al menos. Con estas medidas se establece una media que debe ser superior a lo normal para permitir diagnosticar a alguien de hipertensión. ¿Cuál es la tensión arterial normal por edades? La tensión arterial por edades se puede dividir en niños y en mayores de 40 años. Los niños se clasifican según su edad, pero también se debe de tener en cuenta su altura, ya que, los más altos tienen un nivel mayor de tensión dentro de su edad sin que esto sea patológico . Los menores de 6 años tienen que tener valores por debajo de 116/76, los niños entre 7 y 10 años deben tener valores por debajo de 122/78 , hasta 14 años deben tener menos de 136/86 y los de 16 años 136/86, por encima de esta edad se considera que el límite de lo normal es 140/90, por encima de estas cifras se debe establecer el tratamiento farmacológico. ¿Cuáles son los rangos de presión arterial en mmHg? Los rangos de presión sanguínea se miden en milímetros de mercurio y se pueden establecer como óptimos cuando son inferiores a 120/79; el límite alto de la normalidad es de 140/90. Los niveles de tensión bajos pueden ser tolerados bien en pacientes jóvenes que con niveles de hasta 90/60 pueden encontrarse normal, en los casos de bajadas de tensión brusca, como la que se produce en un paciente con pérdida de volemia, ya sea por pérdida de sangre o en pacientes con diarreas o vómitos muy importantes o en situaciones de infección grave, pueden dar sintomatología , ya que este descenso de la presión sanguínea hace que el corazón no pueda enviar la sangre con suficiente fuerza al resto del organismo, y el paciente puede sufrir mareos e, incluso, una pérdida de conciencia. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Grados de presión arterial La tensión arterial puede estar elevada a nivel sistólico, a nivel diastólico o ambas, es importante mantener ambas presiones dentro de límites normales y no solo una de ellas. Presión arterial normal: son niveles de hasta 120 de presión sistólica y 80 de presión diastólica. Presión arterial: límite de lo normal hasta 140 de presión sistólica y 90 de presión diastólica. Hipertensión grado 1: entre 140 y 159 de presión sistólica y 91 a 99 de presión diastólica. Hipertensión grado 2: entre 160 y 179 de presión sistólica y 100 a 109 de presión diastólica. Hipertensión grado 3: más de 180 de presión sistólica y más de 110 de la diastólica. ¿Cuál es la tensión arterial normal en embarazadas? Las embarazadas deben tener una presión arterial de 120 a 130 de sistólica y de 70 a 80 de diastólica. En niveles más elevados se considera en el límite de lo normal hasta 140 de sistólica y 90 de diastólica, con estas cifras la paciente pasará a ser monitorizada, procediendo a poner medicación cuando sobrepasa estos valores. En aquellas pacientes que durante el tercer trimestre de embarazo se produce un aumento de más de 30 milímetros de mercurio en su presión sistólica o de más de 15 milímetros en su presión diastólica, se debe tener cuenta el diagnóstico de preeclampsia , que precisará de analíticas para comprobar si la paciente presenta proteinuria u otras alteraciones que puedan poner en riesgo el embarazo. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
¿Cómo puedo bajar el colesterol con dieta?
Artículo especializado

¿Cómo puedo bajar el colesterol con dieta?

¿Cuáles son los síntomas del colesterol alto? El colesterol alto no tiene por qué dar síntomas. En la mayoría de las ocasiones, el colesterol alto se descubre en una analítica ocasional que se realiza al paciente, que incluya  bioquímica sanguínea. El colesterol alto no es una enfermedad , se considera un factor de riesgo, esto quiere decir que puede producir enfermedades relacionadas con el aparato cardiovascular, como producir angina de pecho, infarto de miocardio, isquemia en diferentes órganos y claudicación intermitente; estas enfermedades son las que sí dan síntomas y no el colesterol alto. El hecho de que sea un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares es lo que hace que tengamos que prevenir su elevación, por ello, es necesario realizar analíticas aun cuando no presentemos sintomatología. Se debe realizar un primer control en la infancia, entre los 19 y 40 años repetir el control cada 5 y, a partir de esta edad, cada 2 años, siempre y cuando los niveles sean normales. Elija grasas más saludables Las grasas más saludables son las grasas insaturadas, como el aceite de oliva y el aceite de girasol. Dentro de las carnes, las carnes más grasas son menos recomendables, la carne de aves y de conejo tiene menor cantidad de gramos de grasa que la carne de animales como ternera o cerdo. Evite alimentos como el tocino de cerdo o la manteca del mismo animal . No consuma aceite de palma o de cacahuete. La mantequilla y la margarina son también grasas saturadas , por lo que se debe evitar su consumo. El consumo de pescado azul también favorece el descenso del colesterol.   Limite los alimentos con colesterol Los alimentos como embutidos ricos en grasa, carne de ternera, buey o cordero, deben estar limitados a una vez por semana. Los lácteos mejor tomarlos desnatados y solo 2 raciones al día. Los quesos deben ser poco grasos, limitando la toma a una vez a la semana los quesos más grasos. Evite o elimine de su dieta la mantequilla, margarina y los aceites de palma y cacahuete. Si consume alimentos procesados, lea atentamente la etiqueta y evite aquellos que no estén cocinados con aceites vegetales como oliva o girasol. Evite los fritos en la dieta, los alimentos hervidos, asados o realizados a la plancha son muchos menos ricos en colesterol.    Coma mucha fibra soluble   La fibra soluble es la que se encuentra en la avena, las leguminosas, las frutas cítricas, la zanahoria, la avena y, el consumo de este tipo de fibra, favorece que haya un menor pico glucémico tras la alimentación y da lugar a una absorción más lenta de los azúcares.  La fibra insoluble es la que se une al colesterol y favorece que se produzca una eliminación del mismo; se encuentra en el trigo integral, salvado de trigo y los cereales integrales en general, en semillas, lechuga, espinacas, acelgas, repollo, brócoli, uvas y frutos secos. Si aumenta la cantidad de fibra insoluble, mejorará su colesterol. Consuma muchas frutas y verduras Las frutas y verduras son ricas en fibras, solubles e insolubles, y esto beneficia el control glucémico y de colesterol. La fruta es preferible comerla entera que, en forma de zumos, ya que la cantidad de fibra en la fruta entera es mayor. Consuma verduras en las principales comidas, hasta un 50 % de las calorías que obtiene en una comida deben proceder de las verduras. Es necesario consumir al menos 2 piezas de fruta al día . Coma pescado rico en ácidos grasos omega-3 Para controlar el colesterol , es mejor consumir pescados ricos en omega-3. Estos pescados son los conocidos como pescados azules, entre ellos, boquerones, sardinas, salmón, trucha, arenque, atún y bonito. Aumentar el consumo de estos alimentos favorece que los niveles de HDL se eleven . Los pescados de este grupo de mayor tamaño deben controlarse en su consumo, por el mercurio que pueden contener. No ocurre esto en boquerones y sardinas. Limite la sal El consumo de sal debe estar limitado a 5 gramos al día en personas sanas, sería como una cucharadita de postre diario, en los pacientes hipertensos esto se debe de reducir a la mitad, es importante acostumbrarse a no añadir sal a las comidas en la mesa. Limite el alcohol El alcohol no es un alimento ni una bebida que se pueda considerar saludable, por ello, es importante limitar lo máximo su consumo. Un vaso de vino al día es el límite que se debe establecer. Esta misma cantidad se puede beber de cerveza, si se prefiere al vino.
Tensión arterial
Artículo especializado

Tensión arterial

¿Qué puede provocar la tensión arterial alta? La tensión arterial elevada puede presentarse durante el envejecimiento , se produce por un endurecimiento de las paredes arteriales, esto se traduce en que el corazón tiene que realizar una mayor fuerza para conseguir que la sangre progrese de forma adecuada. También se puede producir la hipertensión arterial secundaria al consumo de ciertos fármacos como los esteroides y en alteraciones endocrinas a nivel de la suprarrenales.  Las situaciones de estrés dan lugar a un aumento de la tensión, este mecanismo que es fisiológico y natural puede ocasionar una hipertensión mantenida en aquellas personas que presenten una situación de estrés constante. La hipertensión arterial es un factor de riesgo cardiovascular que puede causar enfermedades como la angina de pecho, el infarto o las trombosis cerebrales. ¿Cuándo es conveniente medir la tensión? La tensión se debe medir desde la infancia , en los niños es conveniente medirla entre los 5 y los 14 años al menos una vez. En los adultos es conveniente controlar la tensión al menos una vez al año desde los 40 años de edad , para establecer un tratamiento cuando se empieza a elevar. También se toma la tensión a todas las embarazadas a lo largo de la gestación, para prevenir posibles alteraciones de la misma durante el embarazo . ¿En qué consiste la prueba para medir la tensión? La prueba para controlar la presión arterial es una prueba sencilla, en ella se le indicará que, en la medida de lo posible, se acuda unos 20 minutos antes de la citación a consulta, esto se debe a que la tensión se debe de tomar en reposo. Después, se procede a poner un manguito encima de la flexura de su codo, dicho manguito se infla con aire que produce una presión sobre la arteria del brazo, posteriormente, se va vaciando hasta escuchar el latido, en ese momento se detecta la presión sistólica, y sigue descendiendo la presión de aire hasta que desaparece el latido, y obteniendo la presión sistólica. Es importante permanecer tranquilo , no fumar en la hora previa a la toma de la tensión, ni consumir excitantes como café o té previamente. Es recomendable acudir un poco antes y permanecer sentado para que la tensión arterial no de más elevada de lo que en realidad el individuo la tiene. ¿Cuáles son los valores normales de presión arterial? Los valores normales de presión arterial se pueden establecer hasta un valor máximo de 140/90, por encima de este valor presenta una tensión elevada que precisa tratamiento. Estos valores no son iguales a lo largo del día, varían con la actividad física. Las mujeres hasta la menopausia suelen tener valores inferiores a estas cifras, pudiendo registrar valores hasta de 100/60 considerándose normales. Los niños tienen presiones arteriales inferiores a los adultos , pero se debe tener en cuenta la altura, y es necesario comparar con tablas, para conocer si la tensión es normal o está elevada en relación al resto de niños. Aunque se considera normal hasta 140/90, los pacientes que tienen otros factores de riesgo cardiovascular , deben mantener tensiones por debajo de 120/80. ¿Cuándo debe recomendar el especialista la automedición de la presión arterial? La automedición de tensión arterial se recomienda especialmente en pacientes que se ponen muy nerviosos cuando acuden a la consulta del médico , también se puede recomendar para comprobar las diferentes tensiones a diferentes horas del día, que pueden hacer recomendable variar las horas de toma de la medicación. La tensión arterial basal que se toma nada más levantarse , es la que mejor permite controlar un buen nivel de tensión arterial. ¿Cómo medir la tensión arterial? Para medir la tensión arterial se usan los esfigmomanómetros , aparatos de aire que pueden ser electrónicos o de pared. Si el paciente se toma la tensión de forma habitual en su domicilio, los aparatos digitales son recomendables, ya que van a permitir un control óptimo por parte del paciente, con un sistema sencillo. Son más recomendables los de brazo que los de muñeca, ya que, estos últimos pueden dar lecturas más altas de lo que realmente tiene el paciente. En las consultas médicas y de enfermería se controla la tensión arterial por medio de aparatos de aire de pared. Tras hinchar el manguito situado en el brazo , se va bajando la presión hasta localizar, mediante un fonendoscopio, el latido en la arteria del brazo, esto marca la presión sistólica y, posteriormente, se sigue reduciendo hasta que vuelve a desaparecer para conocer la presión diastólica.
Colesterol malo (LDL)
Artículo especializado

Colesterol malo (LDL)

¿Qué es el colesterol LDL? El colesterol malo o colesterol LDL es una fracción del colesterol total, se conoce como colesterol malo porque es el que se fija en las arterias, dando lugar a las placas de ateroma que ocasionan un estrechamiento de las arterias, conocido como arteriosclerosis, produciendo una disminución del aporte de oxígeno a una determinada zona, y provocando angina de pecho o infartos de miocardio y procesos como la claudicación intermitente . Estas placas de ateroma pueden desprenderse de las arterias donde se han formado y ocasionar trombosis arteriales, como es el caso de las trombosis cerebrales, mesentéricas, etc. El nombre de LDL proviene de las siglas en inglés de lipoproteína de baja densidad.   ¿Cómo sé cuál es mi nivel de colesterol LDL? Para conocer el nivel de colesterol LDL de un paciente se le extrae sangre venosa , tras ello, se envía la sangre a un laboratorio de análisis clínico, en el cual, se procede a estudiar el nivel de colesterol en el laboratorio de bioquímica, dando el nivel de colesterol total o colesterolemia y de las dos fracciones de colesterol; el HDL o colesterol bueno y el LDL o colesterol malo. Los niveles de LDL se expresan en miligramos/decilitro. ¿Cuál debería ser mi nivel de colesterol malo (LDL)? En términos generales, podemos decir que cuanto más bajo sea el nivel de LDL, menor riesgo cardiovascular tiene una persona. Pero se clasifican en diferentes niveles : niveles de LDL inferiores a 100 mg/dl se consideran óptimos, entre 100 y 129 mg/dl se consideran buenos, entre 130 y 159 mg/dl se considera un nivel alto pero aceptable, entre 160 y 189 mg/dl se considera alto y, por encima de 189, se considera un nivel muy alto. ¿Cómo puedo elevar mi nivel de colesterol malo (LDL)? En primer lugar y como primordial para mejorar los niveles de LDL, es importante establecer cambios en los hábitos de vida y alimentación, hasta lograr una vida y alimentación saludable.  En la alimentación , evitar las grasas saturadas presentes en la leche entera, los embutidos, los quesos muy grasos y las carnes ricas en grasas. También los alimentos como mantequilla, manteca de cerdo, tocino, margarinas y alimentos ultraprocesados. Evite el consumo de bollería industrial que es rica en grasa y puede contener aceites de palma o cacahuete, y también el consumo de la manteca de cacahuete . Consuma grasas insaturadas como aceite de oliva o girasol, no consumas alimentos fritos y no reutilices el aceite ya usado, esto hace que pierda su beneficio para mejorar el LDL. No ingiera zumos industriales , ni refrescos, por la gran cantidad de azúcares que contienen, que elevan la cantidad de LDL del organismo. Aumente la cantidad de frutas y verduras frescas en su dieta, así como las legumbres y los frutos secos , es importante para mantener una dieta equilibrada pobre en grasas. Respecto al ejercicio físico , se debe realizar al menos 30 minutos de ejercicio vigoroso al día, algunos hábitos del día a día también ayudan, como; usar las escaleras en vez del ascensor y, si se acude al trabajo en transporte público, bajarse una parada antes de su destino y hacer el resto del recorrido a pie, ya que andar refuerza la actividad física en nuestra vida diaria. En segundo lugar, tras la vida sana y la alimentación saludable, el consumo de fármacos se debe de realizar siempre bajo la supervisión de un médico . La estatina es el medicamento que se suele usar en estos casos, pero las diferentes dosis e incluso el uso de una u otra necesita un consejo especializado antes de usarlas. Por último, hay que tener en cuenta que ciertos medicamentos como los esteroides o los usados para el tratamiento del VIH, pueden dar lugar a un aumento de los niveles de LDL, por lo que, en pacientes que se encuentran sometidos a estos tratamientos, se debe realizar un estudio y control riguroso de los niveles de LDL. ¿Cuándo me debo hacer controles de LDL? El control de LDL se realiza una vez antes de los 14 años y, si es normal, se repetirá cada 5 años, hasta cumplir 40 años los hombres y 50 las mujeres, por encima de esta edad se debe repetir cada 2 años si es normal. No está claro a qué edad se puede dejar de hacer un control, pero parece que personas de más de 80 años que han tenido un LDL normal, no se benefician de continuar con este control. En los casos con hipercolesterolemia familiar , se debe realizar un control en los niños antes de los 9 años, ya que un inicio precoz del tratamiento mejora el riesgo cardiovascular en estos pacientes.
Colesterol bueno (HDL)
Artículo especializado

Colesterol bueno (HDL)

¿Qué es el colesterol HDL? EL HDL, también conocido como colesterol bueno, corresponde a las siglas en inglés de lipoproteínas de alta densidad , y se califica como colesterol bueno porque no se deposita en las arterias sanguíneas. Estas lipoproteínas son un conjunto de una partícula de colesterol que se une a una proteína para su transporte, estas lipoproteínas de alta densidad son enviadas desde todo el organismo hacia el hígado, que será el encargado de eliminarlas. El HDL es una parte del colesterol total que está formado por el HDL y por el LDL, o vulgarmente conocido como colesterol malo. ¿Cómo sé cuál es mi nivel de colesterol HDL? El colesterol bueno o HDL se puede conocer a través de una analítica de sangre, para ello, se procede a hacer una extracción de sangre venosa al paciente y se envía a un laboratorio de análisis clínicos para realizar un estudio de bioquímica sanguínea, detectando así tanto el nivel de colesterol total o colesterolemia, como sus fracciones de HDL o colesterol bueno y LDL o colesterol malo. En términos generales, cuanto más alto sea el nivel de HDL y menor el de LDL, para un mismo valor de colesterol total, el riesgo cardiovascular del individuo será menor. Los niveles de HDL se expresan en miligramos/decilitro. ¿Cuál debería ser mi nivel de colesterol bueno (HDL)? Se dice que el colesterol bueno o HDL se encuentra en niveles adecuados cuando está por encima de 45 mg/dl en menores de 19 años . En hombres mayores de esta edad, se debe encontrar por encima de 40 mg/dl y, en las mujeres, por encima de 50 mg/dl. Los pacientes que presentan diabetes mellitus o hipertensión arterial o tabaquismo, es importante que tengan unos niveles superiores de HDL, esto se debe a que su riesgo cardiovascular se ve incrementado por la presencia de otros factores de riesgo . Niveles de HDL inferiores a 35 mg/dl incrementan de forma importante el riesgo cardiovascular , en estos casos es especialmente importante someterse a tratamiento y hacer cambios en el estilo de vida para mejorar los niveles de HDL. ¿Cómo puedo elevar mi nivel de colesterol bueno (HDL)? Para elevar los niveles de HDL se debe realizar una dieta saludable y hacer cambios en el estilo de vida. En cuanto a la dieta , es importante evitar las grasas saturadas, estas se encuentran en la leche entera, carnes, embutidos, quesos grasos o curados, mantequilla, margarinas, manteca de cerdo, y tocino, así como se debe disminuir el consumo de alimentos ultraprocesados, alimentos fritos y de bollería industrial, y evitar el consumo de aceite de palma y de manteca de cacahuete. Es importante mantener el consumo de grasas insaturadas, entre ellas, el consumo de aceite de oliva o de aceite de girasol, evitando la reutilización porque hace perder sus propiedades. El consumo de frutos secos , especialmente de nueces, es recomendable. Se debe limitar la ingesta de azúcares en la dieta, las bebidas como zumos industriales o refrescos , presentan una gran cantidad de azúcar. Por último , enriquece la dieta con fibra consumiendo frutas frescas con piel y verduras naturales, así como el consumo de legumbres como las lentejas, los garbanzos o las judías. La pérdida de peso hasta llegar a un peso normal puede ayudar a mantener el HDL en buenos niveles. El ejercicio físico vigoroso de 30 minutos todos los días, ayuda a mantener un nivel bajo de LDL y un nivel alto de HDL. Niveles altos de consumo de alcohol te harán engordar y provocarán una disminución del HDL. Elimina el consumo de tabaco, ya que también hace disminuir el HDL y, además, el tabaquismo incrementa el riesgo de tener un evento cardiovascular. Fármacos como las estatinas pueden ayudar a elevar el HDL y disminuir el LDL, pero estos fármacos no deben ser consumidos sin la recomendación de un médico. El consumo de sustancias con omega 3 como complemento alimenticio, puede ayudar a controlar el colesterol total y elevar los niveles de HDL. ¿Cada cuánto tiempo debo hacerme controles para conocer mi nivel de HDL? Los niveles de HDL se deben realizar al menos una vez antes de los 14 años. En niños menores de 9 años se debe hacer en los casos que se presente una hipercolesterolemia familiar . Si los niveles son normales se deben repetir cada 5 años. Los adultos hombres menores de 45 años y mujeres menores de 55, deben realizarse la prueba cada 5 años. Mientras que los mayores de esta edad, cada 2 años, siempre y cuando los niveles sean óptimos. Las personas que presentan nivel de HDL por debajo de lo recomendado deben realizarse un control anual para mantenerlo controlado .