Entrar

Mielitis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Actualizado el 13/12/2021


El término mielitis hace referencia a la inflamación de la médula espinal. Esta puede producirse por múltiples motivos, como enfermedades autoinmunes o infecciones. Dependiendo del agente causal y su evolución, la mielitis se puede curar sin dejar secuelas.



El tratamiento inicial de la mielitis será los corticoides intravenosos y la rehabilitación, que pueden llevar asociados el tratamiento necesario para la infección si la hubiera.

¿Qué es la mielitis?

La mielitis es una inflamación de la médula espinal que se caracteriza por la aparición de síntomas sensitivos, motores y del sistema nervioso autónomo como son la disfunción esfinteriana y sexual.

Las causas pueden ser muy diversas, pero fundamentalmente ocurren en el contexto de enfermedades desmielinizantes propias del sistema nervioso central, enfermedades inflamatorias sistémicas y enfermedades infecciosas.

Una mielitis puede ser la primera manifestación de la esclerosis múltiple, de un desorden de la neuromielitis óptica o de otras enfermedades desmielinizantes de naturaleza autoinmune.

Las diferentes enfermedades causantes requieren un diagnóstico y un tratamiento diferente y específico, con el objetivo de prevenir nuevos episodios.



Tipos de mielitis

Las mielopatías se clasifican comúnmente en agudas, subagudas o crónicas, cuyas causas pueden ser totalmente diferentes:

  • Aguda: tiene una aparición rápida y los síntomas se manifiestan de forma brusca. Es la más fácil de tratar.
  • Subaguda: los síntomas aparecen gradualmente.
  • Crónica: perdura en el tiempo y puede afectar a personas jóvenes y también a personas mayores.

Según la zona a la que afecta puede ser:

  • Limitada: afecta a un foco localizado en la médula espinal
  • Difusa: afecta a toda la médula espinal.
  • Multifocal: afecta a varias zonas.
  • Mielitis transversa: afecta a diversos segmentos que están uno junto a otro.


Causas de la mielitis

Las causas de la mielitis pueden ser muy diversas:

  • Patologías inflamatorias desmielinizantes que cursan con la afectación de la mielina que cubre las neuronas y enfermedades del tejido conectivo. Entre ellas se encuentran la esclerosis múltiple, el lupus eritematoso sistémico, la neuromielitis óptica, el síndrome de Sjöegren, la esclerodermia o la sarcoidosis.
  • Infecciones víricas como la varicela o el citomegalovirus,
  • Infecciones bacterianas como la sífilis o la tuberculosis, hongos o toxoplasmosis.


Síntomas de mielitis

Los síntomas de la mielitis pueden variar en función de las zonas afectadas, incluyendo:

  • Fiebre alta.
  • Dolor de cabeza.
  • Parestesia o pérdida de sensibilidad.
  • Pérdida de control del esfínter urinario.
  • Dolor punzante en la espalda y las piernas.
  • Debilidad muscular.
  • Hormigueo en manos y pies.
  • Sensibilidad intensa al calor y al frío.


Tratamiento para la mielitis

El tratamiento inicial para la mielitis son los corticoides intravenosos para reducir la inflamación y la posterior rehabilitación. En el caso de que existan sospechas de infección, el neurólogo puede incluir un tratamiento antimicrobiano.

Cuando no se obtienen resultados con los corticoides se puede utilizar la plasmaféresis, técnica efectiva en caso de que la causa de la mielitis sea de origen autoinmune, ya que retira de la sangre los anticuerpos que atacan la médula espinal.

La rehabilitación se constituye como un elemento importante, especialmente en los casos crónicos. La fisioterapia puede ser de ayuda para revertir los problemas físicos y la movilidad.



Pruebas complementarias del tratamiento de mielitis

Las pruebas complementarias para establecer el diagnóstico incluyen una analítica de sangre con recuento celular para identificar el aumento de los leucocitos y la velocidad de sedimentación.

También se analizará el líquido cefalorraquídeo en el laboratorio de microbiología para identificar el potencial microorganismo causante de la infección.

Entre las pruebas de imagen se deberá realizar una resonancia magnética para valorar una posible compresión medular y el alcance de la inflamación de la médula espinal.



Factores de riesgo de mielitis

Suponen un factor de riesgo para padecer un episodio de mielitis determinadas enfermedades como la esclerosis múltiple, la enfermedad de Lyme o el lupus.

También el tratamiento con determinados fármacos como los antipalúdicos y antimicóticos, así como la heroína intravenosa y las anfetaminas.



Complicaciones de la mielitis

Dentro de las consecuencias y posibles complicaciones derivadas de la mielitis se cuentan:

  • Dolor crónico.
  • Espasmos musculares.
  • Parálisis de brazos y piernas.
  • Disfunción eréctil y anorgasmia.
  • Depresión
  • Problemas cardiacos graves.
  • Disestesias.


Prevención de la mielitis

Se pueden considerar diversos factores que pueden ayudar a prevenir la aparición de mielitis. Entre ellos se incluyen:

  • No consumir heroína intravenosa ni anfetaminas.
  • Vacunación contra la poliomelitis.
  • Tratamiento precoz de la sífilis.
  • Tratamiento precoz de la tuberculosis.


Preguntas frecuentes:

¿Qué es la mielitis transversa?

La mielitis transversa es la inflamación aguda de varios segmentos medulares adyacentes, en general a nivel torácico, que suele afectar a la médula de forma difusa.

Se trata de un síndrome heterogéneo caracterizado por una disfunción de la médula espinal aguda o subaguda que resulta en parestesia y deterioro a nivel sensorial y autónomo (vejiga, intestino y sexual). Las causas pueden ser muy diversas, incluyendo infecciosas, neoplásicas, autoinmunes e inducidas por fármacos.


¿Es curable la mielitis?

La mielitis es curable, dependiendo de su causa y evolución. Se puede tardar varios años en recuperar la normalidad. En los casos en que los síntomas se instauran muy rápidamente es más difícil la curación sin secuelas. Por el contrario, cuando la mejoría no se produce en los primeros cinco meses tras el tratamiento, la evolución suele ser peor, dejando secuelas en el paciente.


¿Qué es la mielosis?

La mielosis funicular es la degeneración de la médula espinal. Se trata de una enfermedad desmielinizante, casi siempre combinada (afecta a varios cordones medulares). Aparece vinculada a la anemia perniciosa y a la aclorhidria gástrica y da lugar a parestesias, debilidad muscular y alteraciones de la sensibilidad.


¿Cuáles son las secuelas de una mielitis?

Las secuelas de la mielitis pueden ser alteraciones de la sensibilidad, adormecimiento de extremidades y, en algunos casos, parálisis mantenida.


¿Qué es la neuromielitis óptica?

La neuromielitis óptica es una enfermedad neurológica vinculada con la esclerosis múltiple que produce una desmielinización a nivel del nervio óptico y de la médula espinal. Suele ser una enfermedad que actúa en brotes y da lugar a una recuperación posterior no total, con una discapacidad progresiva. Muchos de los pacientes afectados pueden perder la vista.



Bibliografía: