Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Fisura Anal

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es una fisura anal?

Fisura anal o fisura ano-rectal o úlcera anal. Es una lesión generalmente primaria, producida por traumatismos en la zona local. Se da en adultos de edad media y en mujeres durante el embarazo. Es una enfermedad leve.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

La fisura anal suele desencadenarse por factores como el estreñimiento, lo que provoca el esfuerzo anal para la expulsión de heces.

Tipos de fisuras anales

Las fisuras anales se clasifican según su origen y la forma que tienen en:

  • Idiopáticas: se producen por un esfuerzo excesivo de los esfínteres del ano, bien por un estreñimiento o una diarrea.
  • Agudas: fisura anal de pocos días que tiene apariencia similar a un corte al ser superficial.
  • Crónicas: cuando una fisura anal tiene más de seis semanas sin aspectos de curación. Son fisuras profundas.

Causas de fisuras anales

La fisura anal se produce por un desgarro en la zona del ano debido a diferentes causas o esfuerzos.

Estos desgarros se producen ante un aumento en la tensión muscular del tejido anal y como resultado se produce una fisura en el ano.

Síntomas de una fisura anal

Los síntomas de una fisura anal son variados, destacando:

  • Sangrado en la heces.
  • Dolor durante o tras la evacuación intestinal.
  • Irritación y picor en el ano.
  • Grieta en el ano.

Tratamiento para la fisura anal

Para tratar una fisura anal se requiere el uso de ungüentos o cremas en la zona del ano para reducir los dolores y ayudar a la cicatrización, además es importante ampliar el consumo de fibra y de líquidos para que las heces que se formen sean más blandas y se facilite la evacuación durante el periodo de curación.

También se puede indicar la toma de otros medicamentos de ingesta oral para una mayor relajación de los esfínteres y/o aplicar baños de agua caliente para relajar el esfínter y mejorar la cicatrización.

En algunos casos es necesario recurrir a la cirugía para conseguir cerrar la fisura, sobre todo si es una fisura crónica o de difícil solución.

Pruebas complementarias del tratamiento de fisura anal

Para diagnosticar la fisura anal puede valer con un simple examen físico, en el que el médico examinará la superficie del ano y la fisura y en caso de que al paciente no le resulte doloroso realizará un tacto rectal (inserción de un dedo enguantado en el interior del recto).

Según la forma de la fisura y el lugar donde se haya producido se puede conocer la causa por la que se ha originado.

En algunos casos se pueden pedir más pruebas como una sigmoidoscopia o colonoscopia, pruebas parecidas por las cuales se introduce un tubo flexible con una cámara en el interior del colon para observar.

Factores desencadenantes de una fisura anal

La fisura anal suele desencadenarse por factores como el estreñimiento, lo que provoca el esfuerzo anal para la expulsión de heces; la formación de heces grandes y/o duras cuya evacuación puede provocar la fisura; diarrea crónica y enfermedades de inflamación intestinal.

Factores de riesgo de fisuras anales

Hay una serie de factores de riesgo por los cuales un paciente puede tener mayor riesgo de padecer una fisura anal, los de mayor riesgo son;

  • Edad:  aunque es común entre los adultos de edad media, cuanto mayor es la edad más probable es padecer una.
  • Relaciones sexuales anales.
  • Mujeres embarazadas, ya que pueden aparecer en el parto o durante la gestación.
  • Pacientes con enfermedades crónicas del intestino como la enfermedad de Crohn, ya que la inflamación del intestino puede llegar al exterior y la zona del ano ser más sensible.
  • Personas que padecen estreñimiento.
¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Complicaciones de una fisura anal

  • No cicatrización de la fisura.
  • Tendencia a padecerla de nuevo.
  • Fisura anal crónica.
  • Necesidad de una intervención quirúrgica para sanar.
  • Fístulas anales.
  • Absceso anal.

Prevención de fisuras anales

  • Mantener una dieta equilibrada.
  • Beber muchos líquidos.
  • Comer alimentos ricos en fibra.
  • Prevenir el estreñimiento.
  • Practicar deporte.

Especialidades a las que pertenecen las fisuras anales

La especialidad médica encargada de tratar la fisura anal es la gastroenterología y en caso de intervención, el cirujano general.

Preguntas frecuentes:

  • ¿Qué diferencia hay entre fisuras anales y hemorroides?

Una fisura anal es una herida o corte en la zona del ano, mientras una hemorroide es una mala vascularización de los vasos sanguíneos del ano, lo que provoca su inflamación.

  • ¿Hay algún tratamiento natural para las fisuras anales?

El más común es el tratamiento con productos naturales como el aloe vera ya que posee grandes poderes cicatrizantes.

  • ¿Se pueden hacer ejercicios para evitar las fisuras anales?

Hay ejercicios que ayudan tanto a prevenir las fisuras anales como a ayudar en su curación. Algunos de estos ejercicios son yoga, caminar y baños calientes para favorecer la circulación del flujo sanguíneo.

  • ¿Qué enfermedades se pueden dar en el ano?

Las más frecuentes son hemorroides, abscesos, incontinencias, fístula, fisura y cáncer.

  • ¿Qué es una hemorroide centinela?

Una hemorroide centinela es un síntoma que informa de que el paciente padece una fisura anal, ya que este tipo de hemorroide es distinta a las normales al no tener vasos sanguíneos dilatados sino pliegues cutáneos.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.